Está en la página 1de 13

SEMANA DE EVANGELISMO “ESCOGIDOS”

ESCOGIDOS DESDE LA CREACIÓN DEL MUNDO

TEXTO BÍBLICO: “Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que en Cristo
nos ha bendecido con toda bendición espiritual en los lugares celestiales. En él, Dios nos
escogió antes de la fundación del mundo, para que en su presencia seamos santos e
intachables.” (Efe. 1:3-4) “
INTRODUCCIÓN
Damos gracias a Dios por permitirnos tener esta semana de evangelismo llamada
“Escogidos” queremos reflexionar en todas las reuniones diferentes aspectos para lo cual el
Señor nos ha escogido. En esta tarde tenemos el primer mensaje llamado “Escogidos desde
la creación del mundo” Para continuar vamos a orar.
Vamos a leer la carta a los Efesios 1:3-4 El pecado entró en el mundo por la desobediencia,
pero Dios en su amor infinito ya había pensado que hacer para redimirnos y hacernos sus
hijos.
I. Dios nos elige en Cristo. Historia de la Creación
a. La realidad de nuestra condición delante de Dios, pero él nos eligió primero. Somos
elegidos en Cristo porque Él es nuestro creador. Vivimos en mundo con personas
religiosas queriendo agradar a Dios. Pero en esta semana veremos que no es mi
religiosidad la que me salva, tampoco las acciones de bondad si no mi fe puesta en
Cristo. ¿qué quiere decir que Dios nos ha elegido desde antes de la formación del
mundo? Para examinar un poco esto tenemos que ir a la Creación. Historia de la
creación y caída
b. Dios nos formó con sus manos. Gén. 1:27 “Hagamos al hombre...” Sal. 119:13 “Tú
creaste las delicadas partes internas de mi cuerpo y me entretejiste en el vientre de mi
madre”. Pero Dios sabía que el ser humano que había creado iba a ser condenado, por
esta razón ya tenía un plan en sus manos para poder rescatarlo. Ahora viene la
pregunta interesante ¿Si Dios sabía que Adán y Eva iban a desobedecer por qué los
creó? mmm esta puede ser unas de las preguntas más difícil de responder. Sin
embargo, presten atención y les diré lo que la Biblia nos enseña. 1ero Dios creó al
hombre no para que sufriera sino para que viviera para siempre. 2. Le dio a elegir y
aquí está la clave Dios es un Dios que respeta la decisión de sus criaturas. 3. Dios dio
un camino para la salvación ese camino es Cristo Jesús.
II. Para que seamos santos y sin culpa.
a. La culpa del pecado. Nuestra conciencia nos indica cuando estamos haciendo algo
malo. Dentro de nosotros tenemos una moralidad natural que se desarrolla en la
sociedad donde nacemos. Pero si el contexto donde estoy desarrollándome no es
bíblico nuestra moralidad es contraria a los preceptos de Dios. Es así que debemos ir
a la Biblia, pero no buscando moralidad sino buscando una identidad. Un modelo de
vida y ese modelo de vida es Jesús. ¿Necesito ser santo y sin culpa? ¿Por qué? Bueno
según lo que dice la Biblia solo con santidad podemos ver a Dios. Heb. 12:14. Pero
como encuentro la santidad. Santo quiere decir apartado. Pero apartado de que,
apartado del pecado. La santidad viene a ser un relacionamiento con el Dios de la
santidad. Veamos la historia del leproso para entender esto. Historia del leproso.
(Luc. 5:12) La lepra es considerada como la inmundicia. El leproso se acerca a Jesús
esperando ser curado Jesús dijo sí quiero. Vemos que Jesús hace un trato con el
leproso ambos se poner de acuerdo ¿qué quiere decir esto? Que debemos ir a Jesús.
Si aún ves que tu vida hay inmundicia si ves que en tu vida hay problemas de carácter,
que peleas mucho con todos, que no eres feliz a pesar de que tienes todo es porque
no has ido a Cristo ve a Él y Él te limpiará. Jesús no puede hacer nada en tu vida si
no se lo pides sino buscas su ayuda porque Él respeta tu decisión. Jesús tocó al leproso
porque el leproso buscó a Jesús y le pidió que lo sanara, así mismo hoy hay tanta
gente enferma del pecado y necesitan ser tocadas por la mano que limpia toda
inmundicia. Así el texto de Efesios tiene más sentido “Dios nos escogió en Cristo”.
b. Consecuencia de la culpa. ¿a cuál culpa se refiere? La culpa del pecado. Cuando
nacemos en este mundo ya nacemos bajo la influencia del enemigo para rechazar a
Cristo. La culpa de la desobediencia pasó a nosotros también. Pero voy a explicar un
poco lo que pasó en el Edén después que Adán y Eva pecaron.
III. Elegidos para redención
a. El Cordero que fue inmolado desde la Creación del mundo. Rom. 5:20 “Abundó el
pecado pero sobre abundó la gracia”
b. El amor de Dios
c. Hijos adoptivos
CONCLUSIÓN
Dios nos eligió en Cristo para salvarnos, solo mediante la fe en él podemos ser santos y sin
culpa.
LLAMADO
ESCOGIDOS POR LA FE
TEXTO BÍBLICO: “Abraham le creyó a Dios, y Dios lo consideró justo debido a su fe” Sant.
2:23
INTRODUCCIÓN
¿Por qué creerle a Dios? ¿Cuánto le creo a Dios? Mis actos demuestran en lo que yo creo.
Abraham creyó en las palabras de Dios.
El pecador sólo puede ser justificado mediante la fe en la expiación efectuada por el amado
Hijo de Dios, que se convirtió en un sacrificio por los pecados del mundo culpable. Nadie
puede ser justificado por ninguna clase de obras propias. Puede ser liberado de la
culpabilidad del pecado, de la condenación de la ley, del castigo de la transgresión sólo por
virtud de los sufrimientos, muerte y resurrección de Cristo. La fe es la única condición por
la cual se puede obtener la justificación, y la fe implica no sólo creer, sino confiar. (PP.
457)
El llamamiento es la atracción del pecador hacia Cristo, y es una obra efectuada en el
corazón por el Espíritu Santo, que convence de pecado e invita al arrepentimiento. (Ibíd,
458)
¿Debe esperar el pecador hasta que esté lleno de remordimiento por su pecado antes de que
pueda ir a Cristo? El primer paso hacia Cristo se da gracias a la atracción del Espíritu de
Dios. Cuando el hombre responde a esa atracción, avanza hacia Cristo a fin de arrepentirse.
(Ibíd)
I. ¿Por qué no le creemos a Dios?
a. El llamamiento y la justificación no son las mismas cosas. Podemos confundirnos el
creer que yo voy a Cristo cuando me he arrepentido sin embargo yo debo ir a Cristo
para allí arrepentirme. Muchas personas hoy piensan que antes de ir a Cristo deben
dejar el pecado, esas personas nunca irán a Jesús.
b. El publicano y el fariseo. El que no tiene una fe genuina mira a los demás y no ve a
Cristo.
c. Parábola del sembrador. Mat. 13:3-8;18-23
II. El poder de la fe
a. La fe produce frutos
III. La oración y la fe
CONCLUSIÓN
LLAMADO
ESCOGIDOS PARA EL REINO
TEXTO BÍBLICO: Entonces el Rey dirá a los que estarán a su derecha: Venid, benditos de
mi Padre, heredad el Reino preparado para vosotros desde la fundación del mundo.
INTRODUCCIÓN:
El Señor nos ha escogido para participar de su reino.
Pero todo el que siga al Cordero en el cielo, primeramente, tiene que seguirle en la tierra,
no con inquietud o caprichosamente, sino con confianza, amor y obediencia voluntaria;
como la oveja sigue al pastor.
I. Cristo como Rey. Cristo fue Cordero, Es sacerdote y rey, y volverá ya como
Rey de reyes y Señor de Señores.
Heredad el Reino
a. ¿Qué quiere decir heredad?
b. Historia del Éxodo Dios sacó a Israel de Egipto para que ellos heredaran. Dios nos
llama para darnos algo no para dejarnos con las manos vacías. Él solo pide tu corazón.
c. Reino preparado desde antes de la fundación del mundo. – Reino por qué “reino” un
reino es una monarquía (forma de gobierno) en la cual la cabeza es un rey. Ahora este
gobierno tenía un solo rey, pero después del pecado apareció otro rey. Adán tenía el
permiso de Dios para mandar en toda la tierra, pero Satanás le quitó ese poder y la
tierra pasó a manos del diablo. Allí se presenta otro rey queriendo gobernar el mundo.
Es decir, tomando robado el reino de Dios el verdadero Rey. Ese reino eterno nunca
podrá ser destruido el que sí puede ser destruido es el reino de Satanás. Cuando Dios
nos escoge y nosotros lo elegimos a él nos pasamos al reino de Cristo y el nos dará la
heredad “el reino preparado para vosotros desde antes de la formación del mundo” el
reino de Satanás es un reino de oscuridad, de mentira, de gozo en la maldad, ese reino
no es nuestra heredad, pero si nos apartamos de Cristo recibiremos el pago por nuestra
elección.
II. Sufrimiento para alcanzar un propósito
a. ¿Por qué tenemos que sufrir en el camino? Dios quiere moldearnos en el fuego de la
prueba para que alcancemos su propósito.
b. Mateo 5:3-10 El que no siente su necesidad espiritual, el que se cree " "rico", " que
se ha " "enriquecido" " y que " "de ninguna cosa" " tiene " "necesidad", " a la vista
del cielo es " "desventurado, miserable, pobre" (Apoc. 3: 17). Sólo los "pobres en
espíritu" entrarán en el reino de la gracia divina. Los demás no anhelan las riquezas
del cielo y se niegan a aceptar sus bendiciones. “Bienaventurados los que padecen
persecución…porque de ellos es el reino de los cielos” ¿Qué significa padecer
persecución? La historia del pueblo de Israel, Abel muerto por Caín, Isaac perseguido
por su hermano Esaú.
c. Jacob perseguido por Esaú, Israel perseguido por Asiria, Egipto. Jerusalén destruida
por Babilonia. Jesús por los fariseos, los cristianos por los judíos, la iglesia por el
dragón. Es decir, el reino de Dios es para los que han pasado por el horno de la prueba.
Apoc. 7:14; 1 Ped.1:6-7
d. Dios desea transformar nuestro carácter para llevarnos al cielo.
III. Recibiendo la herencia.
a. Reino preparado para vosotros El reino es para nosotros y lo recibimos en nombre de
Cristo. Cielo nuevo y tierra nueva. Apoc. 21
ESCOGIDOS PARA REDENCIÓN
TEXTO BÍBLICO: Y que también nos ha librado del poder de la oscuridad y nos ha
trasladado al reino de su amado Hijo, en quien tenemos redención por su sangre, el perdón
de los pecados. (Colosenses 1:13-14)
INTRODUCCIÓN
¿Por qué necesitamos redención? ¿Qué es redención? ¿La redención tienen algún precio?
¿cómo hacer para alcanzar la redención? El asunto de la redención es un tema muy extenso
de estudio. Sin embargo, vamos a desarrollarlo de manera sencilla con Juan 3:16; en estos
versículos encontramos a Dios amando al mundo y al hombre creyendo en Él para tener vida
eterna. Podemos decir que la redención es que el hombre llegue a tener lo que se perdió por
su desobediencia. Entendamos antes que nada que significa la palabra redención:
(generalmente es traducción de formas del verbo heb. gâ''al, "rescatar", "comprar otra vez",
"recuperar"; gr. agorázÇ, "comprar"; lutróÇ, "librar por el pago de rescate", "redimir",
"libertar", "rescatar"). Estas definiciones explican que lo que Dios quiere llegar hacer con la
redención es librarnos del fin que nos espera si estamos lejos de Él. Pero ¿cómo entendemos
la redención a la luz de las escrituras? Por medio del estudio del santuario. Debemos saber
que la Biblia esta dividida en dos partes Antiguo y Nuevo Testamento. Estas dos partes de la
Biblia continen toda la voluntad de Dios para el hombre. En el AT se encuentra muchos
símbolos que luego en el NT se cumplen en Cristo. Sin embargo, no podemos desechar el
AT porque al desecharlo no tendremos nada que sostenga nuestras creencias del NT. Bien,
es así que para entender el plan de redención debemos comenzar estudiando el santuario
porque es allí donde sabremos lo que significa cada cosa. Por ejemplo:
Nacimiento en Belén
Miqueas 5:1 “Y tú, Belén Efratá, tan pequeña entre los clanes de Judá, de ti me nacerá el
que debe gobernar a Israel: sus orígenes se remontan al pasado, a un tiempo inmemorial”.
Mateo 2:1 “Cuando nació Jesús, en Belén de Judea, bajo el reinado de Herodes, unos
magos de Oriente se presentaron en Jerusalén”.
Nacimiento de una virgen
Isaías 7:14 “Por tanto, el Señor mismo os dará señal: He aquí que la virgen concebirá, y
dará a luz un hijo, y llevará por nombre Emanuel.”
Mateo 1:18 “El nacimiento de Jesucristo fue así: Estando desposada María su madre con
José, antes que se juntasen, se halló que había concebido del Espíritu Santo.”
Entrarán al reino quienes hayan experimentado la redención. La redención consiste en confiar
en el sacrificio de Cristo por mi en la cruz. Es por eso que debo entender lo que significa
redención.
I. En quien tenemos redención por su sangre.
Heb. 9:11-12 Jesús por su sangre entra en el santuario. Que es el original en el
cielo
II. Perdón de pecados.
El perdón de pecado se obtiene tanto por la muerte de Jesús en la cruz y por lo
que Jesús hace ahora en el cielo intercediendo por nosotros. El perdón de pecado
es completo por el ejercicio que hace el Sacerdote en el santuario.
ESCOGIDOS PARA AMAR
TEXTO BÍBLICO: “Si me amáis, guardaréis mis mandamientos”. Juan 14:15
INTRODUCCIÓN:
Ayer vimos una pequeña parte de lo que significaba la redención. Vimos que Jesús tomó
nuestro lugar para morir como un inocente, luego subió al cielo para ser nuestro Sumo
Sacerdote, nuestro abogado y que pronto volverá como Rey. Hemos visto parte del gran
amor infinito de Dios hacia el hombre. Ahora vamos a ver la forma de como nosotros
amamos a Dios. Primero debemos tener en cuenta que para amar a Dios primero debemos
saber lo que él hizo por nosotros es desde allí que se produce nuestro amor. Porque
nosotros no podemos comenzar amar a Dios por nuestra cuenta, es decir no podemos dar el
primer paso, porque ya Cristo dio el primero. 1 Juan 4:19 Entonces ¿Puede el hombre amar
a Dios? ¿con qué amor puedo yo amar a Jesús? ¿por qué amamos a Dios? Lo amamos por
lo que él hizo. Es decir, el amor se demuestra con hechos de consentimiento hacia la
voluntad de Dios, sin presentar oposición alguna. Bien teniendo esto en cuenta analicemos
la forma en como Dios quiere enseñarle al hombre a amar. El hombre no conocería el amor
sino conoce a Dios, es así que el amor de Dios es el principio de todo. Dios creó al hombre
sí ¿por qué? Por amor. Dios creó el mundo para el hombre ¿por qué? Porque nos ama.
¿Entregó a su hijo Jesús? sí porque nos ama. Es decir, el amor de Dios esta manifestado en
lo que él es; su carácter es amor. No es un Dios malvado que busca al hombre para
castigarlo, más bien busca para amarlo. La pregunta es ahora ¿cómo saber si yo amo a Dios
verdaderamente? Es una pregunta muy importe ya que debido al pecado el Señor debe
escoger de entre los llamados a quienes tienen un amor genuino. Revisemos las palabras de
Jesús en Juan 13:34-34 “en esto conocerán que son mis discípulos” ¿por qué tenemos que
saber quien es y no discípulo de Jesús? No nos corresponde a nosotros saber eso, pues solo
el Señor lo sabe, pero sí podemos saber si nosotros somos discípulos genuinos o falsos. El
vestigio descrito por Jesús es “el amor”. Que gran enseñanza y es que es muy claro que
quienes aprenden de Jesús lo primero que deben reflejar es el amor. ¿estamos amando
como Jesús nos amó? ¿cómo nos amó Jesús? Si no es así pues el Señor nos muestra el
camino para seguir el camino del amor. Volviendo al versículo citado por vez primera
encontramos que el Señor revela el amor verdadero y está descrito en guardar sus
mandamientos. Podemos decir entonces que guardar los mandamientos de Dios es amar a
Dios y amar a Dios es guardar sus mandamientos es claro que el propósito de los
mandamientos de Dios para nosotros es mostrarnos su amor, porque al observarlos damos
frutos de su amor por nosotros la obediencia es una respuesta natural; que se está
manifestando en la observancia de los mandamientos.
 Dios es amor.
 El amor es una decisión. El Señor nos creó con la capacidad de amar. Si nosotros le
amamos es porque él nos amó primero.
 El amor del hombre hacia Dios se lo ve presentado en su entrega por el mundo.
 Si queremos amar debemos aprender de quien ama.
 Escapar de la obediencia por el camino de la fe.
“No podemos abordar el gran tema de la justificación por la fe sin tomar en cuenta el
asunto de la obediencia. Pero muchas personas albergaron la idea en el pasado de que la fe,
en alguna forma, en algún sentido, contraviene la obediencia; es decir, que si usted ha de
simpatizar con la fe, necesariamente tendrá que ser hostil con la obediencia. Y que si será
amigo de la obediencia, entonces, definitivamente, no podrá serlo de la fe. Algunos han
decidido marchar bajo la bandera de la fe para escapar de la obediencia”
Toda verdadera obediencia proviene del corazón. La de Cristo procedía del corazón. Y si
nosotros consentimos, se identificará de tal manera con nuestros pensamientos y fines,
amoldará de tal manera nuestro corazón y mente en conformidad con su voluntad, que
cuando le obedezcamos estaremos tan sólo ejecutando nuestros propios impulsos. La
voluntad, refinada y santificada, hallará su más alto deleite en servirle. Cuando
conozcamos a Dios como es nuestro privilegio conocerle, nuestra vida será una vida de
continua obediencia. Si apreciamos el carácter de Cristo y tenemos comunión con Dios,
el pecado llegará a sernos odioso (El Deseado de todas las gentes, pág. 621)

Obedecer para ser salvos u obedecer para recibir bendiciones. ¿La Biblia nos habla de
salvación por obras? No. Ella enseña que la ausencia de bendiciones es por causa de la
desobediencia.
La gente reclamaba las bendiciones, pero no querían al Señor. Yo quiero que mis oraciones
sean escuchadas cuando tengo problemas, pero no estoy realmente interesado en la Persona
a quien dirijo mis oraciones.
¿Qué tipo de obediencia enseño Jesús? Jesús vino y mostró una clase de obediencia
enteramente diferente, un tipo de obediencia que procedía de arriba, más que de sus propios
esfuerzos autogenerados. A nosotros no nos gusta la idea de rendirnos al Señor. Podría
cambiar nuestro estilo de vida. Podría echamos a perder la fiesta. Podría hacernos realmente
obedientes, y probablemente eso sería aburrido.
Una vez alguien me preguntó: "¿Puede alguien vivir sin pecar?" Yo repliqué que me gustaría
cambiar la pregunta. Porque hubo Uno que vivió en este mundo sin pecar. De modo que la
pregunta debería expresarse así: ¿Puede Cristo vivir su vida en mí? Esa es la pregunta. ¿Puede
alguien vivir una vida de obediencia separado de Jesús? No. Todo lo que produzcamos será
falso. Pero, ¿es posible que Jesús viva su vida en mí? Hebreos 13: 20, 21. Y el Dios de paz
que resucitó de los muertos a nuestro Señor Jesucristo, el gran pastor de las ovejas, por la
sangre del pacto eterno, os haga aptos en toda obra buena para que hagáis su voluntad,
haciendo él en vosotros lo que es agradable delante de él por Jesucristo; al cual sea la gloria
por los siglos de los siglos. Amén.
El método, el blanco y la posibilidad, todo está enumerado aquí. Lo hace a usted perfecto.
¿Cuán perfecto? En toda buena obra. ¿Qué significa eso? Hacer su voluntad, obrando dentro
de usted. Primera de Tesalonicenses 5:23 y 24 dice: "Y el mismo Dios de paz os santifique
por completo; y todo vuestro ser, espíritu, alma y cuerpo, sea guardado irreprensible para la
venida de nuestro Señor Jesucristo. Fiel es el que os llama, el cual también lo hará" (el énfasis
es nuestro). Él lo hará. Y Filipenses 2:13 dice: "Porque Dios es el que en vosotros produce
así el querer como el hacer, por su buena voluntad". Y Gálatas 2:20 expresa: "Con Cristo
estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, más vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en
la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí".
La Biblia no habla de simplemente caer, fracasar y producir una falsa obediencia hasta que
Jesús venga. Mi Biblia habla acerca de ser más que vencedores por medio de Aquel que
nos amó. ¿Cree usted eso? Entonces, ¡fuera con la idea de que la obediencia es
demasiado complicada, demasiado difícil! ¡Fuera con la idea de que la obediencia es
imposible, y de que sólo tenemos que marchar bajo la bandera de la fe! La Biblia no enseña
que todo lo que podemos hacer es caer y fracasar hasta que Cristo venga. No, la Biblia no
dice absolutamente nada de eso. Promete bendiciones para la obediencia. Promete falta de
bendiciones para la desobediencia. Nos dice que no podemos obedecer, pero que él sí puede,
y puede también vivir su vida en nosotros. Si nos mantenemos en contacto con Jesús, la obra
que él ha comenzado en nosotros la llevará a cabo hasta el día de su regreso. Amén.
ESCOGIDOS PARA UNA MISIÓN
TEXTO BÍBLICO: “Y recorría Jesús todas las ciudades y aldeas, enseñando en las
sinagogas de ellos, y predicando el Evangelio del Reino, y sanando toda enfermedad y toda
flaqueza en el pueblo”. (Mat 9:35)
INTRODUCCIÓN:
En el tema de esta hora vamos a estudiar un poco la misión que Dios nos ha dejado. Y que
ahora nosotros debemos hacer.
I. ¿Por qué era reconocido Jesús?
Jesús era reconocido por lo que hacía. Recorría las ciudades y aldeas, Jesús iba no esperaba
que la gente viniese, Él las procuraba, buscaba a los necesitados. Recorrer puede significar
la acción de acercarme voluntariamente a una persona.
a. Enseñando ¿Qué quiere decir enseñar? Hacer discípulos, compartir una idea o
enseñanza. ¿por qué era importante para Jesús enseñar? El corazón humano
necesitaba conocer quien era Jesús y sus enseñanzas lo evidenciaban antes todos.
b. Predicaba Con su ejemplo
c. Sanaba usaba sus manos Mar 2 y 5. Sana a un paralítico y saca demonios de una
persona.
II. Siervo entre siervos. Mar. 10:45
Un evangelio de servicio.
El reino de gracia es un reino de servicio.
III. ¿Por qué tengo que cumplir la misión?
Porque es un mandato de Jesús Mat. 28:19-20 él nos llama para ser pescadores. Luc. 5
Jesús demuestra que él puede hacer milagros.
IV. ¿Qué tiene que ver el cumplimiento de la misión con el regreso de Jesús? Mat 24:14
Primero es la predicación y luego el fin. (2 Ped. 3:9)
ESCOGIDOS PARA LA GRAN COSECHA
TEXTO BÍBLICO: Dejad crecer juntamente lo uno y lo otro hasta la siega; y al tiempo de
la siega yo diré a los segadores: Recoged primero la cizaña, y atadla en manojos para
quemarla; pero recoged el trigo en mi granero. (Mat. 13:30)
INTRODUCCIÓN
Esta parábola de las tantas que contó Jesús relata parte del plan de redención. Vemos a un
sembrador y al enemigo del sembrador. Podemos sacar un contraste de que este enemigo
intenta imitar el trabajo de Jesús, esta vez, sembrando. Jesús es el que simbra la buena
semilla, pero Satanás el que siembra la cizaña. Debemos resaltar que el terreno en donde se
siembra el trigo, en esta parábola, recibe tanto el trigo como la cizaña. El terreno somos
nosotros, para ser más específicos todo aquel que recibe semilla en corazón y se desarrolla
en la iglesia, pero también la cizaña es sembrada dentro del pueblo de Dios y no es Dios el
que la siembra sino el enemigo. El plan de redención esta en esta parábola. Encontramos a
la semilla del evangelio a quienes la reciben y dan fruto y luego el tiempo de crecimiento
hasta la cosecha. Es decir, la cosecha llega cuando la siembra esté madura. La cosecha será
cuando termine el tiempo de gracia. Apoc. 14:14-16
Así, a causa de la enemistad hacia Cristo, Satanás esparce sus malas semillas entre el buen
grano del reino. Y atribuye el fruto de esta siembra al Hijo de Dios. Trayendo al seno de la
iglesia a aquellos que llevan el nombre de Cristo pero cuyo carácter lo niega, el maligno
hace que Dios sea deshonrado, que la obra de la salvación quede falseada y que las almas
peligren. (PVGM)
Los siervos de Cristo se entristecen al ver a los verdaderos y los falsos creyentes mezclados
en la iglesia. Anhelan hacer algo para limpiar la iglesia. Como los siervos del padre de
familia, están listos para desarraigar la cizaña. Pero Cristo les dice: "No; porque cogiendo
la cizaña, no arranquéis también con ella el trigo. Dejad crecer juntamente lo uno y lo otro
hasta la siega". (Ibíd)
A menudo consideramos sin esperanza a los mismos a quienes Cristo está atrayendo hacia
sí. Si tuviéramos nosotros que tratar con estas almas de acuerdo con nuestro juicio
imperfecto tal vez ello extinguiría su última esperanza. Muchos que se creen cristianos
serán hallados faltos al fin. En el cielo habrá muchos de quienes sus prójimos suponían que
nunca entrarían allí. El hombre juzga por la apariencia, pero Dios juzga el corazón. La
cizaña y el trigo han de crecer juntamente hasta la cosecha; y la cosecha es el fin del tiempo
de gracia. (Ibíd)
La enseñanza de esta parábola queda ilustrada en el propio trato de Dios con los hombres y
los ángeles. Satanás es un engañador. Cuando él pecó en el cielo, aun los ángeles leales no
discernieron plenamente su carácter. Esta es la razón por la cual Dios no destruyó en el acto
a Satanás. Si lo hubiese hecho, los santos ángeles no hubieran percibido la justicia y el
amor de Dios. Una duda acerca de la bondad de Dios habría sido una mala semilla
productora de amargos frutos de pecado y dolor. Por lo tanto, el autor del mal fue dejado
con vida hasta que desarrollase plenamente su carácter. A través de las largas edades, Dios
ha soportado la angustia de contemplar la obra del mal, y otorgó el infinito Don del
Calvario antes de permitir que alguien fuese engañado por las falsas interpretaciones del
maligno; pues la cizaña no podía ser extirpada sin peligro de desarraigar también el grano
precioso. ¿Y no seremos nosotros tan tolerantes para con nuestros semejantes como el
Señor del cielo y de la tierra lo es con Satanás? (Ibíd)
El Redentor no quiere perder un alma; su trato con Judas fue registrado para mostrar su
larga paciencia con la perversa naturaleza humana; y nos ordena que seamos indulgentes
como él lo fue. El dijo que los falsos hermanos se hallarán en la iglesia hasta el fin del
tiempo. (Ibíd)
Los pecadores que hacen alarde de piedad se mezclan por un tiempo con los verdaderos
seguidores de Cristo, y su apariencia de cristianismo tiene por fin engañar a muchos; pero
en la cosecha del mundo no habrá ninguna semejanza entre lo bueno y lo malo. Entonces
aquellos que se han unido a la iglesia, pero que no se han unido a Cristo, serán
manifestados. (Ibíd)
Es en la iglesia en donde crecemos y nos desarrollamos para el alfolí de Dios (PVGM)
Trigo: En Palestina, el trigo se sembraba después que habían comenzado las lluvias del
otoño, y se lo cosechaba en abril, mayo o junio, lo que dependía del clima y de cómo
estuviera el terreno. A la cosecha del trigo, que se celebraba mediante la fiesta de las
Semanas 50 días después de la fiesta de los Panes sin Levadura,* le seguían la trilla* y el
acto de aventar.* El grano se molía para hacer harina y pan* (Ex. 29:2); como ocurre con
otras semillas, se lo tostaba (Lv. 2:14, 16; Rt. 2:14) o se lo aplastaba y se lo usaba como
alimento. El trigo desempeñaba un papel importante en las ofrendas de cereales.

Cizaña: “La verdadera cizaña es una gramínea fácilmente distinguible del trigo. La cizaña
bíblica tal vez sea una maleza muy común en Palestina que crece hasta los 60 cm de altura,
y que en sus primeras etapas de crecimiento no se distingue del trigo. La ingestión de las
semillas de esta planta produce violentas náuseas, convulsiones y, a veces, la muerte.
Se piensa que el veneno no está en la semilla misma, sino en un hongo asociado con ella.
Jesús usó esta planta en una de sus parábolas (Mt. 13:25-40)”. (CBA)