Está en la página 1de 1

Texto 39. La constitución de 1876.

El texto es de naturaleza jurídica, fue promulgado el 30 de Junio de 1876.

Antonio Cánovas del Castillo (n. Málaga, 8 de febrero de 1828 - † Mondragón


(Guipúzcoa), 8 de agosto de 1897). Político e historiador español.

Fue una de las figuras más influyentes de la política española de la segunda mitad
del siglo XIX al ser el creador del sistema político de la Restauración y convertirse
en máximo dirigente del Partido Conservador, y considerado por muchos como un
político brillante.

El sistema político de la restauración fue ideado por Antonio Canovas del Castillo,
éste contó siempre con la ayuda de Práxedes Mateo Sagasta un político de gran
pragmatismo. Canovas inicio el proceso constitucional convocando una asamblea
de la que salio una asamblea de notabilidades compuesta por 39 personalidades,
ésta se encargó de redactar un proyecto de constitución que fue presentado a las
cortes constituyentes, elegidas por sufragio universal.
En el primer artículo del texto, podemos comprobar, el carácter conservador de esta
constitución, ya que expresa la confesionalidad del estado, pero a la vez se
establece la libertad de culto por lo que podemos percibir un aire un poco más
progresista que el de la constitución de 1845.
Las cortes estaban estructuradas en dos cámaras: el congreso, con un diputado por
cada 50.000 habitantes y el senado integrado por miembros de derecho propio.
Podemos destacar el poder que se le otorga al monarca en esta constitución, el rey
es inviolable, sanciona y promulga las leyes, disuelve las cortes y tiene derecho a
veto. También podemos ver como solo podían ser diputados y senadores ciertos
personajes con determinadas características.
Esta constitución esta inspirada en el proceso político de la época, de carácter
moderado.
La restauración no era solo la vuelta de la dinastía borbónica, significaba sobre
todo, la superación de la inestabilidad política del periodo anterior y la consecución
de la pacificación social y política del país.
Para ello era necesario realizar una síntesis entre lo viejo y lo nuevo, entre el legado
de la historia, lo que se llamaba “constitución interna de un país” y los ideales
progresistas del sexenio.
El conocimiento y la admiración que sentía Canovas por el parlamentarismo ingles
le llevaron a concebir el funcionamiento de la vida política española sobre la base
de dos partidos políticos (bipartidismo) que aceptando la legalidad constitucional se
alternasen en el poder; son los llamados partidos dinásticos.