Está en la página 1de 20

LA SANTA FAZ DE JESÚS  

 
 

¡Muéstranos, Señor, tu Rostro  


“​

y seremos salvados​ ” 
 
¡NUEVA EDICIÓN, AMPLIADA Y CORREGIDA! 
Centro María Reina de la Paz de Argentina 
www.cmrpa.blogspot.com​ | c​ mrp.argentina@gmail.com  
 
Historia de la devoción a la Santa Faz 
 
El Rostro de Dios 
en el Antiguo Testamento 
 
Ha  existido  siempre  en  el  hombre  el  deseo  de  ver  a  Dios  cara  a  cara,  conocer  su  rostro,  saber  cómo  es.  El 
antiguo testamento está plagado de citas referentes a este anhelo de que Dios “revele su rostro”.  
En  este  apartado  podremos  leer  y  meditar  con  algunas  de  estas  citas  bíblicas  que  nos  hablan  de  esta  súplica 
que  hacía  el  pueblo  de  Israel  pidiendo  contemplar  el  Rostro  de  Dios,  que  sabemos  que  nos  fue  revelado  en 
Jesús,  como  nos  dice  el  evangelista  san  Juan  (Juan  1,  18):  “Nadie ha visto jamás a Dios; el que lo ha revelado es 
el Hijo único, que está en el seno del Padre”.  
 
Por  esto,  este  deseo  de  ver  cómo  es  Dios,  cómo  es  su  rostro  se  nos 
revela  en  Jesús,  que  es  Dios  hecho  hombre,  es  el  Verbo  Eterno  que 
se  encarna  en  las  entrañas  virginales  de  María  para  revelar  el  amor 
infinito  que  Dios  tiene  por  el hombre, la misericordia de Él de venir 
a  abajarse  a  nuestra  naturaleza,  tomar  todo  lo  que  es  humano  para 
divinizarlo  y  redimir  al hombre de su pecado por su pasión y muerte 
en  la  Cruz,  liberándonos  del  yugo  del  pecado,  como  nos  dice  san 
Pablo:  “Ustedes  estaban  muertos  a  causa  de  sus  pecados  y  de  la 
incircuncisión  de  su  carne,  pero  Cristo  los  hizo  revivir  con  él, 
perdonando  todas  nuestras  faltas.  El  canceló el acta de condenación 
que  nos  era  contraria,  con  todas  sus  cláusulas, y la hizo desaparecer 
clavándola en la cruz” (Colosenses 2, 13-14). 
 
Como  nos  dice  el  papa  Benedicto  XVI  en  la  Audiencia  General  del 
16  de  enero  de  2013:  “En  todo  el  Antiguo  Testamento  está  muy 
presente  el  tema  de  la  «búsqueda  del  rostro  de  Dios»,  el  deseo  de 
conocer  este  rostro,  el  deseo  de  ver  a  Dios  como  es;  tanto  que  el 
término  hebreo  pānîm,  que  significa  «rostro»,  se  encuentra  400 
veces,  y  100  de  ellas  se  refieren  a Dios: 100 veces existe la referencia 
a  Dios,  se  quiere  ver  el  rostro  de  Dios. Sin embargo la religión judía prohíbe totalmente las imágenes porque a 
Dios  no  se le puede representar, como hacían en cambio los pueblos vecinos con la adoración de los ídolos. Por 
lo  tanto,  con  esta  prohibición  de  imágenes,  el  Antiguo  Testamento parece excluir totalmente el «ver» del culto 
y  de  la  piedad.  ¿Qué  significa,  entonces,  para  el  israelita  piadoso,  buscar  el  rostro  de  Dios,  sabiendo  que  no 
puede  existir  ninguna  imagen?  La  pregunta  es  importante:  por  una  parte se quiere decir que Dios no se puede 
reducir  a  un  objeto,  como  una  imagen  que  se  toma  en  la  mano,  pero  tampoco  se  puede  poner  una  cosa  en  el 
lugar  de  Dios.  Por  otra  parte,  sin  embargo,  se  afirma  que  Dios  tiene  un  rostro,  es  decir,  que  es  un  «Tú»  que 
puede  entrar  en  relación,  que  no  está  cerrado  en  su  Cielo  mirando  desde  lo  alto  a  la  humanidad.  Dios  está, 
ciertamente,  sobre  todas  las  cosas,  pero  se  dirige  a  nosotros,  nos  escucha,  nos  ve,  habla,  estipula  alianza,  es 
capaz  de  amar.  La  historia  de  la  salvación  es  la  historia  de  Dios  con  la  humanidad,  es  la  historia  de  esta 
relación con Dios que se revela progresivamente al hombre, que se da conocer a sí mismo, su rostro”. 
 
Algunos ejemplos del “rostro de Dios” en el Antiguo Testamento son los siguientes. 
“El  Señor  conversaba  con  Moisés  cara  a  cara,  como  lo  hace  un  hombre  con  su  amigo  (...)  Moisés  dijo:  «Por 
favor,  muéstrame  tu  gloria».  El  Señor  le  respondió:  «Yo  haré  pasar  junto  a  ti  toda  mi  bondad  y  pronunciaré 
delante  de  ti  el  nombre  del  Señor,  porque  yo  concedo  mi  favor a quien quiero concederlo y me compadezco de 
quien  quiero  compadecerme.  Pero  tú  no  puedes  ver  mi  rostro,  añadió,  porque  ningún  hombre  puede  verme y 
seguir  viviendo».  Luego  el  Señor  le  dijo:  «Aquí  a  mi  lado  tienes  un  lugar.  Tú  estarás  de  pie  sobre  la  roca,  y 
cuando  pase  mi gloria, yo te pondré en la hendidura de la roca y te cubriré con mi mano hasta que haya pasado. 
Después retiraré mi mano y tú verás mis espaldas. Pero nadie puede ver mi rostro». ” (​ Éxodo 33, 11 y 18-23) 
 
“El  Señor  dijo  a  Moisés:  Habla  en  estos términos a Aarón y a sus hijos: Así bendecirán a los israelitas. Ustedes 
les  dirán:  “Que  el  Señor  te  bendiga  y te proteja.  Que el Señor ​haga brillar su rostro sobre ti y muestre su gracia. 
Que  el  Señor  ​te  descubra  su  rostro  y  te  conceda  la  paz.  Que ellos invoquen mi Nombre sobre los israelitas, y yo 
los bendeciré”. (​ Números 6, 22-27). 
 
“¡Restáuranos, Dios de los ejércitos, que brille tu rostro y seremos salvados!” (​ Salmo 80, 4) 
 
“Señor,  escucha  mi  oración  y  llegue  a  ti  mi  clamor;  no  me  ocultes  tu rostro en el momento del peligro; inclina 
hacia mí tu oído, respóndeme pronto, cuando te invoco” (​ Salmo 102, 2​) 
 
Devoción en Oriente  
el Mandylion y el Rey Abgar de Edesa. 
 
  De  acuerdo  con  la  tradición  de  la  Iglesia,  el  rey  Abgar  V  de  Edesa  le  escribió  a 
Jesús  para  pedir  que  lo  visitara  y  lo  curara  de  la  lepra que padecía. Según se dice, 
Jesús  respondió  a  la  carta  diciendo  que  cuando  termine  su  misión  en  la  tierra 
enviará  a  un  apóstol  suyo  para  curarlo.  Aunque  en  esta  misiva  no  se  hace 
referencia  a  una  imagen  de  su  rostro,  una  tradición  que  se  cree  añadida después. 
La  tradición  incluye  además,  que  el  apóstol  san  Judas  Tadeo  fue  hacia  Edesea 
llevando  una  tela  con  la  que  Jesús  se  había  enjugado  el  rostro  y  gracias  a  ésta  el 
rey  se  curó  milagrosamente.  Este  “Mandylión”  (la  tela  usada  por  Jesús) 
desapareció  en  el año  609 y después fue llevada a Constantinopla, hacia la Capilla 
del  gran  Palacio.  Finalmente  desapareció  cuando  los  Cruzados  saquearon  la 
ciudad  en  el  1204  y  hasta  la  actualidad  no  se  ha  encontrado  ningún  documento 
que dé cuenta de su paradero actual.  
Cabe  destacar  que  la  devoción  a  la  Santa  Faz  de  Jesús  en Oriente no tiene origen 
“doloroso”,  como  veremos  más  adelante,  ya  que  en  esta  parte de mundo no existe tanta devoción por la Pasión 
de  Jesús  como  si  lo  hay  en  Occidente.  Su  origen  aquí  está  más  relacionado  con  Jesús  en  su  ministerio  de 
predicación y sanación. 
 

 
Devoción en Occidente  
Santa Verónica y la Pasión de Jesús. 
 
Es popularmente conocida en la cristiandad la leyenda de “la Verónica”, que según la tradición limpió el rostro 
de Jesús durante el camino hacia el Calvario, como se medita en la estación VI del Vía Crucis canónico de 14 
estaciones. La Verónica no se encuentra en ninguna de las narraciones de la Pasión de Jesús de los cuatro 
Evangelios, aunque sí figura en Evangelios apócrifos, en la tradición de la Iglesia y en las devociones 
populares, como también en los escritos de diversos santos y místicos de la Iglesia tales como la Venerable 
Marta Robin o la beata Ana Catalina Emmerich. Según ellas, Verónica se llamaba originalmente Serafia y 
luego se le cambió el nombre por Verónica, que significa “vero icon” es decir, verdadera imagen. 
Lo  que  sí  se  sabe  es  que  ha  quedado  la reliquia del rostro de Jesús impreso en ese lienzo con el que ella enjugó 
su  rostro.  Esta  leyenda  del  velo  se  origina  en  el  siglo  XII  y  ha  tenido  diversas 
variantes.  Una  dice  que  Verónica  le  entregó  un  lienzo  limpio a la Virgen para que 
secara  el  rostro  de  Jesús,  más  tarde  se  cambia  la  versión  a  que  fue  la  misma 
Verónica quien limpió su rostro.  
Es  en  el  siglo  XI  que  se  empieza  a popularizar la tradición de Verónica y por ende 
se  le  agrega  una  estación  al  Vía  Crucis  recordándola.  La  reliquia  del  velo  con  la 
imagen  de  la  Santa  Faz  estampada  se  encontraba  en  Roma  según el testimonio de 
Maillo en el siglo XII.  
 
En  el  1300,  con  ocasión  del  Año  Santo,  este  velo  se  convirtió  en  “mirabila  urbis”; 
maravilla  de  la  Ciudad  de  Roma,  y  los  peregrinos  pudieron  visitarla  en  la  Basílica 
de  San  Pedro.  De  esto  da  cuenta  el  gran  poeta  italiano,  Dante  Alighieri.  Desde 
entonces  se  ha  perdido  el  rastro  de  la  reliquia  hasta  1600  que  se  halló  en 
Manoppello  en  los Abruzos, Italia, y donde actualmente esta reliquia se encuentra. 
Está  en  un  Santuario  y  es  custodiada  por  los  Frailes  Menores  Capuchinos.  De 
acuerdo  al  padre  Heinrich  Pfeiffer,  jesuita,  éste  sería  el  velo  de  Verónica  original  (ya  que  existen  varias 
reliquias  que  afirman  serlo,  como  por  ejemplo:  la  Santa  Faz  de  Alicante  ó  la  de  Osa  de  la  Vega) y que ésta fue 
utilizada para ser copiada. Se trata de un lienzo de 17x24 centímetros y representa a un hombre sufriente.  
 
En  1997  se  realizaron  estudios  sobre  el  velo,  con  rayos  ultravioletas  descubriendo  que  la  tela  no  posee 
pigmentación  alguna,  es  decir,  que  no  es  una  pintura  ni  está  tejida  con  fibras  de  color.  También  se  ha 
comprobado  que  la  imagen  es  idéntica  de  un  lado  y  otro  del  manto.  Según  la  iconógrafa,  Hna.  Blandina 
Pascalis  Shlöemer  demostró  que  hay 10 puntos de coincidencias entre el rostro del Manoppello y la Síndone de 
Turín.  El  padre  Pfeiffer,  explica:  «​Cuando  los  diferentes  detalles  se  encuentran  reunidos  en  una  sola  imagen,  esta 
última  debe  haber  sido  el  modelo  de  todas  las  demás.  Todas  las  demás  pinturas  imitan  un  solo  modelo: la Verónica de 
Roma. Por este motivo, podemos concluir que el Velo de Manoppello no es más que el original de la Verónica de Roma​» 
 
La imagen más antigua de Jesús  
el Pantocrator de Santa Catalina 
 
La  imagen  más  antigua  de  Jesús,  según  se  conoce,  se  encuentra  en  el  Monasterio  de  Santa 
Catalina  del  Monte  Sinaí,  en  Egipto.  (ver  a  la  derecha)  A  las imágenes de origen bizantino y 
griego  en  las  que  se  representa  a  Jesús  glorioso  se  denomina  “Pantocrátor”,  que  significa 
“Rey  del  Universo”.  Esta  imagen  fue  pintada  en  el  siglo  VI.  Si uno lo observa se asombra de 
la  gran  semejanza  entre  este  ícono  y  el  rostro  del  Síndone  de  Turín.  Seguramente  se  haya 
basado  el  pintor  en  la  misma  para  hacer  ésta  imagen.  Dentro  del  mundo  ortodoxo  esta 
imagen  junto  al  ícono  de  Nuestra  Señora  de  la  Ternura  o  Virgen  de  Vladimir  es  el  más 
célebre.  
 
Sor María de San Pedro  
y la oración de la flecha de oro. 
 
En  el  Carmelo  de  Tours,  Jesús  y  María  se  le  revelaron  a  la  venerable  Sor  María  de  San  Pedro,  con  distintos 
mensajes pidiendo amor y reparación.  
Fue  el  11  de  octubre  de  1845  que  Jesús  le  dijo:  “​Busco  Verónicas  para  consolar  y  venerar  mi  Divina  Faz,  que  tiene 
pocos  adoradores​”  y  le  dictó  la  siguiente  oración:  ​“Padre  Eterno,  te  ofrezco  la Adorable Faz de tu Amado Hijo Jesús 
por el honor y la gloria de tu nombre, para la conversión de los pecadores y la salvación de los moribundos​”. 
Otros mensajes fueron:  
“​Con  la  piedra  preciosa  de  mi  santa  Humanidad,  que  es  mi  rostro  adorable,  ustedes 
obtendrán el Reino de los Cielos cuando quieran​” (22/10/1845)  
“​Si ustedes supieran qué agradable es a mi Padre la contemplación de mi Rostro​”.  
“​Esta  Faz  ultrajada  aparecerá  un  día  gloriosa  y  sus  enemigos  serán  aniquilados  para 
siempre.  los  demonios  serán  lanzados  a  las  tinieblas  y  la  Santa  Faz  reinará  sobre  la 
Tierra​” 
“​El  Tesoro  de  mi  Divino  Rostro  en  sí  mismo  posee  un  valor  tan  extraordinario  que  por 
medio de Él todos los asuntos de mi Casa se arreglan rápidamente​” 
“​Los  pecadores  son  arrebatados  de  este  mundo  y  son  arrojados  en  el  infierno  como  el 
polvo  que  es  arrastrado  por  la  furia  de  un  tornado.  ¡Tengan  piedad  de  sus  hermanos  y 
oren por ellos!​” 
También  a  sor  María  le  reveló  el  peligro  del  comunismo  para  la  sociedad  y  la 
Iglesia,  vale  decir  que  en  estos  tiempos  las  ideas  comunistas  eran  más  bien 
desconocidas,  el  nefasto  “manifiesto comunista” de Marx, donde se agruparán estas ideologías recién vio la luz 
en 1848. 
 
Fue en 1843 que Jesús le dijo: “​Quien contempla mi Rostro, me consuela​”. También reveló la “flecha de oro”; una 
oración de reparación y amor al Padre por medio de Jesús y es esta:  
“​Que el más santo, más sagrado, más adorable, más incomprensible e inefable Nombre de Dios sea por siempre alabado, 
bendecido, amado, adorado y glorificado, en el Cielo, en la tierra y bajo la tierra, por todas las criaturas de Dios y por el 
Sagrado Corazón de Nuestro Señor Jesucristo en el Santísimo Sacramento del Altar. Amén​” 
 
Jesús  le  reveló  una  serie  de  promesas  a  quienes  contemplaran, 
repararan y consolaran su Santa Faz, llena de dolor y agravios por los 
pecados  del  mundo  entero.  Hace un llamado especial a la reparación 
por  aquellos  que  no  aman  a  Dios  y  lo  ofenden  constantemente.  Las 
promesas son las siguientes: 
Promesas  dadas  a  Sor  María  de  San  Pedro,  en  favor  de  quienes 
honran Su Divino Rostro. 
 
1. Al  ofrecer  Mi  Rostro  a  Mi  Padre  Eterno,  nada  será  negado  y 
se obtendrá la conversión de muchos pecadores. 
2. Por  Mi  Divino  Rostro  se  harán milagros, se aplacará la ira de 
Dios y atraerá del Cielo Misericordia sobre los pecadores. 
3. Todos  aquellos  que  honren  Mi  Divino  Rostro  en  espíritu  de 
reparación,  realizarán,  al  hacerlo,  el  oficio  de  la  piadosa 
Verónica. 
4. Con  el  mismo  cuidado  que  tengan  en  hacer  reparación  a  Mi 
Rostro,  desfigurado  por  las  blasfemias,  cuidaré  de  sus  almas 
que han sido desfiguradas por el pecado. 
5. Volveré  Mi  Rostro,  es  el  Sello  de  la  Divinidad  que  tiene  la 
virtud de reproducir en las almas la Imagen de Dios. 
6. Quienes  defiendan  Mi  Causa  en  la  Obra  de  Reparación,  por  medio  de  palabras,  oraciones  o  escritos, 
especialmente Mis Sacerdotes, Yo los defenderé ante Mi Padre y les daré Mi Reino. 
7. Así  como  en  un  reino  puedes  procurar  todo  lo  que deseas a través de una moneda grabada con la efigie 
del  rey,  en  el  Reino  de  los  Cielos  obtendrás  todo  lo  que  desees  con  la  moneda  preciosa  de  Mi  Divino 
Rostro. 
8. Quienes  contemplen  en  la  Tierra  las  Heridas  de  Mi  Rostro,  en  el  Cielo  lo  contemplarán  radiante  de 
gloria. 
9. Recibirán en sus almas una irradiación brillante y constante de Mi Divinidad, que por su semejanza  
10. Mi Rostro los hará brillar en el Cielo con particular esplendor. 
11. Los defenderé, los preservaré y les aseguraré la Perseverancia Final. 
 
La Vera Effigies Sacri Vultus Domini Nostri Jesu Christi 
 
Cuando  en  1849 el beato Pío IX huyó de Roma para refugiarse en Gaeta, ya que 
peligraba  su  vida,  pidió  que  se  hicieran  oraciones  en  todas  las  iglesias 
romanas.  Para  este  fin,  en  la Basílica de San Pedro del Vaticano expusieron las 
tres  reliquias  de  la  Pasión  que  allí  se  conservan:  el  fragmento de la Vera Cruz, 
la  lanza  de  Longinos  con  la  que  traspasó  el  costado  de  Jesús y el velo de Santa 
Verónica. 
El  6  de  enero  de  1849,  solemnidad  de  la  Epifanía  del  Señor,  de  acuerdo  al 
testimonio  de  gran  cantidad  de  personas  y  con  la  confirmación  del  Notario 
Apostólico,  tuvo  lugar  un  gran  milagro,  un  suceso  extraordinario:  durante  la 
veneración  de  estas  tres  reliquias,  todos  los  que  estaban  presentes  vieron  que 
en  el  Velo  de  la Verónica se hacía muy clara la imagen del Rostro de Jesús, con 
la  apariencia  del  “varón  de  dolores”,  narrado  por  el  profeta  san  Isaías.  Al  no 
existir  en  aquellos  tiempos  la  fotografía,  se  pidió  a  un  artista,  Antonio 
Puccinelli que reprodujera dicha imagen en una litografía.  
 
Con  la  litografía  se  hicieron  por  muchos  años,  las  imágenes  de  la  Santa  Faz,  impresas  en  tela  y  tocadas  a  las 
tres  reliquias  de  la  Pasión  que  se  encuentran  en  la  Basílica  de  San  Pedro.  Estás  eran  enviadas  como  obsequio 
del  santo  Padre  a  quienes  las  pidieran  o  le  escribieran.  Esta  tradición  terminaría  cuando  se  descubriera  el 
rostro de Jesús de la Santa Síndone de Turín, varios años más tarde.  
 
Venerable Leo Dupont  
el Apóstol de Tours. 
 
Leo  Dupont  (1797-1873)  fue  un  laico  abogado  francés,  muy  piadoso,  que  luego  de  que  falleciera  su esposa y su 
hija  dedicó  su  vida  a  diferentes  emprendimientos  para  difundir  la  la  fe,  esto  fue  ya  que  su  corazón  fue 
traspasado  por  el  dolor  cuando  vio  la  condición  infeliz  a  la  que  los 
pueblos  franceses  se  habían  reducido  a  causa  de  la  ateísmo  de  la 
Revolución  Francesa.  Entre  ellos,  se  dedicó  a  ayudar  a  la 
reconstrucción  de  la  Basílica  de  San  Martín  de  Tours,  destruida 
después  de  la  revolución,  promovió  la Adoración Eucarística nocturna, 
la  cual  inició  gracias  a  él  en  Tours  en  febrero  de  1849,  y  sobre todo, se 
dedicó a la difusión de la devoción a la Santa Faz de Jesús. 
 
La  promoción  del  culto al Rostro de Jesús lo inició  después de conocer 
las  apariciones  y  mensajes  de  Jesús  a  sor  María  de  San  Pedro,  quien 
también  vivía  en  Tours.  Trabajó  junto  a  la  Priora  de  Carmelo  en  la 
difusión  de  esta  devoción,  cuando  en  un  primer  momento el Obispo lo 
autorizó.  Posteriormente  cambió  de  idea  y  prohibió  difundir  la 
devoción  en  las  formas  reveladas  privadamente  a  sor  María  de  San 
Pedro.  Frente  a  la  negativa,  permaneció  fiel  a  esta  devoción  querida 
por  Jesús  difundiendo  sin  hacer  referencia  a  las  visiones  de Sor María, 
durante 30 años.  
Una  priora  benedictina  de  Arras,  conociendo  las  revelaciones  de Jesús 
a  sor  María  de  San  Pedro le envía varias copias de la “Vera Effigies” de 
Roma, para el Carmelo de Tours y la priora le entrega una copia a Leo.  
Él  la  entroniza  en  su  casa  y  le  coloca  una  lámpara  de  aceite  que  ardía  día  y  noche  delante  de  ella.  Con  el 
tiempo,  muchas  personas  acudían  a  rezar  ante  la  imagen  y  muchos  enfermos  se  curaban  con  el  aceite 
milagroso  que  salía de la lámpara, como así también enfermos que le escribían pidiendo la sanación y enviaban 
cartas a Leo para pedir que intercediera ante la imagen. 
En  1851  Dupont  formó  la  "Archicofradía  de  la  Santa  Faz" en Tours. Fue él quien, con esta imagen expuesta en 
su  casa, mantuvo viva la devoción en Tours, ya que el Obispo no había permitido más la difusión de los escritos 
de  sor  María  de  San  Pedro  ni  las  oraciones  y  prácticas  piadosas  que  Jesús  le  pedía.  Fue  recién  cuando  Leo  se 
encontraba ya muy anciano y postrado en cama que el Obispo fue cambiado y levantó la prohibición.  
 
Para  profundizar  en  la  vida  de  este  gran  santo,  puede  leer  el  libro  “The  Holy Man of Tours​” de Dorothy Scallan 
(en inglés, rezamos por la pronta traducción de este libro al español y otras lenguas). 
 
Santa Teresita del Niño Jesús y de la Santa Faz 
y la devoción de la Santa Familia Martin 
 
Como  vimos  anteriormente,  el  centro  de  irradiación  de  la  devoción  a 
la  santa  Faz  se  encontraba  en  el  siglo  XIX  en  Tours,  gracias  a  Sor 
María  de  San  Pedro  y  al  venerable  Leo  Dupont.  San  Luis  Martin, 
padre  de  santa  Teresita  del  Niño  Jesús,  había  leído los escritos de sor 
María  de  san  Pedro  y tenía gran deseo de visitar en Tours la tumba de 
esta  monja  santa,  lo  cual  concretó  en  1890.  También  inscribió  a  toda 
su  familia  en  la  Cofradía  de  la  Santa  Faz  de  Tours.  De  esta  forma,  la 
devoción  quedó  muy  inculcada  en  los  corazones  de  sus  hijas,  ya  que 
Teresita  y  Celina  profesan  como  Carmelitas  Descalzas  años  después, 
añadiendo a sus nombres de profesión “ de la Santa Faz”.  
 
Santa  Teresita,  como  se  puede  leer  en  sus  escritos  y  ver  en  sus 
pinturas  o  diferentes  trabajos  manuales, expresaba una gran devoción 
por  el  adorable  Rostro  del  Salvador. Son muchas las casullas, cuadros, 
en su propio “escudo”, donde refleja la imagen de la santa Faz. Una de 
las hermanas de comunidad que la atendía en sus últimos días de vida, 
relata  que  en  la  enfermería  le  habían  colocado  una  imagen  de  la  santa  Faz  a  la  que  Teresita  le  tenía  gran 
devoción.  Entonces  ésta  le  dice:  “​¡Qué  bien  hizo  Nuestro  Señor  en  bajar  sus  ojos  al  ofrecernos  su retrato! Porque los 
ojos  son  el  espejo  del  alma  y  nosotras  hubiéramos  muerto  de  gozo  al  poder  entrever  su  alma.  ¡Qué  gracias  me  ha 
concedido  la  Santa  Faz  en  mi  vida!  Al  escribir  mi  Cántico  Vivir  de  Amor  me  ayudó  hasta  a  redactarle  con  suma 
facilidad.  Transcribí  de  memoria  durante  los  tres  cuartos  de  hora  de  silencio  por  la noche las quince estrofas que había 
rimado  durante  el  día.  Mi devoción, o hablando más exactamente mi piedad para con la Santa Faz está inspirada en las 
palabras  de  Isaías:  Le  falta  hermosura y esplendor,… le vimos y no tenía expresión… Despreciado y como el último de los 
hombres,  varón  de  dolores,  conocedor  de  la  enfermedad;  tenía 
la  Faz  semioculta  y  como  llena  de  vergüenza,  y  no  le  hemos 
apreciado.  Yo  también  no  deseo  tener  ni  fulgor  ni  hermosura… 
pisar yo sola las uvas en el lagar, vivir desconocida de todos​” 
 
Celina,  una  de  las  hermanas  de  sangre  de  Santa  Teresita, 
que  habiendo  profesado  en  el  Carmelo  tomó  el  nombre de 
Sor  Genoveva  de  la  Santa  Faz,  años  después  de  la  muerte 
de  la  santa recibió en 1902 milagrosamente la fotografía en 
negativo de Secondo Pía de la Síndone de Turín (tomada en 
1898)  .  Esta  hermana  en  la  Pascua  de  1904,  recibió  la 
inspiración  de  pintar  el rostro de Jesús basándose en dicha 
imagen.  Después  de  pedir  la  intercesión  de  su  santa 
hermana rápidamente hizo este cuadro.  
Éste  fue  llevado a Roma al papa San Pío X por un sacerdote a pedido de sor Genoveva. Al santo Padre le agradó 
muchísimo  la  imagen  y  le  entrega  para  la  religiosa  una  medalla  suya  en  bronce.  La  hermana,  al  recibir  la 
medalla  dijo:  “​Yo  no  presenté  mi  cuadro  en  ninguna  sala  de  exposición,  mas  he  aquí  que  el  mismo  Santo  Padre  es  el 
que se ha encargado de condecorarme​” 
 
El  Cardenal  Casimiro  Gennari  escribirá  al  abate  Eugenio  Prévost  la  siguiente  carta  fechada  el  4  de  junio  de 
1906:  “Reverendísimo  Señor:  He  expuesto  al  Santo  Padre,  en  la  audiencia  de  este  día,  el  proyecto  ideado  por 
Vuestra  Señoría  Reverendísima  con  miras  a  la  máxima  difusión  posible  de  la  imagen  de  la  Santa  Faz  de 
Nuestro  Señor  Jesucristo,  tal  y  como  el  Carmelo  de  Lisieux  ha  conseguido  diseñarla,  con  arte  inigualable, 
inspirándose  en  la  verdadera  imagen  del  Santo  Sudario.  Su  Santidad  –que  acepta  y  agradece  cordialmente  el 
envío  de  una  fotografía  de  esta  Santa  Faz-  aprueba  gustosamente 
vuestra empresa. 
A  la  verdad,  no  se  pueden  considerar  los  rasgos  y la expresión de esta 
adorable  figura  sin  sentirse  vivamente  emocionado  y  sin  que  en  el 
corazón  florezcan  sentimientos  de  compasión  y  amor.  Esta  imagen 
puede  ser  útil  a  toda  clase  de  personas,  ya  que  se  puede  considerar 
como  un  libro  de  meditación  sobre  la  Pasión  y  la  muerte  de  Nuestro 
Divino Redentor. 
Por  todo  esto,  confirmando  las  indulgencias ya concedidas y firmadas 
de  su  mano,  el  Santo  Padre  declara  de nuevo que a todos aquellos que 
mediten  algunos  instantes  delante  de  esta  imagen  en  la  Pasión  de 
Nuestro  Señor,  por  este  solo  hecho,  les  otorga  todas  las  indulgencias 
concedidas  por  los  Soberanos  Pontífices  a  la  Corona  de  las  cinco 
Llagas.  Igualmente,  Su  Santidad  desea  que  esta  imagen  se  distribuya 
por  todas  partes  y  que  se  la  venere  en  todas  las  familias  cristianas, 
recomendando  la  propagación  de  su  culto  de  manera  particular  a  los 
Reverendísimos  Obispos  y  a  todos  los  eclesiásticos,  y  bendiciendo 
muy especialmente a todos aquellos que sean sus propagadores”. 
 
Esta  imagen  realizada  por  sor  Genoveva  recibió  un  premio  en  marzo  de  1909  y  fue  grandemente  difundida en 
todo el mundo. Esta hermana falleció el 25 de febrero de 1959. 
 
Secondo Pía  
La fotografía de la Síndone de Turín 
 
Con  ocasión  de  la  boda  de  Vittorio  Emmanuele  III  y  la  princesa  Elena 
Petrovich-Niegos,  la  Casa  Real  de  Savoya,  que  era  propietaria  de  la 
Síndone  de  Turín,  quiso  darle  a  ésta  una  “solemnidad  religiosa”.  Fue 
entonces  que  la  reliquia  se  expuso  de  enero  a  junio  de  1898.  Fue  entonces 
cuando  Secondo  Pía,  un  fotógrafo  y  abogado  tomó fotografías de la misma 
en  unas  condiciones  poco  favorables, ya que tenía que estar a casi 8 metros 
de  la  reliquia  y con luces desequilibradas. Aún así, tomó las fotografías y el 
primer  descubrimiento  del  abogado  turinés  fue  que  la  imagen  en  realidad 
era  el  “negativo”  de  la  impresión  de  un  hombre  difunto:  En  efecto,  si  la 
imagen  aparecía  como  un  “perfecto  positivo”  el  objeto  no  podía  ser  otra 
cosa que un “perfecto negativo”. 
Esta  fotografía  sería  la  que  inspiraría  años  después  a  la  hermana  de  santa 
Teresita, sor Genoveva, a pintar el cuadro de la santa Faz. 
 
 
 
Beata Pierina Micheli  
Fiesta y Medalla de la Santa Faz 
 
“​Deseo que mi Rostro, el cual refleja la íntimas penas de mi alma, el dolor y el amor de mi Corazón, sea más honrado. 
Quien me contempla me consuela”  
 
Cuando  aún  solo  tenía  12  años,  la  beata  Pierina Micheli (1890-1945), Jesús le 
habló  durante  la  celebración  litúrgica  del  Viernes  Santo  de  1902,  en  el 
momento  en  que  se  venera  a  Jesús Crucificado le dijo: “​¿Nadie me da un beso 
de  amor  en  el  Rostro  para  reparar  el  beso  de  Judas?​”.  En  su  simplicidad,  pensó 
que  todos  habían  oido  aquella  voz,  pero  todos  seguían  besando  las  llagas de 
los pies de Jesús y no su rostro. Ella le dijo en su corazón: “​Yo te doy el beso de 
amor.  ¡oh  Jesús!  ten  paciencia​”  y  llegado  su  turno,  besó  con  todo  su  amor  el 
rostro de Jesús en la cruz.  
Ingresó  años  más  tarde  en  la  Congregación  de  las  Hijas  de  la  Inmaculada 
Concepción  de  Buenos Aires, fundada por la monja argentina, sierva de Dios 
Eufrasia  Iaconis.  Siendo  novicia,  en  la  adoración  Eucarística  del  Jueves  al 
Viernes  Santo  de  1915,  oye  la voz de Jesús desde el crucifijo que le dice que lo bese. Al hacerlo, en vez de sentir 
la estatua, siente un rostro humano.  
 
Más  adelante,  en  1936  Jesús  le  da  el  siguiente  mensaje:  “​Cada  vez  que se contemple mi Rostro, derramaré mi amor 
en  los  corazones  y  por  medio  de  mi  Santa  Faz  se  obtendrá  la  salvación  de  muchas  almas​”.  También  le  dice  en  otra 
ocasión:  “​Puede  ser  que  algunas almas teman que la devoción a mi Divino Rostro disminuya la de mi Sagrado Corazón. 
Diles  que  es  al  contrario,  esta  será  aumentada  y  completada.  Contemplando  mi  Rostro,  las  almas  participan  de  mis 
penas y sentirán el deseo de amar y reparar. ¿No es acaso esta la devoción a mi Corazón?​”  
 
Los  mensajes  se  intensifican  a  lo  largo  de  los  años.  Es en 1938 que se le aparece la Virgen María junto al altar, 
en sus manos llevaba un escapulario de dos piezas de tela de color blanco, unidas por un cordón. De un lado del 
escapulario  estaba  la  imagen  del  Rostro de Jesús, alrededor de él decía: ​“Ilumina Domine Voltum tuum super nos” 
(Ilumina,  Señor,  tu  Rostro  sobre  nosotros)  y  del  otro  lado  una  Hostia  rodeada  de  rayos  y  con  la  frase:  “​Mane 
nobiscum  Domine​”  (Quédate  con nosotros, Señor). La Virgen se acerca y le dice: “​Escucha bien y dile a tu confesor: 
este  Escapulario  es  un  arma  de  defensa,  un  escudo  de  fortaleza,  una  prueba  de  la  misericordia  que  Jesús  quiere  dar  al 
mundo  en  estos  tiempos de sensualidad y de odio hacia Dios 
y  la  Iglesia.  Los verdaderos apóstoles son pocos, es necesario 
un  remedio  divino  y  este  remedio  es  el  Divino  Rostro  de 
Jesús.  Todos  los  que  lleven  este  Escapulario  y  hagan,  si  es 
posible, todos los martes, una visita al Santísimo Sacramento 
para  reparar  los  ultrajes  que  recibió  el  Divino  Rostro  de 
Jesús  durante  la  Pasión  y  que  recibe  diariamente  en  la 
Eucaristía,  serán  fortalecidos  por  la  fe,  prontos a defenderla 
y  a  superar  todas  las  dificultades  internas  y  externas. 
Además  tendrán  una  muerte  serena  bajo  la  mirada  amable 
de  mi  Divino  Hijo​”  En  ese  momento  se  aparece  Jesús 
sangrante  y  con  tristeza. Le dice: “​¿Ves cómo sufro? Y sin 
embargo  soy  comprendido  por  poquísimos.  ¡Cuántas  ingratitudes  de  aquellos  que  dicen  amarme!  He  dado  mi  Corazón 
como  objeto  sensibilísimo  de  mi  gran  amor  por  los  hombres  y  doy  mi  Rostro  como  objeto  sensible  de  mi  dolor  por  los 
pecados  de  los  hombres.  Quiero  que  sea  honrado  con  una  fiesta  particular,  el  martes  previo  al  Miércoles  de  Ceniza. 
Fiesta  que  será  precedida  por  una  novena  en  que  todos  los  fieles  reparen  conmigo,  uniéndose  a  la  participación  en  mi 
dolor​”  
 
En 1939 nuevamente Jesús le dice: “​Quiero que mi rostro sea honrado de un modo particular el martes”​.  
Madre  Pierina  no  consigue  hacer  escapularios  de  la  Santa  Faz  sino  medallas,  como  la  conocemos  en  la 
actualidad.  Para  consolarla,  la  Virgen  se  le  aparece  y  le  dice:  “​Hija  mía,  tranquilízate,  porque  el  escapulario 
quedará  suplido  por  la  medalla,  con  las  mismas  promesas  y  favores…  Solo  hace  falta  difundirla  más.  Ahora  anhelo  la 
fiesta del Santo Rostro de mi Divino Hijo, díselo al Papa pues tanto me apremia​”, la bendijo y se fue.  
La  medalla  de  la  Santa  Faz  recuerda  las  palabras  de  Jesús  a  sor  María  de  San  Pedro,  cuando  en  una  de  las 
promesas  le  dice:  “​Así  como  en  un  reino  puedes  procurar  todo  lo  que  deseas  a  través  de  una  moneda  grabada  con  la 
efigie  del  rey,  en  el  Reino  de  los  Cielos  obtendrás  todo  lo  que  desees  con  la 
moneda preciosa de Mi Divino Rostro​”. 
 
Algunos  otros  textos  de  la  beata  Madre  Pierina  para  reflexionar  sobre  la 
devoción:  en  1920,  la  Madre  Pierina  se  encontraba  en  Buenos  Aires, 
Argentina.  Ella  relata:  “Tenía  una  gran  amargura  en  el  corazón.  Fuí  a  la 
Iglesia  y  prorrumpí  en  llanto  lamentándome  con  Jesús.  Se me presentó con 
el  Rostro  ensangrentado  y  con  una  expresión  de  dolor  tal  que  conmoverá a 
cualquiera.  Con  una  ternura  que  jamás  olvidaré  me  dijo:  “​Y  yo,  ¿qué  he 
hecho?​”  Comprendí…  y  a  partir  de  ese  día  el  Divino  Rostro  se  convirtió  en 
mi  libro  de  meditación,  la  puerta  de  entrada  a  su  Corazón…  De  tanto  en 
tanto,  en  los  años  siguientes  se  me  aparecía  ya  triste,  ya  ensangrentado, 
comunicándome  sus  penas  y  pidiéndome  reparación  y  sufrimientos, 
llamándome a inmolarme ocultamente por la salvación de las almas” 
 
En  1942,  relata:  “Anoche  en  la  Capilla  le  dije  a  Jesús:  “Jesús  quiero  ser  tu  gloria  y  tu  alegría”.  Y  Jesús  me 
respondió. “​Ven. Te necesito. Hoy he buscado el gozo en tantos corazones y me fue negado​”. 
“Dime, Jesús, ¿Qué debo hacer para suplir los rechazos que tuviste?” Jesús, envuelto en ternura, me respondió: 
“​¿Quieres gozar las dulzuras de la unión conmigo o sentir la pena de mi corazón por los pecados de los hombres?​”. 
“Lo que Tú quieras, Jesús”. Y mi alma instantáneamente participó del dolor de su 
corazón,  dolor  imposible  de  traducir  en  palabras.  Jamás,  como  en  ese  instante, 
comprendí  qué  cosa  era  el  pecado…  “Oh,  Jesús!  Que  no  te  ofenda  yo  jamás… 
repara  por  mí,  por  los  otros,  como quieras… ¡Tómame todo!” Cuando volví en mí, 
se  había  cumplido  el  tiempo  y  me  dispuse  a  retirarme.  Entonces  Jesús  me  dijo: 
“​¡Quédate  un  poco  más  conmigo!  ¡Ya  me  dejas  solo…!​”.  Al  responderle  yo  que  había 
pasado  el  tiempo  que  me  indicara  mi  director  espiritual,  su  Rostro  se  iluminó. 
“​He aquí mi gloria! ¡La obediencia!​”. 
 
Santa Faustina Kowalska  
y el Rostro de Jesús 
 
Según  estudios  científicos  la  imagen  original  de  la  Divina  Misericordia,  pintada 
por  Emilio  Kazimirowski  según  las  indicaciones  de  Santa  Faustina,  ambas 
imágenes  tienen  las  mismas  dimensiones  faciales  y  corporales,  como lo indica el 
gráfico  de  la  izquierda,  tomado  de  un  programa  de  EWTN.  Jesús  habló  a  santa 
Faustina de esta pintura, y ella lo dejó escrito en su Diario (#326):  
“​Una vez Jesús me dijo: “Mi mirada en esta imagen es igual a la mirada en la Cruz​”  
 
Además,  Sor  Faustina  relata  varias  veces  sobre  la  mirada  de Jesús y su Santa Faz 
en el diario, Jesús le revela su rostro en varias oportunidades.  
“​Después de un momento, en mi celda se hizo luz y en la cortina vi el rostro muy 
dolorido del Señor Jesús. Había llagas abiertas en todo el rostro y dos grandes lágrimas 
caían en la sobrecama. Sin saber lo que todo eso significaba, pregunte a Jesús: Jesús, 
¿Quién te ha causado tanto dolor? Y Jesús contestó: Tú Me vas a herir dolorosamente si 
sales de este convento. Te llamé aquí y no a otro lugar y te tengo preparadas muchas 
gracias. Pedí perdón al Señor Jesús e inmediatamente cambié la decisión que había tomado​” (Diario #18)  
 
Jesús  le  revela  sus  sufrimientos  y  su  dolor  revelandole  su  santa  Faz,  para  decirnos  cuánto  sufre  y  ama  a  la 
humanidad en revelaciones a Sor Faustina.  
“​Vi el rostro martirizado de Jesús. De Pronto Jesús me dijo estas palabras: Te esperé para compartir contigo el 
sufrimiento, ya que ¿Quién puede comprender Mis sufrimientos mejor que Mi esposa?​” (Diario, #348)  
“​Al acercarse el momento de la Santa Comunión, vi en el cáliz, en cada Hostia el Rostro doliente de Jesús​” (Diario, 
#413)  
“​Vi el rostro del Señor Jesús en la Santa Hostia que estaba expuesta en la custodia; Jesús miraba amablemente a todos​” 
(Diario, #433)  
 
Beata Concepción Cabrera de Armida 
La identificación total con el Rostro del Señor 
 
La beata mexicana Concepción Cabrera de Armida (1862-1937), laica, esposa, 
madre de nueve hijos, mística y apóstol, como fue definida en su 
beatificación en 2019, si bien no se caracterizó específicamente en la 
difusión de la devoción a la santa Faz en las formas que aquí contemplamos, 
si vivió en espíritu esta devoción. Ella tenía una gran devoción por la Cruz, la 
reparación de las ofensas que recibía el Señor, una gran adoración por Cristo 
en el Santísimo Sacramento y una identificación total en los sufrimientos de 
Cristo. 
Fue por esta última nota de su espiritualidad personal, que según se narra en 
su biografía “Diario espiritual de una Madre de familia”, del padre dominico 
Marie-Michel Philipon, ocurrió un suceso sobrenatural. Narra ella en su 
propio diario espiritual: “"Me dijo Jesús: 'Como Yo estoy en mi Padre y soy 
uno con Él, así quiero que tú estés y seas conmigo. Quiero que seas un espejo 
purísimo en donde se reproduzca la imagen de tu Jesús crucificado; como estoy en la cruz, así me quiero 
reflejar en ti; sólo préstate para tomar mi imagen, y como estoy Yo, así quiero que estés tú: coronada, azotada, 
clavada, desolada, traspasada, desamparada... Medita una a una todas estas cosas y sé mi retrato vivo, para que 
mi Padre se complazca en ti y derrame gracias sobre los pecadores" (Diario T. 5, p. 109, abril 6, 1895).  
 
Durante sus últimos años, Concepción estuvo fuertemente marcada por la cruz, el sufrimiento, el dolor y el 
abandono. Jesús que constantemente le hablaba, empezó a dejar de darle mensajes y para ella empezó un 
camino de mucha soledad y sufrimiento interior y corporal.  
Narra el p. Marie-Michel en la biografía sobre el momento de su muerte: “Para ella, su Jesús tan amado había 
desaparecido totalmente: "Es como si nunca nos hubiéramos conocido", repetía a sus íntimos. 
Dos de sus hijos, Ignacio y Salvador, sostenían cada uno un brazo de su madre para facilitar la respiración. 
"Hubiérase dicho que era un Cristo en agonía sobre la Cruz". Al grado que en el momento mismo de la muerte 
se produjo un fenómeno extraño, que atestiguaron firmemente los presentes: sus hijos y el P. José G. Treviño, 
M.Sp.S., confirmado además por los otros testigos. Un fenómeno se produjo en la muerte de Conchita, 
imprimiendo en ella el sello de Dios sobre su vocación y su misión de Iglesia, síntesis concreta y 
desconcertante de la espiritualidad de la Cruz: se vio cómo se transformaban las facciones de Conchita: ya no 
era un rostro de mujer, sino el Rostro del Crucificado”. 
 
Cuadro de Bette Myers 
el Rostro del Señor 
Ella  misma  nos  relata  su  testimonio  del  cuadro  que  pintó  del  Santo  Rostro de Jesús: “Era 1974 cuando tuve un 
ataque  cardíaco  masivo,  el  doctor  dijo  que  yo  morí,  literalmente.  Sin  embargo  les  puedo  decir  que, 
honestamente,  la  muerte  es  hermosa.  Fui  a  través de una intensamente brillante luz celestial. Mis ojos estaban 
muy  abiertos  y  la  calidez  pasó  a  través  de  mí.  No  tuve  dolor  ni 
preocupaciones.  ¡Realmente  amé ese momento! De repente una figura vino 
a  ubicarse  frente  mío,  no  tuve  la  menor  duda,  ¡supe  de  inmediato  que  era 
Jesús!  Él  me  habló  de  un  modo  amoroso  con Su maravillosa voz. Tú tienes 
que  volver,  me  repitió  tres  veces,  porque  yo  me  resistía.  Vuelve  y  pinta  tu 
obra maestra.  
Inmediatamente  mis  ojos  se  abrieron  al  dolor  de  la  vida. Mi doctor estaba 
golpeando  en  mi  pecho,  la  habitación  estaba  llena  de  personal  médico. 
Todos  estaban  excitados  y me decían que yo no quería vivir. Yo les dije, oh 
sí  que  quiero,  he  regresado  a  hacer  mi  obra  maestra.  Esto  ocurrió  en  el 
pequeño  pueblo  de  Bonners  Ferry,  en Idaho. Conocía a todo el mundo allí. 
Diez  años  después,  después  de  haber  completado  muchas  pinturas,  La 
Obra  Maestra  se  formó  en  mis  manos  frente  a  una  importante  Presidenta 
de  un  banco  de  Arizona.  Ella  quería  verme  pintar  un  retrato,  y  vino  a  mi 
casa  con  solo  dos  horas  y  media  para  dedicarme.  Saqué  una  pieza  de  tela 
de  seis  por  doce  pulgadas  y  comencé  un  retrato  parcial.  En  ese  momento 
entré  en  trance  (como  nunca  había  ocurrido  antes  y  como  nunca  volvió  a 
ocurrir)  y  Jesús  se  formó  en  un  lapso  de  dos  horas  y  quince  minutos.  ¡Un 
milagro!  Nunca  podría  yo  haber  completado  la  Obra  Maestra  tan  rápido  sin  error  alguno.  La  mujer  me  dijo, 
esto  es  un  milagro.  Charles  “Chuck”  Reed,  mi  hijo,  es  mi  crítico  favorito  cuando  se refiere a pintura. Yo tenía 
el  cuadro  colgado  en  la  pared.  Se  detuvo  estático,  caminó  hacia  atrás,  luego hacia delante, y no pudo criticarle 
absolutamente  nada.  Me  dijo  con  lágrimas  en  los  ojos,  mamá,  esto es una obra maestra. En ese momento supe 
que  había  cumplido  la  misión  que  Jesús  me había dado. Me sentí muy débil y pensé si ahora finalmente podría 
ser  llevada  a  casa.  Me  di  cuenta  que  Jesús  quiere  mostrarnos  Su  Gloriosa  imagen,  a  todos.  Estoy  agradecida a 
quienes me ayudan a difundir esta obra maestra”  
 
Otros testimonios 
sobre esta devoción 
 
San  Padre  Pío  de  Pietrelcina,  ​el  famoso  franciscano  capuchino  místico  (1887-1965)  tenía  una  gran  devoción 
por  el  Rostro  de  Jesús.  Él  mismo  se  identificó  con  Cristo  sufriente gracias al don de los estigmas que recibió y 
llevó  en  su  cuerpo  durante  50  años.  Una  vez  alguien  le  preguntó  cuál  era  su 
devoción  predilecta,  y  él  dijo  en  voz  baja  y  con  emoción:  “​La  mirada  de  Jesús​”.  Esta 
afirmación  se  verifica  ya  que  hay  dos  episodios  que  narran  algunos  testigos.  Por 
ejemplo, a propósito de la medalla de la santa Faz revelada a  la beata Madre Pierina 
de  Micheli,  san  Pío  decía:  “¡​Esta  medalla  es  el  pasaporte  para  ir  al  Cielo!​”.  También 
revela  el  siervo  de  Dios  Domenico  da  Cese,  franciscano  capuchino,  que  la  última 
bilocación  del  Padre  Pío  fue,  24  horas  antes  de  fallecer,  al  Santuario  del  Divino 
Rostro  donde  se  conserva  la  reliquia  del  velo  de  santa  Verónica  en  Manoppello,  a 
200 kilómetros de San Giovanni Rotondo.  
En  una  reflexión  sobre  la  agonía  de  Jesús  en  Getsemaní,  san  Pío  escribía:  “Jesús 
parece  estar  en  el  extremo  del  sufrimiento:  está  postrado  con  su  Rostro  en  el  suelo 
ante  la  majestad  del  Padre.  EL  Sagrado  Rostro  de  aquel  que  vive  en  la  visión 
beatífica  de  la  Gloria  Divina  otorgada  a los Ángeles y Santos del Cielo, yace desfigurado en el suelo. ¡Dios mío! 
Mi  Jesús,  ¿no  eres  tú  el  Dios  de  Cielos  y  tierra,  igual  en  naturaleza  al Padre, que te humillas hasta el punto de 
perder la apariencia humana? Todo esto para reparar y expiar mi soberbia, te inclinas así ante el Padre” 
 
El  rabino  ortodoxo,  ​Jean  Marie  Elie  Setbon​,  quien  aún  hoy  en  día  vive,  después  de  un  largo  proceso  de 
encuentros  con  Cristo  en  diferentes  formas  y  hechos  concretos,  como  podrán  leer  en  el  libro  “De  la  kipá  a  la 
Cruz”,  tuvo  un  golpe  de  gracia  definitivo  que  lo  impulsó  a  decidirse  enteramente  por  Cristo.  Luego  de  tantas 
deliberaciones  en su cabeza, Cristo mismo se le revela gracias a su Santa Faz. Esto fue gracias a un milagro que 
pudo  presenciar  él  mismo  en  la  soledad  de  un  oratorio  donde estaba expuesta la imagen del Divino Rostro. De 
acuerdo  a  su  propio  testimonio,  esta  imagen  de  Jesús  le  abrió  los  ojos  dos  veces,  como  él  mismo  lo  narra: 
“Entonces  sus  ojos  se  abren  de  nuevo.  Y  en  ese  momento  preciso,  ¡viene  la  iluminación!  Me  veo  vascular 
totalmente.  ¡Es  un  vuelco  completo!  ¡Por fin! Por increíble que pueda parecer, en un instante, estoy dispuesto a 
echar  la  Ley  judía  a la papelera. Ya no quiero comer kosher. ¡Es el golpe de gracia! Yo, judío ortodoxo, testifico 
que  sin  esta  Gracia,  nunca  hubiese  podido  abandonar  la  práctica  de  la  Ley.  Comprendo  muy  bien  lo  que  san 
Pablo debió vivir en su carne”. 
 
En  nuestros  tiempos,  ​Jesús  se  sigue  revelando  a  través  de  diferentes  personas  pidiendo  que  se  difunda  la 
devoción  a  su  Santa  Faz,  en  los  modos  anteriormente  vistos,  como  él  mismo  le  pidió  a  Madre  Pierina  o  a  Sor 
María  de  San  Pedro. Es importante difundir esta devoción: las oraciones, la adoración eucarística los martes, el 
uso de la medalla de la Santa Faz y sobre todo, el espíritu de amor y reparación a su santo Rostro. 
 
Catequesis de Benedicto XVI 
“Jesús nos muestra el Rostro de Dios” 
 
En  este  apartado  queremos  compartir  algunas  citas  textuales  de  las 
palabras  del  papa  Benedicto  XVI  en  una  catequesis  en  que  nos  habla 
sobre  Jesús  y  la  revelación  que  Él  nos  hace  del  verdadero  rostro  del 
Padre. Corresponde a la Audiencia General del 16 de enero de 2013. 
 
“El  Antiguo  Testamento  nos  narra  cómo  Dios,  después  de  la  creación,  a 
pesar  del  pecado  original,  a  pesar  de  la  arrogancia  del  hombre de querer 
ocupar  el  lugar  de  su  Creador,  ofrece  de  nuevo  la  posibilidad  de  su 
amistad,  sobre  todo  a  través  de  la alianza con Abrahán y el camino de un 
pequeño  pueblo,  el  pueblo  de  Israel,  que  Él  eligió  no  con  criterios  de 
poder  terreno,  sino  sencillamente  por  amor.  Es  una  elección  que  sigue 
siendo  un  misterio  y  revela  el  estilo de Dios, que llama a algunos no para 
excluir  a  otros,  sino  para  que  hagan  de  puente  para  conducir  a  Él: 
elección  es  siempre  elección  para  el  otro.  En  la  historia  del  pueblo  de 
Israel  podemos  volver  a  recorrer  las  etapas  de  un  largo  camino en el que 
Dios  se  da  a  conocer,  se  revela,  entra  en  la  historia  con  palabras  y  con 
acciones.  Para  esta  obra  Él  se  sirve de mediadores —como Moisés, los Profetas, los Jueces— que comunican al 
pueblo  su  voluntad,  recuerdan  la  exigencia  de  fidelidad  a  la  alianza  y  mantienen  viva  la  esperanza  de  la 
realización plena y definitiva de las promesas divinas” (...)  
 
“Jesús  no  nos  dice  algo  sobre  Dios,  no  habla  simplemente  del Padre, sino que es revelación de Dios, porque es 
Dios,  y  nos  revela  de  este  modo  el  rostro  de  Dios.  San  Juan,  en  el  Prólogo  de  su  Evangelio,  escribe:  «A  Dios 
nadie lo ha visto jamás: Dios unigénito, que está en el seno del Padre, es quien lo ha revelado» (Jn 1, 18). 
 
Quisiera  detenerme  en  este  «revelar  el  rostro  de  Dios».  Al  respecto,  san  Juan,  en  su  Evangelio,  nos  relata  un 
hecho  significativo  que  acabamos  de  escuchar.  Acercándose  la  Pasión,  Jesús  tranquiliza  a  sus  discípulos 
invitándoles  a  no  temer  y  a  tener  fe;  luego  entabla  un  diálogo  con  ellos,  donde  habla  de  Dios  Padre  (cf.  Jn  14, 
2-9).  En  cierto  momento,  el  apóstol  Felipe  pide  a  Jesús:  «Señor,  muéstranos  al  Padre  y  nos  basta»  (Jn  14,  8). 
Felipe  es  muy  práctico  y  concreto,  dice también lo que nosotros queremos decir: «queremos ver, muéstranos al 
Padre»,  pide  «ver»  al  Padre,  ver  su  rostro.  La  respuesta  de  Jesús  es respuesta no sólo para Felipe, sino también 
para  nosotros,  y  nos  introduce  en  el  corazón  de  la  fe  cristológica.  El  Señor  afirma: «Quien me ha visto a mí ha 
visto  al  Padre»  (Jn  14,  9).  En  esta  expresión  se  encierra  sintéticamente  la  novedad  del  Nuevo  Testamento,  la 
novedad  que  apareció  en  la  gruta  de  Belén:  Dios  se  puede  ver,  Dios  manifestó  su  rostro,  es  visible  en 
Jesucristo” 
 
Devocionario 
 
Oración  de  la  flecha  de  oro  (Jesús  dijo  a  sor  María  de  San  Pedro sobre esta oración: “​Esta flecha de oro 
punzará Mi Corazón deleitosamente, y sanarán las heridas causadas por las blasfemias​”) 
 
Que  el  más  Santo,  más  Sagrado,  más  Adorable,  más  Incomprensible  e  Inefable  Nombre  de  Dios  sea 
por  siempre  alabado,  bendecido,  amado,  adorado  y  glorificado,  en  el  Cielo,  en  la  Tierra  y  bajo  la 
tierra,  por  todas  las  criaturas  de  Dios  y  por  el  Sagrado  Corazón  de  Nuestro  Señor  Jesucristo  en  el 
Santísimo Sacramento del Altar. Amén 
 
Oración de ofrecimiento de la Santa Faz al Padre  
Padre  Todopoderoso  y  Eterno,  puesto  que  Nuestro  Divino  Salvador  se  ha  complacido  en  revelar  a  la 
humanidad  en  tiempos  modernos  el  poder  que  reside  en  Su 
Divino  Rostro,  acudimos  a  este  Tesoro  en  nuestra  gran 
necesidad.  Puesto  que  Nuestro  Salvador  mismo  prometió que al 
ofrecerte  Su  Divino  Rostro,  desfigurado  en  la  Pasión,  Él  nos 
procurará  lo  necesario  para  nuestros  hogares  y  que  nada  nos 
será negado, ahora nos presentamos delante de Tu Trono. 
 
Padre  Eterno,  aparta  Tu  mirada  de  ira  de  nuestro  pueblo 
culpable,  cuyo  rostro  se  ha  vuelto repugnante ante Tus Ojos. En 
vez  de  ello,  mira  el  Rostro  de  Tu  Hijo  amado,  porque  es  el 
Rostro de Aquél en quien Tú Te complaces. Ahora Te ofrecemos 
Su  Divino  Rostro  cubierto  de  Sangre,  sudor,  polvo,  saliva  y 
vergüenza  en  reparación  de  los  peores  pecados  de  nuestro 
tiempo  que  son  el  ateísmo,  la  blasfemia  y  la  profanación de Tus 
días  santos.  De  este  modo  esperamos  apaciguar  Tu  Justa  Ira 
provocada contra nosotros. 
 
El  Abogado  Todo  Misericordioso  abre  Sus  labios  para  implorar 
por  nuestra  causa.  ¡Oh,  Dios!,  escucha  Sus  lamentos,  mira  Sus 
Lágrimas,  y  por  los  Méritos  de  Su  Divino  Rostro,  escúchalo  cuando  intercede  por  nosotros, 
miserables pecadores. 
 
Letanía de la Santa Faz​ escrita por sor María de San Pedro. 
Oración  inicial:  ​¡Yo  te  saludo,  te  adoro  y  te  amo,  oh  Rostro  adorable  de  Jesús,  mi  Amado,  noble  Sello 
de  la  Divinidad!  Ultrajado  de  nuevo  por  los  blasfemos,  Te  ofrezco,  por  medio  del  Corazón  de  Tu 
Santísima  Madre,  la  adoración  de  todos  los  Ángeles y Santos, con la humilde súplica de que repares y 
renueves en mí y en todos los hombres Tu Imagen desfigurada por el pecado. 
 
¡Oh,  Rostro  Adorable!,  que  fuiste  adorado  con  profundo  respeto  por  María  y  José  cuando  Te  vieron 
por primera vez, t​ en misericordia de nosotros. ​(se repite a cada invocación siguiente) 
 
¡Oh,  Rostro  Adorable!,  que  en  el  establo  de  Belén  llenaste  de  alegría,  a  los Ángeles, los pastores y los 
magos, 
 
¡Oh,  Rostro  Adorable!, que en el Templo traspasaste con un dardo de amor, al santo anciano Simeón y 
a la profetisa Ana, 
 
¡Oh,  Rostro  adorable!,  que  llenaste  de  admiración  a  los  Doctores  de  la  Ley  cuando  apareciste  en  el 
Templo a la edad de doce años, 
 
¡Oh, Rostro adorable!, que posees la belleza siempre antigua y siempre nueva, 
 
¡Oh,  Rostro  adorable!,  que  eres  la  obra  maestra  del  Espíritu  Santo,  en  el  que  el  Padre  Eterno  se 
complace, 
 
¡Oh,  Rostro  adorable!,  que  eres  el  espejo  inefable  de  las 
perfecciones divinas, 
 
¡Oh,  Rostro  adorable!,  brillante  como  el  sol  y  radiante  de 
gloria en el Monte Tabor, 
 
¡Oh,  Rostro  adorable!,  que lloraste y Te afligiste ante la tumba 
de Lázaro, 
 
¡Oh,  Rostro  adorable!,  que  Te  entristeciste  al  ver  Jerusalén  y 
derramaste lágrimas sobre esa ciudad ingrata, 
 
¡Oh,  Rostro  adorable!,  que  Te  inclinaste  hasta  el  suelo  en  el 
Huerto  de  los  Olivos  y  Te  cubriste  de  confusión  por  nuestros 
pecados, 
 
¡Oh, Rostro adorable!, cubierto del sudor de sangre, 
 
¡Oh,  Rostro  adorable!,  que  con  Tu  divina  mirada  heriste  el  corazón  de  San  Pedro  con  un  dardo  de 
dolor y de amor, 
 
¡Oh,  Rostro  adorable!,  que  fuiste  golpeado  por  un  siervo  vil,  cubierto  con  un  velo  de  vergüenza  y 
profanado por las manos sacrílegas de Tus enemigos, 
 
¡Oh, Rostro adorable!, lavado y ungido por María y las santas mujeres y cubierto con una sábana, 
 
¡Oh, Rostro adorable!, resplandeciente de gloria y belleza el día de la Resurrección, 
 
¡Oh, Rostro adorable!, que Te ocultas en la Eucaristía, 
 
¡Oh, Rostro adorable!, que aparecerás al final de los tiempos en las nubes con gran poder y majestad, 
 
¡Oh, Rostro adorable!, que harás temblar a los pecadores, 
 
¡Oh, Rostro adorable!, que regocijarás a los justos por toda la eternidad, 
 
¡Oh, Rostro adorable!, que mereces toda nuestra reverencia, nuestro homenaje y adoración, 
 
Se repite tres veces:​ ¡Oh, Señor, muéstranos Tu Rostro y seremos salvados!  
 
Oremos: ​Sé misericordioso con nosotros, ¡oh Dios! No desprecies nuestras oraciones cuando, en medio 
de  nuestras  aflicciones,  clamamos  Tu  Santo  Nombre  y  buscamos  con  amor  y  confianza  Tu  Rostro 
adorable. 
 
Jaculatorias 
1) Yo  te  saludo,  te  adoro  y  te  amo,  oh  adorable  Faz  de  mi  Jesús  bienamado,  noble  sello  de  la 
divinidad. Yo me uno a ti con toda la fuerza de mi alma y te ruego humildemente que imprimas 
en mí todos los rasgos de tu Divina Imagen. Amén 
2) Ilumina, Señor, tu rostro sobre nosotros. 
3) Muéstranos, Señor, tu Rostro y quedaremos salvados. 
4) Mi alma tiene sed de ti, Señor, ¿cuándo volveré a ver tu Rostro? 
5) Busco tu Rostro, Señor. 
 
Breves oraciones de Reparación y Petición 
 
I. Oh  Señor  Jesucristo,  al  presentarnos  ante  Tu  adorable  Rostro 
para  pedirte  a  Ti  las  gracias  que  más  necesitamos,  Te  rogamos,  por 
sobre  todo,  nos  concedas  la  disposición  interior  para  nunca  dejar  de 
hacer  en  ningún  momento  lo  que  Tu  requieres  de  nosotros  con  Tus 
santos mandamientos y divinas inspiraciones. Amén.  
 
II. Oh  Bondadoso  Jesús,  que  has  dicho  "Pide  y  recibirás,  busca  y 
encontrarás,  golpea  y  se  abrirá  para  ti,"  concédenos, Oh Señor, esa fe 
que  lo  obtiene  todo  o  provéenos  de  lo  que  carecemos;  concédenos,  a 
través del puro efecto de Tu caridad y por Tu gloria eterna, las gracias 
que  necesitamos  y  las  que  buscamos  en  Tu  infinita  misericordia. 
Amén.  
 
III. Sé  misericordioso  con  nosotros,  Oh  mi  Dios  y  no  rechaces 
nuestras  oraciones,  cuando  en  medio  de  nuestras  aflicciones, 
rogamos  a  Tu  Santo  Nombre  y  buscamos  con  amor  y  confianza  Tu 
adorable Rostro. Amén.  
 
IV. Oh  Todopoderoso  y  Eterno  Dios,  mira  el  Rostro  de  Tu  Hijo  Jesús.  Te  lo presentamos a Ti con 
confianza,  para  implorar  Tu  perdón.  El  Defensor  Misericordioso  abre  la  boca  para  pedir  por 
nuestra  causa;  escucha  su  llanto,  observa  sus  lágrimas,  Oh  Dios,  y  a  través  de  sus  infinitos 
méritos escúchalo a Él cuando intercede por nosotros pobres pecadores miserables. Amén.  
 
V. Adorable  Rostro  de  mi  Jesús,  mi  único  amor,  mi  luz  y  mi  vida, permíteme conocerte, amarte y 
servirte sólo a Ti, que yo pueda vivir Contigo, de Ti, a través de Ti y para Ti. Amén.  
 
VI. Eterno  Padre,  a  Ti  te  ofrezco  el  adorable  Rostro  de  Tu  Amado  Hijo  por  el  honor y la gloria de 
Tu Nombre, por la conversión de los pecadores y por la salvación de los moribundos.  
 
VII. Oh  Divino  Jesús,  a  través  de  Tu  Rostro  y  Nombre,  sálvanos.  ¡Nuestra  esperanza  está  en  la 
virtud de Tu Santo Nombre!  
 
VIII. Te adoro, oh Jesús mío, hijo de Dios vivo y de María Virgen, que por mi amor diste la vida en el 
ara  de  la  cruz.  A  ti  me  consagro  con  todo  mi corazón, suplicando humildemente que te dignes 
imprimir en mi alma la imagen de tu Rostro adorable. Amén. 
 
IX. ¡Oh  Padre  Eterno!  Mira  la  Faz  de  tu  Cristo  y  por  sus  méritos  infinitos concédeme un ardiente 
deseo  de  reparar  las  injurias  hechas  a  tu Divina Majestad y la gracia que deseo obtener en esta 
novena. Amén. 
 
Novena  a  la  Santa  Faz  Se  repiten  las  mismas  oraciones  los  nueve  días.  Para  rezarla  previa  a  la  fiesta  de  la 
Santa  Faz  se  debe  iniciar  el  anteúltimo  domingo  del  tiempo  ordinario 
previo a la Cuaresma. 
 
Oración  inicial​:  Oh  Santo  Rostro  ultrajado  por  nosotros,  No  te 
acuerdes  más  de  los  fallos  de  la  tierra, No te acuerdes más, De tu 
último  grito  un  día  en  el  Calvario  Acuérdate,  acuérdate  Jesús, 
Acuérdate, acuérdate, oh Rostro de Jesús.  
 
¡Oh!  amabilísimo  Jesús,  que  quisiste  sufrir  tanto  en  Tu  Santo 
Rostro,  por  nuestro  amor,  vuélvenos  a  mirar  benignamente  e 
imprime  en  nuestros  corazones  Tu  divina  semblanza,  para  que 
nuestra alegría sea sufrir por Ti. G ​ loria al Padre...  
 
¡Oh!  dulcísimo  Jesús,  que  en  Tu Rostro divino has sido golpeado, 
maltratado,  humillado  por  nuestro  amor,  haz  que  el  desprecio  y 
la humillación sean nuestra porción predilecta. ​ Gloria al Padre...  
 
¡Oh!  manso  Jesús,  que  en  Tu  Divino Rostro sudaste sangre por nuestro amor, concédenos la gracia de 
sufrir por tu amor y así volver a ser mirados por Ti. ​Gloria al Padre...  
 
Oración  final:  ​¡Oh! Santo Rostro de Jesús, mientras esperamos el feliz día de poderte contemplar en la 
gloria  del  Paraíso, queremos procurarte tanta gloria y deleitar Tu mirada divina. Tu mirada velada sea 
nuestro  paraíso  aquí  en  la  tierra,  las  lágrimas  que  lo  velan  las recogeremos para salvar tantas almas e 
inflamar los corazones con Tu amor. Amén.  
 
Consagración a la Santa Faz  
¡Oh  Faz  amabilísima  de  Jesús!;  Aquí  vengo,  atraído  por  tu  dulce  mirada,  que  como  divino  imán, 
arrebata mi corazón aunque pobre y pecador! ¡Oh Jesús!, quisiera enjugar tu adorable Faz y consolarte 
de  las  injurias  y olvido de los pecadores. ¡Oh Rostro hermosísimo!, las lágrimas que brotan de tus ojos 
me  parecen  diamantes,  que  quiero  recoger  para  comprar  con  ellos  las  almas  de  mis  hermanos.  ¡Oh 
amado  Jesús!,  si  yo  tuviera  el  amor  de  todos  los  corazones,  todo  sería  para  Ti.  Envía,  Señor,  almas, 
sobre  todo  almas  de  apóstoles  y  de mártires para abrasar en tu amor a la multitud de los desgraciados 
pecadores.  ¡Oh  adorable  Jesús!,  mientras  aguardo  el  día  eterno  en  que  contemplaré  tu gloria infinita, 
mi  único  deseo  es  venerar  tu  Faz  santísima,  a la cual consagro desde ahora para siempre mi alma con 
sus  potencias  y  mi  cuerpo  con  sus sentidos. ¡Oh mi Jesús!, haz que tu Rostro lastimado sea aquí abajo 
mi encanto y mi cielo.  
 
Oración de la mañana 
Divino  Corazón  de  Jesús,  por  medio  del  Inmaculado  Corazón  de  María,  yo  me  ofrezco  a  Dios  Padre 
unido  a  ti  en  el  Santo  Sacrificio  del  Altar  con  mis  oraciones,  trabajos,  alegrías,  sufrimientos  y  todas 
las  actividades  que  realice  en  el  día  de  hoy  en  reparación  de  todos  los  pecados  cometidos  contra  el 
Divino Rostro de Jesús y para que venga a nosotros tu Reino. 
Te  suplico  también,  Señor,  por  el  Santo  Padre,  los  Obispos  y 
Sacerdotes, sus intenciones y santificación.  
Sagrado Corazón de Jesús, en vos confío. 
María, Madre mía, ruega por nosotros. 
Ilumina, Señor, tu Rostro sobre nosotros y seremos salvados. 
 
Oración de la noche  
Oh  Dios  omnipotente  y  misericordioso, concede, te pedimos, 
que  cuantos  veneramos  la  Faz  de  tu  Cristo,  desfigurada en la 
Pasión  a  causa  de  nuestros  pecados,  merezcamos 
contemplarla  eternamente  en  el  resplandor  de  la  gloria 
celestial.  Concédenos  tu  santo  descanso  en  la  gracia  de  tu 
Nombre,  para  que  aún  durmiendo  podamos  reparar  las 
ofensas  cometidas  contra  el  Rostro  de  tu  Divino  Hijo  Jesús 
en el Santísimo Sacramento del Altar.  
¡Santa  Faz  de  Jesús,  muéstrate  a  nosotros,  se  dispersen  tus 
enemigos y huyan de tu presencia los que te odian!  
María de la Santa Faz, ruega por nosotros. 
 
Coronilla de la Santa Faz de Jesús 
Consta de 33 cuentas, con seis misterios de cinco cuentas cada uno y tres cuentas separadas.  
 
Al  inicio  de  cada  misterio  se  dice:  ​“Padre  eterno,  te  ofrezco  el  Rostro  de  tu  Hijo  Jesús,  con  todos  sus 
sufrimientos en reparación de nuestros pecados y los del mundo entero”. 
 
Luego  se  repite  cinco  veces  la  oración  de  la  “flecha  de  oro”:  “​Que  el  más  Santo,  más  Sagrado,  más 
Adorable,  más  Incomprensible  e  Inefable  Nombre  de  Dios  sea  por  siempre  alabado,  bendecido,  amado, 
adorado  y  glorificado,  en  el  Cielo, en la Tierra y bajo la tierra, por todas las criaturas de Dios y por el Sagrado 
Corazón de Nuestro Señor Jesucristo en el Santísimo Sacramento del Altar. Amén​”  
 
Una  vez  finalizado  los  seis  misterios,  se  repite  tres  veces:  “​Sé  misericordioso  con nosotros, Oh mi Dios y 
no  rechaces  nuestras  oraciones,  cuando  en  medio  de  nuestras  aflicciones,  rogamos  a  Tu  Santo  Nombre  y 
buscamos con amor y confianza Tu adorable Rostro. Amén​”.  
 
Oración escrita por el Venerable Leo Dupont 
Oh  Adorable  Rostro  de  mi Jesús, tan misericordiosamente inclinado hacia nosotros desde el Árbol de 
la  Cruz,  en  el  día  de  tu  Pasión,  ofrecido  por  la  salvación  de  toda  la  humanidad,  como  entonces, 
inclínate  ahora  misericordiosamente  hacia  nosotros,  pobres  pecadores,  échanos  una  mirada  de 
compasión para nosotros y abrázanos con el beso de tu paz. Amén. 
 
Oración de ofrecimiento de la Santa Faz al Eterno Padre 
¡Todopoderoso y eterno Padre! Que enviaste a nuestro Divino Salvador para revelar a la humanidad en 
estos  tiempos  el  poder  de  su  Santa  Faz,  ahora  queremos  valernos  de  este  tesoro  en  nuestras 
necesidades,  ya  que  el  mismo  Jesús  nos  prometió  que  al  ofrecer  su  santo  Rostro  desfigurado  en  la 
Pasión  podremos  alcanzar  la  solución  para  todo, y que nada se nos negará a través de Él delante de tu 
Trono.  
Padre  eterno, no mires nuestras culpas, que han hecho desagradables nuestros rostros a tus ojos, mira 
mejor  la  Santa  Faz  de  tu  Hijo  Amadísimo,  este  es  el  Rostro  en  que  tú  tienes  tu  complacencia.  Te 
ofrecemos  su  santa  Faz  cubierta  de  sangre,  sudor,  polvo,  saliva  y  vergüenza,  en  reparación  por  los 
peores  crímenes  de nuestros tiempos, el ateísmo, la blasfemia, la profanación de tu Santo Día. De esta 
forma, queremos apaciguar tu santa y justa ira, provocada por nosotros.  
Éste  Abogado  misericordioso  abre  su  boca  para  defender  su  causa,  escucha  los  gritos,  sus  lágrimas, 
oh  Dios,  a  través  de  los méritos de su Santa Faz, oye lo que Él mismo te pide por nosotros, miserables 
pecadores. Amén. 
 
ORACIONES A LOS SANTOS DE LA SANTA FAZ 
 
Oración para pedir gracias por intercesión de la beata Madre Pierina de Micheli 
Dios  Uno  y  Trino, Padre, Hijo y Espíritu Santo que hiciste brillar los dones de tu gracia en la humilde 
beata  Madre  Pierina  De  Micheli,  llamándola  a  tu  servicio,  para  que  en  el  silencio  y  en  la  obediencia 
fuera  la  consoladora  del  Divino  Crucificado  y  la  misionera  de  la  Santa  Faz de Jesús, haz que también 
nosotros sigamos con gozo el camino de la caridad, para gloria tuya y bien del prójimo. 
Por  los  méritos  de la Beata María Pierina de Micheli, y por su intercesión, concédenos las gracias que 
confiadamente  te  pedimos,  a  fin  de  que  se  manifiesten  para  nuestro  ejemplo  y  consuelo, las heroicas 
virtudes que ella practicó. Amén 
 
Comunicar  gracias  recibidas  a  la  Congregación  de  las  Hijas  de  la  Inmaculada  Concepción  de  Buenos  Aires, 
https://www.fic.org.ar/  
 
Oración para pedir gracias por intercesión del Venerable Leo Dupont 
Señor  Jesús,  que  por  la  devoción  a  tu  Santa  Faz,  has  distribuido  tantos  favores  en  los  cuerpos  y  las 
almas en la casa y gracias a la oración de tu Siervo, León Dupont, tú que lo has hecho admirable por la 
viveza  de  su  Fe  y  su  gran  espíritu  de  reparación,  acuérdate  de  nosotros  para  que  pronto,  por  la 
autoridad  de  la  Iglesia  podemos  invocarlo  como  beato,  para que nosotros podamos desarrollar por su 
veneración,  el  espíritu  de  apostolado  entre  los  hombres  y  entre  todos  los  fieles,  el  amor  y  la 
reparación.  También  te  pedimos  por  su  intercesión  y  si  es  tu  voluntad,  el  favor  que  te  imploramos… 
(decirlo). Amén. 
 
Comunicar gracias recibidas a la Arquidiócesis de Tours​: h ​ ttp://diocesedetours.catholique.fr/  
 
Oración para pedir gracias por intercesión de Sor María de San Pedro 
Oh  Jesús,  por  tu  Amor  y  Misericordia,  te  pido  que  escuches  mi  oración  por  intercesión  de  tu  sierva 
fiel,  sor  María  de  San  Pedro,  quien  buscó  siempre  consolar  y  dar  a  conocer  tu  Santa  Faz  al  mundo 
entero. Amén. 
Sor María de San Pedro, ruega por nosotros. 
 
Oración para pedir gracias por intercesión de la beata Concepción Cabrera de Armida 
Padre  misericordioso,  te  damos  gracias  por  haber  regalado  la  Espiritualidad  de  la  Cruz  a  tu  Iglesia, 
por  medio  de  la  beata Concepción Cabrera, esposa y madre de familia. Por su intercesión, concédeme 
la  gracia  de...(nuestras  peticiones)...a  fin  de  que  esta  laica,  mística  y  apóstol,  sea  contada  entre  tus 
santos. 
 
Que  su  ejemplo  sirva  de  estímulo  a  quienes  formamos  la  Iglesia,  para  que,  dóciles  al  Espíritu  Santo, 
colaboremos con Jesucristo en la salvación del mundo. Amén. 
 
Comunicar  gracias  recibidas  a  la  Congregación  de  las  Religiosas  de  la  Cruz  del  Sagrado  Corazón  de  Jesús 
https://religiosasdelacruz.wordpress.com/ 
 
 
 
FUENTES UTILIZADAS PARA ESCRIBIR ESTE LIBRO: 
● “El Libro del Pueblo de Dios. La Biblia”. T​ raducción argentina de la Biblia, autorizada por el Vaticano. 
● Santa Sede, el Vaticano.  
● Sitio web de la Fundación “La Santa Faz” de Buenos Aires - Argentina 
● Libro “Diario espiritual de una madre de familia” (​Marie-Michel Philipon, O.P.) 
● Sitio web “Reina del Cielo” 
● Sitio web “Apariciones de Jesús y María” 
● Sitio web de las Hijas de la Inmaculada Concepción de Buenos Aires 
● Sitio web de las Siervas de los Corazones Traspasados de Jesús y María 
● Libro “The Holy Man of Tours: The Life of Leo Dupont (1797‑1876)”​ de Dorothy Scallan 
● Sitio web de “The Holy Face” 
● Libro “De la kipá a la Cruz”​ de Jean Marie Elie Setbon (Editorial RIALP) 
 
Rogamos  que  por  favor para contactarse con nosotros, escriban un correo electrónico a ​cmrp.argentina@gmail.com 
¡Muchas gracias!