Está en la página 1de 3

Siglo XIX IDEAS GENERALES E INTRODUCCIÓN

HISTÓRICA

La transición entre los siglos XVIII y el XIX es una de las épocas más convulsas
de la historia europea donde se cimentarán las principales líneas políticas y
económicas de la Era Contemporánea. En ese contexto dos movimientos
artísticos van a confluir aportando soluciones estéticas muy diferentes pero
paralelas; el Romanticismo y el Neoclasicismo más que grandes obras
aportarán nuevas vías que acabarán fructificando a finales de siglo. Quizás la
gran excepción sea la obra de Francisco de Goya que auna un innato valor y
abre posibilidades que llegaran a unirse con los valores éticos y expresivos del
siglo XX.

El Neoclasicismo vuelve a ser un resurgir del arte de la Antigüedad griega y


romana. Gran importancia tendrá en este resurgir las excavaciones
arqueológicas del Rey de Nápoles, Carlos VII, que sería el futuro Carlos III de
España. Este monarca a partir de 1738 financió las obras para sacar a la luz los
restos de Herculano y a partir de 1748 las de Pompeya.
Pero la Ilustración también dejará su impronta en este nuevo arte que retoma
la Antigüedad, con su defensa de la razón y del saber de Grecia y Roma.
Francia, y más concretamente París, serán el crisol del Neoclasicismo, pero a
veces por el contenido emocional y la vuelta al pasado de muchas obras el
Neoclasicismo se funde con el Romanticismo.

Respecto a Francisco de Goya debemos tener en cuenta la época que le toco


vivir, época que intentó reflejar en cada uno de sus periodos artísticos, fue un
pintor tardobarroco, rococó y neoclásico, pero supo dar a la pintura una visión
que le hizo adelantarse a su época y a las corrientes artísticas de finales del
siglo XIX y principios del siglo XX.
La época feliz del reinado de Carlos III queda expuesta en sus “Cartones para
Tapices” de la Real Fábrica de Santa Barbara, como el Cacharrero o el Quitasol.
Sin embargo, no es un conformista y sus preocupaciones sociales e
intelectuales aparecen reflejadas en los “Caprichos”, como el Sueño de la
Razón produce monstruos. Defensor de la Ilustración no puede dejar de criticar
la invasión de Napoleón sobre España y la crueldad de la guerra en sus dos
obras “El dos de Mayo” y “Los fusilamientos de la Moncloa”, se adelantaba al
Guernica dePablo Picasso. En sus Pinturas Negras también se adelanta a la
modernidad, pero no por eso dejó de ser un pintor clásico como queda patente
en sus obras sobre la Familia Real de Carlos IV o sobre los nobles.
David_Juramento_Horacios.jpg

David_Marat.jpg

David_Napoleon_cruzando_Alpes.jpg

Gainsborough_Mr_and_Mrs_Andrew.jpg

Gainsborough_Mujer_de_azul.jpg

Ingres_La_Bañista.jpg
La_Tour_Autorretrato.jpg