Está en la página 1de 13

EL APARATO REPRODUCTOR MASCULINO

El aparato reproductor masculino es el encargado de garantizar la


reproducción en el varón. Está formado por órganos internos y externos. Los
principales órganos externos son los testículos, el epidídimo y el pene. Los
testículos se alojan en el escroto o saco escrotal, formado por un conjunto de
envolturas que los cubren y alojan. Las estructuras internas son los conductos
deferentes y las glándulas accesorias que incluyen la próstata y las glándulas
bulbouretrales.

Los testículos producen espermatozoides y liberan a la sangre hormonas


sexuales masculinas (testosterona). Un sistema de conductos que incluyen el
epidídimo y los conductos deferentes almacenan los espermatozoides y los
conducen al exterior a través del pene. En el transcurso de las relaciones
sexuales se produce la eyaculación, que consiste en la liberación del líquido
seminal o semen. El semen está compuesto por los espermatozoides
producidos por los testículos y diversas secreciones de las glándulas sexuales
accesorias.

La reproducción es el proceso mediante el cual los organismos crean nuevos


organismos como ellos mismos. Pero, aunque el sistema reproductor es
fundamental para mantener viva una especie, a diferencia de otros sistemas
del cuerpo, no es fundamental para mantener vivo a un individuo.

En el proceso de reproducción humana, participan dos tipos de células


sexuales, o gametos. El gameto masculino, o espermatozoide, y el gameto
femenino, el óvulo u ovocito, que se unen dentro del sistema reproductor
femenino. Cuando el espermatozoide fecunda (se une a) un óvulo, este óvulo
fecundado se llama cigoto. El cigoto atraviesa un proceso en el que se
convierte en embrión y más adelante en feto.
EL APARATO REPRODUCTOR FEMENINO

El aparato genital femenino (o aparato reproductor femenino) se compone


de dos partes: el útero, que alberga el feto en desarrollo, produce secreciones
vaginales y uterinas, y traslada el semen a las trompas uterinas o de Falopio;
y los ovarios, que producen los ovocitos o gametos femeninos. Estas partes
son internas; la vagina es el canal que comunica con los órganos externos en
la vulva, que incluye los labios genitales, el clítoris y el meato de la uretra.
La vagina está unida al útero a través de la cérvix, mientras que el útero está
unido a los ovarios vía las trompas uterinas. La trompa y el ovario están
próximos, pero no pegados. Se encuentran unidos por un ligamento, 1pero
las trompas tienen cierta capacidad de movimiento para poder captar el óvulo
que se expulsa a la cavidad abdominal. Además, estas estructuras no están
en plano, tienen forma de C, de manera que los ovarios quedan por delante
del útero. Si durante el tránsito se encuentra con semen, un espermatozoide
o más pueden introducirse y fusionarse con el óvulo, fecundándolo. El
equivalente en hombres es el aparato genital masculino.

Durante el proceso reproductivo, el óvulo no es un recipiente pasivo, sino un


participante activo en la fecundación. Libera determinadas moléculas que
son esenciales para guiar al esperma que permiten que la superficie del óvulo
se una a la superficie del esperma. El óvulo puede entonces absorber el
espermatozoide y puede comenzar la fecundación. La fecundación ocurre
típicamente en los oviductos, pero también puede ocurrir en el propio útero.
Un cigoto se dividirá a lo largo de suficientes generaciones de células para
formar un blastocito, que se implantará en la pared del útero, donde
comenzarán los procesos de embriogénesis y morfogénesis. Cuando se haya
desarrollado lo suficiente para poder sobrevivir fuera del útero, la cérvix se
dilata y las contracciones propelen al feto por el canal de parto, que es la
vagina.
Los óvulos son más grandes que el espermatozoide, y terminan de formarse
para cuando una persona nace. Aproximadamente cada mes, la ovogénesis
hace que un óvulo maduro sea enviado por la trompa uterina unida a su
ovario en anticipación de la fecundación. Si no es fecundado, este óvulo será
descartado fuera del aparato a través de la menstruación.

¿QUÉ HORMONA PRODUCE EL APARATO MASCULINO Y


FEMENINO?

El masculino produce espermatozoides y liberan a la sangre hormonas


sexuales masculinas (testosterona). Un sistema de conductos que incluyen el
epidídimo y los conductos deferentes almacenan los espermatozoides y los
conducen al exterior a través del pene. En el transcurso de las relaciones
sexuales se produce la eyaculación, que consiste en la liberación del líquido
seminal o semen. El semen está compuesto por los espermatozoides
producidos por los testículos y diversas secreciones de las glándulas sexuales
accesorias.

Femenino en los ovarios se producen hormonas:

 Hormonas de estrógenos: Estas hormonas desde la pubertad marcan la


voz aguda, caderas anchas, etcétera.
 Hormonas de progesterona: Su función es agrandar la cavidad de los
vasos sanguíneos del endometrio uterino. Al liberar un óvulo
fecundado, las paredes del útero están capacitadas para alojarlo
durante su desarrollo.
ÓRGANOS INTERNOS Y EXTERNOS

Aparato reproductor masculino

Órganos externos

Escroto: cubre y aloja a los testículos

Pene: El pene es el órgano copulador por el cual los espermatozoides son


depositados en la vagina. Está formado por un tejido esponjoso que al
llenarse de sangre se separa del cuerpo en un proceso denominado erección.
El pene erecto tiene la posibilidad reproductiva de introducir los
espermatozoides del varón dentro del sistema reproductor femenino, función
que se realiza durante el acto sexual o cópula. En la capacidad de introducir
espermas no tiene ninguna influencia el tamaño del pene. Este comienza a
crecer desde los 11 años. A los 14 años su crecimiento es más rápido. A los
16 años su tamaño es el doble del que tenía en la infancia. Su máximo
crecimiento se alcanza al final de la adolescencia.

Órganos internos

Testículos: Son dos órganos cuya función es la producción de


espermatozoides. Se encuentran suspendidos en un saco externo formado por
la piel, denominado escroto. La función del escroto es mantener a los
testículos en un medio más frío que el del interior de la cavidad abdominal.
Para que los espermatozoides se produzcan normalmente se requiere de
una temperatura 30°C menor que la temperatura corporal (37°C).

En el interior de los testículos existen unos 250 lóbulos o compartimentos,


que contienen unos delgados tubos muy enrollados y apretados llamados
túbulos seminíferos. Cada túbulo seminífero tiene un diámetro
extremadamente pequeño y mide aproximadamente unos 80 centímetros de
longitud. Son las estructuras específicas en que se producen los
espermatozoides dentro del testículo.
Funcionamiento de los testículos. En el interior de los testículos y más
exactamente en los túbulos seminíferos, se produce la hormona testosterona.
Esta hormona determina el crecimiento de los huesos, desarrollo de
los músculos, forma corporal; la distribución del vello, la estructura de la
faringe, el cambio de la voz, el color de la piel y cambios
de comportamiento.

Epidídimo: Es el órgano conformado por un tubo enrollado cuya longitud


aproximada es de 7 centímetros. Se encuentra unido a los testículos por
detrás de ellos y su función es e1 almacenar temporalmente los
espermatozoides producidos en los tubos seminíferos para permitirles que
adquieran movilidad. Este proceso se conoce con el nombre de capacitación,
y requiere que los espermatozoides permanezcan 18 horas en el epidídimo,
para completarse sólo cuando éstos ingresan al sistema reproductor
femenino, donde puede ocurrir la fecundación del óvulo.

Conductos deferentes: Éstos son la prolongación del tubo contenido en el


epidídimo. Su función es almacenar los gametos masculinos y transportarlos
desde el testículo hasta otra porción tubular denominada uretra.

Vesículas seminales: Son dos glándulas que vierten a los conductos


deferentes el semen, líquido viscoso en el que flotan los espermatozoides. El
semen contiene agua y nutrientes como la fructosa, un tipo de azúcar que
sirve de fuente energética para posibilitar el movimiento de los
espermatozoides en su camino hacia el óvulo femenino.

Conducto eyaculador: Los conductos eyaculatorios constituyen parte de


la anatomía masculina; cada varón tiene dos de ellos. Comienzan al final de
los vasos deferentes y terminan en la uretra. Durante la eyaculación, el semen
pasa a través de estos conductos y es posteriormente expulsado del cuerpo a
través del pene.
Próstata: Se denomina así a una glándula que segrega sustancias específicas,
las cuales, al mezclarse con el semen producido por las vesículas seminales,
favorece la supervivencia de los espermatozoides una vez que ingresan al
sistema reproductor femenino y ocurre la fecundación del óvulo.

Uretra: Es un conducto que transporta los espermatozoides desde los


conductos deferentes hasta el pene, para permitir su excreción.

La uretra es también el conducto por el que se elimina la orina.

Glándulas bulbo uretrales: Las glándulas bulbo uretrales, también conocidas


como glándulas de Cowper, son dos glándulas que se encuentran debajo de
la próstata. Su función es secretar un líquido alcalino que lubrica y neutraliza
la acidez de la uretra antes del paso del semen en la eyaculación. Este líquido
puede contener espermatozoides (generalmente arrastrados), por lo cual la
práctica de retirar el pene de la vagina antes de la eyaculación no es
un método anticonceptivo efectivo

Cuerpo cavernoso: Los cuerpos cavernosos constituyen un par de columnas


de tejido eréctil situadas en la parte superior del pene, que se llenan de sangre
durante las erecciones.

Cuerpo esponjoso: El cuerpo esponjoso es la más pequeña de las tres


columnas de tejido eréctil que se encuentran en el interior del pene (las otras
dos son los cuerpos cavernosos). Está ubicado en la parte inferior del
miembro viril. El glande es la última porción y la parte más ancha del cuerpo
esponjoso; presenta una forma cónica.

Su función es la de evitar que, durante la erección se comprima la uretra


(conducto por el cual son expulsados tanto el semen como la orina).

El glande: es la parte final del pene, específicamente una extensión


del cuerpo esponjoso, del cual es su parte más ancha, usualmente con forma
de cono o punta de flecha, algunas veces de forma semiesférica. Suele ser de
color rojizo o rosado.

El glande es normalmente un poco más grueso que el cuerpo del pene. Como
su superficie lisa está plagada de innumerables terminaciones nerviosas, el
glande es extremadamente sensitivo al tacto, particularmente alrededor de su
borde, por lo que es una fuente importante de placer sexual para el hombre.

Aparato reproductor femeninos órganos

Órganos internos

 Ovarios: son los órganos productores de gametos femeninos u


ovocitos, de tamaño variado según la cavidad, y la edad; a diferencia
de los testículos, están situados en la cavidad abdominal. El proceso
de formación de los óvulos, o gametos femeninos, se llama ovogénesis
y se realiza en unas cavidades o folículos cuyas paredes están cubiertas
de células que protegen y nutren el óvulo. Cada folículo contiene un
solo óvulo, que madura cada 28 días, aproximadamente.

 Trompas uterinas: conductos de entre 10 a 13 cm que comunican los


ovarios con el útero; en mamíferos en su interior ocurre la
fecundación; a medida que el cigoto se divide viaja por las trompas
hacia el útero.3 En raras ocasiones el embrión se puede desarrollar en
una de las trompas, produciéndose un embarazo ectópico. El orificio
de apertura de la trompa al útero se llama ostium tubárico.

 Útero: órgano hueco y musculoso en el que se desarrollará el feto. La


pared interior del útero es el endometrio, el cual presenta cambios
cíclicos menstruales relacionados con el efecto de hormonas
producidas en el ovario, los estrógenos.

 Vagina: es el canal que comunica con el exterior (físico), conducto por


donde entran los espermatozoides. Su función es recibir
el pene durante el coito o relación sexual, dar salida al bebé durante
el parto y proteger frente a agresiones debido a la flora de su mucosa,
formada sobre todo por Lactobacillus acidophilus, encargado de
prevenir infecciones manteniendo un pH vaginal ácido (4-4.5) en edad
fértil y durante el embarazo (en la menstruación, en la niñez y a partir
de la menopausia es neutro).

La irrigación sanguínea de los genitales internos está dada


fundamentalmente por la arteria uterina, rama de la arteria hipogástrica y
la arteria ovárica, rama de la aorta.

La inervación está dada por fibras simpáticas del plexo celíaco y por
fibras parasimpáticas provenientes del nervio pélvico.

Órganos externos

En conjunto se conocen como la vulva y están compuestos por:

 Clítoris: Órgano eréctil y altamente erógeno de la mujer y se


considera homólogo al glande masculino.

 Labios: En número de dos a cada lado, los labios mayores y los labios
menores, pliegues de piel salientes, de tamaño variables, constituidas
por glándulas sebáceas y sudoríparas e inervados.

 Monte de Venus: Una almohadilla adiposa en la cara anterior de


la sínfisis púbica, cubierto de vello púbico y provista de glándulas
sebáceas y sudoríparas.

 Vestíbulo vulvar: Un área en forma de almendra perforado por cuatro


orificios, el meato de la uretra, el orificio vaginal, las glándulas de
Bartolino y las glándulas parauretrales de Skene.

La forma y apariencia de los órganos sexuales externos femeninos varía


considerablemente de una mujer a otra.
REPRODUCCIÓN DE LOS INVERTEBRADOS

La reproducción de los invertebrados debe ser estudiada en un contexto


evolutivo el cual no va en pro de favorecer a un individuo, sino a la especie
en particular en términos poblacionales. En ciertas especies, se ha reportado
que algunas hembras logran acumular más esperma, así aumentan el número
de huevos viables pero mueren más jóvenes. A su vez, los invertebrados
exhiben múltiples estrategias reproductivas que varían dependiendo del
grupo estudiado, ya que se presentan representantes basales y otros más
derivados en términos evolutivos.

Porifera (poríforos)

La reproducción de los invertebrados del grupo Porífera y desde el punto de


vista asexual es poco común por gemación, sexual principalmente por
reproducción interna en los coanocitos, la gran mayoría hermafroditas o
dioicas, los coanocitos se encargan de producir las células sexuales de una
manera asincrónica, es decir, a un tiempo diferente.

En el otoño, algunas especies producen gémulas las cuales presentan


arqueocitos al interior y amebocitos en el exterior para favorecer la
protección de estas células totipotentes en el cambio de estación.

Cnidaria (cnidarios)

La reproducción de los invertebrados cnidarios (Cnidaria) se relaciona con


la alternancia de generaciones así, durante su fase de pólipo se reproducen
de manera asexual y durante la fase medusoide lo hacen de manera sexual
para que se forme la larva plánula característica de los Cnidaria. A su vez,
presentan muchas variaciones entre las que se destacan algunos Hidrozooa,
que se pueden reproducir asexualmente por gemación de una medusa joven
o por fisión longitudinal.
Platyhelminthes (platelmintos)

Los platelmintos son monoicos, sistema de cada sexo con gónadas,


conductos y órganos accesorios, manifiestan fecundación interna y la
descendencia algunas veces presenta un desarrollo directo o pasando por uno
o dos estadios larvales.

Nematoda (nematodos)

Los nematodos son dioicos, presentan un dimorfismo sexual evidente en


donde los machos son más pequeños que las hembras, los machos a su vez,
presentan un extremo curvo con dos espículas copuladoras, una
particularidad es que los espermatozoides no presentan flagelo y los huevos
son microscópicos. Por su parte, presentan desarrollo directo o pasando por
estadios larvales juveniles con varias mudas.

Annelida (anélidos)

Los Poliqueta son dioicos y la regulación de algunos procesos reproductores


es regulada hormonalmente. La salida de gametos en los más basales se
puede dar por el ano, los metanefridios, por ruptura de la pared o por
gonoductos y las gónadas no son diferenciadas. Algunos Oligoqueta
presentan reproducción asexual por paratomía, son monoicos, las gónadas
son diferenciadas en algunos segmentos y presentan receptáculos seminales.

Mollusca (moluscos)

Los moluscos son dioicos, solo unos pocos monoicos o protándricos. Las
gónadas en los más basales se localizan dorsolateralmente al lado del
pericardio y los gametos del celoma salen al exterior por el nefridioporo. La
fecundación puede ser interna o externa y algunos como los Cephalopoda y
Bivalvia de agua dulce presentan desarrollo directo.
La reproducción de los invertebrados se fundamenta en favorecer a las
especies en términos poblacionales y no a los individuos. Los Porifera
presentan una alta capacidad de regeneración y la reproducción sexual se da
por fecundación interna en los coanocitos.

Los Annelida, por su parte, algunos son hermafroditas, uno actúa de hembra
y otro de macho y pueden presentar intercambio mutuo de esperma. Los
Molusca, presentan representantes basales y derivados, es así como los
Gasteropoda actuales han perdido una gónada y la otra toma la forma espiral
del manto visceral, a su vez, los Cephalopoda exhiben particulares cortejos
y presentan un tentáculo especializado para transferir los espermatóforos.

Finalmente, para concluir con la reproducción de los invertebrados, los


Arthropoda destacan los pertenecientes a la clase Insecta que son dioicos,
pueden presentar comportamientos de cortejo, la fecundación por su parte,
es interna en los terrestres y externa en los acuáticos. Mantienen, a su vez,
un ciclo de vida corto con alto potencial reproductivo, altas tasas de natalidad
y un número elevado de generaciones.

¿CÓMO SE REPRODUCEN HERMAFRODITAS?

Con la excepción de las tenías, que pueden autofecundarse (de todas formas
esta fecundación nunca se produce en el mismo aparato reproductor, dos
proglótides se unirían para la fecundación), los
restantes hermafroditas necesitan la colaboración de otro congénere
para reproducirse.

No es que todos los hermafroditas se reproduzcan igual. Tienen


desarrollados ambos sistemas reproductivos, y cuando se aparean quedan
fecundadas y posteriormente depositan una bolsa de huevos.
¿CÓMO SE REPRODUCEN LOS UNICELULARES?

Los organismos unicelulares procariotas se reproducen asexualmente


mediante la Fisión binaria o Amitosis, otros mecanismos son la Esporulación
(formación de esporas), por Gemación (levaduras) organismos unicelulares
eucariotas, sexualmente por Conjugación (intercambio de material genético
o ADN) si bien es considerado como R. Sexual en la conjugación no
intervienen los sexos opuestos porque los organismos unicelulares no los
poseen.

Tipo de gestación en los animales

La reproducción animal organiza a los seres vivos del reino Animalia en


cuatro grupos según las características que esta presenta: vivíparos, ovíparos,
ovovivíparos y ovulíparos. Aunque el término gestación se puede utilizar
indistintamente en estas cuatro modalidades de reproducción para hacer
referencia al proceso mediante el cual un animal se reproduce y es capaz de
tener descendencia, hablaremos estrictamente de gestación cuando se trata
de un animal vivíparo. Es solamente en este grupo de animales donde la cría
se desarrolla dentro del vientre materno desde el momento de la concepción
hasta el nacimiento, intercambiando sustancias con la madre y
abasteciéndose de su reserva energética.

Gestación de los animales víviparos

La zoología, disciplina biológica que se encarga del estudio de los animales,


define la gestación animal como el proceso a través del cual la hembra de la
especie, luego de ser fecundada, es capaz de llevar a una cría dentro de una
estructura especializada en su vientre y de darle sustento hasta el momento
del nacimiento. Esta cría recibe en el vientre materno las sustancias nutritivas
y el oxígeno que necesita para el desarrollo y la maduración de todos sus
órganos.
Los animales que se acoplan al término de gestación antes descrito se llaman
vivíparos. Bajo esta clasificación se agrupan a la gran mayoría de los
mamíferos incluido el ser humano, así como también algunos tipos de peces,
reptiles, insectos y anfibios. La forma más avanzada de gestación es llamada
viviparismo placentario, y es aquella en la que se desarrolla un órgano anexo
llamado placenta el cual se encarga de satisfacer las necesidades de
respiración, alimentación y excreción del feto. Existen animales vivíparos
como los mamíferos que son capaces de tener gestaciones múltiples, lo que
se traduce en que al término de cada gestación puede nacer más de una cría.

Se conoce como período o tiempo gestacional, a la duración del proceso de


desarrollo de la cría dentro del vientre de la madre. Este factor es bastante
variable y está determinado por las características de la especie. A
continuación veamos algunos de los ejemplos más representativos dentro del
reino animal:

 Período gestacional del perro: 58 a 65 días


 Período gestacional del elefante: 22 a 23 meses
 Período gestacional del gato: 58 a 69 días
 Período gestacional del conejo: 29 a 35 días

Gestación de los animales ovíparos

En los animales ovíparos ocurre también una fecundación interna en la que


el espécimen macho implanta los espermatozoides dentro de la hembra, la
cual una vez que ha sido fecundada sitúa sus huevos en un medio externo
para que completen su desarrollo embrionario hasta el nacimiento, el cual es
llamado eclosión. Las características de esta modalidad reproductiva se
encuentran especificadas en el propio nombre, el cual proviene de las
palabras en latín “ovum” y “parire” (traducidas significan parir huevo).

También podría gustarte