Está en la página 1de 4

del 13 al 19 de gener de 2020 www.parroquialavilavella.

es

S a g r a d a F a milia - La V ila vella

ota


CELEBRACIONES E INTENCIONES
Lunes 13 Martes Miércoles Jueves 16
San Hilario, 14 15
A las 9:30h Misa y Novena
obispo y doctor de S. Sebastián (7)
A las 9:30h A las 9:30h
A las 18:30h
Misa y Misa y
Misa y A las 19h Misa en sfgr. de
Novena de Novena de
Novena de S.
S. Sebastián S. Sebastián María Naixes Alfonso (1er
Sebastián (4) Aniversario)
(5) (6)

Viernes Sábado Domingo 19


17 18 II Domingo tiempo Ordinario
San Antonio A las A las 7:00 Canto y Rosario Aurora.
Abad 19:00h
Misa y A las 8:00 Misa en sfgr. de Roberto Notari;
A las Novena Amelia Escrig y Manuel Notari; José, Juana,
19:00h Teresa, Maria Teresa, Filo, Elvira y José Alba;
de S.
Misa y Sebastián Ballester Orenga.
Sebastián
Novena de (9) A las 11:00 Misa pro populo.
S. Sebastián
A las 22:00h Acompanyament de l’imatge de
(8)
Sant Sebastià
del 13 al 19 de gener de 2020 www.parroquialavilavella.es

LA SAGRADA ESCRITURA CONTRA EL BAJÓN


DE ENERO
Dicen que enero es un mes duro. Tiene hasta una “cuesta”. Si estás de
bajón, algo depre, agitado, sin esperanza o un estado similar, aquí tienes diez
pasajes de la Biblia que te pueden ayudar. Léelos despacio, en presencia del
Señor, con pausa y tranquilidad, y podrás ver el sol entre los nubarrones. En
serio. Los puedes buscar en tu Biblia (¡si no la tienes pídela en la Casa Abadia y
la compramos!) y marcarlos.

1. "El Señor es mi pastor, nada me falta:  en


verdes praderas me hace recostar; me conduce
hacia fuentes tranquilas  y repara mis fuerzas; me
guía por el sendero justo, por el honor de su
nombre. Aunque camine por cañadas oscuras, nada
temo, porque tú vas conmigo: tu vara y tu cayado
me sosiegan.  Preparas una mesa ante mí, enfrente
de mis enemigos; me unges la cabeza con perfume,
y mi copa rebosa.  Tu bondad y tu misericordia me
acompañan todos los días de mi vida, y habitaré en la casa del Señor por años
sin término" (Salmo 23).

Reza despacio, devotamente, el más célebre salmo de la Biblia: una vez,


dos veces, tantas veces como quieras, comenzando por las palabras: 'El Señor
es mi pastor, nada me falta.

2. "Sabed que yo estoy con vosotros todos los días, hasta el final de los
tiempos" (Mt 28, 20).

Son las últimas palabras del Señor Jesús en la tierra antes de ascender a
los Cielos para sentarse a la derecha de Dios Padre. Cuando uno esta
desolado, pensamos que estamos solos,
que nadie está ahí para mí; que nadie se
preocupa por mí. ¡No es así! El Señor
prometió estar con nosotros siempre,
incluso hasta el fin del mundo.

3. "No tengáis miedo" (Mt 14, 27), "No


temáis" (Mt 28, 10).
del 13 al 19 de gener de 2020 www.parroquialavilavella.es

Una y otra vez el Señor le recuerda a los


Apóstoles (y a nosotros) que no tengamos miedo,
sino que confiemos, que pongamos toda nuestra
confianza en Él. Además de estas consoladoras
palabras de Jesús, están las palabras que Jesús le
dijo a Santa Faustina que pintase en la imagen de la
Divina Misericordia: 'Jesús, en Ti confío'.

4. "Venid a mí todos los que estáis cansados y


agobiados, y yo os aliviaré. Tomad mi yugo sobre
vosotros y aprended de mí, que soy manso y humilde
de corazón, y encontraréis descanso para vuestras
almas. Porque mi yugo es llevadero y mi carga
ligera" (Mt 11, 28-30).

Estas palabras, repetidas con pausa, ayudan a quitar el peso de las penas,
la carga de la cruz y la oscuridad.

5. "Si Dios está con nosotros, ¿quién estará contra nosotros?" (Rom 8, 31)

Si el Señor es quien manda… Cualquier cosa que el Señor haga siempre


es para nuestro bien, para nuestro progreso espiritual y para la salvación de
nuestra alma inmortal.

6. "Para Dios nada hay imposible" (Lc 1, 37).

Palabras fueron dirigidas a la Santísima Virgen María por el Arcángel San


Gabriel. Cuando estamos hundidos pensamosque que estamos perdidos y que
nada puede librarnos de ese horrible estado interior.
¡Es justo al revés! La Palabra de Dios nos recuerda
que absolutamente nada es imposible para Dios. Él
puede mover las montañas más altas de nuestro
desánimo y nuestra desolación es una décima de
segundo si confiamos en Él.

7. "Descargad en él todo vuestro agobio,


porque él cuida de vosotros" (I Ped 5, 7).

El Señor nos manda que descarguemos, que


nos despojemos de lastre, que nos liberemos del
peso del desánimo que nos aplasta. Dáselo todo al
del 13 al 19 de gener de 2020 www.parroquialavilavella.es

S e ñ o r J e s ú s y É l re s o l v e r á l o s
escenarios más difíciles y complicados.

8. "El Señor me ha enviado para


proclamar la amnistía a los cautivos" (Is
61, 1), "[Jesús lee a Isaías en la
sinagoga:] El Espíritu del Señor me ha
enviado a proclamar a los cautivos la
libertad" (Lc 4, 18).

Jesús citó este pasaje del profeta


Isaías en los inicios de Su predicación. Cuando estamos en desolación o
desánimo, podemos sentirnos como atados, como encadenados, como con
grilletes, como si fuéramos esclavos reales de nuestro estado interior de
oscuridad. El Señor, verdadero Redentor, Liberador, puede aplastar y destruir
nuestro estado de esclavitud interior, en el que con frecuencia consiste nuestro
desánimo. Puede romper las cadenas que nos esclavizan.

9. "No andéis agobiados pensando qué vais a comer, o qué vais a beber,
o con qué os vais a vestir.  Los paganos se afanan por esas cosas. Ya sabe
vuestro Padre celestial que tenéis necesidad de todo eso. Buscad sobre todo el
reino de Dios y su justicia; y todo esto se os dará por añadidura" (Mt 6, 31-33).

Buena parte de nuestra desolación y desánimo proviene de una falta de


confianza en Dios y de una inquietud inútil e innecesaria. Estas palabras de
Jesús, confortadoras, consoladoras y estimulantes, pueden devolvernos al
camino recto, a confiar en Su amor y en el plan de la Divina Providencia para tu
vida.

10. "Alégrate [María], llena de gracia, el Señor está contigo" (Lc 1, 28).

Estas palabras del Ave


María que vienen del Arcángel
Gabriel pueden ser
poderosísimas en medio
tempestades interiores. Reza
pausadamente y con confianza y
esperanza el Ave María, y María,
que es verdaderamente vida,
dulzura y esperanza nuestra,
acudirá presta a rescatarnos.

También podría gustarte