Está en la página 1de 12

CONDUCTISMO

El conductismo surge en contra de las orientaciones dadas por el estructuralismo y el


funcionalismo. John B. Watson (1878 – 1958) consideraba que las escuelas de pensamiento
y los métodos de investigación que manejaban el concepto de mente eran poco científicos,
pues los fenómenos que estudiaban, tales como la introspección y la experiencia, no eran del
todo observables y medibles.
El conductismo se encuentra asociado al condicionamiento, en este caso del aprendizaje. Sin
embargo estudiar el condicionamiento, no es estudiar la conducta, pues todas las teorías lo
hacen, sino que el aprendizaje se explica en términos de eventos ambientales.
Conexionismo
i. Aprendizaje por ensayo y error. Thorndike postuló que el aprendizaje sucede cuando hay
asociaciones (conexiones) entre las experiencias sensoriales y los impulsos nerviosos que
se manifiestan en una conducta. Cuanto mayor sea el número de veces que se emita una
respuesta ante un estímulo, la respuesta se conecta con mayor firmeza al estímulo. Este
aprendizaje ocurre de manera gradual, las conexiones se forman de manera mecánica por
medio de la repetición y sin involucrar la consciencia del individuo. Thorndike
comprendía que el aprendizaje humano es más complejo.

ii. Ley del ejercicio. Esta ley tiene dos partes. Ley del uso: Cuando un estímulo recibe
respuesta se fortalece la conexión. Ley del desuso. Cuando no hay respuesta para un
estímulo, la fuerza de la conexión se debilita y cuanto más tiempo pase para producirse
una respuesta, más se debilita la conexión.

iii. Ley del efecto. Se enfatiza en las consecuencias o efectos de la conducta. Las respuestas
que producen consecuencias satisfactorias o recompensantes se aprenden, en cambio las
respuestas que producen consecuencias insatisfactorias o punitivas no se aprenden, por lo
que los satisfactores permiten que los individuos se adapten a sus entornos.

iv. Ley de la disposición. Cuando alguien está preparado a actuar, si lo hace se siente
recompensado, mientras que si no lo hace se siente castigado.

v. Cambio asociativo. Las respuestas emitidas ante un estímulo específico se presentan


también ante un estímulo completamente diferente si, en ensayos repetidos se van
haciendo pequeñas modificaciones al estímulo.

vi. Transferencia (generalización). La generalización ocurre ante el fortalecimiento de una


conexión produce un cambio en otra conexión. La trasferencia ocurre cuando las
situaciones tienen elementos idénticos y provocan respuestas similares. Thorndike y
Woodworth descubrieron que el entrenamiento o la práctica de una habilidad en un
contexto específico no mejora en general el desempeño de tal habilidad.
Revisiones a la teoría de Thorndike
Thorndike tuvo que revisar las leyes del ejercicio y del efecto debido a que los resultados en
otras investigaciones cuestionaron su validez. Thorndike descartó la ley del ejercicio cuando
descubrió que una situación no necesariamente “imprime” las respuestas. Por consiguiente
la repetición de una situación no necesariamente incrementa la probabilidad de que la
respuesta se repita.
Con respecto a la ley del efecto, Thorndike pensó que los efectos de los satisfactores,
recompensas, y de los inhibidores, castigos, eran opuestos y comparables, sin embargo las
investigaciones demostraron que no era así. Por el contrario, las recompensas fortalecen las
conexiones, pero los castigos no necesariamente las debilitan. Más bien, las conexiones se
debilitan cuando otras conexiones se fortalecen.
El castigo suprime las respuestas pero no hace que ellas se olviden. El castigo no es un medio
eficiente para alterar la conducta, porque no les enseña a los educandos conductas concretas,
sino que les indica lo que no deben hacer.

Thorndike y la educación
Principios de enseñanza. Los profesores deben formar buenos hábitos en sus estudiantes, es
decir:

 Forme hábitos, no espere que se formen solos.


 Cuídese de formar un hábito que se deba eliminar más adelante.
 No forme uno o más hábitos si uno es suficiente.
 En igualad de circunstancias, forme hábitos de la manera en que serán utilizados.

Este último principio previene a los profesores de enseñar contenido al margen de las
aplicaciones.

Seriación de programas. Una habilidad debe introducirse:

 En el momento justo o antes del momento en que se pueda utilizar de manera


provechosa.
 Cuando el estudiante esté consciente de que la necesite como un medio para cumplir
algún propósito útil.
 Si su dificultad se ajusta mejor a la capacidad del aprendiz.
 Cuando armoniza plenamente con el nivel y el tipo de emociones, gustos disposiciones,
distintivas y volitivas del alumno que en ese momento estén mas activas.
 Cuando el aprendizaje inmediato anterior le facilite más y cuando esta facilite más el
que vendrá en breve.

Disciplina mental. Es la creencia de que aprender ciertas materias (como literatura y


matemáticas) contribuye a mejorar mas que otras, el funcionamiento mental general. De este
modo se debe, más bien, investigar la forma en la que las diferentes materias influyen en la
capacidad de los estudiantes para pensar, así como que otros efectos tienen. El influyente
trabajo de Thorndike provocó que los educadores rediseñaran los programas dejando de lado
el modelo de disciplina mental.

Condicionamiento Clásico
Procesos básicos
El condicionamiento clásico s un procedimiento de varios pasos que en un principio involucra
la presentación de un estímulo incondicionado (EI), que provoca una respuesta
incondicionada (RI). A partir de un estímulo inicialmente neutro se puede convertir en un
estímulo condicionado (EC) que produce una repuesta condicionada (RC) similar a la RI
original.
La extinción ocurre cuando se presenta de manera no reforzada un EC sin la presencia de un
EI y esto provoca que disminuya la intensidad de una RC hasta desaparecer.
La recuperación espontánea se presenta después de un periodo en el que no se presenta un
EC y se supone que la RC se extingue. Si después se presenta el EC y la RC reaparece, se
dice que la RC se recuperó de manera espontánea de la extinción. La RC recuperada no dura
mucho tiempo, salvo que se vuelva a presentar el EC. El emparejamiento repetido del EC
con el EI restaura por completo la RC. El hecho de que los emparejamientos EC-RC se
puedan establecer sin gran dificultad sugiere que la extinción no implica que haya ocurrido
un desaprendizaje de las asociaciones.
La generalización ocurre cuando la RC se presenta ante estímulos similares al EC. Cuanto
menos similitud hay entre el nuevo estímulo y el EC, menor es la generalización.
La discriminación es el proceso complementario y ocurre cuando el organismo aprende a
responder ante EC y no ante otros estímulos similares. Para entrenar la discriminación se
podría emparejar el EC con el EI y también presentar otros estímulos similares pero sin el
EI.
El condicionamiento de orden superior ocurre cuando se condiciona un estímulo y este se
utiliza como EI.

Variables informativas
Pavlov creía que el condicionamiento es un proceso automático que ocurre por la repetición
de emparejamientos EC – EI y que la ausencia de esta extingue la RC. Sin embargo en los
seres humanos el condicionamiento puede ocurrir con rapidez, en ocasiones después de un
solo emparejamiento EC – EI y es probable que la ausencia repetida de este emparejamiento
no extinga la RC. Al parecer la extinción depende en gran medida del contexto. Las
respuestas permanecen extinguidas en el mismo contexto, pero las respuestas condicionadas
podrían reaparecer si este se modifica. Estos hallazgos ponen en tela de juicio la descripción
del condicionamiento de Pavlov.
La investigación subsecuente ha demostrado que el condicionamiento depende menos del
emparejamiento de EC – EI y más de la información que el EC comunica al individuo acerca
de la probabilidad de que ocurra el EI. Por ejemplo, suponga que hay dos estímulos: uno
siempre va seguido por un EI, mientras que el otro solo algunas veces. El primer estímulo
debe producir condicionamiento, ya que predice de manera confiable la aparición del EI. Tal
vez ni siquiera sea necesario emparejar el EC y el EI; el condicionamiento puede ocurrir con
solo decirle a los sujetos que están relacionados. De la misma manera, es probable que no se
requiera la constante ausencia del emparejamiento de los estímulos para la extinción: decir a
la gente que la contingencia ya no existe en efecto puede reducir o extinguir la RC.
Una explicación de estos resultados es que la gente forma expectativas respecto a la
probabilidad de que aparezca el EI. Para que un estímulo se convierta en EC debe transmitir
información acerca del tiempo, lugar, cantidad y calidad del EI. Incluso cuando un estímulo
es predecible, cabe la posibilidad de que no se vuelva condicionado si otro estímulo predice
mejor. Al parecer el condicionamiento, más que ser automático, está mediado por procesos
cognoscitivos. Si las personas no se dan cuenta de que existe un vínculo EC – EI, el
condicionamiento no ocurre. Cuando no hay tal vínculo, el condicionamiento podría
presentarse si las personas creen que existe. Aunque es probable que esta perspectiva
contingente del condicionamiento no sea del todo precisa, ofrece una explicación para el
condicionamiento diferente a la de Pavlov y resalta su complejidad.
Influencias Biológicas
Pavlov creía que cualquier estímulo percibido puede condicionarse a cualquier respuesta. Sin
embargo, investigaciones posteriores demostraron que no siempre es posible generalizar el
condicionamiento. Dentro de cualquier especie, la respuesta se puede condicionar a ciertos
estímulos pero no a otros. El condicionamiento depende de la compatibilidad del estímulo y
la respuesta con las reacciones específicas de las especies. Todos los organismos poseen de
forma inherente los patrones conductuales básicos que les permiten sobrevivir en sus hábitats,
pero el aprendizaje les proporciona los matices necesarios para lograr una adaptación exitosa.
Reacciones Emocionales condicionadas
Pavlov aplico los principios del condicionamiento clásico a la conducta anormal y analizó
como se podrían desarrollar las neurosis y otros estados patológicos. Sus ideas eran
especulativas y sin fundamentos, pero otros investigadores han aplicado los principios del
condicionamiento clásico para condicionar reacciones emocionales.
Watson afirmó con su famoso experimento con el pequeño Albert quedó demostrado el poder
del condicionamiento emocional.
Aunque este estudio se cita ampliamente para demostrar como el condicionamiento puede
producir reacciones emocionales, la influencia del condicionamiento no suele ser tan
poderosa. Como se vio en la sección anterior, el condicionamiento clásico es un fenómeno
complejo; no es posible condicionar cualquier respuesta a cualquier estímulo. Las especies
han desarrollado mecanismos que las predisponen a ser condicionadas en algunas formas
pero no en otras. En los seres humanos el condicionamiento ocurre cuando los individuos
están conscientes de la relación entre el EC y el EI, y la información de que el EI ocurre antes
de la EC suele producir extinción. Los intentos por replicar los hallazgos de Watson y Rayner
no han tenido un éxito uniforme. Por ejemplo no se ha encontrado evidencia de
condicionamiento al utilizar objetos como estímulos condicionados en lugar de animales.
Un medio mas confiable para producir condicionamiento emocional es la desensibilización
automática., que a menudo se utiliza con individuos que sufren miedos debilitantes. La
desensibilización incluye tres fases. En la primera fase el terapeuta y el cliente elaboran una
jerarquía de ansiedad con varias situaciones, ordenadas desde la que produce menor ansiedad
hasta la que provoca mayor ansiedad. Para un estudiante que sufre de ansiedad ante los
exámenes, algunas situaciones de baja ansiedad podrían ser el hecho de enterarse de un
próximo examen en una clase y reunir el material para estudiar; el hecho de estudiar la noche
anterior al examen y caminar hacia el salón de clases el día del examen podrían ser
situaciones de ansiedad moderada; y recibir el examen en clase y desconocer la respuesta a
una pregunta serían ejemplos de situaciones de ansiedad elevada.
En la segunda fase el cliente aprende a relajarse imaginándose escenas agradables y
relacionando una señal de relajación. En la tercera fase, mientras el cliente está relajado, se
imagina la primera escena de la jerarquía. Esto puede repetirse varias veces, después de lo
cual se pasa a la siguiente escena. El tratamiento continua ascendiendo en la jerarquía hasta
llegar el momento en el que el cliente puede imaginar la escena que le provocaba mayor nivel
de ansiedad sin sentirse ansioso. Si el cliente informa que siente ansiedad mientras imagina
una escena, deberá regresar en la jerarquía a una escena que no lo haga tener esa sensación.
El tratamiento suele requerir varias sesiones.
La desensibilización implica un contracondicionamiento. Las escenas relajantes que el
cliente imagina (EI) producen relajación (RI). Las señales que producen ansiedad (EC) se
emparejan con las escenas relajantes, ya que la relajación es incompatible con la ansiedad.
Al emparejar inicialmente una señal de ansiedad débil con la relajación, y al avanzar
lentamente en la jerarquía, todas las señales que producen ansioedad eventualmente deberían
producir relajación (RC).
La desensibilización es un procedimiento eficaz que se puede realizar en el consultorio de un
terapeuta o de un consejero. No requiere que el cliente lleve a cabo las actividades de la
jerarquía. Una de sus desventajas es que el cliente debe ser capaz de imaginar las escenas, y
las personas tienen diferentes habilidades para hacerlo. Además la desensibilización también
requiere las habilidades de un terapeuta o consejero profesional, ya que no debe ser aplicada
por personal que no esté capacitado para hacerlo.
Condicionamiento por contigüidad
En esta perspectiva conductista del aprendizaje se refleja la contigüidad de estímulos y
respuestas.
Condicionamiento operante
Aunque en la actualidad esta teoría ha sido impugnada por otras teorías del aprendizaje
porque no puede explicar el aprendizaje de orden superior y otras formas complejas de
aprendizaje, su influencia se mantiene, debido a que los principios del condicionamiento
operante se siguen aplicando para mejorar el aprendizaje y la conducta de los estudiantes.
Marco conceptual
A continuación se mencionarán los supuestos del condicionamiento operante, la manera en
que reflejan un análisis funcional de la conducta y las implicaciones de la teoría para la
predicción y el control de la conducta.
Supuestos científicos. Pavlov planteó que el aprendizaje tenía lugar en el sistema nervioso y
consideró la conducta como una manifestación del funcionamiento neurológico. A partir de
lo anterior, Skinner planteó una sicología de la conducta que puede entenderse en sus propios
términos sin hacer referencia a aspectos neurológicos u otros eventos internos, es decir, los
procesos internos tienen la dificultad de expresarse en forma de lenguaje.
Cuando los eventos privados se manifiestan como conductas abiertas, es posible determinar
el papel que desempeñan en un análisis funcional.
Análisis funcional de la conducta. Skinner se refirió a estos medios para examinar la conducta
como análisis funcional:
Las variables externas de las que la conducta es una función brindan lo que podríamos
llamar el análisis causal o funcional: Nos encargamos de predecir y controlar el
comportamiento del individuo, y esta es nuestra “variable dependiente”, el efecto del que
buscamos la causa. Nuestras “variables independientes”, las causas de la conducta, son
las condiciones externas de las que el comportamiento es una función.
El aprendizaje es la reclasificación de las respuestas en una situación compleja;
condicionamiento, se refiere al fortalecimiento de la conducta que resulta del reforzamiento.
Existen dos tipos de condicionamiento: El tipo E y el tipo R. El primero es el
condicionamiento pavloviano, que se caracteriza por el emparejamiento del estímulo
reforzador (incondicionado) con otro estímulo (condicionado). El condicionamiento tipo E
destaca la importancia del estímulo en la emisión de una respuesta por parte del organismo.
La respuesta dada al estímulo que origina la respuesta se conoce como conducta
correspondiente.
Aun cuando el condicionamiento tipo E podría explicar las reacciones emocionales
condicionadas, la mayoría de las conductas humanas, más que ser provocadas de manera
automática por ellas, son emitidas por la presencia de estímulos. Las respuestas son
controladas por sus consecuencias y no por estímulos antecedentes: Este tipo de
comportamiento al que Skinner llamó tipo R para destacar el aspecto de la respuesta, es
conducta operante porque opera en el ambiente para producir un efecto.
Si la ocurrencia de una conducta operante es seguida por la presentación de un estímulo
reforzador, su fuerza se incrementa… Si la ocurrencia de una conducta operante, ya
fortalecida a través de condicionamiento, no es seguida por el estímulo reforzador, su fuerza
disminuye.
Podríamos considerar la conducta operante como “aprender haciendo” y, de hecho, gran parte
del aprendizaje ocurre cuando presentamos conductas. A diferencia de la conducta
correspondiente, que no ocurre antes del condicionamiento, la probabilidad de ocurrencia de
una conducta operante nunca es cero, ya que se debe emitir la respuesta para recibir el
reforzamiento. El reforzamiento cambia la probabilidad o taza de ocurrencia de la respuesta.
Las conductas operantes actúan sobre el ambiente y su probabilidad de ocurrencia aumenta
o disminuye debido al reforzamiento.
Procesos básicos
Reforzamiento. El reforzamiento es el responsable de fortalecer la respuesta, es decir, se
refiere al incremento de la taza de respuesta o el aumento de la probabilidad de que ocurra
una respuesta. Un reforzador (o estímulo reforzante) es cualquier estímulo o evento que sigue
a una respuesta y que provoca su fortalecimiento. Los reforzadores (recompensa) se definen
con base en sus efectos, los cuales no dependen de procesos mentales, como la consciencia,
las intenciones o las metas. Puesto que los reforzadores se definen por sus efectos, no es
posible determinarlos de antemano.
La única manera de saber si cierto acontecimiento refuerza o no a cierto organismo en ciertas
condiciones, consiste en hacer una prueba directa. Observamos la frecuencia de una respuesta
elegida, hacemos que un evento sea contingente a su emisión y vemos si cambia la frecuencia.
Si hay un cambio, clasificamos el acontecimiento como reforzador para el organismo en esas
condiciones.
Los reforzadores son específicos de las situaciones: se aplican a individuos en momentos
específicos y en condiciones determinadas. Lo que refuerza a un estudiante en particular
durante una clase de lectura tal vez no lo haga en la de matemáticas o en otra clase de lectura.
A pesar de su especificidad, es posible predecir, hasta cierto punto, los estímulos y
acontecimientos que refuerzan la conducta. Por lo general los alumnos consideran reforzantes
los eventos como los elogios del profesor, el tiempo libre, los privilegios, las estampas y las
altas calificaciones. Sin embargo, nunca podemos tener plena certeza de que una
consecuencia será reforzante hasta que esta se presenta después de una repuesta y vemos que
cambia la conducta.
El modelo de condicionamiento operante básico es la contingencia de tres términos:
ED R ER
Un Estímulo discriminativo (ED) da pie a que se emita una respuesta (R) la cual va seguida
por un estímulo reforzante (ER o reforzamiento). El estímulo reforzante es cualquier estímulo
(acontecimiento, consecuencias) que incrementa la probabilidad de que la respuesta será
emitida en el futuro cuando el estímulo discriminativo esté presente. En términos mas
sencillos, podríamos denominarlo modelo A – B – C.

El reforzamiento positivo implica presentar un estímulo, o añadir algo a una situación,


después de una respuesta, lo que aumenta la probabilidad de que esta respuesta ocurra en el
futuro en la misma situación.
El reforzamiento negativo implica retirar un estímulo o quitar algo de una situación después
de la respuesta, lo cual incrementa la probabilidad de que esta respuesta ocurra en el futuro
en la misma situación. Un reforzador negativo es un estímulo, que al ser eliminado por un
respuesta, incrementa la probabilidad de que esa respuesta ocurra en un futuro en la misma
situación
Extinción. La extinción se refiere a la disminución de la fuerza de la repuesta debido a la falta
de reforzamiento.

Reforzadores primarios y secundarios. Los estímulos como la comida, el agua y el refugio
se denominan reforzadores primarios porque son necesarios para sobrevivir. Los
reforzadores secundarios son estímulos que se condicionan asociándolos con reforzadores
primarios…

Principio de Premack.

Castigo.

Programas de reforzamiento. Los programas se refieren al momento en que se aplica el


reforzamiento. En un programa continuo se refuerza cada respuesta correcta, lo cual podría
ser deseable mientras se adquieren habilidades: los estudiantes reciben retroalimentación
después de cada respuesta con respecto a la precisión de su trabajo. El reforzamiento continuo
ayuda a asegurar que no se aprendan respuestas incorrectas.
En un programa intermitente

Generalización.

Discriminación.
Cambio Conductual
Aproximaciones sucesivas (moldeamiento).
Encadenamiento.

Modificación conductual

Técnicas.

Modificación cognitivo conductual.

Autoregulación

Aplicaciones a la instrucción

Resumen

¿Cómo se aprenden conductas según la teoría del conexionismo?


El aprendizaje implica la formación de asociaciones (conexiones) entre las experiencias
sensoriales (percepciones de estímulos o eventos) y los impulsos nerviosos (respuestas) que
se manifiestan en la conducta.
¿Cuáles fueron algunas de las contribuciones de Thorndike a la práctica educativa?

TEORÍA COGNITIVA SOCIAL


Desde principios de la década de 1950 hasta inicios de la década de 1960, las teorías del
condicionamiento fueron rebatidas en muchos aspectos. Su influencia disminuyó hasta el
punto en que, en la actualidad las principales perspectivas teóricas son cognoscitivas.
Uno de los principales cuestionamientos al conductismo surgió de los estudios sobre el
aprendizaje observacional realizados por Albert Bandura y sus colaboradores. Un
descubrimiento central de esta investigación fue que las personas podían aprender nuevas
acciones con el simple hecho de observar a otros realizarlas. Los observadores no tenían que
llevar a cabo la acción en el momento del aprendizaje. Tampoco era necesario el
reforzamiento para que se llevara a cabo el aprendizaje. Estos hallazgos pusieron en tela de
juicio los supuestos fundamentales de las teorías del condicionamiento.
La teoría cognoscitiva social destaca la idea de que gran parte del aprendizaje humano ocurre
en un entorno social. Al observar a los demás, las personas adquieren conocimiento, reglas,
habilidades, estrategias, creencias y actitudes. Los individuos también aprenden la idoneidad
de las conductas y las consecuencias de las conductas modeladas a partir de la observación
de modelos, y actúan de acuerdo con las capacidades que consideran tener y conforme a los
resultados esperados de sus acciones.
Albert Bandura creía que las teorías del condicionamiento, que estaban en boga en ese
momento, no explicaban por completo la adquisición y la realización de conductas
prosociales y desviadas.
En realidad, la mayor parte de las aplicaciones previas de la teoría del aprendizaje a temas
relacionados con la conducta prosocial y desviada… han sufrido las consecuencias de basarse
en una gama limitada de principios establecidos y apoyados principalmente por estudios de
aprendizaje animal o aprendizaje humano en situaciones individuales.
Bandura desarrolló una teoría detallada del aprendizaje observacional, que se ha extendido
para abarcar la adquisición y el desempeño de diversas habilidades, estrategias y
comportamientos. Los principios cognoscitivos sociales se han aplicado al aprendizaje de
habilidades cognoscitivas, motoras, sociales y de autorregulación, así como a otros temas;
por ejemplo la violencia (en vivo y filmada), el desarrollo moral, la educación, la salud y los
valores sociales.
Con la publicación de Autoeficacia: el ejercicio del control, Bandura amplió su teoría para
explicar la manera en que las personas buscan controlar acontecimientos importantes de su
vida mediante la autorregulación de sus pensamientos y acciones. Los pasos básicos para la
autorregulación son: establecer metas, calcular por adelantado los resultados de las acciones,
evaluar el progreso hacia las metas y autorregular los pensamientos, las emociones y las
acciones.
Interacciones recíprocas
Bandura analizó la conducta humana como la interacción entre conductas, variables
ambientales y factores personales. Estos factores de interacción se pueden ejemplificar
utilizando la autoeficacia percibida, que son las creencias acerca de las propias capacidades
para organizar e implementar las acciones necesarias para aprender o desempeñarse en los
niveles asignados.
Persona – Conducta: las creencias sobre la autoeficacia influyen en el logro de conductas
como la selección de tareas, la perseverancia, el nivel de esfuerzo y la
adquisición de habilidades.
Conducta – Persona: las acciones de los estudiantes a su vez modifican la autoeficacia. A
medida que los estudiantes trabajan en tareas advierten que están
progresando hacia sus metas de aprendizaje, lo que se convierte en un
indicador de que son capaces de conseguir un buen desempeño. Esto
aumenta su creencia en su autoeficacia para un aprendizaje continuo.
Persona – Ambiente: las investigaciones con estudiantes que enfrentan problemas de
aprendizaje han demostrado la interacción entre la autoeficacia y los
factores ambientales. Muchos de estos alumnos manifiestan un bajo
sentido de autoeficacia por un buen desempeño. Los individuos que
pertenecen al entorno social de estos estudiantes podrían reaccionar ante
ellos con base en los atributos que típicamente se asocian con alumnos
con problemas de aprendizaje y no con base en las habilidades reales del
aprendiz.
Ambiente – Persona: algunos profesores por ejemplo consideran que algunos estudiantes son
menos capaces de que los alumnos que no tienen discapacidades y tienen
menos expectativas académicas para ellos, incluso en áreas de contenido
en las que los estudiantes con problemas se desempeñan
adecuadamente.
Ambiente – Conducta: considérese una secuencia de instrucción típica en la que el profesor
presenta información a los a los estudiantes y se les pide que se fijen en
el pizarrón. Los aspectos ambientales influyen en la conducta de los
estudiantes cuando observan el pizarrón de una manera poco consciente.
Conducta – Ambiente: las conductas de los estudiantes a menudo alteran el ambiente de
instrucción. Si el profesor plantea preguntas y los alumnos las responden
de manera incorrecta podría volver a explicar algunos puntos en lugar
de continuar con la lección.
Este modelo no implica que los factores personales y ambientales influyan siempre en el
mismo sentido. En un momento dado podría ser más influyente uno de ellos. Cuando los
factores ambientales son débiles, predominan los factores personales
Aprendizaje en acto y vicario
En la teoría cognoscitiva social: el aprendizaje es principalmente una actividad de
procesamiento de información, en la que la información acerca de la estructura de la
conducta y acerca de acontecimientos ambientales se transforma en representaciones
simbólicas que guían la acción.
El aprendizaje

Aprendizaje y desempeño
Autoregulación

Conductas
Variables ambientales
Factores personales (cogniciones)

CONSTRUCTIVISMO
El constructivismo es una perspectiva psicológica y filosófica que sostiene que las personas
forman o construyen gran parte de lo que aprenden y comprenden.
En años recientes el constructivismo comenzó a aplicarse cada vez mas al aprendizaje y la
enseñanza. La historia de las teorías del aprendizaje revela que las influencias ambientales
como explicaciones del aprendizaje fueron sustituidas por factores humanos.

Cognición situada
Una premisa central del constructivismo es que los procesos cognoscitivos, incluyendo el
pensamiento y el aprendizaje, están situados, es decir, están localizados en contextos físicos
y sociales. La cognición situada (o aprendizaje situado), implica las relaciones entre una
persona y una situación; los procesos cognoscitivos no residen solo en la mente.