Está en la página 1de 13

Vol. 1 Nº 1 págs. 51-63.

2003
https://doi.org/10.25145/j.pasos.2003.01.005
www.pasosonline.org

La delicada tarea de planificar turismo cultural: Un estudio


de caso con la “germanidad” de la ciudad de Blumenau- SC
(Brasil)1

Margarita Barretto †
Universidades UCS, Ielusc y Unisul (Brasil)

Resumen: Muchos planificadores depositan en el turismo cultural la esperanza de tener turistas que no
ocasionen impactos significativos a no ser en el aspecto económico. No obstante, la planificación de
turismo cultural presenta algunos desafíos. “Utilizar” la cultura material o simbólica como atractivo
requiere participación, respeto y estudio de la historia social de la comunidad. En este artículo se estudia
la ciudad de Blumenau, (Santa Catarina, Brasil), que promueve turismo étnico, tomando como base la
ascendencia alemana de parte de la población. Se pretende establecer la relación entre el abandono y la
demolición de algunas casas consideradas “típicas”, registradas como patrimonio histórico, con la verti-
calidad del proceso de “recuperación de la germanidad”, proyecto de gabinete que no respetó la historia
social del grupo étnico en cuestión.

Palabras clave: Turismo; Cultura; Patrimonio

Abstract: Tourism planners believe that cultural tourism can provide good profits with minor environ-
ment and social impacts. Nevertheless, cultural tourism planning is not so easy to handle. Using” mate-
rial and symbolic culture as an attractive needs participation, respect and study of the history of host
society. This article presents a research held at Blumenau City (Santa Catarina, Brazil) where ethnic
tourism is proposed, on the grounds of part of the population’s German background. The aims is to es-
tablish a link between demolition or abandonment of many historic or “typical” houses with the so called
“revival of German culture” a project issued from the city council without community participation or
agreement.

Keywords: Tourism; Culture; Heritage


Doctora en Ciencias Sociales Aplicadas a la Educación y Licenciada en Turismo. E-mail: barretto@floripa.com.br

© PASOS. Revista de Turismo y Patrimonio Cultural. ISSN 1695-7121


52 La delicada tarea de planificar el turismo cultural

Introducción tes del patrimonio cultural de la misma. La


Turismo cultural cultura es lo que nos permite mantener
El estudio de las motivaciones turísticas nuestra identidad, saber nuestras raíces,
revela una infinita gama de recursos que saber quienes somos y de donde venimos, y
pueden ser objeto de planificación. Esta por lo tanto, ayuda a saber hacia dónde
variedad, no obstante, puede ser agrupada vamos, o por lo hacia para dónde no quere-
en dos grandes categorías: los atractivos mos ir.
naturales y los atractivos culturales. La El patrimonio arquitectónico hace parte
Organización Mundial del Turismo define del patrimonio histórico, cuya conservación
turismo cultural como aquel cuyos atracti- está inserta en un marco aún más amplio
vos son estudios, cultura, arte, festivales, que es el de la recuperación de la memoria,
monumentos, sitios históricos o arqueológi- que, como dice Le Goff (1990:476) “es un
cos, manifestaciones folclóricas o peregrina- elemento esencial de lo que se suele llamar
ciones (conf. Barretto, 2000: 20). identidad, individual o colectiva” identidad
En los últimos años la literatura turísti- esta que actualmente los pueblos buscan
ca enfatiza la creciente demanda por tu- desesperadamente.
rismo cultural, ya sea este basado en la Se puede decir que del patrimonio cultu-
cultura material o en la simbólica, funda- ral lo que G. Simmel dijo sobre las ruinas:
mentalmente entre las personas de nivel mantienen la continuidad cultural, son un
educacional superior. nexo de los pueblos con su pasado.
De acuerdo con Craik, (1997: 120-121), Y son la continuidad y la contigüidad
en 1980 el 48% de los turistas estadouni- con el pasado que dan certezas, que permi-
denses que visitaban Europa tenía como ten trazar una línea en la cual nuestro pre-
prioridad conocer la cultura, mientras que sente se encaja.
en 1990, ese porcentaje se había elevado El patrimonio ayuda a guardar la me-
para 88%2. moria (Halbwachs, 1968: 36-37), esa memo-
Los estudios de Urry (1988, 1993) remi- ria social, exterior al individuo, extendida
ten al modelo cognitivo-normativo de Cohen en el tiempo, que guarda los acontecimien-
(1979) que clasifica los turistas en Peregri- tos pretéritos; que es el envoltorio de las
nos Modernos y Buscadores de Placer. Urry memorias individuales y que conserva de
detecta que, en Europa, los buscadores de manera propia los acontecimientos de la
placer se concentran en la clase trabajado- sociedad a la que el individuo pertenece. Es
ra, que ve en el turismo la válvula de esca- una memoria a la cual el individuo recurre
pe de sus rutinas alienantes. Ya los profe- cuando quiere saber sobre hechos que no
sionales liberales, trabajadores indepen- atestiguó.
dientes, e intelectuales buscan experien- Destruyendo el patrimonio se destruye
cias, conocimiento; son los peregrinos mo- parte de la memoria colectiva, se rompe con
dernos. el pasado, se obstruye la continuidad cultu-
Los estudios de Cohen también demos- ral.
traron que los buscadores de placer, --que Pero en Brasil, el problema del patrimo-
pueden ser comparados a lo que, en otra nio es mucho más complejo. En muchas
tipología designó por turistas de masa ciudades, casas históricas fueron demolidas
(Cohen, 1972), y que Smith, (1977) designa- por la especulación inmobiliaria, constru-
rá como masa o charter--, ocasionan gran- yéndose en su lugar edificios que multipli-
des alteraciones en la dinámica de la socie- caron el valor de los terrenos dando enor-
dad receptora, que van de daños permanen- mes lucros a sus dueños. Pero también
tes a la naturaleza a la falta de respeto a existen los casos en que mantener un in-
los valores locales. mueble de valor histórico se hace muy cos-
toso y el dueño de ese patrimonio, pasa a
Patrimonio arquitectónico y memoria ser perjudicado porque muchas veces no
colectiva tiene medios para mantenerlo dentro de:
“en Brasil, paradójicamente, la preserva-
El patrimonio arquitectónico de deter- ción termina siendo una propuesta que lle-
minada localidad es uno de los componen- va, muchas veces, a la destrucción gradual
Margarita Barretto 53

del patrimonio por falta de condiciones En la actualidad prácticamente todos los


financieras para obras de restauro o de sociólogos del turismo están de acuerdo en
simple mantenimiento” (Barretto, 2000: 17) que el turista de hoy es un consumidor cool
que sabe que la autenticidad es represen-
Tradiciones inventadas y autenticidad tada y no le importa, mientras que la ac-
tuación sea buena5.
De acuerdo con Hobsbawm (1983, p. 1) Las tradiciones inventadas pueden tener
”las tradiciones inventadas son un conjunto esa característica de región intermedia,
de prácticas, normalmente gobernadas por pues son, al mismo tiempo, representacio-
reglas aceptadas implícita o tácitamente, de nes y manifestaciones tradicionales y son
naturaleza simbólica, que procuran incul- del agrado de los turistas, que, aunque se-
car ciertos valores y normas de comporta- pan que son inventadas, no dejan de apre-
miento, por repetición, lo que automática- ciarlas en su propia representación.
mente implica una continuidad con el pa-
sado” Antecedentes
Las tradiciones se inventan, a veces,
porque no están siendo usadas, delibera- La ciudad de Blumenau está localizada
damente (Hobsbawm: 8). Aunque normal- en la región conocida como Vale do Itajai,
mente ofrecen una continuidad ficticia con (Valle del río Itajai), Estado de Santa Cata-
el pasado, dentro de lo posible, tratan de rina. Tiene un área de 531 km2 , siendo 152
hacerlo con un pasado histórico apropiado; de área urbana y el resto rural. Está corta-
“usan la historia como legitimación de su da por el río Itajai-Açu que da nombre al
acción (Hobsbawm:.12) valle. Su densidad es de 440 habitan-
Se sabe hoy que muchas tradiciones que tes/km2. La población prevista para el año
parecen enraizadas en la población, son 2000 era de 280 mil personas6.
inventadas. La mayor parte, fueron inven- De acuerdo con la historia oficial, tuvo
tadas, o por una clase dirigente que quería su origen en 1850, cuando la empresa Blu-
afirmar su identidad, inclusive su naciona- menau & Hackradt, consiguió del gobierno
lidad, como es el caso de Escocia o el País de la provincia del entonces Imperio del
de Gales, o fueron movimientos de origen Brasil la concesión, por compra, de una
popular e intelectual como el citado caso del gleba de tierras, para la explotación agríco-
tradicionalismo gaúcho3. la en gran escala, y el permiso para traer
El hecho de que las tradiciones sean colonos que las trabajarían.
inventadas no les quita autenticidad, como Posteriormente se trajeron inmigrantes
es el caso de la ceremonia de cambio de italianos y de otras regiones de Europa
guardia en el palacio de Buckingham. central, dentro de un marco que interesaba
En la década de 70, Daniel Boorstin y al imperio, que era el blanqueamiento de
Dean MacCannel desencadenaron la discu- una sociedad donde empezaba a predomi-
sión sobre el alcance de la autenticidad de nar la piel oscura.
la experiencia turística. Boorstin sostenía La región estaba originalmente ocupada
que los turistas solo tenían acceso a seudo- por indios botocudos, que fueron implaca-
cultura, a seudo- acontecimientos prepara- blemente perseguidos por los nuevos habi-
dos para ellos por los agentes turísticos. tantes, constando en la historia la matanza
(Boorstin, 1987: 79-80). MacCannel refutó de mujeres y niños en las tolderías.
este argumento utilizando los conceptos de La población de origen luso brasileña
Erwin Goffman de front y back regions, llegó a Blumenau a partir de la Guerra del
para elaborar su teoría del escenario (stage Paraguay, cuando muchos desertores se
setting), región intermedia entre frente y internaban río arriba, así como habitantes
fondo, donde los acontecimientos son repre- del litoral que se escondían en los montes
sentados para los turistas. (Mac Can- de la región antes de ser reclutados.
nel,1999: 105). Los turistas, de esta forma, Durante los primeros años del siglo
tienen una noción de lo que son las back XX, las características germánicas pre-
regions, aunque no estén en las auténticas, dominaron, hasta que, durante la segun-
sino en un escenario que las reproduce, una da guerra, el gobierno brasileño prohibió
front region que reproduce la back region.4 todas las manifestaciones de tradición
54 La delicada tarea de planificar el turismo cultural

alemana, empezando por la enseñanza de Flores, (1997: 52) “el turista es una
del idioma en las escuelas y su uso coti- cosa que trae dinero” (el subrayado es
diano, en el culto religioso, el teatro. etc., mío).
obligando inclusive a cambiar el nombre Paradójicamente entonces, pocos años
de las calles que fueran en aquel idioma. después de la publicación del opúsculo
Publicaciones de 1940 y 1950 donde citado, un sector circunstancialmente
intelectuales y militares nacionalistas con- dominante, decidió apelar a un proyecto
denaban, entre otros aspectos de la cultura de “revitalización de la germanidad”,
alemana, los “tipos de construcción” que para crear un producto que sustituyera
constituían “una afrenta” al espíritu na- el turismo de compras (Flores, 1997: 123)
cional brasileño son referidas por Seyferth La reinvención de la germanidad en
(1994: 22) y Da Silva (1984: 88). Blumenau se asienta en tres componen-
Aún en 1965, en la ciudad de Mare- tes: el estímulo a la construcción en esti-
chal Rondon, estado de Paraná, una per- lo de técnica de encaje (enxaimel), la
sona fue investigada como sospechosa de preservación de las construcciones consi-
ser agente nazi por el estilo de su casa. deradas típicas y la Oktoberfest
(Stein, 2000: 72). Las construcciones conocidas como “esti-
Los años siguientes fueron dedicados lo técnica de encaje” (que han sido muy
a desmistificar Blumenau como una ciu- criticadas, tanto por historiadores cuanto
dad alemana. En 1961 el Lions Club edi- por arquitectos por su artificialidad) fueron
tó un opúsculo con los auspicios de las estimuladas a partir de 1968 cuando se
empresas Zadrosny, Hering y Meyer en solicitó una ley para exoneración de im-
el cual se decía, entre otras cosas, que puestos y se colocaron planos a disposición
estos extranjeros (los alemanes) no eran de los interesados.
“ni 1% de su población”, siendo los otros En el mismo año fue publicada, con el
“99% ...tan buenos brasileños como los de auspicio de grandes comercios locales, la
Ceará, Minas Gerais y Río Grande del fotografía, en realidad el fotomontaje, que
Sur” proyectó Blumenau en el escenario nacional
Hasta principios de 1970 Blumenau e internacional como ciudad europea, con el
había sido una ciudad industrial, famosa slogan “¿qué país es este?”
por sus toallas, confecciones y cristales. Posteriormente se elaboraron, la Ley
Recibía muchos visitantes que iban por Complementaria n° 79 de 22/12/1994, que
negocios, y también aquellos que iban mo- “Instituye el Programa de Protección y Va-
tivados por las compras. Los cambios en las lorización del Patrimonio Histórico y Arqui-
reglas del comercio nacional e internacio- tectónico del Municipio”7, la Ley Comple-
nal, se acompañaron de la disminución mentaria n° 120 de 08/12//1995 y la Ley
subsiguiente del llamado turismo de com- Complementaria n° 129 de 11/09/1996, en
pras. El análisis de las actas de la Comi- las que, respectivamente, se crea el Conse-
sión Municipal de Turismo realizado por jo del Patrimonio, el Fondo Municipal de
Flores (1997: 67-77) y las declaraciones Conservación de este, se determinan incen-
obtenidas por la investigadora no dejan tivos fiscales, se crea el servicio de catastro,
dudas de que el programa de protección y y se reglamenta la construcción en caso de
valorización del patrimonio histórico y ar- demolición o destrucción del inmueble.
quitectónico no tuvo como móvil la preser- Los teuto-brasileños, que a partir de la
vación de la cultura, sino la creación de un década de 40 se vieron obligados a cons-
producto turístico. Ante la constatación de truir una identidad brasileña por imposi-
que “el turismo [de compras] estaba para- ción gubernamental, fueron, cuatro décadas
do”, la comisión llegó a la conclusión que “ más tarde, por un decreto municipal gu-
lo único que Blumenau podía vender era su bernamental, obligados a preservar sus
lado germánico” (Flores, 1997: 73) y actuó casas en estilo alemán, para dar a la ciudad
en consecuencia. la característica que la propaganda turísti-
Los interesados en traer turistas eran ca vendía: germanidad.
los comerciantes, que veían en el turista En un proceso prácticamente opuesto al
un consumidor, o, mejor dicho, un porta- que se verificó con el tradicionalismo en Río
dor de dinero. Como dice un entrevistado Grande del Sur, que es en la actualidad el
Margarita Barretto 55

mayor movimiento de cultura popular del parece tener fundamento, ya que, de hecho,
mundo occidental (Oliven, 1999: 13), los hay documentación que prueba que en 1989
blumenauenses supieron del proyecto por- la facultad de arquitectura realizó un rele-
que llegaron un día y les informaron que su vamiento para detectar inmuebles de carac-
casa estaba registrada como patrimonio terísticas peculiares, procediendo, además,
histórico. Algunos inclusive no fueron co- a una campaña de conscientización para
municados nunca, enterándose el día que que las personas los conservaran. Este
quisieron vender la propiedad. acervo sirvió de base a la administración
Una investigación realizada entre 1998 pública para decidir qué inmuebles deberí-
y 2001 permitió verificar que de aproxima- an ser registrados9
damente 800 casas registradas por la facul-
tad de arquitectura de la universidad local, Método
inscriptas en el ayuntamiento (Prefeitura
Municipal) como teniendo valor histórico, A pesar de que en muchas ciudades
pocas fueron demolidas, apenas un 20%. brasileñas la inclusión de un inmueble
Este porcentaje sería tan pequeño que no en el registro de patrimonio histórico ha
justificaría un estudio, pero sí lo justifica ocasionado su demolición en aras de la
la sub-utilización de los terrenos y el hecho especulación inmobiliaria, (Barretto,
de que, de las casas no demolidas, la mitad 2000), p. 15) se entendió que este no era
están cerradas, y algunas abandonadas, el caso de Blumenau.
con vidrios rotos, pasto crecido, grietas. La hipótesis central de esta investiga-
Solamente 11% de los inmuebles demo- ción fue que la especulación inmobiliaria no
lidos, confirman que la motivación fue la era explicación suficiente para la demoli-
especulación inmobiliaria; 48% fueron re- ción de las casas registradas como patrimo-
formados y 39% son apenas terrenos baldí- nio, y que había razones mucho más pro-
os fundas enraizadas en la historia social de la
Intentar entrevistas con propietarios de ciudad.
inmuebles registrados por el Consejo de Se utilizó un método dialéctico, mos-
Patrimonio fue una tarea muy ardua y casi trando las contradicciones entre los inter-
infructífera, realizada por estudiantes que eses del Estado y de los ciudadanos, las
se desempeñaron como ayudantes. Muchas contradicciones del proceso de reinvención
personas los agredieron verbalmente por de la germanidad y las contradicciones in-
teléfono, otras personalmente, otras les herentes a las diferentes visiones de mundo
pidieron dinero, otras negaron que su casa de los diferentes grupos que se quiso unifi-
estuviera en dicho registro. En dos ocasio- car bajo el único rótulo de “teuto-
nes en que sí se consiguió entrevistarlos, brasileños”.
los propietarios preguntaron en primer Las técnicas de investigación utilizadas
lugar si conceder la entrevista implicaba fueron: a) historia oral, con la grabación de
que no podrían vender sus inmuebles o entrevistas con personas clave en el proceso
demolerlos8. Estas actitudes afirmaron la estudiado y b) historia de vida, con la gra-
convicción de que había que investigar más bación de la historia personal de nueve
a fondo la cuestión. sujetos voluntarios, elegidos en forma alea-
Se pudo observar una gran animosidad toria entre los propietarios de inmuebles
no solo contra el Consejo de Patrimonio, registrados como de valor histórico. Para
sino también contra la propia universidad, entender las declaraciones de los entrevis-
porque los criterios de registro de los in- tados, fue necesario realizar una investiga-
muebles han quedado oscuros para la po- ción histórica, tanto en fuentes primarias
blación. La idea general que circula entre (documentos) cuanto en fuentes secunda-
los propietarios de bienes registrados es rias (libros y tesis). Para el análisis de las
que hay una continuidad entre los procesos respuestas y a generalización de los resul-
de estudio y registro. Según ellos “los estu- tados, se utilizó, además, el discurso del
diantes de arquitectura hicieron un estudio, sujeto colectivo, técnica proveniente de la
sacaron una fotografía y después su casa lingüística.
fue expropiada”
La asociación hecha por la población
56 La delicada tarea de planificar el turismo cultural

Resultados obtenidos así que la primera entrevista realizada


para esta investigación fue destruida a
Utilizando como técnica la construcción pedido del entrevistado, que en determina-
de un discurso del sujeto colectivo10 en base do momento declaró que su hermano guar-
a las entrevistas realizadas, llegamos a daba armas en el sótano de una casa que
entender en parte el sentimiento de los había sido demolida
blumenauenses, no solo con respecto al De acuerdo con el discurso colectivo de
problema del patrimonio sino también de la los entrevistados el nazismo en Blumenau
cuestión más amplia de la utilización de la fue fuerte, a pesar de que había personas
cultura germánica como atractivo turístico. que no querían tener nada que ver con el
Encontramos dos grandes categorías de movimiento, porque se consideraban brasi-
análisis que podemos dividir en sub- leños. Esto creó resistencia al proyecto de
categorias: a) los traumas dejados por la revitalización [del patrimonio] por miedo a
segunda guerra, y b) la visión histórica de que se recordase el período nazi.
los teuto-brasileños respecto al Estado. La visión histórica de los teuto-
Los traumas dejados por la segunda brasileños respecto al Estado
guerra: Parece haber una continuidad histórica
De acuerdo con el discurso del sujeto en la relación entre la sociedad blume-
colectivo que se puede construir a partir de nauense y el Estado13, que será ampliada
las declaraciones individuales: los blume- después y que reporta a Halbwachs (1990:
nauenses, considerados alemanes de se- 127) cuando afirma que: “pocas son las so-
gunda clase por los alemanes legítimos, se ciedades ...que por lo menos no hayan deja-
avergüenzan hoy de ser descendientes de do algún trazo de sí mismas en los grupos
alemanes porque en décadas pasadas los más recientes”
llamaban alemanes batata, alemanes de En Blumenau el contacto entre abue-
mierda, alemanes guarangos; les hacían los y nietos fue intenso, como declaran
bromas pesadas, se burlaban de ellos y los los entrevistados en esta investigación.
ridicularizaban por hablar con acento. Muchos fueron criados por la oma y el
Quien nació en la década de 50 no quería opa14 mientras los padres trabajaban, y
ser descendiente de alemanes. otros incluso compartieron la misma
El proceso de nacionalización y repre- casa durante algún tiempo. De sus abue-
sión de la cultura dejó el trauma y el miedo los, que a su vez escucharon las historias
a la represión. Al respecto, el discurso del de los suyos, deben haber oído, las actua-
sujeto colectivo es que los alemanes fueron les generaciones, la esforzada historia de
víctimas de gran represión en Blumenau, constitución de la ciudad, que han incor-
los mandaron a Anhatomirim11 que se porado como recuerdo propio.
había convertido en campo de concentra- “el recuerdo es, en gran medida...preparado
ción, los obligaron a tomar aceite de motor por otras reconstrucciones hechas en épocas
quemado, los sumergían en tanques con el anteriores...la parte social, lo histórico en
agua hasta el cuello, los ataban atrás de nuestra memoria de nuestro propio pasado,
carros, los humillaron, los apedrearon, los es mucho más grande que lo que pensába-
golpearon. No podían viajar si no tenían un mos. Porque hemos, desde la infancia en
salvoconducto que debían presentar en contacto con los adultos, adquirido muchos
cada comisaría. Terminaron vendiendo sus medios de encontrar y tener precisión en
propiedades en la playa de Camboriu12 por- muchos recuerdos” (Halbwachs, 1990: 71-
que no podían ir. Llevaban presas a las 72)
personas por no hablar portugués, idioma Las nuevas generaciones tienen, así, la
que nunca habían aprendido. Había espías vivencia de un tiempo en el cual no estaban
que controlaban y hacían detener inclusive presentes pero del cual guardan la sensa-
a aquellos que no hablaban pero entendían ción de que siempre el estado los perjudicó.
alemán, sin importar que fueran mujeres o Se puede decir que hay un sentimiento de
ancianos. expropiación que penetra las diferentes
La vergüenza de ser confundido con un generaciones transformándose en un sen-
nazi o de haber efectivamente apoyado el timiento atávico que está implícito en las
régimen parece un dato relevante. Tanto es declaraciones de los entrevistados, ya sea
Margarita Barretto 57

sobre las dificultades de los antepasados, haber sido inventada sobre bases lo sufi-
como de la explotación de que fueron objeto. cientemente adecuadas. De acuerdo con la
“se metieron en la floresta. Me parece que apreciación de los entrevistados, la germa-
estuvieron 6 o 7 años hasta que mi tío mu- nidad que se pretende recuperar es una
rió. Entonces ella [mi tía] tuvo que vender pseudo-cultura que no obedece al rigor
todo eso a precio de bananas, porque, como científico, ni histórico ni lingüístico. En lo
es que una mujer quería (sic) quedarse sola que respecta a la arquitectura, los planos
en la floresta?” (Entrevistado n° 6) puestos a disposición de aquellos que qui-
“...es al contrario de lo que se piensa, de sieran construir “en estilo alemán” eran de
aquí...fue dinero para...Alemania...en la casas que no pertenecían a la región de
primera guerra y en la segunda tam- donde los inmigrantes habían venido.17
bién...nunca vino dinero, ellos daban crédi- “Esto no tiene nada que ver con la cultura
to para vender máquinas y Blumenau alemana y sí con el intento fracasado de
mandaba su producción para Alemania” crear un centro turístico. Explico. Edifica-
(Entrevistado n° 2) ciones domo la Casa Moellmann, o la “Pre-
En las entrevista trasparece la convic- feitura” (Municipalidad o Ayuntamiento)
ción de que están siendo usados por el Go- ...son falsas. No conozco una familia tradi-
bierno. El discurso colectivo dice que la cional que haya venido de Michelstadt o de
tradición germánica ahora es útil al Estado. Bavaria... (Entrevistada n° 9)
Se ha aprovechado verticalmente. Durante
la guerra, fue útil, acabar con ella, como en El aporte de la historia
el caso del Banco Agrícola, constituido por
los ahorros de los habitantes del Vale do Para entender el sentimiento de ex-
Itajai, cuya venta obedeció a la amenaza de propiación por parte del Estado de los
expropiación de capital, o cuando las perso- teuto-brasileños, es necesario remontar-
na tuvieron que vender sus inmuebles por- se a la historia de la confederación ale-
que no podían salir de la ciudad. Con el mana antes del proceso migratorio.
proyecto de preservación el estado le quitó A pesar de que hubo intelectuales, artis-
a la población una cosa para la cual nunca tas y profesionales liberales entre los inmi-
contribuyó. Si el estado quiere expropiar, grantes, los primeros que vinieron para la
debe indemnizar; para declarar algo de región, antes inclusive del Dr. Blumenau y
valor histórico, debe pagar. La Municipali- los que siguieron viniendo hasta principios
dad prometió el oro y el moro y no cumplió. del siglo XX eran personas de origen
El gobierno brasileño no es honesto, los humilde, campesinos y trabajadores urba-
constructores tienen protección política. nos (cf. Bruhns, 1997: 21 y 24) a los que la
La verticalidad del proceso y la falta de mecanización de la agricultura y el sistema
consulta15, quedan también evidentes: el de división de tierras había transformado
movimiento de recuperación de la germani- en Lumpenproletariat, y que, como si fuera
dad es interesante para el turista. La co- poco, habían también perdido terreno eco-
munidad era apática al proyecto, inclusive nómico como artesanos frente a la incipien-
reaccionaria. La idea de recuperar la ger- te industria nacional, (Seyferth, 1974: 22) y
manidad no tenía mucho sentido, no fue del al comercio internacional reactivado des-
agrado de las elites. Todo partió del gobier- pués de las guerras napoleónicas. (Klug,
no, patrimonio histórico es una cosa que 1991: 8)18
ellos inventaron, no se consultó a la pobla- El empobrecimiento fue provocado,
ción, por eso hay inmuebles abandonados, también, por leyes que favorecieron a los
de repente alguien dinamita el inmueble y nobles cuando los siervos tuvieron la posibi-
todos se quedan quietos. Ellos quieren que lidad de comprar a su antiguo señor la tie-
la gente conserve, pero no ayudan. rras que ocupaban, en condiciones tan des-
El autoritarismo, además, genera des- favorables que tuvieron que abandonar el
confianza. Como dice la entrevistada nº7, campo.
“me van a decir que arregle aquella casa, “los nobles ampliaron sus propiedades
después me van a decir que saque la casa por precios irrisorios, mientras que los
porque está en la calle”16 campesinos se transformaron en trabajado-
Por otro lado, la tradición parece no res nómades o en proletarios en las grandes
58 La delicada tarea de planificar el turismo cultural

ciudades” (Seyferth, 1974: 22) respectivos gobiernos, había empresas par-


A esto se sumaba la propaganda de al- ticulares interesadas en los resultados de
gunos países interesados en inmigrantes estos asentamientos. Fuera de la Liga Pan
por varias razones: poblar regiones des- germánica ya mencionada, en 1910 se
habitadas, cambiar el perfil étnico - racial, cuentan 106 (el subrayado es mío) empre-
sustituir mano de obra, etc. (Klug, 1991:8, sas, ligas, asociaciones, inclusive la iglesia
Bruhns, 1997:21) y también los intereses luterana, que veían en las colonias la posi-
de las agencias de inmigración que obtení- bilidad de expansión del capitalismo tardío
an sus lucros de la venta de tierras o del alemán.19 (cf. Magalhães, 1998: 42 y p. 91).
negocio de transportar los inmigrantes, (cf. Esta relación comercial-colonial nunca
Magalhães, 1998: 23), que no dudaban en fue motivo de descontento por parte de las
difundir la idea de la tierra prometida don- comunidades teuto-brasileñas, porque Ale-
de “se encuentra oro como arena” (Magalh- mania supo crear un sentimiento de perte-
ães, 1998: 25). nencia a la nación. El hecho de estar dis-
La tierra prometida sin embargo les tantes en el espacio no lo impidió, ya que
deparaba algunas sorpresas poco agrada- como dice Anderson, (1983: 14-16) la na-
bles. La elección del territorio por parte del ción es una comunidad imaginada donde
Gobierno Imperial ya procuraba utilizar a ciertas convenciones, en especial el idioma,
los inmigrantes como desbravadores (Sey- hermanan a sus miembros.
ferth, 1974: 31) Después que Alemania usó los senti-
La colonización alemana tuvo gran opo- mientos de nacionalidad de los teuto-
sición de las elites brasileñas (cf. Magalh- brasileños para tener fieles consumido-
ães, 1998: 21), dueños de latifundios y de res de sus productos en el nuevo conti-
esclavos. Así, los inmigrantes fueron prácti- nente, Getúlio Vargas, presidente del
camente confinados en áreas donde no per- Brasil durante la Segunda Guerra, los
judicaran los intereses de la oligarquía usó para dar visibilidad a su opción tar-
agrícola-ganadera y, donde, al contrario, día por los aliados, haciéndolos blanco de
iban a ser muy útiles como mercado de con- su campaña de nacionalización.
sumo de los productos de esta y creadores Esta consistió en “implantar sentimien-
de vías de acceso. tos, costumbres y tradiciones características
La mayor parte de los inmigrantes te- de la nacionalidad brasileña” (Nodari,
nía, primero, que pagar la deudas contraí- 1999: 247) y los objetivos principales fueron
das con la compra del terreno. No fue fácil las colonias, de origen alemán e italiano,
para los colonos adaptarse a la floresta, que el gobierno definía como “no asimila-
(donde había indígenas que reaccionaron a das”, entre las cuales estaba Blumenau (cf.
la invasión de sus tierras), al calor, a las Nodari, 1999: 258).
enfermedades tropicales, a las crecientes, La primera medida fue exigir que las
que reiteradas veces llevaron casa, huerta y escuelas de las colonias, creadas por la co-
animales. No era raro que las mujeres mu- munidad, tuvieran de un día para otro pro-
rieran en su décimo parto a los 30 años. fesores brasileños y material didáctico en
Cuando las mujeres quedaban solas, tam- portugués, lo que obligó al cierre de muchas
poco podían mantener las propiedades. instituciones educativas (Monteiro, 1979:
La vida era tan dura que muchos de 15).
ellos regresaron. Por ejemplo, en 1924, los Otra medida fue el control de las insti-
registros muestran 22168 alemanes en- tuciones culturales, artísticas, recreativas
trando a Brasil y diez mil regresando para que debían pedir autorización para cual-
Alemania (Willems, 1940 apud Klug, 1991: quier actividad.(cf. Monteiro, 1979: 72 e p.
22) 76).
Usar a los inmigrantes también estaba Pero lo más dramático fue la prohibición
en los planes políticos de futuro del país del idioma, elemento esencial de la identi-
emisor. Alemania ya estaba pensando en el dad “ si uno no puede hablar ale-
proyecto pan germánico de anexar nuevas mán....parece que no puede hacer nada más
tierras para aumentar su espacio geográfico que recuerde la cultura alemana” dice el
(lebensraum). (cf. Magalhães, 1998: 23). Entrevistado n° 3.
Además de los intereses oficiales de los Finalmente, en 1939, se sanciona la ley
Margarita Barretto 59

1164 de 18 de marzo de 1939 que en el art. rencia a prisión de líderes nazis en Blume-
13o. determinaba que “la administración de nau, al apoyo recibido por el diario Ur-
la empresa esté compuesta de brasileños waldsbote de la Liga Pan germánica y a sus
natos o naturalizados hace mas de diez convocatorias para la reunión de las células
años”, lo que también ocasionó perjuicios nazis, mencionan varias asociaciones nazi-
económicos a muchas personas. ficadas, relacionadas a la iglesia, a la ma-
“aparecieron un montón de firmas de Blu- ternidad y a la asistencia mutua.
menau en una lista negra y uno tenía dos Los entrevistados también nombraron
opciones, o pagaba una indemnización al elementos nazis en la ciudad y dentro de su
gobierno brasileño o perdía la representa- propia familia. Inclusive apuntaban miem-
ción...un tío abuelo se negó a pagar esa bros de la élite brasileña que apoyaban la
fianza...perdió mucha cosa” (Entrevistado Alemania nazi, mostrando una germanofi-
n° 1) lia que ya se detectaba en la década de 30,
La vergüenza por ser alemán, eviden- cuando, de acuerdo con la entrevistada nº4,
ciada en las entrevistas, es un dato nuevo a los hijos de las autoridades blumenauenses
partir de la Segunda Guerra Mundial. Du- iban a la escuela alemana.
rante la primera también había habido Este dato no sorprende, ya que había un
represión a las escuelas, depredaciones, intenso comercio entre Alemania y Brasil,
difamaciones en la prensa que difundió el que se duplicó entre 1934 y 1939. (cf. Mon-
“peligro alemán” y creó en el imaginario teiro, 1979: 22). Por otro lado, ser nazi en
colectivo una visión demoníaca de los des- 1930 no tenía nada de extraordinario. Era
cendientes de alemanes. (cf. Magalhães, un partido legítimo, que tuvo votos de to-
1998: 117). No obstante, la comunidad teu- das las clases sociales en Alemania. Mu-
to-brasileña reaccionó fortaleciéndose. chos puntos del programa del partido na-
Fuera de que el Estado Nuevo20 fue mu- cional socialista son en la actualidad ban-
cho más agresivo (Nodari, 1999: 257), y que deras del capitalismo internacional y del
las Ligas Pro Idioma Nacional involucraron expansionismo económico que continúa
a los jóvenes en el proyecto, obteniendo con llevando la guerra, hoy a los Balcanes y a
esto mucho éxito (cf. Monteiro, 1979: 95- Oriente Medio, mañana a otro lugar.22
100), el dato nuevo que puede justificar en Además, el Gobierno de Vargas era sim-
parte el deseo de alejarse de la cultura patizante de la política del III Reich, fun-
alemana, es que parece que hubo, en Blu- damentalmente en lo que respecta al com-
menau, así como en otras colonias alema- bate al comunismo y para ello hizo alianzas
nas, personas que abiertamente apoyaron con la Gestapo (Carone apud Monteiro,
el nazismo, tema sobre el cual hay contro- 1979: 22-23)23
versias. Emblemático de esta cuestión es el epi-
De hecho, los investigadores coinciden sodio de la entrega a la Gestapo, a pesar de
sobre la existencia de un proyecto pan ger- las protestas internacionales, de la comu-
mánico de dominación político-económica nista judía alemana Olga Benario, embara-
de América del Sur, pero no coinciden en el zada de siete meses24 y el hecho de que,
alcance del mismo. cuando el gobierno quiso mostrar su ad-
Los autores tampoco coinciden sobre el hesión a la política de los aliados durante la
alcance del nazismo en Santa Catarina en II Guerra, reprimió a las minorías étnicas
general y en Blumenau en particular. Flo- (italianos, alemanes y japoneses) con los
res (1997: 48) dice que a pesar de la in- mismos métodos nazis _que decía comba-
fluencia de la liga pan germánica en la va- tir_ utilizados contra los judíos en Alema-
lorización de la germanidad los afiliados al nia, Polonia y Francia, por ejemplo el estí-
partido nacional socialista (nazi) fueron mulo a la delación, la designación de ins-
pocos. Para Magalhães(1998: 38) era más pectores de cuadra y el cerco económico,
fuerte el mito del peligro alemán que el que incluía el boicot al comercio, a través
nazismo21. Seyferth (1994: 21) y Amorim de la “lista negra” para provocar el empo-
(2000, passim) ya afirman que la penetra- brecimiento.25
ción nazi fue significativa. Inmediatamente empezó el llamado
Monteiro (1979: 67), Magalhães (1998: proyecto de “modernización” de Brasil, con
105), Amorim (2000: 67 y p. 97) hacen refe- una gran penetración de la cultura esta-
60 La delicada tarea de planificar el turismo cultural

dounidense (cf. Nodari, 1999: 226-227, Oli- dadas las condiciones económicas de las
ven, 1999: 83), que tendría sus efectos en personas para restaurar sus casas dentro
los teuto-brasileños. En 1940, el gobierno de las normas especificadas26, que los per-
de Estados Unidos invirtió mucho a través judica económicamente, los hace recordar
del Bureau Interamericano. Con miedo de situaciones traumáticas y, además, trata de
la alianza de Getúlio Vargas con la Alema- inventar una germanidad sin fidelidad a la
nia nazi, el gobierno americano lanzó una historia.
gran campaña a través de los medios de La idea de expropiación, que surge del
comunicación de masa de la época, espe- imaginario colectivo, no es casual, ya
cialmente cine y radio, para mostrar a los que, cada vez que el Estado, en sus di-
brasileños “la superioridad de la civiliza- versas formas, nacional, estadual o mu-
ción norteamericana” (Moura apud Bruhns, nicipal, brasileño o alemán ha entrado
1997: 92). en contacto con los teutobrasileños, los
De esta forma, se sentaron las bases ha expropiado de alguna cosa o los ha
para la “americanización” de la cultura malogrado en su buena fe.
brasileña que trae embutida la ideología de En una fase que permanece reciente en
la modernización. La sociedad de consumo la percepción de los entrevistados, el Esta-
requiere que lo antiguo y lo tradicional do, ese gran ausente para dar educación y
sean desechables. atención médica, se presentó como represor,
En Blumenau, lo correcto en la época torturador, expropiándolos de su dignidad,
pasa a ser interiorizarse de la cultura ame- de su idioma, de su liturgia y también de
ricana, dejando atrás las tradiciones ale- sus empresas.
manas: Después el Estado, en la piel de cor-
“ ella estudió en el Mackenzie, hizo secre- dero de la recuperación de la identidad,
tariado porque la madre [dijo] se acabó eso invade nuevamente sus vidas para co-
de una pequeña isla alemana en Brasil, vas mandar sus bienes inmuebles.
a estudiar en un colegio americano de San Finalmente, el Estado y la Municipali-
Pablo....La gente que solo iba a estudiar a dad los usan para dar realismo a un pro-
Alemania empezó a mandar los hijos a ducto turístico: la germanidad.
hacer post grados en Inglaterra y en Esta- A lo que la comunidad responde con la
dos Unidos para borrar esa cosa de Blume- voz enérgica de la entrevistada n° 7:
nau ser una ciudad predominantemente “¡¡Fueron libros y libros....quemados!! ¡¡¿¿y
alemana” (Entrevistada n° 4) ahora quieren levantar la cultura alema-
El discurso del sujeto colectivo respecto na??!!! ¡Es tarde!, ¡Forzaron a la gente a
al patrimonio arquitectónico revela los efec- hacerse brasileña!” .
tos de este proceso. La primeras construc- Se concluye que los episodios de la
ciones de la Calle XV [de Noviembre] eran Segunda Guerra aún no fueron elabora-
horribles, no había obras que merecieran dos por la comunidad teuto-brasileña
ser preservadas, la ciudad precisaba mo- blumenauense. y, sobre todo, aún no fue
dernizarse. elaborado el problema del nazismo.
No sorprende, después de este proceso, El proceso de desconstrucción de la iden-
que se derribe una casa de técnica de enca- tidad germánica llevado a cabo durante la
je de más de 100 años y que se ocupe el Segunda Guerra fue plenamente exitoso.
terreno con un jardín de estatuas clásicas, Cuando se prohíbe a una persona que hable
al estilo holliwoodiano el idioma de su madre, cuando se le prohíbe
que rece en su idioma, todos los otros com-
Conclusiones ponentes de la cultura se desarman.
Por otro lado, no se puede olvidar que,
Sobre el caso estudiado, se puede con- en la actualidad, los teuto-brasileños de
cluir que la demolición o el abandono de las Blumenau son brasileños de tercera, cuarta
casas de valor histórico es una respuesta a y quinta generación que, además de haber
un proyecto realizado sin consulta a los sido adoctrinados por el Estado Nuevo es-
interesados, sin tomar en cuenta las reglas tudian, leen, viajan y tienen su propia criti-
del mercado inmobiliario ni las posibilida- cidad. Saben que Alemania los explotó eco-
des reales de llevar adelante el proyecto nómicamente, teniendo con ellos una rela-
Margarita Barretto 61

ción colonialista y, ahora que Alemania Barretto, Margarita


hace parte de los siete países más ricos del 2000 Turismo e Legado Cultural.
mundo, aspiran a obtener algún beneficio Campinas: Papirus.
de sus orígenes. Baumgarten, Cristina
Los blumenauenses teuto-brasileños son 1999 O espírito de uma época. Blumenau:
muy pragmáticos al respecto, como son HB Editora.
pragmáticos y escépticos sobre el proceso de Boorstin, Daniel
reconstrucción de la germanidad, que viven 1987 The image, a guide to pseudo events in
como algo externo a ellos, comercial, for America. 15h anniversary. New York:
export, para atraer turistas, o mejor, el Atheneum
dinero de los turistas. Bruhns, Katianne y Flores, Maria
Como conclusión general se refuerza la Bernardete R.
convicción de que la planificación del tu- 1997 Espaços de Sociabilidade e o idioma:
rismo cultural es una tarea delicada. No Uma campanha de nacionalização em
puede ser directiva, debe ser PARTICIPA- Joinville Dissertação (Mestrado em
TIVA. Se deben tomar en cuenta las varia- História)- Curso de Pós Graduação
bles locales y la historia social de los pro- em História, Universidade Federal de
ductores de cultura involucrados. Las per- Santa Catarina, Florianópolis.
sonas deben sentir que hacen parte, tanto Craik, Jennifer
espiritual como materialmente del proyec- 1997 “The culture of tourism”. En Rojek,
to, y no que son usadas. Deben sentir que la Chris y Urry, John. Touring Cultures.
planificación refleja sus deseos, valores, (pp 113-136). Londres, Routledge.
memorias y aspiraciones económicas. Y, Cohen, Erik
fundamentalmente, deben sentir que la 1972 “Toward a sociology of international
finalidad última de todas sus acciones es tourism”, Social Research, 39(1): 164-
preservar, conservar, revitalizar, mostrar, 182.
con fidelidad, la cultura y ese deseo debe 1979 “Rethinking the sociology of tourism”.
ser el motor de las acciones, el fin último de Annals of tourism research¸ 6(1): 18-
los proyectos, que pueden, o no, utilizar al 35
turismo como medio. Lo que no se puede, Da Silva Jr., Adhemar
definitivamente, es, tomando el turismo 1994 “O povo x der pöbel”. In Cláudia
como fin, utilizar la historia, la cultura y la Mauch e Naira Vasconcellos (Orgs.)
identidad, porque con esto se está comer- Os alemães no sul do Brasil. Canoas,
ciando con el propio ser humano. Ulbra.
Flores, M. Bernardete R.
Bibliografía 1997 Oktoberfest, turismo, festa e cultura
na estação do chopp. Florianópolis:
Amorim, Aluízio Batista de Obra Jurídica Ltda., Letras
2000 Nazismo em Santa Catarina. contemporâneas.
Florianópolis: Insular. Halbwachs, Maurice
Anderson, Benedict 1990 A memória coletiva. São Paulo:
1989 Nação e Consciência Nacional. São Vértice, Ed. Revista dos Tribunais,
(Biblioteca Vértice. Sociologia e
Paulo: Ática.
política)
Araújo, Silvana Miceli de
Hobsbaum, Eric e Ranger, Terence
2000 “Artifício e autenticidade: o turismo 1984 The invention of tradition. Cambridge:
como experiência antropológica”. University Press.
En Banducci, Alvaro e Barretto, Huberman, Leo
Margarita. Turismo e identidade 1974 História da riqueza do homem. Rio de
local: uma visão antropológica. Janeiro: Zahar Editores.
Campinas: Papirus, Col. Turismo. Klug, João
Banducci, Alvaro e Barretto, Margarita 1991 Consciência Germânica e Luteranismo
2001 Turismo e identidade local: uma visão na Comunidade alemã de
antropológica. Campinas: Papirus, Florianópolis (1868-1938).
Dissertação (Mestrado em História),
Col. Turismo.
62 La delicada tarea de planificar el turismo cultural

Curso de Pós Graduação em História- Pennslylvania Press


Universidade Federal de Santa Stein, Marcos Nestor
Catarina, Florianópolis. 2000 A construção do discurso da
Kreutz, Lucio germanidade em Cândido Rondão.
1994 “Escolas da imigração alemã no Rio (1946-1996). Dissertação (Mestrado
Grande do Sul: perspectiva histórica”. em História), Universidade Federal
In Cláudia Mauch e Naira de Santa Catarina, Florianópolis.
Vasconcellos (Orgs.) Os alemães no Urry, John
sul do Brasil. Canoas, Ulbra. 1993 The tourist gaze. London: Sage.
Lefèvre, Fernando, Lefèvre, Ana Maria C. e 1998 “Cultural change and contemporary
Teixeira, Jorge J. V. (org.) holiday-making”. Theory, Culture and
2000 O discurso do sujeito coletivo. Caxias Society¸ 5(1): 35-56.
do Sul: Educs. Weber, Regina
Magalhães, Marionilde Dias Brepohl de 1994 Nacionalidade com prefixos: os teutos
1998 Pangermanismo e Nazismo: A e o Estado Novo em Ijui. In Cláudia
trajetória alemã rumo ao Brasil. Mauch e Naira Vasconcellos (Orgs.)
Campinas: Editora da UNICAMP/ Os alemães no sul do Brasil. Canoas,
FAPESP, Coleção Momento. Ulbra.
Mac Cannel, Dean
1999 The tourist: a new theory of the leisure Sites de Internet:
class. Berkeley: University of Califor- GALERIE OLGA BENARIO. Desenvolvida
nia Press. pela Vereinigung der Verfolgten des
Monteiro, Jaecyr Naziregimes/Verband der Antifaschisten
1979 Nacionalização do Ensino em Santa (VVN/VdA).27 Biografia de Olga Benario,
Catarina, 1930-1940. Dissertação com fotografias. Disponível em:
(Mestrado em História) Universidade http://www.antifa-online.de/Galerie/ausstell
Federal de Santa Catarina,
Florianópolis.
Morais, Fernando
1990 Olga. São Paulo: Companhia das NOTAS
Letras
Nodari, Eunice Suely 1
Este artículo surge como resultado de una inves-
1999 A renegociação da etnicidade no Oeste tigación llevada a cabo desde septiembre de 1998
de Santa Catarina (1917-1954). Tese hasta noviembre de 2001 con el apoyo de la
(Doutorado em História), Pontifícia FURB, Fundación Universidad Regional de Blu-
Universidade Católica de Rio Grande menau y CNPq, Consejo Nacional de Investiga-
do Sul, Porto Alegre. ción, los alumnos del Curso de Turismo de la
Oliven, Ruben Geroge FURB, Iara L. K. Rischbierter, Luísa H.S. Borda
1999 Nación y Modernidad: La reinvención y Rodrigo H. Moreira, y los señores Décio Moser
de la identidad gaúcha en el Brasil. y Paulo Mundt, respectivamente Secretario y
Buenos Aires: Eudeba. Director de Planificación de Turismo de la Muni-
Seyferth, Geralda cipalidad, en diferentes gestiones. Se contó con la
1974 A colonização alemã no Vale do Itajai- colaboración de doce entrevistados cuyos nom-
bres permanecen en sigilo.
Mirim. Porto Alegre: Movimento,
Coleção Documentos Brasileiros, Vol. 2
La autora no conoce estudios similares en Améri-
5. ca del Sur que pueda citar.
Seyferth, Geralda
3
1994 A identidade teuto-brasileira numa Referente a Río Grande del Sur.
perspectiva histórica. In Cláudia 4
Para una visión más amplia de esta discusión, ver
Mauch e Naira Vasconcellos (Orgs.)
Araújo, S. in Banducci A. y Barretto M. (2001: 49-
Os alemães no sul do Brasil. Canoas, 64)
Ulbra.
Smith, Valene 5
Para una ampliación del concepto de post turista,
1977 Hosts and Guests: the anthropology of ver Urry, 1993: 100 a 103, Barretto, 1997, cap. 12.
tourism. Philadelphia: University of
Margarita Barretto 63

6 20
Los últimos censos en Brasil han sido muy poco Así se llamó el período en que Getúlio Vargas
confiables, por lo tanto se trabaja con estimativas. fue presidente de Brasil.
7 21
Esta ley reglamenta las reformas de los inmuebles Se atribuía este peligro a cosas tan simples como
y, obviamente, impide la demolición, pero no inter- hacer gimnasia.
fiere en el derecho de propiedad ni impide la co-
22
mercialización. No obstante, es conocida como “ley Pero nada de esto ha sido trabajado con la población,
de expropiación”. que carga todavía la culpa de los horrores cometidos
por un grupo de políticos y militares fanáticos en su
8
Siendo que el mayor interés de los compradores es delirio de superioridad racial.
el terreno, vender y demoler están totalmente aso-
23
ciados. El combate al comunismo y al movimiento orga-
nizado de la clase trabajadora revolucionaria pro-
9
En entrevista concedida a la autora el día puesta por el nacional socialismo fue la pieza clave
07/05/2001 un ex intendente dijo que “había estado para obtener el apoyo de los capitalistas alemanes
afuera 8 años y cuando volvió, como la ley no que podrían así mantener su poderío. Por otra parte,
estaba muy bien formulada y estaban decidiendo supieron construir un discurso que cautivara a las
sobre la marcha lo qué registrar, decidió tomar ese masas, entre lo que se destaca la abolición de las
acervo como base” rentas no resultantes del trabajo y la nacionaliza-
ción de las empresas (cf. HUBERMAN, 1974: 314-
10
Para ampliar informaciones sobre esta técnica 315)
consultar Lefèvre y Lefèvre, 2000, passim.
24
Murió en 1942 en la cámara de gas, dos años
11
Isla próxima a Florianópolis, (capital del estado, después de dar a luz a la hija que concibiera con el
distante 130km. de Blumenau), a la que solo se líder comunista brasileño Luiz Carlos Prestes. (cf.
tiene acceso por mar. GALERIE). Este episodio se hizo conocido en
Brasil a partir del libro Olga, de Fernando Morais.
12
Balneario tradicional de los blumenauenses, por
25
ser la playa más cercana, a 90 km. Presionadas, las minorías étnicas terminaban
vendiendo propiedades y negocios por valores
13
en abstracto, sea alemán o brasileño, nacional, prácticamente irrisorios.
provincial o municipal.
26
normas estas que tampoco están claramente esta-
14
Abuela y abuelo en alemán. Son vocablos cuyo blecidas y que prácticamente dependen de una
significado es de dominio público en Blumenau. persona dentro de la Municipalidad.
15 27
No será discutido en este contexto si de hecho las Unión de los perseguidos por el régimen nazi/
personas fueron consultadas o no. Lo que sí se Liga de Antifascistas.
puede discutir es que, si hubo alguna consulta, el
poder público fue muy ineficiente al hacerla, ya
que, no solo los propietarios niegan que haya habi-
do consulta sino que hay gente que hasta hoy niega
que su casa haga parte del registro.
16
Es una casa a la cual se le construyó una calle,
dejándola prácticamente sin vereda. Tampoco para
esto la propietaria fue consultada.
17
Tampoco fue una tradición adecuada la de la
Oktoberfest, fiesta bávara yq que los colonos no
vinieron de Bavaria sino de Hannover, Braunsch-
weig, Suiza, Prusia y Oldenburgo (Magalhães,
1998: 30).
18
La emigración más significativa fue hacia Esta-
dos Unidos, llegando a Brasil entre 1,5 y 3% de los
emigrados.
19
En el caso de la iglesia, era una forma de expan-
dir el luteranismo en una región predominantemen-
te católica.