Está en la página 1de 40

“Año de la lucha contra la corrupción e impunidad”

UNIVERSIDAD NACIONAL PEDRO RUIZ GALLO


FACULTAD DE CIENCIA ECONÓMICAS,
ADMINISTRATIVAS Y CONTABLES
ESCUELA DE ECONOMÍA

Tema: Contradicciones de la escuela Clásica.


Curso: Doctrinas Económicas I.
Profesor: Teodoro Martínez Inoñan.
Integrantes: Bustamante Carrasco Angela. ------------

Díaz García Yeysson Werner. -------------

García Flores Jaime Franco. --------------

Periche Ysique Piero Ademir. ------------

Racchumi Rodriguez Kevin. -------------

Valdiviezo Jiménez Cristhian Alexander. --------------

Diciembre 18 del 2019.

0
ÍNDICE

Introducción.......................................................................................................................................3
Objetivos propuestos.....................................................................................................................3
Marco Teórico....................................................................................................................................4
2.1. Antecedentes..........................................................................................................................4
2.1.1. Escuela Fisiocrática...........................................................................................................4
2.1.2. François Quesnay..............................................................................................................5
2.2. Definición de la escuela Clásica...............................................................................................7
ESCUELA CLÁSICA.......................................................................................................................8
IDEAS FUNDAMENTALES.............................................................................................................9
PRINCIPALES REPRESENTANTES..................................................................................................9
2.3. Principales Doctrinas.............................................................................................................13
Doctrina de la racionalidad de los individuos...........................................................................13
Doctrina del interés propio o egoísmo psicológico...................................................................14
Doctrina de la competencia y cooperación..............................................................................15
Doctrina del trabajo como fuente de toda riqueza y valor.......................................................15
Doctrina de la mínima intervención estatal..............................................................................16
2.4. Leyes Económicas..................................................................................................................16
Ley de Petty-Clark:....................................................................................................................16
2.4.2 Ley de los mercados de Jean Baptiste Say:......................................................................17
2.4.3Ley de la Oferta................................................................................................................17
Ley de los Rendimientos Marginales Decrecientes...................................................................18
Planteamiento del problema:...........................................................................................................18
Contradicciones de la escuela Clásica...........................................................................................18
CONFRONTACIÓN TEÓRICO-CONCEPTUAL ENTRE LA ESCUELA CLÁSICA Y LA CORRIENTE
KEYNESIANA.............................................................................................................................20
CONCLUSIONES................................................................................................................................35
Bibliografía.......................................................................................................................................36

1
2
INTRODUCCIÓN.

La Escuela Clásica (también conocida como “economía política”), surgió a


mediados del siglo XVIII hasta mediados del siglo XIX. Abarca algunos
principios económicos y grandes aportes revolucionarios de los cuales
hablaremos luego. La escuela clásica se centró en: la riqueza, su origen y
distribución, así como también en el análisis del valor, el estudio de la renta de
la tierra y la acción interventora del Estado, esta doctrina desarrolla su propia
teoría del valor, la cual argumenta que el valor de todas las mercancías está
dado por la cantidad trabajo empleado en la producción de los mismas, “teoría
valor trabajo”.

En el presente trabajo ahondaremos a fondo en algunos pensamientos y tesis


presentadas por grandes economistas que contradicen y critican algunos
estudios planteados por Adán Smith, David Ricardo y otros representantes
clásicos.

¿La economía clásica tiene una lógica simplista? o acaso ¿es una ciencia
abstracta que descompone las prácticas sociales? ¿La mano invisible
planteada por Smith se maneja con una lógica paradójica y utiliza como
creencia que los agentes se conducen bajo el ejercicio de la racionalidad?

Objetivos propuestos
El objetivo del trabajo realizado por éste grupo de estudiantes de economía es
dilucidar algunas dudas acerca de los diferentes tratados planteados en
contradicción a los pensamientos de la escuela clásica

Comentraio

3
Justificación del estudio

MARCO TEÓRICO.

2.1. Antecedentes.
2.1.1. Escuela Fisiocrática.
La fisiocracia es un neologismo del siglo XVIII procedente del griego “physis”,
naturaleza y “kratia” autoridad: gobierno de la naturaleza. Es el nombre que
François Quesnay y sus seguidores, los fisiócratas, dieron en Francia desde
1750 a la nueva ciencia que veía en la naturaleza, especialmente en la
agricultura, la fuente de la riqueza. Todas las cosas de valor y utilidad eran
generadas siguiendo el orden natural inmutable de las relaciones económicas y
sociales estudiadas por la economía política. Los fisiócratas fueron
popularmente conocidos como “los economistas” y despertaron el interés de
Adam Smith por la economía. Su filosofía del papel del gobierno está resumida
en la famosa frase laissez faire, que básicamente significa dejar que el

4
equilibrio de la economía se establezca por libre voluntad, creyendo que la
economía está autorregulada. El énfasis en la agricultura era despreciar el
valor del comercio ya que no añadía ningún valor a lo que era creado por los
granjeros.[ CITATION Pol17 \l 11274 ]

La fisiocracia coexistió con la principal doctrina en aquel tiempo, el


mercantilismo. Sin embargo, la fisiocracia tuvo algunas características
diferenciadoras, como el hecho de que se desarrolló en Francia, durante un
corto periodo de tiempo al contrario que el mercantilismo (sólo desde 1750 a
1780), tuvo un líder intelectual principal, Quesnay, y desarrolló un enfoque más
analítico, así como modelos (como el Tableu Économique de Quesnay), dando
un carácter más científico al estudio de la Economía.[ CITATION Pol17 \l
11274 ]

La fisiocracia y el mercantilismo tuvieron características comunes,


principalmente el hecho de que estudiaron la economía (desde su núcleo, las
leyes de la naturaleza) para entenderla, pero también formularon políticas
económicas. Esto estableció el estudio y compresión de la economía como un
prerrequisito para desarrollar políticas económicas.[ CITATION Pol17 \l 11274 ]

2.1.2. François Quesnay.


François de Quesnay fue un médico francés del siglo XVIII. Sin embargo, su
gran pasión fue la economía. Influenciado por su formación médica, elaboró un
cuerpo teórico sobre el funcionamiento económico de las sociedades.
[ CITATION Vic \l 11274 ]

François Quesnay (1694 -1774) nació de una familia de agricultores y


comerciantes. Su padre Nicolás se dedicó a la tarea de recaudar impuestos en
nombre de una abadía. Esta ocupación le permitió asegurarle a la familia un
nivel de vida razonable.[ CITATION Vic \l 11274 ]

2.1.2.1. Pensamiento de François Quesnay.

Quesnay estudió la economía. Más concretamente, la economía política, en un


contexto en el que la Francia de Luis XV había dejado atrás el esplendor del
reinado de Luis XIV, conocido como el Rey Sol. El estado estaba endeudado y
el sector agrario se mantenía casi intacto desde la época medieval, basado en

5
unas propiedades fragmentadas y de muy poca extensión y el uso de unas
herramientas obsoletas y arcaicas. Tras una importante hambruna que causó la
muerte de más de tres millones de personas, Quesnay hizo una crítica feroz al
sistema mercantilista que impulsó Colbert, que daba preferencia al comercio y
las manufacturas, frente a la agricultura. Francia quedaba en un segundo plano
frente a la pujanza de Inglaterra y los Países Bajos.[ CITATION Vic \l 11274 ]

2.1.2.2. El sistema de la «Tableau économique»

Una de las contribuciones más importantes de Quesnay en la economía política


es el «Tableau économique» de 1758. En ella describe el sistema económico,
las interdependencias estructurales y las relaciones entre los sectores
productivos y las clases sociales. Para ello, se inspira en el organismo humano,
donde, los órganos mantienen una relación de interdependencia recíproca.
Quesnay observa la capacidad natural del organismo vivo para encontrar un
equilibrio entre los órganos, sin la necesidad de ayuda externa. Lo mismo
sucede en un sistema económico en el que los sectores productivos están
relacionados entre sí y todos contribuyen a determinar el equilibrio económico
del sistema.[ CITATION Vic \l 11274 ]

Esta interdependencia se da también entre las tres clases sociales que


distingue. Cada una de ellas cumple un papel específico:

Los agricultores son la clase social productiva: En su opinión, la tierra es el


único origen del producto neto (excedente) o de riqueza adicional. Cultivando la
tierra, de las semillas (input) obtenemos frutos (output) de un valor mucho más
alto.[ CITATION Vic \l 11274 ]

La clase distributiva la conforman los terratientes: Estos adquieren el excedente


producido por la tierra para comprar bienes y productos agrícolas.

La clase estéril se vincula con el sector secundario y terciario: Según Quesnay,


la industria produce un valor de salida igual al valor de las entradas. En este
grupo también incluye a los comerciantes.[ CITATION Vic \l 11274 ]

Las clases sociales intercambian bienes y divisas entre sí: Por lo tanto, el
sistema económico está representado por flujos circulares, a través de los

6
cuales una clase social compra bienes o servicios de otra, detrás de un pago
en dinero. En el «Tableau économique» de Quesnay para cada flujo de bienes
o servicios (compra) se da un flujo inverso en la moneda (pago).[ CITATION Vic
\l 11274 ]

2.1.2.3. El padre de la fisiocracia

De la concepción anterior deriva la fisiocracia. Esta corriente económica se


basa en los fundamentos de la ley natural de Quesnay, cuyas implicaciones
para la política económica son claramente liberales y anti-mercantilistas. Esta
escuela llegó a tener muchos seguidores en la Francia del siglo XVIII.

Según los fisiócratas, la única tarea del Estado es la de acabar con todos los
obstáculos al libre funcionamiento del sistema económico, eliminar todas las
restricciones al comercio y las actividades económicas, y adoptar una política
de apoyo al liberalismo económico.[ CITATION Vic \l 11274 ]

Los flujos económicos de mercancías-dinero deben ser libres para permitir que
el sistema económico alcance un equilibrio natural. Este punto de vista está
bien resumido por la frase «laisser faire, laissez passer «. En su opinión, el
mejor sistema político para el desarrollo de la economía en esta sentido era el
despotismo ilustrado.[ CITATION Vic \l 11274 ]

Estos posicionamientos chocan con los partidarios del mercantilismo, quienes


apostaban por la intervención del estado para controlar los flujos comerciales a
favor del interés nacional[ CITATION Vic \l 11274 ]

Sin duda, François Quesnay es una gran figura en la historia de la economía.


Sus obras y sus teorías marcaron a toda una generación de economistas y
políticos. Es cierto que con el paso del tiempo, sus enseñanzas han perdido
fuerza. Pero, sin duda, todavía hoy resultan de un innegable interés.[ CITATION
Vic \l 11274 ]

7
2.2. Definición de la escuela Clásica.
No hay un acuerdo general sobre el período en que floreció la economía
clásica ni cuáles son los autores que la conformaron, sin embargo en lo que
todos están de acuerdo es que esta fue una escuela inglesa y que
comprendió el período que va desde 1776 -fecha de la publicación de La
riqueza de las naciones de Smith hasta 1848, fecha de la publicación de
Los principios de Mill. Los que creen que esta escuela fue más amplia en
autores y tiempo incluyen a William Petty (1623 – 1687) y a Carlos Marx
(1818-1883).

Según[CITATION Yan08 \l 10250 ]: ‘‘los autores por lo general consideran


que con los clásicos se inicia la era de la economía como ciencia, en
particular con la publicación de ―La riqueza de las naciones de Smith. Pero
otra forma de mirar este hecho es que con la economía clásica llega a un
punto de maduración la evolución del pensamiento sobre economía, es
decir, que la economía clásica es también un punto de llegada y no sólo de
partida. En efecto, en los clásicos hay muy pocas ideas originales; toman de
mercantilistas y fisiócratas la mayor parte de sus ideas como el libre
mercado, los mecanismos automáticos representados por la ―mano
invisible y lo que hoy se conoce Ley de Say. También a sus predecesores le
deben las nociones sobre el tamaño del mercado y su relación con la
división del trabajo, la productividad y el crecimiento; la teoría del valor
trabajo, los rendimientos decrecientes, y la teoría cuantitativa del dinero.
Desde esta óptica lo que se puede reconocer a los clásicos es su propósito
de sistematizar el conocimiento existente y las mejoras en la formulación
matemática, en particular lo primero en Smith y lo segundo en Ricardo’’.

ESCUELA CLÁSICA
La escuela clásica por parte de la idea de[ CITATION Sot \l 10250 ]nos dice
que: ‘‘es una doctrina que considera que las unidades económicas
obedecen a cierto mecanismo que presenta regularidades, susceptibles de
ser expresadas por leyes, en virtud de lo cual, si opera libremente, se
tendrán resultados óptimos. Además sostiene que existe una solución
armoniosa para los procesos económicos, y tiene como característica
fundamental la preocupación por el crecimiento económico.’’
8
Así como los fisiócratas son los fundadores de la Ciencia económica, en la
Economía Política clásica es Adam Smith, pero su máximo exponente es
David Ricardo. En principio señalaremos que los clásicos sistematizan la
Economía Política como ciencia, se muestran a favor del laissez-faire, en
desacuerdo con el proteccionismo y piensan que el sistema capitalista es
eterno(Colegio de Bachilleres, 2000).

IDEAS FUNDAMENTALES
• Su investigación estaba encaminada a descubrir leyes económicas.

• Política general de "no intervención" por parte del estado: laissez-faire.

• Favorecieron la libertad económica y política.

• Se preocuparon por el crecimiento económico.

• El mecanismo de asignación de recursos eran los mercados y el sistema


de precios.

• El agente fundamental de la producción es el trabajo, y solamente el crea


riqueza.

• Consiguieron un campo propio para la economía.

• Dada la existencia de leyes naturales que gobernaban el funcionamiento


de la economía, y ,la guía de la mano invisible, toda interferencia por el
estado o por los particulares era indeseable. (Liberalismo económico).

• Confianza en el factor individual, el interés privado y en la responsabilidad


personal.

• Método generalmente abstracto y deductivo.

PRINCIPALES REPRESENTANTES
A lo largo de esta escuela surgieron algunos representantes como:

Adam Smith (1773-1790): el (Colegio de bachilleres, 2000) refiere que:


‘‘se mostró en favor del “orden natural” y del laisser-faire, probablemente
por sus relaciones de trabajo con los fisiócratas. Reconocido como el primer
economista académico, escribió Indagación acerca de la naturaleza y causa
de la riqueza de las naciones, donde explica la transición o paso del
9
Mercantilismo al Capitalismo industrial. Al sistematizar una serie de
conocimientos dispersos, dio soluciones a la problemática económica que
existía en la Inglaterra del siglo XVIII. Para Smith la única fuente de riqueza
es el trabajo y la división del trabajo es la base para impulsar la producción
y la productividad. Fue defensor del Capitalismo y la libertad económica y,
por ende, de la participación limitada del Estado; también habla de la “mano
invisible” que autorregula la economía, es decir, la óptima asignación de
recursos y factores productivos está determinado por el libre juego de oferta
y demanda de mercado, sin necesidad de que intervengan fuerzas extrañas
como el Estado (p.28)’’.

David Ricardo (1772-1823): el (Colegio de Bachilleres, 2000) declara


que el: ‘‘presenció la sustitución del hombre por las máquinas, los cambios
subsecuentes en la agricultura, las luchas entre la aristocracia y la nueva
burguesía industrial-mercantil, mostrándose siempre a favor de éstos.
Observó el tremendo empobrecimiento de las masas y escribió los
Principios de Economía Política y tributación, con el cual supera a su
predecesor. Adam Smith, profundizando en la ley del valor-trabajo al
explicar que el trabajo incorporado a las mercancías determina su valor, lo
cual hace posible el intercambio de mercancías con valor de uso diferente.
Ricardo se aproximó a lo que después sería la teoría de la plusvalía de
Marx (p.29)’’.

David Ricardo clásico burgués señalo que la distribución de la riqueza


depende de la producción, y divide a la sociedad en trabajadores que
perciben salarios, propietarios del suelo receptores de rentas y capitalistas
industriales perceptores de ganancias, y donde la clase de los
terratenientes se beneficia económicamente a expensas de otras, otras de
sus aportaciones es la ‘‘Teoria de las ventajas comparativas’’.

Thomas Malthus (1766-1834): Refiere(Colegio de Bachilleres, 2000):


‘‘escribió Principios de Economía Política, Investigación acerca de la
naturaleza de la renta y, por supuesto, su conocido Ensayo sobre el
principio de la población. Junto con Smith y Ricardo, a Malthus se le
considera fundador de la escuela librecambista, además de ser el padre de

10
la Demografía. Vio con enfado el acelerado crecimiento de la población en
Inglaterra, por lo que propuso la reducción de su tasa de crecimiento,
aunque principalmente de la población pobre. Coincide con Ricardo cuando
dice que mientras la población crece geométricamente, los satisfactores lo
hacen aritméticamente, es decir, que la población crece mucho más rápido
que la cantidad de bienes para satisfacer sus necesidades. Sin embargo,
hay un punto en el que difiere de Smith y Ricardo, donde demuestra que el
sistema capitalista no se equilibra automáticamente, por lo que algunos
investigadores lo dejan fuera de la tradición clásica, y otros –como la
doctora Robinson– lo identifican como precursor del pensamiento
keynesiano (p.29)’’.

Jhon Stuart Mill (1806-1873): Argumenta (Sotelo, 2000):


Economista y filósofo inglés de la escuela clásica. Sus principales
contribuciones fueron:

• Representa un punto intermedio entre el liberalismo clásico y el socialismo

• El papel del estado va más allá de dar protección y seguridad, los fines

del gobiemo son más amplios. La ausencia de intervención gubemamental


no trae la máxima libertad.

• Las tradiciones y la competencia dirigen la distribución del ingreso.

• Su teoría del valor o de los precios relativos significa un rechazo


fundamental a la teoría del valor en función del trabajo de Ricardo.

• Propuso que la relación matemática adecuada para expresar la oferta

y la demanda era una ecuación.

• Los medios de pago de las mercancías son simplemente las mercancías.

• Los precios de equilibrio se dan en los mercados a través de las fuerzas


de la oferta y la demanda.

• Los productos de un país se cambian por los de otros países a los valores
que se precisan para que el total de sus exportaciones pueda exactamente
pagar del total de sus importaciones, es decir, el valor de una mercancía se

11
ajusta por sí mismo de tal manera que la demanda y la oferta se equilibran
exactamente. De modo que oferta y demanda no son sino otra forma de
expresar la demanda recíproca.

Jean Baptista, Say (1767-1832): indica (Colegio de Bachilleres,


2000): se le considera como un clásico por su planteamiento sobre las leyes
económicas, ya que según él son “inherentes a la naturaleza de las cosas;
no se imponen, sino que se descubren: gobiernan a los legisladores y a los
príncipes, y nunca se les viola impunemente (p.30)”.

Say fue un severo crítico de Adam Smith, pues no se muestra de acuerdo,


por ejemplo, con la teoría valor-trabajo de Smith; en cambio, señala que la
producción es creadora de utilidad de las mercancías, y que la medida de
utilidad es el valor. De las teorías de Say destaca la del “mercado”, en la
que muestra que toda oferta crea su propia demanda, por lo que no puede
haber sobreproducción general de mercancías.

Podemos concluir[ CITATION Col00 \l 10250 ] que los representantes de la


Economía clásica surgen entre los siglos XVIII y XIX, y que se ven influidos
por la situación socioeconómica de la época en la que se desarrolla
vertiginosamente el sistema capitalista.

Los principios de la Economía clásica pueden resumirse en los siguientes


puntos:

• Sistematiza la Economía como ciencia

• El trabajo es generador del valor

• La libertad económica es fundamental

• La participación del Estado debe ser limitada

• Las leyes económicas se descubren

• El sistema capitalista es “eterno e inmutable”

12
2.2.1. Adam Smith.

Adam Smith nació en 1723. Su padre era abogado y funcionario, y durante sus
años como estudiante de filosofía moral en la Universidad de Glasgow, Adam
Smith desarrolló un interés creciente en la libertad, la razón y la libertad de
expresión. A continuación, continuó sus estudios en Oxford, donde comenzó a
escribir sobre la baja calidad de la educación en las universidades inglesas.
Más tarde, fue profesor en Edimburgo y la Universidad de Glasgow, donde
terminaría ocupando el puesto de rector hasta su muerte en 1790.[ CITATION
Pol171 \l 11274 ]

Durante su vida, Smith se reunió con filósofos muy conocidos, como David
Hume y Voltaire además de otros líderes intelectuales como Benjamin Franklin,
François Quesnay o A.-R.-J. Turgot, quienes influyeron su trabajo ayudándole a
convertirse en el primer gran economista de la escuela clásica de la economía.[
CITATION Pol171 \l 11274 ]

Tardó doce largos años en escribir “The Wealth of Nations” (La riqueza de las
naciones). Finalmente, publicado en 1776, es la base de la economía moderna.
Se postulaba en contra de las teorías mercantilistas de la época, introduciendo
la importancia del principio de división del trabajo y defendiendo el libre
comercio. Básicamente, Smith entendió que la satisfacción de los intereses
individuales, limitada por la de los demás, era el mejor medio para lograr lo
mejor para el mayor número de personas. Sin embargo, apoyó la acción del
estado en la justicia, la educación, la salud y en todas aquellas áreas que la
iniciativa privada no era capaz de abordar.[ CITATION Pol171 \l 11274 ]

13
2.3. Principales Doctrinas.
Doctrina de la racionalidad de los individuos
La racionalidad y la acción

Tanto el discurso como la acción son susceptibles de ser declarados racionales


o irracionales. Discurso y acción difieren, sin embargo, en múltiples aspectos,
lo que conduce a su vez a formas distintas de caracterizar y analizar su
racionalidad.

Un discurso racional es aquel que respeta las leyes de la lógica, aquel cuya
forma argumentativa no permite deducir falsedades a partir de verdades. En el
caso de las acciones, en cambio, no tiene sentido hablar de su verdad o
falsedad. Las acciones son un algo concreto que, en tanto hechos dados en el
mundo, no son en sí mismas susceptibles de ser catalogadas como verdaderas
o falsas.

Así como la acción y el discurso de los actores sociales constituyen la empiria


propiamente dicha de las ciencias sociales en general, la acción y el discurso
de los actores de la sociedad internacional contemporánea, constituyen la
empiria propiamente dicha de un estudio científico de las relaciones
internacionales en particular. Si como sostiene [ CITATION Hab85 \l 10250 ] el
papel de la filosofía es el de constituirse en guardiana de la racionalidad, mi
trabajo será en gran parte una manifestación de dicho papel en el terreno de
las relaciones internacionales.

Doctrina del interés propio o egoísmo psicológico


El “egoísmo psicológico” es el nombre que se le da a una teoría ampliamente
sostenida por la gente común, y alguna vez casi universalmente aceptada por
economistas políticos, filósofos y psicólogos, según la cual todas las acciones
humanas, cuando se las entiende apropiadamente, pueden verse como
motivadas por deseos egoístas.

Más precisamente, el egoísmo psicológico es la doctrina que dice que lo único


que cualquiera puede desear buscar en última instancia (como un fin en sí
mismo) es su propio interés

14
La teoría pretende ser una descripción de hechos psicológicos, no una
prescripción de ideales éticos. Sin embargo, no sólo afirma que toda la gente,
como un hecho contingente, “pone primero su propio interés”, sino también que
es incapaz de nada más, dado como es la naturaleza humana.

Doctrina de la competencia y cooperación


Con su capacidad de actuar y cambiar la realidad, un agente puede beneficiar
o perjudicar a otros, ayudarlos o dañarlos, contribuir a que consigan sus
objetivos o impedírselo, afectar a sus intereses. Algunas de las relaciones entre
agentes que implican beneficios o daños son relaciones de cooperación o
relaciones de competencia. Dos (o más) agentes cooperan si intentan
beneficiarse mutuamente o de forma conjunta. Dos (o más) agentes compiten
si intentan dañarse mutuamente, o si se esfuerzan en conseguir algo valioso
que no queda disponible para el otro (o los otros).

Cooperar es actuar con, por o para otro u otros, para el beneficio mutuo de las
partes o del conjunto si se trata de un grupo: los colaboradores se coordinan de
algún modo, ajustan sus conductas, trabajan juntos o dividen el trabajo, se
ayudan mutuamente, comparten o intercambian lo que producen, y todos salen
ganando si la cooperación se hace bien. Los frutos del trabajo cooperativo se
comparten (bienes comunes de un grupo, como una tribu o una empresa) o se
intercambian entre diferentes unidades como productores y consumidores

Competir es actuar contra otro (u otros) para conseguir algo exclusivo o


excluyente, que cuando uno lo consigue no está disponible para el resto: uno
gana y otro pierde, y en casos de competencia destructiva ambos pueden
resultar perdedores netos.

La capacidad de los agentes para cooperar o competir depende de cuánto


valor o beneficios pueden aportar o cuánto daño o pérdidas pueden causar. Los
agentes pueden tener diferentes capacidades de beneficiar o dañar a otros, y
de este modo son mejores o peores cooperadores o competidores. [ CITATION
Fra16 \l 10250 ]

15
Doctrina del trabajo como fuente de toda riqueza y valor
Según [ CITATION Ada76 \l 10250 ] “El trabajo es la fuente de toda riqueza,
afirman los especialistas en economía política. Lo es, en efecto, a la par que la
naturaleza, que le provee de los materiales que él convierte en riqueza. Pero el
trabajo es muchísimo más que eso. Es la condición básica y fundamental de
toda la vida humana. Y lo es en tal grado que, hasta cierto punto, debemos
decir que el trabajo ha creado al propio hombre".

Doctrina de la mínima intervención estatal


El principio de intervención mínima, para [ CITATION Car03 \l 10250 ], quiere
decir que “el derecho penal no interviene de cara a la regulación de todos los
comportamientos del hombre en sociedad, sino sólo en orden a evitar los
atentados más graves que se dirijan contra importantes bienes jurídicos”

Consiste en la obligación del Estado, como mandatario de la soberanía popular,


de delimitar su campo de acción a conductas que lesionen bienes jurídicos,
cuya penalización resulte necesaria para la conservación de un orden justo y
en paz para todos los

2.4. Leyes Económicas.

Ley de Petty-Clark:

Esta Ley económica va estar formulada por Sir William Petty y perfeccionada
por Colin Clark, esta ley propone que, en la medida que el progreso técnico
reduce los costos de transporte, el mercado para bienes no agrícolas se
ampliará, lo que induce a la reasignación de la mano de obra de la agricultura a
actividades no agrícolas.
El progreso de una economía se aprecia fundamentalmente a través del
creciente volumen de la población que se dedica a los servicios, por causa
especial que el crecimiento económico se desenvuelve de tal manera que la

16
importancia relativa de dichos sectores se va desplazando del sector
primario hacia el terciario en donde es el punto clave del crecimiento por lo
que es el sector de servicios, por comparación con la que trabaja en el
sector primario pasa de trabajar de la agricultura a la industria y finalmente a
los servicio[CITATION Cor90 \p 17 \l 10250 ]

2.4.2 Ley de los mercados de Jean Baptiste Say:

Este postulado de Say indica que no puede existir demanda sin haber oferta,
en otras palabras, los ingresos que genera la venta de un producto son
suficientes para la producción y adquisición de otro (estado progresivo), y por
eso nunca se puede lograr la insuficiencia de la demanda, aunque dicho dinero
sea para invertir o para ahorrar.
“(…) Un producto terminado ofrece, desde ese preciso instante, un mercado
a otros productos por todo el monto de su valor. En efecto, cuando un
productor termina un producto, su mayor deseo es venderlo, para que el
valor de dicho producto no permanezca improductivo en sus manos. Pero no
está menos apresurado por deshacerse del dinero que le provee su venta,
para que el valor del dinero tampoco quede improductivo. Ahora bien, no
podemos deshacernos del dinero más que motivados por el deseo de
comprar un producto cualquiera. Vemos entonces que el simple hecho de la
formación de un producto abre, desde ese preciso instante, un mercado a
otros productos”[CITATION Bap03 \p 138-9 \l 10250 ]

2.4.3Ley de la Oferta
Según la necesidad que tienen todos los seres humanos para poder
satisfacer sus necesidades, existen según su naturaleza algunos productos
que pueden ser cambiados por su precio o valor de cambio que puede
variar significativamente según el número de productores por ejemplo si hay
un solo productor, o los productores actúan en conjunto, los precios serán
los de monopolio (tipo de mercado en el que los precios son los más altos
posibles). Si hay varios productores y hay competencia, los precios
decaerán a un límite posible para no generar pérdidas, Los clásicos no

17
consideran importante la demanda en el largo plazo: "Por abundante que
sea la demanda, nunca puede elevar permanentemente el precio de una
mercancía sobre los gastos de su producción, incluyendo en ese gasto la
ganancia de los productores”[ CITATION Man02 \l 10250 ]

2.4.4 Ley de los Rendimientos Marginales Decrecientes.


Esta Ley económica va ser estudiada por David Ricardo, quien hace una
definición acertada donde muestra la disminución de un bien o un servicio a
medida en que se agregan más factores productivos para la creación del
mismo bien o servicio.
“Según la ley de rendimientos (marginales) decrecientes, incrementar la
cantidad de un factor productivo en la producción del bien o servicio en
cuestión, provoca que el rendimiento de la producción sea menor a medida que
incrementamos este factor. Siempre y cuando se mantengan el resto de
factores a nivel constante (ceteris paribus)” [ CITATION Cas99 \l 10250 ].

18
PLANTEAMIENTO DEL PROBLEMA:

Contradicciones de la escuela Clásica


El doctrinarismo liberal capitalista tiene su fundamento en la "Riqueza de las
Naciones" de Adam Smith (1776), aunque sus bases teóricas están esbozadas
en una obra anterior, la "Teoría de los sentimientos morales" (1759). Otras
posturas de la escuela clásica son más difusas como la de David Ricardo.

A estas ideas surgieron algunas contradicciones propuestas principalmente por:

A. Comte y los positivistas, así como por la Escuela Histórica alemana. Los
positivistas planteaban que era una doctrina idealista y por tanto errónea; y los
segundos decían que entre las ciencias históricas y las exactas había un
abismo infranqueable. También Schumpeter critica a Smith, pero acepta que
fue un gran sintetizador. Jhon F. Nash también crítico a Smith contradiciendo la
doctrina del egoísmo e interés propio donde admite la oposición entre el orden
económico basado en el egoísmo individualista -acción mecánica de los
intereses personales- y la justicia social. El crecimiento económico responde a
la libre búsqueda de la riqueza individual y las cortapisas morales interpretadas
por la autoridad pública, en términos tradicionales, no serán perturbadoras, A lo
que Nash propone que no solo buscamos el interés propio sino también el
interés colectivo.

El autor de la "Riqueza de las Naciones" señala que el intervencionismo estatal


no restaura nunca el equilibrio perdido entre producción y consumo. La libre
concurrencia, por sí misma, restablece el orden. El reequilibrio lo causa el
movimiento de los precios, que actúa por mecanismos automáticos. Distingue
entre valor de uso y valor de cambio, que considera tan objetivo el uno como el
otro. Se trata siempre de utilidad social del objeto y no distingue la utilidad
abstracta de la concreta. El problema de Smith es el valor de cambio.

Tenemos que el beneficio se regula en función del capital empleado y no


remunera ningún trabajo. Y la renta de la tierra tampoco, pues los propietarios
recogen donde no han sembrado ellos personalmente. No hay relación entre el
"precio natural" y sus costos en trabajo. El precio real o de mercado puede

19
estar por encima, por debajo o a nivel del precio natural; pero Smith dice que
por la ley de la concurrencia, los desequilibrios duran poco tiempo, forzando a
los precios para volver al nivel de costo.

Adam Smith en la "Riqueza de las Naciones" en cuanto a la distribución de la


renta se limita a esbozar un diseño poco definido, a diferencia de su
descripción del proceso productivo. El salario, como en los fisiócratas, queda
en un mínimo vital, a la pura subsistencia de los obreros. Smith considera el
mercado de trabajo sometido a las leyes de la competencia como una
mercancía más, en un marco conceptualmente contradictorio. Este es un
problema también de buena parte de los economistas neoclásicos. El giro
keynesiano al realismo crítico, más de cien años después, enfocaría el empleo
como objetivo de la Economía política.David Ricardo y Jean B. Say serían
criticados por sus contradicciones.

CONFRONTACIÓN TEÓRICO-CONCEPTUAL ENTRE LA


ESCUELA CLÁSICA Y LA CORRIENTE KEYNESIANA
DIFERENCIAS TEÓRICO-CONCEPTUALES

Referidas al Objeto de Estudio:

Los postulados de la Economía Clásica, se orientan a trabajar en forma


exhaustiva el origen y la distribución de la riqueza, a través de la remuneración
a los diferentes propietarios de los factores de producción. Esto se debe
básicamente al hecho

de que la economía surgía como ciencia y por lo tanto, su objeto de estudio


estaba concentrado en estos aspectos, dedicándose muy poco al estudio de
los factores que determinan la ocupación real de los recursos disponibles en
una economía.

Para la época, el escaso desarrollo del modo de producción capitalista,


conllevó a que la ley de Say encontrara su espacio de validez en el mercado
laboral y toda oferta de trabajo fuera absorbida automáticamente por una
unidad de demanda sin ocasionar problemas graves de desempleo. Esta
situación conllevó a que Keynes afirmara, que por parte de la escuela clásica
existía un vacío con respecto a la teoría de la ocupación y que ésta fallaba al

20
aplicarla al mundo real, toda vez que su argumentación fue precaria frente a la
aparición del incontrolable desempleo que se desencadenó durante el período
de 1929 a 1934, época que contextualiza a la Teoría keynesiana. De esta
manera, para Keynes la determinación de los elementos que inciden en la
ocupación de los factores de producción, constituye el objeto central de su
estudio, razón por la cual denomina a su obra “La Teoría General de la
Ocupación, el Interés y el Dinero” en donde en forma directa y exhaustiva
Keynes trata de encontrar la explicación de los determinantes del empleo.

Referidas al Método Utilizado:

El siglo XVIII denominado siglo de las luces, fue el período que vio a la
economía convertirse en ciencia, debido a la formulación de las primeras
teorías, leyes, principios y modelos explicativos de la realidad económica,
construidos a partir de la utilización de un método científico. Esta importante
tarea de formulación de las primeras teorías científicas de la economía, le
correspondió a la escuela clásica, que intentó amoldar sus formulaciones
teóricas, a partir de la utilización del método deductivo propio de las ciencias
naturales, que eran las únicas consideradas como ciencias en esa época.

Transcurridos dos siglos después de que la economía alcanzara el estatus de


ciencia, Keynes considera que las teorías económicas deben formularse para
servir al fin de interpretar los problemas y de proponer los remedios a cada
situación económica, razón por la cual es partidario de una combinación de los
métodos inductivo-deductivo, una vez apartadas las visiones inconvenientes de
ambas metodologías, evitando recurrir a estos métodos en sus formas
extremas para la teoría económica, afirmando que la economía no puede ni
debe ser equiparada con las ciencias naturales. Bajo esa visión integrativa de
los métodos inductivo deductivo. Keynes formula sus postulados en la Teoría
General de la Ocupación, el Interés y el Dinero. (Revista TENDENCIAS Vol.
XIV No. 2)

Referidas a las Premisas Fundamentales:

La teoría clásica defiende la premisa fundamental, de que el sistema flexible de


precios conduciría inevitablemente a la ocupación plena. Si el precio que se
paga por el uso de la fuerza de trabajo es el salario, entonces un sistema

21
flexible de salarios aseguraría la situación ideal de pleno empleo, a no ser que
surgieran perturbaciones ocasionales en el mercado de trabajo. Keynes por su
parte considera que los salarios nominales son inflexibles a la baja, mientras
que los salarios reales están disminuyendo permanentemente debido al
incremento en el nivel general de los precios sin que esto alivie para nada la
situación de desempleo dentro de la economía, debido a que el nivel de
ocupación es inelástico frente a los salarios,

Confrontación de la teoría clásica frente a la keynesiana sobre el mercado de


trabajo: el caso de Colombia porque lo que se requiere dentro de una
economía son fuentes de empleo que se crean a través de la inversión, la cual
a su vez depende de la eficiencia marginal del capital (Keynes, 1981:20).

Referidas al Agente Regulador de la Actividad Económica:

La escuela clásica le asigna un papel fundamental al mercado como el


regulador por excelencia de la economía y el mejor distribuidor de los recursos.
De esta manera, el mercado de trabajo, guiado por el laissez-faire, conduciría
inevitablemente a las economías a la situación ideal de equilibrio, donde se
alcanza la optimización de todos los recursos y la posición privilegiada de pleno
empleo de los factores de producción, o por lo menos un nivel muy alto de
ocupación, casi compatible con el pleno empleo, esto debido a que toda oferta
crea automáticamente su propia demanda y por lo tanto no existe ningún
obstáculo al incremento real del empleo.

Por su parte, Keynes en la “Teoría general” ataca el funcionamiento de la Ley


de Say, dentro del mercado de trabajo y cuestiona el papel que cumplen los
salarios en el ajuste automático hacia la ocupación plena.

El argumento básico de Keynes, consiste en plantear que la Ley de Say no se


cumple, y en contraposición con este planteamiento propone el principio de la
demanda efectiva en donde las funciones de oferta y demanda agregadas son
diferentes, ambas tienen pendiente positiva pero la demanda agregada tiene
una pendiente inferior a la unidad por la existencia de la propensión marginal al
consumo, de tal forma que la demanda agregada se convierte en un obstáculo
para incrementar los niveles de empleo hasta el punto exacto para alcanzar el
pleno empleo. De esta manera, la economía funcionando a través del libre

22
juego de oferta y demanda, conlleva a ubicar al sistema económico en un nivel
de empleo de equilibrio que generalmente está por debajo del nivel de pleno
empleo. Por lo tanto, el

libre funcionamiento de las fuerzas de mercado no garantiza el pleno empleo,


sino que por el contrario existirán siempre niveles de desempleo involuntario ó
forzoso dentro de los sistemas económicos, aun cuando estos se encuentren
en situación de equilibrio, razón por la cual se necesita la intervención
moderada del estado a través de la inversión y de la utilización de los
instrumentos de política económica para conducir al sistema al incremento de
la ocupación plena.

Referidas a la Situación de Equilibrio:

Para la escuela clásica el equilibrio de la economía es siempre compatible con


la situación de pleno empleo por el cabal cumplimiento de la ley de Say,
mientras que para Keynes el equilibrio de la economía se alcanza en el punto
de la demanda efectiva y es compatible con la existencia de desempleo
involuntario o forzoso

(Keynes, 1981:34).

Referidas a la Demanda de Empleo:

Para la escuela clásica la curva de demanda de empleo está representada


porlas empresas que son las que necesitan mano de obra para accionar los
equiposy la maquinaria que les permite producir y parten de considerar que el
salario es igual a la Productividad Marginal del Trabajo, que es el valor que se
perdería si la ocupación se redujera en una unidad. La productividad marginal
del trabajo es plenamente conocida por el empresario y a partir de la ley de los
rendimientos marginales decrecientes la productividad marginal del trabajo
disminuye a medida que

la ocupación aumenta. Keynes por su parte, consideró que el salario no


siempre es igual a la productividad marginal del trabajo porque se presenta
explotación dentro del modo de producción capitalista, que en ocasiones fija el
salario por debajo de la productividad marginal del trabajo y también por la
23
existencia de los sindicatos que determinan los salarios por encima de la
productividad marginal del trabajo.

Por otra parte, en determinadas circunstancias la curva de demanda de trabajo


puede cambiar de sentido; fundamentada en la existencia de personal
calificado y/o que posee mucha experiencia. Entonces, a mayor salario
devengado por este tipo de personal se incrementa la demanda de las
empresas por estos trabajadores.

Referidas a la Oferta de Empleo:

Los clásicos consideraban que la oferta de empleo la realizaban los


trabajadores, que son las personas que ponen a disposición de las empresas
su fuerza de trabajo, es decir; sus capacidades físicas e intelectuales. Esta
función de oferta parte del supuesto de que la utilidad del salario debe ser por
lo menos igual a la desutilidad marginal del volumen de empleo, pero
preferiblemente, la utilidad del salario debería ser mayor a la desutilidad
marginal del volumen de empleo, de forma tal que a mayor salario, mayor
oferta de empleo, toda vez que un salario mayor permite satisfacer mejor las
necesidades de los trabajadores y por lo tanto, sería un atractivo para ofertar
más empleo, estableciendo entonces, una relación directamente proporcional
entre el nivel de los salarios y el nivel de oferta.

Keynes afirma que la curva de oferta poseía pendiente retrógrada, es decir en


su trayectoria la curva tiene inicialmente pendiente positiva corroborando la
relación directamente proporcional entre los salarios y el nivel de oferta hasta
llegar a un punto de inflexión en donde la curva de oferta cambia de pendiente
por la existencia de personal altamente calificado ó por los pensionados que
podrían devengar un salario muy alto por sus conocimientos y experiencia,
pero la oferta disminuye respondiendo a una relación inversamente
proporcional dada la escasez de este tipo de trabajadores en el mercado ó
simplemente porque ya no les interesa trabajar por ningún salario.

Referidas a la Situación de Desempleo:

Para los clásicos el desempleo se presenta porque la desutilidad marginal del


volumen de empleo excede la productividad marginal del trabajo, que en otras

24
palabras representa un exceso de oferta frente a una escasa demanda. Para
recobrar el equilibrio los clásicos confían en el perfecto mecanismo auto
regulador de las economías de mercado, en donde el ajuste entre la oferta y la
demanda de trabajo dependía totalmente de la flexibilidad de los salarios que
conllevarían a la existencia del pleno empleo. De esta manera, surge la
proposición de que si en algún momento en la economía existiera desempleo,
ésta situación de ocio era voluntariamente aceptada por parte de los
trabajadores, argumentando que estos no deseaban vincularse al mercado
laboral porque: i) las personas poseían otros factores de producción y por lo
tanto vivían de las rentas que proporcionaban sus tierras, o de los intereses de
sus capitales, y/o de las ganancias de sus empresas,

Si el empresario quiere incrementar la producción para absorber más mano de


obra, se abre una brecha entre la oferta agregada y la demanda agregada, que
tiende a hacerse mayor a medida que la ocupación aumenta por la existencia
de la propensión marginal al consumo, razón más que suficiente para obligar al
empresario a retornar al punto de la demanda efectiva. De esta manera, en la
economía se puede presentar una situación de equilibrio compatible con el
desempleo involuntario ó forzoso

(Keynes, 1981: 36-37).

Referidas a la Solución del Desempleo:

Los economistas clásicos consideraban que el ajuste entre la oferta y la


demanda de trabajo dependía totalmente de la flexibilidad de los salarios que
conllevarían a la existencia del pleno empleo. Keynes por su parte, considera
que para aliviar el problema del desempleo se deben incrementar los niveles de
la demanda agregada efectiva, a partir del estímulo a sus componentes: el
consumo, la inversión, el gasto público y las exportaciones netas

¿QUÉ NOS SUGIERE este análisis exhaustivo de las contradicciones del


capital para la acción política anticapitalista?
25
Por supuesto, no puede revelarnos exactamente qué hacer en medio de
luchas enconadas y siempre complicadas sobre tal o cual cuestión existente
sobre el terreno, pero sí nos ayuda a señalar una dirección general para la
lucha anticapitalista incluso simplemente porque plantea y fortalece la opción
de la política anticapitalista. Cuando los encuestadores hacen su pregunta
favorita, «¿Cree usted que el país avanza en la dirección adecuada?», se
presupone que la gente tiene alguna noción de cuál debe ser la dirección
adecuada. Entonces, los que creemos que el capital avanza en la dirección
equivocada

¿cuál es la dirección que consideramos correcta, y cómo podríamos evaluar el


progreso hacia la consecución de esos objetivos? ¿Y cómo podríamos
presentarlos como propuestas modestas y sensatas (que es lo que en realidad
son) en comparación con las formulaciones absurdas que se proponen para
aumentar los poderes del capital como respuesta a las necesidades
apremiantes de la humanidad? Aquí se representan algunas directrices
(derivadas de las diecisiete Contradicciones) para encuadrar y, esperemos que
también, animar a la acción política. Deberíamos luchar por conseguir un
mundo en el que:

1. La provisión directa para todas las personas de valores de uso apropiados


(vivienda, educación, seguridad alimentaria, etc.) tiene prioridad a su provisión
por medio de un sistema de mercado que maximiza las ganancias, concentra
los valores de cambio en unas pocas manos privadas y adjudica los bienes
sobre la base de la capacidad de pago.

2. Es preciso crear un medio de cambio que facilite la circulación de los bienes


y servicios, pero limite o excluya la posibilidad de que individuos privados
acumulen dinero como forma de poder social.

3. La oposición entre propiedad privada y poder del Estado se desplaza tanto


como sea posible por medio de regímenes de derechos sobre lo común –
haciendo especial hincapié en el conocimiento humano y la tierra como los
bienes comunes más cruciales que poseemos– cuya creación, gestión y
protección queda en manos de asambleas y asociaciones populares.

26
4. La apropiación de poder social por parte de personas privadas no sólo se
inhibe por medio de barreras económicas y sociales, sino que se convierte en
algo muy mal visto universalmente y considerado una desviación patológica.

5. La oposición de clase entre capital y trabajo se disuelve por medio de


productores asociados que deciden libremente qué, cómo y cuándo producirán
en colaboración con otras asociaciones y con el objetivo de la satisfacción de
las necesidades sociales comunes.

6. La vida cotidiana se ralentiza –la locomoción será placentera y lenta– para


maximizar el tiempo dedicado a las actividades libres llevadas a cabo en un
entorno estable y bien cuidado, protegido de episodios espectaculares de
destrucción creativa.

7. Las poblaciones asociadas evalúan y se comunican sus necesidades


sociales mutuas para proporcionar el criterio de sus decisiones de producción
(a corto plazo, las consideraciones relativas a la realización dominan las
decisiones relativas a la producción).

8. Se crean nuevas tecnologías y formas organizativas que aligeran la carga


de todas las formas de trabajo social, eliminan distinciones innecesarias en las
divisiones técnicas del trabajo, liberan tiempo para actividades libres
individuales y colectivas y disminuyen la huella ecológica de las actividades
humanas.

9. Las divisiones técnicas del trabajo se reducen por medio del uso de la
automatización, la robotización y la inteligencia artificial. Las divisiones técnicas
del trabajo residuales que se consideren esenciales se disocian lo máximo
posible de las divisiones sociales del trabajo. Las funciones de administrar,
liderar y dictar estrategias deben ser rotativas entre los individuos de toda la
población. Nos liberamos del gobierno de los expertos.

10. El monopolio y el poder centralizado sobre el uso de los medios de


producción es conferido a las asociaciones populares por medio de las cuales
las capacidades competitivas descentralizadas de los individuos y grupos
sociales se movilizan para producir diferenciaciones en las innovaciones
técnicas, sociales, culturales y de estilo de vida.

27
11. Existe la mayor diversificación posible en cuanto a las formas de vida y de
ser, las relaciones sociales y relaciones con la naturaleza, los hábitos culturales
y las creencias dentro de las asociaciones territoriales, comunas y colectivos.
Se haya garantizado el movimiento geográfico libre y sin restricciones, pero
ordenado de los individuos dentro de los territorios y entre las comunas. Los
representantes de las asociaciones se reúnen con regularidad para evaluar,
planificar y llevar a cabo tareas comunes y para tratar los problemas comunes
a distintas escalas: biorregional, continental y global.

12. Se abolen todas las desigualdades en la provisión material, excepto las


implícitas en el principio de «a cada uno de acuerdo con sus necesidades y de
cada uno de acuerdo a sus capacidades».

13. La distinción entre el trabajo necesario hecho para personas distantes y el


trabajo llevado a cabo para la reproducción de uno mismo, el entorno
doméstico y la comuna se desdibuja gradualmente, de forma que el trabajo
social se integra en el trabajo doméstico y comunal, y ambos se convierten en
la forma principal de trabajo social no alienante y no monetizado.

14. Todas las personas deberán tener el mismo derecho a la educación, la


atención sanitaria, la vivienda, la seguridad alimentaria, los bienes básicos y al
acceso abierto al transporte con el fin de asegurar la base material para no
encontrarse en situación de necesidad y gozar de libertad de acción y
movimiento.

15. La economía converge hacia el crecimiento cero (aunque con margen para
desarrollos geográficos desiguales) en un mundo en el que el desarrollo mayor
posible de las capacidades y las potencialidades humanas individuales y
colectivas y la búsqueda continua de la novedad prevalecen como normas
sociales que desplazan la manía del crecimiento exponencial sin fin.

16. La apropiación y la producción de las energías naturales para las


necesidades humanas debe acelerarse, pero con la máxima consideración
hacia la protección de los ecosistemas, prestando la máxima atención al
reciclaje de los nutrientes, la energía y la materia física en sus lugares de
procedencia y con un grandioso sentido de reencantamiento con la belleza del

28
mundo natural, del que somos parte y al que podemos contribuir, y
contribuimos con nuestros trabajos.

17. Los seres humanos no alienados y las personas creativas no alienadas


emergen equipadas con un sentido nuevo y con plena confianza en sí mismos
y en la colectividad. Como resultado de la experiencia de las relaciones
sociales íntimas y contraídas libremente y de la empatía con las diferentes
formas de vida y producción, emergerá un mundo donde todos estén
considerados igualmente merecedores de dignidad y respeto, incluso si surgen
conflictos sobre la definición apropiada del buen vivir. Este mundo social
evolucionará continuamente por medio de las revoluciones permanentes y en
marcha de las capacidades y potencialidades humanas. La búsqueda perpetua
de la novedad continua.

Ninguna de estas directrices, huelga decirlo, trasciende o sustituye la


importancia de librar la guerra contra el resto de formas de discriminación,
opresión y represión violenta presentes sistémicamente en el capitalismo. Por
la misma razón, ninguna de estas otras luchas debería trascender o sustituir a
la guerra contra el capital y sus contradicciones. Evidentemente, se necesitan
alianzas de intereses. Opina David Harvey en su libro sobre las diecisiete
contradicciones del capitalismo.

2.6. surgimiento del capitalismo.

El capitalismo es un sistema económico surgido en Europa en el siglo XVI y


concebido principalmente al menos de tres formas diferentes dependiendo del
énfasis en la consideración de ciertas características como determinantes o
intrínsecas respectivamente políticas, culturales y sociales, debido a lo cual las
definiciones no se excluyen mutuamente por necesidad.[ CITATION Chr15 \l
3082 ]

29
En cada caso existe una referencia en el origen etimológico de la palabra
"capitalismo" a la idea de capital, y estas referencias son co-dependientes:
quienes crean o adquieren capital permanecen como sus propietarios
(capitalistas) durante el proceso de producción, la acumulación de capital es el
eje central de la vida económica, y tanto el interés como la renta del capital
predominan económicamente como trabajo acumulado por encima del trabajo a
destajo.[ CITATION Chr15 \l 3082 ]

Tanto los mercaderes como el comercio existen desde que existe la civilización,
pero el capitalismo como sistema económico no apareció hasta el siglo XVI en
Europa sustituyendo al feudalismo. Según Adam Smith, los seres humanos
siempre han tenido una fuerte tendencia a "realizar trueques, cambios e
intercambios de unas cosas por otras". Este impulso natural hacia el comercio y
el intercambio fue acentuado y fomentado por las Cruzadas que se organizaron
en Europa occidental desde el siglo XI hasta el siglo XIII. Las grandes travesías
y expediciones de los siglos XV y XVI reforzaron estas tendencias y fomentaron
el comercio, sobre todo tras el descubrimiento del Nuevo Mundo y la entrada
en Europa de ingentes cantidades de metales preciosos provenientes de
aquellas tierras.[ CITATION Chr15 \l 3082 ]

El orden económico resultante de estos acontecimientos fue un sistema en el


que predominaba lo comercial o mercantil, es decir, cuyo objetivo principal
consistía en intercambiar bienes y no en producirlos. La importancia de la
producción no se hizo patente hasta la Revolución industrial que tuvo lugar en
el siglo XIX. Sin embargo, ya antes del inicio de la industrialización había
aparecido una de las figuras más características del capitalismo, el empresario,
que es, según Schumpeter, el individuo que asume riesgos económicos no
personales. Un elemento clave del capitalismo es la iniciación de una actividad
con el fin de obtener beneficios en el futuro; puesto que éste es desconocido,
tanto la posibilidad de obtener ganancias como el riesgo de incurrir en pérdidas
son dos resultados posibles, por lo que el papel del empresario consiste en
asumir el riesgo de tener pérdidas o ganancias.[ CITATION Chr15 \l 3082 ]

El camino hacia el capitalismo a partir del siglo XIII fue allanado gracias a la
filosofía del renacimiento y de la Reforma. Estos movimientos cambiaron de

30
forma drástica la sociedad, facilitando la aparición de los modernos Estados
nacionales que proporcionaron las condiciones necesarias para el crecimiento
y desarrollo del capitalismo en las naciones europeas.[ CITATION Chr15 \l 3082
]

Este crecimiento fue posible gracias a la acumulación del excedente económico


que generaba el empresario privado y a la reinversión de este excedente para
generar mayor crecimiento, lo cual generó industrialización en las regiones del
norte.[ CITATION Chr15 \l 3082 ]

Tanto los mercaderes como el comercio existen desde que existe la civilización,
pero el capitalismo como sistema económico no apareció hasta el siglo XVI en
Europa sustituyendo al feudalismo. Según Adam Smith, los seres humanos
siempre han tenido una fuerte tendencia a "realizar trueques, cambios e
intercambios de unas cosas por otras". Este impulso natural hacia el comercio y
el intercambio fue acentuado y fomentado por las Cruzadas que se organizaron
en Europa occidental desde el siglo XI hasta el siglo XIII. Las grandes travesías
y expediciones de los siglos XV y XVI reforzaron estas tendencias y fomentaron
el comercio, sobre todo tras el descubrimiento del Nuevo Mundo y la entrada
en Europa de ingentes cantidades de metales preciosos provenientes de
aquellas tierras.[ CITATION Chr15 \l 3082 ]

El orden económico resultante de estos acontecimientos fue un sistema en el


que predominaba lo comercial o mercantil, es decir, cuyo objetivo principal
consistía en intercambiar bienes y no e n producirlos. La importancia de la
producción no se hizo patente hasta la Revolución industrial que tuvo lugar en
el siglo XIX. Sin embargo, ya antes del inicio de la industrialización había
aparecido una de las figuras más características del capitalismo, el empresario,
que es, según Schumpeter, el individuo que asume riesgos económicos no
personales.[ CITATION Chr15 \l 3082 ]

Un elemento clave del capitalismo es la iniciación de una actividad con el fin de


obtener beneficios en el futuro; puesto que éste es desconocido, tanto la
posibilidad de obtener ganancias como el riesgo de incurrir en pérdidas son dos

31
resultados posibles, por lo que el papel del empresario consiste en asumir el
riesgo de tener pérdidas o ganancias.[ CITATION Chr15 \l 3082 ]

El camino hacia el capitalismo a partir del siglo XIII fue allanado gracias a la
filosofía del renacimiento y de la Reforma. Estos movimientos cambiaron de
forma drástica la sociedad, facilitando la aparición de los modernos Estados
nacionales que proporcionaron las condiciones necesarias para el crecimiento
y desarrollo del capitalismo en las naciones europeas. Este crecimiento fue
posible gracias a la acumulación del excedente económico que generaba el
empresario privado y a la reinversión de este excedente para generar mayor
crecimiento, lo cual generó industrialización en las regiones del norte.

[ CITATION Chr15 \l 3082 ]

2.6.1. Definiciones del Capitalismo.

Estas definiciones serían:

 El régimen económico en el cual el poseedor de factores de producción


es privado, dándose por esto como base de su construcción sobre un
régimen de bienes de capital industrial basado en la propiedad privada.
 El orden económico en la cual los medios de producción operan
principalmente en función del beneficio y en la que los intereses
directivos se racionalizan empresarialmente en función de la inversión
de capital y hacia la consecuente competencia por los mercados de
consumo y trabajo asalariado.
 Estructura económica en la cual prevalece el capital sobre el trabajo
como factor coadyuvante de producción y generador de riqueza, sea que
dicho fenómeno se considere como causa o como consecuencia del
control sobre los medios de producción por parte de quienes poseen el
primer factor.
 En las democracias liberales se entiende muchas veces el capitalismo
como un modelo económico en el cual la distribución, la producción y los
precios de los bienes y servicios son determinados en la mayoría de las
veces por alguna forma de libre mercado.

32
Usualmente, el capitalismo se le denomina al modo de producción que se
basa en la propiedad privada de los medios de producción, dándole una
gran importancia y relevancia al capital como base para la creación de la
riqueza y en la asignación de los recursos a través del mecanismo del
mercado. es importante tener conocimiento a lo que se le denomina
propiedad privada en este sistema económico, debido a que existen
diversas opiniones sobre la definición de este, incluso siendo este como uno
de los pilares de este sistema económico.

2.6.2. Principios Básicos del capitalismo.

2.6.2.1. Afán de lucro

El principio más básico del capitalismo es el afán de lucro: el deseo de las


personas de acumular la mayor cantidad de capital y recursos que puedan
gastando una menor cantidad de esfuerzo o recursos. El ánimo de lucro
incluye a los capitalistas que deciden invertir su capital y recursos con la
esperanza de recibir una gran devolución, así como a los trabajadores que
trabajan para otra persona con el deseo de ganar dinero para sí mismos.
[ CITATION Sar17 \l 3082 ]

2.6.2.2. Propiedad privada y acción individual

El capitalismo depende de la propiedad privada, del capital y los recursos, así


como del poder de la acción individual. La idea es que una vez que las
personas están lo suficientemente impulsadas por el afán de lucro, tienen el
poder de elegir si les gustaría o no les gustaría trabajar o invertir, y si es así,
en qué. Son los dueños de sus propios capitales y recursos, y pueden
utilizarlos para promover sus propios fines. Se cree que, si los recursos están
en manos del estado, los individuos no tienen la oportunidad de tomar
decisiones capitalistas, mientras que, si los recursos están en manos de
alguien más, entonces los individuos deben trabajar hasta que posean sus
propios recursos.[ CITATION Sar17 \l 3082 ]
33
2.6.2.3. Competencia y supervivencia del más apto.

Según la teoría capitalista, la competencia es un componente necesario para


un sistema capitalista saludable. Cada dólar se considera un voto y cada vez
que los consumidores gastan dinero, ellos votan por cualquier artículo o
compañía que les ofrece un mejor producto, servicio o experiencia. Los
individuos y las empresas tratan de capturar la mayor cantidad de votos. Al
mismo tiempo, los que no ganan dinero o votos son considerados débiles en
esta competencia darwiniana y se espera que mueran. Sin embargo, para
evitar los monopolios, que se consideran perjudiciales para la práctica
capitalista, se espera que otros nuevos competidores aparezcan
espontáneamente en lugar de los derrotados.[ CITATION Sar17 \l 3082 ]

2.6.2.4. Oferta y demanda

Se cree que el capitalismo es gobernado por una "mano invisible" impulsada


por la oferta y la demanda en el mercado libre. En otras palabras, los
individuos y las empresas exitosas trabajan individualmente y con acciones
coordinadas para satisfacer las necesidades del mercado. Por ejemplo, si los
capitalistas producen algo que nadie está interesado en comprar, se espera
que pierdan dinero, pero si producen algo que mucha gente quiere, entonces
se espera que llenen una necesidad del mercado y ganen dinero.[ CITATION
Sar17 \l 3082 ]}

34
CONCLUSIONES

Al desarrollar el presente trabajo, quisimos ampliar el campo de visión de los lectores


sobre los distintos conceptos: Critica sobre la Escuela clásica. Hemos, por ejemplo,
revisado los distintos enfoques de los más variados
Economistas de doctrinas keynesianas, posivistas entre otros en relación a algunas
ideologías de la escuela clásica. A continuación, exponemos un conjunto de
conclusiones específicas que constituye los resultados de nuestra monografía.
1. Entendemos por Escuela clásica:
Es una doctrina que considera que las unidades económicas obedecen a cierto
mecanismo que presenta regularidades, susceptibles de ser expresadas por leyes, en
virtud de lo cual, si opera libremente, se tendrán resultados óptimos. Además sostiene
que existe una solución armoniosa para los procesos económicos, y tiene como
característica fundamental la preocupación por el crecimiento económico.
2. Definimos algunos Criterios y tesis en desacuerdo a la escuela clásica:
Analizamos la Contraposición de A. Comte y los positivistas, así como de la Escuela
Histórica alemana, como los positivistas planteaban que era una doctrina idealista y por

35
tanto errónea; y los segundos decían que entre las ciencias históricas y las exactas había
un abismo infranqueable, Jhon F. Nash también crítico a Smith contradiciendo la
doctrina del egoísmo e interés propio donde admite la oposición entre el orden
económico basado en el egoísmo individualista, Nash propone que “no solo buscamos
el interés propio sino también el interés colectivo”.
Vimos como Keynes critica el poco interés dado por Adam Smith hacia el mercado de
trabajo donde él consideraba sometido a las leyes de competencia como una mercancía
más en un marco conceptualmente contradictorio todo esto impregnado en su libro
"Riqueza de las naciones”.
También como el giro keynesiana cien años después enfocaría el empleo como objetivo
principal de la Economía Política.

3. Analizamos objetivamente confrontaciones ideológicas teóricas -conceptuales:


Entre la escuela keynesiana y la clásica referidas a varios aspectos como:

Al objeto de estudio, al método utilizado , referidas a las premisas fundamentales, a los


agentes reguladores en la actividad económica, a la situación de equilibrio, a la
demanda y oferta de empleo ,el desempleo y su solución .

Hablamos del surgimiento del capitalismo en el siglo XVI analizamos sus definiciones
en las cual enmarca su ideología y denota que es un sistema económico y social basado
en que los medios de producción deben ser de propiedad privada, el mercado sirve
como mecanismo para asignar los recursos escasos de manera eficiente y el capital sirve
como fuente para generar riqueza.

RECOMENDACIONES

36
BIBLIOGRAFÍA

Baptiste Say, J. (1803). Tratado sobre Economía Politica. Paris.

Belén, V. S. (s.f.). Francois Quesnay - Biografía, ¡quién es y qué hizo? Obtenido de


Economipedia: https://economipedia.com/definiciones/francois-quesnay.html

Capella, F. (2016). cooperacion y competencia .

Case, K. E., & Ray, C. F. (1999). Principles of Economics(5th ed.). Londres: Prentice Hall.

Colegio de bachilleres. (22 de Abril de 2000). Microsoft word. Obtenido de CONEVyT:


https://www.conevyt.org.mx/bachillerato/material_bachilleres/cb6/5sempdf/economi
a1pdf/econ1_f1.pdf

Corrales Zumbado, C. J. (1990). Ley de Petty en la Economía Española. Madrid: Papeles de


economía española.

Habermas. (1985).

Lozano, C. B. (2003). Derecho Penal.

Mankiw, N. G. (2002). Principios de Economía. España: Mc Graw Hill.

Policonomics. (2017). Economía clásica: Adam Smith. Obtenido de Policonomics:


https://policonomics.com/es/lp-economia-clasica-adam-smith/

Policonomics. (2017). Economía clásica: Fisiocracia. Obtenido de Policonomics:


https://policonomics.com/es/lp-economia-clasica-fisiocracia/

Rogers, S. (20 de Noviembre de 2017). ¿Cuáles son los principios básicos del capitalismo?
Obtenido de eHow: https://www.ehowenespanol.com/son-valores-socialistas-
info_236073/

Ruiz, Y. M. (2008). Pensamineto económico con énfasis en pensamiento Económico Público.


Bogota D.C: ESAP.

Smith, A. (1776). La riqueza de las naciones . Londres : William Strahan; Thomas Cadell.

Sotelo, E. R. (s.f.). Historia del pensamiento económico: una linea en el tiempo. En Sotelo.
Mexico.

37
Urrutia, C. N. (13 de Octubre de 2015). El Modo de Producción Capitalista. Obtenido de El
Modo de Producción Capitalista: https://es.slideshare.net/christopherurrutia96/el-
modo-de-produccin-capitalista?from_action=save

Revista de la Facultad de Ciencias Económicas y Administrativas. Universidad


de Nariño Vol. XIV. No. 2 - 2do. Semestre 2013, Julio-Diciembre - Páginas 23-
54

Agamben, Giorgio, State of Exception, Chicago, Chicago University Press,


2005 [ed. cast.: Estado de excepción, Valencia, Pre-Textos, 2010].

Atkinson, Anthony y Piketty, Thomas, Top Incomes: A Global Perspective,


Oxford, Oxford University Press, 2010.

Katz, Cindi, «Vagabond Capitalism and the Necessity of Social Reproduction»,


Antipode, vol. 33, núm. 4, 2001.

Keynes, John Maynard, The General Theory of Employment, Interest, and


Money, Nueva York, Harcourt Brace, 1964 [ed. cast.: Teoría general de la
ocupación, el interés y el dinero, Barcelona, RBA, 2004].

Essays in Persuasion, Nueva York, Classic House Books, 2009 [ed. cast.:
Ensayos de persuasión, Madrid, Síntesis, 2009].

38
APÉNDICE

39