Está en la página 1de 10

PROTESTA Y DEMOCRACIA EN COLOMBIA

LUIS CARLOS VALBUENA MANTILLA

UNIVERSIDAD LIBRE SECCIONAL SOCORRO

FACULTAD CIENCIAS DE LA EDUCACIÓN

CONSTITUCIÓN Y DEMOCRACIA

VI SEMESTRE

2019

1
PROTESTA Y DEMOCRACIA EN COLOMBIA

LUIS CARLOS VALBUENA MANTILLA

JUAN PABLO PEÑARANDA FRANCO

UNIVERSIDAD LIBRE SECCIONAL SOCORRO

FACULTAD CIENCIAS DE LA EDUCACIÓN

CONSTITUCIÓN Y DEMOCRACIA

VI SEMESTRE

2019

2
Contenido
Introducción ............................................................................................................................................ 3

Objetivos ................................................................................................................................................. 4

Objetivo general. .................................................................................................................................. 4


Objetivos específicos. .......................................................................................................................... 4
Protesta y democracia en Colombia. ......................................................................................................... 5

Conclusiones ........................................................................................................................................... 9

Bibliografía .......................................................................................................................................... 10

Introducción

La política de la disrupción, según la literatura, es una manera de actuar públicamente generando

roturas e interrupciones bruscas en la vida cotidiana de la ciudadanía con el fin de hacer reclamos.

Además, Tilly y Tarrow (2015) afirma que, “la política de la disrupción puede apelar a distintas

prácticas o repertorios de acción colectiva (concentración, mitin, marcha, plantón, toma, bloqueo

de vías, procesión, huelga, etc.), que pueden ser tanto institucionales como Extra institucionales y

cuya esencia es la coordinación de esfuerzos a favor de un interés compartido”. Lo anterior es un

mecanismo democrático no convencional a lo que estamos acostumbrados como lo son: los canales

de representación y participación directa. (Ordóñez, 2019)

La protesta social como otras formas que representan este tipo de política, es la forma de la cual,

se tiene énfasis en este documento, analizando así, las marchas que se han venido presentando en

el territorio colombiano desde el 21 de noviembre de 2019, examinando el porqué de estas, las

posibles causas y consecuencias que pueden tener, todo este análisis tiene como base el documento

“Elogio a la bulla - protesta y democracia en Colombia” Sebastián Lalinde Ordoñez.

3
Objetivos

Objetivo general.

Analizar las consecuencias y las causas que se pueden presentar en una protesta según el

documento “Elogio a la bulla”.

Objetivos específicos.

 Indagar sobre las consecuencias y causas que puede presentar una protesta.

 Analizar cada uno de los aspectos relacionados con una protesta.

 Relacionar estos datos con las marchas del 21 de noviembre de 2019 en Colombia.

4
Protesta y democracia en Colombia.

Lo primero que se debe hacer es definir de forma clara lo que es una protesta y el objetivo de la

misma.

Según Archila (2001) las protestas, “constituyen el conjunto de acciones sociales colectivas que

expresan intencionalmente demandas o presionan soluciones ante el Estado, las entidades privadas

o los individuos". Cabe resaltar, que es un derecho ciudadano que se puede presentar en varias

modalidades, entre las que se encuentran: concentración, mitin, marcha, plantón, toma, bloqueo de

vías, procesión, huelga, etc. Por lo tanto, cualquier persona y organización puede participar de ella

sin llegar a los extremos de destrucción de bienes públicos, así mismo, las autoridades tienen la

obligación de responder a ellas efectivamente sin reprimirla por medios violentos.

Es importante, entender que una protesta debe tener 4 términos para que esta sea llamada protesta.

El primer término es la ocupación transitoria de lugares físicos abiertos ya sean públicos o privado.

El segundo término, debe ser la expresividad de las manifestaciones, esta debe ser claras con

respecto a las demandas sociales que allí se estén planteando, como tercer término, la cantidad de

participantes, la cual debe ser colectiva; el cuarto término es la naturaleza política de la protesta.

Con lo anterior, se puede entender el proceso que desde el pasado 21 de noviembre de 2019, se

están adelantando jornadas de manifestaciones en las principales ciudades de Colombia, en donde

las personas marchan contra: la destrucción de la estabilidad laboral, ofrecer el 75% del salario a

los jóvenes entre 18 y 28 años, salarios diferenciales por regiones, contratación por horas,

5
eliminación de la pensión como derecho, pensiones por debajo del salario mínimo bajo la

modalidad Beps, más impuestos a la clase media y a los trabajadores, rebaja a los impuestos de las

grandes multinacionales y empresas, la corrupción. Además, se le está exigiendo al gobierno un

salario mínimo que permita tener una vida digna y cubra la canasta familiar, el cumplimiento de

los acuerdos de los trabajadores estatales, FECODE, y estudiantes; el cumplimiento de los distintos

sectores sociales: agro e indígenas.

La reclamación que los colombianos están exigiendo como garantía al gobierno nacional es una

forma en la cual se puede ejercer la democracia, es una representación y participación directa,

llamada política de disrupción. Según la literatura, es una manera de actuar públicamente,

generando roturas e interrupciones bruscas en la vida cotidiana de la ciudadanía con el fin de hacer

reclamos o peticiones, pero deben ser pacífica. (Ordóñez, 2019)

El hecho que sean democráticas, incluyen el apoyo de la constitución nacional, en donde está

contemplada la posibilidad de hacer uso de las movilizaciones para defender los derechos de forma

colectiva. Apelando a este tipo de manifestaciones, como herramienta para tal fin.

Cabe recalcar, que los puntos por los cuales se está adelantando la marcha, permite tener una visión

coherente del objetivo para usar estas estrategias de garantía constitucional.

6
Por otra parte, las manifestaciones que se presentan en Colombia no tienen nada que ver ni tienen

influencia de otros países latinoamericanos, pues se tienen razones diferentes como lo expresa el

politólogo Luis Felipe Siniestra, quien asegura que el gobierno tiene un margen de maniobrabilidad

en ciertos puntos con más interés para el país. “Las marchas se dan en un momento en que se

empieza a configurar una reforma política, pensional y laboral, así como el salario mínimo de 2020.

Sin embargo, estamos ante el preámbulo, es decir, todavía no hay decisiones sino propuestas, y

hasta el momento, las más polémicas no son del Gobierno”, mencionó.

De acuerdo a Luis Fernando Escandón, analista político e internacional: “Las condiciones que

llevaron a las movilizaciones en Colombia y los demás países son diferentes. En un principio, la

motivación económica es el común denominador a excepción de Bolivia, donde los motivos fueron

netamente políticos. Pese a esto, en Chile y Ecuador los resultados fueron tales porque ya se habían

cruzado muchos límites que en este país no”. (Chacon, 2019)

Los anteriores argumentos de especialistas, permiten hacer una aclaración que las marchas no

tienen influencia directa de otros países.

En las marchas se debe tener claro que tanto los manifestantes como la fuerza pública están

cumpliendo un deber, los unos como ciudadanos que hacen valer sus derechos y los otros como

empleados del estado, quienes debe garantizar la protección de los manifestantes, quienes, a su vez,

deben presentar respeto y empatía.

7
Respecto a la violencia que no se hace esperar en este tipo de eventos, los vándalos y desadaptados,

son quienes salen a relucir, haciendo que la idea inicial de la marcha se tergiverse y se genere un

problema de orden público, en donde el abuso de poder por parte de la fuerza armada se ve

reflejada, como lo sucedido en el año 2013, durante el paro agrario, en donde el ESMAD y la

policía presentaron el índice más alto de abuso de poder registrado en los últimos años. Lo anterior,

son datos que demuestran que el problema no es solo de la ciudadanía, sino que también existen

provocaciones por partes de las autoridades. Sería prudente, en este tipo de actos, evitar en lo

posible la violencia y el vandalismo.

En este documento se ha mencionado que para que una marcha sea democrática esta debe ser

pacifica, no está de menos enfatizar en esto pues es un punto clave, además de no ser así los medios

de comunicación, se aprovecharían de esto para resaltar la violencia, y como consecuencia mal

informar a la audiencia, para que solo se entretengan y olviden el porqué de la marcha o la

manifestación.

Se debe tener en cuenta cuales son los deberes y derechos por los cuales se está marchando no solo

por salir hacer escándalo y agredir, conjuntamente, es muy importante tener muy en cuenta los

derechos como ciudadano por si hay un abuso por parte de la fuerza pública, poder defenderse con

argumentos válidos y establecidos por la ley.

El hecho de que la ciudadanía tenga el derecho de usar estos medios para exigir, como ciudadanos

debemos ser civilizados, además la fuerza pública debe no usar su poder para abusar violentamente

de los manifestantes.

8
Conclusiones

Para concluir se puede analizar las marchas del 21 de noviembre, es una de las formas de exigir los

derechos por parte de los ciudadanos hacia sus dirigentes, como ya lo mencionamos anteriormente

en donde se empleó una definición para poder tener en claro lo que realmente lo que es una protesta

y a través de ella poder ejercer una opinión menos sesgada y sin ánimos de ofender o juzgar a

quienes realizan este tipo de eventos, cuyo objetivo es exigir la validación de sus derechos y

cumplimientos de los mismos, sabemos que este tipo de marchas no están exentas de que exista

violencia y vandalismos, de pronto por personas que no tienen nada que ver con el fin de estos

eventos, a esto se añade el abuso de poder por parte de la fuerza pública, cuyo deber es mantener

el orden y la protección de los ciudadanos, no arremeter contra ellos.

Asimismo, cabe esclarecer que, las manifestaciones que están sucediendo en Colombia no son

consecuencia de otras protestas que están sucediendo en otros países pues, cada una de ellas tienen

intereses diferentes, pero en sí, no son una consecuencia, pueda ser que tengan cosas en común,

pero esto no significa que sean una derivación de la misma.

Para finalizar, una de las recomendaciones que se pueden incluir para ejercer una política disruptiva

de forma que sea democrática, es, tener conciencia de que las autoridades están ahí para

protegernos, también que la violencia no hace parte de la marcha, esto incentiva a los medios de

comunicación para que aumenten el rankig y solo se enfoque en los disturbios y dejar de lado lo

que se está exigiendo.

9
Bibliografía
Archila. (2001). Vida, pasión y… de los movimientos sociales en Colombia. Vida, pasión y… de
los movimientos sociales en Colombia. Bogotá, Colombia : Universidad Nacional de
Colombia .
Chacon, M. (2019 de Noviembre de 2019). La FM. Obtenido de La FM :
https://www.lafm.com.co/colombia/que-diferencia-las-marchas-en-colombia-con-las-del-
resto-del-continente
Ordóñez, S. L. (Junio de 2019). Elogio a la bulla . Elogio a la bulla. Protesta y democracia en
Colombia. Bogotá: Ediciones Antropos Ltda.

10