Está en la página 1de 122

ENSAYOS POLITICOS

Propuesta de cambio y transformación integral para la sociedad.


POLICRACIA. El nuevo paradigma. La última utopía por realizar

Género: Ensayo.
Título: Policracia. El nuevo paradigma. La última utopía por realizar.
Diseño y Diagramación: Juan Eliécer Ramírez.
Ilustración de Cubierta: Juan Eliécer Ramírez.
Fotografía de la portada: Alejandra Guzmán.
Revisión, corrección y prólogo de la primera edición: Politólogo y Escritor Elys Rivas.

1ª Edición, diciembre, 2004.


©2004 por Juan Eliécer Ramírez.
ISBN: 980-12-0776-0.
Depósito legal: Nº. lf05720043201827.
Tiraje: 1.000 ejemplares.

2ª Edición, 2018.

Queda rigurosamente prohibida, sin la autorización escrita del titular del “copyright”, bajo las
sanciones establecidas en las leyes, la reproducción total o parcial de esta obra por cualquier
método o procedimiento informático, y la distribución de ejemplares de ella mediante alquiler o
préstamo públicos.

1
Juan Eliécer Ramírez
POLICRACIA. El nuevo paradigma. La última utopía por realizar

DEDICATORIA
A mi Padre Celestial, por hacerme instrumento en Sus manos.

A mis hijos, mi mejor oportunidad de trascender.

A mi madre, en gratitud por lo que soy y puedo llegar a ser.

A mis maestras y profesores, por enriquecer mi espíritu.

A mis amigos, fiel testimonio de que no he arado en el mar.

2
Juan Eliécer Ramírez
POLICRACIA. El nuevo paradigma. La última utopía por realizar

“...si mi muerte contribuye a que cesen los partidos


y se consolide la unión, yo bajaré tranquilo al sepulcro...”

Simón Bolívar.

3
Juan Eliécer Ramírez
POLICRACIA. El nuevo paradigma. La última utopía por realizar

INDICE
Prólogo ----------------------------------------------------------------------------------------------------------------- 5
Pórtico----------------------------------------------------------------------------------------------------------------- 6-8
Un Previo------------------------------------------------------------------------------------------------------------ 9-10
Auto semblanza---------------------------------------------------------------------------------------------------11-12
I.- Antecedentes Reformadores y Descentralizadores en Venezuela-------------------------------- 14-18
II.- Hacia un cambio de Paradigma-------------------------------------------------------------------------------- 20
III.- La Urgente y Necesaria Humanización----------------------------------------------------------------- 22-23
IV.- Policracia: Especificidad y Valores--------------------------------------------------------------------------- 25
V.- Orden Lógico de Aparición de los Sistemas Políticos------------------------------------------- --------- 27
VI.- Del Estado Nación al Estado Ciudad---------------------------------------------------------------- ---------29
VII.- Hacia la Transformación del Contrato Actual------------------------------------------------------------ 31
VIII.- Alternativas para Abordar la Crisis------------------------------------------------------------------------- 33
IX.- Nuevos Paradigmas, Nueva Visión------------------------------------------------------------------ ---------35
X.- ¿Cómo Resolver el Asunto de la Educación Ciudadana?------------------------------------------------- 37
XI.- La Comunidad y el Desarrollo---------------------------------------------------------------------------------- 39
XII.- La Sociedad de Participación, Una Sociedad Libre e Igualitaria--------------------------------------- 41
XIII.- Razones Conceptuales del Modelo Policrático----------------------------------------------------------- 43
XIV.- Consejo Local de Planificación Pública, Instrumento Ideal para Propiciar la
Policracia desde la Base ----------------------------------------------------------------------------------------- 45-46
XV.- El Estado Actual y su Complejidad Social--------------------------------------------------------------- 48-49
XVI.- El Concepto del Desarrollo------------------------------------------------------------------------------------- 51
XVII.- El Municipio que Aspiramos---------------------------------------------------------------------------------- 53
XVIII.- El Gerente Público y la Responsabilidad de Gobernar-------------------------------------------- 55-56
XIX.- Igualdad y Demagogia------------------------------------------------------------------------------------------- 58
XX.- La Indispensable Participación--------------------------------------------------------------------------------- 60
XXI.- La Oportunidad de la Crisis-------------------------------------------------------------------------------- 62-63
XXII.- La Participación en el Contexto Comunitario--------------------------------------------------------- 65-66
XXIII.- Lo Social como Estrategia de lo Político------------------------------------------------------------------- 68
XXIV.- Resistencia--------------------------------------------------------------------------------------------------------70
XXV.- Con Fe Absoluta en el Señor----------------------------------------------------------------------------------72
XXVI.- Permaneced en el Sendero Recto----------------------------------------------------------------------74-75
XXVII.- Centro para la Estimulación Integral y Desarrollo del Niño y de la
Adolescente (CEIDNA) ---------------------------------------------------------------------------------------------77-78
XXVIII.- Escuela de Gerencia Comunitaria------------------------------------------------------------------------- 80
XXIX.- El Network Marketing o Multinivel como Herramienta Útil para
Establecer la Policracia------------------------------------------------------------------------------------------ 82-100
XXX.- Filosofía del nuevo paradigma cooperativo--------------------------------------------------------102-104
XXXI.-El Ahorro como palanca para alcanzar el Desarrollo Sustentable----------------------------106-107
XXXII.- Hacia el Desarrollo Sustentable-------------------------------------------------------------------------- 109
XXXIII.-La voz del pueblo es la voz de Dios --------------------------------------------------------- 111-112
XXXIV.- Policracia, la Vía Alterna-----------------------------------------------------------------------------114-115
¿Qué es la SCI?----------------------------------------------------------------------------------------------------117-118
Bibliografía---------------------------------------------------------------------------------------------------------------119
Acerca del Autor------------------------------------------------------------------------------------------------------- 120
Otras Obras del Autor-------------------------------------------------------------------------------------------------121

4
Juan Eliécer Ramírez
POLICRACIA. El nuevo paradigma. La última utopía por realizar

V ENEZUELA atraviesa por una crisis. Quizás la crisis más profunda de las últimas décadas. Y
que ha permitido vivir la situación política del momento. De hecho algunos analistas
señalan que en ésta crisis los partidos políticos tienen su cuota de responsabilidad.
Particularmente porque dejaron de cumplir con sus funciones. Con su rol fundamental como era el
de ser intermediarios entre la sociedad civil y el Estado. A tal extremo que se transformaron en
instituciones. En gobierno. Promoviendo así el nacimiento de la partidocracia. Circunstancia que
no es otra que la democracia de los partidos.

Aunado a este hecho, encontramos la consideración de que el modelo político que dio origen al
sistema democrático venezolano, después del derrocamiento del tirano Marcos Pérez Jiménez y
que marcó el fin de la década del terror, está agotado. Se afirmó que el Pacto de Punto Fijo perdió
vigencia y que ya no podía sostenerse. Que no estaba dando respuesta a las nuevas realidades
políticas que vivía el país. De aquí el hecho del por qué el fenómeno político del chavismo.

Razón por la cual se llegó a plantear la necesidad de un Nuevo Discurso Político. De la necesidad
de un Nuevo Proyecto Político que ofreciera opciones nuevas que permitieran hacerle frente a las
nuevas realidades que está viviendo el país. Ciertamente Venezuela amerita, requiere el concurso
de sus mejores elementos. De la unión de todas sus voluntades. De un nuevo modelo político que
permita su reconstrucción. Sanar sus heridas. Cubrir las grietas profundas que está dejando esta
crisis que nos tiene hospedados en el gran hotel del abismo.

Dicen que las grandes utopías dejan de ser utopías cuando se transforman en realidades
concretas. La Policracia como sistema político es, precisamente, una utopía. Una gran utopía. Un
modelo. Un prototipo. Un paradigma germinando como un sueño en la mente de su autor. Una
espada de Damocles para los restos políticos de las instituciones fosilizadas de la democracia.
Instituciones que se transformaron en cadáveres porque se negaron a renovarse. Porque no
fueron capaces de responder a las exigencias de la sociedad. De satisfacer sus demandas.

Por ello esta propuesta de la Policracia emerge, como el Ave Fénix, de las cenizas de la
democracia. No para remendarla, sino para reconstruirla. Para redefinirla. Y con ella redefinir el
Estado. Y dar así nacimiento a una nueva sociedad. Una sociedad participativa y verdaderamente
protagonista de su destino. Esto porque la Policracia como forma de gobierno de muchos no
persigue otra cosa sino fomentar la participación de la sociedad. Participación que será posible con
el desarrollo de una cultura política que permita comprender el Estado. Propuesta ambiciosa pero
universal puesto que será válida no sólo para Venezuela sino para todos los países del mundo.

Dr. Elys Rivas.

5
Juan Eliécer Ramírez
POLICRACIA. El nuevo paradigma. La última utopía por realizar

I NMERSOS como estamos, desde hace casi dos décadas, en el tan anunciado y esperado nuevo
siglo-milenio, así como en la última dispensación del cumplimiento de los tiempos, las fuerzas
organizadas de la sociedad nos enfrentamos ante verdaderos desafíos: planificar y desarrollar
de manera sustentable y sostenible las presentes y futuras perspectivas ético-culturales, evaluar el
tipo de progreso logrado hasta ahora y encontrar las soluciones que resuelvan las deformaciones y
desequilibrios que han ocasionado los modelos de desarrollo probados hasta “ahora”.

Una larga y extensa experiencia y militancia sociopolítica, pletórica de sueños, desvelos,


desengaños, éxitos, fracasos, estudio, investigación, diálogos y monólogos intensos, han permitido
finalmente generar una nueva visión, un nuevo paradigma, que a mi modesto juicio, será capaz de
producir el impacto necesario sobre la connotación del propio principio de la soberanía popular o
poder originario, la primacía de los deberes y derechos humanos y ambientales, la pluralidad social
e ideológica y la presencia de nuevos actores sociales, premisas éstas que impulsan cada vez más a
la búsqueda de la perfectibilidad de los sistemas, modelos o paradigmas sociales, con énfasis en la
creación de novedosos modelos de intervención política.

Luego del estratégico y riesgoso experimento de introducirme en el oscuro submundo de las


tendencias que se disputan el control del poder en Venezuela, he llegado a la conclusión de que la
unión e integración entre los diversos sectores de la Sociedad Civil Independiente (no partidista),
es el único y verdadero camino para lograr la anhelada reconciliación, la paz y la normalidad
perdidas.

En el presente ensayo, que constituye implícitamente una propuesta de transformación humano-


cultural e institucional dirigida a la sociedad, se propicia y exige que el resto de los ciudadanos y
ciudadanas (sin militancia partidista) hagamos valer nuestra mayoritaria influencia y participemos
con capacidad de negociación y decisión tanto en el campo de las políticas públicas como en la
solución de conflictos en la propia sociedad civil.

Como derivado de esta misma tendencia se prevé un novedoso e inevitable polo asociativo entre
la sociedad político-partidista y la sociedad civil independiente; entendida la primera como un
ente conductor, donde se realizan actividades especializadas y la segunda comprendida como la
esfera de la producción y el elemento consenso.

Este aporte intelectual y utilitario se produce como respuesta a la profunda crisis de valores
conductuales en el ser y constituye una revisión del actual rumbo cultural, en el cual las cúpulas de
todas las tendencias político-económicas viven una ética fracturada. El propio ciudadano sufre en
la actualidad una grave deformación cultural que lo sumerge en un lacerante “caos de vicios”, un
“relativismo liberal” y una violencia desenfrenada y fragmentación social que se agrava cada día,
en medio de una inocultable pobreza humano-espiritual que trata de esconderse detrás de la
proliferación de partidos nuevos y del resurgimiento de los ya fosilizados y de una atípica
“revolución bolivariana”, como es el caso de Venezuela.
En este nuevo enfoque ideológico destaca la importancia de atacar los males sociales en la mente
de los hombres; vale decir, en la revisión a fondo del sistema educativo vigente. Hoy,
evidentemente sesgado y partidizado. Examinar su actual visión cultural: creencias y valores.
Visión de lo falso y de lo real, de lo justo y lo injusto. Solo una redefinición de la carga cultural del
hombre destinada a humanizarlo y empoderarlo, podría contribuir a lograr una mejor sociedad, un
ser más digno.

6
Juan Eliécer Ramírez
POLICRACIA. El nuevo paradigma. La última utopía por realizar

Es inaplazable asumir esta titánica tarea y discutir el modelo de hombre que este tipo de progreso
ha formado; este esquema puramente racional o materialista derivado de la sola aplicación del
método cartesiano y, producir una adecuada respuesta sobre lo estructuralmente cultural;
trascendiendo el mero enfoque economicista.

Es indiscutible el hecho de que en la hoy llamada “sociedad del tecnoconocimiento”, la


revitalización social y el éxito de los pueblos se mide de acuerdo a la generación, fomento y uso de
conocimientos y tecnologías, que por cierto, se actualizan casi instantáneamente y, en ello será
igualmente determinante el tipo o modelo cultural.

La propuesta policrática aquí presentada contiene un programa global esquemático de


reestructuración, adecuación y remozamiento socio-institucional e ideológico, dirigido a estimular
un proceso de seria revisión del rumbo cultural y la consecuente renovación del último Contrato
Social surgido de la Revolución Francesa (Convención de Francia 1792-1795) que dio origen al
actual modelo de Estado Demo-liberal. Más de dos siglos es suficiente tiempo para evaluar su
origen, desarrollo y actual declive.

Quien suscribe, lejos de cualquier pretensión de buscar fama, figuración personal o lucro, lo que
persigue es compartir esta idea con todos aquellos que tengan el privilegio (modestia aparte) de
conocerla, e invitarlos a que se apropien de ella y nos constituyamos en socios en la gran empresa
de promoverla y materializarla.

Quizás no lleguemos a ver sus frutos, pero dejaremos como legado a las futuras generaciones por
venir, el camino trazado que les permita alcanzar una sociedad integrada por principios y valores
elevados de interdependencia.

Necesario es reconocer los avances obtenidos por la sociedad venezolana en la suscripción del
último Contrato Social (Constitución de la República Bolivariana de Venezuela), en el año 1999,
justamente cerrando el pasado siglo-milenio, teniendo como artífice de la misma al ya fallecido
Presidente Constitucional Hugo Rafael Chávez Frías, sustituido por Nicolás Maduro Moros, quien
estaba obligado, al considerarse él mismo “hijo” de aquel, a reorientar el llamado “proceso” en
virtud de las desviaciones, galopante corrupción, inconsecuencia, reedición de viejas prácticas
(cuya condenatoria y denuncia pública llevaron al primero al poder), por parte de los propios
partidos que lo apoyan y por el acoso inmisericorde del cual fue objeto por los sectores político-
económicos más poderosos existentes dentro y fuera del país, quienes otrora se manejaron como
en una especie de paraíso fiscal, llegando a controlar inclusive los propios poderes públicos, con
los resultados que todos conocemos. Hoy vivimos episodios ya vividos, pero con sus males
acrecentados de manera exponencial.

Por ejemplo, una de las debilidades del mencionado Contrato, es la evidente incompatibilidad
entre la figura creada por el constituyente en el artículo 182, relativa a la creación del Consejo
Local de Planificación Pública, a erigirse en cada municipio y la existencia de los partidos políticos,
quienes en vez de estimular y promover su instauración y profundización, la perciben como un
“obstáculo” para sus mezquinos y oscuros intereses personalistas y grupales. Por sólo poner un
ejemplo.

7
Juan Eliécer Ramírez
POLICRACIA. El nuevo paradigma. La última utopía por realizar

Para nadie es un secreto que en más de un ochenta y cinco (85%) por ciento de la sociedad, existe
un sentimiento generalizado de rechazo hacia cualquier forma de organización que se asemeje a
un partido político, lo que crea un peligroso vacío, que de no corregirse a tiempo pudiera
desencadenar situaciones impredecibles de caos social y anarquía, síntomas que por desgracia
están presentes en la última etapa de la fase decadente del colapsado modelo democrático.

El principal reto asumido al iniciar este trabajo fue tratar de producir una respuesta integral a la
actual crisis venezolana o necesidad de transformación que en este momento enfrentamos y que a
su vez pudieran servir de modelo a otras sociedades que se encuentran inmersos en la misma
búsqueda. Ya conocemos los grandes esfuerzos desplegados por todos los gobiernos en nuestras
naciones a fin de superar las dificultades y riesgos del presente; de forma que preocupa
sobremanera que elegimos Presidentes, sustituimos un grupo administrador por otro, cambiando
incluso una ideología por otra y sin embargo la complejidad social aumenta, la pobreza material y
espiritual no son frenadas; la corrupción, la violencia y la inseguridad no se detienen. Una
escalofriante crisis de valores conductuales de vida en el ser, hace de nuestros pueblos sociedades
desgarradas por un “relativismo liberal”, un “subjetivismo” ético, un “caos de vicios” y hasta una
preocupante desesperanza.

El pensamiento aplicado a este enfoque ideológico condujo a una diagnosis en donde se


concentran dos problemas o asuntos raigales: el primero en torno al hombre, basado en una grave
insuficiencia en el diseño filosófico de desarrollo cultural, a una evidente carencia de conocimiento
ético en torno a sí, a su vida familiar, social y espiritual. El segundo aspecto clave se encuentra en
el evidente desgaste en los modelos de lucha social que ha traído como consecuencia un
innegable debilitamiento institucional del sistema democrático liberal; un cuadro de desaleración,
confusión y complicación económica, un preocupante estancamiento de la movilidad política,
económica y social de algunos sectores, especialmente en países en pre desarrollo, así como una
notable inopia cultural en torno al hombre desde el punto de vista de su desarrollo socio-
espiritual, la cual permite un acentuamiento de la crisis de valores éticos.

Juan Eliécer Ramírez

8
Juan Eliécer Ramírez
POLICRACIA. El nuevo paradigma. La última utopía por realizar

L UEGO de cuarenta y dos años de experiencia política, militancia partidista, lucha social e
intensa investigación, finalmente he logrado idear un nuevo modelo de gobierno, adaptado a
las necesidades y naturaleza que ha ido adoptando la sociedad contemporánea. Su objetivo
general es producir una respuesta intencionalmente dirigida a atacar el origen de la actual crisis
socio-cultural y ético-moral que vivimos, la cual toca todos los ámbitos y dimensiones de nuestra
existencia; especialmente la vida ético-espiritual del hombre. Nos encontramos frente a la
inminente necesidad de redefinir el rumbo ético-cultural de la humanidad y de transformar los
modelos socio-institucionales, de organización y movilidad social, política y económica,
desarrollados como modelos desde la revolución francesa. Es decir, hace más de dos siglos.

La pobreza humano-espiritual vivida en la actualidad, revela que la cultura fomentada a partir de


aquel proceso “revolucionario” francés, no logró el objetivo del hombre mejor. El racionalismo y el
materialismo liberal nos condujeron a un extraordinario y excelente desarrollo cultural utilitario en
lo económico, científico, técnico y estructural; en tanto que en lo humano se ha cultivado un ser
vanidoso, insensible, orgulloso y soberbio. Totalmente alejado de Dios.

La respuesta por lo visto ha sido insuficiente y una grave crisis ético-moral nos atenaza y coloca
ante la ineludible necesidad de revisar a fondo y de manera urgente esta inocultable realidad, el
tipo de logros y las deformaciones derivadas desde aquel Contrato Social demo-liberal.

Hemos aprendido por la teoría y por la praxis histórica, que el ciclo de vida de un Contrato Social
está sometido a la dinámica de las inexorables etapas y factores reales que lo constituyen:
nacimiento, desarrollo y decadencia. Estos lapsos están a su vez influenciados por diversos
elementos: tiempo, legitimidad, liderazgo, modelos de movilidad, motivación, fuentes de
conflictos y expectativas de horizontes de la sociedad.

Dos factores resaltan además, de los externos e históricos, y son los que tienen que ver con la
velocidad de respuestas que en él se produzcan ante las nuevas demandas socio-culturales y las
necesidades que vayan apareciendo evolutivamente y la direccionalidad en la que fluyan los
recursos financieros.

La principal obligación del conglomerado dirigente es estar atentos a las exigencias de


transformación y cambios. Pues si algo es permanente es la necesidad de cambiar de la gente.

Los propios historiadores y analistas sociales y políticos aseguran que al final de cada gran etapa
histórica ocurren transformaciones de vital trascendencia. En este caso estaríamos en este preciso
momento en el “tiempo de los tiempos” si tomamos en cuenta que en esta hora se concitan más
de quinientos años de la llegada de Cristóbal Colón a la “tierra prometida” y más de dos milenios
del ministerio terrenal de nuestro Salvador Jesucristo.
Lo que indica que el proceso revolucionario francés, cíclicamente debe someterse a una profunda
y detenida revisión luego de más de dos siglos de vigencia. La sociedad contemporánea ha entrado
en un novedoso y sorprendente ciclo a partir del cual comienza a producirse la sucesión de un
orden de cosas por otro, o lo que es lo mismo, la sucesión hacia un mundo nuevo, en un intento
por consolidar un nuevo paradigma y superar la multiplicidad. Como sociedad nos moveremos, de
acuerdo a las experiencias históricas, en la dirección en la que propendan las dos fuerzas que
participan en todo proceso de transformación: las fuerzas impulsoras y las restrictivas. Las que
promueven el pensamiento único y las que alimentan el pluralismo ideológico.

9
Juan Eliécer Ramírez
POLICRACIA. El nuevo paradigma. La última utopía por realizar

En este ensayo teórico, se plantea como propuesta para la discusión elevada y el concienzudo
debate, un nuevo concepto de gobierno. Se ha puesto especial énfasis en que para poder avanzar
hay que ir a la centralidad de la crisis y esta no se origina tanto en los modelos de sistemas
jurídico-políticos o económicos, sino en lo relativo al método sociocultural en torno al desarrollo
intelectual del hombre. Si no se ataca el origen de la crisis, cualquier sistema por más avanzado
que sea corre el riesgo de desvanecerse. Si la raíz de esta crisis es humano-cultural y la principal
necesidad no es otra que el tener que generar las condiciones adecuadas para ir progresivamente
hacia una revitalización ético-moral y espiritual, la respuesta no puede limitarse sólo a las formas.

Trabajar por la justicia, la paz real y la dignidad humana, hoy más que antes, demanda que el
universo cultural y especialmente el jurídico-político, sean enriquecidos por el derecho natural,
por una filosofía de vida legítimamente confiable. La clave de este aspecto obedece a que la ley no
sólo involucra decisiones legales sino muy principalmente ético-morales. Lo que está en crisis,
además de las formas, es fundamentalmente los valores de lo jurídico, así como de lo ético-
espiritual, he aquí la gran preocupación y el titánico reto.

La resolución política presentada en esta teoría denominada Policracia, está dirigida por otra parte
a lograr cambios positivos y productivos sobre el actual sistema demo-liberal o neo-liberal como
algunos también suelen llamarlo. Formar ciudadanos para el sistema al promover una nueva
cultura política y económica. El carácter originario del sistema y los modelos institucionales
creados en él, pone en marcha un proceso cultural capaz de hacer posible el nuevo modelo de
sociedad que deseamos. Y para formar a estos ciudadanos se parte del criterio de que la Policracia
tiene que ser enseñada y aprendida de manera interdependiente, toda vez que representaría un
puente hacia el nuevo paradigma.

Para los hispanoamericanos es excepcionalmente positivo desarrollar este proceso, ya que cuando
los individuos experimentan modelos y circunstancias de vida por ellos creadas, se produce per se
una elevada estima que despierta el ímpetu de identidad y da satisfacción al cuerpo social. Al
construir un orden para vivirlo, las leyes no sólo se van aprendiendo sino que además se van
haciendo parte real de la rutina. Este hecho es lo que le da plenitud al cumplimiento de las reglas y
principios de convivencia social y a los propios sistemas y modelos de desarrollo. Es aquí donde se
hace pleno el concepto de autofecundación; creándose una verdadera cultura sobre la libertad, el
orden, la paz y la autodeterminación y progreso integral autosustentable. Hay que advertir que
sobre el modelo democrático lo que necesitábamos más que un sistema y la imposición de ciertos
principios y reglas, era en realidad una cultura democrática. Todo sistema necesita de una cultura,
entendida ésta como unos hábitos de comportamiento, usos y costumbres, acciones y reacciones,
puntos de vista y prácticas sociales que cubran la comprensión en torno a sus mismos procesos.
Un sistema es simplemente un conjunto de patrones interrelacionados y dirigidos a lograr un
mismo fin; quien le da plenitud es el hombre como centro y actor de todo proceso.

10
Juan Eliécer Ramírez
POLICRACIA. El nuevo paradigma. La última utopía por realizar

N O tengo dudas de que nací de buenos padres, a quienes agradezco el milagro de mi


existencia. Aun cuando el único esplendor que acompañó mi nacimiento fue el de mi astro
regente, la Luna, que gobernaba sobre las lúgubres noches, del más recóndito,
paupérrimo y agreste lugar de la frontera entre los Estados Barinas y Portuguesa para el año 1961.
Por circunstancias ajenas a mi voluntad fui procreado sin previa planificación familiar.

Según mi propia auto investigación, mi madre, que a la postre resultó ser también mi padre, me
trajo a este mundo habiendo cumplido ya los 18 años de edad, con una instrucción que a duras
penas alcanzó el tercer grado de educación primaria. Según su propio relato se vio obligada a
realizar desde muy temprana edad, las rudimentarias tareas propias del campo, reservadas
generalmente para los hombres, enfrentando al mismo tiempo el carácter templado y hostil de mi
abuelo, lo que en ocasiones generaba actos de rebelión por parte de mi futura progenitora y por
consiguiente duros castigos físicos de su progenitor, de quien me convertiría en el primer nieto.

Mi padre unos años mayor, con fama de conquistador y encantador de mujeres, aprovechóse de la
indisposición de mi madre a seguir siendo víctima del trabajo desalentador y de los maltratos de
mi abuelo, y tratando de escapar de tan cruel realidad, fue presa fácil del machismo criollo. Fui
concebido en el proceso de escapar de aquella sombría situación. Obligada a casarse luego sin la
solemnidad que requiere el matrimonio y abandonada luego por su marido, mi madre tuvo que
enfrentar sola las vicisitudes de mi llegada corpórea a su vientre en medio del más oscuro
subdesarrollo, sin control médico entre otras tantas limitaciones. Llegado el momento de los
dolores cruciales del parto, hubo la necesidad de ser trasladada de emergencia en canoa, único
medio de transporte existente en aquel momento y lugar para poder atravesar el río Boconó o
Chorroco, entre el paso Baronero (Portuguesa) y Veguitas (Barinas) y de esta manera poder ser
objeto de los servicios humanitarios de una reconocida “enfermera-partera” que vivía en la
segunda población, perteneciente al Municipio Alberto Arvelo Torrealba, lugar en el que por
circunstancias de la vida fui presentado, quedando asentado en los libros como nacido en el
Estado Barinas, aun cuando mi permanencia en Veguitas sólo fue por muy poco tiempo. Después,
partimos de regreso a Baronero y de allí a Los Cardones, a casa de mis abuelos maternos. En
medio de aquel agreste paisaje, en donde el aire puro y la exuberante vegetación, compensaban la
falta de servicios esenciales tales como el agua potable, energía eléctrica, pavimento en las
carreteras, escuelas, dispensarios de salud, etc. fue transcurriendo mi infancia y niñez. Mucho de
cuyo tiempo lo pasé con mis abuelos maternos, mientras mi madre trabajaba como doméstica en
casas de familias en Guanare, capital del estado Portuguesa para poder sostenerse y sostenerme.

Nunca olvidaré la hermosa experiencia de haber inaugurado a la edad de ocho años, junto a otros
niños pioneros, la Escuela de Madre Vieja, por una feliz iniciativa de quien se convertiría en mi
primera maestra, Asunción Osma de Pérez. Luego de su gestión y diligencia, fue aprobada su
propuesta. Un lugareño ofreció una casa con techo de palma, piso de tierra y paredes de caña
brava. Justamente en ese recóndito lugar se abrió un mundo de oportunidades para mí, aprendí a
leer, a escribir y realizar las operaciones básicas de matemática.

La maestra Asunción me guio hasta el segundo grado. ¡Cómo olvidar su devoción por enseñarnos!
¡Su amor y paciencia! Siempre la recordaré con cariño. Cómo es lógico, mi maestra no podía
atender otra matricula además del primer y segundo grado. Mi madre motivada por mi
entusiasmo de aprender me inscribió en la Escuela de Villa Coromoto, dirigida para ese entonces
por el Profesor Luis Francisco Sánchez, ubicada a unos ocho o diez kilómetros de nuestra humilde

11
Juan Eliécer Ramírez
POLICRACIA. El nuevo paradigma. La última utopía por realizar

vivienda, para lo cual me compró una bicicleta adecuada a mi tamaño. Aún conservo fresca la
experiencia cuando una pequeña serpiente de color amarillo salida de un matorral justo en el
momento en que pasaba con mi bicicleta, se enredó entre los rayos de la rueda delantera, lo cual
me causó un gran susto y un accidente. A pesar de la distancia y los peligros que acechaban pude
pasar al cuarto grado.

Fue entonces cuando mi madre decidió mudarse definitivamente a Guanare a objeto de buscar
mejores oportunidades para mi futuro, allí se entera de la existencia de una Escuela Granja
Artesanal, cuyo sistema de semi internado era ideal para poder trabajar y ayudarme. Las
vacaciones las aproveché para vender periódicos, empanadas o lustrar zapatos para ayudar con la
limitada economía familiar. Allí transcurrieron mis tres últimos años de la primaria, saliendo con la
calificación necesaria para poder ingresar a la Escuela Granja “Oscar Villanueva” también de
Guanare, en donde solo cursé el primer año de bachillerato, ya que la obstinación que me
produjeron cuatro años consecutivos de semi encierro, me impulsaron a solicitarle a mi madre me
inscribiera en un liceo convencional.

A partir de mi incursión en el segundo año de bachillerato en el Ciclo Básico “Creación Guanare”,


de reciente construcción en esa época, se destapó el líder natural que había estado reprimido u
oculto por mucho tiempo. Mis primeros pasos en el dinámico mundo de la política fue a través de
un movimiento clandestino surgido en pleno primer gobierno de Carlos Andrés Pérez,
denominado “Ruptura”, que en Guanare dirigía el Profesor Castellanos Chirinos. Quizás por mi
inexperiencia e inmadurez y las persecuciones de las que fuimos objeto, aquellas ideas no
terminaron de germinar, situación esta que aprovechó otro joven estudiante del liceo José Vicente
de Unda, Omar Mendoza, aguerrido dirigente de la Juventud Revolucionaria Copeyana (JRC), de
entonces, Organismo Funcional del Partido COPEI, para captarme y finalmente inscribirme como
militante de aquella organización, a la que le dediqué, por cierto, mi adolescencia y buena parte
de mi juventud. Llegando a ser el Secretario Juvenil más joven del país con apenas diecisiete años,
al mismo tiempo que el Dr. Eduardo Fernández (Ex candidato Presidencial) ganaba por primera vez
la Secretaría General Nacional de dicho partido. Me correspondió el honor de conducir al gran
ejército de jóvenes más exitosos de la historia política regional durante la década de oro de la
otrora gloriosa JRC de Guanare, la cual se constituyó en la primera fuerza juvenil y estudiantil del
país. Hoy solo queda el grato recuerdo de aquella legendaria actuación. Liderazgo que quedó
truncado por el egoísmo, la traición a los principios y valores que en teoría gobernaban a la
Democracia Cristiana y la ambición desmedida por el control del poder ejercida por el cogollo
partidista desde entonces hasta nuestros días. El vacío dejado por la inconsecuencia política fue
colmada por más de tres décadas de membresía activa a la Iglesia de Jesucristo de los Santos de
los Últimos Días (Mormones), que me han permitido prestar servicio voluntario y humanitario
como misionero en seis ciudades de Venezuela y viajar por varios países del mundo en virtud de
mi afiliación a importantes compañías multinacionales de mercadeo de redes y construir una
familia ejemplar.

12
Juan Eliécer Ramírez
POLICRACIA. El nuevo paradigma. La última utopía por realizar

“Ningún Estado o modelo institucional puede esperar una eterna duración.


... si queremos fundar un establecimiento duradero, no pensemos en hacerlo eterno.

Para acertar no debemos intentar lo imposible, ni lisonjearnos de dar a las obras de los hombres
una solidez de que no son capaces.

El cuerpo político, del mismo modo que el cuerpo del hombre, empieza a morir desde su
nacimiento, y lleva en sí mismo las causas de su destrucción.

Por tanto el uno como el otro pueden tener una constitución más o menos tiempo.

La constitución del hombre es obra de la naturaleza, la del Estado es obra del arte”.

J. J. ROUSSEAU

13
Juan Eliécer Ramírez
POLICRACIA. El nuevo paradigma. La última utopía por realizar

L A DIFÍCIL TRANSICIÓN: Tras la conquista de la democracia, el 23 de enero de 1958, arrancó un


accidentado proceso que apuntaba hacia la reconstrucción del país y la nada sencilla
búsqueda del consenso. En 1959 era evidente que la dictadura militar, expresada
unipersonalmente en Marcos Pérez Jiménez en vez de un triunvirato, no ofrecía salida electoral de
ningún tipo. Justamente, si el dictador había llegado a Miraflores (y luego al Palacio Blanco) se
debió al desconocimiento del triunfo de del Partido Unión Republicana Democrática (URD) y de la
unidad popular, en el proceso del 2 de diciembre de 1952. Y aunque la Constitución de abril del 53
establecía elecciones, éstas terminarían manipuladas por el plebiscito del 15 de diciembre de
1957, maniobra que operaría en contra del régimen al avivar la resistencia y provocar los
contactos entre civiles y militares, así como el auge de la Junta Patriótica. El 23 de enero de 1958
triunfó, pues, la unidad, palabra convertida en sagrada hasta que las candidaturas presidenciales la
dinamitaron. Para salvarla y de paso excluir al Partido Comunista, aliado que disgustaba a AD y a
COPEI, se firmó el 31 de octubre del 58 el ya extinguido Pacto de Punto Fijo.

LA DEMOCRACIA A PRUEBA: Dos estilos opuestos caracterizaron a los gobiernos de Raúl Leoni y
Rafael Caldera: uno optó por la alianza conocida como “Ancha Base” y, el otro, por la fórmula
monopartidista. La primera estuvo formada por los partidos Acción Democrática (AD) (partido
eje), URD (con Jóvito Villalba como su líder fundador) y el Frente Nacional Democrático (FND) (con
Arturo Uslar Pietri a la cabeza). Al implantar Caldera el monopartidismo, instauró a la vez el
sistema de émbolos o alternancia en el poder de uno u otro partido, es decir, COPEI o AD, que
perduró hasta 1988 con el retorno de Carlos Andrés Pérez, y se deshizo tras los inesperados
sucesos del 27F, 4F y 27N, y la irrupción de nuevas agrupaciones como Los Notables, el Frente
Patriótico y el bloque de residuos partidistas, que impulsó la reelección del hasta entonces
solitario ex presidente Caldera.

En poco más de cuatro décadas, nuestro ya agotado modelo partidocrático venezolano, en su


intento de parecerse a un sistema democrático, al menos en el maquillaje exterior, vive y ha vivido
un indetenible deterioro y un lamentable y acentuado proceso involutivo. En sus albores, por allá
al inicio de la década de los sesenta, la democracia venezolana era incipiente y frágil, éramos
entonces uno de los países del área con menor experiencia democrática del continente. Una
década fue necesaria para poder enrumbarse con cierta solidez y madurez, llegando inclusive a
convertirse en un ejemplo en toda la región. Sin embargo, al llegar la década de los ochenta, su
inconsistencia institucional dio pie a un rápido debilitamiento del recién inaugurado modelo, que
hizo incluso tambalear su propia existencia, generándose al final de la misma serios conflictos
sociales.

Acontecimientos que impulsaron acciones en la búsqueda de una redefinición del modelo


democrático, estableciéndose al inicio de la década de los noventa “tímidas reformas” que
intentaron introducir en la vida del país la figura de la descentralización y la apertura del poder
hacia el resto de la sociedad, lo que resultó en una hermosa teoría y en muy buenos deseos, pues
el poder siguió concentrado en la cima de los “cogollos partidistas”.

14
Juan Eliécer Ramírez
POLICRACIA. El nuevo paradigma. La última utopía por realizar

LA LLEGADA DEL VIERNES NEGRO: Entre 1974 y 1983, los venezolanos pasamos de la abundancia
y los mayores intentos modernizadores de la democracia a la quiebra incontenible y el control de
cambio. En una misma década, Venezuela pasó de inesperada abundancia, con ingresos hasta
entonces impensables y derroche de nuevo rico, a quiebra incontenible, con devaluación
permanente y frustrados intentos de austeridad.

Aquella fue la década de las contradicciones perversas, pues nunca antes se había acometido tan
acelerado proceso de modernización y nunca antes se había desmoronado tan rápidamente una
utopía.

Cuando Carlos Andrés Pérez tomó posesión (el 12 de marzo de 1974) predijo lo que sucedería,
aunque paradójicamente resultara víctima de su propia profecía: “La abundancia fiscal nos obliga a
conducta prudente. El exceso de liquidez tendrá efectos perjudiciales sobre el conjunto del
sistema económico. Habrá que definir un escrupuloso manejo de las inversiones para que la
riqueza, tan súbitamente llegada a nuestras manos, no se escape estérilmente de ellas”. (Jesús
Sanoja, El Nacional, Edición Aniversario, seis décadas de nuestro puño y letra). Era la época del
“ta`barato dame dos” y de los viajes ida por vuela a Miami, EE.UU., a comprar regalos o pasear.

Cinco años más tarde, otro 12 de marzo, Luis Herrera Campins, en su discurso de toma de
posesión, hizo un dramático resumen y alegó que recibía un país hipotecado, con deuda pública de
110 millardos de bolívares (a 4,30 Bs./$) y una Venezuela engreída que bebía a chorros el whisky y
el petróleo. Por lo mismo, prometía luchar a fondo contra la corrupción administrativa con una
mezcla de sobriedad y dinamismo, así como desacelerar la economía, excesivamente recalentada.

Otro quinquenio más tarde, Jaime Lusinchi, en dos mensajes consecutivos entre febrero y marzo,
no sólo reaccionaría contra los males provocados por los dos gobiernos anteriores, sino que
dibujaría un panorama de rectificaciones dentro de su proyecto de pacto social, asegurando que
pagaría la deuda hasta el último centavo, pondría orden en el control de cambios y limpiaría de
manchas a la administración pública, sobrecargada de empresas estatales y paraestatales.

La Comisión Presidencial para la Reforma del Estado, creada a comienzos del gobierno de Jaime
Lusinchi, presidida por el Ex Presidente Rafael Caldera, introdujo importantes modificaciones,
entre ellas la “tímida” descentralización, que puso en manos del MAS, La Causa R, y más tarde de
Proyecto Venezuela y Convergencia, varias gobernaciones y alcaldías. Tiempo después, en el
marco de la crisis institucional provocada por la rebelión militar, se discutió en el extinto Congreso
de la República el proyecto de reforma constitucional que con tanto afán había elaborado la
Comisión Bicameral del Congreso Nacional (Diputados-Senadores) presidida por Rafael Caldera.
Propuesta que zozobró al tropezar con dos escollos: uno, la modificación del artículo 66, relativo a
la libertad de expresión; y otro, la inclusión de varios tipos de referendo, principalmente el
revocatorio.

Si, principalmente el revocatorio, que amenazaba la supervivencia de Pérez, de todas maneras


interrumpida por la conjunción de varios factores de demolición, como la iniciativa de José Vicente
Rangel, la Fiscalía General de Ramón Escobar Salóm y la reestructurada Corte Suprema de Justicia.

TIEMPOS DE SORPRESAS: En 1989 se inicia un programa de reformas para oxigenar el sistema


político venezolano, muy ineficiente y corrompido. ¡Demasiado tarde!

15
Juan Eliécer Ramírez
POLICRACIA. El nuevo paradigma. La última utopía por realizar

Entre 1984 y 1993 ocurrieron tres cambios importantes: la reforma del Estado, el intento de
modernización de la economía y los estallidos sociales y militares. Simultáneamente, en sintonía o
provocados por ellos, los medios de comunicación entraron de lleno en el debate político y
formaron parte, unos más otros menos, de lo que se llamó “periodismo de denuncia”. El
Movimiento Electoral del Pueblo, al inicio de la década, había introducido un proyecto de Ley de
Elección Directa de Gobernadores, recibido con un saludo a la bandera, pero más tarde recogido y
perfeccionado por la Comisión Presidencial para la Reforma del Estado (COPRE) con el nombre de
Ley de Elección y Remoción de los Gobernadores de Estado.

Los planes de actualización de la economía, como los de febrero y marzo de 1984, y con mayores
consecuencias el Plan de Ajustes y la apertura privatizadora de CAP II, analizada por Gerver Torres
en un libro clásico, anunciaron por un lado la rectificación del sobredimensionado estatismo y
hasta la aceptación de las “recetas” neoliberales, y por el otro constituyeron el detonante de
protestas populares y rebeliones castrenses.

Efectivamente, el estallido social del 27F –que para 99% de los venezolanos resultó una sorpresa-
fue juzgado como rechazo al aumento del precio de la gasolina y a otras medidas contempladas en
el Plan de Ajustes de CAP II.

El frustrado golpe del 4F, también suceso inesperado, además de justificarse en la estrategia
económica del equipo del Instituto de Estudios Superiores de Administración (IESA) conocido
como Iesaboys, remitió su gestación a los tiempos formativos del MBR-200 (Movimiento
Bolivariano Revolucionario), vinculado a “la lucha anticorrupción”.

Curiosamente, aún es un misterio si el “tancazo” de la Viñeta, en octubre de 1988, fue un ensayo,


como lo aseguró un jefe militar muy bien informado. Esa trilogía de factores sería decisiva, luego,
en el enjuiciamiento del presidente Carlos Andrés Pérez y en el vuelco electoral de 1993, sucesos
que proyectarían su influencia un quinquenio más tarde, en la fundación y ascenso del
Movimiento Quinta República (MVR), la formación del Polo Patriótico y el triunfo de Hugo Rafael
Chávez Frías, para así deslindar el colapso del bipartidismo del nacimiento de la V República.

LA ÚLTIMA DÉCADA: La Constitución gestada en el recién inaugurado período de Chávez –


discutida sobre las ruinas del puntofijismo- le ofrece a los venezolanos la posibilidad de un
referéndum revocatorio. El decenio 1994-2003 introdujo un desarrollo atípico de la modernización
y, por lo mismo, una modificación radical del debate político. Iniciados ambos por el período de
Rafael Caldera II, cuyo advenimiento rompió el marco del bipartidismo produciendo reubicaciones
partidistas sorprendentes, nunca como antes en el siglo XX y en lo que va del XXI el debate político
había sido tan intenso y desconcertante. El proceso de modernización, que en el decenio anterior
(1984-93) se había caracterizado por la reforma del Estado adelantada por la COPRE a finales de la
década de los ochenta, incluyó, en el plano económico, el todavía inconcluso plan de
privatizaciones, y en el político-administrativo, la descentralización. Ambos proyectos
experimentaron cambios importantes, particularmente durante el relegitimado mandato de
Chávez, que ya sobrepasaba el cuatrienio. Con Caldera la descentralización sufrió algunos
tropiezos en la administración del Fondo Intergubernamental para la Descentralización (FIDES), y
no produjo mayores beneficios para el partido Convergencia, surgido durante su campaña
presidencial, pues apenas si le otorgó la Gobernación del Estado Yaracuy, arrasada luego en el
aluvión electoral del 31 de octubre de 2004, aparte de aquellas que logró ganar el MAS, su firme
aliado hasta que en el seno de éste se produjo, en 1998, con efectos divisionistas, la adhesión a la

16
Juan Eliécer Ramírez
POLICRACIA. El nuevo paradigma. La última utopía por realizar

candidatura presidencial de Chávez. La candidatura de Irene Sáez, que en COPEI había alentado
una temprana declaración oxigenadora del ex presidente Luis Herrera Campins, constituyó el
segundo golpe para ese partido en la década de los años noventa, así como el desastre alfarista
constituyó el segundo terremoto dentro de AD, pues el primero había sido la defenestración del
presidente Carlos Andrés Pérez cuando estaba a punto de concluir su segundo mandato.

Antes de las elecciones del 8 de noviembre de 1998, maniobra bipartidista que buscaba anticipar
las del Congreso, desvinculándolas de los comicios presidenciales y atándolas a las de
gobernadores, estaba visto que AD-COPEI temían el triunfo de Chávez y, por lo mismo pretendían
lograr una mayoría que los blindara para el gran proceso, fijado para el 6 de diciembre. Cálculo
fatal, ya que la argucia reveló la debilidad de los aspirantes a Miraflores y aceleró el ascenso de
Chávez en la opinión pública, reivindicando mediante un discurso populista y lisonjero las
banderas de quienes siempre estuvieron excluidos de las decisiones de los cogollos partidistas,
pueblo que hoy luce más empobrecido, pero sigue siendo protagonista en su esperanza de recibir
las promesas y migajas de los innumerables planes y misiones destinados a devolverle al pueblo lo
que por derecho le corresponde, lo cual contrasta con los enormes intereses de las viejas y
“podridas cúpulas” políticas y económicas que aún pretenden por todos los medios retornar al
poder, lo que por la vía electoral o constitucional, parece poco menos que imposible, en virtud del
inmenso rechazo de la sociedad venezolana a los partidos políticos, sirviéndole en bandeja de
plata en el pasado reciente, al presidente Hugo Chávez la oportunidad histórica de eliminarlos
constitucionalmente del escenario, inaugurando un nuevo tiempo con la propuesta representada
en este ensayo y que constituye un clamor nacional. Pero prefirió desviarse por el despeñadero
llamado “socialismo del siglo XXI”.

Propuesta esta que muy bien (utópicamente hablando) pudo haber sido sometida por el propio
presidente Chávez a la consideración de los venezolanos mediante un referendo consultivo, a
través de la formulación de la hipotética pregunta: ¿Está usted de acuerdo en la eliminación de los
partidos políticos del texto constitucional y delegar en los ciudadanos y la sociedad civil organizada
la exclusiva facultad de postular candidatos a los diferentes niveles de elección popular? Imagino
la avalancha de respuestas afirmativas por parte de una sociedad que saldría a las calles a celebrar
en masa el advenimiento de un nuevo espíritu integracionista y sentimiento de verdadera unidad
nacional, que nos permitiría reencontrarnos con nosotros mismos y renacer como nación inspirada
en el sueño del Libertador Simón Bolívar. He allí la razón del rotundo fracaso de Hugo Chávez, no
escuchar el clamor del pueblo, que es la voz de Dios. Prefirió aliarse al último reducto del
fracasado modelo Castro-comunista en el mundo. Si el presidente Maduro ignora esta
oportunidad histórica de ser el abanderado de esta importante reforma, podría incluso ser víctima
de ella, ya que una sociedad motivada y comprometida con su propia historia es indetenible como
un río. Sabemos que por su compromiso con la Habana ni siquiera lo intentará, por el contrario ha
acentuado la aplicación de la “receta de Fidel” para Venezuela: más hambre, miseria, militarismo,
dominación y corrupción.

Nadie podrá decir que no lo advertimos.


Como venezolanos debemos celebrar cantando alborozados el “Gloria al Bravo Pueblo” por el
extraordinario espíritu de civilidad expresado por nuestro pueblo en el primer Referendo
Revocatorio Presidencial realizado en toda la era democrática, figura establecida en el artículo 72
del nuevo texto constitucional que fue acogida con inusitado entusiasmo por toda la sociedad
venezolana. Somos quizás el mejor ejemplo de civismo y nación pacifista de todo el mundo en
medio de constantes rumores de grandes conflictos y temores de conflagración planetaria.

17
Juan Eliécer Ramírez
POLICRACIA. El nuevo paradigma. La última utopía por realizar

Quedando solo el amargo sabor que deja la perversión del oscuro manejo de los mecanismos y
registros del Poder Electoral, que pone en entredicho la actuación de al menos cuatro de sus cinco
rectoras principales y una gran sospecha e incertidumbre se cierne sobre la credibilidad de más de
la mitad de los electores inscritos en el Registro Electoral venezolano, que sobrepasa ahora los
veinte millones de ciudadanos. Así quedó demostrado en las elecciones de Gobernadores,
Legisladores Regionales y Alcaldes, realizadas el 31 de octubre de 2004, donde más del 50% de los
electores se abstuvieron de sufragar, en virtud del evidente comportamiento parcializado de la
mayoría de los directivos del ente comicial y luego las realizadas el 7-O de 2012 donde
nuevamente se demostró que seguimos siendo un país de habitantes que en su mayoría son presa
fácil del populismo lisonjero, de un gobierno que hace gala del chantaje, la amenaza, el abuso de
todos los poderes concentrados en una sola persona, que utiliza el miedo como herramienta de
persuasión de las grandes mayorías empobrecidas por las políticas fracasadas en todos los ámbitos
del quehacer cotidiano.

Conociendo las intenciones del Presidente Hugo Chávez, de su sucesor, y sus aliados
internacionales, pues desde el mismo comienzo lo plantearon en su propuesta de gobierno, lo cual
no es un secreto para nadie, el liderazgo opositor actuó como si estuviese compitiendo con un
demócrata convencional que acepta la alternabilidad como una de las características más
importantes de la democracia, e allí el primer error estratégico. Peligroso antecedente que facilita
las maniobras a quienes desde ambos extremos tienen en sus manos la dinamita con la mecha
encendida. Ojala y la providencia nos permita salir a salvo del incendio, que ya le quema la
conciencia a quienes pretenden aferrarse a las viejas y nuevas cúpulas, que jamás volverán a tener
la confianza del heroico y pacífico pueblo venezolano. Nos corresponde a los ciudadanos actuar.
¡Llegó la hora de la Sociedad Civil Independiente! A los partidos sobrevivientes a la resaca
eliminatoria impuesta por el régimen a través de su oficina electoral, el CNE, les corresponderá
unirse, para iniciar las grandes reformas y preparar a la sociedad para el advenimiento de la
Policracia.

18
Juan Eliécer Ramírez
POLICRACIA. El nuevo paradigma. La última utopía por realizar

“Lo que importa más nunca debe estar a merced de lo que importa menos”.

GOETHE.

19
Juan Eliécer Ramírez
POLICRACIA. El nuevo paradigma. La última utopía por realizar

ENSAYO II

HACIA UN CAMBIO DE PARADIGMA

L A expresión cambio de paradigma fue introducida por Thomas Kuhn en un libro muy

influyente, titulado La estructura de las revoluciones científicas. Kuhn demuestra que casi todos
los descubrimientos significativos en el campo del esfuerzo científico aparecen primero como
rupturas con la tradición, con los viejos modos de pensar, con los antiguos paradigmas. Para
Tolomeo, el gran astrónomo egipcio, la Tierra era el centro del universo, pero Copérnico creó un
cambio de paradigma, suscitando muchas resistencias y persecuciones al situar al Sol en el centro.
Súbitamente, todo fue objeto de una interpretación distinta. El modelo newtoniano de la física es
un paradigma de movimientos regulares y todavía constituye la base de la ingeniería moderna.
Pero es parcial, incompleto. El mundo científico se vio luego revolucionado por el paradigma
einsteniano, el paradigma de la relatividad, cuyo valor predictivo y explicativo es mucho mayor.

Los Estados Unidos de hoy en día son el fruto de un cambio de paradigma. El concepto tradicional
del gobierno había sido durante siglos el de la monarquía, el del derecho divino de los reyes.
Entonces se desarrolló un nuevo paradigma: el gobierno del pueblo, por el pueblo y para el
pueblo. Nació una democracia constitucional, capaz de liberar en gran medida la energía y el
ingenio humanos, que originó un mejor nivel de vida, de libertad, de influencia y esperanza
inigualado en la historia del mundo. Pero ¿han sido resueltas las grandes demandas sociales del
pueblo norteamericano? Desde luego que no. Aún falta mucho por alcanzar. No todos los cambios
de paradigmas siguen una dirección positiva. Pero ya sea que el cambio de paradigma nos empuje
en direcciones positivas o negativas, o que se produzca de modo instantáneo o gradual, determina
que pasemos de una manera de ver el mundo a otra. Ese cambio genera poderosas
transformaciones. Nuestros paradigmas, correctos o incorrectos, son las fuentes de nuestras
actitudes y conductas, y en última instancia de nuestras relaciones con los demás. En Venezuela
cobran aún mayor vigencia las palabras expresadas por El Libertador Simón Bolívar en su última
proclama: “...si mi muerte contribuye a que cesen los partidos y se consolide la unión, yo bajaré
tranquilo al sepulcro”... Vencido como está desde hace largo tiempo, el modelo de partidos en
todo el mundo, por no haber podido dar respuesta a las grandes y urgentes demandas sociales,
además de sus recurrentes desviaciones, nos corresponde a los miembros de esta generación, a la
sociedad civil independiente, aplicar todos los conocimientos y avances obtenidos en todos los
órdenes, para establecer un nuevo orden, un nuevo paradigma, en donde el hombre y no el
partido, sea el centro y motor de las grandes transformaciones por venir, en donde las familias
asociadas en forma interdependientes, construyamos la nueva sociedad. En ese proceso estoy
comprometido y en ese sentido se inscribe la presente propuesta que servirá a partir de su
revisión, estudio, discusión y concienzudo análisis para producir una respuesta trascendental que
nos permita reencontrarnos con nosotros mismos, anteponiendo intereses particulares y dándole
primacía a los intereses comunes, inherentes a nuestro desarrollo integral como sociedad. La
Policracia se convierte entonces en una propuesta para evitar el caos y la anarquía –que ya reina
en el presente- y propiciar el entendimiento y la integración.

20
Juan Eliécer Ramírez
POLICRACIA. El nuevo paradigma. La última utopía por realizar

“Si uno alcanza la sabiduría no le resultaría difícil ser, además, inteligente.

Pero si uno empieza por ser inteligente tiene pocas posibilidades de llegar a sabio, ya que puede
quedar atrapado en las trampas de la inteligencia (el razonamiento rápido, el exceso de brillantez,
la facilidad para el análisis superficial).

La sabiduría puede describirse como un objetivo gran angular; la inteligencia como un teleobjetivo
que selecciona y contrasta, pero en ambos casos alguien tiene que enfocar la cámara, alguien
tiene que querer tomar la fotografía”.

Edward DE BONO.

21
Juan Eliécer Ramírez
POLICRACIA. El nuevo paradigma. La última utopía por realizar

ENSAYO III

LA URGENTE Y NECESARIA HUMANIZACION

L A negatividad, conflictividad, esterilidad e intrascendencia del debate político actual, nos

impide valorar la relevancia que tiene para la humanidad los grandes logros y avances obtenidos
en el último siglo recién finalizado. Los acontecimientos ocurridos durante el pasado siglo nos dan
razón de su prodigiosidad. Se aprecia que desde los años del primer imperio egipcio, este es el
tiempo más deslumbrante, es el principio del establecimiento de una nueva civilización. En esa
centuria el hombre ha refortalecido sus condiciones de vida, ha inventado el avión, el automóvil, la
luz eléctrica, el teléfono, la radio, la música grabada, la televisión, los rayos láser, el microondas, el
ecosonido, el psicoanálisis, ha logrado producir antimateria, pudo originar energía magnética, la
clonación de seres vivos, los sistemas ordenadores de la informática, la producción tecno-
industrial y la construcción con cemento, etc. El hombre del siglo pasado ha logrado aminorar el
dolor, gracias a sus adelantos hoy vivimos el doble del tiempo que en épocas pasadas, ha llegado
técnicamente a Marte y ha pisado el suelo de la Luna. Puede observarse a sí mismo por medio de
satélites de comunicación, edificios con antenas satelitales, el telefax, el correo electrónico a
través de Internet y el sistema de transmisión móvil celular junto a las redes sociales constituyen
un impresionante avance, perfección, modernidad y desarrollo impensado hace apenas un siglo
atrás.

El ser humano ha logrado desarrollar en el ámbito político-económico un elevado grado de


libertad y materialmente ha desatado novedosos procesos de producción que generan altos
niveles de riqueza. Ha diseñado y creado instrumentos tecnológicos que hacen más fácil y humana
su vida, obra, esfuerzo y productividad. En otro orden, los impresionantes avances en las artes, en
la música, la pintura y el grandioso patrimonio literario, dejan corta cualquier previsión. El
asombroso diseño de los edificios poliformes y los rascacielos hacen de la ingeniería y la
arquitectura importantes áreas de desarrollo, además de los increíbles trenes subterráneos,
aviones suprarápidos, portaviones y de los túneles submarinos.

En el ámbito sociopolítico, el hombre ha atestiguado sorprendido la metamorfosis ocurrida


durante el final del pasado milenio: el fin de la guerra fría, la caída del comunismo y los regímenes
dictatoriales en todo el mundo, la caída del muro de Berlín, el fortalecimiento de la ONU como
referencia de orientación de los procesos de carácter global, el enfriamiento de las discrepancias
ideológicas o lo que se ha signado como el “fin de las ideologías” y los indetenibles procesos de
unión e integración político-económica, tales como el de la Unión Europea y el intento
accidentado de ampliar y fortalecer el Mercado Común del Sur (MERCOSUR), el movimiento de
países no alineados, etc.

A pesar de tantos logros y adelantos, preocupan sin embargo algunos hechos no menos
importantes, como por ejemplo que el armamento nuclear en el mundo ascienda a una suma
aproximada de 18.000 megatones, lo equivalente a 6.000 veces más que el poderío destructivo

22
Juan Eliécer Ramírez
POLICRACIA. El nuevo paradigma. La última utopía por realizar

existente para la segunda guerra mundial: para ese entonces solo habían 03 megatones,
incluyendo las bombas nucleares lanzadas sobre Hiroshima y Nagasaki (megatón: unidad de
potencia de las bombas atómicas equivalente a un millón de toneladas de TNT) (Diario El
Universal: Editorial. Desde La Tribuna, 31/12/97). Entre otras amenazas al mundo actual hay que
citar la desnutrición, los secuestros, el terrorismo, el narcotráfico, la subversión del orden
constitucional por parte de grupos extremistas, la inconsciencia respecto al problema ambiental y
ecológico, la grave ignorancia en torno a la práctica sexual y los virus portadores de riesgos para la
vida, como el sida, entre otros.

Hasta ahora y sin apartarnos de nuestro firme optimismo, se podría decir que estos últimos
problemas pueden aminorarse si comprendemos conceptualmente que la clave central para
atacar el problema estaría en producir una transformación de los esquemas mentales en el
hombre. Está evidenciado que la solución a la aguda crisis de valores en el ser humano no consiste
solo en disponer de recursos económicos; el asunto primordial está en modificar su actual carga
cultural. Es cierto que estamos frente a un grave deterioro de los modelos institucionales que
constituyeron y dieron forma al contrato social, lo que obliga entonces a promover en forma
simultánea un plan global de reforma ético-cultural e institucional que atienda las dos vertientes
del desarrollo humano: el hombre y el modelo estado sociedad.

Lo más importante hoy es ocuparse del hombre, de su perfeccionamiento humano espiritual a fin
de hacerlo sabio, humanamente íntegro, técnica y profesionalmente eficiente y empoderado. Si la
causa de los males sociales es de naturaleza ético-cultural es necesario detectar el defecto del
método educativo y lo relativo a su visión general sobre la vida. El principal objetivo de la
propuesta policrática, es precisamente propiciar un cambio cultural e intelectual en el hombre. El
otro propósito es solucionar el asunto de la legitimidad del sistema y para ello se plantea la
creación de una nueva forma de gobierno plural, realmente amplio en donde toda la sociedad
participe.

23
Juan Eliécer Ramírez
POLICRACIA. El nuevo paradigma. La última utopía por realizar

“Ser excelente es...

• Ser creador de algo: un sistema, un puesto, una empresa, un hogar o una vida.

• Ejercer nuestra libertad y ser responsables de cada una de nuestras acciones.

• Sentirse ofendido y lanzarse a la acción en contra de la pobreza, la calumnia y la injusticia.

• Levantar los ojos de la tierra, elevar el espíritu y soñar con lograr lo imposible.

• Trascender a nuestro tiempo legando a las futuras generaciones un mundo mejor”.

Miguel Ángel CORNEJO.

24
Juan Eliécer Ramírez
POLICRACIA. El nuevo paradigma. La última utopía por realizar

ENSAYO IV

POLICRACIA: ESPECIFICIDAD Y VALORES

L A palabra Policracia significa: gobierno de muchos; diversas autoridades de la ciudad

constituyendo un foro de gobierno de perfil plural, es decir, donde se incluya toda organización
social que represente una fuerza vital para el desarrollo de la ciudad. (Poli: Diversos, Cracia:
Autoridad). Las decisiones que se adoptan en escenarios plurales poseen la ventaja de ser más
equilibradas y son un mecanismo para controlar el ejercicio en las decisiones, con la necesaria
pluralidad de conciencia que suprima la lacerante inherencia de las organizaciones sectarias que
particularmente desean controlar el poder y los recursos. La Policracia es un modelo que
trasciende la democracia a fin de garantizar la libertad, la paz social y la aplicación más vigilada de
la justicia, preservando los logros del propio sistema democrático, es decir, la Policracia es un
sistema que fortalece las libertades y el desarrollo ya conquistado. La Policracia es la garantía para
un poder común bajo el perfil de la unión y la integración social.

Esta nueva concepción de gobierno plural da prioridad a la participación, cuidando conservar la


importancia del órgano ejecutivo concebido en la tradición democrática, cuyo rol facilita la fluidez
gubernamental y a su vez representa la presencia de una figura o ente viabilizador de los planes
públicos, es decir esta nueva forma de gobierno dista mucho de viejas experiencias poliárquicas
corporativistas. La intención en este ensayo no es negar que la democracia haya logrado avances
indiscutibles en materia de libertad de expresión y de asociación, un extraordinario proceso de
crecimiento estructural y económico. En este proyecto denominado Policracia, el interés principal
está centrado en la caracterización de una propuesta práctica que contribuya a ampliar la
capacidad institucional del Estado y proporcione las condiciones para que la propia sociedad revise
en forma conjunta las condiciones presentes del contrato social que surgió en Europa después del
siglo XVII: sus implicaciones, logros, limitaciones y debilidades. Repensar el Estado que hoy se
requiere, desde el concepto de la racionalidad, esto es, principios e instituciones que deban
constituir la estructura básica de la sociedad contemporánea.

La Policracia aspira dar un aporte al proceso de corrección del problema de la legitimidad del
sistema, manteniendo el concepto de que el Estado constituye la forma más apropiada desde
donde se pueden materializar los fines de la sociedad humana. Tal como señala Rousseau, más allá
de este propósito, debo reconocer una idea expresa y es que existe una necesidad de
fundamentar los fines del Estado y en ese objetivo y a sabiendas de que sólo los hombres pueden
efectuar ese proceso justificatorio, acordando los fines que por naturaleza se propongan preservar
y lograr. En este sentido, con el proyecto Policracia se desea estimular este debate y contribuir con
un conjunto de ideas y novedosas instituciones políticas que a su vez constituyan una fórmula de
solución en la consecución de un nuevo contrato social. En este modesto trabajo de reingeniería
política la sociedad en general conocerá el marco argumental y referencial de la estructura praxis-
institucional que la oferta del modelo Policracia propone para su debida discusión y elevado
debate.

25
Juan Eliécer Ramírez
POLICRACIA. El nuevo paradigma. La última utopía por realizar

“Debemos ser perseverantes en nuestros deseos justos.

Al enfrentar el primer contratiempo no debemos darnos por vencidos, debemos seguir creyendo
que lo lograremos.

Lo que debemos hacer es percibir algo que el mundo no puede ver.

Lo vemos espiritualmente en nuestra mente, y entonces con paciencia lo esperamos, tenemos


entonces esperanza en algo”.

Gene R. COOK

26
Juan Eliécer Ramírez
POLICRACIA. El nuevo paradigma. La última utopía por realizar

ENSAYO V

ORDEN LÓGICO DE APARICIÓN DE LOS SISTEMAS POLÍTICOS

P RIMER SISTEMA: MONO-CRACIA; Sistema de gobierno donde la primacía la ejerce un

monarca: Rey Emperador (Una sola autoridad). FORMA: Autocracia, que se decreta por sí mismo o
por un grupo reducido (Elite). Auto: por sí mismo. Cracia: Autoridad. RÉGIMEN: Monárquico. En
este régimen importa muy poco las condiciones de los súbditos o gobernados. RELACIÓN DE
PODER: El poder absoluto recae en el Rey, el ejercicio del poder lo monopoliza una sola persona.
PARTICIPACIÓN APROXIMADA: 1%. SOBERANÍA POPULAR: Anulada.

SEGUNDO SISTEMA: DEMOCRACIA; Sistema de gobierno donde la primacía la ejerce un grupo


social (partido político) por un período definido y respaldado de un programa de gobierno y su
militancia. FORMA: Democrática; de representación popular. La autoridad se decreta de acuerdo a
la voluntad de la mayoría soberana. Demo: Pueblo. Cracia: Autoridad. La Autoridad es designada y
legitimada por el pueblo. “Poder Originario”. RÉGIMEN: Democrático Centralizado; En este
régimen importa y se revisan abiertamente las condiciones de los gobernados. RELACIÓN DE
PODER: El poder no lo monopoliza una sola persona, sino un grupo social (partido). Democracia
=Gobierno de un grupo. PROPORCIÓN APROXIMADA DE LA PARTICIPACIÓN: 15% (partidos).
SOBERANÍA POPULAR: (En afianzamiento). Elección universal, directa y secreta para legitimar a la
autoridad. En éste modelo vivimos la transición del poder hacia el “soberano pueblo”.

TERCER SISTEMA: POLICRACIA; Sistema de gobierno donde el ejercicio del poder es compartido y
equilibrado por todos los grupos sociales. FORMA: Poliarquía; que se decreta de acuerdo a la
voluntad de todos. Amplia estructura social de participación y representación. Poli: Diversas.
Cracia: Autoridad. Poder y Autoridad ejercidos por los ciudadanos organizados. RELACIÓN DE
PODER: El poder no lo monopoliza una persona, ni un grupo social. El poder es compartido en
forma equilibrada por los principales sectores de la socio-estructura jerárquica. Las decisiones
plurales son más equilibradas. POLICRACIA: ¡Gobierno de todos y para todos de verdad! Se Amplía
e institucionaliza la participación real de la sociedad civil independiente organizada. Constituye un
verdadero Poder Común. PARTICIPACIÓN Y REPRESENTACIÓN APROXIMADA: 40% o más.
SOBERANIA POPULAR: Afianzada.

CUARTO SISTEMA: TEOCRACIA; Sistema de gobierno guiado por Dios por medio de la revelación
que recibe un profeta, el cual rige al reino de Dios, cuyo propósito fundamental es preparar a la
humanidad para la segunda venida de Jesucristo y la instauración de su gobierno milenario
profetizado en las Sagradas Escrituras. Acontecimiento sin paralelo en la historia humana que será
precedido de un proceso de destrucción de la maldad e iniquidad del mundo y posterior
purificación de la tierra, siendo Jesucristo mismo en persona nuestro Rey y Juez Soberano. ¡Cada
vez más cerca!

27
Juan Eliécer Ramírez
POLICRACIA. El nuevo paradigma. La última utopía por realizar

“No es la crítica lo que cuenta, no el hombre que apunta con el dedo acusador al hombre fuerte
que tropieza o donde el hacedor de hazañas podría haberlo hecho mejor.

El crédito pertenece al hombre que está actualmente en la arena, cuyo rostro está desfigurado por
el polvo, el sudor y la sangre.

Quien lucha valientemente, cometerá errores y tendrá altibajos una y otra vez porque no hay
esfuerzo sin error o falta.

Quien conoce el gran entusiasmo, la gran devoción, quien entrega todo de sí mismo por una noble
causa; quien en lo mejor, conoce al final, el triunfo o el alto logro y quien en lo peor, si falla por lo
menos falla mientras lucha grandemente de manera que su lugar nunca estará con aquellas almas
frías y tímidas quienes no supieron de la victoria o la derrota”.

Theodore ROOSVELT

28
Juan Eliécer Ramírez
POLICRACIA. El nuevo paradigma. La última utopía por realizar

ENSAYO VI

DEL ESTADO NACIÓN AL ESTADO CIUDAD

L AS sociedades nacionales viven el cruce de dos fuertes tendencias que pugnan por lograr un

proceso de adecuación sobre los esquemas del desarrollo. Son notorias las fuerzas reformadoras
en muchos países y al mismo tiempo son excitantes las fuerzas incontrolables que impulsan
nuevas realidades como la indetenible globalización o hipercrecimiento transnacional y el estímulo
al acercamiento o entrelazamiento intelectual, cultural, económico y político de la sociedad
mundial. Es una implantación planetaria de fuertes corrientes transformadoras que modifican, sin
poder impedirlo, las realidades locales. Por su parte, tendencias internas en muchos países
insisten en cambiar los modelos verticales y geocentristas de desarrollo. Toma fuerza el debate
político y aquellos planteamientos que demandan la reestructuración de la actual forma Estado-
nación. Algunos analistas sostienen que el modelo del sistema democrático, por ser una forma
derivada del centralismo monocrático vertical, continuó concibiendo un régimen bajo el concepto
y el esquema del personalismo absolutista presidencial, que hoy se ejerce sin mucho éxito. La
actual forma es percibida como una “monarquía presidencial”, ya que concentra exageradas y
múltiples funciones en una sola persona. El Presidente es al mismo tiempo: Jefe de Estado, Jefe de
Gobierno, Jefe de las Fuerzas Armadas, Jefe de la Diplomacia, Administrador de la Hacienda
Pública, Conductor y Jefe del Gabinete Ejecutivo, Jefe de su propio Partido, entre tantas otras.
Ningún poder humano por eficiente, ejecutivo y ágil que pretenda ser, podrá desarrollar sobre tan
complejas, crecientes y dinámicas estructuras, estas exigentes y múltiples responsabilidades.

Empero el hiperdesarrollo rompe aceleradamente la indefensa vigencia de estos modelos; tal vez
su mayor evidencia se materializa en cada una de las frustraciones que padecen los sectores
sociales después de cada proceso electoral, cuando aún se cree que la definición y solución de tan
complejas realidades se superan con la simple sustitución del Presidente o de un grupo político
por otro. De allí que se pugne en cada país por reacomodar los esquemas de poder a través de lo
que hoy se conoce como la descentralización. Las modernas tendencias privilegian la idea de que
el desarrollo en la actualidad se da en la perspectiva que va: “de lo local a lo global y de lo global a
lo local”. Por ello se aspira optimizar la densidad institucional y confianza locales ante una
multiplicación de liderazgos políticos y socioinstitucionales que den prioridad a la participación, a
las estructuras conjuntas, a la cohesión y redes de interconexión, integración y apoyo mutuo
desde cualquier punto. En esta tendencia se ubica el contractualismo filosófico y se enmarca el
modelo Estado-ciudad propuesto en la forma policrática. En él se privilegia el gobierno de la
ciudad, la POLIARQUÍA (gobierno intercomunitario), en donde la socioestructura se articula en
función de poder definir su propia realidad. En este modelo confluyen las dos tendencias
mencionadas: la globalidad en el hipercrecimiento intercruzado y las fuerzas transformadoras
internas que estimulan la integración social, la densidad institucional y el crecimiento local. El
novedoso sistema Policrático en el modelo Estado-ciudad, permite una estrategia que trasciende
el monocrático absolutismo presidencial geocentrista y vertical y nos abre el camino al modelo
social poliárquico.

29
Juan Eliécer Ramírez
POLICRACIA. El nuevo paradigma. La última utopía por realizar

VISIÓN

“Piensa en grande. Cada riesgo exitoso comienza con una persona con visión.

La visión es una vista clara y cristalina del valor y potencial futuros.

La visión inspira esfuerzo.

La visión crea pasión.

La visión crea en la gente la habilidad para alcanzar lo imposible.”

Juan Eliécer RAMÍREZ.

30
Juan Eliécer Ramírez
POLICRACIA. El nuevo paradigma. La última utopía por realizar

ENSAYO VII

HACIA LA TRANSFORMACIÓN DEL CONTRATO ACTUAL

L O que separa y diferencia a un sistema de otro son simplemente rasgos conceptuales. En

esto la ciencia política ha realizado estudios a fin de examinar diferentes sistemas y las
evaluaciones efectuadas han permitido concluir que todos se mantienen dentro de un mismo
paradigma cognoscitivo, enmarcados dentro de la comprensión teleológica fundada por
Aristóteles. De allí que hoy los déficits de los modelos o sistemas políticos presentan las mismas
fallas e igual necesidad de corrección. Aun cuando existen varios factores que convergen en la
provocación de la crisis que hoy vive el modelo de Estado. El centro más importante de este
proceso de crisis lo representan los partidos políticos. La deficiencia de estas organizaciones está
en los limitados grados de representación y participación. En la actualidad este modelo declina al
verse desbordado por una fuerte socio-estructura que potencia de manera superior un vigoroso
crecimiento a la altura de las demandas de un mundo moderno, dinámico y técnico como el de
hoy. Para redefinir el curso afirmativo de la aplicación de modelos de organización y
representación política, es necesario en primer lugar superar la creencia en torno a que los
partidos políticos son absolutamente indispensables para el logro y funcionamiento de un régimen
de libertad.

Así como cualquier suma total es el resultado de la acumulación de los sumandos parciales, el
desarrollo integral viene a ser la suma de los aportes y los esfuerzos sectoriales ejercidos en los
ámbitos respectivos por la socio-estructura de la propia comunidad organizada. Cuando una
comunidad de base, que funciona en un barrio, urbanización o parroquia, consigue afrontar y
resolver sus propios problemas en forma directa, no solamente está aportando su parte a la suma
total, sino que ha generado un cambio de actitudes individuales que, por vía del conocimiento y la
experiencia, reconoce la eficacia de la participación activa como solución a la inercia pasiva y
resignada heredada del paternalismo fiscal. Tanto el concepto paternalista del Estado, como la
pasiva actitud de las bases sociales, son la consecuencia de un desequilibrio formal en la evolución
y estructuración de las nuevas instituciones políticas que, al integrar los Estados modernos,
centralizaron cada vez más las cargas y obligaciones de las pequeñas organizaciones absorbidas,
creando otros organismos políticos más complejos y desvinculados de las bases originales. Las
familias y los grupos locales y regionales, pasaron a depender de otras estructuras más amplias,
más lejanas y más complicadas. La solución para los problemas que genera la excesiva absorción
de la carga administrativa, no es otra que el reparto de la misma, mediante la devolución de
atribuciones y derecho de participación real a las organizaciones intermedias de la sociedad,
integradas en planes generales y armónicos sin la mezquina intermediación del partido. Para ello
se manifiesta evidente la despartidización de la sociedad. Es imperativo que se produzca una
reforma al texto constitucional, suprimiendo la figura de los partidos y privilegiando aún más la
organización social y la participación directa de los ciudadanos en los asuntos públicos. Esa es una
tarea pendiente por asumir del nuevo liderazgo emergente.

31
Juan Eliécer Ramírez
POLICRACIA. El nuevo paradigma. La última utopía por realizar

“En los próximos años nuestra brillante historia constituirá el más grande de los récords,
estableciendo un lugar permanente para realizar nuestra forma de vida por un mundo grande para
nosotros, para nuestros hijos y para todo ser humano”.
William Penn PATRICK.

32
Juan Eliécer Ramírez
POLICRACIA. El nuevo paradigma. La última utopía por realizar

ENSAYO VIII

ALTERNATIVAS PARA ABORDAR LA CRISIS

L A primera alternativa sería una fórmula compartida que permita a los partidos políticos

continuar en el escenario social, pero sin el monopolio exclusivo en lo correspondiente a la


potestad de postular candidatos a los cuerpos de representación popular; esto quiere decir que se
tendría que conceder legalmente esta misma potestad o rango jurídico a otras organizaciones
intermedias de la sociedad civil independiente tales como: asociaciones de vecinos, ONG`s,
gremios profesionales, colectividades culturales, instituciones académicas e intelectuales que
hacen vida política activa en la sociedad, situación ésta permitida en el nuevo contrato social
suscrito y aprobado en el año 1999. La otra alternativa, con la cual es compatible la idea de la
Policracia, es la de erradicar completamente a los partidos como modelos o formas de
participación y transferir a las legítimas estructuras de la sociedad civil organizada, la debida y
conveniente potestad de darse sus representaciones populares sin la dañina interferencia de
organizaciones o grupos sectarios, que afectan la marcha adecuada y solidaria del desarrollo
integral de la misma sociedad. La plenitud de paz y orden hacia donde se quiere dirigir la sociedad,
sólo es posible en el marco del respeto entre los grupos y ello obliga a equilibrar la distribución del
poder. En este caso, es indispensable atender el evidente pluralismo social e ideológico existente y
darle a cada grupo la posibilidad de acceder a los órganos de poder, con el objetivo de equilibrar la
marcha funcional del Estado y la sociedad; sin embargo en el desarrollo de este mismo debate le
corresponderá a la soberana voluntad popular definir esta situación. Si algo es constante es
precisamente el cambio. La propuesta de erradicar y superar el monopolio exclusivo de los
esquemas partidistas como forma de lucha social, tiene como objetivo crear las condiciones hacia
el logro de una nueva cultura –la sociedad de la paz- una comunidad más unida y próspera. La
unión y el trabajo social conjunto, planificado y sostenido que nos ayude a superar las urgentes
demandas de los sectores más débiles.

Con la segunda opción la sociedad venezolana contaría con un modelo de gobierno original y
adaptado a sus propias exigencias, creencias y realidades. El vacío que aparentemente pudiéramos
imaginarnos ocasionaría la supresión de los modelos partidistas, quedará automáticamente
cubierto por las nuevas estructuras sociales organizadas, las cuales se han convertido en la
legítima plataforma de representación comunitaria. Este proceso les devolvería el aliento a los
venezolanos y elevaría inmensamente su estima e identidad. El sistema Policrático coloca en
manos de la misma sociedad el ajuste al mismo modelo político y crea el mecanismo de
autodefensa de la soberanía popular y de la libertad, que constituyen conquistas innegociables de
la humanidad. Es un verdadero cambio civilizado y radical, es dejar todo para ganar todo. Es una
oportunidad para avanzar y progresar históricamente. Al compartir estas inquietudes con mis
compatriotas, incubadas desde el primer día que incursioné en el fascinante mundo de la política,
a principios de la década de los setenta, quiero hacerlos condueños de la misma a fin de generar
un gran debate que acelere su instauración y ejemplificación y por ende en el mejor aporte que un
guanareño puede hacer al resto del mundo civilizado.

33
Juan Eliécer Ramírez
POLICRACIA. El nuevo paradigma. La última utopía por realizar

“Los paradigmas son poderosos porque crean los cristales o lentes a través de los cuales vemos el
mundo.

El poder de un cambio de paradigma es el poder esencial de un cambio considerable, ya se trate


de un proceso instantáneo o lento y pausado”.
Stephen R. COVEY.

34
Juan Eliécer Ramírez
POLICRACIA. El nuevo paradigma. La última utopía por realizar

ENSAYO IX

NUEVOS PARADIGMAS, NUEVA VISION

L AS grandes dificultades que presionan actualmente a la Humanidad no son casuales.

Durante los últimos cincuenta (50) años líderes de los países que se mueven más rápidamente
hacia el estatus de sociedades del conocimiento, invirtieron apropiadamente, en desarrollo de
competencias humanas y telemática. La brecha entre rápidos y lentos se amplió, en la medida que
los dirigentes de las sociedades menos rápidas no lograron adecuar sus modelos de acción a los
paradigmas de aquellos nuevos tiempos. Las nuevas ideas para los tiempos que finalizan
florecieron a principios de los años cincuenta (50). Los verdaderos líderes, los que se ocupan del
progreso de sus pueblos, dedicaron sus esfuerzos a la adecuación de sus sistemas nacionales,
alejándose paulatinamente de los paradigmas económicos y sociales que emplearon hasta aquella
época. No ocurrió así con los modelos políticos. En socio-política los cambios no han sido
conducidos; hechos dramáticos y lamentables, algunos muy cruentos, presionaron los procesos
hacia nuevos modelos. La caída del bloque soviético, la prostitución de todo tipo en Cuba para
superar la hambruna socialista y las confusiones en las últimas elecciones en los EE.UU., el
estrepitoso fracaso de la revolución del siglo XXI en Venezuela, la caída de Cristina, de Lula y
Correa, en Argentina, Brasil y Ecuador respectivamente ilustran sobre el agotamiento en los
modelos socio-políticos. Así pues, el veloz avance de los países más ricos utilizando a los más
pobres, provocó miseria y atraso en los menos capaces. Durante los últimos diez (10) años, en el
seno de la comunidad internacional ha comenzado a tomar cuerpo la importancia estratégica de
no abandonar a su riesgo a los países más pobres, al considerar las calamidades que implican para
toda la humanidad, la pobreza y el desequilibrio del planeta. Pragmáticas razones de seguridad y
pervivencia han motivado a los más rápidos para la activación de procedimientos de ayuda a los
más lentos. Más no es suficiente. Esta insipiente cooperación debe traducirse en solidaridad.
Como una de las primeras ideas de los nuevos tiempos debemos considerar, el cambio del
principio de utilidad por el principio de solidaridad. En Venezuela ingresamos a la mentalidad del
siglo XX con treinta y cinco (35) años de retardo, hoy estamos involucionando velozmente hacia
una doctrina análoga a la que caracterizaba a la mayoría de los países durante aquel lapso
obscurantista de finales del siglo XIX y principios del siglo XX: Nacionalismo exacerbado,
militarismo predominante, modelo económico liberal e inhumano, derechos individuales sin
reconocimiento, caos socio-político, imperio del Estado sobre el individuo e, intenso atraso
educativo y tecnológico. Necesitamos líderes con visión futurista para iniciar el nuevo ciclo. Otra
de las nuevas ideas de los nuevos tiempos que a los políticos de todos los sitios del planeta les
cuesta procesar, es una sociedad con partidos minoritarios o sin partidos. Los nuevos tiempos
facilitan el surgimiento de líderes coyunturales con vocación de servicio, provenientes o no de los
partidos políticos, apoyados por una mayoría momentánea en función de necesidades concretas
de la población, quienes cumplida su labor se retiran; en contraste, con el militante de carrera que
eventualmente se convierte en “funcionario peculador” y que sólo trabaja cuando está en el
gobierno. He allí el tremendo desafío que tenemos quienes representamos el nuevo liderazgo. La
Policracia anula toda posibilidad de sobresalir a cualquier seudo líder u oportunista.

35
Juan Eliécer Ramírez
POLICRACIA. El nuevo paradigma. La última utopía por realizar

“La fuente de la alegría debe brotar de la mente, y quien conozca tan poco la naturaleza humana
como para buscar la felicidad en cualquier cosa que no sea su propia disposición, malgastará su
vida en esfuerzos infructuosos y multiplicará las aflicciones que se propone suprimir”.

Samuel JOHNSON.

36
Juan Eliécer Ramírez
POLICRACIA. El nuevo paradigma. La última utopía por realizar

ENSAYO X

¿CÓMO RESOLVER EL ASUNTO DE LA EDUCACIÓN CIUDADANA?

D ESARROLLAR una estrategia integral que impulse un novedoso proceso de

transformación del Estado y del hombre, nos exige atender como prioritaria la formación en el ser
humano sobre virtudes ciudadanas y políticas. El crecimiento y la estructuración de grandes
metrópolis nos obliga a canalizar el sentido y la orientación de la vida social bajo esquemas
éticamente aceptables, ordenadores y coherentes. Esto se puede lograr a través de una nueva
agenda de representación política y social, que por medio de la participación organizada de la
sociedad civil independiente, permita articular en forma direccionada a una sociedad que hoy está
desconstituida, confusa y dispersa en cuanto a prioridades sociales y objetivos comunes. No basta
con excelentes leyes, con buenos gobiernos o sistemas, lo necesario e indispensable es formar al
ciudadano con el suficiente conocimiento civil, político y familiar o social capaz de darle al pueblo
el beneficio del equilibrio y de lo humano. La libertad debe convertirse en orden y equilibrio para
sustentar su gran valor.

En el manifiesto de Cartagena, en 1812, Simón Bolívar decía: “Este sistema que sigue las máximas
exageradas de los derechos del hombre, que autorizándolo para que se rija por sí mismo, rompe
los pactos sociales, y constituye a las naciones en anarquía...nuestros conciudadanos no se hallan
en aptitud de ejercer por sí mismos y ampliamente sus derechos, porque carecen de las virtudes
políticas que caracterizan al verdadero republicano” (Cova J., 1981). Hoy, la más grande debilidad
del actual sistema es exactamente no haber formado al pueblo para la democracia. En cuanto al
sistema Bolívar, igualmente señala: “Las elecciones hechas por los...intrigantes moradores de las
ciudades...en ello, unos son tan ignorantes que hacen sus votaciones maquinalmente, y los otros
tan ambiciosos que todo lo convierten en facción. Por lo que jamás se vio en Venezuela una
votación libre y acertada; lo que ponía al gobierno en manos de hombres ya desafectos a la causa,
ya ineptos, ya inmorales. El espíritu del partido decidía en todo y por consiguiente nos desorganizó
más de lo que las circunstancias hicieran...nuestra división y no las armas...nos tornó a la
esclavitud”. Resulta impostergable crear los mecanismos institucionales que contribuyan
directamente a desarrollar un esfuerzo para educar al ciudadano. Ante esta misma inquietud, el
Libertador en su discurso de Angostura, el 15 de febrero de 1819, sentenció: “Por el engaño se nos
ha dominado más que por la fuerza; y por el vicio se nos ha degradado más bien que por la
superstición...un pueblo ignorante es instrumento ciego de su propia destrucción; la ambición, la
intriga abusa la credulidad y de la experiencia de hombres ajenos de todo conocimiento político,
económico o civil: adoptan como realidades las que son puras ilusiones, toman la licencia por la
libertad, la venganza por la justicia, la traición por el patriotismo”. ¿Qué tipo de ciudadano vamos
a formar? ¿Qué diseño cultural emplear en dicho proceso? ¿Y a través de que mecanismo
institucional lograrlo? El modelo Policrático propone establecer el INSTITUTO FEDERAL DE
ORIENTACIÓN SOCIAL (INFOS) y el CENTRO INTEGRAL DE EDUCACIÓN FAMILIAR (CIDEF) luego del
necesario debate que entre los sectores educativos y sociales debe darse en lo sucesivo.

37
Juan Eliécer Ramírez
POLICRACIA. El nuevo paradigma. La última utopía por realizar

“No conozco ningún hecho más alentador que la incuestionable capacidad del hombre para
dignificar su vida por medio del esfuerzo consciente”.

Henri David THOREAU.

38
Juan Eliécer Ramírez
POLICRACIA. El nuevo paradigma. La última utopía por realizar

ENSAYO XI

LA COMUNIDAD Y EL DESARROLLO

E NTENDIDO como un proceso de adaptación permanente con el tiempo y las circunstancias,

el desarrollo es una constante de la humanidad que evoluciona hacia un futuro mejor, en cuanto a
realizaciones materiales y espirituales, por medio de la iniciativa y el esfuerzo. Esta definición
perfeccionista corresponde a una perspectiva global e ideal, que no ignora o pretende ocultar los
errores y los defectos que, a lo largo del camino, en forma más o menos general o parcial, han
obstaculizado, detenido o invertido el proceso del desarrollo de la sociedad humana. Las tiranías
de toda clase, las guerras fratricidas, los desajustes políticos y económicos, han sido algunos de los
factores negativos que han afectado el curso normal del crecimiento de los pueblos.

Si comparamos las condiciones de vida actual, con las prevalecientes en el pasado, no se pueden
negar las muchas y múltiples ventajas que, en un proceso irregular y accidentado, ha conseguido
la humanidad a lo largo de la historia. Hoy más que nunca estamos confrontando las
consecuencias de un desarrollo desequilibrado, inarmónico, disparejo, que nos sitúa ante la
realidad desafiante de un avance científico y tecnológico para el cual no estamos equitativamente
capacitados en nuestras actitudes y aptitudes sociales, morales, políticas, cívicas y mentales. Esta
desarmonía se acentúa cuando la pujanza de los requerimientos y demanda de instrucción técnica
redundan en prejuicio de la formación humanística tradicional.

Las Universidades que prestan atención preferente a las facultades científicas y técnicas, con
manifiesto descuido de la formación básica, generaron en forma impremeditada un rechazo de las
nuevas generaciones por las materias y disciplinas menos pragmáticas, con el consiguiente
deterioro de los principios, valores morales y conducta social cívica. Esta misma tendencia, al
llegar a los niveles donde se planifica el desarrollo, induce a su vez, a una sobreestimación de los
cuadros de decisión, con notorio olvido de las bases interesadas y decisivas en cuanto a la
ejecución y eficacia de los proyectos. El consiguiente divorcio ha sido la causa principal de
desequilibrios, demoras y fracasos en la marcha de los procesos de integración.

A la generación de líderes y conductores sociales que nos corresponde interactuar en las


circunstancias actuales, nos obliga el nuevo paradigma social a proceder en forma concertada, a
establecer bases sólidas que permitan generar un desarrollo sustentable y armónico, en donde lo
científico-tecnológico vaya de la mano de lo humanístico, para poder garantizar el avance
equilibrado de nuestras comunidades, sumergidas hoy en el más deplorable deterioro y
abandono. Toda la energía de este modesto esfuerzo intelectual está encaminada hacia ese
objetivo, que será financieramente rentable y pretende influenciar al resto de mis coterráneos y
compatriotas, a quienes me debo.

39
Juan Eliécer Ramírez
POLICRACIA. El nuevo paradigma. La última utopía por realizar

“Lo que está delante de nosotros y lo que está detrás es poco importante comparado con lo que
reside en nuestro interior”.

Oliver Wendell HOLMES.

40
Juan Eliécer Ramírez
POLICRACIA. El nuevo paradigma. La última utopía por realizar

ENSAYO XII

LA SOCIEDAD DE PARTICIPACIÓN, UNA SOCIEDAD LIBRE E IGUALITARIA

E NTENDEMOS por una sociedad libre e igualitaria, un sistema económico y social con los

siguientes objetivos: 1.- Permitir a cada hombre en lo real y no sólo en lo formal, construir su
propio destino libremente, sin más limitaciones que los derechos y justos intereses de los demás
miembros de la comunidad. 2.- Hacer de la comunidad el lugar de encuentro dinámico de esos
hombres libres, en términos de progreso material, de perfeccionamiento intelectual y espiritual, y
de convivencia solidaria y fraternal.

Para que podamos lograr estos grandes objetivos antes señalados es necesario partir de algunas
condiciones básicas a saber: a) Dentro de dicha sociedad se debe tender a eliminar todos aquellos
mecanismos que permitan que algunos hombres adquieran poder sobre otros, más allá del poder
que estos últimos quieran voluntariamente delegarles dentro de las normas y mecanismos de
decisión de la comunidad. b) Toda forma de poder debe estar siempre sujeta a una instancia en
que la comunidad revise su legitimidad y eficacia social y pueda suprimirla o mantenerla. c) El peso
de cada miembro de la comunidad en las decisiones debe ser el acuerdo mayoritario de los
miembros de la comunidad o la delegación de dicho poder de tomar decisiones. d) Es necesario
crear las condiciones para que la comunidad comprenda efectivamente lo que resuelve, lo que
implica información clara y transparente a todos, sobre lo que está en cuestión en cada decisión, a
la vez que llevar las decisiones lo más cerca posible de los grupos interesados.

La búsqueda de esta sociedad libre e igualitaria supone la transformación plena de la vida de la


sociedad en todos sus ámbitos: el social, el económico, el político y el cultural. Porque la única
garantía de igualdad real permanente y creciente, es el empoderamiento individual y colectivo, así
como la participación de todos los miembros de la comunidad en las decisiones sociales.

En tal sentido, como un aporte al proceso necesario de concientización de los ciudadanos me he


propuesto realizar foros, talleres de capacitación y adiestramiento tanto para los dirigentes
municipales, así como parroquiales y de base, a fin de motivar la participación activa y decidida de
nuestra dirigencia en todos los ámbitos de nuestros municipios y Estados, a propósito de la inédita
e histórica instauración del Consejo Local de Planificación Pública, establecido en el artículo 182 de
nuestra carta magna y en la ley y ordenanzas que regulan la materia. Lo que cristaliza un viejo
anhelo de quienes siempre hemos luchado por acercar lo más posible la toma de decisiones a la
base de la pirámide social. Debemos marchar sin prejuicios de ninguna índole hacia la
modernización y hacia la integración plena de la vida de nuestros municipios. Para poder
reconstruir el estado, debemos comenzar por formar excelentes ciudadanos, conscientes de su rol
de corresponsabilidad para con éste. Juntos podemos lograrlo.

41
Juan Eliécer Ramírez
POLICRACIA. El nuevo paradigma. La última utopía por realizar

“No somos seres humanos que tienen una experiencia espiritual. Somos seres espirituales que
tienen una experiencia humana”.

Teilhard CHARDIN.

42
Juan Eliécer Ramírez
POLICRACIA. El nuevo paradigma. La última utopía por realizar

ENSAYO XIII

RAZGOS CONCEPTUALES DEL MODELO POLICRÁTICO

E L sistema político Policracia, objeto del presente ensayo, está diseñado para lograr el

remozamiento y fortalecimiento que se requiere institucional, política y socioculturalmente, dado


el evidente colapso y debilitamiento institucional del modelo Estado nación. Esta novedosa
concepción de gobierno no antagoniza con la forma democrática sino que históricamente y en
forma evolutiva la complementa, toda vez que confirma los principios de soberanía popular,
libertad y afianza la pluralidad y la participación. Se reafirman los deberes y derechos humanos y
se consolida jurídica y políticamente el imperio de la ley. La Policracia se propone erradicar el
clientelismo partidista como principal solución en aras de superar la cultura paternalista del
modelo de Estado actual. Esto sólo se puede lograr transfiriendo a las legítimas estructuras de la
sociedad civil independiente organizadas, las facultades legales para postular candidatos a los
cargos de representación popular. Es bueno recordar que ninguna sociedad puede desarrollarse si
no es a través de la lucha y la movilidad social. En este momento, en el caso de Venezuela, los
canales (partidos) de inserción y participación social están totalmente paralizados. El sistema
sectarista y pragmático-clientelar ya no es aceptado por las grandes mayorías (según encuestas
especializadas) como modelo de lucha; lo que hace que se frene el proceso de crecimiento
colectivo y además acelere la búsqueda de una redefinición de los mecanismos civiles de
desarrollo. El sector político es primario a todo, incluso al sistema jurídico, pues es aquí en este
ámbito donde se adoptan las decisiones. Es doloroso observar como un gran número de empresas
grandes, medianas y pequeñas se derrumban sin poder evitarlo, debido a la crisis político-
generacional por la que están atravesando las sociedades. La anarquía se debe fundamentalmente
al monopolio del poder y a la visión sectaria y miope de las cúpulas gobernantes. La solución de
esta crisis no se resuelve sustituyendo una ideología por otra, un grupo por otro o un presidente
por otro. La solución está en la reunificación social de los venezolanos y la Policracia crea los
medios para esta necesaria integración.

Simón Bolívar afirmó: “El cuerpo de la historia nos enseña que las gangrenas políticas no se curan
con paliativos”. Su sueño de integración y su experiencia lo hizo entender que el enemigo muchas
veces no está afuera, refiriéndose al imperialismo colonizador, sino que está en nuestra propia
división social, en nuestra propia ignorancia y debilitamiento civil provocado por los sectarismos.
De allí que la última y lapidaria proclama del libertador: “Cuando cesen los partidos y se consolide
la unión yo bajaré tranquilo al sepulcro” tenga hoy gran vigencia. El escritor e historiador
Guillermo Morón señala en su libro “Las Cosas Claras”: “Ni la democracia representativa, ni el
socialismo comunista son trajes cortados a la medida de todos los pueblos”. “A pesar de la ira de
los partidos, a pesar de las maquinarias de la ambición, a pesar del poder que convierte en
moralistas a los corrompidos, en héroes a los asesinos, en conductores a los ladrones,...el país va
logrando restaurar sus paredes...para el disfrute de la cultura y para continuar la vida”. El futuro
dependerá de la visión con la que el nuevo liderazgo enfrentemos el presente.

43
Juan Eliécer Ramírez
POLICRACIA. El nuevo paradigma. La última utopía por realizar

“El Estado tiene como fines esenciales la defensa y el desarrollo de la persona y el respeto a su
dignidad, el ejercicio...de la voluntad popular, la construcción de una sociedad justa y amante de la
paz, la promoción de la prosperidad y bienestar del pueblo... La educación y el trabajo son los
procesos fundamentales para alcanzar dichos fines”.

(Art. 3 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela).

44
Juan Eliécer Ramírez
POLICRACIA. El nuevo paradigma. La última utopía por realizar

ENSAYO XIV

CONSEJO LOCAL DE PLANIFICACIÓN PÚBLICA INSTRUMENTO IDEAL PARA


PROPICIAR LA POLICRACIA DESDE LA BASE

V ENEZUELA necesita un cambio urgente. Los venezolanos así lo hemos demostrado al

abrir los ojos frente al accidente histórico, que nos hizo retroceder hasta la tragedia que hoy
representamos. De eso no hay dudas. Se trata en definitiva, de un intenso proceso que involucra
tanto al Estado como a la sociedad civil en su más amplia expresión. Dentro del mismo, uno de los
elementos que con mayor urgencia requiere ser profundizado para la necesaria integración plena
de la vida del Estado venezolano es el referido a la participación de los ciudadanos en la toma de
decisiones. En este sentido, la participación ciudadana se presenta como una de las exigencias
centrales de la sociedad civil venezolana, que no se conforma, como hasta hace poco lo hacía, con
ser simple observadora y/o beneficiaria de las acciones que provienen de los organismos
gubernamentales o de los partidos políticos.

Así, los nuevos ciudadanos queremos involucrarnos directamente en la solución de los problemas
que nos afectan. Lamentablemente, en una gran cantidad de ocasiones, seguramente más de las
que pensamos, este deseo no se concreta en la realidad debido, en buena medida, al hecho de
que no conocemos las vías de las que, legalmente, disponemos para hacer efectiva nuestra
participación.

En el diseño del nuevo modelo de Estado que nos hemos dado los venezolanos, el legislador
previó, influenciado por las múltiples demandas de la sociedad civil, una novedosa instancia de
participación ciudadana, plasmada en el artículo 182 de nuestra Carta Magna, denominada
Consejo Local de Planificación Pública. Instancia cuya instauración en cada municipio del país
celebramos con gran júbilo Policrático.

El CLPP se define como la instancia encargada del proceso de formulación, seguimiento, control y
evaluación de los planes municipales, garantizando así, resultados dirigidos al desarrollo integral
del espacio geopolítico en función de la prosperidad económica y el bienestar social,
convirtiéndose en el escenario ideal para la praxis de la planificación y el ejercicio permanente de
la Policracia, es decir participación directa y protagónica del pueblo en la toma de decisiones. De
acuerdo al artículo 182 de la Constitución, Capitulo IV, del Poder Municipal, y al artículo 3 de la Ley
del CLPP, el mencionado Consejo para el ejercicio de sus funciones, estará conformado por “un
Presidente o Presidenta, quien será el Alcalde o Alcaldesa, Concejales y Concejalas, Presidentes o
Presidentas de las Juntas Parroquiales, representantes de organizaciones vecinales y los
representantes por sectores de las organizaciones de la sociedad organizada...” Entre los objetivos
que tienen los Consejeros que resulten electos, se destacan los siguientes:

45
Juan Eliécer Ramírez
POLICRACIA. El nuevo paradigma. La última utopía por realizar

• Promover la organización social, mediante el establecimiento de Concejos Parroquiales y


Comunales.

• Coordinar la participación social.

• Orientar la elaboración del Plan Municipal de Desarrollo.

• Propiciar la inversión municipal, mediante el establecimiento de mecanismos de autogestión y


cogestión.

• Facultar a la comunidad organizada, a través de estrategias orientadas al dominio de los


procesos de planificación.

• Lograr la integración de las comunidades organizadas y grupos vecinales mediante la


participación y el protagonismo, dentro de una política general de Estado.

Ya el legislador de 1999 abrió las compuertas que les permiten a los ciudadanos ir creando una
creciente e ilimitada red de organizaciones sociales en todos los ámbitos del quehacer cotidiano,
que en definitiva serán las garantes de que se produzcan las condiciones para la materialización de
las reformas, transformaciones y transición pacífica de la democracia al nuevo orden Policrático.
Este logro constituye un gran avance y nos coloca en el umbral de la mayor conquista social jamás
alcanzada. Falta ahora apropiarse del modelo, aprenderlo, enseñarlo y materializarlo.

46
Juan Eliécer Ramírez
POLICRACIA. El nuevo paradigma. La última utopía por realizar

“Si la construcción de un puente no enriquece la conciencia de aquellos que laboran en ella,


entonces ese puente no debe ser construido”.

Frantz FANON.

47
Juan Eliécer Ramírez
POLICRACIA. El nuevo paradigma. La última utopía por realizar

ENSAYO XV

EL ESTADO ACTUAL Y SU COMPLEJIDAD SOCIAL

D ESDE el personalismo monárquico hasta el reduccionismo individualista demoliberal, el

estado ha adquirido hoy un claro perfil social y plural en medio de una evidente complejidad e
hipercrecimiento o hipertrofia estructural. En las últimas décadas la comprensión sobre el
desarrollo económico y el papel del Estado, han sufrido una gran transformación. Hechos recientes
brindan abundantes evidencias de políticas económicas fracasadas, estimuladas por la cultura del
paternalismo estatal. Esta realidad nos plantea acelerar una transición de una cultura económica
por otra y de un contrato social por otro para poder salir del presente caos y desorden que
generan las discrepancias estériles por parte de intelectuales y políticos de visión obsoleta.

Tendremos que estar preparados para combatir y derrotar las inconsistencias de quienes sabemos
desde ya se declararán enemigos abiertos a la presente propuesta, a fin de que la misma pueda
coger el cauce adecuado, principalmente la sobredimensionada y desarticulada actuación de
partidos políticos que aún copan los escenarios institucionales, quienes en su afán descontrolado
podrían en su limitada influencia obstruir sin éxito nuestro avance hacia el establecimiento
paulatino de la sociedad policrática que en el fondo siempre hemos anhelado.

La existencia de todo Estado o sistema político supone un acuerdo mínimo de las fuerzas
fundamentales que actúan en un escenario histórico determinado. Ese pacto o contrato social
tiene que ser la expresión de la sociedad, en torno a los términos y características del mismo.
Existe actualmente un gran vacío ocasionado por el desgaste de los partidos políticos. La prueba
de tal evidencia fue la parodia de validación de los partidos recién convocada por el CNE.

En el caso de Venezuela, existe una socio-estructura compuesta por unas flexibles, originales,
adecuadas y renovadoras organizaciones del tercer y segundo sector que muy bien pueden
contribuir a establecer una nueva agenda de representación pública. (Gremios, Sindicatos,
Federaciones, Confederaciones, Asociaciones de Vecinos, Asociaciones Civiles, Organizaciones No
Gubernamentales, Universidades, etc.). Estas estructuras socio-políticas son hoy la más legítima
expresión de la comunidad; están por encima de los partidos y vocean consignas desprovistas de
ideologías divisionistas y mezquinas. Estas novedosas células sociales serían la plataforma
adecuada para recomponer al Estado; si se decide colocar como centro al capital social y este a su
vez tomar parte en la discusión de las reglas a ser negociadas, acordadas y litigadas en un nuevo
contrato. Una sociedad fuerte no se crea por la vía legislativa sino por intermedio de la
participación, el pluralismo, la confluencia y planteamientos que permitan crear los mecanismos
para compartir hábitos, ética y costumbres, por encima de ideologías. Sólo a través de valores
ético-sociales y un poder compartido se pueden crear condiciones aceptables para todos.

Más allá de procesos constituyentes, la realidad impone ir a una convención social integral donde
tengan acceso todos y cada uno de los sectores sociales organizados. De esta manera, la

48
Juan Eliécer Ramírez
POLICRACIA. El nuevo paradigma. La última utopía por realizar

convención generaría en sí un amplio pacto de unidad e integración y daría respuesta a la evidente


demanda de participación y amplia representación. Permitiendo articular armoniosamente a todos
los sectores del cuerpo social, ampliando a su vez la capacidad institucional del Estado.

La clave del asunto será la definitiva erradicación de los partidos políticos como modelos no
necesarios. Transferir mediante una bien concertada Ley de Participación Ciudadana la facultad
legal de postular candidatos a los cargos locales a las organizaciones sociales ya mencionadas;
conferir igual facultad de postular candidatos a cargos públicos regionales y nacionales a los
gremios, asociaciones socio-culturales y asignarle la misma potestad legal de postular candidatos a
la Presidencia de la República , a las Universidades, Academias, Gremios, Confederaciones y demás
organizaciones de la sociedad civil independiente con influencia nacional. Esto crearía una
verdadera conciencia colectiva para superar intrascendentes antagonismos y sin duda permitiría
convertir los procesos de selección de los representantes públicos, en procesos serios y
objetivamente aceptables; además de mejorar definitivamente la calidad de nuestros
representantes y funcionarios públicos.

El modelo Policrático tiene como uno de sus propósitos estimular la convergencia práctica de las
ideas más útiles, colocando medios para que la libertad y el pluralismo nos permitan aplicar
realmente las definiciones más justas y beneficiosas, en la idea de humanizar los procesos de
formación del hombre.

49
Juan Eliécer Ramírez
POLICRACIA. El nuevo paradigma. La última utopía por realizar

“Pon tu corazón, tu mente, tu intelecto y tu alma aún en tus acciones más pequeñas. Este es el
secreto del éxito”.

Swami SIVANANDA.

50
Juan Eliécer Ramírez
POLICRACIA. El nuevo paradigma. La última utopía por realizar

ENSAYO XVI

EL CONCEPTO DEL DESARROLLO

E L desarrollo social y político ha de ser entendido como la trayectoria de un proceso

constante de progreso y de superación en cuanto a las condiciones de vida colectiva en todos los
órdenes. Intentando definir este asunto de trascendental importancia para todos, deseo compartir
el concepto más adecuado que he podido encontrar hasta ahora, a modo de contribuir en la
búsqueda de los mejores mecanismos para su praxis: “Se entiende por Desarrollo de la
Comunidad, aquellos procesos en virtud de los cuales los esfuerzos de una población se suman a
los de su Gobierno para mejorar las condiciones económicas, sociales, culturales de las diversas
comunidades, para integrar a éstas en la vida activa del país y permitirles contribuir plenamente al
progreso nacional”. Dicha definición fue propuesta y aprobada en el seno de las Naciones Unidas
en el año 1950. Pareciera que en Venezuela tal definición la hemos entendido a la inversa. Salvo
algunas excepciones, en Venezuela nos hemos detenido de la manera más contemplativa y pasiva
en la estación del atraso por más de treinta años. Esto lo afirmo con la tristeza de quien por
razones obvias, tuvo que ausentarse de su lar nativo, víctima de la mediocridad y mezquindad
política durante más de tres décadas.

Luego de este accidente histórico de casi dos décadas, de intensa revisión del pasado reciente y de
convivir con mis coterráneos la trágica realidad del presente, me saltan dos ideas a la mente:
Participar del éxodo masivo de talentos que aún sigue saliendo de Venezuela con rumbo a
distintos lugares del mundo o luchar por revertir las condiciones de pobreza y desmoronamiento
que vive actualmente nuestro País. Después de una importante y reflexiva discusión, he resuelto
en quedarme, en virtud de mi trayectoria socio-política, a objeto de poner mi talento, experiencia
y capacidad a la disposición de nuestros hermanos venezolanos, para que mediante el diseño de
un Plan Agresivo de Desarrollo Integral Sustentable, y de Gobernabilidad a corto, mediano y largo
plazo, el nuevo liderazgo nacional que representa mi generación, podamos establecer bases muy
sólidas para el definitivo relanzamiento de Venezuela hacia el desarrollo pleno de sus inmensas
potencialidades, e inaugurar en nuestro terruño el nuevo paradigma Policrático.

La evolución del hombre, de su comportamiento, de sus ideas y conocimientos, de sus


instituciones, de sus derechos y de sus deberes, de su salud corporal y espiritual, de sus
comodidades, de su capacidad, etc., está implícita en este concepto del desarrollo que es
constante y fluido como el curso de un río; como una ley de la humana naturaleza que ha llegado
al punto en que se hace preciso controlarla, regularla y aprovecharla, como se canalizan, represan
y se distribuyen las aguas fertilizantes de un torrente. Con la teoría del desarrollo Policrático, nace
una nueva preceptiva filosófica y práctica, que los nuevos tratadistas irán enriqueciendo con la
evaluación y los análisis de sus consecutivas experiencias, porque como toda creación humana, el
modelo Policrático es perfectible, lo que permitirá su avance sistemático y transicional a uno más
excelente.

51
Juan Eliécer Ramírez
POLICRACIA. El nuevo paradigma. La última utopía por realizar

“Caminante son tus huellas el camino,

y nada más,

caminante, no hay camino,

se hace camino al andar.

Al andar se hace camino;

y al volver la vista atrás

se ve la senda que nunca

se ha de volver a pisar,

caminante, no hay camino

sino estrellas en la mar.

¿Para qué llamar caminos

a los surcos del azar?...

Todo el que camina anda,

como Jesús, sobre el mar”.

Antonio MACHADO.

52
Juan Eliécer Ramírez
POLICRACIA. El nuevo paradigma. La última utopía por realizar

ENSAYO XVII

EL MUNICIPIO QUE ASPIRAMOS

S IMULTÁNEAMENTE con el advenimiento del presente milenio, a pesar de estar atrapados

en el peor accidente histórico que hayamos vivido, nuestro país vive un proceso de profundas
transformaciones signadas por la redefinición de las relaciones Estado-Sociedad. La ruptura
paradigmática apuntalada por la fuerza de la Venezuela participativa y protagónica constituye el
paso entre lo viejo que fenece, y lo nuevo que crece y se desarrolla en la conciencia y en el
corazón del pueblo venezolano. Nuestra Carta Magna, expresa el modelo perfectible de país que la
inmensa mayoría de los que habitamos en esta patria aspiramos y nos provee de las herramientas
para que los sueños se conviertan en realidad.

Construir ese país Policrático, participativo, y protagónico es tarea de todos. Necesario es,
entonces que quienes tengamos el poder del conocimiento y la información propiciemos sin
temores ni prejuicios, la adecuación de los ciudadanos al nuevo modelo de Estado, mediante la
utilización de la metología existente, a objeto de que el pueblo organizado y articulado en sus
diferentes formas pacíficas de lucha por sus legítimas reivindicaciones sociales, sea el motor de
esa transformación cualitativa.

Es en esta dirección que la Organización No Gubernamental SCI (Sociedad Civil Independiente) que
me honro en dirigir, viene trabajando, aplicando el método efectivo de las hormigas, es decir,
produciendo resultados sin hacer ruido, pero dejando huellas.

El municipio que aspiramos parte del objetivo común de todos los ciudadanos por lograr la
sociedad que queremos. Estamos en el umbral de un nuevo tiempo, aquel por el que desde hace
más de veinte años hemos venido luchando. Finalmente estamos llegando a la oportunidad en que
los ciudadanos organizados haremos valer nuestros derechos, luego del conocimiento y
cumplimiento de nuestros deberes. Seguro estoy que si seguimos transitando por este estrecho y
angosto camino, la transición entre la partidocracia aún predominante y el ascenso al poder por
parte de la sociedad policrática, será pacífica y por la vía electoral. ¡Vamos inexorablemente hacia
un nuevo modelo de municipio!

La historia misma nos enseña como las comunidades naturales, espontáneas, fueron el motor de
la civilización y el progreso, hasta que una marginación progresiva y el creciente distanciamiento
entre aquellos y los órganos del poder estatal, fue neutralizando el esfuerzo conjunto y generando
decepciones, frustraciones y pasividad entre los postergados y excluidos. Mientras el Estado
asumía mayores cargas y responsabilidades, las comunidades aportaban cada vez menos
esfuerzos. Podemos decir que la iniciativa del desarrollo Policrático surge precisamente de la
necesidad de restablecer el equilibrio y el reparto de la carga social. El planteamiento filosófico del
nuevo paradigma Policrático se fundamenta en la aspiración colectiva de todos los ciudadanos de
alcanzar una verdadera interdependencia entre la sociedad y el Estado.

53
Juan Eliécer Ramírez
POLICRACIA. El nuevo paradigma. La última utopía por realizar

“Una de las causas mayores del temor es que no queremos enfrentarnos a nosotros tal como
somos”.

KRISHNAMURTI.

54
Juan Eliécer Ramírez
POLICRACIA. El nuevo paradigma. La última utopía por realizar

ENSAYO XVIII

EL GERENTE PÚBLICO Y LA RESPONSABILIDAD DE GOBERNAR

E S innegable que el desempeño público en las actuales circunstancias de cambios, tales

como la profundización de la participación ciudadana y protagónica, la descentralización, el


redimensionamiento del Estado, nuevos esquemas de concertación social, política, económica y
cultural; exige asumir retos y desafíos para garantizar que la gestión exageradamente centralista,
partidizada y excluyente propenda al logro del bienestar colectivo y del desarrollo integral
sustentable del país.

Ante esta realidad los Gerentes Públicos deben liderar los procesos sociales, asegurar la
direccionalidad de la gestión y garantizar el éxito y la asertividad del desempeño y por ende el
fortalecimiento del liderazgo público. Cabe señalar, que estas competencias no sólo deben
tenerlas los ciudadanos electos mediante votación popular, para conducir una instancia
gubernamental; también son válidas para quienes se desempeñan, por designación o concurso, en
el resto de la Administración Pública.

Por otra parte, es necesario enfrentar con determinación y planes concretos, la dramática realidad
de la extrema desigualdad económica y social, situación que afecta al país en su conjunto con
graves efectos en los estratos sociales que viven en condiciones de pobreza extrema.

Si bien es cierto gobernar, según el diccionario Jurídico Elemental, del Dr. Guillermo Cabanellas de
Torres, es “regir un estado o una corporación pública, mandar con autoridad”. A mi juicio hoy en
día esta responsabilidad no sólo se limita a ejercer con autoridad una representación popular, sino
que es un desempeño mucho más complejo que exige capacidad para asumirlo. Dicha complejidad
guarda estrecha relación con los cambios estructurales que se irán dando tanto en lo político,
administrativo, económico y social, como con la diversidad de factores y variables que intervienen
en la toma de decisiones, sin olvidar los múltiples compromisos derivados de ejercer la
representación popular.

Sin lugar a dudas, la función de gobernar es una tarea altamente sensible, no es simplemente
conducir o guiar un país, un estado o un municipio; requiere de Competencias para articular
constantemente las variables: Proyecto de Gobierno, Capacidad de Gobierno y Gobernabilidad del
Sistema, que constituyen el Triángulo de Gobierno, según Carlos Matus R. (Política, planificación y
gobierno. Caracas: Fundación Altadir, 1987).

Es decir, que para asegurar la eficiencia y eficacia en el ejercicio del gobierno y por ende el
fortalecimiento de la gestión gubernamental, los electores están en la obligación de escoger a los
hombres y mujeres con vocación de servicio público y visión de futuro, que garanticen una forma
de gobernar en función del bien común, con calidez, honradez, espontaneidad y perseverancia en
la consecución de resultados de trascendencia social.

55
Juan Eliécer Ramírez
POLICRACIA. El nuevo paradigma. La última utopía por realizar

La gobernabilidad del sistema Policrático requiere de una Gerencia Pública acertada, con
sensibilidad social; en tal sentido, los ciudadanos que aspiren a cargos gubernamentales, mediante
votación popular, deben reunir un conjunto de rasgos para asegurar la efectividad de su acción de
gobierno. Esos ciudadanos deben tener Valores y Competencias, características indispensables en
las personas que ejercerán determinado rol y éstas deben ser consideradas por los electores como
elementos claves del análisis que realizarán para tomar su decisión en materia electoral. Entre los
valores podemos identificar: Ética, Constancia, Responsabilidad, Disciplina, Compromiso
Institucional, Proactividad y Vocación de Servicio.

56
Juan Eliécer Ramírez
POLICRACIA. El nuevo paradigma. La última utopía por realizar

“La gente siempre le echa la culpa a sus circunstancias por lo que ellos son. Yo no creo en las
circunstancias.

La gente a la que le va bien en la vida es la gente que va en busca de las circunstancias que quieren
y si no las encuentran, se las hacen, se las fabrican”.

Wayne W. DYER.

57
Juan Eliécer Ramírez
POLICRACIA. El nuevo paradigma. La última utopía por realizar

ENSAYO XIX

IGUALDAD Y DEMAGOGIA

U TÓPICA, pero concebible, la desaparición de las clases sociales ha de producirse por el

efecto igualador de un proceso de superación, desde abajo, auspiciado y posibilitado desde la


cumbre del poder. Si entendemos el nuevo paradigma Policrático como una justa distribución de
la riqueza y la igualdad de oportunidades para todos, la confrontación más objetiva con la realidad
nos fuerza a considerar, como tarea indispensable, el incremento de las fuentes para una riqueza
suficiente, así como la extensión, variedad y frecuencia de las oportunidades reales. Lo demás
sería demagogia.

Cuando Aristóteles se refirió a los esquemas degenerativos de las formas de gobierno, llamó
“autocracia” a la forma viciada de las monarquías, “oligarquía” a la corrupción del régimen
aristocrático y “demagogia” al populismo latente en las formas republicanas y democráticas de
gobierno. No es necesario abundar en cuanto a la definición y diferenciaciones entre cada una de
estas proclividades del poder. Basta hacer notar que el mismo prefijo en los términos
“democracia” y “demagogia” cambia de significado con los respectivos sustantivos que le
acompañan: son dos cosas distintas, sin llegar a ser precisamente antagónicas. Ya sabemos cómo
la etimología de la “democracia” se presta a sutilezas con las preposiciones: “el gobierno ejercido
por el pueblo y para el pueblo”. Esta última acepción, especialmente se presta a congeniar con la
“demagogia” que viene a ser la provocación insidiosa a los instintos y las pasiones latentes en
todos los grupos humanos.

Prometer la distribución de una riqueza que no existe o que no tiene concreción fundada; o
invocar la igualdad de acceso a unas oportunidades que no han sido ni están siendo prácticamente
promovidas, es pura demagogia. También son las exageraciones grandilocuentes, las deliberadas
falsas promesas, los espejismos inducidos como recurso de captación del voto popular, prácticas
socorridas y nocivas que irresponsablemente se asientan en la mayor o menor madurez,
experiencia, preparación y buena fe de la opinión receptora. La principal tarea de autentificación y
profilaxis policrática corresponde a la madurez política y a la sensibilidad social de la opinión
pública y del electorado; pero la misión de promover dichas capacidades en la sociedad, base,
objetivo y sostén de la Policracia, corresponde al poder en ejercicio delegado y a sus instituciones,
por la vía de la superación educativa, cultural, cívica y material de la colectividad, y no por la vía de
la coerción y el adoctrinamiento ideologizante, parcializado y detestable promovido por los
partidos.

En tal sentido, la tarea que tenemos por delante los actores del nuevo liderazgo socio-político de
Venezuela y del mundo es titánica, configurar la verdadera participación ciudadana, que equivale a
una conciliación de derechos y deberes mutuos, un principio de igualdad en cuanto a la
colaboración y a la participación en el desarrollo, un cambio de actitudes de parte y parte. Es obvio
que tendremos que sortear todo tipo de obstáculos, tanto internos, así como externos.

58
Juan Eliécer Ramírez
POLICRACIA. El nuevo paradigma. La última utopía por realizar

“Nací para servirte,

¡Oh Señor!,

para ser tuyo,

para ser tú instrumento...

No pido ver,

no pido saber.

Simplemente pido ser útil”.

NEWMAN.

59
Juan Eliécer Ramírez
POLICRACIA. El nuevo paradigma. La última utopía por realizar

ENSAYO XX

LA INDISPENSABLE PARTICIPACIÓN

L A condición elemental e indispensable en todo empeño de armonía y en cualquier proyecto

de concertación y planeamiento, es la intervención de las partes interesadas en la realización y en


el disfrute de los resultados. Sin participación no puede haber armonía. La importancia de la
participación se pone de relieve a través de una larga serie de experiencias, evidencias y
constancias de que todas las tentativas parciales y unilaterales sucumbieron, más tarde o más
temprano, por falta de estabilidad y desequilibrio manifiestos. El esfuerzo de una comunidad
aislada, no puede sostenerse indefinidamente sin el concurso y colaboración de otras similares, ni
al margen de los organismos oficiales y competentes en el ámbito local, regional o del Estado. Por
otra parte, cualquier “misión” o plan centralizado y estatal para el desarrollo, se verá limitado en
sus alcances, mermado en sus resultados o condenado al fracaso, si no ha tomado en cuenta a las
comunidades organizadas, sin la intermediación partidista o gubernamental como base de
sustentación del mismo. Lo contrario es demagógico, excluyente y condenable.

La base de la convivencia social está determinada por los principios de interdependencia individual
y colectiva que, a su vez, establecen una interacción de esos mismos individuos o grupos que se
influyen recíprocamente en su conducta. Es el tránsito de la interdependencia a la interacción el
que, a lo largo de la historia, ha ido conformando las mutuas relaciones entre los ciudadanos y el
Estado y los sucesivos conceptos sobre los respectivos deberes y atribuciones. Bajo las formas
totalitarias de gobierno, los súbditos no tienen ninguna participación en las distintas funciones y
decisiones públicas.

Hay que reconocer que la dificultad principal para una directa participación del pueblo en el
gobierno colectivo, está en el gran crecimiento demográfico que imposibilita que los problemas
puedan ser abordados, discutidos y resueltos directamente por la totalidad de los ciudadanos. La
densidad y complejidad de crecimiento poblacional impone las soluciones representativas que,
bajo un régimen Policrático, confían atribuciones comunes en los delegados que, libremente
elegidos, van a ser sus portavoces en los organismos institucionales competentes. He allí la
importancia que ahora tiene el derecho ciudadano de elegir a quienes nos representarán ante los
diferentes entes de representación popular, los cuales ya no serían seleccionados por el color
partidista, sino por el liderazgo y confianza que inspiren ante la colectividad, ya que serán ellos, en
correspondencia con sus electores, quienes deberán cumplir satisfactoriamente con las
expectativas de éstos. La equidad es un sentimiento inmanente en el ser humano que cristaliza en
un principio indispensable para la relación social y la convivencia. La participación no puede ser
establecida como una carga parcial, unilateral, ni siquiera sobre el supuesto de un eventual
beneficio indirecto y ulterior, porque la larga experiencia del paternalismo “benemérito” ha
generado la desconfianza popular como una actitud negativa y nada favorable para concertar el
desarrollo. La nueva sociedad policrática de participación por instaurarse, requiere del talento, la
tenacidad, y la visión del nuevo liderazgo emergente en todos los sectores de la vida del país.

60
Juan Eliécer Ramírez
POLICRACIA. El nuevo paradigma. La última utopía por realizar

“De igual modo que una vela enciende a otra, y así llegan a brillar miles de ellas, así enciende un
corazón a otro y se iluminan miles de corazones”.

L. TOLSTOI.

61
Juan Eliécer Ramírez
POLICRACIA. El nuevo paradigma. La última utopía por realizar

ENSAYO XXI

LA OPORTUNIDAD DE LA CRISIS

T ODA crisis nos ofrece una oportunidad excelente para volver a nacer, para renovar nuestra

concepción de nosotros mismos como individuos, para elegir la clase de cambios que nos
ayudarán a crecer y realizarnos de manera más completa como sociedad. Estas posibilidades, que
existen en toda crisis, encuentran su expresión más perfecta en la lengua china. El carácter escrito
que en chino significa crisis está compuesto de dos símbolos iguales, uno de los cuales significa
peligro y el otro oportunidad. Todos sabemos que la actual crisis venezolana entraña un peligro,
por cuanto nos enfrenta a situaciones radicalmente diferentes de las ordinarias para nosotros;
pero con demasiada frecuencia olvidamos que la crisis entraña también una oportunidad de
cambio y de crecimiento o desarrollo personal. De la inseguridad, la angustia y el dolor que
experimentamos frente al peligro y a lo desconocido, podemos salir con una vitalidad y coraje
renovados. Podemos renacer con nuevas fuerzas.

Para atravesar esta crisis y salir de ella con un vigor personal acrecentado y una sensación de
renovación, debemos aprender ante todo a aprovechar la crisis en beneficio propio, a conseguir
que trabaje a favor nuestro. Y debemos rechazar los mitos y las falacias que se adueñan de
nosotros y paralizan nuestra capacidad de aprender y desarrollarnos.

Cuando concentramos nuestra atención sobre todo en el peligro inherente a la crisis, en lugar de
atender sus posibilidades para el crecimiento, hacemos más difícil la superación de la misma y el
miedo y la desesperación nos impiden aprovechar al máximo la oportunidad de desarrollo
implícita en ella. Conviene, ciertamente, que tengamos una visión clara de los elementos de
confusión que entrañan toda esta crisis y que la interpretemos como un peligro, pero no por ello
debemos dejar de apreciar las posibilidades de crecimiento que la crisis nos ofrece.

Frente a la crisis siempre nos cabe, por supuesto, la posibilidad de tratar de evitarla. Pero por la
misma definición de esta, el hecho de evitarla sólo puede empeorar las cosas. El deseo de
retroceder o el empeño de permanecer arraigado en el punto donde nos encontramos ahora sólo
pueden conducirnos a nuestra propia derrota. En cambio, si aceptamos la crisis, si reconocemos
las oportunidades que nos ofrece y aprendemos a aprovecharla como una fuerza de crecimiento
de signo positivo –una fuerza susceptible de aumentar nuestra capacidad para enfrentarnos con la
vida a partir de aquel punto- entonces seremos capaces de soportar mucho mejor el dolor y la
ansiedad.

Es oportuno mencionar aquí parte de un célebre discurso pronunciado por Abraham Lincoln,
considerado uno de los padres del constitucionalismo americano: “...Actualmente estamos
empeñados en una gran guerra civil, con la que ponemos a prueba si esa nación o si cualquier
nación así concebida, así consagrada, puede perdurar. Nos hemos reunido en el campo de una
gran batalla de esta guerra. Hemos venido a dedicar una parte de esta tierra como último lugar de

62
Juan Eliécer Ramírez
POLICRACIA. El nuevo paradigma. La última utopía por realizar

descanso para quienes aquí dieron su vida para que esa nación pueda vivir. Es justo y necesario
que tal hagamos. Pero en el sentido más amplio, nosotros no podemos dedicar... no podemos
consagrar... no podemos santificar esta tierra. Los valientes, vivos y muertos, que aquí lucharon, la
han consagrado mucho más allá de lo que nuestras pobres fuerzas serían capaces de hacer o
deshacer. El mundo prestará poca atención a lo que digamos aquí, y no lo recordará mucho
tiempo, pero jamás podrá olvidar lo que ellos hicieron aquí. Y somos nosotros, los vivos, los que
debemos dedicarnos, los que debemos comprometernos a terminar esa tarea inconclusa que
realizaron... tan noblemente. Es a nosotros a quienes corresponde dedicarnos a la enorme tarea
que aún resta por hacer... que la muerte de estos héroes aumente nuestra devoción a la causa por
la que ellos dieron la máxima prueba de devoción... debemos jurar aquí, en este momento, que
estos hombres no han muerto en vano; que esta nación, al amparo de Dios, renacerá a la libertad;
y que el gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo no desaparecerá de la faz de la tierra.”

63
Juan Eliécer Ramírez
POLICRACIA. El nuevo paradigma. La última utopía por realizar

“El valor de los hombres debe medirse por la cantidad de soledad que son capaces de soportar”.

NIETZCHE.

64
Juan Eliécer Ramírez
POLICRACIA. El nuevo paradigma. La última utopía por realizar

ENSAYO XXII

LA PARTICIPACIÓN EN EL CONTEXTO COMUNITARIO

L A participación es el proceso mediante el cual las personas toman parte en la toma de

decisiones, conjuntamente con las instituciones, en la formulación, ejecución y evaluación de


programas y proyectos relacionados con el mejoramiento de nuestra calidad de vida. Existen dos
enfoques diferentes sobre esta importante materia, a continuación las compartiré para su análisis
respectivo.
ENFOQUE TRADIDIONAL DE LA PARTICIPACION ENFOQUE POLICRATICO DE LA PARTICIPACION
Sinónimo de Informar. Tomar parte en la toma de decisiones.
Organismo externo define las necesidades. La comunidad define las necesidades.
Organismo externo ejecuta y evalúa. El organismo externo apoya y asesora.
Relación unilateral. Relación bilateral.
La comunidad se siente ajena y excluida. La comunidad se identifica e intervine.
Desconocimiento de la comunidad. Se privilegia la organización existente.
La comunidad se parcializa y se fracciona. La comunidad se unifica y se refuerza.
Organismo externo monopoliza la información. Información veraz y compartida.
Favorece el paternalismo. Proceso de aprendizaje-enseñanza.
Diálogo inexistente Se genera comunicación horizontal.
Sentido de grupo desvanecido. Se crean vínculos de colaboración.
Protagonismo anulado. Favorece la autogestión y la cogestión.

ENFOQUE SOBRE LA PARTICIPACION SEGÚN LA CONSTITUCION NACIONAL DE LA


REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA.

Art. 39: Nos da la competencia en el ejercicio de la ciudadanía, y en consecuencia somos sujetos


con derechos y deberes políticos

Art. 52: Toda persona tiene derecho de asociarse con fines lícitos.

Art. 62: Todos los ciudadanos y ciudadanas tienen el derecho de participar libremente en los
asuntos públicos...en la formación, ejecución y control de la gestión pública.
Art. 143: Tenemos derecho a ser informados oportuna y verazmente por la administración
pública, sobre el estado de las actuaciones en que estemos interesados...tenemos acceso a los
archivos y registros administrativos.
Art. 178: Es de competencia del Municipio...la promoción de la participación, y el mejoramiento
en general de las condiciones de vida de la comunidad, en las siguientes áreas: Ordenación
Territorial y Urbanística; Viviendas de interés Social; Protección del Ambiente y Cooperación
con el saneamiento ambiental; Salubridad y Atención Primaria en Salud, entre otros.

65
Juan Eliécer Ramírez
POLICRACIA. El nuevo paradigma. La última utopía por realizar

Art. 182: Se crea el Consejo Local de Planificación Pública.

Art. 184: Que los Estados y Municipios descentralicen y transfieran a las comunidades y grupos
vecinales organizados los servicios que estos gestionen previa demostración de su capacidad
para prestarlos: La transferencia de servicios en materia de salud, educación, viviendas,
deporte, programas sociales, ambiente, mantenimiento y conservación de áreas urbanas,
prevención y protección vecinal, construcción de obras y prestación de servicios públicos.

No hay ninguna duda de que la constitución vigente establece el modelo a seguir, el cual es
irreversible, por ello es imperativo reducir a la mínima expresión la influencia de los partidos
políticos en la sociedad. Es la oportunidad de los ciudadanos organizados de llegar al poder para
fortalecer el proceso indetenible para instaurar el protagonismo social por encima del político
partidista.

La participación tiene un efecto de “empoderamiento”, es decir, es un mecanismo por medio del


cual las personas, las organizaciones y comunidades obtienen dominio de sus destinos.
Defendamos lo que tanto nos ha costado.

66
Juan Eliécer Ramírez
POLICRACIA. El nuevo paradigma. La última utopía por realizar

“Lo que un hombre es, lo que le acompaña en la soledad y que nadie puede quitarle, es más
esencial para él que todo lo que puede poseer a los ojos de los demás”.

SCHOPENHAUER.

67
Juan Eliécer Ramírez
POLICRACIA. El nuevo paradigma. La última utopía por realizar

ENSAYO XXIII

LO SOCIAL COMO ESTRATEGIA DE LO POLÍTICO

E N Venezuela se ha estado generando un proceso silencioso de redefinición política de gran

alcance, que al ser revelado públicamente causará un importante impacto en el escenario político
nacional, dirigido a reconducir las funciones del Estado y establecer otra manera de gobernar y de
interrelacionar las instituciones públicas con el resto de la sociedad.

La visión que finalmente se impondrá está fundamentada en valores y principios que definen una
nueva forma de gobernar, adaptada a los nuevos paradigmas: Liderazgo, Eficiencia, Participación,
Honestidad y Competitividad.

En este sentido el modelo de gobierno que nos proponemos aplicar en Venezuela, persigue
profundizar la participación protagónica, dotándola de sentido y trabajando con su principal actor:
La sociedad civil independiente. Es por ello que en la propuesta que presentamos, los Programas
Sociales ocuparán un papel central, los cuales basados en el criterio de solidaridad se enrumbarán
a revalorizar la integración, mejorar la calidad de vida de los venezolanos y sobre todo lograr la tan
anhelada eficiencia y la justicia.

Los Programas Sociales del futuro gobierno de Venezuela, deben reflejar la voluntad del Ejecutivo
por dar cabida a la participación real de la sociedad, abrir la posibilidad de organización y reforzar
la descentralización o desconcentración en la toma de decisiones y, en la gerencia de los recursos.

El Plan que sin alardes estamos diseñando, tiene como principal fin mostrar el alcance gerencial y
sociopolítico que dará cuenta de una nueva forma de abordar la gestión pública, desde una
efectiva participación; estructurado de forma clara y concreta, orientado a motivar el interés de la
sociedad civil organizada a diseñar programas y proyectos sociales. Este Plan permitirá desde el
gobierno promover y ejecutar proyectos capaces de dar respuestas a las expectativas sociales;
priorizando la manera de trabajar coordinada e integralmente, para delinear junto al ciudadano,
senderos de desarrollo y progreso que harán grande a nuestro país.

Aún cuando parezca utópico e idealista lo anteriormente expuesto, quiero afirmar de manera
categórica que sí es posible el cambio en la Policracia, solo tenemos que observar y admirar los
excelentes ejemplos de algunos gerentes públicos ¿Tienen acaso algún rasgo sobrenatural estos
gerentes exitosos? Claro que no. Simplemente diseñaron un plan bien concebido y lo han estado
cumpliendo. La diferencia está en la visión gerencial de trabajar en equipo, poniendo en primer
plano al hombre y no al partido. Estoy persuadido de que cuando nuestra humilde PROPUESTA DE
DESARROLLO HUMANO INTEGRAL denominada POLICRACIA, sea de su conocimiento, usted
amigo(a) lector(a) será nuestro(a) principal aliado(a).

68
Juan Eliécer Ramírez
POLICRACIA. El nuevo paradigma. La última utopía por realizar

“Todo hombre debe decidir, una vez en su vida si se lanza a triunfar arriesgándolo todo o se sienta
en su balcón tranquilamente a contemplar el desfile de los triunfadores”.

ANÓNIMO.

69
Juan Eliécer Ramírez
POLICRACIA. El nuevo paradigma. La última utopía por realizar

ENSAYO XXIV

RESISTENCIA

N INGÚN hombre, idea o institución llega a ser grande hasta que haya enfrentado y

además vencido una gran resistencia. La grandeza no puede ser concebida hasta que este
concepto sea entendido. Desafortunadamente el hombre común ignora esta regla; en su
ignorancia, este hombre promedio está temeroso a enfrentarse a la más ligera resistencia, no
quiere ser criticado y erróneamente siente que la crítica le detendrá, no podrá ser feliz ni sus
sueños se realizarán. La verdad es todo lo contrario. Cuando iniciamos un camino en nuestros
trabajos, los primeros que se oponen son las personas más cercanas a nosotros y nuestros seres
queridos; ellos temen el cambio, porque significa enfrentarse a lo desconocido. Cuando
empezamos a progresar rápidamente, encontramos un camino difícil fabricado por nuestros
amigos y familiares, quienes muestran su resistencia al cambio con comentarios y acciones
negativas, las cuales muchas veces nos obligan a mantenernos en estado de receso. Si usted,
amigo lector quiere concebir grandes progresos, tiene que ser fuerte y resistir la influencia del
negativismo de las personas que lo rodean. Esto es difícil y requiere mucho coraje, porque usted
desea complacer y no herir a sus seres queridos. La verdad es que el daño recae sobre ellos
cuando usted falla en ser usted mismo y se detiene en lugar de salir adelante y progresar.

Las personas que le ofrecen resistencia, cuando le ven sobresalir entre la multitud por haber
persistido en su decisión, no les queda otra alternativa que mirarle con un nuevo y más grande
respeto y admiración. Permita que las grandes lecciones del pasado se graben en su mente como
recuerdo de su crecimiento personal, el cual determinará el crecimiento de la organización y/o
circunstancia donde le corresponda actuar. Entendamos y demos gracias a Dios porque nuestra
idea es mucho más poderosa que la resistencia.

Hoy en día, a nuestro alrededor se han levantado fuerzas para atacar nuestro crecimiento, destruir
nuestros sueños y nuestras personas, pero ocultamente nos temen por lo que nosotros
representamos. Nuestro entendimiento de este fenómeno y nuestro compromiso hacia una mejor
forma de vida, prevalece sobre estas fuerzas que inútilmente tratan de destruirnos. Somos
afortunados al tener esta clase de resistencia, ya que es la prueba evidente de nuestra grandeza, y
ésta nos dará la energía necesaria para llevar nuestro sistema de trabajo a todo el que de alguna
manera reciba el impacto de nuestra influencia. En los próximos años nuestra brillante historia
constituirá el más grande legado, estableciendo un lugar permanente de amor y servicio
desinteresado por nuestros semejantes. Juntos, los seres inteligentes que habitamos este
maravilloso planeta edificaremos una sociedad más justa y equitativa, cuya principal característica
será su resistencia al odio, la desigualdad, la división, el egoísmo, la envidia y el orgullo. La
Policracia está llamada a resistir los embates de quienes querrán aplastarla o aun simplemente
ignorarla en virtud del control que aún ejercen los partidos políticos en el escenario actual, pero
todo ello será por breve tiempo, pues el dictamen de la historia indica que las decisiones
socialmente concertadas y articuladas son y serán siempre irreversibles.

70
Juan Eliécer Ramírez
POLICRACIA. El nuevo paradigma. La última utopía por realizar

“Una persona podrá beneficiarse si percibe la primera impresión del espíritu de revelación. Por
ejemplo, cuando sentís que la inteligencia pura fluye en vosotros, podrá repentinamente
despertar en vosotros una corriente de ideas; de manera que por atenderlo, veréis que se
cumplen el mismo día o poco después; (es decir) se verificarán las cosas que el Espíritu de Dios ha
divulgado a vuestras mentes; y así, por conocer y entender el Espíritu de Dios, podréis creer en el
principio de la revelación hasta que lleguéis a ser perfectos en Cristo Jesús”.

José SMITH.

71
Juan Eliécer Ramírez
POLICRACIA. El nuevo paradigma. La última utopía por realizar

ENSAYO XXV

CON FE ABSOLUTA EN EL SEÑOR

J AMÁS podré negar la poderosa influencia que el Evangelio restaurado de Jesucristo, en esta,

la última dispensación del cumplimiento de los tiempos, ha dejado en las últimas tres décadas de
mi vida. Tanto el proselitismo sociopolítico, como el espiritual-humanitario me han permitido
alcanzar un insospechado nivel de comprensión y madurez en cuanto a la actitud para enfrentar
las circunstancias y desafíos que rodean la cotidianidad. Me ha ayudado a comprender cómo ser
merecedor de la fortaleza y la inspiración del Señor mientras lucho con la adversidad, me dice por
qué me enfrento con pruebas en la vida y, aún más importante, me indica cómo recibir protección
y ayuda del Señor. El evangelio restaurado no sólo me ha enseñado por qué debo ser probado,
sino que también me aclara en qué consiste la prueba. Por medio de la inspiración y la revelación
personal el Señor permite que el espíritu creador e innovador que hay en cada ser humano aflore
y se desarrolle, dando paso a descubrimientos maravillosos que propenden al mejoramiento de la
vida misma sobre el planeta. Somos potencialmente procreadores en virtud de nuestra intrínseca
relación espiritual con nuestro hacedor, de quien también somos su imagen y semejanza física.

La idea de la Policracia es sin duda alguna producto del espíritu más refinado y puro, enriquecedor
del intelecto humano, cuyo fruto al ser digerido y abordado con sabiduría y prudencia generará sin
duda alguna una sensación inicial de pertenencia, lo que facilitará su establecimiento y expansión
sin reservas de ninguna índole. Su aparición ocurre justamente en el momento en que las
sociedades se encuentran desbordadas en virtud de la obsolescencia de sus modelos y sistemas y
la disposición de sus liderazgos empujan hacia el caos y el abismo. Gracias a la revelación moderna
hoy podemos conocer palabras que se pronunciaron durante la creación del mundo referentes a
nosotros: “Y con esto los probaremos, para ver si harán todas las cosas que el Señor su Dios les
mandare” (Abraham 3:25). Esa explicación nos permite comprender por qué tenemos pruebas en
la vida. Éstas nos conceden la oportunidad de demostrar nuestra fidelidad a Dios. En la vida
pasamos por tantas dificultades que el mero hecho de perseverar podrá parecernos
incomprensible.

Ciertamente puede parecerle así a la familia que depende de la cosecha cuando no hay lluvia. Tal
vez ellos se pregunten: “¿Cuánto podremos aguantar?”. Puede parecerle así al joven que tiene que
resistir el incremento de indecencia y de tentaciones. Puede parecerle así al joven que se esfuerza
con dificultad por recibir la formación que necesita para obtener un empleo a fin de sostener a su
esposa y su familia. Puede parecer así a la persona que no encuentra empleo o que ha perdido
trabajo tras trabajo cuando las empresas cierran. Puede parecerles así a las personas afectadas
por la pérdida de la salud o del vigor físico, lo cual puede llegar tarde o temprano en la vida, ya sea
a ellas o a seres queridos. La Policracia es un producto de múltiples pruebas en la búsqueda de
opciones y alternativas que permitan aligerar la pesada carga que todos llevamos, fraguada en la
más profunda meditación e investigación y fundamentada en la fortaleza que provee la oración
frecuente y el estudio meticuloso de la más, enriquecedora e inspiradora fuente bibliográfica.

72
Juan Eliécer Ramírez
POLICRACIA. El nuevo paradigma. La última utopía por realizar

“Cada uno de nosotros es el arquitecto de su propio destino; y desafortunado en verdad aquél


que trata de formarse a sí mismo sin la inspiración de Dios, sin darse cuenta de que se crece desde
adentro y no desde afuera”.

David O. MCKAY.

73
Juan Eliécer Ramírez
POLICRACIA. El nuevo paradigma. La última utopía por realizar

ENSAYO XXVI

PERMANECED EN EL SENDERO RECTO


(Mensaje para los jóvenes)

E STIMADOS jóvenes, no hace mucho que pase por esa maravillosa estación de la vida, de la

cual tengo muchos gratos recuerdos. Esta idea la dedico a ustedes, nervio y motor que podría
impulsarla con la fuerza de un volcán en erupción. Ustedes tienen el potencial de llegar a ser
cualquier cosa que se propongan; tienen una mente, un cuerpo y un espíritu, y con esos
elementos trabajando unidos, podrán recorrer el sendero de la rectitud que lleva al éxito y a la
felicidad. Pero eso requiere esfuerzo, sacrificio y fe. Es preciso que obtengan toda la educación
académica posible. La vida se ha vuelto tan compleja y competitiva. No deben asumir que se les
deben privilegios. No se dejen engañar por promesas lisonjeras y demagógicas de líderes
fraudulentos y corruptos.

Se espera que hagan grandes esfuerzos y que utilicen sus mejores talentos para labrarse el futuro
más maravilloso del que sean capaces. En ocasiones, lo más probable es que tengan serias
decepciones, pero habrá manos que se les tenderán a lo largo del camino, muchas de ellas para
darles aliento y fortaleza para seguir adelante.

Esta idea que ahora tienen entre sus manos pudiera significar el más grande legado que nuestra
joven generación podría dejarles a las futuras generaciones por venir, todo dependerá del grado
en que ustedes la asimilen y la asuman como un compromiso de vida. En donde quiera que se
encuentren, ustedes son la garantía para lograr el éxito en su aplicación y posterior propagación
por el resto del mundo. Imagino a cientos de líderes venezolanos recorriendo el mundo entero
explicando los alcances de nuestra propuesta. La Policracia no es un modelo exclusivo para
Venezuela, sino que es el nuevo paradigma para el mundo.

Para masificar la Policracia se requiere el ímpetu y la efervescencia de ustedes, pero sobre todo
vuestra disposición a aprenderla, practicarla y compartirla. No es una invitación a realizar una
tarea fácil y sencilla, se requiere entrega, visión y pasión, la misma o quizás mayor de la que
ustedes implementan cuando van a conquistar a la joven que anhelan como su compañera para
toda la vida. En sus manos está el que la transición entre la actual sociedad, de oportunidades
reducidas, exagerado control cupular, aspiraciones insatisfechas y la sociedad policrática, de
oportunidades para todos, sin la presencia mezquina de las maquinarias de la ambición, transcurra
pacíficamente.

“Manténganse alejados de la diversión vulgar; tal vez sea atractiva, pero en muchos casos es
degradante. No quiero ser mojigato sobre esto; ni deseo que se me considere un aguafiestas; no
quiero que se piense que soy un viejo que no sabe nada de la juventud ni de sus problemas. Creo
que sé algo sobre esas cosas y es de todo corazón y con todo mi amor que les ruego que se
mantengan en el sendero de la rectitud. Diviértanse con sus buenas amistades; canten y bailen,

74
Juan Eliécer Ramírez
POLICRACIA. El nuevo paradigma. La última utopía por realizar

vayan a nadar y a caminar, participen juntos en proyectos y vivan la vida con fervor y entusiasmo”.
(Gordon B. Hinckley).

Ustedes saben a qué me refiero. Venezuela y el resto del mundo requieren del aporte de sus
mejores hombres y mujeres en la construcción de un nuevo orden. Tienen la oportunidad de ser
pioneros en la praxis de un nuevo paradigma.

Queridos jóvenes “la tarea es ardua pero altamente prometedora, ya que el costo de los cambios
en los paradigmas políticos resulta despreciable ante los problemas sociales derivados de una
delegación incondicional para conducir la gestión pública. Desde luego que los procesos de
participación siempre son lentos y erráticos. Y de hecho la apatía que despierta el quehacer
público en la juventud en especial y en la sociedad en general, es más que evidente. A pesar de
ello, las sociedades más avanzadas no cesan de crear espacios para que los grupos que se
organicen tengan más participación en el quehacer de la gestión pública, y de ello hay que
aprender...”

“Debemos convencernos de una buena vez, que para lograr la educación, la salud, la justicia y en
general, una aceptable gestión de los servicios, es indispensable incorporar al ciudadano, y en
especial al más apto. Necesitamos una sociedad incorporada para que promueva los cambios
requeridos, lo que fundamentalmente depende de una rendición de cuentas por parte de aquellos
que administran la gestión pública. Lo trágico sería insistir en un esquema donde un presidente,
un gobernador o un simple partido político, sean los encargados de atender eficazmente nuestros
problemas. Ante estas circunstancias, no queda otro remedio que incorporarnos de alguna
manera a la solución de nuestros problemas. Y esto no es mera retórica. Se trata de una situación
que agobia a nuestras sociedades y que exige de aquellos que tuvieron la suerte de educarse, una
participación activa y responsable. Es el tiempo pare ser verdaderamente interdependientes.

Dicho en otras palabras, ya no basta con ser un buen ciudadano que acate las mínimas normas.
Debemos incorporarnos de acuerdo con nuestras posibilidades, para recuperar lo que es de todos
y trabajar por aquellos que no saben cómo hacerlo”. (Miguel Najul Helou, Oficio de Político, El
Universal, Edición Aniversario, Cuerpo 1, Página 9, Caracas 1 de julio de 2004).

“El manto de liderazgo no es la capa de la comodidad sino el peso de la responsabilidad...La


juventud necesita menos críticos y más ejemplos buenos. Dentro de cien años no tendrá ninguna
importancia el tipo de casa en la que hayamos vivido, cuánto dinero hayamos tenido en la cuenta
de ahorros ni la apariencia de nuestra ropa, pero el mundo quizá sea un poco mejor por la
influencia que hayamos tenido en la vida de un niño”. (Tomas S. Monson, citado por W. Douglas
Shumway, discurso “El matrimonio y la familia: Nuestra sagrada responsabilidad”, revista Liahona,
volumen mayo 2004).

75
Juan Eliécer Ramírez
POLICRACIA. El nuevo paradigma. La última utopía por realizar

“Si educamos y capacitamos a la mujer y le proveemos las herramientas necesarias para enfrentar
los múltiples desafíos de la vida, salvamos al hombre”.

Juan Eliécer RAMÍREZ.

76
Juan Eliécer Ramírez
POLICRACIA. El nuevo paradigma. La última utopía por realizar

ENSAYO XXVII

CENTRO PARA LA ESTIMULACIÓN INTEGRAL


Y DESARROLLO DEL NIÑO Y DE LA ADOLESCENTE
(CEIDNA)

(Una verdadera creación de los dos)

E L amor y el deseo tienen un lenguaje profundo, basado principalmente en estímulos

visuales, auditivos, olfativos, táctiles; en fin, sensitivos, y posiblemente otros aún no identificados.
El cerebro recibe la información y nuestro cuerpo se prepara para el intercambio sexual. Los
órganos reproductores tendrán una decisiva participación en este proceso de creación de un
nuevo ser. De allí la gran importancia que implica el conocerlos.

¡Un niño!, ¡una niña!, ¡una nueva vida! Es increíble cómo una pequeña célula, producto de un
hombre y una mujer, producto de los dos, alojada en el vientre materno, va lentamente tomando
forma para, al cabo de nueve meses, convertirse en un ser humano completo: en una persona.
Pero para que se origine esta célula ha sido necesario que los organismos de los futuros padres,
funcionen de una manera sincronizada y armónica; por lo que se requiere a menudo un sutil juego
psicológico antes de que el mecanismo de la reproducción empiece a funcionar.

Una vez ocurrida la fecundación se producen en el organismo de la mujer una serie de cambios
como consecuencia del crecimiento y desarrollo del niño en formación. Algunos de estos cambios
pudieran no ser percibidos; otros quizás se comenzarán a sentir transcurridos algunos días y son
señales que podrían certificar la sospecha de la existencia de un embarazo, como por ejemplo el
crecimiento de los pechos, náuseas matutinas, acidez y ardor estomacal, cansancio y somnolencia.
Sin embargo, la señal más confiable es la ausencia de la esperada menstruación (regla).

¿Qué podría motivar a la mujer a quedar embarazada?

En la mayoría de los casos la motivación para quedar embarazadas no es otra que la de tener un
hijo, criarlo y desempeñar con él las funciones que corresponden a una madre, y así realizarse
plenamente como mujer. Veamos, sin embargo, otras motivaciones bastante comunes:
• Necesidad de apoyo y protección. Tener un hijo significa no quedarse sola porque alguien, “un
hijo”, la acompañará constantemente y nunca le abandonará.
• Reafirmación de la identidad. Esta motivación es inconsciente. Se trata de reafirmar la identidad
sexual a través del embarazo.
• El embarazo como castigo por un sentimiento de culpa. Por razones inconscientes, ciertas
mujeres quedan embarazadas después de la muerte de un familiar cercano. Es posible que se
sientan culpables de dicha muerte. El embarazo no deseado sería como un castigo para expiar la
culpa.

77
Juan Eliécer Ramírez
POLICRACIA. El nuevo paradigma. La última utopía por realizar

• El embarazo para llenar un vacío. Íntimamente ligada a la anterior, es también una motivación
inconsciente y corresponde al deseo de llenar el vacío de la persona desaparecida.
• El embarazo competitivo. En este caso es el deseo de competir con algún miembro de la familia,
una hermana, la mamá, la cuñada, etc.
• El embarazo para suprimir la duda de una infertilidad. Con esta motivación se quiere demostrar
a la sociedad, familiares y a la propia pareja que se puede ser madre.
• El hombre como objetivo. El hombre puede ser centro de muchos de estos deseos inconscientes
de embarazo. En algunos casos lo que se busca es “someter a la pareja” o “retener a una pareja
infiel”. En otros, complacer o dejarse seducir por la masculinidad del compañero sin medir
consecuencias.

Todo esto es muy complejo, y aunque hay muchas otras causas, mencionamos sólo algunas,
aquellas que el Dr. Aguirre de Cárcer describe en su libro “Preparación al Parto”; que son de
interés para la reflexión y para poder manejar de manera consciente motivaciones inconscientes
como las expuestas, que causan culpa o generan condiciones indeseables que no pueden ser
controladas si no se les conocen.

Tener un hijo es muy fácil. Y es de hecho, uno de los acontecimientos más comunes en los seres
vivos. Además, en términos de hombre y mujer, no es nada nuevo ni extraño que dos personas de
sexo opuesto se atraigan y simplemente, como ha ocurrido desde el comienzo de los tiempos,
engendren una nueva criatura en virtud a una indeclinable función biológica.

Sin embargo, el fenómeno meramente físico de la procreación adquiere un rigor trascendente,


eminentemente humano, en tanto que esa pareja mediante el amor y la inteligencia eleva su
circunstancia elemental para convertirla en el acto sublime que comienza cuando se desea un hijo.

El proyecto Policracia propone la creación del Centro para la Estimulación Integral y Desarrollo del
Niño y de la Adolescente (CEIDNA), adscrita a cada centro de salud urbano o rural, es una
invitación al diálogo y a la participación. Un saludo al hijo en formación, capaz en el vientre
materno de comunicarse, de aprender y compartir juegos de estimulación que se prolongarán
luego del nacimiento, en beneficio de mejores individuos, una mejor familia y una mejor sociedad.

A partir del uso adecuado de la música, la luz, las voces de los padres y ejercicios de estimulación,
es posible desarrollar la inteligencia desde antes de nacer. Mi propia experiencia familiar así me lo
ha demostrado.

El CEIDNA es una proposición llena de entusiasmo para la mujer en función de madre activa, sin
miedos ni prejuicios, orgullosa de su sexo, conocedora de su cuerpo y satisfecha de su papel
insustituible como integrante de una familia nueva o en crecimiento.

78
Juan Eliécer Ramírez
POLICRACIA. El nuevo paradigma. La última utopía por realizar

“El problema de mayor alcance de los pueblos es el de la integración, esto es de unificación... de


allí puede surgir un paso adelante o un paso atrás.

En la democracia (libertad) es la hora del peligro. Es el momento en el que la sociedad se va a


transformar de conspiradora en CONTRACTUAL...

Ese momento es del guapo, del demagogo o del patriota. Y nosotros queremos que sea del
patriota.

Es la hora del pueblo. Es preciso que el pueblo vea bien, escuche bien, es preciso que sepa
distinguir entre los que le quieren enseñar el camino.

Es preciso que nuestra sociedad se integre por la conciencia de la utilidad de la asociación y con la
voluntad firme de mejorar su destino.

Y hemos llegado al corazón de la tesis: lo que les ha faltado a todas las revoluciones que se han
pasmado o han fracasado ha sido esto: Pedagogía”.

Andrés Eloy BLANCO.

79
Juan Eliécer Ramírez
POLICRACIA. El nuevo paradigma. La última utopía por realizar

ENSAYO XXVIII

ESCUELA DE GERENCIA COMUNITARIA


(Proyecto socio educativo)

E N la actualidad la sociedad venezolana se encuentra ante su más importante desafío y

encrucijada, luego de las reiteradas frustraciones que le ha tocado vivir, en virtud de haberle
otorgado durante las últimas seis décadas su confianza a quienes no han sabido corresponder al
momento histórico en el que les ha tocado ejercer su representación ante los distintos órganos del
poder público. Las organizaciones partidistas, lejos de ocuparse seriamente al proceso de
organización y formación de la sociedad civil, a fin de garantizar el acceso de éstas a los espacios
donde se toman las decisiones, se convirtieron en vulgares instrumentos del clientelismo y la
corrupción, deteniendo y negando el avance al desarrollo sustentable del país y a una sociedad
cada vez más exigente que voluntariamente ha decidido irrumpir sin las mezquinas ataduras
partidistas, para ir en búsqueda del rol protagónico que la propia Constitución de 1999 establece
en buena parte de su contenido. Esta Constitución reemplaza la de 1961 y comparada con ella es
más social y pone en hombros del Estado mayores responsabilidades y deberes. Es una
Constitución rebosante de promesas para las clases populares. He dicho y así lo sostengo y afirmo
que la satisfacción de las mismas será como de hecho lo es, lenta y trabajosa por la falta de medios
y preparación suficientes, además de la poca o nula voluntad política. También tiene la
característica de apelar a la ciudadanía y a la sociedad organizada a que se movilice y contribuya
con su presencia a la toma de decisiones no sólo a nivel local sino nacional y hasta legislativo, es
decir, dando su opinión en la discusión de las leyes.

En conclusión, la Constitución presiona en dos sentidos: sobre el Estado, obligado ahora más que
nunca a pensar en la comunidad; y sobre la sociedad, a la que se le exige participar activamente y
no como antes que se limitaba a votar. Si ambas fuerzas se activaran y se conjugaran, el resultado
sería una maravilla. Pero mientras se mantengan vigentes los partidos políticos o más bien las
“maquinarias de la ambición”, esa integración no será posible.

Echamos de menos en el nuevo texto constitucional disposiciones categóricas y terminantes a


favor de la educación básica y capacitación profesional y vocacional de las clases populares. En tal
sentido la propuesta policrática se propone incentivar la creación a nivel de cada Parroquia la
Escuela de Gerencia Comunitaria a objeto de propiciar una agresiva actividad formadora y
capacitadora en beneficio de los líderes comunitarios, luchadores sociales y vecinos en general, de
cuyo esfuerzo pedagógico resultará a la postre la red de ciudadanos con las competencias
necesarias para optar a cargos de representación popular sin la dañina intermediación partidista,
que redundará en la perfectibilidad del propio sistema Policrático y en una sociedad más
equilibrada y armónica. En este cometido la socio-estructura básica de la pirámide, recibirá en
forma directa y sin intermediarios, la información adecuada que corresponda con el propósito de
tener ciudadanos bien formados e informados para garantizar la convivencia pacífica y el
desarrollo integral sustentable.

80
Juan Eliécer Ramírez
POLICRACIA. El nuevo paradigma. La última utopía por realizar

LA CLAVE DEL ÉXITO

Al construir tu red u organización de Multinivel debes enseñarles a tus asociados cómo duplicar lo
que tú has hecho y apoyarlos en sus esfuerzos.

Tu éxito será proporcional al éxito de ellos. Tu meta debe ser enseñarles como patrocinar a otros.

Si te tomas el tiempo para ayudarlos a arrancar correctamente, ellos aprenderán a construir su red
apropiadamente y seguramente podrán duplicar el proceso exitosamente.

Juan Eliécer RAMIREZ.

81
Juan Eliécer Ramírez
POLICRACIA. El nuevo paradigma. La última utopía por realizar

ENSAYO XXIX

EL NETWORK MARKETING O MULTINIVEL COMO


HERRAMIENTA ÚTIL PARA ESTABLECER LA POLICRACIA
(Taller Nivel Básico)

ANTECEDENTES

D ada mi experiencia por más de dos décadas en el contagiante mundo de las redes de

mercadeo, he considerado la pertinencia de aplicar dicha metodología avanzada para los negocios
a la masificación de la Policracia. Una red interactiva como la que nos proponemos construir,
necesita un equipo de activistas iniciales Nivel Básico, los cuales se caracterizan por tener alguna
experiencia previa y conocimientos básicos para el manejo de Redes de Personas; por ello hemos
diseñado un Taller Nivel Básico para dar la formación necesaria a este equipo fundamental que
tiene la doble responsabilidad de dar el Impulso Inicial y servir de Ejemplo a Imitar por todos
aquellos que los seguirán en el proceso de construcción de los comandos de La Red Policrática
para la Victoria Segura.

ESQUEMA:
1 EFECTO PARADIGMA / RETAR AL FUTURO

2 EL COGOLLISMO / COMBATIR LAS CUPULAS Y LOS COGOLLOS

3 VISIÓN PAÍS / VISUALIZAR NUESTRO FUTURO

4 PARA SER PARTE DEL EQUIPO / JUGAR A GANAR-GANAR

5 ESTRUCTURA / CRECED Y MULTIPLICAOS

6 AFILIACIÓN Y PATROCINIO / NO ESTAMOS SOLOS

7 COMUNICACIÓN PARA LA ACCIÓN /EL PODER CIUDADANO

8 PODER DE LA GENTE / COSECHAR LO QUE SEMBRASTE

OBJETIVOS:
Al escuchar y completar una reunión inicial de anexión a la Red, en la cual se utilizan la
metodología y las herramientas de apoyo previstas para la labor de Impulso Inicial, el nuevo
activista estará en capacidad de:

82
Juan Eliécer Ramírez
POLICRACIA. El nuevo paradigma. La última utopía por realizar

OBJETIVOS EMOTIVOS
1.- DARSE CUENTA de que sus problemas económicos son en realidad problemas políticos.

2.- PREFERIR las soluciones policráticas a cualquier otra opción.

3.- DECIDIR incorporarse a la red activamente.

4.- PARTICIPAR con entusiasmo en las actividades grupales.

5.- INFLUIR en otras personas para que sigan su ejemplo.

6.- RECONOCER su propia actitud y ESTAR DISPUESTO a cambiarla si es necesario.

7.- INTENSIFICAR su actuación pública mientras sea necesario.

OBJETIVOS COGNOSITIVOS
1- IDENTIFICAR la esencia de la causa política de sus problemas económicos.

2- ESCOGER el sistema por el cual es capaz de trabajar por el futuro del país.

3- VALORAR los argumentos presentados por la presente propuesta.

4- APOYAR todas las iniciativas y requerimientos de aporte de trabajo.

5- ACTUAR de acuerdo a los lineamientos que recibe y recibirá.

6- CONSTRUIR una red de personas hasta formar un Comando 11.111.

7- ENSEÑAR a otras personas lo que está aprendiendo sobre construcción de redes.

Para todo ello, durante la reunión de impulso inicial e incorporación a La Red y durante las
actividades correlativas que comienzan de forma inmediata, el nuevo activista recibirá
información básica para responder las preguntas siguientes:

¿POR QUÉ TENEMOS PROBLEMAS ECONÓMICOS?

¿QUÉ ES EL COGOLLISMO O PARTIDOCRACIA COMO SISTEMA DE GOBIERNO?

¿QUÉ PUEDO HACER COMO INDIVIDUO PARA SOLUCIONAR ESTE PROBLEMA NACIONAL?

¿QUIÉN PUEDE AYUDARME A SER PARTE DE LA SOLUCIÓN?

¿CÓMO NOS ORGANIZAMOS PARA APROVECHAR NUESTRAS FORTALEZAS INDIVIDUALES?

¿CÓMO FUNCIONA UNA RED POLICRÁTICA COMPROMETIDA?

¿CUÁLES SON LOS BENEFICIOS PERSONALES Y COLECTIVOS DE MI PARTICIPACIÓN?

¿CUÁL ES MI PRÓXIMO PASO?

83
Juan Eliécer Ramírez
POLICRACIA. El nuevo paradigma. La última utopía por realizar

1.- EFECTO PARADIGMA


(RETAR AL FUTURO)

T ODAS las actividades humanas llegan a un punto determinado de su existencia el cual es

como un callejón sin salida donde es imposible resolver los nuevos problemas que se presentan
utilizando los antiguos y tradicionales conocimientos.

Paradigma es una palabra que simplemente significa MARCO DE REFERENCIA, son los
conocimientos que te permiten interpretar tu entorno y manejarte dentro de él. Son las reglas del
juego que necesitas conocer para poder jugar y saber cómo ganar. Los paradigmas definen los
límites e indican el comportamiento adecuado para tener éxito, por ello los deportes son la mejor
manera de ejemplificar un paradigma. Las reglas del juego están claras y el comportamiento para
ganar está bien especificado.

Todo campo de actividad humana es un paradigma, ¿qué te sugiere la palabra profesión u oficio?
LIMITES, ¿cómo te sientes cuándo te encuentras fuera de su campo? INCOMPETENTE
¿incompetente para hacer qué? RESOLVER PROBLEMAS, ¿para qué acude la gente a ti como
profesional? PARA QUE LES AYUDES A RESOLVER LOS PROBLEMAS DE ESE CAMPO, suena como a
paradigma ¿No? Y así es, necesitamos movernos dentro de nuestros paradigmas para sentirnos
cómodos y competentes, esto explica por qué nos sentimos incómodos en la situación actual, una
doble incomodidad, como personas trabajadores profesionales que se tienen que mover fuera de
su paradigma personal y como ciudadanos en un país en donde las reglas del juego han cambiado
y las actividades necesarias para ser exitoso ya no son las mismas que solían ser.

A los seres humanos nos gusta transitar dentro de nuestros paradigmas, sentir terreno firme bajo
nuestros pies, saber que estamos capacitados para resolver cualquier situación que se nos
presente. Una salida brusca de los límites establecidos por nuestros paradigmas nos desconcierta
y generan un malestar cotidiano sin causa definida, eso es stress. Manejarnos fuera del paradigma
produce stress, esa constante sensación de que un peligro nos acecha aunque no hay nada en el
ambiente que lo confirme.

La comprensión de nuestros paradigmas es muy importante, porque cuando ellos cambian,


cambian las reglas del juego y cuando cambian las reglas del juego, todo nuestro mundo puede
cambiar.

Hoy día, la gran mayoría de los venezolanos y venezolanas nos sentimos estresados debido a que
nos sentimos incompetentes para manejarnos con las reglas del juego impuestas por un modelo o
sistema cuya obsolescencia y reglas del juego son incompatibles con nuestros principios y valores.

Estamos jugando con las reglas de juego dentro de un maltratado sistema Democrático, por ello es
importante conocer la manera cómo funciona este nuevo juego del cual hasta ahora solo
conocemos tres hechos:

84
Juan Eliécer Ramírez
POLICRACIA. El nuevo paradigma. La última utopía por realizar

1.- LAS REGLAS DEL JUEGO NO LAS PUSIMOS NOSOTROS.

2.- LAS REGLAS DEL JUEGO NO ESTÁN CLARAS.

3.- NO NOS PODEMOS SALIR DEL JUEGO.

¿Cómo competir para ganar en esta nueva realidad de la cual no podemos escapar? Hay tantas
respuestas como tendencias y pensamientos políticos existen y eso está bien, siempre y cuando no
sean antagónicas y la mayoría de ellas no lo son, eso significa que cada quien podrá trabajar según
su creencia si todos empujamos en la misma dirección. Eso sería ideal si el objetivo fuera seguir en
el paradigma vencido de la democracia.

Los paradigmas tienen una característica muy interesante que nos ayuda a comprender mejor
nuestra realidad. Por ello nuestra propuesta es trascender el modelo democrático y establecer
uno nuevo llamado Policracia, el cual plantea la eliminación de los partidos políticos y permite que
sea la propia sociedad civil independiente a partir de toda la socioestructura que la conforma
quienes tengan la facultad legal para postular candidatos a todos los niveles de decisión. Eso sí que
es revolucionario. O ¿no?

CUANDO ESTAS INMERSO EN UN PARADIGMA, ES MUY DIFÍCIL IMAGINAR OTRO DIFERENTE.

Esto sucede porque los paradigmas actúan como Filtros Fisiológicos que impiden la visión de todo
dato existente en el mundo real que no se adjunte al paradigma, en pocas palabras, USTED ES
INCAPAZ DE PERCIBIR LOS DATOS QUE SE ENCUENTRAN JUSTO AL FRENTE DE SUS OJOS. Este
fenómeno se llama CEGUERA PARADIGMÁTICA y es mucho más común de lo que se piensa y para
entenderlo mejor, vamos a graficarlos con una serie de ejemplos famosos de Ceguera
Paradigmática.

 EL FONÓGRAFO ES UN INVENTO QUE CARECE DE TODO VALOR COMERCIAL.


Thomas Alba EDISON (Su propio inventor).

 VOLAR EN MAQUINAS MAS PESADAS QUE EL AIRE ES INÚTIL, INSIGNIFICANTE Y


TOTALMENTE IMPOSIBLE.
Simón NEWCOMB (Renombrado Astrónomo).

 NO EXISTE NINGUNA POSIBILIDAD DE QUE EL HOMBRE PUEDA LIBERAR EL PODER DEL


ÁTOMO.
Robert MILLIKEN (Premio Novel de Física).

 ¿QUIÉN DIABLOS QUIERE OÍR HABLAR A LOS ACTORES?


Jack WARNER (Warner Brothers).

 EN EL MUNDO SOLO EXISTE MERCADO PARA UNOS CINCO COMPUTADORES.


Thomas WATSON (Presidente de IBM).

 NO HAY NINGUNA RAZÓN PARA QUE UN INDIVIDUO QUIERA TENER UN COMPUTADOR EN


CASA.
Ken OLSEN (Presidente Digital Computers).

85
Juan Eliécer Ramírez
POLICRACIA. El nuevo paradigma. La última utopía por realizar

Es importante destacar que ninguna de estas personas estaba tratando de engañar a nadie, que
todos eran expertos y brillantes en su campo y que sin embargo, no pudieron ver más allá de su
paradigma. En el lenguaje del cambio paradigmático la palabra IMPOSIBLE no existe, simplemente
significa que BASADO EN LA VISIÓN DEL MUNDO QUE PROPONE EL PARADIGMA QUE PRACTICO
ACTUALMENTE ESO NO LO SE HACER.

Cuando el paradigma que rige tu vida no resuelve los nuevos problemas que se te presentan, es
hora de hacer un Salto Paradigmático y para ello debes poner tu mirada en la frontera, en el borde
donde tu paradigma se confunde con lo imposible, porque solo allí podrías encontrar el camino
hacia nuevas formas de solución a viejos problemas sin respuesta.

Vemos mejor lo que esperamos ver, por ello cuando alguien propone una solución que MEJORA el
paradigma prevaleciente, la vemos y la aceptamos con facilidad, pero, cuando la solución
propuesta CAMBIA el paradigma, entonces la primera reacción es el rechazo, porque no se ajusta
a las reglas en las cuales somos eficaces y nos manejamos con pericia y comodidad.

Si logramos comprender mejor el EFECTO PARADIGMA podremos superar su efecto cegador y ver
con más claridad el futuro y encontrar entonces la fortaleza y decisión internas para generar
nuevas actitudes ante los viejos problemas, como único camino para encontrar las respuestas.
ES IMPOSIBLE QUE NADIE APRENDA LO QUE YA CREE QUE SABE.

86
Juan Eliécer Ramírez
POLICRACIA. El nuevo paradigma. La última utopía por realizar

2.- EL COGOLLISMO
(COMBATIR LAS CÙPULAS Y LOS COGOLLOS)

E L Cogollismo, como su nombre lo indica, es un sistema de gobierno cuya principal

característica es la concentración de todos los poderes en un grupo reducido de personas, que se


transforman en los amos y señores de todo y de todos. Cuando su origen proviene de una elección
popular, es una condición prioritaria acabar con las instituciones, impulsar nuevas leyes, y someter
por la fuerza los factores que no se pueden penetrar y dominar por otros medios. Este afán de
dominio incluye en nuestro caso a las Fuerzas Armadas, los Medios de Comunicación, los Medios
de Producción, los Gremios y el Sector Público en general (incluidos los otros poderes) pasando
por encima de todas las reglas que el sistema y el ámbito legal democrático establecen para poder
someter las voluntades y las mentes de todos los habitantes bajo su influencia. A este sistema
también se le conoce como partidocracia, gobierno cupular o cogollocracia.

La característica fundamental del modelo cupular es la imposición del régimen y sus intereses por
sobre cualquier otro factor incluida la gente. La justicia, el aparato policial y militar sólo obedecen
a lineamientos clientelares de los grupos o factores dominantes. El concepto de propiedad se ciñe
exclusivamente a una élite que auspicia y mantiene al régimen, haciendo imposible por tanto la
existencia de un empresariado privado independiente del Estado. Incluso, se prefiere “transar”
con empresas transnacionales para “repartir” las ganancias entre ellos y el régimen.

A esto se añaden procesos de purga de trabajadores públicos y un elevado nivel de desempleo que
la progresiva desaparición de la iniciativa privada produce ¿Y la gente? El régimen les dará lo que
considere “necesario” para su existencia, tales como los llamados programas sociales, dádivas,
tarjetas de racionamiento o de la “Patria” o “misiones” que solo se instrumentan para sostener al
grupo dominante. En este marco la libertad de elección de la actividad a desempeñar, la profesión
que desees ejercer, la ciudad donde quieras vivir son absolutamente secundarios y será el sistema
quien determine donde son “requeridos” tus servicios y donde deben ser educados tus hijos cuya
formación y educación es decisión del estado clientelar.

La disidencia o la negociación no existen en ese sistema. Los que piensan distinto simplemente son
enemigos y al enemigo no se le perdona, se le ataca hasta que desaparece. Tales son los casos de
Jorge Rodríguez, padre, Reny Otolina, Leopoldo López, Antonio Ledesma y Daniel Ceballos, por
nombrar sólo cinco. Esta desaparición puede ser física o virtual al sometérsele a acoso y
persecución seudo-legal se consigue que desaparezca de la opinión pública. Es por esto que se
dice que la justicia partidocrática está más en función de lo que conviene al gobierno clientelar
que de una verdadera justicia.

Podemos afirmar, sin temor a equívocos, que en Venezuela nunca hubo democracia, sino
elecciones manipuladas por grupos elitescos con mucho poder económico, suficiente como para
dominar y financiar al sector político que se ha alternado en el poder por más de sesenta años.

87
Juan Eliécer Ramírez
POLICRACIA. El nuevo paradigma. La última utopía por realizar

A pesar de que hay conciencia internacional sobre lo nefasto del Cogollismo clientelar del modelo
partidocrático que imperó e impera en Venezuela, estos gobiernos se las ingenian para
mantenerse conviviendo en el ámbito internacional con prácticas profundamente contrarias a los
intereses del país, sino más bien en beneficio de ellos y de quienes siempre nos utilizaron como
terreno fértil para sus iniciativas predatorias y expansionistas, afectando notablemente los
intereses particulares de nuestras naciones latinoamericanas.

NO HAY COGOLLO QUE SOBREVIVA SI LA GENTE SE ORGANIZA.

Los venezolanos que hemos vivido y crecido en un régimen clientelar donde los cogollos
partidistas se desviaron del cauce hacia la verdadera democracia y auténtica libertad,
conduciéndonos bajo engaño a un oscuro túnel de desigualdades e injusticia social, dominado por
la pertenencia o no al buró, al comité, coordinadora o comando partidista y donde el valor de un
ciudadano o ciudadana se mide por la presentación de un carnet partidista o la famosa
“postulación”. Ese modelo imperfecto y destructor de la confianza de todo el país y el ejercicio de
nuestra voluntad soberana por ser verdaderamente libres, es lo que nos ha hecho despertar y
participar activamente como ciudadanos en la restitución de esa libertad.

ACTIVEMOS EL PODER DE LA GENTE.

El paso que debemos dar ahora de modo definitivo es el ejercicio de la ciudadanía al participar
activamente en la formulación e implementación de soluciones a nuestros problemas y al exigir a
nuestros funcionarios el cumplimiento cabal de sus responsabilidades. Ese será el inicio de la
solución de los problemas que nos agobiaron en el pasado y que aún persisten y nos llevó al
estado de cosas que permitió la irrupción en nuestro país de un régimen tan nefasto e inhumano
como lo es el Totalitarismo Partidocrático.

¡CONSTRUYAMOS JUNTOS EL PAÍS QUE MERECEMOS!

88
Juan Eliécer Ramírez
POLICRACIA. El nuevo paradigma. La última utopía por realizar

3.- VISIÓN PAÍS


(VISUALIZAR NUESTRO FUTURO)

INTRODUCCIÓN

L AS bases de la Venezuela de primera que vamos a construir están en La Gente, en los

venezolanos emergentes y sus valores. Ninguna propuesta de país se puede llevar a cabo si no
contamos con ciudadanos honestos, saludables, motivados al éxito, emprendedores,
participativos, solidarios, críticos, flexibles, creativos, confiables, activos, proactivos y reflexivos.

Nuestra propuesta comienza con formar a los ciudadanos que requiere el país para poder efectuar
la inmensa labor de construcción de una nación de primer mundo. Solamente contando con los
ciudadanos apropiados se podrá lograr el acuerdo nacional necesario para atraer capitales de todo
el mundo y estimular los programas de inversión, bienestar y desarrollo, manteniendo a los
gobernantes supervisados y solicitando cuentas claras e inequívocas de sus actuaciones a través
de una participación ciudadana activa y vigilante. Vamos hacía una economía sustentable
establecida en cuatro dimensiones:

EL CIUDADANO saludable y preparado para ser útil.

LA SOCIEDAD policrática y pluralista donde impere la Justicia.

EL ESTADO ético, moral y buen administrador del tesoro público.

EL APARATO PRODUCTIVO eficiente, competitivo y socialmente responsable.

El Programa Policrático para el Desarrollo Integral Sustentable (PEDIS) es una propuesta orientada
a atacar directamente a las causas de los problemas y no solo a los síntomas, con soluciones
conceptuales factibles de concretarse en el mediano y largo plazo, de manera de permitir a la
nación comenzar a transitar el camino del progreso y la prosperidad en el corto plazo.

No pierdas la visión, ella es el faro que nos indica el rumbo más no alumbra el camino, pues no hay
camino “solo estelas en la mar”.

89
Juan Eliécer Ramírez
POLICRACIA. El nuevo paradigma. La última utopía por realizar

4.- PARA SER PARTE DEL EQUIPO


(JUGAR A GANAR-GANAR)

ANTECEDENTES

E L Network Marketing o Multinivel como también se le llama son redes dinámicas de

personas basadas en sus relaciones personales (familiares, amigos, compañeros de trabajo,


vecinos) y no en la actividad propia de la red. Las Redes tienen como objetivo fundamental
producir ingresos adicionales para sus integrantes, razón por la cual es importante hacer crecer la
red para hacer crecer los ingresos.

Además, la relación ganar-ganar establecida por la red, genera lazos afectivos importantes entre
los integrantes de una misma organización de la red, por ello, es tan importante mantener
actividades de relaciones personales y de cohesión de grupo, como labores fundamentales para la
salud de toda la red.

OBJETIVOS
El caso específico que nos ocupa es implementar una Red de Personas, una Red para transmitir
información, motivación e instrucciones de Acción Ciudadana. La cual tiene el potencial y la
capacidad para autofinanciarse produciendo ingresos que alimentan al mismo tiempo al Fondo de
Autosuficiencia Policrática Operativa y Solidaria (FAPOS) y a los mismos integrantes activos de la
Red Policrática para la Victoria Segura (próxima etapa).

El reto es operar una red eficiente en el corto plazo, tomando en cuenta la ventaja competitiva de
la motivación al logro de sus integrantes potenciales iniciales. Hemos diseñado una solución en red
que funciona en el corto plazo, tanto para la operación como para la generación de ingresos, la
llamamos Red Policrática para la Victoria Segura y su base es un comando de 11.111 personas
fuertemente interrelacionadas. La estrategia es construir todos los comandos de personas que se
puedan.

CONCEPTOS GENERALES DE LAS REDES DE PERSONAS

1.- Las redes están constituidas por personas y por lo tanto se tiene que pensar siempre en el
bienestar individual.

2.- Las redes tienen objetivos colectivos por lo tanto se debe recordar constantemente cuales son
los objetivos que nos unen.

3.- Las redes se forman de acuerdo a las relaciones personales por lo tanto no tienen limitantes
geográficas, lo importante es la intensidad de la relación.

90
Juan Eliécer Ramírez
POLICRACIA. El nuevo paradigma. La última utopía por realizar

4.- Las redes crecen exponencialmente y eso produce problemas de comunicación que se
Solucionan con una estructura de Información y Motivación que llamamos el SIMPAR (SISTEMA DE
INFORMACIÓN Y MOTIVACIÓN A LAS PERSONAS AFILIADAS A LA RED).

5.- El liderazgo en las redes surge de forma natural y no se debe nunca tratar de detenerlo, todo lo
contrario hay que incentivarlo como única forma de hacer crecer sanamente a la red. Esto es muy
importante porque surgirán líderes de donde no se esperan y personas que generan expectativas
de liderazgo que podrían ser superadas por estos nuevos líderes naturales.

6.- La oportunidad de ser líder en la red es igual para todas las personas, solo la decisión y el
compromiso generará las acciones necesarias para destacarse.

7.- El liderazgo en la red solo se da por las acciones porque la red funciona en base al ejemplo y no
solo a las palabras; las palabras que no están acompañadas por la acción correspondiente
producen desencanto y desconfianza, enemigos mortales de las redes de personas.

VIRTUDES FUNDAMENTALES DE LA GENTE EN LA RED

El trabajo de la gente dentro de una red de personas se centra en ayudar a otros a ser exitosos en
ese entorno, por lo tanto, la actitud ante las labores específicas y la profunda comprensión de que
el éxito personal solo se puede lograr a través del éxito del equipo, requiere un tipo especial de ser
humano, con características poco comunes, como lo son:

HUMILDAD: la verdad verdadera es que al entrar a la red nadie sabe cómo se construye, se opera,
se mantiene y se hace crecer, tienen que aprenderlo y lo van a aprender en la misma medida que
sean enseñables. En la red se comienza siempre como alumno. Las personas prepotentes son
malos alumnos y malos constructores de redes porque nadie aprende lo que ya cree que sabe.

SABER ESCUCHAR: Para poder aprender el saber escuchar es fundamental debido a que las redes
son engañosamente sencillas y muchas personas piensan que ya entendieron a cabalidad el
concepto al escuchar una pequeña charla sobre ellas. La simplicidad puede llegar a ser compleja
cuando alguien piensa que sencillo es igual a fácil, las redes son sencillas en su concepto pero no
son fáciles de manejar en su práctica diaria. Quizás el mejor ejemplo de que sencillo y fácil no es lo
mismo es el juego del Ajedrez, cualquier persona, de cualquier edad puede aprender a mover las
piezas en un lapso menor a 15 minutos, pero, jugar bien el juego requiere de mucha práctica.

VOCACIÓN DE SERVICIO: todo integrante de una red comienza como alumno y termina como
maestro, porque el único objetivo del aprendizaje en red es el enseñárselo a otra persona, por ello
es tan importante el ser humilde y saber escuchar, así podrás aprender mejor y enseñar mejor a
tus seguidores. Y sobre todo…

COMPROMISO: La vida de las redes es el compromiso de sus integrantes y para ello se diseñan
estrategias, eventos y reconocimientos que mantienen alta la motivación, alimento primario del
compromiso. El Compromiso tiene mucho que ver con la motivación o sea, el por qué haces lo que
haces, si no sabes por qué lo haces no lo vas a hacer y punto. Compromiso es Motivación porque
es aquello que hace que tus pies y tus manos sigan trabajando cuando tu cabeza, y muchos de tus
amigos, dicen que no se puede lograr. Compromiso es lo que transforma una promesa en realidad.

91
Juan Eliécer Ramírez
POLICRACIA. El nuevo paradigma. La última utopía por realizar

Es la palabra que habla con valentía de nuestras intenciones. Es la acción que habla más alto que
las palabras. Es hacerse tiempo cuando no lo hay. Es cumplir con lo prometido cuando las
circunstancias se ponen adversas.

Compromiso es el material con que se forja el carácter para poder cambiar las cosas. Es el triunfo
diario de la Integridad sobre el Escepticismo.

El único lugar en donde vive el compromiso es en el lenguaje, porque las palabras nos involucran y
nos mueven a la acción y los cambios provienen de una acción comprometida con un objetivo.

El compromiso es la manera de relacionarnos con nuestros principios y valores fundamentales y la


integridad de esa relación define el camino de nuestras vidas.

Alguien dijo: “Yo soy Yo y mis Circunstancias”.

Esa es una manera de definirse, yo soy mi nombre, soy mi profesión, soy mi nacionalidad, soy mi
historia... son todas variantes del mismo tema, pero… Cuando yo soy mis compromisos, entonces
dejo de ser mis circunstancias, mis pretextos y mis excusas.

El compromiso está íntimamente ligado a las oportunidades, porque hay una fuerza vital, un
poder, un vigor, una fibra, un tesón, una fe que se traslada a ti a través de la acción y te permite
ver oportunidades en donde los demás solo ven dificultades.

Ante el compromiso no hay fracaso, el fracaso es solo otra oportunidad de volver a empezar de
nuevo con más experiencia y conocimientos.

92
Juan Eliécer Ramírez
POLICRACIA. El nuevo paradigma. La última utopía por realizar

5.- ESTRUCTURA DE LA RED


(CRECED Y MULTIPLICAOS)

L A Red Policrática para la Victoria Segura es una Red Interactiva de cuatro niveles basada en

las relaciones personales y sus relacionados más cercanos, es decir, tus amigos y los amigos
directos de tus amigos, partiendo del principio que “los amigos de mis amigos mis amigos son”.

Es una estructura sencilla y eficiente en la misma medida que cada uno de sus integrantes se
ENFOCA en la calidad de su labor y no en la VELOCIDAD con que la realiza.

Numéricamente la unidad de un comando de red está formada por 11.111 personas, diez amigos
tuyos y sus diez amigos más cercamos, más diez amigos por cada uno de estos. Esta es la fórmula:
(1x10x10x10 = 11.111).

COMANDO 11.111
TU
(Primer Nivel)
10
(Segundo Nivel)
100
(Tercer Nivel)
1000
(Cuarto Nivel)
10.000
TOTAL: 11.111 Personas en la red

DESPEJE DE LA FORMULA:

Nivel Cero: Ese eres tú, las redes siempre comienzan contigo y solo te dedicarás a hacer crecer a
aquellos que están bajo tu tutela en la red, no es que no te interese ayudar a otras personas que
no están específicamente en tu red, pero, hay que respetar el principio de no interferir en la
actividad de otros patrocinadores. La interferencia es mal ejemplo a seguir, lo correcto es el
respeto a los demás. Ahora comienza a aprender.

Nivel Uno: Esos son tus amigos, tu patrocinador te ayudará a escribir una extensa lista de todas
aquellas personas que podrían integrar tu red, de esa lista, escoge a los primeros 10 que formarán
tu nivel uno y comienza a desarrollarlo. No intentes desarrollar un nivel uno de más de diez
personas desde el principio, esto solo te traerá problemas y hará que tu red crezca con más
lentitud, si es que crece. Tu patrocinador te enseñará y ayudará a contactar y anexar a esas
personas para tu red y de esa manera tu aprenderás el procedimiento y el espíritu de grupo
necesarios para la incorporación entusiasta de los nuevos integrantes. Estás aprendiendo en la

93
Juan Eliécer Ramírez
POLICRACIA. El nuevo paradigma. La última utopía por realizar

práctica y con la ayuda de tu patrocinador, esa misma deberá ser tu actitud y actividad con tus
seguidores.

Nivel Dos: Igual que lo hizo tu patrocinador contigo, vas a enseñar y a ayudar a cada uno de tus
diez seguidores a desarrollar su propio nivel 1, o sea tu nivel 2, de esa manera estas construyendo
tu comando.

Nivel Tres: Ahora los cien debajo de tus diez frontales, buscarán con la ayuda de éstos a sus diez
amigos más cercanos, formándose entonces tu tercer nivel con mil personas, que totalizarán 1.111
personas en toda tu red.

Nivel Cuatro: Cuando los mil de tu tercer nivel hayan buscado sus diez frontales cada uno, tú
habrás completado tu estructura de comando básica con 11.111 personas, incluyéndote.

Una vez completada la unidad básica de tu Comando 11.111, entonces si puedes comenzar a
hacerla crecer porque ahora ya sabes cómo hacerlo con velocidad y eficiencia, porque ahora ya
tienes experiencia y puedes hacerlo sin tu patrocinador lo cual te proporciona agilidad.

En la actividad Aprender-Enseñar el foco está en garantizar el aprendizaje, por ello es tan


importante que la acción se realice personalmente, para dar el ejemplo a seguir.

¡OJO!, MUY IMPORTANTE

En este proceso nunca hay que intentar saltar etapas para dar mayor velocidad, eso es solo un
espejismo, es construir el edificio sin asegurar las bases… en el corto plazo se puede derrumbar
completamente, anulando todo el esfuerzo invertido. La velocidad de crecimiento de la red no
tiene nada que ver con tu velocidad anexando personas a ella, tiene que ver con el crecimiento
exponencial intrínseco de su estructura y con la calidad de la enseñanza en cada una de tus líneas
de comando. Más tiempo invertido en enseñar acelera el proceso de crecimiento… lo contrario
también es verdad. Si vale la pena hacerlo, vale la pena hacerlo bien.

Para optimizar este proceso se diseñan herramientas de apoyo que permiten que el mensaje
transite por la red sin perder el sentido ni el contenido, son herramientas que permiten que el
mensaje llegue siempre como de primera mano.

94
Juan Eliécer Ramírez
POLICRACIA. El nuevo paradigma. La última utopía por realizar

6.- AFILIACIÓN Y PATROCINIO


(NO ESTAMOS SOLOS)

L A actividad primaria de la red es la misma de un virus… crecer y multiplicarse una y otra vez

hasta llegar a cubrir todo el territorio, para ello, cada quien debe enfocarse específicamente en
esa labor antes de tratar de emprender ninguna otra.

ACTIVIDADES

1.- Tu patrocinador se sienta contigo y escriben la lista más extensa de personas que puedan las
cuales cumplen con las siguientes condiciones:

 SON CONOCIDOS PERSONALES.


 LOS PUEDES CONTACTAR DIRECTAMENTE.
 SON INEQUÍVOCAMENTE POLICRATICOS.
 HAN MANIFESTADO SU DISPOSICIÓN A AYUDAR.
 CONFÍAS EN ELLOS.

2.- Junto con tu patrocinador realizas los contactos y haces las citas para reunirte con tus
contactos, se agendan para la actividad.

3.- Junto con tu patrocinador visitas a las personas contactadas y les presentas la oportunidad de
pertenecer a la red utilizando las herramientas diseñadas para ello.

4.- Una vez auspiciado, llenas las planillas correspondientes para su incorporación a la red le
asignas su código de identificación.

5.- Lo invitas a la próxima actividad grupal de la red. Una vez afiliado el nuevo miembro de la red,
de inmediato, realiza las mismas actividades que tu patrocinador realizó contigo… lo ayudas a
escribir una lista, seleccionar sus primeros prospectos y hacer el contacto telefónico para agendar
la respectiva cita, a la cual tú lo acompañarás (igual que tu patrocinador está haciendo contigo en
este momento).

No trates nunca de sobre informar al nuevo afiliado porque eso produce indigestión cerebral, lo
mejor es dejar que asimile la información inicial y alentarlo a revisar y leer el material escrito
suministrado y… (Muy importante) dejar agendada la cita para una nueva reunión, sin olvidar
destacar la importancia de su asistencia a la próxima actividad del grupo.

Estas actividades se pueden desarrollar en un lapso muy corto, depende de la disponibilidad


personal de tiempo, la disposición a la acción y el entusiasmo con el que emprenda la tarea; en
algunos casos todo lo que acabamos de detallar aquí sucede en un solo día, pero, NO OLVIDAR que
caer en la tentación de querer saltar pasos con la idea de acelerar procesos produce el efecto

95
Juan Eliécer Ramírez
POLICRACIA. El nuevo paradigma. La última utopía por realizar

contrario; lo más importante no es la actividad de Contacto-Anexión, es la actividad de Enseñanza-


Aprendizaje y ella requiere que se haga bien, se haga completa y se haga conscientemente. Las
redes de gente se forman eslabón por eslabón, y toda red es tan fuerte como su eslabón más
débil.

En las Redes de Personas la velocidad está dada por la excelencia en el trabajo individual y no por
su rapidez, esto es debido a que para lograr un crecimiento exponencial, la clave es preparar muy
bien el siguiente eslabón de la cadena de manera tal que garantice que él, a su vez, estará
capacitado para preparar tan bien como lo aprendió, a aquel que seleccionó como su continuador.

El formar parte de una red de gente, el aprender a hacer crecer la red, el mantenerse activo en las
actividades de grupo y el dedicarse a continuar la labor hasta obtener todos los objetivos
propuestos, genera crecimiento personal; en nuestro diseño de la Red Policrática por la Victoria
Segura enfatizamos actividades y lecturas de crecimiento personal, porque sabemos que para
tener la Venezuela de primera que soñamos, necesitamos formar cada vez más venezolanos de
primera que puedan construirla.

96
Juan Eliécer Ramírez
POLICRACIA. El nuevo paradigma. La última utopía por realizar

7.- COMUNICACIÓN PARA LA ACCIÓN


(EL PODER CIUDADANO)

E L objetivo primario de la red en su etapa de operación, es mantener un canal de

comunicación directo, personal e independiente de otros medios que permita transmitir


información, motivación e instrucciones para la acción y movilización, en constante flujo para sus
integrantes de una manera rápida y eficiente.

Vamos a construir una Red de Gente Policrática gigantesca, pero unida, enlazada, encadenada y
fundida como un solo ser que llamamos El Ciudadano Policrático, ese ser único, indivisible,
impenetrable, insobornable y extraordinario que es capaz de enfrentar y vencer a cualquiera que
quiera someterlo para destruirlo.

Con la Red Policrática para la Victoria Segura integrada y funcionando, estamos actuando como un
verdadero Poder Ciudadano, que se mueve a una sola voz como un todo. Vamos a visualizarlo
mejor en un trío de ejemplos:

Ejemplo Nº 1

Cuando se necesite una concentración de personas para el día siguiente (24 horas) en un punto
determinado de la ciudad a una hora dada... y la información validada transita por la red... no hay
convocatoria por medios de comunicación y nadie fuera de la red sabe de ella, sin embargo, a la
hora señalada, los comandos integrantes de ese gigantesco Poder Ciudadano comienzan a llegar y
agruparse formando una multitud inmensa.

ESE ES EL PODER DE LA RED... ¡PODER DE CONVOCATORIA!

Ejemplo Nº 2

Si se quiere dar una demostración de fuerza y presencia combativa en la calle, solo hay que
transmitir la información validada a través de la red y el efecto será contundente.

ESE ES EL PODER DE LA RED... ¡PODER DE RESPUESTA!

Ejemplo Nº 3

Si se plantea el acaparamiento de un determinado producto por parte de los amos del valle, como
estrategia para debilitar al gobierno constitucional que entre todos elijamos, la red de ciudadanos
comprometidos activará sus mecanismos de investigación y búsqueda, hasta encontrar a los
culpables y denunciarlos ante las autoridades competentes para que ningún venezolano sufra
desabastecimiento.
ESE ES EL PODER DE LA RED... ¡PODER DE DECISION!

97
Juan Eliécer Ramírez
POLICRACIA. El nuevo paradigma. La última utopía por realizar

Estos son solo algunos ejemplos posibles que evidencian sin equívocos que EN LA UNIÓN ESTÁ EL
PODER y que en el caso específico de la Red Policrática para la Victoria Segura, la fuerza esta en ti
… porque es tu fe motivadora sumada a la fe motivadora de los demás integrantes enlazados
firmemente por el compromiso y una pasión por Venezuela sin precedentes históricos, lo que
permitirá enfrentar, detener y derrotar la invasión del narcoterrorismo fascista, militarista y
golpista a nuestro país y abrirá el camino para la construcción de la Venezuela Decente, Digna,
Policrática, Avanzada, Progresista, Participativa y Protagónica que estamos soñando y diseñando
en nuestras mentes y en nuestros corazones.

98
Juan Eliécer Ramírez
POLICRACIA. El nuevo paradigma. La última utopía por realizar

8.- NUESTRA PROPIA GENTE


(COSECHAR LO QUE SEMBRASTE)

S I queremos establecer y defender en lo sucesivo al sistema Policrático, para mejorarlo y

perfeccionarlo, tenemos necesaria y obligatoriamente que enfocarnos a trabajar para generar una
mentalidad ciudadana en la mayor cantidad de personas que se pueda en el menor tiempo
posible. De esa manera estaremos defendiendo y a la vez profundizando el proceso de
transformación y cambios iniciado a partir del establecimiento de la Constitución de la República
Bolivariana de Venezuela desde 1999. Tendremos que propiciar sin demora las reformas
constitucionales para poder viabilizar la Policracia, lo cual pasa por que eliminemos del camino a
nuestro principal obstáculo, los partidos políticos, quienes seguramente se convertirán en
nuestros principales adversarios, pero sus días están contados. No les queda otro camino que
sumarse.

¿Cuál es el tipo de unión que potencia la fuerza de la gente? … la respuesta suele ser la más
sencilla… LAS REDES DE CIUDADANOS COMPROMETIDOS. Individuos que dejaron de ser
habitantes pasivos de un país y decidieron ser ciudadanos activos preocupados y dispuestos a la
lucha en defensa de la Policracia Participativa y de Venezuela. Ciudadanos que decidieron dejar de
ser parte del problema y pasar a ser parte de la solución.

Este reto plantea un cambio de paradigma personal que genera una nueva actitud totalmente
diferente a la actitud mezquina, egoísta y apátrida de quienes pretenden hacernos retroceder al
pasado funesto a cualquier precio. Incluso al precio de la destrucción del país.

PRIMERA MISIÓN:

GANAR CUANTA ELECCIÓN SE PRESENTE EN EL CAMINO

No cabe duda que al realizar un proceso electoral limpio, transparente, matemáticamente


correcto, supervisado por veedores nacionales y extranjeros, este grupo minoritario representado
actualmente por sectores Golpistas, Fascistas, Militaristas y Antipolicráticos, que cuenta con el
apoyo abusivo de medios de comunicación, propiedad de la nueva boli burguesía enquistada en
Venezuela y del Estado, serán superados ampliamente por quienes desde hace años venimos
trabajando como hormigas, es decir, sin producir ruido pero dejando huellas. ¡No pasarán!
¡No pasarán!

Nuestro objetivo es una Venezuela Decente, Digna, Policrática, Avanzada, Progresista y


Protagónica y nuestra primera misión es adecuar y profundizar el nuevo modelo de Estado
previsto en la Constitución y ganar de una manera abrumadora cualquier elección que se atraviese
en el camino.

99
Juan Eliécer Ramírez
POLICRACIA. El nuevo paradigma. La última utopía por realizar

Pero, todo este trabajo sencillo en su formulación pero arduo en su realización requiere de una
condición, requiere un nuevo venezolano quien no es más que el mismo venezolano que tenemos
con una nueva actitud basada en el amor a su país.

Ese es el reto, vamos a buscar a la gente de bien, a la gente de trabajo, a la gente progresista, a la
gente valiosa, a la gente del barrio, a la gente del campo, a la gente útil, a la gente emergente. . .
vamos a buscarlos e inyectarles una sobredosis de cariño por Venezuela, para que transformen su
amor en pasión y acepten con valentía el reto de establecer y defender la Policracia, salvar a
Venezuela del ataque del fascismo internacional, del Cogollismo, del narcoterrorismo y del
golpismo y trabajar duramente en la construcción de un país que sea el ejemplo de una nueva
manera de vivir en armonía y progreso.

100
Juan Eliécer Ramírez
POLICRACIA. El nuevo paradigma. La última utopía por realizar

“El Señor obra de adentro hacia fuera. El mundo obra de afuera hacia adentro. El mundo quiere
sacar a la gente de los suburbios. Cristo quiere sacar los suburbios del interior de la gente, y
después ésta sale por sí misma de los suburbios.

El mundo quiere moldear a los hombres cambiando su ambiente. Cristo cambia a los hombres,
que después cambian su ambiente.

El mundo quiere conformar la conducta humana, pero Cristo puede cambiar la naturaleza
humana”.

Ezra Taft BENSON.

101
Juan Eliécer Ramírez
POLICRACIA. El nuevo paradigma. La última utopía por realizar

ENSAYO XXX

FILOSOFIA DEL NUEVO PARADIGMA COOPERATIVO

P ARA la Asociación Civil SCI (Sociedad Civil Independiente), es un honor contar contigo

como parte integrante de nuestra organización, es por ello que te damos la más cordial bienvenida
como socio al más completo y fascinante mundo de oportunidades jamás presentado en
Venezuela.

Aprovechando los acelerados avances tecnológicos hemos vinculado en forma sinérgica los más de
cuarenta años de experiencia cooperativista y los más de veinte años de experiencias del
mercadeo de redes en nuestro país, para crear y establecer un nuevo enfoque en la forma de
interactuar social, política y económicamente.

En nuestra sociedad de cambios impresionantes e indetenibles es fácil olvidarse de que es la gente


la que hace de este mundo lo que es. Cada uno de nosotros tiene el potencial de influenciar
enormemente nuestro entorno, y son las relaciones con aquellos que nos rodean lo que le da a la
vida su significado mayor.

Los bienes fundamentales de la vida en sociedad son de naturaleza cooperativa. En la naturaleza el


primer ejemplo lo constituyen el aire y el agua, que son, generalmente o en su mayor parte, de
propiedad pública o universal: desconocer esto, dándole a estos espacios (el aire y el agua) el
papel de vertedero de desechos industriales privados, ha generado una de las alarmas más
grandes que enfrenta la humanidad al lado de las epidemias y las guerras.

En un terreno más social podemos mencionar la educación, pues, si bien cada quien desea para sí
la mejor preparación, es no menos cierto que compartimos la necesidad de pertenecer a un
pueblo educado, pues lo contrario es, incluso, ruinoso para el más egoísta de los ciudadanos, que
verá disminuido su propio nivel de vida por las costumbres vulgares o imprudentes de sus
conciudadanos menos instruidos. El aula misma, ha sido enfocada muchas veces desde la
competencia entre los alumnos creyendo que con esto se lograrán mejores resultados, más
dedicación. Estudios científicos prueban que el estrés que suscita en los jóvenes la situación de
competencia interfiere negativamente en su capacidad de concentración y, en consecuencia, con
todo su proceso de aprendizaje.

Otro caso no económico de competencia es el siguiente: a la hora de resolver problemas


comunitarios, por ejemplo, tomar el camino de la contienda política, implica convocar un concurso
entre las visiones y soluciones planteadas por los grupos organizados (en este caso los partidos) y
elegir de entre ellos uno solo. En un proceso cooperativo, en cambio, la visión general es nutrida
por la participación de las ideas individuales de todos los participantes, que a través del diálogo y
la equidad llegarán a un acuerdo sobre la mejor forma de hacer las cosas.

102
Juan Eliécer Ramírez
POLICRACIA. El nuevo paradigma. La última utopía por realizar

Consideramos que el camino cooperativo es más sofisticado que la contienda por la


representación porque exige de la comunidad una serie de pericias, cuyo desarrollo no puede sino
elevar la conciencia pública y mejorar la convivencia; nos referimos exactamente a los
instrumentos del diálogo y el consenso. El carácter agresivamente competitivo que ha adquirido la
política en los últimos años ha transformado el significado común que la gente le asigna a esta
palabra, que en un principio denotaba la capacidad y la forma en que los hombres se ponen de
acuerdo para resolver las dificultades, y que “ahora” es entendida como el conjunto profesional de
maniobras para atesorar la voluntad de otros.

La economía también ha sido distorsionada por la magnificación del ideal de la competencia.


Encontramos en el mundo económico de hoy, que por un lado los gobiernos de los países
altamente tecnificados claman por libre competencia en el mundo, y por el otro lado las grandes
transnacionales provenientes de aquellos países funcionan evitando verdaderas competencias
entre ellas. Un ejemplo magnífico lo encontramos en el comercio del petróleo, en el que las
compañías europeas, norteamericanas y japonesas establecen estándares que permiten tener
como única oposición en la fijación de los precios a la OPEP.

Vemos entonces cómo los más grandes oradores de la eficiencia, a la hora de lograrla no compiten
sino cooperan.

Los estudiosos que apuestan por el libre mercado y la competencia, argumentan que en esta lucha
de todos contra todos se forjan las respuestas que las sociedades necesitan para sus problemas,
tanto de qué se produce como del cómo se produce. En esto hay una contradicción, y es que estas
respuestas que la sociedad necesita no son generadas en su seno (que son la comunidad y la
familia) sino planteadas por empresarios particulares que buscan exclusivamente, su lucro
personal. Pues aunque la lucha de que hablamos involucre masas de personas, por su naturaleza
de contienda, de todas las soluciones posibles, deja sólo una de pie, es decir, es excluyente. La
cooperación en cambio, está obligada a una racionalidad multidireccional, pues si no nos conviene
a todos, ningún proceder es conveniente.

He allí entonces por qué adoptamos el cooperativismo como la mejor herramienta para establecer
el nuevo paradigma socio-político y económico de Venezuela en combinación sinérgica con el
enorme potencial del mercadeo de redes, que como mega tendencia en el mundo de los negocios
está llamada a sustituir las formas obsoletas de mercadear bienes y servicios en todo el planeta,
cuyos principios, valores y fundamentos guardan estrecha relación entre sí, entre los que se
destacan:

1.- Libre acceso y adhesión voluntaria.

La entrada a SCI es completamente libre. Las personas que deseen asociarse deben hacerlo de
buen agrado y por decisión propia y no bajo el efecto de coerción ni presiones externas. Nadie
será excluido por su raza, condición social, credos religiosos o ideologías políticas.

2.- Preeminencia de lo colectivo sobre lo particular.

Tanto el cooperativismo como el mercadeo de redes son instrumentos de participación y trabajo


colectivo que al masificarse permitirán sin duda alguna el desarrollo integral sustentable del país.

103
Juan Eliécer Ramírez
POLICRACIA. El nuevo paradigma. La última utopía por realizar

3.- El fin de ambas tendencias es el Bien Común.

El cooperativismo y las redes de mercadeo son poderosas herramientas que actuando en forma
sinérgica permitirán a las comunidades y a los individuos, participar en forma interdependiente
para lograr el bien común.

4.- La solidaridad es la regla en ambas tendencias.

La participación se da por el trabajo diario y continuo, por la cooperación y la solidaridad. Tanto en


el cooperativismo así como en las redes de mercadeo el objetivo es el hombre. Ambas tendencias
buscan desarrollar en el hombre los valores de la cooperación, de la igualdad, de la justicia, del
respeto y del trabajo en equipo.

104
Juan Eliécer Ramírez
POLICRACIA. El nuevo paradigma. La última utopía por realizar

“Sostenemos como verdades evidentes que todos los hombres nacen iguales, que a todos les
confiere su Creador ciertos derechos inalienables.

Entre los cuales se encuentra el derecho a la vida, la libertad y la consecución de la felicidad”.

Thomas JEFFERSON.

105
Juan Eliécer Ramírez
POLICRACIA. El nuevo paradigma. La última utopía por realizar

ENSAYO XXXI

EL AHORRO COMO PALANCA PARA


ALCANZAR EL DESARROLLO SUSTENTABLE

H EMOS aprendido por generaciones, y por tradición familiar, que el Creador del Universo,

creó esta tierra, con toda su abundancia para nuestro beneficio y nuestro uso. Su propósito es
proveer para nuestras necesidades conforme andemos en fe y obediencia. Se nos ha enseñado
reiteradamente: “Preparad todo lo que fuere necesario”, a fin de que, si pasáramos por
adversidades, pudiésemos velar por nosotros mismos y por nuestros semejantes, al hacerlo
estaríamos en capacidad de cumplir con los dos grandes mandamientos: 1.- Amar a Dios con todo
nuestro corazón, alma, mente y fuerza y 2.- Amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos.

Siempre se nos ha instado a prepararnos para las adversidades de la vida con una provisión básica
de alimentos, agua potable y algún dinero mediante el ahorro prudente.

Ahorrar aunque sea un poco de dinero cada mes nos prepara para las adversidades. Al hacerlo se
incrementa en gran manera nuestra seguridad y bienestar. Toda persona y familia tiene la
responsabilidad de proveer lo necesario para sus propias necesidades hasta donde le sea posible.
Es un imperativo encontrar alguna forma de ahorrar con regularidad el dinero necesario para
establecer gradualmente una reserva económica.

Expertos en Administración Financiera y Economía han instado siempre a que seamos moderados
en nuestros gastos y a ejercer la disciplina en nuestras compras a fin de evitar las peligrosas
deudas, con la excepción de la compra de una casa modesta o el pago de una educación
académica u otras necesidades vitales, las cuales, si se llegaran a adquirir por necesidad, debemos
pagarlas lo más pronto posible, para liberarnos de ese cautiverio, que ha causado infinidad de
tragedias en el mundo.

Guardar dinero como previsión para necesidades futuras es lo que conceptualiza el poder ahorrar.
El cumplimiento del derecho ciudadano de ahorrar se fundamenta en la propia Exposición de
motivos de la CRBV, en su Título VI, del Sistema Socioeconómico, cuyo “régimen…no se define de
forma rígida, no obstante se consagran principios de justicia social, eficiencia, democracia, libre
competencia e iniciativa, defensa del ambiente, productividad y solidaridad, fuera de cualquier
dogmatismo ideológico con relación a la ya superada disputa sobre los roles del mercado y el
Estado, evitando una visión extrema y excluyente de los contenidos sociales de todo sistema
económico, pero sentando las bases de una economía de respeto a la acción individual”.

Así mismo se fundamenta en la Ley de Cajas de Ahorro, Fondos de Ahorro y Asociaciones de


Ahorro Similares, que “tiene por finalidad reconocer el derecho de todos los trabajadores, a
tiempo determinado e indeterminado, sean funcionarios, empleados u obreros del sector público,
del sector privado, no dependientes, jubilados o pensionados, así como a las organizaciones de la

106
Juan Eliécer Ramírez
POLICRACIA. El nuevo paradigma. La última utopía por realizar

sociedad para desarrollar asociaciones, que establezcan mecanismos para incentivar el ahorro
sistemático y no sistemático, independientemente de la capacidad contributiva, condición social,
actividad laboral, medio de desenvolvimiento, salario, ingreso y rentas de los asociados…”
(Artículo 1, 3er. Aparte).

La red del ahorro cooperativo propuesta por la Sociedad Civil Independiente es y será la
herramienta tecnológica para alcanzar la prosperidad y el bienestar individual y colectivo, para
empoderar a la gente, redistribuyendo el dinero entre el mayor número de personas que sea
posible, para luego invertir en la satisfacción de sus necesidades y proyectos auto sustentables, en
armonía con la naturaleza.

107
Juan Eliécer Ramírez
POLICRACIA. El nuevo paradigma. La última utopía por realizar

“En la sociedad actual parece reinar cierto sentimiento de que se debe adquirir… La carga de la
deuda excesiva acaba con nuestro preciado albedrío para caer en una servidumbre autoimpuesta
que nos obliga a todo nuestro tiempo, esfuerzos y medios al pago de las deudas… Es esencial que
entendamos la necesidad de tener un plan de gastos y de ahorro, un presupuesto, y que
distingamos entre deseos y necesidades”

Robert D. HALES.

108
Juan Eliécer Ramírez
POLICRACIA. El nuevo paradigma. La última utopía por realizar

ENSAYO XXXII

HACIA EL DESARROLLO SUSTENTABLE

¿ QUÉ es el desarrollo sustentable? El origen del concepto “desarrollo sustentable” fue

utilizado por primera vez por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en 1979, luego de un
intenso debate acerca del modelo a seguir por los países signatarios, siendo votado por
unanimidad, incluida Venezuela.

El desarrollo sustentable es aquel que satisface las necesidades de las generaciones presentes, sin
comprometer la capacidad de las generaciones futuras para satisfacer sus propias necesidades.

Según Moacir Gadotti (2008), el desarrollo sustentable “va más allá de la preservación de los
recursos naturales y de la viabilidad de un desarrollo sin agresión al medio ambiente. Implica un
equilibrio del ser humano con él mismo y con el planeta, más aún, con el universo”.

El constituyente, inspirado en tal premisa, acogió en 1999, el modelo de desarrollo sustentable,


quedando plasmado en la Constitución vigente, que mayoritariamente votamos los venezolanos,
motivados en buena medida por las rebosantes promesas de un “equilibrio ecológico y la
protección de los bienes jurídicos ambientales como patrimonio irrenunciable de la humanidad”.

Luego de casi dos décadas, es evidente la falta de visión y la incompatibilidad ideológica de


quienes nos gobiernan respecto del modelo ofertado, por lo que no dudo en llamar al presente
ciclo, un accidente histórico, la más grande frustración que nuestra generación haya vivido. El
constituyente, inspirado, estableció: “Es un derecho y un deber de cada generación proteger y
mantener el ambiente en beneficio de sí misma y del mundo futuro” (Art. 127 CRBV). Ante el
rotundo fracaso, primero del principal precursor y promotor de nuestra Carta Magna, Hugo
Chávez, y luego de su sucesor, Nicolás Maduro, en la no materialización del modelo de desarrollo
sustentable, defraudando su propia creación, al no tener un proyecto claro de país sustentable, se
desviaron del cauce democrático, aprovechándose de nuestras debilidades institucionales, para
intentar establecer por la fuerza una dictadura cívico-militar con ideología Castro-comunista.

El desarrollo sustentable sólo es compatible con la instauración del nuevo paradigma Policrático,
de respeto a toda forma de vida en la sociedad, puesto que solo en liberad y en armonía con la
naturaleza el hombre es capaz de desarrollar a plenitud sus potencialidades. Debemos entonces
esforzarnos por formar en el presente a la actual generación en la nueva cultura del desarrollo
sustentable. Todo modelo o sistema requiere de una cultura, la cual debe ser enseñada y
aprendida de manera práctica, toda vez que representaría el puente hacia el nuevo paradigma.
Desde la Sociedad Civil Independiente, de reciente creación y lanzamiento, trabajaremos en el
titánico reto de crear una nueva cultura, la cultura de la sustentabilidad, que implica el
surgimiento de un nuevo pacto social, para erradicar la pobreza y policratizar plenamente la vida
en la sociedad, para lo cual se requiere voluntad política y empoderamiento social, en este
sagrado compromiso dedicaré el resto de mi vida.

109
Juan Eliécer Ramírez
POLICRACIA. El nuevo paradigma. La última utopía por realizar

¡NO TE RINDAS!

“No escuches al desánimo que te dice: No luches.

Ni al fracaso que te dice: No lo intentes.

Sólo escucha a Dios que te dice: ¡No te rindas, Yo estoy contigo”!

Juan Eliécer Ramírez.

110
Juan Eliécer Ramírez
POLICRACIA. El nuevo paradigma. La última utopía por realizar

ENSAYO XXXIII

LA VOZ DEL PUEBLO ES LA VOZ DE DIOS

L a responsabilidad y el libre albedrío van de la mano. Si al hombre se le va a

recompensar por la rectitud y a castigar por el mal, entonces la justicia común demanda
que se le dé el poder de actuar independientemente. El conocimiento del bien y del mal
es esencial para el progreso del hombre en la tierra.

Si se le obligara a hacer lo correcto en todo momento, o si se le empujara


irremediablemente a pecar, no merecería bendición por lo primero ni castigo por lo
segundo. Al hombre no se le puede hacer responsable de nada si se le quita su libre
albedrío. Los hechos que estén en armonía con la ley divina y con las leyes de la naturaleza
acarrearán felicidad, y los que se opongan a la verdad divina traerán desdicha. La persona
es responsable no sólo de cada uno de sus hechos, sino también de toda palabra y
pensamientos vanos.

La sabiduría de todo un pueblo siempre es mayor que la sabiduría del individuo o del
grupo. Los pocos pueden ser más sutiles, más ágiles mentalmente, más ingeniosos;
pueden por un momento ponerse al frente y precipitarse en la marcha; en algunas
ocasiones y por algún tiempo pueden atraernos hacia la senda errónea en el cruce de
caminos. De eso somos testigos de excepción en Venezuela.

Pero la masa que se mueve lentamente y que medita en lo que va a hacer, marcha a
través de los años por la senda marcada desde lo alto. Cuando se desvía, lenta y
trabajosamente vuelve al camino recto, no importa el esfuerzo o el sacrificio que deba
hacer por lograrlo; y al iniciar el retorno, aplasta todo lo que se le interponga en la senda.
Un digno ejemplo de ello lo constituye el pueblo chileno.

Así ha marchado la humanidad a través de los tiempos. Cuando la sociedad en su conjunto


decide un rumbo a seguir, se transforma en un río caudaloso imposible de contener con
barreras ni murallas.

En Venezuela, estamos en el umbral de grandes acontecimientos, en los que la sociedad


civil independiente, probados como han sido casi todos los modos pacíficos y
constitucionales para resolver la más grande crisis de legitimidad y gobernabilidad por la
que hayamos atravesado desde que somos República, tenemos la oportunidad de hacer
sentir nuestra voz, para intentar evitar lo que pareciera inevitable.

111
Juan Eliécer Ramírez
POLICRACIA. El nuevo paradigma. La última utopía por realizar

“El pueblo de Venezuela, fiel a su tradición republicana, a su lucha por la independencia, la


paz y la libertad, desconocerá cualquier régimen, legislación o autoridad que contraríe los
valores, principios y garantías democráticas o menoscabe los derechos humanos” (Art.
350 CRBV).

“Esta Constitución (1999) no perderá su vigencia si dejare de observarse por acto de


fuerza o porque fuere derogada por cualquier otro medio distinto al previsto en ella. En
tal eventualidad, todo ciudadano investido o ciudadana investida o no de autoridad,
tendrá el deber de colaborar en el restablecimiento de su efectiva vigencia” (Art. 333
CRBV).

Si había que dar una señal a todos nuestros conciudadanos y al mundo entero, muy
pendiente de nuestras decisiones, ¡este es el momento! El momento es ahora o nunca, de
iniciar el último y más espinoso de los trayectos, pero será el definitivo, el que nos
conducirá de nuevo a la concordia entre hermanos venezolanos, sin las distinciones
oprobiosas en las que nos han dividido las ideologías inútiles, que tan poco han hecho por
nuestro bienestar temporal y espiritual.

No podemos delegar ya nuestro poder y fuerza como sociedad civil independiente a un


reducido y minoritario grupo, que si acaso llegará a un escaso 10% de aceptación por
parte de los electores venezolanos inscritos en el Registro Electoral Permanente, que ya
supera los veinte millones, tal como queda en evidencia en las jornadas de validación de
los partidos políticos convocadas por el Consejo Nacional Electoral, en contubernio con el
Poder Ejecutivo y el Poder Judicial, con doble propósito: deslegitimar aún más la poca
credibilidad de los electores en los partidos políticos al no contar con suficiente apoyo y
encontrar argumentos para eliminar a los que consideren como piedra de tropiezo de los
oscuros intereses de la revolución, dejando solo aquellos que no representarían ningún
peligro ante las pretensiones del régimen de perpetuarse en el poder mediante el fraude
electoral. Ya conocemos el ardid y la estratagema.

¡Llegó la hora de la verdad! La hora de la organización, la capacitación y la activación de


toda la Sociedad Civil Independiente, de entre ella, estoy seguro, saldrá el nuevo liderazgo
que Venezuela requiere y necesita con urgencia para superar este difícil momento, Dios
guiará nuestros firmes pasos hacia la victoria definitiva si hacemos lo correcto.

A la sociedad política representada en los partidos políticos les extendemos nuestra mano
para que se sumen a nuestra causa, que también es la de ustedes. No es el tiempo de
contiendas estériles, ni personalismos egocentristas, es el tiempo de la grandeza, de
anteponer intereses personales y grupales al interés nacional. ¡Es la hora de Venezuela!

112
Juan Eliécer Ramírez
POLICRACIA. El nuevo paradigma. La última utopía por realizar

“…las ideas preceden a los hechos y los determinan; que un ideal, cuando noble, es lo
único que transforma en cada época al hombre y a los pueblos; que el ideal en definitiva
es la verdadera encarnación del destino”

José Gil Fortoul

113
Juan Eliécer Ramírez
POLICRACIA. El nuevo paradigma. La última utopía por realizar

ENSAYO XXXIV

POLICRACIA, LA VIA ALTERNA

E STAMOS en el pórtico de grandes acontecimientos en el planeta tierra. Gobiernos,

instituciones y personas, buscan afanosas la transformación y la modernización de las ideologías,


la sustitución de los paradigmas y la racionalización de las mega tendencias. La humanidad se
debate inmersa en los grandes problemas que la compulsan cada vez más a un deslizamiento en
sus condiciones de vida. Los líderes intentan justificarse. Los científicos sociales pierden las
esperanzas. Se prueban nuevos modelos y los resultados siguen siendo preocupantes.

Esta crisis multiforme permite aguzar la inteligencia. Los sectores público y privado intentan
generar un producto más aceptable: Un mejor ciudadano, mas humanizado, mejor formado,
productor y productivo, proactivo y capaz de superar sus propias debilidades, que lo convierten en
un desecho de la sociedad.

Algunos ejemplos señalan el camino. Los viejos esquemas están colapsados. Es necesaria una
“Tercera vía” que resista la tentación de los determinismos y fundamentalismos de los modelos
anteriores: Capitalismo, Comunismo, Socialismo, Neoliberalismo, que poco efectivos han sido. De
igual manera debe interpretar las mejores adaptaciones del cartesianismo pragmático, el
freudismo individualista o el nihilismo exacerbado, y tantas otras versiones de la interpretación de
la vida.

La tercera vía, debe ser respetuosa de la majestad del ser humano, de su inteligencia, de su
libertad, de su creatividad, de su desarrollo y posicionamiento ante la vida, sin la dependencia
oprobiosa del sectarismo absurdo, respetuosa de la mayoría de los credos e ideologías, que al final
poco han hecho por su redención en esta vida y mucho abonan por la felicidad del más allá.

No podemos caer en la tentación de exigirle tal responsabilidad al Estado ni al sector privado.


Debe trazarse un camino a partir de las iniciativas individuales que se dirijan hacia la lucha por los
demás, pero de manera organizada. Que permita potenciar los activos de los marginales, creando
los efectos redistributivos que los privilegien. Que promueva la elevación de la calidad de vida
impulsando al ciudadano a que sea dueño de su propio destino, con vivienda digna, formación
para el trabajo, salud, seguridad social, servicios eficientes, mediante la elevación de la autoestima
y la creación de los núcleos de desarrollo sustentable, bajo un concepto filosófico de beneficio
plural, distinto al enmarcado dentro del sistema lucrativo individualista.

Es necesario darle a ese ciudadano valores que justifiquen su presencia en la vida y los métodos
para alcanzarlos. Al lograrse este precepto, tendremos un ciudadano mejor, y a partir de él, un
país mejor.

114
Juan Eliécer Ramírez
POLICRACIA. El nuevo paradigma. La última utopía por realizar

El desarrollo de los grandes pueblos no se logra con las riquezas materiales, la inversión
presupuestaria en subsidios sociales ni en programas colosales con tecnologías de punta. El
desarrollo de los pueblos se logra en la medida en que cada cual tenga una razón para luchar. Que
entienda que cada día que tiene hay que aquilatarse más, para poder salir de la marginalidad y la
miseria. Que entienda que cada instante debe sobreponerse a las pequeñeces y mediocridades
que le rodean, para que pueda responder mejor ante sus congéneres, ante su familia, ante la
sociedad y ante su país.

Este no es un sueño destinado al pastoreo de nubes. Por el contrario, éste es un camino real a la
trascendencia. Podemos combinar los mismos instrumentos que los científicos han creado para la
generación de la riqueza individual, y lograr con ellos, en síntesis, la riqueza colectiva.

Paremos nuestro empeño en construir civilizaciones, emporios, ciudades y galaxias. Comencemos


la loable tarea de edificar seres humanos.

Esta es la única filosofía convertida en empeño de la propuesta Policracia que al llegar a tus manos
en la forma de este modesto ensayo, tendrás la oportunidad de participar en el gran debate que a
todos los niveles, comenzando desde el seno familiar estaremos librando a lo largo y ancho de
Venezuela y de cualquier otro país que nos requiera.

115
Juan Eliécer Ramírez
POLICRACIA. El nuevo paradigma. La última utopía por realizar

“...adoptamos el moderno concepto de red socio ambiental como la mejor herramienta para
establecer el nuevo paradigma socio-político y económico de Venezuela en combinación sinérgica
con el enorme potencial del mercadeo de redes y la Internet, que como mega tendencias en el
mundo de los negocios están llamadas a sustituir las formas obsoletas de mercadear bienes y
servicios y/o compartir información y capacitación en todo el planeta...”

El autor.

116
Juan Eliécer Ramírez
POLICRACIA. El nuevo paradigma. La última utopía por realizar

¿QUÉ ES LA SCI?

E S una Sociedad Civil Independiente de Consultores, Asesores y Ejecutores de Programas y

Proyectos Sociales y Técnicos, con personalidad jurídica propia. SCI es además, un proyecto de
vida innovador que te permitirá alcanzar el anhelado bienestar y al mismo tiempo constituirá tu
herramienta más importante para lograr tu libertad financiera, mediante el aprendizaje
sistemático y el continuo desarrollo personal.

Gracias a los avances tecnológicos, conocimientos y experiencias en multinivel de un equipo


multidisciplinario excelente y emprendedor, es posible la puesta en práctica de este moderno
concepto de negocio. El mismo está disponible a todas las personas naturales y jurídicas que
tengan interés en enarbolar la bandera del crecimiento humano, el bienestar, la prosperidad y el
desarrollo sostenible del planeta.

¿CUÁL ES LA MISIÓN DE LA SCI?

Promover la organización y capacitación comunitaria en todos los niveles, mediante procesos


educativos que estimulen el ejercicio efectivo de la participación solidaria, protagónica y
ciudadana de las comunidades organizadas, facilitándoles el proceso de inserción al disfrute pleno
de todos los derechos que como venezolanos, les garantiza la Constitución de la República
Bolivariana de Venezuela, y demás leyes del país, luego del conocimiento y cumplimiento de sus
deberes a fin de dar pasos firmes y seguros en su rol de corresponsabilidad con el Estado.

Ser una fuente de inspiración en la sociedad global, aportando nuestros talentos, esfuerzos y
recursos al desarrollo auto sostenible, en lo económico, social, político y cultural, permitiéndole a
cada individuo el logro de un estilo de vida óptimo y feliz.

¿CUÁL ES LA VISIÓN DE LA SCI?

Contribuir en lo social, a elevar el nivel cultural, económico, físico y espiritual de las personas en la
red, en el proceso mismo de alcanzar su libertad financiera.

¿QUÉ OBJETIVOS PERSIGUE LA SCI?

Diseñar, asesorar, gerenciar, administrar y ejecutar programas y proyectos sociales, legales,


urbanísticos, de vivienda, comunitarios, de atención integral a la familia, niños, adolescentes y
jóvenes, cooperativos, vecinales, culturales, educativos, artísticos, de economía solidaria y
popular, de inversión social, de salud, de justicia de paz, de servicios y apoyo al recurso humano,
profesional o laboral, de sistemas de información comunicacional, recreativos y turísticos.

117
Juan Eliécer Ramírez
POLICRACIA. El nuevo paradigma. La última utopía por realizar

EXPERIENCIAS

• Asesoramiento y apoyo a OCV’s (Organización Comunitaria de Vivienda) en los Estados


Barinas y Portuguesa.

• Organización, capacitación, diagnóstico, planificación, diseño, formulación y acompañamiento


en la entrega del Proyecto “Ampliación y Mejoramiento del Acueducto del Caserío Barrialito,
Parroquia Antolín Tovar, Municipio San Genaro de Boconoito, Estado Portuguesa”, por un monto
de Bs. 360.840.528,04, mediante la utilización del 20% correspondiente a las comunidades
organizadas, establecido en la Ley del Fondo Intergubernamental para la Descentralización
(FIDES), canalizado a través de la Empresa Hidrológica Aguas de Portuguesa. (Ejecutado).

• Organización, capacitación, asesoramiento y constitución de la Asociación Cooperativa “El


Emporio 201” en el Caserío Barrialito. Formulación del Proyecto “GRANJA PARA LA CRÍA, LEVANTE
Y CEBA DE GANADO PORCINO”, (Culminado y entregado pero sin respuesta del gobierno).

• Formulación del Proyecto de creación del Centro para la Estimulación Integral y Desarrollo del
Niño y de la Adolescente (CEIDNA), inspirado en la Ley Orgánica para la Protección del Niño y del
Adolescente (LOPNA), presentado ante la Alcaldía de Guanare. (Sin respuesta).

• Formulación del Proyecto de creación de la Escuela de Gerencia Comunitaria (EGC) en el


Municipio Guanare a objeto de formar y capacitar a los líderes comunitarios, luchadores sociales y
a todos los ciudadanos interesados en la organización de las comunidades y en el desarrollo
integral y sostenible de las mismas. Presentado ante la Alcaldía de Guanare. (Sin respuesta).

• Diseño y formulación de Anteproyecto para la creación del Circuito Turístico que uniría a los
Municipios Guanare y San Genaro mediante el establecimiento de las condiciones mínimas
adecuadas que motiven la inversión pública y privada en las adyacencias del casco histórico-
colonial de Guanare, del Templo Votivo Nacional en el sector La Aparición de la Parroquia Virgen
de Coromoto del Municipio Guanare, sector Bahía del Risco del Embalse La Coromoto, en el
Caserío Tucupido, en la naciente natural de aguas termales del Caserío Las Panelas, en el sector
Peña Larga del mismo embalse adyacente a Boconoito y en el triángulo geográfico formado por los
Caseríos Sun-Sun, Baronero y Barrialito, en la parte baja del Municipio San Genaro. Propuesta
presentada en las Alcaldías relacionadas, en Corpotur y en la antigua Corporación de Turismo de
Venezuela. (Sin respuestas).

• Formulación del Programa de Reforestación 1 x 1, Una Persona un árbol. Entregados en los


siguientes organismos: Gobernación del estado Portuguesa y Ministerio de Eco socialismo y Aguas,
a través de la Misión Árbol. (Sin respuestas).

• Formulación del Proyecto de Instalación del Sistema Hidroproductivo Recirculante para la


Producción de Hortalizas en el Municipio Guanare. Presentado ante el Ministerio de Agricultura
Productiva y Tierra. (Sin respuesta)

118
Juan Eliécer Ramírez
POLICRACIA. El nuevo paradigma. La última utopía por realizar

BIBLIOGRAFÍA

AGUIRRE de Cárcer, A.: Preparación al Parto. Colección Medicina. Educación Maternal.


Ediciones Morata. Novena Edición. Madrid, 1985.

CIRCULO de Lectores: Un niño va a nacer. Barcelona, España, 1976.

COOK, Gene R. Viviendo por el poder de la fe. Editorial Zarahemla, Salt Lake City, 1988.

COPREP (Compilación). Reformas Políticas, Descentralización y Modernización en Venezuela


(Caso Portuguesa). Edición de la Comisión para la Reforma del Estado Portuguesa. Guanare,
1999.

COVEY, Stephen R. Los 7 Hábitos de la Gente Altamente Efectiva. Editorial Paidós. Barcelona,
1997.

DE BONO, Edward. Aprender a Pensar. Cuarta Edición. Plaza & Janes Editores, Madrid, 1997.

DIARIO El Nacional. Edición 60 Aniversario, de nuestro puño y letra. Caracas, 2003.

GADOTTI, Moacir. Pedagogía de La Tierra y Cultura de la Sustentabilidad. Foro sobre nuestros


retos globales. San José Costa Rica, Noviembre, 2000.

GARAY, Juan. La Nueva Constitución. Ediciones Juan Garay, Caracas, 2000.

HARRISON, Grant Von. Invocando los Poderes Celestiales. Editor Griselda Sasayama. Orem,
1989.

HOBBES, Thomas. Leviatán. Fondo de Cultura Económica. México, 1997.

IGLESIA de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. El Libro de Mormón, Otro
Testamento de Jesucristo. Bogotá, 1994.

IGLESIA de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Doctrina & Convenios. Bogotá, 1994.

IGLESIA de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Liahona. Revista Mensual. Salt Lake
City, Volumen mes Mayo, 2004.

MANRIQUE, Beatriz: ¡Hola Bebé! Carvajal, S.A. Cali, Colombia, 1987.

MILLER, J y Pelma, D: El Principio de la Vida. Editorial Norma. Colombia, 1984.

MUÑOZ, Rubén Charlita. Desarrollo de la Comunidad. Ediciones Centauro. Caracas, 1987.

RAZO, Juan Antonio. El Libro de Oro de la Superación Personal. Editorial Diana. México,
1995.

RODRÍGUEZ, Edgard. Policracia, Hacia un Nuevo Sistema Político. Coedición Universidad de los
Andes y Universidad Valle del Momboy. Editorial Casa Blanca. Mérida, 1999.

ROUSSEAU, J. Jacobo. El Contrato Social. Ediciones Gráficas Modernas. Bogotá, 1997.

SOCIEDADES Bíblicas Unidas. Santa Biblia. Corea, 1987.

119
Juan Eliécer Ramírez
POLICRACIA. El nuevo paradigma. La última utopía por realizar

ACERCA DEL AUTOR

Juan Eliécer Ramírez, de origen humilde, nació el 20 de julio de 1961, en las riberas del río
Boconó o Chorroco, otrora caudaloso y navegable eje fluvial que demarca el límite entre
los Estados Portuguesa y Barinas, “es un valor venezolano, estudioso y concentrado en
una doble labor de proyección comunitaria y de trajinar por las silenciosas y maravillosas
rutas del arte literario” (José La Riva Contreras).

Inició desde los doce años de edad su ascendente carrera política, convirtiéndose muy
pronto en un líder de multitudes a nivel juvenil y estudiantil, cualidad ésta adornada por
su vislumbrante inclinación por las bellas artes, especialmente por la poesía romántica y
contemplativa, género en el cual ha producido dos obras.

La presente obra condensa cuatro décadas de experiencia socio-política y la madurez del


escritor, quien irrumpe con este ensayo, cual faro de luz en medio de un mar de
incertidumbre, con una propuesta valiente, atrevida y verdaderamente revolucionaria,
que intenta oportunamente impedir que el barco llamado Patria, se hunda en medio de la
más absurda confrontación, carente de visión y liderazgo, cuya principal turbulencia y
perturbación, es originada por los propios partidos políticos.

La propuesta aquí planteada podría conducirnos en paz y armonía hacia un horizonte y


puerto más seguro. Un nuevo paradigma se expone ante nosotros con un extraordinario
enfoque espiritual y poético, que de hacerse realidad mediante el consenso de todos,
dejará de ser sólo un hermoso sueño o una fascinante utopía.

A través de la Sociedad Civil SCI (Sociedad Civil Independiente), que junto a un equipo
interdisciplinario dirige el propio autor desde el año 2017, se implementarán los
mecanismos de masificación de la presente propuesta. La recaudación por concepto de
afiliación y adquisición del Kit de inicio a la red socio ambiental por construir, permitirá
garantizar desde el comienzo la independencia de cualquier entidad ajena a los propios
intereses de la nueva visión policrática.

Sírvase enviarnos sus comentarios u opinión a la dirección de correo electrónico:


sci@gmail.org y/o elieceramirez@gmail.com.

120
Juan Eliécer Ramírez
POLICRACIA. El nuevo paradigma. La última utopía por realizar

OTRAS OBRAS DEL AUTOR

EL MENSAJERO DEL AMOR


Hermoso repertorio de sus primeras andanzas literarias, con poemas de su adolescencia
temprana, el cual guarda un gran significado espiritual, pues constituyó el instrumento
para costear dos años de servicio voluntario como misionero regular de la Iglesia de
Jesucristo de los Santos de los últimos Días, entre noviembre de 1987 y noviembre de
1989, en Ciudad de México y en varias ciudades de Venezuela. De cuyas páginas, algunos
poemas trascienden la juventud del poeta, para formar parte de la antología de poemas
selectos que se publicarán en el futuro.

REVISTA LLANERIA’S
Intento extraordinario del autor por promover y proyectar la exquisita cultura llanera y sus
grandes valores diseminados a lo largo y ancho de una región que lo vio nacer y que se
niega a morir, y que a su vez espera lo mejor de sus hijos más esclarecidos. Proyecto que
aún está inconcluso, pues apenas se publicaron dos ediciones, interrumpido por la
imperiosa necesidad del autor de emigrar hacia la región capital del país, en búsqueda de
mejores perspectivas para relanzar este y muchos otros proyectos.

OTROS PROYECTOS

1.- Sueño vespertino y otros cuentos.


El proceso de madurez que fue adquiriendo su poesía contemplativa desde la
adolescencia, poco a poco le permitió al autor incursionar en el arte antiquísimo de
escribir cuentos. Su influencia al leerlos y escribirlos le produjo una gran sensibilidad, lo
que a partir de esta rica experiencia, asume la responsabilidad de atreverse a hollar la
senda de los grandes maestros del cuento.

2.- Revista Brújula Ecológica


Medio de comunicación impreso y digital destinado a mantener informada a toda la
creciente red socio ambiental, generada por la implementación del Sistema Avanzado de
Formación Interactiva & Cooperación Tecnológica a nivel nacional e internacional.

3.- Joyas del Alfarero


Poemario que deja clara evidencia de la madurez del poeta, quien convierte lo
imperceptible de la vida cotidiana en verdaderas joyas de la creación, que como todo
alfarero paciente y dedicado, deslumbra con la versatilidad de la arcilla, construyendo con
la palabra piezas de belleza indescriptible para la posteridad.

4.- Guía para el Desarrollo Sustentable de Venezuela


Manual exclusivo para los Afiliados Independientes de la red socio ambiental de
empoderamiento intelectual y financiero, próximamente a inaugurarse.

121
Juan Eliécer Ramírez

También podría gustarte