Está en la página 1de 10

LABORATORIO N° 6

ACABADO TEXTIL CON PROTECCION UV

INTEGRANTES:

Cuba Aguilar Rocío Lisbet

Morales Villogas, Erika

Guevara Vivanco Edgar omar

Mory Soto Alfredo

López Hernández Diana Laura

Coronado Cruz Jose


Marco teórico

La larga exposición a la radiación ultravioleta (UV), puede provocar importantes


problemas en nuestra salud. Ello, agravado por la disminución de la capa de ozono,
lo que provoca un aumento de radiación ultravioleta procedente del sol, que llega
hasta la tierra.

Podemos clasificar las radiaciones ultravioleta en:

UV-A (400-320nm)
UV-B (320-280nm)

¿Qué ocurre cuando la radiación solar, y por lo tanto la radiación UV incide sobre un
tejido?

a) Puede ser dispersada


b) Puede ser absorbida
c) Puede ser reflejada

Los textiles que ofrecen protección UV garantizan una mínima exposición de la piel a
las radiaciones UV procedentes del sol. Ello es especialmente importante en
prendas destinadas a ropa deportiva, bañadores, ropa de trabajo para exteriores,
toldos, sombrillas, etc. Gran número de productos textiles, permite el paso de los
rayos UV, en mayor o menor cantidad. Para ello, ha de determinarse el grado de
protección ultravioleta de los textiles, también conocido como FPU. De este modo se
relaciona el FPU (factor de protección ultravioleta) con la cantidad de radiación ultra
violeta transmitida y absorbida.

 Tejido con FPU entre 15-24 se considera una buena protección porque
transmiten entre un 4,2-6,7 % de radiación UV.
 Tejidos con FPU entre 25-39 se considera una protección muy buena porque
transmiten entre 2,6 y 4,1 % de radiación UV.
 Tejidos con FPU = o >40 se considera una protección excelente porque
transmiten menos del 2,5 % de la radiación UV.

Protegen mejor de las radiaciones UV, prendas de vestir frescas, ligeras, que cubran
la mayor superficie corporal y con FPU mayor de 30.

Hay que tener en cuenta que, una cosa es combatir el calor con ropas frescas,
tejidos naturales y claros y otra protegernos de las radiaciones.

Uno de los factores más importantes en la capacidad de proteger contra las


radiaciones UV de un textil, es la materia que lo forma.

Parámetros de los que depende el nivel de protección UV de un tejido:

ESTRUCTURA DEL TEJIDO

A mayor grosor, mayor protección UV.

A mayor compacidad o densidad, mayor protección UV


COLOR

Los colorantes textiles, tienen capacidad de absorción de los rayos UV, en mayor o
menor grado, aumentando en cierta manera, el factor de protección. La protección
será mayor, cuanto más oscuro sea el matiz, en un determinado tejido y colorante.

LA FIBRA O FIBRAS QUE LO FORMAN

Fibras que presentan altos valores de FPU son la lana o poliéster. En cambio, las de
algodón, seda, poliamida o acrílica, sólo una pequeña absorción de los rayos
ultravioleta.

Hay que indicar que existen en el mercado diferentes fibras químicas, que
incorporan en su estructura productos que aumentan sus valores de FPU.

También existen productos de apresto que se aplican a fibras, hilos o tejidos, los
cuales les confieren mayor grado de protección FPU.

Las fibras químicas convencionales con protección UV, suelen contener porcentajes
del orden del 5 al 10% de materias cerámicas, fundamentalmente óxido de titanio.
APRESTOS Y ACABADOS

Se puede mejorar el FPU de un tejido, en función de los diferentes procesos de


acabado que se le pueden aplicar. Por ejemplo, un acabado a base de encogimiento
compresivo (SANFOR), aparte de proporcionar al tejido mayor estabilidad
dimensional, por el hecho de compactarlo, aumentará también su valor FPU.

También se puede mejorar el valor del FPU de los tejidos, mediante la aplicación
sobre éstos de determinados productos de apresto.

El óxido de titanio es muy utilizado, ya que tiene la capacidad de absorber los rayos
ultravioleta de la fracción espectral comprendida entre 280 y 400 nm, reflejando la
radiación visible y la infrarroja. Por el elevado efecto de reflexión, impide que los
tejidos se calienten en exceso, dando una elevada sensación de confort.

Otro producto muy utilizado, es el óxido de zinc, el cual se puede combinar también
con el óxido de titanio, para mejorar el valor FPU. También se utilizan materiales que
poseen alta reflexión de la radiación solar, como son el aluminio y el silicato de
aluminio.
Introducción

Los rayos UV B de la luz solar, perjudican la piel humana. Las dosis de rayos, se
acumulan a lo largo de la vida y favorecen la formación del cáncer de piel.

La protección que garantizan los tejidos, a menudo no es suficiente para prevenir el


desarrollo de los melanomas. Un acabado especial puede, sin embargo, aumentar
este efecto protector significativamente.

Entre los rayos ultravioleta están:

Los UV-B de onda corta y de gran energía (longitud de onda 280-320 nm, proporción
aproximada 0,4%)

Los UV-A de onda larga y pobres en energía, que sin embargo penetran más en la
piel (longitud de onda 320-400 nm)

Los UV-C (longitud de onda 280 nm ) muy ricos en energía, que son muy peligrosos
para nuestra piel, y que son reflejados por la capa de ozono y no alcanzan la
superficie terrestre.

Los rayos UV-A de onda larga, conducen a través de la transformación de fases


previas de melanina, a una pigmentación inmediata que aparece en el plazo de
pocas horas. Se introducen profundamente en la piel, y conduce a una prematura
alteración de ésta, que se manifiesta en pérdida de elasticidad con aparición de
arrugas y rugosidades.

Los rayos UV-B de onda corta pero con mucha energía, penetran menos milímetros
en la piel y conducen a la aparición de un pigmento, que se deposita en las células
de la epidermis y produce un bronceado de larga duración.

La liberación de moléculas agresivas de oxígeno por medio de rayos UV-B, conduce


al deterioro de la piel, en forma de bronceado, que puede provocar por exposición
continuada sobre todo en niños y jóvenes, el riesgo de aparición de un melanoma
(tumor oscuro de piel), en años posteriores.
Materiales:

Vaso precipitado Balanza analítica Tela desengomada y


descrudada

RUCO-SHIELD Agua blanda Varilla de vidrio


RAY

foulard Termofijadora Pipeta


Objetivos

Aplicar propiedades permanentes para proteger la piel contra rayos UV dañinos,


especialmente apto para fibras celulósicas.

Receta

30 mL/L RUCO-SHIELD RAY


pick-up 80%
secado 140°C por 2 min.

Condiciones

a. R/B= 1/30
b. Peso muestra 2.5105 g (tejido punto)

Cálculos

VB RUCO-
SHIELD RAY
1 kg 30 L 30 g 1L
0.0025105Kg 0.075 L 2.25 g 0.075 L

Se tuvo que calcular la presion del foulard, para sacar un aproximado de 80% de
pick-up

𝑃𝐻 − 𝑃𝑆
𝑃𝑖𝑐𝑘 𝑢𝑝 = ∗ 100
𝑃𝑆

4.5595 − 2.5105
𝑃𝑖𝑐𝑘 𝑢𝑝 = ∗ 100 = 81.6%
2.5105
Procedimiento

Primero se pesó el sustrato textil Se preparó 75 mL de H2O de solución con


obteniendo 2.5105 g y de ahí se realizaron 2.25 mL de RUCO-SHIELD RAY. Se
los cálculos para obtener los mL de RUCO- mezcla hasta tener una mezcla
SHIELD RAY y VB. homogénea.

Sumergir el sustrato textil por unos Ajustar el sustrato en las púas de la


segundos en la solución preparada, termofijadora y curarlo por 2 mit a
posteriormente llevar a los rodillos de 140 °C.
exprimido a 4.6 bar, con un pick-up de
81.6%.

Antes de someterla al tratamiento Después del tratamiento


Observaciones:

El pigmento UV a simple vista tenia tonalidad fosforescente azul.

En la cámara de luz UV el sustrato textil de algodón antes del tratamiento reflejaba


fluorescencia como si fuera poliéster u otra fibra sintética.

Conclusiones:

Es un procedimiento muy fácil de realizar, y realizarlo en grandes volúmenes es


rentable, además de que agregas un valor agregado al material textil ideal para
prendas de alto rendimiento; deportivas, natación, etc.

Los cambios no fueron muy significativos al comparar la muestra antes del


tratamiento y después, en la cámara de luz se comportó de la misma manera, por lo
tanto se concluyó; que el tratamiento no fue adecuado como la tela que ya haya
tenido otro acabado en la cual no permitió la adherencia del pigmento.

Posteriormente se realizó con una muestra sin blanquear y no tuvo resultados


significativos, con las mismas condiciones.

Se debe revisar el producto como fecha de caducidad o malas prácticas de


almacenamiento del producto que también puede afectar en el acabo del sustrato
textil.