Está en la página 1de 3

MICROCUENTOS

GANA LA CASA
El jugador de póker pasaba una mala racha. Una vez perdida su
última ficha, se vio obligado a apostar sucesivamente su ropa, objetos
personales y la llave de su flamante Mercedes. Pronto se quedó sin
nada que apostar excepto a sí mismo, así que poco a poco fue
arrojando porciones de su cuerpo sobre el tapete: piernas, estómago,
hígado, corazón,... Y cuando por fin consiguió una buena mano
(cuatro ases) y arrasó, no pudo recoger sus ganancias: hacía ya rato
que había perdido brazos, manos y cabeza.

FINAL
Había una vez un cuento que acabó cuando le pegaron un tiro al
narrador.

PUES VALE
Moribundos, se juraron amor eterno.
Así cualquiera.

UTILIDAD RELATIVA
El náufrago, abrumado por la soledad, arrojó al océano una botella
con su nombre escrito en un papel. Muchos, muchos años más tarde,
las corrientes marinas trajeron la botella de vuelta a la isla... El
náufrago recogió el mensaje con alegría, porque después de tanto
tiempo se había olvidado de su nombre.

LAMENTABLE
Es curioso el dilema del que bebe para olvidar: no puede estar
seguro de si ya ha olvidado lo que quería.

IRREFUTABLE
Lo bueno, si breve, es breve.

HÁBITOS PERSISTENTES
Tras casi cuarenta años de hablar sólo por correo electrónico, los
amantes decidieron encontrarse en vivo. Era hermoso verles: se
sonreían sentados en un bar sin dirigirse la palabra, tan sólo
escribiendo papeles a mano y pasándoselos entre ellos.

MAL SÍNTOMA
Supe que había muerto porque ya no me dolía la cabeza.

JUEGO SUCIO
Mientras decía “Te querré hasta la muerte”, el muy cabrón le echó
veneno en la copa.

INDECISIÓN
¡Yo no soy indeciso! ¿Soy indeciso?

AMOR VERDADERO
Me gusta dormir, porque así puedo soñar que estoy contigo.

CREACIÓN PARADÓJICA
Dios habló: ¡Hágase la Luz!
El Diablo respondió: ¡Hágase la Sombra!
Y el Ser Humano dijo: ¡Háganse Dios y el Diablo!

BÚSCATE UN HOBBY
Tras 30 años de meditación ininterrumpida en la montaña, el
ermitaño halló finalmente la respuesta a todas sus preguntas.
- ¿Y ahora qué coño hago? - resonó su grito en el vacío.

EMPATE MOMENTÁNEO
En la convención de asesinos, un ponente ladraba: "¡he matado ya
a noventa y nueve personas!". Cayó al suelo inmediatamente, abatido
de un tiro por un colega que así sumaba su centésima víctima.

MURIÓ FELIZ
Lapidaron al glotón lanzándole golosinas.

SUCEDÁNEO
Era demasiado cobarde para suicidarse, así que se limitó a dormir
unas veinte horas al día para estar vivo el menor tiempo posible.

LEVE CASTIGO
Cuando llegó al infierno le dijeron que su tortura sería comer
basura y desperdicios durante toda la eternidad. Se encogió de
hombros, poco impresionado: hacía cuarenta años que trabajaba en un
McDonald’s.

¿CIELO O VALHALLA?
Le odio tanto que me he cambiado de religión para no tener que
verle en el otro mundo.

NOVELA POLICÍACA CONDENSADA


Un tipo murió, otro fue falsamente acusado y al final se descubrió
que el asesino era alguien inesperado.

UN MÉTODO INFALIBLE PARA SUPERAR LAS FOBIAS


Nunca aprendió a ir en bici ni se sacó el carnet de conducir porque
tenía miedo de matarse en un accidente de tráfico. De hecho, empezó
a temer todos los medios de transporte, y acabó evitando cualquier
vehículo y yendo siempre a pie a todas partes. Lo curioso del caso es
que murió atropellado por una motocicleta y su último trayecto, el
viaje hasta el cementerio, lo hizo en coche fúnebre.

QUÉ ÚTIL
Una extraña mutación genética le otorgó a Javier García el poder
de leer las mentes. Desgraciadamente nunca se enteró de nada porque
era analfabeto.

-Envejezco mal-dijo; y se muriò.