Está en la página 1de 2

Definir la estructura parainstitucional que opera en la UAS.

*Norberto Soto Sánchez.


¿Cómo definimos una “estructura parainstitucional”?
Es una organización que, vinculada desde una dimensión extra-institucional, sirve de apoyo
logístico y práctico a una institución, con el objetivo de que esta pueda alcanzar algunas
metas que solo pueden lograrse al margen de la normativa interna de la misma, pero
también del régimen legal/constitucional en que se inscribe dicha institución. A esto
añadimos lo siguiente: es un apéndice organizativo y/o un recurso extra-normativo/legal
que un grupo que dirige una institución emplea para conservación del statu quo que en ella
prevalece.
¿Qué antecedentes teóricos dan sustento a la noción de “estructura parainstitucional”
que estamos proponiendo para analizar el fenómeno del espionaje político y la situación
de violencia generalizada que se ejerce contra opositores al cuenismo dentro de la
Universidad Autónoma de Sinaloa?
Nos basamos en la definición que nos brinda la Doctora en ciencias sociales Gina Paola
Rodríguez, quien es investigadora del Instituto de Estudios de América Latina y el Caribe
(IEALC) de la Universidad de Buenos Aires y que ha trabajado fenómenos inherentes a la
violencia parainstitucional que han surgido en países como Colombia y Perú. Ella define
violencia parainstitucional, abordando cuatro ejes, de la siguiente manera:
“Primero: que esta violencia tiene por objeto mantener el statu-quo a
través de la represión y el disciplinamiento por la vía del terror. Segundo:
que discurre de manera simultánea a la violencia estatal (institucional),
pero a través de organizaciones o grupos con dinámicas de
funcionamiento propias. Tercero: que sirve de complemento y/o
suplemento a las fuerzas estatales (o facultades institucionales). Cuarto:
que reviste un status organizacional que se define a la vez como legal e
ilegal”. (Rodríguez, P. 2018. El contenido en paréntesis y cursivas es
nuestro)
Partiendo de esta definición, pensamos algunas adaptaciones que nos ayudarían a pensar
la situación que acontece en la UAS, en este caso y para el objetivo mencionado, el concepto
de estado sería sustituido por el de institución/institucionalidad y el de fuerzas estatales se
sustituye por el de facultades institucionales.
¿Por qué se justifica el uso de la noción de estructura parainstitucional para pensar y
explicar el fenómeno del espionaje político y las agresiones que ejerce el Partido
Sinaloense en la UAS contra opositores políticos al cuenismo?
Responderemos esta pregunta siguiendo la lógica de los cuatro ejes que propone la Dra.
Rodríguez en su definición de violencia parainstitucional, pero adaptándola a ciertos
aspectos en los que se evidencia lo siguiente:
Primero: existe dentro de la UAS, una organización que, al margen de la institucionalidad
de la Universidad, es utilizada para ejercer actos de violencia contra opositores políticos al
cuenismo, con el objetivo de mantener el statu-quo institucional dentro de la UAS,
reprimiendo y disciplinando a la oposición a través de la vía del terror y/o intimidación.
Segundo: esta organización ejerce diversos métodos de intimidación y agresiones (violencia
física; espionaje; montajes y campañas de desprestigio contra opositores políticos y
periodistas críticos al cuenismo, etc.) de manera simultánea a los mecanismos
institucionales (formales) que los dirigentes universitarios cuenistas ejercen contra
opositores políticos, y sus operadores prácticos cuentan con cierto margen de decisión para
actuar, el cual resulta necesario para llevar a cabo los objetivos encomendados. Tercero:
esta estructura es un complemento/suplemento/apéndice de los mecanismos
institucionales (formales) con los que en determinados momentos directivos universitarios
confrontan a opositores políticos que trabajan o estudian dentro de la UAS. Cuarto: Se
encuentra vinculada a la Universidad pero en una dimensión extra-institucional, y es
empleada para realizar actos criminales contra opositores políticos al cuenismo… reviste y
protege al status institucional de la universidad, sin embargo, no hay forma de ubicarla
propiamente dentro de la institucionalidad misma, lo que facilita su desconocimiento y
extrañamiento por parte de quienes, en última instancia, la dirigen, es decir, por parte de
algunos directivos universitarios y dirigentes pasistas.
Para finalizar, es importante señalar que, si bien nuestra propuesta teórica surge a partir
del análisis de la situación política que impera en la UAS, su utilidad no se reduce
exclusivamente al estudio de los fenómenos de violencia parainstitucional que en relación
a ella acontecen.
REFERENCIAS:
Rodríguez, P. (2018). Formaciones de estatalidad: elementos para repensar el Estado en
América Latina. Recuperado en: https://ifea.hypotheses.org/tag/violencia-
parainstitucional el 12/08/2019.
*Licenciado en Psicología y Maestro en Ciencias de la Educación, con experiencia en temas
de investigación inherentes a los dispositivos panópticos y tecnologías disciplinarias en
instituciones educativas.