Está en la página 1de 6

Osa Rete

Testigo Eyiogbe

Iré Ayé Timbelaye Lese Obbatalá (iré de riquezas que vienen del cielo, al pie
de Obbatalá).

Rige Obbatalá y acompaña Ochún

Este Odu nos está hablando de un bienestar de riqueza o bonanza económica


para el país. Esta bonanza que viene en camino, puede ser aprovechada por
las personas que cumplan con los consejos y Ebo que Ifá nos da. Pero para
conservar este bienestar, no solo basta con hacer ebó, sino también seguir los
consejos que nos da el Odu, manteniendo una buena compostura, respeto a
nuestros mayores, ya sea en edad o jerárquicos y sobre todo a ser agradecidos
y benevolentes hacia las personas por las cual nos llega un beneficio. En esto
Ifá nos Enseña en Osa Irete:

Las Ranas no tenían donde vivir y estaban haciendo mucho ruido.


Obbatalá se compdeció de ellas y las dejó entrar en su casa y ellas
continuaron con el ruido.

Obbatalá las amonestó, pero ellas siguieron cantando y alborotando. Al


ver Obbatalá que no le hicieron caso, las botó de su casa.

Después de la risa vino el llanto y Obbatalá maldijo a las Ranas


diciéndoles: Mientras el mundo sea mundo Uds. vivirán cantando. Y
desde entonces las ranas siguen cantando, pero sin tener donde vivir.

Este patakí nos enseña, que debemos ser obedientes y respetuosos, si


deseamos mantener el bien que nos llegará por parte de un benefactor, a quien
la situación de bonanza que se predice, puede afectar positivamente. De
hecho, en la versión Tradicional Nigeriana del mismo Odu, este nos enseña
que además debemos ser honestos con ese benefactor y nunca tratar de hacer
trucos para abusar de la bondad de esa persona. En esto Osa Irete nos
enseña:

La Rana cayó en una trampa, hecha con un hueco. La Rana salió de la


trampa en que había caído, con la ayuda de Obbatalá, a quien la rana le
prometió entregarle 200 Elefantes (Erin) si lo sacaba.

Después que el Orisha le mandó una lluvia agua para que llenara el
hueco en el que había caído, en vez de los 200 Erin (Elefantes), la Rana
le cantó 200 Orín (cantos).

Al preguntar Obbatlá por sus doscientos Elefantes (Erin), la Rana le dijo


al Orisha que él no le había entendido bien y que ella no le iba a dar
doscientos Erin (Elefantes) sino que le iba a dar doscientos Orin
(Cantos).
Obbatalá enojado por la deshonestidad de la Rana la condenó a cantar
después de lluvia.

No convirtamos nuestros beneficios en maleficios, por un mal proceder.


Debemos ser honestos con nuestros mayores, con nuestros menores, con
nuestros amigos, con nuestros padrinos o ahijados (según sea el caso) y
siempre hablar con la verdad y no con juegos de palabras, buscando enredar
las cosas.

Este Odu nos aconseja que cuando los beneficios de la bonanza nos lleguen,
tratemos el asunto de forma natural y no haciendo alardes o comenzando a
fanfarronear al respecto, ya que podría traernos serias dificultades en términos
de salud y bienestar. En esto Osa Irte nos enseña:

Aquí también coronaron a la Rana rey de Oyó, a pesar de que ella por
demasiada euforia al comunicarle la noticia se partió ambas piernas, por
ponerse a tomar vino arriba de una palma de la cual cayó.

Es importante que sepamos mantener la discreción de los beneficios que nos


dará este año en que esperamos una bonanza. Pero no solo debemos tener
discreción, Orunmila nos enseña que tampoco podemos envanecernos al
obtener ese beneficio económico con nuestros negocios o trabajos y que
siempre debemos mantener la humildad y no sentirnos engreídos ni superiores
por haber recibido un beneficio. En esto Osa Irete nos dice:

Cierta vez el Curujey que vivía en la tierra y se quejaba que no podía


enterarse de lo que sucedía en el monte y fue a casa de Orunmila, quien
le vio este Ifá y le marcó Ebbó.

Tan pronto como hizo el Ebbó, el Curujey se agarró de uno de los


árboles cercanos y comenzó a trepar por estos, hasta que llegó al más
alto. Cuando se encontró por encima de los demás árboles, se llenó de
vanidad. Cuando los otros árboles le preguntaban que era lo que
divisaba de allá arriba, este les preguntaba, porque no habían hecho
Ebbó como él.

Tanto se cansaron los árboles de la vanidad del Curujey, que fueron a


casa de Orunmila, quien les vio este Ifá y les dijo que tenían que hacer
Ebbó. Los árboles así lo hicieron y por ello el Curujey se cayó.

Es por esto que el Curujey es una planta parásita de los árboles, se


alimenta y crece con ellos, pero cuando se cae, muere.

Como podemos ver, este Patakí nos enseña que debemos ser siempre atentos
y mantener nuestra humildad y ayudar al prójimo en lo que podamos, si somos
tocados por algún tipo de riqueza o beneficio y usarlos con sabiduría, porque
serán las mismas personas a las que les negamos ayuda y nos burlemos, las
que nos harán caer y allí nos dejarán.
Osa Irete también nos dice que es importante que hagamos los Ebbó
correctamente, para que no seamos un medio donde otros puedan obtener, el
beneficio que estaba supuesto a ser nuestro. Sobre esto, dice Ifá en Osa Irete:

Él hizo adivinación para el agua y la arena del río

Ugba yeke yeke, Awo omi. Odifa fun omi, abufun iranyin fue el Awó que
hizo adivinación para el agua así como la arena blanca del río. El agua y
la arena blanca eran hermanos nacidos de los mismos padres. Agua, el
más viejo de los dos, fue donde Orunmila para adivinación y le
aconsejaron hacer sacrificio. Él no hizo el sacrificio. No mucho después,
la arena blanca, el más joven de los dos hermanos, también fue a
Orunmila para adivinación y le aconsejaron también hacer sacrificio,
para evitar tener necesidad de alimento que comer. Él hizo el sacrificio.

Cuando Echu fue informado posteriormente que el agua no hizo


sacrificio, y que fue solamente su hermano menor, la arena blanca el
que lo hizo, él engañó al agua para sentarse encima de la cabeza de su
hermano menor, mientras que aconsejaba a la arena blanca soportar el
peso de su hermano mayor. La significación del consejo, es que él hizo
que el río estuviera constantemente en movimiento sin tener una vida
sosegada. Mientras que en el movimiento el agua nunca puede llevarse
la arena blanca que está debajo de él. Todo el alimento dado al río va al
fondo para alimentar a la arena blanca.

De esta forma, vemos que es importante hacer nuestros sacrificios y seguir los
consejos que nos ha prescrito Ifá y de esta forma, podamos ser los
beneficiarios de los Iré que esperamos que nos den los Orunmila y los Orishas.

De esta forma, vemos que es importante hacer nuestros sacrificios y seguir los
consejos que nos ha prescrito Ifá y de esta forma, podamos ser los
beneficiarios de los Iré que esperamos que nos den los Orunmila y los Orishas.
No es de sorprender que Orumila también está advirtiendo a los religiosos a
que sean honestos, no sean tramposos y que sus prácticas religiosas sean
íntegras y sin inventos. En esto Osa Irete nos advierte:

Érase una vez un Awó que tenía muchos seguidores, pero siempre tenía
mal carácter. Sus seguidores se quejaban de esto, de su forma de trato
y de la falta de interés de este Awó por enseñar a sus seguidores en el
camino de Ifá. Cuando enseñaba, lo decía a medias, y repartía el
conocimiento entre todos a su manera. Sin que nadie tuviera las
ceremonias consagratorias completas y obras para ayudar a la gente de
la tierra. Aunado a esto, dividía a sus Awó dándole consejos mal sanos y
hablando mal de unos y otros. Para decirlo, Osa rete tenía buena
posición económica y familia que lo querían, pero por su falta de buen
carácter empezó a perderlo todo, casa, ahijados, dinero.

Viéndose esta situación, Osa Rete consultó Ifá que le marcó el siguiente
sacrificio. Debía también darle comida a su cabeza. Al terminar debía
llevar todas las ofrendas a un determinado lugar. Además se le dijo que
más nunca separara a nadie ni a nada y que enseñara la palabra de
Orunmila.

Osa Rete se negó a hacer el Ebbó, pues se consideraba él más sabio de


todos los sabios en la tierra y más grande que la misma y así murió en la
ruina completa, y ninguno de sus seguidores hizo nada por ayudarlo. To
Iban Echu.

Así, podemos ver que los religiosos debemos ser honestos y acogernos al
buen vivir y enseñar los caminos correctos de las cosas, para que así nuestros
ahijados puedan alcanzar grandes metas en este año. De eta forma, como
religiosos, podremos mantener la bendición de los Orishas. En eso Osa Irete
dice:

Oke (la montaña), salió en viaje de adivinación a la ciudad de Oyan.


Durante ese viaje, las personas lloraban por toda la suerte que se había
ido, por lo que Oke les dijo que sacrificaran, para que la deidad no se
fuera y siguiera soportándolos con su bendición para obtener la suerte.

Hablando de las situaciones importantes en el país, podemos ver que Osa Irete
nos habla de inundaciones por fenómenos atmosféricos y que podrán afectar la
economía de muchos lugares. Osa Irete nos indica también que habrá
escándalos que saldrán a la luz y que tratarán de encubrirse con
ambigüedades, lo que causará inestabilidad social, que será agravada por
promesas incumplidas.

Habla de que el estado para contrarrestar esta inestabilidad social, hará un uso
excesivo de la fuerza, tal como nos lo dice Osa Irete:

Changó tenía una guerra y fue donde Orunmila a registrarse. Orunmila le


dijo que hiciera Ebbó y después lo llevara al tamborero de Alafia.

Changó fue a la guerra y Orunmila le acompañó y le dijo que no era


preciso tanto afán. Sin embargo, Changó se sintió tan poderoso que
comenzó a internarse y de nada sirvieron los gritos de Orunmila para
detenerlo.

Changó siguió dando candela a diestra y siniestra y de esta forma ganó


la guerra. Ayakua Mio Obakoso Ero.

Es importante indicar que el Estado seguirá incumpliendo sus promesas de


compromisos serios, pero esto no impedirá que se vea una bonanza
económica, que todos los religiosos pudieran aprovechar con trabajo honesto,
pero no sin antes recordar, que el éxito genera envidia y animosidad y el Odu
Osa Irete nos indica que debemos cuidarnos de personas que querrán
despojarnos, de lo que nos hemos ganado con trabajo y esfuerzo. En este
sentido Osa Irete nos dice:
El Loro era el que más Obbatalá quería y vivía muy bien visto. Entre
todos los animales había envidia, por la confianza que Odide tenía con
Obbatalá.

Entre ellos estaban, el Ratón, el Camaleón, el Sapo y el Majá. Estos,


como no tenían acceso a la casa de Odide, se reunieron para ver como
podían meterse en la en la misma para quitársela y quedarse con todo lo
suyo. Ellos acordaron cavar un túnel que los llevara al caño del patio,
pero resultó que Odide oía ruidos debajo del piso de la casa y no podía
dormir bien. Entonces fue a Casa de Orunmila, que le vio este Ifá y le
dijo que llamara e implorara con Ñame y una flor morada a Obbamoro,
para que este lo Ayudara y que botara el agua caliente por el caño con
que había sancochado el Ñame.

Así lo hizo Odide y como sus enemigos estaban ahí, estos se quemaron
y tuvieron que salir huyendo y Odide quedó de rey de su casa, con el
Poder de Obbatalá y gracias a Orunmila.

No podemos dejar de resaltar la importancia que debe tener el hecho de hacer


los Ebbó y seguir los consejos que nos da Ifá para obtener los beneficios de los
cuales nos habla Ifá. También es importante recordar que las personas se
alineen con la letra que sala para su país y eso hace necesario que veamos
cual es la letra que nos corresponde a nosotros ese año y poder alcanzar los
beneficios de la que se obtuvo para el país, pero siempre recordando lo que
nos decía nuestro maestro Leonel Gámez Oshe Niwo:

“es bueno que se destaque, que una letra del año puede venir Iré u
Osobo y esto no quiere decir que todos vivamos ese Iré o ese Osobo,
como cuando una letra dice que crecerá el índice de robos, habrá
ladrones, pero ¿a quienes le robaran esos ladrones?, a sus propios
semejantes, el realizar ébó nos ayuda mucho a evitar las problemáticas
de la letra del año, pero seguir los consejos es algo por demás
importante, pues si la letra habla de robo, uno debe de tomar las
precauciones para evitar a la mayor medida, que le roben.

La letra del año para un país, es para esa nación entera, pero cada
quien debe de ir por su propia adivinación, para saber, como puedo estar
alineado con esa letra del año de mi país, si vengo por la parte negativa,
seré más propenso a tener las problemáticas de las que habla el Odu, si
vengo iré, quizá viva algunas de las partes positivas de las que habla el
Odu, es importante que sepamos que una letra buena, viniendo ire aje
mbe laiye (con bien de dinero que viene a la tierra), no traerá iré para
todos, hay personas que no vivirán la parte positiva de esa letra, por no
realizar los ébó indicados, por no estar alineados con ese iré, pues quizá
el iré venga por la producción agrícola y uno esté en otro giro (es solo un
ejemplo), así como también hay casos de personas que simplemente,
son unos flojos y no luchan por trabajar y lograr más, lo quieren todo,
pero sentados en un sillón viendo a su equipo de futbol jugar, es
importante que tengamos presente que una letra del año puede influir
para bien en nosotros aun cuando venga osobo, o puede influir para mal,
aun cuando venga iré, todo está en el empeño que le echemos y en los
sacrificios que hagamos”.

No está demás indicar que el testigo de esta letra del año, nos indica que
debemos organizarnos debidamente, pero además y sobre todo, que debemos
usar la cabeza, lo que reafirma lo dicho por Osa Irete, que nos manda a utilizar
la cabeza.

Que este año 2016 sea venturoso para todos ustedes.

Son los mejores deseos de La Sociedad Yoruba de México CETEM.