Está en la página 1de 6

Elementos neuromotores de base

Tonicidad

El tono se manifiesta por grado de tensión muscular necesario para realizar


cualquier movimiento, adaptándose a las nuevas situaciones de acción que realiza
la persona, como andar, agarrar un objeto, estirarse, relajarse, etc.

Ejercicios:

DE 0 A 3 MESES

Se recomienda realizar estos ejercicios después del cambio de pañal, y nunca tras
la comida ni antes de dormir.

 Enrollar al bebé: Abrazar al bebé con una mano por la nuca y, con la otra,
por los muslos, el bebé se pliega así sobre sí mismo, recobrando la posición
fetal. Esta postura le calma y le relaja.

 Caricias: Coja al niño en brazos con un solo brazo, de forma que la cabeza
del bebé se apoye en su antebrazo mientras la mano de ese mismo brazo
llega hasta debajo de las piernas del bebé. Así, podrá acariciarle con la
otra mano.

 Mecerle: Consiste en coger al bebé y balancearle. Puede hacerlo de dos


formas, colocando al bebé boca abajo en sus brazos y meciéndole, o
balanceándole mientras le tiene en posición vertical pegado a su pecho
sujetándole la cabeza.

 Peinarle las extremidades: Tumbado boca abajo, con un cepillo de cerdas


suaves, o una brocha de maquillaje, "peine" las piernas del bebé desde la
cadera hasta los dedos del pie, por la parte de afuera.

 Elevación del tronco: Tumbado boca arriba le ponemos la mano debajo


de su pecho y le hacemos caricias muy suaves. Tumbado boca abajo le
acariciamos la espalda. Puede acariciarle con ambas manos situándolas
en sus hombros y acariciando toda su espalda. O utilizar peines, cepillos,
esponjas.

 Estimulación de la cara: Acaricie suavemente la cara del


bebé.Movimientos bucales: con un chupete acariciamos las comisuras de
los labios, el bebé torcerá la boca del lado que se le está acariciando.
Haga lo mismo acariciando la parte superior e inferior del labio. Con un
cepillo suave rócele los labios para que los movilice.

 Reptar: Tumbado boca abajo, si presiona la planta de sus pies aparecerán


movimientos reptatorios, que harán que el bebé se mueva arrastrándose.
La mayoría de los bebés tienden a reptar, si se les deja en medio de su
cuna, reptan hasta encontrar un tope con la cabeza.

 Estimular levantamiento de cabeza: Tumbe al niño boca abajo y


pellízquele suavemente la nuca, poco a poco el niño irá levantando la
cabeza.

 Recuperar equilibrio: Mantenga al bebé sentado sosteniéndole con una


mano la cabeza mientras con la otra le da un dedo que cogerá
fuertemente. Si desequilibramos al niño hacia atrás o a un lado
observaremos que la cabeza se inclina hacia el lado opuesto para
recuperar el equilibrio.

 Volteo: Boca abajo, cuando el bebé se sostiene sobre sus antebrazos


aprovechamos para despegarle un brazo del suelo donde esté apoyado,
le mantenemos unos segundos con nuestro apoyo y le soltamos. Lo mismo
con el otro brazo. Este ejercicio, como cualquier otra actividad que le
ayudemos a conseguir una nueva adquisición, se hará siempre cuando ya
esté dominando la anterior; esto es, si acaba de ponerse sobre sus
antebrazos no realizaremos el ejercicio, sino que esperaremos a que más o
menos domine su nueva postura para incitarle a la siguiente.

 Flexión de rodillas: Coja al niño por el tronco a la altura de las axilas, y


póngale sobre una superficie dura. Con movimientos suaves elévele y
bájele, de tal forma que al tocar la superficie le deje caer un poco para
que flexione las rodillas.

 Subir escalones: sujete al bebé igual que en el ejercicio anterior y


aproxímele al borde de una mesa, haciendo que con el pie toque el
borde. Este contacto le provocará una reacción parecida a la de subir una
escalera, flexionará la pierna, la subirá por encima de la mesa e,
inmediatamente, hará lo mismo con la otra.

 Andar: si a continuación del anterior ejercicio inclina hacia delante el


tronco del recién nacido, o del bebé en su primer trimestre, podrá observar
cómo se produce el reflejo de la marcha automática.

DE 3 A 6 MESES

 Estiramiento de extremidades: Cuando esté boca arriba, mueve los brazos


del bebé, extendidos o flexionados, de arriba a abajo y de lado a lado.
Haz lo mismo con las piernas.

 Piernas: Boca arriba se le coge por las rodillas y con movimientos muy
suaves abra y cierre sus piernas hasta el punto en que note resistencia.
Boca abajo coja con suavidad las piernas del bebé y estírelas,
manteniéndole uno o dos segundos en esta postura y dejando que
después vuelva a su postura inicial.

 Maniobra de la bufanda: Tumbado boca arriba coja el antebrazo del


bebé, por encima de la muñeca, y llévelo hacia el hombro contrario,
como si quisiera tocarle la oreja, cuando note que hay una dificultad para
extenderlo más, pare un par de segundos y deje que el brazo vuelva a su
posición normal. Haga lo mismo con el otro brazo. La extensibilidad de
ambos brazos debe ser prácticamente igual. También ambos brazos a la
vez. Este ejercicio puede realizarlo dos o tres veces seguidas y varias veces
al día.

 Control cefálico: Estando el niño tumbado boca arriba le damos los dedos
índices de nuestras manos para que los agarre, debido a la fuerte presión
de los primeros meses nos será posible subir al niño hasta la posición de
sentado tirando despacito de él. Una vez sentado le soltamos y le
mantenemos en esta postura un par de segundos y le soltamos despacito
sujetándole la cabeza.

 Contraer abdomen: Tumbado el bebé boca arriba, sujétele por las piernas
mientras con el dedo índice traza una raya por debajo del ombligo; el
abdomen del bebé se contraerá, espere unos segundos y vuelva a realizar
el movimiento entorno al ombligo. Este ejercicio refuerza los músculos
abdominales. Tumbado el bebé boca arriba le coja las piernas del bebé,
dóblelas y ejerza una ligera presión sobre el vientre, de poco tiempo, un
par de segundos, esto le hará contraer el abdomen. Este ejercicio también
mejora la respiración torácica.

DE 9 A 12 MESES

 Volteo: Acuesta al bebé boca arriba y ayúdalo a girar hacia ambos lados.








 Gateo:
Gatea con él en un área libre de obstáculos, hacia adelante,
atrás, dando vueltas, anímalo a que te siga.




 Caja de juguetes:
Con el bebé sentado ofrécele una caja con juguetes
para que los meta y saque. Colócalo frente a ti a una distancia corta y
juega a tirarle una pelota. Intenta que te la devuelva.

 Desarrollo del gesto:
Enséñale a imitar expresiones faciales, abrir y cerrar los


ojos de forma exagerada, abrir y cerrar la boca, sacar la lengua, sonidos
guturales como las vocales.
 Propiocepción:
Siéntate con él enfrente de un espejo, cógele la mano y
llévasela a distintas partes del cuerpo mientras le indicas como se llaman.






 Ponerse de pie:
Cuelga de la pared diversos objetos y juguetes que le
gusten para que intente ponerse de pie y cogerlos.
 Ponlo de pie sujetándolo de la cadera, háblale, cántale, ríete con él.
Ofrécele un juguete para que se entretenga y suéltalo unos segundos.

 Caminar: Alrededor de los 11-12 meses, cógelo de las manos y ayúdalo a


caminar, cuando se canse déjalo y vuelve a intentarlo más tarde. No lo
fuerces.

DE 1 A 3 AÑOS

 Marcha con andador: conseguir que el niño camine empujando un


andador.

 Marcha independiente: hacer que el niño camine de forma independiente


poniéndose delante de él y llamándole la atención con algún juguete.

 Arrastrar objetos: una vez conseguido que el niño realice la marcha sin
dificultad, le invitaremos a arrastrar objetos de un lado a otro.

 Una vez conseguida la marcha sin dificultad, le enseñaremos a lanzar


pelotas.

 Enseñarle a subir escaleras con ayuda: coger al niño de la mano (a ser


posible mejor de la cintura, o con paciencia dejar que el niño o niña tome
la iniciativa) y estimularle a subir un escalón, al principio pondrá los dos pies
en cada escalón pero más tarde ira poniendo un pie en cada escalón.

 Dar patadas a una pelota: estando en bipedestación enseñarle a dar


patadas a una pelota.

 Enseñarle a correr cogido de la mano, jugar al corro, perseguirle, saltar.

 Enseñarle a saltar cogido de la mano.

 Enseñarle a subir y bajar de un banco.

 Enseñarle a subir y bajar escaleras agarrado a la barandilla.

A PARTIR DE LOS 3 AÑOS

En bipedestación:

 Colocar las manos detrás de la cabeza


 Doblar el cuerpo hacia adelante, hacia atrás, hacia a la derecha y hacia
la izquierda.
 Elevar la pierna hacia adelante, hacia atrás y lateralmente.
 Repetir el movimiento con la otra pierna.
En sedestación:

 Flexionar y extender las piernas.


 Con las piernas abiertas flexionar el cuerpo y extenderlo.
 Sentado en posición fetal dejarse caer lentamente hacia atrás y volver a la
posición inicial.

De rodillas:

 Elevar los brazos hacia arriba, hacia atrás y en cruz.


 Flexionar los brazos por el codo varias veces.
 Hacer rotar las muñecas.
 Toar el tronco hacia adelante, hacia atrás, hacia la derecha y hacia la
izquierda.

En decúbito supino:

 Pasar lentamente a sentado en posición fetal para volver a la posición


inicial.
 Abrir brazos y piernas y volver a la posición inicial.
 Ladear hacia la derecha y hacia la izquierda las puntas de los pies, para
flexionarlos y estíralas después y volver a la posición inicial.

En decúbito prono:

 Elevar las piernas flexionadas por las rodillas y volver a la posición inicial.
 Elevar las piernas alternando los movimientos de flexión (movimiento de
bicicleta).
 Elevar los brazos para bajarlos después.
 Flexionar las piernas e intentar tocar los pies.

Autocontrol

El autocontrol es la capacidad de encarrilar la energía tónica para realizar un


movimiento y para ello es necesario tener un buen dominio del tono muscular para
obtener así un control del cuerpo en movimiento y una postura determinada. Se
adquiere mediante una forma de equilibrio instintiva que se aplica al equilibro
estático y dinámico así como todas las situaciones en las que se refiere el dominio
muscular especialmente la relajación, el control de respiración, la motricidad facial,
etcétera.

Ejercicios

DE LOS 2 A LOS 3 MESES

 Extender y flexionar los miembros.


 Cruzar los pies y volver a colocarlos en la posición inicial.
 Cerrar el puño con el pulgar en el interior, abriendo la mano después en
forma de abanico.

DE LOS 3 A LOS 3 ½ MESES

 Relaciona sus deseos con las circunstancias externas y, por


consiguiente, empieza a vivir conscientemente su cuerpo y a querer
moverlo.
 Controlar los músculos oculomotores fijando su mirada y siguiendo el
movimiento de un objeto o persona.
 Sonríe a la mirada de la madre.

DE LOS 4 A LOS 4 ½ MESES

 Extender y flexionar músculos.


 Dar suaves masajes en los codos.
 Levantar suavemente la cabeza y sostenerlo así por breves tiempos.

DE LOS 6 A LOS 8 MESES

 Domina la sedestación.
 Sentado puede inclinarse hacia adelante y coger un objeto sin perder
el equilibrio.
 Empieza la presión y manipulación de objetos.

A LOS 9 MESES

 Puede mantenerse un rato de pie sin apoyarse.


 Puede gatear (pasa de la reptación al gateo).
 Adquiere la presión de los objetos en forma de pinza.

DE LOS 20 A LOS 24 MESES

Ejercicios de caminar sincronizando brazos y piernas, pero sin flexibilidad ni


agilidad tónica.