Está en la página 1de 1

También hay mucho de cinematográfico en las líneas de Luces de bohemia, desde los

parlamentos rápidos y cortos, hasta las propias acotaciones, en las que Valle-Inclán
plantea las escenas dándole bastante importancia al movimiento: “Se cierra con golpe
pronto la puerta de la Buñolería”, “Llega el sereno meciendo al compás el farol y el
chuzo”, “Lobreguez con temblor de acetileno”, etc.
En cuanto al tema de las adaptaciones, Luces de bohemia se llevó al cine en 1985 de la
mano del director Miguel Ángel Diez y con guión de Mario Camus. La película, aunque
sin alcanzar un éxito llamativo, nos muestra todo ese entramado de luces y sombras de
suciedad y de “bohemia” que da el esperpento.