Está en la página 1de 3

Carla San Román San Román

Claves de interpretación cultural de los textos


Abril 2019

COMENTARIO DE TEXTO 5, EL FEMINISMO

Desde el principio de los tiempos, siempre ha habido grandes diferencias entre hombres
y mujeres. Ya desde la edad prehistórica, los hombres iban a cazar y las mujeres se
quedaban cuidando de la familia. Sin embargo, a pesar de que quizá no sea exactamente
lo mismo, hasta hace sólo unos años, las cosas seguían prácticamente igual.

Muchos movimientos feministas han intentado derrocar esta sociedad de patriarcado e


injusticia y en la actualidad, poco a poco lo están consiguiendo. Sin embargo, en los
tiempos que corren en la obra que vamos a analizar, todavía se veía una gran diferencia
entre un sexo y otro. En este caso abordaremos la obra de Federico García Lorca, la Casa
de Bernarda Alba.

Esta obra, interpretada exclusivamente por mujeres, nos muestra la sociedad y el modo
de pensar que se manifestaba alrededor de los años 30. A pesar de haber sido escrita por
un hombre, podemos notar la crítica que hace Lorca de esta sociedad machista e hipócrita
que se venía dando.

Como hemos mencionado anteriormente, todos los papeles de la obra son de mujeres y
ningún hombre interviene en primera persona. Si que es cierto que se alude algún hombre
en concreto, como Pepe el Romano, tan importante para la trama, pero no tiene ni una
línea de diálogo. También se hace referencia a un grupo de hombres que charlaban y
cómo eran espiados por alguna de nuestras protagonistas, sin embargo, el peso total de la
obra recae sobre las mujeres.

Respecto a los personajes, compuestos básicamente por una madre y dueña de un hogar,
llamada Bernarda, sus hijas y sus criadas, tienen caracteres muy definidos y distinguidos,
integrándose a la perfección con los rasgos y la denuncia social que Lorca nos quería
transmitir. Es así, como a pesar de ser una obra bastante sencilla y corta, los personajes
son complejos, llenos de matices que nos encaminan justo al punto donde Lorca nos
quería llevar.

La situación social de esta familia y el papel que tienen las mujeres en ella, nos muestra
lo podrida que se encontraba la sociedad en ese tiempo. Vemos como la mujer se
encuentra relegada a un segundo plano en el contexto familiar. Para la protagonista,
Bernarda, la cual representa el pensamiento más machista, sus hijas sólo debían dedicarse
Carla San Román San Román
Claves de interpretación cultural de los textos
Abril 2019

a tareas del hogar, como por ejemplo coser. También planteaba que debían quedarse
calladas ante los hombres y nunca replicarles, ni preguntarles por sus quehaceres. Lo que
más me ha llamado la atención es, que la mujer era una moneda de cambio, ya que
aportaba al hombre un dote, una serie de dinero o posesiones que lo enriquecían, por eso,
los hombres preferían casarse con una mujer que tuviera un buen dote, a hacerlo con quien
verdaderamente amaban y deseaban, como era el caso de Pepe el Romano con Angustias
y Adela.

Si entramos en la personalidad de cada personaje, pero desde un enfoque feminista, vemos


como el personaje antagónico a todos es Bernarda. Esta mujer es una déspota, que le
gustaba tener a todo el mundo bajo su control, orden y mandato. Defendía su hogar y sus
posesiones como una leona y como ya he señalado con anterioridad, era el personaje más
machista de todos.

En contraposición, nos encontramos con todas las hijas y las criadas. Las primeras, se
encontraban reprimidas, nunca habían conocido a un hombre, casi no podían salir de su
casa y se notaba como anhelaban, en algunos casos más que otros, explotar su sexualidad,
su cuerpo, sentirse mujeres amadas y deseadas. Por otro lado, tenemos a las criadas, las
cuales por su humanidad casi eran una madre para las chicas, e incluso tenían más
confianza con ellas. Eran mujeres sencillas, que sólo deseaban sobrevivir en aquellos
tiempos tan difíciles y sus pensamientos iban en su mayoría en contra de Bernarda.

Todos los personajes presentaban unos cánones definidos y unos estereotipos bien
marcados. Por ejemplo, las hijas representaban el estereotipo femenino positivo, eran
mujeres vírgenes (menos Adela, tal y como comprobamos a mitad de la obra), delicadas,
sensibles, sumisas, etc. A los ojos del pueblo se veían como las mujeres perfectas que
debían ser y por supuesto, su madre Bernarda se encargaba de que esto sucediera. En
contraposición, tenemos un estereotipo femenino negativo, como, por ejemplo, la alusión
que se hace de una muchacha del pueblo tuvo un hijo bastardo y lo tuvo que matar, o las
prostitutas que venían al pueblo de vez en cuando. Todo esto estaba condenado a los ojos
de Bernarda y por tanto también a la sociedad que les rodeaba.

Además, aparece el estereotipo masculino por excelencia, Pepe el Romano, ese hombre
que fue capaz de enamorar, no sólo a una mujer si no a tres, un hombre que provocó un
revuelo en toda la familia y terminó con el suicidio de una de ellas. Se le presentaba como
Carla San Román San Román
Claves de interpretación cultural de los textos
Abril 2019

un joven apuesto, inteligente, mentiroso (ya que engañaba a Angustias), como un hombre
que toda mujer pudiera desear. Pero esto estaba lejos de la realidad, ya que, a pesar de
amar a Adela, Pepe el Romano sólo le interesaba el dinero de Angustias.

Es así, como las hijas de Bernarda, a pesar de querer salir de ese infierno que están
viviendo, siguen este patrón masculinizante, ya que obedecen a su madre durante años y
lo único que quieren es casarse con un hombre que las mantenga. Por lo tanto, se ve como
la sociedad se encuentra acomodada en este patrón. Sólo se rebela una de las hijas, Adela,
que al ser la más joven también es la más rebelde y la única que le planta cara a su madre
y por tanto también a los cánones establecidos. Solo ella se atreve a dejarse llevar y a dar
su cuerpo a un hombre sin estar casada, solo ella le levanta la voz a su madre e incluso le
rompió su bastón (símbolo de poder) y efectivamente solo ella muere en la obra. Es
evidente que Lorca nos quería transmitir el castigo que tendría una mujer si se revelara
contra lo establecido y cómo las apariencias eran más importantes que la realidad.

En definitiva, la Casa de Bernarda Alba es un gran ejemplo de los grandes problemas que
tenía la sociedad española de los años 30, Lorca por un lado nos muestra a Bernarda, la
cual bajo mi punto de vista representaba a la sociedad en conjunto y por otro lado nos
transmite la gran lucha de las mujeres por intentar salir de ese cascarón y lo duro que es
rebelarse contra las normas. La muerte final de Adela, nos deja comprender todavía el
largo camino que nos quedaba aún por recorrer y que aun hoy en día, en pleno siglo XXI
seguimos sufriendo.

También podría gustarte