Está en la página 1de 2

DESCARTES Y SUS MEDITACIONES METAFISICAS.

Publicadas en 1641, en latín, pero se gestaron el 1639-40. Es su obra más discursiva.


Problemas que se pueden desarrollar en su época. Cada meditación puede ser una analogía
con los seis días de la creación.
3-6 son más extensa y complejas, los restos son más discursivas. En el discurso del método
propone cuatro reglas, de reducción, no así en las meditaciones. La tres últimas son más
problemáticas, menos lineales, más analíticas.
Para liberar la mente de prejuicios y costumbres lo más importante es meditar, no razonar.
Inicia con una carta a la facultad de teología y un al lector.
En la primera carta, busca aprobación de los doctores de la facultad de teología.
Escrita en latín con el fin de buscar encerrarse a los atrevidos.
Idea resultado del D.M: Idea de Dios como la idea más prefecta.
CAMPO SEMÁNTICO:
Individualizar los términos de los cuatro puntos cardinales de su pensamiento, no son
términos aislados, son verdaderos campos semánticos, es todo un cuadro de conceptos que
se encuentran:
(Un cuadro en el que los conceptos se conectan)
1. La duda: puede indicar una condición de incerteza, o algo que pertenece al principio
de conocimientos. Se suspende el juicio y es imposible llegar a verdades.
San Agustín propone una duda en la que puede convertirse en una primera etapa de la fe.
Esta duda agustiniana quiere decir que lo que conocemos es imperfectos, no es que las
cosas sean falsas solo es que no somos capaces de llegar a la profundidad, por eso se
necesita al maestro interior.
Pero en el cartesiano es una duda que busca una certeza indubitable. (Analogía con el
punto de partida de Arquímedes). La duda no se reduce a la cuestión de los sentidos, la
duda debe ser universal.
2. La res cogitans: Aristóteles, y las formas; Platón y las ideas. Las ideas designan
cualquier contenido de la mente. (innatas, adventistas y ficticia). Solo podemos
conocer clara y distintamente cuando conocemos las ideas, esto muestra un dualismo
radical, en que la sensación es puesta en idea, no existe una adecuación o participación
de las idea y de las cosas. Cuerpo y alma se acoplan, pero no significa que se necesiten.
Las ideas que me representan las ideas deben contener mayor realidad objetiva que en
cualquier otra cosa. La idea de Dios es la que representa más realidad formal que las
otras.
3. El cogito: El sujeto es una sustancia penante, esta es la primera idea indubitable.
(realidad objetiva en las cosas materiales). Pues el genio maligno me puede engañar
frente a las cosas, pero lo que no puede es engañarme en cuanto que yo soy y que soy
una cosa que piensa. La extensión es propia del cuerpo, independiente de la mente,
encargada del material, lo único que interesa es que las cosa inmaterial es, y no sus
accidentes (ejemplo de la cera). Esa realidad extensa yo la puedo conocer. Las cosas
materiales son. La cosa cobra sentido en cuanto es pensada.
4. Dios: La tercera meditación encara la existencia de Dios, busca solo su existencia, no
su esencia. Temas en retomar en la cuarta y en la quinta. Dios es un ente real, que
contiene todas las perfecciones que el pensamiento pueda conocer. Descartes retorna
a lo que Aquino había refutado de Anselmo de Canterbury. (no puedo negar que Dios
exista, pues no puedo pensar en algo más grande que esa idea. Qué es mejor, pensar
que se tiene la perfección o realmente tener la perfección. No puedo pensar en algo
más prefecto que Dios, y así esto comprueba que Dios existe. yo no puedo pensar
algo más perfecto que Dios). A Descartes le interesa comprobar que Dios es, para
demostrar la imperfección de Dios; por eso retoma esta prueba.
Conclusión: La duda solo es un camino, un método. La duda es una disposición opuesta
al sentimiento. Los sentidos son el primer escaño para dejar atrás. ¿Qué otras cosas hay
que dejar atrás?
¿Es lo mismo pensar y existir?
¿Qué ideas existen?