Está en la página 1de 2

Cómo nadar bien

Fijarse en cómo colocar el cuerpo, cómo moverlo y cómo respirar en el agua, son
algunas de las claves para saber cómo nadar bien.

Aprender a nadar es algo clave para evitar accidentes en el agua y también para
asegurarnos que nuestro cuerpo se mantiene sano. La natación es un ejercicio
recomendable para estar en forma, pero ¿cómo nadar bien? Sigue nuestra guía de
pasos y aprenderás lo básico para nadar de manera correcta.
Lo más básico y esencial a la hora de nadar bien será tener una piscina en la que
poder practicar y la equipación correcta que constará del traje de baño, unas gafas
y un gorro de piscina. A partir de aquí, veamos qué hacer para saber cómo nadar
bien.
Pasos para nadar bien

1. Para aprender a nadar bien debes confiar en que nada te va a


pasar. Muchas personas no acaban de saber nadar porque en realidad, le
tienen miedo al agua y aunque siempre debemos entrar con respeto y sin
hacer el tonto, tenemos que saber que si nos relajamos, podemos flotar y
nadar sin problema. La clave está en saber hacerlo correctamente.
2. Comienza entonces entrando en el agua por la parte menos honda y te
estiras completamente, con la cabeza por encima del agua y procurando
aproximar los brazos al cuerpo, para sentir cómo flotas.
3. Una vez has entrado en el agua y ya te has sumergido bien para comprobar
que flotas (todo esto teniendo en cuenta que ya has nadado en alguna
ocasión ya que los niños que no saben nadar o los principiantes deberán
practicar primero junto al borde el dominio de la flotación y respiración
en el agua), debes comenzar a nadar para mejorar la técnica.
4. Es importante que tu cuerpo esté en horizontal y que empieces nadando
en línea recta para que te sea más fácil dominar tu técnica.
5. Por otro lado, debes saber cómo poner los brazos, que debes colocar rectos
y mover en brazadas que entren y salgan del agua para que puedas
moverte y avanzar.
6. A la vez, tienes que saber cómo respirar. Para nadar es importante tomar
aire cada vez que saques la cabeza del agua, y expulsarlo dentro del agua.
Debes recordar siempre que la respiración es la clave para nadar bien
aunque con ello pierdas velocidad. Hay gente que toma aire y se sumerge
y comienza a nadar sin pararse a respirar, pero esto lo podrás hacer cuando
ya domines la natación por completo. De momento toma aire y expúlsalo
con cada brazada.
7. Los pies deben moverse también al compás del movimiento de tus brazos,
pero debe ser un movimiento ligero que solo te servirá para impulsarte a
través del agua. La clave está en mover ligeramente la cintura y las
rodillas para que los pies puedan aletear como si fuera la cola de un pez.
Nada de hacer aspavientos con las piernas abriendo y cerrando con cada
brazada, ya que solo conseguirás cansarte y que te hundas fácilmente.
8. Por último, debes sincronizar tus piernas y brazos para que puedas lograr
avanzar de manera correcta. Mientras un brazo entra y sale del agua, la
cintura y las piernas se mueven ligeramente de lado a lado y de arriba a
abajo para impulsarte y avanzar en el agua.
9. Con todos estos consejos lograrás nadar bien aunque si estás en las
primeras semanas de natación, o es un niño quien está aprendiendo,
puedes comenzar a practicar con algún sistema de flotación como una
tabla a la que sujetarse. Una vez domines la técnica de movimiento de las
piernas, podrás avanzar hacia los brazos.