Está en la página 1de 2

Procesos perceptivos

Son responsables del análisis de los estímulos verbales de entrada (inputs), visuales y ortovos,
dichos procesos son:

· Análisis visual. Se encarga de procesar los signos escritos. Puede actuar procesando lo escrito
igual que reconocemos una cara o descomponiendo la secuencia en las letras que la componen.

· Análisis auditivo. Es el responsable del tratamiento de la información acústica, del análisis de


los inputs orales. Puede actuar tratando lo oído globalmente o descomponiendo el input auditivo
en las unidades fonológicas que componen la palabra.

Almacenes léxicos

Para poder leer palabras hacen falta una serie de conocimientos acerca de éstas, que forman parte
de la memoria a largo plazo. Esos conocimientos forman lo que se ha dado en llamar léxico
interno, formado por un conjunto de almacenes especializados, cada uno de los cuales contiene
representaciones de un determinado aspecto de la palabra. Estos almacenes son:

· Léxico visual. Está formado por las representaciones visuales que las palabras escritas que
leemos dejan en nuestra memoria tras haberla visto el número suficiente de veces como para
memorizarla, es decir, representaciones ortográficas; de modo que sirve para el reconocimiento
global de las palabras. Cada representación posee un «umbral de activación», una determinada
cantidad de esfuerzo para activarse en nuestro recuerdo; un umbral que depende del número de
veces que hemos leído esa palabra y el tiempo transcurrido desde la última vez que la leímos.

· Léxico auditivo. Está formado por representaciones auditivas de las palabras que hemos
escuchado a lo largo de nuestra experiencia como hablantes.Es un almacén de MLP especializado
en el reconocimiento de información, sólo que mientras que el léxico visual almacena
representaciones ortográficas y sirve para reconocer palabras escritas, el léxico auditivo almacena
representaciones «fonológicas», es decir, de palabras que hemos oído. Cada representación
auditiva posee un umbral de activación que depende de la frecuencia con que la persona la ha
oído.

· Léxico fonológico. Está formado por las representaciones de las palabras que se crean al
pronunciar éstas reiteradamente. En el léxico fonológico existe una representación individual para
cada palabra hablada, con su propio umbral de activación, que dependería de su frecuencia de uso
y de su recencia (lo que nos lleva a menudo a decir la misma palabra entre varios sinónimos
posibles cuando todos ellos son de una frecuencia equivalente).
· Sistema Semántico. Para poder entender la palabra leída u oída es necesario acceder al
significado asociado a ella que se encuentra almacernada en el sistema semántico. Del mismo
modo, cuando vamos a decir una palabra lo primero que hay que hacer es activar el significado
que queremos expresar en ese sistema semántico, siendo un segundo paso la activación de la
representación “oral” correspondiente en el léxico fonológico. A diferencia de los almacenes
comentados hasta ahora, que son especializados según la modalidad de los estímulos (oral o
escrita) y el tipo de tarea (comprensión o producción), el sistema semántico es único para todas
las palabras y todas las situaciones de comprensión y expresión posibles, de modo que se puede
llegar al mismo concepto a través de la palabra escrita, de los sonidos o del comprensión auditiva.

Almacenes subléxicos

La lectura de palabras en un sistema de escritura alfabético exige la existencia de determinados


conocimientos acerca de la estructura interna de las palabras, tanto habladas como escritas;
teniendo en cuenta que los sistemas alfabéticos se basan en la asociación de letras y fonemas, se
precisan los dos siguientes almacenes subléxicos:

· Almacén de fonemas. Es un almacén de MLP formado por el conocimiento que el hablante ha


adquirido sobre los fonemas de su lengua, cada uno de los cuales contaría con una representación,
formado por aquellas “categorías de sonidos” que en la experiencia del hablante han demostrado
tener valor para diferenciar significados.

· Almacén de grafemas. Es un almacén de MLP formado por las representaciones “visoespaciales”


de las letras.

Otros componentes

Para terminar con los diferentes elementos que componen el sistema de procesamiento de
las palabras escritas, que nos permiten la lectura en un sistema alfabético, debemos añadir los
siguientes:

· Módulo de conversión grafema-fonema (RCGF). Se trata de un mecanismo cuya función es la


transformación de las letras obtenidas mediante el análisis visual de la palabra escrita en fonemas,
mediante la aplicación del conjunto de reglas que suelen denominarse «código alfabético» o
«código grafo-fonético».