Está en la página 1de 5

Tema 2: La comunión del apostolado y su participación.

Objetivo: Reforzarlas virtudes que debe poseer “el guía” así como las funciones que conlleva ser un líder católico
dentro del grupo, proyectando una comunidad juvenil en acción a través del análisis de su propia realidad y grupal.

Dinámica de integración: El juego de los animales en la obscuridad.

Materiales: Papelitos con el nombre de animales, paliacate y bocina con sonidos de la selva.
Este juego ayuda a dividir a un grupo grande en grupos pequeños. Haga un papelito para cada miembro del grupo
grande. Escriba el nombre de un animal en cada papelito, usando la mayor cantidad posible de diferentes animales, ya
que usted necesita grupos más pequeños. Dé los papelitos al azar y pida a las personas que hagan los ruidos de sus
animales para encontrar a los otros miembros de su grupo pequeño.

LA COMUNIÓN ES:
1. CONOCERSE INDIVIDUALMENTE
Una familia debe conocer por nombre a sus miembros: somos una familia en Cristo, conoces al otro pues cada
uno de los miembros del grupo es importante sus metas, tristezas y alegrías, etc.

2. ES UNA RELACIÓN DE AFECTO ENTRE HERMANOS


a) Saludos con beso santo, Romanos 16:16 cuidar, ayudar y comprender al otro.

3. EL MANTENER EN COMÚN NECESIDADES, PELIGROS Y METAS


La comunión cristiana es conocerse individualmente, es la unión de personas sin distinción de ninguna clase, es
una relación afectuosa entre hermanos y mantener en común necesidades, peligros y metas. La comunión cristiana
es, en resumen, la unidad de la familia de Cristo. ¿Deseas pertenecer a esta comunidad? Acepte a Cristo hoy.

PRINCIPALES TAREAS DE UN GUÍA.


1. Que los jóvenes tengan un encuentro personal con Jesucristo.
2. Que vivan las enseñanzas de Jesús.
3. Que los jóvenes aprendan a conocerse.
4. Motiva a iniciar un proceso de conversión
5. Invita al joven a optar por seguir a Jesús, comprometiéndose a anunciar el Reino de Dios en su
ambiente.
6. Animar las reuniones del grupo
7. Detectar los anhelos, preocupaciones, intereses, inquietudes e interrogantes de los jóvenes como
individuos, para hacer juntos un proceso formativo y experiencial que de respuestas significativas a
sus necesidades.
8. Favorecer la convivencia fraterna, la expresión alegre, la solidaridad y la creatividad, de modo que
los jóvenes tengan sentido de pertenencia.
9. Crear en el grupo un clima democrático, de comunicación abierta y de acogida de iniciativas, que
estimule la participación y la corresponsabilidad de la animación
10. comunitaria.
11. vive y alienta a los demás a llevar la experiencia de Dios en la oración, la lectura de la Palabra y la
celebración eucarística.
12. Propiciar las iniciativas que proyecten la vivencia de la fe de los jóvenes en acciones solidarias con
los pobres y con los que sufren.
13. Asume con compromiso una actividad que se le delego.
14. Hacer partícipe a todo el grupo de las experiencias significativas que viven en su carácter de guía.
15. Propiciar el surgimiento de nuevos integrantes.
ASPECTOS DE UNA COMUNIDAD

Cohesión:
El grupo busca tener relaciones más personalizaste, comenzando un proceso de amistad que ayudan al joven a
conocerse, valorarse y confiar en el otro, teniendo una comunicación más profunda.

Unión: Está en la lucha de poder vivir la unión para esto es necesario fomentar las relaciones humanas entre
nosotros, aprende a ser Cortez y servicial, de esta manera podremos vivir juntos la experiencia de fe en Cristo,
qué sentido tiene la fe en sus vidas y juntos buscar cumplir la voluntad de Dios. Tener un solo corazón y un mismo
espíritu.
Juan 17:21 Te pido que todos sean uno lo mismo que lo somos tu y yo, padre. Y que también ellos vivan
unidos a nosotros para que el mundo crea que tú me has enviado. Que los conozcan por el amor que se
tienen.

Aceptación: aceptar las cualidades y defectos de cada uno de los miembros esto no significas que renuncien a la
tarea de ayudarse mutuamente a superarse como persona. Esto solo se puede lograr con el siguiente aspecto.
2 corintios 12:11 Busquen la perfección, anímense, vivan en armonía. Den siempre testimonio de Jesús
y si fallan reconózcanlo con humildad, reconcíliense y sigan adelanta “por qué no nos anunciamos a
nosotros mismos sino a Jesucristo, el señor
2 corintios 4:5 que sus vidas como comunidad y personal manifiesten a Cristo. Den testimonio del motivo
que nos une y por el cual nos aceptamos sin dejarnos de corregir.

Amistad: Implica decir la verdad al amigo, aunque no le guste y aunque sea dolorosa se trata de ayudarlo a ser
mejor, hacerle ver sus errores ayudarlo a salir de la falsedad y de esta manera ayudarlo a ser mejor persona hacerle
ver que para ti es muy importante su felicidad porque lo amas, estar con él en las buenas y en las malas preocuparte
por su vida y sus problemas. Una amistad profunda sin mascaras ni escudo entre personas que se quieren, que
conocen sus temores, anhelos, dolores, tristezas y alegrías.
Lo único que fortalece verdaderamente al grupo y a cada uno de los miembros es el amor que es Dios quien nos
ama sin condiciones es decir nos ama a pesar de nuestros errores y carencias, esto no quiere decir que estos sean
bienvenidos debemos amar como él, que odia el mal aunque ama a quien cometió ese mal esto no se trata de
“permitir” sino de corregir el error, demostrar nuestra antipatía contra el mal no con la persona sino con el hecho.
El amor nos permitirá corregirnos y ayudarnos a ser una verdadera comunidad de amor. Si logramos cumplir
estos aspectos nos deben llevar a la maduración personal y grupal.

Y para lograr esto debemos antes ser:

Humildes:
Deja a un lado el orgullo y la vanidad. No pierdas el tiempo murmurando las apariencias como aquellos que
conocen los secretos para la felicidad que incluso pueden decir y pensar que tienen experiencia, pero no pueden
vivirlos y dar testimonio, se humilde y reconócete imperfecto solo entonces comenzaras a crecer. El que quiera
ser importante entre ustedes que sea su servidor, y el que quiera ser el primero entre ustedes que sea esclavo de
todos. Pues tampoco el hijo del hombre ha venido a ser servido, sino a servir y dar su vida en rescate por todos.
Mc 10 43-45 Por el contrario, el que quiera ser el más importante entre ustedes, debe hacerse el servidor
de todos, y el que quiera ser el primero, se hará esclavo de todos sepan que el Hijo del Hombre no ha
venido para ser servido, sino para servir y dar su vida como rescate por una muchedumbre.» La autoridad
de la comunidad viene del amor que es la única fuerza capaz de engendrar un servicio interesado en el
bien de los demás.
La verdadera grandeza, el verdadero liderazgo, se encuentra cuando el líder se dedica a servir a otros, no a
engatusar o inducir a otros a que lo sirvan a él. El verdadero líder espiritual centra su atención en el servicio que
puede rendir a Dios y a otras personas, no en los subproductos y adornos del oficio o del título. Nuestro objetivo
debe ser que pongamos más dentro de la vida que lo que saquemos de ella.
Filipenses 2 3-5 No hagan nada por rivalidad o vanagloria sean por el contrario humildes y consideren
a los demás superiores a ustedes mismos. Que no busque cada uno su propio interés, sino el de los demás.
Tengan pues los sentimientos que corresponden a quienes están unidos a Cristo Jesús.

Sociabilidad espontánea y servicial: relacionarte con los demás con una actitud afectuosa y servicial esto solo
lo podrás lograr si eres una persona madura de lo contrario te relacionaras solo para discutir o para sacar algún
provecho personal.

1 corintios 12 4-7 Ciertamente, hay diversidad de dones, pero todos proceden del mismo Espíritu. Hay
diversidad de ministerios, pero un solo Señor. Hay diversidad de actividades, pero es el mismo Dios el
que realiza todo en todos. En cada uno, el Espíritu se manifiesta para el bien común.
Es decir que tenemos diferentes dones que Dios nos ha dado y todos deben estar al servicio de la comunidad.

Es necesario tener una experiencia de vida que vaya acompañada de acciones concretas y seas un joven con
mirada creyente al desafío de vivir, de crecer, madurar y sobre todo comprometerte con Cristo en el grupo juvenil
y posteriormente con los demás jóvenes de los grupos juveniles, tomando muy en cuenta que esto solo se puede
lograr con una comunicación dinámica entre si con una relación de amistad, conocimiento e integración. De esta
manera lograremos como grupo y como personas vivir la experiencia de ser iglesia de Jesús.
Pablo nos insta al trabajo de dirigir en la Iglesia. Cuando nuestros motivos son los correctos, este trabajo produce
dividendos eternos. Pero en muchas culturas de hoy, donde el liderazgo cristiano conduce al prestigio y privilegio,
la gente aspira al liderazgo por razones totalmente indignas y egoístas.

Y así fue que Jeremías le dio a Baruc un consejo simple pero muy sabio:
Jer 45, 5 “¡Y tú andas buscándote grandezas! No las busques”

El profeta no condenaba toda ambición como pecado, sino que señalaba la motivación egoísta que hace de la
ambición algo malo. El deseo de ser grande no es malo, la motivación es lo que determina el carácter de la
ambición.

Todos los cristianos somos llamados a desarrollar talentos que Dios nos ha dado, a sacar el máximo provecho de
nuestras vidas, a desarrollar al máximo las capacidades que Dios nos ha dado. Pero Jesús enseñó que la ambición
que se centra en el ego es mala.

VIVIR UN PROCESO DE MADUREZ PERSONAL Y GRUPAL TENIENDO:

1. Interés en vivir la fraternidad en el grupo: La Fraternidad es indispensable, pero no es fácil. Hay que
conquistarla y mantenerla. Esto exige:
o Tiempo para el intercambio, para la comprensión y el perdón.
o Exige renuncia al egocentrismo, a la soledad separada de los demás,
o Autorrealización egoísta,
o Al uso de la fuerza sobre los otros,
o Al prestigio ante los otros, así como al afán de riqueza.

San Francisco, que buscó y recomendó como nadie antes ni después que él la Fraternidad en su Orden, en su
Fraternidad de hermanos para la Iglesia, sabía por qué. Por eso exigió la humildad, la pobreza y la castidad
como condiciones previas de la Fraternidad.

Cada uno considere al otro superior a él y cada uno a sirva todos los demás con los dones que Dios le ha dado,
amonesta San Pablo.
Hechos 2:44 Esto es humildad. Nadie consideraba sus bienes como propios, sino que todo lo tenían ellos
en común
Esto es la verdadera pobreza. ¡Dichosos los limpios de corazón!, Vivir sin farsas ni calumnias, sin disimulos ni
trampas, con toda sinceridad y franqueza: he aquí la auténtica castidad en el trato con los otros.
2. Adquirir seguridad en su fe y en su vida:
Judas 1,17-22 La fe y la esperanza no es algo que se pueda enseñar es algo que se vive y se da
testimonio de ella. No se dejen influir por impostores, que introduzcan discordia, viven
sensualmente y no poseen el espíritu * ustedes, en cambio, amados, edifiquen su vida sobre la
santidad de su fe. Se trata de unir fe y vida que lo que dices tenga relación con lo que vives y
proyectas a los demás.
Sant 2:17 Lo mismo ocurre con la fe: si no produce obras, es que está muerta.

3. Emprender la construcción del amor: esto implica disciplina dejar a un lado el egoísmo y dejar de ver
por tus propios intereses, construye en el grupo una comunidad de amor, de unión de amistad donde se
vean reflejados realmente los valores del reino de Dios sabemos que Dios es amor y que si estamos unidos
a él podremos proclamar lo que la espira en nuestras vidas.

Comienza a dar razón de tu fe de tu esperanza y a vivir el amor maduro en los compromisos y desafíos que tienes
que empezar a asumir solo siendo una persona madura y un grupo maduro lograras comunicarte y participar con
los demás grupos.
Para que el grupo sea verdaderamente una comunidad participativa necesita ser un grupo abierto a los otros grupos
juveniles e integrarse plenamente a la vida pastoral de la parroquia, no vivir solo para sí. No conformase con la
realización individual de los miembros, busca transformar lo que está mal en el grupo en compromisos concretos
y sobretodo no se cierren solo en ustedes vean que hay más jóvenes que también son una comunidad juvenil.
Dios nos da ejemplo de cómo la envidia, el rencor pueden terminar con los lazos de unión y la fraternidad.

BUSQUEDA DE LÍDERES
¿Por qué hay una necesidad tan grande de líderes, y los candidatos al liderazgo son tan
pocos?

La Iglesia hoy necesita líderes de

Autoridad

Espirituales

Sacrificados

1. Líderes que sepan a dónde van y tengan la confianza de que llegarán a la meta.
2. Una fuerte relación con Dios, hasta las personas más atractivas y competentes no pueden guiar a las
personas al Señor.
3. Sigue el modelo de Jesús, que se dio a sí mismo por todo el mundo, y nos llama a seguir sus pasos.

Jesús era un revolucionario, no en el sentido de guerrillero, sino en su enseñanza sobre el liderazgo. El término
siervo implica poco prestigio, poco respeto, poco honor. A la mayoría de las personas no les atrae un papel de
poco valor como ese. Sin embargo, cuando Jesús usó el término, era sinónimo de grandeza.

Mateo 20, 21-22


La soberanía del liderazgo espiritual: “No me habéis elegido vosotros a mí, sino que yo os he elegido a
vosotros, y os he destinado para que vayáis y deis fruto, y que vuestro fruto permanezca...” (Jn 15,16)
No estoy aquí, ni por la decisión de un individuo, ni por la elección de un grupo, sino por la omnipotente
voluntad de Dios. El sufrimiento del liderazgo espiritual: “Jesús les dijo: «No sabéis lo que pedís. ¿Podéis beber
la copa que yo voy a beber, o ser bautizados con el bautismo con que yo voy a ser bautizado?»” (Mc 10,38)
Aquí no puede darse una respuesta evasiva. No se pueden esquivar las duras realidades. Jesús declaró simple y
honestamente el costo de servir en su reino: la tarea es magnífica y difícil.

Filipenses 2 1-5
MI COMPROMISO.
¿Que estas dispuesto a moldear para que el grupo sea realmente una comunidad que manifesté a Cristo?

¿Cuál ha sido tu contribución más importante en el apostolado?

¿Cuál es mi objetivo en el grupo?

¿Cuáles son las actividades en las que me destaco en el apostolado?

Elabora un plan de trabajo personal de octubre a julio sobre tu contribución como liderazgo

También podría gustarte