Está en la página 1de 2

Subestaciones de maniobra.

En estos sistemas es cuando se tiene


variación de carga, el cual surge la
necesidad de maniobrar la conmutación
y modificar la estructura del sistema, par
así lograr un operación continua,
confiable y segura.
Estos sistemas realizan frecuentes
maniobras, lo cual trae consigo
desgastes del equipo de conmutación y
la posibilidad de tener graves
consecuencias como el colapsó total del
sistema. En un sistema mallado surge la
necesidad de que las maniobras de este
tipo se disminuyen considerablemente.
Las subestaciones de maniobra realizan
nodos de interconexión por parte del sistema, el cual por medio de ellas circulan grandes
masas de energía que pueden poner en riesgo la estabilidad y continuidad del sistema cuando
se presencian fallas en las barras.

Subestaciones reductoras
Las subestaciones reductoras son
aquellas que permiten la reducción de
la tensión de transmisión con el fin de
facilitar la distribución de la energía en
el territorio el cual ya están
predestinadas al sistema. Las
tensiones de reducción intermedias
tenemos la de transmisión (400/230
Kv), y subtransmisión (230/85 Kv) y la
distribución (85/6 Kv), (85/23 Kv) y
(230/23 Kv) son varias.
Los niveles de Tensiones de las
subestaciones reductoras son muy
variados ya que deben cumplir las condiciones del sistema, a las características de las
demandas de cargas.
En las subestaciones reductoras al igual que en las subestaciones elevadoras controlan dos o
más niveles de tensión, el cual se requieren transformadores o autotransformadores. El
número de transformadores a utilizar depende de la potencia y los dispositivo de control de
distribución utilizado.
Subestaciones radiales

Cuando una subestación tiene un solo


punto de alimentación y no se
interconecta con otras.
Estos sistemas son en forma inherente,
los menos confiables ya que una falla
sobre el alimentador principal puede
afectar a la mayoría de las cargas.

Subestaciones de compensación.
Estas subestaciones son responsables de
compensar las pérdidas que se generan a lo
largo de las líneas de transmisión.