Está en la página 1de 6

LA LEY DE LA SIEMBRA Y COSECHA

INTRODUCCIÓN

Hasta ahora ustedes han invertido varias semanas para aprender sobre cómo hacer que su
matrimonio marche de una mejor manera.
Es muy probable que las lecciones anteriores les brindaron una luz, que les ayude para
poder resolver algunos de los problemas que han vivido durante estos años juntos.
Pero el haber invertido tiempo en ustedes mismos, es un indicativo de que el éxito en su
matrimonio, es prioridad para ambos. Porque han comprendido que esta relación que
ustedes desarrollan, es un tesoro invaluable, mediante el cual cada una de las partes
encontrará también el propósito de su existencia en Dios.
Porque donde esté vuestro tesoro, allí estará también vuestro corazón. Mateo 6:21

En esta lección aprenderán a sembrar buenas semillas, para que, al transcurrir del tiempo,
puedan también cosechar fruto deleitoso en abundancia.

Lectura bíblica: II Corintios 9:6 y Gálatas 6:7-9


2Co 9:6 Recuerden esto: El que siembra escasamente, escasamente cosechará, y el que
siembra en abundancia, en abundancia cosechará.

Gál 6:7 No se engañen: de Dios nadie se burla. Cada uno cosecha lo que siembra.
Gál 6:8 El que siembra para agradar a su naturaleza pecaminosa, de esa misma naturaleza
cosechará destrucción; el que siembra para agradar al Espíritu, del Espíritu cosechará
vida eterna.
Gál 6:9 No nos cansemos de hacer el bien, porque a su debido tiempo cosecharemos si no
nos damos por vencidos.

Introducción:
1. La vida diaria se rige por normas y leyes.
2. Dentro del matrimonio hay leyes humanas y espirituales que lo rigen.
3. Al hablar de sembrar y cosechar debemos entender que nuestro matrimonio es un
terreno a sembrar y nosotros los cónyuges los sembradores.
4. Lo que cosechemos dependerá de lo que hayamos sembrado.

I. ENTENDIENDO ESTA LEY ESPIRITUAL


Luc 6:38 Den, y se les dará: se les echará en el regazo una medida llena,
apretada, sacudida y desbordante. Porque con la medida que midan a otros, se les
medirá a ustedes.

1. Es una ley DIVINA.


 Esto significa que fue creada por Dios mismo.
 No hay manera de derogarla o manera de dejar de cumplirla.
 Isa 40:8 La hierba se seca y la flor se marchita, pero la palabra de
nuestro Dios permanece para siempre.

2. Dios no puede ser BURLADO.


 Todo lo que el hombre sembrare, eso también segará.
 Si siembra para su carne cosechara corrupción.
 Si siembra para el Espíritu, del Espíritu cosechara vida eterna.
 A su tiempo cosecharemos si no desmayamos.

3. La cosecha es SEGURA.
 Buena o mala.
 El tipo de cosecha dependerá del tipo de semilla plantada. (Buena o
mala).
 No olvide lo siguiente; “SIEMPRE ESTAMOS SEMBRANDO”

II. SEMBRANDO LA BUENA SEMILLA EN EL MATRIMONIO


Deu 30:19 "Hoy pongo al cielo y a la tierra por testigos contra ti, de que te he dado
a elegir entre la vida y la muerte, entre la bendición y la maldición. Elige, pues, la
vida, para que vivan tú y tus descendientes.

El tesoro mas valioso que usted tiene es el tiempo. Desafortudamente; el


tiempo con que cuenta aquí en la tierra es en extremo corto.

Razón por la cual debemos aprender a PRIORIZAR para que logremos


obtener buen fruto durante; y al final, de nuestros días.

Nuestras prioridades deben ser:

1. MI relación con Dios


2. Mi conyugue
3. Mis hijos
4. Mi trabajo
5. La Iglesia
6. Mis hobbies

En esta lista de prioridades aprendemos a sembrar nuestro tiempo de intimidad


con Dios en primer lugar. Pero en segundo lugar aprenderemos a sembrar en la
vida de nuestra pareja. Y una de las señales de que vamos por buen camino, es que
hemos determinado invertir nuestro tiempo recibiendo estas Conferencia
para Matrimonios de Éxito
1. En lo espiritual ninguna SEMILLA es estéril.
 Mucho menos en el matrimonio.
 La biblia nos enseña que todo lo que el hombre sembrare eso también
segara.
 También nos dice que tratemos a los demás como quisiéramos que nos
traten a nosotros. Esto le llamamos la regla de oro. Mateo 7:12

2. Seleccione la mejor semilla para su MATRIMONIO.


 Todo buen granjero selecciona y guarda la mejor semilla para ser
sembrada en su campo y así garantizar cosechas futuras mejores.
 Recuerde ninguna semilla es neutra.
 Usted puede seleccionar semillas buenas (de Dios) o malas (del diablo).
 Siempre estamos sembrando; por lo tanto siempre estamos cosechando.
 Las mejores semillas para nuestro matrimonio son las que provienen de
Dios, entonces sembremos semillas de Dios.
 Si no lo hace usted ¿entonces quien?

3. Los TIPOS de semilla para nuestro matrimonio.


 Palabras.
 De bendición o de maldición.
 Para nuestro cónyuge o para nuestros hijos.
 Stg 3:10 De una misma boca salen bendición y maldición.
Hermanos míos, esto no debe ser así.
 Pro 18:21 En la lengua hay poder de vida y muerte; quienes la
aman comerán de su fruto.
 No lo olvide: “LAS PALABRAS TIENEN PODER”

 Actitudes.
 ACTITUD: Disposición del ánimo que se manifiesta exteriormente.
 La mayor parte de los problemas en un matrimonio y de la vida se
resolverían si todos tuvieran una actitud correcta.
 La actitud podría ser su mejor o peor aliada en su matrimonio.
 Su actitud acercara o alejara a su cónyuge.
 Tienen el poder de levantar o derribar a nuestro cónyuge.
 Las malas actitudes crecen y se manifiestan más rápido que las
buenas.
 Las malas actitudes no tratadas terminaran ARRUINANDOLO
TODO.
 Toda actitud se puede cambiar, las malas por buenas, las buenas por
mejores y las mejores por excelentes. Tú decides.

 Acciones.
 ACCION: Efecto de hacer un buen actuar.
 En el mundo se dice que las acciones hablan más que las palabras.
Pero en verdad que tanto las palabras como las acciones van de la
mano.
 Muchas veces la vieja naturaleza convertida en viejos hábitos nos
hacen escoger semillas de la bolsa equivocada. Dando como
resultado malas palabras, malas actitudes y malas acciones.
 Busquemos cada día la mejor manera de mostrar buenas acciones
para con nuestro cónyuge.
 Eso implicara salirnos de nuestra comodidad para brindarle un
servicio, una atención especial al ser que compartirá nuestra vida
hasta el último de nuestros días.

III. NUESTRO MATRIMONIO ES EL MEJOR TERRENO PARA SEMBRAR


Mat 13:8 Pero las otras semillas cayeron en buen terreno, en el que se dio una
cosecha que rindió treinta, sesenta y hasta cien veces más de lo que se había
sembrado.
1. Nuestro matrimonio es la mejor TIERRA para sembrar.
 No hay mejor terreno para sembrar que nuestro matrimonio.
 Es como una parcela de tierra que nos ha sido dada para su cultivo.
 Todo lo que sembremos en el producirá una cosecha.
 Del matrimonio lograremos sacar solamente aquello que hayamos
invertido en el.

2. La PREPARACION de ese buen terreno llamado matrimonio.


 Tenemos que asegurarnos de preparar bien nuestro terreno para la
siembra.
 El buen terreno tiene que ser limpiado, desyerbado, quitar las piedras,
ablandado, regado, arar los surcos donde se depositara la buena semilla.
 Mateo 13:3-8 nos habla de terrenos junto al camino, pedregosos y
espinosos.
 Sembramos constantemente en las vidas de nuestro cónyuge, la de
nuestros hijos, la de los amigos.

3. El terreno determinara la CALIDAD de la cosecha. Mateo 13:3-8


 Como toda semilla, todo terreno (matrimonio) da su cosecha.
 Terrenos junto al camino producen cosechas raquíticas, unos pocos
granos con los que solo pueden ser alimentados los pájaros. (v.4)
 Terrenos pedregosos, no tienen mucha tierra, no hay profundidad.
Prácticamente no hay cosecha. (Brota, pero se marchita y se seca). (v.5-6)
 Terreno espinoso, de igual forma no produce mucho y lo poco se ahoga
por los afanes de la vida.(v.7)
 Pero el buen terreno produce al 30%, 70% y hasta el 100% (v.8)
 ¿Qué terreno (matrimonio) tienes tu?

4. Otros factores que DETERMINAN la cosecha.


 Él factor tiempo.
 La cosecha se produce en un tiempo diferente al de la siembra.
 Después de plantar la semilla, hay que regarla con la Palabra de
Dios, abonarla con tus buenas acciones. (Santiago 2:2-4).
 Nunca desentierres tu semilla para ver cómo va, ni trates de
recogerla antes de tiempo, dale tiempo para madurar.

 El factor multiplicación.
 No olvide siempre cosechamos lo que sembrarnos. Gálatas 6:7
 Siempre cosechamos más de lo sembrado. Mateo 13:8
 La cosecha proporciona semilla para siembras futuras.

IV. CUIDANDO DE LA BUENA COSECHA


Mat 13:24 Jesús les contó otra parábola: "El reino de los cielos es como un hombre
que sembró buena semilla en su campo.
Mat 13:25 Pero mientras todos dormían, llegó su enemigo y sembró mala hierba
entre el trigo, y se fue.
1. Debemos CUIDAR tanto el terreno como la semilla.
 En nosotros, en nuestro cónyuge, en nuestros hijos, en los demás.
 Encuentre las buenas semillas que has sembrado y que han producido
buenas cosechas y manténgalas fuera del alcance su enemigo el diablo.
 Seleccione cuidadosamente más semilla de la misma clase a fin de
continuar produciendo más buenas y mejores cosechas.
 No permitamos que el diablo nos robe las bendiciones de Dios para
nuestro matrimonio.

2. Mantengámonos VIGILANTES en nuestro matrimonio. (v.25)


 Que no nos sorprenda el enemigo con sus malas hierbas.
 Que no recibamos una mala cosecha.
 Podría tomar un tiempo para que la cosecha muera por completo y sin
que nos demos cuenta o dejemos pasar el tiempo pensando en que todo
está bien.
 Encuentre la mala hierba y luego permita que Dios restaure aquellas
áreas donde se produjeron malas cosechas, sembrando buenas semillas.
(Joel 2:25).
 Si eres tú mismo el que está sembrando malas semillas, arrepiéntete,
pídele perdón a Dios y vuelve a comenzar. I Juan 1:9; Deuteronomio
22:9).

3. Mantente sembrando PERMANENTEMENTE buenas semillas.


 Recuerda que estamos cosechando constantemente.
 Decide sembrar buenas semillas constantemente.
 Se humilde pídele a Dios que te dé semilla para sembrar. II Corintios
9:10

 Asegúrate de mantener siempre lista tu tierra. Jeremías 4:3


 Dedica tiempo a la oración y lectura de la Palabra.
 Intercede por otros y has guerra espiritual.
 Habla la Palabra de Dios para que se cumpla. Isaías 55:11
 Cuida tus pensamientos el enemigo busca plantar su semilla en tu
mente.
 Evitando las Contiendas. Santiago 3:16
 Proverbios 20:3 "Honra es del hombre dejar le contienda”.
 Recuerda para pelear se necesitan dos.
 Es más importante evitar un pleito que tener la razón. Mateo 23:12
 Tu enemigo no es tu cónyuge, sino Satanás. Efesios 6:12.
 Sólo el poder de Dios puede cambiar un patrón de contiendas en una
relación.
 Dale el control de tu lengua al Espíritu. Santiago 3:3-10