Está en la página 1de 2

Diseñó experimento Rutherford

El experimento consistía en bombardear una fina lámina de oro con partículas alfa. Las partículas
alfa eran iones, o sea átomos sin electrones por lo que solamente tenían protones y neutrones
y en consecuencia una carga positiva. De ser correcto el modelo atómico de Thomson, el haz de
partículas debería atravesar la lámina sin sufrir desviaciones significativas a su trayectoria.

Para estudiar la deflexión causada a las partículas alfa, colocó un filtro fluorescente de sulfuro
de zinc alrededor de la fina lámina de oro donde pudieron observar que, aunque algunas
partículas atravesaban los átomos de oro en línea recta, pero otras eran desviadas en
direcciones aleatorias, a veces bajo ángulos de difusión mayores de 90 grados. Tales
desviaciones no podrían ocurrir si el modelo de Thomson fuese correcto.

Conclusiones del Experimento


Los modelos atómicos anteriores consideraban que la carga positiva estaba distribuida
uniformemente en el átomo, lo cual haría fácil atravesarla dado que su carga no sería tan fuerte
en un punto determinado.

Los resultados inesperados del experimento hicieron concluir a Rutherford que el átomo tenía
un centro con una fuerte carga positiva que cuando un partícula alfa intentaba pasar era
rechazada por esta estructura central.

Considerando la cantidad de partículas reflejadas y las que no lo eran, pudo determinar el


tamaño de ese núcleo comparado con la órbita de los electrones a su alrededor y también pudo
concluir que la mayor parte del espacio de un átomo está vacío.

Adicionalmente, algunas de las partículas alfa fueron desviadas por la lámina de oro en ángulos
muy pequeños, y por lo tanto pudo concluir que la carga positiva en un átomo no está
uniformemente distribuida. La carga positiva en un átomo se concentra en un volumen muy
pequeño.
Principios básicos del modelo atómico de Rutherford.
 El modelo atómico de Rutherford está constituido por un núcleo, protones y electrones.
 Ernest Rutherford en su modelo atómico describe al átomo como un núcleo pequeño,
denso y con carga positiva en su núcleo, en el que se concentra casi toda la masa.
 La masa del átomo es aproximadamente igual a la masa de los protones y electrones.
 Los protones dentro del núcleo están concentrados en el centro del átomo, y los
electrones distribuidos al azar alrededor de estos.
 Todo electrón está cargado con electricidad negativa. gira alrededor del núcleo. Esto lo
hace a altísimas velocidades y en su órbita en trayectorias circulares.
 El átomo es casi vacío, ya que los electrones, partículas de masa insignificante, ocuparían
espacios grandes cuando giran en tomo al núcleo.
 El campo eléctrico generado por el núcleo es muy intenso y causa la desviación de rayos
a mediante fuerzas de repulsión eléctrica.
 La suma de las cargas eléctricas negativas de los electrones debe ser igual a la carga
positiva del núcleo, ya que el átomo es eléctricamente neutro.
 Tanto los electrones cargados negativamente como el núcleo con carga positiva se
mantienen unidos por una fuerza de atracción electrostática.

Limitaciones y Errores en el modelo de Rutherford.


Aunque el modelo atómico de Rutherford fue un gran avance en la física, no era perfecto ni
completo, de hecho, de acuerdo a las leyes de Newton era algo imposible y tampoco explicaba
un aspecto importante de las leyes de Maxwell. Este modelo no pudo explicar ciertas cosas
como:

No tenía una explicación de cómo se mantenían unidas un grupo de cargas positivas en el


núcleo. Según la teoría eléctrica, las cargas positivas se deberían repeler. Sin embargo, el
núcleo era la unión de varios Protones.

Otra contradicción de este modelo fue hacia las leyes fundamentales de la electrodinámica, ya
que al considerar que los electrones con carga negativa giran alrededor del núcleo, según las
leyes de Maxwell, deberían emitir radiación electromagnética. Esta radiación consumiría
energía que haría que los electrones colapsaran con el núcleo. Por lo tanto, no podía explicar la
estabilidad del átomo.

Esteban, S. y Navarro, R. (2010). Química general: volumen I. Madrid: Editorial UNED

También podría gustarte