Está en la página 1de 1

¿Dónde encontramos la verdadera suerte?

Base Bíblica: Salmo 16:1, 5.


Introducción:
Hoy día abundan en todos los lugares personas que depositan toda su confianza en los juegos
de azar, en las apuestas, en el juego, en la búsqueda de solidez económica y reconocimiento,
su suerte. Sin embargo están equivocados. Nuestra verdadera suerte proviene de Dios. Él es
quien convierte las condiciones difíciles en verdadera bendición si decidimos confiar en Su
poder.
I.- Dios es nuestra mayor posesión (v. 5 a).
1.- Si tenemos a Dios dentro de nosotros, lo tenemos todo (v. 5 a).
a.- No es la lotería nuestra mayor posesión.
b.- No es la fama ni la solidez económica.
c.- No lo son el juego y las apuestas.
2.- Si Dios es quien ocupa el primer lugar, seremos bendecidos física y materialmente (v. 5
a).
II.- Dios es nuestra verdadera suerte (v. 5 b).
1.- Nuestra suerte no depende de los demás ni de las circunstancias (v. 5 b).
2.- Nuestra suerte depende de Dios (v. 5 b).
III.- Si Dios es nuestra suerte, cualquier situación será una bendición (v. 6).
1.- Todo aquello que parece sumamente difícil se convertirá en bendición (v. 6 a).
2.- Dios nos asegura que todos los planes y proyectos serán bendecidos (v. 6 b).
Conclusión:
Es probable que ahora mismo atraviese por una situación difícil que ni siquiera alcanza a
comprender en su verdadera dimensión. Considera que no hay salida al laberinto. Sin
embargo, haga un alto en el camino. Vuelva su mirada a Dios. Él puede transformar las
circunstancias y convertir en bendición aquello que considera motivo de desgracia. Hoy es el
día para emprender de nuevo el camino. No se detenga... Tomados de la mano del Señor
Jesucristo hay victoria.