Está en la página 1de 4

KAYA STHAIRYAM

Kaya Sthairyam es la primera práctica de la introducción al Pratyahara. Es


una práctica básica de concentración sobre la estabilidad del cuerpo. En
sanscrito la palabra kaya significa cuerpo y sthairyam significa estabilidad.
Debido a la interrelación entre el cuerpo y la mente, cuando el cuerpo llega
a ser estable de ahí sigue la estabilidad de la mente. Entonces, cada una de
las practicas deberán empezar con 5 a 10 minutos de kaya sthairyam. Solo
cuando el cuerpo es absolutamente estable e inmóvil deberá empezar la
práctica real de Pratyahara y Dharana.
Es importante notar que la mente permanece unidireccional solo mientras el
cuerpo esta inmóvil. Tan pronto como cualquier parte del cuerpo se mueve,
la mente también se mueve. Entonces la concentración se rompe y una vez
que se rompe no se puede lograr otra vez en la misma práctica. Durante las
practicas de pratyahara puedes mover el cuerpo, puedes aún levantarte y
regresar a la práctica. Sin embargo, para llegar a Dharana, no deberás mover
un dedo, un parpado o tragar saliva sin romper la concentración.
Antes de intentar seguir las practicas de Dharana se debe dominar kaya
sthairyam. Deberá ser capaz de sentarte sin mover cualquier parte del cuerpo
por al menos media hora, entonces estarás listo para empezar las prácticas de
Dharana. En la etapa inicial de kaya sthairyam, el cuerpo deberá estar
confortable y relajado en la postura de meditación. Después, conforme se
desarrolla la inmovilidad, la conciencia física gradualmente se desvanecerá
conforme la conciencia de la inmovilidad se incrementa. En este momento
la concentración se traslada desde el cuerpo hacia la respiración natural, tal
que la mente inmóvil tiene un foco. Fundamentalmente, la conciencia de la
respiración también disminuye tal que hay solo conciencia. En este momento
estarás listo para empezar el Dharana. Con esta conciencia la cual es estable
e inmóvil y sin trabas por el cuerpo, debes empezar a concentrarte en el
objeto de la meditación. Si intentas el Dharana sin un cuerpo estable e
inmóvil y una mente fluctuante, ningún beneficio resultará de la práctica aun
si la ejecuta por 100 años. Los únicos resultados serán tensión, frustración, y
una mente fracturada. Entonces, lleva tu atención a las practicas
preparatorias en el comienzo. Domina kaya sthairyam, entonces serás capaz
de proceder con las prácticas de Dharana sin ningún obstáculo.

1
Preparación
Siéntate en una postura meditativa cómoda, preferiblemente siddhasana o
padmasana. Ajusta tu posición de tal manera que no tengas que mover
ninguna parte del cuerpo durante la práctica… asegúrate que la espina este
alineada... la cabeza, el cuello y los hombros deberán estar ligeramente hacia
atrás… coloque las manos sobre las rodillas en gyan mudra… cierre los
ojos… se consciente de la respiración lenta y profunda y cuenta 5
respiraciones mentalmente.
La postura corporal
Lleva tu conciencia al cuerpo… concéntrate en tu postura de meditación…
siente la espina elevándose recta desde el piso, apoyando la cabeza… se
consciente de la posición equilibrada y sincronizada de los brazos y de las
piernas… conciencia total en el cuerpo.
Visualización del cuerpo
Visualiza tu cuerpo externamente como si lo vieras completamente en un
espejo… ve tu cuerpo en la posición de meditación desde el frente, desde
atrás, desde el lado derecho, desde el lado izquierdo, desde el arriba... ve tu
cuerpo desde todos los lados a la vez.
Árbol del cuerpo
Se consciente de tu cuerpo completo… sienta que tu cuerpo esta enraizado
al suelo… imagina que tu cuerpo está creciendo desde el suelo como un
árbol… tu torso es el tronco, tus brazos y cabeza son las ramas, y tus piernas
son las raíces… tu cuerpo esta enraizado al suelo y no se moverá.
Sensaciones en el cuerpo
Se consciente de cualquier sensación física: frio, calor, viento, comezón,
dolor, inquietud, tensión, rigidez… dirige tu conciencia a esas sensaciones…
déjalas que sean el foco de tu mente… si tu mente empieza a vagar, tráela de
regreso a las sensaciones en el cuerpo.
Partes del cuerpo
Dirige tu conciencia a la cabeza…se consciente de la cabeza y de nada más…
visualiza la cabeza… lleva tu conciencia al cuello… siente cualquier
sensación en el cuello… continúa siendo consciente… sigue el mismo
proceso… mueve tu conciencia hacia los hombros, al brazo derecho, al brazo
izquierdo, la espalda completa, el pecho, el abdomen, la pierna derecha, la
pierna izquierda, y finalmente al cuerpo completo… se consciente del cuerpo
completo junto… intensifica tu consciencia del cuerpo… haz otra ronda
manteniendo conciencia completa.

2
Inmovilidad del cuerpo
Haz esta resolución, “Mantendré mi cuerpo inmóvil a través de toda la
práctica completa. Mi cuerpo no se moverá ni se sacudirá. Yo permaneceré
como una estatua inmóvil y estable”… aun si sientes el impulso de mover un
dedo del pie o de la mano, ajustar la ropa, o rascarte, trata de vencer este
impulso…cuando sientas el impulso a moverte, debes decirte… “No, yo no
me moveré hasta el final de la práctica”.
Estabilidad y quietud
Se consciente de tu cuerpo físico, de tu postura de meditación y de nada
más… Deberá haber conciencia total e ininterrumpida del cuerpo
completo… El cuerpo está perfectamente estable y sin movimiento…
desarrolla el sentimiento de estabilidad… se consciente de tu cuerpo y de la
estabilidad… se consciente de tu cuerpo y de la quietud… tu cuerpo está
absolutamente estable e inmóvil… se consciente de la estabilidad… se
consciente de tu cuerpo físico… no hay movimiento, no hay molestia, solo
estabilidad y quietud.
Rigidez psíquica
Siente la estabilidad y la inmovilidad del cuerpo… gradualmente tu cuerpo
llegara a estar rígido y tieso como una estatua, como si todos los músculos
estuvieran congelados... el cuerpo deberá estar tan rígido que seas incapaz
de mover cualquier parte, aun si lo quisieras… conciencia total del cuerpo,
de la inmovilidad, de la rigidez psíquica… Siente la posición asegurada del
cuerpo… se consciente del cuerpo y de la quietud.
Conciencia de la respiración
Conforme el cuerpo llega a estar quieto y rígido, comenzarás a perder la
conciencia física... en este punto traslada tu atención a la respiración… se
consciente de la respiración natural... sin alterar o modificarla en ninguna
manera… simplemente observa la respiración, como se mueve dentro y fuera
del cuerpo… la respiración se mueve dentro y fuera en un flujo rítmico…
sigue cada movimiento de la respiración con tu conciencia… al mismo
tiempo se consciente del cuerpo… deja que la conciencia alterne entre la
respiración y el cuerpo... conforme el cuerpo es más y más rígido, la
conciencia automáticamente se trasladará más y más hacia la respiración...
no se requiere ningún esfuerzo… cuando el cuerpo esté absolutamente quieto
y sin movimiento, la respiración será más y más sutil, hasta que parezca que
no estés respirando.

3
Estado de concentración
Conforme la respiración sea más y más imperceptible, comenzarás a
experimentar la conciencia pura, la cual funciona a través de la mente sin
fluctuación… la respiración es responsable de los movimientos de la mente
y del cuerpo… cuando la respiración sea muy sutil, la mente será
unidireccional y quieta… este es el estado en el cual el Dharana puede ser
practicado.
Finalizando la practica
Prepárate para finalizar la práctica… gradualmente se consciente del cuerpo
físico, de la postura de meditación… siente el peso del cuerpo contra el
suelo… se consciente de las manos descansando sobre las rodillas… se
consciente del cuerpo físico entero… se consciente de la respiración…
Observa la respiración como fluye hacia dentro y hacia fuera… Toma una
respiración profunda y cante OM tres veces.