Está en la página 1de 12

Daniel Ribas Villalobos B05194

Arte líquido y cuerpos abyectos, los retratos desnudos de Lucían Freud 1

En el año 2007 el reconocido sociólogo Zigmunt Bauman, a quien se le acuña el


concepto modernidad líquida, público un ensayo titulado Arte, muerte y posmodernidad;1
en el cual expone algunos aspectos sobre la manera en que conceptos, como vida, muerte e
inmortalidad se relacionan con la producción artística. Bauman presentó esta relación a
través de diferentes periodos históricos, para el autor en el arte moderno, la obra se
inmortalizaba de forma retrospectiva, y en tanto era capaz de seguir evocando emociones
en aquellos que les observan.2 Siguiendo esta línea de pensamiento, en el presente trabajo
de ensayo se pretende abordar el contenido y las representaciones de los retratos desnudos
del pintor Lucían Freud en comparación a las imágenes y las memorias vinculadas al
Holocausto del pueblo judío durante la Segunda Guerra Mundial.

El asesinato sistemático personas judías en los campos de concentración alemanes,


representa uno de los acontecimientos catastróficos con mayor carga traumática en la
historia de la cultura occidental del siglo XX. Algunos artistas e intelectuales como como
Jean-Luc Godard, al referirse al peso cultural de este acontecimiento, señaló que todas las
imágenes creadas luego de 1945, hablan o se posicionan de alguna forma frente al
Holocausto.3 De esta forma se toman los retratos desnudos de Freud como toma de posición
frente este acontecimiento, fuese esa la intención o no del pintor. En este ensayo la
comparación se aborda inicialmente desde la relación entre la obra y el evento, desde la
historia familiar del artista. Posteriormente se analiza y se compara a partir del concepto de
abyección en las imágenes del Holocausto y en los retratos desnudos de Freud. Finalmente
se postula que en la obra del pintor se encuentra un intento por liberar la muerte y el
descanso, de la abyección y el trauma que le conectan al Holocausto en la memoria y en la
esfera de la cultura pública occidental.

El vínculo entre la historia de vida Lucian Freud y el holocausto se observa desde


sus primeros años de vida. Freud nació en Berlín en 1922, posteriormente con 10 años y
frente al ascenso del nazismo, este huyó junto con su familia nuclear y otros miembros de
su familia extensa, a Londres en 1932. Uno de los familiares que también escapó de la

1 Bauman. 2007.
2 Bauman. 2007. 18
3 Martín. 2008. 17
2

Alemania nazi, fue su abuelo, el padre del psicoanálisis Sigmund Freud, con quien el pintor
señaló que mantuvo una relación de cercanía. De acuerdo a Jerry Espinoza si bien es cierto
el padre del psicoanálisis no trata de forma directa el nazismo, ni la llegada de Adolf Hitler
al poder en Alemania, en sus textos se puede observar la preocupación por el clima de
tensión y guerra de la época, así como la preocupación por la intensidad que tomaba el
antisemitismo en Alemania y otras partes de Europa. 4 Para Espinoza el clima de la época se
percibe en textos como El malestar en la cultura, en donde el médico lamenta que las
expectativas de la vida humana se reduzcan a evadir el sufrimiento; el cual se encontraba
estrechamente ligado a las demandas de la cultura sobre los sujetos, pues entre mayor
fuesen las exigencias culturales, mayores eran las posibilidades de infelicidad. También en
un intercambio con Albert Einstein, el psicoanalista, consideraba imposible que los
conflictos entre sujetos se resolvieran siempre de forma pacífica, debido a que la pulsión de
muerte tenía un peso importante en la estructura psíquica de las personas.5

Sigmund Freud falleció en 1939, resulta difícil imaginar a un abuelo hablando en


estos términos y sobre estos temas a su nieto infante, sin embargo, sus textos e
interpretaciones de la cultura, permiten acercarse al clima de la época a la que fue expuesto
Lucian, aunque fuese durante un periodo reducido de su vida. Por otra parte, la historia de
la familia Freud estuvo atravesada por el Holocausto y la Segunda Guerra Mundial más allá
de los exilios; varios miembros de la familia murieron en campos de concentración. De las
5 hermanas de Sigmund, 4 murieron en estos campos; Rosa murió en Auschwitz, Dolfi y
Paula en Treblinka y Mitzi en Theresienstadt. Fuera de las vivencias particulares de la
familia Freud, el Holocausto fue una experiencia colectiva que afecto de manera directa e
indirecta a una gran parte de la población principalmente del “mundo occidental”, además
con la caída del Eje, y el descubrimiento de la “Solución Final”, circularon imágenes y
fotografías desde la prensa que permitieron crear representaciones de lo que aconteció en
estos campos de exterminio.

Silvia Vetö magister en psicoanálisis de la Universidad de París, ha investigado la


obra de autores que desde han utilizado el concepto de trauma histórico, para comprender y

4 Espinoza. 2009. 77
5 Espinoza. 2009. 79
3

analizar el Holocausto como elemento de la cultura y la memoria occidental. 6 Vetö señala


como desde el psicoanálisis se han elaborado 2 formas distintas de conceptualizar y
caracterizar los eventos traumáticos. Primero se encontrarían aquellos traumas vinculados a
experiencias de abuso sexual, y segundo aquellos que son causados por acontecimientos
catastróficos o accidentales, en donde lo que prima es el exceso de violencia. De acuerdo a
la autora el trauma es provocado en la vida anímica por un estímulo excesivo, un estímulo
que penetra en la consciencia de forma violenta por lo que no puede ser contenido o
tramitado por las vías psíquicas usuales lo que produce el trastorno. 7 Los acontecimientos
traumáticos serían aquellos que sobrepasan los marcos ideológicos y discursivos que
permiten crear sentido en una determinada época histórica.8

Para Vetö el Holocausto fue un acontecimiento que sobrepasó las capacidades de


interpretación y análisis de su época, que superaba las categorías de conceptualización y
representación. Siguiendo la propuesta los planteamientos de Hannah Arendt y de Georges
Didi-Huberman, la autora señala que el aparato burocrático del nazismo que realizó el
asesinato sistemático, funcionó como una maquinaria de traumatización, cuyo objetivo era
romper con cualquier capacidad de resistencia y reacción en sus enemigos y sus víctimas,
también tuvo como fin hacerlo impensable o inimaginable para que evitar que se pudiese
articular una memoria sobre tal acontecimiento.9

Parte del contenido traumático vertido en este acontecimiento hace que algunos
autores hablen de este como si fuese algo irrepresentable10, sin embargo pesar de la puesta
en marcha de los mecanismos para evitar la elaboración de una historia desde la perspectiva
de las víctimas, la existencia de diferentes fuentes ha permitido la elaboración de una
historia construida a partir de estas experiencias, dichas fuentes son por un lado los relatos
y los testimonios de quienes sobrevivieron y presenciaron lo que sucedió en los campos de
concentración y por otro lado las fotografía e imágenes de tipo documental que registraron
fragmentos de lo que en estos lugares ocurría. Desde del análisis de historias de vida, a

6 Vetö. 2011. 127


7 Vetö. 2011. 131
8 Vetö. 2011. 132
9 Vetö. 2011. 142
10 Martín. 2008. 13
4

partir de los relatos se puede conocer la forma en que los sujetos experimentan y perciben
diferentes eventos, también se puede reconstruir la historia de estos eventos.

Respecto a las imágenes de la Shoah, Luis Martín critica la noción de


“irrepresentabilidad” del Holocausto, Marín señala como esta noción se basa en la idea de
que la imagen de ficción, está lejos de la experiencia en sí, del horror real del exterminio.
Sin embargo, que otro tipo de imágenes, si lograron registrar dicho horror. Estas imágenes
de carácter documentales tuvieron orígenes diversos, entre estos se encuentra el afán de la
burocracia nacionalsocialista por crear registros de sus actividades, incluyendo lo que se
realizaba dentro de los campos de concentración, la fotografías servían para identificar a los
detenidos o crear ilustraciones para los experimentos médicos. La mayor parte de esta
documentación fue destruida luego de la derrota de los nazis, sin embargo, dentro de este
conjunto de fotografías se conservó el Álbum de Auschwitz, en el cual se registraba el
proceso en que los detenidos llegaban al campo de concentración y eran enviados a las
cámaras de gas.11

Las imágenes del álbum contrastan con las imágenes que se popularizaron en la
posguerra través de la prensa. Fueron las fotografías de cadáveres apilados, 12 y cuerpos
esqueléticos,13 las que recibieron mayor atención, debido a la espectacularidad y al morbo
que causaban. Estas imágenes además operaron en sintonía con el relato en el cual las
víctimas de las cámaras de gas, eran únicamente personas enfermas o con alguna
discapacidad, que no les permitía trabajar; esto dio paso a que se construyera una
representación errónea del exterminio, y se omitiera que la mayor parte de quienes
fallecieron en las cámaras de gas, estaban en condiciones saludables. 14

La categoría de abyección puede ser útil para acercarse y abordar las imágenes de la
Shoah, ya el holocausto, Claudia Mandel considera esta categoría como una herramienta
analítica para comprender algunas producciones visuales en el marco del arte
contemporáneo, Mandel siguiendo los postulados de Julia Kristeva señala que la abyección
refiere a los procesos de formación de identidad en los cuales se fijan los límites entre el
11 Martín. 2008. 18
12 Ver anexo 1 y 2.
13 Ver anexo 3, 4 y 5.
14 Martín. 2008. 21
5

sujeto y el mundo exterior. Este proceso estaría vinculado a las fases oral, anal y genital,
por lo tanto, en el afán por crear identidad aquellas sustancias que se producen en el cuerpo
pero que dejan de ser parte de este, se convierten en objetos de rechazo, repulsión y
abyección, aunque de forman simultanea también reflejan una pérdida. En lo abyecto se
encuentra el duelo de la perdida y el rechazo, lo que produce perturbaciones en las ficciones
de identidad, en el orden y en las narrativas personales, y sociales; por lo tanto, lo abyecto
15
no obedece las normas ni límites, lo que le caracteriza como inmoral. Para Kristeva la
definición por excelencia de lo abyecto son los cadáveres, pues estos refieren a la ruptura
con el límite, a la pérdida de lo humano, de esta forma el cadáver es el cuerpo que se
abyecta que deja de ser humano.16

Por sí mismo el acontecimiento de la Shoah genera abyección, lo que algunos


autores interpretan como la imposibilidad de representación, hace referencia a la distancia
que se toma frente este evento, a partir del rechazo y la repulsión al mismo. También se
acerca a lo abyecto porque en él se observa una violencia excesiva, traumática, que se
encuentra fuera de las normas y los limites incluso en los tiempos de guerra. Las imágenes
del holocausto también en su contenido retratan cuerpos abyectos, cuerpos convertidos en
desechos, despojados de su humanidad, las imágenes retratan el proceso de abyección de
toda una comunidad. Los cadáveres apilados y los cuerpos de personas desnutridas, así
como las personas que aparecen en el Álbum de Auschwitz, representan cuerpos abyectos,
cuerpos fuera del sistema y de la norma, que por lo tanto de acuerdo al régimen nazi debían
ser eliminados.

Los retratos desnudos de Freud

P69. Resumen. En la mirada al retrato desnudo nace la conciencia de una entidad personal
y de su espacio corporal, también promueve la significación cultural o simbólica del cuerpo
y del sujeto. Con esto afirmamos la eficiacio de los actos performativos dentro el arte y la
cultura visual. Si lo abyecto surge del rechazo o la expulsión, de la distención entre sujeto y
objeto, el otro es un objeto entonces? Un objeto retratado pero rechazado?? En que se
diferencia una mierda, del otro??

15 Mandel. 2013. 8
16 Mandel. 2013. 9
6

P70.

En cualquiera de sus retratos-desnudos se observa como se represeta con detalle las


manchas e irritaciones en la piel, la estructura ósea y las venas debajo del cuerpo del
modelo. Los modelos de Freud no se sitúan en las impagenes establecidas como los cuerpos
canónicos; con ellos se presciden de la temática alegórica para representar la figura humana
desnuda, Freud retrata cuerpos con fecha de caducidad, retrata cuerpos efirmeros,
perecedero, sobre los que el peso del tiempo deja marcas y huellas. Freud toma un modelo
de carne y hueso tan patético que resulta liberador, de las ideas preconcebidas sobre la
belleza espuria de sensiblería que caracteriza la iconografía del cuerpo desnudo en la
historia del arte occidental.

Durante sus primeros trabajos destaa la precisión en el dibujo, el seguimiento de los


principiso de observacióny producción académicos, pero en 1954, Freud abandona el
dibujo para abonar en la pintura y desarrollar aspectos gestuales de esta, de la pintura
directa. Elaborando mezcla de los pigmentos sobre el lienzo, empastes, texturas y
volúmenes formados con la pincelada. (texturas que asemejan la textura de la piel, los
poros, y orificios, las manchas y los rasgos de la piel).

P71. El oleo le permitio con precisión resolver las texturas que buscaba al principio. Así en
sus retratos desnudos, se oberva como representa las manchas e irritaciones de la piel, la
estructura osea y las venas, en el cuerpo del modelo, todo esto desde el pincel. Lo que
antes eran imagene detalladas con pinceles finps, se convierte en imágenes resueltas a
grandes rasgos y de un aspecto descuidado, pero con mucho detalle, a partir de la pintura
aplicada directamente sobre la tela. La pintura se convierte en modelado en vez de ser
simple coloración de la tela. El gesto del pincel se descubre como uina extensión del tacto,
como si con este se tocara la forma del cuerpo, al tiempo que la descubre. Desde 1968
Freud produjo retratos-desnudos, consideraba que la desnudez añade información a la
lógica del retrato, puesto que todo retrato consiste en una simbolización del sujeto. El
retrato pretende las miradas de las otras personas, y genera un acto de visión afectivo,
intersubjetivo e intencionado. El retrao desnudo define una función o finalidad, representar
a una persona por ella misma, no por sus atributos, ni por sus actos, ni por las relaciones en
7

las que participa. El retrato desnuda es la persona sola consigo misma. Estas obras genera
empatía, son realistas y crudas. Los cuerpos reflejan tedio, cansacio, reflejan humanidad.

El espectador reacionado ante los cuerpos vulnerados por la desnudez. Los cuerpos o los
cadáveres desnudos de las victimas de los campos de concentración, la desnudes como
indicador de vulnerabilidad. Circulaciónde imágenes de los campos de concentración en el
contexto eurpeo, de las posguerra. Imágenes de las colonias. El descubrimientos de los
cuerpos desnudos y agrietados o lastimados, las mutilaciones, ver en el cuerpo todo
aquellos que no se debe ver. Una revelación forzada, que se repite en la desnudez.El
compromiso hacia la presencia vuolnerable, Freud presencio o vivio en el momento de la
segunda guerra mundial. El retrato desnudo estimula compresión y compasión, algo visible
en la obra de Freud principalmente en los cuerpos dormidos. Los imaginarios visuales de la
segunda guerra mundial.

P72El retraro elaborado como testiminio o producto biográfico de una presencia, es lña
producción de una presencia desde una lógica de la sensación. El proceso creativo de Feud
no se apoya con imágenes previas, bocetos o fotografías, sino que demanda de la presencia
física del modelo de forma permanente, el modelo siempre debe posar, tiene un rol activo,
porque establece un acuerdo con el realismo como experiencia estética y muestra al
espectador una visión autentica, y percibida en el tiempo/espacio en el que realmente se
produjo. En Freud la técnica es correlatia a las sensaciones que despierta el modelo en el
pintor, así la pintura se convierte en un lenguaje físico.

La evidencia de los órganos sexuales en el centro de sus obras revela el pacto con la
desnudez, se representan de forma detallada las marcas de la piel y la apertura de las
piernas en las poses son para el espectador el encuentro ineludible con la intimidad. En el
análisis ideológico del discurso, se presenta como un elemento importante en la forma en
que se postulan los discursos, el grado de detalle con el que se abordan diferentes elementos
esteticos. La intimidad del sujeto que se manifiesta en la geografía exterior del cuerpo
desnudo.

P73. Con los desnudos femeninos se presentas un código históricamente establecido en la


mirada, pues la representación de una mujer como objeto en la cama es una invitación al
8

desfogue sexual del hombre, una invitación a la contemplación-excitación, como sustituto


de la unión carnal. Sin embargo en Freud la desnude3z no cumple con esta convención.

El retrato desnudo como lugar en donde se combian la subjetividad y la sexualidad en el


acto de ver.

P75. Lucian Freud implica en el retrato desnudo el senido del cuerpo donde la sexualidad
está latente, pues muestra un compromiso con la presencia e identidad del modelo al estar
desnudo, ello propicia un reconocimiento compartido y honesto entre el modelo, el autor y
el espectador. Madlen Dollar la sexualidad no como un lugar de identidad gratificante o
apaciguador, sino como el motor de diferentes perturbaciones según el psicoanálisis.

Freud toma sus impresiones de una experiencia directa y de una situación espacial concreta
para comprobar en el retrato la percepción autentica del desnudo. Así la pintura se distancia
de la fotografía pues en la puntura al oleo el aceite y la pastosidad de los pigmentos se
aproximan a la naturaleza de la carne, a la naturaleza de lo sustancial.

Bibliografía

Zigmunt Bauman. “Arte, muerte y postmodernidad”. En Arte ¿líquido?. Asmara, Buenos


Aires, México, Madrid: Sequitur. 2007

Jerry Espinoza. “Freud y el nazismo”. En Revista de Filosofía, Universidad de Costa Rica.


XLVII. 2009

Osvaldo Hernández Muro. “Lucian Freud: el pintor del retrato desnudo”. En Imaginario
Visual. Investigación. Arte. Cultura. N5. 2013

Claudia Mandel. “Notas sobre la categoría de lo abyecto en las artes visuales


contemporáneas”. En Revista Escena. 36(72-73). 2013

Luis Martín Arias. “El hecho fotográfico, imágenes del holocausto”. En Trama y fondo:
revista de cultura, n25. 2008

Silvana Vetö. “El Holocausto como acontecimiento traumático. Acerca de la incorporación


del concepto de trauma freudiano en la historiografía del holocausto”. En Revista de
psicología. vol 20, n1. 2011
9

Anexos

Anexo 1

Roger Violet. Un prisionero en un campo de concentración nazi tomada en 1939.

Anexo 2

H. Miller. Víctimas en el campo de concentración de Buchenwald.


10

Anexo 3

George Rodger. Fosa común de judíos asesinados en el Campo de Concentración Bergen-


Belsen.

Anexo 4
11

George Rodger. Un niño camina por una carretera rodeada por cadáveres de prisioneros
asesinados en el Campo de Bergen-Belsen.

Anexo 5

Archivo de Yad Vashem 1201. Cadáeres de prisioneros en el campo Bergen-Belsen, 1945.


12