Está en la página 1de 28

ESTUDIOS Y ENSAYOS LA BIBLIOTECA DE AUTORES

CRISTIANOS (BAC) fue fundada en

Destrucción del patrimonio religioso


Últimos volúmenes publicados 1944 con la finalidad de ofrecer

en la II República J. R. Hernández Figueiredo


Serie Historia al público en general un conjunto
BAC
Galileo y el Vaticano de obras fundamentales que
El pan de nuestra cultura católica
M. ARTIGAS - M. SÁNCHEZ DE TOCA JOSÉ RAMÓN HERNÁNDEZ FIGUEIREDO le permitiesen conocer mejor
El islam en la España actual
JOSÉ LUIS SÁNCHEZ NOGALES
El clero secular en la América Hispana
E sta obra es la primera mono-
grafía que abarca de manera
sistemática el estudio de la des- Destrucción
las fuentes del cristianismo.
Sus ediciones de la Biblia, santos
padres y doctores, autores

del patrimonio
del siglo XVI
NAZARIO VALPUESTA ABAJO trucción del patrimonio religioso medievales y renacentistas,
español durante el régimen de la fuentes del derecho, documentos
Serie Teología

religioso en
Segunda República a la luz de las del magisterio de la Iglesia,
Teología joanea
JOSÉ CABA fuentes inéditas vaticanas. Tales se cuentan entre las aportaciones
archivos sirven para documentar

la II República
Juan Duns Escoto más importantes de la Iglesia
JOSÉ ANTONIO MERINO la realidad de la persecución reli- española a la cultura y constituyen
Teología y relativismo giosa, especialmente en lo que se uno de los exponentes más
JOSÉ ANTONIO SAYÉS

(1931-1936)
refiere al denominado «martirio» egregios de su patrimonio
Serie Espiritualidad de las cosas sagradas. Las fuentes, inmaterial. Así lo ha reconocido
El padre del hijo pródigo sinceramente realistas, enorme- el Gobierno de España, que la
JOSÉ MARÍA CABODEVILLA
mente humanas, reflejan la viven- A LA LUZ DE LOS INFORMES INÉDITOS
Al sueño de la muerte hablo despierto. DEL ARCHIVO SECRETO VATICANO declaró «De interés nacional»
Cartas a poetas muertos cia fiel de aquellos acontecimien- en 1952 y la distinguió con la
TOMÁS ALFARO DRAKE tos en circunstancias adversas y Orden Civil de Alfonso X el Sabio
Serie Filosofía y Ciencias hostiles. en 1955. La Biblioteca de Autores
Europa y el cristianismo JOSÉ RAMÓN HERNÁNDEZ FIGUEIREDO, escritor e Cristianos ha gozado siempre
VICENTE RAMOS historiador orensano, es doctor en Historia ecle-
siástica por la Universidad Gregoriana de Roma y
del aprecio de la Santa Sede,
El hombre y el animal
LEOPOLDO PRIETO diplomado en Archivística por la Escuela Vaticana de que no sólo ha expresado en
Paleografía, Diplomática y Archivística. También es
profesor de Historia eclesiástica en el Instituto
numerosas ocasiones su estima
Serie Pastoral
Teológico del «Divino Maestro» (Orense) y en el por la labor realizada, sino
El cristianismo, una propuesta con sentido Instituto Teológico Compostelano, así como investi-
FRANCISCO CONESA (ed.) gador en el Centro de Estudios Históricos de la alentado también a cuantos se
Iglesia Nacional Española de Santiago y Montserrat. afanan en llevar adelante tan
El juramento de Dios
GERARDO LÓPEZ LAGUNA elevado proyecto cultural
Serie Lírica religiosa y espiritual. Ha reconocido,
Los evangelios apócrifos en además, su singularidad, la calidad
la literatura española de su específico ministerio y su
JOSÉ FRADEJAS LEBRERO
destacada significación histórica.
Santa María, la Virgen
FELICIANO BLÁZQUEZ (ed.) BIBLIOTECA DE AUTORES CRISTIANOS 119 ESTUDIOS Y ENSAYOS
 BAC 
HISTORIA
BAC
José Ramón Hernández Figueiredo

DESTRUCCIÓN
DEL PATRIMONIO RELIGIOSO
EN LA II REPÚBLICA
(1931-1936)
A la luz de los informes inéditos
del Archivo Secreto Vaticano

ESTUDIOS Y ENSAYOS
 BAC 
HISTORIA

BIBLIOTECA DE AUTORES CRISTIANOS


MADRID • 2009
Edición digital a partir de la edición impresa de 2009, serie «Estudios y ensayos» n.º 119

© José Ramón Hernández Figueiredo


© Biblioteca de Autores Cristianos, 2009
© Don Ramón de la Cruz, 57. 28001 Madrid
© Depósito legal: M-
© ISBN: 978-84-220-1455-3
914-769-5
Preimpresión: Anormi, S. L. Doña Mencía, 39. Madrid
Impreso en España por Torán S. A. Julio Palacios, 12. Madrid

Ilustración de cubierta: Convento de la Flor de los PP. Jesuitas de Madrid, incendiada en 1931
Diseño: BAC

Cualquier forma de reproducción, distribución, comunicación pública o transformación de esta obra solo
puede ser realizada con la autorización de sus titulares, salvo excepción prevista por la ley. Diríjase a CEDRO
(Centro Español de Derechos Reprográficos,www.cedro.org) si necesita fotocopiar o escanear algún fragmento
de esta obra.
ÍNDICE GENERAL

Págs.

INTRODUCCIÓN . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . XI

FUENTES Y BIBLIOGRAFÍA . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . XXI

SIGLAS Y ABREVIATURAS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . XXXIII

CAPÍTULO I. La confesión católica en la España de los años treinta . . . . . 3


1. Condicionantes a la llegada de la II República . . . . . . . . . . . . . . . . . . 4
a) El anticlericalismo contemporáneo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 4
b) La apostasía de las masas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 9
2. Cuestiones pendientes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 14
a) Lucha por la escuela y la educación popular . . . . . . . . . . . . . . . . 14
b) Crítica a la obra social de la Iglesia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 19
3. Implantación de la República . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 24
4. Actitud de la Iglesia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 28
5. La legislación republicana . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 36
6. Del anticlericalismo «legal» a la violencia anticlerical . . . . . . . . . . . . 45

CAPÍTULO II. La quema de conventos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 55


1. En Madrid . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 56
a) El pretexto: un círculo monárquico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 57
b) Los hechos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 62
c) Relato de los hechos por un testigo ocular. . . . . . . . . . . . . . . . . . 65
2. En otras ciudades . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 67
a) Málaga. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 67
b) Cádiz . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 84
c) Sevilla . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 87
d) Granada . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 90
e) Cartagena . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 93
f ) Orihuela . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 94
g) Valencia. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 96
3. Juicio valorativo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 102
a) A la vez que los conventos, ardieron las máscaras . . . . . . . . . . . . 102
b) Protesta de la Santa Sede . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 105
VIII ÍNDICE GENERAL

Págs.

c) Mayor discernimiento. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 108


d) En la opinión pública . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 113

CAPÍTULO III. Hacia la revolución de octubre de 1934. . . . . . . . . . . . . . . . 119


1. Contexto político . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 119
2. Ruptura de la convivencia democrática . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 123
3. Incendios en La Coruña . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 128
4. Nuevos incendios de 1932 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 133
a) Se confirman las peores previsiones. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 133
b) Granada y Sevilla . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 135
c) Tentativa de balance . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 140
d) El sentir de la Santa Sede y de la opinión pública. . . . . . . . . . . . 141
5. Los incendios de 1933 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 146
a) Los primeros sucesos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 147
b) En la prensa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 149
c) Correspondencia del nuncio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 154
d) Continúan los incendios. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 158
e) En vísperas de octubre de 1934. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 161
6. La revolución en marcha . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 163
a) Cataluña . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 163
b) Castilla y León . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 165
c) Asturias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 168
7. Breve valoración . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 189

CAPÍTULO IV. La primavera «trágica» del 36. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 191


1. La llegada del Frente Popular . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 191
2. Anarquía y falta de autoridad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 196
3. Los casos más alarmantes. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 199
a) Elche-Alicante . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 199
b) Yecla-Cartagena . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 204
c) Madrid, 3-4 de mayo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 207
d) Censura de la prensa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 210
4. Ante los incendios, ¿qué? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 213
a) Posturas encontradas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 213
b) ¿Hipotético golpe de Estado de las izquierdas? . . . . . . . . . . . . . . 219
c) Protesta del pro nuncio apostólico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 221
d) Valoración de la actuación de Tedeschini . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 231
e) Su despedida de España . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 237

CAPÍTULO V. «Terror y barbarie». . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 245


1. Almería. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 246
ÍNDICE GENERAL IX

Págs.

2. Astorga . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 247
3. Ávila . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 249
4. Badajoz. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 251
5. Barbastro . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 253
6. Barcelona . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 254
7. Burgo de Osma . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 255
8. Burgos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 255
9. Cádiz-Ceuta. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 255
10. Calahorra-La Calzada . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 256
11. Canarias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 260
12. Cartagena-Murcia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 260
13. Ciudad Real [Obispado Priorato de las Órdenes Militares] . . . . . . . 264
14. Ciudad Rodrigo. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 266
15. Córdoba . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 267
16. Coria. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 268
17. Cuenca . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 269
18. Gerona . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 271
19. Granada . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 272
20. Guadix . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 277
21. Huesca . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 278
22. Ibiza . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 279
23. Jaca . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 279
24. Jaén . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 280
25. León . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 281
26. Lérida . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 282
27. Lugo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 283
28. Madrid-Alcalá . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 284
29. Málaga . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 290
30. Mallorca . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 297
31. Menorca . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 298
32. Mondoñedo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 298
33. Orense . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 300
34. Orihuela . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 302
35. Oviedo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 305
36. Palencia. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 307
37. Pamplona-Tudela . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 307
38. Plasencia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 308
39. Salamanca. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 309
40. Santander . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 309
41. Santiago de Compostela. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 310
42. Segorbe . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 313
43. Segovia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 315
44. Seo de Urgel. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 315
45. Sevilla . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 316
46. Sigüenza . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 319
47. Solsona . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 320
48. Tarazona . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 320
X ÍNDICE GENERAL

Págs.

49. Tarragona . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 320


50. Tenerife. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 321
51. Teruel-Albarracín . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 322
52. Toledo. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 322
53. Tortosa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 325
54. Tuy . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 326
55. Valencia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 326
56. Valladolid . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 336
57. Vich . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 336
58. Vitoria. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 337
59. Zamora . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 337
60. Zaragoza . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 339

A MODO DE CONCLUSIÓN . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 341


INTRODUCCIÓN

En España hubo una guerra civil que duró tres años (1936-
1939). Y como en todos los grandes conflictos bélicos hubo un
antes y un después. Numerosos son los estudios que han desarro-
llado el antes, el durante y el después, contando en este sentido con
una bibliografía copiosísima, que contiene escritos polémicos y
obras estrictamente históricas.
Se ha notado, por contraste, la escasez de obras sobre los aspectos
religiosos del antes, del periodo que va de 1931 a 1936, lo que cam-
bia para los años de la guerra civil. Así, se advierte que la documen-
tación de base, las fuentes históricas de aquel lustro, son más bien
escasas, a la espera de nuevos estudios pendientes de la consulta de los
principales archivos como el que sirve de base a este trabajo de inves-
tigación, siendo notoria la precariedad bibliográfica que dé a conocer
fuentes primarias y fundamentales para la historia religiosa de España
durante toda la Segunda República en general, y sobre la destrucción
del patrimonio artístico religioso en particular 1.
Los archivos vaticanos son una fuente decisiva para el estudio
histórico porque permiten desmontar leyendas urdidas desde pos-
turas ideológicas radicales sobre temas concretos. En este sentido,
tales errores suelen darse en quienes abordan el tema de la Iglesia
sin entender lo que es el hecho religioso. En nuestro caso, sirven
para documentar la realidad de la persecución religiosa durante la
Segunda República española, uno de los episodios más negativos de
aquel régimen convulso, especialmente en lo que se refiere al deno-
minado «martirio» de las cosas sagradas.
Ciertamente, la historia de la arquitectura se ocupa en describir
la época y el estilo de los monumentos más destacados, que consti-
1 Cf. la última monografía de Vicente CÁRCEL ORTÍ, Pío XI entre la República y

Franco, o.c., XVII-XXVII, que acaba de ser editada tan pronto como me disponía a
hacer las correcciones de la presente obra. Sin duda, un valioso anticipo de la colec-
ción diplomática que tiene previsto publicar el propio autor sobre el Archivo de la
Nunciatura de Madrid, Secretaría de Estado y la Sagrada Congregación de Asuntos
Eclesiásticos Extraordinarios.
XII INTRODUCCIÓN

tuyen un motivo de goce de los estudiosos que aprenden a saber


más sobre las insignes edificaciones de antaño. En el caso del pre-
sente libro, el plan es radicalmente distinto, pues se trata de docu-
mentar un episodio importante de la muerte del arte español y de
explicar cómo una ola de barbarie destruyó buena parte del patri-
monio artístico, especialmente en lo que se refiere a los edificios
religiosos en España, en el lapso 1931-1936, siendo este un «perio-
do de paz y democracia».
La enorme riqueza artística de España, que cuenta con monu-
mentos desde la prehistoria hasta el momento actual, ha sufrido
daños en muchas ocasiones. Las guerras, revoluciones, los fenó-
menos naturales… han ido mermando este singular conjunto de arte.
En los tiempos recientes es cuando más fuertes y lamentables han
sido los desperfectos y pérdidas.
En primer lugar, la francesada de 1808 a 1814, cuando a las múlti-
ples destrucciones por causa de la lucha armada, se unió el expolio sis-
temático de obras de arte, previamente planificado, que pasaron a
manos de los invasores. Luego vino la funesta ley de la desamorti-
zación de los bienes eclesiásticos de Juan Álvarez Mendizábal, que
sacó a la pública almoneda todos los conventos y casas de religiosos
de España. No supuso una destrucción inmediata, aunque en sus
inicios se produjeron grandes incendios en el verano de 1835 en
Zaragoza, Barcelona, Reus y otras ciudades, sino el sucesivo uso
inadecuado de los monasterios que, faltos de cuidados, se fueron
arruinando, y, en otros casos, convertidos en corrales o establos, su-
frieron daños continuos y persistentes 2.
Durante las guerras carlistas hubo de nuevo sensibles pérdidas y
modificaciones de iglesias que en ocasiones se fortificaron, desfigurán-
dolas. A comienzos del siglo XX se dio el caso lamentable de la Semana
Trágica, en julio de 1909, cuando los conventos de Barcelona fueron
en gran parte incendiados. Pero nada fue comparable con lo que suce-
dió en el curso de la Segunda República y de la guerra civil en la zona
republicana. Nunca en la dilatada historia de España se había produci-
do un conjunto de daños y agravios tan importante.
2 M. REVUELTA GONZÁLEZ, «El estallido anticlerical de 1834», a.c., 136-141;

A. MOLINER PRADA, «El anticlericalismo popular durante el bienio 1834-1835», a.c.,


497-551.
INTRODUCCIÓN XIII

Aunque también hubo daños en casas particulares y edificios


públicos, así como en monumentos de carácter profano, fue en los
edificios religiosos donde se centró principalmente el odio destructor.
Para explicar lo inexplicable se habla siempre de milicias ciudadanas
e incontrolados que serían los únicos responsables de los incendios
sacrílegos, mientras las autoridades españolas solamente intentaron
evitar el estrapalucio. Si así fuera, un gobierno que tenía que ir a la
zaga de unos incontrolados era sencillamente un gobierno que ape-
nas controlaba nada, por lo que su calificación de gobierno resulta
gratuita 3.
Tres fechas, como los tres actos —exposición, nudo y desenla-
ce— de una tragedia con arreglo a las unidades clásicas, jalonan
el paso de la destrucción del tesoro artístico nacional a lo largo y
ancho del suelo español durante la vida del régimen republicano:
mayo de 1931, octubre de 1934 y primavera de 1936. La aniquila-
ción del patrimonio artístico religioso correspondiente al periodo
de la guerra civil sería una consecución, mucho más atroz y siste-
mática, de aquella que tuvo comienzo con la llamada primavera
«trágica» del 36. Tres fechas que no son cada una un único día ais-
lado de exasperación y cólera, sino un periodo de tiempo durante
el cual el vandalismo refina y amplía todos los métodos conocidos
de destrucción: desde la lata de gasolina del incendiario callejero al
frío sadismo del dinamitero; desde el hacha del campesino vindica-
tivo que derriba el antiguo crucero de los caminos aldeanos, al bom-
bardero del trimotor que busca su objetivo en las esbeltas torres
catedralicias.
A aquellas tres fechas luctuosas corresponden por derecho pro-
pio los nombres de tres ciudades españolas, las tres con esa belleza
prodigiosamente diferente de los cielos, las tierras y las piedras
peninsulares: Málaga, Oviedo y Toledo —contaríamos con esta úl-
tima si ampliáramos el marco cronológico de nuestro estudio hasta
la guerra civil—. Tres ciudades mártires del fuego y la trilita, que
eternizaron en sus patéticas ruinas y sus dolorosas pérdidas todo el
horror del cataclismo cósmico del anticlericalismo violento y la
revolución proletaria. Málaga es el símbolo de 1931. Oviedo, el de

3 J. BASSEGODA I NONELL, La arquitectura profanada…, o.c., 7-14.


XIV INTRODUCCIÓN

1934. Toledo, el de 1936. Ahora bien, Málaga, Oviedo y Toledo


recogen en sus cicatrices todo el dolor y la desolación de otras mil
ciudades, villas y aldeas españolas, que, como ellas, padecieron la
violencia de la zarpa revolucionaria 4.
Existen, que sepamos, tres esfuerzos beneméritos para dar cima
al propósito de historiar esta barbarie iconoclasta. El más minu-
cioso y explícito, aunque asistemático e incompleto, corresponde,
sin duda alguna, a la obra de Joaquín Arrarás 5. También merece
nuestra atención la síntesis estadística del libro La gran víctima, del
Dr. Castro Albarrán, que vio la luz pública en 1940. Y, por último,
el trabajo de catalogación general efectuado concienzudamente por
la Oficina General de Información y Estadística de la Iglesia en
España, cuyo resultado figuró en la Guía de 1954 6. Estudios im-
portantes que se extienden también al tiempo de la guerra civil y se
verán complementados con el presente trabajo de investigación.
Esta obra es posible gracias a la apertura oficial a los investiga-
dores de los documentos del Archivo Secreto Vaticano (ASV) co-
rrespondientes al pontificado de Pío XI, el día 30 de junio de 2006,
por el papa actual, Benedicto XVI. Dicha apertura puso a dispo-
sición de las investigaciones históricas, en los límites de los Re-
glamentos, todas las fuentes documentales hasta febrero de 1939
conservadas en las distintas series de los archivos de la Santa Sede y
principalmente en el Archivo Secreto Vaticano y en el Archivo de
la Segunda Sección de la Secretaría de Estado, entonces llamada
«Congregación de los Asuntos Eclesiásticos Extraordinarios» 7.
Por su parte, el mismo prefecto del ASV explicó las numerosas
dificultades técnicas que han tenido que superarse para llegar a la
apertura de estos fondos archivísticos, tan importantes para cono-
cer la historia de la Iglesia durante el pontificado de Pío XI, junto
al que es digno de una mención especial el secretario de Estado, el
cardenal Eugenio Pacelli, que desde 1939 fue su sucesor con el nom-

Saqueo del tesoro religioso de España, o.c., 7-8.


4

J. ARRARÁS IRIBARREN, Historia de la cruzada española, o.c.; ÍD., Historia de la


5

Segunda República española, o.c.


6 A. MONTERO MORENO, Historia de la persecución religiosa en España. 1936-

1939, o.c., 628-631.


7 BSPSS 0340 (30-6-2006).
INTRODUCCIÓN XV

bre de Pío XII. Por lo que se refiere a España, es de gran interés para
conocer dos décadas cruciales de nuestra historia en el siglo XX,
como es el periodo que corresponde a la dictadura de Primo de
Rivera, la Segunda República y la guerra civil (del 6 de febrero de
1922 al 10 de febrero de 1939) 8.
La colección de informes vaticanos inéditos que publicamos,
limitada al periodo que va del 14 de abril de 1931 al 18 de julio de
1936, quiere ser solo una aportación de base para la historia políti-
co-religiosa de aquellos cinco años. No se intenta elaborar de un
modo completo y acabado esa historia, ni tampoco emitir un jui-
cio concienzudo y definitivo sobre las personas y los hechos que
aparecen en estos documentos, sino que se limita, modestamente, a
aportar documentos para la historia en el marco contextual en que
se elaboran, así como la valoración que nos merecen algunos de
estos acontecimientos.
Por tratarse de un corpus documental sacado fundamentalmente
de un único archivo, no basta para escribir una historia de aquellos
años y de aquellos problemas. Con todo, a fin de orientar al lector,
en las introducciones parciales que se anteponen a cada grupo cro-
nológico de documentos, es trazada la línea general de los aconte-
cimientos tal como en ellos se reflejan.
Estos informes enviados por obispos, vicarios generales o vica-
rios capitulares, asimismo por padres de familia, cristianos o testi-
gos oculares anónimos, según las circunstancias, no se limitan al
mero y frío dato estadístico, que, siendo cierto, daría una idea mu-
cho menos real que la exposición de lo sucedido día a día en las ciu-
dades y pueblos de España, llegando incluso, en algunos casos, a la
descripción detallada de estos desmanes, de los asaltos y destrozos,
de los incendios y tiroteos, de las agresiones y encarcelamientos. El
historiador José Pla advierte que en algún momento se llega a con-
fundir la historia de España de este periodo con la relación de los
hechos de violencia 9.
También se presenta una selección de la bibliografía y de la pren-
sa del tiempo que ha parecido más esencial, y que he podido con-

8 S. PAGANO, «La nuova apertura del pontificato di Pio XI», a.c., 8.


9 J. PLA, Historia de la Segunda República, o.c. IV, 290-300.
XVI INTRODUCCIÓN

sultar, sobre las personas, grupos políticos y eventos que aparecen


mencionados. Al seleccionarlas he procurado incluir obras y publica-
ciones procedentes de diversos campos políticos y geográficos. De-
berá completarse con estudios realizados por historiadores locales, so
pena de torcer el auténtico contenido de la memoria histórica.
Coincido con la opinión del historiador Cárcel Ortí, gran cono-
cedor de la historia eclesiástica española contemporánea, al consi-
derar que, en tiempos de revisionismo ideológico y de tergiversación
de la historia, más que las opiniones contrapuestas de historiadores,
«nos interesan las fuentes archivísticas inéditas, que aportan luz y
serenidad al mejor conocimiento de nuestro pasado» 10. El ver-
dadero historiador ha de beber en los archivos y analizar los hechos
tratando de ser lo más objetivo e imparcial posible, evitando la uti-
lización de la memoria histórica al servicio de fines partidistas.
Por otra parte, los indicadores históricos o de sociología religiosa
que enmarcan estos desmanes antirreligiosos ayudan a comprender
e interpretar los datos expuestos y a entender que realmente existió
una persecución religiosa 11. Sería interesante recordar aquellas pala-
bras de la instrucción pastoral que publicó la Comisión Permanente
de la Conferencia Episcopal Española con motivo del cincuenta ani-
versario del comienzo de la guerra civil española. Entre otros extre-
mos, decía:
«La misión pacificadora de la Iglesia nos mueve a decir una palabra
de paz con ocasión de este aniversario. Tanto más cuanto que las moti-
vaciones religiosas estuvieron presentes en la división y enfrentamiento
de los españoles. No sería bueno que la guerra civil se convirtiera en un
asunto del que no se pueda hablar con libertad y objetividad. Los espa-
ñoles necesitamos saber con serenidad lo que verdaderamente ocurrió
en aquellos años de amargo recuerdo. Los estudiosos de la historia y
de la sociedad tienen que ayudarnos a conocer la verdad entera acer-
ca de los precedentes, las causas, los contenidos y las consecuencias de

10V. CÁRCEL ORTÍ, Pío XI entre la República y Franco, o.c., XXI.


11La bibliografía sobre el tema es inmensa. Aquí solo hago referencia a algunos
de los estudios más importantes: A. MONTERO MORENO, Historia de la persecución
religiosa en España. 1936-1939, o.c.; V. CÁRCEL ORTÍ, «La II República y la guerra
civil (1931-39)», a.c.; ÍD., La persecución religiosa en España durante la Segunda
República (1931-1939), o.c.; ÍD., Mártires españoles del siglo XX, o.c.; ÍD., Buio sull’al-
tare…, o.c.; A. D. MARTÍN RUBIO, «La persecución religiosa de 1936-1939: estado de
la cuestión y propuestas historiográficas», a.c., 43-71.
INTRODUCCIÓN XVII

aquel enfrentamiento. Este conocimiento de la realidad es condición


indispensable para que podamos superarla de verdad. Por ello hay
que desautorizar los intentos de desfigurar aquellos hechos, omitien-
do o aumentando cualquiera de sus elementos a favor de una posi-
ción determinada o en contra de personas, ideologías o instituciones.
En ningún caso se debe utilizar una imagen distorsionada de lo ocu-
rrido como argumento a favor o en contra de nadie en la actual situa-
ción española. Tal procedimiento podría avivar los rescoldos de la
división todavía no apagados del todo y perpetuar en las generacio-
nes jóvenes actitudes de intolerancia de consecuencias insospecha-
bles… Aunque la Iglesia no pretende estar libre de todo error, quie-
nes le reprochan el haberse alineado con una de las partes conten-
dientes deben tener en cuenta la dureza de la persecución religiosa
desatada en España desde 1931. Nada de esto, ni por una parte ni
por otra, se debe repetir. Que el perdón y la magnanimidad sean el
clima general de los nuevos tiempos» 12.

Recientemente, la investigación de los historiadores y algunas iniciati-


vas ciudadanas, como la Asociación para la Recuperación de la Memoria
Histórica, y gubernamentales, como la Ley de la Memoria Histórica,
están reivindicando un mayor estudio y conocimiento de lo que pasó.
En definitiva, parece haber vuelto, con virulencia, en la opinión públi-
ca española, un clima de confrontación en torno a la violencia causada
por unos y otros en la Segunda República y en la guerra civil, como si
de un nuevo ajuste de cuentas se tratara.
Salvando el riesgo que esta confrontación mediática puede sig-
nificar para la consolidación de la convivencia ciudadana, también
puede ser esta la ocasión para lavar definitivamente, con suficiente
distancia, las heridas latentes, silenciadas quizá por miedo a repro-
ducir los sufrimientos de aquel amargo conflicto. En este sentido,
la beatificación de 498 mártires de los años treinta en España, que
tuvo lugar en Roma el pasado 28 de octubre de 2007, fue un even-
to extraordinario que ha de ser considerado como un avance meri-
torio en el camino del encuentro y la reconciliación de los españo-
les. Con todo, ¿cómo tratar estos temas sin contribuir a exacerbar
la confrontación sociopolítica?
Seguramente, mediante un ejercicio de comprensión histórica,
complementario de la lectura cristiana de los acontecimientos; con-

12 Constructores de la paz, en BOCEE 3/9 (enero-marzo 1986) 15.


XVIII INTRODUCCIÓN

textualizando lo ocurrido en las claves políticas, sociales y mentales


de su tiempo. Y tratando de responder a las preguntas sobre la natu-
raleza y las razones de una violencia anticlerical y antirreligiosa, que
venía de lejos y que se manifestó de manera sorprendente y des-
controlada, inexplicable e irracional, e incomprensible todavía hoy
para los historiadores y para los herederos ideológicos o políticos de
aquellos que utilizaron la violencia.
Laicismos, nacionalismos y comunismos, en sus aplicaciones
más extremas, fueron los mayores obstáculos que se encontraron las
iglesias cristianas en el siglo XX. Aparte de lo dicho, el anticlerica-
lismo, es decir, la oposición al influjo del clero en la vida pública,
también se presentó como un fenómeno histórico que llenó toda la
edad contemporánea, cobrando especial virulencia en el primer ter-
cio del siglo XX 13.
En el capítulo de apertura de la presente monografía, dedicado
al estudio de la Iglesia católica en la España de los años treinta, se
advierte la importancia del anticlericalismo extremo que procura la
descristianización de España y ayuda a la comprensión de los he-
chos que aquí se exponen. Este se ha manifestado en formas de
actuación muy diferentes, desde la propaganda de las ideas hasta la
violencia contra las cosas y personas sagradas. Ahora bien, siempre
ha habido un detonador que desataba los ataques anticlericales, y
era el disgusto que provocaba el avance del espíritu cristiano o la
recuperación espectacular de una Iglesia capaz de influir en las con-
ductas y de contradecir a otras ideologías totalizantes o simple-
mente opuestas a la dignidad humana.
El renacimiento de la Iglesia desde finales del siglo XIX y en la
primera mitad del XX, en todos los órdenes, unido al espíritu com-
bativo que esta mostraba contra el liberalismo, el socialismo y otras
ideologías modernas acentuaron la ruptura. Fueron tiempos de con-
frontación. La religión era desechada como el gran obstáculo para
el progreso, el opio del pueblo, el freno reaccionario contra la cul-
tura y educación moderna. El anticlericalismo alcanza su punto
más álgido en la Segunda República, pasándose de una legislación

13 M. REVUELTA GONZÁLEZ, La Iglesia española en el siglo XIX. Desafíos y respues-

tas, o.c., 201-229.


INTRODUCCIÓN XIX

sectaria y antirreligiosa a la violencia sistemática, con el martirio de


las cosas y personas sagradas.
Concluyendo, la historia no es juzgar, es comprender y hacer
comprender y, por encima de legítimas simpatías, en el historiador
deben campar la mesura, la tolerancia, el esfuerzo por entender la
visión del otro y la oferta para un diálogo cultural. En suma, hay
que situarse asépticamente, analizando los hechos con rigor. Han
pasado suficientes años como para poder estudiar los hechos sere-
namente y con la suficiente objetividad que garantice la claridad de
juicio. Las fuentes, sinceramente realistas, enormemente humanas,
reflejan la vivencia fiel de aquellos acontecimientos en circunstan-
cias enormemente adversas y hostiles.
Esto no priva de la necesidad de perdonar y reconciliarse, lo que
no está reñido con la verdad histórica. Sería injusto si desde la
misma Iglesia calláramos, ocultando, ignorando — o, peor aún,
negando— los resultados de una investigación objetivamente his-
tórica sobre los mismos. Se hace preciso estudiar la historia, prefi-
riendo los datos objetivos antes que las opiniones subjetivas que se
puedan haber creado interesadamente en un momento cronológi-
camente posterior 14.

14 J. F. GUIJARRO GARCÍA, Persecución religiosa y guerra civil. La Iglesia en Madrid,

o.c., 19.
FUENTES Y BIBLIOGRAFÍA

1. Fuentes del Archivio Segreto Vaticano

ASV, AES, Spagna, IV periodo, anno 1931-1939, pos. 620-622, fasc. 23-25.
ASV, AES, Stati Ecclesiastici, IV periodo, anno 1932-1942, pos. 466-474,
fasc. 463-483.
ASV, Arch. Nunz. Madrid, buste 887-967.
ASV, Segr. Stato, anno 1931-1936, rub. 182, prot. 101619-105257.

2. Fuentes editadas

BATLLORI, M. – ARBELOA, V. M. (eds.), Arxiu Vidal i Barraquer, Església i


Estat durant la Segona República Espanyola 1931-1936, 9 vols.;
(Monestir de Montserrat, Montserrat 1971-1992).
CÁRCEL ORTÍ, V. (ed.), Actas de las Conferencias de Metropolitanos
Españoles (1921-1965) (BAC, Madrid 1994).
Diario de Sesiones del Congreso de los Diputados. Serie histórica (desde
1810 a 1977).
IRIBARREN, J. (ed.), Documentos colectivos del Episcopado español 1870-
1974 (BAC, Madrid 1974).

3. Prensa

ABC, Ahora, El Crisol, El Cronista, El Debate, Diario de Valencia, Diario


Universal, La Época, La Gaceta del Norte, Heraldo de Madrid, Los
Hijos del Pueblo, El Ideal Gallego, Informaciones, El Liberal, La
Libertad, Luz, La Nación, La Noticia, L’Osservatore Romano,
Renovación, El Siglo Futuro, El Socialista, El Sol, La Tierra, La Veu de
Catalunya, La Voz.

4. Bibliografía

AGUADO, E., Don Manuel Azaña Díaz (Sarpe, Barcelona 1972).


AGUADO SÁNCHEZ, F., La Revolución de octubre de 1934 (S. Martín, Ma-
drid 1972).
XXII FUENTES Y BIBLIOGRAFÍA

ALCALÁ ZAMORA, N., Los defectos de la Constitución de 1931 (R. Espinosa,


Madrid 1936).
— Memorias (Segundo texto de mis Memorias) (Planeta, Barcelona 1977).
ALFAYA CAMACHO, J. L., Como un río de fuego. Madrid, 1936 (Ediciones
Internacionales Universitarias, Barcelona 1998).
ALONSO GETINO, L. G., Incendios de conventos en España. Supresión de misio-
nes y colegios españoles en Ultramar (Imprenta «La Rafa», Madrid 1931).
ÁLVAREZ BOLADO, A., «Guerra civil y universo religioso. Fenomenología
de una implicación (I). Primer semestre: 18 julio 1936-24 enero
1937»: MisCom 44 (1986) 233-300.
— «Guerra civil y universo religioso. Fenomenología de una implicación
(II). Segundo semestre: 24 enero-31 julio 1937»: MisCom 45 (1987)
417-505; 47 (1989) 3-86.
— Para ganar la guerra, para ganar la paz (Universidad Pontificia Co-
millas, Madrid 1995).
ÁLVAREZ BOLADO, A. – ALEMANY BRIZ, J. J., «G. Palau SJ. y la Acción
Social Popular, correspondencia inédita (1913-1916)»: MisCom 72
(1980) 123-178.
ÁLVAREZ TARDÍO, M., Anticlericalismo y libertad de conciencia. Política y
religión en la Segunda República española (1931-1936) (Centro de
Estudios Políticos y Constitucionales, Madrid 2002).
ANDRÉS-GALLEGO, J., «Los círculos de obreros (1864-1887)»: HispSac 29
(1976) 259-310.
— «La guerra civil (1936-1939)», en A. MONTENEGRO DUQUE (coord.),
Historia de España. XIII/1: La España actual (Gredos, Madrid 1989) 9-54.
— (ed.), Historia general de España y América. XVI: Revolución y
Restauración, 1868-1931, 2 vols. (Rialp, Madrid 1983).
— Pensamiento y acción social de la Iglesia en España (Espasa Calpe,
Madrid 1984).
— La política religiosa en España, 1889-1913 (Ed. Nacional, Madrid
1975).
ARBELOA MURU, V. M., «La expulsión de Mons. Múgica y la captura de
documentos al vicario general de Vitoria en 1931»: ScripVict 18 (1971)
155-195.
— «¿Fue España católica?»: Pastoral Misionera 9 (1973) 43-63.
— «El proyecto de Constitución de 1931 y la Iglesia»: REDC 91 (1976)
87-109.
— La semana trágica de la Iglesia en España (Sagitario, Barcelona 1976).
ARBELOA MURU, V. M. – BATLLORI MENNE, M., «La Iglesia», en AA.VV.,
Historia General de España y América. XVII: la Segunda República y la
Guerra (Rialp, Madrid 1990).
FUENTES Y BIBLIOGRAFÍA XXIII

ARBOLEYA MARTÍNEZ, M., La apostasía de las masas (Miguel A. Salvatella,


Barcelona 1934).
ARCHIDIÓCESIS DE SEVILLA (ed.), La persecución religiosa en la archidióce-
sis de Sevilla (Editorial Sevillana, Sevilla 1938).
ARRARÁS IRIBARREN, J., Historia de la cruzada española, 8 vols. (Ediciones
Españolas, Madrid 1940).
— Historia de la Segunda República española, 4 vols. (Editora Nacional,
Madrid 21964).
AUNÓS, E., Itinerario histórico de la España contemporánea (Bosch,
Barcelona 1940).
AZAÑA, M., Memorias, en Obras Completas, IV (Oasis, México 1968).
BASSEGODA I NONELL, J., La arquitectura profanada. La destrucción siste-
mática del patrimonio arquitectónico religioso catalán (1936-1939)
(Mare Nostrum, Barcelona 1990).
BATLLORI, M., «Los jesuitas en España durante los siglos XIX y XX»: AHSI
45 (1976).
BENAVIDES, D., El fracaso social del catolicismo español. Arboleya-Martínez,
1870-1951 (Nova Terra, Barcelona 1973).
CACHO VIU, V., La Institución Libre de Enseñanza. Orígenes y etapa uni-
versitaria (1860-1881) (Rialp, Madrid 1962).
CALLAHAN, W. J., Iglesia, poder y sociedad en España, 1750-1874 (Nerea,
Madrid 1989).
CAMACHO, I., La encíclica «Rerum novarum», su proceso de elaboración a
través de los sucesivos textos preparatorios (Facultad de Teología,
Granada 1984).
CAMPANINI, G. (ed.), I cattolici italiani e la guerra di Spagna. Studi e ricer-
che (Morcelliana, Brescia 1987).
CAMPOS GIDE, J., El obispo del sagrario abandonado. Manuel González
García (Granito de Arena, Palencia 1957).
CÁRCEL ORTÍ, V., «El Archivo Secreto Vaticano hasta el fin del pontifica-
do de Pío XI (1922-1939)»: AHIg 16 (2007) 383-390.
— Buio sull’altare. La persecuzione religiosa spagnola, 1931-1939 (Città
Nuova, Roma 1999).
— «La Iglesia durante la dictadura de Primo de Rivera (1923-1930)»:
REDC 45 (1988) 209-248.
— «La II República y la guerra civil (1931-39)», en R. GARCÍA-VI-
LLOSLADA (dir.), Historia de la Iglesia en España, V (BAC, Madrid
1979) 331-394.
— Iglesia y Revolución en España (1868-1874): estudio histórico-jurídico
desde la documentación vaticana inédita (EUNSA, Pamplona 1979).
— Mártires españoles del siglo XX (BAC, Madrid 1995).
XXIV FUENTES Y BIBLIOGRAFÍA

— La persecución religiosa en España durante la Segunda República (1931-


1939) (Rialp, Madrid 21990).
— Pío XI entre la República y Franco (BAC, Madrid 2008).
CARO BAROJA, J., Introducción a una historia contemporánea del anticleri-
calismo español (Istmo, Madrid 1980).
CASTELLS, J. M., Las asociaciones religiosas en la España contemporánea. Un
estudio jurídico-administrativo (1767-1965) (Taurus, Madrid 1973).
CASTRO ALBARRÁN, A. DE, La gran víctima. La Iglesia española, mártir de
la revolución (Cervantes, Salamanca 1940).
CASTRO ALFÍN, D., «Cultura, política y cultura política en la violencia
anticlerical», en R. CRUZ – M. PÉREZ LEDESMA (eds.), Cultura y movi-
lización en la España contemporánea (Alianza, Madrid 1997) 69-87.
CHIRON, Y., Pio XI. Il Papa dei Patti Lateranensi e dell’opposizione ai tota-
litarisimi (San Paolo, Milán 2006).
CIERVA, R. DE LA, Historia de la guerra civil española, I: Perspectivas y ante-
cedentes, 1898-1936 (Librería Editorial San Martín, Madrid 1969).
COMELLAS, J. L., Historia de España contemporánea (Rialp, Madrid 1988).
CONDE DE ROMANONES, Notas de una vida (M. Aguilar, Madrid 1945).
— Obras completas (Plus Ultra, Madrid 1947).
CONNELLY ULLMAN, J., «Arde Barcelona»: Historia 16 4/39 (1979) 85-94.
— La semana trágica. Estudio sobre las causas socioeconómicas del anticleri-
calismo en España (1898-1912) (Ariel, Barcelona 1972).
CORTÉS CABANILLAS, J., La caída de Alfonso XIII (Gráf. Universal, Madrid 1932).
CRUZ, R., «¡Luzbel vuelve al mundo! Las imágenes de la Rusia Soviética y
la acción colectiva en España», en R. CRUZ – M. PÉREZ LEDESMA,
Cultura y movilización en la España contemporánea (Alianza, Madrid
1997) 273-303.
CUENCA TORIBIO, J. M., «¿Era católica España en 1930?», en J. RUIZ GI-
MÉNEZ (ed.), Iglesia, Estado y Sociedad en España, 1930-1982 (Argos
Vergara, Barcelona 1984) 25-37.
— «Pío XI y el episcopado español», en ECOLE FRANÇAISE DE ROME.
COLLOQUE (ed.), Achille Ratti, Pape Pie XI (15-18 mars 1989: Rome),
(Ecole Française de Rome, Roma 1996) 811-824.
CUEVA MERINO, J. DE LA, «El anticlericalismo en la Segunda República»,
en E. LA PARRA LÓPEZ – M. SUÁREZ CORTINA, El anticlericalismo
español contemporáneo (Biblioteca Nueva, Madrid 1998) 211-301.
— «Movilización política e identidad anticlerical, 1898-1910»: Ayer 27
(1997) 101-125.
— «Si los curas y frailes supieran… la violencia anticlerical», en S. JULIÁ
(coord.), Violencia política en la España del siglo XX (Taurus, Madrid
2000) 191-223.
FUENTES Y BIBLIOGRAFÍA XXV

CUEVA MERINO, J. DE LA – MONTERO GARCÍA, F., «Clericalismo y anti-


clericalismo en torno a 1898: perspectivas recíprocas», en R. SÁN-
CHEZ MANTERO, En torno al «98», II (Universidad de Huelva, Huelva
2000) 49-64.
DELGADO RUIZ, M., «Anticlericalismo, espacio y poder. La destrucción de
los rituales católicos, 1931-1939»: Ayer 27 (1997) 149-180.
— Luces iconoclastas. Anticlericalismo, espacio y ritual en la España con-
temporánea (Ariel, Barcelona 2001).
DEVLIN, J., Spanish Anticlericalism. A Study in Modern Alienation (Las
Américas Publishing Company, Nueva York 1966).
DÍAZ PLAJA, F., La Segunda República (Planeta, Barcelona 1995).
ENRIQUE Y TARANCÓN, V., Recuerdos de juventud (Grijalbo, Barcelona
1984).
ESPADA BURGOS, M., Alfonso XII y los orígenes de la Restauración (CSIC,
Madrid 1975).
ESTEBAN INFANTES, E., La sublevación del general Sanjurjo. Apuntes para la
Historia (Imprenta de J. Sánchez de Ocaña, Madrid 1933).
ESTELRICH, J., La persecuzione religiosa in Spagna (A. Mondadori, Milán
1937).
FANDIÑO, R., «Logroño, 1936. La quema de conventos, mitos y realida-
des de un suceso anticlerical»: HispNov 2 (2001-2002) 1-12.
FERNÁNDEZ GARCÍA, A., «La Iglesia ante el establecimiento de la II Re-
pública»: CHMC 5 (1984) 218-222.
GARCÍA CEBALLOS, M., Casas Viejas. Un proceso que pertenece a la Historia
(Fermín Uriarte, Madrid 1965).
GARCÍA DELGADO, J. L. (ed.), España entre dos siglos (1875-1931).
Continuidad y cambio (Siglo XXI, Madrid 1991).
GARCÍA ESCUDERO, J. M.ª, De Cánovas a la República (Rialp, Madrid
1959).
— «Don Ángel Herrera y “El Debate” en la evolución de la Iglesia y el
catolicismo español», en AA.VV., Aproximación a la historia social de
la Iglesia española contemporánea (Biblioteca de la Ciudad de Dios,
San Lorenzo del Escorial 1978) 217-240.
— «La España dividida», en R. TAMAMES (ed.), La guerra civil española.
Una reflexión moral. 50 años después (Planeta, Barcelona 1986).
— Historia política de las dos Españas, 4 vols. (Ed. Nacional, Madrid
21976).

GARCÍA FIGAR, A., Por la revolución nacional y más allá de la revolución


(Imp. Católica Sigirano Díaz, Ávila 1939).
GARCÍA REGIDOR, T., «La actitud de la Iglesia española ante la política
educativa del Estado y el fenómeno de la secularización docente: la
XXVI FUENTES Y BIBLIOGRAFÍA

segunda mitad del siglo XIX y siglo XX», en B. BARTOLOMÉ MARTÍNEZ,


Historia de la acción educadora de la Iglesia en España. II: Edad Con-
temporánea (BAC, Madrid 1996).
— La polémica sobre la secularización de la enseñanza en España (1902-
1914) (Universidad Pontificia Comillas, Madrid 1985).
GARRALDA GARCÍA, A., La persecución religiosa del clero en Asturias, 2 vols.
(Ed. del autor, Avilés 21983).
GIL ROBLES, J. M.ª, No fue posible la paz (Ariel, Barcelona 1968).
GOMÁ, I., Horas graves (Librería Casulleras, Barcelona 1933).
GÓMEZ MOLLEDA, M.ª D., Los reformadores de la España contemporánea
(CSIC, Madrid 1981).
GONZÁLEZ MUÑIZ, M. A., Problemas de la Segunda República (Júcar,
Madrid 1974).
GONZÁLEZ RODRÍGUEZ, E., Sociedad y educación en la España de Alfonso
XIII (FUE, Madrid 1988).
GRINGIANI, E., Utopia o fallimento della dottrina sociale della Chiesa. Dalla
«Rerum novarum» alla teologia della liberazione: contributo critico al
pensiero sociale della Chiesa (Gianluigi Arcari, Mantua 1996).
GUEDE Y FERNÁNDEZ, L., Martirologio malaginense (Graficasa, Málaga
1988).
GUIJARRO GARCÍA, J. F., Persecución religiosa y guerra civil. La Iglesia en
Madrid, 1936-1939 (La Esfera de los Libros, Madrid 2006).
GUTIÉRREZ, J. L., «La certezza morale nelle cause di canonizzazione, spe-
cialmente nella dichiarazione di martirio»: ICan 3 (1991) 645-670.
HERNÁNDEZ FIGUEIREDO, J. R., Semblanza biográfica de los nuevos beatos
salesianos oriundos de Galicia. Testimonio martirial, 1936-1937 (CCS,
Madrid 2007).
HODGSON, R., Franco frente a Hitler, (A.H.R., Barcelona 1954).
JACKSON, G., La República española y la guerra civil, 1931-1939 (Crítica,
Barcelona 1976).
JIMÉNEZ DUQUE, B., «Espiritualidad y apostolado», en R. GARCÍA-VI-
LLOSLADA (dir.), Historia de la Iglesia en España. V: La Iglesia en la
España contemporánea (BAC, Madrid 1979) 395-474.
JIMÉNEZ-LANDI MARTÍNEZ, A., La Institución Libre de Enseñanza. Los orí-
genes (Taurus, Madrid 1973).
JOVER ZAMORA, J. M.ª, «Conciencia obrera y conciencia burguesa en la
España contemporánea», en P. SÁNCHEZ LEÓN – J. IZQUIERDO MAR-
TÍN (coords.), Clásicos de historia social de España: una selección crítica
(Instituto de Historia Social, Valencia 2000) 219-258.
JULIÁ, S., Orígenes del Frente Popular en España (1934-1936) (Siglo XXI,
Madrid 1979).
FUENTES Y BIBLIOGRAFÍA XXVII

LABOA GALLEGO, J. M.ª, Iglesia e intolerancias: la guerra civil (Atenas,


Madrid 1987).
— La Iglesia en España (San Pablo, Madrid 2000).
LEDESMA RAMOS, R., Escritos políticos 1935-1936. ¿Fascismo en España? La
Patria libre. Nuestra revolución (Herederos de Ramiro Ledesma Ra-
mos, Madrid 1988).
LERROUX, A., La pequeña historia (Cimera, Buenos Aires 1945).
LINCOLN, B., «Exhumaciones revolucionarias en España, julio 1936»: HS
35 (1999) 101-118.
LUCA DE TENA, T., Papeles para la pequeña y la gran historia. Memorias de
mi padre y mías (Planeta, Barcelona, 1991).
LUIS, F. DE, La masonería contra España (Imprenta Aldecoa, Burgos 1935).
MADARIAGA, S. DE, España. Ensayo de historia contemporánea (Espasa Cal-
pe, Madrid 1978).
— Memorias (1921-1936). Amanecer sin mediodía (Espasa Calpe, Ma-
drid 1974).
MANGINI, S., Recuerdos de la resistencia. La voz de las mujeres en la guerra
civil española (Península, Barcelona 1997).
MARAÑÓN, G., Obras completas: Artículos y otros trabajos, IV (Espasa-
Calpe, Madrid 1968).
MARCHI, G. DE, Le Nunziature Apostoliche dal 1800 al 1956 (Edizioni di
Storia e Letteratura, Roma 1957).
MARGENAT PERALTA, J. M.ª, «La Iglesia en la guerra civil de España.
Boletín bibliográfico»: MisCom 44 (1986) 523-555.
MARÍAS, J., Una vida presente. Memorias. I: 1914-1951; II: 1951-1975
(Alianza, Madrid 1988-1989).
MARTÍ GILABERT, F., «La Iglesia y la dictadura de Primo de Rivera (1923-
1929)»: AHIg 2 (1993) 151-178.
— Política religiosa de la Segunda República española (EUNSA, Pamplona
1998).
MARTÍN, I., Sobre la Iglesia y el Estado (FUE, Madrid 1989).
MARTÍN DESCALZO, J. L., Tarancón, el cardenal del cambio (Planeta, Bar-
celona 1982).
MARTÍN HERNÁNDEZ, F., «Situación religiosa en la Iglesia española del
siglo XIX», en A. HUERGA (ed.), Historia de la espiritualidad, II/2:
Espiritualidad católica. Espiritualidades del Renacimiento, barroca e
ilustrada, romántica y contemporánea (Juan Flors, Barcelona 1969).
MARTÍN RUBIO, A. D., Paz, piedad, perdón… y verdad. La represión en la
guerra civil: una síntesis definitiva (Fénix, Madrid 1997).
— «La persecución religiosa de 1936-1939: estado de la cuestión y pro-
puestas historiográficas»: HispSac 49 (1997) 43-71.
XXVIII FUENTES Y BIBLIOGRAFÍA

— Salvar la memoria. Una reflexión sobre las víctimas de la guerra civil


(Fondo de Estudios Sociales, Badajoz 1999).
MARTÍNEZ CUADRADO, M., Elecciones y partidos políticos de España, 1868-
1931, 2 vols. (Taurus, Madrid 1969).
— Restauración y crisis de la Monarquía, 1875-1931 (Alianza, Madrid
21991).

MAURA, M., Así cayó Alfonso XIII (Ariel, Barcelona 1966).


MENÉNDEZ PELAYO, M., Historia de los heterodoxos españoles (Librería Ge-
neral de Victoriano Suárez, Madrid 1917-1933).
MOA RODRÍGUEZ, P., El derrumbe de la República y del Frente Popular
(Encuentro, Madrid 2001).
— Los orígenes de la guerra civil española (Encuentro, Madrid 1999).
— Los personajes de la República vistos por ellos mismos (Encuentro, Ma-
drid 2000).
MOLINER PRADA, A., «El anticlericalismo popular durante el bienio 1834-
1835»: HispSac 40 (1997) 497-551.
MONTERO GIBERT, J. R., «La CEDA y la Iglesia en la II República espa-
ñola», en J. M. CUENCA TORIBIO (ed.), Iglesia, sociedad y política en la
España contemporánea (Ediciones Escurialenses, Real Monasterio de
El Escorial 1983) 161-183; y en REP 31-32 (1983) 101-119.
— La CEDA. El catolicismo social y político en la II República, 2 vols.
(Revista de Trabajo, Madrid 1977).
MONTERO MORENO, A., Historia de la persecución religiosa en España.
1936-1939 (BAC, Madrid 31999).
NOGUEIRA LOUSADO, A., Bajo el látigo de Tedeschini (Industrias Gráficas,
Barcelona 1934).
ORDÓÑEZ MÁRQUEZ, J., La apostasía de las masas y la persecución religiosa
en la provincia de Huelva (1931-1936) (CSIC, Madrid 1968).
ORDOVÁS, J. M.ª, «El relanzamiento de la Acción Católica en Espa-
ña durante la Segunda República (1931-1936)»: AHIg 2 (1993) 179-
195.
ORTEGA Y GASSET, J., Obras completas. XI: Escritos políticos, II (1922-
1933) (Revista de Occidente, Madrid 1969).
ORTIZ ARMENGOL, P. «El estreno de Electra», en S. JULIÁ (coord.),
Memoria del 98. De la guerra de Cuba a la Semana Trágica (El País,
Madrid 1997).
PAGANO, S., «La nuova apertura del pontificato di Pio XI»: OR (17-9-
2006) 8.
PALACIO ATARD, V., Cinco historias de la República y de la Guerra (Ed.
Nacional, Madrid 1973).
— La España del siglo XIX, 1808-1898 (Espasa-Calpe, Madrid 1981).
FUENTES Y BIBLIOGRAFÍA XXIX

— «Iglesia y Estado en la Segunda República española (1931-1936-1939)»,


en DHEE II (1972) 1179-1183.
PALOMARES, B., «La proclamación de la II República»: RazEsp 107 (2001)
1-7.
PAYNE, S. G., El catolicismo español (Planeta, Barcelona 1984).
PAZOS, A. M. (coord.), Un siglo de catolicismo social en Europa, 1891-1991
(Universidad de Navarra, Pamplona 1993).
PEIRÓ, F., El problema religioso-moral de España (Razón y Fe, Madrid
1936).
PÉREZ ARNAL, M., Estudio y conclusiones de la segunda sección del Congreso
de Educación Eclesiástica (Tipografía Moderna, Valencia 1924).
PÍO XI, encíclica Dilectissima nobis (3-6-1933), en AAS 25 (1933) 261-287.
PLA, J., Historia de la Segunda República, 4 vols. (Destino, Barcelona 1940).
PRIETO, I., Discursos en América (Federación de Juventudes Socialistas de
España, México 1944).
RAGUER, H., «L’Església i la Guerra civil (1936-1939). Bibliografía recent
(1975-1985)»: RCT 11 (1986) 119-252.
— La espada y la cruz. La Iglesia 1936-1939 (Bruguera, Barcelona 1977).
— «La Iglesia durante la guerra», en AA.VV., La guerra civil (Historia 16,
Madrid 1986).
— «Los obispos españoles y la guerra civil»: Arbor 112 (1982) 295-320.
REDONDO, G., Historia de la Iglesia en España 1931-1939, 2 vols. (Rialp,
Madrid 1993).
— La Revolución de octubre en España. La rebelión del Gobierno de la
Generalidad. Octubre 1934 (Bolaños y Aguilar, Madrid 1934).
REVUELTA GONZÁLEZ, M., El anticlericalismo español en sus documentos
(Ariel, Barcelona 1999).
— «El estallido anticlerical de 1834»: XX Siglos 3/11 (1992) 136-141.
— La Iglesia española en el siglo XIX. Desafíos y respuestas (Universidad
Pontificia Comillas, Madrid 2005).
— «Religión y formas de religiosidad», en H. JURESTCHKE y otros, La
época del romanticismo (1808-1874), I (Historia de España. Menéndez
Pidal XXXV/1; Espasa-Calpe, Madrid 1989).
RIVAS CHERIF, C. DE, Retrato de un desconocido, vida de Manuel Azaña,
seguido por el epistolario de Manuel Azaña con Cipriano de Rivas Cherif
de 1921 a 1937 (Grijalbo, Barcelona 1981).
RIVERA RECIO, J. F., La persecución religiosa en la diócesis de Toledo (1936-
1939) (Arzobispado de Toledo, Toledo 1995).
ROBLES MUÑOZ, C., «Frente a la supremacía del Estado. La Santa Sede y
los católicos en la crisis de la Restauración (1898-1912)»: AA 34
(1987) 189-305; 36 (1989) 317-492; 37 (1990) 131-252.
XXX FUENTES Y BIBLIOGRAFÍA

— Insurrección o legalidad. Los católicos y la Restauración (CSIC, Madrid


1988).
ROMEU, F., Las clases trabajadoras en España (Taurus, Madrid 1970).
SAINZ RODRÍGUEZ, P., Testimonio y recuerdos (Planeta, Barcelona 1978).
SALAS LARRAZÁBAL, R., Los datos exactos de la guerra civil (Fundación
Vives de Estudios Sociales, Madrid 1980).
— «Situación de la Iglesia en la España Republicana durante la guerra
civil», en J. M. CUENCA TORIBIO (ed.), Iglesia, sociedad y política en la
España contemporánea (Ediciones Escurialenses, Real Monasterio de
El Escorial 1983) 187-231.
SÁNCHEZ ALBORNOZ, C., Mi testamento histórico-político (Planeta, Bar-
celona 1975).
SANZ DE DIEGO, R. M.ª, «La Iglesia española ante el reto de la industria-
lización», en R. GARCÍA-VILLOSLADA (dir.), Historia de la Iglesia en
España. V: La Iglesia en la España contemporánea (BAC, Madrid
1979) 575-663.
— «La legislación religiosa del sexenio revolucionario 1868-1874»: REP
200-201 (1975) 195-223.
— «El P. Vicent. 25 años de catolicismo social en España (1886-1912)»:
HispSac 33 (1981) 323-372.
Saqueo del tesoro religioso de España (Oficina Informativa Española, Ma-
drid 1948).
SECO SERRANO, C., Historia de España, IV (Planeta, Barcelona 1967).
SUÁREZ FERNÁNDEZ, L., «Memoria de la Revolución de Octubre»: Apor-
tes 26 (1994).
SUÁREZ, F., Manuel Azaña y la guerra de 1936 (Rialp, Madrid 2000).
THOMAS, H., La guerra civil española, 1936-1939 (Ruedo Ibérico, París 1962).
TINEO, P., «La jerarquía eclesiástica y la educación», en B. BARTOLOMÉ
MARTÍNEZ (ed.), Historia de la acción educadora de la Iglesia en
España. II: Edad Contemporánea (BAC, Madrid 1996).
TURÍN, Y., La educación y la escuela en España de 1874 a 1902. Liberalismo
y tradición (Aguilar, Madrid 1967).
TUSELL, J. Historia de la democracia cristiana en España (Edicusa, Madrid 1974).
TUSELL, J. – GARCÍA QUEIPO DE LLANO, G., El catolicismo mundial y la
guerra de España (BAC, Madrid 1993).
VALLE, F. DEL, Sisinio Nevares, SJ. (1878-1946). Realizador y guía en la
encrucijada social del siglo XIX (Caja de Ahorros del Círculo Católico,
Burgos 1992).
VALVERDE, C., «Los católicos y la cultura española», en R. GARCÍA-VI-
LLOSLADA (dir.), Historia de la Iglesia en España. V: La Iglesia en la
España contemporánea (BAC, Madrid 1979).
FUENTES Y BIBLIOGRAFÍA XXXI

VEGAS LATAPIE, E., Memorias políticas (Planeta, Barcelona 1983).


VERDASCO, F. [alias KODASVER], Medio siglo de vida diocesana matritense
(Tall. Aldus, Madrid 1967).
VICENS VIVES, J., «La guerra civil española», en ÍD. (ed.), Historia de Es-
paña y América. V: Los siglos XIX y XX, América independiente, bur-
guesía, industrialización y obrerismo (Vicens Vives, Barcelona 21971)
378-379.
— Historia de España y América social y económica. V: Los siglos XIX y XX
(Vicens Vives, Barcelona 1985).