Está en la página 1de 18

UNIVERSIDAD NACIONAL DEL ALTIPLANO

FACULTAD DE MEDICINA VETERINARIA Y ZOOTECNIA

FARMACOLOGIA Y TERAPEUTICA VETERINARIA I

MONOGRAFIA

TRATAMIENTO DE NEMATODOS GASTROINTESTINALES EN OVINOS

PRESENTADA POR: DANNIELSZUKER LEQQUE CONDORI

GRUPO: B

DOCENTE: ABIGAIL DE LA CRUZ PEREZ

PUNO, PERÚ

2019-I
ÍNDICE
INTRODUCCIÓN ................................................................................................................. 3

PARASITOSIS GASTROINTESTINAL.............................................................................. 5

NEMATODIASIS GASTROINNTESTINAL EN OVINOS ............................................... 5

EPIDEMIOLOGÍA DE LA NEMATODIASIS GASTROINTESTINAL ............................ 6

IMPACTO PRODUCTIVO DE LOS NEMATODOS GASTROINTESTINALES ............ 7

ACCIÓN DAÑINA DE LOS NEMATODOS GASTROINTESTINALES ......................... 7

PRESENTACIÓN DE LA ENFERMEDAD ........................................................................ 9

DIAGNÓSTICO DE LA NEMATODIASIS GASTROINTESTINAL ................................ 9

LACTONAS MACROCÍCLICAS ...................................................................................... 11

AVERMECTINAS .............................................................................................................. 12

DORAMECTINA................................................................................................................ 12

FARMACOCINETICA ....................................................................................................... 13

FARMACODINAMIA ........................................................................................................ 14

EFECTOS ADVERSOS ...................................................................................................... 15

CONCLUSIONES ............................................................................................................... 15

BIBLIOGRAFÍA ................................................................................................................. 16
INTRODUCCIÓN

“La producción ovina y de camélidos sudamericanos en el Perú representan en gran

magnitud el sustento económico de un gran sector de la población rural, especialmente

aquellas que habitan en zonas donde el desarrollo de la agricultura presenta limitantes tanto

por condiciones climáticas como altitudinales” (Peña, 2019, p.02). “Las condiciones naturales

de crianza de ovinos y alpacas favorecen el desarrollo de diversas enfermedades parasitarias,

ya que la limitada movilidad, la excesiva carga animal en las pasturas y el constante aumento

en las exigencias productivas propicia el aumento de animales sensibles a las parasitosis”

(Puicón et al., 2018, p.14).

“Las nematodosis gastrointestinales o gastroenteritis verminosas son enfermedades

causadas por diferentes géneros de gusanos que habitan el tracto digestivo de los vacunos y

otros rumiantes” (Angulo, 2005, P.01), Calier & Liberal (2017) afirma que origina “pérdida

de peso, anorexia, anemia, retardo en el crecimiento, retraso en la madurez sexual,

disminución en la producción de lana, carne y leche, y favorece la susceptibilidad a

enfermedades secundarias, provocando pérdidas cuantiosas en la producción” (p.02). “Estos

nematodos son de localización cosmopolitas, están inevitablemente asociados a los animales

en pastoreo y toda práctica de producción animal que contemple aprovechamiento racional de

forrajes requiere de su control”. (Toro, Rubilar, & Palma, 2014, p.03)

“Este escenario exige enriquecer procesos tecnológicos y renovar conocimientos para

poder generar estrategias de adaptación y prevención de enfermedades parasitarias,

especialmente las provocadas por nematodos gastrointestinales. Una de las limitantes en el

control de la nematodiasis es la resistencia que han venido adquiriendo frente a las drogas

antihelmínticas”. (Puicón et al., 2018, p.14)


Rojas & Quispe (como se citó en Casas, 2005) argumenta que “En la sierra central del

Perú, los parásitos gastrointestinales en los ovinos es la enfermedad parasitaria más relevante

entre ellas, los Nematodos gastrointestinales que causa problemas en la producción y salud

animal, en el intento de controlarla se usa fármacos como única alternativa, pero de manera

irracional. El Levamisol, Closantel, Albendazol e lvermectinas son los antiparasitarios más

usados; los productores que dosifican por cuestiones culturales, se basan en el tiempo y signo

clínico de diarrea, no rotan familias químicas, ni hacen pre y post prueba de efectividad

antihelmíntica y estiman el peso vivo al ojo; hechos como posibles causales para la aparición

de la Resistencia Antihelmíntica” (p.12).

Muñoz et al. (2008) afirma que “La evaluación de las drogas antihelmínticas en ovinos ha

sido estudiada a nivel mundial y en Venezuela la Doramectina fue evaluada en el control de

parásitos gastrointestinales en ovejas tratadas, antes y después del parto, mostrando una

eficacia del 100%, a la dosis de 200 µg/Kg P.V., para la eliminación de huevos de

estrongilidos digestivos en ovejas al final de la gestación e inicio de la lactancia” (p.02).

“El control químico es la variante más empleada en los planes de lucha y control” (Arece,

Rodríguez, González, & López, 2005, p.02). “En toda explotación ganadera el uso de

antihelmínticos representa una de las herramientas más eficaces para el control del

parasitismo en los animales de producción. El uso adecuado y racional de estos fármacos

permite que los animales expresen su potencial productivo y evita las pérdidas económicas

que derivan del retraso en desarrollo, la disminución de la ganancia de peso, la menor

producción y en ocasiones la muerte de los animales debido a la acción patógena de los

parásitos. Con la intensificación de los sistemas productivos, su uso se ha incrementado

considerablemente por lo que actualmente estos fármacos representan el mayor segmento del

mercado mundial de productos farmacéuticos de uso en animales”. (Toro et al., 2014, p.02)
El objetivo del presente estudio es conocer qué fármacos se utilizan y cómo actúan en el

organismo/cuerpo en el tratamiento contra los nematodos gastrointestinales en ovinos, criados

en pasturas naturales alto andinas, en la región Puno y el país.

PARASITOSIS GASTROINTESTINAL

Peña (2019), indica que “la importancia de las enfermedades parasitarias gastrointestinales

en todos los sistemas de producción animal, se mide en función de la intensidad del daño a

nivel productivo y económico, que estas generan. El efecto negativo mejor observado por los

productores es la pérdida de animales jóvenes, categoría animal con mayor susceptibilidad a

diferentes enfermedades. Sin embargo, el perjuicio más importante para los productores,

generalmente encubierto, se relaciona con la disminución de las ganancias de peso corporal,

comportamiento reproductivo, producción láctea e incremento en la predisposición a otras

enfermedades” (p.04).

El control de la parasitosis gastrointestinal genera un aumento de los costos productivos,

debido al gasto en productos antiparasitarios y en servicios veterinarios; es por esta razón que

otras alternativas de prevención y control, como la selección de animales resistentes, sería una

práctica altamente recomendable, reportándose un mayor retorno del capital invertido si se

establece con éxito un programa práctico y eficaz.

NEMATODIASIS GASTROINNTESTINAL EN OVINOS

“Las Nematodosis Gastrointestinales del ganado ovino podemos definirlas como

enfermedad parasitaria crónica, enzoótica, que puede cursar con elevada morbilidad (pues la

mayoría de los individuos de un rebaño se ven afectados en mayor o menor medida), y baja

mortalidad. Es prototipo de enfermedad zootécnica, pues en ausencia de sintomatología clara

y evidente, es origen de pérdidas en la producción (carne, leche, lana), provocando descensos


de los índices de transformación, retraso en el crecimiento, disminución de la capacidad

reproductiva, etc.” (Habela, M., Sevilla, R.G., Corchero, E., Fruto, J.M. y Peña, 2002, p.01).

Salas, Ospina, Osorio, Echeverry & Vélez (2016) sugieren que “La nematodiosis es una

enfermedad multietiológica ocasionada por varios nematodos gastrointestinales de varias

especies y géneros, pudiendo ubicarse en los diversos segmentos del tracto digestivo de los

rumiantes” (p.02). Society (1976) indica que “los principales nematodos que afectan a ovinos

son Haemonchus contortus, Ostertagia spp, Trichostrongylus spp, Cooperia spp,

Nematodirus spp, Strongyloides papillosus, Oesophagostomum spp, Chabertia ovina y

Trichuris ovis” (p.05)

EPIDEMIOLOGÍA DE LA NEMATODIASIS GASTROINTESTINAL

“Las parasitosis se presentan con mayor incidencia en la zona tropical, en tierras bajas

húmedas y cenagosas, donde parásitos como los nematodos tienen la capacidad de desarrollar

y multiplicarse de manera rápida. En Sudamérica, las especies más frecuentes son

Haemonchus contortus y Trichostrongylus colubriformis; en tanto, que Teladorsagia

circumcincta y Haemonchus contortus predominan en países europeos como Polonia;

Teladorsagia sp, Haemonchus contortus, Trichostrongylus sp., Nematodirus sp. y Cooperia

sp. En Alemania, y en Oceanía, H. contortus, T. circumcincta y Trichostrongylus sp., fueron

reportados en Australia” (Peña, 2019, p.03)

“La carga parasitaria, es decir, el número de vermes que albergan los hospedadores, variará

en función de los sistemas de explotación (intensivo-extensivo), zonas de pastoreo (mayor

intensidad en regadíos), edad de los animales (mayor en jóvenes), pudiendo fluctuar entre

varios cientos (pastoreo en secano) y decenas de miles (regadío). De este factor dependerá en

gran medida las presentaciones subclínicas o clínicas del proceso” (Habela, M., Sevilla, R.G.,

Corchero, E., Fruto, J.M. y Peña, 2002, p.06).


IMPACTO PRODUCTIVO DE LOS NEMATODOS GASTROINTESTINALES

Salas et al. (2016) sugiere que “El endoparasitismo por nematodos es una de las causas

más importantes de la baja productividad y merma económica de los sistemas pecuarios ovino

caprinos del mundo en general” (p.03). Ya que “genera gran reducción de la productividad de

los rebaños en muchos países sudamericanos y europeos, tales como reducción de crecimiento

y de ganancia de peso vivo, retardo de la primera gestación, alargamiento del intervalo entre

partos y disminución de la producción de carne, leche o lana; además del decomiso de

vísceras, que en el Perú produce grandes pérdidas económicas anuales, reportadas entre 11,

18.5 y hasta 50 millones de dólares”. (Peña, 2019, p.04)

“En términos sanitarios, el potencial patógeno producido en el hospedero también varía

dependiendo del tipo de nematodo, por ejemplo, Haemonchus contortus genera una gama de

alteraciones fisiopatológicas con un cuadro anémico severo e hipoproteinemia debido a las

múltiples hemorragias internas, que altera de manera crítica la productividad, a causa del

grado de patogénesis. Al respecto reportan que, en ovinos, por causa de acción hematófaga de

cada parásito de Haemonchus contortus, se pierden al día aproximadamente 0.05 ml de sangre

del intestino; por esto, una infección masiva de este nematodo podría generar en el hospedero

un cuadro anémico severo. Otros parásitos, como Trichostrongylus colubriformis, se

alimentan de tejidos de la pared intestinal generando diarreas y retardo en el crecimiento”.

(Peña, 2019, p.06)

ACCIÓN DAÑINA DE LOS NEMATODOS GASTROINTESTINALES

Según Peña (2019), los parásitos gastrointestinales pueden generar efectos perjudiciales a

sus hospedadores, tales como:

- Perdida de sangre, linfa o exudados.

- Necrosis tisular.
- Pueden determinar reacciones alérgicas.

- Pueden producir diversas reacciones del hospedador como inflamación, hipertrofia,

hiperplasia y formación de nódulos.

- Pueden disminuir la resistencia del hospedador a otras enfermedades y parásitos;

- Expoliadora, directa o indirecta, a nivel del tracto digestivo.

- Mecánica, de tipo traumático, cuando se manifiesta lesión en los tejidos (lesiones

intestinales por órganos lacerantes de gusanos) y de tipo obstructivo, cuando el número o

volumen de los parásitos provocan la obstrucción de un conducto orgánico.

Los signos clínicos que presentan los animales de toda edad, con neumogastroenteritis

verminosa, pero con mayor severidad los jóvenes son:

- Reducción de la ingestión.

- Adelgazamiento.

- Heces blandas, se van volviendo liquidas, de color verde oscuro o amarillo.

- Deshidratación.

- Diarrea persistente.

- Ineficacia de los antihelmínticos.

- Pelaje largo y seco.

- Taquicardia.

- Mucosas pálidas.

- Edema submandibular.

- Postración.
“Por lo tanto, en la nematodiasis se presentan diversos signos clínicos de acuerdo al agente

causal, carga parasitaria, así pues, existe signos como inapetencia, la cual es causada por el

dolor de la acción traumática a nivel de los tejidos como parte de una acción expoliadora

parasitaria; mayor actividad metabólica, para compensar la pérdida de sangre y proteínas

extraídas por el parásito; modificación de la composición corporal y del metabolismo

energético, disturbios en el metabolismo mineral afectando la integración ósea así como en el

metabolismo proteico generando la reducción de la masa muscular y la eficiencia energética,

las cuales son evidenciadas cuando el desarrollo de larvas infectivas a nivel de abomaso e

intestino delgado parecen reducir el desarrollo esquelético con reducción de las dimensiones

externas óseas debido a la alteración de la matriz ósea generado por una merma en la

absorción de proteínas y minerales principalmente fósforo”. (Peña, 2019, p.07)

PRESENTACIÓN DE LA ENFERMEDAD

Según los autores consultados por Peña (2019); indica que la nematodiasis gastrointestinal

puede presentarse de forma clínica o subclínica:

Parasitosis clínica. Los síntomas clínicos son los siguientes: diarrea, palidez de las

mucosas, pérdida del apetito, pelo quebradizo e hirsuto y edema en la quijada. Como

consecuencia de los mismos, hay un retardo en el crecimiento y una tasa de mortandad que

varía entre el 4 y el 10%.

Parasitosis subclínica. Retardo en el crecimiento del animal, disminución en la ganancia de

peso y en la producción de leche, menor abertura del canal pélvico para el parto retardo de las

actividades reproductivas y predisposición a otras enfermedades de diversa índole.

DIAGNÓSTICO DE LA NEMATODIASIS GASTROINTESTINAL

“A través de la historia clínica, el examen físico y el análisis de la sintomatología se puede

llegar al diagnóstico presuntivo de las nematodosis gastrointestinales, el cual debe ser


confirmado con el diagnóstico laboratorial. Las muestras de heces deben ser tomadas

directamente del recto del animal, debidamente rotuladas y transportadas en refrigeración

hasta el momento de su procesamiento. Las técnicas utilizadas son la flotación con soluciones

saturadas de cloruro de sodio, zinc o azúcar, que hacen suspender los huevos y los concentran

(Método cualitativo) o la cuantificación de los mismos en la cámara de McMaster. Los huevos

de los géneros Toxocara, Trichuris, Nematodirus y Strongyloides se diferencian bien, pero los

huevos del resto de nemátodos revisados son muy similares y se reportan como huevos

estrongilados”. (Angulo, 2005, p.04)

“Para el diagnóstico de estos géneros se debe realizar un coprocultivo y diferenciar las

larvas infectantes recuperadas en el procedimiento, lo que es importante para planificar las

medidas de control. El conteo de huevos en heces debe ser tomado con precaución, debido a

que los diferentes géneros presentan diferentes fertilidades, además de que la infestación

puede estar en el período de prepatencia y no observarse huevos en las heces. En ese caso, la

determinación del pepsinógeno sérico podría ser útil en el diagnóstico de nematodosis

gástricas. Otra determinación como la del hematocrito puede permitir (al detectar anemia) la

presunción de parasitosis, cuando los animales están en zonas y épocas de altas abundancias

parasitarias”. (Angulo, 2005, p.04)

Habela, M., Sevilla, R.G., Corchero, E., Fruto, J.M. y Peña (2002) “Mencionan que debido

a que en la mayoría de los casos las Nematodosis Gastrointestinales se presentan en ganado

ovino de forma subclínica con manifestaciones escasas o nulas de signos de enfermedad, el

diagnóstico clínico, a no ser que la sintomatología sea muy evidente, no tiene mucho valor.

No obstante, si esta existiese, únicamente tendrá valor orientativo. El conocimiento de las

características epidemiológicas del proceso puede ser de gran ayuda. En todo caso,

trataríamos de realizar un diagnóstico clínico-epidemiológico relacionando una y otra

información, pero volvemos a insistir en que su valor es relativo” (p.05).


Habela et al (2002) recomienda “realizar además un diagnóstico laboratorial basado en

técnicas coprológicas, el cual por sí solo tampoco es concluyente, sin embargo, en

combinación con el anteriormente referido llega a alcanzar un valor aceptable” (p.05).

“Las técnicas coprológicas en multitud de ocasiones no nos permiten relacionar la tasa de

eliminación de huevos por heces y la carga parasitaria albergada por los animales o rebaño

estudiado, ya que la evacuación de elementos de diseminación no es constante y está sujeta a

importantes fluctuaciones, debido a características propias del hospedador (susceptibilidad,

resistencia, etc.), de los parásitos (especies implicadas, carga parasitaria, requerimientos

ambientales de estos, etc.), así como del medio (zona geográfica, sistema de explotación,

climatología, etc.). Si a estas variaciones unimos otras causas de error derivadas de la toma y

procesado de las muestras, así como de la propia metodología empleada, nos encontramos sin

un método de diagnóstico laboratorial totalmente eficaz, de ahí la necesidad de relacionar los

resultados obtenidos tras los pertinentes análisis coprológicos cualitativos y cuantitativos con

la información clínico-epidemiológica, en ocasiones de mayor relevancia”. (Habela, M.,

Sevilla, R.G., Corchero, E., Fruto, J.M. y Peña, 2002, p.06)

LACTONAS MACROCÍCLICAS

Velásquez (2008) Indica que “esta clase de compuestos tiene actividad contra

endoparásitos y ectoparásitos, específicamente nematodos y artrópodos, y no actúan contra

cestodos, trematodos y protozoos. Son productos de la fermentación de hongos del género

Streptomyces. Además de tener actividad de amplio espectro, son efectivos a muy bajas

concentraciones” (p.08).

“Las lactonas macrocíclicas o endectocidas, son antiparasitarios de uso veterinario entre

los cuales se incluyen las avermectinas (abamectina, doramectina, eprinomectina e

ivermectina) y las milbemicinas (moxidectina). Poseen actividad de amplio espectro contra


nematodos, artrópodos, su uso es conveniente, y generalmente presentan baja toxicidad en

mamíferos. Por estas razones han alcanzado una popularidad global”. (Velásquez, 2008, p.09)

AVERMECTINAS

“Las avermectinas son moléculas naturales derivadas de los micelios del Streptomyces

avermitilis. Sus derivados químicos, tienen un espectro antiparasitario potente y amplio a

dosis bajas. Son activos contra muchos nematodos inmaduros y maduros y contra artrópodos,

entre los más representativos tenemos: lvermectina, Doramectina, Abamectina y Moxidectina

(SALAZAR, 2011, p.03).

DORAMECTINA

“La Doramectina es una lactona macro cíclica, derivado semi-sintético de una avermectina

y producida por el Streptomyces avermitilis, es altamente lipofílica, por lo cual tiene una

elevada distribución tisular y una prolongada residencia en plasma. Se caracteriza por su

mayor eficacia y persistencia cuando se lo compara con otros compuestos de la misma

familia, estudios realizados, demostraron que las concentraciones plasmáticas de doramectina

se mantiene altas (en un nivel terapéutico) por más tiempo que la ivermectina y abamectina.

En sí, la doramectina es un compuesto obtenido por biosíntesis mutacional, producida al

alimentar con ácido carboxílico ciclohexano a una cadena manejada genéticamente de

Streptomyces avermitilis y como resultado, su estructura cuenta con un grupo ciclohexil en la

posición C25 25-Cyclohexyl-5-O-demethyl-25-de-(1- methylpropyl) avermecin A1a.

Estructura química: C50H74O14 P.M. 899.13. La incorporación de la droga en el tejido

adiposo (liposolubilidad), es mucho más alta cuando se la compara con otras drogas

antiparasitarias. Una vida media larga que se traduce en una larga y persistente actividad en el

organismo del animal. Adicionalmente a las características del principio activo, su vehículo

exclusivo permite una lenta liberación del principio activo desde el punto de aplicación, lo
que eleva las concentraciones del mismo y mantiene su acción de una forma más prolongada

que las ivermectinas, hasta por 45 días”. (Agrovetmarkets, 2018, p.01)

Salazar (2011) indica que la “Doramectina es una avermectina que difiere de ivermectina

en cuanto a su estructura química, por la presencia de un núcleo ciclohexilo a nivel de C25”

(p.15).

FARMACOCINETICA

ABSORCIÓN: “La Doramectina se absorbe totalmente cuando se aplica por vía

subcutánea, registrándose una biodisponibilidad del 100%. Las concentraciones plasmáticas

de Doramectina se alcanzan rápidamente tanto cuando se administra por vía oral que cuando

lo es por vía intramuscular subcutánea” (Rojas & Quispe, 2014, p.16; Agrovetmarkets, 2018,

p.01).

DISTRIBUCIÓN: “La Doramectina se distribuye en todo el organismo, logrando

concentraciones eficaces en las diferentes zonas y líquidos corporales. Las concentraciones de

Doramectina en el tejido pulmonar son altas en comparación a las plasmáticas. De esta

manera, las concentraciones a las que son expuestas los nematodos pulmonares son

considerablemente más altas a las del tracto gastrointestinal” (Rojas & Quispe, 2014, p.16;

Agrovetmarkets, 2018, p.01).

METABOLISMO: “El fármaco sin alterar es el mayor residuo tisular en el hígado, grasa,

músculo y riñón en ovinos y bovinos. En el tejido hepático, donde se registran los residuos

tisulares más alto” (Rojas & Quispe, 2014, p.16; Agrovetmarkets, 2018, p.01).

EXCRECIÓN: “La ruta de mayor excreción del fármaco son las heces. En bovinos y

ovinos tratados vía subcutánea, el 1% de la dosis recogida en orina y heces es del 1.51 y 62%,
respectivamente, a los siete días post-tratamiento. Del total excretado, más del 60% se elimina

durante los tres primeros días post-tratamiento” (Rojas & Quispe, 2014, p.16;

Agrovetmarkets, 2018, p.01).

“Los relativos altos niveles de Doramectina registrados en bovinos tratados

subcutáneamente sugieren que la excreción biliar es probablemente una ruta importante de

eliminación para la Doramectina. La excreción fecal es la mayor ruta de eliminación de la

Doramectina; solamente menos del 2% de la dosis se excreta en la orina en las especies

estudiadas (bovinos y ovinos)” (Rojas & Quispe, 2014, p.17).

“La concentración máxima en plasma de doramectina aparece en ovino en 2 días, con una

semivida de eliminación de unos 4,5 días, tras administración subcutánea o intramuscular”

(“In Reply: BEHAVIOUR THERAPY,” 1965, p.05).

FARMACODINAMIA

Velásquez (2008) según a la bibliografía consultada indica que “los fármacos endectocidas

producen su efecto antiparasitario al incrementar la permeabilidad de la membrana celular

para los iones cloro (Cl-), con la resultante hiperpolarización y parálisis de la musculatura

faríngea y somática de los parásitos” (p.10).

“Su acción se localiza a nivel de las terminaciones nerviosas propiamente dichas o en la

zona de contacto entre una fibra nerviosa y una fibra muscular. La Doramectina se fija a los

receptores que aumentan la permeabilidad de las membranas al ion cloruro, estimulando la

liberación masiva a este nivel, de un compuesto químico el Ácido Gamma Aminoboutírico o

GABA, el cual cumple con la función de neurotransmisor” (Agrovetmarkets, 2018, p.02). “Lo

que produce la interrupción de los impulsos nerviosos del parásito y en consecuencia su

muerte por parálisis flácida y eliminación del parásito. Este modo de acción original es propio
de las avermectinas (entre ellas la doramectina) y la distingue de las otras familias de

sustancias antiparasitaria”. (Rojas & Quispe, 2014, p.18)

“El GABA media la transmisión desde las interneuronas hacia las neuronas motoras en los

nematodos. Además, también interfieren en la reproducción de nematodos, interviniendo en la

formación de huevos de nematodos de rumiantes, y esterilidad tanto en macho como en

hembra de nematodos” (Velásquez, 2008, p.07).

“Sin embargo, más recientemente, se han identificado canales de cloruro regulados por

glutamato, sensibles a las avermectinas en concentraciones mucho menores de las necesarias

para estimular los canales dependientes de GABA. La actividad nematocida de los análogos

de avermectina, incluyendo la milbemicina-D, se correlacionan con su capacidad para activar

y potenciar las corrientes glutamato-sensibles, donde los receptores parecen localizarse

fundamentalmente en la musculatura faríngea y también somática de los nematodos” (Díaz

Carrasco, 2000, p.08).

EFECTOS ADVERSOS

No se han descrito ningunos efectos adversos en ovinos según lo indicado por

Agrovetmarkets; tecnología química y comercio s.a. (2018).

CONCLUSIONES

Los pequeños rumiantes son susceptibles a las infecciones helmínticas, siendo una

limitante importante en su actividad, la principal herramienta para el control de estos

patógenos se basa en la administración de antihelmínticos, pero existe un creciente desarrollo

de resistencias a estos fármacos, generando dificultad en su control según los reportes de

Buitrago M, Cardona A, & Montes V (2017). Por lo que debemos realizar más estudios de

fármacos antihelmínticos, y la doramectina es una de las opciones que podemos utilizar contra

los nematodos; ya que la doramectina a comparación de la ivermectina no es utilizada a


menudo en nuestra región, y los parasitos de los ovinos (nematodos gastrointestinales) no

presentan resistencia; según a estudios realizados por Sisodia y col (1996) que encontraron un

100% de eficacia de la doramectina.

La doramectina es un antiparasitario que podemos utilizar en nuestra región, es necesario

además concientizar a los productores en nuevas estrategias orientadas al control parasitario

que no se basen de manera exclusiva en el uso de antihelmínticos y que permitan la

sostenibilidad a las producciones basadas en esta especie.

BIBLIOGRAFÍA

Agrovetmarkets. (2018). Ahora usted ya puede elegir... Doramec L. A. Doramectina 1%. 1–2.

Angulo, F. (2005). Nematodosis Gastrointestinales. Manual de Ganadería Doble Propósito.,

1(1), 378–383. Retrieved from http://avpa.ula.ve/docuPDFs/libros_online/manual-

ganaderia/seccion5/articulo16-s5.pdf

Arece, J., Rodríguz, J., González, R., & López, Y. (2005). Medicamentos contra nemátodos

en Medicina Veterinaria. Asociación Cubana de Producción Animal, 4, 35–36.

Buitrago M, J., Cardona A, J., & Montes V, D. (2017). Eficacia de la doramectina vía

intramuscular sobre nematodos gastrointestinales en ovinos (Ovis aries). Revista

Colombiana de Ciencia Animal - RECIA, 9(S), 11.

https://doi.org/10.24188/recia.v9.ns.2017.515

Calier, L., & Liberal, E. (2017). Eficacia antihelmíntica del producto IVERTIN CLOS (

Ivermectina 1 %, Closantel 12 , 5 %, Acetilmetionina 1 %), en el tratamiento de las

nematodosis en bovinos . Resumen. (598 2).


Habela, M., Sevilla, R.G., Corchero, E., Fruto, J.M. y Peña, J. (2002a). Nematodosis

gastrointestinales en ovinos. Mundo Ganadero, (May 2014), 1–6. Retrieved from

www.produccion-animal.com.ar

Habela, M., Sevilla, R.G., Corchero, E., Fruto, J.M. y Peña, J. (2002b). Nematodosis

gastrointestinales en ovinos. Mundo Ganadero, 1–6. Retrieved from www.produccion-

animal.com.ar

In Reply: BEHAVIOUR THERAPY. (1965). The British Journal of Psychiatry, 111(479),

1009–1010. https://doi.org/10.1192/bjp.111.479.1009-a

Muñoz, J. A., Cubillán, F. A., Ramírez, R., Vale, O. O., Chacín, E., Simoes, D., & Atencio,

A. (2008). Eficacia antihelmíntica de Doramectina 1%, Ivermectina 1% y Ricobendazol

15% frente a nematodos gastrointestinales en ovinos de pelo. Revista Cientifica de La

Facultad de Ciencias Veterinarias de La Universidad Del Zulia, 18(1), 12–16.

Peña, J. (2019). EVALUACIÓN DE LA RESISTENCIA NATURAL A NEMATODOS

GASTROINTESTINALES EN ALPACAS Y OVINOS EN PRADERAS DE LA PUNA

CENTRAL DEL PERÚ. TESIS, 8.

Puicón, V., Zárate, D., Chávez, J., Gutiérrez, G., Sánchez, D., & More, M. (2018).

Prevalencia de nematodos gastrointestinales en alpacas y ovinos de dos cooperativas

comunales de la región Pasco, Perú. Revista de Investigaciones Veterinarias Del Perú,

29(4), 1440. https://doi.org/10.15381/rivep.v29i4.15189

Rojas, R., & Quispe, E. (2014). Eficacia del fevendazol y doramectina sobre el control de

nematodos gostrointestinales en ovejas de raza hampshire down en la empreza piedras

negras s.a.c. - Huancavelica. 1–80.


Salas, R. Z., Ospina, L. V. H., Osorio, L. R., Echeverry, D. N. P., & Vélez, R. V. (2016).

Prevalence of gastrointestinal nematodes in sheep and goat production systems under

confinement, semi-confinement and grazing in municipalities of antioquia, Colombia.

Revista de Investigaciones Veterinarias Del Peru, 27(2), 344–354.

https://doi.org/10.15381/rivep.v27i2.11647

SALAZAR, T. C. T. (2011). UNIVERSIDAD NACIONAL AGRARIA DE LA SELVA

Presentado por.

Society, S. (1976). Farmacologia de los endectocidas: aplicaciones terapeuticas (II). 66(4),

15–39.

Toro, A., Rubilar, L., & Palma, C. (2014). Resistencia antihelmíntica en nematodos

gastrointestinales de ovinos tratados con ivermectina y fenbendazol Anthelmintic

resistance of gastrointestinal nematode in sheep treated with ivermectin and fenbendazole .

Arch Med Vet, 46, 247–252.

Velásquez, A. (2008). Paez Eficacia Ivermectina doracmectina y moxidectina colombia. 1–

55.

También podría gustarte