Está en la página 1de 6

El termino “Dislexia” tiene muchas inquietudes a lo largo de la historia actualmente existen

muchos niños, niñas y adolescentes que tienen problemas en la lectura o escritura o ambas en
muchos casos no saben la razón y en sus escuelas los tratan de “brutos” o utilizan cualquier
termino burlezco para ofender a las personas con alguna de estas falencias.
El presente trabajo trata el tema de Dislexia el cual abarca los conocimientos referentes a
las dificultades de aprendizaje para que los padres, profesores y sus mismos compañeros
comprendan a los niños que presentan este problema o los derivan a las instituciones encargados
de su tratamiento y la forma correcta en la que deben comprenderlos y en lugar de hacer cualquier
tipo de castigo.
Este trabajo tiene como objetivo dar a conocer la dislexia y las diferentes
características que se presentan en algunos niños con este trastorno; esto puede ser útil para
fines académicos debido que los estudiantes de la carrera de Psicología pueden fomentar el
conocimiento y/o aprendizaje del tema abarcado, el cual se sustenta en diversas
investigaciones científicas enfatizando en los diferentes aspectos qué conlleva al deterioro
cognitivo en la dislexia es niños, por lo tanto se hace una pertinente revisión de los
antecedentes, definición, causas, los diferentes tipos, tratamiento, instrumentos e
investigaciones realizadas con base en el tema de interés seleccionado, por lo tanto el
presente trabajo permite contribuir información mucho más precisa a cerca del déficit
cognitivo de la dislexia, su respectiva ubicación en cada área determinada del cerebro, para
así orientar al lector en el proceso que este ejecuta.
La dislexia es el trastorno del aprendizaje más frecuente entre la población infantil.
Su prevalencia se asocia entre el 5-10%, aunque según algunos estudios llega a lograr el
17,5% en España no existen estudios epidemiológicos en ejemplares grandes. Sin embargo,
no cabe duda de que la dislexia encarna una dificultad muy significativa, tanto por sus
consecuencias académicas, como emocionales. A pesar de ser un tema ampliamente
estudiado y mediante el cual se dispone de una extraordinaria contribución bibliográfica, no
se ha logrado la aprobación entre los ‘conocedores’ ni siquiera sobre algunos aspectos
elementales, permanecen opiniones contradictorias con respecto a la designación,
definición, causas y tratamiento, e incluso se debate la propia presencia del trastorno
(Artigas, 2000). Otra definición más concreta y menos condicional es la del Comité de
Dislexia del Consejo de Salud de los Países Bajos, citado por (Artigas, 2000), en donde
según este comité: “La dislexia está presente cuando la automatización de la identificación
de palabras (lectura) y/o la escritura de palabras no se desarrolla, o se desarrolla de
forma muy incompleta, o con gran dificultad”.

Ubicación cerebral de la dislexia

El lenguaje, tanto oral como escrito, es la consecuencia del compromiso ligado de


varias redes neuronales, en este asunto se involucran estructuras corticales, estructuras
subcorticales y sus conexiones, por tanto, las alteraciones que se observan en el lenguaje
cambian acorde a la estructura dañada, la lectura es la obtención de información mediante
la palabra escrita; el término decodificación hace énfasis en el proceso de transformar la
información escrita a lenguaje con significado (Lozano, Ramírez & Ostrosky, 2003).
Causas

Coexisten causas internas, en donde se ha alcanzado a indicar que el exceso de


testosterona en el feto, o una excesiva sensibilidad a la misma, podrían ser los orígenes de
la formación de células ectópicas y del tamaño tan característico del planum temporale del
cerebro disléxico; “la testosterona podría tener un resultado negativo tanto sobre el
sistema inmunitario como sobre el crecimiento del cerebro, en específico sobre el
hemisferio izquierdo, es posible que exista una relación entre las enfermedades debidas a
defectos en el sistema inmunitario, como pueden ser las alergias, el asma, la diabetes etc.,
y la dislexia” (Giménez, 2016).

Comúnmente se diferencian dos tipos de dislexia (Manis, Seidenberg, Doi,


McBride-Chang y Petersen, 1996; Manis, Seidenberg, Stallings, Joanisse, Freedman,
Curtin, Keating, 1999) citados por (Tamayo, 2017) dislexia fonológica y dislexia
superficial.
En el caso de la dislexia fonológica, la persona sufre dificultades en el mecanismo
de conversión grafema-fonema por lo que tienden a utilizar la ruta léxica aquella ruta que
lee la palabra globalmente sin necesidad de descomponerla, así que la lectura de palabras
familiares es concisa, pero muestran dificultades en la lectura de pseudopalabras y palabras
desconocidas (Tamayo, 2017).
En el caso de la dislexia superficial, tienden a emplear la ruta fonológica por lo que
normalmente son incapaces de reconocer la palabra en su totalidad, en este caso la
realización es precisa en palabras corrientes o comunes (independientemente de la familia),
y pseudopalabras que tienden a la organización de las palabras. Al utilizar la ruta
fonológica el acceso a las palabras está guiado por el sonido y no por la ortografía de la
palabra por lo que revela errores de precisión ante homófonos (Tamayo, 2017). por tanto
(Giménez, 2016) menciona que se subdividen en:
1. Dislexia fonológica: Leen mediante la ruta visual, pero leerán con dificultad
tanto las palabras desconocidas como las pseudopalabras (palabras no
existentes) debido a que no realizan la conversión grafema - fonema. Por
ejemplo: pueden leer "casa" pero no "casu".
2. Dislexia superficial: Leen las palabras comunes, conocidas o no, e inclusive las
pseudopalabras pero no logran leer aquellas que no se encajan a las reglas de
conversión grafema a fonema esto es habitual, a manera de ejemplo: que señale
que "baca" es el nombre de un animal.
3. Dislexia semántica: Podrán leer afortunadamente por la conexión del léxico
visual con el fonológico, pero no lograra comprender el significado de lo leído.
4. Dislexia profunda: Presentan dificultad para leer ciertas palabras, igualmente
producen errores visuales, pueden leer "polo" por "bolo", "marchó" por
"marchaba". El síntoma característico son los errores semánticos.
5. Dislexia auditiva: Impedimento para diferenciar los sonidos de las letras y
reconocer pautas de sonido, secuencias, palabras, órdenes e historias,
narraciones, etc. Presentan una audición normal. Tienen dificultades al deletrear
y al componer palabras. Esta es la forma de dislexia más difícil de corregir y se
establece en la inhabilidad de producir los sonidos separados (discontinuos) del
lenguaje oral.
6. Dislexia visual: Obstáculo para seguir y retener los procesos visuales y para el
análisis e integración visual de los rompecabezas. La mayoría de personas que
padecen dislexia visual perciben letras invertidas y perciben también algunas
partes de las palabras invertidas, son lentos y tienen problemas con la secuencia.
Esta se caracteriza por la dificultad para comprender el significado de los
símbolos del lenguaje impreso. Este tipo de dislexia es el más fácil de corregir,
por medio de ejercicios adecuados pueden aprender los signos gráficos con
precisión y gradualmente aprender secuencias; pero la lentitud se mantendrá.
7. Dislexia del desarrollo: Hace referencia a que las dificultades de estos niños
son constitucionales, y no producto de alguna incapacidad primaria de la mente
o los sentidos, o simplemente una falta de oportunidad educativa. La dislexia del
desarrollo propone que pudo haber un atraso en algún aspecto del desarrollo,
alguna deficiencia en la maduración neural, que ocasionado ciertos
inconvenientes al niño. A comparación de la dislexia adquirida, la dislexia del
desarrollo generalmente no muestra signos de daño cerebral.
8. Dislexia evolutiva: Es llamada evolutiva cuando se manifiestan dificultades y
deprisa estos síntomas desaparecen por sí solos durante el aprendizaje. Los
síntomas pueden ser: inversiones en la escritura y/o en la lectura, adiciones,
omisiones, escritura en espejo, vacilaciones, repeticiones, entre otros. Este niño
sufre un retardo en su desarrollo lingüístico que sencillamente rebasa la
diferencia que en la mayoría de los casos se requiere de tratamiento por parte de
psicólogos, neurólogos y especialistas del lenguaje.
9. Dislexia profunda: Se produce la escritura en espejo, confusiones e inversiones
al escribir, torpeza motriz y digrafía también los cambios de símbolos (letras y
números), modifican la identidad visual y fonética para aquellos niños que
padecen de dislexia profunda.

Bender (de Lauretta Bender). A pesar de utilizar otros instrumentos de medida,


obtuvieron resultados significativos, mediante un examen, el cual evalúa el
desarrollo del funcionamiento neuropsicológico, y también se evalúan las copias
de figura y la reproducción de memoria, por lo tanto se ve evidenciado que el
análisis de ejecución del niño en la prueba es netamente clínico.
Los niños preescolares tienen dificultad en realizar la copia del cubo por sí solos,
no obstante, con regulación verbal (instrucciones como “dibuja un cuadrado, pon un punto
en el centro, del punto para abajo traza una línea vertical, del punto a la derecha traza una
línea horizontal y forma otro cuadrado. Pon una bolita en cada esquina de los dos cuadrados
que ya tienes y traza líneas que los unan por arriba y por abajo”. A la par que se dicen las
instrucciones se va dibujando el cubo) muchos de ellos pueden dibujarlo y reproducirlo de
memoria (Escotto, 2014).
Artigas, J. (2000). Disfunción cognitiva en la dislexia. Rev neurol clin, 1. Pp. 115-24.
Recuperado de
http://gacformacion.es/pluginfile.php/107/course/section/37/1_1_.DISFUNCI_C3_
93N_20COGNITIVA_20EN_20LA_20DISLEXIA.pdf

Lozano, A., Ramírez, M., & Ostrosky-Solís, F. (2003). Neurobiología de la dislexia del
desarrollo: una revisión. Rev Neurol, 36(11), 1077-82. Recuperado de
http://residentesumf.mex.tl/imagesnew/7/0/4/8/6/Neurobiologia%20de%20la
%20dislexia%20del%20desarrollo.pdf

Giménez, M. (2016). Causas de la dislexia. Publicaciones didácticas. Pp.384-387.


Recuperado de
http://publicacionesdidacticas.com/hemeroteca/articulo/071061/articulo-pdf

Tamayo, S. (2017). LA DISLEXIA Y LAS DIFICULTADES EN LA ADQUISICIÓN DE


LA LECTOESCRITURA. Profesorado. Revista de Currículum y Formación de
Profesorado, vol. 21, núm. 1. Universidad de Granada. España pp. 423-432.
Recuperado de http://digibug.ugr.es/bitstream/10481/47516/1/58074-172245-1-
SM%2022.pdf

Escotto, E. (2014). Intervención de la lectoescritura en una niña con dislexia Pensamiento


Psicológico. vol. 12, núm. 1. Pontificia Universidad Javeriana. Colombia. pp. 55-
69. Recuperado de http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=80131179004

López, C. (2007). Contribuciones de la neurociencia al diagnóstico y tratamiento


educativo de la dislexia del desarrollo. Rev Neurol, 44(3). Pp. 173-80. Recuperado
dehttp://www.uma.es/media/files/Contribuciones_de_la_neurociencia_al_diagnosti
co_y_tratamiento_de_la_dislexia_de_desarrollo.pdf

También podría gustarte