Está en la página 1de 12

I C0f>,

D~ LLo 7. \

.,.PA ~TE.. Z. 1 parte

El conferenciante II orador

1. La capacidad de hablar en público ¿es


innata o adquirida?

Ésta es una cuestión que antes se discutía: hoy


se considera una controversia no significativa ...
Muy pocos son los que sostienen que se nace ora-
dor. que las cualidades oratorias son innatas. O.
por el contrario, casi nadie afirma que se llega a
serlo con sólo capacitarse para lograrlo. Ex ¡SIC un
acuerdo bastante generalizado de que la capacidad
de hablar en público es una combinaci()n de lo in-
nato y lo adquirido: es un don y es u~a conquista.
Es un don porque no se puede negar que cier.
las cualidades o dones naturales predisponen a
delenninadas personas a la palabra pública: segu-
ridad en sr mismo, rasgos más o menos simpáti-
cos, el timbre o potencia de la voz, la prestancia
del cuerpo, el aplomo o audacin y. sobre todo la
vitalidad y el entusiasmo son cualidades que ayu-
dan a transformarse en un buen orador.
Por el contrario, si se adolece de graves defi4
ciencias, sobre touo en la expresión verbal. difí-
cilmente se puede lograr un pleno desarrollo en la

.' 25

.•..•.
• cnpaciJnu
disposici6n
d~ comunicaci6n
innata,
oral. Sin
no se put:l1e IIl'gar a ser un
ninguna
sentar aquello que se quiere transmitir: saber cú-
(111) decirlo ... Para ello hay que prepararse.
buen orador.
y es IJIHI {'f)O(luista porque-, .si bien ciertas
2. La preparaci()n del orador: ¡,cómo
cualidades SOI1 necesarias, 110 son por sí mismns
aprender a hahlar en públicu'!
suficientes: hay que hacerse omdor. En ninguna
persona existen conJiciones innatas para la ora-
Ahora biell, j,C{lI1lOprepararse'!; ¿cómo culti-
toria. sólo sujetas a madumción. Por muy Jcs!a~
var y dcsarrollar las cualidades y condiciones qUl'
cadas que sean c.sas cual ¡Jades. siempre es nccc~
permiten llegar a ser un buen orador o confen:n-
safio hacer un esfuerzo para prepararse.
ciante'!, ¡,cómo mejorar y L1esarrollar la hahilidad
Hablar bien en público tiene mucho de arte, si
p:Jra hablar en público? ..
cntenúcI1l0s por arte una "manera de hal:cr C()(I.
Como ya dijimos -y advcrtimos- en la in-
, forme 'con ullas reglas", pero advirtienJo que el
troducción. no hay recetas ni varitas mágicas, pe-
solo conocimiento de las reglas no asegura el
ro ciertas sugerencias pueden ayudar. Mediante
:¡ I huen hacer. Lo importante es que, C0l110 todo ar-
un esfuerzo de preparación. cualquier persona
te. pueJe enseñarse y aprenderse, beneticiánJose
111t:L1ianamente dOlada plledl~ aprenLlc:r •.1 organizar
llc las cualidades naturales que se puedan tener.
I ' un discurso y a adquirir ciertas habilidades que le
A lo largo de este libro, estudiaremos CÓmo
pcnnit::ln hahlar en público en forma útil. e inclu-
aprender a hablar en público. Pero antes diremos
so agradable. y, lo que es l11~lSimportante -y qut:
que, para forjarse un orador. para llegar a ser un
Je verdad interesa-o podrá ser capa l. de transmi-
buen conferenciante. hay dos condiciones funda-
tir un mensaje. de cOlllunicarse con un público.
mentales que pucden ayudar mucho, y son dos
Bn la oratoria. como en todo arte. ciencia ()
condiciones que están más alhi de las téc~icas de
disciplina. nada pueJe hacerse sin un trahajo pcr-
comunicación oral:
severante que presupone un 90 % de "transpira-
• tener una personalidad madura. activa y
ción" y un lO (Yo de "inspiración". Toda persona
productiva, capaz de autoexpresarse;
que por la índole de su trabajo de he hablar en pú-
• tener algo que decir acen,,:a de un tema,
blico. tienc la responsabilidad ética/profesional
con el cual se está <.:ompenetrado; mejor
de hacer un esfuerl.o para mejorar la capacidad
todavía si se está implicado en él.
de cOlllunicaci6n.
Luego, hay que conseguir una forma L1eprc-
Habida cuenla de que es necesario prepararse.

26
hahilidatles que permilen mejorar lo
cabe preguntar: ¿en qué consiste esa prepara-
4ue )'a se posec.
ción? Lo esencial es saber reunir y ordenar los
pensamientos. ideas y convicciones propias, en • Aprender
relación con el tema que es motivo de la confe- a hacer ... sallcr aplicar los conocimientos.

rencia o discurso: encontrar una forma de presen-


tacil\n que sea clara. precisa y atractiva. y luego Esta preparación que. como ya se dijo. presu-
aprender a expresarlos adecuadamente para que pone y exige esfuer7.o y tenacidad. comporta dos
puedan ser comprendidos por aquellos a quienes momentos:
va destinado el f!lensaje. Una buena comunica- • la preparación remot"a:
ción no consiste fundamentalmente en hablar • la preparación inmediata.
bien. sino en saber decir algo a otro u otros de
forma tal que los destinatarios reciban y com- al La preparación remota
prendan el mensaje.
Lo que debe quedar claro es que la capacidad Consiste en disponer de ulla provisión de ua-
y la destrcza para hablar en plíblico pueden ad. tos. información. conceptos. opiniones. recuer-
quirirse. dos e imágenes a fin de poder recurrir a ellos, tan-
Si u~lcd trabaja para lograrlo. no le quepa du- to para la preparación como para el desarrollo de
da de qut: c~lt: e~ un propósilo akanzable; la conferencia. En otras palabras. 'el orador no
puedt: c~lar ~eguro de los rC~l1ltado~. No se
puede prescindir de una cultura general; cultura
requicre ningún don especial. sino de lrahajl)
y perseverancia. que de ningún modo hay que confundir con la
cultura académica o con saberes puramente li-
Por csto. Iit'i cualidades y condiciones de brescos. 'Una mayor escolaridad o instrucción no
cualquier persona normal bastan para aprender a significa necesariamente una mayor cultura.
comunicarse en público, a condición de que se Esta preparación la llamamos remota, en el
las cultive y desarrolle. apoyándose en tres prin- sentido de que no se hace inmediatamente para
cipios básicos de la pedagogía moderna: preparar un discurso. Es la preparación que se va
adquiriendo a lo largo de toda la vida y que ayu .
• Aprender da para poder hablar en público con cierta efecti-
l1 ser desarrollarse como ser humanll.
vidad, Se expresa en tres aspectos o dimensiones
• Aprender
a aprt"nder......... saber apropiarse de COllfll.:imienlos y estrechamente ligadas entre sí. a saber:

28 29
í

• Tener "idras asimiladas". que contrapo- con un auditorio cometiendo incorrecciones y


l1t~mosa las "ideas acumuladas". Las ideas barbarismos lingüisticlls. Esto explica por qué un
asimiladas son aquellas que forman parte campesino. que no ha tenido mucha escuela.
de nuestra manera de ser, de haL'cr y Llc cuanoo habla de sus cultivos pueoe llegar a quie-
pensar. Cuanlin lo que se expresa son iJeas nes se dirige; la razón es simple: habla expresan-
acumuladas. no es la persona la que habla: do un saber asimilaoo. Y esto explica también por
lo que oímos es Imis bien un eCll y. a vcct:s. qué algunos profesionales o estudiantes a veces
proviene de un papagayo cultural que s610 no llegan a la gente; hablan de mil cosas mal sa~
bioas a través de lecturas:' ex presan un saber ,ICU~
sane repeti~ lo que otros han Jkho. Por es-
lo. no hasta tener algo que decir; lo que Illulada. Lo "asimilado" tiene que ver con la ex-
hay que tener es un:.l auténtica y profunda periencia de vida y es lo que permite tener senti-
do de lo concreto y sentido de la realidad; lo
convicción en relación con lo que se dice.
"acumulado" es aquello que en nuestra vida tenc-
porque se trala de algo asimilado.
mos como "prendido (;011 alfileres". Est;.íadherido
• Poseer experiencia de "ida. no sólo por-
a nosotros, pero no forma parte de nuestra vida.
que la vida es fuente de inspiración. sino
también porque sólo lo que se vive y for-
ma parte de nuestra existencia se transmi.
h) Preparación il1ll1ediat~ (algunas rc-
glas gcnerales)
te con fuerza .
• Actuar con sentido de lo concreto: esto
Cuando se ha decidido adquirir una capacita-
significa e implica saber conectar con la
ción más específica e inmcdiat;.\ en el arte de co~
rcalidad. con las cuestiones concretas: de
municaéión con grandes grupos. es menester
lo contrario, se podní ser "charlista". ca-
preocuparse en conseguirla por:
paz de decir palabras sin expresar ideas. o
• los ojos.
de decir ideas sin que éstas tengan mucho
• los oídos.
que ver COII la realidad.
• la acción.
Hay quienes afirman que la preparaci6n re~
mota que ayuJa a ser un buen orador es la que le
Por los ojos
ha permitido adquirir un "huen dedr". la que le
permite conocer y dominar los secretos de la len-
Esta forma de preparación se hace fundamen-
gua. No es cierto; se puede llegar a comunicar

3\
30

, \
lalmente a través de la lectura, pero no leyendo tando de componer un esquema que. a mo~
de 1:1Ialquier fonna. He aquí algunos consejos do de radiografía, revele su estructuración.
que pueden servir para que la lectura sea útil co-
mo adiestramiento para la oratoria: Esta preparnción por medio de la lectura per-
• Leer primero el texto en voz baja, con la mite alcanzar otros fines:
vista, a fin de tener una comprensión de él. • Ejercitarse en la correcta pronunciación
Esta lectura hay que hacerla como si se es~ de las silabas y las palabrns, mediante la
tuviese des"cífrando una partitura musical. lectura en voz alta. pronunciando lenta y
• Luego, leerlo en voz alta, siguiendo el articuladamente. (Se trafa de los ejercicios
movimiento de la frase, marcando las pau~ de dicción que se explican más adelante.)
sas o intervalos según se trate de comas, • Enriquecer el vocabulario. el léxico, tan
puntos, dos puntos, paréntesis, guiones ... necesario para mejorar la oratoria: por una
• A continuación, leer de nuevo en voz alta, pane. al conocer más palabras evitamos
variando la entonación y el énfasis, con- repeticiones de términos en una misma
forme con el sentimiento que expresan las frase; por otra, al aumentar el léx ico ayu-
polabras y las frases . damos al desarrollo del pensamiento o, al
• También es útil analizar el texto en sus de~ menos, a expresarlo mejor.
talles, subrayando las expresiones que pa-
rezcan interesantes o nuevas (comparacio- Por los oídos
nes, metáforas, antítesis, giros de frases.
etc.).
, también se aprende a hablo, en públi-
Oyendo
• Anotar los pensamientos o ideas que están co. Para ello no hay que perder la ocasión de oCr
acordes con lo que uno piensa. A veces, a los buenos oradores y conferenciantes. Esto se
también conviene anotar las que contradi- hace frecuentando conferencias y reuniones pú-
cen nuestra manera de pensar. De ser nece- blicas. También es útil estudiar las técnicas que
sario, yeso va de acuerdo con la manera utilizun los profesores que "saben llegar".
de trabajar, copiar en fichas o en un cua- Ahora bien, no se aprende por los oídos escu~
derno lo que nos ha parecido interesante. chando en fonna pasiva. Hay que escuchar con
• Por último, aunque esto no es tan necesario, atención y poner en juego el espíritu crítico/ana-
puede rcsultnr útil analizar el discurso tra- lítico. Cada vez que se escuch<1<1un buen orador

32 33

I ,
••...----------------.----------------
() conferenciante. hay que prcgurHarse qu~ es In tarse a leer este Iibl\). Está harto demostrado que
que hay en él que "Ikga" a la gente con su pala- no es posible adquirir y desarrollar la capacidad
bra: su VOl. su decisión. sus gestos. su hUlllor, MI de hablar en público. sin el esfuerzo Lkl aprcnJi-
1110dode razonar y de estructurar su discurso. ele. I.aje pníctil.'o. El ofid¡') de conferendante. como
Pero ese ~Hl<ÍJisis nn hasta; hay que preguntarse el que más. se aprende en la práctica.
cu¡Ílcs son las cualidades que ese orador liclle. Este apn:nJiJ:~~e por la acci6n puede llevarse
con las que se pueda mejorar nuestra capacidad a cabo Je diferentes maneras. Una buena práctica
lÍe cOlllunic[lción. es grabar cn vidcocasetc' la intervcnción y. des-
La televisión '-yen menor medida el cinc- pués dc ello. unalizmla. Igualmente es útil -y
nos permiten un aprendizaje que combina In vis. más simple- que. después de la intervención de
lo y lo oído. Tener en video algunos discursos y quien hace la pr;.íctica, los participantes que han
estudiarlos puede ayud.lf mucho a mejorar la pre- escuchauo hagan comentarios a la inlef\'en~ión.
paración on.Horia. señalando aquellos aspectos que ayudan <1que lle-
Aprenda escuchando discursos. pero tenga la gue a ~er un buen conferenciante:. y aquellas cosa:,
.
, prcl.'auci{)n de no quedarse en la simple imita- que tiL'ne que mejorar. Con la grabación en video
ción. Bien lo dice Pmchnow: "Nunca imile n na. nos podemos ver actuanuo. y por las obsL'rvi.lcio-

1 die. por mucho que admire su manera de habbr.


Estudie y analice el serrclo de su fuerza y encan-
!les que nos hacen podemos saber cómo nos per-
ciben en cuanto conferenciantes: qué cosas hue-
lo. r~ro no copie."! llas y qué limitaciones detectan en nosotros.
Tamhién se pucue lItiliLar un cuestionario de
Por la acdiin evaluaci6n (ver anexo) que debe llenar cada uno
oc los que forman parte del auJitorio. Disponer
Practicar. He aquí el principal consejo y lo uc estos cuestionarios. llenados por quienes han
mejor que usted puede hacer. La pníctica es fun- escuchaJo. nos puede ayud<lr a complementar la
damental e insustituible en este tlrnbito. ya que la información acen.... ;] de lo que sabemos de noso-
capacidad de hablar se afirma y se desarrolla des- tros en cuanto a aprendices de oradores.
pués de cada experiencia. Otro buen enlrelli.lflliento es hablar cn toda
Conviene participar en algún curso dc orato- (l~ asión que se presenta para intervenir cn públi.
..•

ria. Pero un curso en sí mismo. sin ejercicios co (durante una asamblea, el coloquio Je una
prácticos. de poco sirve. como de poco sirve limi- conferencia. un congreso. etc.). Decimos y rec()-

34 35
~

11,
mClldamos intervenir en toda ocasión, pero con trario. Normalmente, la mayoría de las personas
!
una advertencia: no ser aburrido, pretencioso o sienten miedo n temor de hablar en público.
charlatán; para decirlo en una palabra que lo de- Ahora bien. si usted. por la índole de su traba-
fine bien: hay que evitar ser "pelmazo" o. como jo, dehe hablar en público y liene miedo (aquí no
dicen otros, "pesado". Si cuando uno habla en pú- importa si es mucho o poco), piense dos cosas:
blico (aun en intervenciones ocasionales) cae pe- puede disminuir las incidencias del miedo o timi~
sado, es porque hay ulgo que tiene que corregir. dez a tal punto que no afectará la calidad de su
Ya lo hemos dicho -y lo reiteramos otra discurso. y un poco de miedo o temor es saluda-
vez-: el oradoF se hace hablando. pero no de ble: eso evidencia que usted posee responsabili-
cualquier cosa o de"cualquier modo. De ahf la im- dad. Hace siglos que Cicerón lo consideraba no
portancia de que todo curso de oratoria tenga su s610 natural sino necesario: itA mis ojos --de~
li práctica; ello ayudará a descubrir las propias po_ da-, el orador. incluso el mejor, el que tiene la
i sihilidades (las cualidades para una buena comu- comunicación mas fácil y mejor adornada, si no
ij
! nicación) y las propias limitaciones (los aspectos se intimida en el momento de tomar la palabra ....
que hay que mejorar). es un desvergonzado o poco menos."
No se preocupe por eliminar completamente
Uno puede ser consciente de la necesidad de
el miedo de hablar en púhlico; lo que dehemos
preparan;e para hablar t'n púhlico. puede ha-
ocr tomado la decisión de hacerlo. Hasta pu, eliminar es el miedo o timidez que dificulta. pa-
do panidpar en un curso. Sin emhargo. tiene raliza u obstaculiza para hablar frente a un audi-
sin resolver un problema: ¡.cómo superar el torio. Es lo que se lIam3 "miedo escénico". Por si
miedo que ohstaculil.a la capacidad de expre'
sarse y de comunicarse en público?
le sirve de consuelo y de aliento, le diremos que
la historia nos revela que la timidez ha sido el "ta-
lón de Aquiles" de grandes personajes hislóricos.
3. Obstáculos psicológicos a la comunica. y que buena parte de los grandes oradores han si-
ción: el miedo y la timidez do personas tímidas. No se desaliente ni se desa~
nime si usted es una persona tímida. "De una ca.
sa a lo menos podemos estar seguros: de que el
¿Usted liene miedo de hablar en público? Si
adiestramiento y la ejercitación harán desvanecer
responde afirmativamente. no se sorprenda. Esto
no tiene nada de especial; lo extraño sería lo con~ el temor del auditorio. instalándonos por siempre
confianza en nosotros mismos y valor. .. "2

36 37

I \
Quisiémmos hablnr de dos tipos de miedos paralizante y. cuando se produce el lIamaJo
ante: un auditorio. Uno es el mied~) normal y el "dc('to de ciclo". el mieJll produ('l~ m;ís miedo.
otro es el miedo rar~lizallte. Toda persona, cuan- Y. cuando va más all;í de dcrtos límites. estamos
do tiene que enfrentm a un auditorio. si poset: un paralizados con la consiguiente incapacidad para
cierto grado de responsabilidad. ha de tener algu- coordinar nuestras ideas y expresarlas adecuada-
na ansiedad o temor. Esto es "natural y necesa- mente.
rio". como decíamos antes, citando a un gran or~l- Si el miedl..)de hablar en público ('s tan cn.
dor. Este tipo de miedo es saludllble. ya que esti- rriente. ¡,qué puede hacerse? ¡,c.xisien remedios
mula el cerebro y nos hace más agudos y más contra el temor al auuitorió? ¿qué podemos ha-
despiertos. cer para superar el miedo. o al menos p<lra con-
Pero. si esta ansiedad se tmnsfonna en mie:uo trolarlo?
y temor. con síntomas paralizantes en lo físico y
en lo psíquico. es necesario superarla. Algunas slIgcrcncias para supcrar el
Cuando tenemos miedo. nuestro cerebro or- miedo frclltc a un auditorio
dena a la glándula suprarren::ll que L'omienL'ea se-
cret::lr adrenalina a la corriente silnguínca. y esto No hay recetas: no ohstante. si el miedo no es
produce una serie de reacciones físicas específi- morboso, existen algunos medios que permiten
cas: nuestras glándulas sali vales no secretan lo superarlo o. por lo menos. atcnuilrlo lo suficiente
sutkiente. se seca la bOL'ay la garganta. y cuan- como para poder expresarse en plíhlico y lograr
uo es mucill) el temor la boca se vuelve pastosa y comunicarse. He aquí algunas recomendaciones
en ocasiones se traba la lengua. Los músculos uel pnkticas que pucuen ser útiles.
rostro quedan bloqueados. los movimientos del ,
cuerpo. de los brazos y de las piernas se vucl ven a) SlIber bien el tema que uno va a desarro-
torpes. se produce transpiración. se traban la arti- llar y l'star compenetrado con él. Verdad de Pe-
culación y la voz. )", lo que es peor. se obnubila rogmllo pero de gran importancia p3ra quitarse el
la mente y la persona se siente invadida por una miedo; esta verdau se basa en un hecho bien co-
sensari6n ue vacío cerebral y aturdimiento. lo nocido: la seguridad intelectual da seguridad psi-
que !w('e difídl ruzonnr, memorizar. coordinadas col6gica. Por esta razón ---como se explicará más
ideas y la afluencia natural de las palabras. O sea: adelante-o s610 hay que hablar de los temas per-
el mieuú se transforma en un fen6meno psíquicl..) tenecientes nI propio ámbito de conocimiento o

38 39
ex periencia y que. además, han sido suficiente- extraño que se mantenga tenso y, en algunos ca-
mente preparados para desarrollarlos en una con- sos, invadido por el miedo; éste produce un cier~
ferencia o discurso. 10 temblor. y el sentirse tembloroso aumenta el
Se puede hacer frente al público con más se- miedo. Para romper este círculo vicioso y salir
guridad y confianza, si se ha preparado bien el del "efecto de ciclo", no hay nada mejor que en.
discurso. El cabal conocimiento del tema reduce contrar alguna forma de relajarse. habida cuenta
considerablemenle la lensión, da aplomo y pro- de que ya está frente a un público. Para lograrlo,
voca una actitud menlal de apoyo. Por el contra- realizará algo que alivie la tensión: tomar un li-
rio, si uno no sabe bien lo que va a decir, o no es- bro, acomodar una ficha, (espirar profundamente
., tá familiarizado con el tema, o no está interesado en cada interrupción (cuidado con ser exagerado •
en las cosas que dice. difícilmente podrá sentirse que podría ser ridículo), cambiar la postura (con
tranquilo cuando hable anle un auditorio. ello se evita la sensación de hormigueo), mover-
Preparar y eSludiar un discurso con el firme se apoyándose hacia adelante, etc.
propósito de hacerlo bien ... ayuda a hacerlo bien. Ayuda mucho a quitar el susto tener algo que
h) Lograr una decontracción/relajación. hacer frente al auditorio: escribir en la pizarra.
combinada con una concentración/ensimisma. explicar un gráfico. señalar un punto en un mapa.
miento. Antes de hablar hay que disminuir al má- tomar agua. etc. Liberando el cuerpo de la ten-
ximo la ansiedad y las tensiones que nos bloquean sión y el nerviosismo. se libera la mente. A ma-
(no la tensión que nos da lono vital comunicativo). yor soltura muscular, se eSlá en mejores condi-
'1 En ese sentido, uno se relaja, pero al mismo tiem- ciones para expresar las ideas. La decontracción
po hay que concentrarse/ensimismarse, aislarse física estimula la inteligencia, aviva el raciocinio
del ruido y de la agitación. para crear en sí mismo y facilitada elocución.
un estado emocional acorde con el lema de la con- d) Desarrollar actitudes mentales de sos~
ferencia y una concentración en relación con lo tén. Los psicólogos suelen señalar tres actitudes
qu.e_seva a decl~ Relajar los múscl.IL~_ycºncen- mentales que ayudan al apoyo psicológico del
trar la mente; he aquí la primera recomendación. que habla:
e) Controlar la mecánica corporal. Una vez • Proceder con confianza en sí mismo: la
frenle al auditorio o público, aun cuando el con~ inseguridad personal es un obstáculo para
ferenciante ha tratado de producir una decuntrac- la comunicación; quien tiene una mala o
ción/relajaci6n antes de comenzar a hablar. no es disminuida imagen de sí mismo, o se sien-

40 41

.
le inferior. casi seguro que se sentirtí le- l'l Lanzarse al agua cun un huen comienzo.
meroso ue revelar a un aullitorio su propia Se recomienda dc maner;., especial preparar c..:ui-
personalidad. Por el contrario. la confian- dadosamcllle la introducción. es decir. el comien-
l' za en sí mismo crea una disposición men- zo del discurso. Si se han preparado muy bien las
, tal que ayuda a superar el miedo. Aquí va- palabras iniciales -incluso si se hall' memoriza-
le aquella cOllociLla frase de Wílliam Ja- do-, aun est<lndo nervioso o tellsq, la seguridad
mes que suelen cilar los profesores de ora- aplasta los nervios. Un cqmienzo seguro y firme
toria: "Para sentir valor, procedamos co- da seguridad para todo el discurso. Por el conlra-
mo si fuéramos valientes, empeñemos 10- rio. un comienzo inseguro nos hace más insegu-
da nuestra buena voluntad para ese fin. y ros todavía. ya que esto produce un doble efecto:
lo müs probable será que un arrebato de sobre el audilOrio. que sufre una cierta deccpci()n
entusiasmo reemplace d estado dc le- al encontrarse freme a un conferenciante insegu-
11I0r. "
ro. y sobre el 1~lismo conferencian le. que queda
• Ansia por ofrecer algo que considera corno disminuido por su inseguridad .
importante que los otros n'ciban: quien Si se tiene bien preparado el comien/.o. des-
habla deseando que los oyentes reciban su pués de pronunciar algunas plllabras y de iniciar
mensaje. sin duda producirá estímulos ca- el desarrollo dcl lellm. el temor se irá desvane-
paces de suscitar un estado emocional en ciendo poco a poco. Lo sustancial es lan/.<lrse al
el que la ansiedad y el miedo se diluyen. agua. o sea, dirigirse resuelwmente hacia los
• Hablar por una causa: actitud similar a oyentes. Cuando se comienza a hablar. disminu-
la anterior; cuando UIl<lpersona está fuer- ye la len~ión. puesto que las secreciones inlern;'ls
lemente convencida de una callsa por la de adrenalina se nivelan y podemos ir seremlndo-
cual lucha. se torna naturalmente elocuen- nos. Y. una vez serenos. estamos en mejores con-
le y encuentra una fuerza interior que le diciones de dominar la situación.
ayuda a superar los obstáculos psicológi- f) Respirar adecumlamentc. También sirve
cos que pudieran inhibirJ<l. Cuanto más de ayuda el respirar bien y. antes de comenzar. te-
fuene es la motivación, menor sen} el ni- ncr una provisión aumenlada de oxígeno si se
vel de ansiedad y, a menor nivel de ansie- respira profundamente varias veces anles de em-
dad. menos temor y menos miedo. pezar a hablar. Una buena oxigenación del cere-
bro facilita la rcllcxi6n y la mcmori;'l. al mismo

42 43
tiempo que calma la tensión y atempem la exci- mismo. Importa mucho concentrarse en el dis~
taci(ln. La falta de aire puedc resultar desastrosa, curso y no pensar acerca de lo que puede estar
sobre todo si el conferenciante comicnza a tarta~ pensando de nosotros cada una de las personas
mudear. Por eso, la recomendación de respirar, que forma parte del auditorio. Dicho en otras pa-
cuidur la respiración, respirar bien. labras: hay que centrarse cn el tema, más que en
g) Procurar asumir posturas y comporta- el público; de esta forma, se libera el temor que
mientos extravertidos. Cada uno de nosotros, por produce el hccho de estar expuesto a tantas mira-
características de personalidad. tiende a ser má.."o das y juicios potenciales.
menos introvertido o más o menos extravertido. Si nuestra mente y nuestra preocupación se
Sin embargo. cualquiera que sea nuestra caractero- concentran en el público, éste nos aparecerá co-
logía, debemos tener en cuenta dos cuestiones: mo un "dragón de cien cabezas" pero, si nos con-
• la introversión, en cuanto repliegue sobrc centrarnos en el tema y nos involucramos intensa
uno mismo, manifestada en una forma y profundamente en él, el dmg6n se diluye y que-
"encogida" de presen,tarse en público, no damos sin sentir el peso psicológico de la presen~
es un factor favorable para la comunica- cia y la mirada del público.
ción con los otros; i) La ayuda de estimulantes. Está compro-
• cuando estmnos frente a un .auditorio. el bado que los vasodilatadores producen un au~
asumir posturas y comportamientos extra- mento de lucidez mental (despejan y despabilan).
vertido.";, que revelan vigor, entusiasmo y El café. la yerba mate. la aspirina son también es-
salud, ayuda a la buena comunicación. timulantes útiles.
Además, este "hacer cosas" que expresan A veces, el déficit dc estimulación/motiva-
extraversión sirve para liberar las tensio- ción/energía psicológica se procura compensar
nes y romper inhibiciones; en suma, ayuda con alcohol. Algunos creen que. para estar tran~
a estar en mejores condiciones para desa- quitos ante el público, hay que estimularse con
rrollar el tema de la charla o conferencia. algunos tragos. Unos recomiendan un vaso de vi-
Si somos introvertidos, no debemos tomar es- no, otros un poco de brandy, hay quienes prefie-
te hecho como un condicionamiento caracteroló- ren el ron y los tlue sugieren el whisky. Cierta-
gico insalvable, sino como un dato al que. por co- mente. pueden ayudar a sacudir los nervios, pero
nocerlo, podemos introducir correcciones. también se corre el riesgo de "relajarse" demasia-
h) Concentrarse en el discurso, no en sí do o de "estimularse" hasta quitar el miedo y lue-

44 45
,..
I

dales haccn que las gentes sigan sicndo extrañas


gIl... no saber lo que se dice.
unas a otras."~ Ciertas pautas dc comportamiento
Si ~c fuma (hábito nada rccomendable para
nos pcrmiten decir muchas cosas con cortesía. pe- .
un orador). encender un cigarrillo (l una pipa pue-
ro no por ello nos comunicamos como personas.
de ayudar a serenarse. a concentrarsc y tener ocu~
Por olra parte. un3 sociedad no participativa
, padas las manos con las que a \'cces no se sabe
(donde se da de hccho casi permanentcmente una
qué hacer (como explicaremos más adelante).
apropiación-expropiación del derecho a decidir
Durante un discurso ante una multitud. no se pue-
sobre cuestiones socio/políticas que conciernen o
de fumar: las ralones son obvias.
tiencn incidcncia en la propia vida) configura un
f)espué~ de cstas sugerencias de cómo quilar-
se el miedo. quisiéramos hacer una adverten- tipo de personalidad no protagonista. es decir,
cia sobre algo que nos ha mostrado la prácli- una persona que no dice su palabra o. mejor, a la
ca en nucslrtls eun;os de oratoria: las personas que no le permiten decir su palabra. El decir "la
no pueden quilarse el mi('dll. a no ser que es-
palabra" queda reservado a los que tienen poder
lén resucllas él quitfl.f!'c1o.
y autoridad.

4. Ohstáculos sociolágicos a la comunica. Formarnos y capacitarnos para hablar en pú-


cián: la organizacián autoritaria de la so. blico es adquirir algo que tendría que ser natural
ciedad )' el no protagonismo de la gente en las relaciones sodalcs dentro de una sociedad
en donde cada uno tiene -o debería tener- un
rol protagónico en todo lo que le concierne. Una
Casi sin excepción, cuando sc plantean, estu-
dian o enseñan aspectos prácticos en relación con participacidn activa en la vida social nos daría la
, capacidad de "saber decir la palabra", Mejor 10-
j el arte de hablar en público. se silencia todo lo re-
'j ferente a los obstáculos sociológicos a la comuni- davía si \podemos decirla sin utilizar las máscaras
cacÍlln. de las formalidades.
No es en un curso de técnicas de comunica-
En la escuela se nos ha enseñado a leer ya es-
cribir. pero ¡.por qué no se nos ha enseñado a ha- ción oral donde se debe hacer el análisis de este
blar en p(¡blico? .. Ciertas convenciones o forma- problema -y menos aún trazar líneas pura rcsol-
verlo-, pero es oportuno mencionarlo, aunque
lidades sociales también constituyen obstáculos
para la comunicación. "La tradicional tiesura sólo sea de paso. para rellexionar sobre cllo.
francesa -dice Yves Furet-, el tratarse siempre
de usted. las conveniencias y hucnas maneras so-

47
46

También podría gustarte