Está en la página 1de 14

ROSARIO Y NOVENA EN HONOR

A LA DIVINA INFANTA
Esta niña angelical de los cielos
escofina, es la reina concebida sin la
culpa original
Ave María purísima/ En gracia de Dios concebida
Por la señal.
Acto de contrición
señor mío Jesucristo Dios y hombre verdadero me pesa señor de todo corazón
haberte ofendido porque he perdido el cielo y merecido el infierno y sobre todo
porque te ofendí a ti que eres bondad infinita a quien amo sobre todas las cosas
propongo firmemente con tu gracia enmendarme y alejarme de las ocasiones de
pecar confío en que me perdonarás por tu infinita misericordia. Amen.
Gloria al padre….

Bienvenida
DIVINA INFANTITA GRACIAS HOY Nuestro rosario y nuestros cantos las
TE DAMOS PORQUE HAS oraciones que a ti te damos, son
PERMITIDO QUE NOS REUNAMOS estrellitas para tu manto.
ANTE TU PRECIOSA IMAGEN
Son tus escarchas madre preciosa
SAGRADA BIENVENIDA SEAS A
bellos regalos que nos otorgas
ÉSTA QUE ES TU CASA.
también son signos de tu bendición.
A ti niñita hoy presentamos nuestras
Todo éste pueblo niña querida bajo tu
ofrendas entre tus manos queremos
amparo hoy se cobija confiando
que tomes como un regalo.
siempre en tu intercesión.

Inmaculada niña encanto de nuestro corazón venimos entorno a tu cuna a implorar


que nos acompañes en éste rosario para que por la poderosísima intercesión que
tienes ante tu divino hijo que nada te niega nos obtengas lo que necesitamos ahora
en ésta vida y sobre todo a la hora de nuestra muerte recuerda que nosotros si
somos pecadores. Amen.
Jaculatoria: Esta niña angelical de los cielos escogida/Es la reina concebida sin la
culpa original
Jaculatoria: Inmaculada y divina niña María/ Protégenos madre mía.
PRIMER MISTERIO
Inmaculada niña encanto de la santísima trinidad hija predilecta del padre,
amantísima madre de su divino hijo y castísima esposa del espíritu santo, templo y
sagrario de la santísima trinidad intercede por nosotros hermosísima niña para que
Dios trino y uno se digne hoy y siempre morar en nuestras almas.
Padre nuestro y 10 avemarías, Gloria al padre
Jaculatoria: Esta niña angelical de los cielos escogida/Es la reina concebida sin la
culpa original
Jaculatoria: Inmaculada y divina niña María/ Protégenos madre mía.

MARÍA ES.
Hoy ha nacido una rosa, en el jardín Todas las flores se alegran, al mirarla
del señor, ella es la flor más hermosa florecer saben que ella es la más
que engrandece a la creación. bella, y ella su reina ha de ser.
MARÍA ES LA FLOR DE DIOS, MARÍA ES…
MARÍA MI NIÑA DE AMOR, MARÍA
ES LA FLOR DE DIOS, MARÍA MI
MADRE LA MADRE DE DIOS.

SEGUNDO MISTERIO
Inmaculada niña encanto de la corte angelical que como reina y señora te rinden
homenaje los ángeles, arcángeles y serafines, que extasiados contemplan y gozan
tu incomparable candor y belleza celestial, ruega por nosotros para que con los
ángeles seamos puros en mente y corazón. Amen.
Padre nuestro y 10 avemarías, Gloria al padre.
Jaculatoria: Esta niña angelical de los cielos escogida/Es la reina concebida sin la
culpa original
Jaculatoria: Inmaculada y divina niña María/ Protégenos madre mía.

SALVE REINA.
Salve reina de los cielos y señora de Alégrate virgen gloriosa entre todas la
los ángeles salve raíz salve puerta más bella salve madre de la iglesia
que dio paso a nuestra luz. ruega a cristo por nosotros
TERCER MISTERIO
Inmaculada niña encanto de los patriarcas y profetas, y de todos los santos del
pueblo escogida por Dios y que en la gloria te ensalzan y ten bendicen por ser la
madre del Mesías tan ardientemente esperado. Contemplan en ti a la hija predilecta
de Israel, la gloria de Jerusalén, más hermosa que la reina Esther, y mucho más
valerosa que la reina Judith, ruega por nosotros para que con gozo esperemos la
gloriosa venida de tu divino hijo. Amen.
Padre nuestro y 10 avemarías, Gloria al padre.
Jaculatoria: Esta niña angelical de los cielos escogida/Es la reina concebida sin la
culpa original
Jaculatoria: Inmaculada y divina niña María/ Protégenos madre mía.

HIJA DEL PUEBLO.


Hija del pueblo María de un pueblo de Tiempo era de primavera tiempo feliz
vino y pan, eres morena y hermosa para amar los ríos del paraíso vieron
como el sol brilla tu faz, Dios al pasar tu blanco mirar, Dios te vistió de oro y
por tu lado toda la gracia te dio, Hija plata reina de la creación hija del
del pueblo María madre del hermoso pueblo…
amor.
CUARTO MISTERIO.
Inmaculada niña encanto de todos los santos que en el cielo no cesan de alabarte,
bendecirte y glorificarte con eterna gratitud, porque después de tu hijo a ti
amorosísima madrecita deben su eterna salvación y te dicen muchísimas gracias
hermosísima niña. Ruega para que también nosotros podamos con todos los santos
unirnos a su eterna gratitud. Amen.
Padre nuestro y 10 avemarías, Gloria al padre
Jaculatoria: Esta niña angelical de los cielos escogida/Es la reina concebida sin la
culpa original
Jaculatoria: Inmaculada y divina niña María/ Protégenos madre mía.

MAGNÍFICAD
Proclama mi alma la grandeza del Santo Es El Nombre Del Señor, Y
señor, y mi espíritu se alegra en Dios Su Espíritu Sembró En Mi Corazón,
mi salvador, porque ha puesto su Maravillas Hiso A Mi Favor Y Su
mirada en la humilde de su esclava Amor A Todos Llenará.
bienaventurada todos desde hoy me
La fuerza de su brazo con poder
llamarán
manifestó, a los ricos y soberbios de
sus tronos derribó, y al que solo en él
confía, el que le sirve cada día, al
humilde para siempre el señor
exaltará.

QUINTO MISTERIO.
Inmaculada niña encanto y esperanza de todos los que aún vivimos en éste mundo,
en éste valle de lágrimas, que postrados ante tu cuna imploramos confiadamente
nos obtengas de tu divino hijo la gracia de la eterna salvación, para que podamos
glorificarte y sobre todo agradecerte en tu reino celestial. Amen.
Padre nuestro y 10 avemarías, Gloria al padre
Jaculatoria: Esta niña angelical de los cielos escogida/Es la reina concebida sin la
culpa original
Jaculatoria: Inmaculada y divina niña María/ Protégenos madre mía

MADRE OYEME
Madre óyeme mi plegaria es un grito Madre una flor, una flor con espinas
en la noche, madre mírame en la que es bella madre un amor un amor
noche de mi juventud, madre sálvame que ha empezado a nacer, madre
mil peligros asechan mi vida, madre sonreír, sonreír, aunque llore en el
lléname de esperanza de amor y de alma, madre construir caminar,
fe, madre guíame en las sombras no aunque vuelva a caer, madre solo soy
encuentro el camino, madre llévame el anhelo y la carne que luchan,
que a tu lado feliz cantaré. madre tuyo soy en tus manos me
vengo a poner.
LA LA LA LA…
LA LA LA LA…

Oh soberanos santuario sagrario del verbo eterno, libra virgen del infierno a los que
rezamos tu santo rosario, emperatriz poderosa de los mortales consuelo ábrenos
virgen el cielo con una muerte dichosa y danos pureza del alma tú que eres tan
poderosa.
PADRE NUESTRO…
Oh santísima virgen niña, digna de las complacencias de la santísima trinidad por
los privilegios singulares con los que fuiste enriquecida, vuelve a mi piadosa tus
miradas maternales, a mí, pobre de toda virtud y alcánzame del misericordioso
señor la gracia que aquí a tus pies imploro.
DIOS TE SALVE MARÍA…
Oh santísima virgen niña, gloria y alegría de tus santos padres Joaquín y Ana por
la generosidad con la que retribuiste los cuidados y se tomaron por tu bendita
infancia, escucha benigna mis suplicas y por amor a ellos alcánzame de DIOS
Omnipotente la gracia que te pido.
DIOS TE SALVE MARÍA …
Oh niña celestial que con tantos privilegios de gracia te dignaste demostrar tus
deseos de ver honrada tu tierna infancia aquel periodo de tu existencia que tan
grande fue ante Dios por el privilegio de tu inmaculada concepción y natividad
dichosa tú la más privilegiada de las hijas de Eva, vuelve a nosotros desde esa
preciosa cuna tus ojos llenos de dulzura y de bondad y continuando tu oficio de
mediadora abogada, atiende a mis deseos. A mí y a todos oh María alcánzame el
verdadero espíritu de la devoción a ti oh virgen niña y el inestimable don de la
santa perseverancia. Amen.
DIOS TE SALVE MARÍA
Inmaculada niña encanto y tesoro de la beatísima trinidad, niña concebida sin la
culpa original con mucha confianza acudimos a ti hermosísima niña con la oración
que conmueve tu tiernísimo corazón.
DIOS TE SALVE REINA Y MADRE DE MISERICORDIA…
Por estos misterios santos de que hemos hecho recuerdo te pedimos oh María de
la fe santa el aumento, la exaltación de la iglesia, del papa el mejor acierto, de la
nación mexicana la unión y feliz gobierno, que el gentil conozca a Dios y el hereje
vea sus hierros, que todos los pecadores tengamos arrepentimiento, que los
cristianos cautivos sean libres de cautiverio, goce puerto el navegante y de salud
los enfermos, que en el purgatorio logren las ánima refrigerio, y que éste santo
ejercicio tenga efecto tan completo en toda la cristiandad que alcancemos por su
medio el ir a alabar a Dios en tu compañía en el cielo. Amen.
LETANÍAS.
Señor ten piedad de nosotros. Santísima trinidad que eres un solo
Cristo ten piedad de nosotros dios ten piedad de nosotros.
Seño ten piedad de nosotros
Jesucristo óyenos.
HOY TE DIGO COSAS BONITAS,
Jesucristo escúchanos.
COSAS BONITAS TE DIGO HOY, Y
Dios padre celestial ten piedad de
TE DIGO CON ALEGRÍA SANTA
nosotros.
MARÍA TE DIGO HOY.
Dios hijo redentor del mundo ten
piedad de nosotros. Eres María de Dolores, María de las
Dios espíritu santo ten piedad de flores nos diste el amor, eres arca de
nosotros. la alianza y eres esperanza para el
pecador.
Eres la puerta del cielo salud del Eres causa de alegría contigo maría
enfermo estrella del mar, Eres María queremos vivir, eres el trono de
inmaculada por Dios preservada eres gracia y el alma se sacia si esta junto
soledad. a ti.
Eres virgen poderosa misericordiosa Eres la hija del padre, la madre del
eres virgen fiel, eres madre admirable hijo que vino a salvar y del espíritu
solo comparable con el mismo edén. esposa virgencita hermosa eres mi
cantar.
Eres la casa de oro, eres un tesoro
torre de marfil, eres la Reina del cielo Cordero de Dios que quitas el
y eres el consuelo torre de David. pecado, el pecado del mundo
perdónanos señor.
Eres reina de patriarcas reina de
profetas madre del creador, vaso Cordero de Dios que quitas el
precioso de gracias madre del pecado, el pecado del mundo óyenos
consejo vaso de elección. señor.
Eres de sabiduría el trono María Cordero de Dios que quitas el
Reina de la paz, Eres de apóstoles pecado, el pecado del mundo, ten
Reina madre de la iglesia eres misericordia de nosotros.
virginal.
Bajo tu amparo nos acogemos santa madre de Dios, no desprecies nuestras
suplicas que te dirigimos en favor de nuestras necesidades, antes bien líbranos de
todos los peligros, oh virgen gloriosa y bendita ruega por nosotros santa madre de
Dios para que seamos dignos de alcanzar las promesas y gracias de nuestro señor
Jesucristo. Amen.
Oración
Oh santísima virgen niña, en virtud de los privilegios que solo a ti fueron concedidos
y por lo méritos que adquiriste muéstrate también hoy propicia conmigo muestra
que la fuente de todos los tesoros espirituales y de los bienes continuos que
dispersas es inagotable, porque ilimitado es tu poder sobre el corazón paternal de
Dios por la inmensa profusión de las gracias con las cuales te enriqueció el altísimo
desde el primer instante de tu inmaculada concepción, escucha nuestra suplica oh
inmaculada niña y alabaremos eternamente la bondad de tu corazón. Amen.
Gloria al padre.
Jaculatoria: Esta niña angelical de los cielos escogida/Es la reina concebida sin la
culpa original
Jaculatoria: Inmaculada y divina niña María/ Protégenos madre mía.
Novena

Por la señal de la santa cruz…


Antífona
Recurrimos a tu asistencia oh divina niña no desprecies las suplicas que te pedimos
en nuestras necesidades antes bien líbranos de todos los peligros oh divina infantita
llena de gloria y bendición, ruega por nosotros para que seamos dignos de alcanzar
las promesas y gracias de nuestro señor Jesucristo. Amen.
Acto de contrición.
Señor mío Jesucristo Dios y hombre verdadero creador y redentor mío por ser Tú
quién eres y porque te amo por sobre todas las cosas, me pesa de todo corazón
haberte ofendido, propongo enmendarme y confesarme a su tiempo y ofrezco
cuanto hiciera en satisfacción de mis pecados y confío en tu misericordia infinita que
me perdonarás para nunca más pecar así lo espero por la intercesión de la divina
infantita. Amen.
Oración inicial.
Oh madre santísima elegida por la augustísima trinidad para ser madre del unigénito
hijo del Padre, anunciada por los profetas, esperada por los patriarcas y deseada
por todas las gentes. Sagrario y templo vivo del espíritu santo, sol sin mancha,
porque fuiste concebida sin el pecado original, señora del cielo y de la tierra, reina
de los ángeles, nosotros humildemente postrados te veneramos, y nos alegramos
de la solemne conmemoración de tu felicísimo nacimiento; y de lo más íntimo de
nuestro corazón te suplicamos que te dignes venir a nacer espiritualmente en
nuestras almas, para que cautivadas éstas por tu amabilidad y dulzura, vivan
siempre unidas a tu dulce y amable corazón. Amen.
Primer día.
Ahora con nueve distintas salutaciones contemplaremos los nueve meses que
estuviste encerrada en el seno materno del cual saliste con gran honor a la luz de
las entrañas de santa Ana, tu afortunada madre “ave maría” dulce niña María,
escogida por Dios desde la eternidad para ser la madre de un Dios humanado, me
tienes a tus plantas contemplando los encantos de tu santa infancia. En tu rostro
bellísimo se refleja la sonrisa de la divina bondad, tus dulces labios se entreabren
para decirme –confianza, paz y amor-
(Se hace la petición de la gracia especial que se solicita a través de ésta novena.)
3 veces Avemaría
Segundo día.
Te saludamos oh niña celestial, paloma candidísima de pureza, que a despecho del
infernal dragón fuiste concebida sin pecado original. “ave María” ¿cómo no amarte,
María, luz y consuelo de mi alma imagen de reina? Yo me consagro a tu servicio
con todo mi corazón. Te entrego mi persona, mis intereses personales y eternos.
Bendíceme niña inmaculada, bendice también y protege a todos los seres queridos
de mi familia. Así sea. Amén.
(Se hace la petición de la gracia especial que se solicita a través de ésta novena.)
3 veces Avemaría

Tercer día.
Te saludamos oh aurora brillantísima, que, como precursora del sol de justicia,
trajiste la primera luz al mundo. “Ave María” te entrego virgen niña mi corazón, para
que lo presentes a Jesús. Por el amor y la complacencia con que te aceptó cuando
a la temprana edad de tres años te consagraste a Él, suplícale acepte el mío e
imprima en él las virtudes que le faltan, para que a imitación tuya le sea agradable.
Así sea. Amén.
(Se hace la petición de la gracia especial que se solicita a través de ésta novena.)
3 veces Avemaría

Cuarto día.
Te saludamos, oh elegida, que cual sol sin mancha alguna, despuntaste en la noche
más tenebrosa del pecado. “Ave María” divina niña, enséñame a despreciar las
honras vanas del mundo, has que siempre sea mi único anhelo crecer en el amor a
Dios. Cumpliendo siempre su divina voluntad. Te presento también los corazones
de los que no te conocen y no pueden amarte. Oh virgen niña, atráelos con tus
inspiraciones para que, amándote todos como tus hijos, vayamos a cantar las
glorias y magnificencias de tu hijo Jesús, nuestro señor en el cielo. Así sea. Amén.
Quinto día.
(Se hace la petición de la gracia especial que se solicita a través de ésta novena.)
3 veces Avemaría

Te saludamos oh bellísima luna, que iluminaste al mundo envuelto en las más


densas tinieblas del gentilísimo. “Ave María” niña celestial, que con tantos prodigios
de gracias te dignaste mostrar tus deseos de ver honrada tu tierna infancia; aquel
periodo de tu existencia que fue tan grande ante Dios. Por el privilegio de tu
inmaculada concepción y natividad dichosa, te pido niña amada mía, me concedas
el favor que mediante ésta novena te pido así es para bien de mi alama y gloria de
Dios. Amen.
(Se hace la petición de la gracia especial que se solicita a través de ésta novena.)
3 veces Avemaría

Sexto día.
Te saludamos como a esforzada Amazona, que sola, a manera de un numeroso
ejército, pusiste en fuga a todo el infierno. “Ave María” tú, divina niña la más
privilegiada de las hijas de Eva, vuelve hacia mí, desde esa preciosa cuna, tus ojos
llenos de dulzura y bondad, y continuando tu oficio de mediadora y abogada, haz
que vea cumplida mi súplica. Amén.
(Se hace la petición de la gracia especial que se solicita a través de ésta novena.)
3 veces Avemaría

Séptimo día.
Te saludamos oh hermosa alma de María, a quien Dios poseyó desde la eternidad.
“Ave María” divina niña no permitas que salga yo defraudado en mis esperanzas en
tu venerada cuna, sino: que consiga las gracias que te pido. Que sea tu nombre
como la miel en la boca, la melodía en el oído y el júbilo en el corazón. Amen.
(Se hace la petición de la gracia especial que se solicita a través de ésta novena.)
3 veces Avemaría

Octavo día.
Te saludamos oh amada niña, y veneramos tu santísimo cuerpecito, los sagrados
pañales en que fuiste envuelta y la sagrada cuna en que estuviste acostada y
veneramos el punto y momento en que naciste. “Ave María” divina niña lleno de
gozo acudo a ti, con la fe ciega que escuches mis ruegos, acude a mi auxilio,
ayúdame en esta gran necesidad, hazme sentir el consuelo y socorro del cielo al
concederme el milagro que hoy te pido. Amen.
(Se hace la petición de la gracia especial que se solicita a través de ésta novena.)
3 veces Avemaría

Noveno día
Te saludamos finalmente oh amada niña, como adornada de todas las virtudes en
grado inmensamente más elevado que los otros santos, y que hecha digna madre
del salvador y habiendo concebido por virtud del espíritu santo pariste al verbo
encarnado. “Ave María” a mí y a todos alcánzanos el verdadero espíritu de la
devoción a ti virgen niña y el don inapreciable de la perseverancia final. Amén.
(Se hace la petición de la gracia especial que se solicita a través de ésta novena.)
3 veces Avemaría

ORACIÓN
Oh graciosísima niña que con tu feliz nacimiento consolaste al mundo, alegrando al
cielo y aterrando al infierno, habéis dado ayuda a los caídos, consuelo a los tristes,
salud a los enfermos y alegría a todos; te suplicamos con los más fervorosos afectos
que renazcas espiritualmente con tu santo amor en nuestras almas, renueva nuestro
espíritu para que te sirvamos, y enciende de nuevo nuestro corazón para que te
amemos. Amén
Consagración para todos los días.
Excelsa reina mía, como tu esclavo todo soy tuyo y tuyas son todas mis cosas.
Dispón de ellas según el beneplácito de tu santa voluntad, y muy principalmente de
los méritos e indulgencias que gane por la misericordia del señor y de la santa
madre, la iglesia católica, apostólica, romana y mis buenas obras.
Por ti señora, y para ti sean todas mis privaciones y trabajos de éste día. Viva para
ti, muera por ti para que eternamente te sirva y te amé. Amén.
Bello como el albor de la mañana es el semblante de la niña hermosa, pura su boca
de color de grana que envidiaría la purpurina rosa.
Su cuello es el marfil, su casta frente campo de blanca nieve en la montaña, su
mirada es la luz resplandeciente que con fulgores mil al mundo baña.
Su sonrisa es el iris bendecido que nos brinda la paz y la confianza, es el rayo del
sol que da al caído, tras nubes tormentosas la esperanza.
Es el faro que indica al navegante donde se encuentra el suspirado puerto, es la
estrella que endulza al caminante las áridas jornadas del desierto.
Su voz es manantial claro y fecundo que refresca al sediento peregrino, su amor el
eje que sostiene al mundo al lazo que nos une a lo divino.
Ella es el ángel de la guarda de los niños, es consejera fiel, madre del hombre, y
nos hace gustar entre cariños la dulce miel de su bendito nombre.
Es amparo y sostén del desvalido, consuelo y fortaleza del que llora, bálsamo suave
del que cae herido en la lucha cruel de cada hora.
Si el mundo es red de engaños y torturas, y sus lazos nos tienden arteramente,
también es red maría, red de ternuras que aprisionan nuestra alma y nuestra mente.
¿Qué sería del mortal que vaga errante, de flor en flor cual mariposa vana, si no le
protegiera en todo instante, desde el cielo tan dulce soberana?
Se quedaría prendido en las espinas, sin gozar del perfume en la rosa, hechas polvo
sus alas diamantinas, como las de la pobre mariposa.
Pero acudiendo a ti ya no hay temores, de perecer ni de quedar herido, porque tú
curas todos los dolores, y abres tus brazos al mortal perdido.
Y sin medir su nada y tu grandeza, sin medir su miseria y tu decoro, te llegas hacia
él, y la nobleza de tu amor maternal seca su lloro.
Si no consigue un pobre atribulado, acercarse a una reina de la tierra, la emperatriz
de todo lo creado, jamás las puertas de su alcázar cierra.
Siempre tendrán encantadora audiencia, pobres, enfermos, por el mal manchados,
pecadores abran su conciencia, y hallarán el perdón de sus pecados.
Vengan frente a la cuna de María, ¿por qué no se acercan? ¿Quién se los
impide? Ella es la reina bondadosa y pía que consigue del rey cuanto le pide.
POR TI MARÍA.
Estoy aquí por ti maría, la más Estoy aquí por ti María, entre todas la
pequeña la más niña, la más humilde elegida, la mano suave que nos guía,
y escondida, inmaculada para Dios, en los caminos del señor mi consuelo
en ti la gracia se hizo vida, María y alegría es que María es madre mía.
madre del amor.
ave maría…
Ave María, Ave María, Ave María,
porque maría me miró vivo
Del Señor.
confiado en el señor porque en sus
Porque María Me Miró, Me Siento ojos entendí la maravilla que es
Ya hija De Dios Porque En Sus saber dejarse amar por el señor.
Brazos Comprendí La Maravilla amen.
Que Es Saber Dejarse Amar Por El
Señor.

Gloria al padre…
Jaculatoria: Esta niña angelical de los cielos escogida/Es la reina concebida sin la
culpa original
Jaculatoria: Inmaculada y divina niña María/ Protégenos madre mía.
Oración del arrullo
Eres, niña inmaculada, del señor obra maestra, pues la fuerza de su diestra quedó
en tu ser demostrada, y que porque fuiste formada sin la culpa original eres reina
universal y de mi vida pastora. Inmaculada señora líbranos del mal. Amen.
A ti me acojo porque sé que me amas, porque de ti los beneficios brotan, porque
velas por mí, porque las llamas de tu gran caridad, nunca se agotan, aquí en tu
corazón inmaculada niña, vengo confiado a remediar mis males y buscar la segura
medicina que en él encuentran los mortales.
Dígnate madre amada a hacerme fuerte, que me venza a mí mismo y sea sumiso,
y asísteme en el trance de la muerte para volar contigo al paraíso, y pues como nos
proteges tanto como verdadera madre bendícenos desde el cielo y haz que nos
bendiga el padre, el hijo y el espíritu santo. Amen.
ARRULLO A LA DIVINA INFANTITA.
Con gran ternura y cariño madre
querida estamos aquí, con éste canto
Tus manitas tan tiernas que
de arrullo linda niñita vas a dormir.
acariciamos con emoción, sean las
que nos tomen y alejen siempre de la
tentación.
Duerme linda reinita duerme sin
miedo que yo velaré, y con mi
canto de arrullo divina infantita yo
Los ángeles del cielo junto a nosotros
te dormiré.
van a cantar para arrullar a la niña
Tu carita tan tierna niña bonita voy a que ya está lista para descansar.
contemplar, pus con sólo mirarla
siento en el alma tremenda paz.
Y mientras tú te duermes una velita
yo te dejaré, para que te ilumine y
Esos tus lindo ojos ya están cerrados junto a ti yo me quedaré.
para dormir, son dos luceros bellos
que iluminan nuestro existir.
Ya está durmiendo la niña no hagas
ruido va a despertar, pónganla en su
Es tu boquita tierna teñida de un rosa camita y todos unidos la vamos a
sin igual, linda es tu sonrisa y estoy cuidar.
seguro que no hay otra igual.
DUERME… (2)
ORACIÓN FINAL
Oh madre de Dios, emperatriz de los ángeles y esperanza nuestra, escucha niñita
quien en nombre de los niños te suplican, los protejas y salves pues en tus manos
esta salvar a todos los niños. Incomparable princesita de mi corazón, fragantísima
flor de Jericó que hermoseas el jardín de los alcanzares del cielo: estrellita matutina
cuyo brillo ha sorprendido a todo el universo. Hija de Abraham, hija de David,
nobilísima de Judá; amada niña mía, cuando te considero entre los brazos de la
alborozada Ana con aquellas gracias infantiles que muy particularmente te concedió
el pincel del alcedor supremo, cuando contemplo esos ojos llenos de piedad y esas
manitas inocentes y bien hechoras reclinadas en tu humilde cuna, se recrea el alma,
rebosa en júbilo el corazón y la naturaleza de todo se anima. Recíbeme, pues a mí,
a todas tus plantitas criatura singular y con el afecto más sincero te pido me permitas
que hoy te haga en mi corazón aquellos mimos y caricias que en tu tiempo te
hicieron los dichosísimos que te palparon, los dichosísimos que te nutrieron, los
dichosísimos que te besaron. Permíteme inocentísima niña paloma que humilde y
rendidamente te venere y esa tierna edad que hoy me embelesa sea para mí y para
todos tus hijos del puerto feliz para llegar a la gloria. Amen.

Señor Dios que nos dejaste la señal de tu pasión en la sábana santa en el cual fue
envuelto tu cuerpo santísimo cuando por José fuiste bajado de la cruz, concédenos
señor que por tu muerte y sepultura seamos llevado a la gloria con Dios padre en la
unidad con el espíritu santo. Amén
Bendita sea tu pureza….
Dulce maría muy querida, dulce encanto de mi amor, dulce madre del pecador,
dulce madre de mi vida, en aquella hora postrera no me niegues tu semblante,
mirete madre amante, mirete que yo muera, Virgen pura, Virgen santa, Virgen y
madre de Dios, nosotros ponemos nuestra esperanza en ti para subir a la gloria y
alabar a Dios en tu compañía en el cielo. Amen.
Oh sangre de mi Jesús, oh remedio universal, que vertiste en la cruz líbranos
de todo mal, oh lágrimas de María por mis culpas derramadas con aquella
sangre mesclada ampáranos noche y día.
Sea bendito y alabado por toda la eternidad, el divino sacramento sacro santo del
alatar, y maría concebida sin pecado original, desde aquel primer instante de
vuestro ser natural, para ser madre de dios y abogada del mortal, amen Jesús y
maría, Jesús maría y José, así sea por lo siglos y de los siglos amen.
Ave maría purísima. En gracia concebida.
Ave maría purísima. En gracia concebida.
Viva Jesús, viva María, viva la gracia, muera el pecado, viva Jesús sacramentado,
viva el patriarca señor san José, señor san Joaquín, señora santa Ana, en quienes
encomendamos corazón cuerpo y alma y eterna gloria para ser madre de Dios y
abogada del mortal ahora y en la hora de nuestra muerte, y las benditas almas del
purgatorio sean llevadas al cielo para gozar del premio eterno, viva Jesús María y
José. Así sea por los siglos de los siglos. Amén.
Ave María Purísima. En Gracia Concebida.
Ave María Purísima. Sin Pecado Concebida.