Está en la página 1de 273

Página 1 de 273

Al−Anka2019
Abrazando El Amanecer

Jeannie Levig

Este libro es, en su forma más básica, un libro sobre las relaciones y
el poder curativo que pueden tener. El lector comienza a despertarse con
Jinx y EJ la mañana después de una aventura de una noche. La cuestión es
que podemos ver desde el principio que nada de este encuentro es normal
para ninguna persona.
La siguiente historia nos lleva a un viaje salvaje de equipaje familiar
retorcido para ambas mujeres, sentimientos profundos y una reacción
violenta de miedo, y una esperanza de redención y felicidad en el futuro. Y
no todo eso solo la una con la otra. También vemos muchas de las
relaciones con los personajes secundarios y cuán importantes son esas
amistades para el crecimiento y la felicidad de nuestros personajes
principales. Levig maneja todas estas relaciones con una destreza que es
realmente un placer leer y releer. La historia está bien trazada, los
personajes tienen profundidad, y la historia te absorbe y te hace pasar las
páginas.
Esta historia trata sobre dos mujeres, que viven en un tipo de caja
cerrada. Jinx por la forma en que las personas reaccionan al saber que es
una ex convicta. Y EJ porque tiene miedo de cómo reaccionarían las
personas si conocieran su ser más íntimo. A primera vista, estas dos
mujeres no parecen encajar entre sí. Pero a medida que los conocemos a
ambas, vemos que EJ puede ser la persona que puede hacer que Jinx crea
en las personas fuera de la prisión, y Jinx puede ser la única persona que
puede hacer que EJ sea lo suficientemente valiente como para vivir una
vida abierta y veraz. Ser esa persona el uno para el otro podría darles el
coraje de enfrentar a aquellos en sus vidas con los que tienen problemas
no resueltos.

Página 2 de 273
Al−Anka2019
CAPÍTULO UNO

EJ Bastien dejó una humeante taza de café en la mesita de noche y


agarró el mango de la otra mientras miraba a la mujer dormida en su
cama. ¿Qué he hecho? Nunca,—okey, rara vez,—llevar a una mujer a la
cama en su primer encuentro, y realmente nunca había dejado que se
quedara toda la noche. Estaba aquí para la boda de su hijo, por el amor de
Dios, y aunque había venido en secreto a la ciudad un día antes para un
pequeño respiro y descanso antes de enfrentarse a toda la familia y los
nuevos suegros, en realidad solo tenía la intención de disfrutar de una
copa de vino y un poco de baile Ahora, tengo a una mujer llamada Jinx en
mi cama y le traigo café. Perfecto.
Los párpados de Jinx se abrieron, y ella le ofreció una sonrisa
lenta.−Oh, Dios mío,−dijo, las palabras corriendo juntas.−¿Una mujer
hermosa con una túnica elegante...con café? Debo haber muerto anoche y
haber ido al cielo.
Y allí, EJ lo supo, era la razón por la que había dejado que Jinx se
quedara—esos risueños ojos azules, esa voz de Elizabeth Ashley, ese
encanto coqueto y ligeramente cursi. Sonrió al recordar el baile en los
brazos de Jinx.−Buenos días,−dijo.
Jinx sonrió. Se levantó sobre un codo, la sábana se movió para
revelar la hinchazón de un seno.−Buenos días.
De repente tímida, EJ sintió que sus mejillas se sonrojaban. Eso era
ridículo. A sus cincuenta y pocos, había tenido al menos una cantidad
adecuada de experiencia en esta área. Tal vez fue la cara a cara en la luz
de la mañana lo que la estaba tirando. Le entregó a Jinx la taza.
Jinx tragó saliva y miró a EJ por encima del borde.
EJ observó el cabello castaño oscuro hasta el cuello que se había
sentido tan sensual entre sus dedos, las manos delgadas pero fuertes que
la habían tocado tan íntimamente, esos labios carnosos que...
−Mmm, muy bueno,−murmuró Jinx.
−¿Qué?−La cara de EJ se puso más caliente.

Página 3 de 273
Al−Anka2019
−El café.−Jinx levantó un poco la taza.−Es muy bueno.
−Oh,−dijo EJ.−Sí. Bueno...servicio de habitaciones.−Agitó la mano,
indicando el dormitorio de su suite de hotel.
Jinx tomó otro sorbo y la estudió.−¿Estás incómoda? ¿Quieres que
me vaya?
EJ consideró la pregunta. Sí, estaba incómoda, pero no, por alguna
razón, no quería que Jinx se fuera. Raro. Normalmente, la evitación era su
respuesta habitual a cualquier tipo de inquietud. Se aclaró la
garganta.−No,−dijo, evitando brevemente su mirada.−Solo no estoy
segura de lo apropiado a decir.
La boca de Jinx se curvó en esa lenta sonrisa de nuevo.
EJ recordó la sensación de esos labios, su suavidad en su piel. ¿Qué
le pasaba a ella? ¿Era así como se sentía despertarse con una mujer? No,
se había despertado con Rhonda muchas veces, y no fue así. Tal vez así es
como se siente despertarse con una extraña.
−¿Eso es todo?−Jinx sostuvo la taza en una mano mientras
levantaba la sábana en invitación con la otra.−Ven aquí, entonces. Te diré
qué hacer.
EJ sonrió. Sí, cursi. Se echó sobre el colchón y se metió en el hueco
del brazo de Jinx. Sintió el calor de la piel de Jinx a través de la túnica de
seda tan delgada y hasta el muslo desnudo. Mientras jugaba, miró a Jinx
tan tímidamente como pudo sin estallar en carcajadas.−¿Ahora qué?
−Ahora,−dijo Jinx, sacando la palabra. Dejó caer la sábana y la
colocó alrededor de EJ−Nos ponemos agradables y cómodas.−Con
cuidado, cambió la taza a su mano libre.−Compartimos un poco de
café.−Se tragó un bocado y acercó la taza a los labios de EJ.
EJ hizo lo mismo, todo el tiempo mirando a Jinx.
Jinx extendió la mano y dejó la taza en la mesita de noche junto a la
otra y se recostó contra las almohadas.−Y luego,−dijo ella, abrazando a
EJ,−me dices lo increíble que fui anoche.
EJ se echó a reír.−¿Oh enserio?
−Ajá. Ahora vamos. Admitiste que no sabías cómo fue esto.−Jinx la
atrajo con más fuerza.−Tienes que confiar en mí.

Página 4 de 273
Al−Anka2019
EJ ahogó una risita.−Está bien, ¿entonces qué?
−Bueno, después de decirme lo increíble que fui, dime cómo te hice
sentir que nadie lo ha hecho antes, y cómo te toqué en lugares que nunca
supiste que existían.
EJ sacudió la cabeza.−Ya veo. ¿Y luego me dices todas las mismas
cosas?
−No, no es así. Jinx le sonrió.−Vamos. ¿Quieres aprender esto o no?
−Está bien.−EJ intentó una expresión seria y se giró en los brazos
de Jinx para mirarla. −¿Cómo va de nuevo?
Jinx puso los ojos en blanco y suspiró.−Increíble...te hice sentir
como nadie...te hubiera tocado en lugares...
−Okey, okey. Creo que lo tengo.
−Está bien.−Jinx la miró a los ojos.−Adelante.
EJ respiró hondo e intentó no reírse.−Tú... fuiste tan... ¿Qué era de
nuevo?
Jinx la miró fijamente.−Eres tan mala en esto.
EJ volvió a reír y metió la cabeza debajo de la barbilla de Jinx.
−Está bien, no importa,−dijo Jinx, acariciando el cabello de
EJ.−¿Qué tal si salimos a desayunar?
Aún sonriendo, EJ levantó su rostro hacia el de Jinx.−¿Qué tal si solo
desayunamos aquí?
Jinx permaneció en silencio, una media sonrisa jugando en sus
labios.
EJ sintió que su cuerpo comenzaba a responder a la carne desnuda
de Jinx, su cercanía, su calor. Sofocó su deseo de moverse contra su muslo.
−Eso suena,−susurró Jinx,−delicioso.
EJ se sonrojó.−Ni siquiera sabes lo que hay en el menú.
−Mmm.−Jinx la besó suavemente en los labios.−Sé lo que me
gustaría estuviera en el menú, pero tengo que ir a trabajar.−Suspiró.
EJ cerró los ojos con fuerza.−Ooooh.−La palabra salió en un gemido
decepcionado.−Olvidé que no es el fin de semana.−Se apartó de Jinx.−En
Página 5 de 273
Al−Anka2019
ese caso, necesito algo de distancia de ti.−Miró el cuerpo tonificado de
Jinx.−Y necesito que te pongas algo de ropa.−Anhelante, pasó dos dedos
por la mandíbula de Jinx y hasta el hueco de su garganta.
−Lo siento,−dijo Jinx. Las palabras vibraron contra las yemas de los
dedos de EJ.
EJ se alejó más.−¿Dijiste que podíamos salir a comer?
−Estaba pensando que podríamos comer algo y todavía tendría
tiempo de correr a casa, ducharme y hacer que funcione.−Jinx levantó un
poco la sábana.−Pero si empiezo a morderte para desayunar, sé que se
convertirá en una merienda. Y luego el almuerzo...y luego perdería mi
trabajo y tendrías que mantener a la familia y los niños se quedarían sin
zapatos y dinero de la leche y ya no tendría más vestidos bonitos y yo me
sentiría necesitada y tú te resentirías y te llamaría mala y me llamarías
ingrata y pelearíamos y gritaríamos y ambas terminarían devastadas. Y
todo porque no fuimos a desayunar.
EJ disfrutó con qué facilidad esta mujer la hizo sonreír.−Si prometo
no ofrecerme como un croissant y causar todo eso, ¿te gustaría ducharte
aquí y compartir algo de comida conmigo en la habitación? Hacen grandes
huevos Benedict.−Se levantó y se alisó la bata.−Cómo te mantuve
despierta la mayor parte de la noche, lo menos que puedo hacer es
enviarte con el estómago lleno.
La mirada de Jinx se deslizó sobre el cuerpo de EJ.−También
tendrás que ponerte algo más. Esa bata es una broma como ropa.
−Es un trato,−dijo EJ, recogiendo una taza de café y entregándosela
una vez más a Jinx.−Te metes en la ducha y llamaré al servicio de
habitaciones. Luego me pondré algo de ropa seria.
Cuando EJ terminó de hacer el pedido, regresó a la habitación y se
vistió con un par de jeans de diseñador y una blusa de seda verde bosque
que sabía resaltaba su cabello rubio y sus ojos color esmeralda. No tenía
intención de volver a ver a Jinx y le gustaba la idea de dejarla con una
buena impresión. Estaba pasando los ganchos franceses de aretes de oro
por los lóbulos cuando escuchó que la ducha se cerraba. Dio un paso atrás
y se estudió en el espejo hasta el suelo. Había planeado pasar el día
sudando, leyendo en el sofá hasta que fuera el momento de reunirse con
la familia para tomar un trago antes del ensayo, y ese seguía siendo su
plan. Cambiaría nuevamente después de que Jinx se fuera. Por ahora,

Página 6 de 273
Al−Anka2019
quería evocar esa lenta sonrisa un par de veces más antes de
separarse. Más exactamente, quería sentir el fuego lento que evocaba en
su interior un par de veces más. Fue esa sonrisa la que atrajo a EJ la noche
anterior.
La puerta del baño se abrió, y Jinx, completamente vestida a
excepción de sus pies descalzos, salió, sacudiéndose el cabello con una
toalla de mano. Su mirada cayó sobre EJ, y ella silbó.
−Gracias,−dijo EJ. Sabía que se veía bien. Su apariencia física nunca
le había dado ninguna duda. Su madre se había enfocado en eso. Le había
gustado a EJ, como lo había llamado la abuela de EJ, y se quedó radiante
cada vez que alguien comentaba lo bonita que era. Incluso recompensó a
EJ con tiempo extra de televisión si se quedaba bonita todo el día. La
madre de EJ se había casado con la riqueza y había atrapado al padre de
EJ con su belleza y estilo ensayado. EJ sabía que era cómo su madre medía
el valor de una mujer. Como resultado, sin embargo, EJ pasó gran parte de
su edad adulta, particularmente después de su divorcio, demostrando su
inteligencia y su capacidad para tener éxito, en lugar de ser solo una cara
bonita. Tanto es así que había trabajado hasta el día anterior a la boda de
su hijo en lugar de llegar temprano para conectarse con el resto de la
familia. La nueva esposa de su ex marido había hecho todos los arreglos
para la cena de ensayo y todo lo demás que el lado del novio
tradicionalmente manejaba. EJ ni siquiera estaba segura de lo que eso
implicaba.
−Debería haber sabido que cubrirte no haría que sea más fácil salir
de aquí.−Jinx cerró la distancia entre ellas y dejó caer la toalla en el
extremo de la cama. Deslizó sus brazos alrededor de la cintura de
EJ.−Eres realmente hermosa.
EJ sonrió y peinó con el dedo el cabello todavía húmedo de Jinx en
su lugar.−¿No eres dulce?−De mala gana, dejó que sus manos se
deslizaran hacia abajo para enderezar el cuello de Jinx.−Pero
mírate.−Examinó los suaves contornos de Jinx debajo de unos ajustados
jeans negros y la camisa Oxford azul real que profundizaba el color de sus
ojos, los botones abiertos en el cuello revelaban ese delicado hueco de su
garganta.−Te ves tan sexy como cuando entraste al bar anoche. Nunca
tuve una oportunidad.
−¿Quieres una?−Jinx apretó sus brazos alrededor de EJ

Página 7 de 273
Al−Anka2019
−Tal vez no.−Realmente no lo había hecho. En el momento en que
había visto a Jinx, ella había querido saber quién era, saber más sobre ella,
conocerla. En verdad, sin embargo, por muy fuerte que hubiera sido su
atracción, el verdadero atractivo no había sido físico. Había sido un tirón,
casi como la gravedad, un tirón agudo en algún lugar de los recovecos de
su mente. Algo fácil, familiar, por muy aireado que sonara, y sin embargo,
EJ sabía que nunca se habían conocido. Sabía que era por eso que todo se
sentía tan fácil entre ellas, y era la razón por la que no podía decir esas
cosas, incluso en broma,—especialmente en broma,—por lo que Jinx se
había burlado de ella.
Jinx había sido increíble, pero no solo en su técnica. Sabía
exactamente lo que EJ quería, lo que necesitaba. Había hecho sentir a EJ
como nunca nadie lo había hecho, pero no solo físicamente. La había
hecho sentir vista, entendida. ¿Podría ser más tonta? Y ella la había tocado
en lugares que E.J. no sabía que existían. ¿Cómo puede ser eso? En los
nueve años desde que terminó su matrimonio con Marcus, había estado
con un número razonable de mujeres. Se conocía muy bien. Después de
sólo un par de horas de baile y unas cuantas más de sexo increíble, fue
ridículo sentir algo de esto, y sin embargo, allí estaba. Loco.
Sin embargo, no podía decir ninguna de esas cosas, no sin sonar
como una loca,—y no a esta mujer a la que nunca volvería a ver después
de un plato de huevos Benedict. EJ sintió una punzada de arrepentimiento
ante ese último pensamiento, pero tampoco podía decir eso.
Un golpe sonó en la puerta de la suite.−Servicio a la
habitación,−llamó una voz masculina.
Agradecida de ser salvada de tener que decir algo, EJ besó a Jinx en
la mejilla y dio un paso atrás.−Desayuno,−dijo a la ligera mientras se
giraba para irse.
Mientras esperaba que se preparara la comida, luego la firmó y le
dio una propina al asistente, EJ mantuvo un ojo en Jinx.
Caminó por la habitación, explorando la decoración, probando la
suavidad del sofá, pasando las yemas de los dedos sobre la base de cristal
de la lámpara. Parecía que nunca antes había estado en un hotel de lujo, y
tal vez no lo había hecho. EJ sabía que no todos vivían como ella.
Jinx recogió el control remoto multifunción y cerró, luego abrió, las
persianas verticales que cubrían la ventana panorámica que daba a la

Página 8 de 273
Al−Anka2019
gran piscina cinco pisos más abajo. Encendió y apagó el televisor y se
levantó de un salto cuando el cojín de la silla en el que estaba sentada
comenzó a vibrar.
EJ reprimió una sonrisa mientras cerraba la puerta.−Si presionas el
botón estéreo, tendremos algo de música para comer,−dijo, caminando
hacia la mesa.
Jinx miró el control remoto e hizo lo que se le indicó. "Preludio de
gota de lluvia" de Chopin comenzó a sonar.−Esa es buena.
Aún observándola, EJ sonrió.−¿Lista para comer?
−Mucho,−dijo Jinx, sentándose en la silla frente a EJ. Levantó la
tapa plateada de su plato e inhaló el vapor que se elevaba del
plato.−Ooooh, eso huele muy bien. Estoy hambrienta.
−Tienen buena comida aquí.−EJ dejó caer una servilleta sobre su
regazo.
−¿Te quedas aquí a menudo?
−Utilizo bastante la cadena para el trabajo.
Jinx deslizó el jamón de sus huevos Benedict y lo puso a un lado de
su plato.
−¿No comes carne?−Preguntó EJ.
Jinx levantó la vista.−Oh. No lo siento. Pero el resto estará bien.
−Lo siento. Ni siquiera pregunté. Podríamos haber pedido algo más.
−Realmente, está bien.
−Entonces, eres vegetariana,−dijo EJ, sorprendida por su interés en
aprender más sobre esta mujer que, en última instancia, no era más que
otra aventura de una noche.
−Técnicamente, soy una pescetariana. Yo como pescado.−Jinx tomó
un croissant y lo abrió con su cuchillo. Lo untó con mantequilla batida,
luego agregó mermelada de moras del tazón de plata entre ellas. Sin otra
palabra, se lo tendió a EJ
−Oh,−dijo EJ, sorprendida. Sus ojos se encontraron con los de Jinx
cuando sus dedos se rozaron.−Gracias.

Página 9 de 273
Al−Anka2019
−Gracias a ti−dijo Jinx.−Por anoche. Estuviste increíble.−Una
tierna sonrisa tocó sus labios.
EJ se sonrojó con calor. ¿Cómo hacia eso Jinx? ¿Cómo, con una
mirada, redujo EJ a un charco de necesidad? Deseó cada vez más que
todavía estuvieran en la cama. Cambió el pensamiento.−Ah, así es como
se hace.
−Exactamente.−Jinx se recostó en su silla.−¿Fue tan difícil?
EJ se echó a reír.−Tal vez solo necesitaba que lo ilustraran.−Dio un
mordisco al cruasán.−Supongo que haces esto a menudo.
Jinx cortó un trozo de huevo y un panecillo inglés.−Todas las
mañanas.−Mordió.−Esto es delicioso.
¿Todas las mañanas? EJ la miró.−No me refiero a desayunar,−dijo
con una sonrisa, comprendiendo de repente.
Jinx masticó y levantó una ceja inquisitiva.
−Me refiero a ir a casa con mujeres de bares.−EJ trató de sonar
casual. Se metió un tenedor de su propia comida en la boca.
−No. Casi nunca. De hecho, esta es solo la segunda vez. Y el otro no
era de un bar. Era de Tutti Frutti's.
−Oh, ¿en serio?−EJ se rió entre dientes.−Entonces, ¿cómo sabes
todas las reglas?
−Veo comedias románticas.−Jinx sonrió.
EJ la miró. No sabía si creerle o no, pero suponía que no
importaba. Nunca la volvería a ver. Ni siquiera sabía por qué había
preguntado. Ahora parecía un buen momento para un cambio de tema a
uno con menos potencial de vergüenza.−Entonces, ¿qué haces para irte
esta mañana?
−Soy una lavadora de perros,−dijo Jinx, recogiendo más huevos
Benedict.
EJ nunca había oído hablar de tal cosa.−¿Te refieres a una
peluquera de perros?
−No,−dijo Jinx. Apoyó el brazo en el borde de la mesa.−Una
lavadora de perros. Lavo los perros y luego los entrego a los peluqueros.

Página 10 de 273
Al−Anka2019
−Oh. Siempre pensé que los peluqueros lo hacían todo.−EJ sorbió
su café.−¿Te gusta?
−Sí,−dijo Jinx, volviendo su atención a su comida.−Amo a los
perros, y es más como jugar con ellos en el agua que como un
trabajo. Pero luego, milagrosamente, me entregan un cheque de pago
cada dos semanas.
EJ se rio entre dientes.−Tú sabes qué dicen de eso. Haz lo que amas
y el dinero te seguirá.
Jinx asintió con la cabeza.−He escuchado eso.−Estudió a EJ
brevemente, como si considerara sus siguientes palabras. Miró alrededor
de la habitación.−Debes amar lo que haces mucho para vivir así y no
tener que ir a trabajar un viernes.
EJ pensó por un momento. No amaba exactamente lo que hacía; solo
era buena en eso.−En realidad no vivo de esta manera.−Imitó el
movimiento de los ojos de Jinx.−Así es como viajo porque mi compañía
hace mis arreglos.−Vivía bien, pero no vio ninguna razón para compartir
eso y, sin embargo, escuchó las palabras: "Vivo muy bien, pero no así." de
su boca.
−¿Qué haces?
−Soy directora regional de una importante cadena minorista.
Jinx parpadeó.− Entonces, ¿qué haces?
EJ se echó a reír.−Superviso nuestras tiendas en el norte y centro de
California,− dijo.
−¿De verdad? ¿Qué tiendas?
−Trabajo para Bad Dog Athletic Apparel.
Los ojos de Jinx se abrieron.−Me encanta Bad Dog,−dijo, con la voz
en alto por la emoción.−Aunque...−Se puso seria.−Sabes que no existe tal
cosa. ¿Cierto?
−¿No hay tal cosa?
−Como un perro malo.
−Ah, por supuesto que no.−EJ se echó a reír. La falta de simulación
de Jinx fue un cambio tan refrescante de lo que solía encontrar.

Página 11 de 273
Al−Anka2019
Jinx se inclinó hacia delante en su silla.−Una vez vi esta camisa en
un catálogo. Ojalá lo tuviera,−dijo ella, sus rasgos animados.−Había uno
de los perros malos, por supuesto,—el pastor alemán—sentado con un
paquete de carne a medio comer en el piso frente a él y una mujer parada
sobre él con las manos en las caderas. Y debajo decía: "Si sólo se hubiera
quedado atascada en el tráfico."−Jinx se echó a reír, con los ojos brillantes
de diversión.
EJ sonrió.−Siempre me ha gustado ese también.−Lo que más le
gustó en ese momento fue la alegría en la cara de Jinx.−¿No lo compraste?
−No. No estaba en un lugar donde pudiera.−Una sombra en el
fondo de los ojos de Jinx se onduló y cambió, luego se acomodó
nuevamente.−No sabía que había una tienda de Bad Dog aquí.
EJ se preguntó por la sutil distracción, pero siguió.−No hay. Estoy
aquí por un asunto familiar.−Se llevó la taza de café a los labios.
−¿Tu familia está aquí?−Jinx puso su tenedor en su plato vacío.
EJ vaciló.−Mi hijo.−Sostuvo su taza delante de ella. Una gota de
salsa holandesa en la esquina de la boca de Jinx llamó su atención. Esperó
a que la lengua de Jinx se deslizara y la escurriera. Cuando no lo hizo,
extendió la mano sobre la mesa y la tocó.
Como recompensa, Jinx le ofreció esa lenta sonrisa, luego chupó la
yema del dedo de EJ entre sus labios y la rozó con los dientes.
La excitación inundó a EJ. Apretó los muslos.−Tienes que detener
eso,−susurró.
−Lo empezaste.−El tono de Jinx era bajo.
EJ retiró la mano y se echó a reír.−Tienes razón. Lo siento. Habla de
algo que me haga distraerme…de ti.
Un brillo perverso brilló en los ojos de Jinx.−Tu hijo.
La imagen de Jacob llenó la mente de EJ. Se enderezó.−Está bien,
eso lo hizo.
Jinx se aclaró la garganta.−¿Estás aquí para verlo?
EJ respiró hondo y recogió sus pensamientos restantes.−Sí. Se va a
casar mañana.
−¿De verdad? Mi sobrina se va a casar mañana.
Página 12 de 273
Al−Anka2019
EJ se tensó. No. No era posible. ¿Lo era? ¿Cuáles eran las
posibilidades?
−¿No sería cósmico si se estuvieran casando?
Cósmico no era la palabra que EJ usaría. Karmico, tal vez,
terminando compartiendo una familia con una de sus aventuras de una
noche. Traumático, ciertamente, ya que nadie en su familia sabía que era
gay. Siempre había tenido miedo de molestar a Jacob, y nunca había
habido nadie especial en su vida para que importara,—excepto quizás
Rhonda. Pero eso había terminado. Por mucho que temiera, tenía que
preguntar.−¿Cómo se llama tu sobrina?
−Tiffany Stanton.
EJ palideció y esperó que su desayuno no volviera a subir.

Página 13 de 273
Al−Anka2019
CAPÍTULO DOS

La habitación permaneció en silencio durante un largo


momento. Las voces en el pasillo se acercaron, luego se desvanecieron.
Al ver la palidez de EJ, Jinx extendió la mano sobre la mesa y apretó
los dedos.−Hey, ¿estás bien?
EJ se retiró y se levantó.−Sí,−dijo ella.−Quiero decir... no lo
sé.−Caminó hacia la ventana y miró hacia afuera.
Jinx esperó. Consideró su conversación. ¿Cuál es el alboroto? ¿Por
qué importaría si el hijo de EJ se casara con la hija de Andrea? ¿Era lo que
Jinx había dicho sobre ser una lavadora de perros? ¿No quiere que su
familia sepa que lo estuvo haciendo una marginal?−Hey, está bien,−dijo,
girando en su asiento hacia EJ−Mi familia no es como yo. Quiero decir,
tienen dinero y conocen a todas las personas adecuadas y... ya sabes.
−¿Qué?−EJ se volvió para mirarla.
−La familia de Tiffany. Son como tú.−Jinx se estremeció hacia
dentro. Después de lo que había experimentado de EJ, no podía imaginar
cómo podía ser algo como la hermana de Jinx, Andrea, pero E. J. parecía
vivir en un estilo similar, con su trabajo grande y poderoso.
EJ se quedó quieta. Esos rasgos delicadamente esculpidos que
tenían invitación en cada expresión, esa mirada suave que acariciaba la
piel de Jinx, se endureció.−Sé que tu familia tiene dinero, pero incluso si
no lo tuvieran...no soy una snob.
Jinx se calló. Era demasiado pronto para una reacción como esa. Las
pocas mujeres con las que había pasado tiempo en los últimos tres años
no se habían enojado tanto hasta que descubrieron la verdad sobre
ella.−Lo siento. Solo pensé...−Bueno, no hay necesidad de repetirlo. Lo
que había pensado ya estaba afuera, revoloteando por la costosa suite, a
punto de tirarse a la lujosa alfombra.−Lo siento. Mi error.
El comportamiento de EJ disminuyó ligeramente.
−¿Por qué estás molesta?

Página 14 de 273
Al−Anka2019
EJ vaciló. Se volvió hacia la ventana.−Nunca le dije a mi hijo que soy
gay. Nadie en mi familia lo sabe.
Jinx esperó alguna explicación más. Ninguna vino.
EJ miró hacia el cielo de la mañana.
−No entiendo,−dijo finalmente Jinx.−¿Qué tiene eso que ver con
esto?
EJ se dio la vuelta, con los brazos cruzados sobre la cintura y los
hombros tensos. La incredulidad brilló en sus ojos.−Pasé la noche contigo
anoche.
−Sí,−dijo Jinx con cautela.−Lo recuerdo.
−Y ahora vamos a estar en la misma boda, en la misma familia
extendida.
−¿Y tienes miedo de que lo sepan?
EJ asintió con la cabeza casi imperceptiblemente, aparentemente
satisfecha de que Jinx finalmente la hubiera alcanzado.
−Oh, lo entiendo,−dijo Jinx.−Bueno, estaba planeando usar mi
camiseta de "Dormí con la madre del novio," pero estoy segura de que
puedo encontrar algo más en mi armario.
EJ se puso rígida.−¿Crees que es gracioso?
−Creo que es un poco ridículo. ¿Cómo podría alguien saberlo?−Jinx
se movió en su asiento.−No es que vamos a caminar juntas del brazo. No
tenemos que interactuar en absoluto. Ni siquiera te miraré si no quieres
que lo haga.
−No entiendes, y no espero que lo hagas,−dijo EJ, su voz
dura.−Tengo mucho que perder.
EJ estaba equivocada. Jinx lo entendía. Entendía muy bien ser
rechazada por las cosas que había hecho, por quién era. No de la misma
manera, tal vez, pero entendía completamente.−Lo entiendo,−dijo en voz
baja. Se acercó a EJ.−Mira, quizás ni siquiera nos crucemos
mañana. Habrá mil millones de personas allí, estoy segura.−Tomó las
manos de EJ entre las suyas.−Si nos vemos, fingiremos que nunca nos
hemos conocido y solo seremos dos de los mil millones. No te preocupes;
no te causaré ningún problema.

Página 15 de 273
Al−Anka2019
EJ levantó los ojos para encontrarse con los de Jinx. Su expresión
contenía confusión, gratitud, anhelo, arrepentimiento.−Gracias,−susurró.
Jinx le ofreció una sonrisa que no pretendía, luego besó su
frente.−Necesito encontrar mis zapatos y medias y ponerme en
marcha,−dijo en voz baja.−Gracias de nuevo por lo de anoche.
EJ asintió, su conflicto aún aparente.
En el dormitorio, Jinx se sentó en el sillón y terminó de atar un
zapato. Sabía que no debía tomar esto personalmente. EJ no estaba
rechazando. Era más complicado que eso, y el problema era de EJ. Se lo
habían pasado bien, habían llenado brevemente el vacío la una de la otra,
y ahora todo había terminado. Jinx no se había permitido entretener otras
ideas. No había pensado en salir con este sueño de mujer tan lejos de su
liga, sin ilusiones de felices para siempre, ni siquiera la esperanza de
volver a verla. Jinx no estaba buscando algo así, independientemente de lo
increíble que pudiera ser EJ. Tenía las manos llenas reconstruyendo una
vida y aprendiendo a vivir sola. Además, no tenía interés en ser el
pequeño secreto vergonzoso de alguien. Había tenido suficiente de eso
mientras crecía. Sin embargo, si todo eso era cierto, ¿por qué sintió una
decepción tan pesada en su estómago como un ancla en el fondo del
océano?
−Jinx,−dijo EJ suavemente desde la puerta.
Jinx levantó la vista.
−Lamento mi reacción. Y lo siento mucho si hiero tus sentimientos.
Jinx levantó un hombro.−No lo hiciste,−dijo sin pensarlo.−Está
bien.
−No, no lo está. No quiero dejar cosas como esta.−EJ cruzó la
habitación y se arrodilló frente a ella.−Lo de... Anoche fue...−EJ buscó en
los ojos de Jinx como si esperara encontrar el final de sus oraciones
allí. Suspiró.−Nunca te olvidaré.
Jinx deslizó sus dedos en el cabello de EJ y se permitió sentir la
sinceridad de las palabras. Sonrió.−Oye, aún puede haber esperanza para
ti.
EJ se rió y presionó su mejilla contra la palma de Jinx.−¿Estarás en
la cena de ensayo esta noche?

Página 16 de 273
Al−Anka2019
Jinx rozó la sien de EJ con su pulgar.−Oh no. Me sorprende que
incluso me hayan invitado a la boda.−Las palabras salieron antes de que
pudiera detenerlas.
EJ levantó la vista con evidente sorpresa.−¿Por qué es eso?
Jinx hizo una pausa. Realmente no quería decirle la verdad,—al
menos no toda,—pero tampoco quería mentirle. Con el hijo de EJ
casándose con la familia Stanton, Jinx pensó que oiría sobre todos los
cuerpos enterrados en el patio antes de que pasara mucho tiempo, al
menos cualquier versión de la historia que la hermana de Jinx eligiera
compartir.−Digamos que soy una especie de oveja negra de la
familia.−No llego a todo. No se molestó en decir que, aparte de que
cuando Andrea le cerró la puerta en la cara tres años antes, no había visto
a ninguno de los familiares en más de veinticinco años. Nunca había
conocido a Tiffany y no tenía idea de por qué la habían invitado a la boda;
cuando había enviado su RSVP y no había recibido una llamada telefónica
diciendo que había sido un error, esperaba que fuera una especie de rama
de olivo. Lo sabré mañana.
EJ frotó su palma sobre el muslo de Jinx.−Puedo ver eso. No pareces
nada como ellos.
Jinx se inclinó y besó a EJ en los labios.−Gracias. Lo tomo como un
cumplido.
−Entiendo. Andrea da un poco de miedo, ¿verdad?
−No tienes idea. Si no supiera de dónde vino, juraría que salió del
pecho de alguien.−No siempre había sido así.
EJ sonrió.−Es por eso que no estabas en la fiesta de
compromiso,−dijo, con tono pensativo.−¿Y por qué nunca te he visto
antes?
Jinx asintió con la cabeza.−Por eso,−dijo.−Baaaaaa.
La chispa volvió a los ojos de EJ mientras ella se reía.
Al menos ahora Jinx sentía que podía irse sin haber arruinado todo,
aunque irse era lo último que quería hacer.−Realmente necesito irme,
cariño,−dijo suavemente.
En el espacio de un estremecimiento, la mirada de EJ se suavizó, y
con la misma rapidez, volvió a la normalidad.−Lo sé,−susurró.

Página 17 de 273
Al−Anka2019
En la puerta principal de la suite, EJ atrapó la mano de Jinx mientras
alcanzaba el pomo.
Jinx se volvió hacia ella.
EJ la miró largamente como si la estuviera memorizando. Luego la
besó.
Mientras sus labios se movían uno contra el otro, Jinx escuchó la
música suave que se escuchaba en el fondo. Quería recordarla.−¿Cómo se
llama esta canción?−Preguntó cuándo EJ retrocedió.
EJ inclinó la cabeza y escuchó.−"Claro de luna."
Jinx asintió con la cabeza.
−¿Un beso más?−Dijo EJ, mirándola.−¿Como el que me diste aquí
anoche?
Jinx sonrió, recordando cuando llamó a la puerta y esperó a que EJ
respondiera. Su corazón había estado latiendo con fuerza. No podía creer
que había aceptado la invitación de EJ para unirse a ella en su hotel. No
había estado con una mujer en mucho tiempo, no desde Val. No había
querido estarlo, pero en algún momento entre esa primera mirada en el
bar y el susurro de EJ varias horas después, decidió que tal vez era hora.
Tomó a EJ en sus brazos, como la noche anterior, y se cubrió la boca
con la suya. Las brasas humeantes de la mañana se encendieron al
instante.
Los labios de EJ se separaron, y tomó a Jinx, total y completamente,
como la noche anterior.
Se besaron largo, lento y deliberadamente,—al igual que la noche
anterior,—pero esta vez, Jinx sabía que tenía que irse. Esta vez, sabía que
lo que habían compartido había terminado en lugar de comenzar. De
repente, sintió un profundo dolor de soledad que no conocía desde la
muerte de Val. Esta vez, sin embargo, sabía que no era por la pérdida de
Val. Fue por la pérdida de algo,—alguien,—que ella nunca había tenido.

Página 18 de 273
Al−Anka2019
CAPÍTULO TRES

Jinx se paró en la larga columna de invitados a la boda esperando


pacientemente para moverse a través de la línea de recepción. La
ceremonia había sido hermosa, la novia radiante, la madre del novio
irresistible,—pero Jinx había cumplido su promesa. Incluso había evitado
sus ojos cuando E.J. fue escoltada por el pasillo en el brazo de un
acomodador a su asiento en la primera fila. Otra mujer y un segundo
acomodador había ido a continuación, seguidos de cerca por un hombre
que Jinx presumió que era el padre del novio,—el ex marido de EJ,—y
luego vino Andrea. Jinx se había vuelto completamente cuando Andrea
había pasado, temerosa de que su simple reconocimiento de su hermana
pudiera convocar a la arpía hambrienta dentro.
Los nervios lucharon contra las emociones, y Jinx se sintió débil
ante la invasión de ambos. Su invitación no tenía sentido. De hecho, tenía
tan poco sentido que casi había decidido no asistir. Andrea no había
mostrado absolutamente ningún interés en tener nada que ver con ella
desde que había estado en casa—ninguno, zip, zilch, nada—y Tiffany ni
siquiera la conocía. Alguien la había invitado, y estaba a un pie de la
puerta. Solo esperaba que la puerta no se cerrara, dejándola mutilada.
A medida que se acercaba el día de la boda, además de sus
pesadillas habituales, Jinx tuvo varias nuevas en las que Andrea voló hacia
ella, gritando y exigiéndole que se fuera del local. Sabía que era una
locura. Eso nunca sucedería, al menos no delante de todos los invitados,
porque Andrea nunca haría una escena tan pública. Su madre, la
madrastra de Jinx, y la reina del círculo de la alta sociedad en su día, Nora
Tanner, le enseñó bien a su hija en todos los asuntos de etiqueta.
Jinx, por otro lado, había fallado en la etiqueta, junto con tantas
otras cosas, pero sabía que era su mera existencia lo que Nora encontraba
lo más ofensivo. Se sintió un poco mareada al pensar en Nora y se
preguntó si ella era la verdadera causa de sus nervios. Aunque ya no
estaba viva, su presencia aún permanecía en la casa y los terrenos donde
había reinado durante tantos años. Jinx podía sentirla,—como el crujido
en el aire después de una tormenta eléctrica.

Página 19 de 273
Al−Anka2019
Antes de que Jinx regresara a la ciudad, había revisado para ver a
qué se enfrentaría en su intento de reparar su relación con Andrea, y se
sintió aliviada al descubrir que no tendría que lidiar con su
madrastra. Nora la había aterrorizado desde el primer día que Jinx pisó
esta propiedad a la edad de cinco años. Claro, ahora tenía cuarenta y cinco
años y había sobrevivido a lo peor, incluyendo un tiroteo y un
apuñalamiento, pero aún respiraba un gran alivio cuando se enteró de
que nunca más tendría que enfrentarse a la formidable Nora Tanner. ¿Eso
la hizo cobarde? Tal vez. Tal vez no. Tal vez era solo la parte de ella que
todavía se sentía como la niña que se había visto obligada a vivir con un
padre que era un extraño y una madrastra que la odiaba. Sin embargo, los
recuerdos no fueron del todo malos. Había algunos buenos de su padre
cuando Nora no estaba cerca y, por supuesto, los de Andrea cuando
todavía había sido la mejor amiga de Jinx.
La línea comenzó a moverse, y Jinx miró a su cabeza. Al otro lado de
la vasta extensión de césped exuberante, la novia y el novio, sus
respectivos padres y el padrino y la dama de honor estaban parados
debajo de un dosel blanco, saludando a sus invitados.
Jinx se estabilizó. Eso es todo.
Mientras avanzaba lentamente por las cuerdas de terciopelo
lavanda que designaban el camino, estudió a Andrea.
En apariencia, no había cambiado mucho en los últimos veinticinco
años. Todavía era delgada, sus movimientos eran de un físico tonificado y
en forma, no solo de uno delgado de una dieta estricta. Su cabello castaño
oscuro, como el de su padre, no tenía canas, y su sonrisa, aunque
apropiadamente brillante para las festividades del día, era la presentación
práctica que había perfeccionado tantos años antes. Sus ojos marrones
habían dejado de sonreír en su adolescencia.
Jinx nunca supo por qué.
Tiffany se parecía notablemente a su madre, lo cual no era
sorprendente. Todo sobre Andrea suavizó cualquier evidencia de la
aportación de su esposo, ya sea en su hija o en su vida. Después de todo,
ahora que Nora se había ido, vivían en la propiedad familiar de Andrea, su
esposo ahora ocupaba el puesto de su padre como socio principal en el
bufete de abogados de su familia, y su hija no mostraba un rastro físico de
su participación en su creación. Jinx recordó el dolor de ser tan
tangiblemente visible pero, al mismo tiempo, aparentemente
Página 20 de 273
Al−Anka2019
inexistente. Miró al esposo de Andrea. Con su propia sonrisa pegada y
gestos robóticos, no mostró signos de preocupación.
Sin embargo, la sonrisa de Tiffany era genuina. No solo tocó sus
ojos, iluminó todo su ser. Saludó a todos los invitados con calidez
auténtica, no con la reserva con la que su madre estrechó la mano y besó
las mejillas. Tiffany mostró la exuberancia de la joven Andrea, la Andrea
de ocho años, la de diez y la de doce. ¿Qué cambió?
La línea continuó su lento avance, y Jinx vio al novio, Jacob. Ahora,
había un chico compuesto, uno que dio luz a ambos padres. Tenía la altura
y la constitución atlética de su padre, pero el color y las características
más finas de EJ. Se preguntó si sus ojos eran del mismo verde esmeralda
cautivador que los de su madre. Recordó cuando EJ se oscurecían una
sombra o dos con excitación. Sacudió su cabeza. Ya basta. No era a EJ a
quien estaba mirando. Ese era el problema, sin embargo. Era a EJ a
quien quería mirar. Podía verla en su visión periférica, de pie junto a su
hijo, y era demasiado tentador. Apartó la mirada antes de volver a Jacob;
el sol poniente brillaba con rayas doradas en su cabello rubio oscuro, y
Jinx se preguntó si EJ tenía los mismos reflejos. Solo la había visto en el
bar poco iluminado y en la oscura habitación. Incluso el sol de la mañana
había sido silenciado por las persianas parcialmente cerradas. Tenía que
saberlo. Miró a EJ, luego hizo una doble toma.
EJ la miró fijamente.
Jinx se tensó. Había sido atrapada. Pero espera un minuto. E. J.
también la estaba mirando. ¿Las reglas no se aplican en ambos sentidos?
EJ rompió la conexión y dirigió su atención al próximo invitado.
Jinx volvió a mirar a Andrea. Mientras la línea continuaba
moviéndose y el momento de la verdad se acercaba, su estómago se
revolvió. ¿Era una buena idea confrontar a Andrea en público? No vería a
Jinx de otra manera, por lo que le sirvió bien. Sin embargo, Jinx no creía
que Andrea fuera realmente a quien le tenía miedo. La parte pública era lo
que evitaría que las cosas se salieran de control, se recordó. Se paró frente
al esposo de Andrea.
Él le estrechó la mano.−Gracias por venir.
Ella solo sonrió. Luego miró a Andrea.

Página 21 de 273
Al−Anka2019
Andrea se apartó, alejándose de un abrazo suelto con la mujer al
lado de Jinx. Su enfoque todavía en los últimos restos del intercambio,
llegó en la dirección de Jinx.
Jinx dio el último paso y tomó la mano de Andrea. Fue cálido y
suave. Su corazón latía frenéticamente, y tembló ligeramente.
La mirada de Andrea cayó sobre ella.−Gracias por...−La sorpresa
brilló en sus ojos—junto con otra cosa—antes de que su expresión se
cerrara y endureciera.
−Hola, Andrea,−dijo Jinx.
Los modales de Andrea se congelaron y miró a Jinx con una frialdad
que Jinx nunca había experimentado, y había experimentado mucho. Se
aclaró la garganta.−Gracias por venir,−dijo con frialdad, su máscara de
nuevo en su lugar, sus ojos agudos y quebradizos. Su mensaje fue
claro. Jinx era todo menos bienvenida.
−Tía Michelle.−Una voz tierna rompió la tensión, y una mano gentil
sacó la de Jinx de la de Andrea.−Estoy tan contenta de que hayas
venido.−Tiffany atrajo a Jinx la corta distancia para pararse frente a
ella.−Es maravilloso conocerte finalmente.
Jinx sintió la calidez del abrazo de Tiffany envolviéndola, pero su
atención permaneció en Andrea.
Andrea se dio la vuelta, ya concentrada en el próximo invitado,
como si nada fuera de lo común hubiera sucedido.
Jinx inhaló profundamente y se reagrupó. Le dio un apretón a
Tiffany antes de retroceder.−También es un placer conocerte,−dijo en
voz baja.−Eres una novia hermosa.−Lo había escuchado en una película
una vez y lo había practicado por hoy.
Tiffany sonrió.−Gracias. Me gustaría presentarte a mi esposo...−Su
sonrisa se ensanchó.−Jacob.
Jacob miró a Tiffany inquisitivamente pero estrechó la mano de
Jinx; era obvio que había captado algo, pero evidentemente sabía que no
debía hacer una escena también. Él solo repitió el estándar.−Es un placer
conocerte. Gracias por venir.
Y luego, estaba EJ justo en frente de ella, deslumbrante con su
vestido morado oscuro con su elegante escote de madre del novio. Su

Página 22 de 273
Al−Anka2019
corto cabello rubio,—sí, con reflejos dorados—se agitaba en la suave
brisa unos mechones tenues enmarcaban su rostro.−Gracias por venir
hoy.−Apretó los dedos de Jinx, un gesto tierno.−Es un placer
conocerte...Michelle.−Sus labios se arquearon ligeramente, y un brillo
burlón brilló en sus ojos.
Su toque, su alegría, tal vez su mera presencia, alivió la tensión en
los hombros de Jinx. Se relajó.−Gracias,−dijo, sosteniendo la mano de EJ
un segundo más.−Es un placer.−Con renuencia, soltó su agarre y se
dirigió a lo largo del resto de la línea de recepción.
Cuando salió de debajo del dosel hacia la zona cubierta de hierba
salpicada de grandes mesas redondas cubiertas de lino lavanda, se dio
cuenta de que había empezado a sudar. Las gotas le cayeron por la
columna y oleadas de calor le subieron por el cuello. Se quitó la chaqueta
y dejó que la brisa de la tarde la refrescara. La creciente distancia desde la
línea receptora desaceleró sus latidos. Demasiado para la rama de
olivo. Se acercó a la barra instalada en el patio y pidió un Sprite.
Debería irse. Sabía esto. Con la reacción de Andrea que es lo que
era—lo que, en realidad, había esperado—nada bueno podría resultar de
ninguna otra interacción. Aquí no. No en el día especial de Tiffany. ¿Pero
qué hay de Tiffany? Sabía quién era Jinx. No parecía sorprendida por su
presencia. El nombre había arrojado un poco a Jinx. Nadie la había
llamado Michelle...Ni siquiera recordaba la última vez. ¿Había sido Tiffany
quien la había invitado? ¿Por qué?
Jinx avanzó por el divisor ajardinado que separaba el patio de la
terraza de la piscina, luego retrocedió debajo de un gran árbol, dejando
que las sombras del sol poniente la cubrieran. Se tragó la mitad de su
refresco. ¿Estaba loca por haber venido? ¿Qué podía hacer ahora?
Reconoció a algunas personas, miembros de la familia más
distantes, pero no se atrevió a acercarse a ellos y saludarlos,
especialmente ahora, sabiendo con certeza cómo se sentía Andrea acerca
de su presencia. Tal vez podría sentarse con algunos extraños y entablar
una conversación, pero no quería tener que explicar—o tratar de no
explicar—cual era en relación con la feliz pareja. Además, eso
probablemente enfurecería aún más a Andrea, porque Dios sabe con
quién podría terminar hablando. Otra oleada de ansiedad la
golpeó. No. Hora de irse.

Página 23 de 273
Al−Anka2019
Echó un último vistazo al patio trasero y la línea de la cerca, y la
puerta blindada que conducía a los jardines,—ese lugar mágico que se
había transformado en tantas tierras de fantasía para ella y Andrea,
donde habían escapado durante horas y podían ser cualquier cosa y
cualquier persona que quisieran,—llamó su atención. Sintió su atracción y
tuvo que ver si eran lo mismo. Cuando entró en los jardines, la fragancia
de las flores alrededor del arco llenó sus sentidos y avivó las brasas de los
recuerdos de antaño en una cálida llama. Cerró los ojos e inhaló
profundamente, disfrutando del mismo alivio tranquilo que la retirada a
este espacio siempre había proporcionado. El resto del mundo cayó.
Sin embargo, cuando abrió los ojos, se dio cuenta de que todo era
diferente. El camino de cemento que solía extenderse en ambas
direcciones había desaparecido y, en cambio, una pasarela de ladrillo se
extendía en línea recta, directamente hacia el centro de los
jardines. Arbustos con grandes flores de color rojo brillante, rosa fuerte y
blanco se alinearon a ambos lados. Los árboles con flores de color rosa
brillante llenaban el espacio detrás. Siguió el nuevo camino, observando
la belleza, respirando la fragancia, deleitándose en la paz. Llegó a una Y, y
se fue a la izquierda. Sabía lo que estaba buscando, pero dudaba que
pudiera encontrarlo,—si aún estaba allí. Cuando llegó a un segundo
desvió, se detuvo e intentó orientarse. Nada se veía igual.
−¿Puedo ayudarte?−Preguntó una voz baja detrás de ella.
Sorprendida, se dio la vuelta.
Un hombre se apoyaba contra el gran tronco de un árbol, sus rasgos
velados en la oscuridad detrás de la antorcha eléctrica al borde del
camino.
El corazón de Jinx latía con fuerza.−Sólo estaba…
−¿Señorita Michelle?
Esta vez cuando él habló, reconoció la voz. No puede ser.−¿Luke?
Salió a los ladrillos, una amplia sonrisa dominando su rostro. El
mismo brillo que Jinx siempre había recordado brillaba en sus ojos, y su
cabello rojo cobrizo, ahora en su mayoría gris, todavía era grueso y lleno.
Antes de que Jinx lo supiera, estaba en sus brazos, sus felices
lágrimas empapando su camisa.

Página 24 de 273
Al−Anka2019
La abrazó con fuerza por un largo momento, luego la alejó de
él.−Mírate. Toda crecida y hermosa. La última vez que te vi, eras una
adolescente desgarbada.
Jinx se rió entre lágrimas. Se secó los ojos.−Dios, lo siento. Que
embarazoso.
Luke se rio entre dientes.−Oh, no importa. Si no fuera un viejo tan
cruel ahora, estaría llorando contigo. Es genial verte.
Jinx se controló a sí misma. Ni siquiera se había imaginado que Luke
siguiera allí después de todo este tiempo, pero entonces, por supuesto,
podría estarlo. Había comenzado a trabajar en el equipo de jardinería
para su padre y Nora cuando solo tenía dieciocho años y las niñas tenían
siete. Su principal responsabilidad siempre había sido los jardines, por lo
que ella y Andrea se habían vuelto muy cercanas a él.−¿Emmy sigue aquí
también?
−Sip. Es la cabeza del personal de la casa, ahora. Y yo soy el jefe de
jardineros. Vivimos en la casa trasera principal.−Hizo un gesto en
dirección a la pared exterior. El padre de Jinx había construido la
residencia de un cuidador en la propiedad junto con otras dos casas para
los empleados más antiguos.−Su familia ha sido muy buena con
nosotros,−dijo con una sonrisa cariñosa.
Jinx le sonrió, incapaz de detenerse.−Eso es genial.
−¿Estás aquí por la boda, supongo?
−Sí,−dijo Jinx.
−La señorita Tiffany es una belleza, ¿verdad? Y la niña más dulce,
como tú y tu hermana cuando joven.
Jinx sonrió.
−A veces los veo a ustedes dos corriendo por aquí, jugando como si
el resto del mundo no existiera.−Miró alrededor de los jardines.
Jinx siguió su mirada.−Seguro es diferente. Ni siquiera puedo
encontrar mi camino ahora.
−Sí, tu hermana nos hizo a mí y a mi equipo rehacer todo cuando la
señora Tanner falleció. Dijo que era su forma de hacerlo suyo.

Página 25 de 273
Al−Anka2019
Jinx se preguntó si en realidad era la forma en la que Andrea
eliminaba su infancia por completo. Nora nunca pasó tiempo en los
jardines. No era como si fueran realmente suyos. Asintió, la tristeza se
apoderó de ella.
−Sin embargo, lo que estás buscando todavía está aquí.−Luke le
guiñó un ojo.
Su corazón dio un salto.−¿Lo está?−Por supuesto que sabía por qué
ella estaba allí.
−Vamos, te lo mostraré.−La condujo por el camino en el que ella
había estado, giró a la izquierda, luego a la derecha y giró hacia una
pasarela mucho más pequeña y menos obvia. Dobló una última esquina y
se detuvo.
Jinx se colocó a su lado y miró hacia el gran olmo frente a ellos. Y allí
estaba—su casa del árbol. Sonrió.−Oh, Dios mío, esta exactamente igual.
−Lo mantengo así,−dijo Luke suavemente.− Aplique pintura fresca
cada pocos años, reemplace las tablas débiles...
La música comenzó desde la dirección de la casa principal, pero
apenas se registró en la conciencia de Jinx. Miró maravillada la única cosa
de alegría que le quedaba de su pasado.
−Todavía viene aquí a veces, ¿sabes?−Dijo.
−¿Quién?−Jinx lo estudió.
−Pequeña Andi.−Él se volvió hacia ella.
Jinx se rio.−¿Todavía la llamas así?
−No en su cara.−Luke se rió entre dientes.−Estoy cerca de
retirarme en unos años. Quiero mantener mi trabajo No, la llamo señora
Stanton, como todos los demás. Pero en mi corazón, ella siempre será la
pequeña Andi.−Él deslizó su brazo alrededor de los hombros de Jinx.−Y
siempre serás la pequeña Chelle.
Jinx le rodeó la cintura y se quedaron uno al lado del otro,
contemplando la casa del árbol. La emoción fluyó en ella.−No puedo creer
que lo hayas guardado.−Se ahogó un poco con las palabras.
−Yo no,−dijo Luke.−Tu hermana me ordenó que me la
quedara. Nos hizo mantener todos los árboles grandes, agregar algunos

Página 26 de 273
Al−Anka2019
más pequeños y luego completar el resto con nuevos arbustos y
flores. Pero ella me dijo en privado que quería que la casa del árbol se
quedara, y viene aquí periódicamente y entra por un tiempo. Pero no te
atrevas a decirle que te dije eso.−Le dio a Jinx una mirada de advertencia.
Jinx se echó a reír.−Tu secreto está a salvo conmigo. Ella no quiere
saber nada de mí.
−Sí,−dijo con un suspiro. Ha estado loca por ti por mucho
tiempo. Pero estás aquí esta noche.
−Sí, lo soy, pero no tengo idea de cómo o por qué.
Él la apretó.−Aw, ¿dónde está esa niña que cree en la magia?
Lo miró pensativa y sonrió. Sí, magia Eso debe ser.
−¿Quieres subir?−Luke asintió hacia la casa del árbol.
Sonrió.−Lo hago.
Mientras empujaba hacia arriba a través de la trampilla en el piso,
encendió la linterna de bolsillo que Luke le había dado y barrió el rayo
lentamente sobre el área pequeña. En su memoria, era mucho más
grande. El tablero de ajedrez había desaparecido—Luke había pintado
uno en un viejo tocón y lo había levantado allí para ellas,—pero las sillas
de puf seguían allí. Por supuesto, eran más nuevas y más grandes, pero se
parecían a las de su infancia. Un libro yacía abierto y boca abajo sobre la
caja volcada que actuaba como una mesa entre ellos. Subió el resto del
camino y se puso de pie. El olor era el mismo, el aroma de la madera se
mezclaba con la fragancia general de los jardines de abajo. Respiró hondo
y regresó en el tiempo a todas las horas que ella y Andi habían pasado allí,
los juegos de Tarzán y la familia suiza Robinson, luego la transformación
de la casa del árbol en un submarino o en el escondite de una banda de
forajidos.
Dio un paso y se golpeó la frente contra una rama que no recordaba
haber estado allí. Ay. Hizo una mueca y se frotó el lugar, sintiendo un
bulto que ya comenzaba a levantarse. Maldición, eso va a dejar una marca.
Se agachó y cruzó hacia la ventana que daba a la casa principal. La
abrió y miró a través de los jardines, entre los otros árboles, hacia las
luces de la recepción de la boda. La música flotaba en la brisa de la tarde
le revolvía el pelo. Podía sentir a Andi aquí con ella, pero no...Ya no había
Andi. Solo estaba Andrea, la señora Stanton, madre de la novia, reina del
Página 27 de 273
Al−Anka2019
círculo social de la clase alta, como su madre. Jinx se dio la vuelta. ¿Quién
le ordenó a Luke que se quedara con la casa del árbol, y quién todavía
venía aquí a veces? ¿Y por qué?
Jinx recogió el libro y miró la portada. Una novela reciente de Jodi
Picoult. Recordó haber venido aquí sola durante los años posteriores a
que Andrea había cambiado. Había pasado tiempo leyendo, haciendo su
tarea, a veces solo pensando y soñando,—cualquier cosa para escapar de
la soledad de la casa. Al menos aquí había tenido los recuerdos de su
mejor amiga.
Por el rabillo del ojo, notó que algo sobresalía del costado de la
caja. Se puso en cuclillas y recogió una pila de libros. Isla del Tesoro
estaba en la cima. Abrió el frente agrietado y desgastado. Michelle Tanner
fue garabateada con la letra de su propia hija en la parte superior de la
cubierta interior. Fue al siguiente—Los tres mosqueteros, suyo también,
Anne de Aguilones Verdes, Jane Eyre, El Hobbit junto con un par de títulos
de una serie del misterio había leído en su adolescencia. El último era
Tomates Verdes Fritos en el Whistle Stop Café, el libro que había estado
leyendo cuando se había escapado. Lo había terminado años después;
todos estos libros estaban bien usados y hechos jirones. Encontró unos
cuantos más vendidos actuales en la caja, pero ninguno mostró el mismo
desgaste.
Jinx escuchó vítores y aplausos de los invitados a la boda y se
preguntó cuánto tiempo había estado fuera. Realmente no sentía la
necesidad de regresar,—no era como si alguien la extrañara,—pero temía
estar demasiado atraída por el pasado. Era hora de irse. Consideró tomar
sus libros, pero se preguntó si eso dejaría a Luke en una situación difícil
con Andrea. Los devolvió a la caja.
De nuevo en el suelo, se puso la chaqueta que había dejado sobre un
arbusto, luego se volvió y miró hacia la ventana aún abierta. En su marco,
vio a Andi, de ocho años, sonriendo y despidiéndose.−Hasta luego,
cocodrilo,−dijo.
Al lado de Jinx, su propia imagen de ocho años le devolvió el
saludo.−Después de un rato, cocodrilo.−Era su despedida habitual, una
adoptada por su padre cuando Nora no estaba cerca. Lo habían acortado a
"Más tarde, caimán" y "Mientras, dile", cuando se habían vuelto más
geniales. Jinx sonrió.

Página 28 de 273
Al−Anka2019
Mientras caminaba por el costado de la casa para irse, se sintió
atraída por la entrada de los sirvientes que conducía por un pasillo hasta
la cocina y las escaleras traseras. Inhaló el delicioso olor de la comida que
se servía a los invitados a la boda, que recordaba a las preparadas por el
chef privado de la familia Tanner años antes, y dejó que el sonido de un
personal ocupado la consolara. Estas eran las personas con las que
siempre se había sentido más conectada, más a gusto. En sus años más
jóvenes, esta era la forma en que generalmente entraba y salía de la casa
porque le permitía ir directamente al piso de ella y de Andrea sin tener
que caminar por el nivel suelo, donde Nora era más probable que la
notara. Más tarde, después de que su padre murió y ella había sido
relegada a la pequeña habitación detrás de la cocina, esta fue la forma
más lógica de entrar y salir.
Miró por las escaleras, preguntándose qué tan diferente era el
segundo piso. Todos estaban afuera. Solo echaré un vistazo. En la parte
superior, abrió la puerta y miró por el largo pasillo. El pasado se precipitó
sobre ella.
El esquema de color era diferente. Alfombra más nueva, algunos
candelabros nuevos, pero aún así, todo era lo mismo. El piso que había
compartido con Andi tenía un dormitorio y un baño para cada una de
ellas, una sala de juegos, una biblioteca/tarea/sala de música y una sala
de entretenimiento, con un televisor de pantalla grande y sistema de
sonido. El cuarto privado de su padre y Nora ocupaba el tercer piso.
Se movió por el pasillo, asomándose a las diferentes
habitaciones. Algunas obviamente habían sido utilizadas para que las
damas de honor se prepararan para la ceremonia. ¿Y tal vez la novia? Por
supuesto. Este piso habría sido de Tiffany una vez que la familia de
Andrea se mudó a la finca. Su corazón comenzó a latir con fuerza. Oyó
voces apagadas. Se giró hacia la puerta de los sirvientes.
−¿Tía Michelle?
Jinx se congeló, luego se volvió lentamente.
Tiffany corrió hacia ella desde la puerta de la vieja habitación de
Andrea.−No puedo creer que finalmente te conozca. Estoy tan contenta
de que hayas venido.−Sostuvo en sus brazos el tren de su vestido de
novia.−Te busqué una vez que comenzó la recepción, pero no pude
encontrarte. Luego tuve que orinar,−dijo en un susurro y se
rió.−Entonces vine aquí, y aquí estás. Oh, estoy balbuceando. Lo siento
Página 29 de 273
Al−Anka2019
mucho.−Se había detenido directamente frente a Jinx y ahora la miraba
expectante.
Jinx no tenía idea de qué decir.−Yo...−¿Debería decirle que había
estado en la casa del árbol? No.−Es...−Ya le había dicho que era un placer
conocerla en la línea de recepción. ¿No?−¿Cuánto tiempo has sabido
sobre…
−Por siempre.−Tiffany parecía vibrar de emoción.−Luke solía
contarme sobre ti y mamá cuando eran pequeñas. Tenía algunas fotos
viejas. Él siempre las hacía sonar muy divertidos. Sabes, antes de que te
fueras y mamá... Bueno, no sé qué le pasó a mamá. La quiero mucho, pero
a veces se vuelve un poco loca.
Jinx se rio entre dientes. Bien dicho. Antes de que Tiffany pudiera
recuperar el aliento y despegar nuevamente, Jinx levantó una mano.−¿Tú
fuiste la que me invitó?
Tiffany parecía sorprendida.−Por supuesto. Es mi boda.
−¿Qué diablos haces aquí?−La voz de Andrea atravesó el silencio
del pasillo.−¿Qué demonios hace aquí en absoluto?
Jinx se encogió. Andrea se parecía mucho a Nora. El odio y el
desprecio eran una mezcla fea en su tono. Jinx lo odiaba. Comenzó a
hablar, pero la mano de Tiffany en su brazo la detuvo. Fue algo bueno, ya
que no tenía idea de lo que saldría de su boca. Ella no sabía qué demonios
estaba haciendo allí.
−La invité, mamá. Es mi boda Es mi invitada.
La ardiente mirada de Andrea se convirtió en hielo, y la cambió de
Jinx a Tiffany.−Puede ser tu boda, señorita, pero es mi casa, y ella no es
bienvenida.
Andrea se había ido. Todo lo que Jinx pudo ver fue Nora.
−He querido conocer a mi tía por mucho tiempo.−La voz de Tiffany
se elevó.−Te lo dije hace tres años.
Jinx tuvo que dárselo a Tiffany. La niña tenía agallas. Jinx nunca
había sido capaz de enfrentarse a Nora, ni tampoco la Andrea más joven.
−Y te dije...−Andrea apuñalado un dedo en Tiffany.−No tienes una
tía.

Página 30 de 273
Al−Anka2019
−Tengo una tía, y ella está aquí, y no puedes...
−Tienes razón,−gritó Jinx sobre la discusión. Tenía que detener
esto. Estaba arruinando este día especial tanto para Tiffany como para
Andrea. Nunca había querido hacer eso.−Nunca debí haber venido. Lo
siento,−le dijo a Andrea.
−No, no deberías haberlo hecho. Y tú...−Andrea regresó a
Tiffany,−nunca debería haber invitado...
Jinx se interpuso entre ellas.−Andi, me iré.
Andrea se puso rígida. Sus ojos ardieron. Su mandíbula se
apretó.−No te atrevas a llamarme así.
No había tenido la intención de hacerlo,—demasiado recordatorio,
demasiadas emociones.−Andrea. Lo siento.
−Vete. Sal de mi casa.−Su voz volvió a alzarse.−Mi madre tenía
razón sobre ti. No eres más que basura que salió de la basura.
Las palabras cortaron a Jinx tan profunda y dolorosamente como
una cuchilla de acero. Una de las frases favoritas de Nora, ahora
proveniente de Andrea, la abrió, y todos los recuerdos de Nora
reprendiéndola, diciéndole que nunca sería lo suficientemente buena
como para ser una Tanner, llamándola basura de puta, salió de ese lugar
oscuro que les había encarcelado durante tanto tiempo. No podía
respirar.
−¡Fuera!−Andrea gritó.
Jinx huyó. Cuando dobló la esquina en la parte superior de la
escalera principal, se encontró cara a cara con EJ
EJ la miró con los ojos muy abiertos por un breve instante antes de
que Jinx bajara corriendo las escaleras y saliera por la puerta principal.

Página 31 de 273
Al−Anka2019
CAPÍTULO CUATRO

EJ llevó a su Lexus al estacionamiento afuera del bar de Bella y lo


detuvo junto a una camioneta Chevy. El lote estaba mucho más lleno de lo
que había estado dos semanas antes, la noche en que había conocido a
Jinx, pero eso había sido un jueves. Era viernes y, aunque todavía era
temprano, el lugar parecía estar en pleno apogeo. EJ lo había encontrado
en Yelp, y era el tipo de pequeña inmersión que le gustaba hacer
ocasionalmente. Si bien los bares gay más grandes y llamativos tenían su
atractivo, disfrutaba de un ambiente más informal si solo quería
relajarse. Lugares como este le recordaron a EJ el bar & grill que tenían
sus abuelos mientras estaba creciendo—menos los gays y lesbianas, por
supuesto—donde había pasado muchos días de verano y después de las
horas escolares tirando monedas y jugando al billar. Cuando entró por
primera vez en Bella, no había esperado encontrarse con nadie, pero esta
noche, estaba buscando específicamente a Jinx.
Desde la boda, no había podido sacarla de su mente, no había sido
capaz de sacudir esas cosas horribles que había escuchado a Andrea
gritarle, o dejar de lado el dolor en los ojos de Jinx cuando la había pasado
en la parte superior de la escalera. Ella quería asegurarse de que Jinx
estuviera bien. Y luego estaban los recuerdos de la noche que habían
pasado juntas que tampoco podía sacudir. Entonces, cuando terminó su
semana de trabajo dos semanas después, ya a dos horas de casa, se
convenció de que el viaje adicional de dos horas y media en la dirección
opuesta a su condominio en Sacramento tenía mucho sentido. Ya había
estado en el camino durante tres días, ¿qué era una noche más? Además,
el tráfico sería más ligero por la mañana. Con eso, se había decidido. Vería
si podía encontrar a Jinx de nuevo, y Bella era el único lugar que sabía
dónde mirar.
Apagó el carro y observó a dos mujeres, una con tacones y un
vestido corto y ajustado, la otra con botas de motorista y cuero negro,
caminar cogidas del brazo hacia la entrada. Examinó el estacionamiento,
tratando de recordar qué tipo de auto había conducido Jinx, pero no había
prestado mucha atención cuando se habían ido. Había tenido otras cosas
en mente.

Página 32 de 273
Al−Anka2019
Cuando entró en el bar, pagó su entrada y examinó a la multitud
mixta. El ritmo de la "Mala Reputación" de Joan Jett golpeó en el aire. No
había señal de Jinx. EJ se preguntó si reconocería a alguien con quien Jinx
había estado esa noche. Tomó una segunda evaluación rápida de la
habitación, pero no vio a nadie que pareciera remotamente
familiar. Incluso la camarera era diferente. Suspiró. Inútil. Solo tomaré un
trago y luego a la cama..
Dos horas después, después de rechazar varias invitaciones para
bailar y una oferta para sacudir su mundo, notó que una pareja se abría
camino entre las mesas hacia la esquina trasera, donde un grupo de
amigas había estado jugando al billar y de fiesta toda la noche. Una
delgada rubia teñida colgada de una mujer más grande con jeans y una
chaqueta de mezclilla, su brazo alrededor de su cintura gruesa y su mano
metida en su bolsillo trasero. El grupo en la esquina aplaudió cuando la
pareja se acercó.
EJ estudió a la mujer más grande. Pensó que la reconocía. Maldita.
Deseó haber prestado más atención, pero no se había fijado en nadie más
que Jinx esa noche. Pidió un refresco y continuó estudiando a la mujer
grande mientras agarraba un taco de billar y comenzaba a jugar;
finalmente, algo hizo clic. EJ no sabía qué—el destello de una sonrisa, el
roce de una mano sobre su cabello corto y cortado, tal vez solo la
inclinación de su cabeza,—pero algo. ¿Era ella con la que Jinx se había
detenido y hablado al salir? Después de otros veinte minutos de dividir su
atención entre la mujer y la puerta, EJ cruzó la barra. ¿Qué tengo que
perder? En el peor de los casos, podría parecer una tonta para alguien a
quien nunca volvería a ver, pero en el mejor de los casos, podría obtener
información sobre Jinx. Justo cuando llegaba a la mesa de billar, la rubia
teñida se puso delante de ella.
Sus ojos eran tan duros como su postura.−Espera ahí,
bomboncito. Esta mamá está ocupada.−Envolvió un brazo posesivamente
alrededor de la cintura de la mujer más grande.
EJ se detuvo en seco.−¿Disculpe?−No estaba segura de haber
escuchado correctamente la canción de Bonnie Raitt que se escuchaba en
la máquina de discos.
−Has estado mirando a mi mujer toda la noche. Te he estado
observando.−Presionó una cadera contra la de su cita.−Apártate.

Página 33 de 273
Al−Anka2019
Comprendiendo de repente el malentendido, EJ se sonrojó.−Oh. No;
no es lo que piensas.
La otra mujer se volvió y arqueó una ceja hacia EJ, luego sonrió. Se
apoyó en su taco de billar y le dio a la rubia teñida una tierna
sonrisa.−Tranquila, amorcito.−Volvió su atención a EJ−Esta bella dama
no está aquí por mí. Está aquí por Jinx.
−¿Jinx?−rubia−teñida−amorcito miró EJ sospechosamente.−¿Qué
quieres con nuestra Jinxie?
Esto no iba en todo lo que EJ había esperado. ¿Quién era esta
mujer?−Solo quiero hablar con ella. ¿Sabes dónde vive?
−Sí,−dijo la rubia teñida con una burla.−Ella vive en NingúnPuto
Camino.
La gran mujer se echó a reír.−Soy Reggie,−dijo en un tono
amistoso. Extendió su mano.
EJ exhaló aliviado y lo sacudió.−Mi nombre es EJ…
−Sé quién eres,−dijo Reggie. Se giró hacia la rubia
botella.−Amorcito, esta es la señora con la que Jinx se fue hace un par de
semanas, esa noche fuiste a casa de tu hermana.
−¿En serio?−Miró a EJ otra vez, esta vez con curiosidad.
−Esta es mi esposa, Sparkle,−dijo Reggie.
¿Sparkle? ¿Quién nombra a su cariño Sparkle?−Es un placer
conocerte,−dijo EJ, queriendo superar todo esto para poder averiguar
sobre Jinx.
−¿De qué quieres hablar con ella?−Preguntó Sparkle. Su actitud se
aligeró, pero seguía siendo una fuerza obvia a tener en cuenta.
−Estoy segura de que es privado,−dijo Reggie antes de que EJ
tuviera que dar una respuesta.
Le dio la oportunidad de cambiar de tema.−¿Sabes si vendrá esta
noche? Vine aquí buscándola con la esperanza de que tal vez pasara el
rato aquí.
−¿Pasara el rato aquí ? ¿Jinxie?−Sparkle resopló.−Cariño, podrías
haberte ido a casa con ella, pero no aprendiste nada sobre ella, ¿verdad?

Página 34 de 273
Al−Anka2019
EJ miró a Sparkle pero mantuvo su atención en Reggie. Era
obviamente la mejor apuesta.−¿Sabes cómo puedo alcanzarla?
Reggie la estudió por un largo momento, luego sacó un teléfono
celular del bolsillo de su chaqueta de jeans. Tocó la pantalla. Varios
segundos después, se alejó y habló por teléfono. La música ahogó sus
palabras.
EJ se volvió para encontrar a Sparkle mirándola con una expresión
inquisitiva.
−Te ves un poco elegante para un lugar como este,−dijo Sparkle,
que no sonaba nada conversacional.−De hecho, te ves un poco elegante
para este extremo de la ciudad.
EJ recordó sus pantalones de lino marrón claro y su gabardina
negro de manga corta que se había puesto esa mañana. El atuendo realzó
con un collar de tres hebras graduadas de oro de dos tonos, decoradas
con cristales transparentes. Aretes a juego adornaban sus orejas. No había
considerado la necesidad de mezclarse, y de repente deseó haberse
detenido para cambiarse.−Vine directamente del trabajo,−dijo. Miró la
espalda de Reggie.
−¿Qué te trajo aquí? ¿Dejándote caer esta noche?−Preguntó
Sparkle.−¿Tuviste un buen rollo con Jinxie hace un par de semanas y
pensaste en volver por más?
El temperamento de EJ se encendió. ¿Quién creía esta mujer que
era?−Mira, no me conoces. No tienes…
Reggie se colocó al lado de Sparkle y le pasó un brazo por los
hombros.−Pido disculpas por mi esposa,−dijo.
Sparkle le dio una palmada en la mano.−No necesito disculparme.
Reggie le sonrió.−A veces lo haces, amorcito.−Besó la frente de
Sparkle.−EJ es una amiga de Jinx.−Miró a Sparkle a los ojos. La oración
era simple, pero una comunicación más profunda parecía pasar entre
ellas.
Sparkle se volvió hacia EJ−Lo siento si fui grosera.−Su tono carecía
de sinceridad.

Página 35 de 273
Al−Anka2019
−Ella protege a Jinx,−dijo Reggie con una sonrisa amable.−Loas dos
lo hacemos.−Su mirada era suave, pero aún tenía el menor indicio de
advertencia.
EJ asintió con la cabeza. Entendido. Estaba contenta de que Jinx
tuviera estas dos en su vida, especialmente después de ver la forma en
que Andrea la había tratado.
−Estará aquí en unos quince minutos.
EJ sonrió.−Gracias.−El alivio la atravesó y se relajó un poco. La
había encontrado. Y ella quiere verme. La idea despertó mariposas en su
estómago.
−¿Quieres unirte a nosotras mientras esperas?−Preguntó Reggie.
EJ miró al grupo que había estado observando todo el intercambio;
¿son todas amigas de Jinx? Se volvió hacia Reggie.−No he jugado al billar
en mucho tiempo,−dijo con un poco de desafío.−¿Quieres apostar?
Reggie sonrió.−Rack Em, (argot: preparen las bolas para jugar) −gritó ella.−La dama
quiere jugar.
Cuando EJ alineó su tiro final y depositó la bola ocho en la tronera
de la esquina, se levantó una ovación.
Reggie se rio.−Creo que me timaron,−dijo mientras le entregaba a
EJ los veinte años desde el costado de la mesa.
−¿Cómo es lo que dicen?−EJ se burló de ella.−Si no puedes
encontrar al que está siendo timado en la sala de billar, eres tú.−Ella se
avivó con los billetes y batió sus ojos.
−Exijo una revancha,−dijo Reggie.−Pronto.
EJ se echó a reír y se dio vuelta para encontrar a Jinx observándola
desde donde se apoyaba contra la pared, con los pulgares enganchados en
los bolsillos delanteros de sus jeans azules, una ajustada camiseta negra
que le daba un aspecto de chica mala. Una oleada de deseo inundó a EJ
¿cuánto tiempo llevaba Jinx allí?
Jinx le guiñó un ojo y se apartó de la pared.−Será mejor que tengas
cuidado,−dijo mientras se acercaba.−Acabarás siendo un cliente habitual
si no tienes cuidado.

Página 36 de 273
Al−Anka2019
EJ metió su dinero en el bolsillo de sus pantalones.−¿Cómo
estás?−Preguntó sobre los primeros compases de una canción
country. Quería pasar sus brazos alrededor del cuello de Jinx pero se
detuvo.
Una perra alta le dio una palmada en la espalda a Jinx cuando pasó y
murmuró algo en su oído.
Jinx se sonrojó y la ignoró.−¿Puedo invitarte un trago?
EJ se dio cuenta de la cantidad de mujeres que las observaban. Sus
mejillas se calentaron bajo el escrutinio.−¿Sabes qué? He estado aquí
bastante tiempo y no creo que necesite beber más, pero tengo
hambre. ¿Ya comiste? ¿Quieres cenar?
Jinx vaciló.
En el breve intervalo, EJ se perdió en esos vibrantes ojos azules que
había visto cada vez que cerraba los suyos durante las últimas dos
semanas. Luchó por no besarla.
Finalmente, Jinx asintió.
Cuando empezaron a caminar hacia la puerta, los gritos y las burlas
subieron del grupo detrás de ellas. Jinx se echó a reír y lanzó una ola en su
dirección. Cuando salieron al aire de la noche, su rostro brillaba de un
rojo aún más brillante que antes.−Lo siento,− dijo con una sonrisa tímida.
−¿Conoces a todas allí?
−No, he conocido a muchas de ellas a través de Reggie y Sparkle,
pero realmente no a conozco muchas.−Jinx hizo una pausa.−¿Qué suena
bien para comer?
La mente de EJ se quedó en blanco.−No lo sé.−No había pensado
antes de encontrar a Jinx, pero no podía decir eso.
−¿Estás en el mismo hotel? Podemos conseguir algo cerca.
−No,−dijo EJ. Había olvidado que todavía no había encontrado una
habitación. Su asistente siempre manejaba eso por adelantado, pero esto
había sido tan espontáneo del momento.
−¿Te quedas con tu hijo?
−No.−Tampoco había pensado en Jacob.−Él no sabe que
estoy…−Se interrumpió. Dios, ¿qué había estado a punto de
Página 37 de 273
Al−Anka2019
decir? ¿Realmente había estado a punto de admitir que había venido solo
para ver si, por casualidad, podía encontrarse con Jinx nuevamente? Sin
embargo, tendría que admitir que eventualmente, ¿no? A menos que... Tal
vez pudieran tomar algo de comer, EJ podría mencionar la escena de la
boda casualmente en una conversación, y luego irían por caminos
separados. Sin embargo, eso no era lo que EJ quería. Sí, quería asegurarse
de que Jinx estuviera bien, pero también quería pasar tiempo con ella,
tocarla, compartir otra noche como la que habían tenido antes.
Jinx esperó expectante.
−Yo…−Entonces algo vino a ella. Gracias a Dios. El silencio fue
incómodo.−Jacob y Tiffany todavía están en su luna de miel.−Las
palabras salieron demasiado rápido.
Jinx no pareció darse cuenta.−¿Dónde te hospedas, entonces?
−Todavía no tengo una habitación. Encontraré una después de la
cena. Estoy hambrienta.
Jinx frunció el ceño.−No sé si encontrarás una,−dijo mientras
tomaba la mano de EJ y la alejaba de la puerta para dejar que una pareja
entrara al bar.−Hay un show de autos y una gran carrera en la pista este
fin de semana. El rumor es que todo está reservado.−Todavía sostenía los
dedos de EJ.
Mierda. Esto era exactamente por qué la espontaneidad estaba
sobrevalorada.−Bueno, tiene que haber un lugar donde quede una
habitación.−EJ se calentó ante la caricia del pulgar de Jinx sobre la parte
posterior de sus nudillos.
Jinx se encogió de hombros.−Probablemente, pero encontrarla
podría llevar toda la noche.−Se quedaron mirando una a la otra, cada una
esperando. EJ vio sus propios pensamientos, su propio deseo, reflejado en
ella. Ambas parecían estar pensando lo mismo,—al menos EJ esperaba
que lo estuvieran,—pero ¿quién iba a decirlo?
Jinx miró hacia otro lado.−Podrías quedarte conmigo.−Su voz era
incierta.−Sabes...si quieres.−Le dio a EJ una mirada de soslayo.
Una ola de alivio se apoderó de E. J., y se dio cuenta de lo mucho que
había estado queriendo volver a ver a Jinx, cuánto había querido que Jinx
quisiera verla de nuevo. Se sentía un poco tonta, un poco adolescente,
pero no le importaba. No tenía que admitirlo ante nadie. Había venido a

Página 38 de 273
Al−Anka2019
buscar a Jinx y la había encontrado. Y Jinx también quería verla. Eso era
todo lo que importaba. Apretó los dedos de Jinx y sonrió.−Me gustaría
eso. Gracias.
La cara de Jinx se iluminó con una sonrisa. Sus ojos brillaron.
Y tan fácil como eso, la incomodidad se había ido.
−Genial,−dijo Jinx, agarrando la otra mano de EJ. Yo también puedo
prepararte la cena. Estaba a punto de tirar salmón y espárragos a la
parrilla cuando Reggie llamó. El salmón se está marinando. ¿Te gustan los
salmones y los espárragos? Ah, y tengo fresas de un tipo de un puesto de
carretera cerca de mi casa. Son tan dulces. Las amarás. Si te gustan las
fresas, quiero decir.
EJ se rió de la emoción en la voz de Jinx.−¿Tú también cocinas?
−¿También?
−Mm-hm.−Esta vez EJ no se contuvo. Enredó sus brazos alrededor
del cuello de Jinx y presionó ligeramente contra ella.−La última vez
descubrí algunos de tus otros talentos ocultos, y ahora descubro que
puedes cocinar. Será mejor que tengas cuidado. En poco tiempo, sabré
todos tus secretos.
Esa sombra que yacía silenciosamente detrás de los ojos de Jinx se
elevó, luego se acomodó nuevamente en un movimiento fluido, pero su
sonrisa nunca flaqueó.−¿Dónde está tu auto? Puedes seguirme a casa.
EJ se preguntó por los pequeños destellos de—¿qué era? ¿Dudas, tal
vez? Lo había captado varias veces en la expresión de Jinx, pero cuando
consideró la conversación en la boda, pensó que probablemente se
trataba de viejas heridas familiares. Todos los tienen. Si Jinx quisiera
hablar de eso, ella lo haría.

y
El viaje en coche de Bella a Jinx condujo a través de calles oscuras y
onduladas bordeadas de pequeñas casas. La farola ocasional iluminaba
camionetas y autos de modelos más antiguos, similar al Corolla
descolorido y abollado de Jinx, estacionado en caminos llenos de baches.
Cuando Jinx hizo pasar a E. J. tres escalones hacia el porche delantero de
una pequeña casa de tablillas, EJ casi podía oler el pan recién horneado de

Página 39 de 273
Al−Anka2019
su abuela. La madre de EJ odiaba sus raíces, pero la casa de sus abuelos
había sido uno de los lugares favoritos de EJ en el mundo.
Bajo la luz iluminada del porche, Jinx abrió la puerta y le indicó a EJ
que entrara. Se colocó detrás de ella y encendió la luz para revelar una
habitación grande con un fregadero, un mostrador y electrodomésticos a
lo largo de la pared a la izquierda y una pequeña mesa con dos sillas de
madera en la esquina trasera. El lado derecho tenía la distribución de sala
de estar con una alfombra de área en tonos tierra cálidos que cubría
parcialmente el piso de linóleo estropeado pero limpio, una estantería con
un televisor y algunos libros, y una cama doble que evidentemente servía
como sofá. Dos puertas se abrieron hacia la sala principal, una claramente
otra salida al exterior. Todo el lugar estaba ordenado, la cama hecha, la
cocina impecable. El ambiente era hogareño y acogedor, al igual que
Jinx.−Esto es agradable,−dijo EJ, entrando más en la habitación.
−Sé que no es a lo que estás acostumbrada, pero teniendo en cuenta
que podrías haber terminado durmiendo en tu auto, podría satisfacer tus
necesidades.
EJ asimiló las palabras y el raspado sexy de la voz de Jinx. Dejó que
su mirada recorriera el cuerpo de Jinx, sus manos, sus labios, y sintió la
agitación de la excitación al recordar su sensación y su toque. Podía oler
una deliciosa combinación de hierbas y especias que le hizo agua la boca y
gruñir el estómago. Suspiró.−De alguna manera, creo que todas las
necesidades que tengo esta noche podrían satisfacerse aquí mismo en
esta sala.
Jinx le ofreció esa sonrisa lenta y fácil que deshizo a EJ cada vez, y
cruzó hacia donde estaba ella. Dejó la maleta de EJ en la cama.−Podemos
asegurarnos de eso,−dijo mientras tocaba uno de los aretes de EJ,
acariciando el lóbulo en el proceso.
EJ cerró los ojos e inhaló profundamente.
Jinx la besó suavemente en los labios.−Si quieres refrescarte, el
baño está ahí.
EJ abrió los ojos y siguió el gesto de Jinx hacia la puerta interior.
−Comenzaré la cena,−dijo Jinx.
EJ encontró el baño en lo que obviamente estaba diseñado para ser
un dormitorio. Tenía una cómoda, un escritorio, algunas pesas, una

Página 40 de 273
Al−Anka2019
bicicleta y una pequeña pila de zapatos y botas en la esquina. Cuando se
bañó y se lavó los dientes, miró su reflejo en el espejo.
Se relajó, liberando la tensión de la noche y la preocupación de que
no podría encontrar a Jinx. Respiró los aromas mezclados de cítricos y
algo dulcemente picante que aumentó su deseo cuando se combinó con el
aroma natural de Jinx, pero aquí, por su cuenta, la calmaron. Pasó la mano
sobre una toalla de baño suave y lujosa que parecía a la vez fuera de lugar,
pero tan perfectamente a Jinx.
Se sentía cómoda aquí, tal vez porque le recordaba a la casa de sus
abuelos. No el plano del piso o la decoración, sino la energía, la
atmósfera. ¿Quién hubiera adivinado que alguien que recogió en un bar
viviría en un lugar tan similar al lugar seguro de su infancia, donde se
había sentido libre y aceptada, donde había sido realmente
feliz? Ella nunca lo habría adivinado.
Aquí estaba, sin embargo, en el baño de Jinx, en su pintoresca y
pequeña casa. Algunas personas, tal vez muchas, podrían llamarlo
descuidada o en mal estado, y si EJ no hubiera pasado tantas horas, días,
ocasionalmente semanas con sus abuelos, ella también podría
hacerlo. Después de todo, en comparación con el condominio en el que
había gastado una pequeña fortuna comprando y amueblando, este lugar
no era mucho, pero EJ ya se sentía más cómoda aquí que en su casa. El
condominio siempre había sido solo un lugar para dormir, muy parecido a
los hoteles donde se quedaba en el camino. Esta noche sería un buen
escape del mundo, una visita al consuelo de su pasado. Con algunos
beneficios adicionales. Sonrió.
Cuando EJ volvió a emerger a la habitación principal, Jinx entraba
por la puerta trasera.−La cena está en la parrilla. Solo serán unos minutos
más.−Abrió el refrigerador.−¿Quieres...−Se pasó los dedos por el
pelo.−Oh wow. Realmente no tengo mucho que ofrecer. ¿Jugo de
manzana? ¿Leche? ¿Agua?−Miró a EJ con una sonrisa triste.−Lo
siento. No sabía que estaba teniendo compañía.
−El jugo de manzana suena genial.−Se sentó a la mesa y miró a
Jinx.−¿Cuánto tiempo has vivido aquí?
−Dos años y medio.−Jinx colocó un vaso frente a EJ y otro al otro
lado de la mesa.

Página 41 de 273
Al−Anka2019
−Entonces, ¿una cama en lugar de un sofá? ¿Es eso para ahorrar
tiempo?−EJ la bromeó.
Jinx se rio.−No, es solo porque me gusta estirarme y mirar
películas. Y nunca viene nadie, así que realmente no importa.
−¿Nunca tienes invitados?−Preguntó EJ, sorprendida. ¿Cómo es
posible? Jinx era tan abierta, amable y atractiva, y tan...buena, buena en la
cama.
−Reggie y Sparkle han pasado varias veces, pero sobre todo voy a
su casa. Entonces no. Nadie más ha estado aquí. Hasta ahora.−Jinx
sonrió.−Vuelvo enseguida.−Se dirigió hacia afuera.
Cuando regresó, tres platos contenían salmón y espárragos. Agregó
arroz, luego cubrió uno con una envoltura de plástico y agarró un termo
de la parte posterior del mostrador. Colocó ambos artículos fuera de la
puerta principal.−Es para una amiga,−dijo en respuesta a la mirada
inquisitiva de EJ, pero no ofreció más explicaciones. Puso un plato delante
de EJ
−Esto se ve delicioso y huele aún mejor,−dijo EJ. Probó el salmón y
gimió.−Oh Dios mío. Esto es maravilloso.
−Gracias,−dijo Jinx, sentado al otro lado de la mesa.−Esa será una
necesidad atendida, entonces.−Su tono era juguetón.
EJ ni siquiera podía hablar hasta que había devorado casi toda la
comida. Cuando pudo reducir la velocidad y concentrarse en algo más que
el sabor explotando en su boca y la satisfacción en su estómago,
suspiró. Se reclinó en su silla y encontró a Jinx estudiándola.−¿Hay algo
mal?
Jinx vaciló.−Me pregunto qué estás haciendo aquí.
−¿Qué quieres decir?
−Dijiste que Jacob y Tiffany todavía están en su luna de miel, y no
hay tiendas de Bad Dog aquí, entonces, ¿por qué estás aquí?
Aquí estaba, en el momento en que tuvo que admitir que había
escuchado a Andrea, que estaba preocupada por Jinx, que no podía dejar
de pensar en ella.−Estaba un poco...escuché...
Jinx esperó.−Entonces, toda esta incapacidad tuya para terminar
oraciones, ¿es algo crónico?−Los labios de Jinx se arquearon.
Página 42 de 273
Al−Anka2019
EJ se echó a reír.−Así parece.−Respiró hondo y se estabilizó.−Sé
que no es asunto mío, pero escuché todas las cosas que Andrea te dijo
después de la boda, y cuando te vi en las escaleras, te veías tan alterada;
estaba preocupada por ti. Quería asegurarme de que estuvieras bien.
Jinx la miró fijamente.
−Lo siento si he sobrepasado un límite,−agregó rápidamente.−Sé
que no es asunto mío.
−¿Regresaste a la ciudad solo para ver si estaba bien?−Algo
parpadeó en la expresión de Jinx.
Oh Dios, ¿la he ofendido? ¿Cómo se sentiría EJ si alguien hubiera
escuchado una conversación privada que estaba teniendo y luego se la
hubiera presentado? ¿Por qué no había pensado en la posibilidad antes
ahora?−Lo siento.
−No sé qué decir.−El tono de Jinx era suave. Sonaba desconcertada.
−Yo solo...Te veías tan herida.−La imagen de Jinx brilló en la mente
de EJ, y el dolor en los ojos de Jinx le hizo doler el corazón.
Jinx desvió la mirada.−Estoy bien, de verdad. Debería haberme ido;
nunca debería haber entrado en la casa.−Suspiró.−No debería haber
estado allí en absoluto.
−Pero esas cosas que ella dijo. Fueron horribles.
Jinx se puso rígida. Cuando se volvió hacia EJ, un velo había caído
sobre sus ojos.−Está bien, de verdad. Estoy bien.−Miró la mano de EJ que
descansaba sobre la mesa.−No puedo creer que por eso regresaste. Eres
tan dulce.
¿Dulce? EJ no recordaba haber sido llamada dulce. Nunca. No era
una palabra que la gente asociara con ella, no era una palabra
que ella asociara con ella. ¿Eficiente? En todas las áreas. ¿Respetuosa? En
la mayor parte. ¿Profesional? Absolutamente. ¿Dulce? Ni siquiera estaba
completamente segura de lo que eso implicaba. Tendría que buscarlo.
Jinx tomó la mano de EJ.−Gracias.
EJ se aclaró la garganta.−De nada.−Entrelazó sus dedos con los de
Jinx.−¿Estás segura de que estás bien?

Página 43 de 273
Al−Anka2019
−Cambiemos de tema,−dijo Jinx.−¿Todavía tienes esas otras
necesidades que mencionaste?
Hubo una sonrisa lenta de nuevo, y sus ojos se oscurecieron. El
deseo anterior de EJ se reavivó. Su pulso se aceleró. Había olvidado cuán
intensa fue su respuesta a Jinx.−Definitivamente,−susurró.
−Ven aquí, entonces.−Jinx la obligó a ponerse de pie con un suave
tirón y se alejó de la mesa. Levantó la vista hacia la cara de EJ cuando EJ se
sentó a horcajadas sobre su regazo.
EJ se apretó contra Jinx y gimió.
Jinx deslizó su mano alrededor de la nuca de EJ y la instó a bajar
hasta que sus labios se encontraron. Sostuvo a EJ quieta. Su agarre era
suave, su aliento cálido.
La presión contra la boca y el sexo de EJ aumentó hasta que ella
tuvo que tener más. Podía sentir la dura cremallera de los jeans de Jinx a
través de la delgada barrera de sus propios pantalones y bragas. Apretó
sus muslos.
Jinx comenzó a besarla, despacio, largo y profundo.
EJ gimió y entrelazó sus brazos alrededor del cuello de Jinx,
devolviéndole el beso. Exploró la boca de Jinx, dejó que Jinx tuviera la
suya. Fue más profundo, lo sacó por más tiempo.
Pero Jinx mantuvo el ritmo medido, haciendo que EJ tuviera hambre
incluso mientras ella festejaba.
Lo quería más rápido. Lo quería más duro. Quería más,—más
contacto, más movimiento, más Jinx. Despegó su boca.−Tócame,−susurró
ella.−Necesito sentir tu piel.
Jinx sacó el dobladillo de la camisa de EJ de su cintura y deslizó sus
manos debajo de ella. Cuando sus cálidos dedos acariciaron la parte baja
de la espalda de EJ, EJ jadeó y se arqueó hacia arriba. Su clítoris presionó
firmemente contra Jinx, y gritó de placer. Gimió bajo la sensación de las
manos de Jinx moviéndose por su columna vertebral, acariciando y
masajeando. Apretó los brazos alrededor del cuello de Jinx mientras esos
dedos tentadores aflojaban su sostén, luego se abrieron paso debajo de él
para acariciar los costados de sus senos. El encaje provocó sus pezones
hinchados. Cerró los ojos y empujó las caderas.

Página 44 de 273
Al−Anka2019
−Quédate conmigo cariño.
El bajo murmullo de Jinx apenas penetró la lujuria de EJ,—pero la
palabra cariño,—Jinx llamándola cariño, la fundió.
−No te corras, todavía.
EJ gimió. Quería. Quería hacerlo en ese momento, pero también
quería más. Retrocedió, esperando que Jinx encontrara sus pezones
doloridos.
En cambio, las manos de Jinx se deslizaron por debajo de la camisa
de EJ y hasta su nuca. Sin prisa, desabrochó la cadena, dejó que se
deslizara por su torso y la colocó sobre la mesa. Luego levantó el
dobladillo de la parte superior de EJ, presionando sus brazos sobre su
cabeza, y alzó la prenda hacia arriba para que EJ se deslizara fuera de
ella. Finalmente, con una lentitud insoportable, movió el sostén de EJ por
la longitud de sus brazos y se lo quitó. Lo puso al lado de la cadena. Se
recostó y admiró los pechos desnudos de EJ.−Eres tan hermosa,−susurró.
EJ esperó, el calor de la mirada de Jinx ardiendo en su
carne. Seguramente, la tocaría. Con la necesidad evidente en su expresión,
tenía que estar tan excitada como EJ
Jinx no se movió. Solo lo miró, su respiración se aceleró.
EJ metió los dedos en el pelo de Jinx y ahuecó la nuca. Llevó la boca
de Jinx a un pezón tenso y dolorido.−Chúpame,−dijo con
urgencia. Cuando la boca de Jinx se cerró sobre ella, echó la cabeza hacia
atrás y gimió.
Jinx chupó suavemente, cerrando sus dedos alrededor del otro
pezón. Su ternura enloquecía a EJ con la necesidad. La caricia parecida a
una pluma de Jinx, su suave succión, la hacía sentir tan querida, casi
adorada, mientras que al mismo tiempo, la torturaba y atormentaba hasta
la desesperación.
Jadeó cuando los brazos de Jinx le rodearon la cintura y se levantó,
alzando a EJ con ella. Apretó sus piernas alrededor de las caderas de Jinx,
sus brazos alrededor de su cuello, y se perdió en las sensaciones de los
labios de Jinx succionando su pezón más profundamente en su boca, cerró
los ojos y gritó. Lo siguiente que supo fue que estaba acostada en la cama,
los dientes de Jinx rozaban suavemente su otro pezón, mientras abría los
pantalones de EJ. Levantó las caderas y dejó que Jinx deslizara los

Página 45 de 273
Al−Anka2019
pantalones por sus piernas. Cuando levantó la vista, Jinx se paró sobre
ella, mirando su cuerpo desnudo con una expresión casi reverente.
−Eres tan hermosa,−murmuró Jinx. Sus ojos brillaban con lo que
podría haber sido una maravilla.−No pensé que volvería a verte.
El deseo de EJ rabiaba bajo la adoración de Jinx, y
ella necesitaba más.−Jinx, por favor.−Apenas reconoció su propia
voz.−Necesito sentirte. Te necesito encima de mí, contra mí, dentro
de mí.−Su súplica parecía funcionar.
Los ojos de Jinx se fijaron en los de ella. Se quitó la camiseta por la
cabeza y se quitó los jeans. Cuando su ropa interior se unió a la pila de
ropa en el piso, apoyó todo el peso de su cuerpo sobre el de EJ.
EJ jadeó, y empujó hacia Jinx. Se sintió tan bien. La había extrañado
tanto. Sentir a Jinx contra ella otra vez era como volver a casa.
Jinx chupó el cuello de EJ, sobre su hombro, no suavemente ahora
sino con hambre. Mordió mientras acurrucaba sus caderas entre los
muslos de EJ y se levantaba contra ella.
EJ se abrió más para ella, frotándose contra ella.
Jinx gimió y encontró el pezón de EJ nuevamente. Lo chupó por
completo en su boca caliente, duro y rápido. Arrastró sus propios senos
sobre el abdomen de EJ.
Sí, esto era lo que EJ quería, lo que ella necesitaba;
la quería caliente. Ella la deseaba mucho. Ya habría tiempo para la
gentileza, más tarde. Pasarían toda la noche juntas antes de que ella
volviera a su vida real.

Con los ojos cerrados, EJ acarició su rostro contra el abdomen de


Jinx, el suave triángulo de rizos le hizo cosquillas en la mejilla. Jugó con
los dedos a través de los pliegues húmedos y sedosos de Jinx y disfrutó
del tirón de su cuerpo con cada espasmo residual de liberación. El sabor
de su excitación y clímax aún permanecía en los labios y la lengua de EJ.
Habían estado en cama durante horas, y EJ todavía no había tenido
suficiente. ¿Lo haría alguna vez? Algo sobre Jinx la mantenía con ganas de

Página 46 de 273
Al−Anka2019
más, sin importar cuán intensos fueran sus orgasmos, sin importar
cuántos tuviera. Sin embargo, esta noche tenía que ser suficiente. No
podía seguir regresando para tener sexo a la ciudad donde vivían su hijo y
su nuera. Era muy arriesgado. Por supuesto, no era probable que se
topara con ninguno de ellos, o con Andrea, en esta parte de la ciudad, pero
no había necesidad de arriesgarse. EJ nunca tuvo dificultades cuando
quería una mujer en su cama, y aunque no la necesitaba con frecuencia,
había muchas otras mujeres y muchas otras ciudades.
EJ suspiró al sentir los dedos de Jinx peinando su cabello.
−Vamos,−murmuró Jinx.
EJ se acurrucó contra su costado.
Jinx la abrazó.
−Gracias de nuevo por dejarme pasar la noche.−EJ pasó la punta de
los dedos entre los senos de Jinx.
−Es un placer.−Acarició la espalda de EJ.−Ha pasado mucho tiempo
desde que tuve una fiesta de pijamas.
EJ rio suavemente. Se preguntó cuánto tiempo, luego se preguntó
por qué importaba.
−Pero no te pongas demasiado cómoda. Todavía tenemos que ver
una película de terror y llamar a alguien y preguntar si su refrigerador
está funcionando. Y es solo una verdadera fiesta de pijamas cuando todos
bailan en bragas gritando.−El tono de Jinx era juguetón.
A EJ le gustaba eso de ella. Era una adulta y sin duda tenía el
atractivo sexual de la mujer atractiva, con experiencia que parecía ser, y
sin embargo había una inocencia en ella también, una ingenuidad. EJ
pensó en esa noche cuando vio a Jinx por primera vez, apoyada contra la
pared del bar. Jinx se veía tan sexy, tan peligrosa, pero cuando esa mujer
le susurró algo, se sonrojó como una colegiala. De repente, EJ sintió
curiosidad.−¿Qué te dijo esa mujer esta noche?−Trazó círculos sobre el
estómago desnudo de Jinx.
−Mmm. ¿Qué mujer?−Los ojos de Jinx estaban cerrados.
−La del bar. La perra que susurró algo en tu oído justo antes de que
nos fuéramos.
Jinx sonrió perezosamente.−Nada.
Página 47 de 273
Al−Anka2019
−Dijo algo. Y te hizo sonrojar. ¿Qué era?
−Nada apropiado para que escuches.
−Oh por favor. ¿Qué soy yo? ¿Una virgen?
Jinx se giró sobre su costado y deslizó su brazo sobre la cintura de
EJ.−Eres un ángel.− Puso una pierna sobre los muslos de EJ.
EJ se echó a reír.−No creo que algunas de las cosas que hice esta
noche fueran angelicales.
−No importa. Es mi casa.−Jinx presionó sus labios contra el cuello
de EJ.−Mi casa. Mis reglas. Y yo digo que eres un ángel. Además, todo lo
que has hecho esta noche me pareció muy celestial.
−Eso es malo,−dijo EJ con una risita. Pero a ella le gustó. Dios me
ayude, me gusta.
−Eres mi ángel.−Jinx se acurrucó más cerca.−Mi
princesa.−Acarició su oreja.−Mi pequeña flor,−murmuró, con una
sonrisa en su voz. Su aliento le hizo cosquillas en la piel de EJ.
EJ se echó a reír y la apartó.−No me vas a decir, ¿verdad?
−No.−Jinx rodó sobre su espalda de nuevo y luego salió de la
cama.−Me voy a lograr que las fresas, sin embargo. Y lo prometo, serán
mucho mejores que un montón de palabras.−Se acercó a la nevera y sacó
un tazón grande.
EJ apoyó la cabeza sobre un brazo y admiró las fuertes líneas del
cuerpo desnudo de Jinx, el músculo firme debajo de la piel suave. Este
diseño de todo en una habitación tuvo sus beneficios. Se concentró en una
larga cicatriz que corría la mitad del ancho de la espalda baja de Jinx. La
había sentido debajo de los dedos y las palmas de las manos cuando pasó
las manos por la longitud de la columna vertebral de Jinx o agarró su
cintura para apretarla más fuerte contra su centro. Había presionado sus
labios contra ella, pasando su lengua sobre ella en su camino a lugares
más bajos. No había estado a punto de detener lo que estaba haciendo en
ese momento para preguntar al respecto. ¿Podría ahora? Recordó la otra
cicatriz, la redonda a su lado.
Jinx le sonrió mientras volvía a la cama.
No tenía sentido preguntar, no había razón. EJ se iba por la mañana
y, esta vez, nunca volvería a ver a Jinx. Ahora sabía que Jinx estaba
Página 48 de 273
Al−Anka2019
bien. Había visto por sí misma el estado de la relación de Jinx y Andrea y
sabía que la posibilidad de encontrarse con Jinx en las reuniones
familiares era nula. Y no era necesario que supieran algo personal launa
de la otra. Así era como EJ manejaba su vida privada. Sin ataduras, sin
enredos. Solo un buen momento y luego todo terminó. No estaba
buscando nada más.
Jinx sacó una fresa del tazón y la presionó ligeramente contra los
labios de EJ.
EJ lo tomó y solo las puntas del dedo y el pulgar de Jinx en su
boca. Chupó suavemente. La dulzura cubrió su lengua y sus ojos se
agrandaron.−Mmmmm.−Tomó la baya completamente y la mordió.−Oh,
Dios mío,−murmuró cuando el sabor inundó sus sentidos.−Esto es muy
bueno.
−Te lo dije.
−Nunca he tenido una fresa tan buena.
Jinx se rio entre dientes.−Eso es porque probablemente las
compras en una tienda.−Le dio otra comida a EJ y luego se la comió ella
misma.
−¿Por qué importa eso?−EJ cerró los ojos y saboreó el sabor.
−Sparkle dice que las que están en las tiendas se cultivan para el
envío.
Ante la mención del nombre hostil de la pequeña mujer, EJ se
estremeció interiormente. Nunca la volvería a ver tampoco. No es algo
malo.
−Sus pieles son mucho más duras y se recogen demasiado
pronto. Nunca maduran completamente.−Jinx se acostó al lado de EJ, y se
acurrucaron una contra la otra nuevamente. Puso otra fresa en la lengua
de EJ.
Me podría acostumbrar a esto. Pero a no lo haría.
−Sparkle me dijo que solo comprara fresas de los productores
locales porque se cultivan para comer. Tienen piel tierna y están
perfectamente maduras justo cuando son recogidas.−Jinx se llevó una a la
boca y luego besó a EJ

Página 49 de 273
Al−Anka2019
Compartieron la dulzura junto con el calor que todavía hervía entre
ellas, y EJ ya no se preocupaba por el mañana o Sparkle o dónde comprar
fresas. Lo único que le importaba era el sonido de los gemidos de Jinx, el
sabor de su beso y la sensación de su toque.

Página 50 de 273
Al−Anka2019
CAPÍTULO CINCO

Jinx hizo cola, mirando el menú sobre el mostrador. Nunca antes


había estado en un Starbucks, nunca había tenido ninguna razón para
estar. No tomaba mucho café, y cuando lo hizo, estaba feliz con una taza
básica de Mike Donuts cerca de su casa, o de cualquier restaurante en el
que estaba comiendo en ese momento. Sin embargo, la mejor taza que
había tenido fue la que había compartido con EJ, y eso fue porque había
podido mirar a EJ con esa delgada bata mientras tomaba su primer
trago. La grasa de tocino habría sabido bien en ese momento. Esta
mañana, el café ni siquiera era para ella. Había querido recoger una taza
para EJ ya que no tenía ninguna en la casa, y sabía que se suponía que
Starbucks era el final.
Buscó en el menú. Panadería. Starbucks Petites. Cajas de bistró;
desayunos calientes. Refrescos de Starbucks. Todo menos...Ah, ahí está;
café recién hecho. Oh, espera... ¿Blonde Roast? ¿Caffè Misto? ¿Café hecho
con trébol? ¿Cómo diablos se prepara del trébol?
−¿Puedo tomar su orden?−La chica de la caja registradora le
preguntó al empresario dos personas frente a Jinx.
Necesitaba decidirse. ¿Café helado? No. Eso solo parecía estar mal;
¿bebidas de chocolate? Oooooh Peppermint Hot Chocolate. Eso sonaba
bien. O Salted Caramel Hot Chocolate. Aun mejor; recordó la barra de
chocolate con leche con caramelo salado que Sparkle había puesto en su
calcetín de Navidad el año pasado, y se le hizo la boca agua.
Oh espera. No, EJ Café. Su cerebro aún no funcionaba del todo. Ella y
EJ se habían quedado dormidas solo una hora antes de que Jinx tuviera
que levantarse para su ritual matutino y luego prepararse para el trabajo;
estaba aquí para tomar café para EJ. Una columna titulada Espresso le
llamó la atención. Eso también fue café, ¿no? ¿Cuál fue la diferencia? Echó
un vistazo a la lista. ¿Veintinueve? ¿Había veintinueve tipos diferentes de
espresso? ¿Cómo se suponía que debía decidir?
−Voy a tomar un café con canela, dolce latte, medio descafeinado
sin grasa,−dijo la mujer frente a ella al empleado.−Oh, y muy caliente.

Página 51 de 273
Al−Anka2019
Veinte minutos después, Jinx salió de Mike Donuts con una gran
taza de café de espuma de poliestireno y tres recipientes de crema de
vainilla. Lo balanceó todo en una mano mientras conducía con la otra, ya
que el portavasos de su Toyota de quince años estaba roto y agradeció a
los dioses del café que no se había quemado mientras se detenía en su
casa. Cuando había salido antes, estaba feliz de ver que el Lexus de EJ no
había sido robado o despojado durante la noche, y sabía que tenía a Pablo,
el chico de al lado y la pandilla con la que corrió, para agradecerle por
mantener un ojo en su lugar. Ahora, estaba contenta de verlo porque
significaba que EJ no se había ido. Su aventura en la tierra de las
habichuelas mágicas se sintió como si hubiera tomado una década. Miró
su reloj. Necesitaba moverse.
Cuando cerró la puerta de entrada detrás de ella, observó la sábana
retorcida y la manta sobre la cama vacía, restos de otra noche de...Jinx no
estaba segura de cómo llamarlo. No se sentía como solo sexo,—se sentía
como mucho más que eso,—pero al mismo tiempo, era malditamente
buen sexo. No podía estar haciendo el amor porque Jinx realmente no
sabía qué era eso. Además, ¿cómo podrían estar haciendo algo que podría
llamarse hacer el amor cuando se acababan de conocer? Ciertamente no
se parecía en nada a lo que había tenido con Val, excepto tal vez la
sensación de conexión, pero era un tipo diferente de conexión,—muy
diferente. Y no se parecía en nada a las otras niñas y adictas sin hogar con
las que se había enrollado en las calles cuando era mucho más joven. No
tenía ningún marco de referencia para algo como lo que sentía con EJ
Escuchó el ruido de las tuberías que acompañaban al agua que se
cerraba en el baño. La puerta estaba cerrada.
−Toc toc.−Se apoyó contra la jamba.
−¿Quién está allí?−Dijo EJ después de una pausa. Su voz era más
baja de lo habitual, su voz matutina que Jinx recordaba del hotel.
Sonrió para sí misma.−Al.
Otra pausa−¿Al quién?
−Te daré café si te abres.
La puerta se abrió de inmediato, y EJ de pie con una de las dos
toallas que Jinx tenía envuelta alrededor de su cintura. Cubría lo
suficiente, pero aún no mucho. Tenía manchas oscuras debajo de los
ojos.−¿Café?
Página 52 de 273
Al−Anka2019
Jinx levantó la taza.
−Oh Dios, eres una santa.−EJ lo tomó.
−Así es como me llaman,−dijo Jinx, entregándole las cremas.−Jinx
de la cafeína, patrona de los que no duermen.
−Busqué una cafetera,−dijo EJ mientras vaciaba la crema en su
taza.−Pero no tienes una.−Tomó un trago profundo.
−Lo sé. Por eso fui y te conseguí eso.
EJ lanzó un medio suspiro, medio gemido, luego se centró en
Jinx.−Pensé que te habías ido.
−Ya lo hago. Fui a buscarte eso.
EJ se echó a reír y tomó otro trago. Acarició la mejilla de
Jinx.−Gracias.
El aroma a jazmín del champú o gel de baño o perfume de EJ o lo
que sea que sea, hizo que a Jinx le resultara difícil pensar. La suavidad del
toque de EJ y la calidez en su mirada agitaron el deseo de Jinx. Metió las
yemas de los dedos en los bolsillos de sus jeans para evitar pasar las
manos sobre la piel suave de los hombros desnudos de EJ. Tenía que ir a
trabajar.
EJ sonrió y pasó a su lado.−Quiero decir, pensé que no te vería
antes de que tuviera que irme.
−¿Te vas?−La decepción se apoderó de Jinx, pero lo sabía. Por
supuesto que EJ se iría. Había dicho que solo había venido porque estaba
preocupada por ella, y Jinx le había dicho que estaba bien. No quería que
EJ supiera cuán destrozada había estado siguiendo la escena con Andrea;
no quería que supiera que le había tomado varios días recordarse a sí
misma que la reacción de Andrea era lo que esperaba,—antes de que se
hubiera visto atrapada en todos los recuerdos y se enterara de que
Andrea había querido mantener la casa del árbol. No quería que EJ la
hubiera visto tan alterada y corriendo fuera de la casa. De hecho, si
hubiera pensado en ello cuando Reggie llamó, probablemente habría
estado demasiado humillada incluso para ir a Bella la noche anterior;
estaba contenta de no haberlo pensado.

Página 53 de 273
Al−Anka2019
−Tengo que llegar a casa.−EJ se acomodó en la cama y tiró la
sábana sobre sus piernas. La toalla todavía cubría su torso, su esquina
doblada en el pecho de EJ.
Jinx quería preguntar dónde estaba su hogar, pero cuanto menos
supiera sobre EJ, más fácil sería esconderla como un buen recuerdo;
asintió y se volvió hacia el mostrador de la cocina.−Estoy haciendo un
sándwich para el almuerzo. ¿Quieres un sándwich de mantequilla de maní
y jalea para no tener que detenerte en el camino?−Abrió la nevera y sacó
la mermelada de moras. Cuando EJ no respondió, miró por encima del
hombro.
EJ se sentó sonriéndole, sosteniendo su café en su regazo.−Creo que
sí.−Sonaba sorprendida.−No he tenido un sándwich de mantequilla de
maní y jalea en eones.
Jinx sonrió.−Entonces me aseguraré de que sea el mejor sándwich
de mantequilla de maní y jalea de la historia. Agregaré mi ingrediente
secreto.
−¿Cuál es ese?
Jinx puso los ojos en blanco.−Si te lo dijera, no sería un secreto.
−Oh por supuesto. Mis disculpas.−EJ se rió.
Jinx encontró la mantequilla de maní y el pan en el armario,
agradecida por algo en lo que centrarse además de la suave piel de
EJ. Mientras trabajaba, oyó movimiento en la habitación—un chirrido de
un cambio en el colchón, el susurro de la ropa de cama, los pies descalzos
sobre el linóleo. Se sentía extrañamente natural, relajada, estar haciendo
algo tan mundano como preparar el almuerzo con EJ allí en su casa. Este
era normalmente su solo espacio, pero le gustaba tener a EJ allí.
−¿Turner y Hooch? Me encanta esta película,−dijo EJ, rompiendo el
cómodo silencio que se había instalado en la habitación. Levantó un DVD
de la unidad de entretenimiento de Jinx.
Jinx sonrió.−A mí también. Es la mejor comedia romántica de la
historia. Un romance y un perro. No hay nada mejor que eso.
−¿Y Hotel para perros?−EJ volteó otro DVD y comenzó a leer la
parte de atrás.−Esto suena lindo.

Página 54 de 273
Al−Anka2019
Jinx sintió que se sonrojaba por el descubrimiento de EJ de la
película para niños, pero también le encantó.−No hay romance, pero
muchos perros.−Se encogió de hombros. Jinx volvió a los
emparedados.−Entonces, ¿qué significa EJ?−Preguntó sin
pensar. ¡Maldita sea! ¿Qué pasó si es más fácil si no sé nada más?
−¿Qué?−EJ sonaba distraída.
Jinx se volvió para mirarla. No podía retroceder ahora sin que
pareciera incómoda.−Tus iniciales,− dijo.−¿Qué significan?
Todavía en la toalla, EJ tocó la pantalla de su teléfono. Sin levantar la
vista, se echó a reír.−Oh no. Tienes tu ingrediente secreto. Tengo mis
misterios.
Jinx sonrió. EJ era divertida. Junto con las otras cosas obvias que le
gustaban de ella, era divertida.−Eso no es lo mismo.
EJ terminó su mensaje y dejó caer su teléfono en su bolso.−Un
misterio es un misterio.−Cogió su maleta y la abrió en la cama.
−No, no.−Jinx siguió jugando.−Mi ingrediente secreto es como una
reliquia familiar. Tengo la obligación de mantener su identidad segura. Un
nombre es solo un nombre.
−¿Qué pasa si mi nombre ha sido transmitido por generaciones, y
solo es conocido por nuestro linaje real?−EJ comenzó a doblar la
chaqueta que había usado la noche anterior.−No creo que nos
conozcamos lo suficiente como para divulgar tal secreto.
Jinx esperó, pero EJ no ofreció nada más.−¿En serio?−Se rió entre
dientes.−Puedo pasar mis manos y boca por todo tu cuerpo, darte
orgasmos gritones, cocinar para ti, traerte café, hacerte un sándwich con
mi ingrediente secreto, pero no puedo saber tu nombre.
EJ solo sonrió y se metió los pantalones doblados en la maleta.
Jinx la miró. Tiene que estar bromeando. ¿Realmente no iba a
decirle?−Elizabeth.−Le dio una puñalada.−Elizabeth Jane.
−No,− dijo EJ.
−¿Alguno de los dos está bien?−Envolvió el sándwich de
mantequilla de maní y jalea y recogió varias manzanas y algunos palitos
de zanahoria del cajón del refrigerador.

Página 55 de 273
Al−Anka2019
−No.−EJ sacó algo de ropa limpia de su bolso.
−Eleanor Joyce.−Jinx se apoyó contra el mostrador y cruzó los
brazos.
−No.
−¿Me lo dirás si adivino?
−Claro,−dijo EJ. Su tono era presumido. Se pasó un cepillo por el
pelo.
−No crees que pueda hacerlo.−Jinx sintió que estaba a la altura del
desafío.
−No.−EJ agitó sus pestañas hacia ella.
Jinx cerró los ojos meditativamente.−Edwina,−dijo cuándo el
nombre le llegó.−Edwina Josephina.
EJ se echó a reír.−No.−Sacó una caja de joyas y la abrió.
Jinx comenzó a empacar ambos almuerzos.−Tienes que decirme si
adivino alguno.
−Está bien.−EJ deslizó un pequeño aro de oro a través del lóbulo de
la oreja.
Su aire superior estaba empezando a molestar a Jinx.−Ethel
June. Ethel Julia. Ethel Judith.
EJ dejó caer la toalla y plantó un puño en una cadera.−¿Me veo
como un Ethel algo?
Jinx asimiló el cuerpo seductor y desnudo de EJ y pensó en Ethel
de I Love Lucy.−De ningún modo.
−De acuerdo entonces.
−Esto no es justo,−dijo Jinx, tratando de ignorar la baja quemadura
entre sus muslos.−Sabes mi nombre real.
−Sí,− dijo EJ, sonando satisfecha.−Pero tú no me lo dijiste.
Jinx titubeó entre irritación y diversión. Decidió probar una nueva
táctica.−Eliza Jewel. Es un nombre bonito.
−Aww, es un nombre bonito, pero no es mío.−EJ se puso un par de
bragas de encaje azul y luego se puso un sujetador a juego.
Página 56 de 273
Al−Anka2019
Jinx no podía quitarle los ojos de encima.−Earl Jarvis,−dijo.
EJ se echó a reír mientras se ponía una camisa rosa ajustada con el
caniche Bad Dog en la parte delantera sobre su cabeza.−Si ese es. Has
estado durmiendo con alguien llamado Earl Jarvis.
Jinx hizo una pausa, tratando de pensar en otro plan.
−¿Por qué tus amigas te llaman Jinx?−Preguntó EJ. Se puso un par
de jeans azul oscuro y abrochó la pretina.
Jinx se rió con asombro.−¿Por qué te diría eso?
−Bueno, dado que tu ingrediente secreto es tan reservado, tal
vez cambiaré mi nombre por qué te pasas por Jinx. Nombre por un
nombre.
Jinx la estudió. De repente, parecía más seria.−Algunas amigas en la
escuela secundaria lo comenzaron.−Era solo una mentira parcial. Eran
amigas a la edad que debería haber tenido en su último año.−Pensaron
que era como el superhéroe Jinx, así que comenzaron a llamarme así. Solo
se atascó.
EJ se detuvo e inclinó la cabeza.−¿Un superhéroe?−Estaba
claramente intrigada.−¿Cuáles son tus súper poderes? Aparte de los que
ya conozco,−dijo sugestivamente.
Jinx sonrió, sintiéndose un poco cohibida.–Los súper poderes de
Jinx son capaces de conjurar temblores de tierra, crear ráfagas de viento,
disolver materia sólida y convocar llamas de esmeralda.−Recitó la lista,
sintiéndose diecisiete otra vez. A ella le había gustado tomar el nombre.
−¿De verdad?
−Mm-hm. Es una hechicera elemental. También tiene poderes pre
cognitivos y puede detectar el peligro antes de que ocurra.
−¿Las brujas no son generalmente malvadas?
Jinx se encogió de hombros.−Ella es una villana.
−Ah, una chica mala.−EJ le dirigió una sonrisa sensual. El placer
bailaba en sus ojos.−¿Qué hay en ti que le recuerdas a tus amigas de ella?
Jinx se movió nerviosamente. No quería ir demasiado lejos. Quería
que EJ pensara en ella como era ahora.−Dijeron que tenía poderes pre
cognitivos, porque nunca me atraparon haciendo cosas.− Se acordó de la
Página 57 de 273
Al−Anka2019
noche en que se echó atrás de robar de un Mercedes porque sentía que
algo no estaba bien. Se había despertado a la mañana siguiente para saber
que dos de sus amigas habían sido arrestadas. Sin embargo, no iba a
compartir eso.
EJ cerró su maleta, luego cruzó hacia donde estaba Jinx. Deslizó sus
brazos alrededor de la cintura de Jinx y se inclinó hacia ella, su expresión
buscando.
−¿Qué?−Jinx preguntó, esperando que su inquietud no se notara.
−Sólo estoy tratando de entenderte.−EJ pasó las manos por la
espalda de Jinx.−Tus amigas te apodan como un villano, pero no parece
haber nada malo en ti.
−Bueno, eso fue hace mucho tiempo.−Jinx trató de aclararlo.
−Obviamente no tomas café, pero tomaste un poco conmigo en el
hotel.
Jinx disfrutó el juego de la caricia de EJ. Descansó sus manos sobre
las caderas de EJ.−No lo bebo muy a menudo.−Se abstuvo de añadir que
no hacía nada muy a menudo que fuera potencialmente adictivo.
−Y he estado en un bar contigo dos veces, pero no te he visto
beber.−EJ volvió sobre su camino por la columna vertebral de Jinx hasta
sus bolsillos traseros.−Entonces, supongo que no.
Sus muslos se tocaron.
Jinx sacudió la cabeza.
−Eres una cocinera fabulosa y sabes todas las formas de tocar a una
mujer para volverla loca, pero nunca tienes a nadie más.
Jinx desvió la mirada, avergonzada por los cumplidos y recelosa del
escrutinio.
EJ deslizó sus dedos debajo del dobladillo de la camiseta de Jinx,
debajo de la cintura de sus jeans, a lo largo de la gruesa cresta de piel
levantada en la parte baja de su espalda.−¿Puedo preguntarte algo?
Jinx se tensó. No quería explicar las cicatrices, ninguna de las
dos. No había razón para hacerlo. EJ se iba. Nunca la volvería a ver. No
tenía tiempo esta mañana para contar toda la historia,—incluso si EJ
escuchara,—y no quería dejar las cosas en esa nota. Sin embargo, los ojos

Página 58 de 273
Al−Anka2019
de EJ, su cercanía, su toque, penetraron las habituales defensas de Jinx, y
sintió que asentía.
−Ya que amas tanto a los perros, ¿por qué no tienes uno?
Jinx se estremeció. No es la pregunta que ella esperaba.
La expresión de EJ era seria.
Jinx casi hubiera preferido hablar de sus cicatrices. Pero no, podía
hablar de Rex.−Lo hice,−dijo.−Por un tiempo. Pero él murió.
Las facciones de EJ se suavizaron.−Lo siento.
−Gracias, está bien. Era viejo y murió en silencio.−Jinx recordó la
noche que había pasado en el piso de la cocina con Rex en sus
brazos.−Sabía que era amado al final.
−¿Cuánto tiempo lo tuviste?
−No mucho. Unos seis meses.
EJ inclinó la cabeza, invitando a la historia.
−Lo encontré. Alguien lo arrojó al costado del camino fuera de las
perreras.
−¿Las perreras?
−El lugar de Reggie y Sparkle. Donde trabajo,−dijo Jinx.−Es una
perrera, un salón de belleza y una escuela de obediencia todo juntos.
EJ arqueó una ceja con evidente sorpresa.−¿De verdad?
−Se llama Canine Complete.−Jinx tragó saliva, el recuerdo despertó
viejas emociones.−Lo vi un día cuando salía del trabajo e intenté que
viniera a mí, pero no lo hizo. No iría con nadie. Él solo pasó el rato allí,
justo donde lo habían dejado, durante varios días, como si estuviera
esperando que regresara quien lo dejó. Pero nadie lo hizo nunca.
EJ escuchó atentamente, sus dedos manteniendo su suave caricia en
la espalda de Jinx.
Se sintió bien hablar de Rex, como la liberación de un aliento
prolongado. Reggie y Sparkle siempre se mostraron reacias a mencionar
el tema por temor a molestar a Jinx, pero esto parecía ser lo que ella
necesitaba.−Finalmente, después de aproximadamente una semana, tuvo
suficiente hambre como para aceptar algo de comida, y estaba lo
Página 59 de 273
Al−Anka2019
suficientemente débil como para que yo pudiera agarrarlo y sujetarlo
para llevarlo a mi auto. A partir de ese momento, se quedó conmigo hasta
la noche en que murió. Se llamaba Rex.
EJ ahuecó la nuca de Jinx y la llevó al hombro de EJ. Ella la abrazó.
Jinx apretó los brazos alrededor de la cintura de EJ y enterró la cara
en su cuello. Inhaló el dulce aroma de jazmín, el más leve toque de vainilla
y el olor salado de sus propias lágrimas. No. No lo hagas. Trató de
apartarse, pero EJ la abrazó con fuerza.
−Está bien,−susurró EJ, su aliento cálido en la oreja de Jinx.−Te
tengo.
Jinx cedió. Cerró los ojos con fuerza y aplastó a EJ con ella. Las
lágrimas fluían libremente, pero no eran para Rex,—en realidad no. Jinx
sabía que Rex estaba a salvo, renovado, tal vez incluso reencarnado como
un nuevo cachorro o un niño pequeño como en The Art of Racing in the
Rain. Estas lágrimas fueron para ella, por lo bien que se sentía estar en los
brazos de alguien, alguien que parecía preocuparse por ella sin razón
aparente. Estas lágrimas eran por el hecho de que ni siquiera podía
recordar la última vez que alguien la había abrazado de esta manera. Val
la había abrazado a veces, pero no así, no tan tiernamente, tan
protectoramente. Esa no era Val. Claro, Jinx había sentido—había sido—
segura con Val, pero, de una forma completamente diferente. Val protegió
a Jinx como ella necesitaba en ese momento, la protegió de ser saltada en
el patio, violada en la ducha, apuñalada en el camino al comedor. Y habían
compartido más, pero no así.
Cuando la intensidad de sus emociones disminuyó, Jinx se dio
cuenta de que el cuerpo de EJ estaba firmemente presionado contra el
suyo, el muslo de EJ se acurrucó entre el de Jinx. Movió su boca contra el
cuello de EJ y mordió suavemente.
EJ gimió y giró la cabeza, dándole a Jinx un mejor acceso. Sus dedos
se apretaron en el cabello de Jinx.
Tal vez podría llegar un poco tarde al trabajo. Reggie lo entendería;
asintió con la cabeza hacia EJ y le dio a Jinx un pulgar hacia arriba
mientras EJ había estado limpiando el piso con ella en la mesa de billar;
Jinx tenía la intención de preguntarle a EJ dónde había aprendido a jugar,
pero—tantas preguntas, tan poco punto. Sin embargo, Sparkle le daría un
infierno si llegaba tarde. Sparkle tenía esa cosa de mamá de cuello rojo en

Página 60 de 273
Al−Anka2019
lo que respecta a Jinx, a pesar de que tenían más o menos la misma edad,
pero a Jinx no le importaba. Sabía que era la forma en que Sparkle
mostraba su amor. Aun así, no le gustaba hacerla enojar. Era
desagradable. Además, había sido bastante difícil decir adiós a EJ la última
vez, y sabía que sería aún más difícil después de la noche anterior. Si
terminaban en la cama otra vez, especialmente después de lo que acababa
de pasar, las emociones que habían invadido a Jinx, ella sería un desastre
para Dios sabía cuánto tiempo. No, esto era todo. Tenía que ser. EJ se iba
y, esta vez, no volvía.
Jinx levantó la cabeza y aflojó su agarre.−No puedo llegar tarde al
trabajo. Y si nosotras...ya sabes...−dijo suavemente.
EJ asintió con la cabeza.
Jinx pensó en el pan de canela que había derrochado a principios de
semana.−¿Qué tal unas tostadas francesas? Con una pequeña
sorpresa,−dijo en un intento de aligerar el estado de ánimo.
Los ojos de EJ se abrieron de golpe.−Sorpresa.−Parpadeó.−No
puedo creer que lo haya olvidado. Tengo una sorpresa para ti.−Se apartó,
tomó las llaves de su bolso y salió corriendo por la puerta principal.
Aturdido, Jinx permaneció inmóvil. ¿Qué demonios?
EJ regresó en menos de un minuto. Sostuvo algo detrás de su
espalda y le dio a Jinx una amplia sonrisa. Se deslizó hacia ella.−Quítate la
camisa.
−¿Qué?−Jinx se echó a reír.−Cariño, de verdad. Necesito desayunar
e ir a trabajar.
−No, no es eso,−dijo EJ, con travesuras en sus ojos.−Prometo que
no te molestaré...mucho. Créeme.
Jinx la miró, un poco desconfiada, pero hizo lo que EJ le pidió.
Cuando Jinx se quedó solo con sus jeans y sujetador deportivo, EJ le
dio un golpe a algo detrás de la espalda con una floritura y lo sostuvo para
que Jinx lo viera.−Ta-da.
Jinx tomó la camiseta azul claro, con el pastor alemán en el frente, la
mujer, el paquete de carne a medio comer. La emoción la inundó, y sintió
que sus ojos se abrían mucho. Destacó. Era la camisa de la que le había

Página 61 de 273
Al−Anka2019
hablado a EJ, la que había querido del catálogo años atrás.−Es... no
puedo... ¿Cómo...?
EJ se echó a reír.−Ahora, ¿quién no puede terminar una
oración?−Levantó la mano y tiró de la camisa sobre la cabeza de
Jinx.−Veamos cómo se te ve.
Jinx empujó sus brazos dentro de las mangas y tiró sobre su
torso.−No puedo creer esto.−Alisó sus manos sobre la imagen en el
frente.
Con una gran sonrisa, EJ pasó su mirada sobre el pecho de Jinx,
luego hasta su cara. Se calmó, y su expresión cambió.−Se ve bien en ti.
Jinx no podía dejar de sonreír y frotar sus palmas sobre su
cintura.−¿De dónde sacaste esto?
EJ se rio entre dientes.−Trabajo para Bad Dog,−dijo. Su tono decía,
"duh."−Es una camisa popular, por lo que generalmente está disponible
en algunas de nuestras tiendas. Cuando lo vi ayer, tuve que
conseguirla. Lo tomé como una señal de que debía seguir mis instintos y
tratar de encontrarte.
Jinx no podía dejar de sentir la tela y mirar la
calcomanía.−Gracias.−Quería decir más, algo que transmitiera lo que
estaba sintiendo. Había gratitud, pero también hubo más que eso. Nadie
había hecho nunca nada como esto para ella, al menos no en un muy largo
tiempo. Su padre ocasionalmente le traía un regalo especial de un viaje de
negocios a un lugar inusual, y Andrea le había regalado una caja de
música que tocaba "Teddy Bear Picnic,"—la canción favorita de Jinx en
ese momento. Tenía diez. Y Reggie y Sparkle le habían dado regalos, y los
había amado y agradecido, pero eso tenía más sentido. Eran sus mejores
amigas. La conocían y se preocupaban por ella. EJ era casi una extraña,
aunque Jinx tuvo que admitir que no se sentía como una.−¿Cómo sabías
qué tamaño conseguir?−Fue todo lo que se le ocurrió decir.
EJ sonrió de lado.−Tengo un pequeño conocimiento de tu cuerpo.
Jinx se rió y la atrajo hacia sí. La sostuvo y frotó su mejilla sobre el
cabello de EJ.−Gracias.
EJ abrazó a Jinx, y se quedaron en los brazos de la otra por un largo
momento.

Página 62 de 273
Al−Anka2019
Jinx recordó su beso de despedida en la puerta de la suite del hotel
de EJ y el dolor de la soledad que la había helado. Lo sintió arrastrarse
cerca. No podía hacer eso otra vez. Se aclaró la garganta y apartó a
EJ.−¿Qué tal el desayuno?−Dijo suavemente.
Comieron y limpiaron, tocándose ocasionalmente, pero Jinx tuvo
cuidado de mantener una delgada barrera entre ellas. Si no lo hiciera,
probablemente se ridiculizaría de sí misma. No quería arruinar lo que
habían compartido. EJ parecía un poco distraída, probablemente ansiosa
por salir a la carretera, por llegar a lo que la esperara en casa.
Compartieron un último beso, luego EJ se presionó contra
ella.−Echo Jenay,−susurró.
Jinx se tranquilizó ante la caricia del aliento de EJ en su oído.−¿Qué?
−EJ significa a Echo Jenay.−EJ dio un paso atrás y sonrió.
Un hermoso nombre para una hermosa mujer, era lo que Jinx quería
decir.−Mucho mejor que Earl Jarvis,−fue lo que dijo.
EJ dio una última despedida cuando salió de la entrada de Jinx y se
dirigió calle abajo.
Mientras Jinx observaba al Lexus doblar la esquina, respiró hondo y
cambió sus pensamientos al presente día. Tenía responsabilidades. Los
perros sucios me necesitan.

y
Entró en la oficina de negocios de Canine Complete, donde los
empleados se registraron para encontrar a Sparkle, en lugar de la
secretaria, en el escritorio.
−Esperaba que llegaras tarde esta mañana,−dijo Sparkle,
desplazándose por algo en la pantalla de la computadora.
Jinx miró el reloj de pared. Dos minutos de sobra.−No. ¿Por qué iba
a llegar tarde?
Sparkle entrecerró los ojos.−¿Tu amiga pasó la noche?
Jinx se movió incómoda. ¿Dónde estaba Reggie? La salvaría de esta
investigación si estuviera aquí. Sin embargo, Jinx sabía que Sparkle solo
preguntaba porque le importaba.−Sí. Ella hizo.

Página 63 de 273
Al−Anka2019
−¡Ja!−Sparkle golpeó el escritorio.−Lo sabía. Reggie dijo: Amorcito,
Jinx es una mujer adulta y su vida privada no es asunto nuestro, pero lo
supe en el momento en que entraste en ese bar. Estabas sobre ella como
una rata en un Cheeto. Yo sabía que la llevarías a casa contigo.
Jinx se rio.−Bueno, habría tenido dificultades para encontrar una
habitación este fin de semana.
−Ajá, estoy segura de que esa es la razón.−Sparkle hizo clic en el
mouse y la impresora entró en acción. Se recostó en su silla.−¿Cómo es?
¿Cómo es? Jinx dejó que la pregunta girara en su mente. Dulce;
increíble. Hermosa. Con clase. Sexy. Amable. Suave. EJ era todas esas
cosas. Y se ha ido. EJ se había ido, y lo peor que Jinx podía hacer era
detenerse en todo lo demás que era EJ o cómo hacía sentir a
Jinx.−Realmente no importa,−dijo.−No nos volveremos a ver.
−¿Por qué no? ¿No es la madre del chico que se casó con tu sobrina?
−Sí, pero no es como si me encontrara con ella allí.
−No con esa perra hermana tuya,−murmuró Sparkle.−Pero a veces
volverá a la ciudad para visitarlos, ¿no?
−Sí,−dijo Jinx, mirando de nuevo el reloj. Quería irse a trabajar,
quería terminar de hablar de EJ.−Pero ella ira a visitarlos a ellos.
−¿Es eso lo que hará aquí este fin de semana?−Preguntó Sparkle
como si ya supiera la respuesta. Siempre sonaba así. Era esa cosa de
mamá que hacía. Jinx la había escuchado hacerlo con sus hijos.
−No.
−¿Por qué estaba aquí?
Jinx vaciló. Luego, apurada, dijo:−Vino a ver si estaba bien después
de la explosión con Andrea.
Sparkle arqueó una ceja.−¿Esa es la única razón?
Jinx asintió con la cabeza.−Parece que sí.−Realmente no había
querido tener esta conversación, pero ahora que se estaba llevando a
cabo, tenía curiosidad por saber cuál sería la chispa de Sparkle. Jinx no
había podido resolverlo.

Página 64 de 273
Al−Anka2019
Sparkle le dirigió una mirada medidora.−Oh, Jinxie. Si te lastima,
tendré que perseguirla y patearle el culo.−Sacó las páginas de la bandeja
de la impresora y se las entregó a Jinx.
Jinx sintió esa profunda soledad de nuevo, y esta vez fue sobre ella
antes de que pudiera detenerlo. Tenía que agarrarse y sacar a EJ de su
mente. El problema era que ella no quería.
−¿A quién estás pateando el culo tan temprano esta
mañana?−Preguntó Reggie mientras entraba por la puerta trasera. Fue
una bienvenida interrupción. La presencia de Reggie siempre le daba a
Jinx un sentido de pertenencia.
Sparkle sonrió dulcemente.−A esa pequeña…
−Nadie,−dijo Jinx rápidamente.−Solo estábamos charlando.
−Bien, porque no quiero tener que sacar a mi esposa de la
cárcel.−Reggie sonrió.−¿Tuviste una buena noche?−Preguntó ella,
pasando un brazo sobre los hombros de Jinx.
−Yo hice. Tuve noche muy agradable.−Las mejillas de Jinx se
calentaron.
−Bien.−Reggie le dio un apretón.
−Y ahora me voy para ganarme la vida.−Jinx levantó el horario que
Sparkle le había dado y se dirigió al salón de belleza.

y
A las seis en punto, estaba terminando los Schnauzers Slater, Punch
y Judy, quienes solo aceptarían bañarse si podían hacerlo juntos. Jinx los
consentía y siempre terminaba casi tan mojada como ellos. Terminó de
secarlos y se los entregó al peluquero a tiempo parcial, quien los
completaba los sábados. En el camino a casa, tomó una pizza especial de
la casa y una ensalada,—su regalo mensual,—y estaba más que lista para
acomodarse para la noche con una película de Netflix cuando llegó a su
camino de entrada. Mientras salía de su auto, saludó a Kenny, que estaba
sentado en los escalones de la casa vacía al otro lado de la calle.−Ahora
vuelvo,−llamó.
Al entrar, recogió sus platos de la noche anterior. Había conocido a
Kenny poco después de mudarse y estableció una buena relación con él
en el transcurso de unos meses. No sabía mucho sobre él, pero sabía que
Página 65 de 273
Al−Anka2019
él vivía en las calles del vecindario, moviéndose a lo largo de los días para
no ser atropellado. Jinx había comenzado a compartir sus cenas con él un
día cuando lo encontró derrumbado junto a su camino de entrada. Había
rechazado algo más. A ella le gustaba cocinar para él. Le daba una
sensación de conexión, algo así como tener una familia a la que cuidar.
Dividió la comida y le llevó su porción, luego le dio las buenas
noches.
Se fue feliz, a donde sea que planeara dormir.
Conocía el desafío de encontrar un lugar nuevo con la suficiente
frecuencia como para no llamar la atención, pero lo suficientemente
seguro como para saber que estaba bien cerrar los ojos. Le había ofrecido
a Kenny la habitación que no usaba, o incluso un lugar en su porche
trasero, sin condiciones, pero él lo rechazó. Podría empatizar. Era difícil
confiar en alguien cuando vivías en las calles.
Con su propia cena, se acomodó en la cama y alcanzó el control
remoto del televisor. El aroma de EJ surgió de la ropa de cama. Jinx inhaló,
luego levantó la almohada y enterró la cara en ella, respirando
profundamente. Se excitó instantáneamente, y un dulce dolor se hinchó
en su pecho.
No, ella no quería olvidar a EJ todavía. Quería aferrarse a ella solo
un poco más. Cogió el pequeño reproductor de CD de la mesa auxiliar,
presionó los botones en sus oídos y apretó el botón de reproducción. La
"Clair de lune" de Claude Debussy comenzó, y recordó despedirse de EJ en
el hotel. Se recostó en la cama que habían compartido y se permitió
recordar más.
Comenzaría a olvidar el mañana.

Página 66 de 273
Al−Anka2019
CAPÍTULO SEIS

EJ se sentó en su escritorio y aprobó los borradores que su asistente


administrativa colocó frente a ella. Había comenzado a escuchar cada
explicación que Gwen dio—esta es la autorización para la contratación de
personal adicional en Palo Alto, la solicitud a la sede central para la
adquisición de la tienda adyacente en San José, la carta a Brian en Frisco
sobre...En algún momento Sin embargo, la línea se había detenido,
distraída como lo había estado durante la última semana y media.
Realmente había creído ver Jinx de nuevo y sabiendo que se había
recuperado de la confrontación con Andrea sería todo lo que necesitaba
sacar toda la experiencia de su mente,—y eso había puesto eso fuera de
su mente. Ya no estaba preocupada por ella. Ahora, sin embargo, además
de los recuerdos de la primera noche que habían compartido, también
seguía reviviendo la insoportable ternura de Jinx. Había amenazado con
partir a EJ,—tanto física como emocionalmente—y luego, más tarde, la
fuerza de sus empujes dentro de EJ, la atención y el cuidado con el que le
daba esas deliciosas fresas, esa mirada con la que la había acogido, y su
vulnerabilidad hablando de Rex. EJ nunca había sentido algo así. Días
después, ella todavía no podía dejarlo ir.
Se metió los dedos en el pelo. ¿Qué pasa con esa mujer? ¿Qué le hizo
a EJ que la hizo romper todas sus propias reglas, olvidar todo lo demás?
Nunca debería haber dejado que Jinx pasara la noche en la habitación del
hotel. Eso había comenzado todo. Cuando se despertó después de su
primera ronda, debería haber despertado a Jinx y cortésmente haberle
dicho que era hora de que se fuera, que EJ tenía que levantarse temprano
por la mañana. Eso siempre funcionó. En cambio, se había acostado
encima de ella y la había besado hasta despertarla. Efectivo, pero con un
resultado completamente diferente.
Luego, cuando se había escapado, había regresado. Algo más que
nunca hizo. Había habido mujeres que había visto más de una vez, pero
cuando realmente decidió que algo había terminado, terminaba. Esta vez,
no solo había regresado, sino que había tenido la tentación de quedarse,
esperar a que Jinx saliera del trabajo y pasar otra noche con ella,—y sabía
que no era solo por el sexo. Habían tenido suficiente sexo, suficiente sexo

Página 67 de 273
Al−Anka2019
para derretir huesos, a lo largo de toda la noche que duraría a EJ por
semanas. La EJ normal. La EJ sana. No, fue la cena que Jinx le había
preparado, la forma fácil en que la hizo reír, el hecho de que se había
levantado por la mañana y había regresado con café solo para ella, la
mirada en sus ojos—Oh Dios, esos ojos—cuando EJ le dio la camisa. Y ese
sándwich de mantequilla de maní y jalea. ¿Qué demonios había en él? Jinx
había dicho que tenía un ingrediente secreto, pero ese fue realmente el
mejor sándwich de mantequilla de maní y jalea que se haya hecho. Había
tenido la fugaz idea de darse la vuelta y regresar después de eso. Gracias a
Dios que casi había estado en casa.
Se enderezó y sacudió la cabeza. Tenía que detener
esto. Había llegado a casa, y ahora necesitaba estar en el momento. No tan
preocupada por todos estos pensamientos y recuerdos que ella también
podría estar en la cómoda casa de Jinx, en su cama, en sus brazos. Sin
ayuda.
Se acercó a la ventana y miró hacia el río Sacramento. Forzó su
mente a la gran cantidad de detalles y decisiones en las que debería estar
pensando. Tenía un montón de trabajo en su escritorio, así como tres
tiendas que necesitaba visitar durante los próximos dos días. Se
concentró. La expansión en San José y esa maldita amenaza de acoso
sexual en Fresno. Había conocido a Frank hace veinte años en las pruebas
de las ligas menores de los niños y le había escrito una carta de
recomendación cuando solicitó en Bad Dog. Ella era amiga de él y su
esposa. Tenía que haber una explicación. Y... ¿pingüinos? ¿Dijo Gwen algo
sobre los pingüinos? Desconcertada, hojeó los papeles que Gwen le había
dejado. Se detuvo ante una orden de compra de pedido
especial. Diecisiete pingüinos, uno con una máscara de esquí roja y un oso
polar. Se dirigió hacia el escritorio de Gwen, papel en mano.
−Quince minutos,−dijo Taylor, encaramada en la esquina del
escritorio de Gwen. La falda lápiz gris de su traje de negocios y su blusa
blanca con botones indicaban que había estado realizando entrevistas
todo el día. La chaqueta que faltaba y las mangas enrolladas sugerían que
había terminado por la tarde. Le sonrió a Gwen.−Yo gano.
−Bien.−Gwen le entregó un billete de cinco dólares.
Confundida, EJ extendió la orden de compra.−¿Qué es esto?
−Es una prueba de estás−en−cualquier−lugar−del−planeta,−dijo
Gwen, tomando la hoja.−Has fallado.−Su corte de pelo pixie
Página 68 de 273
Al−Anka2019
complementaba sus rasgos delicados. Si sus orejas hubieran sido
puntiagudas, se vería como un elfo, de todas las maneras lindas.
−Pero me hiciste ganar cinco dólares.−Taylor sacudiendo el
billete.−Teníamos una apuesta sobre cuánto tiempo te llevaría darte
cuenta de eso.
EJ frunció el ceño.−¿No tienes trabajo que hacer?
−Tú no eres mi jefe.−Taylor metió sus ganancias en su escote.
−¿Quién es estos días? Alguien debería estar pendiente de
ti.−Taylor y EJ habían comenzado en Bad Dog al mismo tiempo y habían
pasado juntas por su entrenamiento. Habían sido mejores amigas desde
entonces. Las elecciones profesionales de Taylor la habían llevado al
personal.
−Esa no es la pregunta. La pregunta es: ¿qué te ha dejado tan
completamente que no respondes a una solicitud de pingüinos? Que no
vendemos, si te lo estabas preguntando.
EJ suspiró. ¿Había sido tan obvia? Aparentemente, al menos para las
dos personas más cercanas a ella.−Lo siento. Yo solo...no lo sé.−Se frotó la
frente en un intento de evitar un dolor de cabeza incipiente.
Sin que se lo pidieran, Gwen sacó un pequeño frasco de Tylenol del
cajón de su escritorio y le ofreció un par a EJ−¿Quieres hablar sobre
eso? Podríamos ir por un helado.
−Tengo una cita,−dijo Taylor.
Gwen la fulminó con la mirada.−Todas podríamos ir a Gunther a
tomar helado.-Devolvió su atención a EJ−Si quieres hablar de ello.
EJ tomó las píldoras y las tragó con un trago de la botella parcial de
agua que Gwen le entregó.−Conocí a esta mujer.
Los ojos de Gwen se redondearon y sus labios formaron una o
perfecta en su imitación de "Oh no, Sr. Bill" de las viejas repeticiones
de Sábados por la noche en vivo.−¿Una mujer?−Su voz chirriaba. Se giró
hacia Taylor.−Dilo. No puede despedirte.
La expresión de Taylor contenía asombro.−¿La reina de hielo
conoció a una mujer con el poder de derretirla hasta distraerla? Detengan
las prensas.

Página 69 de 273
Al−Anka2019
−Detente.−EJ verificó para asegurarse de que nadie estuviera
esperando en el banco de ascensores.−No quiero hablar de eso aquí. No
sé si quiero en absoluto. Realmente no hay nada de qué hablar. No la
volveré a ver.
−Oh, hay algo de qué hablar,−dijo Taylor incrédulamente.−Nunca
supe que perdieras la concentración por una mujer.
−Tienes una cita,−dijo EJ, despidiéndola.
−Olvida mi cita. La acabo de conocer. Esto es demasiado
bueno.−Taylor sonrió perversamente.−Además, solo estoy matando el
tiempo saliendo. Uno de estos días, Gwen va a deshacerse de ese tenso
novio suyo y huirá conmigo.
−Ella es demasiado joven para ti,−dijo EJ.
−No discrimino.
−Soy demasiado buena para ti,−dijo Gwen en su propia defensa.

y
EJ se sentó en una mesa en la heladería de Gunther, su lugar
habitual para conversaciones serias, y esperó a Taylor, que paseaba por la
acera con el teléfono. Gwen se había detenido para recoger su tintorería;
EJ estaba un poco incómoda al suponer que se trataba de una
conversación seria. En realidad no lo era. Había visto a Jinx dos veces;
ambas veces habían sido un escape placentero de su vida diaria. Eso es
todo. No habría otro momento. Solo tenía que recuperar la cabeza en el
juego.
EJ vio cómo Gwen doblaba la esquina, tomaba el teléfono de Taylor
de su mano y entraba.
Taylor,—como estaba previsto, sin duda,—se apresuró a
seguirla.−Hey, no había terminado.−Su largo cabello oscuro, recortado en
su nuca, fluía sobre un hombro.
−Ahora lo estás. Estamos aquí por EJ−Gwen sonrió amablemente
mientras se sentaba al otro lado de la mesa. Le devolvió el teléfono a
Taylor, la llamada obviamente desconectada.
EJ sonrió.

Página 70 de 273
Al−Anka2019
Gwen había sido su asistente administrativa en Bad Dog desde que
EJ había tenido un asistente administrativo y se había movido con ella a
través de sus promociones. Trabajaron bien juntas, Gwen a menudo
conocía los pensamientos de EJ antes de que EJ lo hiciera, y en algún
momento, se habían convertido en amigas. Gwen y Taylor juntas
ayudaron a mantenerla encaminada. La una con la otra, sin embargo, se
peleaban, discutían y bromeaban y, a veces, se enojaban mutuamente. EJ a
menudo pensó que tal vez deberían dormir juntas y ver si eso aliviaba
algo de la electricidad entre ellas.
−Hola, Dennis,− dijo Taylor al camarero mientras dejaba tres vasos
de agua.−Voy a tener mi habitual.
−Yo también,−dijo EJ.
−Estoy aquí para servir.−Dennis sonrió.
Gwen hizo una pausa.−¿Podría ver un menú, por favor?
−Oh, vamos.−Taylor tomó el bolso de Gwen mientras se lo
entregaba y lo colgó en el respaldo de la silla de Gwen.−Sabes todo lo que
tienen. Solo ordena algo para que podamos llegar a las cosas buenas;
estamos aquí por EJ, ¿recuerdas?−Agitó sus pestañas e imitó el tono más
alto de Gwen.
−Bueno. Tomaré un brownie de chocolate caliente.
−Muy bien. ¿Y? −Taylor le dijo a EJ mientras Dennis se alejaba de la
mesa.
EJ vaciló. Se encontró con la ansiosa mirada de Taylor, luego la de
Gwen preocupada. Sabía que querrían escuchar cosas diferentes. Taylor
querría saber dónde y cómo conoció a Jinx y qué tan caliente era el sexo;
Gwen querría saber cómo se sentía EJ y qué tenía Jinx que era tan
diferente que la distraía todo el día. Se sentía más cómoda con los
intereses de Taylor. Ella respiró hondo.−Conocí a esta mujer el fin de
semana de la boda de Jacob.
Taylor parpadeó.−¿La boda? ¿Y ahora estamos escuchando sobre
eso?
−Silencio. Déjala hablar.−Gwen jugó con la perla en su
garganta.−Podemos ir tras ella para eso más tarde.
¿Qué sigue? EJ dobló la esquina de su servilleta.−Su nombre es Jinx.

Página 71 de 273
Al−Anka2019
−¿Como el gato?−Preguntó Taylor.
−O el superhéroe.−La oferta de Gwen parecía más una sugerencia
que una declaración.
−Superhéroe,−dijo EJ. Se suavizó al recordar sus bromas sobre los
nombres.
Gwen y Taylor intercambiaron miradas.
−Su verdadero nombre es Michelle, pero escuché que solo su
familia la llamaba así.−EJ pensó en Tiffany y el cálido saludo que le había
dado a Jinx.−Ella se presentó a mí como Jinx. Y así la llaman sus amigas.
Taylor frunció el ceño.−¿Ya conociste a su familia y
amigos?−Preguntó ella, la implicación evidente.
−No de la manera que quieres decir,−dijo EJ. ¿Por qué era tan
difícil? Estas eran sus mejores amigas.−Es la tía de Tiffany. Así que en
realidad es parte de la familia... más o menos.
−¿Algo así?− Gwen tomó un sorbo de agua.
−No sé todos los detalles,−dijo EJ,−pero algo sucedió y ya no es
bienvenida en la familia. Aparentemente, su hermana, la madre de
Tiffany, la odia. Tiffany la invitó a la boda sin decirle a su madre.
−Está bien, eso apesta para ellas, pero ¿qué tiene que ver
contigo?−El enfoque irresistible de Taylor a veces irritaba a EJ, pero esta
vez agradeció la ayuda de mantenerse en el punto.
−Conocí a Jinx dos días antes de la boda en un bar, y pasamos la
noche juntas.
La boca de Gwen se abrió.−¿Toda la noche?
−Lo sé,−dijo EJ.−Y no, no puedo decirte por qué la dejé
quedarse. Aparte de que yo solo...−Se encogió de hombros. ¿Cómo podría
decirlo? Parecía tan simple y, sin embargo, no tenía sentido.−Solo se
siente bien estar con ella.
Taylor se recostó en su silla y miró a EJ−Hombre, esa debe haber
sido una noche increíble.
−Lo fue, en realidad.−EJ sintió que se sonrojaba.−Y también lo fue
la segunda.−Allí. ¿Cómo era eso de ir al grano?

Página 72 de 273
Al−Anka2019
Ahora, sus dos amigas la miraban fijamente.
−Y no puedo sacarla de mi cabeza. No puedo dejar de preguntarme
qué está haciendo. Hay preguntas que quería hacerle pero no lo hice, y
ahora desearía haberlas hecho.
Taylor y Gwen continuaron mirando.
EJ esperó.−Digan algo,−dijo finalmente.
Taylor entrecerró los ojos.−¿Quién eres y dónde está el cuerpo de
EJ?
EJ apoyó los codos sobre la mesa y enterró la cara en sus
manos.−Lo sé. Así es exactamente como me siento.−Se presionó la punta
de los dedos contra la frente y se preguntó si había tomado el Tylenol que
Gwen le había dado.
−¿Vas a volver a verla?−Preguntó Gwen.
−No,−dijo EJ con firmeza. Sonaba confiada, incluso para sí misma.
−¿Por qué no?−La voz de Gwen era más suave.
EJ se recostó cuando Dennis la puso un negro y tostado delante de
ella.−Gracias.−Le sonrió y esperó a que terminara de servir a las
demás. Le dio un momento para procesar la pregunta. Porque no busco
otra cosa que no sea casual. Porque no tengo tiempo para una
relación. Esas fueron las razones que más usó. ¿Más específico para este
caso? Porque mis hijos no saben que soy gay, y Jinx está demasiado cerca
de la situación. Porque necesito tener cuidado con Jacob debido a lo que le
sucedió. Suspiró y tomó su cuchara.−Porque es demasiado
complicado,−dijo.−Y no lo hago complicado.
Gwen empujó su brownie de chocolate caliente al centro de la mesa,
y EJ tomó la cereza de la parte superior y se la comió con una cucharada
de su propia crema batida.
−Parece que es diferente,− dijo Gwen, su tono de conversación.−Y
es como si sintieras una conexión con ella. Puede valer la pena.
−Ella es diferente,−dijo EJ, aunque no podía entender cómo las
palabras salieron de su boca.
−¿Cómo?−Taylor todavía la estudiaba.

Página 73 de 273
Al−Anka2019
EJ reflexionó sobre la pregunta. Recordó la inocencia que había
visto en Jinx, cómo se había sonrojado en el bar, la forma tímida en que
había invitado a EJ a quedarse en su casa, cómo había llorado por Rex en
los brazos de EJ. ¿Alguna vez he llorado en los brazos de alguien? Recordó
el brillo en los ojos de Jinx y su emoción cuando le contó a EJ sobre la
camisa que le gustaba. Su alegría pura cuando EJ se la había dado era
como la de un niño en Navidad. Luego estaba el calor, esa lenta sonrisa
que iluminó el deseo de EJ, el azul oscuro de sus ojos que acercó a EJ, su
toque, su beso. ¿Y qué hay de esa sombra que se reveló en ciertos
momentos, el dolor evidente ante la mención de Andrea, esas
cicatrices? Ella era muy diferente, diferente en formas que hicieron que EJ
quisiera saber más sobre ella.
−No lo sé.−EJ arrastró su cuchara a través de su helado mientras
intentaba formular una respuesta.−Me siento diferente cuando estoy con
ella.−Levantó su mirada hacia Taylor y de repente se sintió tonta por lo
que estaba a punto de decir. Se movió hacia Gwen.−Me siento...segura...
cuando estoy con ella. Pero no a salvo de ser asaltada o asesinada o cosas
así. Segura como...
Gwen la miró con expresión expectante.
La cuchara de Taylor se había detenido a medio camino de su boca.
−¿Seguro como qué?−La voz de Gwen era apenas un susurro.
−No importa,−dijo EJ.−Quizás fue solo la boda. Mi hijo se casó, por
el amor de Dios. Y sabes cómo son las bodas. Convierten a las personas
más razonables en románticos llorones. Y luego estaba su casa. Me
recordó la casa de mis abuelos, y me puse nostálgica por eso. Tal vez solo
estoy emocionada de que Jacob se case. ¿Y te dije que Mandy se está
poniendo más seria con Russ?
−¿O sí?−Preguntó Gwen.
−Y estaban en la boda, por supuesto.
Gwen asintió con la cabeza.−Entonces, ¿crees que podrías ser
emocional porque tus hijos son adultos?
−Espera un minuto,−dijo Taylor.−¿Su casa te recordó a la casa de
tus abuelos?
−Sí.

Página 74 de 273
Al−Anka2019
−Tus abuelos estaban en la ruina.
−No lo estaban,−dijo EJ a la defensiva.−Poseían su propio
negocio. No fue genial, pero apoyó a su familia. Y les encantó.
−Dijiste que no vivían en una muy buena parte de la ciudad.
EJ frunció los labios.−No quiero enojarme contigo, así que ve al
grano.
−Solo estaba pensando. ¿Esta mujer quiere tu dinero?
El solo pensamiento hizo que EJ se echara a reír.−No,−dijo después
de recuperar el control.
−¿Cómo lo sabes?−Preguntó Taylor.
−Veamos. En primer lugar, no me ha pedido nada. Segundo, me dio
de comer todo el tiempo que estuve allí el fin de semana pasado. Y en
tercer lugar, nunca mencionó algo sobre volvernos a ver o preguntó algo
sobre cómo mantenerse en contacto conmigo. Yo fui a buscarla. Y no voy a
hacer eso otra vez, así que puedes guardar tus preocupaciones de
buscador de oro para tu próxima novia.
−Fue solo un pensamiento,−dijo Taylor, sonando un poco
avergonzada.−Ganas mucho dinero.−Tomó un bocado de su banana
split.−Debe haber sido realmente sobresaliente en la cama, para causar
todo este alboroto.
Gwen sacudió la cabeza.−Siempre se trata de eso contigo, ¿no?
−No siempre.−El tono de Taylor tenía una nota de desafío. Se
volvió hacia EJ −¿Lo fue?
EJ arqueó una ceja pero no respondió.−Terminé con esta
conversación,−dijo. Y había terminado con Taylor y Gwen, y consigo
misma. Podía controlar sus pensamientos, reenfocarse y olvidarse de
Jinx.−Gracias, ambas, por ayudarme a darme cuenta de que me volví un
poco loca por la boda y que mis hijos se establecieron. Ahora, tenemos
todo este helado para pasar, entonces, ¿qué está pasando en sus vidas?

Página 75 de 273
Al−Anka2019
CAPÍTULO SIETE

Jinx dejó la bolsa reutilizable llena de víveres en el asiento trasero


de su auto y se subió al volante. Había sido un buen día. Comenzó
temprano con su práctica frecuente de ver el amanecer, luego dio un largo
paseo en bicicleta. El horario de trabajo había sido completo, como a ella
le gustaba, y estaba ansiosa por freír vegetales y arroz para la cena. El
único momento que la detuvo fue la conversación con Reggie acerca de
comenzar a entrenar como peluquera.
Eso es lo que Reggie y Sparkle querían desde el principio cuando la
contrataron, pero Jinx se sintió abrumada cuando ella salió. Muchas cosas
eran diferentes. El mundo había cambiado tanto en los años que había
estado lejos. Había mucho que aprender, mucho a lo que acostumbrarse;
eso había sido hace tres años, sin embargo, y ella había aprendido
mucho. Estaba manejando. Tal vez ya era hora. Si no fuera por ella, tal vez
por Reggie y Sparkle.
Jinx era consciente de que habían creado el trabajo que le habían
dado sólo para ella,—no había otras lavadoras de perros en la tienda,—e
incluso si había habido, Jinx sabía que lo que le pagaron estaba muy por
encima de lo que una posición como esa justificaría. Ella no era de
ninguna manera rica,—ni mucho menos. Vivía en un vecindario de bajos
ingresos, pero podía vivir sola y hacerlo cómodamente con lo que Reggie
y Sparkle le pagaban, siempre que fuera cuidadosa y se apegara a su
presupuesto. No necesitaba mucho. Estaba agradecida por lo que le
habían dado y por su oferta. Tal vez era hora de intensificarlo, comenzar a
entrenar como peluquera y tirar más de su peso a cambio de todo lo que
sus amigas habían hecho por ella.
Cuando giró hacia su calle, vio un automóvil en su camino de
entrada. Lo miró sorprendida. No solo un automóvil, un Lexus. No solo un
Lexus, el Lexus de EJ. Los latidos de su corazón se aceleraron al mismo
tiempo que su estómago se anudó. Había tomado mucho más tiempo
dejar de pensar en EJ la segunda vez que la primera. Honestamente, no
había dejado de pensar en ella por completo, pero le había llevado más
tiempo sofocar ese dolor de soledad que la invadía cada vez que se
despedían. Y había sido más difícil. No sabía cuántas veces más podía

Página 76 de 273
Al−Anka2019
hacerlo, y sin embargo, no quería nada más en ese momento que volver a
verla.
Se detuvo detrás del auto de EJ y apagó el motor.
EJ se sentó en los escalones delanteros con pantalones negros y un
top plateado, con los brazos cruzados sobre las rodillas dobladas.
Jinx recuperó sus compras y miró a EJ a través del techo del
Corolla. La expresión de EJ era incierta, pero más que eso, infeliz. Jinx se
obligó a sonreír.−Sabes, cuanto más vivo aquí, los paquetes que me deja
el cartero mejoran cada vez más.
EJ sonrió con esa sonrisa llena y brillante que iluminó su rostro,
pero hoy no llegó a sus ojos.−¿Solo te deja cosas que no ordenaste?
Jinx cruzó el pequeño patio.−Sí, él es genial así. Algo así como Papá
Noel.−Pero si pensaba en alguien cada dos minutos de vigilia contados, EJ
era exactamente lo que había ordenado. Dejó la bolsa y subió al escalón
superior junto a EJ. Admitió la tristeza aún evidente en sus rasgos, luego
se inclinó y presionó sus labios suavemente contra los de EJ. Sostuvo el
beso por un largo y lujoso momento.
Cuando se separaron, EJ suspiró, su rostro cerca del de Jinx.−Te
sientes tan bien,−susurró. Hizo un gesto hacia la bolsa.−Mírate, tan
consciente del medio ambiente.
Jinx continuó observándola.−Sparkle me la dio. Me dijo que la
usara.
Algo parpadeó en la expresión de EJ, pero permaneció en silencio.
Jinx la besó de nuevo, solo un toque de labios, solo otro pequeño
sabor.−¿Qué haces aquí?−Preguntó ella suavemente.
EJ vaciló.−Tuve un día horrible, horrible,−dijo. Descansó su cabeza
en el nido de sus brazos.−Y este era el único lugar donde quería estar.
Jinx levantó las rodillas e imitó la posición de EJ.−¿Qué pasó?
Los ojos de EJ se empañaron con una capa de lágrimas. Parpadeó
rápidamente.−Tuve que despedir a un amigo y presentar cargos en su
contra por acosar sexualmente a una empleada de dieciséis años.−Su voz
se quebró ligeramente, pero mantuvo el control. Miró a Jinx como si
esperara algo.

Página 77 de 273
Al−Anka2019
Jinx suspiró.−¿Qué puedo hacer?
EJ la miró fijamente.−Hazme reír.−Su voz era apenas audible.
Jinx se sentó y pensó por un momento.−Bueno. Un sacerdote, un
ministro y un rabino quieren ver quién es el mejor en su trabajo. Cada
uno va al bosque, encuentra un oso e intenta convertirlo. Más tarde, se
juntan para comparar notas. El sacerdote va primero. "Cuando encontré
al oso," dice, "le leí del Catecismo y lo rocié con agua bendita. La próxima
semana es su primera comunión." El ministro va después. "Encontré un
oso junto a la corriente y prediqué la santa palabra de Dios. El oso estaba
tan hipnotizado que me dejó bautizarlo." Luego ambos miran al rabino,
que está acostado en una camilla con un yeso en el cuerpo. "Mirando
hacia atrás," dice el rabino, "tal vez no debería haber comenzado con la
circuncisión."
EJ se echó a reír. Sus ojos todavía estaban húmedos, pero una nueva
luz chispeó en ellos.−Eso es apropiado para la situación, ¿no?
Jinx se rio entre dientes.−Ya me lo imaginaba.
EJ se incorporó, riendo.−¿Conoces a otro?
−¿Conozco a otro?−Jinx preguntó con incredulidad. EJ no tenía idea
de cuántas horas de la vida de Jinx habían pasado con libros de chistes
compartidos.−Cuando el gorila del zoológico muere, el cuidador del
zoológico contrata a un actor para que se ponga un disfraz y actúe como
un mono hasta que el zoológico pueda conseguir otro. En la jaula, el actor
hace muecas, se balancea y atrae a una gran multitud. Luego se arrastra a
través de una partición y sube a la parte superior de la jaula del león,
enfureciendo al león. Pero el actor se mantiene en el personaje, hasta que
pierde el control y cae. Aterrorizado, grita: "¡Ayúdame! ¡Ayudame!" Pero
es muy tarde. El león salta, abre sus enormes fauces y susurra:
"¡Cállate! ¿Quieres que nos despidan a los dos?"
EJ volvió a reír.−Está bien, más. Esto está funcionando.
−¿Qué dijo el cantinero cuando Charles Dickens ordenó un martini?
−No lo sé.
−¿Oliva o giro?
EJ se rio más fuerte.
−¿Por qué no debería un abogado jugar a las escondidas?
Página 78 de 273
Al−Anka2019
EJ sacudió la cabeza.
−Porque nadie lo buscará.
EJ resopló.
−¿Cómo llamas a una papa que se ha ido al Lado Oscuro? Un Vader
Tott.
EJ se rió y pateó sus pies.
Jinx se echó a reír, disfrutando de sus respuestas.−¿Por qué no
puedes escuchar a un psiquiatra usando el baño? Porque la P está en
silencio.
EJ echó la cabeza hacia atrás y se rió a carcajadas. Se agarró los
costados.−Oh Dios, detente. Necesito aire.
Jinx se rió y esperó a que ella tomara el control.
Cuando EJ se calmó, riéndose de vez en cuando, tomó la mano de
Jinx.−Gracias. Tú siempre me haces reír.
—De nada.−Jinx sonrió.−¿Es realmente esa la razón por la que
estás aquí?
EJ hizo un ruido no comprometido.−Una de ellas.−Ella miró hacia
abajo a sus dedos entrelazados.−¿Está bien? ¿Qué este aquí?
A pesar del hecho de que EJ en realidad no había respondido la
pregunta,—o tal vez había hecho la pregunta equivocada,—estaba muy
bien que EJ estuviera allí. Jinx sonrió y asintió.
Los modales de EJ se relajaron y apretó la mano de Jinx antes de
mirar la bolsa.−¿Que hay ahí?
−Ah. ¿Hambrienta?−Jinx vio a Kenny arrastrarse por la acera frente
a la casa. Ella saludó.
−¿Lo conoces?−Preguntó EJ, inclinándose un poco más cerca de
Jinx.
−Se llama Kenny.
−Estaba sentado al otro lado de la calle mirándome antes. Me puso
nerviosa.

Página 79 de 273
Al−Anka2019
Jinx apoyó su brazo sobre los hombros de EJ y le acarició el cuello
con el pulgar.−No necesitas preocuparte por Kenny. Solo se aseguraba de
que no entraras y robaras mi buena plata.
EJ sonrió.−Entonces, ¿es seguridad?
−Bueno, ya sabes.−Jinx se encogió de hombros.−No tengo un perro
guardián.−Apretó su agarre y acercó a EJ, inhalando el ligero aroma a
jazmín que quedaba de un día largo y ocupado.−¿Quieres cenar?
−Mmm.−EJ rozó sus labios con los de Jinx.−Me encantaría cenar.

y
Mientras Jinx desempacaba los comestibles, colocando las verduras
frescas en el mostrador al lado de las latas de maíz y castañas en agua, EJ
examinó la escena.−¿Qué puedo hacer para ayudar?
−Nada,−dijo Jinx, doblando la bolsa y deslizándola en un
cajón.−Tuviste un mal día. Tienes que ser mimada y cuidada. ¿No es así
como funciona?
En verdad, Jinx no tenía idea de cómo funcionaba. Nunca había
estado en una relación en el mundo real. ¡Oh Dios!—¿Es eso lo que era,
una relación? Se sintió así. Se sentía como si EJ hubiera estado en su vida
para siempre en momentos como estos. Pero no, esto no era una
relación. No podía ser. Todavía estaba tratando de reconstruir una vida en
el exterior, así como hacer las paces con Andrea. Tenía las manos llenas. Y
EJ? Ella no quería una relación. No quería nada que pudiera revelar la
mentira que estaba viviendo, y Jinx había terminado de mentir. Además,
EJ ni siquiera la conocía, y tan pronto como lo hiciera, lo que sea que esto
fuera probablemente terminaría.
EJ se puso en los brazos de Jinx y suspiró.−¿Dónde has estado toda
mi vida?
Jinx se movió nerviosamente. Si tan solo supieras. Sin embargo,
tendría que decirle. Esta era la tercera vez que se veían, su tercera cita en
su propia y extraña manera. Y sí, cada vez, Jinx realmente había creído
que nunca se volverían a ver, pero EJ seguía regresando. Si Jinx lo dejara
pasar mucho más tiempo sin limpiarse, se convertiría en un engaño real, y
Jinx se había prometido, esta vez, vivir auténticamente. No más mentiras
o deshonestidad. No más infracciones de las leyes. No más personas
lastimadas. Tenía que decirle la verdad sobre su pasado, sobre su tiempo
Página 80 de 273
Al−Anka2019
en prisión y el motivo,—pero primero, la comida. Jinx sonrió.−Solo
relájate. Refréscate, si quieres. La cena estará lista en aproximadamente
media hora.
Cuando Jinx comenzó el arroz y comenzó a cortar verduras, EJ sacó
su maleta de su auto y desapareció en el baño. Jinx escuchó la ducha
abrirse y se detuvo para escuchar. Recordó lo natural que se había
sentido la mañana en que EJ había estado allí bebiendo su café mientras
Jinx hacía sándwiches. Jinx había estado muy cómoda. Ahora, cerró los
ojos y se permitió sentir la presencia de EJ, la sensación de compañía, de
conexión, y no solo EJ estaba allí de nuevo ahora, sino que Jinx tenía más
que un indicio de que, de alguna manera, a pesar de que no había sido
expresada, ya había acordado que pasaría la noche una vez más. Jinx
sonrió para sí misma, pero el conocimiento de todo lo que tenía que
revelar a EJ se asentó como una piedra en la boca del estómago.
¿Qué pasa si EJ escapa? ¿Qué pasaría si su reacción fuera poner la
mayor distancia posible entre ellas, lo más rápido posible? ¿Podría Jinx
culparla? En realidad, eso podría ser lo mejor, tanto por el bien de EJ
como por el suyo. EJ ya estaba preocupada porque su hijo descubriera que
salía con mujeres. ¿Cuál sería su respuesta a ella durmiendo con una
delincuente? Y los sentimientos de Jinx por EJ se hicieron más fuertes
cada vez que se veían, cada vez que se tocaban. Si su pasado iba a ser un
factor decisivo, como había sido con las otras dos mujeres con las que
salió brevemente desde que regresó a casa, ¿no sería menos doloroso que
las cosas terminen más temprano que tarde? Dividida entre no querer
correr el riesgo y saber que debe hacerlo, volvió su atención a la comida.
Cuando EJ salió del baño, Jinx estaba sacando el salteado sobre dos
platos de arroz. Había comprado lo suficiente para tres porciones, pero
habían sido para ella y la cena de Kenny y las sobras para su almuerzo al
día siguiente. Lo mismo había sucedido la última vez que EJ apareció
inesperadamente, pero a Jinx no le importó. Le había encantado su
sándwich de mantequilla de maní y jalea al día siguiente, ya que le
recordó que EJ había regresado y que había podido pasar otra noche con
ella. El sándwich de mantequilla de maní y jalea de mañana sería igual de
delicioso por la misma razón. Con gusto comería Sándwich de mantequilla
de maní y jalea todos los días hasta su próximo cheque de pago por más
tiempo con EJ. Miró por encima del hombro para preguntar si EJ había
encontrado todo lo que necesitaba, pero las palabras nunca salieron bien.

Página 81 de 273
Al−Anka2019
EJ estaba allí, con el cabello húmedo, los ojos brillantes, vestido con
pantalones cortos atléticos sueltos y ajustados y una camiseta sin mangas
amarilla con, claramente, sin sujetador.
Jinx contuvo el aliento. Había visto a EJ en su ropa de trabajo,
elegante, profesional, llamativa. La había visto y la había sentido,
completamente desnuda, las curvas de sus caderas y senos y la leve
redondez de su vientre, su piel cálida y suave al tacto. En cualquier
circunstancia, Jinx apenas podía quitarle los ojos de encima, pero esto—la
vista de EJ tan casual, tan a gusto, la extensión de carne desnuda que
provocaba el recuerdo del resto oculto bajo la tela ligera,—era mucho
más que solo belleza o sensualidad. Este, Jinx estaba segura, era un lado
de EJ que muy pocas personas podían ver, y su cuerpo respondió al darse
cuenta de que era una de esas pocas. Algunas de las guardias de EJ
parecían estar abajo,—no todas, Jinx podía decir, pero algunas,—y una EJ
diferente se asomó.
−¿Qué pasa?−La sonrisa de EJ se desvaneció. Se miró a sí
misma. Lo siento. Dijiste que me relajaras. ¿Esto es demasiado...?
−Uh...no.−Jinx se aclaró la garganta.−De ningún modo. Te ves...
muy... relajada.−Se volvió hacia los platos para sofocar el deseo que la
atravesaba. Arrancó un pedazo de envoltura de plástico del rollo y
comenzó a cubrir la cena de Kenny.
Los brazos de EJ se deslizaron alrededor de la cintura de Jinx y la
longitud total de su cuerpo presionó contra su trasero.
Jinx se detuvo, un gemido silencioso escapó de su garganta.
EJ se puso de puntillas y levantó el pelo de la nuca de Jinx. Besó la
piel desnuda.−La cena huele bien,−susurró.
Jinx se volvió en su abrazo, la comida de Kenny en una mano.−Será
solo un segundo.−Miró a los ojos de EJ, su verde más oscuro con la
excitación.
EJ miró el plato cubierto y dio un paso atrás.−Está bien, tienes que
decirme de qué se trata.
Jinx se echó a reír ante el brusco cambio de enfoque, pero estaba
agradecida por el aplazamiento.−Es para Kenny.
EJ levantó la vista.−¿Kenny? ¿El tipo de afuera?

Página 82 de 273
Al−Anka2019
Jinx asintió con la cabeza.
EJ parpadeó, luciendo confundida.
−No tiene hogar,− dijo Jinx.−No tiene nada.
−Entonces, ¿le das de comer?
Jinx se movió, insegura de las preguntas de EJ.−Solo cena.−EJ no
podría ser una de esas personas que no le darían dinero a una persona sin
hogar porque simplemente lo gastarán en bebidas alcohólicas o no les
darán comida porque solo los alentará a quedarse. ¿Podría? Si lo fuera,
Jinx estaba bastante segura de que una ex convicta no estaría en la imagen
por mucho tiempo. De nuevo, es mejor saberlo ahora. Esperó.
EJ vaciló.−¿Cada noche?
Jinx asintió nuevamente. Apartó la vista y luego volvió a la
expresión de desconcierto de EJ.−No toma nada más. Pero no tiene
comida. Y el…
EJ presionó las yemas de sus dedos contra los labios de Jinx y la
silenció. Luego los reemplazó con su boca en un beso profundo y
ferviente.
Jinx luchó por aferrarse al plato. Agarró a EJ por las caderas con su
brazo libre y la atrajo hacia ella. Cuando EJ finalmente se alejó, ambas
estaban jadeando.
EJ miró a los ojos de Jinx.−Cada vez que te veo, me sorprendes de
una manera nueva.
−¿Qué quieres decir?−Jinx ni siquiera estaba segura de haber
escuchado correctamente. Todo lo que sabía era un beso más así y tendría
a EJ en el piso de la cocina.
−Eso es muy amable.−El aliento de EJ todavía era desigual. Trazó la
mandíbula de Jinx, luego deslizó sus dedos en el cabello de Jinx. Comenzó
a inclinarse de nuevo.
−No, no.−Jinx la agarró por la cintura y la alejó.−Déjame llevar esto
a Kenny.
−Por supuesto.−EJ sonrió un poco tímidamente.−Lo siento.
Jinx saludó a Kenny desde la puerta, luego dejó el plato y el termo
en el porche como hacía todas las noches. Raramente hablaban, pero de
Página 83 de 273
Al−Anka2019
vez en cuando, encontraba un pequeño paquete de flores silvestres al lado
de sus platos vacíos al día siguiente. Cuando volvió a entrar y cerró la
puerta, EJ todavía la miraba.
−Está bien.−Jinx sintió que se sonrojaba un poco. La atención de EJ,
lo que pensaba de ella, la intensidad de su deseo, era extraordinariamente
increíble, a veces la abrumaba,—y, si, la pérdida potencial de ella la
aterrorizaba.−Bien, ahora, ¿qué te haría feliz? Comida o….
−Ambos,−dijo EJ sin dudarlo. Le lanzó a Jinx una mirada
ardiente.−En ese orden y muy juntos.
Jinx sonrió.−Tengo el plan perfecto, entonces.−Recuperó un par de
palillos que había guardado para llevar y agarró el plato restante. Este
había sido su plan todo el tiempo. Tomó una botella de agua de su
refrigerador y se la llevó a EJ−¿Vino blanco?
EJ se echó a reír y la tomó.−Mmmm,−dijo ella, estudiando la
etiqueta.−Un muy buen año.
−Sígueme.−Jinx la llevó a la cama, apoyó una almohada contra la
cabecera y se acomodó en ella. Abrió los brazos, el plato en una mano, y le
dio unas palmaditas en el hueco del hombro. Mientras EJ se acurrucaba
contra ella, la excitación de Jinx se hizo lenta, pero podía pasar la cena,
esperaba.−Lo siento si huelo a perro mojado. Podría ir a darme una ducha
rápida mientras comes, si quieres.
EJ deslizó un brazo sobre el estómago de Jinx y una pierna sobre sus
muslos.−No vas a ir a ningún lado.−Inclinó la cabeza hacia arriba e inhaló
profundamente.−Al menos hueles a perro limpio y mojado.−Se
rió. Enterró la nariz en el cuello de Jinx.−En realidad, ¿sabes a qué
hueles?−Susurró. Su cálido aliento atravesó el punto sensible detrás del
lóbulo de la oreja de Jinx.
El pulso de Jinx se aceleró.−¿Qué?
EJ se acurrucó más cerca.−Hueles como un perro bien cuidado,
limpio y mojado.−Inhaló de nuevo.−Hueles como el delicioso salteado
que tan dulcemente hiciste para Kenny y para mí. Hueles a risa. Y
amabilidad. Y consuelo.−Miró a Jinx a la cara.−Y el mejor sexo que he
tenido.

Página 84 de 273
Al−Anka2019
Una ráfaga de deseo causó un temblor en el abdomen de Jinx. La
excitación se acumuló entre sus muslos, pero ella logró sonreír. Cogió un
hongo con los palillos y lo acercó a los labios de EJ.
Con una sonrisa, EJ la tomó.−Ciertamente sabes cómo
mimar,−murmuró mientras masticaba.
Jinx tomó su propio bocado.
Comieron en silencio durante un rato, el único sonido en la
habitación era un suspiro de satisfacción ocasional de EJ mientras ella
cerraba la boca alrededor de un grupo de arroz o maíz seco, o un gemido
de Jinx en la mano de EJ acariciando su estómago debajo de su camiseta.
−¿Siempre comes en la cama?−Preguntó EJ finalmente mientras
apretaba su pierna sobre las caderas de Jinx y se sentaba a horcajadas
sobre ella.
−Solo cuando estoy alimentando a una mujer hermosa.−Jinx le
sonrió y le doy un poco de bok choy.
−Escuché que eso es nunca,−dijo EJ con un brillo burlón en sus
ojos; giró sus caderas muy ligeramente.−Escuché que nadie viene nunca.
Jinx se sacudió cuando una sacudida de excitación la atravesó.−Eso
parece estar cambiando.−Se acercó a EJ−Hace sólo un par de semanas
esta hermosa rubia me llamó de un bar, y cuando fui a buscarla, ella vino a
casa conmigo y comimos fresas aquí en esta misma cama.
−Hmmm,−dijo EJ, aceptando el último bocado de salteado.−Suena
como una putilla.
Jinx se rio.−Quizás, pero muy sexy.
EJ jadeó y golpeó el costado de Jinx.−Se suponía que debías
defender mi honor.
−Es un poco difícil cuando estás sentada encima de mí luciendo así.
−¿Pareciendo qué?−El tono de EJ era seductor. Tomó el plato y se
inclinó para colocarlo en la mesita de noche. Sus senos colgaban sueltos
en los confines de la camiseta sin mangas, y los puntos rígidos que habían
estado provocando a Jinx desde que EJ salió del baño se acercaron a la
cara de Jinx.

Página 85 de 273
Al−Anka2019
Jinx acunó un seno en cada mano, su peso jugando contra sus
palmas. Su pulgar metiéndose con los pezones.
EJ gimió y apretó sus muslos alrededor de las caderas de Jinx.
−Así,−susurró Jinx, queriendo mantener a EJ justo donde estaba;
Jinx estaba aprendiendo cuando EJ quería esperar y cuando no podía,
cuando necesitaba liberarse antes que nada. Jinx siempre podía esperar, y
en este momento no quería nada más que tomarse su tiempo para
complacer a EJ por el tiempo que EJ pudiera soportarlo.

y
Cuando EJ comenzó a calmarse por un orgasmo que todo lo
consumía, Jinx cubrió los labios con los suyos.
EJ gimió suavemente en la boca de Jinx cuando Jinx dejó que sus
dedos se demoraran con dos golpes finales, luego se escapó. EJ se
derrumbó sobre ella, y Jinx la abrazó suavemente.
EJ permaneció en silencio durante mucho tiempo, su respiración
lenta, su cuerpo relajado. Justo cuando Jinx pensó que podría haberse
quedado dormida, habló. Fue casi un susurro.−Como dije, ciertamente
sabes mimar.
Jinx rio suavemente.−No he terminado.−Besó la parte superior de
la cabeza de EJ.−Hay mucho más mimo por hacer.
EJ le sonrió.−Bueno, también hay algunas cosas que me gustaría
hacerte. ¿Crees que hay tiempo?−Deslizó su mano debajo de la camisa de
Jinx.
Jinx luchó para mantenerse enfocada mientras las uñas de EJ
rozaban su piel desnuda.−No lo sé. ¿Cuánto tiempo puedes quedarte?−Lo
había dicho en broma, pero EJ se puso serio.
Un ligero sonrojo coloreó sus mejillas. Sus dedos se
desaceleraron.−¿Te importaría mucho si me quedo el fin de semana? Si
no tienes otros planes, eso es. Si lo haces, yo...
−No.−La pregunta tomó a Jinx por sorpresa.−Yo... Eso es...−Una
docena de pensamientos corrieron a través de su cabeza a la vez.−Me
encantaría,−fue el ganador, y no pudo evitar sonreír cuando lo dijo.−Oh,
tengo que trabajar mañana.

Página 86 de 273
Al−Anka2019
−Está bien. Tengo trabajo que puedo hacer para mantenerme
ocupada. Y quiero prepararte la cena, así que tendré que hacer algunas
compras.
Jinx se rio entre dientes.−Has pensado todo esto.−Pero Jinx no. Se
tensó. Si EJ permaneció tanto tiempo, tenía que contar acerca de su
pasado.
Los ojos de EJ se oscurecieron.−Yo tengo. Pero…
−Sí,−dijo Jinx, resuelta.
EJ sonrió y la besó tiernamente.−Ahora, sobre esas cosas que
quiero hacer.−Se sentó y movió su otra mano debajo de la camisa de Jinx;
empujó la tela sobre el torso de Jinx.−Estás demasiado vestida para ellas.
La ansiedad recorrió a Jinx. Era el momento, especialmente ahora
que esto no iba a ser otra noche. No podía dejar que las cosas fueran más
lejos. Por mucho que quisiera quitarse la ropa, tanto como quería sentir a
EJ desnuda contra ella, no quería una mentira entre ellas, no
quería nada entre ellas. Si EJ sabiendo la verdad iba a arruinarlo todo,
mejor saberlo ahora.
Jinx tomó las manos de EJ y las detuvo.−Cariño,−dijo, esperando
que no fuera la última vez que pudiera llamarla así.−Necesito decirte algo.

Página 87 de 273
Al−Anka2019
CAPÍTULO OCHO

EJ sintió un cambio en Jinx, y un peso se instaló en la


habitación. Miró hacia abajo desde donde estaba sentada a horcajadas
sobre los muslos de Jinx para encontrarla mirándola, y esa sombra que
normalmente acechaba en la profundidad de sus ojos azules ahora los
estaba ocultando. ¿Qué pasó?−Esa es una línea raramente seguida de algo
bueno.−Trató de aliviar la tensión.−No me digas que eres una monja
budista y que has roto tus votos de celibato por mí.−Intentó sonreír, pero
supo que se cayó.
Jinx sonrió vacilante.−No. No hay votos de celibato aquí.−Tragó
saliva.−Pero tu es la primera mujer con la que me he acostado en más de
diez años.−Se bajó la camisa.−¿Podemos levantarnos? ¿Quizás sentarnos
en la mesa?
EJ trató una vez más de aligerar el estado de ánimo, alejando la
ansiedad que crecía en su interior. Pasó la punta de su dedo por la mosca
de Jinx.−¿Estás segura de que no quieres terminar primero?
Jinx le cogió la mano.−Cariño, por favor. Quiero terminar con esto.
Todos los signos de la naturaleza juguetona de Jinx—la risa en sus
ojos, esa sonrisa lenta, el arrugas de sus pequeñas líneas de risa—habían
desaparecido, y esa sombra parecía haber sombreado toda su cara.
−Está bien,−dijo EJ, levantándose de la cama.−Suena importante.
−Lo es.
Se acomodaron en la mesa.
Jinx miró el refrigerador, la puerta de entrada, la mesa auxiliar...
cualquier lugar menos a EJ−Ahora no sé por dónde empezar.−Sus labios
temblaron ligeramente.
EJ la tomó de la mano. Nunca había visto a Jinx así. De acuerdo, esta
era solo la tercera vez que había estado con Jinx, si no contabas la
boda...La boda. Había visto una Jinx como esta, en la parte superior de las
escaleras después de Andrea había dicho esas cosas horribles. ¿Estaba a

Página 88 de 273
Al−Anka2019
punto de averiguar de qué se trataba todo eso? Se inclinó sobre la
mesa.−Solo comienza en cualquier lugar, cariño. Está bien.
Pasó un momento incómodo.−Está bien,−dijo Jinx finalmente.−Voy
a decir lo peor primero.
EJ asintió con la cabeza.
−Pasé veinte años en una prisión federal por robo a un
banco,−espetó.−Solo he estado fuera por tres años.
EJ se congeló. No por sorpresa. Sorpresa fue lo que sentiste cuando
la gente saltaba de detrás del sofá en tu cumpleaños. ¿Conmoción? No, eso
todavía era demasiado leve. EJ estaba aturdida. De hecho, no podría haber
estado más atónita si Jinx le hubiera dicho que era un hombre. Esto
simplemente no encajaba. Todo lo que sabía sobre Jinx, todo lo que sentía
cuando estaba con ella, no encajaba con que le dijeran que era una
ladrona de bancos. Sintió que su rostro palidecía, y al instante vio
lágrimas en los ojos de Jinx.
Jinx miró hacia otro lado.−Puedes irte si quieres. Está bien.
Una parte de ella quería irse,—una parte de ella quería salir
corriendo sin mirar atrás. Eso es lo que ella siempre hacía a la primera
señal de conflicto o drama. Sin embargo, había visto el mismo dolor
profundo en el rostro de Jinx en la boda. No podía soportar ser la causa de
eso. ¿Pero qué se suponía que debía decir? Su mente estaba tan congelada
como su cuerpo, pero tenía que decir algo. ¿Y si Jinx le hubiera dicho que
era un hombre? Tendría preguntas, ¿verdad? Seguramente, había
preguntas que hacer aquí también. Entonces pregunta algo.−¿Robaste un
banco?−Fue todo lo que pudo manejar, pero le compró un poco de
tiempo.
Jinx asintió con la cabeza. Algunas lágrimas escaparon y cayeron de
su barbilla.
EJ se aclaró la garganta.−Eso no tiene ningún sentido. ¿Cómo podría
alguien como tú robar bancos?
−Banco.−Jinx se volvió hacia ella con una expresión esperanzada.
−¿Qué?
−Solo uno,−dijo Jinx.

Página 89 de 273
Al−Anka2019
De acuerdo, eso fue algo. Solo uno. Al menos ella no era Bonnie o Ma
Barker. Un banco ¿Pero por qué?
Jinx respiró hondo.−Tenía veintiún años. Era adicta y vivía en la
calle. Comenzamos a robar para comprar drogas. Cosas pequeñas, al
principio, y cada vez se hacía más y más grande.
−¿Comenzamos?−No era lo más importante para enfocarse, pero
era algo, algo para mantener a EJ en su asiento. Respira.
−Algunos amigos y yo.−Jinx se miró las manos.
EJ la miró. Pensó en Andrea, lo que había escuchado sobre los
abuelos de Tiffany, los padres de Andrea—y Jinx,—la enorme
propiedad.−¿Por qué estabas viviendo en las calles?
−Me escapé después de la muerte de mi padre. Nora...su esposa, mi
madrastra...me iba a enviar a un internado para que sus amigos no
supieran cuándo me sacó de todo. Decidí que si iba a estar sola, preferiría
que fuera a algún lugar que conociera. De cualquier manera, estaría
viviendo en la calle. Hacerlo aquí parecía una mejor opción. Así que me
fui.
EJ miró a Jinx a los ojos. Todavía estaban mojados, pero estaban
más claros. Cuanto más compartía Jinx, más estable parecía. Eso tiene
sentido. Alguien como Jinx odiaría guardar un secreto como este. Aún así,
una parte de EJ deseaba haberlo hecho. Esto cambió todo, ¿no? Se levantó
y paseó por la cocina, sintiendo la mirada de Jinx sobre ella cada vez que
cambiaba de dirección. Todavía no tenía sentido. La Jinx que conocía,—a
pesar de que la conocía desde hace tan poco tiempo,—no haría algo como
robar un banco. Y algo más no estaba bien. ¿Qué era? EJ
desaceleró.−¿Veinte años?
Jinx asintió con la cabeza.
−Esa es toda tu vida adulta.
Otro asentimiento.
EJ hizo una pausa. No quería que su próxima declaración pareciera
una acusación, pero no sabía cómo evitarla,—y tenía que saber si había
más.−¿No es mucho tiempo para un solo robo?
−Solo logré doce por el robo.−Jinx apoyó el codo sobre la mesa y se
frotó la frente.−Cuando tenía diez, hubo una guerra territorial entre dos

Página 90 de 273
Al−Anka2019
pandillas. Algunas personas murieron. A todos los involucrados se le
añadió tiempo a su sentencia.
Los latidos del corazón de EJ se aceleraron.−¿La gente murió?
−Sí. Pero no maté a nadie, EJ, lo juro,−dijo Jinx
apresuradamente.−Todo sucedió tan rápido. Val se sobresaltó, y fui por
ella...Entonces todos estuvieron allí. Y nadie podía salir.−Sus ojos se
desenfocaron como si hubiera retrocedido en el tiempo, viéndolo,
reviviéndolo.
EJ esperó. Quería ir hacia ella, pero no podía obligarse a moverse.
Cuando Jinx sacudió la cabeza y volvió su atención a EJ, se miraron
una a la otra.
Con una sacudida, EJ recordó.−¿De ahí sacaste esas cicatrices?
−Una de ellas. La que está en mi espalda. Me apuñalaron.−Jinx miró
hacia otro lado.−La que está a mi lado es de un disparo durante el
robo.−Su voz se quebró.
EJ se tambaleó. De repente, no había suficiente aire en la habitación;
Jinx había sido cortada con un cuchillo y disparado. Podría haber muerto
dos veces. EJ no tenía marco de referencia para nada de esto. Este tipo de
cosas—apuñalamientos, tiroteos, robos de bancos, peleas entre bandas
carcelarias—no le sucedieron a personas que conocía. Solo leía sobre
ellos en periódicos, libros o los veía en películas. Agarró el borde del
mostrador para mantener el equilibrio.
Jinx estaba a su lado, deslizando un brazo alrededor de su
cintura.−Vamos, cariño. Ven y siéntate.−La condujo hacia la cama.
EJ se aferró a la camisa de Jinx. No podía evitar darse cuenta de lo
que Jinx acababa de decir. Debería estar lidiando con el hecho de que ella
había estado durmiendo con una ex convicta, una delincuente. En cambio,
estaba luchando contra el pánico por la idea de que Jinx posiblemente
muriera antes de que EJ la encontrara. Las lágrimas le quemaron los ojos.
Jinx la acomodó sobre el colchón y se sentó a su lado.
−Podrías haber muerto.−El terror agarró a EJ, y comenzó a
temblar. Jadeó y acercó a Jinx. Se aferró con fuerza.−No puedo perderte.
Jinx envolvió sus brazos alrededor de EJ y la acunó.−Cariño, estoy
bien. Fue hace mucho tiempo.−Acarició la espalda de EJ.−Estoy aquí.
Página 91 de 273
Al−Anka2019
EJ sintió el cálido aliento de Jinx en su rostro, el latido de su corazón
debajo de su mano. Comenzó a calmarse. La vergüenza la inundó. Tenía
que tomar el control de sí misma, recuperar la compostura,—o al menos
fingir. No se desmoronaba frente a las amantes. Nunca renunció a su
ventaja. Respiró hondo y se aclaró la garganta.−Lo siento,−dijo ella,
liberándose del abrazo de Jinx.
Jinx la estudió con los ojos muy abiertos.−¿Quieres un poco de agua
... o algo así?
Vino. No, algo más fuerte. Whisky. Pero sabía que Jinx no tenía
ninguno de los dos. Sacudió la cabeza.−Estoy bien.−Tenía que
concentrarse en otra cosa, ¿qué había dicho Jinx? Robo de banco. Sí, pero
aún no podía ir allí. ¿Vivir en la calle? ¿La esposa de mi padre? ¿Nora? Se
obligó a concentrarse.−¿Nora Tanner no era tu madre?
Jinx parpadeó.−UH no.
EJ sabía lo que debía estar pensando: de todo lo que dije, ¿eso es lo
que escuchaste? Sin embargo, sinceramente, de todo lo que Jinx había
dicho, eso era todo lo que podía entender en ese momento. Se obligó a
soltar a Jinx por completo y se deslizó más sobre la cama. Se recostó
contra la almohada y la cabecera.−Cuéntame sobre eso. Cómo terminaste
viviendo allí. ¿Qué le pasó a tu madre?
La postura de Jinx se relajó, pero su expresión seguía siendo
cautelosa.−Está bien.−Se movió al lado de EJ−No recuerdo mucho sobre
ella. Justo lo que me dijo mi padre. Dijo que él y mi madre eran novios de
secundaria, pero sus padres no lo aprobaron. No era lo suficientemente
buena para él.
EJ miró al frente y dejó que la voz de Jinx la tranquilizara como
siempre.
−Le dijeron que tenía que romper con ella, pero él seguía viéndola a
sus espaldas. Finalmente, cuando se graduó, tuvo que irse a la
universidad. Dijo que tenía la intención de volver y casarse con ella, pero
una vez que se alejó y comenzó a pasar el rato en los círculos en los que
sus padres lo querían, se hizo más fácil seguir lo que querían. Conoció a
Nora, y sus padres acordaron que era una pareja perfecta, por lo que se
comprometieron.
EJ se dejó hundir en la historia. Podría hacer esto. ¿El resto? No
tenía idea de qué hacer con el resto. Debería irse,—empacar sus cosas y
Página 92 de 273
Al−Anka2019
marchar directamente por la puerta. Había dejado mujeres, asuntos,
aventuras, por mucho menos que nada como antecedentes penales y una
sentencia de prisión. De hecho, cada vez que se había ido, era por mucho
menos, porque este tipo de cosas solo no ocurrían. Había terminado su
relación con Rhonda, la única mujer con la que se había considerado
seriamente remota, porque Rhonda quería que conociera a su hermana
cuando llegara a la ciudad, y eso, EJ sentía, tenía demasiado potencial para
el drama. Sin embargo,—ya había pasado por alto el hecho de que la
sobrina de Jinx estaba casada con Jacob y había venido repetidamente a la
misma ciudad en la que vivían, con el único propósito de ver a Jinx. Y allí
estaba ella, escuchando la historia de la infancia de Jinx, sabiendo que
todavía había explicaciones sobre vivir en la calle, drogadicción, robo a un
banco y veinte años de prisión por venir. ¿Y quién demonios es Val?
−Sin embargo, nunca dejó de amar a mi madre,−dijo Jinx, incluso
su tono.−Se sintió culpable por no regresar y defenderla. Una semana
antes de la boda, fue a verla para decirle cuánto lo lamentaba, pero al
verla de nuevo, despertó todos sus sentimientos y terminaron en la cama;
fue entonces cuando quedó embarazada. Él siguió adelante con la boda, y
ella nunca se lo contó. No sabía nada de mí hasta que mi madre murió en
un accidente automovilístico cuando yo tenía cinco años, y un trabajador
social lo contactó.
EJ miró a Jinx. Si bien su voz no contenía emoción, sus ojos estaban
duros con lo que parecía una mezcla de ira y tristeza.
−Tenía que explicarle todo a Nora, y ellos me acogieron, pero ella se
aseguró de que ambos pagáramos por mi existencia hasta el día de su
muerte y el día en que me fui.
EJ recordó las palabras de Andrea. Mi madre tenía razón sobre
ti. No eres más que basura que vino de la basura. ¿Quién diría eso sobre
una niña? ¿Quién lo pensaría? El corazón de EJ dolía por la pequeña niña
que Jinx había sido.−Lo siento mucho.−Deslizó su mano sobre la de Jinx.
Jinx se estremeció, luego se suavizó cuando su mirada se encontró
con la de EJ.
−¿Recuerdas algo de tu madre?
Los ojos de Jinx se nublaron débilmente y se distanciaron como si
buscaran el pasado.−No mucho. Una camisa roja brillante con una gran
carita sonriente. Y el olor a jarabe de arce. Creo que comimos muchas

Página 93 de 273
Al−Anka2019
tostadas francesas. Y parte de una canción,—algo sobre una oveja y un
león.−Las comisuras de su boca se inclinaron hacia arriba y sacudió la
cabeza ligeramente.−No lo sé.
EJ escuchó, esperando más, por el bien de Jinx. No podía imaginar
no recordar a su madre. No había hecho un picnic en el parque, pero al
menos EJ tenía recuerdos de su infancia, incluso algunos buenos.
−Recuerdo sus labios en mi frente,−dijo Jinx, con un toque de
emoción en su tono.−Así fue cuando me daba un beso de buenas
noches.−Se volvió hacia EJ−Nunca antes me había acordado de eso.
EJ apretó la mano de Jinx.−¿Te pareces a ella?−Estaría bien
mientras se mantuviera en este tema.
Jinx se encogió de hombros.−No me parezco mucho a mi padre;
Andrea se parece a él. Así que tal vez.
EJ observó sus rasgos—esos profundos ojos azules que siempre la
atraían, esa sonrisa fácil y cálida, el cabello castaño oscuro. Esta era Jinx,
la Jinx EJ había llegado a conocer y confiar, la Jinx que la hacía sentir tan
intensamente. No era esa otra persona que robaba bancos. Se contuvo,
capturada—un banco. Que tomó drogas. Que pasó gran parte de su vida
en prisión. Una convicta. Una delincuente. No, este era Jinx,—la Jinx de EJ.
−EJ
−Shh.−EJ presionó las yemas de sus dedos contra los labios de
Jinx.−No puedo...Solo déjame...−¿Dejarla qué? ¿Dejarla pensar?
¿Procesar? Se centró en la joven Jinx, la joven Michelle, que a los cinco
años fue llevada a vivir con extraños, con una mujer que odiaba su propia
existencia. ¿Y qué hay de Andrea? Esa era una pregunta que podía
hacer.−¿Andrea siempre ha sentido por ti como lo hace ahora?
−No.−Los ojos de Jinx se entristecieron.−Solíamos ser mejores
amigas. Tenemos solo tres meses de diferencia de edad, y cuando nos
conocimos, fuimos inseparables al instante. Nuestro padre hizo que la
niñera limpiara una de las habitaciones del piso de Andrea para mí, y allí
vivimos juntas durante once años,—hasta que Nora me trasladó a una
habitación detrás de la cocina después de que mi padre murió. Hicimos
todo juntas, cuando éramos pequeñas.−Jinx parecía estar muy lejos
mientras transmitía su pasado.
EJ escuchó, ansiosa por cada detalle.

Página 94 de 273
Al−Anka2019
−A Andi le encantaba cantar, y cuando llegué allí, decidió que
comenzaríamos un grupo de canto. Me enseñó sus canciones favoritas, y
fingimos que la mesa de café en la sala de televisión era un escenario, y
organizábamos conciertos para Stephanie, nuestra niñera.−Jinx se rió
suavemente.−Y para mí, nos disfrazamos como piratas y buscamos
tesoros enterrados. Llegué a ser el capitán, y Andrea siempre fue la
muchacha.
EJ sonrió, perdiéndose por un momento en la visión de las dos
niñas.
−Y entonces, Luke vino,−dijo Jinx. Sus ojos brillaron y
sonrió.−Trabajaba en la cuadrilla del terreno y ayudaba a cuidar los
jardines. Jugó a las escondidas con nosotras en sus descansos, y nos
construyó una casa en el árbol.−Se volvió hacia EJ, sus rasgos
animados.−Todavía está ahí. La vi en la boda. Solíamos jugar en ella
durante horas. Es donde fuimos a escondernos de Nora.−Se rió entre
dientes.−Dios, nos divertimos.
−¿Qué pasó?−Preguntó EJ suavemente, pero al instante lamentó la
pregunta.
La luz en los ojos de Jinx se apagó y sacudió la cabeza.−No lo sé. De
repente, cuando teníamos unos doce años, Andi comenzó a cambiar. Dejó
de querer hacer algo juntas en casa, y en la escuela,—fuimos a esta lujosa
academia privada,—hizo nuevos amigos. Realmente nunca encajé allí, así
que me quedé en la biblioteca y estudié. Cuando llegamos a nuestra
adolescencia, traté de hablar con ella al respecto, averiguar qué había
hecho, pero eso la hizo enojar. Finalmente, ella me dijo que no quería
tener nada que ver conmigo y que la dejara sola. Así que lo hice. Después
de eso, solo salí con Luke o Emmy, su esposa,—ella trabajaba en el
personal de la casa,—y pasé mucho tiempo en la casa del árbol.
EJ acarició la mano de Jinx.
Jinx agarró sus dedos con fuerza.
−¿Cuándo murió tu padre?
Jinx miró hacia abajo.−Cuando tenía dieciséis años. Él tuvo un
ataque al corazón. Creo que ya no podía soportar la vida. Me dijo unos
meses antes que lamentaba no poder ser más fuerte para mí. Mirando
hacia atrás, fue como si estuviera haciendo las paces antes de dejarme.

Página 95 de 273
Al−Anka2019
El temperamento de EJ se encendió ante el padre de Jinx dejándola
tan sola en el mundo a una edad tan joven. Que cobarde. Sabía que se
estaban acercando a la parte con la que no estaba lista para lidiar, pero
tenía que saber el resto de la historia con Andrea y Nora.−¿Qué pasó
después?
Jinx suspiró.−Fue entonces cuando Nora me mudó a una habitación
detrás de la cocina para que Andrea tuviera más espacio para entretener
a su círculo social y pretendientes apropiados. Perdí contacto con ella por
completo en ese momento. Un poco más tarde, escuché una conversación
entre Nora y su abogado sobre enviarme a un internado en Boston donde
nadie sabría cuando me desheredara a los dieciocho años. Así que le
ahorré el problema. Ahí fue cuando hui.
Jinx hizo una pausa y miró a EJ, evidentemente sabiendo que habían
llegado a un momento crucial en la conversación. Quizás Jinx sintió lo
mismo. Tal vez fue más fácil hablar sobre una infancia desgarradora que
una vida de drogadicción y delincuencia.
−Jinx, yo...− EJ se movió en la cama.−¿Podemos hablar del resto en
otra ocasión?
La sombra volvió a los ojos de Jinx. Asintió.
−Tal vez mañana,−dijo EJ rápidamente. No quería que Jinx pensara
que la estaba cerrando, que solo estaba planeando escapar, y esperaba
que no fuera así. EJ solo quería abrazarla y dormir. No tenía idea de cómo,
o incluso si, sería capaz de lidiar con el resto, sin importarle al día
siguiente, pero sabía que no podía corregirlo en este momento.−Esto es
solo mucho. Tal vez las dos podríamos dormir un poco.
Jinx parecía esperanzado.−¿Estarás aquí mañana?
−Dijiste que podía pasar la noche.−Dijo que podía quedarme el fin
de semana.
−Sí,−dijo Jinx.−Por supuesto.
Mientras se preparaban para la cama, Jinx miraba a EJ como si
buscara señales.
EJ se quitó los pantalones cortos y la camiseta sin mangas.−Quiero
sentir tu piel. Quiero estar cerca de ti.

Página 96 de 273
Al−Anka2019
Sin decir una palabra, Jinx se quitó la ropa y se metió debajo de las
sábanas.
EJ se acurrucó contra ella. Necesitaba sentir su calor, su fuerza;
necesitaba sentir a la Jinx que conocía, la que cuidaba a los perros viejos y
alimentaba a las personas sin hogar, la que era tan tierna, amable y
divertida. No una ladrona de bancos. No una convicta. Sintió a Jinx
suspirar y apretar sus brazos alrededor de ella. Se dejó hundir en el
santuario de la casita de Jinx y su abrazo.
Agradecida por el respiro, se permitió escapar al sueño.

Página 97 de 273
Al−Anka2019
CAPÍTULO NUEVE

EJ se despertó en las primeras horas de la mañana, su cuerpo


desnudo enredado en las suaves sábanas. Sorprendentemente, ella había
dormido tranquilamente y, como siempre con Jinx, despertada con ese
lento fuego lento del deseo. Tenía curiosidad por no haber cambiado con
todo lo que había averiguado. Aún así, había esa voz en el fondo de su
mente que decía: Vete. Sigue adelante. Esto es muy complicado. Pero esa
voz siempre estaba allí, sin importar a quién estuviera viendo. Puede que
sea un poco más fuerte ahora, pero no fue tan ensordecedora como ella
hubiera esperado. Alcanzó detrás de ella, pero encontró solo un lugar
vacío donde Jinx se había quedado dormida antes, sus brazos alrededor
de EJ
Rodó sobre su espalda y entrecerró los ojos en la oscuridad de la
sala de estar. Miró hacia la puerta del dormitorio para ver si alguna luz
del baño arrojaba sombras por el suelo. Solo la oscuridad la conoció. Sus
párpados se cerraron y luego se abrieron. Quería dormir más, pero
también quería saber dónde diablos estaba Jinx. Se sentó y se frotó la
cara. ¿Dónde estaba su teléfono?
Recordó que Taylor había enviado mensajes de texto antes de la
cena, preguntándole si quería ir a un club. Cuando respondió que no
estaba en la ciudad, las preguntas llegaron rápidamente. ¿Dónde estaba?
¿Estaba con la chica caliente de la boda? ¿Cuándo regresaba a casa?
¿Estaba siendo cuidadosa? EJ respondió el primero y el último, luego
apagó su teléfono para volver su atención a Jinx. ¿Entonces qué hice con
él? ¿Su bolso?
Salió de la cama y tropezó hacia su pequeño montón de
pertenencias en la esquina. Se detuvo. ¿En qué estaba pensando? Ni
siquiera tenía el número de Jinx. Tendría que recordar conseguirlo esta
vez. Incluso con todo lo que Jinx le había dicho, dudaba que pudiera dejar
de pensar en ella. Quizás aún más, ahora. Sin embargo, todavía quedan
veinte años de prisión. ¿Qué voy a hacer con eso? Todavía quería su
número. Por ahora, sin embargo, no tenía forma de contactarla para
averiguar a dónde había ido en las primeras horas de la mañana.

Página 98 de 273
Al−Anka2019
Se acercó a la ventana sobre el fregadero y miró hacia la oscuridad
para ver si el auto de Jinx estaba en el camino de entrada. Todo lo que
podía ver era el suyo. Bajó por el mostrador y estiró el cuello, más cerca
del cristal. Todavía no podía ver. Luego, por el rabillo del ojo, vislumbró
algo por la ventana trasera de la casa. ¿O alguien? Una figura envuelta
sentada en los escalones del porche trasero. EJ se acercó sigilosamente;
¿era Jinx? Se esforzó por ver. Tenía que ser. ¿Quién más sería? Pensó en
Kenny, luego se preguntó si alguien más se quedaría en la casa de Jinx por
amabilidad o cuidado. Incluso si eso fuera así, a esta hora de la noche,
realmente tenía que ser Jinx. Con cautela giró el pomo de la puerta y echó
un vistazo por la grieta.−¿Jinx?−Susurró ella. Su corazón latía con fuerza.
La figura se volvió.−Hey.−La voz de Jinx era tranquila.−¿Qué estás
haciendo?
EJ suspiró aliviada.−Creo que desperté porque te habías ido.−Ella
abrió la puerta un poco más. El frío del aire nocturno le tensó los pezones
y le puso la piel de gallina a lo largo de su carne desnuda.−¿Estás
bien? ¿Qué haces ahí afuera?
Jinx dudó, luego abrió la manta envuelta alrededor de ella en
invitación.−Ven. Te mostrare.
−No tengo nada.
−Está bien. No hay nadie aquí, y ninguna de las ventanas de las
otras casas está orientada hacia aquí.−Jinx la llamó con la manta
abierta.−Vamos. Yo te mantendré caliente.
Con una mirada alrededor, EJ corrió por el pequeño porche y debajo
del brazo extendido de Jinx. Se acomodó en el escalón más bajo entre las
piernas de Jinx, la madera fría contra su trasero y muslos.
Jinx la envolvió en el calor de la manta y su cuerpo, envolviéndola
fuertemente con sus brazos.
EJ se acurrucó cerca, saboreando el calor en su piel desnuda y la
seguridad que siempre sintió en el abrazo de Jinx. Levantó las rodillas y
metió los pies en el capullo.
−¿Cómo te sientes?−Preguntó Jinx.
−Estoy bien,−dijo EJ, todavía un poco sorprendida de que fuera
cierto.

Página 99 de 273
Al−Anka2019
Jinx besó su sien.
EJ se presionó contra los senos pequeños y firmes de Jinx.−¿Qué
estamos haciendo aquí?
−Espera,−susurró Jinx. Cerró los labios sobre el lóbulo de la oreja
de EJ y succionó. Sus dientes tiraron suavemente del aro de
diamante.−¿Está todo bien?
−Oh, sí.−EJ inclinó la cabeza hacia el hueco del hombro de Jinx.−Sin
embargo, esta no puede ser la razón por la que estás aquí,−murmuró.−No
tenías forma de saber que saldría.
−Shhh.−Jinx bajó la cabeza y pasó la punta de su lengua por el
costado del cuello de EJ.−Créeme.
EJ confiaba en ella,—cada vez más. Extraño eso sería cierto con todo
lo que Jinx había compartido. Pero eso fue todo. Había sido tan honesta,
tan comunicativa. Se arqueó, dándole a Jinx más acceso, y suspiró. Su
cuerpo se calentó.
Jinx besó el punto sensible donde el cuello de EJ se curvaba en su
hombro antes de morder suavemente.
EJ lanzó un gemido silencioso.
−Sostén la manta,−susurró Jinx. Se movió y presionó el borde de la
tela en las manos de EJ, luego ahuecó los senos de EJ. Presionó un
lánguido beso en su cuello, luego otro mientras acariciaba los pezones de
EJ.
EJ gimió y cerró los ojos. Su ardiente deseo comenzó a hervir. En
algún lugar en el fondo de su mente, era vagamente consciente de que
estaban afuera con casas en cualquier dirección, pero ¿qué había dicho
Jinx,—algo sobre nadie...sin ventanas? Confiara en ella. De nuevo, EJ lo
hizo. Se dejó llevar, sintió que sus pezones se hinchaban, dejó que la
sensación se moviera más abajo para encontrar su hogar entre sus
piernas. Apretó sus muslos en una respuesta exquisita.
Jinx apretó sus pezones, luego los rodó, mientras chupaba más
fervientemente el cuello de EJ, luego su hombro, y luego de regreso a su
cuello.

Página 100 de 273


Al−Anka2019
EJ sintió los puntos rígidos de los pezones de Jinx y el calor entre
sus piernas, en su espalda desnuda. La excitación la inundó.−Llévame a la
cama.−Las palabras salieron en un ronco susurro.
Jinx permaneció en silencio. Sus manos seguían moviéndose. Su
boca siguió bromeando.−Aún no.
EJ gimió de frustración.
−Abre los ojos,−murmuró Jinx.
EJ lo hizo. Una delgada línea rosada coronó el horizonte. El suave
tono contra el cielo gris se mezclaba con las sensaciones en su cuerpo. De
alguna manera, podía sentir el color, fresco y tentador. A medida que la
línea se ensanchaba, el aligeramiento rosado, luego tocaba el fondo de las
nubes que colgaban bajas al amanecer, EJ sintió que Jinx deslizaba una
mano por su estómago y cruzaba su abdomen. Se burló del borde de los
rizos de EJ, luego pasó los dedos por ellos. La ligera presión se disparó a
través de su sexo.
Jinx pasó la punta de su lengua alrededor del borde externo de la
oreja de EJ, debajo del lóbulo, y dentro del pozo, su aliento caliente
aumentó la necesidad de EJ, mientras sus dedos parecían hacer el amor
con un pezón primero, luego con el otro. Una banda de púrpura intenso se
mezcló con la salida del sol cuando la otra mano de Jinx se deslizó entre
los muslos de EJ, un dedo hundiéndose en su humedad.
EJ contuvo un grito de placer.
Los dedos de Jinx se arremolinaron a través de sus pliegues,
deslizándose dentro de ella, atravesando su clítoris hinchado, relajándose
en un patrón que combinaba con las estrías de la mezcla azul con los
púrpuras y rosas en el cielo.
EJ quería cerrar los ojos, pero no pudo. Las sensaciones, la
necesidad de construir en su cuerpo, el inminente crescendo, todo se
sentía demasiado entrelazado con los colores del cielo. ¿Qué pasa si todo
se desvanecía cuando cerrará los ojos?
Permaneció paralizada al amanecer, hipnotizada por el tinte de oro
amarillento que seguía los tonos más fríos, calentando el cielo al igual que
su cuerpo. Apretó la manta y presionó contra Jinx mientras su clímax se
acercaba. Su respiración era irregular, sus músculos tensos. Justo cuando
el sol rompía el horizonte, ella se corrió.

Página 101 de 273


Al−Anka2019
Jinx se quedó quieta, sus dedos presionaron el clítoris y los pezones
de EJ, sus labios contra el cuello de EJ. A medida que el orgasmo
disminuyó, ella comenzó de nuevo, lenta y suavemente.
EJ gimió con las olas de placer mientras veía salir el sol por
completo. Finalmente, se dejó caer en los brazos de Jinx y cerró los ojos;
gimió.−Las cosas que me haces.
Los labios de Jinx se curvaron en una sonrisa contra la sien de
EJ.−Ahora, te llevaré de vuelta a la cama.

y
Cuando EJ se despertó de nuevo, la luz del sol se asomó a través de
las cortinas de la ventana delantera. Esta vez, estaba sola. Podía
sentirlo. Al mismo tiempo, sin embargo, todavía podía sentir a Jinx,—en la
cama, en la habitación, en ella.
Se dio la vuelta y se entregó a un largo y lujoso tramo. La fina tela de
las sábanas le acariciaba la piel. Se sentía descansada, satisfecha, bien
usada, cuidada deliciosamente y...feliz. ¿Cómo podría ser eso con todo lo
que ahora sabía? Debería sentirse tensa, aprensiva, incluso en pánico. ¿No
debería? A pesar de todo, parecía que solo faltaba una cosa en esta
mañana inusual.
Miró hacia la cocina y allí estaba—un trozo de papel pegado en la
parte superior de la puerta del microondas con la palabra café
garabateada. EJ se rió a carcajadas. Por supuesto, algo tan crucial como el
café no faltaría. Por supuesto, Jinx se habría asegurado de eso.
EJ se dirigió a la cocina y miró por el microondas para encontrar
una taza grande y amarilla brillante de Winnie the Pooh y Piglet. La
bebida que lo llenaba era genial. Miró el reloj digital y se sorprendió al ver
que ya eran las diez cuarenta y cinco. Se dio cuenta de que no había
dormido tan tarde desde antes de que nacieran sus hijos y se preguntó a
qué hora se iría Jinx. Puso a calentar el café y se dirigió al baño. A su
regreso, notó una nota y una llave en la mesa del comedor.
Buenos días. Eres hermosa cuando duermes. Te dejé un par de
magdalenas de arándanos en la nevera. Y sírvete lo que quieras. Dijiste
algo sobre ir a la tienda, así que dejé la llave. Es la única que tengo, así que
sería bueno que estuvieras en casa cuando llegue; si has cambiado de
opinión sobre quedarte, lo entiendo. Deja la llave debajo de la alfombra.
Página 102 de 273
Al−Anka2019
Me bajo a las seis.
Disfruta tu día—y gracias por quedarte anoche.
Fue firmado con una cara sonriente.
EJ reflexionó sobre las gracias de Jinx. Por supuesto, Jinx sabía que
EJ había querido correr. Su propia hermana ni siquiera la aceptaba;
¿cuántas personas se habían alejado de ella cuando escucharon su
historia? EJ se alegró de que Jinx tuviera a Reggie y Sparkle. Se preguntó
cómo se habían conocido.
Volvió a la palabra casa. Echó un vistazo a la pequeña casa. Se sentía
como en casa. Sentía que estaba en algún tipo de distorsión del tiempo o
universo alternativo cuando estaba aquí,—como si hubiera vuelto con sus
abuelos y, de alguna manera, al mismo tiempo, tenía cincuenta y dos años
con toda su experiencia de vida intacta. Su mirada aterrizó en la cama de
Jinx en el medio de la sala de estar, el reproductor de CD en la mesita de
noche, el romance lésbico que Jinx había dicho que estaba leyendo sobre
una copia de Go Set a Watchman. Las pesas y la bicicleta eran visibles a
través de la puerta del dormitorio. No había rastro de sus abuelos
allí. Esta casa era decididamente de Jinx y, sin embargo, todavía se sentía
un poco como la suya. Tal vez esa era la razón por la que todavía estaba
allí, por qué no había salido corriendo por la puerta la noche anterior. Tal
vez fue porque cuando estaba aquí con Jinx, parecía que nada más
importaba, nada más existía,—ni el desconocimiento de sus hijos sobre su
sexualidad, ni quién era la familia de Jinx, ni el pasado ni ningún
pensamiento del futuro. Solo Jinx y ella, juntas, en este pequeño escondite
seguro en la inmensidad del universo.
Allí estaban de nuevo, esos pensamientos extraños que siempre
tuvo cuando estuvo cerca de Jinx, o pensando en Jinx, o tratando de no
pensar en Jinx, o tratando de convencerse de que nunca volvería a ver a
Jinx. Hoy, sin embargo, se estaba quedando. Tenía que escuchar el resto
de la historia de Jinx, por lo menos. Quería darle eso. Su estómago se
revolvió con aprensión ante la idea de lo que podrían contener veinte
años de prisión...y el robo a un banco. ¿Quería escuchar eso? Tocó la carita
sonriente en la nota. Tenía que. Tenía que reconciliar las cosas que Jinx
había hecho con quien EJ sabía que era ahora. De lo contrario, nunca
podría volver a confiar en sus instintos.
Acomodándose en la cama, con el café en la mesita de noche y la
computadora en su regazo, comenzó a revisar su correo electrónico
Página 103 de 273
Al−Anka2019
habitual del trabajo y luego sacó el informe financiero que estaba
preparando. Su mente vagó un par de veces hacia su increíble experiencia
del amanecer esa mañana. ¿Dónde se le ocurrieron a Jinx cosas así? ¿Lo
había hecho con otras mujeres? Una punzada de algo que no había sentido
desde la escuela secundaria cuando su mejor amiga, Sandra, se enamoró
apretaba con fuerza en su pecho. Celos. Había decidido en ese momento
que era una emoción ridícula. Nunca podría estar con una chica como
Sandra estaba con Tim, no y aún así cumplir con las expectativas de su
madre. Había determinado que solo no sentiría nada con respecto a
Sandra, y más tarde, con respecto a cualquier mujer. Y los sentimientos
nunca habían sido un problema con los hombres. Incluso cuando sabía
que Marcus estaba teniendo una aventura, no se había sentido celosa. De
hecho, se sintió aliviada de que ya no recurriera a ella por sus
necesidades.
La próxima vez que EJ levantó la vista de su trabajo y miró el reloj,
leyó poco después de las cuatro. ¿A dónde se había ido el día? Jinx dijo
que bajaba a las seis, y EJ quería tener la cena lista cuando llegara a
casa. Todavía tenía que ir de compras, y aún no se había
duchado. ¡Maldición! Entró corriendo al baño y abrió el agua. Treinta
minutos después, cerró la puerta de entrada detrás de ella y bajó
apresuradamente los escalones del porche. Mientras se dirigía hacia su
auto, rebuscó en su bolso buscando sus llaves.
−Ay, mami,−dijo una voz masculina.
EJ se sobresaltó y se detuvo de inmediato. Ella buscó.
Al otro lado del camino de entrada, un joven en su adolescencia
estaba sentado en la barandilla del porche de la casa de al lado. Una
pierna colgaba del borde, la otra estaba doblada por la rodilla, su muslo
sostenía un bloc de dibujo. Sostuvo un lápiz en la página. Ambos brazos
estaban completamente tatuados, y una lágrima negra se filtró por el
rabillo de un ojo.
EJ se tensó. A pesar de un aleteo de aprensión, estaba un poco
ofendida.−Lo siento. ¿Me acabas de llamar mami?
El chico sonrió.−No, significa sexy. Ya sabes, como, oh, niña, eres
tan sexy.−Él le guiñó un ojo.−Jinx se puso caliente.
EJ sintió que se sonrojaba. Era fácilmente lo suficientemente mayor
como para ser su madre. Tomó su sombrero negro, su camiseta blanca

Página 104 de 273


Al−Anka2019
holgada y sus pantalones caqui. Tenía un gángster escrito sobre él, pero
su mirada era suave y juguetona. Se relajó. −¿Conoces a Jinx?
−Sí. Es mi vecina.−Señaló su casa con su lápiz.−Ella ayuda a mi
hermana pequeña con su tarea.
Por supuesto que lo hace. EJ sonrió.
−Buen viaje.−Hizo un gesto hacia el coche de EJ.
−Gracias,−dijo.
−Asegúrate y mantenlo en el camino de entrada.
−¿Perdón?
−Ya sabes, no lo estaciones en la calle,−dijo.−Mis chicos saben que
no deben meterse con nada en casa de Jinx, y rastrearemos a cualquiera
que lo haga. Pero si está al otro lado de la calle, no puedo garantizar nada.
EJ hizo una pausa y dejó que su significado se asimilara.−¿Cuidas a
Jinx?
Él frunció los labios y asintió lentamente.−Sí. Ella ayuda a mi
hermanita y lleva a mi madre a trabajar si hace mucho frío o calor o en
medio de la noche. Le devuelvo el dinero.
El corazón de EJ se fue al chico. La conmovieron las personas que
cuidaron a Jinx, pero más que eso, cuántas vidas afectó a Jinx con su
amabilidad.−Gracias.
Él asintió nuevamente.
Cuando presionó la cerradura del mando y rodeó el extremo de su
auto, él saltó de la barandilla y rápidamente abrió la puerta.
Se inclinó el sombrero y reveló una cabeza afeitada.−Tu
carro,−dijo, con una brillante sonrisa iluminando su rostro.
EJ hizo una pausa y lo estudió. Había leído en alguna parte que un
tatuaje de lágrima significaba que había pasado tiempo en prisión o había
matado a alguien. Tampoco podía imaginarlo.−Gracias…−Ella
vaciló.−Soy EJ−Extendió su mano.
Lo sacudió después de cambiar su cuaderno de dibujo debajo de su
brazo.−Diablo.
EJ sonrió de lado.−¿Es así como te llama tu madre?
Página 105 de 273
Al−Anka2019
Él le dirigió una sonrisa tímida.−Pablo.
Arqueó una ceja.−¿Como Picasso?−Hizo un gesto hacia la
plataforma.−¿Puedo ver?
Pablo dudó pero se lo entregó.
EJ miró maravillada el bosquejo intrincadamente detallado del
Lexus. Pablo había capturado cada curva y ángulo de la carrocería, cada
delineamiento de sombras, incluso la sombra proyectada por la manija de
la puerta y el pequeño nudo donde alguien la había golpeado en un
estacionamiento. Pensó en los artistas de Bad Dog. Pablo tenía
potencial.−Esto es increíble.
Ahora, se sonrojó y se encogió de hombros.
−Lo digo en serio. Eres bastante bueno.−Se lo devolvió.−Fue un
placer conocerte, Pablo.−Se deslizó detrás del volante.−Y gracias por
asegurarte de que no le pase nada a mi auto...ni a Jinx.
Él sonrió.−Tal vez nos veremos por aquí.
EJ lo consideró brevemente.−Tal vez lo harás,−dijo
pensativamente.

y
A las seis y cuarto, EJ oyó que un automóvil se detenía en el camino
de entrada. Encendió el asador y encendió el quemador debajo del agua
para la pasta. Todo el trabajo de preparación estaba terminado. Todo lo
que quedaba era la cocina real. EJ nunca pasó mucho tiempo en la cocina,
pero siempre se aseguró de que fuera un buen momento si lo hacía.
−Hola,−dijo Jinx cuando entró. Su expresión era difícil de leer;
parecía contener una mezcla de placer y ansiedad, junto con tal vez un
poco de gratitud.
EJ sonrió.−Hola. ¿Qué tal tu día?
Jinx miró el mostrador.−Pensé que te habías ido,−dijo, ignorando la
pregunta de EJ.
EJ consideró hacer una broma, pero al pensar en la cantidad de
personas que habían dejado Jinx, decidió no hacerlo.−Quiero terminar
nuestra conversación,−dijo, con la esperanza de tranquilizarla.−Además,

Página 106 de 273


Al−Anka2019
dijiste que podía quedarme el fin de semana.−Dejó caer un poco de
mantequilla en una sartén sobre la cocina.−¿Hambrienta?
Jinx sonrió.−Muriendo de hambre. Y algo huele genial. Me
limpiaré.−Mientras se dirigía al baño, disminuyó la velocidad.−¿Qué es
eso?−Caminó hacia el comedor y recogió la hoja del cuaderno de dibujo
de Pablo que EJ había encontrado apoyada contra la puerta cuando
regresó de la tienda.
Era un bosquejo completamente detallado de EJ apoyada en la
puerta abierta de su auto, mirando al artista. Cuando lo vio, intentó
recordar si realmente había estado en esa posición durante su
conversación. Hubo una fracción de segundo justo antes de que ella se
subiera al volante, y Pablo lo había capturado perfectamente, incluso un
poco halagador, pensó EJ.−Conocí a tu vecino,−dijo EJ, vertiendo el ajo
picado en la mantequilla derretida.
−Así parece.−Jinx estudió la imagen.−Debes haber causado una
buena impresión.
−Siempre,−dijo EJ en broma.
Jinx se rio.−Sin duda.
−Tiene mucho talento. ¿Él también pinta?
−Cuando tiene pinturas. No tienen mucho dinero.−Jinx dejó el
dibujo sobre la mesa.−Y cuando consigue dinero de...ya sabes...
generalmente se lo da a su madre.
−Ah, sí,−dijo EJ.−Descubrí que él es tu verdadera seguridad, y la
razón por la cual mi auto no ha sido robado.
Jinx se rio entre dientes.−No hay duda de eso tampoco.
−¿También dijo que ayudas a su hermana pequeña con su tarea?
−Son buenos niños y su madre trabaja duro. Pablo está un poco mal
dirigido.
La atención de EJ estaba en remover el ajo para evitar que se
quemara, pero recordó el tatuaje de lágrima.−¿Ha estado en prisión?
−Todavía no.−El tono de Jinx estaba resignado.
EJ se tensó.−¿Ha matado a alguien? Una vez leí que una lágrima
significa una de esas dos cosas.
Página 107 de 273
Al−Anka2019
−También puede significar algunas otras cosas,−dijo Jinx.−Pablo
consiguió que la suya honrara a su mejor amigo, que fue asesinado en una
pelea callejera.
EJ suspiró aliviada.−Lamento que haya perdido a su amigo, pero me
alegro mucho de que no haya matado a nadie. Parece un buen chico.
−Me limpiaré,−dijo Jinx nuevamente. Entonces ella se fue.
¿Qué fue eso? ¿EJ había dicho algo mal? Todo lo que ella había dicho
era... ¿Jinx mató a alguien? Dijo que no había hecho eso...¿cómo lo había
llamado? ¿Una guerra territorial? Pero tal vez...la mano de EJ tembló. No;
no iba a ir allí. Iba a asumir lo mejor de Jinx a menos y hasta que Jinx le
dijera algo diferente. ¿No era esa la razón por la que se había quedado,
para escuchar el resto de la historia?
Cuando Jinx regresó, EJ estaba drenando la pasta cocida y las colas
de langosta estaban debajo del asador. La mesa estaba puesta.
Jinx abrió el refrigerador mientras EJ vertía la mezcla de tomate, ajo
y albahaca sobre los fideos y los unió para pomodoro capellini.−¿Te
encargas de la ensalada mientras estás allí?−Preguntó EJ, abriendo la
puerta del horno.−Y hay una botella de aderezo César en el estante
superior.
−Seguro. Necesito hacer algo para Kenny muy rápido,−dijo ella,
estudiando el contenido.
−Ya lo hice. Y se lo llevé a él. Estaba en esa casa al otro lado de la
calle.
Jinx la miró.−Oh. Gracias. Fue muy amable de tu parte. ¿Qué le
hiciste?
−Una cola de langosta, pomodoro capellini y una ensalada
César,−dijo EJ, sirviendo los mariscos y la pasta.−Igual que a nosotras;
termine por hacer la suya antes, ya que parecía estar esperando.
Jinx parpadeó.−¿Hiciste la langosta de Kenny?
−Mm-hm.
Jinx se rio.−Probablemente estaba tan emocionado como yo. No
recuerdo la última vez que comí langosta.

Página 108 de 273


Al−Anka2019
−Eso es lo que dijo. Ustedes dos necesitan salir más.−EJ colocó los
dos platos sobre la mesa.−¿Las ensaladas?
−¿Habló contigo?−Jinx trajo los cuencos y el aderezo y se sentó,
confundida.
−Dijo gracias y que no había comido así en mucho tiempo.−EJ dejó
una botella abierta de sidra brillante y dos vasos de hielo sobre la mesa y
se sentó en la silla frente a Jinx.−¿Por qué?
Jinx hizo una pausa.−Él no suele hablar.−Miró a EJ−¿Cómo
conseguiste que hablara?
−Acabo de hablar con él. Me presenté y le dije que aún no estabas
en casa, pero que había preparado su cena.−EJ llenó el vaso de Jinx y
luego el suyo.−Al principio parecía un poco asustado, pero luego me
agradeció y dijo que no había comido langosta en mucho tiempo. Parecía
emocionado.
−Huh. Eso es más de lo que me ha dicho en todo el tiempo que lo
conozco.
EJ sonrió.−No lo tomes como algo personal. Tal vez lo atrapé en un
buen día.
−Debes gustarle más.
EJ se rio suavemente.−Le das de comer todas las noches. Acabo de
aparecer hoy. Dudo que te haya echado.
Jinx sonrió, pero su expresión estaba distraída.
Comieron en silencio durante unos minutos, luego Jinx comentó lo
buena que era la cena. Siguió un largo tramo de silencio.
EJ la miró.−¿Estás nerviosa por el resto de nuestra conversación?
−Sí,−dijo Jinx con naturalidad.
−Yo también.−EJ esperaba confesar que su propia aprensión no lo
haría más difícil para Jinx.−¿Deberíamos lanzarnos en ello?
Jinx la consideró.−¿Harás algo por mí primero?
EJ vio la vulnerabilidad en los ojos de Jinx, la reticencia en su
expresión.−¿Qué necesitas, cariño?

Página 109 de 273


Al−Anka2019
Jinx tragó. ¿Me contarías algunas cosas sobre ti? ¿Sobre tu vida? ¿Tu
niñez?
Por primera vez, EJ se dio cuenta de cómo se habían vuelto las cosas
unilaterales en los últimos días, cuánto se había expuesto Jinx allí
mientras EJ no había arriesgado nada. La dinámica no era inusual para EJ;
raramente arriesgaba algo con las mujeres que veía. Sin embargo, Jinx era
obviamente diferente, y finalmente tuvo que admitirlo por completo,—al
menos para sí misma.−¿Qué quieres saber?
Jinx se encogió de hombros.−Cualquier cosa. Cuéntame sobre tu
madre. Tengo curiosidad por una mujer que llamaría a su cariño Echo.
−Ah, mi madre.−EJ se rió suavemente.−¿Qué puedo decir de
ella?−No había pensado en su madre en mucho tiempo. En realidad no
había hablado de ella en mucho tiempo, y eso solo había estado en
terapia. Una ola de insuficiencia la inundó. y ahí está por qué.−Mi madre
estaba aterrorizada de ser ordinaria, lo que incluía estar aterrorizada de
tener una hija común.
−Entonces, ¿te nombró por una ninfa mitológica?
EJ sonrió.−Ella pensó que era exótico.
−¿Cómo cambió a EJ?−Jinx tomó un bocado de pasta.
−Mi abuelo no creía que fuera exótico,−dijo EJ, recordándolo
cálidamente.−Dijo que era pretencioso y siempre me llamó EJ. Pasé
mucho tiempo con mis abuelos, así que cuando comencé la escuela, estaba
más acostumbrada a EJ que a Echo.
−¿A tu madre no le importó?
−Mientras yo fuera lo que ella quería que fuera cuando estuviera
cerca de ella, no le importaba. Cuando estaba con ella, en su mundo,
siempre era Echo o Echo Jenay. Y estaba vestida, y me comporté
apropiadamente, y no le causé vergüenza o escándalo. Mientras recordara
eso, nos llevábamos bien.
−¿Y tu papá?
−Mi papá no estaba cerca,−dijo EJ, recostándose en su silla.−No le
importaba nada de eso.−Estudió a Jinx y pensó en las similitudes en sus
historias. Ninguna de ellas fue aceptada por quienes eran, no por sus
padres, aunque EJ, al menos, tenía sus abuelos. Jinx tenía a Andrea cuando

Página 110 de 273


Al−Anka2019
era joven, y tal vez ese chico Luke. Sin embargo, eso fue lo más lejos que
llegó. EJ no sabía que nada de lo que compartía sobre su infancia podía
compararse con lo que había pasado Jinx.−Mi madre se casó con mi padre
por su dinero y el estilo de vida que él podía proporcionar. A mi padre le
gustaba tener una esposa cuya prioridad era mantener la imagen familiar
de respetabilidad mientras miraba para otro lado mientras tenía todos los
asuntos que quería. Fue una pareja hecho en el cielo. No fue amor, pero
mientras todos jugáramos nuestro papel, todos se llevaban bien.
−¿Siguen vivos?− Jinx comió un poco de langosta.
−Mi padre,−dijo EJ, notando el disfrute en la cara de Jinx.−Pero no
lo he visto en años. Mi madre murió hace diez años.
−¿No los extrañas?
EJ nunca lo había pensado realmente.−Para ser honesta, realmente
no había mucho que extrañar,−dijo.−Sin embargo, extraño a mis
abuelos. Eran los que realmente sabía que me amaban.−Miró alrededor
de la habitación.−Este lugar me recuerda mucho a su casa. Pasé mucho
tiempo allí.
Jinx arqueó una ceja.−¿De verdad? Me imaginé tu infancia en una
gran mansión como la de Andrea.
−Bueno, eso es oficialmente donde vivía. Pero mis abuelos eran
dueños de un pequeño bar & grill, vivían en un lugar pequeño como este,
y allí me sentía como en casa. Donde me sentía amada.
Jinx terminó lo último de su ensalada y limpió sus
platos.−Gracias,−dijo, volviendo por EJ−Por contarme todo eso.
Había sido lo máximo que EJ había compartido en una sola sesión,
excepto quizás con su terapeuta o con Gwen y Taylor. Se sentía expuesta,
pero no podía decirle eso a Jinx, no con todo lo que Jinx estaba
revelando. Solo sonrió.−De nada.
Un momento incómodo se extendió entre ellas.
−Entonces, supongo que es mi turno,−dijo Jinx, tomando su asiento
nuevamente.−¿Hay algo en particular que quieras saber? ¿Algo en lo que
pensaste anoche?
Aquí estaba, en el momento en que podía hacer su pregunta
anterior. Pero no la hizo.−Solo comienza donde lo dejamos, supongo.

Página 111 de 273


Al−Anka2019
−Está bien.−Jinx respiró hondo.−Cuando me escapé, no tenía idea
de a dónde ir o qué hacer. Tenía algo de dinero, pero se acabó bastante
rápido. Después de un tiempo, encontré un grupo de chicos, otros
fugitivos, y me uní a ellos. Me dolía mucho. Extrañaba mucho a Andi. La
había extrañado antes, cuando todavía estaba en la casa, pero no me había
dado cuenta de cuánto solo estar allí a su alrededor, tener los recuerdos y
que Luke ayudara. No pude soportarlo. Un día, Paul, uno de los niños de la
calle, me ofreció algo. Drogas Ni siquiera recuerdo de qué tipo. Quizás
nunca lo supe. Lo tomé y, por primera vez en mucho tiempo, no sentía
dolor.−Jinx le dirigió a EJ una mirada inquisitiva como si le preguntara si
entendía.
EJ asintió con la cabeza.
−Cuando desapareció, el dolor volvió, así que tomé más. Y así
comenzó todo. Puedes conseguir comida de los bancos de comida de la
iglesia o de los basureros detrás de los restaurantes, pero las drogas...
para conseguirlas, necesitas dinero. Una corriente constante del mismo. Y
cada vez que me vaciaba de las drogas, el dolor llenaba ese espacio de
nuevo, así que me aseguraba de nunca estar vacía. Paul, Rainbow, Dirk y
yo, nos drogábamos. Hicimos lo que teníamos que hacer para nuestra
próxima solución. Comenzamos robando autos desbloqueados o garajes
abiertos, tomando cualquier cosa que pudiéramos vender. Después de un
tiempo, comenzamos a entrar en casas. Entonces, un día, Dirk tuvo la idea
de robar una licorería, y Paul nos convenció de que conseguiríamos más
de un banco.−Jinx se rió sin humor.−Dios, las drogas te vuelven
estúpido.−Se inclinó hacia delante y apoyó los codos sobre las
rodillas.−En ese momento, estaba drogada con heroína y crack, y habría
hecho cualquier cosa.
EJ estaba sin palabras. No podía imaginar nada de lo que Jinx le
estaba diciendo. No podía imaginar a Jinx haciendo ninguna de ellas, ni la
Jinx de hoy, ni su Jinx. Sin embargo, no tenía que decir nada. Jinx parecía
haberse ido a un lugar lejano.
−Elegimos un banco cerca de la rampa de entrada de la autopista
para nuestro gran escape, y entramos justo después de que se abriera, por
lo que habría menos personas. Cuando entramos, pude oler lo pulido del
piso, sentir el frío saliendo de los mostradores de granito y todo el acero y
el vidrio. Podía ver los labios de la gente moviéndose, pero todo lo que
podía escuchar era el latir de mi corazón y el torrente de sangre en mis
oídos. Estaba tan asustada. Podía sentir el peso de la pistola en el bolsillo
Página 112 de 273
Al−Anka2019
de mi chaqueta.−Jinx hizo una pausa, inhalando profundamente. Tembló
un poco.−Paul comenzó a gritarles a todos que se tiraran al suelo. Saqué
mi arma y comencé a hacer lo mismo, pero cuando me di la vuelta, estaba
esta anciana. Ella estaba aterrorizada. Estaba parada allí con mi pistola
apuntando directamente a su cara. Luego se agarró el pecho y gritó. Ella
comenzó a caerse. Solté mi arma e intenté atraparla. Y luego hubo un
disparo, y me caí.
Todos los músculos del cuerpo de EJ estaban tensos. Miró a
Jinx.−Tu otra cicatriz.
Jinx asintió, aún distante.
−¿Quién te disparó?
Jinx se pasó la mano por la cara.−La conmoción con la anciana
distrajo a Paul, y el guardia de seguridad salto sobre él. El arma de Paul
detonó en la lucha. Golpeó al guardia, y él, Dirk y Rainbow corrieron, pero
no pude levantarme.
EJ tuvo que preguntar.−¿Murió la mujer?
−No.−Jinx tragó saliva.−Ella tuvo un ataque al corazón, pero la
llevaron al hospital a tiempo.
−Porque trataste de ayudarla, y se detuvo el robo.
Jinx sostuvo su cabeza en sus manos. Bufo.−No trates de hacerme la
heroína, EJ. Fue mi culpa de que ella tuviera un ataque al corazón para
empezar.
Pero había tratado de ayudarla. ¿Habría hecho eso un verdadero
criminal? EJ peinó sus dedos a través del cabello de Jinx.−¿Qué pasó con
tus amigos?
Jinx se encogió de hombros.−Nunca los volví a ver.
−¿No los entregaste? ¿No fueron juzgados contigo?
Jinx sacudió la cabeza.−Eran mi familia,−dijo en voz baja.−La única
familia que tuve.
−Pero te dejaron.−EJ sabía que estaba hablando de algo de lo que
no tenía idea, pero que estaba tratando de entender.−Podrías haber
recibido menos sentencia si los hubieras entregado.

Página 113 de 273


Al−Anka2019
−Eran mi familia,−dijo Jinx rotundamente, el tema obviamente
cerrado.
−¿Y Nora y Andrea nunca vinieron a buscarte en todo ese tiempo?
−No. Sin embargo, no los culpo. Yo estaba tan mal para
entonces,−dijo Jinx, enderezándose en su silla.−Andrea vino a mi juicio
un día. La vi en la parte de atrás cuando me llevaron a la sala del tribunal;
creo que estuvo llorando más tarde, pero no estoy segura. Nunca volvió.
EJ buscó en la cara de Jinx. Vio fatiga, preocupación,
arrepentimiento y miedo. Pero sobre todo, todavía veía a la Jinx que
conocía, no a la niña que había perdido a su madre y no había sido
protegida por su padre, ni una fugitiva, ni una drogadicta, ni una criminal;
vio a Jinx Tanner, cuyos hermosos ojos azules se encontraron con los de
EJ esa primera noche y la mantuvo cautiva, quien la tocó tan tierna y
profundamente, que la hizo reír y sentirse segura y feliz solo por ser
quien era. ¿Cómo podría conciliar lo que sabía de Jinx con todo lo que le
habían dicho en los últimos dos días? ¿Tenía que hacerlo? Después de
todo, ¿no era lo importante quién es una persona ahora?
No podía pensar más, y aún más tarde, no podía parar. Habían
dejado las cosas pesadas por un tiempo, hablando de cosas más claras y
superficiales antes de acostarse. Se tumbó con Jinx en sus brazos, la
respiración suave de Jinx la calmó y, al mismo tiempo, planteó nuevas
preguntas con cada inhalación. Dormitaba dentro y fuera de sueños
inquietos. Se despertaba cada vez que el cuerpo de Jinx se sacudía. La
tranquilizó durmiendo de obvias pesadillas. Finalmente, a la luz gris del
amanecer, EJ se despertó con una sacudida, la imagen de Jacob todavía en
su mente.
El sueño había sido corto pero sorprendente.
−Ni siquiera te conozco. ¿Cómo puedes ser mi madre?−Su rostro se
alzaba en la oscuridad, enojado y retorcido.−Ya es bastante malo que seas
un lesbiana, pero luego llegas a casa con una criminal también. Y la odiada
miembro de la familia de mi esposa.
El mayor temor de EJ siempre había sido que descubriera que era
gay y la despreciara por eso, pero ahora...Todo esto era mucho peor,—o lo
sería, si realmente se enteraba de su relación con Jinx. ¿Y cómo podría él
no...¿Eventualmente? ¿Qué estaba pensando? ¿Que podría escabullirme a
la ciudad cuando quisiera, ver a Jinx y escabullirme de nuevo? ¿Había

Página 114 de 273


Al−Anka2019
pensado que si solo veía a Jinx en el pequeño mundo aislado que habían
creado, si lo mantenía compartimentado y separado del resto de su vida,
podría continuar indefinidamente? Tarde o temprano, debía ser
descubierta, y ahora que sabía por qué Jinx era realmente la oveja negra
de su familia...Estaba segura de que para entonces Jacob ya sabía todo
sobre la tía misteriosa de Tiffany. Tiffany le habría contado sobre su
explosión con su madre y cómo había invitado a Jinx a la boda por las
objeciones de Andrea. Luego, además de eso, si,—o cuando—descubriera
que su propia madre estaba durmiendo con ella...el estómago de EJ se
agrió de ansiedad.
Jinx se movió a su lado.−Cariño, ¿estás despierta?−Susurró.
El término cariñoso amenazó con ahogar a EJ. Se quedó quieta.
Cerró los ojos y luchó para mantener la respiración pareja. Su corazón
latía tan fuerte de su sueño, que no podía imaginar cómo Jinx no podía
sentirlo ni oírlo.
Jinx se levantó de la cama.
EJ escuchó el sonido de los pies descalzos de Jinx sobre el linóleo,
luego escuchó la puerta del baño cerrarse antes de abrir los ojos. No podía
sacudir las palabras del sueño, sus propios miedos. La tensión le retorció
el estómago. Sintió náuseas. Siempre había sabido el riesgo de actuar por
su atracción hacia las mujeres. Durante años, había jurado que nunca lo
haría, al principio porque su madre nunca lo aceptaría, luego más tarde,
aún más fuertemente, debido a la terrible experiencia de Jacob a los diez
años, cuando un hombre de la calle lo molestó. Se había sentido tan
culpable. Había estado tan envuelta en su trabajo y eventos sociales como
la esposa de Marcus. Había contratado a personas para cuidar a los niños,
pero cuando todo salió a la luz, tan ridículo como lo fue, se dijo a sí misma
si ella hubiera estado allí, no habría sucedido. Luego llegó el día de la
terapia familiar cuando Jacob tenía catorce años y denunció a todos los
homosexuales como desviados y pervertidos. Los odio a todos, había
gritado. EJ sabía que no había correlación entre un pedófilo y ser gay,
pero Jacob no. Tanto ella como su terapeuta habían tratado de explicarlo,
pero Jacob se negó o no pudo escucharlo.
Desde ese momento, EJ había sabido con certeza que la parte de ella
que quería estar con una mujer nunca podría ver la luz del día. No
perdería a su hijo, no por nadie. Y, sin embargo, años más tarde, cuando
terminó su matrimonio con Marcus, decidió explorar la posibilidad, a

Página 115 de 273


Al−Anka2019
pesar de sus temores y las posibles repercusiones,—independientemente
de las heridas que pudiera desgarrar en su hijo. ¿Qué tan egoísta puedo
ser? Y ahora, ¿para que él descubriera que se acostaba con una ex-
convicta y una mujer? Y, como decía la imagen soñada de Jacob, ¿la odiada
miembro de la familia de su esposa? Enterró su cara en sus brazos;
¿podría haberlo jodido esto peor?
Las tuberías resonaron cuando la ducha se abrió.
Para complicar aún más las cosas, tuvo que admitir que se había
dejado involucrar emocionalmente con Jinx, sin importar cuánto se había
mentido antes y lo negaba. La profundidad a la que había sentido el dolor
y la tristeza de Jinx, el grado en que había querido protegerla, la fuerza de
su ira hacia Nora Tanner, el padre de Jinx e incluso Andrea, hicieron que
sus sentimientos fueran imposibles de refutar por más tiempo. ¿Pero qué
se suponía que debía hacer con eso? Eran ella y Jinx, o Jacob. No podía
lastimarlo nuevamente. No podía perderlo. Él era su hijo.
Tenía que soltar a Jinx.
¿Pero cómo podría enfrentarla? Sabía que no podía, no y ver esa
mirada en sus ojos, esa misma mirada que había visto en la parte superior
de las escaleras, la misma mirada que había visto al hablar de la pérdida
de su madre, de su padre, de Andi. . EJ sería solo una persona más que se
había preocupado por Jinx y la había abandonado. No, EJ no podía
enfrentarla.
Escuchó el agua corriendo.
Se levantó de la cama y comenzó a juntar sus cosas, esperando irse
antes de que Jinx saliera de la ducha. Eres una cobarde. Se tragó las
lágrimas y siguió moviéndose, corriendo,—como siempre lo había hecho.

Página 116 de 273


Al−Anka2019
CAPÍTULO DIEZ

Jinx cerró el agua y se secó con la toalla. Estaba sorprendida de que


EJ todavía estuviera allí. Había sentido varias veces,—más como cada dos
minutos,—el deseo de EJ de huir. Jinx la había visto palidecer ante la
confesión inicial y había estado segura de que todo había terminado en
ese instante, pero EJ se había quedado. Nuevamente, ante la explicación
de la duración de su condena y la pelea en la que Val había sido asesinada,
estaba segura de que EJ se iría, pero se había recuperado. Durante toda la
primera noche, se dio cuenta de que EJ se había centrado en la infancia de
Jinx, Jinx como inocente en lugar de criminal, pero cuando finalmente
llegaron a su vida en las calles y el robo a un banco, EJ no huyo. Había
dicho que se quedaría, y lo había hecho. Y con todos esos recuerdos
revueltos, cuando Jinx se había despertado de una vieja pesadilla de
arrodillarse junto a Val, cubierta de sangre, al toque reconfortante de EJ y
esta mañana al sentir a EJ a su lado, no había podido creerlo.
Sin embargo, sabía mejor que pensar que la discusión había
terminado. EJ aún podría salir de su vida. Después de todo, ni siquiera
habían tocado quién era Val, ni nada de lo que había sucedido en la cárcel,
pero si EJ todavía estaba aquí, Jinx todavía tenía una oportunidad. En los
años transcurridos desde la muerte de Val, había aprendido a creer en la
esperanza, en las posibilidades, en dejar de lado cómo podía pasar algo y
simplemente aferrarse al conocimiento de que podía pasar. Sin eso,
probablemente nunca habría salido de la prisión, nunca habría regresado
para tratar de sanar su relación con Andrea, y ciertamente nunca habría
conocido a EJ. Seguro, hubo momentos en que la esperanza la había
abandonado,—cuando Andrea le había cerrado la puerta en la cara,
cuando una de las mujeres con las que había salido brevemente se excusó
para usar el baño después de escuchar la versión abreviada de su pasado
de Jinx y nunca había vuelto a la mesa. Cuando Jinx estaba nerviosa para
decirle a EJ, esa maldita voz en su cabeza seguía diciendo, eres una idiota
si crees que ella querrá tener algo que ver contigo. Pero EJ todavía estaba
aquí, y Jinx la hizo tener esperanza. Era diferente de quien había sido, y
eso tenía que contar para algo.
Se limpió el vapor del espejo y miró su reflejo. Había cambiado. No
se veía muy diferente,—más saludable sin duda, mayor, pero aparte de
Página 117 de 273
Al−Anka2019
eso, más o menos lo mismo. Sin embargo, era una persona diferente de la
que había entrado en ese banco hace tanto tiempo, de la que había robado
y mentido cuando vivía en las calles.
Durante su tiempo en prisión, vio muchas cosas, conoció a tanta
gente, escuchó todas sus historias y, a pesar de todo, aprendió mucho
sobre sí misma. Había descubierto que su vida era su propia
responsabilidad y se basaba en sus propias elecciones, incluso si eran
difíciles. Se había dado cuenta de la importancia de la familia, la conexión
y las relaciones, y aunque descubrió que podía hacerlo sola, prefirió
involucrarse con las personas que le importaban y que se preocupaban
por ella. Le gustaba ayudar a las personas, ser útil, compartir lo que tenía
con aquellos que podrían beneficiarse de ello, y había aprendido el
significado del dicho, dar y recibir son lo mismo. Luego, cuando fue
liberada, Reggie y Sparkle le abrieron sus corazones y su hogar, le dieron
un trabajo y estuvieron allí para ella en cada paso de su regreso al mundo
exterior, todo debido a su gratitud por lo que Jinx había hecho por la
hermana pequeña de Sparkle, Trisha, por dentro.
Y ahora, había conocido a EJ, una mujer tan diferente de cualquier
persona con la que había estado, que seguía regresando tan
inesperadamente, que era más que una aventura de una noche, más que
una aventura, como Jinx había pensado. Ahora, se había quedado después
de escuchar todo,—bueno, casi todo, a diferencia de las demás con
quienes Jinx había probado las aguas de la verdad. Jinx sabía que el día
por delante no sería fácil. Quedaban por debatir y explicar algunas cosas
más difíciles, pero un día de eso con EJ sin duda sería más fácil que un día
sola, frente a la comprensión de que no importa cuánto haya cambiado, el
hecho de quién había sido siempre podría ser hacerla inaceptable para
cualquiera que le importase. Contuvo el aliento y salió del baño.
Se puso un par de jeans y su nueva camiseta de Bad Dog de la
cómoda, luego se puso un par de chanclas antes de agarrar las llaves para
salir a tomar el café de EJ. En la puerta, se detuvo ante la escena.
EJ inclinada sobre su maleta abierta en la cama, hurgando en su
contenido. Su computadora portátil, regresada a su estuche, yacía a su
lado.
Todo el optimismo se desvaneció, y Jinx se sintió mal del
estómago.−¿Qué estás haciendo?−Preguntó de mala gana. Pero ella lo
sabía.

Página 118 de 273


Al−Anka2019
Los movimientos de EJ se detuvieron, la mera longitud de un
estremecimiento, antes de que continuara su búsqueda frenética de lo
que fuera el objeto perdido.−No puedo encontrar mi teléfono,−dijo, su
tono agudo.
Jinx no pudo hablar. Tenía que decir algo para evitar que EJ se fuera,
pero no podía pensar en nada.
EJ se enderezó y se volvió para mirarla. Llevaba pantalones grises y
una blusa fucsia, el atuendo de alguien saliendo al mundo, nada como lo
que se había puesto para pasar el rato en la casa de Jinx.−¿Sabes dónde
está?
Su expresión era de miedo, conflicto y arrepentimiento, al igual que
aquella primera mañana en el hotel cuando resultó que estarían en la
misma boda. Pero ahora, también parecía resuelta. Eso no puede ser
bueno.
−EJ, por favor no te vayas.−La voz de Jinx salió apenas por encima
de un susurro.−Ya no soy esa persona. Déjame explicar.
EJ cerró los ojos con fuerza. Cuando los abrió, se volvió y miró por la
ventana.−Sé que no eres. Puedo sentir eso.
El optimismo se encendió.−Entonces por favor quédate;
escúchame.
EJ vaciló. Sus labios temblaron, luego se reafirmaron.−No
puedo,−dijo, volviéndose hacia Jinx.−No puedo hacer esto. No estoy
hecha para el drama, para las complicaciones. Esto es demasiado...No
puedo hacer esto. No puedo hacerle esto a Jacob.
−¿A Jacob? ¿Qué tiene que ver todo esto con él?
−No puedo lastimarlo nuevamente. Fui descuidada con él cuando
era joven. Debería haber estado allí. Y luego, fui egoísta. Hice caso omiso
de mi promesa de no actuar sobre mi atracción hacia las mujeres porque
pensé que podría mantenerlo alejado de él, pero ahora, aquí estoy
contigo, un miembro de su nueva familia,—la miembro que ha sido
desterrada. Y además de ser mujer, eres una…
−Dilo.−La esperanza que Jinx había tenido por el día dio paso a la
resignación. Al menos ella lo sabría. Lo escucharía de los propios labios de
EJ y no tendría que adivinar.

Página 119 de 273


Al−Anka2019
−Está bien.−La voz de EJ se elevó.−Eres una criminal. Has estado
en la cárcel. Y no solo por un momento...durante veinte años. Jacob es
abogado. Está casado con una familia de abogados,—tu familia de
abogados,—así que incluso si quisiera decirle que soy gay, lo cual no hago,
ahora hay que lidiar con todo lo demás. No voy a perder a mi hijo.
Quizás EJ tenía razón, pero Jinx no estaba dispuesta a dejarla ir sin
pelear.−No se trata de Jacob. Se trata de ti y de mí... de nosotras.
EJ la estudió, luego inhaló profundamente. Enderezó la espalda y su
rostro se calmó.−No hay tú ni yo. Esto fue divertido, pero eso es
todo.−Sonaba ensayado, una respuesta practicada utilizada muchas
veces. La guardia de EJ estaba levantada, y era como si nunca se hubieran
conocido.
El temperamento de Jinx se encendió al no poder hablar con la
mujer que conocía.−No creo que eso sea lo que piensas. O lo que sientes,
he estado contigo. He sentido que te abres a mí, a nosotras. He sentido
que nos sientes.
EJ desvió la mirada pero permaneció rígida.−No entiendes, y no
espero que lo hagas.
También había esa misma línea desde la primera mañana. ¿Esa es
su despedida estándar? Seguramente, habían compartido más que eso. No
podía estar tan equivocada sobre lo que sentía.−Entonces, maldita sea, EJ,
explícamelo.−Ahora, la voz de Jinx se elevó. Te abrí mi alma este fin de
semana. Te dije cosas que nunca he compartido con nadie. Te hablé de mi
madre. He llorado en tus brazos y todo lo que obtengo de ti es que no
entiendes y no espero que lo hagas. ¿Qué demonios es eso?
−Es todo lo que tengo,−gritó EJ.−No lo hago...−Agitó su mano en el
aire.−...esto. Es demasiado complicado. Es muy arriesgado. No puedo
amar...−Se volvió hacia la cama y abrió su bolso.−Es demasiado.
Jinx se congeló. ¿Qué había dicho EJ? ¿Que no podía amar a
Jinx?¿Ella?−¿EJ?
−No,−dijo EJ con firmeza. Volvió a revisar el contenido de su
maleta. −Maldita sea, ¿dónde está mi maldito teléfono?
Jinx la vio ponerse más frenética. Podía sentir que su ansiedad
seguía aumentando. EJ había terminado de hablar. Eso estaba claro. ¿Qué
había pensado ella el viernes por la noche? Si su pasado iba a ser un factor

Página 120 de 273


Al−Anka2019
decisivo, mejor saber ahora que más tarde cuándo sería más doloroso. Sin
embargo, no podía imaginar que el dolor en su corazón con la sola idea de
ver a EJ salir por la puerta fuera peor, y sin embargo, sabía que sería;
suspiró y miró al suelo.−Está en el mostrador al lado del microondas.
EJ miró la cocina, luego cerró la maleta y agarró su bolso y su
computadora portátil. Cruzó la habitación y agarró su teléfono. Hizo una
pausa.
Jinx mantuvo la mirada baja y le rogó a EJ que no dijera nada más. Si
te vas, solo vete.
−Jinx, lo siento.
El sonido de su nombre en los labios de EJ la obligó a contener las
lágrimas. Todas las otras veces, le encantaba escucharlo, ya sea que EJ
solo le hablara, fuera juguetona o le susurrara al oído en la cama, pero
esta vez, se sintió como un cuchillo en el pecho. Apretó los dientes. El
silencio se volvió incómodo, pero Jinx no iba a decirle que estaba bien, o
entendía, porque no era así y no lo hizo. No iba a hacer esto más fácil para
ella. Se dio la vuelta y escuchó los pasos de EJ mientras caminaba hacia la
puerta principal.
Cuando EJ salió, hubo otra pausa. Lanzó un largo suspiro.−¿Podrías
mover tu auto? No puedo salir.
¡Jesús H. Cristo! ¿Podría esta salida prolongarse más? Con las llaves
en la mano, Jinx pasó junto a EJ y bajó los escalones del porche. Cuando
retrocedió hacia la calle, miró el Lexus y recordó lo emocionada que había
estado de verlo en su camino de entrada solo dos días antes, lo bien que
se sentía ser la persona con la que EJ quería estar después de un mal día,
qué increíble que EJ hubiera pedido pasar todo el fin de semana. Ahora,
tan poco tiempo después, vio cómo EJ se fue por la cuadra.
Jinx miró a su casa. Su garganta se cerró y su pecho se contrajo al
pensar en volver a entrar, ver los platos de la maravillosa cena que EJ
había preparado y las mantas arrugadas en la cama que habían
compartido. Apretó su agarre en el volante hasta que su ira resurgió y
superó su dolor. Se bajó de su auto, volvió a cerrar la puerta de su casa y
luego se dirigió a Canine Complete. Siempre había trabajo por hacer
allí. Podía mantenerse distraída todo el día.

Página 121 de 273


Al−Anka2019
y
Jinx atravesó la puerta lateral hacia las perreras. Sabía que a esta
hora un domingo por la mañana encontraría a Reggie alimentando y
charlando con los perros abordados antes de dejarlos salir para hacer
ejercicio y socializar. Durante los primeros seis meses que Jinx estuvo en
casa, cuando vivió con Reggie y Sparkle, ayudó a Reggie los domingos por
la mañana, ya que la mayoría del resto del personal compartió ese día
libre, pero una vez que Jinx se mudó a su propio lugar, Reggie había
insistido en que también tomara ese día para relajarse.
Jinx la observó a través de la larga fila de ventanas que corrían a lo
largo de la perrera. Reggie ofreció saludos suaves para tranquilizar a
cualquier perro nuevo en la experiencia de ser abordado o un buen día
bullicioso para aquellos que eran habituales y estaban familiarizados con
ella y la rutina diaria. Siempre supo exactamente lo que alguien
necesitaba, ya sea canino o humano. Entre saludos, parecía tener una
sonrisa perpetua. La comodidad que le dio a Jinx también la hizo sonreír.
Cuando Jinx entró en las perreras, Reggie levantó la vista y lanzó
una amplia sonrisa, pero rápidamente desapareció.−¿Qué haces
aquí?−Preguntó, pero con la preocupación en sus ojos dijo que ya lo
sabía. Jinx les había dicho a ella y a Sparkle el día anterior que EJ había
regresado a la ciudad y estaba pasando el fin de semana. También había
dicho que estaban en medio de una discusión sobre su pasado.
La garganta de Jinx se cerró ante cualquier respuesta. No podía
decir las palabras, pero no tenía que hacerlo. Se encogió de
hombros.−¿Puedo ayudar?−Hizo un gesto hacia el cubo de comida.
Reggie la observó por un momento, luego cerró la distancia entre
ellas y la abrazó con fuerza.−Lo siento, Jinx.
Jinx envolvió sus brazos alrededor la ancha cintura de Reggie y la
apretó con fuerza.−Gracias,−dijo lo suficientemente fuerte como para ser
escuchada por el ruido de los ladridos de los perros.
−¿Quieres terminar de darles de comer?
Jinx asintió, sabiendo que si intentaba decir algo más, terminaría
siendo una tonta llorona. Había sido bastante tonta en lo que respecta a
EJ. Era hora de subir sus bragas de chica grande y seguir adelante. Tomó
la cuchara de Reggie.

Página 122 de 273


Al−Anka2019
−Está bien,−dijo Reggie, retrocediendo y dándole a Jinx una
cariñosa palmada en el hombro.−Tengo un par de sesiones de
entrenamiento. Cuando termines aquí, dirígete a la casa. Sparkle está
haciendo pastel de durazno para acompañar la cena. Los niños vendrán y
Trisha estará aquí. Pasarás el día con nosotros.−Se dio la vuelta y salió, el
asunto se resolvió.
La gratitud inundó a Jinx. Sabía que allí era donde pasaría el día,
pero la confirmación inmediata y no solicitada de Reggie le recordó que
había un lugar en el mundo en el que siempre era bienvenida, sin
importar qué. No aliviaba el dolor del rechazo de EJ, pero le daba un lugar
donde estar, personas con las que estar, un lugar al que podía sentir que
pertenecía.
Jinx retomó lo que Reggie había dejado y alimentó y regó a los
siguientes tres perros, tomándose el tiempo para amarlos un poco y
asegurarles que pronto estarían libres en el patio. Cuando abrió la
siguiente puerta, un enorme Rottweiler saltó hacia ella. Su estado de
ánimo se levantó instantáneamente.−Hola, Dylan. No sabía que estabas
aquí.−Se dejó caer de rodillas y rodeó su grueso cuello con los brazos.
Su dueña, la Sra. Meyers, una peculiar maestra de inglés y poeta, lo
traía religiosamente una vez al mes, y Jinx siempre esperaba su tiempo
con él. Su nombre completo era Dylan Thomas, por el poeta. Se acurrucó
junto a ella, moviendo el rabo de su cola con entusiasmo, y le bañó la cara
con un beso enorme, descuidado y húmedo como era su saludo
habitual. Él siempre la hacía reír, y afortunadamente, hoy no fue la
excepción.
Frotó sus manos sobre su espalda, haciendo que él moviera
frenéticamente todo su trasero.−No sabía que te ibas a quedar con
nosotros. ¿Dónde está tu mamá?
La lamió de nuevo.
Se rio entre dientes.−Está bien, eso es suficiente.−Se limpió la cara
con la manga de su camiseta.−Veamos qué sabiduría tienes para mí hoy.
Además de su afecto por él, Jinx disfrutaba de las etiquetas
personalizadas que la Sra. Meyers hacía para él,—una nueva cada vez que
Jinx lo veía,—cada una de las cuales contenía la inscripción de una cita
diferente de uno de sus poemas. Bromeó diciendo que era la única forma
de asegurarse de que parte de su trabajo se publicaría. Las citas siempre

Página 123 de 273


Al−Anka2019
parecían encajar de algún modo con lo que Jinx estaba pasando en
cualquier momento dado, lo que la hacía pensar en un amigo que había
hecho en prisión, una gurú meditante practicante de yoga del bloque de
celdas que había sido apodada Namastacey. Su verdadero nombre era
Stacey Evans, y estaba cumpliendo cadena perpetua por tráfico de drogas
y agresión a un agente federal, pero había encontrado un nuevo camino
en la prisión y, por lo tanto, una nueva forma de ser. Namastacey siempre
dijo que ya sabes todo lo que necesitas saber, y como recordatorio, se
mostró a tu alrededor si solo prestabas atención.
Jinx rascó el pecho de Dylan con una mano mientras encontraba las
etiquetas colgando de su cuello con la otra. La cita de hoy decía: Los
amantes se enfrían, la atención se desvanece. Pero el amor sólo duerme,
siempre floreciendo de nuevo.−Huh,−dijo Jinx y frotó la enorme cabeza
del perro.−Una vez más, sabios consejos.−Después de su confrontación
con Andrea en la boda, y tres días de revolcarse en la autocompasión,
Dylan había entrado en la tienda con una etiqueta que decía: "Deprimirse
es para tontos, para tontos que han perdido la esperanza." La cita de hoy
fue una revelación igualmente fuerte.
Jinx sabía que era la verdad. EJ dejar su vida no significaba que no la
amaran, o que nunca tendría un amor romántico. No había estado
buscando eso cuando conoció a EJ. Todavía estaba tratando de arreglar su
vida, aprender a vivir sola y descubrir cómo en la tierra verde de Dios
hacer que su hermana hable con ella. Esas eran sus prioridades. Sin
embargo, si todo eso era cierto, ¿por qué ver a EJ salir esta mañana dolió
tanto? ¿Por qué ahora se sentía tan vacía? ¿Era solo su ego? Nunca habría
creído que alguien tan elegante y exitosa como EJ la encontraría atractiva,
y con su pasado siendo lo que era...EJ podría tener a quien ella
quisiera. ¿Por qué elegiría a una ex convicta cuya propia familia ni
siquiera tenía interés en ella?
Le encantaba mirar a EJ. Le encantaba tocarla. Amaba su suavidad,
su aroma, su sabor. Le encantaba hablar con ella, contarle chistes, su risa;
amaba...¿La amaba? Pensó en la declaración abortada de EJ antes. No
puedo amar... ¿EJ la amaba? Eso era ridículo. Cualquier cosa que sintieran
la una por la otra o fueran la una por la otra, no podía ser amor. Habían
estado juntas sólo tres veces, acababan de conocerse,—¿qué era,—hace
un mes?¿Podría ser eso correcto? Jinx se sintió bien con EJ. Se sintió
especial. Cada vez que EJ aparecía de nuevo, Jinx sentía que un nuevo sol
había salido para brillar solo en ella. Sí, decidió, eso definitivamente tenía

Página 124 de 273


Al−Anka2019
que ser ego. ¿Quién no se sentiría bien con alguien como EJ a su lado?
¿Quién no se sentiría especial?
Sin embargo, había algunas cosas sobre EJ que se volverían
molestas muy rápidamente. Toda esa cosa obsesiva que tenía con su hijo y
su miedo a que él descubriera quién era realmente. ¿Cuánto tiempo
podría continuar sin causar problemas? Al parecer, un mes. Ese era el
tiempo que se conocían, solo un mes. Todo esto era ridículo.
La voz interior de Jinx, o tal vez la de Namastacey, habló. ¿En qué se
diferencia eso de tu miedo a que las personas sepan que eres una ex
convicta o una drogadicta? ¿Cómo es su enfoque irracional en Jacob
diferente de tu insistencia en que Andrea te hable?
Nada de eso importaba de todos modos. EJ se había
ido. Indudablemente no volvería esta vez. Había aclarado sus
sentimientos. Lo que habían compartido hasta esa mañana había sido
increíble, al menos para Jinx, y eso era a lo que se aferraría. Eso era lo que
quería recordar, si podía hacerlo sin que le doliera. Si no podía, bueno,
todo tendría que irse. Ya se había vuelto lo bastante idiota sobre EJ. Era
hora de seguir adelante.
Jinx alimentó a Dylan con su comida especial y le dio uno de los
juguetes nuevos que la Sra. Meyers solía dejar con él, y luego terminó con
el resto de los perros en las perreras. Se deleitó con el calor del sol en su
rostro mientras supervisaba el tiempo de juego de los perros en el patio
de la comunidad, antes de dirigirse a la casa para ver a Sparkle hacer
pastel de durazno casero.
En la cocina, Jinx la encontró poniendo los pasteles en el horno. Se
había perdido la parte que más le gustaba al ver cómo se hacía la masa
para la corteza y se extendía en las latas. Ver a Sparkle hacer pasteles y
hacer ciertas otras tareas en la casa hizo que Jinx se sintiera como en casa,
incluso más de lo que siempre se sintió allí. Nunca supo por qué. Tal vez
porque nunca había estado en lo que realmente consideraría un hogar
con las personas que lo hicieron, al menos, no que ella recordara. O tal vez
era un recuerdo viejo y olvidado de cómo había sido con su madre.
−Hola,−dijo Jinx, deslizándose sobre un taburete en el bar.
Sparkle miró por encima del hombro mientras cerraba la puerta del
horno. Se enderezó y frunció el ceño.−Esa perra. ¿Quién se cree que es
ella, juzgándote?

Página 125 de 273


Al−Anka2019
¿Cómo lo supo Sparkle? Jinx frunció el ceño. Por supuesto, sabía lo
mismo que Reggie. Jinx no estaría aquí si todo hubiera ido bien la noche
anterior.−No me juzgó exactamente. Se trataba más bien de que temor a
que su hijo descubriera que era gay.−Se encogió de hombros.−Y saliendo
conmigo,− admitió.
−¿Qué dijo ella?
−Nada que no fuera cierto. Que soy una criminal y su hijo es un
abogado y soy miembro desterrado de la familia de su nueva esposa. Que
todo era demasiado complicado.
Sparkle se limpió las manos con un paño de cocina y cruzó hacia la
barra.−Eras una criminal. Ya no lo eres. Cumpliste tu condena,—y algo
más; tienes un trabajo. Ayudas a la gente y a los animales. Eres una buena
persona. Y yo, por ejemplo, me alegro de que estuvieras en prisión;
salvaste la vida de Trisha, la ayudaste a pasar su GED, y ahora mi
hermanita está fuera y tiene una nueva vida. Te mereces lo mismo.
Estas fueron palabras que Sparkle había dicho muchas veces antes,
y a veces Jinx podía sentirlas. A veces no. Esta mañana, estaba intentando,
pero la expresión fría y apagada en el rostro de EJ una vez que
obviamente había tomado una decisión se cernía frente a ella como una
barrera. Sabía que había verdad en las palabras de Sparkle, pero ¿sería
capaz de dejar atrás el pasado por completo? Se miró las manos.−Está
bien.
−Ciertamente no está bien.−Sparkle golpeó la toalla contra el
mostrador.−No tiene derecho a juzgarte. Estoy seguro de que ella tiene
algunas cosas en su pasado que le gustaría hacer de nuevo. Todos lo
hacemos.
Jinx pensó en la alusión de EJ de ser descuidada con Jacob, no estar
allí, lo que ella había dicho sobre ser egoísta. Esas debían ser cosas que
deseaba poder hacer. Jinx se preguntó qué había pasado, luego recordó
que nunca lo sabría. Demonios, las únicas cosas que sabía incluso ahora
eran aquellas por las que había preguntado específicamente. EJ nunca
había ofrecido una sola cosa sobre ella.
−Te lo dije,−dijo Sparkle, señalando con el dedo a Jinx.−Si ella te
lastima, la cazaría y patearía su trasero, y lo digo en serio.

Página 126 de 273


Al−Anka2019
Jinx adoraba a Sparkle. Era una gran defensora de las personas que
amaba. Jinx sonrió.−Te lo agradezco, pero tendrás dificultades para
hacerlo. Ni siquiera sé en qué ciudad vive.
Sparkle la consideró por un largo momento, su comportamiento se
suavizó.−Jinxie, ¿cómo te volviste tan tonta con una mujer que ni siquiera
conoces?
Jinx se encogió de hombros.−No sé.−Y ella realmente no lo
sabía. Solo sabía que lo había hecho. La puerta que había comenzado a
cerrar con esos sentimientos comenzó a abrirse nuevamente. Trató de
cerrarla de golpe.−Fui una imbécil, pero estaré bien.
Sparkle continuó observándola.−Nunca te había visto así, toda
blanda con alguien. Incluso cuando te escribía en la cárcel y hablabas de
Val,—y sé que la amabas,—no eras como con esta. ¿Qué pasa, Jinxie?
Jinx sacudió la cabeza.−No lo sé. Es solo que...me siento bien cuando
estoy con ella. Me siento como solía hacerlo hace mucho tiempo. Ya sabes,
antes de todo. Cuando me mira, es como si solo estuviera viendo lo bueno
en mí...hasta esta mañana, claro. Pero incluso anoche, después de que ella
sabía todo lo peor, todavía parecía ver algo más.−Entonces, ¿qué pasó
esta mañana?
Sparkle ladeó la cabeza y levantó una ceja.
−Lo sé. Es una locura. Estoy loca.
−No,−dijo Sparkle en voz baja.−No lo estás. Es lo que siento con
Reggie. Cuando me mira de esa manera, me dan ganas de ser todo lo que
ella cree que soy. Me dan ganas de ser una mejor persona. No tenía idea
de que era eso. Supongo que estaba demasiado empeñada en tratar de
protegerte para verlo. Pero nadie puede protegerte de tu corazón y de esa
persona que te hace sentir como si fueras más.
−¿Qué?−Jinx estaba perdida.
−Sip. Tendrás que ver esto a través.−El tono de Sparkle de repente
era cuestión de hecho.
−¿Ves a través de qué? Se acabó. Se ha ido.
Sparkle se deslizó sobre el taburete junto a Jinx.−Si eso es cierto,
entonces siempre tendrás esa forma especial en que ella te hizo sentir. Si
no es así, si ella vuelve otra vez...

Página 127 de 273


Al−Anka2019
−No lo hará.−Jinx recordó la convicción en la expresión de EJ
cuando le dijo a Jinx que no podía hacer esto, que no podía amar... ¿Qué
demonios casi había dicho? Fuera lo que fuese, había estado segura de
ello. Jinx podía sentir el dolor de la salida de EJ entrando nuevamente en
su corazón, el dolor que había sentido cada vez que EJ se había ido. Ya no
podía hacerlo, especialmente ahora que había revelado tanto. Ella estaba
demasiado vulnerable, demasiado cruda.
−Si lo hace, querrás volver a verla. Para darle otra oportunidad.
Jinx parpadeó con incredulidad.−¿Qué pasó con patearle el trasero?
−Todavía podría hacer eso. Depende. Pero tienes algo con ella.
Jinx suspiró.−No puedo, Sparkle.
−Créeme.
−Ella no va a volver.
−Solo... si ella lo hace...confía en mí.
−Lo pensare.
La tarde fue relajante. Vio una película y preparó la cena con Reggie
y Sparkle, y pasó la noche jugando Liverpool Rummy con todos los niños y
Trisha. Sin embargo, más que nada, Jinx estaba agradecida de estar
distraída de los pensamientos de EJ. Más tarde, cuando giró hacia su calle,
por mucho que peleara, sintió una pequeña punzada de esperanza de que
el auto de EJ estuviera en su camino de entrada, anunciando algunos
cambios milagrosos del corazón de EJ, pero el camino de entrada estaba
vacío.
Jinx sabía lo que la esperaba dentro y se preparó para ello. Entró en
la casa después de dejar el plato que Sparkle le había preparado a Kenny
en el porche delantero,—todavía un poco molesta porque había hablado
tan fácilmente con EJ cuando todavía rara vez hablaba con ella,—y se
congeló al ver los platos, la ropa de cama, el reproductor de
CD. Recordatorios de las últimas dos noches. Todos los sentimientos de
rechazo, pérdida y soledad volvieron a surgir. Tenía que recuperar su
lugar si iba a tener alguna posibilidad de superar esto.
Rápidamente lavó los platos y los guardó, luego quitó la ropa de
cama del colchón. Nunca podría dormir envuelta en el aroma de
EJ. Agarró la toalla de baño que todavía olía a jazmín antes de meter todo

Página 128 de 273


Al−Anka2019
en una funda de almohada. Se vio a sí misma en el espejo del baño y miró
su preciada camiseta de Bad Dog. Tenía que irse también. Con resolución,
se la quitó, se dirigió a la cocina y tomó un par de tijeras de un cajón;
antes de que pudiera cambiar de opinión, cortó la tela en tiras y la tiró a la
basura. Luego, tomó el CD de Debussy del reproductor y lo partió por la
mitad. Después de ponerse otra camisa, con la bolsa de basura en una
mano y la ropa sucia en la otra, se dirigió hacia la puerta. Cuando volviera,
su casa y su vida volverían a ser suyas.
¿Pero qué hay de mi corazón?

Página 129 de 273


Al−Anka2019
CAPÍTULO ONCE

−No puedo cenar. Tengo demasiado trabajo.−EJ indicó los archivos


y papeles que cubrían su escritorio y la pantalla de la computadora se
iluminó con un informe financiero. No era una mentira completa. Tenía
mucho trabajo, pero gran parte era el mismo trabajo que había tenido
desde que había llegado a casa después de su cobarde retiro del fin de
semana con Jinx. Su retirada habitual a las muchas responsabilidades de
supervisar diez tiendas después de cualquier tipo de drama le había
fallado. No pudo concentrarse. Entonces, terminaba por pasar hora tras
hora, día tras día, mirando palabras y números, fingiendo estar
completamente consumida.−Sin embargo, lo haremos pronto. Lo
prometo.
Mandy plantó sus puños en sus caderas.−Vamos, mamá. Siempre
hay trabajo. Todavía estará aquí mañana. No hemos hablado desde la
boda.
Eso no fue un accidente. EJ había estado posponiendo a Mandy
desde que conoció a Jinx y se puso tan loca por ella, porque Mandy podía
leer a EJ demasiado bien. Eran muy parecidas, por lo que tomaría solo
diez minutos cara a cara, y Mandy, incluso si no supiera qué, sabría que
algo andaba mal.−Lo siento, cariño, yo solo... no puedo.
−Me dirijo a casa,−dijo Gwen desde la puerta.
Mandy le lanzó una mirada suplicante.
Gwen vaciló.−EJ, ¿por qué no llevas a tu hija a cenar? Apuesto a que
incluso pagara la cena. Esa es la ventaja de criar niños exitosos.−Miró a
Mandy.−¿Sigues viendo a Russ?−Arqueó una ceja.
Mandy entrecerró los ojos ligeramente y luego dijo:−Oh. Sí.−Se
volvió hacia EJ−Y necesito tu consejo sobre algo.
EJ puso los ojos en blanco.−¿Crees que soy ajeno a tus planes?
Además, eres mucho mejor en las relaciones íntimas que yo. Debería
pedirte consejo.−Espera sonar ligera a pesar de la verdad de la
declaración. Se preguntó brevemente qué sabiduría podría tener Mandy
para ella sobre Jinx, si pudiera hablarle al respecto. Había considerado ir a

Página 130 de 273


Al−Anka2019
Mandy a lo largo de los años. Estaba bastante segura de que Mandy
estaría bien con eso, pero tan unidos como ella y Jacob estaban, no sería
justo pedirle que le ocultara ese secreto.
−También podríamos hacer eso.−Mandy sonrió.−Russ tiene un
tío…
−Oh, Dios, no.−EJ se metió los dedos en los oídos.−Siento haber
dicho algo.
Gwen se rio.−¿Qué tal esto? EJ, aceptas una cena dentro de la
próxima semana y, Mandy, personalmente la agregaré a su agenda y me
aseguraré de que se presente. Ella no sería divertida esta noche de todos
modos. Ha estado de mal humor toda la semana.
Mandy miró a EJ−¿Mamá?
−Sí, eso suena como un buen plan. ¿Qué tal el próximo lunes?
Cuando Mandy se fue, Gwen se demoró en la puerta.
EJ se echó hacia atrás en su silla.−Está bien, vamos a tenerlo. ¿Qué
tienes que decir?
Gwen miró su reloj.− Ya que está fuera de horario y no hay nadie
aquí, voy a ser franca.
−¿Para variar?
−Me pregunto,−dijo Gwen como si EJ no hubiera hablado,−cuando
vas a hablar sobre lo que sucedió la última vez que viste a Jinx, en lugar de
caminar de mal humor, evitando a las personas que se preocupan por ti, y
mordiendo la cabeza de todos.
−No estoy de mal humor.−EJ arrojó un bolígrafo sobre su
escritorio.
−Lo estás.−Gwen enderezó los papeles frente a EJ antes de
apilarlos en algunas carpetas de archivos.
−Hey, estoy trabajando en eso.
−No, no lo estás. Los estás mirando fijamente. No has trabajado
durante semanas.−Gwen apagó la computadora de EJ.−Ven. Nos
vamos. Vámonos a tu casa.

Página 131 de 273


Al−Anka2019
EJ la miró, igualmente molesta y agradecida. Necesitaba hablar y
nunca lo habría iniciado por su cuenta. Estaba demasiado enojada,
demasiado humillada, demasiado conflictiva.−¿Qué haría yo sin ti?
−Me estremezco al pensarlo.

y
EJ se puso ropa de holgazanear, le dio a Gwen sudaderas de
diseñador y se paró en su cocina, mirando el estante del vino. Por mucho
que quisiera algo para reforzar su fuerza para la conversación que seguía,
por mucho que quisiera quedarse dormida, nada se veía bien.
−Taylor está trayendo chino,−dijo Gwen mientras entraba en la
habitación.−Así que elige algo que vaya.
EJ le lanzó una mirada inquisitiva.
−La llamé en el camino. Ella merece escuchar esto también. Le has
gritado tres veces que yo sepa. Además, comprende mejor tu extraño
deseo de mantenerte independiente.
EJ quería estar molesta, pero en cambio, todo lo que dijo fue:−¿La
llamarás y le dirás que recoja un poco de jugo de manzana?−Eso era todo
lo que parecía querer beber en estos días.
Gwen levantó una ceja con evidente sorpresa.−Segura.
EJ lo ignoró.−Tú y Taylor pueden elegir un vino.
Cuando Gwen devolvió su teléfono celular a su bolso, se dejó caer al
lado de EJ en los lujosos cojines de la gran sección. Dejó escapar un largo
suspiro.−Me encanta este sofá.−Se estiró y luego gimió.−Ya que eres
mucho mayor que yo, ¿me lo dejarás en tu testamento?
EJ sonrió levemente e inclinó la cabeza hacia atrás para mirar el
techo alto, una posición en la que había pasado mucho tiempo
últimamente.
−Oh, wow.−La voz de Gwen estaba preocupada.−Esto debe ser
peor de lo que pensaba. Esa línea normalmente habría valido al menos
diez minutos de bromas.
EJ apretó los labios y cerró los ojos. Gwen tenía razón. Era peor de
lo que ella podría saber. Era peor de lo que EJ sospechaba, y ella sabía
toda la historia. Nunca en su vida había pasado por algo que no pudiera
Página 132 de 273
Al−Anka2019
ser bloqueado por inmersión en el trabajo. Incluso inmediatamente
después del descubrimiento del abuso sexual de Jacob y la consejería
posterior, había podido ocultar sus emociones en su trabajo y
compromisos, al menos por períodos cortos. Sin embargo, esta cosa con
Jinx parecía ineludible. Todo fue un recordatorio. Incluso las cosas que no
tenían nada que ver con Jinx de alguna manera le devolvieron a EJ.
Justo esa mañana, había estado sentada en un semáforo y vio a un
hombre que se parecía mucho a un chico que había salido con su
compañera de cuarto de la universidad. Le hizo preguntarse dónde estaba
viviendo su compañera de cuarto ahora y qué estaba haciendo. La última
vez que hablaron, ella estaba trabajando en la administración del hotel y
estaba casada con un corredor de bolsa, pero EJ recordó que había
escuchado de un amigo mutuo que se había divorciado y que ahora estaba
casada con un psiquiatra. Eso le recordó la broma de Jinx acerca de por
qué no puedes escuchar a un psiquiatra usando el baño, y allí estaba,
volviendo a ver esa chispa de risa en los ojos de Jinx.
−¿EJ?−El tono de Gwen era tentativo.−¿Estás bien? Estás
temblando.
EJ se volvió hacia ella.−No lo sé. Hay tanto sobre esto que no
entiendo. Tanto que nunca antes había sentido.−Volvió a mirar hacia el
techo y parpadeó al principio de las lágrimas.−Odio sentirme tan fuera de
control. Me temo que me estoy volviendo loca.
Gwen la tomó en un fuerte abrazo.−No lo estás. Lo prometo. Lo
resolveremos todo.−Se echó hacia atrás y miró a EJ con los ojos
cerrados.−Nunca ha habido nada que las tres no podamos manejar en
ninguna de nuestras vidas. ¿Lo ha hecho? Incluso cuando mi madre se
mudó conmigo durante seis meses. ¿Recuerdas esa?
EJ logró reír suavemente. Asintió.
−Bien entonces. Taylor y la comida estarán aquí en breve, y
desarmaremos esto.
−Entrega china.−La voz de Taylor sonó a través del condominio,
seguida del golpe de la puerta principal.
−Habla del diablo,−dijo Gwen lo suficientemente fuerte como para
que Taylor lo oyera.

Página 133 de 273


Al−Anka2019
−¿Diablo, dices?−Taylor se dirigió a la sala de estar, vistiendo jeans
de diseñador y una blusa granate. Besó la parte superior de la cabeza de
EJ a modo de saludo.−Todavía no has visto nada, cariño.
EJ hizo una mueca ante el término cariñoso. De ahora en adelante,
siempre le haría pensar en Jinx y la forma suave en que lo dijo, sin
importar la reacción de EJ al respecto. Siempre había odiado cuando
alguien más llamaba a su cariño, pero cada vez que Jinx lo hacía, la
derretía.
Taylor se inclinó hacia Gwen.−Dame una oportunidad y te mostraré
el diablo,—en el buen sentido.−Se inclinó y pasó los labios por la mejilla
de Gwen.
−Comida,−dijo Gwen.−Estoy hambrienta.
EJ consiguió platos y vasos, mientras Taylor y Gwen extendieron los
recipientes para llevar en la mesa de café y se pelearon sobre qué vino
sería mejor. Su jugo de manzana sabía delicioso y, por supuesto, le
recordó a Jinx,—como si Jinx ya no estuviera consumiendo todos sus
pensamientos. En cuestión de minutos, estaban preparando sus comidas.
−Está bien,−dijo Taylor.−¿Por qué estamos aquí? Espero que
descubramos por qué has sido Reina Perra desde tu última pequeña cita
con tu misteriosa desconocida.−Miró a EJ−De lo contrario, tendremos
que matarte.
−Lo sé.−EJ suspiró.−Lo siento. Permítanme comenzar con eso.
−Sí, sí,−dijo Taylor, sosteniendo un pedazo de camarones de nuez
en los labios de Gwen con un par de palillos.
EJ miró hacia otro lado, dejando a un lado el recuerdo no deseado
de Jinx haciendo lo mismo por ella.
−Todos hemos pasado lo suficiente juntas como para no tener que
comenzar a pedir disculpas.−Taylor tomó una porción del plato de
mariscos en su plato, luego tomó las empanadas chinas.−Solo ve a las
cosas jugosas. ¿Qué demonios pasó?
¿Dónde empezar? EJ comprendió de repente el dilema de Jinx la
noche en que había comenzado a contar su historia. No podía pensar en
una oración inicial que no lanzara inmediatamente un aluvión de
preguntas, muchas de las cuales podría no ser capaz de responder,
necesitaba controlar esto.−Está bien, voy a contarte todo, pero es una
Página 134 de 273
Al−Anka2019
larga historia. Así que tienen que prometer que no dirán una palabra
hasta que termine.
−Podemos hacer eso,−dijo Gwen, sonando confiada.
EJ no estaba tan segura. Miró a Taylor.−Lo digo en serio. Sin
preguntas, ninguno de sus comentarios sarcásticos, hasta que haya dicho
todo. E incluso entonces, podría prescindir de los comentarios sarcásticos.
Los ojos de Taylor se abrieron, y ella parecía ligeramente ofendida.
Gwen le dio una palmada en el muslo.
−Está bien, lo prometo,−dijo Taylor. Miró a Gwen.−Esto va a estar
bueno. Puedo decirlo.
−Está bien.− EJ pensó por un minuto.−¿Recuerdan que les dije que
algo había sucedido entre Jinx y la madre de Tiffany, y que Jinx ya no era
bienvenida en la familia? Bueno, se remonta más allá de Andrea.−EJ
continuó con la historia de la infancia de Jinx, hasta la muerte de su padre,
y hasta el punto de que ella huyó. Se sentía más natural que solo
desdibujar la peor Jinx como lo habían hecho, y EJ encontró deseando que
ella lo hubiera oído todo de esta manera. Sin embargo, el momento de la
verdad era inevitable, y pronto, se escuchó a sí misma decir:−Ella robó un
banco y estuvo en prisión la mayor parte de su vida adulta. Acababa de
salir hace tres años.
Gwen dejó caer una gota de arroz por la parte delantera de su
camisa.
Taylor, que había dejado de comer en la adicción a las drogas, miró
a EJ con la boca abierta.−¡Mierda! Tu estas…
EJ levantó una mano. −Ni una palabra. Prometiste.
Taylor dejó escapar un frustrado disgusto, luego se volvió hacia
Gwen en una evidente petición de apoyo.
Gwen sacudió la cabeza de advertencia mientras limpiaba su
desorden.
La parte más difícil terminó, EJ terminó con el resto, incluido su
intento fallido de una escapada sin espinas. Cuando terminó, miró a sus
amigas, esperando.

Página 135 de 273


Al−Anka2019
Ambas habían dejado de comer, y EJ se dio cuenta de que ella
misma no había tomado más de un bocado o dos. Levantó su plato y
comió unos camarones fríos. Se sentía extrañamente tranquila, más
tranquila de lo que se había sentido en semanas, pero todavía no había
abordado lo que realmente la había hecho huir de Jinx.−Ahora, puedes
decir algo,− dijo finalmente.
Gwen y Taylor se miraron.
−Hombre, pensé que nuestra última conversación sobre esta chica
Jinx fue sorprendente,−dijo Taylor, hundiéndose en los cojines del
sofá.−¿Qué le pasa? Odias el drama. Nunca te ocupas de la familia. Y casi
nunca te acuestas con nadie más de una vez. Todo sobre esta mujer está
en la cima, y sin embargo, todavía estás loca por ella.
−No estoy loca,−dijo EJ, tratando de no sonar a la defensiva.
−EJ,−dijo Gwen suavemente.−No has sido tú misma desde el día en
que la conociste. Has roto todas tus propias reglas de citas, lo que no digo
que sea algo malo, pero aun así... Apenas estás presente en el trabajo, que
es muy diferente a ti. Has evitado a Mandy desde la boda, y apuesto a que
ni siquiera has hablado con Jacob, ya que Jinx está relacionado con Tiffany
y todo. E incluso con nosotras, has sido distante.
EJ se encontró con la gentil mirada de Gwen. No podía negar nada
de eso.−Lo sé. Lo siento. Yo solo...−Se dirigió a la larga ventana del panel
junto a su chimenea y miró la puesta de sol. Cruzó los brazos sobre su
cintura en un intento de sofocar el aleteo del deseo agitado por los
remolinos de rosas, púrpuras y naranjas. Nunca podría volver a ver un
atardecer o un amanecer sin querer revivir esa mañana con Jinx. Le dio la
espalda a la vista.−Nunca me había sentido así antes. No sé qué hacer con
eso.
−¿Cómo te sientes, exactamente?−Preguntó Gwen.
EJ sacudió la cabeza.−Estoy confundida. Me siento demasiado. Es
demasiado.−Apretó los brazos y levantó los hombros con la esperanza de
evitar su creciente ansiedad.
Gwen levantó la mano.−Toma una cosa a la vez. ¿Cómo te sientes al
estar involucrada con alguien con ese tipo de pasado?
EJ pensó en la historia de Jinx, en su reacción. Sí, se había
sorprendido. No, no sabía qué decir, pero se había quedado. Había

Página 136 de 273


Al−Anka2019
escuchado. Una parte de ella había querido correr de inmediato, pero no
lo había hecho. ¿Por qué no? Porque había querido conocer a Jinx. Pero lo
que ella quería saber era sobre Jinx cuando era niña, no Jinx como
drogadicta, ladrona, ladrona de bancos o una,—apenas podía formar la
palabra en su mente—una convicta. No podía decir que hubiera querido
saber eso. De hecho, una parte de ella deseaba que aún no lo hiciera.−No
sé si puedo estar bien con eso. No importa cuáles sean mis sentimientos
por ella. Creo que es mejor si lo dejo en paz y la olvido.
−Eso realmente no ha funcionado hasta ahora,−dijo Gwen sin
rastro de sarcasmo.
EJ no dijo nada.
−EJ,−dijo Taylor, todavía mirándola desde el sofá.−Te conozco
desde hace mucho tiempo. Te conocí cuando te casaste con
Marcus. Estaba allí cuando pasaste por el divorcio. Estaba a tu lado la
primera vez que recogiste a una mujer, y lo escuché todo al día siguiente y
estuve allí para escuchar muchas más. Incluso estuve allí cuando
realmente consideraste algo más serio con Rhonda, hasta que la dejaste
sola y, a pesar de todo, nunca te había visto así.
EJ se mordió el labio y volvió a cerrar los ojos. Sus amigas tenían
razón. Tenía sentimientos por Jinx. Ella ya estaba involucrada. Y no sólo
un poco. Ya estaba profundamente, emocionalmente involucrada.
−¿Estás enamorada de ella, EJ?
La voz de Gwen tocó la conciencia de EJ con la ligereza de una
pluma. EJ abrió los ojos y su sala de estar exquisitamente decorada y
costosamente amueblada la devolvió a la realidad.−No puedo estar,−dijo,
apretando su agarre alrededor de su torso.−¿Cómo puedo estar
enamorada de una convicta... una delincuente? ¿Cómo sé que aún no es
una criminal? No tengo ningún marco de referencia para algo como esto;
ni siquiera he conocido a uno.
Gwen miró a Taylor y luego a la mesa.
Taylor guardó silencio por un largo momento.−Sí, lo has
hecho,−dijo finalmente.
−¿De qué estás hablando?−Preguntó EJ.
Taylor dudó.−Tengo un delito grave en mi registro.

Página 137 de 273


Al−Anka2019
EJ parpadeó con asombro y luego comenzó a reír.−Tu no.
−Sí. Lo hago.
Gwen pasó una mano por el brazo de Taylor.
−Fue hace mucho tiempo, al igual que Jinx. Me involucré con las
drogas e hice muchas cosas estúpidas. Cuando tenía veintiún años, hice la
última estupidez. Traté de contrabandear drogas a través de la frontera
mexicana para mi novia. Afortunadamente, me arrestaron en el lado
estadounidense. De lo contrario, habría tenido la experiencia del Palacio
Brokedown en una prisión extranjera y aún podría estar allí. Como estaba,
cumplí cuatro años. Para cuando salí, había aprendido mucho sobre lo
que no quería que fuera mi vida y enderezarla.
EJ no pudo hablar. No podía moverse.−Cómo...qué... ¿Por qué nunca
me lo dijiste?
Taylor se encogió de hombros.−Cuando nos conocimos en el
entrenamiento, ese dulce y viejo Sr. Harvey nos acababa de contratar, e
incluso conociendo mi pasado, me había dado una segunda
oportunidad. Antes de conseguir ese trabajo de nivel básico en Bad Dog,
lo mejor que fui capaz de hacer desde salir había sido para servir
mesas. No quería traer mala suerte,—sin juego de palabras. Taylor se
echó a reír.−Más tarde, cuando nos hicimos buenas amigas, parecía que
hacía mucho tiempo, parecía que esa época de mi vida pertenecía a otra
persona.
EJ no sabía qué decir.
−Supongo que ese es mi punto. La gente puede cambiar, EJ Y todos
podemos hacer locuras. Todos pueden tomar malas decisiones. Todos
solo hacemos lo que hacemos, o lo que creemos que debemos hacer. No
nos hace malas personas.
−¿Cómo lo sé?−Preguntó EJ.−Es decir, que cambió, pero
sabes. ¿Cómo sé si Jinx realmente cambió?
−Eres inteligente, EJ. Eres excelente en tu trabajo porque eres
buena con la gente, una buena juez de carácter. Ve con eso. Además, ella
todavía no puede estar robando bancos o viviría en un vecindario
mejor.−Taylor le dio una pequeña sonrisa.−Mejor aún, confía en tu
corazón.
EJ sintió que sus cejas se alzaban sobre su cabello.
Página 138 de 273
Al−Anka2019
Gwen se rio entre dientes.
−Lo sé, Taylor Matthews, mujeriega, terminalmente soltero,
hablando del corazón. Ja, ja, ja. Pero realmente, nunca te había visto tan
afectada por nadie, ni siquiera por tu esposo de tantos años. Dale una
oportunidad.
EJ consideró el consejo de Taylor, tan impactante como era. ¿Podría
hacerlo? ¿Podría dejar todo a un lado y darle la oportunidad Jinx? ¿Dales
una oportunidad? Sentía que conocía a Jinx, a pesar de haberla conocido
hace tan poco tiempo, a pesar de haber conocido cosas sobre ella con las
que EJ no tenía experiencia. Sabía que Jinx ya no era la persona que había
entrado en ese banco.
−Tienes razón. No es quién es ella hoy. Al menos, no parece
serlo,−dijo EJ, relajándose un poco.−De hecho, me sorprendió quién es
antes de saber siquiera sobre su pasado, pero ahora, no puedo creer lo
amable, gentil y dulce que es con todo lo que ha pasado. Quiero decir, ella
alimenta a este chico sin hogar llamado Kenny todas las noches, a pesar
de que no tiene mucho. Ayuda a la familia de un chico de la banda de al
lado sin otra razón que solo es quién es ella. Acogió a un perro viejo y
abandonado y lo amó hasta que murió.
−Está bien, está bien,−dijo Taylor, levantando las manos.−Pero
antes de canonizarla, ¿qué te hizo correr? ¿Fue solo su pasado?
Lo era, pero no lo era. En su corazón, EJ lo sabía, pero en realidad no
quería admitir el resto. De mala gana, negó con la cabeza.
−¿Entonces qué?−Preguntó Taylor.
EJ desvió la mirada.−Jacob.
Taylor suspiró.−Oh, EJ, ¿cuándo vas a dejar de vivir tu vida basado
en la culpa y el miedo por Jacob? Él es un hombre adulto. Está casado. Él
está feliz. Es exitoso. Él es…
La ira se encendió en EJ−Mis hijos son mi familia.
−Lo sé, y quieres que sean felices,−dijo Taylor, desafiando a EJ−Y
tú eres su familia. ¿No crees que ellos también quieran que seas feliz?
−¿Qué sabes sobre la familia? Ni siquiera tienes una.
Taylor arqueó una ceja.−Eso fue malo. Si yo fuera el tipo de ser
herida, eso habría dolido mucho. Pero no lo soy. Y no vas a
Página 139 de 273
Al−Anka2019
distraerme.−Enroscó un brazo alrededor de EJ−Vamos a hablar de Jacob
...finalmente.
EJ trató de alejarse, pero Taylor la abrazó con firmeza pero
gentilmente.
−Nunca he dicho esto antes porque no estabas lista, pero es hora de
decirlo. Has inventado toda esta gran cosa alrededor de Jacob y lo que le
pasó y cómo nunca puedes llegar a él, incluso si eso significa que podrías
ser feliz, para tener lo que crees que es una excusa legítima y noble para
nunca dejar entrar a una mujer.
−No lo he hecho.−EJ empujó más fuerte contra ella.
−Sí, lo has hecho, y en algún lugar, en el fondo, lo sabes. Tú lo sabes;
lo sé. Gwen lo sabe. Y probablemente todas las mujeres con las que lo has
usado como una razón para romper lo saben. Y nunca he dicho nada
antes,—nunca hemos dicho nada...−Taylor miró por encima del hombro a
Gwen.−Porque, hasta ahora, nunca ha habido nadie con quien hayas
mostrado el más mínimo interés en tener intimidad. Además, eras mi
amiga que siempre quiso hablar sobre sexo. Lo echaré de menos.−Ella
apretó los hombros de EJ.
Gwen se aclaró la garganta.
−Correcto,−dijo Taylor, obviamente recuperando el
enfoque.−¿Pero esta mujer? Tiene tu atención. De alguna manera te ha
abierto y ha entrado.
Si Taylor supiera el alcance de la verdad de esa declaración. EJ
apoyó la cabeza sobre el hombro de Taylor.−¿Cómo sabes acerca de todo
este corazón y abrirse? Siempre estás en esto por el sexo.
−Mi corazón ha tenido sus aberturas.−Taylor se rió suavemente
contra el cabello de EJ.−Tómalo de mí. Quieres ser un participante
dispuesto, de lo contrario se siente como si alguien hubiera tomado un
abrelatas.
Así era exactamente como se había sentido durante el último mes y
medio. EJ levantó la cabeza y la miró.−¿De verdad? ¿Y por qué no sé sobre
eso tampoco?
Taylor levantó un hombro.−Tal vez es hora de que nos dejemos
entrar un poco más también.

Página 140 de 273


Al−Anka2019
−Oh mi Dios. Estoy muy orgullosa,−dijo Gwen, acercándose a
EJ−Creo que mis cariños están creciendo.−Deslizó su brazo alrededor de
EJ, debajo de Taylor.−Siento un aleteo de esperanza.−Se palmeó el pecho.
−Odio cuando ella se pone alta y poderosa,−susurró Taylor.
−Mm,−EJ murmuró su acuerdo y apoyó la cabeza en el hombro de
Taylor. Sus pensamientos volvieron a derivarse hacia Jinx.−Sin embargo,
¿por qué esto tiene que estar tan cerca de Jacob y Tiffany?−EJ no
preguntó a nadie en particular.
Gwen la empujó.−Has tenido otras oportunidades, sabes; solo no
las tomaste. Así es como funciona el Universo. Creamos oportunidades
más fáciles para hacer algo, y si no lo hacemos, seguimos creando más
complejas que tocan nuestras vidas de maneras cada vez más importantes
para nosotros, hasta que finalmente, ya no podemos ignorarlas. Tenemos
que hacer algo diferente.
−Odio cuando ella habla sobre el Universo, también,−Taylor
susurró de nuevo.−Me hace sentir que me están observando. Es
espeluznante.
EJ sonrió, pero no podía dejar de preocuparse por Jacob.−¿Qué pasa
si pierdo a mi hijo?
−No lo harás,−dijo Gwen.−Lo criaste mejor que eso. Incluso si le
cuesta un poco, podrá resolver esto. Nunca has estado dispuesta a
intentarlo antes.
−Bueno, tal vez solo estaba esperando a Jinx,−dijo Taylor con una
nota de desafío.−Tal vez todas estamos esperando a la persona adecuada
para enfrentar las cosas difíciles.
Gwen le sonrió a Taylor e inclinó la cabeza, con una chispa de afecto
en sus ojos.−Tal vez,−dijo en voz baja.−Y,−le dijo a EJ,−sabrás si Jinx es
esa persona, pero solo si vuelves a verla.
La idea de enfrentarse a Jinx después de las cosas que había dicho y
la forma en que se había ido puso un rubor en las mejillas de EJ. ¿Cómo
podría ella volver alguna vez? Sin embargo, sabía que Gwen tenía
razón. Gwen siempre tenía razón. ¡Maldición!

Página 141 de 273


Al−Anka2019
CAPÍTULO DOCE

Jinx se sentó en su mesa de comedor, revisando una hoja de


problemas matemáticos para su joven vecina. Había agradecido que la
clase de matemáticas aceleradas de séptimo grado de Angelita hubiera
comenzado una unidad de geometría. Le dio algo para distraerse de EJ
Un rápido golpe sonó en la puerta principal, seguido de Pablo
metiendo la cabeza en la habitación. Como de costumbre, llevaba su
preciado sombrero.−Hola, mija. Mamá dice que la cena está lista;
¿ustedes ya terminaron?
−Acabo de terminar,−dijo Jinx mientras le devolvía la hija a
Angelita.−Querrás mirar el número doce de nuevo. Aparte de eso, creo
que lo tienes.
−Gracias, Jinx.−Angelita sonrió y cerró su carpeta.
−¡Lindo!−Pablo silbó.
Jinx levantó la vista para encontrarlo mirando por encima del
hombro hacia la calle.
−¿Tu chica tiene un auto nuevo?
El estómago de Jinx se apretó. ¿EJ? No quería verla. ¿A quién estaba
engañando? Por supuesto, que quería verla, pero no quería verla.−¿De
qué estás hablando?
−Oh no. Esta es una nueva chica. Pero se ve demasiado joven para
ti. Podría quitártela de las manos.
Jinx se levantó, golpeando su silla.−¿De qué estás hablando?
Pablo rio.−Relajarse. No la robaré.
−¿Disculpe?−La voz femenina era clara y un poco
familiar.−¿Michelle Tanner vive aquí?
Pablo le lanzó a Jinx una amplia sonrisa.−¿Michelle?
Jinx enderezó la silla y cruzó hacia la puerta.

Página 142 de 273


Al−Anka2019
−No seas idiota, Pablo,−dijo Angelita mientras se agarraba los
libros al pecho y lo seguía.
Jinx se detuvo.−¿Tiffany?
Tiffany sonrió.−Hola.
Pablo se inclinó cerca.−Ella está buena, pero me gusta más EJ,−dijo
en voz baja.−EJ tiene a esa cosa de mujer mayor, con clase.
Jinx le lanzó una mirada fulminante.−Esta es mi sobrina, Tiffany;
Tiffany, estos son Angelita y Pablo, mis vecinos,−dijo con más
amabilidad.−Se estaban yendo.−Le dio a Pablo un suave empujón.
Él sonrió e inclinó su sombrero.−Encantado de conocerte.−Colocó
el sombrero sobre la cabeza de Angelita, luego envolvió un brazo
alrededor de sus hombros y la guió fuera del porche.
−Es un placer conocerte,−repitió Tiffany mientras cruzaban el
césped y el camino de entrada.
Jinx la miró fijamente.−¿Qué estás haciendo aquí?
− Lo siento. No quise espantar tu compañía.
−No lo hiciste. Está bien. Tenían que ir a casa a cenar.−Jinx
vaciló.−¿Qué haces aquí?−Preguntó de nuevo.
−Probablemente debería haber llamado primero, pero no tengo tu
número.
Jinx no podía quitarle los ojos de encima. Estaba segura de que
había algo que debería decir, pero solo una pregunta llenó su
mente.−¿Qué estás haciendo aquí?−Preguntó una vez más. Entonces
Andrea brilló en su mente. Se tensó. Los latidos de su corazón se
aceleraron.−¿Le ha pasado algo a Andrea?
Tiffany jadeó.−¡Oh! No, no. Mamá está bien.−Cambió su peso.−Lo
siento. No quise asustarte. Solo quería verte.
Jinx parpadeó asombrada.−¿Verme?−Estaba arruinando esto. Un
miembro de su familia quería verla,—en realidad había hecho todo lo
posible para verla. No era Andrea, la que siempre esperaba que fuera,
pero Tiffany era familia. Y Jinx estaba ahí parada como una
idiota−Uh...¿quieres entrar?−Hizo un gesto hacia la puerta abierta detrás
de ella.

Página 143 de 273


Al−Anka2019
Tiffany sonrió.−Sí, gracias.−Dentro, miró a su alrededor, su mirada
aterrizó primero en el área de la cocina, luego en el comedor y luego en la
cama.
Por primera vez, Jinx se arrepintió de no tener un sofá, ningún lugar
para sentarse y estar cómodo. Hasta ahora, sus únicas visitas habían
estado bien simplemente dejándose caer en la cama o siendo invitadas a
ella. −Yo...lo siento, no hay lugar... Podemos sentarnos aquí.−Jinx hizo un
gesto a Tiffany hacia el comedor.−No es…
−Está bien,−dijo Tiffany mientras cruzaba la habitación y se
sentaba.
−¿Quieres algo para... Jinx vaciló.−¿Quieres un poco de
agua?−Maldita sea todo este asunto de la compañía. ¿Cómo se preparó
alguien para ello? Como se estaba volviendo más común, debería
preguntarle a Sparkle.
Tiffany sonrió de nuevo.−No gracias. Estoy bien.
Se miraron una a la otra.
Jinx estaba asombrada de lo mucho que Tiffany se parecía a
Andrea. Lo había notado en la boda—el mismo cabello y ojos marrones
oscuros, la misma nariz ligeramente torcida,—pero aquí, ahora, con
Tiffany en pantalones azul marino, una blusa color crema y tacones bajos
en lugar de un vestido de novia de diseñador, la semejanza era
extraña. Aunque mayor que Andrea había sido cuando Jinx se fue de casa,
Tiffany podría haber sido su gemela.
−Todavía te pareces mucho a tus fotos,−dijo Tiffany,
evidentemente conduciendo su propia lectura.
−¿Fotos?−Jinx se sentó frente a ella.
−Luke tiene un poco. Me dio algunas.−Tiffany sacó un sobre de su
bolso y se lo entregó a Jinx.−Hice copias para ti. Pensé que te gustaría
tenerlas, si aún no las tienes.−Sus mejillas se pusieron rosadas.
Jinx examinó las fotos. Disminuyó la velocidad ante varias fotos de
ella y de Andrea que realmente recordó Luke había tomado—él siempre
había hecho un punto de tomar una foto de las dos en cada uno de sus
cumpleaños cada año—luego se detuvo en un pequeño retrato formal de
su último año en la escuela secundaria privada a la que habían asistido;
fue tomada poco antes de que su padre muriera.
Página 144 de 273
Al−Anka2019
−Creo que todavía te pareces más en esa,−dijo Tiffany, sus palabras
sonando un poco apresuradas.−Pero esta es mi favorita.−Sacó una foto
de Jinx, a los diez, a medio camino de la escalera hacia la casa del árbol,
mirando por encima del hombro a la cámara.−Me gusta porque tu sonrisa
es muy grande y te ves feliz, pero también hay lucha en tus ojos. Siempre
me he preguntado qué dijo Luke justo antes de tomarla.
Jinx lo recordaba, pero no había sido Luke. Desvió su mirada hacia
Tiffany. ¿Cuánto debería decirle sin saber por qué estaba
aquí? Estaba aquí, sin embargo. ¿No era eso más importante que por
qué?−No fue Luke,−dijo Jinx, su tono bajo.−Fue tu madre. Y me acababa
de decir que algo que tu abuela me había dicho esa mañana no era cierto y
cuando nos hiciéramos mayores... nos vengaríamos de ella.− La redacción
de Andrea había sido mucho más colorida, pero Jinx no creía que tuviera
que compartir los detalles con Tiffany. Sonrió a la memoria ante la
caballerosidad de Andrea en su nombre.
La expresión de Tiffany se suavizó.−Mi abuela fue horrible
contigo,−dijo rotundamente.
Jinx quería estar de acuerdo. Jinx quería estar de acuerdo. Esa parte
de ella que todavía podía sentir el dolor de todas las palabras cortantes y
el rechazo, la parte que había querido vengarse algún día, esa niña que se
sentía despojada de algo tan básico como una familia, quería decir, sí, ella
era horrible. Sin embargo, Nora era la abuela de Tiffany, y aunque Tiffany
claramente sabía algunas cosas,—¿se lo había dicho Luke? Seguramente
no había sido Andrea,—Jinx no lo agregaría desde su propio
equipaje.−Fue una situación difícil para todos,−dijo finalmente.
Los labios de Tiffany se curvaron en una sonrisa amable, pero sus
ojos tenían tristeza.−Eres muy generosa.
Jinx no quería seguir este camino con Tiffany. No quería desenterrar
viejos dolores y resentimientos. Quería aprovechar el momento y estar
completamente presente en él, tal vez aprender algunas cosas sobre su
sobrina.−¿Qué haces aquí, Tiffany?−Enderezó las fotos en sus
manos.−No me malinterpretes. Me alegro de que estés aquí. De hecho, no
puedo creerlo, pero me pregunto por qué. Tu madre fue muy clara en la
boda que no quería que tuvieras nada que ver conmigo.
Tiffany se inclinó hacia delante en su silla.−Quiero llegar a
conocerte. Siempre lo he hecho, desde que escuché por primera vez sobre
ti.
Página 145 de 273
Al−Anka2019
−¿Cuándo fue eso?−Jinx no podía imaginar que Andrea le hubiera
dicho voluntariamente a su hija algo sobre su tía convicta.
−Cuando tenía nueve años, estaba jugando en el joyero de mi
madre, y encontré una foto tuya.
−¿Tu mamá tenía una foto mía ?−Jinx necesitaba una verificación
que había escuchado correctamente.
Tiffany asintió con la cabeza.−Y estaba realmente molesta porque la
tomé y me hizo devolverla, a pesar de que dijo que no era nada
importante. ¿Alguna vez has visto o conocido a alguien que quieres
conocer y no puedes dejarlo pasar?
La imagen de EJ llenó la mente de Jinx. La hizo a un lado. No puede
estar aquí. No quería estar.−Sí,− dijo ella. Al menos, no podía negar la
verdad de eso.
−Así me sentí cuando vi tu foto. Solía entrar a escondidas en la
habitación de mis padres y mirarla, inventando historias sobre quién
podría ser. Entonces, un día, Luke mencionó a un Chelle cuando hablaba
de mi madre cuando era niña, y le pregunté quién era. No quería decirme
al principio. Dijo que molestaría a mi madre, pero cuando le mostré la
foto, lo hizo. Cuando le pregunté por qué nunca te había conocido, dijo
que te fuiste de casa antes de que yo naciera. Me contó muchas historias
sobre ti y mamá después de eso.−Tiffany sonrió.−Las ama mucho a las
dos.
Jinx se calentó al recordar la sonrisa de bienvenida de Luke y la
sensación de sus brazos alrededor de ella en los jardines la noche de la
boda.−Es un gran tipo,−dijo en torno a una oleada de emoción.−Lo vi la
noche que te casaste. Él también se lleva muy bien contigo.
Tiffany se sonrojó.−Siempre ha sido mi confidente.
Jinx se rió entre dientes, recordando todos los secretos de los que
Luke había estado al tanto, desde los nombres de unicornios imaginarios
hasta la ubicación oculta del tesoro enterrado, desde los temores de Andi
de siempre quedar corta ante los ojos de su madre hasta la lucha interna
de Jinx por aferrarse al conocimiento de que no era lo que Nora Tanner
dijo que era.−Siempre fue así para tu madre y para mí también.
−Creo que todavía lo es, para mamá, quiero decir. Solía verlos
hablando de vez en cuando. Y una vez, después de que la abuela murió y

Página 146 de 273


Al−Anka2019
nos mudamos a la finca, salí a la casa del árbol y escuché a mi madre
llorar y a Luke hablar con ella.
¿Andrea llorando en la casa del árbol? ¿Manteniendo una foto de
Jinx en su joyero? Jinx nunca hubiera imaginado ninguno de esos sucesos,
basándose en la reacción de Andrea a ella las dos veces que la había visto;
pero no tenía razón para dudar de Tiffany. Se sintió aliviada al descubrir
que Andrea no estaba tan endurecida e insensible hacia ella y su infancia
como parecía. Tal vez Andrea estaba enojada, y la enojada era mucho más
manejable.
−Lo siento. Tal vez no debería contarte todo esto,−dijo Tiffany a
toda prisa.−Tengo tendencia a hablar cuando estoy nerviosa.
−¿Por qué estás nerviosa?
−Temía que no quisieras verme, no quisieras hablar. Me tomó
mucho tiempo reunir el valor para tratar de ponerme en contacto contigo;
por eso te invité a la boda. Pensé que si no te interesaba ningún contacto,
como dijo mamá, no vendrías, y si vinieras, significaría que estarías
abierta a más. Sin embargo, lamento mucho lo que te dijo. Nunca quise
que sucediera algo así.
Jinx sacudió la cabeza.−Nada de esto es tu culpa. Lo que hay entre
tu madre y yo son nuestras cosas, no las tuyas. Se remonta mucho tiempo
atrás. Me alegra que me hayas invitado.
−¿Lo estás?−Tiffany parecía aliviada.
−Lo estoy.−Lo último que Jinx quería era que Tiffany se sintiera
mal por algo.−Llegué a ver Lucas. Llegué a subir a la casa del árbol otra
vez. Y llegué a conocerte, todas las cosas que nunca pensé que
pasarían. Admito que mi reunión con mi hermana no fue todo lo que soñé
que sería,−dijo con una sonrisa, con la esperanza de aligerar el estado de
ánimo.
Tiffany se echó a reír.−Las cosas con mamá rara vez lo son. Pero
ella no es una mala persona, tía Michelle. Ella solo...No lo sé. Siempre
parecía muy triste, pero no lo admitirá.
Triste. Jinx supuso que eso podría ser lo que había debajo del
exterior duro y enojado de Andrea. Nunca lo había pensado de esa
manera.−¿Triste por qué?

Página 147 de 273


Al−Anka2019
Tiffany guardó silencio por un momento.−No estoy segura. Por ti
puede ser.
Jinx parpadeó.−¿Por mí?
Tiffany asintió con la cabeza. Su expresión se volvió seria.−A veces,
cuando hablamos de ti...Bueno, para ser honesta, la mayoría de las veces
hemos peleado por ti, pero de vez en cuando, ella tiene esta mirada en sus
ojos. Creo que te echa de menos.
Una breve risa escapó antes de que Jinx pudiera atraparlo.−Tiffany,
no creo que eso sea lo que tu madre siente por mí. He intentado verla,
hablar con ella, dos veces desde que he estado en casa. La primera vez ni
siquiera me dejó entrar en la casa, y viste lo que sucedió la segunda.
−¿Lo intentaste una vez?
−Cuando llegué a casa.
Tiffany vaciló.−Ella dijo que no querías vernos. Que hiciste tus
elecciones y no quisiste tener nada que ver con nosotras.
La garganta de Jinx se apretó.−No, eso no es...−No quería llamar a
Andrea mentirosa, pero no podía dejar que Tiffany pensara eso.−Ese no
es el caso. Quería verla y conocerte mucho. Incluso le escribí varias veces
a lo largo de los años, pero ella nunca respondió.−De repente, Jinx se
preguntó cuánto sabía realmente Tiffany.−¿Sabes dónde estuve todos
esos años?−Aquí era, este momento en que todo podía cambiar en un
instante, cuando alguien interesado en ella podía transformarse
instantáneamente en una persona que nunca quería volver a ver. Se
preparó.
−Estabas en prisión,−dijo Tiffany con naturalidad.−Robaste un
banco y fuiste enviada a prisión.
Jinx se relajó un poco, agradecida de que no tuviera que contar la
historia tan pronto después de hacerlo con EJ−Y antes de eso, era una
drogadicta y robé y mentí. Creo que esas son las razones por las que tu
madre está enojada conmigo y no quiere que tengas nada que ver
conmigo.
−¿Todavía lo eres?−Preguntó Tiffany.
−¿Qué?

Página 148 de 273


Al−Anka2019
−¿Todavía tomas drogas? ¿Eres ladrona y mentirosa? ¿Todavía
robas bancos o algo así?
−No,−dijo Jinx, confiado en la verdad.
−Está bien,−dijo Tiffany.
Jinx no pudo evitar reírse. Encontró a Tiffany refrescantemente
directa.−¿Bien entonces?
−Está bien, entonces me gustaría conocerte.−Las facciones de
Tiffany se establecieron en una expresión determinada.−Tía Michelle, soy
hija única. No tengo otras tías o tíos ni primos por parte de mamá, y por
parte de mi padre, solo está mi primo Harold. La última vez que lo vi,
teníamos ocho años y estaba comiendo pasta. Entonces quiero
conocerte. Y una vez que nos conozcamos, si decidimos que no nos
queremos, está bien, pero al menos me gustaría la oportunidad de
decidir. Esta no es la decisión de mi madre.
Jinx sonrió, aliviada de tener eso resuelto.−Suena como un
plan. Puedes ir primero, ya que eres visita.
Tiffany sonrió.–Hurra.−Se frotó las manos juguetonamente, luego
pensó por unos segundos.−¿Que te gusta hacer para divertirte?
Jinx disfrutó del entusiasmo de Tiffany y se sintió alentada por su
apertura.−Me gusta leer y ver películas,−dijo, relajándose en la
normalidad de la conversación.−Me encantan los perros y levantarme
temprano y ver el amanecer.−Una vez más, apartó a EJ de su mente.−Y
dar largos paseos en bicicleta. ¿Qué pasa contigo?
−Yo amo cocinar. Me gusta crear nuevos platos o poner mi propio
giro en las recetas que encuentro.−Una chispa brilló en los ojos de
Tiffany, esos ricos ojos marrones tan parecidos a los de Andrea.
Jinx recordó esa misma chispa cada vez que Andrea hablaba de
pintura. Se preguntó si había seguido con su arte.
−Y me encanta nadar,− continuó Tiffany.−Me encanta la sensación
del agua en mi piel. Y también me gusta leer. Tal vez podamos hablar de
libros alguna vez. Si nos gusta el mismo tipo, eso es.
Ese último comentario parecía sugerir que esta no fue una visita
única, que Tiffany quería más. La emoción y la esperanza se agitaron en
Jinx como un pájaro abriendo sus alas, pero el recuerdo de la partida de EJ

Página 149 de 273


Al−Anka2019
lo aplastó. Tiffany sabía sobre el pasado de Jinx, lo había sabido antes de
ponerse en contacto, pero la gente cambiaba de opinión tan rápido. Y uno
nunca sabía en qué punto alguien podría alcanzar su límite. Jinx era reacia
a mostrarse demasiado optimista sobre cualquier cosa en el futuro. Era
mejor concentrarse solo en el ahora, y ahora, estaba feliz de que Tiffany
estuviera allí.−Eso estaría bien. Tendremos que comparar listas de
lectura.−Le ofreció una sonrisa reservada.
Jinx reconoció su propia distracción en la expresión de
Tiffany. Habían estado hablando, pero parecía que cada una estaba
preocupada por sus propios pensamientos.−¿Estás segura de que quieres
hacer esto, Tiffany? Está bien si has cambiado de opinión.−Casi se
atragantó con su propia decepción y duda.
−Estoy segura,−dijo Tiffany.−Solo desearía no tener que
esconderlo de mamá. Realmente pensé que si ella veía que estabas abierta
al contacto, podría estar más dispuesta a...No lo sé. Solo no funcionó como
yo quería.
−Entiendo.−Jinx cubrió la mano de Tiffany con la suya.−Yo
también esperaba eso. Realmente creo que si pudiera lograr que se quede
en la misma habitación conmigo el tiempo suficiente para tener una
conversación, podríamos resolver las cosas. Quiero decir, solíamos estar
tan unidas. Si tan solo pudiera explicarle las cosas.
Los ojos de Tiffany se abrieron un poco.−¿Quieres decir que no te
has rendido?
−Más o menos, hasta hoy.−Jinx apretó los dedos de Tiffany.−Hasta
que apareciste. Si crees que todavía hay una posibilidad, estoy dispuesta a
seguir intentándolo. Tendré que encontrar un nuevo enfoque.−En el
fondo de su mente, vio la cara de EJ congelada en un grito silencioso ante
la perspectiva de que Jinx se acercara a la familia con la que Jacob se
casó. Pero, ¿qué importaba lo que pensara EJ? Ella se fue. Sin embargo,
Jinx sabía que ella mantendría el secreto de EJ.
−Trabajaremos juntas en eso.−Tiffany sonrió.−Veamos, ¿qué más
me muero por saber sobre ti?−Inclinó la cabeza.−¿Hay un hombre
especial en tu vida?
−No.−Jinx la miró.−Ningún hombre. Soy lesbiana.
−¿Una mujer especial, entonces?−Preguntó Tiffany sin dudarlo.

Página 150 de 273


Al−Anka2019
Jinx reflexionó sobre la pregunta, o más exactamente, la
respuesta. La verdad es que había una mujer especial. Ya no estaba en la
vida de Jinx. Sin embargo, todavía estaba en el corazón de Jinx. ¡Maldita
sea! Pero eso no era lo que Tiffany había preguntado. ¿Y cuál sería el
punto de contarle sobre esta maravillosa mujer que había conocido y con
la que había pasado tiempo solo para tener que decir que ya no
estaba?−No−dijo Jinx, mirando hacia otro lado. Esa era la verdad. ¿Y tú y
tu nuevo esposo? ¿Qué te parece estar casada?−Bonito pasa a un nuevo
tema.
Una gran sonrisa iluminó la cara de Tiffany.−Me encanta. Aunque,
debo admitir, hasta ahora ha consistido en viajar por Europa, alojarse en
hoteles de cinco estrellas y tener cenas románticas y mucho sexo. ¿A
quién no le gustaría eso?−Se echó a reír.−Pero en serio, amo mucho a
Jacob.
La felicidad de Tiffany fue contagiosa. Jinx no pudo evitar sonreír
también.−Me alegro.−Se sentía extraña hablar de Jacob con alguien que
no fuera EJ. Por supuesto, ella y EJ no habían hablado mucho de él, pero él
era el hijo de EJ, y Jinx sabía lo asustada que estaba de que él estuviera
cerca. Jinx,—incluso en este tipo de separación de seis grados.
El resplandor de Tiffany se desvaneció ligeramente.−Eso es algo
que voy a tener que hacer, sin embargo.
Jinx arqueó una ceja en cuestión.
−Dile a Jacob que vine a verte.
−¿No lo sabe?
Tiffany sacudió la cabeza.−Quería averiguar si tú y yo teníamos la
oportunidad de tener una relación antes de decírselo. Estaba un poco
molesto conmigo por invitarte a la boda sin que mi madre lo supiera.
−Oh. ¿Entonces él sabe toda la historia?
−No le importa eso. Él piensa que no debería haberle hecho eso a
mamá. Dice que la he dejado ciega, y supongo que sí,−Tiffany se apartó el
flequillo de los ojos.−Él dice que nunca le haría eso a su madre.−Ella
frunció el ceño.
Jinx se movió incómoda. Quizás EJ tenía razón. Quizás todo esto
estaba demasiado cerca. Sintió que estaba sentada entre dos velos
delgados, con EJ detrás de uno y Jacob al otro, tan cerca que todos
Página 151 de 273
Al−Anka2019
respiraban el mismo aire. Y, sin embargo, estaba intrigada. Esta era una
oportunidad para escuchar sobre la relación de EJ con su hijo desde una
perspectiva diferente, tal vez desde una que no estaba sesgada por el
miedo y las defensas.−¿Están él y su madre unidos?−Preguntó ella,
tratando de sonar casual.
−No ahora,−dijo Tiffany.−Ella no está mucho por aquí. Jacob dice
que cuando ella y su padre se divorciaron, se volvió mucho más orientada
a su carrera, y ahí es donde pone la mayor parte de su tiempo y
energía. Incluso para nuestra boda, no podía estar aquí hasta la noche
anterior.
Jinx sintió una punzada de culpa. ¿EJ habría pasado más tiempo con
Jacob y su familia si no hubiera conocido a Jinx en el bar esa noche?−¿Eso
le molesta?
−La echa de menos, pero dice que entiende.−Tiffany miró a Jinx
como si la estuviera evaluando.−Ella lo ayudó en un momento realmente
difícil cuando era joven. Él dice que no lo habría logrado sin ella. Pero
luego, cuando ella y su padre se divorciaron, ella solo desapareció. Quiero
decir, todavía envían mensajes de texto y hablan, y a veces ella visita, pero
él dice que no es lo mismo, que algo es diferente.
Jinx escuchó, reflexionando sobre el miedo de EJ a que Jacob
descubriera su sexualidad. ¿Es esto cuando pasó—cuando EJ se
divorció? ¿Fue entonces cuando comenzó a ver mujeres?
−Mandy, la hermana de Jacob, la ve un poco más, pero todavía
viven en la misma ciudad.
¿La hermana de Jacob? ¿EJ tiene una hija? Nunca había mencionado
una hija. Ahora que Jinx lo pensó, nunca mencionó a su hijo tampoco, a
menos que fuera para asustarse. ¿EJ estaba tan dividida? Jinx había
pensado que la estaba conociendo, pero ahora se preguntaba si la había
conocido en absoluto.
−Oh, lo siento mucho.−Tiffany suspiró.−No debería aburrirte con
todo esto. ¿Por qué te importaría la madre de Jacob? Es solo que es muy
fácil hablar contigo.
Jinx sabía que aún no debería preocuparse por EJ, pero lo hizo,
quería preguntar más. Quería averiguar por qué EJ tenía tanto miedo al
rechazo de Jacob, ¿por qué pensó que sería rechazarla. Tiffany ni siquiera
se encogió cuando Jinx le dijo que era gay, y claramente no tenía ningún
Página 152 de 273
Al−Anka2019
problema con el pasado de Jinx. ¿Alguien tan abierta y de aceptación se
enamoraría de un intolerante de mente estrecha?
Jinx también quería conocer más sobre EJ a través de su relación
con Tiffany y Jacob, pero no podía presionar sin que pareciera
extraño. Además, ya tenía mucho que procesar de la conversación,—y EJ
ya no era su preocupación.

Página 153 de 273


Al−Anka2019
CAPÍTULO TRECE

El aleteo en el estómago de EJ aumentó con cada giro que la llevó


más cerca de la casa de Jinx. Después de su conversación con Gwen y
Taylor, había planeado volver a ver a Jinx el siguiente fin de semana, pero
se había acobardado. Ahora, una semana completa más tarde,—un mes
entero desde su cobarde retiro, todavía quería correr hacia el otro
lado. ¿Cómo podría enfrentar a Jinx? Y sin embargo, tenía que—aunque
no fuera por otra razón que disculparse y agradecerle por el tiempo que
habían compartido.
Sin embargo, esperaba más. No sabía exactamente cómo encajar a
Jinx en su vida, pero se había dado cuenta de que necesitaba intentarlo;
había tomado su decisión. La pregunta restante era para Jinx. ¿Dejaría
entrar a EJ, o esa puerta ya estaba cerrada?
EJ miró su oferta de paz en el asiento del pasajero. Se sentía un poco
culpable, como si estuviera aprovechando injustamente. Tal vez lo era,
pero tenía miedo de aparecer con las manos vacías, con miedo de venir
sola. ¿Había sido siempre tan cobarde? Tal vez sea así. Había huido de
cualquiera que alguna vez había sentido algo por ella, y estaba
aterrorizada de que sus hijos la conocieran por completo. ¿No la hizo
cobarde? Ahora sentía que sus mariposas tenían alas de hierro cuando dio
el último giro hacia la calle de Jinx.
El auto de Jinx estaba estacionado en el camino de entrada. El
porche estaba oscuro, pero una luz brillaba a través de la ventana desde el
interior de la casa.
EJ apagó el motor. ¿Jinx la había escuchado? Miró fijamente la
puerta principal, esperando que se abriera. Cuando no fue así, recogió el
cachorro dorado y marrón que dormía a su lado, con la cama y todo, y
salió del auto.
El cachorro se agitó y parpadeó hacia EJ con cansancio. Había
comenzado el viaje de pie sobre sus patas traseras, patas delanteras en el
reposabrazos, moviendo la cola y manchando con la nariz mojada por
toda la ventana. Sin embargo, a medida que la hora se hizo tarde, él se
movió en el regazo de EJ y se durmió bajo sus dedos acariciantes. En la

Página 154 de 273


Al−Anka2019
última parada de descanso, ella sacó su nueva cama del maletero y lo
acomodó por el resto del viaje.−Es hora de despertar,−susurró.−Pero
tenemos que estar callados. Eres una sorpresa.
Él giró sobre su estómago y se estiró para lamerle la barbilla.
Ella se rió y subió de puntillas los escalones del porche. Cuando
puso la cama frente a la puerta, el cachorro se levantó y se sacudió.
−No, no,−susurró EJ.−Tienes que quedarte allí. Siéntate.−Presionó
su mano contra su trasero y lo persuadió para que cayera.
Él la miró con adoración y ladeó la cabeza como diciendo: "¿Así?"
−Buen chico.−EJ lo frotó debajo de su barbilla.−Ahora,
quédate.−No tenía idea de si él entendía algo de lo que estaba diciendo; lo
había conseguido de un centro de rescate Labrador. Originalmente,
cuando se le ocurrió la idea de conseguir un perro para Jinx, había mirado
a los criadores, pero luego se dio cuenta de que Jinx habría querido un
perro de refugio. Y casi había conseguido uno mayor, ya que la mujer con
la que había tratado le dijo que los cachorros siempre encontraban
hogares, pero cuando pensó en Rex, decidió darle a Jinx el mayor tiempo
posible con su nuevo amigo. La mujer había dicho que él era una mezcla
de labrador, de unas ocho semanas de edad, y una cría de nueve camadas,
pero muy inteligente e irresistiblemente dulce.−¿Listo?
El cachorro gimió suavemente.
EJ respiró hondo y llamó a la puerta, luego salió a las sombras. Oyó
pasos, luego la puerta se abrió. Una pausa.
−Hola,−dijo Jinx con evidente sorpresa.−¿Cómo tocaste?
EJ vio las rodillas de Jinx mientras se ponía en cuclillas y sus manos
mientras alcanzaba al cachorro. Tan pronto como ella llegó a su nivel, él
saltó sobre ella, bañando su rostro en besos. Jinx se echó a reír y cayó al
suelo.
El cachorro se subió a su pecho y comenzó a ladrar.
−Está bien, chicos,−gritó Jinx.−Si estás tratando de animarme, está
funcionando.
EJ reunió su coraje y dio la vuelta a la esquina.

Página 155 de 273


Al−Anka2019
Jinx, todavía riéndose, hizo una doble toma, confusión y conflicto en
sus ojos.
El cachorro se arrastró sobre ella, lamiendo y mordisqueando,
mientras ella luchaba por agarrarlo.
EJ no pudo evitar sonreír.
La mirada de Jinx volvió a ella una y otra vez hasta que, finalmente,
sostuvo al cachorro contra su pecho y logró ponerse de pie. Miró a EJ con
expresión nublada.−¿Qué deseas?
La agudeza de la pregunta mordió a EJ, pero sabía que se lo
merecía. Se aclaró la garganta.−Quería verte. Para decirte que lo siento.
−Ya lo dijiste. Al salir ¿No te acuerdas? Yo sí.−Jinx dejó al meneo
perrito en el suelo y se arrodilló a su lado, acariciándolo hasta que se
calmó.
EJ la vio acariciar al cachorro. No estaba segura de qué decir. Había
practicado varios discursos mientras bajaba, pero ahora, todos escaparon
de ella. Fue igual de bueno. Se dio cuenta de que un discurso ensayado no
lo haría aquí. Necesitaba hablar desde su corazón. Tenía que ser
honesta. Tenía que ser vulnerable.−Me asusté, Jinx. Todo fue mucho, muy
rápido. Y luego tuve un sueño...donde Jacob...me asusté. Y cuando me
asusto, corro. Lo siento.
Jinx la miró.−¿No crees que estaba asustada?−Su voz se
endureció. ¿De qué tu reacción fuera exactamente lo que fue? ¿De qué
dijeras que no soy lo suficientemente buena para ti? ¿Que no valgo la
pena?
EJ tragó saliva.−Sé que así es como debe haberse sentido...
−No fue un sentimiento, EJ. Es exactamente lo que sucedió. Si eso
no fuera lo que pensabas, te habrías quedado. Habríamos hablado
más. Me habrías dejado intentar explicarlo.−Los ojos de Jinx se
oscurecieron con evidente enojo, pero sus dedos que peinaron el pelaje
del cachorro y se rascaron detrás de su oreja permanecieron suaves.
EJ se alegró de que Jinx estuviera enojada. Podía manejar la ira,
podría enfrentarse a una pelea. Fueron las emociones más suaves las que
la aterrorizaron. Si hubiera mirado a la cara de Jinx y hubiera visto el
dolor que sabía que Jinx debió sentir—El dolor que sentiría si las cosas
fueran a la inversa—habría necesitado clavar sus pies en el suelo, pero
Página 156 de 273
Al−Anka2019
¿esto? Esto podría hacerlo.−No creo ninguna de esas cosas,−dijo con
firmeza.−Y no estaba pensando en ellas entonces. Yo solo...me asusté. Y
todavía tengo miedo, pero estoy aquí.
Jinx volvió su atención al cachorro.−Un mes después. ¿Qué has
estado haciendo todo este tiempo si no has decidido mi valía?−El
sarcasmo goteó de sus palabras.
Honestidad. EJ tuvo que ser honesta. Jinx había descubierto su
alma. EJ tuvo que hacer lo mismo.−Estaba tratando de olvidarte,−dijo en
voz baja.−Bueno, las primeras dos semanas y media, estaba tratando de
olvidarte. La última semana y media, estaba tratando de reunir el coraje
para enfrentarte de nuevo. Pero eso no es particularmente por lo que me
dijiste sobre tu pasado.
Jinx la miró pero no dijo nada.
Al menos estaba escuchando. EJ lo tomó como una invitación para
continuar.−Jinx, no sé qué hacer contigo. Desde esa primera noche, cada
vez que me voy, he tratado de olvidarte, traté de archivarte como otra
mujer que conocí en el camino, porque eso es lo que hago. Eso es lo que
siempre he hecho desde que comencé a ver mujeres. Pero tú...−Hizo un
gesto con la mano a Jinx y soltó una breve carcajada.−No puedo sacarte
de mi mente. No importa dónde estoy o qué estoy haciendo, tú estás allí
conmigo. Tu sonrisa. Tu risa. Tus chistes Tu toque.−EJ dudó. ¿Qué tan
lejos debería ir?−Tu ternura.−Sacudió la cabeza.−No puedo... ¿Quieres
saber lo que realmente pienso de ti?
Los ojos de Jinx se entrecerraron ligeramente.−No.
Sorprendida, EJ inhaló para detener sus siguientes palabras. La
pregunta había sido retórica, pero ahora que Jinx la había respondido,
tenía que honrar la respuesta. ¿O lo hizo?−Eres la persona más valiente
que conozco. La más honesta. Incluso antes de que me dijeras que has
estado en prisión, admiré lo directo y sin pretensiones que eres. Eso
requiere coraje.
Jinx continuó acariciando al perro.
−Eres quien eres, cómoda con tu trabajo y donde vives, y el hecho
de que tu relación con tu familia es tensa.
Jinx resopló.

Página 157 de 273


Al−Anka2019
−No digo que no quieras que algunas cosas sean diferentes,−dijo
EJ, abriendo sus brazos.−Eres tan honesta al respecto. Y todo lo que me
contaste sobre tu infancia y sobre el consumo de drogas y la prisión...Ni
siquiera puedo imaginar lo difícil que fue para ti compartirlo, pero lo
hiciste para que supiera la verdad. Así que, si quisiera, podría ir, aunque
tú no quisieras. No sabía qué hacer con ese tipo de honestidad. Me asusté
porque miento todos los días sobre quién soy. Así que corrí.−Sus ojos se
llenaron de lágrimas.−Jinx, lo siento mucho. Si quieres que me vaya
ahora, lo haré.
Jinx miró al suelo.
El cachorro miró más allá de ella, luego entró corriendo en la casa y
saltó sobre la cama. Tomó un sándwich de un plato en la mesita de noche
y masticó frenéticamente.
−¡Hey!−Dijo Jinx mientras se ponía de pie.−Esa es mi cena.−Cruzó
la habitación incluso con calma.−Pequeño ladrón.−Agarró un vaso de
leche una fracción de segundo antes de que la nariz del cachorro se
hundiera en él.
EJ se rió a pesar de la conversación seria.
−Mira lo que hizo tu perro.−Jinx sacudió el plato vacío a EJ
−Supongo que tiene hambre,− dijo EJ.−No paramos para comer en
el camino. Tengo algo de comida para perros en el auto.−Recogió una
bolsa de croquetas de cachorro, junto con los cuencos de comida y agua
que había comprado, de su maletero y regresó al porche. Una vez más en
la puerta, vio a Jinx rodar sobre la cama con el cachorro. Se permitió
disfrutar de la risa de Jinx mezclada con sus juguetones gruñidos y
gritos. Estaba contenta de estar de vuelta. Había sido un mes tan largo, y
sabía que todavía tenían mucho que resolver, pero fue un comienzo. Solo
esperaba que Jinx la dejara quedarse.
Jinx agarró al cachorro y lo abrazó con fuerza.−Ahora, te
tengo.−Sonrió y levantó la vista. Su mirada se encontró con la de EJ;
arqueó una ceja.
−¿Puedo entrar?−EJ preguntó tentativamente.
Jinx puso los ojos en blanco.−Sí, puedes entrar. Tienes que
alimentar a tu perro, ¿no?−Se frotó las narices con el cachorro.−No es su
culpa que su mamá sea una gallina gorda.

Página 158 de 273


Al−Anka2019
EJ sonrió mientras dejaba la bolsa de comida en la cama. Tiró de la
cuerda para abrirla.
−¿Cuál es su nombre?−Preguntó Jinx, arrodillándose en el suelo
frente a él. Él comenzó a lamerla de nuevo.
−Todavía no tiene uno.
−¿Qué? ¿Cómo puede no tener un nombre? Todos tienen un
nombre. Solo tienes que lo,−dijo Jinx.−¿Por cuánto tiempo lo has tenido?
−Desde esta mañana.−EJ metió la croqueta en el cuenco.
−Tienes un nombre, ¿no?−Jinx volvió la cabeza y dejó que le
lamiera la oreja.−Dime.−Arrugó la cara y se rió. −Pete,−dijo
finalmente.−Se llama Pete.
EJ se echó a reír.−Él te dijo eso, ¿verdad?
−Lo hizo.−Jinx tomó el cuenco y lo dejó en el suelo, luego puso al
cachorro frente a él.−Pero ya sabes, él es tu perro. Tú decides.
−En realidad,−dijo EJ vacilante.−Es tuyo. Lo traje para ti.
Jinx la miró fijamente.−Oooooh, eso es solo...−Sacudió la
cabeza.−Eso está muy mal.−Miró a Pete.
−Lo sé.−EJ se sentó en el borde de la cama.
Jinx la miró.−Realmente eres una gallina.
−Lo soy.− EJ buscó en la cara de Jinx.−Tenía miedo de que no me
vieras si aparecía.
Jinx acarició la espalda de Pete.−Eso es muy manipulador.
EJ asintió con la cabeza.−Lo es.
−Y solo...mal.−La risa brilló en los ojos de Jinx.−Quiero decir,
usaste a este pobre e inocente perrito en tu plan.
−Lo hice.−EJ comenzó a relajarse por primera vez en semanas.−Sin
embargo, no sé si sufrió mucho. Veamos, fue rescatado de un refugio, se
dio un baño agradable que disfrutó mucho, vio kilómetros de campo y
ladró a las vacas, fue amado mientras dormía en un regazo cómodo y está
devorando un plato de comida casi tan grande como él. Y llega para vivir
con una hermosa y dulce mujer que es la mayor amante de los perros en
la faz del planeta. Creo que lo hizo bastante bien en el intercambio.−EJ
Página 159 de 273
Al−Anka2019
pudo sentir el calor del cuerpo de Jinx a lo largo de su pierna y luchó
contra su deseo de tocarla.−Solo espero poder verlo... mucho.
Jinx le dirigió una mirada medidora. La incertidumbre y la
esperanza se mezclaron en las profundidades de sus ojos azules, pero la
sombra que había permanecido allí desapareció.−Todavía estoy enojada
contigo,−dijo en voz baja.
−Lo sé.
−Y Pete se comió mi sándwich cuando todavía pensaba que era
tuyo, así que me debes la cena.
EJ sonrió. Pasó los dedos por la mejilla de Jinx.−¿Pizza?

y
EJ se limpió la comisura de la boca con una servilleta, luego la
arrugó y la arrojó a su plato.−Eso fue muy bueno.
−Estás dejando la mejor parte,−dijo Jinx, recogiendo la corteza que
EJ había dejado. Dio un mordisco antes de arrancar un pequeño trozo y
dárselo a Pete.
−No.−EJ apoyó su codo sobre la mesa y acunó su barbilla en su
mano.−El queso es la mejor parte.
Jinx dejó que una pequeña sonrisa tocara sus labios.−Al menos no
pelearemos por la pizza.
La conversación durante la cena había sido ligera, EJ hablando
sobre todo el cambio de personal que tenía que hacerse en una de sus
tiendas,—Jinx había perdido cuál, distraída por el recuerdo de la boca de
EJ en la suya,—y Jinx compartiendo sus aventuras de aprendizaje de los
diversos tipos de cortes de perro. Jinx se alegró de que EJ estuviera allí,
pero al mismo tiempo, no quería que estuviera. Quería seguir enojada,
superar a EJ. No quería lastimarse más. Quitó los platos de la mesa y los
dejó en el fregadero, luego se volvió y se apoyó contra el mostrador.
EJ se sentó en el comedor, observándola.−Bueno,−dijo, sacando la
palabra.−Debería irme. Necesito conseguir una habitación.
El estómago de Jinx se apretó. No quería que EJ se fuera. Maldición;
pensó que había sido tan cuidadosa. Miró a Pete sentado a los pies de EJ.
Él meneó la cola. No iba a ayudarla.
Página 160 de 273
Al−Anka2019
Jinx frunció los labios y cruzó los brazos.−Creo que Pete quiere que
te quedes. Puedes si quieres.
EJ inclinó la cabeza y la estudió.−¿Estás segura?
Jinx no estaba del todo segura. Pensó en las veces que EJ se había
ido antes, todos los momentos, los días, las noches que Jinx había deseado
estar allí. Entonces recordó la última vez, la forma en que había excluido a
Jinx, lo fría que parecía. Jinx no le gustó ese EJ−Estoy segura de que no
quiero que te vayas,−dijo con cautela.−Estoy no estoy segura de querer
que te quedes.
EJ le dio una sonrisa triste.−Por extraño que parezca, lo
entiendo.−Esperó, su mirada directa, hasta que Jinx miró hacia otro
lado.−Me gustaría quedarme, pero haré lo que quieras.
Jinx recordó lo que Sparkle había dicho. Tienes algo con ella. Si
regresa, querrás volver a verla. Para darle otra oportunidad. Sin embargo,
incluso sin eso, sabía qué parte de ella ganaría. Suspiró.−Si me das tus
llaves, conseguiré tus cosas.
Cuando regresó con la maleta de EJ y una bolsa PetSmart que
contenía una correa, un conejo chirriante relleno, un paquete de huesos
pequeños y un Kong del tamaño de un cachorro, encontró a EJ secando
sus platos y vasos y colocándolos en el armario. Se veía tan a gusto en la
cocina de Jinx.
−Si tienes algo de papel de aluminio, guardaré las sobras,−dijo EJ,
mirando por encima del hombro.
Jinx se colocó a su lado y abrió un cajón.−Tengo una envoltura de
plástico.−Le entregó el rollo.−Sparkle dice que es mejor para el medio
ambiente. El aluminio tiene una huella de fabricación más
pesada.−Repitió las palabras textualmente, aunque no estaba
completamente segura de lo que significaban.
EJ se puso casi imperceptible. Miró la envoltura de plástico.−¿Haces
todo lo que Sparkle dice?−Había un ligero filo en su voz.
Jinx había notado la reacción de EJ ante el nombre de Sparkle cada
vez que aparecía, y luego estaba la actitud de Sparkle hacia EJ. Se
preguntó qué había sucedido entre ellas la noche en que se encontraron
en el bar.−Sparkle dice que debería darte otra oportunidad.

Página 161 de 273


Al−Anka2019
EJ sonrió.−Sparkle es tan inteligente.−Arrancó un pedazo de
envoltura de plástico.−¿Te he dicho lo inteligente que creo que es?
Jinx se rio. Estaba teniendo problemas para aferrarse a la ira que
había cultivado durante las últimas semanas y al estallido de ver a EJ en
su puerta esta noche. No estaba segura de querer enojarse más, pero eso
la había protegido. ¿Qué pasa si lo soltaba ahora y EJ se fuera otra
vez? Quería hablar, necesitaba saber qué estaba pensando EJ, y necesitaba
estar fuera de la casa, lejos de la cama, antes de bajar la guardia por
completo. De lo contrario, sabía dónde terminarían. Tal vez no debería
haber invitado a EJ a pasar la noche, pero tenía miedo de dejarla
ir.−¿Quieres ir a buscar yogurt congelado?
EJ sonrió y asintió.
Cuando Jinx le dio instrucciones a EJ, ella sostuvo a Pete en su
regazo y disfrutó de sus payasadas de sacar la cabeza por la ventana y
ocasionalmente ladrarle a alguien en otro auto, o caminar por la
acera. Parecía desconfiar de las personas con sombreros.
La noche era ideal, el calor del día daba paso a una brisa fresca y
ligera. Le recordó a Jinx la recepción de la boda y la sensación del aire en
su rostro mientras miraba a EJ a través del césped con su vestido morado
oscuro. EJ estaba diciendo algo, diciéndole algo que ver con su
trabajo. Jinx sabía que era más charla y lo odiaba. Había mucho de qué
hablar, muchas cosas que aclarar, pero no tenía a nadie a quien culpar
sino a sí misma. EJ estaba tomando sus señales de ella, esperando que Jinx
abriera la puerta. Dependía de ella comenzar cualquier conversación
significativa.
−Justo allí,−dijo Jinx, señalando a la tienda de yogurt.
EJ maniobró en el estacionamiento y se dirigió a un lugar.−¿Tutti
Frutti?
−Sí,− dijo Jinx, subiendo desde el asiento del pasajero y colocando a
Pete en el suelo.−El mejor yogurt helado de caramelo salado.
Mientras se dirigían hacia la tienda, EJ tomó la correa de Pete.−Eso
es lo que tendré, entonces. Esperaremos aquí.−Condujo al cachorro hacia
los asientos al aire libre.
−No vayas a ningún lado,−dijo Jinx en un intento de
ligereza.−Especialmente no con mi perro.

Página 162 de 273


Al−Anka2019
EJ sonrió.−Será mejor que te apures, entonces.
Jinx sonrió. Bueno. Esto era más parecido, más a su interacción
habitual. Solo tenía que dejar que todo estuviera bien.
En el interior, Jinx llenó dos tazas con yogur congelado, un caramelo
salado, el otro mantequilla de maní,—sus sabores favoritos,—y luego se
ocupó en la barra de la cubierta.
−¡Jinx!−El sonido era más un chillido que una palabra.
Jinx sabía que era Wendy. Se giró para ver a la pequeña niña que
salía del cuarto de atrás, con la toalla en la mano.
Wendy corrió y la abrazó.−Tengo algo que decirte.
−No hasta tu descanso,−dijo el gerente desde detrás de la caja
registradora.
Wendy hizo una mueca.
−Está bien,−dijo Jinx.−Voy a estar ahí afuera.−Hizo un gesto hacia
la ventana delantera.−Sin prisas.−Después de pagar, regresó a EJ y Pete.
EJ la estudió mientras tomaba una taza, claramente queriendo decir
algo.
−¿Qué?−Jinx preguntó con cautela.
−¿Es ella?−Preguntó EJ.−¿La otra mujer?
Jinx se quedó en blanco.−¿Qué otra mujer?
−La mañana en la suite de mi hotel, cuando te pregunté si ibas a
casa a menudo con mujeres de bares, dijiste que era solo tu segunda vez y
que la primera no era de un bar sino de Tutti Frutti's. ¿Es esa la otra?
−Oh, sí.−Jinx se rió entre dientes, recordando la
conversación. Parecía hace mucho tiempo.−Esa es Wendy.
EJ hizo una pausa.−Jinx, es una niña.−Su tono era incrédulo.
Jinx la miró sorprendida, luego miró por la ventana de la tienda de
yogurt.−Supongo que técnicamente lo es. Tiene diecisiete años.
EJ la miró fijamente.−¿Te acostaste con una chica de diecisiete
años?

Página 163 de 273


Al−Anka2019
−¡Guao! ¿Qué?−Jinx se estremeció y casi dejó caer su yogurt. Una
porción se deslizó de su cuchara y se dejó caer en la punta de su zapato.
Pete lo lamió rápidamente.
−¿Jinx?−Wendy llamó, apresurándose a su mesa.−He estado
esperando que entres. ¿Dónde has estado?
Jinx se puso de pie.−Wendy, esta es...
−Pasé.−Wendy echó los brazos alrededor del cuello de Jinx y saltó
arriba y abajo.−Pasé.
Jinx sonrió y la abrazó.−Eso es genial. Sabía que podrías hacerlo.
−Y,−dijo Wendy sin aliento,−tengo una cita con un asesor en el JC
para programar clases para el otoño.−Sonrió a Jinx, luego miró a EJ−Voy
a la universidad.
−Eso es maravilloso,−dijo EJ, su desconcierto evidente.
Wendy se dejó caer en uno de los asientos de la mesa.−Jinx es muy
dulce. Se fue a casa conmigo una noche después del trabajo y pasó toda la
noche enseñándome a escribir un ensayo para que yo pudiera pasar esa
estúpida prueba de competencia. La había reprobado dos veces.−Puso los
ojos en blanco.
Jinx sonrió.−Solo necesitabas un poco de dirección.
La comprensión se asentó en la expresión de EJ, y se suavizó. Miró a
Jinx cariñosamente.−Sí, ella es muy dulce,−le dijo a Wendy.
La niña se sentó con ellas, compartió cada detalle del ensayo que
había escrito, luego se excusó para terminar su turno.
Jinx la observó hasta que ella regresó a las brillantes luces de la
tienda de yogurt.−Tiene mucho a su favor,−dijo, recordándose a sí misma
a esa edad.−Me alegra que haga algo con eso.
−Algo sobre conocerte hace que la gente quiera mejorar.−EJ
entrelazó sus dedos con los de Jinx.−Me hace querer hacerlo mejor;
siento haber pensado que te habías acostado con ella. Que te acostarías
con ella.
Jinx llevó la mano de EJ a sus labios. Pasó un beso por la
palma.−Cariño, la única persona con la que quiero acostarme eres tú.

Página 164 de 273


Al−Anka2019
EJ cerró los ojos con fuerza y la humedad se filtró debajo de sus
párpados.−No me llames cariño a menos que me hayas
perdonado,−susurró.−A menos que no me vayas a enviar lejos.
−No puedo enviarte lejos.−Jinx atrajo a EJ hacia ella y la abrazó.−Si
pudiera, lo habría hecho cuando entraste por primera vez en la puerta;
fue entonces cuando estaba más loca. Y no pude hacerlo ni siquiera
entonces. Seré honesta. A veces, he deseado poder. Pero no puedo
EJ se recostó.−Jinx, estoy tratando de no tener miedo. Quiero tanto
no hacerlo. Pero eres la primera persona que ha importado lo suficiente
como para que yo lo intente. Entonces, realmente no sé cómo. Tengo tanto
miedo de perder el amor de Jacob.
−Entiendo ese miedo, cariño. Tengo que mirarlo cada vez que tengo
que contarle a alguien sobre mi pasado. Y la mayoría de las personas a las
que les he dicho no pudieron escapar lo suficientemente rápido. Pero
tengo que creer que algún día encontraré a alguien que no importara,
alguien que me quiera de todos modos. Ya sabes que Jacob te ama. ¿Por
qué no confías en eso?
EJ respiró hondo.−Nadie me ha amado como soy. Bueno, excepto
mis abuelos. Pero se han ido.−Intentó apartar su mano de la de Jinx, pero
Jinx la sostuvo con firmeza.−Mi madre esperaba cosas específicas de mí:
buenas calificaciones, comportamiento aceptable, un matrimonio que se
presentara bien. Entonces Marcus necesitaba una esposa a su lado para
subir la escalera profesional. Y mis hijos...Bueno, se supone que una
madre tiene ciertas cosas.
−No parece que hayas dado a nadie la oportunidad de amarte cómo
eres,− dijo Jinx.
−¿Qué quieres decir?
Jinx se movió en su asiento. Sabía que lo que iba a decir podría
enojar a EJ, podría convocar a esa fría y cerrada EJ. A Jinx no le gustó;
podría hacerla correr de nuevo, pero había que decirlo.−Si todo lo que le
muestras a la gente es quién crees que quieren que seas, ¿cómo sabrás si
te amarían por lo que eres? Tienes que dejar de pretender ser alguien que
no eres, antes de que alguien pueda amar y aceptar que eres. Depende de
ti hacer una elección diferente. Tienes que elegir dejarte amar, sin
renunciar a quién eres para ser lo que otra persona podría necesitar.

Página 165 de 273


Al−Anka2019
−No es tan simple,−dijo EJ, mirando a Pete, donde se había
establecido entre ellas.
−Es así de simple. Puede dar miedo, pero solo es difícil si lo
hacemos difícil.−Jinx pasó el pulgar por el dorso de la mano de
EJ.−Cuando le digo a alguien…
−Jinx, Jacob odia a los gays y las lesbianas.
−¿Qué?−Recordó la reacción de Tiffany,—o más bien, la falta de
ella,— a la respuesta de Jinx sobre si había o no un hombre especial en su
vida. Todavía pensaba que era poco probable que alguien que aceptara así
se casara con alguien que llegara a odiar a las personas homosexuales.
−Fue abusado cuando era joven por un hombre en nuestro
vecindario. El hombre no era gay, pero cuando Jacob creció y supo lo que
significaba gay, llegó a una conclusión incorrecta. Todavía estaba
luchando con lo que había sucedido, y todo se mezcló. Todos tratamos de
explicarlo—yo, Marcus, su terapeuta—pero estaba tan enojado. Su
terapeuta dijo, por el momento, que era más importante que Jacob se
sintiera escuchado.
Jinx esperó más, pero no llegó nada más.−¿Dijo que odia a los gays?
La risa de EJ fue sin humor.−No lo dijo. Lo gritó. Y me di cuenta de
que nunca podría contarle sobre mi atracción por las mujeres, hasta que
supiera si había llegado a un acuerdo con lo que le pasó y entendiera que
no tenía nada que ver con la homosexualidad. Comencé a ver mujeres en
secreto cuando Marcus y yo nos divorciamos, y siempre pensé que habría
algún momento mágico para hablar con Jacob, pero nunca pareció
encontrarlo. No sé qué hacer. Pero sé que quiero hacer las cosas de
manera diferente contigo, con nosotras, pero tengo miedo. No puedo
hacerle daño de nuevo. No puedo hacer que me odie.
−No lo lastimaste. Ese tipo lo hizo. Jacob lo sabe, estoy segura.
−Pero no lo protegí.−EJ se liberó y enterró la cara en sus
manos.−Se supone que una madre debe proteger a sus hijos.
−Te sientes culpable.
−Por supuesto, me siento culpable.−La voz de EJ se quebró.−No lo
protegí.
−¿Qué hiciste cuando te enteraste?

Página 166 de 273


Al−Anka2019
−Hice arrestar a ese hijo de puta.−Olisqueó.−Y llevé a Jacob a
terapia. Pero no estaba allí para evitar que sucediera en primer
lugar.−Comenzó a llorar.−Entonces, hice todo lo que pude, toda mi vida,
para asegurarme de que nada de lo que haga vuelva a lastimarlo.
Jinx acarició el cabello de EJ, luego la tomó en sus brazos.−Pero lo
detuviste una vez que te enteraste. No fue tu culpa, cariño. Todos los
niños tienen cosas por las que pasar, algunos de nosotros más que
otros. Y el amor y el apoyo de sus padres los hace más fuertes. Eso es lo
que le diste a Jacob.−Jinx deseó poder decirle a EJ lo que Tiffany había
compartido con ella sobre Jacob sintiendo que nunca habría logrado pasar
el difícil momento que Tiffany había aludido, sin su madre. Tendría que
contarle a E.J. sobre las dos visitas que había tenido con Tiffany y que
planeaban seguir reuniéndose, pero no ahora. No en medio de todo lo
demás pasando esta noche..−¿Te has estado castigando al no dejar que
nadie te amé?
EJ se puso rígida.
−Escúchame,−dijo Jinx con cautela.−No te dejarás en una relación
con una mujer porque tienes miedo de lastimar a Jacob. Y te mantienes
alejada de Jacob...−quería mencionar también a la hija de EJ, pero eso era
algo más que no podía admitir que sabía,−…porque temes que descubra
que eres gay. Entonces, no puedes estar cerca de nadie. Eso es lo que
sucede con la culpa. EJ la culpa pide castigo, así que nos castigamos a
nosotros mismos
−Taylor dice que uso mi culpa por Jacob para alejar a la gente,−dijo
EJ al frente de la camisa de Jinx.
−No sé quién es Taylor, pero parece alguien a quien escuchar.−Jinx
sacudió a EJ suavemente.
−Es una de mis mejores amigas.−EJ miró a Jinx a la cara.−Me
gustaría que la conocieras alguna vez. Y a Gwen también.
Jinx esperó un pero, o algún tipo de calificador.
Ninguno vino.
−¿En serio?−Sintió el comienzo de una sonrisa desde el fondo.
EJ asintió y se secó las lágrimas.−Todavía tengo miedo, y todavía
hay mucho que quiero saber sobre tu tiempo en prisión y las
drogas. Nunca he conocido a nadie que haya pasado por eso. Y todavía no
Página 167 de 273
Al−Anka2019
sé exactamente cómo tenerte en mi vida, pero eres importante para
mí. Entonces quiero intentarlo. Sé que voy a tener que enfrentar mis
temores sobre Jacob y, como dijiste, mirarlos. Y creo que puedo hacer eso,
porque...Me siento más segura en tus brazos que nunca en mi
vida.−Acarició la mejilla de Jinx, trazó sus labios con las yemas de los
dedos. Sus ojos se agruparon de nuevo.−Solo, por favor...Por favor, no te
rindas conmigo.

Página 168 de 273


Al−Anka2019
CAPÍTULO CATORCE

EJ rascó el pecho de Pete mientras estaba parado en su regazo, todo


su cuerpo moviéndose ante las escenas que pasaban por la ventana del
pasajero: peatones en las aceras de la ciudad,—uno en patín en línea que
justificaba un ladrido valiente,—un camión de cemento y un hombre con
un casco, y ahora, algunos trabajadores en un campo todos parecían
nuevos a través de sus ojos. O tal vez EJ solo estaba tratando de distraerse
para calmar sus nervios.
Jinx giró su Toyota fuera de la carretera principal y pasó por debajo
de un arco alto de madera que le recordaba a EJ a aquellos en viejos
westerns que decían cosas como el Triple Bar Ranch o Thistleweed
Acres. En este se leía Canine Complete en negrita letras negras sobre un
fondo blanco. El nudo en el estómago de EJ se tensó.
La noche anterior, cuando habían regresado a Jinx, EJ había dejado
que Jinx estableciera el tono y el ritmo para cualquier cosa que pudiera
suceder. Quería estar con Jinx, pero no quería presionar. Se había
cambiado de pantalones y blusa a algo más informal y Jinx se había
quedado con sus jeans y camiseta, pero se quitó los zapatos. Se
acomodaron cómodamente en la cama y vieron una película de
Netflix. Jinx había pasado un brazo alrededor de EJ y la había acurrucado
contra su pecho, mientras Pete se acomodaba en la lugar donde se
encontraban sus cuerpos, pero no habían hablado más sobre nada serio,
ni habían tenido relaciones sexuales ni siquiera se habían besado. Era
diferente, definitivamente, pero EJ lo encontró tranquilizador. Estaba
agradecida de estar en la cama de Jinx una vez más. Lo había extrañado, y
no se había dado cuenta de que no era solo el sexo lo que había extrañado
hasta que sintió que suspiraba cuando se había acostado contra Jinx. Se
rieron a través de la película y luego se quedaron dormidas en los brazos
de la otra, completamente vestidas.
Cuando EJ se despertó, estaba sola, pero esta vez sabía exactamente
dónde encontrar a Jinx. En el porche trasero, sin decir una palabra, se
acurrucó entre los muslos de Jinx en el escalón debajo de ella y se hundió
en el calor de los brazos de Jinx que la envolvieron en la manta. Juntas,

Página 169 de 273


Al−Anka2019
saludaron el amanecer, sin el increíble orgasmo, mientras Pete exploraba
cada centímetro del patio trasero.
En el desayuno, sin embargo, la serenidad recién descubierta de EJ
había sido sacudida.
−Me voy hoy, pero pensé que podríamos llevar a Pete a conocer a
Reggie y Sparkle,−dijo Jinx casualmente.
Podríamos, había dicho, y ahora aquí que estaban, subiendo el largo
camino al edificio y los terrenos que aparentemente compuesta Canine
Complete.
−Este primer edificio es la tienda principal y el salón de
belleza,−dijo Jinx, con un toque de orgullo en su voz.−Allá está la
instalación de entrenamiento.−Hizo un gesto hacia un edificio y varias
filas de corrales al aire libre a la izquierda.−Y ese campo vacío allí es
donde Reggie y Sparkle quieren agregar una clínica veterinaria de
emergencia, algún día. Las perreras están en la parte de atrás. No puedes
verlos desde aquí.
−Es maravilloso,−dijo EJ. Y eso fue. Los prístinos edificios blancos y
las cercas contra la exuberante vegetación le recordaron la belleza
de Anne of Green Gables. Respiró hondo e intentó disipar su nerviosismo,
pero permaneció tensa. Había querido evitar acompañar a Jinx esta
mañana, pero si iba a intentar estar en la vida de Jinx, tenía que hacerlo.
¿Por qué estaba ansiosa? Había conocido a Reggie y Sparkle
antes. Sin embargo, no sabía que eran las mejores amigas de Jinx en el
momento, y que no sabían mucho de ella,—no sabían que cada vez que
dejaba Jinx no tenía intención de regresar, no sabían que la había
abandonado cuando supo de su pasado. Ahora, sin duda, sabían todo eso,
y estaba segura de que Sparkle tenía opiniones al respecto. Si alguien
hubiera tratado a Gwen de la misma manera, ella ciertamente tendría
opiniones, y dudaba que le dijera a Gwen que le diera otra oportunidad.
Jinx continuó por el costado del edificio principal, pasó una señal
que decía Solo Empleados, y se estacionó en un estacionamiento trasero
con un par de otros autos. Desde allí, se podía ver un largo edificio y un
gran patio circular a través de una extensión de un exuberante campo de
hierba. Los robles maduros proporcionaban tranquilidad y sombra.
La vista le robó el aliento a EJ.−Esto es realmente hermoso,−dijo,
parándose al lado del auto y asimilando todo. Odiaba admitir su sorpresa
Página 170 de 273
Al−Anka2019
incluso para sí misma. Ella no había sido consciente de ello, pero había
creado una imagen de cómo se vería este lugar basado en su juicio de
Sparkle. Tenía que comenzar de nuevo, tratar esto como una primera
reunión.
Pete tiró de su correa, tratando de correr por el campo, luego se
sentó y mordió la correa de cuero.
Jinx tomó su mano y le dio un suave apretón.−¿Lista?−No había
dicho nada, pero parecía sentir la inquietud de EJ.
EJ agarró sus dedos agradecida y asintió.
Jinx la condujo hacia la parte trasera de una casa que no había sido
visible desde el estacionamiento delantero. También estaba pintado de un
blanco reluciente, y una veranda corría a todo lo ancho y hacia los
lados. Sparkle estaba en la puerta de atrás.−Bueno, mira lo que el gato
arrastró,−dijo, mirando directamente a EJ. Las palabras no eran
particularmente amigables, pero estaba sonriendo. Pudo haber sido una
broma.
EJ sonrió.−Hola, Sparkle. Es bueno verte otra vez.
Sparkle ignoró la cortesía.−¿Quién es este pequeño y lindo
chico?−Se arrodilló cuando Pete subió corriendo las escaleras, Jinx se
apresuró para evitar ahogarlo.
Jinx soltó la correa.−Sparkle, conoce a Pete,−dijo Jinx con un aire
formal.−Pete, esta es tu tía Sparkle.−Le revolvió el pelo en la cabeza.
Sparkle se echó a reír cuando él plantó sus patas delanteras sobre
sus rodillas y trató de lamerle la cara.−No, no lo haces.−Lo atrapó y lo
llevó a la terraza de madera.−Tu tía Reggie te sacará de eso antes de que
acabe el día, estoy segura. ¿Dónde lo encontraste?
−EJ lo trajo,−dijo Jinx, sonando como una niña pequeña.
Sparkle desvió la mirada hacia EJ, que seguía al pie de las
escaleras.−Oh, estás bien.
Las mejillas de EJ se calentaron. Sabía que su estratagema había
sido transparente, pero la había metido en la puerta. Y ahora, tenían a
Pete. Ellas.
−Oye, ¿dónde está Reggie?−Preguntó Jinx.−Quiero que conozca a
Pete.
Página 171 de 273
Al−Anka2019
−En el campo de entrenamiento, trabajando con un perro sin
correa,−dijo Sparkle, continuando con un juguetón empujoncito del
cachorro que gruñó y la golpeó.−Dirígete ahí fuera. Será una buena
distracción para el entrenamiento. Haré compañía a tu chica,−añadió,
mirando a EJ
−Oh. Puedo ir con Jinx,−dijo EJ.−No quiero alejarte de lo que sea
que estuvieras haciendo.
−No llegarás a la mitad con esos zapatos.−Sparkle asintió con la
cabeza hacia las sandalias abiertas y sin dedos de EJ.−Hay todo tipo de
espinas y rebabas, y ensuciarás los dedos pulidos.
EJ no podía decir si Sparkle se estaba burlando de ella o invitándola
a quedarse para conversar. Decidió que lo último era inevitable,
independientemente de los zapatos o el momento. Sparkle era
obviamente la guardiana en la puerta de Jinx.
Jinx miró a EJ, con expresión esperanzada.
−Si estás segura,−dijo EJ a Sparkle.
Jinx sonrió y saltó de los escalones. Besó a EJ firmemente en los
labios, su primer beso en más de un mes.
El corazón de EJ se derritió. ¡Maldición! Era tan tonta para con esta
mujer.
−No tardaremos mucho,−llamó Jinx mientras trotaba, con Pete
pisándole los talones.
−No hay prisa, dijo EJ.−Estaré bien.−Y sabía que lo estaría. Ahora
que estaba cara a cara con Sparkle, ya no se sentía intimidada. Y Jinx
parecía muy feliz, huyendo con su nuevo perro para mostrarle a su mejor
amiga en este hermoso domingo por la mañana.
−¿Café?−Dijo Sparkle, recuperando la atención de EJ.
EJ sonrió.−Eso sería genial. Gracias.
Sparkle le indicó una de las sillas Adirondack agrupadas cerca de la
puerta.−Relájate. Ya vuelvo.
EJ se sentó y cambió sus lentes de sol a la parte superior de su
cabeza. Se echó hacia atrás, disfrutando de la terraza sombreada,
relajándose más de lo que hubiera pensado.

Página 172 de 273


Al−Anka2019
Sparkle regresó con una bandeja que contenía todos los
ingredientes para la taza de café perfecta junto con algunas galletas
biscotti.−Sabía que volverías.−Se sentó frente a EJ
EJ la miró sorprendida. ¿Así que iban a meterse de lleno? Sin probar
el agua. Sin vadea. Estaba más acostumbrada a la política social y andaba
de puntillas en torno a un tema con cortesía, si es obvio, evasión. Esta vez,
Sparkle se sintió más cálida, no el témpano de hielo ártico que había
parecido en su primera reunión,—no cálida, pero más cálida. EJ apreció el
esfuerzo.−Podrías haber dicho algo,−dijo con una sonrisa.−Podría
habernos salvado unas pocas semanas.
Sparkle llenó dos tazas de una jarra grande y colocó una frente a
EJ−¿Dónde está la diversión en eso?−Una pizca de sonrisa tocó sus
labios.−Además, nadie sabía cómo llegar a ti. Incluyendo a Jinxie. Dice que
ni siquiera sabe en qué ciudad vives. Parece que no es la única con
secretos.
EJ sintió que se sonrojaba.−Sí.−Suspiró. −Necesitamos
intercambiar números de teléfono.−No era como si ella no hubiera
pensado en eso, e incluso hubiera tenido la intención de hacerlo antes. Era
tan fácil distraerse cuando estaba con Jinx. Sin embargo, no creía que
Sparkle quisiera o necesitara escuchar eso.
−Ese sería un buen comienzo.
−Y vivo en Sacramento.
−No me importa dónde vivas.−Sparkle se recostó en su silla.−Pero
a Jinxie sí.−Tomó un sorbo de café.
Una pequeña risa escapó de EJ. A ella le iba a terminar gustando
Sparkle. Podría decirlo. La estudió.
−¿Tienes algo en mente?−Preguntó Sparkle. Las motas doradas
suavizaron la nitidez de sus ojos verdes.
EJ vaciló. Quería saber más sobre Jinx, y tuvo la sensación de que
Sparkle sería de ayuda con eso. Sin embargo, tendría que bajar la
guardia,—algo que no hacía a menudo. Sin embargo, ¿no había estado
haciendo cosas que no hacía con frecuencia desde el momento en que
conoció a Jinx? −Me preguntaba...Jinx dijo que le dijiste que me diera otra
oportunidad.
Sparkle asintió con la cabeza.
Página 173 de 273
Al−Anka2019
−¿Por qué? Quiero decir, no tengo la impresión de que te guste
mucho.
Sparkle apoyó los codos en los brazos de la silla y sostuvo su café
frente a ella.−Le dije que te diera otra oportunidad porque eso es lo que
quería hacer,—lo que su corazón ansiaba hacer. Pero necesitaba poder
fingir, al menos hasta que volvieras, que ella no lo quería. Necesitaba que
alguien se lo dijera para que cuando llegara el momento, pudiera hacerlo
sin perder la cara, como dicen.
−¿Cómo lo sabías?−EJ se dio cuenta de que Sparkle había evitado
abordar si le gustaba o no, pero estaba bien. Ellas estaban hablando. Es un
comienzo.
−Un poco por las cosas que dijo sobre ti, pero sobre todo por las
cosas que no dijo, por la forma en que era cuando pensaba que nunca te
volvería a ver.
−¿Cómo estaba ella?
−Herida.−La palabra contenía un mordisco.−Cada vez que te ibas,
cortabas un pedacito de ella y la dejaste sangrando. Entonces, justo
cuando empezaba a reparar, volviste a aparecer.
Esa fue la descripción perfecta de cómo se sentía EJ cuando se había
ido cada vez,—y lo que finalmente la había hecho regresar. Suspiró.−Yo
también,− susurró.
−Oh, no,−dijo Sparkle bruscamente.−No puedes hacer eso. Tú eres
la que sigue saliendo y volviendo, y luego volviendo a salir. Resiste, y
hazlo bien si vas a estar con Jinxie. Si no, déjala en paz. Ella no es un viaje
al que vuelves cuando te apetece.
La corta diatriba dio en el blanco. Sparkle tenía razón. EJ no tenía
por qué sentir lástima por sí misma o jugar la carta pobre de mí. Ella
había sido la que mantenía la distancia, tanto literal como
emocionalmente, la que mantenía el control sobre cómo y cuándo se
veían. Había estado yendo y viniendo a su antojo, sin pensar en cómo se
sentiría en el otro extremo.−Tienes razón. Lo siento,−se escuchó decir,
pero su mente había seguido adelante.−¿Sería mejor si la dejo sola?−La
pregunta era sincera. Tal vez no era buena para Jinx. Buscó en la cara de
Sparkle.

Página 174 de 273


Al−Anka2019
Sparkle puso los ojos en blanco.−Por el amor de Dios, mujer. No. No
sería mejor si la dejaras sola. Sería mejor si intensificaras y estuvieras
realmente con ella. Te necesita. Y lo sepas o no, también la necesitas a ella.
La declaración sorprendió a EJ. Parpadeó sorprendida.−¿Qué
significa eso?
−Cuando conociste a Jinxie, ¿qué sentiste?
EJ sonrió al recordarlo.−No podía apartar mis ojos de ella. Sentí una
conexión inmediata,−dijo con cautela. ¿Acababa de admitir eso ante una
completa desconocida?
Sparkle asintió, claramente satisfecho.−Reggie dice que Jinxie era
igual. Entró en ese bar para llevarle a Reggie su teléfono, te echó un
vistazo y olvidó todo lo demás.
EJ se calentó con las palabras.
−Ella nunca ha hecho eso antes. Por lo general, se centra en lo que
está haciendo. Y para que ella se fuera a casa contigo me dice que algo
realmente diferente estaba sucediendo.−Sparkle hizo una pausa.−Estoy
segura de que Jinxie te dijo que ha pasado mucho tiempo desde que
estuvo con una mujer.
−Ella lo hizo.−¿Cuánto tiempo había dicho Jinx? ¿Diez años? Con
todo lo que se había dicho esa noche, se había olvidado.
−Es por eso que estaba un poco preocupada cuando volviste a
aparecer.−La expresión de Sparkle era seria.−Cronológicamente, Jinxie
tiene cuarenta y cinco años, pero emocionalmente, y al lidiar con la vida
fuera de la prisión, puede ser una nena en el bosque. Pasó toda su vida
adulta haciendo que otra persona tomara todas sus decisiones.
−Realmente no había pensado en eso,− dijo EJ.
−Además de eso, hay algo realmente especial en Jinxie. Ella tiene un
corazón tan amable. Hará cualquier cosa por cualquiera. Pienso en ella
como una especie de heroína. Ambas, en realidad.−Sparkle miró a través
del campo.
EJ siguió su mirada hacia donde Jinx, Reggie y Pete estaban
entrando en uno de los corrales al otro lado.
−Realmente no lo saben. No se consideran heroínas porque no
tienen grandes S en el pecho ni visten disfraces de superhéroes, pero
Página 175 de 273
Al−Anka2019
ayudan a las personas. Luchan por personas que no pueden luchar por sí
mismas. Salvan a la gente.−Sparkle mantuvo los ojos en el trío, o tal vez
en Reggie. Su voz se había suavizado de la misma manera que la voz de
una mujer cuando piensa en su amante.
−¿Reggie te salvó?−EJ preguntó en voz baja.
Sparkle asintió con la cabeza.−Ella no lo sabe. Reggie cree que hace
lo que necesita hacer, que sacarme de un coche que había conducido
deliberadamente desde un muelle es algo que cualquiera haría por un
extraño en su camino para ver a su madre. O que el servicio de
entrenamiento de perros gratis es cómo todos pasan su tiempo libre. Que
rastrear en las montañas en pleno invierno con su equipo de rescate para
encontrar a un imbécil excursionista desaparecido que ignoró el informe
meteorológico, es lo mismo que una caminata por la tarde.−Sparkle tomó
un poco de biscotti y le entregó un pedazo a EJ−Y Jinxie...−Sacudió la
cabeza.−Esa niña cree que ayudar a los niños vecinos con su tarea y
cuidarlos cuando las noches de trabajo de su madre, alimentar a un
hombre sin hogar, tomar un perro viejo y acostarse toda la noche en el
piso para que no muera solo, abrazar a una drogadicta…−Sparkle se secó
los ojos.−…a través de sus abstinencia, y luego asustarla hasta la muerta
para que se mantenga limpia...realmente cree que esas cosas no hacen
una diferencia en el mundo, porque esa perra de su hermana no quiere
hablar con ella. Ambas no tienen idea, pero ambas son heroínas.
EJ recordó el origen del nombre de Jinx. Se calentó por dentro. Ella
misma tenía un verdadero superhéroe en vivo. Mientras procesaba las
palabras de Sparkle, observó a Reggie señalar a Pete, decir algo,
convencerlo para que se sentara y luego repetir toda la rutina. Sabía de la
mayor parte de lo que Sparkle había compartido sobre Jinx.−¿Quién es la
drogadicta?−Preguntó suavemente.
−Mi hermanita, Trisha. Estuvieron en prisión juntas por un tiempo;
Jinxie literalmente salvó su vida, y luego mantuvo a la niña idiota viva el
tiempo suficiente para que ella saliera. Me la devolvió. Así es como
conocimos a Jinxie.
Jinx estaba en el suelo con Pete, prodigando con obvio elogio y
amor.
La admiración, el respeto y el afecto profundo crecieron dentro de
EJ. Las cosas que Jinx y Reggie hicieron no fueron cosas hechas por nadie
en los círculos en los que había vivido toda su vida.
Página 176 de 273
Al−Anka2019
−El cachorro fue un gran truco,−dijo Sparkle.
EJ la miró con cautela.
−Porque, ya sabes, ¿quién puede decirle que no a un
cachorro?−Sonrió.−Pero aparte de eso, Jinxie debería tener un perro.
EJ observó cómo Jinx ahora realizaba la rutina de entrenamiento
con Pete. De repente, quería saber más. Estaba lista para escuchar
más.−¿Sabes algo más sobre Jinx cuando estaba en prisión?
−Sé que ella trabajó en el departamento de educación y ayudó a
muchas de esas chicas a lograr sus GED, por lo que al menos tenían una
credencial de secundaria cuando salieron. Incluso enseñó a otras a leer. Y
la apuñalaron tratando de salvar a alguien en una pelea. Eso es lo que sé.
−¿Val?−EJ no pudo evitar preguntar.
Sparkle sacudió la cabeza.−No, Val ya estaba muerta cuando Jinxie
resultó herida.−Hizo una pausa.−Trisha dijo que escuchó que Jinxie había
salido de la pelea, pero luego vio a esta nueva reclusa estúpida y
aterrorizada ser arrastrada a la pelea. Jinxie la sacó, pero no antes de que
la abrieran.
EJ tembló levemente cuando la imagen de Jinx cayendo al suelo
brilló en su mente. Se le hizo un nudo en el estómago y palideció.
−¿Estás bien?−Preguntó Sparkle.
−Estoy bien.−EJ intentó sonar como si fuera verdad, pero el
susurro de su respuesta la delató.−¿Por qué haría eso? ¿Por qué volvería?
Sparkle guardó silencio por un momento.−¿Sabes algo sobre los
programas de doce pasos?
−No mucho.
−Uno de los pasos más importantes es hacer las paces, que es
cuando se disculpan con alguien a quien lastimaron cuando estaban
usando y piden perdón.−Sparkle se reclinó en su silla.−Pero a veces, no
es posible. O las personas ya no están o solo no pueden perdonar. En esos
casos, hay algo llamado enmiendas vivientes. No pueden cambiar lo que
han hecho, pero pueden cambiar cómo viven y qué hacen a partir de ese
momento. Entonces, hacen buenas obras, ayudan a las personas. Intenta
hacer la diferencia.

Página 177 de 273


Al−Anka2019
−Jinx definitivamente hace la diferencia en la vida de muchas
personas.−EJ tomó otro sorbo de café.
−Y tú puedes marcar la diferencia en la suya.
−¿Qué podría yo hacer que haga la diferencia que hace Jinx?
−Si vas a estar con ella, entonces realidad estar con ella. No más de
esta mierda de ida y vuelta para que nunca sepa si puede contar contigo.
Es tu trabajo amarla, pase lo que pase.
EJ se calmó.
−Oh, no te pongas nerviosa por la palabra L. Ya la amas, lo quieras
admitir o no. Solo quédate ahora y quédate aquí por ella.
EJ quería correr, pero no lo hizo. Tomó fuerza de la mirada fija de
Sparkle.
−Está aquí para ti también, si la dejas estar.
−¿Lo está?
Sparkle se echó a reír y palmeó la rodilla de EJ.−Por supuesto que lo
está. Te ayudará a superar todas esas cosas con tu hijo, si se lo permite.
−¿Ella te habló de eso?
Sparkle sonrió de lado.−¿No les dijiste a tus amigas sobre su prisión
y las cosas con su familia?
EJ se sonrojó.−Sí.
−Ahí tienes,−dijo Sparkle enérgicamente.−Y aquí vienen nuestras
heroínas.
Jinx corrió los últimos veinte metros más o menos, la emoción
iluminó su rostro.−Mira lo que Pete puede hacer,−dijo, deslizándose
hasta detenerse. Le dio al cachorro una serie de órdenes, cada una de las
cuales siguió perfectamente.
EJ y Sparkle se rieron y aplaudieron, mientras que Reggie se quedó
con una amplia sonrisa. Cuando la actuación estuvo completa, ella subió al
porche.−Es genial verte de nuevo, EJ−Le guiñó un ojo.
EJ sintió su calor.−Gracias,−dijo.−Es bueno verte de nuevo
también.

Página 178 de 273


Al−Anka2019
Reggie se inclinó y besó a Sparkle.−¿De qué han estado hablando
ustedes dos? ¿O quiero saberlo?
Sparkle la tomó de la mano.−No quieres saber.
−No lo creo.−Reggie las miró con escepticismo.−No creo que
debamos dejar a estas dos solas muy a menudo,−le dijo a Jinx.
−No lo sé,−dijo Jinx, sonriendo a EJ−La última vez que dejé a EJ
sola, llegue a casa para una cena fantástica.
−Bueno, si tienes hambre ahora, tú y Sparkle tendrán que preparar
algo,−dijo Reggie, volviendo su atención a EJ−Esta mujer me debe una
revancha.
−¿Vamos al bar?
−No, hay una mesa de billar justo dentro.−Reggie tomó la mano de
EJ y la obligó a ponerse de pie.−Y esta vez, estoy sobre ti.
−No sé a qué te refieres,−dijo EJ inocentemente.

y
EJ salió al porche trasero de Jinx. Había disfrutado la tarde con
Reggie y Sparkle, había golpeado a Reggie en billar de nuevo y había
perdido ciento sesenta y nueve mondadientes—cien de los suyos y
sesenta y nueve que pidió prestado de Jinx—jugando al póquer. También
se enteró de que Reggie y Sparkle habían estado juntas durante dieciocho
años. Fue inspirador, e incluso se permitió una breve fantasía de ella y
Jinx envejeciendo juntas. Quizás un poco ridículo después de conocerse
por solo dos meses, uno durante el cual ni siquiera habían hablado. Se
colocó detrás de Jinx en la barandilla y apenas evitó deslizar sus brazos
alrededor de la cintura de Jinx. Jinx todavía no había iniciado ningún
contacto entre ellas aparte de abrazarla la noche anterior y el único beso
en las perreras.
Jinx se volvió para mirarla.−Aparentemente, tu perro no puede
encontrar el lugar perfecto para ir al baño.
EJ miró hacia el patio donde Pete parecía estar vagando sin
rumbo.−¿Mi perro?−Inhaló el aroma que era únicamente Jinx y sintió su
respuesta natural. La excitación se tensó en su abdomen.−Lo traje para
ti.−Quería tocarla tanto.

Página 179 de 273


Al−Anka2019
Jinx sonrió, pero había tristeza en sus ojos. Tomó la mano de EJ y
pasó dos dedos a lo largo de un dedo.
EJ miró hacia abajo y observó el movimiento. La vista, el toque, el
golpe era tan sensual, tan tierno. Se perdió por un momento.
−EJ, tengo que decirte algo,−dijo Jinx suavemente.
Oh Dios mío. ¿Más? EJ levantó la vista para ver si era una broma. Era
demasiado pronto para bromear sobre eso. Ni siquiera habían discutido
completamente lo que ya le había dicho a EJ.
−Quiero besarte,−dijo Jinx.−Quiero decir, realmente besarte, no
como esta mañana. Y quiero acostarme contigo, tener sexo contigo….
−Oh, Dios, Jinx. Yo también quiero eso.−El deseo de EJ se encendió
aún más.
−Pero no puedo hasta que te cuente algo que sucedió desde la
última vez que te vi. Podría hacerte cambiar de opinión, por lo que
primero debes saberlo.
EJ observó los labios de Jinx, sintió el calor de sus dedos sobre su
piel. ¿Qué estaba diciendo? ¿Qué había hecho? ¿Se había acostado con
alguien más? Eso dolería, pero EJ no podría culparla si lo hubiera
hecho.−Está bien. Nosotras no...
−Cariño, por favor, déjame decir esto.
EJ se calló. Jinx estaba muy serio.−Bueno.
−Tiffany me contactó. Quería que nos conociéramos. La he visto dos
veces.−Las palabras se derramaron en un flujo constante, como si tuviera
miedo de detenerse, no podría terminar.
EJ se quedó quieta, pero sus pensamientos se aceleraron. ¿Tiffany
está viendo a Jinx, hablando con ella? Dios, ¿de qué habían hablado? ¿Jinx
le dijo...? No, Jinx no haría eso. O si lo hubiera hecho, habría incluido ese
pequeño detalle. EJ sintió que su miedo y enojo aumentaban. ¿Por qué
nada era suficiente? Había logrado regresar, convencida de lidiar con lo
que pudiera surgir sobre el pasado de Jinx. Quería ver cómo Jinx podría
afectar su vida y su relación con Jacob, en el futuro. En el futuro. Ahora no;
pero aquí estaba, ya en su cara. Tiffany en contacto con Jinx... tan cerca.
−¿EJ?−Jinx dijo suavemente.−¿Estás bien?

Página 180 de 273


Al−Anka2019
EJ deslizó su mano del agarre de Jinx. No estaba bien, pero ¿podría
estarlo? Recordó las palabras de Sparkle sobre estar allí, por lo que Jinx
sabía que podía contar con ella. La noche anterior había llorado en los
brazos de Jinx y le pidió que no se rindiera. Pero si le iba a pedir eso a Jinx,
tampoco podía rendirse. Se movió al lado de Jinx y se apoderó de la
barandilla del porche.
Jinx se quedó dónde estaba. Se miró los pies.
−¿Cómo te contactó?−Preguntó EJ.
−La primera vez que vino porque no tenía mi número. La segunda,
llamó, y nos encontramos para comer algo.−La voz de Jinx sonó tan hueca
como la de EJ.
La ansiedad de EJ aumentó.−Ella sabe dónde vives.
−Sí.
EJ sabía que lo Jinx debía estar esperando,—esperando que ella se
asustara, corriera a la casa, empacara sus cosas y desapareciera de
nuevo. Sin embargo, lo había intentado. No funcionó. No podía olvidar a
Jinx. Además, no quería hacerlo. Había pasado la última semana y media
decidiendo enfrentar sus miedos, darse la oportunidad de ser feliz como
Taylor había dicho. Y todavía tenía tiempo. Tiffany no estaba realmente
aquí. Solo quería conocer a Jinx.−¿Jacob lo sabe?
−No. Tiffany quiere que nos conozcamos antes de que alguien más
entre en esto.−La voz de Jinx era más fuerte, pero aún no miraba a EJ.
Estaba aterrorizada de hacer la siguiente pregunta, pero tenía que
saberlo.−¿Le dijiste a Tiffany sobre tu y yo?
Jinx levantó la cabeza, con los ojos muy abiertos con evidente
sorpresa.−Por supuesto no. EJ, yo nunca...
−Shhhh.−EJ se volvió hacia ella y le pasó los dedos por los
hombros. Necesitaba tocar a Jinx, necesitaba que Jinx la tocara, necesitaba
sentir esa seguridad que siempre sentía en los brazos de Jinx.−¿Me
abrazas?−Susurró ella.
Jinx la miró fijamente.−¿No te vas?
No lo haría. No podía. Quería quedarse. Quería estar con Jinx, no
sólo por la noche, sino como Sparkle había dicho. Y, al menos por esta
noche, podría relajarse. Sabía que Jacob y Tiffany estaban en Napa el fin
Página 181 de 273
Al−Anka2019
de semana. Tenía tiempo de averiguar qué era lo siguiente. Podría
disfrutar esta noche con Jinx. Sacudió con la cabeza.−Me quedaré. Pero te
necesito, Jinx. Llévame a la cama.
Jinx suspiró y sus ojos brillaron. Agarró a EJ, la apretó con fuerza
contra ella y se cubrió la boca con un beso acalorado. Sin toques
persistentes. Sin acumulación. Solo necesidad.
EJ se moldeó contra ella en pura rendición.
Se besaron largamente, con fuerza y profundidad, las manos de Jinx
agarrando la camisa de EJ, los dedos de EJ retorciéndose en el cabello de
Jinx, hasta que sintieron pequeñas patas en sus piernas y escucharon un
suave gemido de parte de Pete.
Jinx se apartó.−Creo que primero tenemos que acostar al
cariño,−dijo, con la respiración entrecortada.
EJ se echó a reír y gimió simultáneamente. Descansó su frente sobre
el hombro de Jinx.−Bienvenida a la maternidad.
−Me ocuparé de Pete,−dijo Jinx, acariciando la parte baja de la
espalda de EJ.−¿Nos vemos en la cama?
EJ asintió con la cabeza.

y
Yacía desnuda debajo de la sábana fría, mirando a Jinx. Le
encantaba cómo se movía, la gentileza de sus manos mientras acomodaba
a Pete en su cama, sus movimientos lentos mientras lo acariciaba hasta
que cerró los ojos.
−Ha tenido un gran par de días. Tiene sueño,−dijo Jinx,
enderezándose. Miró a EJ
EJ rodó sobre su espalda y sacó la sábana de su cuerpo. Se encontró
con los ojos oscuros de Jinx.−Tu turno,−dijo con una sonrisa.
Jinx hizo una pausa, bajando la mirada por la longitud de
EJ. Finalmente, con una lentitud inesperada, agarró el borde de su
camiseta y se la subió por encima de la cabeza.
EJ observó los senos pequeños y firmes, los pezones rosados y
rígidos, el estómago plano y los brazos tonificados cuando Jinx se quitó
los jeans y los dejó en el suelo. Alcanzó a Jinx y la abrazó cuando Jinx se
Página 182 de 273
Al−Anka2019
acomodó sobre ella. Sus cuerpos se fundieron, carne a carne. EJ jadeó de
placer.−Te sientes tan bien,−susurró.
Jinx gimió y se quedó quieta.
EJ cerró los ojos, intensamente consciente de sus corazones
latiendo uno contra el otro. Si no fuera por la dolorosa necesidad entre
sus muslos, podría haberse quedado allí, contenta por siempre.
Finalmente, Jinx se levantó sobre sus codos y enmarcó la cara de EJ
entre sus manos. Pasó los dedos por el cabello de EJ mientras la
miraba.−Gracias por quedarte,−murmuró.
EJ pasó las palmas por la columna de Jinx para ahuecar la
nuca. Pensó en lo asustada que había estado en el camino. Sus ojos ardían
de lágrimas.−Gracias por dejarme.−Jaló a Jinx en un lánguido beso.
La boca de Jinx estaba caliente, y deslizó su lengua entre los labios
de EJ en el mismo instante en que deslizó su pierna entre los muslos de EJ.
EJ levantó sus caderas, gimiendo ante la presión contra su centro.
Jinx comenzó a moverse contra ella, sin prisa, deliberadamente. Sus
muslos se separaron alrededor de uno de EJ, y EJ sintió su excitación
caliente y húmeda.
EJ gimió y sondeó la boca de Jinx más profundamente. Mordisqueó,
luego chupó el labio inferior de Jinx.
Jinx se sacudió y se estrelló contra ella.
El deseo inundó el cuerpo de EJ, el mismo deseo que siempre sintió
con Jinx, pero esta vez había algo más. Debajo de la pura lujuria y la
necesidad estaba esa conexión, esa unidad contra la que ella había
luchado en otras ocasiones que habían estado juntas. La había asustado
antes, pero esta vez, se sentía inevitable. Esta vez, EJ sabía que era
correcto. Se abrió completamente a Jinx, abrió esos lugares sobre los que
Jinx había bromeado esa primera mañana sin saber la verdad de sus
palabras, esos lugares que nadie había tocado nunca—antes de Jinx. Y
ahora, aquí estaba Jinx nuevamente, tocándolos tan tiernamente, tan
profundamente, que EJ pensó que podría desintegrarse en un millón de
pedazos pequeños. Para su horror, sintió la oleada de emoción y el
aguijón de las lágrimas. Las mordió. Abrió los ojos para encontrar a Jinx
mirándola mientras se besaban, mientras sus cuerpos se acariciaban. Se
perdió en el azul profundo del alma de Jinx.
Página 183 de 273
Al−Anka2019
Jinx se alejó, arrastrando besos por el cuello de EJ, dejando un
camino de sensaciones como si tirara migas de pan para encontrar el
camino de regreso a la boca de EJ. Pasó la punta de la lengua a lo largo de
la clavícula de EJ, provocando la parte inferior hasta que bajó aún más
para encontrar un pezón dolorido. Lo besó suavemente, con ternura.
EJ jadeó y se arqueó contra ella.
Jinx chupó cuando presionó con más fuerza el palpitante centro de
EJ, manteniendo un ritmo que llevó a EJ al precipicio del orgasmo una y
otra vez sin llevarla al borde.
EJ podía sentir que la necesidad de Jinx era tan intensa, con cada
empuje, se frotaba contra el muslo de EJ. Pero ella no estaba cediendo, ni
les estaba dando ninguna liberación. Los gemidos de EJ se convirtieron en
un largo gemido.
Finalmente, Jinx se movió y succionó el otro pezón de EJ en su boca
caliente al mismo tiempo que deslizó su mano entre las piernas de EJ y
entró en ella, lenta y profundamente.
EJ gritó de agonizante placer. Necesitaba liberación.
Jinx chupó con hambre cuando encontró el clítoris de EJ con su
pulgar, rodeándolo con cada empuje insoportable en ella. Sus caderas
todavía bombeaban contra EJ en conjunto con sus empujes.
EJ arañó la espalda de Jinx.−Oh, Dios, Jinx. Por favor.−Cada palabra
contenía una respiración irregular.
Jinx se movió con un movimiento repentino y presionó su pelvis
contra su mano mientras continuaba sus largos e incluso golpes en el
centro hinchado de EJ. Aceleró el paso.−Correte conmigo cariño.
EJ agarró las caderas de Jinx y la atrajo con fuerza contra ella con
cada empuje, levantando las suyas para encontrarlas. Su orgasmo explotó
desde lo más profundo de su ser, agudizado por los gritos de placer de
Jinx y su movimiento rechinante que empujó sus dedos más
profundamente en EJ y arrancó cada espasmo de liberación de ella.
Se balancearon una contra la otra, disminuyendo la velocidad poco
a poco, hasta que cada punzada, cada pulso, disminuyó.
Jinx se sentó sobre EJ y acarició su oreja.−Te extrañé
mucho,−susurró.

Página 184 de 273


Al−Anka2019
EJ sintió un sollozo reunirse en su alma, luego subió por su garganta
y salió entre sus labios. Lo escuchó como si viniera de otra persona. Las
lágrimas se deslizaron de las esquinas de sus ojos. Agarró a Jinx y la
apretó contra ella.−No puedo perderte,−dijo mientras lloraba.
Jinx la abrazó con fuerza.−No voy a ninguna parte, cariño. Estoy
aquí.
Avergonzada, EJ trató de recuperarse. Nunca había llorado después
del sexo. Había estado con mujeres que lo habían hecho, pero nunca lo
había hecho. Pero entonces, esto no se había sentido como sexo. Había
sido otra cosa, algo que nunca antes había experimentado. Había captado
briznas las otras veces que había estado con Jinx, pero siempre lo había
apagado y cerrado la puerta. Esta vez, sin embargo...Esta vez, ella
tenía...Con la comprensión, otro sollozo azotó su cuerpo.
Acababa de hacer el amor... por primera vez...nunca.
Se dejó llorar en los brazos de Jinx.

Página 185 de 273


Al−Anka2019
CAPÍTULO QUINCE

Jinx yacía con EJ acunada en sus brazos, escuchándola incluso


respirar mientras dormía. Las últimas dos semanas se habían sentido
como un sueño, comenzando en el momento en que se dio cuenta de que
EJ realmente se estaba quedando con ella después de enterarse de las
visitas de Tiffany. Había continuado a través de cada conversación
telefónica nocturna,—sin importar dónde estuviera EJ,—y alcanzó su
punto máximo la noche anterior cuando Jinx pudo tocarla nuevamente,
hacerle el amor toda la noche y despertarse con ella esta mañana. Hoy era
un día de trabajo para Jinx, pero se había ido al mediodía después de
pedir algunos favores para cubrir sus citas de la tarde. Y ahora, aquí
estaba, de vuelta en la cama con EJ, sin intención de nada más por el resto
del fin de semana. Excepto tal vez comida.
EJ se movió ligeramente y sus dedos se curvaron en una suave
caricia del pecho de Jinx.
Jinx sonrió.−Toc, toc,−dijo en voz baja.
Sintió que los labios de EJ se curvaban contra el hueco de su
hombro.−¿Quién está ahí?
−Wanda.−Jinx pasó la mano por la espalda desnuda de EJ.
EJ se movió y miró a Jinx.−Wanda, ¿quién?
−¿Wanda llama a los chinos?
EJ se echó a reír.−¿Por qué todos los chistes de Toc, toc son tan
malos?
−Es su naturaleza.−Jinx arrastró la yema de un dedo por la
columna vertebral de EJ y fue recompensado con un escalofrío y la visión
del cuerpo delgado de EJ arqueándose en un exuberante
estiramiento.−Su maldad inherente es lo que te hace reír.−Se sentó y
presionó sus labios en la nuca de EJ.
EJ suspiró.−¿Sabes lo que realmente quiero?
−Hmm.

Página 186 de 273


Al−Anka2019
EJ entrelazó sus brazos alrededor de Jinx.−Quiero uno de tus
sándwich de mantequilla de maní y jalea.
Jinx levantó las cejas con sorpresa.−¿Tú lo haces?
−Mm-hm. Puedo conseguir comida china en cualquier lugar, pero
ese sándwich de mantequilla de maní y jalea…
Jinx la miró.−Solo estas detrás de mí ingrediente secreto.−Se
recostó contra la almohada y tiró de EJ encima de ella.
EJ sonrió.–Lo hago.
Pete se quejó desde un lado de la cama.
−Vamos.−Jinx dio unas palmaditas en el colchón a su lado.
Se levantó de un salto y se acurrucó en la manta.
−Creo que es tan sorprendente que le hayas enseñado a pedir
permiso.
Jinx besó a EJ ligeramente en los labios.−Sabía que habría veces que
no lo quería en el medio de la cama.−Acarició la cabeza de Pete.−Y él es
un buen chico,−agregó al perro.
−Ha sido muy bueno esta tarde. Ha sido muy paciente con todo este
sexo y cosas blandas.−EJ se rascó detrás de la oreja.−Y probablemente
necesite salir.
−Le diré qué. Tú maneja eso y yo prepararé los sándwiches. De esa
manera no puedes mirar y descubrir mi secreto.
EJ sonrió y cubrió a Jinx con un beso sensual.−Te lo sacaré algún
día,−murmuró.
Era una broma, pero a Jinx le encantaba escuchar a EJ referirse al
futuro.
EJ se puso los jeans que habían sido arrojados al piso en el
momento en que Jinx había entrado por la puerta, luego agarró la
camiseta que Jinx llevaba puesta y se la puso sobre la cabeza. Una
brillante sonrisa iluminó su rostro.−Puedes ponerte la camisa que te
di. Hace resaltar tus ojos.
Jinx se tensó. Habían hablado de muchas cosas en llamadas
telefónicas en las últimas dos semanas—el hábito de drogas de Jinx y

Página 187 de 273


Al−Anka2019
Narcóticos Anónimos; partes de su tiempo en prisión; Trisha. El
matrimonio de EJ; El asunto de Marcus; su relación breve y poco
interesante con Rhonda; sus abuelos; sus amigas Gwen y Taylor,—pero
no habían hablado sobre la retirada de EJ o de cómo Jinx había enfrentado
sus sentimientos al respecto. Habían discutido sus sentimientos, pero no
el hecho de que había destruido todo lo que le recordaba a EJ
La sonrisa de EJ se atenuó.−Oh.−La comprensión apareció en sus
ojos.
−Lo siento…
−Está bien. Te conseguiré otra. Pero esta camisa...−Miró el logo de
Canine Complete en su torso.−Se va conmigo. Necesito algo que huela a ti
cuando estoy lejos. Algo para envolverme.−Su sonrisa había regresado.
−Está bien,−dijo Jinx desde el borde de la cama.−¿Qué recibo yo?
EJ se sentó a horcajadas sobre su regazo y le rodeó el cuello con los
brazos.−Traje algo extra especial para que lo guardes.
−¿De verdad? Parece que podría estar sucio.−Jinx agarró la cintura
de EJ y la apretó con fuerza contra ella.
−Podría ser.−EJ giró las caderas.−O podría ser algo con lo que
puedas acurrucarte cuando me extrañes.
Jinx acarició la garganta de EJ.−Tú tienes mi atención.
−Sé que sí.−EJ se arqueó y volvió a ponerse de pie.−Pero por ahora,
Pete necesita salir, y me prometiste un sándwich de mantequilla de maní
y jalea,−dijo mientras bailaba fuera del alcance de Jinx.
Jinx sonrió mientras la miraba a ella y a Pete desaparecer por la
puerta trasera.
Una vez vestida, recuperó la preparación del sándwich y pensó en
su ingrediente secreto. Si EJ solo lo supiera. Mientras extendía la
mantequilla de maní, oyó el sonido apagado de las voces alzadas de la
casa de al lado. Ambas ventanas estaban cerradas, así que la discusión
tuvo que ser acalorada. Pablo y su madre habían estado discutiendo más
últimamente. Estaba presionando para que dejara la pandilla y terminara
la escuela. Por respeto a su privacidad, Jinx ocupó su mente con
pensamientos de EJ
Un golpe sonó en la puerta principal.
Página 188 de 273
Al−Anka2019
Jinx se acercó para responder. Se congeló al ver a Tiffany, todas las
mejillas sonrojadas y ojos brillantes.
−Hola tía Michelle. Siento interrumpir, pero tiré mi celular al baño y
perdí todos mis contactos.
Jinx había visto a Tiffany dos veces desde que ella y Jacob habían
regresado de Napa. Ambas veces, habían salido a comer. En ambas
ocasiones, Tiffany había llamado primero para hacer arreglos. En ningún
momento había venido a la casa.
−Sé lo que vas a decir. Debería haber usado la función de copia de
seguridad, y ahora lo haré. Pero necesito tu número otra vez.−Levantó lo
que evidentemente era un teléfono nuevo y lo agitó en el aire.−Y pensé
que podríamos programar nuestro próximo almuerzo, mientras estoy
aquí. Te debo tailandés. No te retendré. Veo que tienes compañía.−Miró
hacia el camino de entrada e inclinó la cabeza.−Es tan divertido. Ese auto
se parece mucho al de mi suegra.
Como convocado, EJ entró por la puerta trasera.
Pete pasó corriendo junto a ella.
−¡EJ,!−dijo Tiffany con obvio placer.−¿Cuándo llegaste a la ciudad?
No sabíamos que vendrías. Solo le estaba diciendo a tía Michelle...−Señaló
el auto. Entrecerró los ojos ligeramente, luego miró de EJ a Jinx, y luego
otra vez.−Lo siento. Estoy confundida. No sabía que se conocían.
Jinx miró a EJ, su ansiedad a través del techo. No había forma de
saber cómo EJ querría jugar esto.
Su palidez era como cenizas. Presionó su mano contra la jamba de la
puerta.−Tiffany,−dijo, quizás solo para comprar otra fracción de
segundo.−Sí, nos conocimos en la boda.
Jinx no tenía idea de qué hacer, no tenía idea de lo que EJ estaba
pensando. Deseó poder detener el tiempo, o suspenderlo, para que
pudieran...¿Qué podrían hacer? Tiffany estaba aquí.
−Por supuesto que sí.−Tiffany se echó a reír.−De lo contrario, ¿por
qué estarías aquí?
Después de hacer un círculo completo de la habitación, Pete se
detuvo enfrente de Tiffany.

Página 189 de 273


Al−Anka2019
−Qué lindo cachorro,−dijo, inclinándose para acariciarlo.−¿Cuál es
su nombre?
−Uh, Pete,−dijo Jinx, agradecida, finalmente, por algo que decir.
−Hola, Pete,−dijo Tiffany. Parecía haberse olvidado de EJ. O tal vez
toda la escena no le parecía tan extraña. ¿Cómo podría no ser así?
Pete golpeó su nariz contra las llaves en su mano, luego las agarró y
salió corriendo.
−Hey, no puedes tener eso,−dijo Tiffany, yendo tras él.−Había dado
varios pasos antes de parecer recuperarse.
Pete saltó al centro de la cama y se enterró en la manta.
Tiffany se echó a reír.−Él es tan lindo. ¿Por cuánto tiempo lo has
tenido?
−Solo un par de semanas,−dijo Jinx. Volvió a mirar a EJ. ¿En qué
diablos está pensando?
Tiffany observó a Pete darse vuelta en las mantas, sacudir las llaves
y luego tratar de cavar un hoyo para enterrarlas. Se rió, una amplia
sonrisa formó su boca. De repente, su expresión cambió a una de
confusión mientras miraba a Jinx, luego comprensión, mientras observaba
a EJ. Un profundo sonrojo se deslizó en sus mejillas.−Oh.−Se llevó las
manos a la cara.−Oh Dios mío. Lo siento mucho.−Se volvió hacia la puerta
principal y luego se volvió hacia la cama.−Mis llaves. Lo siento. Necesito
mis llaves.
−Tiffany, espera. Por favor.−EJ caminó hacia ella. Era la otra EJ,—la
EJ en guardia, la EJ al mando.−Conocí a tu tía en la boda y nos pusimos a
hablar. Dijo que estaba interesada en buscar trabajo en una empresa
como la mía, y que ayer estuve en la zona, así que le traje algo de
información.
Tiffany estudió a EJ y luego miró a Jinx.−Pensé que te gustaba
trabajar en Canine Complete con tus amigas.
Jinx desvió su mirada hacia EJ. Esto era una locura. Sabía lo mal que
debía de estar asustada EJ por dentro—a pesar de que se veía en control
por fuera, aunque un poco pálida—haber dicho algo tan ridículo, pero no
sabía cómo ayudarla. Sin embargo, había aprendido que la verdad

Página 190 de 273


Al−Anka2019
generalmente era una locura. Y no iba a mentirle a su sobrina para que EJ
pudiera continuar con su farsa.−Sí,−dijo ella.
Los ojos de EJ se enfriaron.
Tiffany se volvió hacia EJ, su atención primero en la camisa de Jinx,
luego en sus pies descalzos.−EJ, está bien. No tienes que fingir nada. Si tú
y tía Michelle son felices juntas, me alegro. En realidad, explica algunas
cosas sobre ti que nunca he entendido.
La respiración de EJ se volvió superficial. Parecía asustada.−No, no
es lo que tú…
−EJ, para,−dijo Jinx suavemente.
EJ se tambaleó y tropezó hacia la cama.
Tanto Jinx como Tiffany se apresuraron a estabilizarla.
−Oh Dios. Esto no puede estar sucediendo.−EJ se frotó la frente
mientras la apoyaban en el colchón. Se abrazó y comenzó a mecerse.−Oh,
Dios.−Las lágrimas rodaron por sus mejillas.
Con los ojos muy abiertos con evidente preocupación, Tiffany miró
a Jinx.
−Ella necesita escucharlo de ti,−susurró Jinx.
Tiffany tragó saliva. Se puso en cuclillas frente a EJ y le tomó la
mano.−Está realmente bien. Conozco a muchas lesbianas y gays también;
YA no es algo tan grande.
−Jacob,−dijo EJ, obviamente tratando de recuperar el
aliento.−Jacob no lo sabe.
−Bueno, eso es cierto.−Tiffany le dio a Jinx una mirada de reojo.−Él
quiere arreglarte con uno de los socios principales de la empresa,−le dijo
a EJ−Su esposa murió hace un par de años, y Jacob pensó…
EJ la miraba fijamente.
−Sí, eso no funcionará.−Tiffany le apretó la mano.−Sin embargo,
Jacob querría saberlo. Él te ama.
−No. No, él no puede...Por favor, no...−La respiración de EJ se
aceleró de nuevo.

Página 191 de 273


Al−Anka2019
−No le diré,−dijo Tiffany suavemente.−Lo prometo. Esto es entre
tú y él.
Con eso, EJ comenzó a calmarse. Controló su respiración y se limpió
la humedad de las mejillas.−Gracias.
Tiffany sonrió y se levantó.−Bueno, ya he causado suficiente drama
por una tarde, así que las dejaré a ustedes dos para su día.−Todavía
sostenía la mano de EJ.−Y no te preocupes. No voy a decir nada, pero por
favor, piensa en decírselo.−Cogió las llaves de donde Pete las había
dejado y ahora estaba sentado mirando la escena.
EJ asintió levemente.−Gracias,−dijo de nuevo.
En los escalones delanteros, Jinx abrazó a Tiffany, en parte como un
adiós, pero sobre todo en agradecimiento.
−¿Va a estar bien?−Preguntó Tiffany.
−Estará bien,−dijo Jinx, pero deseó tener más confianza. Dio un
paso atrás y cerró la puerta.
EJ seguía sentada en el borde de la cama, abrazándose y mirando a
la nada.
−¿EJ?
−No puedo,−dijo EJ.−No puedo hacerlo. No estoy lista. Pero ahora,
Tiffany lo sabe.
Jinx recordó algo que Namastacey le había contado cuando Val
murió. Sabemos que estamos listos para algo porque sucede. La había
ayudado, pero algo le decía que EJ no estaba de humor para la sabiduría
de la cárcel. Podría esperar hasta que EJ estuviera más tranquila.−Está
bien, cariño. No necesitas estarlo. Ella dijo que no le diría nada a Jacob.
−¿Cuánto durará eso? ¿Cuánto tiempo pasará antes de que se dé
cuenta de que le está ocultando un gran secreto, guardando una mentira
entre ellos, y sienta la necesidad de decírselo?
−No creo que Tiffany haga eso. No sin hablar contigo primero.
EJ dejó escapar un suspiro.−¿Cómo lo sabes? Conoces a Tiffany
desde hace un minuto y medio,−dijo EJ, su tono agudo.
Jinx cerró los ojos. EJ tiene miedo, y la gente dice cosas cuando
tienen miedo. No se trata de mí.
Página 192 de 273
Al−Anka2019
−Los he visto juntas. Son muy unidos. Ella no va a querer esto entre
ellos. ¿Y cómo va a explicarle que ya lo sabía, si él se entera y
cuándo? ¿Cómo va a explicar por qué su lealtad era conmigo y no con él?
−EJ, demos un paso a la vez. En este momento, todo lo que sucedió
es que su nuera ahora sabe algo importante sobre ti y la está apoyando;
dijo que no es gran cosa. Sabe que soy gay desde nuestra primera
conversación, y no ha importado en absoluto. Y hoy, dijo que está
contenta si somos felices juntas. Esto debería ser algo bueno.
EJ finalmente se enfocó en Jinx, sus ojos enojados.−¿Crees que esto
debería ser algo bueno ? ¿Incluso después de contarte lo que le sucedió a
Jacob y por qué nunca le dije?
Jinx vaciló.−Creo que te sientes culpable por eso, y tu culpa está
coloreando tu perspectiva. Tiffany dijo que Jacob te está agradecido por
ayudarlo a superar eso. Dijo que no podría haberlo superado sin su
madre.
EJ se puso rígida.−¿Hablaste con Tiffany sobre mí? ¿Sobre mí y
Jacob?−Su voz era glacial.
−Tiffany conmigo de ti. No lo mencioné.
−¿Pero fuiste con eso? ¿Por qué? ¿Porque crees que te va a dar algo
que quieres? ¿Crees que si puedes entenderme, te conseguirá un lugar en
nuestra mesa de Acción de Gracias? ¿Qué vas a ser parte de nuestra gran y
feliz familia? −EJ se puso de pie y comenzó a caminar.
−¿Qué?
−No tenemos una familia grande y feliz, Jinx. Así que tendrás que
hacer las paces con la tuya.
Jinx estaba estupefacta. ¿Cómo se le dio la vuelta? Su propio
temperamento ardió.−Tal vez tú eres la razón por la que no, porque estás
demasiado asustada para hacerles saber. Y no estamos hablando de mi
familia. Mi familia me conoce, para bien o para mal. Hasta ahora, pensé
que ninguno de ellos quería tener nada que ver conmigo, pero al menos
he sabido la verdad, tanto en lo que he hecho y que no he renunciado a
ellos. Aún lo estoy intentando. Has renunciado a Jacob. Decidiste lo que
puede y no puede manejar, y te has alejado de él, y ni siquiera sabe por
qué. ¿Y qué hay de tu hija? Mandy, ¿verdad? ¿La hija que ni siquiera

Página 193 de 273


Al−Anka2019
mencionaste porque estás tan obsesionada con Jacob? ¿Cuánto tiempo
hace que te deshiciste de ella?
EJ dejó de pasearse y le dirigió una mirada de acero. Era esa otra EJ
otra vez. Jinx había tocado al dragón.−¿Cómo te atreves a hablarme sobre
esto? No te concierne a ti.
−Alguien tiene que hacerlo. Jinx metió las manos en los bolsillos de
sus jeans.−Has excluido a todos los demás. Estás tan aterrorizada de que
alguien te conozca, de que alguien te amé. No se trata de tus hijos, EJ Se
trata de ti. ¿Por qué da tanto miedo dejar que alguien te amé?
−¿Qué da miedo?−El tono de EJ era incrédulo.−¡Esto!−Señaló el
suelo.−Esto, aquí mismo, es lo que da miedo al respecto. Mi vida estaba
bien—estaba bien—antes de conocerte. Y luego, te conocí...Y...Y...−Se
presionó las yemas de los dedos contra las sienes.−Te conocí, y no podía
pensar. Y no pude parar. Y todas mis reglas se fueron por la ventana. Y
ahora mi nuera sabe la única cosa en la que he trabajado tan duro para
mantenerme separado, para guardarla en su propia cajita para
disfrutarla; ahora he perdido el control. Ya no depende de mí quién lo
sepa. Si ella decide en algún momento de intimidad,−casi escupe las
palabras,−decirle a mi hijo, no puedo hacer nada al respecto. Y todo
porque dejé entrar a alguien. Te dejé entrar.
Jinx no pudo contener una burla.−¿Esto es dejarme entrar? No me
has dejado entrar. Has controlado cada segundo de lo que hemos
compartido. Me has mantenido al alcance de la mano. Has entrado en mi
vida si y cuándo y hasta dónde quieres, en un momento dado, y te retiras
por completo cuando quieres,—cada vez que comenzamos a acercarnos
demasiado. Diablos, ni siquiera sabía en qué ciudad vives hasta hace una
semana.
−Nunca preguntaste.
−¡Oh! ¿Es así? ¿Solo tengo que preguntar?−Jinx hizo una pausa
como para pensar.−Bueno. Veamos entonces. ¿Qué pasa con tu hija? Ya
sabes, la hija que nunca mencionas. ¿Qué pasa con ella? Tienes todo este
pequeño mundo que has construido alrededor de Jacob y por qué él no
puede conocerte. ¿Por qué no puede Mandy?
EJ la fulminó con la mirada.
Jinx se encogió de hombros.−Yo pregunté.

Página 194 de 273


Al−Anka2019
La expresión de EJ era dura, sus ojos de un verde helado.−No estoy
haciendo esto. No puedo.−Salió de la habitación y regresó con sus cosas
del baño.
−¿Qué estás haciendo?−Preguntó Jinx.
EJ sacó su maleta de la esquina.
−Oh, sí,−dijo Jinx.−Aquí vamos. Aquí está la EJ que conozco,
saliendo por la puerta.−Esperó a que su estómago se anudara, por esa
sensación de pánico, ese dolor de soledad. No vino. En cambio, la calma la
invadió. ¿Había terminado? No, no de hecho. Solo despejado. No podía
aliviar el miedo de EJ. Eso dependía de EJ. Tenía que decidir cuánto valía
ser amada. En ese momento, se dio cuenta de que la conversación había
dejado de ser sobre los niños de EJ, y si podían o no amarla por lo que era.
Se dio cuenta de que amaba a EJ, que se había enamorado de ella—Dios la
ayude—pero también había aprendido a amarse a sí misma. Y ya no podía
hacer esto. No podía seguir viendo a EJ salir por la puerta en un extraño
bucle del Día de la Marmota. No estaba avergonzada de quién era, y no iba
a ser tratada como un pequeño secreto sucio.
−¿Sabes qué? Tienes razón.−Jinx cruzó hacia donde EJ estaba
empacando.−Yo tampoco puedo hacer esto. Si te vas de nuevo, no puedes
volver.
La respuesta de EJ fue apenas un estremecimiento, pero fue algo.
−Cariño, no pretendo tener todas las respuestas, y no te estoy
diciendo cómo y cuándo hablar con tus hijos. Solo digo que no puedes
abandonarme cada vez que te asustas. Si te preocupas por nosotras, debes
quedarte y confiar en que podemos resolver algo.
EJ metió un zapato en la parte de atrás de su bolso.
Jinx no quería mirar. Se retiró al baño y cerró la puerta. Se sentó con
las piernas cruzadas en el mostrador y se apoyó contra el espejo. Esperó,
escuchando el sonido de los tacones de EJ sobre el linóleo, la apertura de
la puerta, el arranque de un motor. Cerró los ojos y respiró hondo. No
tenía idea de cuánto tiempo había estado sentada allí cuando se dio
cuenta de su entorno nuevamente, pero la casa estaba en silencio. Estaba
segura de que EJ se había ido. Quizás llevaría a Pete a dar un paseo;
cuando dobló la esquina hacia la sala de estar, se detuvo. Su corazón dio
un salto.

Página 195 de 273


Al−Anka2019
El bolso de EJ todavía estaba en la cama, y EJ yacía acurrucada a su
lado. Sus hombros temblaron. Pete acurrucado en la curva de su cuerpo.
Jinx se paró sobre ella, mirando hacia abajo.
EJ acarició a Pete con ternura. Se sorbió la nariz.−Lo asustamos.
Jinx se sentó en la cama y cubrió a EJ. Pasó el brazo por la cintura y
acarició el hocico de Pete.−También nos asustamos,−susurró.
Él lamió su palma.
EJ entrelazó sus dedos entre los de Jinx y metió las manos debajo de
la barbilla.−No puedo no volver,−dijo, con voz temblorosa.−Entonces, no
puedo irme. Pero no sé qué hacer.
−Yo tampoco lo sé,−dijo Jinx en voz baja.−Quizás lo que hay que
hacer es no hacer nada. Has estado tratando de mantener cada detalle,
cada momento, cada aspecto de tu vida tan controlado y separado. Tal vez
sea hora de dejar que todo sea lo que es, que todos sean quienes son y ver
qué sucede.
EJ respiró temblorosamente.−Oh Dios, Jinx, eso me aterroriza.
−Lo sé, cariño.−Frotó su mejilla contra el cabello de EJ.
−Me preocupo por nosotras,−dijo EJ. Besó el nudillo de Jinx. −Dime
que podemos resolver esto.
−Podemos.−Jinx apretó su agarre.−Tenemos que. Ambas hemos
pasado por demasiado para finalmente encontrarnos, solo para
perdernos una a la otra vez.
−Estoy tan cansada,−susurró EJ.
−Duerme cariño. Estaré aquí.−Se levantaría más tarde y le haría a
Kenny algo de comer, pero por ahora, sostener a EJ era todo lo que
necesitaba hacer.
Yacía presionada contra ella, escuchándola respirar, los ocasionales
woofs de, a los sonidos silenciosos de la noche mientras la oscuridad
cubría la habitación.
Luego, un disparo, un grito y el chirrido de los neumáticos
destrozaron la noche.

Página 196 de 273


Al−Anka2019
CAPÍTULO DIECISÉIS

EJ se enderezó, su corazón latía con fuerza.−¿Qué fue eso?


Pete saltó de la cama ladrando.
Alguien afuera gritó.
−Sonó como un tiro,−dijo Jinx, a medio camino de la puerta.−Llama
al 911.−Antes de que EJ pudiera responder, Jinx se había ido.
EJ agarró su teléfono e hizo la llamada, luego se apresuró a salir.
Una pequeña multitud se reunió en el patio de al lado, y hubo una
conmoción en el porche delantero.
Cuando EJ cruzó el camino de entrada, escuchó a una mujer sollozar
y vio a Jinx acurrucada en la cima de las escaleras con otras dos personas.
Jinx arrancó una tira de tela del dobladillo de su camisa.
EJ se movió detrás de ella y miró hacia abajo.
Una niña de unos once o doce años yacía en la cubierta de cemento,
la sangre empapaba casi instantáneamente el vendaje improvisado que
Jinx había aplicado en la herida de su cabeza. La mujer arrodillada a su
lado seguía llorando y persignándose, repitiendo algo una y otra vez en
español.
−Oh, Dios mío,−susurró EJ.
Jinx la miró de nuevo.−Tráeme algunas camisas del cajón superior
de mi tocador. Deprisa.
EJ corrió de regreso a la casa. Agarró un puñado de las camisetas de
Jinx y salió corriendo. Sus pensamientos se tambalearon. ¿Quién
dispararía a una niña? Le entregó varias a Jinx, luego se arrodilló junto a
la mujer que lloraba y rodeó sus temblorosos hombros.
La mujer se desplomó en sus brazos.
A lo lejos, las sirenas sonaron en la noche cuando Jinx dobló una
camisa sobre la herida y la ató en su lugar con otra.

Página 197 de 273


Al−Anka2019
−Vamos, Angelita, quédate con nosotros. Tu mamá te necesita.
No hubo respuesta de la niña.
Cuando llegaron la policía y los paramédicos, EJ y Jinx sostuvieron a
la madre de Angelita entre ellas y la ayudaron a bajar los escalones para
que el equipo de emergencia pudiera trabajar, y así un oficial podría
tomar su declaración. EJ solo captó pedazos entre el ruido de las radios y
la mujer que hablaba español con frecuencia. La madre de Angelita se
llamaba Mercedes, y Angelita había estado sentada en la mecedora del
porche, escuchando un CD, cuando alguien había disparado desde un
automóvil que pasaba. Los términos pandilla y coche pasaron por el aire.
Jinx se quedó con Mercedes durante todo el proceso, y cuando los
paramédicos llevaron la camilla a la ambulancia, se ofreció a seguirla y
asegurarse de que Mercedes llegara al hospital. Se dirigieron hacia el auto
de Jinx.
Con Mercedes acomodada en el asiento delantero, Jinx se volvió
hacia EJ por primera vez.
EJ hizo una mueca al ver las manos manchadas de sangre de Jinx y
las manchas carmesí en sus jeans y camiseta rota donde los había
limpiado. Tuvo que mirar hacia otro lado.
−No sé cuánto tiempo llevará esto,−dijo Jinx. Miró por encima del
hombro a la mujer en el auto.−Podríamos estar allí toda la noche y hasta
mañana.
−Lo sé,−dijo EJ. Se concentró en los ojos de Jinx. No podía mantener
las palabras de Sparkle fuera de su mente. Ella es una heroína. EJ pudo ver
eso y sí, los héroes ayudan a las personas y salvan a las personas. Sin
embargo, a veces también mueren, y tanta sangre en Jinx la
desconcertó.−¿Crees que Reggie y Sparkle se llevarían a Pete?
Jinx se tensó.−¿Te vas?−Su tono era afilado con resignación.
−No. Quiero ir al hospital y estar contigo.−EJ le acarició el
brazo.−Pero como no sabemos cuánto tiempo será, no quiero dejarlo
solo. Si pueden llevárselo, te traeré un cambio de ropa, dejaré a Pete y te
veré en el hospital.
Una tierna sonrisa apareció en los labios de Jinx.−Gracias,−dijo ella,
ya en su camino alrededor del automóvil hacia el lado del conductor.−Les
haré saber que irás.
Página 198 de 273
Al−Anka2019
y
Cuarenta y cinco minutos después, EJ encontró a Jinx y Mercedes en
la sala de espera de la sala de emergencias. Pablo estaba sentado al lado
de su madre. Jinx le presentó a las dos hermanas de Mercedes y a varios
otros miembros de la familia antes de pasar a dos asientos donde podrían
sentarse juntas. Todavía no se sabía nada sobre la condición de
Angelita. Jinx obviamente se había tomado el tiempo para lavarse las
manos, pero su ropa todavía estaba manchada y rota.
EJ le entregó la bolsa PetSmart que llevaba.−Aquí, ¿por qué no te
cambias? Te hará sentir mejor mientras esperamos. Y probablemente
también sería mejor para la familia.
Jinx asintió y desapareció en un baño cercano.
Mientras EJ esperaba, observó a la familia de Angelita, algunos
llorando, todos con expresiones tensas por la preocupación y el
temor. Pablo la había saludado cuando llegó por primera vez, pero no la
había mirado a los ojos. Ahora, se desplomó hacia adelante, con los codos
sobre las rodillas, y se pasó rápidamente la mano por la cara cada pocos
minutos.
−¿Alguna noticia?−Preguntó Jinx, sentándose junto a EJ
nuevamente.
EJ sacudió la cabeza.−¿Dónde estuvo Pablo esta noche? No lo vi
antes.
−No lo sé. Probablemente fuera con sus muchachos.−El tono de
Jinx estaba teñido de asco.
EJ la miró. Nunca había escuchado a Jinx expresar ningún tipo de
juicio, de nadie, incluso implícito como estaba aquí.−¿Te refieres a su
pandilla?
Jinx asintió con la cabeza. Se pellizcó el puente de la nariz.
EJ volvió a mirar al chico. Realmente parecía un niño esta
noche.−Bueno, fue un tiroteo. No podría haber hecho nada para detenerlo
si hubiera estado en casa.
−No, pero son las decisiones que ha tomado han llevado a esta
noche. Las decisiones que toma todos los días para que lo maten.
Mercedes ha estado tratando de que salga de la banda.
Página 199 de 273
Al−Anka2019
−¿Qué hay de ti?−Preguntó EJ, realmente curiosa.
Jinx parecía confundida.−¿Qué hay de mí?
−¿Hablaste con él?−
−Hemos hablado de que él participó, pero no mucho sobre su
salida. Si no escucha a su madre, no me va a escuchar a mí.
−Pensaría que serías tú a quien podría escucharía.−EJ cubrió la
mano de Jinx con la suya.
−¿Por qué?
−Porque él te respeta. Me di cuenta por la forma en que habló de ti
en la conversación que tuvimos. Y porque pasaste veinte años en prisión,
que es donde él podría terminar si sigue haciendo lo que está
haciendo. Puedes decirle, de primera mano, cómo es dónde las malas
decisiones pueden aterrizarlo. Y porque sabes lo que se siente perder a la
gente que amas debido a esas opciones. No de la misma manera que esta
noche, pero perderlos todavía.
Jinx había mantenido su mirada en sus manos mientras EJ hablaba.
Apretó su agarre sobre los dedos de EJ.−¿De verdad lo crees?
−Lo hago.
Jinx la miró pensativamente, luego se volvió en dirección a Pablo.
La puerta a su lado se abrió de golpe, y entraron varios tipos
vestidos de pandillas.
Pablo levantó la vista, luego le dijo algo a su madre y se
levantó.−Hola,−dijo mientras se acercaba a sus amigos.−¿Qué hay?
−Sí, hombre, está por toda la calle. Creen que te atraparon. Ella
llevaba puesto tu sombrero.
Pablo apretó la mandíbula.−Bueno, no me atraparon. Cabrones;
consiguieron a mi hermanita.−Su voz tembló, ya sea con dolor o rabia, EJ
no podía estar segura.
−¿Sra. Mendoza?−Llamó un médico desde la puerta de la sala de
emergencias.
Mercedes se levantó y el médico se acercó a ella. El resto de la
familia se reunió alrededor. EJ y Jinx se acercaron.

Página 200 de 273


Al−Anka2019
−La herida en sí no es tan grave,−dijo el médico. Le recordó a EJ a
Mandy, con su enfoque directo y ojos sinceros.−Técnicamente es un
rasguño, pero fracturó el cráneo de tu hija. Hicimos una tomografía
computarizada y no hay signos de ninguna otra lesión, pero todavía no se
ha despertado.−Tal vez no era como Mandy en absoluto. Tal vez EJ estaba
pensando en ella porque la hija de alguien estaba acostada en algún lugar
detrás de esa puerta sin despertarse. Deslizó su brazo alrededor de la
cintura de Jinx para su comodidad.
−¿Te gustaría ir a sentarte con ella?−Le preguntó el médico a
Mercedes.
−Sí, por favor,−dijo Mercedes débilmente. Se giró hacia
Pablo.−¿Ven conmigo?
La expresión de Pablo era dura.−No, mamá. Tengo algo que cuidar.
Mercedes miró a sus amigos.−Pablo, no. Por favor, ven y siéntate
con Angelita.−Ella lo agarró del brazo.
−Anda tú. Volveré.−Él se liberó de su agarre y caminó hacia la
puerta.
EJ había escuchado lo suficiente sobre represalias de pandillas, visto
suficientes películas como Boyz in the Hood, para saber lo que
probablemente estaba sucediendo.−Pablo,−llamó, pero Jinx ya iba tras
él. Ella lo siguió.
−Pablo, espera,−dijo Jinx en el pasillo.
Él se detuvo.−Está bien, Jinx. Sé lo que tengo que hacer.
−No seas estúpido.
Pablo miró a sus amigos.−Consigue el coche. Estaré allí en un
segundo.
Uno fulminó con la mirada a Jinx, luego condujo a los demás por el
pasillo.
−Le dispararon a Angelita,−le dijo Pablo a Jinx.−Tengo que cuidar a
mi familia.
−Este no es el camino. ¿Cómo vas a cuidarlas si estás en prisión? O
peor, muerto.

Página 201 de 273


Al−Anka2019
−No te metas, Jinx.−Los ojos de Pablo brillaron.−Sé lo que estoy
haciendo.
−No creo que lo hagas, porque si lo hicieras, tu hermana pequeña
no estaría acostada allí con la cabeza vendada.
La mandíbula de Pablo se apretó y los músculos de su cuello se
tensaron.
−Si supieras lo que estás haciendo, ella podría sentarse en su
porche sin que tu banda rival venga por ti. Si supieras lo que estás
haciendo, tu madre no estaría ahí rezando por la vida de sus dos hijos en
este momento.
−Cierra la jodida boca,−dijo Pablo, alzando la voz.−Mi familia no es
asunto tuyo.−Se dio la vuelta para irse.
Jinx saltó delante de él.−¿No es asunto mío?−Su tono coincidía con
el de él.−No tienes ningún problema con que tu familia sea mi asunto
cuando conduzco a tu madre al trabajo o a la tienda de comestibles, o
cuando ayudo a Angelita. O incluso cuando te doy dinero para comprarle
a tu mamá un regalo de cumpleaños. Pero ahora, de repente, ¿ninguno de
ustedes es asunto mío?
−Sal del camino,−dijo Pablo.
−No.−Jinx se enfrentó frente a él.−Si te vas a ir, tendrás que pasar
por mí.
Un pequeño jadeo escapó de los labios de EJ. Jinx era más alto que
Pablo, pero Pablo era más corpulento y tenía al menos veinte libras sobre
ella.
−Quítate del jodido camino,−dijo Pablo nuevamente, su tono
amenazante.
−No,− dijo Jinx con más firmeza.
Pablo comenzó a pasar junto a ella, empujándola a un lado.
Jinx lo agarró del hombro y tiró de él hacia atrás.
Él se giró y la golpeó.
En un movimiento suave, ella esquivó el golpe, luego atrapó su
muñeca cuando él se dio la vuelta, giró su brazo detrás de su espalda y lo

Página 202 de 273


Al−Anka2019
empujó hacia la pared. Lo inmovilizó con su cuerpo.−No te vas a ir,−dijo
con los dientes apretados.
−Bájate de mí, perra,−gritó Pablo.
−¿Quieres que me quite de ti? ¿Y luego qué? ¿Entonces vas a cazar
al tirador y lo matas? ¿Entonces su banda envía a alguien tras de ti, y esta
vez te matan? O tal vez esta vez, es tu mamá a la que matan,—porque los
bandidos no parecen ser demasiado inteligentes. Todo lo que se necesita
es un sombrero para confundirte.
Pablo se sacudió contra el agarre de Jinx pero no pudo moverse.
−O, si no terminas muerto, te mandan lejos. ¿Crees que es fácil?
¿Quién cuidará de tu familia? ¿Quién va a cuidar a Angelita mientras tu
mamá trabaja dos trabajos, o tal vez incluso toma un tercero para que
pueda poner dinero en tus libros, porque sabes que lo hará.−Jinx se
acercó más al oído de Pablo, y algo en su actitud. Pareció cambiar. Su voz
se endureció. −Y créeme, vas a querer que lo haga, a pesar de que la va a
chupar, porque déjame decirte cómo es eso cuando no tienes a nadie
afuera, cuando no tienes dinero.
Luchó contra ella.
Lo empujó más fuerte contra la pared.− Si no tienes a nadie afuera
enviándote dinero, enviándote cosas que necesitas, no tienes nada que
comerciar. Espera. No, tienes algo que comerciar. Tienes tu cuerpo. Y
créeme, ¿una pequeña pieza como tú? Vas a tener una gran demanda;
entonces necesitarás encontrar a alguien con quien engancharte. Un papá
grande que puede protegerte. Pero no lo hará gratis. No, hay un precio, y
es alto. Es tu dignidad. Pero vas a estar dispuesto a pagarlo, porque la
alternativa es peor. La alternativa te lleva al ala ding con líquido
(Unidad Psiquiátrica)

de frenos o bailando en el asfalto. (Ser apuñalado)


(Medicamentos Psiquiátricos)

EJ no tenía idea de lo que Jinx estaba hablando, pero se dio cuenta


que Pablo sí.
Él se calmó.
−Mientras tanto,−dijo Jinx, ajustando su agarre.−Todo lo que
podrás hacer es preguntarte por tu familia. ¿Cómo está tu mamá
aguantando el dolor de perder a su hijo en las calles? ¿Qué está
aprendiendo Angelita sobre la vida con el ejemplo estelar que has
sido? ¿Todavía estará en sus clases aceleradas? ¿Seguirá trabajando para

Página 203 de 273


Al−Anka2019
ir a la universidad? ¿O está abriendo las piernas todos los sábados por la
noche para uno de tus amigos? Y eso está dado que incluso se despierta
esta noche.
−Cierra la maldita boca,−gritó Pablo.
− ¿Qué pasa, tipo duro? Si ni siquiera puedes oírlo, ¿cómo lo vas a
vivir? ¿Eh? ¿Cómo vas a despertar cada mañana siendo un pedazo de
carne sin familia excepto por la que pagas un precio tan alto por ahí,
excepto que se volverá en tu contra al más mínimo paso en falso. Mientras
tu verdadera familia, a quien crees cuidar esta noche está saliendo y
matando a alguien, te olvida o no quiere tener nada que ver contigo.−La
cara de Jinx se contorsionó y cerró los ojos con fuerza, pero su voz
permaneció firme.
El pecho de Pablo se agitó y comenzó a llorar.
−No eres ese tipo, Pablo,−dijo Jinx en voz baja.−No eres este chico,
esta noche. Eres el tipo que yace en el suelo con su hermana pequeña,
ayudándola a hacer pulseras de amistad con envoltorios de goma. Eres el
tipo que todavía sostiene la mano de su madre cuando está preocupada o
asustada, el que realmente quiere estar allí con ella, ahora. Eres el tipo
cuya actividad favorita es sentarse en el parque y dibujar niños pequeños
en los columpios o perros persiguiendo ardillas. Sé ese tipo−añadió
suavemente.
Pablo se dejó caer contra la pared y lloró en voz baja.
Jinx pasó de inmovilizarlo a abrazarlo.
EJ exhaló el aliento que había estado conteniendo. Miró por el
pasillo y miró a uno de los amigos de Pablo.
Su expresión era ilegible. Se dio la vuelta y se alejó.
−Volvamos adentro. Vamos a apoyar a tu mamá. Eso es cuidar a la
familia,−Jinx murmuró a Pablo. Soltó su agarre y dejó caer un brazo sobre
sus hombros.
Se limpió la cara con la manga y asintió.

y
Mientras Pablo hablaba con la enfermera en la ventana y lo
invitaban a sentarse con su madre y su hermana, EJ estudió a Jinx. Se
Página 204 de 273
Al−Anka2019
preguntó lo que la visita a su pasado había cobrado en ella. Parecía un
poco conmocionada. EJ deslizó sus brazos alrededor del cuello de Jinx y
sintió su temblor.−Lo hiciste bien,−susurró ella.
Jinx se acercó a ella con facilidad y apoyó la cabeza sobre el hombro
de EJ.

y
Casi amanecía antes de que Angelita despertara, y se corrió la voz
de que estaría bien. Tenía una conmoción cerebral y puntos de sutura y
necesitaría tener cuidado con la fractura, pero todo se curaría
rápidamente. Sin embargo, el trauma emocional de recibir un disparo
llevaría más tiempo.
En el camino a casa, EJ se sentó acurrucada de lado en el asiento del
pasajero de su auto, mirando a Jinx. Jinx había prestado su Toyota a una
de las hermanas de Mercedes, que tuvo que irse antes que el resto de la
familia para llegar a tiempo al trabajo. A EJ le gustaba ver a Jinx
conducir. Le gustaba la forma en que una mano cubría el volante mientras
la otra descansaba sobre el muslo de EJ. Le gustaba poder examinar el
perfil de Jinx sin ser notada. No habían hablado desde que habían salido
del hospital, cada una perdida en sus propios pensamientos.
−Me alegro de que estuvieras allí esta noche,−dijo Jinx finalmente.
EJ cambió su mirada del lóbulo de la oreja de Jinx a los músculos de
su mandíbula mientras hablaba.−Yo también,−dijo, todavía un poco
desenfocada.
Se imaginó la cara de Jinx, la cara ahora cerrada y contemplativa,
como lo había sido durante el altercado con Pablo. Había sido tan intenso,
tantas emociones pasaron sobre él—sinceridad, preocupación, ira, dolor,
alivio—todo en tan poco tiempo. Independientemente de lo que había
estado sintiendo, a pesar de las emociones y recuerdos que resucitaban,
había sido implacable. Solo había pensado en Pablo y en lo devastadora
que podría haber cambiado su vida si hubiera salido por esa puerta. Ella
había luchado por Pablo, y ganó. Al menos por esta noche.
−Desearía que no me hubieras visto así,−dijo Jinx como si leyera la
mente de EJ.
Sorprendida de su trance, EJ se enderezó un poco.−¿Por
qué?−Preguntó, confundida.
Página 205 de 273
Al−Anka2019
−Porque ya no es quien soy.−Jinx se mantuvo concentrada en el
tráfico de la mañana.
−Es parte de ti, Jinx. Todo lo que has pasado constituye quién eres
hoy. Todo lo que has pasado conforma...−Las palabras en su mente eran a
la mujer que amo, pero se contuvo antes de que salieran. Woo Tendría
que pensar en eso más tarde. En cambio, ella dijo:−…en quién te has
convertido. Y quién has sido y quién eres hoy se unieron para ayudar a
Pablo, y estoy encantada de haber estado allí para verlo. Fue lo más
sorprendente. Estaba muy orgullosa de ti.
Jinx parecía incrédulo.−¿De verdad?
−Le impediste tomar una mala decisión que hubiera cambiado su
vida para siempre. Es admirable.
−¿No te asustó?
EJ recordó el instante en que Jinx se había parado frente a Pablo
para bloquear su camino.−Un poco, cuando se volvió físico. No sabía si te
haría daño.
Jinx se volvió hacia ella con los ojos muy abiertos.−¿Pensaste que
me haría daño?
EJ se rió y acarició la mano de Jinx.−Lo sé, tonta de mí. Ciertamente
lo sé mejor ahora.−Inclinó la cabeza y le dio a Jinx una sonrisa
lasciva.−¿Está bien que pensara que hacía un poco de calor?
Jinx sonrió.−Absolutamente. Cualquier cosa que encuentres
caliente, siempre y cuando tenga que ver conmigo, está más que bien.
Cuando llegaron al camino de entrada, Jinx golpeó su puño contra el
volante.−¡Maldición! No hice nada para Kenny anoche.
−Lo hice,−dijo EJ, marginalmente satisfecha de sí misma. ¿Eso
también la hizo una heroína?
−¿Lo hiciste?
−Mm-hm. Reuní un par de sándwich de mantequilla de maní y jalea
y algo de fruta antes de irme para llevar a Pete a Reggie y Sparkle. No era
langosta, pero a él no parecía importarle.
Jinx se inclinó sobre la consola y la besó.−Eres maravillosa.

Página 206 de 273


Al−Anka2019
EJ sonrió.−Gracias por notarlo. También estoy agotada. ¿Podemos
dormir un rato?
−Ya lo creo,−dijo Jinx, saliendo del auto.

y
Cuando EJ se metió en la cama, se deleitó en su comodidad;
¿siempre había sido tan suave, o era solo en contraste con las sillas de
plástico duro en la sala de espera? Dejó escapar un profundo
suspiro.−Esto se siente tan bien. Estoy tan cansada.
Jinx se deslizó a su lado y descansó sobre un codo. Miró a EJ:−No
tuvimos la oportunidad de hablar sobre lo que sucedió entre nosotras
ayer. ¿Estás bien?
EJ miró a los ojos de Jinx, tocó eso, con todo lo que había sucedido
desde entonces, estaba pensando en su discusión.−Sí,−dijo en voz
baja.−Entre lo que me dijiste sobre no dejarte cada vez que me asusto y
todo esta noche con Pablo y Angelita, me di cuenta de que necesito poner
las cosas en perspectiva. Necesito ser honesta sobre quién soy.−Tragó
saliva contra una ola de emoción.−Pensé en Mandy cuando Angelita
estaba en la sala de emergencias, y cómo sería eso, y me di cuenta de que
si algo le sucediera a ella, o a mí, ni siquiera habría conocido a su madre;
especialmente ahora.−Trazó la curva del labio inferior de Jinx.−Ella no
sabría nada sobre lo feliz que estoy.
Jinx besó la punta del dedo de EJ.−¿Y Jacob?
El miedo permaneció en el corazón de EJ, pero tomó fuerza de la
proximidad de Jinx.−Jacob también,−dijo ella.−No sé cuándo o cómo voy
a hacerlo, pero debo ser honesta con ambos. Y tengo que confiar.
Jinx no dijo nada por un largo momento.−Ahora, estoy orgullosa
de ti.−La besó suavemente en los labios.
−Y,−dijo EJ, desviando su atención de la boca de Jinx.−Después
de nuestro desacuerdo y de verte con Pablo, no creo que quiera pelear
contigo más. Eres demasiado buena. Siempre ganarás. Sería malo para mi
autoestima.
−Muy sabia decisión.
EJ consideró el lado diferente de Jinx que había visto.−¿Puedo
preguntarte algo?
Página 207 de 273
Al−Anka2019
−Cualquier cosa.
−¿Qué eran esas cosas que le estabas diciendo a Pablo? ¿El ding del
ala?
Jinx se rio entre dientes.−Ala Ding,−dijo.−Esa es la sala de
psiquiatría.
−¿Sala de psiquiatría?
−En prisión. Es argot para la sala de psiquiatría. Y el líquido de
frenos son medicamentos psiquiátricos. Te paran en seco.
−¿Qué pasa con el baile en el asfalto?
La expresión de Jinx se nubló.−Significa ser apuñalado.
EJ respiró hondo.−Lo siento.
−Está bien, cariño,−dijo Jinx, pasando los dedos por el cabello de
EJ.−Eso es todo en el pasado. Estoy aquí ahora. Contigo.
−Sí, lo estás.−EJ presionó su palma contra el pecho de Jinx. Sintió
los latidos constantes de su corazón.−Y estoy aquí contigo.
Jinx suspiró.−Eso me sorprende.
−¿Por qué?−EJ alisó la tela de la camisa de Jinx.
−Por dónde está aquí.−Jinx miró alrededor de la habitación;
rió.−No puedo creer que te traje aquí esa primera vez. Estaba tan
emocionada de verte de nuevo, eso es todo lo que podía pensar.
EJ sonrió.−Amo este lugar. Te lo dije.
−Porque te recuerda a la casa de tus abuelos.
−Eso es lo que pensé, al principio.−EJ acarició el hueco de la
garganta de Jinx.−Pero ahora sé que eres tú lo que siento aquí. Tu calor;
tu...−Ella buscó la palabra exacta.−Tu autenticidad. Tu corazón.
Jinx frunció los labios.−Lo que voy a decir parece obvio, pero aún
necesito decirlo.−Hizo una pausa.−EJ, no tengo nada.
EJ contuvo una oleada de emoción. −Cariño, tienes todo lo que
necesito.
−Sabes a lo que me refiero.−Jinx apoyó la cabeza sobre su brazo,
sus labios cerca de la oreja de EJ.
Página 208 de 273
Al−Anka2019
−Te refieres al dinero.
−Sí.
−Yo tengo dinero. Suficiente para las dos durante mucho tiempo.
−Oh,−dijo Jinx, con una sonrisa en su voz.−¿Así que puedo ser una
mujer mantenida?
EJ miró al techo, disfrutando del juego ligero de plumas de la
respiración de Jinx en su cuello. Rió.−No tendrás ninguna discusión de
mí. Creo que eso suena divertido. Pero de alguna manera, creo que tienes
mucho más que hacer en el mundo que sentarte y esperarme. Sin
embargo, creo que es interesante que ambas conozcamos ambas mundos.
−¿Quieres decir porque creciste rica, pero aún compartiste la vida y
el hogar de tus abuelos? ¿Y pasé la mayor parte de mi infancia viviendo en
la finca, pero también he vivido sin mucho?
El silencio de la voz de Jinx, la calidez de su aliento, calmó a EJ. Giró
la cabeza, hasta que su mejilla se presionó contra la de Jinx, y cerró los
ojos.−Mm-hm,−murmuró ella.−Entonces, donde sea que estemos,
sabemos que seremos felices.
−¿Eres feliz?−Jinx pasó su brazo sobre el estómago de EJ y se
acurrucó más cerca.
−Mucho,−susurró EJ.−Y antes de ayer, pensé que podría ser
completamente feliz aquí, así, para siempre. Pero ahora…
Jinx levantó la cabeza y esperó.
EJ abrió los ojos y acarició la mejilla de Jinx.−Ahora, lo quiero
todo. Te deseo. Quiero esto.−La besó tiernamente.−Y quiero a mis hijos;
quiero todo, a todos ustedes, todos juntos. Y sí, quiero mi trabajo y mi
dinero.
−Entonces lo tendrás todo.−Jinx le deslizó esa sonrisa lenta y fácil.
La excitación de EJ se encendió.−Oh Dios. No hagas eso. Estoy
demasiado cansada para hacer el amor.−Era algo que pensó que nunca
diría en lo que respecta a Jinx, pero su cuerpo tenía sus límites.
−¿Qué?−Jinx preguntó con la mejor expresión inocente de ojos
abiertos que EJ había visto.

Página 209 de 273


Al−Anka2019
−Sabes exactamente qué.−EJ se volvió hacia su lado en defensa y
tiró del brazo de Jinx alrededor de ella.−Sabes lo que me hace esa sonrisa.
Jinx se acomodó detrás de ella.−No sé a qué te refieres,−murmuró
en el oído de EJ. Su cálido aliento avivó el deseo de EJ.
EJ gimió suavemente cuando la mano de Jinx corrió por su costado y
se deslizó debajo de su camiseta para encontrar la piel desnuda, antes de
que se moviera más abajo. Su toque ahora era tan familiar, tan sabio. EJ
separó sus muslos cuando un dedo se deslizó entre ellos. Gimió
suavemente. Tal vez nunca habría un momento en que su cuerpo
estuviera demasiado cansado para Jinx.

Página 210 de 273


Al−Anka2019
CAPÍTULO DIECISIETE

EJ tomó un sorbo de su tercera taza de descafeinado por la noche


mientras estaba parada en la puerta de su cocina y examinaba la elegancia
de su sala de estar, tratando de imaginar cómo Jinx la vería. Los pisos de
madera noble estaban pulidos con un alto brillo, y las alfombras persas
finamente cosidas designaban el área de descanso que sostenía un sofá
grande y lujoso en sección frente a una enorme chimenea, cuya fachada
de roca se extendía hasta el techo de catorce pies. Un piano de cola negro
brillante y negro estaba colocado en una plataforma elevada en la
esquina. Delicadamente fabricadas, lámparas de vidrio ahumado
iluminaban la habitación.
Había comprado y decorado el lugar principalmente con dinero de
su acuerdo de divorcio, lo que le permitió un pago inicial lo
suficientemente grande como para poder pagar el saldo rápidamente con
su amplio salario de Bad Dog. Marcus había sido extremadamente
generoso en su separación,—por culpa de la aventura, sospechaba EJ,
aunque ella le había asegurado que la culpa era innecesaria,—y entre eso
y su constante ascenso en la escalera corporativa, ella estaba
económicamente llena. Sin embargo, nunca había tenido motivos para
preguntarse acerca de su vida a través de los ojos de otra persona,
particularmente alguien tan sensata como Jinx. Siempre se había sentido
algo incómoda en este espacio, pero lo veía bien, dado que en su mayoría
solo dormía allí e, incluso eso, solo la mitad del tiempo.
Pero ahora, estaba nerviosa. Jinx estaba entrando en su vida por
primera vez.
En las semanas posteriores al tiroteo, mucho había cambiado. EJ
había pasado los fines de semana, y cualquier tiempo adicional que
tuviera, con Jinx y Pete. Parecían haberse acostumbrado a una rutina
fácil. Kenny había ingresado en el hospital de VA con una infección grave
de la vejiga y una hermana que lo había estado buscando en el sistema lo
encontró. Había aceptado su invitación para vivir con ella en San
Diego. Pablo, Mercedes y Angelita se habían quedado con una de las
hermanas de Mercedes en la ciudad, fuera del territorio de la pandilla, y
ahora se mudarían oficialmente con ella para que Pablo pudiera

Página 211 de 273


Al−Anka2019
comenzar de nuevo. Había comenzado clases de arte en un centro
comunitario, y Reggie le había dado un trabajo en las perreras. Planeaba
inscribirse en la universidad junior para los cursos de otoño. Jinx, por
supuesto, lo estaba ayudando con su GED.
EJ aún tenía que enfrentar su momento de honestidad con
cualquiera de sus hijos. Había tenido la idea de reunirse con Jacob y
Mandy mañana para su cumpleaños y tener la conversación en ese
momento, pero supo que ambos hijos, junto con el novio de Tiffany y
Mandy, Russ, tenían planes de pasar el fin de semana en Nueva York. No
se había mencionado su cumpleaños, pero no tenía a nadie más a quien
culpar, ya que no había celebrado con ellos en años. Con todos fuera de la
ciudad, había decidido invitar a Jinx a Sacramento. Pero EJ estaba cansada
de todos los movimientos furtivos y de su corazón saltando cada vez que
su teléfono mostraba una llamada entrante de Jacob, siempre
preguntándose si Tiffany había involuntariamente,—o intencionalmente,
para el caso,—dejado el gato proverbial fuera de la bolsa. Tenía que
hacerlo pronto.
Por ahora, sin embargo, ni siquiera les había dicho a Taylor y Gwen
que Jinx vendría. Sí, estaba nerviosa, pero también estaba emocionada por
tener a Jinx aquí con ella en su espacio, tal vez llevándola a ver la oficina, y
tal vez un helado en Gunther y un paseo por el río, algo que EJ no había
hecho en mucho tiempo. Probablemente habría un punto durante el fin de
semana en el que se sentiría cómoda invitando a sus amigas a conocer a
Jinx, y podría llamarlas en ese momento, pero no quería la presión de que
fuera en un momento específico y acordado previamente.
EJ miró su reloj.
Jinx debería estar allí pronto. Había llamado durante la última
parada para ir al baño de Pete, aproximadamente hace una hora
Habían pasado la noche juntas el martes, y solo era viernes, pero EJ
sintió como si no hubiera visto a Jinx en semanas.
El timbre sonó.
EJ saltó. Un toque de café cayó en la parte delantera de su blusa de
color salvia, el calor se filtró a través de su piel. ¡Maldición! Agarró un
paño de cocina y le dio unas palmaditas, luego se apresuró a responder al
timbre. Su corazón se aceleró cuando se acercó, y no pudo reprimir una
sonrisa creciente. Abrió la puerta.

Página 212 de 273


Al−Anka2019
Pete corrió adentro.
Jinx le sonrió.−Te encontré.−La correa de un bolso de lona colgaba
sobre su hombro, y llevaba un bolso Canine Complete en una mano y la
cama de Pete en la otra. El azul claro de la camisa de remplazo de Bad
Dog, EJ, la había profundizado en el color de los ojos de Jinx, y EJ cayó.
Agarró la parte delantera de la camisa y tiró de Jinx a través del
umbral.
Tan pronto como la puerta se cerró, Jinx dejó caer todo, agarró las
caderas de EJ, la hizo girar y la presionó contra ella. Sus labios
encontraron los de EJ, y la tomó, la poseyó.
EJ esperaba que el beso fuera duro, que tuviera moretones. Pero no
fue así. Tan ardiente y exigente como era, todavía era gentil. Consumió a
EJ en su ternura. Le robó el aliento y la fuerza en sus piernas. Retorció sus
dedos en el cabello de Jinx y gimió al sentir las manos de Jinx moverse
hacia arriba, sus pulgares acariciando los costados de los senos de EJ.
−Te extrañé,−murmuró Jinx mientras se relajaba y rozaba sus
labios sobre los de EJ, luego a lo largo de su mandíbula. Encontró el lóbulo
de la oreja de EJ y lo chupó en su boca, sus dientes tirando del pequeño
corazón dorado que lo adornaba, dibujando otro gemido de EJ
EJ aplastó a Jinx contra ella y empujó sus caderas, desesperada por
agarrarla.
Jinx continuó su viaje por el cuello de EJ, mordiendo y lamiendo
suavemente pero con firmeza su camino hasta el hueco de su garganta,
luego bajó al cuello abierto de la blusa de EJ. Sus pulgares todavía
enloquecían y trabajaban solo los lados de los senos de EJ.−Te
derramaste,−dijo Jinx, un tenor ausente en su voz.
EJ rio suavemente.−Es café.
−Necesitamos sacarte de esta blusa mojada,−dijo Jinx sin perderse
el siguiente mordisco. Desabrochó el primer botón cerrado, luego el
siguiente y el siguiente después de eso. Su boca siguió el camino. Lamió la
hinchazón del pecho de EJ donde había aterrizado el café, luego trazó el
borde de su sostén con la punta de la lengua mientras soltaba el broche
delantero. El encaje rozó los rígidos pezones de EJ cuando Jinx apartó las
copas.
EJ jadeó y acercó la boca de Jinx a sus senos.
Página 213 de 273
Al−Anka2019
Jinx succionó el oleaje, lamiendo los restos del café, luego avanzó un
poco más para chupar un pezón palpitante profundamente en su boca.
EJ gritó y cerró sus muslos alrededor de uno de los de Jinx.
−A menos que quieras que te tome aquí mismo,−dijo Jinx,
respirando pesadamente,−muéstrame tu habitación.
EJ quería que Jinx la tomara allí, y en el dormitorio,—y en el sofá, en
la cocina, y en la mesa del comedor, en la bañera, la ducha... Quería a Jinx
en todas partes. Quería que no hubiera un solo lugar en el condominio
que no la hiciera pensar en Jinx. Se obligó a alejar a Jinx, gimiendo al
soltar la boca de Jinx, y tomó sus manos.−Ven conmigo.
En el dormitorio, Jinx sentó a EJ en el borde de la cama y se arrodilló
entre sus muslos abiertos. Encontró de nuevo el pezón de EJ y se lo chupó
en la boca como si no hubiera tenido lugar ninguna interrupción. Palmeó
el otro hasta un punto más duro, luego lo rodó entre las yemas de sus
dedos.
EJ gritó y echó la cabeza hacia atrás. Se recostó sobre sus manos,
presionando más fuerte contra Jinx.
Jinx fue despiadada—lenta, metódica, deliberada y completamente
feroz. No tocó nada más que los pezones de EJ. Succionó, apretó, pellizcó y
mordisqueó, luego intercambió manos y boca y comenzó de nuevo.
EJ jadeó por aire. Miró a Jinx, a sí misma, con la blusa medio
desabrochada y el sujetador a un lado. Se sentía desenfrenada, un poco
cachonda. La pura necesidad latía entre sus muslos abiertos. Trató de
cerrarlos, para ganar algo de presión muy necesaria, pero el cuerpo de
Jinx la bloqueó. Trató de presionarla pero no pudo alcanzarla.−Jinx, por
favor…
Jinx gimió y dejó caer las manos sobre la cintura de los pantalones
de EJ. Los desabrochó y se quitó en segundos.
EJ volvió a caer sobre la cama.
Arrodillándose nuevamente en el borde, Jinx tiró de las piernas de
EJ sobre sus hombros y la abrió, suavemente, casi con reverencia. Se
inclinó hacia adentro.
EJ esperaba un toque, un golpe, un beso, tal vez para ser tomada. Lo
que no esperaba era un retraso, un momento insoportable de nada. Le

Página 214 de 273


Al−Anka2019
dolía el centro.−Por favor,−susurró. Entonces sintió el aliento de Jinx,
cálido, ligero, así que no era suficiente. Gimió en voz alta y se retorció.
Jinx pasó sus brazos alrededor de las caderas de EJ, la abrió más y
apretó su agarre. Sin previo aviso, introdujo su lengua en ella.
EJ gritó de placer. Apretó los puños en el edredón debajo de ella.
Jinx la empujó en un ritmo constante.
EJ trató de mover sus caderas para encontrarse con ella, pero Jinx la
mantuvo quieta, implacable en su obvia misión de volver loca a EJ con la
necesidad. No se detuvo.
EJ se puso duro, gritando una vez más. Se arqueó de la cama, y luego
se desplomó hacia atrás. Intentó de nuevo bombear sus caderas, pero sólo
podía recostarse allí y tomarla, tomar la lengua de Jinx todavía dentro de
ella, empujando, lamiendo, conduciéndola notablemente hacia otro
orgasmo.
Jinx movió su boca ligeramente y succionó el clítoris de EJ entre sus
labios.
Una nueva sensación superó a EJ, haciéndola sacudir y renovando
su deseo de retorcerse.−Oh Dios, Jinx,−gritó.
Una vez más, Jinx la mantuvo quieta y la llevó al borde.
El cuerpo de EJ vibró con el lanzamiento. Tragó aire.
Claramente, Jinx aún no había terminado. Movió su boca más
lentamente sobre los pliegues calientes de EJ.
EJ ni siquiera podía intentar moverse más. Se recostó y se relajó en
el placer. Entrelazó sus dedos en el cabello de Jinx y la abrazó.
Jinx acarició su cabeza con las manos de EJ, el movimiento acentuó
la caricia de su boca contra el centro de EJ. Soltó las caderas de EJ,
presionó sus labios alrededor de su clítoris pulsante y deslizó sus dedos
dentro de ella.
EJ vino por última vez, tan profundamente que pensó que podría
implosionar.
Finalmente, Jinx se calmó. Su boca permaneció en EJ, sus dedos
permanecieron dentro, pero nada se movió.

Página 215 de 273


Al−Anka2019
Se quedaron en silencio, EJ recuperando el aliento, Jinx haciendo
Dios sabe qué.
EJ acarició el cabello de Jinx, los mechones de seda acariciaron las
yemas de sus dedos.−¿Qué me has hecho?−Murmuró ella.
−¿Hmm?−Jinx se alejó y se movió a su lado en la cama.
−Nunca he sido así.
Jinx peinó sus dedos por el cabello de EJ.−Tal vez siempre has sido
así, y nunca te acercaste lo suficiente a nadie para saberlo.
EJ la miró fijamente.−Como dije, nunca he sido así.−Pasó una mano
por la parte delantera de la camisa de Jinx.−Tienes demasiada ropa
puesta,−dijo, sorprendida por la lujuria que aún tenía en su
voz.−Desnúdate.
−Tengo que usar el baño,−dijo Jinx, tocando un beso en los labios
de EJ.
EJ señaló detrás de ella hacia el arco al final de la suite principal.
Mientras esperaba, miró fijamente al espacio, maravillándose de lo
diferente que era su vida de solo tres meses antes. Antes, la mayoría de
los viernes por la noche se pasaban en un club con Taylor, quizás
recogiendo a una mujer por una noche, o aquí en casa, acurrucada con un
libro. Ciertamente no estaba acostada medio desnuda en su propia cama
después de haber tenido tres orgasmos seguidos con una mujer de la que
estaba... tal vez...enamorada. Hubo ese pensamiento otra vez. Recordó
haberlo tenido la mañana después del tiroteo, de pasada, y que tenía la
intención de pensarlo más. Pero no. Y ahora, no era de extrañar que lo
estuviera pensando—sintiéndolo,—después de lo que Jinx le había
hecho. ¿Cuántas veces le habían dicho las mujeres que pensaban que se
estaban enamorando de ella después de varios orgasmos?
El sonido del agua corriendo en la bañera llamó la atención de
EJ. Curiosa, se levantó, se quitó la blusa y el sujetador que aún le colgaban
y se dirigió al baño.
Jinx estaba de pie junto a la gran bañera romana, sosteniendo una
botella de baño de burbujas. Lo levantó y arqueó una ceja en cuestión.
−Claro,−dijo EJ con una sonrisa.−¿Puedo unirme a ti?

Página 216 de 273


Al−Anka2019
Jinx vertió un poco del líquido en la tina de llenado, luego, sin decir
una palabra, saco la camiseta sobre la cabeza y la dejó caer al suelo. Se
encontró con los ojos de EJ, una invitación inequívoca en los suyos.
EJ fue hacia ella. Extendió sus manos sobre los pechos desnudos de
Jinx y presionó su boca contra la de Jinx. Arrastró la punta de su lengua
entre los labios de Jinx, deleitándose con lo hinchados que estaban por
todo lo que le habían hecho, saboreando su propia excitación y
liberación. Bajó la cabeza y tomó uno de los pezones apretados de Jinx en
su boca.−Todavía estás demasiado vestida,−susurró y chupó con
adoración mientras Jinx se quitaba los jeans.
Cuando la bañera se llenó a su alrededor, EJ cerró el agua y estiró su
cuerpo sobre el de Jinx.
Jinx suspiró mientras inclinaba la cabeza hacia atrás contra el
borde.−Esta es una bañera enorme.
−La hice a medida cuando lo remodelé.−EJ extendió burbujas sobre
los hombros de Jinx.−La quería lo suficientemente grande como para
poder estirarme en ella. Y lo suficientemente grande para dos, si alguna
vez quisiera eso. También tiene chorros de jacuzzi. ¿Quieres que los
encienda?
−Mmm no. Esto es bueno.−Jinx pasó las manos por los lados
húmedos de EJ.−¿Te gustan los baños con otras personas?
EJ miró a Jinx a la cara y sonrió.−Hasta aquí. Eres la primera.
Jinx parecía dudosa.−Eso no puede ser verdad. ¿Cuánto tiempo has
vivido aquí?
−Nueve años,−dijo EJ, moviéndose para deslizarse entre las piernas
de Jinx.
Jinx gimió suavemente y se movió contra ella.
−Pero nunca he tenido a nadie. No así.−Los senos de EJ se frotaron
contra el estómago de Jinx mientras se acomodaba.−Quiero decir, Gwen y
Taylor han estado aquí, y los niños, por supuesto, pero nadie más.
−¿Por qué no?
−Porque no hago eso.−EJ se dio cuenta de que ya no podía decir
eso.−No he hecho eso hasta ahora,−dijo, corrigiéndose.

Página 217 de 273


Al−Anka2019
Jinx apretó sus brazos alrededor de EJ−Me gusta cómo suena.
−Lo sé,−dijo EJ, acurrucándose contra ella.−Me gusta que soy la
única mujer que ha estado en tu cama.
−Sin embargo, me resulta difícil de creer. Quiero decir que eres...
eres tú. Es difícil creer que no hayas estado involucrada con nadie en todo
ese tiempo.
EJ descansó su cabeza en el hueco del hombro de Jinx.−No me
involucré. Echaba un polvo. Hasta ti.
−Hey, te acuestas conmigo,−dijo Jinx con una sonrisa.
EJ se echó a reír.−¿Crees que tienes que recordarme eso después de
lo que me acabas de hacer?
Jinx se rio entre dientes.
Se acomodaron en un silencio cómodo, EJ alisando burbujas sobre
el pecho de Jinx, Jinx siguiendo círculos cálidos en la parte baja de la
espalda de EJ.
−¿Puedo preguntarte algo?−Dijo EJ finalmente.
−Mm-hm.
EJ inclinó la cabeza para mirar a Jinx.−¿Cómo ...?−No estaba segura
de cómo decirlo.−¿Cómo me haces todas esas cosas asombrosamente
sexys y excitantes y me das orgasmos que te derriten los huesos sin
necesidad de liberarte?
−¿No crees que necesito liberación?
EJ sonrió.−Sé que lo haces, porque cuando lo consigues, estás justo
ahí. Es solo que generalmente no tienes prisa. Como ahora mismo. Si
estuviese en tu casa esta noche, no habría forma de que estuviéramos
acostadas aquí en un baño abrazadas y hablando, al menos no antes de
que me tocara.
Jinx se calmó. Buscó en la cara de EJ.−Puedo responder eso,−dijo
lentamente, −pero prefiero hacerlo en otro momento.
EJ esperó a que ella continuara.

Página 218 de 273


Al−Anka2019
−La respuesta involucra a otra mujer, y no quiero eso entre
nosotras esta noche.−El tono de Jinx era serio.−Quiero mi turno esta
noche, y sólo quiero ser capaz de concentrarme en nuestro placer.
EJ consideró su respuesta.−¿Es Val?
Jinx asintió brevemente.
EJ se acomodó contra ella otra vez. Jinx había sido tan honesta y
directa sobre su vida y tan paciente con EJ, que quería respetar su
necesidad de cronometrar esto. Además, le gustaba la parte de centrarse
en su placer esta noche. Pasó la mano por el cuerpo de Jinx y entre sus
piernas. La separó y metió un dedo dentro.−¿Estás lista, ahora, entonces?
Jinx gimió y levantó las caderas.−Sí.
EJ encontró el clítoris de Jinx hinchado y duro, su humedad
resbaladiza, una consistencia tan diferente del agua tibia. Deslizó sus
dedos a lo largo del sexo de Jinx, hasta su eje, sobre su punta.
Jinx la abrazó con fuerza y se movió contra ella. Ahuecó el pecho de
EJ y lo amasó al mismo ritmo.−Quiero chuparte,−murmuró, con los ojos
cerrados.
EJ se movió para acomodar los muslos de Jinx. Mantuvo sus dedos
trabajando en la necesidad de Jinx. El aire, más frío que el agua, apretó sus
pezones justo antes de que la caliente boca y los dedos de Jinx los
encontraran nuevamente. Todavía eran sensibles por la atención anterior,
y la propia excitación de EJ creció rápidamente.
Jinx gimió mientras chupaba y bromeaba, empujando hacia arriba
en la mano de EJ. Deslizó sus dedos en la resbaladiza abertura de EJ.
EJ jadeó.−Espera. Quiero hacértelo.
−Correte conmigo, cariño.−Jinx gimió.−Me encanta cuando te
corres conmigo.−Bombeó dentro de ella cuando encontró su clítoris con
el pulgar.−Dime cuando estés lista.−Chupó sin descanso el pezón de EJ.
Incluso con tres orgasmos anteriores, no tardó
mucho.−Ahora,−exclamó EJ mientras su placer amenazaba con explotar;
presionó más fuerte contra Jinx, frotó su clítoris más rápido.
Jinx se alzó hacia ella y se unieron, respirando rápido. Llenaron la
bañera dos veces más, y EJ complació a Jinx un número igual antes de que

Página 219 de 273


Al−Anka2019
volviera a acostarse encima de ella, sintiendo la comodidad y seguridad
que siempre sentía en sus brazos.
−Quiero ver el resto de tu lugar,−dijo Jinx finalmente.−Hasta
ahora, solo he visto tu puerta de entrada, literalmente una pequeña
porción de tu cama que se ajusta entre tus piernas y el baño.
EJ se echó a reír.−Esas son las únicas partes importantes.−Salió de
Jinx y tomó una toalla.
−También deberíamos ver lo que Pete ha estado haciendo.−Jinx
pasó la mirada por el cuerpo desnudo de EJ mientras se secaba.−Puede
que ya no tengas un sofá.
EJ inhaló bruscamente.−Él no haría tal cosa.
−Es un cachorro.−Jinx se levantó y salió de la bañera hacia la toalla
de baño que le abrió a EJ.
Vestidas de nuevo, salieron a la sala de estar. Estaba tranquilo. EJ se
atrevió a echar un vistazo a Pete. Yacía acurrucado en su cama donde Jinx
lo había dejado caer junto a la puerta, su conejo chirriante entre sus patas
delanteras y su Kong a pocos metros de distancia. Dormía pacíficamente.
−Creo que se cansó de esperarnos,−dijo Jinx.
Pete abrió los ojos, miró a EJ y se sacudió. Luego corrió hacia ella,
moviendo la cola.
−Lo sé. Lo siento.−EJ lo levantó y lo abrazó.−Ni siquiera dije hola,
¿verdad? Tu otra mamá me distrajo.
Pete le lamió la cara.
EJ notó que Jinx caminaba por la sala de estar, asimilándolo todo. Le
recordó la exploración de Jinx de la suite del hotel esa primera mañana.
Rodeó el sofá, miró la alfombra, miró por la ventana del panel al
lado de la chimenea las luces de la ciudad, y estudió la pintura de Steve
Hanks que colgaba sobre la mesa del comedor durante mucho
tiempo.−¿Cómo se llama eso?−Preguntó mientras examinaba la imagen
de una mujer y una niña sentada en un muelle, cada una con su pie apenas
rozando el agua.
−Tocando la superficie,−dijo EJ, todavía acurrucada con el
cachorro.

Página 220 de 273


Al−Anka2019
−Me gusta,−dijo Jinx.
EJ sonrió.−Me alegro.
Jinx se volvió y ladeó la cabeza, pareciendo notar el bebé grande por
primera vez.−¿Tocas?−Caminó hacia él.
−No.−EJ acunó a Pete en sus brazos y le frotó la barriga.−Desearía.
−¿Por qué lo tienes?
EJ sintió que se sonrojaba. No quiso responder.−Porque cuando
compré el lugar, mi agente de bienes raíces me dijo que para eso era esa
plataforma.
Jinx la miró como si tratara de determinar si eso podría ser cierto.
EJ entendió. Misma había pensado lo mismo, una o dos veces.
−¿Entonces compraste un piano?
EJ asintió con la cabeza.
−¿Este piano?
Asintió nuevamente.
−Este es un piano realmente caro.
Otro asentimiento.
Jinx se acercó a ella y le pasó los brazos por la cintura.−Tienes
demasiado dinero. Lo sabes, ¿verdad?
EJ la miró. Las palabras y el tono habían sido juguetones, pero
tenían la más mínima ventaja.−Probablemente. ¿Eso está bien?
Jinx se tomó un momento para mirar alrededor de la
habitación. Inhaló profundamente, luego suspiró antes de volver su
atención a EJ−Mi experiencia con el mundo del dinero, como sabes, es
que puede ser un lugar no muy agradable, por lo que me pone un poco
nerviosa.−Se encogió de hombros.−Creo que por eso no me importa
dónde vivo, ahora.
Una vez más, EJ fue tocada por la honestidad de Jinx, su disposición
a ser vulnerable. Se acercó al círculo de los brazos de Jinx, acurrucando a
Pete entre ellas.−Tal vez pueda mostrarte un lado diferente y podamos
encontrar un feliz punto medio.

Página 221 de 273


Al−Anka2019
La expresión de Jinx se suavizó.−Estoy abierta a eso,−dijo en voz
baja.−Entonces el humor chispeó en sus ojos. Bajó la mirada hacia
Pete.−Quiero decir, tenemos que hacer que funcione. Tenemos un
cachorro juntas.
EJ sonrió.−¿Tienes hambre?
−Hambrienta,− dijo Jinx.

y
EJ se entretuvo calentando el manicotti que había recogido camino
a casa y tirando la ensalada, mientras Jinx sacaba a Pete y lo
alimentaba. Hablaron mientras comían en la pequeña mesa de desayuno
de la cocina—EJ sólo había utilizado el comedor para un par de cenas que
había organizado para trabajar. Jinx llenó a EJ en los chismes de Canine
Complete, le dio una actualización sobre la próxima fiesta de aniversario
de Reggie y Sparkle y sobre el nuevo novio de Trisha, mientras EJ
compartía sus preocupaciones sobre la demanda de acoso sexual en curso
y su esperanza de que ella tuviera razón en su sospecha de que Mandy y
Russ podrían estar pensando en mudarse juntos. En algún momento de la
comida, se dio cuenta de que estar con Jinx se sentía tan bien aquí en su
espacio como en Jinx. Esperaba que Jinx sintiera lo mismo.−Entonces,
¿qué piensas?−Preguntó ella.
−¿Acerca de?
−¿Sobre estar aquí, en mi casa? Quiero decir, aparte de lo que ya
has dicho sobre el dinero.
Jinx se inclinó sobre la mesa y tomó la mano de EJ.−Me gusta estar
donde sea que estés.
EJ se calentó ante la idea.−Oh, las cosas que dices.−Se inclinó y la
besó.−Lo digo en serio, sin embargo. ¿Te gusta?
Jinx pareció sorprendida.−Es genial. Hermoso, y sí, me gusta más
porque estás aquí conmigo.−Hizo una pausa.−Pero no te siento mucho en
eso.
−¿Qué quieres decir?−Preguntó EJ, pasando el pulgar sobre los
nudillos de Jinx.
−Es hermoso, pero es como si fuera un espectáculo, como si en
realidad nadie viviera aquí. O, al menos, no tú. No te sentí en absoluto en
Página 222 de 273
Al−Anka2019
la sala de estar, excepto por la única foto. Un poco en el dormitorio y el
baño.
EJ se echó a reír.−Después de eso, lo más probable es que eso
cambie. Creo que esta noche dejé la mitad de mi alma en el dormitorio y el
baño. Pero a partir de ahora también te sentiré allí conmigo.
Jinx sonrió y llevó la mano de EJ a sus labios.−Tal vez podamos
agregar algo de sentimiento al resto del lugar mientras estoy aquí,−dijo
con una sugerente inclinación.−Hacerlo nuestro.
EJ sonrió. Ellas podrían. Y sería divertido. Pero en el fondo, ella
sabía que este no era su lugar, ni tampoco el de Jinx. Su lugar todavía
estaba en proceso, ya que todavía estaban en proceso. El concepto
sorprendió a EJ. ¿En qué estaba pensando? ¿Se estaban convirtiendo ella y
Jinx en ellas? ¿En nosotras? ¿Una pareja?−Me gustaría,−fue todo lo que
dijo.
Mientras cargaba el lavaplatos, se imaginó a Jinx moviéndose por el
condominio, tal vez colgando algo de ropa para el fin de semana,
poniendo algunos artículos de tocador en el baño y acomodando a Pete en
su cama. Si hubiera sido alguien más que Jinx, se habría sentido invasivo,
incluso sofocante. Incluso ella y Rhonda habían pasado el tiempo que
habían compartido en la casa de Rhonda, por lo que EJ podía irse cuando
necesitaba espacio. Y, sin embargo, se sentía tan natural que Jinx
estuviera allí. EJ sabía, sin embargo, que no estaban completamente allí.
Todavía había cosas en el camino, la mayor de todas siendo honesta
con sus hijos. Eran adultos con vida propia. Estaban en Nueva York,
viendo obras de teatro y alojándose en hoteles. Tenían sus propios
amantes. No les importaría si su madre fuera gay. Mandy probablemente
nunca lo habría hecho, y Jacob tenía a Tiffany. Había superado su trauma
emocional lo suficiente como para enamorarse y estar en un matrimonio
sano y feliz. Seguramente, ya podría aceptar lo mismo para ella. El
razonamiento era sólido.
¿Y la sentencia de prisión? ¿El robo del banco? El hecho de que la
mujer con la que su madre quería estar era la tía de su esposa, una tía que
la madre de su esposa había rechazado hace mucho tiempo. Pero la madre
de su esposa la había rechazado, no a su esposa. EJ cerró los ojos con
fuerza. Todo estaba tan jodido. Sólo necesitaba hacerlo y—lo que había
dicho Jinx—dejar que todo sea lo que es y que todos sean quienes son.

Página 223 de 273


Al−Anka2019
Sin embargo, todavía había cosas de Jinx entre ellas,—como Val. Sí,
EJ sabía de ella, pero no sabía mucho sobre ella, sobre la relación de Jinx
con ella, los elementos que hicieron que Jinx dudara en hablar de ello.
La música suave invitó a EJ a salir de sus remolinos
pensamientos. Era el tintineo del registro más alto de un piano. Era
familiar ¿Qué era,—la introducción al tema de Ice Castles? Al principio,
pensó que Jinx había descubierto el sistema estéreo y estaba
estableciendo un estado de ánimo romántico, que trajo una sonrisa a sus
labios, pero luego escuchó la menor vacilación en la música, como si el
pianista olvidara la siguiente posición de la mano para el instante más
breve. ¿Jinx está tocando el piano?
Se dirigió a la puerta de la cocina y miró hacia la sala de estar.
Jinx estaba sentada al piano, de espaldas a EJ, sus manos
moviéndose cuidadosamente sobre las teclas, como si recordara las
posiciones. Esas manos que le hicieron un amor tan dulce a EJ, que fueron
tan gentiles con Pete, ahora estaban haciendo la música más hermosa en
un piano que había sido tocado tal vez dos veces por un músico
contratado en una cena atendida.
EJ se apoyó contra la jamba de la puerta y observó, hipnotizada.
Pronto, Jinx parecía perdida en la música, sin siquiera mirar las
teclas. Sus dedos parecían deslizarse mientras tocaba bajo la suave
iluminación de una sola lámpara.
EJ cerró los ojos y escuchó mientras el verso se movía hacia el
puente. Siempre le había encantado esa canción, pero escucharla ahora,
sabiendo que Jinx la estaba tocando...¿Cómo sabía cómo tocar el piano?
Escuchó mientras la canción continuaba, y su calidad ligeramente
inquietante la atrajo. Dejó que la atrajera, la convenció de cruzar la
habitación para ponerse detrás de Jinx. Quería tocarla pero tenía miedo
de que si lo hacía, Jinx se detendría. Finalmente, pasó los nudillos por la
nuca de Jinx, debajo de su cabello.
Jinx se apoyó en su caricia pero siguió tocando.
EJ se deslizó en el banco a su lado, su corazón se hinchó con el
crescendo, su mirada fija en las manos de Jinx. También estaba perdida;
descansó su cabeza sobre el hombro de Jinx.

Página 224 de 273


Al−Anka2019
Mientras los restos de las notas finales reverberaban en la quietud a
su alrededor, se sentaron juntas en la quietud, ninguna de las dos se
movió. Finalmente, Jinx levantó los dedos de las teclas.
−Eso fue hermoso,−dijo EJ, su tono suave.−¿Dónde aprendiste a
tocar?
Jinx apoyó una mano sobre el muslo de EJ.−Es la única cosa por la
que puedo agradecerle claramente a Nora. Insistió en que Andi y yo
tomáramos lecciones. Nunca le dije que me gustaban porque si lo supiera,
probablemente me habría hecho parar.
EJ sonrió ante la inteligencia de la niña que Jinx había sido.−¿Y lo
has acordado de todos estos años?
−Había un piano en las instalaciones donde cumplí la mayor parte
de mi condena. Me dejaron tocarlo porque acompañaba todos los
programas de Navidad y espectáculos de talentos y tocaba para los
diferentes servicios religiosos cada semana. Fue un buen negocio.−Jinx
trazó la costura de seda de los pantalones de pijama de
EJ.−Probablemente me salvó la cordura varias veces poder alejarme con
la música. Sin embargo, no era un piano como este.−Tocó el teclado con
reverencia con la otra mano.−Y casi nunca lo sintonizaron.
EJ se encontró sin palabras. Trató de imaginar esta gentil alma,
sentada en un viejo piano harapiento, tocando música hermosa en medio
de una prisión. Trató de conciliar esa imagen con las cosas que Jinx le
había dicho a Pablo acerca de cómo podría ser la vida en prisión y el
cambio que había ocurrido en Jinx en ese momento. Intentó integrarse
con la mujer con la que estaba sentada, ahora, la mujer que la había
tocado tan profundamente, la mujer de la que,—sí—se había enamorado.
Suspiró.−Llévame a la cama,−susurró.−Quiero quedarme dormida
en tus brazos.

Página 225 de 273


Al−Anka2019
CAPÍTULO DIECIOCHO

Jinx abrió los ojos a la luz gris del amanecer a través de la enorme
ventana de cristal de la habitación de EJ. Todavía se despertaba en ese
momento por costumbre, después de tantos años de haber sido sacada de
su litera para las duchas y el comedor. Adentro, había visto el amanecer
de vez en cuando, dependiendo de su tiempo y si estaba en un trabajo
temprano, fuera del trabajo, pero una vez que había salido y siguió
despertando tan temprano regularmente, hizo un punto de ver el milagro
de otro comienzo con mucha más frecuencia. Le gustaban especialmente
las pocas veces que ella y EJ habían compartido la experiencia, porque no
podía evitar sentir que EJ representaba el propio amanecer de Jinx, la
oportunidad de comenzar de nuevo, de dejar atrás el pasado.
Descansó su cabeza en la curva de su brazo y permitió que los rosas,
púrpuras y azules la cubrieran, sus remolinos fluidos la bañaran,
limpiándola de errores persistentes y la culpa restante. Con cada
amanecer, con cada nuevo día, llegaban grandes posibilidades para
experimentar cosas que nunca antes había tenido y para recuperar
emociones que alguna vez pensó que se habían ido para siempre. Había
soltado muchas cosas a lo largo de los años, se había perdonado por
muchas cosas, pero todavía estaba Andrea. ¿Qué fue lo que hice?
Según Tiffany, Andrea dijo que Jinx no era bienvenida en la familia
porque era una criminal y había elegido la prisión, pero lo que sucedió
entre ellas ocurrió mucho antes. Jinx estaba aprendiendo que la familia no
tenía que ser aquellos con los que estaba relacionada por sangre. Reggie y
Sparkle eran su familia, Trisha, y ahora,—tal vez incluso,—EJ. Ella podía
esperar. Y también tenía a Tiffany, pero no podía dejar ir a Andrea,—a
Andi. E incluso si Andrea nunca quisiera nada con ella otra vez, si supiera
lo que ha hecho y pudiera perdonarse a sí misma por eso como si tuviera
tantas otras cosas, tal vez podría seguir adelante. Aunque, tal vez ella
podría dejarlo ir de todos modos, con suficientes nuevas oportunidades. A
medida que el horizonte comenzó a brillar con tonos dorados, naranjas y
amarillos, se permitió esperar que este fuera el día de su redención por
fin. Si no...Bueno, siempre había un amanecer de mañana.

Página 226 de 273


Al−Anka2019
−Dejé las persianas abiertas para ti,−murmuró EJ en su voz
matutina que Jinx amaba tanto.
Jinx sonrió y apartó la mirada de la ventana para estudiar a
EJ−Gracias.−Besó la punta de la nariz de EJ.
Pete se retorció entre ellas, metido en la curva de la barriga de EJ
debajo de las sábanas. Se abrió camino hasta que su nariz salió de las
mantas.
−¿Por qué es que cuando no estás con nosotras, Pete duerme en su
cama toda la noche, pero cuando estás aquí, encuentra su camino hacia la
nuestra?−Preguntó Jinx.
−No tengo idea,−dijo EJ, acariciando la cabeza de Pete.−Pero lo
pensaré mientras lo sacas.−Le dio a Jinx una sonrisa soñolienta pero
culpable.

y
Cuando Jinx regresó, encontró a EJ sentada en la cama, tomando una
taza de café. Un vaso de jugo de manzana estaba en la mesita de
noche. Jinx se acomodó en el colchón a su lado y apoyó la cabeza en el
regazo de EJ. Ella acarició su mejilla con la suavidad del pijama de seda de
EJ.
EJ peinó sus dedos a través del cabello de Jinx.−¿Todo va bien
abajo?−Preguntó perezosamente.
−Pete lo hizo genial, pero tu portero nos miró divertido.
EJ hizo una pausa.−Eso es probablemente porque estás descalza y
tu camisa está al revés.
Jinx se miró a sí misma.−Oh. Eso podría explicarlo.
EJ se rio entre dientes.
En el cómodo silencio que siguió, Jinx notó una agrupación de tres
pequeñas pinturas enmarcadas dispuestas en la pared al lado de la puerta
del baño. No las había notado la noche anterior. No había notado nada en
la habitación de EJ la noche anterior, excepto EJ. Las tomó mientras
disfrutaba del suave golpe en su nuca de EJ. La más grande era de una
mujer dormida con los rayos del sol sobre su rostro y su cabello rubio
dorado. Dos más pequeñas mostraban a la misma mujer medio envuelta
Página 227 de 273
Al−Anka2019
en una sábana, sentada en el borde de una bañera y sentada en un tocador
con una bata, mirando directamente a la artista desde su reflejo en el
espejo.−¿Cómo no saben tus hijos que eres gay?−Preguntó Jinx,
realmente perpleja.−Tienes fotos de mujeres en toda tu casa.
EJ rio suavemente.−Casi nunca vienen aquí. Cuando Mandy y yo nos
juntamos, generalmente salimos a comer, a una obra de teatro o una
película, y Jacob no ha vivido en Sacramento desde que se fue a la
universidad. Casi siempre he ido a verlo donde sea que esté
viviendo.−Volvió a jugar con el cabello de Jinx.−No creo que ninguno de
ellos haya estado en esta habitación. Además, puedes salirte con la tuya
en nombre del arte.
Jinx cerró los ojos y sintió que se alejaba del contacto de EJ. Por
mucho que pudiera perderse en hacer el amor con EJ, podría quedarse allí
para siempre bajo su caricia.
−Jinx,−dijo EJ después de un rato.−Quiero decirte algo. Sin
embargo, me siento un poco incómoda al hacerlo.
−¿Hmm?−Jinx trató de concentrarse en las palabras de EJ en lugar
de sus dedos.
−Quiero decirte algo.−EJ se movió ligeramente debajo de la cabeza
de Jinx.−¿Estas escuchando?
Jinx abrió los ojos y salió del regazo de EJ. Ella se sentó.−Sí,−dijo
con un esfuerzo para concentrarse.−Estoy escuchando.−Hizo contacto
visual.
−Hoy es mi cumpleaños.
Los ojos de Jinx se abrieron.−De ninguna manera. ¿Por qué no me
dijiste? Te hubiera traído un regalo.
EJ sonrió y pasó la punta de los dedos por la mejilla de Jinx.−Eres
mi regalo. Estás aquí, en mi cama, en mi casa. Tocaste el piano para mí
anoche.−Pasó el pulgar sobre el labio inferior de Jinx.−¿Tal vez conocer a
mis amigas más tarde?
Jinx chupó la punta en su boca.−Cualquier cosa,−dijo cuándo lo
soltó.−Es tu cumpleaños. Sparkle dice que en tu cumpleaños, consigues lo
que quieras.

Página 228 de 273


Al−Anka2019
−¿Algo, eh?−EJ presionó las almohadas y dejó que Pete se dejara
caer sobre su regazo.−Tendré que pensar en eso.
−Sin embargo, desearía que me lo hubieras dicho antes, así podría
haberte traído un verdadero regalo.−Jinx se bajó de la cama y sacó su
bolso del armario.
−¿Qué estás haciendo?−Preguntó EJ.
−Bueno,−dijo Jinx, abriendo la bolso.−A veces, en mis vastos viajes,
llevo conmigo un regalo de cumpleaños adicional.−Sacó el paquete plano
que había envuelto el día anterior.−Ya sabes, en caso de que una de las
muchas personas que visito tenga un cumpleaños.
La mandíbula de EJ se aflojó.−¿Cómo supiste?
−No lo hice,−dijo Jinx, fingiendo inocencia.−Te lo dije, es solo un
extra. Algo genérico Con suerte, te gustará. Ni siquiera recuerdo de qué se
trata.
EJ le sonrió y tomó el regalo.−Eres astuta.
−No más que tú, pequeña señorita No−me−digas−que−es−tu
cumpleaños−hasta−el−día.−Jinx tomó un largo trago del jugo de la
mesita de noche, luego se tumbó en la cama junto a EJ de nuevo.−¿Vas a
abrirlo?
La emoción brilló en los ojos de EJ.−Sí.−Miró el presente, giró la
cinta retorcida y pasó la mano sobre el brillante papel púrpura de feliz
cumpleaños.
Jinx dejó escapar un suspiro exagerado.−¿Mientras todavía es tu
cumpleaños?
EJ se echó a reír y rompió el presente. Tan pronto como su frente
fue visible, se calmó y su expresión se suavizó.−Oh, Jinx.−Sacó el dibujo
enmarcado de ella, Jinx y Pete que Jinx le había pedido a Pablo y lo
examinó a la luz de la mañana. Una lenta sonrisa apareció en sus labios e
iluminó su rostro.−Es asombroso. Y perfecto Y muy dulce.
Jinx sintió que se sonrojaba.−Supongo que es realmente más de
Pablo, ya que él es el que tiene talento. Él te sacó de sus bocetos, los que
hizo el primer día que se conocieron,−dijo ella, disfrutando de la alegría
en la respuesta de EJ.−Pero Pete y yo tuvimos que sentarnos para eso, y
conseguí el marco.

Página 229 de 273


Al−Anka2019
EJ bajó la foto y tomó la cara de Jinx entre sus palmas.−Y lo
pensaste. Y me lo trajiste. Y siempre sabes exactamente lo que debes decir
o hacer para hacerme sonreír.−Besó a Jinx, despacio y profundo,
instándola a sentarse sobre el colchón.

y
−Entonces, ¿cómo supiste que era mi cumpleaños?−Preguntó EJ
Jinx mientras caminaban a lo largo de la pista de jogging moteado por el
sol junto al río.
−No lo sabía,− dijo Jinx.−Te lo dije…
EJ la interrumpió con una mirada juguetona y de advertencia.
−Tiffany me lo dijo.
−Ah, puedo decir que voy a tener que vigilarlas a ustedes dos. De lo
contrario, todo mi misterio se habrá ido.−EJ hizo una pausa.−En serio, sin
embargo, ¿por qué le preguntaste a ella y no a mí?
−No lo hice. Solo lo mencionó. Algo sobre querer hacer algo para tu
cumpleaños, pero ella y Jacob ya tenían planes.−Jinx desenganchó a Pete
de la correa y tomó un palo.−Mira esto.−Ella lo tiró.−Hemos estado
trabajando en la búsqueda,−agregó con orgullo.
Pete corrió tras él. Lo siguió, disminuyó la velocidad, luego se lanzó
al bosque detrás del camino.
−Hey, vuelve aquí,−llamó Jinx.−¡Para! ¡Ven! ¡Alto!−Corrió tras él y
desapareció entre los árboles.
EJ se echó a reír y esperó. Se preguntó si Tiffany dijo que habían
querido hacer algo para su cumpleaños, de quién había sido la
idea. Estaba conmovida pero no podía imaginar un día mejor que el que
estaba teniendo,—y apenas había pasado la mitad.
−¿EJ?−Llamó alguien.
Se giró para ver a Gwen y Taylor trotando alrededor de la curva en
el camino, Gwen luciendo fresca y alegre, Taylor, sin aliento y sudorosa.
Trotaron hasta EJ.
−¿Desde cuándo trotan?−Le preguntó EJ a Taylor.

Página 230 de 273


Al−Anka2019
−Desde que rompió con su novio y necesitaba un proyecto.−Taylor
enganchó un pulgar a Gwen, jadeando.
EJ miró a Gwen.−¿Y qué? Las cosas no funcionaron entre tú y
Richard, ¿así que pensaste que matarías a Taylor?
Gwen se encogió de hombros.−Pensé que sería bueno para
ella. Aumentar su resistencia antes de que sea demasiado vieja.
−Hola,−dijo Taylor, mirando por encima del hombro de EJ.−Mujer
sexy con lindo perrito, doce en punto.
EJ se volvió, sabiendo lo que encontraría.−Mucho. Ambos casos.
Jinx regresó al camino con Pete, una vez más, con su correa.
Taylor le dirigió una sonrisa.−No les importa, ¿verdad?−Le
preguntó a EJ y Gwen.
−Para nada,−dijo EJ, sintiéndose un poco malvada.
Gwen puso los ojos en blanco.−Es posible que desee ver un espejo
antes de tener demasiada confianza.
−No se preocupe, Lady Gwen,−dijo Taylor, su tono
arrogante.−Mira, ella ya viene.
Jinx se colocó al lado de EJ, con Pete a cuestas.
Taylor abrió la boca, la chispa en sus ojos indicaba que algo coqueto
estaba en camino.
−Esta es Jinx,−dijo EJ rápidamente para salvar a Taylor de
cualquier vergüenza.
Taylor cerró la boca de golpe.
−Jinx, estas son Taylor y Gwen.−EJ las señaló respectivamente.
Gwen dio una sorpresa,−¡Oh!−Miró a EJ y luego volvió a mirar a
Jinx.−Es un placer conocerte finalmente.
Taylor miró a EJ antes de girarse para sonreír a Jinx.−Uh, sí,−dijo,
logrando solo una recuperación parcial.−Es genial conocer a la mujer que
podría…
−Y este es Pete.−EJ interrumpió a Taylor, sabiendo que lo que
estaba a punto de salir de su boca era venganza.

Página 231 de 273


Al−Anka2019
Gwen y Taylor chillaron y lloraron sobre Pete una cantidad
suficiente, luego le dieron deseos de cumpleaños y abrazos a EJ. Hubo las
preguntas esperadas sobre cuánto tiempo se quedaría Jinx y cuáles eran
sus planes para el resto del fin de semana.
−En realidad no hemos planeado nada específico,−dijo EJ,
deseando que sus amigas pudieran pasar un poco más de tiempo con Jinx;
Se preguntó si a Jinx le importaría.
−Tal vez ustedes dos podrían acompañarnos a cenar esta
noche,−dijo Jinx, como si leyera sus pensamientos.−¿Todas podríamos
celebrar el cumpleaños de EJ?−Miró a EJ
−Eso sería perfecto,−dijo EJ, tomando la mano de Jinx.−¿Están
libres?
−Íbamos a pasar el resto del fin de semana limpiando las alfombras
de Gwen, reorganizando los muebles y, en general, limpiando el mal
joojoo del ex. Ah, y más trotar, estoy segura,−dijo Taylor con una
mueca.−Pero celebrar tu cumpleaños parece mucho más divertido.
−Podremos hacerlo todo.−Gwen sonrió.−Solo tomaremos un
descanso para cenar. ¿Entonces tal vez Gunther?
−Suena maravilloso,−dijo EJ.
−¿Qué tal seis?−Dijo Gwen, continuando en modo de asistencia
administrativa.−Las recogeremos a las dos.
Cuando la pareja comenzó a caminar por el camino, Gwen gritó
apoyo y aliento y Taylor gimió, Jinx sonrió.−Parecen agradables.
EJ miró a sus amigas y su corazón se calentó.−Son mi Reggie y
Sparkle,−dijo.−No sé qué haría sin ellas.
Jinx la rodeó con un brazo y la acercó.−Es importante tener
personas con las que pueda contar.
EJ asintió con la cabeza. Mantuvo su atención en Taylor y Gwen
mientras desaparecían en una curva. Pensó en Jacob y Mandy, y ahora en
Tiffany, y en lo que Jinx había dicho sobre dejarlos entrar, dejar que la
amaran. Pensó en Reggie y Sparkle y en lo que incluso Andrea había sido
una vez para Jinx. Pensó en Val y se preguntó. Dudó.−¿Val era alguien con
quien podías contar?

Página 232 de 273


Al−Anka2019
La expresión de Jinx se volvió distante mientras miraba por encima
del agua.−Sí.
−¿Me hablarás de ella?
Jinx la llevó a un banco cerca de la orilla del río, y se sentaron, Pete
en la hierba a sus pies. Jinx se inclinó hacia adelante, con los codos sobre
las rodillas, y permaneció en silencio por un momento, aparentemente
recogiendo sus pensamientos.
EJ esperó. Por la mirada lejana de Jinx, podía decir que esto era
importante para ella—Val había sido importante para ella.
−Para entender mi relación con Val,−dijo finalmente Jinx,−tienes
que saber quién era yo cuando la conocí.−Tocó la tierra a sus pies.−Yo
era una drogadicta, EJ Y no del tipo limpio, de cuello blanco y funcional;
en las calles, me colgaron de heroína. Luego, cuando me dispararon
durante el robo y en espera de juicio, estaba en la enfermería y me volví
adicta a las pastillas para el dolor. Cuando finalmente fui sentenciada y fui
a prisión, prácticamente me llevaría cualquier cosa. Pero una vez que
estuve adentro, se volvió más difícil. En el exterior, podría robar para
conseguir drogas. Y lo hice. Robé de la gente, de las tiendas. Yo robé. Hice
lo que tenía que hacer. Adentro, solo había otros inconvenientes, la
mayoría de ellas mucho más duras que yo. Y hay un precio mucho más
alto por las drogas en prisión.
−No sabía que se podía conseguir drogas en la cárcel,−dijo
EJ.−Quiero decir, lo he visto en televisión y en películas, pero pensé que
era solo Hollywood.
−No. Puedes conseguir casi todo lo que quieras en la cárcel si
puedes y estás dispuesta a pagar el precio.−Jinx hizo una pausa, buscando
en la cara de EJ.−¿Recuerdas lo que le dije a Pablo sobre no tener a nadie
en el exterior para poner dinero en tus libros o enviarte cosas?
EJ asintió con la cabeza.
−Eso es todo cierto. Puede conseguir lo que desee, pero debe poder
pagarlo. Si tienes gente afuera y dinero entrando, estás bien. El dinero en
sus libros se puede convertir en artículos de la tienda, que se pueden
intercambiar. El franqueo y los cigarrillos también tienen un alto valor
comercial. Pero si no tienes eso, todo lo que tienes son tu ingenio, tus
habilidades o tu cuerpo. Y cuando entré por primera vez, tenía una
adicción apenas contenida que requería aproximadamente dos soluciones
Página 233 de 273
Al−Anka2019
gratuitas para volver a enfurecerse y no había forma de pagarla. Entonces,
comencé a hacer trucos. Lo había hecho por fuera, así que no era
nuevo. Dejaría que cualquiera me usara por un golpe.−Jinx sostuvo la
mirada de EJ como si midiera su reacción.
EJ hizo un punto de no tener uno. En verdad, su única reacción fue
enojo,—con Nora Tanner, con Andrea, incluso con el padre de Jinx, por no
hacer arreglos para ella en caso de su muerte,—pero sabía que cualquier
reacción podría leerse como juicio o aversión, y ella no arriesgaría eso. Ya
había lastimado demasiado a Jinx. Esta vez, escucharía, y estaría con ella,
como había dicho Sparkle.
Jinx bajó la mirada hacia sus manos.−Perdí la noción de lo que hice
o con quién estaba o lo que me hicieron. Después de un tiempo, algunos
de los miembros de la pandilla de Val decidieron que me querían para
ellas. No querían compartir más.−Jinx se encogió de hombros.
EJ tragó saliva.
−Entonces, se hizo un poco más fácil, en cierto modo. Al menos
entonces, no tenía que estar con tantos. Pero una de ellas era Val, y ella
era dura.−El color de Jinx se había vuelto gris en algún momento y ahora
era blanco.
EJ le acarició el antebrazo.-−Cariño, si esto es demasiado doloroso...
−No, quiero decirte. La parte más difícil casi ha terminado.−Jinx
tomó la mano de EJ entre las suyas.−Entonces Val decidió que era
suya.−Miró al otro lado del río, pero claramente estaba viendo el
pasado.−¿Sabes todos las bromas sobre ser la perra de alguien en
prisión?
EJ sabía que no necesitaba responder.
−No son bromas,−dijo Jinx, su tono hueco, como si se hubiera ido a
otro lado.−Haces lo que te dicen, exactamente cuándo y cómo te dicen
que lo hagas. Y eso fue lo que fui. Yo era la perra de Val. Me ocupé de
todas sus necesidades. Ella hizo lo que quería conmigo. ¿Pero sabes
qué? Valió la pena, porque por primera vez en muchos años, estaba a
salvo.−La voz de Jinx tembló.−Ella me cuidó. Nadie más podría hacerme
nada. No tenía que preocuparme por no tener dinero o paquetes
especiales. Y no toleraba las drogas en su pandilla, así que me
limpió.−Jinx se volvió hacia EJ−Y me mantuve limpia. Incluso después de

Página 234 de 273


Al−Anka2019
que Val se fue.−Jinx se sentó, silencioso en el calor de la tarde.−Ese es el
regalo que me dio,−dijo finalmente.−Al menos uno de ellos.
EJ buscó algo que decir.−¿Hubo otros?
−Mm-hm.−Jinx se movió, descansando contra el respaldo del
banco.−Nadie podría meterse conmigo mientras perteneciera a ella.
Incluso los guardias le dieron—nosotras,—una amplia litera. Tuvo mucha
influencia, mucha influencia, en la población en general y entre las otras
líderes de pandillas, ya sea por respeto o miedo. Podría ayudar a
mantener las cosas bajo control. A cambio, recibió favores del personal;
incluso el alcaide. Ella podría hacer que las cosas sucedieran. La gente que
no le gustaba fue transferida. Las personas que le gustaban, que hacían
cosas por ella, lograron lo que querían. Ella consiguió casi todo lo que
quería. Incluso nos asignó como compañeros de celda durante la mayor
parte del tiempo que estuvimos juntos.
−¿Cuánto tiempo fue eso?
−Casi diez años.
¿Diez años? EJ estaba aturdida. No tenía idea de que Jinx había
tenido una relación tanto tiempo con alguien.
−Me salvó la vida, EJ−Jinx buscó en su rostro. ¿Por la
aceptación? ¿Por rechazo?−Hubo momentos en que no me importó eso,
pero ahora sí. Ahora le estoy agradecida.
−¿La amabas?−Preguntó EJ.
−Sí. En cierto modo, mucha gente no lo entendería, tal vez. Pero sí.
−¿Es ella la que fue asesinada en esa guerra territorial?−Preguntó
EJ vacilante.
−Una de ellas. Eran tres, pero Val era el objetivo principal. La
sacaron primero.
EJ respiró para estabilizarse. No tenía idea de algo así. Tenía que
avanzar.−¿Qué hiciste cuando ella ... cuando murió?
Otra larga pausa mientras un capítulo más del pasado de Jinx
parecía jugarse ante ella.−Casi me muero también,−dijo. Su voz apenas
era más que un susurro. Se aclaró la garganta. Ahí fue cuando me
apuñalaron. Fue malo. Tuvieron que extirpar un riñón. Hubo
complicaciones. La recuperación fue larga, y casi me rendí un par de
Página 235 de 273
Al−Anka2019
veces. Mirando hacia atrás ahora, creo que fue porque no pensé que
podría hacerlo sin ella, literalmente. La extrañé, pero más que eso, no
sabía quién me iba a proteger. Me mantuvieron en solitario durante la
última parte de mi recuperación, y mientras estuve allí, decidí que no
quería volver a ser la perra de alguien. Decidí que preferiría morir. Y
realmente pensé que lo haría.
EJ se tensó. La ansiedad y el miedo subieron a su garganta, lo mismo
que la había invadido la primera vez que escuchó que Jinx casi moría. Ese
es el pasado. Está aquí, ahora. Conmigo. Apretó la mano de Jinx.−¿Qué
pasó?
Jinx inhaló profundamente.−Cuando me pusieron de nuevo en
general, la nueva líder de nuestra banda me quería. Cuando le dije que no,
realmente esperaba que me mataran. Y yo estaba lista. Pero no pasó nada;
me dijo más tarde que había honrado lo que había dicho por respeto a mi
relación y la de Val. Ella y el resto de la banda me vigilaron pero me
dieron mi distancia. Fue entonces cuando empecé a trabajar como tutora
y profesora para otras reclusas y llegué a conocer mejor a Trisha... ¿La
hermana de Sparkle?−Jinx miró a EJ inquisitivamente.
EJ asintió, dejando que Jinx supiera que la estaba siguiendo.
−Luego conocí a Sparkle y Reggie, que comenzaron a enviarme
dinero y cosas que hicieron la vida más fácil, y a partir de ahí, todo
cambió. Reggie incluso me ayudó a llevar el programa de entrenamiento
de perros de servicio a la prisión, y fue entonces cuando descubrí cuánto
amo a los perros. Nunca había tenido uno antes.−Jinx se inclinó y frotó la
parte inferior de la barbilla de Pete.
Él la miró y meneó la cola.
EJ no sabía qué decir, ni siquiera estaba segura de qué pensar o
sentir. No quería sentir lástima por Jinx, porque Jinx no necesitaba eso. Sí,
ir a su pasado por Pablo le había provocado emociones, pero como ella
misma había dicho varias veces, hoy era una persona diferente. Mientras
EJ la miraba con Pete, Jinx ya tenía el comienzo de una sonrisa tirando de
las comisuras de sus labios. No necesitaba la compasión de nadie. Lo
había superado todo y se mantenía erguida y fuerte sobre los cimientos
de su pasado.
−Con todo lo dicho,—y ahora que no estamos desnudas,—puedo
responder a tu pregunta de anoche,−dijo Jinx.

Página 236 de 273


Al−Anka2019
Y así de fácil, volvieron al presente.
Jinx retrocedió y tomó la mano de EJ nuevamente.−Tengo el control
que tengo durante las relaciones sexuales porque con Val, era obligatorio;
se me ordenó contenerme por largos períodos de tiempo, ponerla
primero. Supongo que fui entrenada.−Sus mejillas se
pincharon.−Contigo, sin embargo...−Se encontró y sostuvo la mirada de
EJ.−Me gusta hacerlo. Quiero centrarme completamente en tu placer;
esperándote, con suerte, llevarte a lugares donde nunca has estado.−Se
llevó los dedos de EJ a los labios.
−Definitivamente has hecho eso.−EJ disfrutó el suave juego de la
carne.
−Me gusta esperar mientras te derrito lentamente y abrazarte
después.−Jinx besó las yemas de los dedos de EJ, luego succionó una en su
boca.
El pulso de EJ se aceleró, convirtiéndose en un latido de deseo entre
sus muslos.
−Y me encanta prolongar la sensación de quererte.−Pasó la punta
de la lengua entre los dedos de EJ y luego a otra punta.−De necesitarte.
La respiración de EJ se contuvo y cerró los ojos.
−Es bastante tiempo antes de las seis en punto,−susurró
Jinx.−¿Hay algo más que quieras hacer, o puedo llevarte a casa y hacer lo
que me gusta hacer?
EJ gimió en voz baja.

y
A las cinco y cuarto, Jinx salió de la ducha y se puso una toalla que EJ
le sostenía. La tarde había sido larga, lujosa y decadente en sus ofrendas;
recogieron ensaladas y palitos de pan de una tienda de delicatessen en el
camino de regreso a EJ, hizo un picnic en el balcón de la sala de estar,
pasaron las siguientes horas en la cama, al piano, en el sofá, en la cama y
finalmente bajo una corriente de agua caliente y relajante.
Jinx no podía recordar un momento en su vida en el que se hubiera
sentido tan libre como se había sentido durante las últimas semanas con
EJ Bueno, podía, pero tenía que retroceder mucho, volver a esos días con
Andi en los jardines, en la casa del árbol. Como lo había hecho entonces,
Página 237 de 273
Al−Anka2019
estaba empezando a pensar que todo era posible, que cualquier sueño
podría hacerse realidad. Sin embargo, ese tiempo había terminado, se
había roto por razones que Jinx nunca había descubierto. Andi solo se
había alejado de ella, la había dejado atrás. ¿EJ haría lo mismo?
Jinx miró a EJ a la cara, tan abierta, sus ojos tan acogedores. Su
abrazo se sentía tan correcto, tan seguro. ¿Podría Jinx confiar en eso? ¿O
EJ también se iría? Si lo hiciera, al menos con ella, Jinx sabría por qué. Sus
hijos todavía no sabían nada sobre la nueva relación de su madre, con
quién estaba o qué era. EJ había dicho que no podía dejar a Jinx, y ella se
había puesto de pie para demostrar que estaba preocupada por Tiffany,
pero Tiffany no era una de sus hijos.
Jinx apartó de su mente la inquietante duda. No había nada que
pudiera hacer al respecto, y no quería arruinar este fin de semana. Si su
tiempo juntas podría ser interrumpido, ella quería disfrutar cada
segundo. Nunca había creído, desde esa primera noche, que podría tener
EJ para siempre, y aunque su corazón seguía tratando de convencerla de
lo contrario, había sido capaz de recordarlo cuando era necesario. Este fin
de semana, sin embargo, podría cambiar eso. Estar aquí en el mundo de
EJ, ver dónde vivía, conocer a sus amigas, pasar tiempo en lugares donde
EJ disfrutaba, todas esas cosas hicieron que Jinx quisiera saber más,
querer saber todo sobre ella. Y se dio cuenta de que todavía había muchas
cosas básicas que no sabía. Tomó la toalla y comenzó a secarse. No lo
había sabido hasta ese día que era el cumpleaños de EJ. Entonces, eso la
convirtió en un...
−¿Eres un Leo?−Jinx preguntó como si la conversación en su
cabeza hubiera tenido lugar entre ellas.
−¿Qué?−EJ extendió la loción que había rociado en su mano entre
las palmas de las manos, luego levantó los brazos hasta los hombros.
−Hoy es tu cumpleaños. ¿No hace eso tu signo astrológico
Leo?−Jinx agarró su ropa interior de la pila de ropa limpia en el
mostrador y se la puso.
−Oh. Sí, lo hace.−EJ le sonrió en el espejo.−Me alegra que esa no
fuera tu línea de recogida en el bar esa noche. Está un poco anticuado.
−¿Mi línea de recogida? No te recogí. Me recogiste,−dijo Jinx,
poniéndose sus jeans negros.

Página 238 de 273


Al−Anka2019
La sonrisa de EJ se ensanchó.−Recuerdo claramente que me
recogiste. No podías apartar tus ojos de mí.−Su tono era juguetón.
−Sí, definitivamente un Leo,−dijo Jinx.−Egotista.−Pero EJ tenía
razón. No había podido apartar la vista de ella.
EJ se echó a reír.−Leo es el signo del sol. Todo no gira alrededor de
nosotros.−Ella comenzó a aplicar el rímel.−¿Cuándo es tu cumpleaños?
Jinx se rio entre dientes.−Te diré ese día.
−Recibirás un regalo mejor si lo sé de antemano,−dijo EJ en broma.
−No me lo dijiste antes de tiempo, y aun así recibiste un buen
regalo.−Jinx se puso la camisa y comenzó a abotonarla.
−Está bien,−dijo EJ, sonando satisfecha de sí misma.−Solo le
preguntaré a Sparkle. Me lo dirá −Dejó caer su estuche de maquillaje en
un cajón y se volvió hacia Jinx. Pasó las manos ligeramente sobre los
senos de Jinx.
Los pezones de Jinx se endurecieron. Presionó contra las palmas de
EJ.−Vienen tus amigas.
−Y apuesto a que también contaran algunas de esas cosas
embarazosas que solo las mejores amigas saben, como qué infomerciales
en medio de la noche has sido absorbido y tú historia más humillante del
baño.
−Oooh, juegas duro.
EJ se rio.−Lo sabes, cariño.
El timbre sonó.
−Uh-oh.−EJ saltó hacia atrás.−Llegan temprano. ¿Podrías dejarlas
entrar? Estaré ahí.
Jinx terminó de abotonarse la camisa y se metió el voladizo, pero el
último comentario de EJ se demoró. Recordó la barra de rejuvenecimiento
que había pedido tarde una noche cuando vivía con Reggie y Sparkle;
todavía no había podido pagar su bicicleta y quería una forma de hacer
ejercicio. Había estado disponible por el precio de lanzamiento
sorprendentemente bajo de $ 14.95,—se había perdido los diez pagos
mensuales adicionales de $ 39.95,—y prometió ser el secreto de un
cuerpo tonificado, en forma y hermoso. Recordó haber pensado que,

Página 239 de 273


Al−Anka2019
como se deletreaba b−a−r−r−a, no solo b−a−r, debía ser bueno. ¿Qué
había sabido ella? Había estado fuera de prisión por unas tres semanas, y
eran pasadas las tres y media de la mañana. Sin embargo, si EJ iba a
escuchar esa historia, Jinx quería que fuera de ella. No quería que ella
hablara con Sparkle.
−Siete mayo,−dijo ella apresuradamente mientras se abrochaba los
jeans.−Mi cumpleaños es el 7 de mayo. Pero gracias por las ideas de lo
que las mejores amigas pueden contar.−Salió de la habitación.
−Gwen es mi asistente administrativa,−gritó EJ detrás de ella.−Ella
está acostumbrada a mantener las cosas confidenciales. Y Taylor tiene
demasiadas cosas que no querrá que su próxima novia sepa para decirte
algo.−Había un toque de pánico en su voz.
Jinx se rió entre dientes, luego volvió a la palabra novia. ¿Eso era
ella? La novia de EJ? ¿Es así como EJ pensaba en ella? La pregunta la hizo
sonreír.
El timbre volvió a sonar.
Jinx giró el pomo.
Antes de que la puerta se abriera por completo, comenzó un coro
de−Feliz cumpleaños.
Al segundo siguiente, Jinx se encontró mirando las caras sonrientes
de dos parejas jóvenes—Tiffany y Jacob, y, supuso, Mandy y Russ.
Jinx se congeló.
El cuarteto silenció, expresiones de asombro por todas partes.
Pete saltó del sofá y corrió hacia Tiffany. Se habían convertido en
buenos amigos durante las visitas de ella y Jinx. Él gimió emocionado y se
movió alrededor de sus pies.
−Lo sentimos,−dijo Mandy.−Estamos buscando a nuestra madre,
EJ?
Jinx se encontró con los grandes ojos de Tiffany y miró hacia otro
lado.−Sí.−Vaciló pero se recuperó rápidamente.−Ella está
aquí. Entren.−No estaba segura de si eso era lo correcto, pero no podía
pensar en otra cosa. No era como si pudiera fingir que EJ se había mudado
y que ella era la nueva dueña, especialmente porque EJ saldría de la

Página 240 de 273


Al−Anka2019
habitación en cualquier momento. Cristo. Tenía que advertirla.−La voy a
buscar.
−Lo siento,−dijo Jacob, mirando desde el cabello húmedo de Jinx
hasta sus pies descalzos.−Soy Jacob, el hijo de EJ. Y usted es…?
−Soy una amiga suya.−Jinx extendió su mano. Miró a Tiffany.
Jacob la estudió.−¿No estás...?−Él se volvió hacia Tiffany,
también.−¿No es ella ...?
Tiffany respiró hondo.−Jacob, esta es mi tía Michelle. La conociste
en la boda.

Página 241 de 273


Al−Anka2019
CAPÍTULO DIECINUEVE

EJ se vistió rápidamente y comenzó a caminar por el pasillo. Una


pequeña sonrisa apareció en sus labios mientras repetía las bromas
durante los cumpleaños. No recordaba haber estado con alguien tan
divertido como Jinx. Más interesante, ella era más divertida con Jinx.
−Pero, ¿qué estás haciendo aquí?−Una voz llegó a EJ desde la sala
justo cuando llegaba a la puerta.
¿Jacob? Perdió un paso y agarró la esquina. La habitación giró
cuando ella vio la escena.
Jinx estaba parada cerca del sofá, Jacob frente a ella. Mandy y Russ
estaban a un lado. Los tres miraban a Jinx, obviamente esperando una
respuesta. Tiffany también miró a Jinx, una disculpa en sus ojos.
La mirada de Jinx se encontró y sostuvo la de EJ, mostrando el
mismo shock y pánico que EJ sintió. Lo único que evitó que los EJ se
transformaran en terror fue la pregunta clara en la expresión de
Jinx: ¿Qué quieres que haga? Su evidente angustia puso a EJ en acción.
Se armó de valor.−Jacob, Mandy,−dijo mientras entraba en la
habitación.−¿Qué están haciendo todos ustedes aquí? Pensé que estaban
en Nueva York.−Abrazó a Mandy, que era la más cercana.
−Lo estábamos, pero volvimos hoy para sorprenderte por tu
cumpleaños,−dijo Mandy, devolviendo el rápido abrazo de EJ.
Sorprenderla. ¿No es esa la verdad? El corazón de EJ se
aceleró. Terminó de abrazarse a todos, agradeciendo a todos por sus
felices cumpleaños murmurados, mientras intentaba idear un plan;
estaba claro, había llegado el momento de la conversación, pero ¿cuál
sería el mejor enfoque? ¿Modo de trabajo? Sí, eso podría ayudarla a
mantener sus emociones bajo control. Estaba agradecida de haberse
puesto los tacones, incluso los bajos. Los tacones siempre la hacían sentir
más poderosa, más a cargo. Se tomó un momento para enviarle un
mensaje de texto a Gwen para que sus amigas supieran que los planes
nocturnos habían cambiado y tendrían que reprogramarlos.

Página 242 de 273


Al−Anka2019
−Mamá, ¿qué está haciendo la tía de Tiffany aquí?−Preguntó Jacob,
su tono frágil.
EJ vaciló. Miró de Jacob a Mandy. Una vez que les dijera la verdad,
su relación con cada uno de ellos sería diferente: quedaba por verse si
estaba más cerca o destruido. Echó un último vistazo a sus hijos como la
madre que conocían, y luego entró en el siguiente momento.−Jacob,
Mandy, me alegra que los dos estén aquí. Hay algo de lo que quiero
hablarte. Russ.−Miró al novio de Mandy.−Eres más que bienvenido a
quedarte por esto. ¿Tiffany?−Le dio a Tiffany una media sonrisa y una
mirada de gratitud. Al menos ella sabía que una persona ya estaba de su
lado.
Tiffany le devolvió una mirada de complicidad.
−¿Qué está pasando?−Preguntó Jacob.
−Todos, por favor, siéntense.−EJ hizo un gesto hacia la sección de
medio círculo, luego se sentó hacia uno de los extremos.−Jinx, tú
también.−Palmeó el lugar a su lado.−¿Por favor?
−¿Jinx?−Jacob dijo con una burla. −¿Qué es eso? ¿El nombre de su
prisión?
−Jacob, por favor,−dijo EJ.−Explicaré todo lo que necesitas
saber.−Podía escucharse a sí misma, lo tranquila y cómoda que sonaba,
pero la ansiedad le revolvió el estómago.−¿Jinx?−Pasó la mano sobre el
cojín a su lado.
Jinx vaciló, luego vino y se sentó a su lado.
Cuando todos se acomodaron, EJ respiró hondo.−¿Ustedes
recuerdan cuando su padre y yo todavía estábamos casados?
−¿Qué tiene que ver ella con el matrimonio de tu y papá?−Preguntó
Jacob, mirando a Jinx.−Estaba encerrada entonces.
−Jacob, por favor
−Déjala hablar, Jake,−dijo Mandy, empujando a su hermano con el
hombro.
Jacob se calló pero mantuvo una mirada dura sobre Jinx.

Página 243 de 273


Al−Anka2019
−¿Recuerdas que tu padre y yo no teníamos mucho que ver el uno
con el otro? Vivíamos bajo el mismo techo e hicimos apariciones sociales
juntos, pero realmente no teníamos un matrimonio.
−No recuerdo eso.−Jacob finalmente miró a EJ−Pensé que tú y
papá eran felices.
−Lo recuerdo,−dijo Mandy.−Ambos siempre parecían tristes, a
menos que estuvieran frente a otras personas.
−Eso no es cierto.−Jacob se volvió hacia Mandy.−¿En qué casa
vivías? Papá estaba muy feliz los últimos dos años antes del divorcio.
−Sí, lo estaba,−dijo EJ, volviendo su atención hacia ella.−Porque se
había enamorado de Susan, y estaban juntos.
−¿Qué?−Jacob saltó.−¿Papá tuvo una aventura? ¿Él te engañó?
−No, no fue así,−dijo EJ, tratando de controlar la
conversación.−Por favor siéntate.
−Mira,−dijo Jacob, su tono endurecido.−No sé lo que está pasando
aquí…
−Y ninguno de nosotros lo hará, a menos que te sientes y te
calles,−dijo Mandy, alzando la voz. Miró a Jinx, su propio desconcierto
evidente en su expresión.−Solo deja que mamá hable.
Jacob se dejó caer en el sofá con un resoplido.−Bien.
−Tu padre conoció a Susan varios años antes de divorciarnos;
comenzaron a verse. Ellos se enamoraron. Yo lo sabía. Quiero decir, no
conocía a Susan ni ningún detalle, pero sabía que estaba viendo a alguien,
y estaba bien con eso. Vivimos bajo un acuerdo tácito hasta que ambos se
graduaron de la escuela secundaria y se establecieron en la universidad;
luego nos divorciamos.
−¿Cómo puedes estar bien con que tu esposo esté enamorado de
otra persona?−Preguntó Jacob, claramente todavía agitado.
−Porque no estaba enamorada de él. No era feliz y no lo había sido
por mucho tiempo. Y no tuvo nada que ver con él.−La boca de EJ se sintió
seca. Ella deseaba tener un poco de agua.
−¿Con qué tenía que ver?−Preguntó Mandy.

Página 244 de 273


Al−Anka2019
EJ se encontró con su mirada. Fue curiosa, pero suave.−Fui
yo,−dijo, aceptando el consuelo del comportamiento de Mandy.−No
estaba feliz con tu padre porque...−Vaciló. Sus palmas sudaban. Su
corazón latía con fuerza. Podía sentir a Jinx a su lado, su energía, su
fuerza. Deseó poder tocarla, sostener su mano, absorber algo de su coraje,
pero eso sería un paso demasiado lejos en este momento.−No estaba
contento con él porque...−Miró hacia otro lado.−Porque me atraen las
mujeres.
Siguió una pausa incómoda.
−Oh mamá. Lo siento−dijo Mandy finalmente.−¿Es por eso que,
desde el divorcio, te alejaste de nosotros?
Las lágrimas brotaron de los ojos de EJ. Ella asintió.
−¿Qué?−Preguntó Jacob. Se giró hacia Mandy.−¿Por qué lo sientes?
−Lamento que mamá haya estado infeliz durante tantos años, y
haya tenido miedo de contarnos.−El enfoque de Mandy se mantuvo en
EJ−Ha tenido miedo de decírnoslo porque tenía miedo de...¿perder
nuestro amor? ¿Perdernos?
−¿Decirnos qué?−Preguntó Jacob, su frustración evidente.−¿Por
qué dejaríamos de amarla porque papá tenía una aventura?
Mandy puso los ojos en blanco y se volvió hacia Jacob.−Jake, mamá
es gay. Era gay cuando estaba casada con papá, así que era infeliz. Y ha
tenido miedo de decírnoslo porque temía que no la amáramos más.
Jacob se quedó quieto. Él cambió su atención a EJ−¿Eres gay?
EJ asintió con la cabeza.
Él la miró por un largo momento, luego se levantó y caminó
lentamente hacia la ventana.
EJ lo miró.
−¿Mamá?−Dijo Mandy suavemente.
EJ volvió su atención a ella.
−Este es el siglo XXI, la Era de Acuario. El matrimonio gay es legal;
hay políticos y clérigos abiertamente homosexuales. Pero lo más
importante, nos criaste para ser buenas personas, personas amables,

Página 245 de 273


Al−Anka2019
personas aceptables. ¿Cómo puedes pensar que ser gay podría cambiar
cuánto te amamos?
EJ volvió a mirar a Jacob, todavía de espaldas a ella. Su garganta se
contrajo. ¿Podría hacer la siguiente parte?−Temía que le hiciera daño a
Jacob.
Él no dijo nada.
Fue a con él.−Tenía miedo de que abriera tus viejas heridas de
infancia.−Ella tentativamente le tocó el hombro.−No podía correr el
riesgo de lastimarte de nuevo.
Jacob se volvió hacia ella.−Mamá, tú no me lastimaste
Cerró los ojos y reprimió las lágrimas.−Yo debería…
−No,−dijo Jacob con firmeza.−No debería haberlo hecho. Es todo;
todo lo demás son sólo los restos que dejó atrás. Y no podría haber
pasado por eso sin ti.
−Pero dijiste que odiabas a los gays, que todos los gays eran
pervertidos, como él.
−Tenía catorce años cuando pensé eso. Y todavía estaba en mal
estado y enojado.−Jacob tomó su barbilla y levantó su rostro hacia el
suyo.−Y tú eres quien me amó a través de eso. Me aferré a tu fuerza.−Su
voz se quebró ligeramente.−Nada de lo que hagas podría hacerte lo
mismo que él.
EJ comenzó a llorar.
La abrazó contra su pecho cuando sintió que el brazo de Mandy
rodeaba sus hombros.
−Mamá, realmente te extrañamos,−susurró Mandy entre lágrimas.
−También los extrañé a ambos,−dijo EJ, sintiéndose conectada con
sus hijos por primera vez en casi una década.
Cuando soltaron su abrazo, ella se dio cuenta de nuevo de los demás
en la habitación. No había un ojo seco entre ellos. Incluso Russ se golpeó
la cara.
Jacob se rio entre dientes.−Bueno, Russ, bienvenido a la
familia. Supongo que lo sabes todo ahora.

Página 246 de 273


Al−Anka2019
Russ saludó con desdén.
La sonrisa de Tiffany iluminó todo su ser.
Los brillantes ojos de Jinx tenían una emoción de la que tendrían
que hablar pronto.
Mientras Jacob escaneaba la habitación, su sonrisa se desvaneció
cuando llegó a Jinx. Él entrecerró los ojos y la comprensión se movió por
su rostro como una nube. Volvió su atención a EJ−¿Tú ... y ella?
La celebración efímera de EJ de sentirse completamente amada y
aceptada por sus hijos se detuvo por completo. Segundo round. Se secó
los ojos.−Sí. Yo y Jinx.
Jacob se pasó una mano por el pelo y respiró hondo.−¿Cómo
sucedió eso?−Preguntó con incredulidad− ¿Sólo se encontraron en la
boda, y ahora está en su casa y está juntas?
Bueno, dos días antes de la boda...en un bar...como una aventura de
una noche... y sí. EJ no pensó que esos detalles particulares ayudarían a la
situación. Se preguntó si Tiffany lo sabía.
−Mamá, ella es una...una...
−Delincuente,− dijo Jinx en voz baja.
Todos se volvieron hacia ella.
−La palabra que estás buscando es delincuente,−le dijo a Jacob.
Él la fulminó con la mirada.−Está bien, para empezar. Una
delincuente.
−Lo sé,−dijo EJ.−Sé que ella estuvo en prisión.
−¿Sabes por qué? ¿Y por cuánto tiempo?
−Sí.−EJ mantuvo su tono de tono.
Jacob hizo una pausa.−Andrea dijo que fue sentenciada por doce
años, pero terminó cumpliendo veinte. Dios sabe qué más hizo para
conseguir los ocho adicionales.
−Lo sé.−EJ le lanzó una mirada tierna a Jinx.
−¿De verdad? ¿De ella?−Jacob señaló a Jinx.−¿Cómo sabes que
incluso te está diciendo la verdad?

Página 247 de 273


Al−Anka2019
EJ no pudo contener una risa.−Porque solo una idiota inventaría las
cosas que me dijo. Y ella no es una idiota.
−No confío en ella.−Jacob metió las manos en los bolsillos de sus
pantalones.
−Eso es porque no la conoces, y eso es comprensible,−dijo EJ.
−Tú tampoco la conoces. La conociste hace tres meses;
probablemente esté ejecutando algún tipo de estafa elaborada para
conseguir tu dinero. Andrea no quería hablar con ella cuando venía
husmeando su dinero, por lo que tenía que encontrar algo más. Ni
siquiera debería haber estado en nuestra boda.
−Jacob, Jinx no es…
−Está bien, EJ−Jinx se levantó.−Puedo hablar por mí misma.−Sus
ojos estaban en Jacob.−No busco nada de tu madre que no sea su
compañía. Me gusta pasar tiempo con ella, y parece que a ella también le
gusta. No he contactado a Andrea para nada más que tratar de sanar
nuestra relación. Nunca le he pedido nada. Tengo una vida. Es solo que mi
vida es mejor desde que conocí a EJ.
−Sí−Jacob se rió por lo bajo.−Apuesto a que lo es.−Volvió a mirar a
EJ−Mira, mamá, una cosa es ser gay, pero...¿una criminal? ¿Qué tipo de
hijo estaría bien con su madre saliendo con una ex convicta? ¿Hombre o
mujer? No creo que esté solo aquí. Miró a su hermana.−¿Mandy?
−Del tipo que escucha,−dijo EJ antes de que Mandy pudiera
responder.
Mandy miró a Jacob, a EJ, a Jinx.
−Del tipo que confía en mi juicio.−EJ tocó el brazo de Jacob.−Del
tipo que quiere que sea feliz. Del tipo que no juzga a otras personas.
Él la tomó de la mano.−Quiero que seas feliz, mamá. Y sí confío en
ti. No puedo dejarte...No sabes toda la historia. No puedes. Ella robó un
banco.−Su voz se elevó.−Estaba drogada con drogas. Una anciana casi
muere.
−Esa no es quien es ella ahora. Una vez que la conozcas...
−No tengo la intención de conocerla.−Su rostro se enrojeció
mientras se alejaba.−Está bien que seas gay. Lo entiendo. Es un poco raro,

Página 248 de 273


Al−Anka2019
pero está bien. Pero estar durmiendo con...Estás durmiendo con ella,
¿verdad?
EJ se puso rígida.
−Estas durmiendo con alguien como ella.−Hizo un gesto con enojo
hacia Jinx.−Una criminal. La tía de mi esposa, a quien todos en la familia
odian...Mierda, mamá, ¿no podrías haber elegido... como...a cualquier otra
mujer en el planeta?
−No todos,−dijo Tiffany antes de que EJ pudiera responder.
Jacob se giró hacia ella.−¿Qué?
−No todos en mi familia la odian,−dijo Tiffany.−Yo no.
Jacob parecía confundido.
−Después de la boda, quería conocer a la tía Michelle. Siempre
quise. Tú lo sabes. Y desde que vino a la boda, sabía que no nos había
dado la espalda como mamá dijo, así que la contacté. He pasado un tiempo
con ella, Jacob. Ella realmente no es lo que mamá dice.
−¿La has estado viendo a mis espaldas?
−Estaba a punto de decírtelo.−Tiffany habló en voz baja, pero su
actitud no se disculpó.−Estabas tan molesto por que la invité a la boda,
quería ver si nos caíamos bien antes de decírtelo. Pensé…
−¿Pensaste que sería mejor para mí descubrirlo de esta manera?
Tiffany dirigió su mirada hacia él.−No sabía que íbamos a venir
aquí. Tú y Mandy decidieron eso esta mañana, apenas a tiempo para que
tomemos un vuelo. Y nunca se me ocurrió que estarían aquí.
Los labios de Jacob se separaron y sus ojos se redondearon
ligeramente.−¿Sabías sobre ellas?
La expresión de Tiffany se suavizó, pero ella se mantuvo firme.−No
era mi lugar decírtelo,−dijo, respondiendo la pregunta no formulada.
Él la miró fijamente.
−Le pedí que no lo hiciera,−dijo EJ, parándose frente a él. Tocó su
mejilla y atrajo su atención hacia ella. No podía permitir que esto causara
un problema entre ellos.−Le pedí que no lo hiciera. Sin embargo, ella dijo
que querrías saber, y yo debería ser quien te lo dijera. Solo necesitaba

Página 249 de 273


Al−Anka2019
algo de tiempo para superar mis miedos. Lo iba a hacer este fin de
semana. Por eso te pregunté qué estabas haciendo. Pero cuando dijiste
que ustedes cuatro ya tenían planes de irse, pensé que podría
esperar.−Estaba divagando.
Jacob cambió su mirada entre EJ y Tiffany.−¿Cómo pudo alguna de
ustedes ocultarme todo esto?
−Jacob,− dijo Jinx suavemente.
Él la señaló a ella.−Te callas. Tú eres la razón por la que mi esposa y
mi madre sienten la necesidad de mentirme. ¿Qué quieres? ¿Qué diablos
haces aquí? Sal de esta casa,−gritó.
EJ se congeló, recordando esas mismas palabras de Andrea. ¿Andrea
lo había contaminado tanto? No pudo haberlo hecho. EJ tuvo que confiar
en las palabras de Mandy, que ella había criado a sus hijos para que
fueran amables y aceptables.
Jinx comenzó a alejarse.
EJ no pudo soportar el dolor en sus ojos. Jacob estaba molesto. Esto
fue mucho. Solo necesitaba tiempo para calmarse. Ella necesitaba tiempo
para calmarlo. Sabía que podía, como cuando era un niño pequeño. Pero
Jinx... Si Jinx se fuera ahora, después de esas palabras, EJ sabía que nunca
la recuperaría. En ese momento, tuvo que elegir.−Jacob Ryan
Bastien,−dijo ella, su voz dura.−Esta es mi casa, y Jinx es mi invitada. No
la vas a echar. Y la tratarás cortésmente y con respeto.−Había pasado
mucho tiempo desde que había jugado la carta de mamá. Se sintió bien.
Jacob parecía aturdido.−Mamá, yo…
−Estoy no terminado.−EJ respiró.−Te he apoyado en cada decisión
que has tomado, esté o no de acuerdo con eso. Te apoyé en la escuela
secundaria cuando querías comenzar una banda de rock en lugar de
enfocarte en los formularios de inscripción a la universidad. Te defendí
con tu padre cuando terminaste todo un semestre de la escuela de leyes
para probar novelas gráficas. He hecho un esfuerzo con cualquiera que
trajiste a casa a lo largo de los años. Ni siquiera me gustaba Tiffany
cuando la presentaste por primera vez...−Con un sobresalto, EJ se dio
cuenta de lo que había dicho. Miró por encima del hombro y sintió que le
ardían las mejillas.−Lo siento, Tiffany.

Página 250 de 273


Al−Anka2019
Tiffany se encogió de hombros.−Está bien. Tampoco me agradaste
mucho, hasta hace poco.
EJ sonrió. Definitivamente le gustaba, ahora.−Pero siempre confié
en ti,−le dijo a Jacob.−Confiaba en que si veías algo en alguien, debía
haber algo allí. Ahora, espero lo mismo de ti. Jinx es importante para mí, y
espero que lo honres.
Jacob la fulminó con la mirada pero no dijo nada. Pasó junto a ella y
agarró su chaqueta del brazo del sofá.−Me voy,−le dijo a
Tiffany.−¿Vienes?
Tiffany suspiró y recogió su chaqueta. Le dio a EJ un beso en la
mejilla y a Jinx un abrazo rápido, antes de seguir a Jacob.
EJ miró al suelo y escuchó mientras la puerta principal se cerraba.
−¿Mamá?−Dijo Mandy después de un momento. Tomó la mano de
EJ.−¿Estás bien?
EJ se estabilizó y asintió.
−Él vendrá.−Mandy apoyó la cabeza sobre el hombro de EJ.−Sabes
que lo hará. Solo tiene que tener algo de drama primero.
EJ soltó una risa tentativa y apretó los dedos de Mandy.
−¿Hay algo que pueda hacer?−Preguntó Jinx mientras se acercaba.
EJ miró las profundidades de esos ojos azules y la emoción la
inundó.−Gracias por quedarte,−dijo.−Sé lo difícil que debe haber sido
escuchar todo eso.
−Gracias por dejar en claro que querías que lo hiciera.−La mirada
de Jinx sostuvo la de EJ.−Estoy aquí, cariño. Mientras me quieras.
Mandy se aclaró la garganta.− Supongo que nos adelantaremos y
nos iremos.−Ella abrazó a EJ−Mamá, ahora que todo esto está a la vista,
¿podemos, por favor, ir a cenar?
EJ sonrió entre lágrimas.−Sí,− dijo ella.−Pero tienes que pagar.
Mandy se echó a reír. Tomó a Jinx.−Estoy a punto de decir algunas
cosas que, dado todo lo que sucedió esta noche, van a sonar ridículas, así
que tengan paciencia conmigo.
−Está bien.−Jinx parecía cautelosa.

Página 251 de 273


Al−Anka2019
−Ha sido un placer conocerte, Jinx. Espero poder pasar un tiempo
contigo pronto, para poder conocerte.−La expresión de Mandy era
sincera.−Realmente quiero conocer a la mujer que hizo feliz a mi madre.
Jinx sonrió.−También fue un placer conocerte. Espero que nos
veamos de nuevo pronto.
Mandy le dio a Jinx un abrazo incómodo.
EJ se calentó al verlo, luego hizo una mueca de vergüenza cuando
Russ se acercó al grupo.−Lamento que hayas sido testigo de todo esto,
Russ. Espero que no lo tengas contra nosotros.−Ella trató de aclararlo.
−No hay problema,−dijo Russ con una amplia sonrisa.−Estaba
nervioso porque Mandy conociera a mi familia el próximo mes, pero
ahora ...−Levantó un hombro.−Pshhh.
Cuando ella y Jinx estuvieron solas, EJ abrió la puerta corrediza de
vidrio y salió al balcón.−Necesito un poco de aire.−Miró fijamente las
luces de la ciudad que se extendían en la distancia. La brisa nocturna
refrescó su piel. Cerró los ojos. Está hecho. Suspiró aliviada. Ahora, era
hora de... ¿qué había dicho Jinx? Que todo sea lo que es, que todos sean
quienes son y vean qué sucede. Se encogió internamente por la pérdida de
control, pero al menos sus hijos ahora sabían quién era ella.
Jinx se apoyó en la barandilla a su lado.−¿Qué puedo hacer?
EJ la tomó de la mano. Recordó la tarde en los escalones de Jinx
cuando Jinx la había hecho sentir sin esfuerzo.−Hazme reír,−dijo, como lo
había hecho ese día.
Jinx se rio entre dientes.−Eso es fácil.−Hizo una pausa.−¿Dónde
guarda el rey sus ejércitos?
EJ sintió el comienzo de una sonrisa.−¿Dónde?
−Hasta sus mangas.
EJ se echó a reír, como sabía que lo haría.
−Un niño de ocho años,−continuó Jinx sin la menor
vacilación,−estaba fallando en matemáticas cuando su familia se mudó a
una nueva ciudad y comenzó a asistir a una escuela católica. En su primer
día, llegó a casa, corrió escaleras arriba y comenzó su tarea. Más tarde,
bajó a cenar, pero luego volvió a subir e hizo más tareas. Su madre no
sabía qué hacer con eso, pero no quería preguntar por miedo a arruinarlo,
Página 252 de 273
Al−Anka2019
por lo que no dijo nada. Lo hizo durante toda la primera semana. Su
madre todavía estaba perpleja pero no dijo nada por miedo a empavar
todo el asunto. Finalmente, cuando su primer boletín de calificaciones
llegó a casa y él tenía una A en matemáticas, su madre no podía soportarlo
más y tuvo que preguntar: "¿Qué hizo la diferencia?" "Bueno," dijo el niño.
"El primer día, cuando entré a clase y vi a ese tipo clavado en el signo más,
supe que no me debía meter en líos".
EJ se rio.
Jinx se movió sobre un codo y deslizó la punta de un dedo detrás del
lóbulo de la oreja de EJ.−Me encanta cuando te ríes.−Acarició el punto
sensible.−¿Escuchaste el de la pizza?
−Mmm.
Jinx se acercó.−No importa,−susurró.−Es demasiado cursi.−Su
suave aliento calentó la piel de EJ.
La risa de EJ atrapó un gemido silencioso, provocado en parte por la
excitación, y en parte por la mala broma.
−¿Cuánto le cuesta a un pirata perforarse las orejas?−Jinx chupó el
lóbulo entre sus dientes.−Un bucanero,−murmuró, sin esperar una
respuesta.
EJ se echó a reír y luego se puso en los brazos de
Jinx.−Gracias.−Ella se moldeó contra ella.
Jinx estaba temblando. EJ encontró su boca y se burló de la esquina
con la punta de su lengua.
−Estaba asustada esta noche,−dijo Jinx, con su tono tan descuidado
y vulnerable, que se aferró al corazón de EJ.−Pensé que iba a perderte
para siempre.
EJ se apartó lo suficiente como para encontrarse con la mirada de
Jinx. Tomó la cara de Jinx en sus manos y acarició sus mejillas.−No quiero
que tengas que tener miedo de eso otra vez. Sé que te he dado muchas
razones para dudar, pero a partir de ahora, quiero que sepas que sé quién
has sido y sé quién eres ahora. Y no me importa lo que hayas hecho o lo
que piensen los demás. No me importa lo que piensen de mí. Te elijo a
ti.−Su voz se quebró, y las lágrimas se derramaron por sus mejillas.−Te
amo, Jinx, y te elijo a ti.

Página 253 de 273


Al−Anka2019
Jinx contuvo un sollozo y aplastó a EJ con ella. La besó con fuerza,
sus lágrimas se mezclaron hasta que EJ no pudo decir cuales eran de
quién.
Finalmente, Jinx rompió el beso. Su respiración era pesada. Tragó
aire a través de sus sollozos.−Yo también te amo, EJ. Nunca he amado a
nadie como te amo a ti.−Apretó su abrazo de nuevo.
EJ bajó la cabeza de Jinx hasta su hombro y le acarició el pelo. Sabía
que ahora podía ser ese lugar seguro para Jinx como Jinx era para ella;
quería darle eso. Quería darle todo, cada parte de sí misma. En ese
momento, EJ sintió los últimos indicios de duda o miedo sobre dejarse
amar, sobre Jacob o Mandy, sobre su corazón abierto, disolverse en la
nada.

Página 254 de 273


Al−Anka2019
CAPÍTULO VEINTE

Jinx caminó aturdida hacia la cocina, Pete le pisaba los talones y


pasó el dedo por el glaseado del pastel de aniversario de un año con el
que EJ la había sorprendido dos noches antes. Se estremeció levemente
ante el frío de la baldosa sobre sus pies descalzos a principios de la
mañana de primavera y se secó el sueño de los ojos, luego se detuvo al ver
a EJ, su amante, su pareja, su corazón. Todavía no podía entender cómo
había sucedido todo. No podía haberlo predicho o planeado,—ni siquiera
haber imaginado todo lo que había sucedido desde la primera noche que
la había visto en el bar. Estaba muy lejos del reino de lo que había sido su
vida durante tanto tiempo y, sin embargo, allí estaba ella.
EJ estaba sentada en la mesa del patio afuera de las puertas
francesas abiertas de la lujosa casa que había comprado. No estaba lejos
de Jacob y Tiffany, y su nieto de tres meses, Ryan. Había hecho la compra,
deseando que Jinx se mudara con ella, y se comprometieron entre lo que
EJ realmente podía permitirse, y algo que Jinx, mientras estiraba su zona
de confort, podía contribuir con el salario completo de ahora como
peluquera. Jinx se consoló con un pedazo de la sabiduría de Namastacey
recordado con cariño, aunque algo molesto: nadie crece en su zona de
confort. En general, sin embargo, no pasó mucho tiempo pensando en
ello. Le encantaba vivir con EJ. Eran felices juntas, y eso era todo lo que
importaba.
La luz del sol brillaba en los reflejos dorados del cabello de EJ, y su
bata de seda hasta el suelo cubría su cuerpo flexible. Una pierna lisa cruzó
sobre la otra y se deslizó por la abertura, recordándole a Jinx lo que había
debajo y haciéndola afligir. Jinx podía mirarla durante horas, hacerle el
amor durante días y sabía que la amaría para siempre. Todavía se
maravilló de que EJ fuera de ella.
Sonó el timbre y EJ bajó el periódico y comenzó a levantarse.
−Lo conseguiré,−dijo Jinx, demorando otro momento.
−¿Cuánto tiempo has estado parada allí?−Preguntó EJ mientras se
reclinaba en su silla.

Página 255 de 273


Al−Anka2019
−Lo suficiente como para pensar en sacarte de esa bata,−llamó Jinx
sobre su hombro.
EJ rio suavemente.−Deshazte de quien esté en la puerta, y ven a
hacer eso.
Jinx seguía sonriendo cuando giró el pomo y encontró a Tiffany y
Jacob en el porche delantero.−Buenos días,−dijo ella, sorprendida;
estarían todos juntos esa noche en la celebración del primer aniversario
de Tiffany y Jacob. Disfrutó un gemido silencioso al recordar su propia
celebración privada antes de prestar atención a sus invitados no
anunciados.−¿Qué están haciendo aquí?
−Necesito hablar contigo,−dijo Tiffany, plantando un beso en la
mejilla de Jinx mientras pasaba junto a ella.
−Y necesito hablar con mamá.−Jacob besó su otra mejilla y escaneó
el vestíbulo.−¿Ella está aquí?
−Afuera.
Mandy había sido acertada en su evaluación del talento de Jacob
para el drama y su predicción de que él vendría. Le tomó algunas
conversaciones con Tiffany y su posición que tenía la intención de
mantener a Jinx en su vida. Luego vinieron un par más con EJ y su
declaración de que Jacob podía aceptar a Jinx o no, pero EJ estaría con
ella, independientemente, y una discusión con Mandy en la que ella lo
había llamado un pomposo trasero. Finalmente, después de un tiempo
con Jinx, había vuelto. Desde entonces, incluso había admitido que ella era
buena para su madre.
Cuando Jacob se fue por la casa, Jinx siguió a Tiffany a la sala. A ella
le gustaba esta habitación. Tenía dos de sus cosas favoritas—el piano de
media cola del condominio de EJ y el dibujo enmarcado de EJ, Pete y ella,
colgando sobre la chimenea.−¿Qué pasa?−Se puso un poco cautelosa
mientras veía a Tiffany sentarse en el sofá, su expresión seria. Tiffany casi
nunca hablaba en serio.
−Siéntate,−dijo Tiffany.−Se supone que debo darte algo.−Parecía
irritada.
−¿De quién?−Jinx se sentó a su lado.
−Mamá.

Página 256 de 273


Al−Anka2019
Jinx parpadeó con incredulidad.
Tiffany le entregó un sobre.
Ella lo miró fijamente.
Había renunciado a que las cosas estuvieran bien con Andrea. Desde
que salió EJ y la noticia de que ella y Jinx estaban juntas, combinado con la
relación cercana de Tiffany con Jinx, Andrea parecía aún más enojada que
antes, si eso era posible. Fue solo después de la amenaza de Tiffany que
Andrea no sería incluida en ningún evento social o reunión familiar
organizada por Tiffany y Jacob que ella se adaptó a la tolerancia cortés. El
bebé también había ayudado en algo, al menos para los encuentros
públicos, pero todavía no se quedaría en la misma habitación con Jinx si
pudiera evitarlo.
Con cautela, Jinx tomó el sobre.
Era del tamaño de una tarjeta, no del tamaño de una tarjeta de
felicitación o una invitación. ¿En qué estaba pensando? Por supuesto, no
es nada personal. Suspiró al darse cuenta de que todavía tenía
esperanza. ¿Pero qué negocios tenían?
−Está bien, ustedes dos, ¿qué está pasando?−Dijo EJ alegremente
cuando ella y Jacob entraron a la habitación.−Esta terriblemente
silencioso aquí.
−Tiff me trajo algo de Andrea,−dijo Jinx, volteando el sobre en sus
manos.
−¿De Andrea?−EJ estaba obviamente tan asombrada como
Jinx.−¿Qué es?
−No lo he abierto.− Jinx miró a Tiffany.−¿Tú sabes?
Tiffany sacudió la cabeza.
Jinx examinó la parte trasera.
−¿Quieres que nos vayamos para tener algo de
privacidad?−Preguntó Tiffany.
−Por supuesto que no.−Jinx se detuvo un poco más, insegura de su
renuencia. ¿De qué tenía miedo? No podía ser nada que cambiara su vida
de manera significativa, cualquier cosa que pudiera amenazar lo que

Página 257 de 273


Al−Anka2019
había construido. Lo abrió y sacó un papel doblado. Algo más cayó al
suelo. Lo recogió y lo miró.
−¿Qué es?−Preguntó Tiffany.
Jinx apenas podía hablar. Se aclaró la garganta.−Es un cheque...por
cuatrocientos mil dólares.
−¿Qué?−EJ se inclinó para ver, descansando una mano sobre el
hombro de Jinx.−¿Por qué?
Jinx no podía apartar los ojos de la firma esculpida de Andrea.−No
lo sé.
−¿Es una carta?−Preguntó Tiffany, señalando la hoja doblada.
Jinx no pudo responder. Se la entregó a EJ
EJ lo abrió y frunció el ceño.
−¿Es una carta?−Tiffany preguntó de nuevo.
−Más bien como una nota,−dijo EJ con evidente desaprobación.
−¿Qué dice?−Preguntó Jinx.
EJ la miró y luego se sentó en el sofá a su lado. Ella dudó, luego lo
leyó en voz alta.
Michelle. Cuando recibí mi herencia de nuestro padre a la edad de
veinticinco años, había instrucciones de que una parte de la cantidad de $
250,000 debía ir a ti. Me he mantenido conservado estos fondos hasta ahora
debido a sus circunstancias. He incluido $ 150,000 adicionales para permitir un
interés del dos por ciento en los últimos veinte años. Nuestros tratos ya están
completos.
A pesar de la sorprendente información, la temperatura en la
habitación parecía disminuir con la frialdad del tono.
−Ella no puede hacer eso, ¿verdad?−Tiffany miró a Jacob.
−Depende de lo que digan las instrucciones reales. Pero
ciertamente tienes derecho a exigir verlos,−le dijo a Jinx.
−Podrías haber tenido este dinero todo el tiempo, tía Michelle.
Jinx tomó la nota de EJ y la releyó. Michelle, no Chelle. Nuestro
padre, no papá como lo llamaba Andrea, o incluso papá. ¿Nuestros tratos

Página 258 de 273


Al−Anka2019
están completos? ¿Y eso que significa? Eran hermanas y siempre lo
serían. Andi le había prometido eso.
−¿Jinx?−EJ le tocó el brazo.
−Está bien.−Jinx no podía aclarar su cabeza.−Estoy bien. Solo un
poco aturdida.−Volvió a mirar el cheque.
EJ deslizó su mano sobre la de Jinx.
−Ella no puede salirse con la suya,−dijo Tiffany con un
mordisco.−Debería haberte dado esto hace mucho tiempo.
Jinx simplemente escuchó y pensó.
−¿Cariño?−EJ acarició sus dedos.−¿Quieres hacer algo al respecto?
Jinx se volvió hacia ella. Todavía no podía hablar. Sabía lo que
quería decir, pero las palabras no salieron. Se encontró con la mirada
inquisitiva de EJ.−No,−se las arregló finalmente.
−Tía Michelle, ese dinero podría haber hecho una gran diferencia
en tu vida. Podrías haber conseguido un mejor abogado y tal vez no haber
ido a prisión. Y ella te lo ocultó.
Jinx se rió entre dientes, agradecido por otro pensamiento en el que
concentrarse por un minuto.−Tiff, entré en un banco, drogada, a plena luz
del día, agitando un arma y las cámaras de seguridad lo captaron todo. La
calidad de mi defensa no era el problema. Además, mi juicio había
terminado cuando tu mamá y yo cumplimos veinticinco años.
−Solo digo,−dijo Tiffany.
−Aprecio tu indignación, pero todo está bien,−dijo Jinx. Pero no fue
así. No podía sacar de su mente la nota, la redacción, la cortesía, la
finalidad de la misma. Sintió que EJ la miraba.
−Jacob,−dijo EJ,−¿no dijiste que necesitabas estar en casa cuando
tu padre y Susan dejaron a Ryan?
−Oh sí. Gracias, mamá.−Él sacó a Tiffany del sofá.−Vamos, cariño,
tenemos que irnos.
−Piénsalo, tía Michelle,−dijo Tiffany mientras la sacaba de la
habitación.−Solo quiero que lo piense,−le dijo a Jacob.

Página 259 de 273


Al−Anka2019
−Y estoy seguro de que lo hará.−La voz de Jacob se desvaneció en
la entrada.−Pero debes asegurarte de que no solo estás tratando de
causar problemas con tu madre.
La puerta principal se cerró en la conversación.
EJ se reclinó en la esquina del sofá y guió a Jinx contra ella.−Tiffany
tiene razón, en cierto modo,−dijo, acariciando la espalda de Jinx.−Ese
dinero te hubiera hecho una diferencia en la cárcel. Podrías haber pagado
las cosas que necesitabas. No hubieras tenido que... ya sabes.
Jinx consideró la idea.−Tal vez,−dijo lentamente, disfrutando de la
cercanía de EJ.−¿Pero sabes qué?
−¿Qué?
−Si hubiera podido comprar lo que necesitaba,—principalmente
drogas y protección,—no me habría conectado con Val, no le habría
pertenecido. Y si no hubiera pertenecido a Val, no habría estado en esa
pelea. Y si no hubiera estado en la pelea, no me habrían apuñalado y
estado en la enfermería cuando trajeron a Trisha, lo que significa que
nunca habría conocido a Sparkle y Reggie. Y eso significa que todavía no
habría estado en la tienda para llevarle el teléfono a Reggie esa noche que
estabas en ese bar, lo que significa que no te habría conocido y no nos
habríamos enamorado y no habríamos tenido esa pelea, así que nunca me
habría conseguido Pete.−Jinx se levantó sobre un codo y miró a EJ a los
ojos.−Y no puedo imaginar mi vida sin Pete.
−Ah, fuiste demasiado lejos.−EJ sonrió e inclinó la cabeza.
Jinx sonrió, luego se puso serio.−No puedo imaginar mi vida sin ti,
cariño, y lo que tenemos. No volvería y cambiaría una cosa.−Se inclinó y
besó el cuello de EJ.
−Mmm, mucho mejor.−EJ deslizó sus dedos debajo de la camiseta
de Jinx y los arrastró a lo largo de la piel desnuda en la cintura de sus
jeans.−¿Lo vas a conservar?
−¿El dinero? Diablos, sí.−Jinx se sentó. El dinero no fue lo que la
detuvo. Fue la maldita nota.−Mi papá quería que lo tuviera. Lo dejó para
mí.−Volvió a mirar el cheque y se le hizo un nudo en la garganta.−Pensé
que se había olvidado de mí.
EJ se movió a su lado y tomó a Jinx en sus brazos.−Nadie podría
olvidarse de ti.
Página 260 de 273
Al−Anka2019
Jinx la besó, pero sus pensamientos ya habían corrido.−Incluso sé lo
que voy a hacer con él.
−¿Qué?
−Parte de esto va hacia la casa,—hacia nuestra casa,—y luego voy a
invertir en Canine Complete, para ir con el dinero que Reggie y Sparkle
han ahorrado para la clínica veterinaria de emergencia.
−Es una gran idea. Sparkle y Reggie se abordarán.−La emoción de
EJ brilló en sus ojos.
−Y un auto nuevo, creo.−Jinx sonrió.−Sí. Un auto nuevo.−Hizo que
EJ volviera a sentarse en el sofá y se acomodó encima de ella. Sonrió
mientras pasaba los dedos por el cabello corto de EJ.−Nuestra vida sigue
mejorando cada vez más.
EJ rodeó con sus brazos el cuello de Jinx.−Supongo que será mejor
que te quedes conmigo, entonces.
−Oh, cariño. No hay duda de si me quedaré contigo o no.−Jinx la
besó gentil pero profundamente.
EJ la atrajo con más fuerza. Cuando rompieron el beso, ella
respiraba con dificultad.−Dios, ¿alguna vez tendré suficiente de ti?
Jinx presionó su muslo entre los de EJ. Su propio aliento llegó
rápido.−Espero que no.
EJ levantó sus caderas.−¿Me quitas la bata?

y
Jinx llenó un plato con una variedad de bocadillos gourmet del
buffet mientras ella y Tiffany escuchaban la historia de Mandy sobre el
momento en que ella y EJ se habían quedado atrapadas en un elevador
durante una de sus peleas más grandes de los años de angustia
adolescente de Mandy.
−No estoy segura de que alguna vez hubiéramos hecho las paces si
no hubiéramos estado atrapadas juntas,−dijo Mandy con genuina
diversión.−Mamá siempre dijo que era una intervención divina.
Jinx se echó a reír mientras deslizaba un par de pasteles de cangrejo
en el plato entre los canapés y algunos hojaldres de caviar. Le encantaba
escuchar las historias sobre EJ de Mandy y Jacob que EJ nunca
Página 261 de 273
Al−Anka2019
compartiría, aunque ciertamente también había escuchado mucho de
EJ. Cuando se giró para llevar el plato a EJ, vio a Andrea desaparecer por
la puerta de la cocina. Había estado tratando de no mirarla durante toda
la noche.
La nota de Andrea la había molestado toda la mañana, molestando
en el fondo de su mente. Cuanto más intentaba olvidarse de eso y solo
dejar que todo fuera, más se molestaba con el tono y la superioridad que
tenía, hasta que finalmente tuvo que admitir que estaba enojada. ¿Quién
era Andrea para decir que las cosas estaban completas entre ellas? Eran
dos de ellas. Andrea no tomó una decisión unilateral sobre su relación. Y
sin embargo, Jinx se dio cuenta de que la había dejado hacerlo desde que
tenían trece años. ¿Pero tenía derecho a forzar el asunto?
Cuando le entregó el plato a EJ, Jinx notó que Andrea regresaba a la
fiesta y saludaba a uno de los socios comerciales de su esposo, uno de los
jefes de Jacob, con esa sonrisa practicada que nunca llegó a sus
ojos. ¿Quién era esta persona? ¿Y dónde había desaparecido Andi? Jinx
podría nunca saberlo. ¿Debería, al menos, agradecerle a Andrea por darle
el dinero antes de que todo lo que alguna vez había estado entre ellas
también desapareciera por completo?
Cuando Andrea regresó a la cocina, Jinx la siguió.
Esperó hasta que Andrea terminó con el jefe del personal de
catering.−¿Andrea?−Dijo detrás de ella.
Andrea se volvió, su expresión endureciéndose al ver a Jinx.
−Quería…
−No tenemos nada que decirnos la una a la otra. Pensé que lo había
dejado claro en mi carta.−Andrea trató de pasarla.
−¿Carta?−Jinx tuvo que reír.−¿Llamas a eso una carta?
−No voy a discutir la semántica,−dijo Andrea.−Dije todo lo que
tengo que decir.
Jinx se tensó.−Bueno, tal vez yo tengo algunas cosas que decir.
−No quiero escucharlas.
Jinx suspiró.−Sólo quiero…

Página 262 de 273


Al−Anka2019
−Le prometí a Tiffany que sería amable contigo,−dijo Andrea,
interrumpiéndola.−Me obligaron a hacerlo para seguir viendo a mi
hija. Te incluiste en mi familia engañándola, y de alguna manera logrando
seducir a la madre de su marido, por el amor de Dios. Pero es solo
cuestión de tiempo antes de que te vean quién eres realmente.−Mantuvo
la voz baja, pero su tenor contenía una ira que, si se desataba, podría
haber derribado la casa.
Las palabras provocaron el dolor, la confusión y la ira de Jinx,
largamente reprimidos.−No me incluí en tu familia,−dijo, con la
mandíbula apretada.− Soy tu familia.−Se sintió bien decirlo, reclamarlo
después de todo este tiempo.−Te guste o no.
Varios miembros del personal de catering miraron en su dirección.
Ambas habían tenido cuidado de mantener su volumen bajo control,
pero la energía entre ellas aparentemente no podía ser contenida. Se
alejaron una de la otra.
Lo último que Jinx quería era causar una escena en esta celebración;
todo lo que tenía la intención era agradecer a Andrea y tal vez dejar la
puerta abierta para algo más en una fecha posterior.
−Terminé con esta conversación,−dijo Andrea. Tomó una llave de
un gancho sobre un escritorio empotrado y se dio la vuelta.−Le prometí a
Tiffany que supervisaría los detalles esta noche, y necesitamos más vino
de la bodega.−Atravesó la cocina y atravesó una puerta lateral.
Jinx la fulminó con la mirada.
−¿Tía Michelle?−Dijo Tiffany, acercándose a ella.−¿Está todo bien?
−No sé cómo viniste de esa mujer,−dijo Jinx. Soltó un suspiro de
exasperación.
−Awww, eso es lo más lindo que alguien me ha dicho.−Tiffany pasó
su brazo por el de Jinx.−Vuelve a la fiesta. Mandy recordó otra historia
que dijo que nos gustaría. Algo sobre Jacob, un nuevo par de Manolos de
EJ y un estanque de peces.
Jinx se rio.−Eso tiene que ser bueno.−Echó un vistazo a la puerta
por la que Andrea había desaparecido. Frunció.−Ojalá pudiera hacer que
tu madre me escuchara, u olvidarme de hacer las cosas bien con
ella.−Pensó en Mandy y EJ que necesitaban estar atrapadas juntas para
resolver su discusión.−¿Dónde hay un ascensor cuando lo necesitas?
Página 263 de 273
Al−Anka2019
Tiffany siguió la línea de visión de Jinx.−¿Por qué no lo intentas una
vez más?
−Lo acabo de hacer,−dijo Jinx con resignación.−Además, no quiero
molestar a tu fiesta.
Tiffany se encogió de hombros.−Fue a la bodega. Habla con ella allá
abajo. Puede gritar todo lo que quiera. Nadie la oirá aquí arriba.
Jinx lo reflexionó.
−Es importante para ti,−dijo Tiffany.−Un intento más. Iré contigo.
Cuando Jinx entró en la bodega, vio a Andrea hacia atrás,
examinando la etiqueta de una botella.
Tiffany se contuvo.
−Ya casi termino,−dijo Andrea.−Solo quiero asegurarme de que tus
invitados...−Su mirada recorrió a Tiffany, luego aterrizó en Jinx.−Te lo
dije, ya terminé.
−Le debes una explicación, mamá,−dijo Tiffany antes de que Jinx
pudiera hablar.
−Lo que le debía, se lo diste esta mañana.−Andrea colocó la botella
que sostenía en una caja en la mesa en el centro de la habitación.
−Entonces necesitas escuchar lo que ella tiene que decir. Aquí está
tu ascensor,−dijo Tiffany a Jinx. Dio un paso atrás y cerró la puerta.
Jinx escuchó un ruido en el otro lado, luego un golpe.−¿Tiff?−Ella
llamó a través del panel. Probó el mango y empujó. No pasó
nada.−¿Tiffany?
En un instante, Andrea estaba a su lado. Golpeó la puerta.−Tiffany,
abres esta puerta en este momento.
−Ustedes dos necesitan hablar.−La voz de Tiffany fue amortiguada
desde el exterior.
−Tiffany Nora Stanton, gritó Andrea y golpeó su mano contra la
puerta.
Jinx giró la cabeza para mirar a Andrea.−¿Me estás tomando el
pelo? ¿La llamaste Nora?

Página 264 de 273


Al−Anka2019
−Mi apellido es Bastien, ahora, madre,−dijo Tiffany
dulcemente.−Volveré con ustedes dos en un momento para ver cómo van
las cosas.
−Tiffany, no te atrevas a irte.−El tono de Andrea fue frenético.
Sin respuesta.
Jinx todavía la miraba fijamente.−¿Nora? ¿De verdad?
Andrea se giró para mirarla.−Como llame mi hija no es asunto tuyo.
−Pero en serio. ¿Nora?
−Esto es tu culpa. La pusiste a esto.
−No lo hice. Solo intentaba hablar contigo.
−No tenemos nada de qué hablar. ¿Cuántas veces tengo que decir
eso?−Andrea sacudió el mango.
Jinx se apoyó contra la puerta. Respiró hondo.−Tal vez hasta que
tenga sentido.−Miró alrededor de la bodega.
Andrea volvió a golpear la puerta con el puño.−¿Cómo hizo ella
esto? Esto no se bloquea desde el exterior.
−Una silla,−dijo Jinx simplemente.
−¿Qué?
−Ella colocó una silla debajo del mango.−Jinx sintió una sonrisa
tirar de las comisuras de sus labios.−¿No recuerdas cuando encerramos a
Nora en su armario?−Se rió entre dientes.
Andrea la miró con expresión pétrea.−Te golpeó hasta que apenas
pudiste caminar. Te perdiste dos semanas de clases mientras los
moretones se curaban.−Se dio la vuelta y se dejó caer al lado de Jinx, con
los brazos cruzados sobre la cintura.−No fue gracioso.
−Valió la pena.−Jinx sonrió.−El sonido de ella gritando por Emmy.
Ninguna de las dos habló por un largo momento.
Andrea se alejó y cruzó la pequeña habitación.−No voy a hacer esto
contigo.
−¿Hacer qué?

Página 265 de 273


Al−Anka2019
Andrea la fulminó con la mirada.−Caminar por el carril de la
memoria. Cera nostálgica. Visita el pasado. Lo que sea que estés tratando
de hacer.
Jinx miró al techo.−¿Por qué estás tan enojada conmigo?
Andrea se rió sardónicamente.−No voy a hacer esto.
Jinx caminó hacia ella.−Vamos, no tienes que decírselo a nadie más;
estamos encerradas aquí. Sólo somos tú y yo. ¿Qué hice, hace tantos años,
que fue tan malo que todavía me odias hoy?
Cuando Jinx la alcanzó, Andrea se volvió. Sus hombros temblaron.
Jinx se suavizó.−¿Qué hice, Andrea?
Andrea no respondió.
−¿Andi?
−No me llames así.−Su intento de desafío fue evidente, pero había
un temblor en su voz.
Jinx pasó las yemas de los dedos sobre el hombro de Andrea.
Andrea se dio la vuelta y apartó la mano.−No me toques.−Su voz se
elevó, fría y aguda de nuevo.
Jinx no se inmutó.−¿Qué hice?
−Sabes lo que hiciste,− gritó Andrea.
−Dilo.−Jinx la miró fijamente. No lo sabía.−Quiero escucharlo.
−Bien.−Andrea se enderezó.−Comenzaste a jugar con las drogas y
te escapaste; no sabía dónde estabas. No sabía cómo encontrarte,
entonces robaste un banco. Te dispararon. Fuiste a prisión, y solo te
fuiste.−Las lágrimas llenaron sus ojos.−Me dejaste.−Cerró los puños y
golpeó a Jinx.
Jinx atrapó sus muñecas.
−Me dejaste con ella.−Andrea comenzó a llorar.−Se suponía que
íbamos a estar la una para la otra, y me dejaste sola.−Se ahogó en un
sollozo.
Jinx la atrajo hacia adentro.

Página 266 de 273


Al−Anka2019
Andrea trató de pelear, pero Jinx la abrazó con fuerza, sujetándose
los brazos a los costados.−Shhh,−respiró en su oído.−Estoy aquí
ahora. Estoy aquí.
Andrea se liberó y la empujó.−No te necesito, ahora. Entonces te
necesitaba, y te fuiste.−Se retiró al otro lado de la mesa.
Jinx la miró confundida.−Andi, te fuiste mucho antes de eso.
Andrea cerró los ojos con fuerza.−Deja de llamarme así,−gritó.
−Está bien,−gritó Jinx por encima de la ira de Andrea.−¡Andrea!
Pero lo hiciste. Te fuiste cuando teníamos trece años,—no físicamente,
pero tan completamente como si lo hubiera sido,—y no pude recuperarte.
Intenté hablar contigo, pero no me dijiste nada. No querías nada que ver
conmigo. Y cuando papá murió, no tenía a nadie.
Andrea enterró su rostro en sus manos.−¡Basta!−Retrocedió hasta
que la presionaron contra la pared del fondo. Estaba llorando de
nuevo.−Detente.−Se deslizó al suelo.−Lo siento.
Jinx parpadeó. ¿Había escuchado correctamente? ¿Andrea lo
sentía? Esperó.
−Lo siento,−dijo Andrea otra vez, llorando en sus manos.
Jinx se acercó a ella y se sentó a su lado en el suelo.
Estaban cerca pero no se tocaban.
Andrea lloró por mucho tiempo.
Jinx apoyó la cabeza contra la pared. Este era el momento que había
deseado con Andrea durante tanto tiempo y, sin embargo, no sabía qué
decir. Quizás no había nada que decir. O, tal vez lo que había que decir, no
era de ella. Siempre había pensado que necesitaba explicar cómo había
terminado en prisión, qué la había hecho entrar a ese banco ese día. Pero,
¿qué explicación había allí, realmente? Andrea había dicho que lo
sentía. ¿Perdón por qué?
Finalmente, Andrea levantó la cabeza. Miró fijamente la pared
opuesta.−Mi madre odiaba que pasara todo mi tiempo contigo, que fueras
mi mejor amiga. Dijo que esperaba algo mejor de mí. Dijo que si iba a
pasar todo mi tiempo con... Bueno, ya sabes cómo te llamó...
Jinx asintió con la cabeza.

Página 267 de 273


Al−Anka2019
−Ella dijo que me trataría como te trataba a ti.−Andrea se sorbió la
nariz.−Sabía que no podía soportar eso. No era tan fuerte como tú. Le
tenía miedo. Y luego, cuando comencé a salir con otras chicas en la
escuela y comenzaron a venir, me sentí muy avergonzada. No podía
enfrentarte.−Las lágrimas cayeron por sus mejillas de nuevo.−No podía
soportar la tristeza en tus ojos, así que me quedé lejos de ti. Y fue más
fácil, pero te extrañé mucho. Siempre pensé que si podíamos llegar a la
escuela secundaria, y podríamos graduarnos, tal vez podríamos
mudarnos, conseguir un apartamento o algo así,—solo alejarnos de ella,
para que ella no controlara todo. Pero entonces, un día, te habías ido.−La
voz de Andrea se quebró y los sollozos la alcanzaron de nuevo.
Jinx se movió y la envolvió en un abrazo.
Andrea cayó contra ella.
−¿Por qué no me lo dijiste?−Jinx susurró.
Andrea agarró la solapa de la chaqueta de Jinx.−Me sentí tan
culpable por no elegirte, por no defenderte. Ni siquiera podía mirarte;
¿cómo podría decirte lo que hice?
Jinx la abrazó con más fuerza.
−Entonces, una vez que te fuiste y descubrí lo que te había pasado,
que te dispararon y te arrestaron, y luego fuiste a prisión...−Nuevos
sollozos sacudieron su cuerpo.−La culpa me consumió. Y cuando
apareciste en la puerta cuando llegaste a casa... No sé...Creo que descargué
toda mi ira, todo mi odio hacia ti. Lo siento mucho, Chelle.
El nombre lavó el alma de Jinx como la marea iluminada por la luna
acaricia la orilla del mar. El sonido proveniente de Andrea, el nombre de
su infancia usado solo por aquellos que realmente se habían preocupado
por ella y la amaban, curó heridas antiguas.−Está bien,
Andi,−murmuró.−Todo irá bien.
Se sentaron en el suelo, abrazadas hasta que Andrea se calmó, y Jinx
se preguntó si solo sería un momento en el ascensor, por así decirlo, o si
podrían llevarlo al mundo. Antes de que pudiera abordar el tema, escuchó
un sonido de raspado desde afuera de la puerta y el traqueteo de la
manija.
Andrea se enderezó bruscamente y se puso de pie.

Página 268 de 273


Al−Anka2019
−¿Está todo bien aquí?−Preguntó Tiffany tentativamente mientras
entraba en el sótano.
Andrea se frotó la cara.−Por supuesto. Podemos ser civilizadas,
pero no aprecio tu truco, jovencita.−Andi se había ido.
Tiffany miró con los ojos muy abiertos el rímel rayado de lágrimas
de su madre.−¿Estás bien, mamá?
−Estoy perfectamente bien,−dijo Andrea, ajustándose el
vestido.−Si me disculpa, me gustaría refrescarme.−Sin siquiera mirar a
Jinx, salió de la habitación.
−Wow, ¿qué pasó? Nunca he visto a mamá así.−Tiffany miró a Jinx
con una expresión esperanzada.−¿Ella te escuchó?
−Hablamos,−dijo Jinx, poniéndose de pie.
−¿Las cosas están mejor?
−Tendremos que ver.−Jinx pasó un brazo alrededor de Tiffany
mientras regresaban a la fiesta.−Como quiera que sea, muchas gracias
por darme esta oportunidad. Eres increíble.
Arriba, muchos de los invitados se habían ido, dejando a la mayoría
de la familia todavía en conversaciones. Después de beber un vaso entero
de jugo, Jinx se encontró con Jacob tratando de manejar a Ryan, una
botella y un digno adiós a uno de los socios principales de su empresa. Lo
liberó del cariño y se relajó en una silla en la esquina de la sala de estar;
retrocedió y comenzó a alimentar a Ryan. Sus ojos se encontraron con los
de EJ, que estaba sentada afuera en una mesa con Marcus, Susan y el
esposo de Andrea, David.
EJ levantó una ceja.
Jinx estaba segura de que Tiffany la había contado dónde había
estado. Le ofreció una sonrisa tranquilizadora.
Tiffany se paró en el arco entre la sala de estar y la sala familiar,
hablando con su primo, Harold, —él come pasta,—y su esposa Sylvia, y
Russ recogió los restos de la mesa del buffet. Mandy se sentó en el sofá
con Jacob, donde se dejó caer después de despedirse de su jefe. Estaban
usando piedra, papel, tijeras para determinar el resultado de alguna
decisión importante entre hermanos. Andrea no se veía por ninguna
parte.

Página 269 de 273


Al−Anka2019
Todos ellos eran parte de la familia de Jinx ahora, a quienes ella ni
siquiera había conocido hace un año, con la única excepción de Andrea;
miró a Ryan e hizo una nota mental para hablar con EJ acerca de
organizar su propia fiesta y agregar a Reggie y Sparkle, Trisha, Pablo y su
familia, y Taylor y Gwen a la lista de invitados. Le guiñó un ojo a
Ryan.−Eso nos da una muy buena familia, ¿no crees?−Sonrió.
−¿Estás lista para ir, cariño?−EJ se apoyó en el brazo de la silla de
Jinx y besó la parte superior de su cabeza.
−Sip. Mi sobrino nieto,−dijo orgullosamente Jinx,−acaba de
terminar su refrigerio nocturno y deben cambiarle el pañal, así que es el
momento perfecto para entregarlo a tía Mandy.
EJ se echó a reír y tomó al bebé. Presionó su mejilla contra la de él y
lo abrazó.−Ven a vernos pronto, está bien,−dijo en voz baja.
Se abrieron paso a través de todas las despedidas y estaban en el
vestíbulo abrazando a Jacob y Tiffany cuando Jinx notó a Andrea a un
lado.
Su expresión era difícil de leer.
Jinx le dio una sonrisa vacilante.
Ella no respondió al principio. Entonces las comisuras de su boca se
levantaron muy ligeramente.−Hasta luego, cocodrilo,−dijo en voz baja.
Una oleada de emoción inundó a Jinx. De repente, estaba de vuelta
en la casa del árbol, en los jardines, en un mundo donde todo es
posible. Sus ojos se llenaron de lágrimas.−Después de un rato, cocodrilo.

Página 270 de 273


Al−Anka2019
CAPÍTULO VEINTIUNO

Jinx se despertó en las horas previas al amanecer para encontrarse


sola en la cama. Sabía que encontraría a EJ y Pete en la cocina. Los
refrigerios de fiesta, sin importar cuán ricos y elegantes, nunca se
quedaron con EJ por mucho tiempo, y Pete siempre se podía encontrar
donde había comida. Después de que dejaron la casa de Tiffany y Jacob,
Jinx compartió su conversación con Andrea en la bodega con EJ, así como
su tranquila despedida que simultáneamente mantuvo la profundidad de
su conexión con el pasado y la promesa de su regreso para el futuro. Ella
sonrió para sí misma y parpadeó un nuevo lote de lágrimas mientras lo
repetía una vez más en su mente antes de arrastrar el edredón fuera de la
cama. Se la envolvió y bajó las escaleras.
−Llegas justo a tiempo,−dijo EJ en el instante en que Jinx entró por
la puerta.
−¿Para qué?
Pete miró a Jinx desde donde estaba sentado atentamente junto a EJ
en el mostrador.
Se colocó detrás de EJ y apretó su cuerpo desnudo contra su
delgaducho trasero, con una bata delgada, luego la envolvió en el calor de
la manta.
EJ se balanceó contra ella y suspiró. Levantó una rebanada de pan
cubierta con mantequilla de maní.
Jinx sonrió y tocó sus dedos con los dedos, los besó y luego los
presionó. Había revelado su ingrediente secreto como parte del regalo de
Navidad de EJ.
EJ estaba radiante, tal como lo hacía ella ahora.−Tan cursi como
es,−dijo,−realmente lo convierte en el mejor sándwich de mantequilla de
maní y jalea de la historia.
Jinx sonrió.−Eso es lo que hace el amor.−Acercó los dedos a los
labios de EJ y dejó escapar un suave gemido cuando EJ los chupó.−Hace
que todo sea lo mejor.

Página 271 de 273


Al−Anka2019
Se acomodaron en el sillón doble del patio con el emparedado y un
vaso de leche y compartieron la merienda en un cómodo silencio.
−El sol está saliendo,−dijo EJ, acurrucándose contra Jinx debajo de
la manta después de dejar los platos a un lado.−Me encanta ver el
amanecer contigo.
Jinx miró hacia el horizonte y vio el primer brillo rosado
anunciando el nuevo día. Pensó en todos los amaneceres que había visto a
lo largo de los años, incluidos los que estaban en prisión cuando a veces
se preguntaba si vería otro, luego, con el paso del tiempo, si alguna vez
vería uno donde el sol no estaba subiendo sobre una pared de piedra o
alambre de púas. Recordó la primera mañana que había estado libre y lo
había visto subir mientras caminaba por el campo de entrenamiento en
Canine Complete, y la euforia de presenciar cómo el cielo cambia de rosa a
malva, luego a púrpura, desde el porche trasero de su pequeño alquiler, o
mientras conduce por el carril bici. Ahora, había un recuerdo de pura
alegría mientras sostenía a EJ en sus brazos, saboreaba su piel, complacía
su hermoso cuerpo, esa primera vez,—y tantas desde entonces,—habían
compartido este mismo momento del día. Recordó sentirse como si
encontrarse con EJ representara su propio amanecer privado, la
oportunidad de comenzar de nuevo, de dejar atrás ayer.−Eres mi
amanecer,−susurró al oído de EJ.
Los labios de EJ se curvaron en una sonrisa contra el hueco del
hombro de Jinx. Apretó los brazos alrededor de la cintura de Jinx.
−El amanecer es una promesa de otro día, otra oportunidad,−dijo
Jinx, mirando cómo el rosa se expandía hacia el cielo.−Otra oportunidad
para ser feliz. Y todos los días, creo que no podría estar más feliz.−Torció
un dedo debajo de la barbilla de EJ y acercó su rostro al de ella.−Y luego,
me despierto y te veo.−La besó.
EJ gimió en la boca de Jinx y se presionó contra ella.
−Y esta mañana...−Jinx volvió a mirar los colores que se movían por
el cielo, hormigueando las nubes con sus suaves sombras.−Todo se siente
tan perfecto. Te tengo. Yo tengo a Pete. Tengo mi familia, y eso incluye a la
tuya también. Mis amigos. Creo que incluso podría finalmente tener a
Andi de vuelta. No puedo imaginar cómo podría ser más feliz.
EJ la apretó, luego pasó los dedos por su estómago y
abdomen.−¿Qué tal esto?

Página 272 de 273


Al−Anka2019
Al hervir a fuego lento su excitación, Jinx cerró los ojos.
−No, no. Mantenlos abiertos,−susurró EJ.
Jinx obedeció, luego separó sus muslos cuando la mano de EJ se
deslizó entre ellos. Observó cómo los colores se arremolinaban y se
mezclaban entre sí cuando el toque de EJ encendió por completo su
deseo; levantó las caderas para encontrarse con sus golpes.
EJ empujó más profundo mientras trabajaba el clítoris de Jinx con la
palma de su mano. Mantuvo el ritmo lento y constante.
A medida que el cielo se iluminó gradualmente, el orgasmo de Jinx
se acercó. Se apretó alrededor de los dedos de EJ.
−No te detengas,−murmuró EJ.−Correte por mí.
A medida que el sol se alzaba, Jinx lo hizo.
Y EJ lo sacó, con largos y lánguidos empujes.
Finalmente, Jinx se recostó y suspiró. Sostuvo a EJ, deseando que
ese momento nunca terminara, pero ansiaba a todos los que
siguieron.−Toc, toc,−dijo en voz baja.
EJ se echó a reír.−¿Estás bromeando?
−No. Te gustará este. Lo prometo. Es una bueno.
EJ se acurrucó más cerca.−Muy bien. ¿Quién está ahí?
−Olive,−dijo Jinx.
−Olive, ¿quién?−EJ sonrió, su mejilla contra el pecho de Jinx.
Jinx apretó sus brazos alrededor de EJ−Olive tú, por siempre y para
siempre.
−Oooh, tienes razón. Esa es una buena broma de Toc, toc.−EJ se
acurrucó contra ella.−Y te amaré por siempre y para siempre,−dijo
suavemente.
Se tumbaron en silencio en los brazos de la otra, todos los ayer
detrás de ellas, abrazando un nuevo amanecer.

Página 273 de 273


Al−Anka2019

También podría gustarte