Está en la página 1de 6

La definición de 'inteligencia' es esquiva pero incluye

cosas como el uso de herramientas para modificar el


entorno o el uso del lenguaje
ROCÍO LEAL CAMPANARIO

26 DIC 2019 - 18:22 CET

Capuchinos usando ramas como herramientas. TIAGO FALÓTICO

A priori parece que la inteligencia fuera algo fácil de definir porque


todo el mundo encuentra una definición, pero es verdaderamente
difícil encontrar una adecuada y ajustada y, sobe todo, que tenga en
cuenta todas las variables. Por ejemplo, la definición de la RAE dice
que es la capacidad de entender o comprender, de resolver
problemas; es decir, está hablando de habilidades y de destrezas,
pero no está diciendo que para poder desarrollar esas habilidades
hace falta la experiencia. Para que tú puedas comparar si cuando
haces algo lo haces bien necesitas partir de una experiencia, una
memoria y un aprendizaje. Y esa definición de la RAE no tiene en
cuenta dichos factores.

Si pensamos en todo el abanico de seres vivos, cómo hace la


pregunta, consideramos que un ser vivo es inteligente, primero, si
es capaz de utilizar herramientas para modificar su entorno. Eso se
ve muy bien en los chimpancés que usan palitos para meterlos en
los hormigueros y poder comerse las termitas, aunque no solo los
chimpancés utilizan herramientas. Segundo, si usa el lenguaje para
comunicarse con otros seres de su misma especie, como los
humanos; pero se ha visto que esa capacidad de comunicación se
da también en los delfines y otras especies animales. Además, sería
necesario tener conciencia de uno mismo. ¿Por qué? Porque uno se
tiene que preguntar si lo que va a hacer es útil para aquello que
quiere conseguir. Es decir, uno tiene que ser capaz de reflexionar y
rebuscar entre su experiencia.

El problema fundamental a la hora de definir la inteligencia es que


lo estamos considerando como un ente, algo con una entidad
propia. La gente que no trabaja en neurociencia normalmente te
pregunta: ¿Y en qué parte del cerebro está la inteligencia? Y esa
pregunta viene de que se considera la inteligencia como un algo
tangible. Pero eso no es así: la inteligencia no es algo con
características de ente y, desde luego, no está ubicada en un sitio
específico del cerebro. De hecho, la inteligencia es muy difícil de
cuantificar incluso utilizando los denominados test de inteligencia.
Estos test solo cuantifican una parte determinada de la inteligencia.

Ahora tenemos la teoría de las inteligencias múltiples, de la que yo


soy partidaria porque, por ejemplo, una persona puede ser un
fracaso total en cuestiones sociales pero puede ser un músico
excelente. Y gracias también a patologías como el autismo nos
hacemos cada día más preguntas sobre la inteligencia. Muchas
personas del espectro autista no se consideran con una capacidad
intelectual o con un alto coeficiente de inteligencia, pero hay
muchos que son buenísimos en cálculo, en geometría o en otras
habilidades matemáticas y también en arte. Tienen determinadas
facetas en las que sobresalen en cuanto a sus habilidades. Pero la
inteligencia se considera como un conjunto de todo. Yo creo que la
inteligencia debe definirse desde otra pregunta: ¿para qué sirve?

La finalidad de todo ser


vivo es la supervivencia y El problema fundamental
no la supervivencia a la hora de definir la
individual sino la de la inteligencia es que lo
especie. Entonces ¿qué es estamos considerando
lo que te permite como un ente, algo con
sobrevivir?, que seas una entidad propia
capaz de adaptarte a un
medio cambiante. ¿Y
cómo te puedes adaptar a
un medio cambiante? Desde luego no desde el punto de vista físico,
porque los cambios físicos requieren muchos millones de años para
que tengan lugar, de modo que tiene que ser un cambio de potencia
intelectual, de potencia mental. Y ahí está un poco más definida la
inteligencia, que sería aquello que te permite moverte en un entorno
cambiante y generar habilidades y actitudes que posibiliten
sobrevivir en ese entorno.

Las inteligencias múltiples son aquellas aptitudes que uno tiene


para determinadas habilidades: si eres muy bueno en matemáticas,
o si eres muy bueno memorizando, planificando o socializando, etc.
Eso serían las distintas aptitudes que uno presenta. Y después
estaría lo que es la inteligencia general que es cómo cada uno utiliza
esas aptitudes para adaptarse a las múltiples circunstancias.

Rocío Leal Campanario es doctora en neurociencia, profesora e investigadora en


la Universidad Pablo de Olavide.

Pregunta enviada vía email por José María de Azcárate Bang

Nosotras respondemos es un consultorio científico semanal, patrocinado por la


Fundación Dr. Antoni Esteve, que contesta a las dudas de los lectores sobre ciencia
y tecnología. Son científicas y tecnólogas, socias de AMIT (Asociación de Mujeres
Investigadoras y Tecnólogas), las que responden a esas dudas. Envía tus
preguntas a nosotrasrespondemos@gmail.com o por Twitter
#nosotrasrespondemos.

Coordinación y redacción: Victoria Toro

Se adhiere a los criterios de Más información >

ARCHIVADO EN:
Neurociencia · Sistema nervioso · Anatomía · Medicina · Biología · Salud
· Ciencias naturales · Ciencia

CONTENIDO PATROCINADO

Este juego de moda El truco de Descubre la oferta


es adictivo seguridad online que exclusiva de Vega
que todos los que Sicilia
tienen un portátil

FORGE OF EMPIRES AHORRADORES DE BODEBOCA


SEGURIDAD

Y ADEMÁS...

Se casó Luis Suárez Cristina Pedroche Picos de 35 km/h: el


pero en Internet sólo alucina a todos con carrerón de Traoré
se habla de la mujer su vestido de que puso Internet
de Messi 'Venus… patas…
TIKITAKAS TIKITAKAS AS VÍDEOS

recomendado por

NE WSL E TTER
Recibe el boletín de Ciencia

© EDICIONES EL PAÍS S.L.


Contacto Venta de contenidos Publicidad Aviso legal Política de privacidad Política cookies
Mapa EL PAÍS en KIOSKOyMÁS Índice RSS