Está en la página 1de 2

Antígona de Sófocles

La esencia de la obra Antígona de Sófocles parte de una serie de obras del autor.
En la obra de Edipo rey, el autor cuenta la historia de cómo el rey mató a su
padre y se casó con su madre sin saberlo y hasta que se enteran la mujer se
mató y Edipo queda ciego. La segunda obra de la secuencia es Edipo en Colono
que narra el destierro del personaje en tierras de Colono. Cuando llega es
rechazado por los habitantes del lugar, pero Edipo insiste en permanecer allí
para seguir la profecía que le había marcado el oráculo. La profecía decía que
Edipo debía morir allí. Más tarde, una tormenta llega y Edipo ya sabe que su
muerte está cerca. Finalmente, Antígona es la hermana de Polinices y Eteocles,
hijos de Edipo y herederos al trono de Tebas. Ambos se dan muerte al
enfrentarse por el poder. Creonte, reinante en Tebas tras la muerte de los dos
hermanos, prohíbe honrar el cadáver de Polinices y Antígona está dispuesta a
saltarse las leyes para darle un funeral adecuado. En general la obra nos señala
la lucha de Antígona por el honor de su familia.
Además, el autor decide poner esta protesta en manos de una mujer auqnue en
aquella época era una vos que ni peso tenía según las políticas griegas. Sin
embargo, la mujer era la defensora de la vida mientras que el hombre era visto
como autodestructivo por sus enfrentamientos en las guerras. Es por eso que en
la obra también se evidencian estos casos en los que se da un papel inferior a
la mujer. Y de la mano con la protesta a la mujer se ve cuando Creonte confirma
su incoherencia al decir que a los que mandan se les debe obedecer tanto en lo
justo como en lo contrario, porque la obediencia a los que mandan es lo
primordial y de esta manera se evita la anarquía. Lo que vincula una protesta a
las tiranías griegas.
Aunque “Antígona” hace parte de las mejores tragedias, el escritor nombra
también a lo cómico dentro del libro y, aparte de que dice que pertenece a lo
moderno, hace también una analogía entre éste y lo trágico, entre Dios y Cristo,
respectivamente: la idea universal de salvar al mundo es muy cómica y llevar
sobre sí todos los pecados es trágico.
En cuanto a su contexto cultural, algunas fuentes coinciden en señalar que la
escritura de esta tragedia se dio justo en el marco del esplendor del teatro
griego, y de la civilización y cultura griega. Y en cuanto al contexto político, la
política dentro de la tragedia, está basada en la monarquía absoluta, donde un
rey manda y todo el pueblo debe obedecer sus órdenes o será castigado de
muerte, pero Antígona, aun sabiendo esto decide ir en contra de la ley, y darle
un sepulcro digno a su hermano, aunque el rey haya dictado que este no debía
tener un entierro, y lo dejaría presa fácil para los buitres y demás animales
carroñeros. En la obra, Antígona decide salvar a su hermano para que luego su
alma no sea atrapada por el dios hades. Y al ir en contra del rey debe morir, pero
esta siente y sabe que salvó a su hermano y con eso salvó su alma del dios
hades, aun así, muriendo por su rebeldía.