Está en la página 1de 7

IMPUESTO A LA COMTAMINACIÓN ATMOSFÉRICA

I. NATURALEZA JURÍDICA DEL ICAG


El ICAG como esta mencionado por su propia estructura jurídica, nos habla que este es
impuesto. Su supuesto de hecho no se conforma con una base en ni una actividad
administrativa como factor intrínseco del mismo. Pues la obligación tributaria tiene
como fuente la existencia de una determinada capacidad de carácter económico
competente, dado que ha sido vista de forma negativa por la propia Constitución de
España, refiriéndome a la situación ambiental, siendo valorada negativamente por la
Constitución. Iniciando de su propia naturaleza impositiva se cree necesario delimitarla
de forma precisa.
El llamado ICAG, se dice que es un impuesto que tiene la finalidad poder regularse en
el ordenamiento para así poder preservar el medio ambiente, y que este debe de darse
en forma de un deber de contribución. En tal sentido podemos decir que el
contribuyente debe de contribuir al gasto público en base a dos funciones: por un
extremo tenemos a la redistributiva, se dice que esta busca obtener recursos de forma
monetaria que estos tiene como fin poder solventar a la política ambiental de una
determinada sociedad siendo este un tributo afectado. En otro extremo
desincentivadora que esta hace racionalizar las emisiones que contaminan, ayudando a
que el mandato constitucional sea cumplido en aspecto ambiental. Así podemos
señalar que la primera trata de corregir el deterioro ya producido en el medio
ambiental y el segundo pues se caracteriza por prevenir la degradación ambiental.
Podemos decir que el señalado tributo tiene como fuente surgir como una finalidad
extra fiscal. Como lo señala la normativa de la LICAG: art. 1° finalidad del tributo, a la
finalidad es la contribución de poder regular el empleo de los recursos naturales, así
como también las sustancias contaminantes, pudiendo crearse así un impuesto a la
llamada contaminación atmosférica. El objeto de este tributo extra fiscal de centra en
la contextura del tributo: primero el hecho imponible se estructura conforme al fin
extra fiscal, pues así se incorpora estos factores que contaminan y pudiéndose
establecer la misión del tributo, segundo la modificación de la base imponible está
relacionada con lo mencionado anteriormente, pudiéndose ver una relación con el
hecho imponible, y tercero se adecuan gravámenes que son de forma gradual como la
“pretendida”, pudiéndose analizar que su misión es poder desincentivar la
contaminación. Cabe señalar la finalidad extra fiscal no es exclusiva, y además no se
busca obtener recursos monetarios, si no su objeto principal es poder alcanzar que las
empresas tomen consciencia y asuman las medidas anticontaminantes y así poder
disminuir la contaminación. Tambien puede señalarse que la finalidad fiscal en lo ya
señalado se relaciona íntegramente con los beneficios del tributo en las normas
administrativas. Seria a manera de ejemplo poder señalarse como es que escala el
tributo del gravamen de forma gradual. Podemos ver que esta operara primeramente
como un mecanismo que recupera la monetización que trae la política ambiental.
Podemos decir que no está referido al ICAG, pero podemos observarlo en la propia
estructura del tributo porque esta íntegramente asemejado con el diseño de los tipos
gravámenes graduales, además que está relacionado con las finalidades del ICA, pues
podemos observar que en el segundo y tercero tiene una forma compensatoria. En
este último como tributo afecto a la política ambiental pudiendo observarse en el
artículo 4 del ICAG. Pues así podemos concluir que el objeto del ICAG está incorporado
en la conformación del ICAG.
El ICAG trata de hacer cumplir con lo establecido en la Constitución de proteger al
medio, ahora es menester que para que el tributo cumplirse debe tener dos funciones,
en un extremo tenemos a que se tiene que recaudar fondos para solventar la política
ambiental, en otro extremo, poder desincentivar las conductas que tratan de
contaminar y que afecten al medio. Por un lado, digo que el tributo tiene objetos
fiscales y extra fiscales, esta finalidad u objeto es poder dar a enfocar el deber de
contribuir, examinando la polémica de forma escasa que aplica sobre la naturaleza de
los tributos que sean fiscales y extra fiscales. El tributo, tiene naturaleza de
contribución, pudiendo señalarse así que actúa como una institución, pero también
puede ser direccionado a que se cumpla con finalidades fiscales o extra fiscales, como
se señala aquí, sin notarse que hablamos un fin primario o secundario, por que digo
que ambas tienen como objeto el mismo fin.
El ICAG es un impuesto surgido en la Comunidad Gallega, es reconocido de forma
constitucional, pues este se hace notar en la exigencia del ICAG, que hace cumplir y
desarrollar sus propias competencias. Así mismo debe respetar los límites que le pone
la Constitución, además de lo establecido en LOFCA en su artículo 62, dando un límite a
que se imponga de manera doble los tributos autonómicos.
El ICAG es también es un impuesto verdadero. El componente objetivo del mencionado
hecho imponible es totalmente independiente. Podemos decir que se pueden gravar
focos industriales que sean emisores que hagan contaminación con autonomía del
factor de la relación tributaria. Este no se añade al factor del hecho imponible, sino se
graba ese foco que emita sustancias que contaminen, además de la individualización
del que contamina ya sea este que tenga la condición de una persona jurídica o natural
es el caso dependiendo de su capacidad económica. La situación de forma personal del
quien este sujeto al pago no es tomado en cuenta en el orden de determinación de la
cuantía generada en deuda tributaria.
El ICAG es un impuesto de forma directa, pues el gravamen puede tenerse sobre el
mismo contribuyente, pues no se considerarse un derecho a su favor en cuanto a
terceros que no están incluidos en la relación jurídica. El impuesto de forma directa
responde necesariamente a necesidades extra fiscales. Entonces necesariamente el
sujeto contaminador debe ser sujeto del gravamen, porque el únicamente puede
cambiar la incidencia de su actividad con el ambiente. Además, que este posee la
titularidad de la capacidad de su capacidad de forma económica con la imposición que
se le hace.
Es un impuesto periódico se eterniza todo el tiempo, pues la emisión de gases de focos
industriales está siempre contaminando y permanece en el tiempo, además según el
periodo que se impone debe estar acorde con el año natural, como lo señalado en el
artículo 8 de ICAG.
Concluyendo decimos que el ICAG es un tributo que se ve afecto, el ICAG va a financiar
la política ambiental con lo que recaude para la protección medioambiental y los
recursos naturales. Cabe mencionar que este mencionado tributo no persigue tributos
extrafiscales ya que se da el caso de que estos al incidir en su misma estructura, pues
no incidieran en su carácter afectado por que como decimos la afectación del tributo si
se da: “la autonomía de la relación jurídica”.

II. ESTRUCTURA JURIDICA DEL ICAG


1. El Hecho Imponible
El aspecto que viene siendo material del componente objetivo del llamado hecho
imponible está siendo compuesto por la emisión de la atmosfera por estas sustancias:
el dióxido de azufre, dióxido de nitrógeno. La fuente de la obligación tributaria da
como resultado una actividad: emitir a la atmosfera sustancias que contaminen, en
otras palabras, esta actividad contraviene a la Constitución. La mencionada
configuración jurídica del presupuesto del hecho del tributo dice sobre lo que se basa
para establecerse: ayudar a la preservación del medio ambiente.
A lo ya mencionado sobre la naturaleza extra fiscal, el legislador menciona ce como
debe ser estructurado la normativa del hecho imponible y en manifiesta razón, este
debe estar relacionado con el principio de quien contamina paga, pudiendo este
tributo caer en las actividades contaminantes. Este principio permite ayudar al medio
ambiente por medio del cumplimiento de dos funciones: la función que previene, que
da la decensintivacion de la contaminación de la atmosfera y la otra la restauradora
que con lo recaudado va establecerse medidas para la contaminación.
No se establece las medidas de contaminación en cuanto al dióxido de azufre o
nitrógeno, ya que este límite debe ser establecido por la misma entidad administrativa,
constituyéndose así un límite fijado por el ordenamiento jurídico, si llegase a vulnerar
el limite el sujeto infractor deberá soportar la carga económica del mencionado
tributo.
El deber de poder contribuir esta íntegramente en relación con el principio de quien
contamina paga, pues señala que aquellos que contaminan, deben de pagar los costes,
además de diversos principios que deben ser respetados a través de la justicia,
entonces el ICAG, debe responder a las exigencias de la justicia derivadas del resto de
principios de justicia tributaria.
Ahora el impuesto del ICAG no responde al principio de capacidad económica, puesto
que la emisión de sustancias contaminantes a la atmosfera no constituye una
manifestación económica, pues esto es contrario al principio de la capacidad
económica y por ende inconstitucional. Entonces el hecho imponible del ICAG, se pude
recabar que se avoca a los focos emisores de sustancias que contaminen, por tanto,
aplicado al conjunto de instalaciones de cualquier naturaleza que se emita hacia la
atmosfera que estas sustancias emitidas sean gravadas, pues deducimos que la
actividad gravadas recae sobre estas actividades.
Pues la configuración de este hecho imponible pues debe tener presente que su límite
mínimo de imposición es el principio de capacidad económica. Señalando el TC dice
que el mencionado principio de capacidad económica es tomado en cuenta si es que
este materializado (riqueza o renta real), el TC no desconoce este principio referida
esto a la figura tributaria, solo basta que el principio de capacidad económica exista,
pero la cuestión sobre la necesidad de poder interpretar de suficiencia de una riqueza
o renta para poder entender que es lo que quiere dar a entender el principio de
capacidad económica, porque esta misma afirmación hecha por el tribunal desconoce
su propia formulación. Podemos deducir que la capacidad económica, que es suficiente
que la capacidad exista para que el hecho de que sea necesario para q exista este
principio, además que sea el hecho revelador de una demostración por parte del sujeto
pasivo para solventar los costes del tributo.
El hecho imponible se dice que refleja la capacidad económica del sujeto pasivo apara
que aguante el gravamen, porque este posee patrimonios en el que está incurso el foco
emisor que es objeto de contaminación. En la forma de jurídicas da cuenta del extra
fiscales que serán importante en el momento de que se saque lo que se contribuirá
económicamente refiriéndome al sujeto obligado al pago del tributo.
El presupuesto de hecho regula algunas actividades económicas, aquellas que solo
deterioren al medio (dióxido de azufre o nitrógeno). En este contexto se considera solo
como actividades que no afecten al medio, pues el presupuesto de hecho procede
como un factor cualificado escogiendo la sujeción o no sujeción de las actividades
económicas.
Dicho de otro modo, solo califican las actividades que contaminen, las que no
contamine no califican.
Por otro lado, no se debe de vulnerar el principio de igualdad, por parte del
presupuesto del hecho del mismo tributo. Por qué el tributo solo es impuesto a ciertas
actividades y a otras no siendo de la misma naturaleza, por el solo hecho de que estas
contaminan y las otras no, pero por norma constitucional se dice la principal idea es
que se preserve el medio ambiente pudiéndose así establecerse una diferencia. Pues
siendo así la relación de estas actividades económicas, diferenciada por el propio TC,
da la razón de la discriminación, lo que se interesa aquí es el tratamiento del medio.
La limitación del aspecto del espacio exterior del componente del hecho imponible se
basa en el foco emisor acorde con el principio de territorialidad, el ICAG solo recaerá
en los focos emisores del área territorial de la Comunidad Andina. Para determinar la
utilización de elementos sujetos a contaminación el ICAG, manifiesta que por un lado
los elementos que componen el patrimonio de la actividad económica, incurso el foco
emisor, y en el otro extremo el origen de los elementos que son contaminantes.
La característica temporal del componente objetivo del hecho imponible está
establecida en artículo 13 del mismo ICAG, situando el devengo del tributo, cuando las
sustancias emitiendo estén gravadas. Ahora para saber la fecha donde del devengo, del
impuesto siempre se da disfunciones, porque el hecho disponible esta inmerso en el
tiempo, por tanto, el mismo tributo se ve devengado en el mismo periodo impositivo, y
es más aun cuando ese hecho imponible no ha surtido todos sus elementos.
Podemos decir que el tributo cuando se ve devengado, pues se ha dado la
materialización del aspecto materiales, tanto también como espacial y temporal de
este hecho imponible.
Determinándose el hecho imponible, se ve completado con lo dicho de una presunción
de una emisión de sustancias que contaminen y claro que estén gravados en el tributo,
por lo mencionado entonces las infraestructuras emisoras no cesen en su actividad y la
situación de que sea puesta corriente por la administración. Cabe mencionar que así lo
impone el principio quien contamina paga. Aquí la presunción se establece en la
oportunidad de imponer el tributo, pudiendo así evitar la elusión fiscal. Pues esta va a
permitir el control de la administración sobre el hecho imponible por parte de estas
infraestructuras industriales en tanto no tenga esa constancia de la paralización de la
emisión contaminante. Pudiéndose evitar así que se vea vulnerada la norma tributaria.
Siendo esta mención no debe superar la prescripción del quien contamina paga, debe
de mostrarse pruebas de que no se produjo contaminación.
Hay dos requisitos para la presunción del hecho imponible: siendo el primero de forma
material, ósea la paralización de las emisiones contaminantes relacionado al principio
quien contamina paga, el segundo con carácter formal, pues debe ser puesto en
comunicación a la administración. Por otra parte, de que lo exigido por el principio
QCP, se exigiría que el sujeto pasivo pruebe ante la administración de que el hecho en
si paralizo la actividad contaminante, siempre y cuando se haya informado de la
circunstancia aquella, pudiéndose ver que la verdad material es la que busca la justicia
de que informa del tributo.

2. SUJETOS TRIBUTARIOS DEL ICAG


a. Sujeto Activo
La comunidad independiente de Galicia es el titular que esta tiene capacidad financiera
con base sobre la cual está el ICAG, haciendo uso de potestad sobre las actividades del
tributo. Por lo cual la Comunidad Independiente del ICAG es el sujeto activo.

b. El Contribuyente
Como contribuyente tenemos a las mismas personas o instituciones que sean
propietarias de instalaciones industriales que emitan estas sustancias contaminantes
siendo gravadas. Se deduce al contribuyente partiendo del inicio del hecho imponible.
Ca be mencionar esta figura, la capacidad de contribuyente puede recaer sobre el
titular de la instalación y no sobre el que explota. Pudiendo ver más un acercamiento al
principio de quien contamina paga.
Por otro lado, tenemos a que el juzgador debió prever la figura del sustituto del
contribuyente en la persona del titular de la explotación económica para las
situaciones supra expuestas, y por último el mismo legislador generaliza como
contribuyente a personas y entidades, por tanto, personas naturales y jurídicas, como a
los entes que podrían no tener capacidad jurídica como contribuyentes.

III. LOS ELEMENTOS DE CUENTIFICACION DEL ICAG


El ICAG se forma con un tributo de forma variada, por tanto, esta situación no exige el
análisis de los elementos de contaminación, como lo viene siendo la base imponible y
el tipo de gravamen. Con la finalidad de este tributo se podrá deducir cuales son los
elementos de este tributo, como viene siendo la determinación de la cuantía del
préstamo tributario y los elementos que son de cuantificación.

a. La Base Imponible Del Tributo


Mencionamos que la base imponible viene implementada por la suma de todas las
porciones que se emitieron por cada sustancia que contamine por un propio foco
emisor. Pues viene haciéndose referencia a que a la contaminación que se hizo en un
año natural además por el propio foco emisor, viene siendo por una misma actividad
de carácter económico que sea enfocado en un individuo.
Cabe señalar que la emisión contaminante que se realizan serán en unidades físicas,
cuantificándose estas en toneladas de dióxido de azufre o nitrógeno. Decimos
entonces que para saber la base imponible esta vendrá cuantificada de sustancias
contaminantes que sean emitidas por un mismo foco emisor en dirección a la
atmosfera.
La cuantificación de este tributo se realiza en cuanto por aproximación, con la
exhaustividad técnica.
En tanto que la base imponible mide cada cantidad contaminante ya sea de azufre o
nitrógeno que estas sean efectuadas por un foco emisor con dirección a la atmosfera
en un año natural, por tanto, la base imponible mide el hecho imponible. Además, que
esta base imponible se relaciona con el principio quien contamina paga.

b. La Determinación De La Base Imponible


El legislador toma en cuenta los supuestos de la base imponible, la estimación directa,
objetiva e indirecta. Menciono que el régimen de estimación directa se objetivista en
los focos emisores de contaminación. Para determinarse la base imponible se hace uso
de métodos objetivos, pues estos son dirigidos y se materializan en las actividades de
tipo industrial. Lo que concierne a los elementos objetivos que se observan los
emisores que contaminan que son hechas por los focos, seria rechazable la articulación
porque contradeciría a lo que exige la justica que se dice del tributo. El legislador
también nos dice que sobre la estimación que es indirecta de la base imponible, solo
cuando el mismo obligado impida que se determine la cuantificación de dicho tributo.

c. El Tipo De Gravamen
Se dice que es un gravamen gradual, aplicándose sobre la base imponible que está en
unidades no monetarias, si no en tonelaje de los factores contaminantes, aplicándose
sobre los 4 tramos en objeto a la dimensión cuantitativa.
La gradualidad que hace el legislador de los tramos sobre la cuantificación, en primer
lugar, que las pequeñas empresas no se vean afectadas y que se realice un escalón de
tributos, ósea de un tipo 0 para las emisiones que contaminen hasta las 1000
toneladas. Es que las emisiones pequeñas de contaminación no son del mismo nivel
que la degradación del medio.
En segunda mención y su tercer tipo escandaliza por la diferencia entre estos: 500ptas,
cuando lo que se diferencia es más de 50.000 toneladas de emisiones de sustancias
que contaminen, pues el legislador en un cuadro de estructura comparativa, lo que
concierne a un tipo de gravamen gradual no explota lo establecido por la progresividad
del tributo, pudiéndose notar en la no articulación del último tramo base con su
gravamen que lo sitúa. La finalidad es que se debe de redistribuir los costes sociales
consecuentes por la contaminación por los que lo provocaron.
Y en tercer lugar en relación al principio quien contamina paga se prescinde por un
tanto completo de esta función que tiene este principio de descensitivar

EL PRINCIPIO QUIEN CONTAMINA PAGA Y EL PRINCIPIO DE CAPACIDAD ECONÓMICA EN EL


MARCO DEL SISTEMA ITALIANO
La difícil convivencia entre tributos medioambientales y el principio de capacidad contributiva

La distinción entre taza e impuesto

Los impuestos especiales de fabricación y de consumo como modelo de tasación


medioambiental compatible con el principio de capacidad contributiva

Los principios comunitarios como base jurídica de los tributos ambientales

LA FISCALIDAD SOBRE EL AGUA

I. EL PRINCIPIO QUIEN CONTAMINA PAGA


II. EL DERECHO TRIBUTARIO Y LA DEFENSA DEL MEDIO AMBIENTE

LA FISCALIDAD SOBRE EL AGUA 2da PARTE

I. EL IMPUESTO SOBRE EL AGUA