Está en la página 1de 4

Capítulo 9º

DEONTOLOGÍA DE LA PROFESIÓN DE COCINA


(CUALIDADES DEL BUEN COCINERO)
UNIDAD DE TRABAJO ELABORADA POR ANTONIO MINCHILLO OJEDA

Es el tratado de los deberes que deben desarrollarse a lo largo de nuestra

vida profesional como cocineros/as.

Además de las normas exigidas a cualquier buen ciudadano consciente, hay

algunas específicas del cocinero, relacionadas con su oficio como son:

limpieza, aseo corporal, puntualidad, uniformidad apropiada, limpieza de

herramientas, revisión despeje y limpieza del lugar de trabajo, evitar

movimientos y actos groseros, vocación, compostura, educación,

puntualidad, organización y previsión, buena administración,

compañerismo, sentido de la responsabilidad, horario estricto, evitar

posible deterioro de géneros, acumulación de trabajos, previsiones

fallidas, espíritu creador, y deseos de perfeccionamiento.

La limpieza: Es importantísima la limpieza, por lo que tiene de medida

higiénica al elaborar alimentos y presentarlos con aspecto agradable al

consumidor. Comprende: aseo corporal, uniformidad apropiada, limpieza de

herramientas, limpieza recipientes, despeje y limpieza del lugar de

trabajo, evitar movimientos o actos groseros.

55
Capítulo 9º

DEONTOLOGÍA DE LA PROFESIÓN DE COCINA


(CUALIDADES DEL BUEN COCINERO)
UNIDAD DE TRABAJO ELABORADA POR ANTONIO MINCHILLO OJEDA

Vocación: El largo aprendizaje, jornada laboral extensa y diferente al

resto, temperaturas extremas, rapidez y tensión en el servicio, pueden

superarse por una firma vocación unida al orgullo profesional de un trabajo

bien hecho.

Compostura: la postura en su trabajo debe ser la correcta, nada de

apoyarse en las paredes, sentarse encima de las mesas, realizar el trabajo

sentado; además de afear la visión, impide en muchos casos la realización

perfecta del trabajo.

Puntualidad: Cada preparación en la cocina, requiere de un tiempo

prefijado; lo que puede hacer entorpecer el servicio de otros compañeros.

Una de las normas de Hostelería es “no hacer esperar al cliente en la

mesa”.

Organización y previsión: Debido a los diferentes cometidos a realizar en

la cocina, se debe ser ordenado en su cometido. Se harán la elaboración de

preparados siguiendo un orden lógico, comenzando por los que pueda

necesitar más tiempo de elaboración. Prever los trabajos preliminares y en

general, todo lo que facilite el trabajo armónico en el servicio.

56
Capítulo 9º

DEONTOLOGÍA DE LA PROFESIÓN DE COCINA


(CUALIDADES DEL BUEN COCINERO)
UNIDAD DE TRABAJO ELABORADA POR ANTONIO MINCHILLO OJEDA

Buena Administración: Al cocinero se le exige la colaboración en la

obtención de beneficios. Por sus manos pasan alimentos de gran valor

económico, lo que le convierten en administrador de su departamento o

partida. Por lo que debe sacar el mayor provecho de ello. El descuido en

este aspecto causa perjuicios a la empresa y a sí mismo, ya que su

valoración desciende.

La buena administración del cocinero comprende: Perfecta compra,

conservación y distribución de productos alimentarios, a los que se le

buscará el mayor rendimiento. Evitando derroches de luz, agua, gas.

Conservando las instalaciones, maquinaria y herramientas.

Compañerismo: La convivencia entre los integrantes de una brigada debe

ser buena. En todo momento se deberá estar atento a cualquier cosa que

le hiciera falta al compañero, advirtiendo de posibles fallos o posibles

accidentes, dando y recibiendo esta ayuda con sencillez.

Sentido de la responsabilidad: Se refiere a la atención que debe poner

en su trabajo para evitar fallos en su misión. Los posibles fallos los

agrupamos en: Horario estricto, posible deterioro de alimentos,

acumulación de trabajos, previsiones fallidas.

57
Capítulo 9º

DEONTOLOGÍA DE LA PROFESIÓN DE COCINA


(CUALIDADES DEL BUEN COCINERO)
UNIDAD DE TRABAJO ELABORADA POR ANTONIO MINCHILLO OJEDA

Espíritu Creador: El cocinero con su aprendizaje y práctica conoce las

características de los alimentos que maneja y las técnicas de para su

transformación, con este binomio el cocinero busca salir de la rutina del

extenso recetario, y llegar a crear platos realmente notables.

Deseos de perfección: Siempre existe la posibilidad de agrandar los

conocimientos que se tengan por medio de lecturas profesionales,

intercambio de ideas con compañeros, estancias formativas en

restaurantes de prestigio, pero siempre impulsando la investigación en

esta rama.

58

Intereses relacionados