Está en la página 1de 4

NUEVAS FORMAS DE HABITAR EL AULA

OLIMPÍADA MATEMÁTICA EN LAS ESCUELAS MUNICIPALES DE CÓRDOBA

1. INTRODUCCIÓN

Las escuelas municipales fueron creadas en el año 1984 en localizaciones periféricas de la


ciudad, enmarcadas en contextos de vulnerabilidad para atender a los sectores menos
favorecidos de la ciudad de Córdoba.

Con el crecimiento de la trama urbana y la emergencia de nuevos fenómenos sociales fue


necesario redefinir y actualizar su misión, siendo los desafíos a los que hoy se enfrentan, ente
otros, la inclusión y la mejora de la calidad educativa. Estas escuelas demandan una atención
particular a los entrecruzamientos entre los espacios escolar y familiar, por la diversidad de
trayectorias familiares, por el solapamiento de las prácticas pedagógicas en función de
prácticas predominantemente asistenciales y por la fuerte descompensación de los puntos de
partida de los alumnos.

En función de lo dicho se tomó el compromiso y el desafío el propiciar la participación en


eventos de carácter científico de relevancia, siendo uno de estos la incorporación a la
comunidad matemática argentina a través de la OMA1.

2. EL ENCUENTRO CON LA OLIMPÍADA MATEMÁTICA

La OMA ofrece una diversidad de actividades relacionadas con otra forma de acceder al saber
matemático, rompiendo con la Matemática tradicional. Se intenta que los alumnos descubran
estrategias propias, siendo la actividad más importante “la elaboración conjetura y su
manejo”; frente a un “problema” al que el alumno se enfrenta, lo observa, identifica sus datos,
busca información, elabora sus conjeturas, las pone a prueba, ensaya, discute y verifica (El
conjunto de todas estas acciones es lo se denominamos “hacer matemática” en contraposición
al “estudiar matemática” propio de la escuela tradicional).

La matemática en este contexto tiene dos dimensiones: una individual y otra colectiva. El
trabajo individual, se da cuando el alumno produce y pone a prueba sus estrategias; pero
también existe una instancia de trabajo colectivo; en la que sus ideas pueden ser defendidas y
discutidas con sus pares. Esta instancia es muy importante y se denomina “Discusión de
problemas” y es aquí donde el papel del docente da un giro copernicano, ya que aquí debe
orientar la discusión, hacer sus aportes cuando lo crea necesario, e institucionalizar los saberes
producidos, de modo que los mismos pasen a ser propiedad de la comunidad. (La olimpíada es
una aventura intelectual colectiva producto de múltiples aventuras personales).

En este contexto a muchos alumnos se les ocurren ideas que están fuera de lo convencional y
desean relatarlas y defenderlas, esta es una característica de los matemáticos profesionales,
discutir las soluciones por más extrañas que parezcan. Puede ocurrir, y ocurre a menudo, que
se encuentre una solución distinta que en la que nadie había pensado; es de esta forma que la
matemática se acopla a un proceso creativo, donde el estudiante es “productor” de
conocimientos y no un mero “reproductor”.

1
Olimpíada Matemática Argentina. En Wikipedia. Recuperado el 9 de enero de 2020 de
https://es.wikipedia.org/wiki/Olimpíada_Matemática_Argentina

1
3. CÓMO SE IMPLEMENTA EN LA ESCUELA

Ante la pregunta sobre como llevamos adelante esto en la escuela, la respuesta es más simple
de lo que piensa. La forma de prepararse para la olimpiada es a través de una actividad que
llamamos “el problema semanal”; cada estudiante recibe un problema por semana, para
intentar leerlo, comprenderlo y resolverlo en sus propios espacios y tiempos, luego de unos
días (no más de una semana), el docente reúne al grupo y realiza la discusión de problemas,
cada uno de los actores expone en sus jugadas o soluciones, a partir de las cuales se van
construyendo reglas superadoras; que incluyen a las de todos los participantes, incluido la del
el docente; de este modo el maestro va mutando su postura tradicional de ser el poseedor y
transmisor de los saberes, a la de mediador entre el sujeto y los saberes.

En este contexto el “error” es visto de una forma diferente a la tradicional, es alumno es quien
descubre los errores en sus procedimientos, el error es producto de una hipótesis del alumno
que no funciona todo lo bien que debiera y que tiene que ser reelaborada y de ese modo
lograr soluciones superadoras.

Como vemos el “problema matemático” cobra centralidad en esta propuesta, y es


indispensable afianzar la “Metodología de Resolución de Problemas” dentro de la escuela;
para entender este proceso es importante definir que es un problema: “El término problema
designa a una situación que plantea una cuestión matemática cuyo método de solución no es
inmediatamente accesible al sujeto que intenta abordarla, porque no dispone de un algoritmo
que relacione los datos con la pregunta, y debe, por tanto, buscar, investigar, establecer
relaciones, implicar sus afectos, etc., para hacer frente a una situación nueva. Es pues un
concepto relativo al sujeto que intenta resolverlo y al contexto en que se plantea la cuestión”2.
Es en este punto donde se debe pensar acerca de si lo que le propone al alumno es un
problema o un simple ejercicio de aplicación, en el que solo debe encontrar una solución que
ya le fue enseñada a una situación que se le propone, esto es lo que ha primado en la
enseñanza tradicional de la matemática y que tantos problemas y dificultades nos ha
presentado, alejando a muchos alumnos de esta rama de saber.

Cobra relevancia también hecho de “aprender” dentro de una “comunidad” que excede a la
comunidad escolar, ya que a medida que se avanza en la olimpíada se va interactuando con
alumnos de otras escuelas, de gestión estatal o privada de toda la República Argentina, e
incluso de la comunidad matemática internacional.

Patricia Fauring3 en este sentido expresa: “…la olimpíada tendió puentes reales entre los
matemáticos, investigadores, profesores de enseñanza media, maestros de primaria y los
alumnos de todos los niveles de la enseñanza. De estos vínculos casi visibles nació una nueva
realidad en nuestra educación (…) El protagonista de la olimpíada es el alumno, él compite, él
gana o pierde, él aprende. Pero detrás de cada niño que participa están sus compañeros, que
aprenden más y los matemáticos que aprenden a dialogar con profesores y maestros, a
transferir su ciencia y escuchar sus necesidades y sorprenderse de lo que son capaces de
resolver. La olimpíada matemática resulta atractiva a los niños y a los docentes. (…) Alumnos y
docentes se esfuerzan, trabajan y resuelven problemas, vinculándose con la producción

2
Callejo, M. (1994). Un club matemático para la diversidad (1a ed.). Madrid. Ed. Narcea.
3
Santaló, L. & colaboradores (1994). Enfoques. Hacia una didáctica humanística de la matemática.
Buenos Aires: Troquel educación.

2
científica, creando una comunidad educativa, ámbito propicio para el aprendizaje
significativo”.

En este sentido la Olimpíada Matemática, logra que año tras año miles de personas de todo el
país vinculadas con la educación matemática, algunas de muy alto nivel en contexto de la
ciencia matemática, se comprometan voluntariamente en este proyecto; a título de ejemplo
mencionamos que un miembro del consejo superior de OMA, el Doctor Luis Caffarelli, quien
recibió el Premio Shaw 2018 (uno de los más importantes del planeta). Todos los que de
alguna forma participan del proyecto, están dentro de una comunidad amplia, heterogénea y
colaborativa.

4. CONCLUSIÓN

A modo de conclusión se puede expresar que el principal aprendizaje que manifiestan los
docentes participantes, tiene que ver con la posibilidad de interactuar con los alumnos y
reaprender de sus estrategias, muchos docentes manifiestan como un “redescubrimiento” de
su vocación.

Es interesante estudiar la difusión de las ideas pensadas por los alumnos a sus pares de la
misma escuela o de otras escuelas, aún de aquellas que no participan de olimpíada, el eje de
este proceso es el nuevo rol del docente que tiene la misión de vincular los saberes producidos
por los estudiantes.

Nos preguntamos también si es posible llevar esta propuesta al trabajo áulico diario, los
maestros y profesores sostienen que este tipo de propuestas propicia que los alumnos entren
en el juego matemático, es decir, que se ocupen de producir conocimientos nuevos frente a
los problemas que se les planteen, y que debatan para validarlos o no como respuestas a las
preguntas formuladas. Luego, los reconocerán como conocimientos que forman parte del
espacio curricular matemática. De esta forma los estudiantes se introducen en la cultura
matemática, es decir, en las formas de trabajar “matemáticamente”.

Durante estos años pudimos constatar que la resolución de problemas, como metodología de
trabajo, abre un abanico de posibilidades que permite superar temores, desgano, apatía y
dificultades que surgen al abordar determinados contenidos matemáticos.

A partir de un tímido comienzo allí por el año 2004; participaron más de 6500 alumnos
municipales en estos eventos y hoy luego de 16 años de trabajo se presentan los logros
obtenidos a nivel de premios:

 Finalistas en certámenes Provinciales Ñandú. Años 2005 – 2019: 250 alumnos.


 Finalistas en certámenes Nacionales Ñandú. Años 2007 - 2019: 31 alumnos.
 Menciones de Honor en Provinciales Ñandú. Años 2007 - 2019: 25 alumnos.
 En la Olimpíada Matemática Francesa Canguro se obtuvieron en tres años 350
medallas de bronce, 200 de plata y 140 de oro (en este certamen participan más de
6.000.000 de alumnos de todo el mundo y tiene por finalidad promover la matemática,
por lo que entrega una gran cantidad de premios).
 Premios notorios por su jerarquía (campeón, subcampeón o mención nacional). Años
2012 - 2019. (12 premios).

1. Subcampeona Nacional Ñandú. Año 2012. Milagros Campañole – Esc. Maestro Manuel Oliva.
2. Campeona Provincial Ñandú. Año 2012. Melisa Martínez – Esc. Justo Páez Molina.

3
3. Campeona Torneo Geométrico de la Provincia. María Rosa del Valle Vera Holy – Esc. Dr. Carlos Fernández
Ordóñez.
4. Subcampeona. Año 2013. Olimpíada Cordobesa Matemática Ñandú. Milagros Campañole – Esc. Maestro
Manuel Oliva.
5. Subcampeón. Año 2013. Torneo Geométrico de la Provincia de Córdoba. Dylan Manuel Peralta – Esc.
Manuel Oliva
6. Subcampeona Provincial Ñandú. Año 2013. Milagros Campañole – Esc. Maestro Manuel Oliva.
7. Subcampeona Provincial Ñandú. Año 2017. Olimpíada Matemática Ñandú. M. Martínez, Esc. Dr. Raúl V.
Martínez.
8. Mención de Honor Nacional Ñandú. Año 2017, Leandro Martínez – Esc. Dr. Raúl Martínez.
9. Mención de Honor Nacional Ñandú. Año 2017. Melisa Martínez – Esc. Dr. Raúl Martínez.
10. Campeón Provincial Ñandú. Año 2018. Mateo Barroso López – Esc. Dr. Ernesto M. Romero.
11. Sub Campeón Provincial Ñandú. Año 2019. Joaquín Barroso López – Esc. Dr. Ernesto M. Romero.
12. Mención de Honor Nacional Ñandú. Año 2019. Frederic Choque Huanca. Esc. Dr. Carlos F. Ordoñez.

También podría gustarte