Está en la página 1de 6

Escuela Secundaria Nº 6 “Lomas del Mirador”

Asignatura: Historia
Profesor: Cardoso, Patricia
El Estado peronista

El coronel Juan Domingo Perón, llegado a la vida política por un golpe militar y centralizando en su persona
amplios rechazos -de derecha, de izquierda y del centro- obtuvo la presidencia de la República en elecciones
limpias, que cerraron un período de 16 años de fraude electoral y proscripciones, inaugurado por otro golpe
militar. El carisma de Perón y el de su esposa, Eva Duarte, y el proyecto político que implementaron fueron
capaces de permanecer como debate central en la vida política argentina de las décadas siguientes.

Elecciones y participación obrera- La Justicia Social


Las elecciones presidenciales se realizaron el 24 de febrero de 1946. La Unión Democrática obtuvo
1.207.080 votos. El Partido Laborista presentó la fórmula Juan Perón-Hortensio Quijano, que se impuso con
1.487.886 votos. Contaron con el 52.40% del electorado, 2/3 de la Cámara de Diputados, la casi totalidad del
Senado, trece de las catorce provincias y las legislaturas, salvo Corrientes.
El Partido Laborista triunfante se había fundado en Buenos Aires una semana después del 17 de Octubre
del ‘45. Sus objetivos eran: defender a los trabajadores, consolidar el poder sindical y apoyar al coronel Perón, al
que convertían en su líder. Sostenía que la propiedad era un bien social y que la propiedad privada debía estar
subordinada a los intereses de la comunidad.
No bien asumió la presidencia, Perón, de acuerdo con el Partido Radical-Junta Renovadora, su otro apoyo
político, decidió fundar un partido movimientista, es decir, un partido donde convergiesen partidarios de un amplio
espectro y distintas extracciones. Esto significaba la disolución del partido Laborista y también de la propia Junta
Renovadora. Se creó entonces la Junta Organizadora del Partido Único de la Revolución, base del Partido
Justicialista, luego Peronista. En octubre del ‘47 se reunió un congreso extraordinario de la CGT y aprobó una
serie de resoluciones que alcanzaban básicamente tres objetivos:
 fortalecer la unión sindical
 mejorar los mecanismos de cooperación con el gobierno
 garantizar la adhesión política de los trabajadores al gobierno peronista

De este modo, el movimiento obrero se convertía en la columna vertebral del Peronismo.


El Partido se estructuró en ramas: política, sindical, femenina -propulsada por Eva Perón- y posteriormente se
incorporó la juventud a partir de organizaciones estudiantiles.
Entre 1947 y 1950 se sentaron las bases de la Doctrina Justicialista, cuyo núcleo era la Justicia Social. Este
concepto implicaba el reconocimiento de reclamos legítimos de los sectores más débiles bajo la protección del
Estado, que también promovía los acuerdos entre obreros y patrones, mediando de esta manera en la lucha de
clases. En la idea de Justicia Social había bastante de socialismo antimarxista que Perón había conocido en
Europa, y de la Doctrina Social de la Iglesia adaptada por el nacionalismo argentino. De un modo u otro, el
Justicialismo se inscribe en la corriente de los movimientos populistas iberoamericanos, de amplia y profunda
inserción popular -como el varguismo en Brasil, o la propuesta de Cárdenas en México-.
Perón tenía la habilidad de sintetizar sus ideas en consignas que se aprendían y propagaban fácilmente, y
contaban con la vaguedad suficiente como para que gente de las más diversas extracciones se identificara con
ellas -Por una Patria Justa, Libre y Soberana, es un ejemplo- Por otra parte, su carisma volvió al movimiento
completamente personalista, sostenido en la personalidad de su líder.
A ello se suma la figura de María Eva Duarte. Nunca en la Argentina la esposa de un presidente tuvo tanto
protagonismo ni influencia . Su figura, rechazada por muchos sectores y venerada a la vez por otros, tuvo tanto
peso para el movimiento como la de Perón. A los 26 años fue primera dama y, al igual que el presidente,
trabajaba incansablemente. Políticamente era el nexo de Perón con las mujeres, los sectores más humildes y los
sindicatos, a los que manejaba con una fortaleza y seguridad insospechadas hasta poco antes. En el área social,
creó la Fundación Eva Perón, donde llevó a cabo una obra hasta el momento nunca vista. Era idolatrada por el
pueblo, sus ‘descamisados’.
En las elecciones del ‘52 estuvo a punto de integrar la fórmula presidencial, pero gravemente enferma, renunció
públicamente a esa posibilidad. Cuando murió, a los 33 años, su figura pasó a la categoría de mito nacional.

Un fuerte Poder Ejecutivo-.


En 1948, Perón controlaba todas las bancas del Senado y tenía una mayoría más amplia que los dos tercios en
Diputados. A esto se agregaba el enorme peso de su liderazgo personal, que hacía que cada peronista sintiera
que debía estarle agradecido y tenerlo como referente.
Esta combinación dio que pudiese transformar en breve tiempo el aparato estatal, avalado por leyes del
Congreso. La oposición se limitó a ser una voz disidente, en general haciendo hincapié en la pérdida de las
libertades públicas, comprometidas por ese estilo de gobierno.En este marco, Perón pudo transformar la
Constitución Nacional, adecuándola a la política económica y social que proponía. La oposición creía que el
objetivo primero era cambiar la cláusula que impedía la reelección presidencial. La convocatoria a un Congreso
Constituyente fue aprobada por una mayoría abrumadora, de todas formas
Esta Convención acordó rápidamente la nueva Constitución, en 1949
 el nuevo preámbulo agregó al de 1853 el deseo de lograr una “nación socialmente justa,
económicamente libre y políticamente soberana”.
 tenía todo un capítulo dedicado a la función social de la propiedad, el capital y la actividad económica,
incorporando el concepto de nacionalismo económico: poner al capital al servicio de la economía
nacional.
 aumentaba por lo tanto las atribuciones del Estado para intervenir en la economía
 reservaba a la Nación el control sobre los recursos del subsuelo y las fuentes naturales de energía
 había capítulos dedicados a los derechos de los niños, los ancianos y los trabajadores
 el cuestionado artículo 77 permitía la reelección presidencial indefinida por seis años de mandato. La
bancada radical se negó a avalar esta decisión y se levantó de la Convención. Estando ausente la
oposición, se decidió que fuese directa la elección de presidente y la del Senado, eliminándose el Colegio
Electoral. En general, se ampliaban las facultades del presidente.

En resumen:
1. se aseguraban las conquistas sociales
2. se propiciaba la intervención del Estado en la economía
3. se concentraba poder en el Ejecutivo.

El voto universal vigente en ese momento dejaba afuera a las mujeres, al igual que a los ‘incapaces’ –los
dementes- o los ‘indignos’ -los presos-. Esto era bastante habitual en esa época: Brasil y Uruguay dieron el
voto a la mujer en el año ‘32, Francia en el ‘45.
En la Argentina, el socialismo había presentado desde 1919 varios proyectos, pero durante 30 años esos
proyectos no se aprobaron.
En septiembre de 1946 y a instancias de Eva, el voto femenino fue aprobado por unanimidad en el Senado, y
Diputados lo sancionó en 1947. En las elecciones de 1952, las mesas femeninas dieron mayoría al peronismo.

Actividades: responde las siguientes preguntas.



El Peronismo

Hacia junio de 1943, podían identificarse básicamente tres demandas insatisfechas por los
gobiernos conservadores:
 las propuestas nacionalistas en relación con la economía y la soberanía nacional
 los reclamos laborales y sociales
 las exigencias de apertura de la participación política
Los militares ahora en el poder agregaban los siguientes problemas pendientes:
 sus divisiones internas
 las presiones norteamericanas para que Argentina rompiera relaciones con Alemania
 el cuestionamiento de un sector civil por la inestabilidad política, que demandaba la inmediata
convocatoria a elecciones
Entretanto, Perón preparaba su liderazgo. Empezó su carrera política como secretario de
Farrell y hombre de su confianza. Fue nombrado al frente de una repartición secundaria, el
departamento Nacional de Trabajo, que un mes después de su asunción obtuvo el rango de secretaría.
Desde allí llevó adelante una gestión de importancia respecto de los obreros, trabajaba en horarios
amplísimos, recibía a la gente y la escuchaba. Promovió la agremiación de trabajadores y la
formación de sindicatos, obtuvo mejoras laborales y el apoyo incondicional de quienes nunca
antes habían accedido a los despachos públicos.
Luego Farrell lo nombró Ministro de Guerra, con retención de su antiguo cargo. Se ocupó de
expandir y equipar a las Fuerzas Armadas, reclamo permanente del sector. El presupuesto militar
absorbió el 43% del nacional, cuando dos años antes sólo representaba el 17%, y las fuerzas armadas
prácticamente triplicaron su número de miembros en dos años. Perón obtuvo la confianza de sus
camaradas, que se sumó a sus importantes apoyos en el sector obrero.
Farrell lo nombró vicepresidente y era, en verdad, el hombre fuerte del gobierno. Ubicó en
posiciones clave a gente de su confianza, mantuvo excelentes relaciones con la iglesia, que ya
valoraba su obra social, a partir de la instauración de la enseñanza religiosa obligatoria en colegios del
Estado. Su poder creciente, motivado en gran parte por su carisma, alarmó a un amplio espectro de
sus conciudadanos, tanto como alentó a otros que por primera vez se sentían representados. La
tradicional polarización política argentina comenzaba un nuevo ciclo.
Mientras tanto, se sospechaba que la neutralidad del gobierno respecto de la Segunda Guerra
era clara preferencia por los vencidos. El 19 de septiembre de 1945 se organizó una marcha contra el
régimen, desde el Congreso hasta Plaza Francia. El objetivo era lograr la renuncia del gobierno y que
la Suprema Corte gobernase transitoriamente, hasta las nuevas elecciones en febrero de 1946. La
oposición conformó la Unión Democrática, por demás heterogénea: comunistas, conservadores,
socialistas, demócratas progresistas y radicales..... Después de la marcha, se ahondaron las divisiones
en el gobierno. Intrigas palaciegas hicieron que Farrell le pidiera la renuncia a Perón, permitiéndole
despedirse por radio antes de ser recluido en Martín García. Perón aprovechó para alertar respecto del
peligro que su alejamiento significaría para las conquistas obtenidas por los trabajadores. Farrell formó
un nuevo gabinete, el 16 la CGT convocó una huelga general para el 18, el 17 Perón fue trasladado al
Hospital Militar alegando problemas de salud y los obreros de las barriadas que rodeaban Buenos Aires
imitaron el cese de tareas de los obreros de la carne de la zona sur y convergieron frente a la casa de
Gobierno. La Plaza de Mayo se fue llenando, vivaban el nombre de Perón y pedían su regreso.
Finalmente. Perón apareció en uno de los balcones y aseguró a la multitud que se quedaría.
Fue la primera vez que en la Argentina un movimiento obrero se convertía en columna vertebral
de un movimiento político.
Actividades:
 Realiza un breve recorrido del modo en que Perón subió al poder.
 ¿Qué reclamos atendió Perón, que solución les dio?
 ¿Qué sectores sociales lo apoyaron?
 Explica que sucedieron los días 16, 17 de octubre.
 Leé los siguientes textos sobre Perón y extrae las ideas centrales de cada uno

“Perón inició sus contactos con los líderes laborales desde su oficina en le Ministerio de Guerra poco después del
golpe del 4 de junio. Lo que no está claro es cuándo se decidió a conquistar el apoyo de la clase trabajadora. Un
factor crucial de esta decisión, sin embargo, fue su concepto del liderazgo como un fin en sí mismo, fenómeno
que fascinaba su mentalidad militar. Estaba convencido de que había nacido para conducir y que podía traducir
en acción teorías que había estudiado durante su formación en el ejército. El primer paso era crear una masa de
seguidores y prepararlos para ser dirigidos.” John Page, historiador extranjero contemporáneo.
“Muchísima gente se enfervorizaba con el joven candidato porque veían en él una alternativa totalmente diferente
a la vieja política; porque eran sensibles a los beneficios de una política social llevada a cabo contra las
resistencias de los intereses creados; porque era la contrafigura de los esquemas anacrónicos que defendían los
grandes diarios, los partidos tradicionales o los head eggs de las universidades(....) era la expresión de una
novedad, una posibilidad con características fuera de serie en la política argentina” Félix Luna,Argentina, de
Perón a Lanusse