Está en la página 1de 4

Reseña de “OUTSIDERS...


Desde la introducción Becker nos aclara que su investigación no es ni novedosa ni
revolucionaria dado que solo ha vuelto a redireccionar la atención del sociólogo hacia las
tradiciones de su oficio, es decir, que no ha hecho más que devolver la investigación
sociológica a los carriles correctos. Este campo de observación abarcara todo tipo de
comunidades en las cuales se efectúen los mismos procesos de creación de reglas y de
detección de infractores. Es la preocupación por la violación de la norma lo que motivara
este estudio científico de la marginalidad, y el punto de partida adoptado será el de
considerar a ​la desviación; como un producto creado por la sociedad,​ es decir, que ​los
grupos sociales crean la desviación al establecer las normas cuya infracción constituye una
desviación​ y al aplicar esas normas a personas en particular y etiquetarlas como
marginales. Desde esta perspectiva la desviación es una consecuencia de la aplicación de
reglas y sanciones sobre el “infractor” a manos de terceros. La desviación en si misma
surge de la interacción de la persona que actúa y de aquellos que responden a su accionar.
Lo central serán los ​procesos ​por los cuales los individuos llegan a ser considerados
outsiders y​ sus reacciones frente a esos juicios.
El método: ​Becker encara la investigación con las herramientas del análisis multivariado
que asume que todos los factores que operan para producir el fenómeno estudiado lo hacen
simultáneamente. Este método intenta descubrir qué variable o combinación de variables
son mejores para “predecir” el comportamiento que se examina. Pero en la realidad nos
encontramos con que no todos los factores operan al mismo tiempo, pero aun así
precisamos de un modelo que tenga en cuenta el hecho de que los patrones de
comportamiento se ​desarrollan​ en una secuencia ordenada. Por ello, para dar cuenta del
consumo de marihuana de una persona y comprender el fenómeno se debe considerar una
secuencia de etapas, cambios en el comportamiento del individuo y en su punto de vista
desde su propio accionar. Cada explicación constituye una causa necesaria de su
comportamiento y no se puede confirmar que alguien sea un consumidor de marihuana si
no ha pasado por cada una de esas etapas. Las variables que predisponen a una persona a
dar determinado paso pueden no tener efectos sobre ella si no ha llegado a la etapa del
proceso donde le es posible dar ese paso(esto es encontrar el determinante final, que
distinguirá entre consumidores y no consumidores). Por esto, la teorización que
consideraba al consumo de marihuana por un rasgo psicológico, es decir, como una
necesidad de fantasía y evasión de problemas mentales que el individuo es incapaz de
enfrentar, no logra explicar adecuadamente el fenómeno, dado que, el consumo de
marihuana ilustraba un ​desarrollo de motivaciones desviadas​, motivaciones que a su vez se
dan en el curso de la experiencia de la actividad desviada misma. Y es así, que se
demostrara; que no son las motivaciones desviadas las que conducen al comportamiento
desviado, sino al revés: es el comportamiento desviado el que, con el tiempo, genera
motivaciones desviadas. De esta manera, la desviación no sería una cualidad de una
persona sino el resultado de una persona o grupo que define esa actividad como mala. En
palabras de Becker, “la desviación no es una cualidad intrínseca al comportamiento en sí,
sino la interacción entre la persona que actúa y aquellos que responden a su accionar”
(Becker: 2009, 34).
Es por medio de la induccion analitica que exige que ​todos​ los casos reunidos en la
investigación confirmen la hipótesis principal. En caso de que no lo haga, la investigación
debería cambiar su hipótesis por una que pueda contener también el caso que invalidó la
primera.

Este redireccionamiento consistirá en el abandono de la pregunta sobre quien comete el


acto delictivo o de infracción de la reglas y volverá a repensar el campo de la “desviación”
depositando la mirada sociológica en un campo más general que involucra a todo clase de
actividades. En este sentido la lupa del sociólogo convergerá a una de las bases
fundacionales que ha hecho a la sociología emerger como ciencia, la de considerar a las
reglas sociales como la expresión de grupos sociales específicos. Teniendo en cuenta que
las sociedades actuales han asistido a una alto grado de complejización en el cual se
encuentran- interna y externamente para con otras-muy diferenciadas entre sí, en franjas de
clase social, étnicas, ocupacionales y culturales. Estos grupos no comparten las mismas
reglas y son su historia y las tradiciones que traen con ellos, algunos de los factores que al
enfrentarse con los problemas específicos de su entorno conducen al desarrollo de
diferentes conjuntos de reglas. Y en tanto las diversas normas entren en conflicto y se
contradigan entre sí, siempre habrá desacuerdo en cuanto a los comportamientos
adecuados para cada clase de situación.

Este campo de observación abarcara todo tipo de comunidades en las cuales se efectúen
los mismos procesos de creación de reglas y de detección de infractores. Es la
preocupación por la violación de la norma lo que motivara este estudio científico de la
marginalidad, y el punto de partida adoptado será el de considerar a ​la desviación; como un
producto creado por la sociedad,​ es decir, que ​los grupos sociales crean la desviación al
establecer las normas cuya infracción constituye una desviación​ y al aplicar esas normas a
personas en particular y etiquetarlas como marginales. Desde esta perspectiva la
desviación es una consecuencia de la aplicación de reglas y sanciones sobre el “infractor” a
manos de terceros.

Es desviado quien ha sido exitosamente etiquetado como tal, y el comportamiento desviado


es el que la gente etiqueta como tal(este rótulo no responde a la opinión de todos sino que
al contrario responde a los conflictos y desacuerdos que son parte del proceso político de
decisión de la sociedad).
Sin perder de vista que muchas veces infractores pasan desapercibidos y no son
etiquetadas como “desviadxs” y que otras veces pueden llevar la etiqueta de desviadxs sin
siquiera haber violado alguna norma. Por ello la categoría de ​desviación​ no es una
categoría homogénea.
Lo central serán los ​procesos ​por los cuales los individuos llegan a ser considerados
outsiders y​ sus reacciones frente a esos juicios.
Pero como la sanciones de la gente a un acto considerado como “desviado” varía con el
tiempo, se precisara; que el grado en que un acto será considerado como desviado
depende de quien lo cometa y de quien se sienta perjudicado por el, de esta manera la
fuerza con las cual las reglas se aplican varían de un individuo a otro(el embarazo ilícito
suele ser una de estas manifestaciones en las que el padre soltero suele escapar a la
severa censura que cae sobre la madre soltera, esta es ​la aplicación diferencial de la ley o
norma e ​ stablecida por el grupo).
En última instancia el que un acto sea desviado o no depende en parte de la naturaleza del
acto en sí(si viola una norma o no)y en parte de la respuesta de los demás. Por esto ​un
comportamiento que rompe las reglas n ​ o es sinónimo de d​ esviación ya que para ello es
preciso que un segmento de la sociedad lo haya etiquetado como tal.​ La desviación en si
misma surge de la interacción de la persona que actúa y de aquellos que responden a su
accionar. Así, es que el término “marginal” o ​outsider ​posee un doble significado, en
principio son aquellas personas que son juzgadas por las demás como desviadas y al
margen del círculo de los miembros “normales” de un grupo(esto es un individuo que es
incapaz de vivir según las normas acordadas por el grupo y por esto no se le confiere
confianza alguna, dado que es considerado un ​outsider​ un marginal). Y en otro sentido los
“marginales” pueden ser las personas que dictan las normas que se los acusa de romper(el
supuesto infractor puede que rechace la legitimidad de sus jueces, y puede sentir desde su
punto de vista que ellos son los verdaderos ​outsiders).​ Las reglas formales pueden y suelen
diferir de lo que la mayoría de la gente piensa que es correcto(es la investigación empírica
la que contradice el argumento del consenso generalizado y demuestra más bien que en la
sociedad hay más discrepancia que consenso). Hasta las facciones de un mismo grupo
pueden discrepar de estas ​reglas operativas.​ En efecto, el punto de vista del etiquetado
como desviado suele ser muy diferente de la opinión de la gente que lo condena. El juzgado
como ​outsider​ puede no estar de acuerdo con las normas en cuya factura no participó:
reglas que les son impuestas desde fuera como marginales. En los hechos, la gente está
todo el tiempo ​imponiendo sus reglas s​ obre los otros, aplicándolas sin mayor
consentimiento y en contra de la voluntad(es un ejemplo la cantidad innumerable de normas
hechas por adultos que se le aplican a los adolescentes en calidad de legítimas al
considerarlos faltos de sabiduría y responsabilidad para instituirse sus propias normas). Es
por esto que la diferencia de establecer e imponer reglas radica en las diferencias de
poder(ya sean estas legales o extralegales). Los grupos que imponen sus reglas son
aquellos que se encuentran con unas condiciones determinadas por su posición social que
le confiere no solo los instrumentos sino también el poder para hacerlo. Estas diferencias de
poder están relacionadas con las distinciones de edad, sexo, etnia y clase que a su vez
explican el grado en que cada uno de estos grupos es capaz de imponer sus reglas a los
otros.
Hacer una diferenciación de los tipos de desviación nos permite comprender cómo se
origina el comportamiento desviado y ver a través de un modelo secuencial como
evoluciona en el tiempo.​ De aquí, que se distinguen 2 tipos de conducta desviada:
1. ​No percibido como desviación; ​la conducta ​conforme​ es aquella que obedece la
regla y que los demás perciben como acatamiento de la norma(comportamiento
obediente). Su extremo opuesto, la conducta ​desviada pura​ que es aquella que
desobedece la norma y es percibida como una infracción(comportamiento que
rompe la regla).
2. Percibido como desviación;​ la ​falsa acusación, ​la persona es vista por los otros como
autor de una acción impropia, aunque de hecho no sea el caso. Su extremo opuesto,
la ​desviación secreta​ en este caso se ha cometido un acto incorrecto pero nadie lo
advierte, o nadie reacciona como si se tratase de una violación a la norma(es un
ejemplo el fetichismo sadomasoquista en el cual sus consumidores logran mantener
su perversión en secreto ya que “todos los envíos se realizan en sobres sin
identificar”, o el hecho de que muchos homosexuales mantengan en secreto su
desviación frente a sus allegados heterosexuales, como así también el de
consumidores de drogas narcóticas que ocultan su adicción a los no consumidores
con los que se relacionan).
El método: ​Becker encara la investigación con las herramientas del análisis multivariado
que asume que todos los factores que operan para producir el fenómeno estudiado lo hacen
simultáneamente. Este método intenta descubrir qué variable o combinación de variables
son mejores para “predecir” el comportamiento que se examina. Pero en la realidad nos
encontramos con que no todos los factores operan al mismo tiempo, pero aun así
precisamos un modelo que tenga en cuenta el hecho de que los patrones de
comportamiento se ​desarrollan​ en una secuencia ordenada. Por ello, para dar cuenta del
consumo de marihuana de una persona y comprender el fenómeno se debe considerar una
secuencia de etapas, cambios en el comportamiento del individuo y en su punto de vista
desde su propio accionar. Cada explicación constituye una causa necesaria de su
comportamiento y no se puede confirmar que alguien sea un consumidor de marihuana si
no ha pasado por cada una de esas etapas. Las variables que predisponen a una persona a
dar determinado paso pueden no tener efectos sobre ella si no ha llegado a la etapa del
proceso donde le es posible dar ese paso(esto es encontrar el determinante final, que
distinguirá entre consumidores y no consumidores).
En consecuencia la alienación de la sociedad puede ser una causa necesaria para el
consumo de la droga, pero distingue entre consumidores y no consumidores solo en una
determinada etapa del proceso. Por esto al estudiar el consumo de marihuana se utiliza el
metodo de induccion analitica. Este método exige que ​todos​ los casos reunidos en la
investigación confirmen la hipótesis principal. En caso de que no lo haga, la investigación
debería cambiar su hipótesis por una que pueda contener también el caso que invalidó la
primera. De forma general en los estudios académicos