Está en la página 1de 9

Los evangélicos y la acción social: un vuelo de 10,000 metros

Fraternidad Teológica Latinoamericana


Montevideo, Uruguay 27/11/2010

Matthew Z. Daniels, M.Div.

"Por lo tanto, el estereotipo evangélico ha sido de espiritualizar el evangelio, y negar sus implicaciones
sociales, mientras que el estereotipo ecuménico ha sido para politizar, y negar su oferta de salvación a
los pecadores. Esta polarización ha sido un desastre. " John Stott

Introducción: El evangélico y la acción social.

¿Cómo se describe la “acción social”? Si uno habla con un metodista o un anglicano tradicional
liberal, aparece en su mente la lucha contra el capitalismo descarrilado, la lucha para los derechos de
los obreros, y el cambio de estructuras socio-políticas para la eliminación de la pobreza y del
desempleo.

Si habla con un evangélico más conservador, puede llegar a la mente la lucha contra dos
hombres homosexuales confesando sus votos de matrimonio, o la enseñanza de la educación sexual
en las escuelas públicas, o campañas políticas para detener los proyectos de ley que favorecen el
1
derecho de una mujer para abortar a su hijo nonato .

Si habla con un Pentecostal, tal vez no escucha porque está en medio colaborar con el Señor en
una conversión radical de un analfabeto adicto a pasta base que esta metido en un estilo de vida de
golpear a su esposa y a sus hijos, de robar para vivir, y de tener cualquier clase de relaciones extra-
maritales. Si habla con ese mismo Pentecostal seis meses después, él le presenta con un hombre
libre de drogas que trabaja y que guía su familia en lectura bíblica antes de ir a su trabajo como
limpiador de calle. Con tanto trabajo, no tiene mucho tiempo para nuestros foros teológicos sobre los
evangélicos y la acción social.

Aunque son estéreotipos, estas caricaturas poblan nuestra mentes, y más importante, nuestra
historia como evangélicos buscando entender dónde estamos, dónde hemos estado, y hacia dónde
vamos en este viaje de reconciliación del mensaje de Cristo y los hechos de Cristo en nuestro
2
mundo .

El Contexto Actual: Dos Corrientes


Hoy en día vemos un contexto en el cual existen básicamente dos corrientes, y esa corrientes
aún nos susurran sus nombres en el título de esta sesión “Evangélico.” “Acción social.” Si menciono
los nombres de varias denominaciones de evangélicos, verán de lo que hablo.

Bautista. Metodista. Anglicano. Asamblea de Dios. Waldense.

Presten atención a sus reacciones interiores. Con la mención de meras palabras, o nos
relajamos más, o tal vez nos ponemos más tensos.

Históricamente se puede identificar dos corrientes principales que casi desde la origen del
evangelicalismo en este país: una corriente liberal y una corriente conservador.

Si seguimos la falacia de separar la evangelización y la necesidad de la conversión individual por


un lado, y la acción social por otro lado, se puede identificar una gama en que caen denominaciones
y movimientos evangélicos que van de más “progresista” a más “conservador,” que se puede dibujar
así:

1
También estéreotipos, una exploración de estos conceptos en el contexto estadounidense se puede encontrar
en el libro de Wallis, Jim. Godʼs Politics: Why the Right Gets It Wrong and the Left Doesnʼt Get It. New York:
Harper Collins Publishers, 2005.
2
1 John R.W. Stott, The Contemporary Christian (Downers Grove, IL: InterVarsity Press, 1992), p. 338.

1
Acción Social,
Evangelio Social, Evangelización
y conversion individual
Activismo politico-
estructural Activismo politico-
conductual/moral

Por un lado
Por un lado está la parte de la iglesia que se enfoca en la necesidad del individuo de arrepentirse de
sus pecados, y buscar el perdón que viene a través de la propiciación que logró la sangre de Cristo
en la cruz, y que nos presenta limpios, puros, y santos ante Dios. El enfoque mayor en todo caso
3
está en el individual y el movimiento mismo es bastante individualista . La imagen que esta corriente
se ha usado históricamente es la de un barco salvavidas que está rescatando personas de un
crucero que se hunde. Y la preguntas son “¿Por qué preocuparnos de implementar políticas justas y
dignas para los pasajeros si todos se están mandando a la perdición?” “¿Qué vale tanto esfuerzo
para lograr salarios y viviendas dignos si en 20 años te morís y te convertís en un chicharrón eterno?”

Es más, si vamos a lograr una sociedad más justa y digna, solamente puede ocurrir a través del
arrepentimiento y la conversión de los millones de habitantes de un país. Cuándo Jesús ejerce el
señorío sobre todos los individuos de un país, entonces el país reflejará los valores del Reino de
Dios.

Al nivel mundial evangélico, esta corte (aunque no tan extremo) se ha visto representado como un
4
legado histórico del fundamentalismo reaccionario principalmente oribundo de los EEUU. Aunque la
Alianza Evangélica Mundial, anteriormente la Confraternidad Evangélica Mundial, ha sido indebida.
También se encontró representada en las series de Conferencias de Lausana que se llevaron a cabo
en la Suiza en 1974, en las Filipinas en el 1989, y últimamente en Sur Africa este año, junto con su
precursor, una conferencia evangelica organizado por la Fundación Billy Graham.

Por otro.
Por otro lado hay una corriente evangélica que se enfoca en la redención y la restauración de los
valores de evangelio para toda la sociedad y sus estructuras. La referencia histórica mas notable en
América Latina viene de la Iglesia Católica y la Teología de la Liberación. En otros contextos,
aparece fuertemente en los Movimientos de Derechos Civiles, en Estados Unidos, por ejemplo, bajo
la influencia de Martin Luther King, Jr. Su mensaje entero, enfocando en la liberación económica y
racial de la raza afro-americana, estaba completamente arraigada en su pasión espiritual
evangelística.

El enfoque de este lado del evangelicalismo ha sido en lo colectivo, en el efecto del evangelio en la
sociedad, y el efecto del evangelio en las estructuras societales y contra los “poderes” que rigen en la
sociedad. Los teólogos de este sector hablan acerca de la evangelización de estructuras socio-
políticas. Toman como sus principales referentes las descripciones de justicia y misericordia de los

3
Tseng, Timothy y Janet Furness, “The Reawakening of the Evangelical Social Consciousness”,
http://tsengsr.us/TT/ftp.pdf%20files/ReawakeningEvangelical.pdf, adquirido 20/10/2010
4
de “The Evangelical Alliance: A Brief History”
http://www.eauk.org/theology/key_papers/upload/A%20Brief%20History%20of%20the%20Alliance.pdf, adquirido
20/10/2010

2
profetas del Antiguo Testamento, y la misma proclamación de Jesús en Lucas cuando dice “"EL
ESPIRITU DEL SEÑOR ESTA SOBRE MI, PORQUE ME HA UNGIDO PARA ANUNCIAR EL
EVANGELIO A LOS POBRES. ME HA ENVIADO PARA PROCLAMAR LIBERTAD A LOS
CAUTIVOS, Y LA RECUPERACION DE LA VISTA A LOS CIEGOS; PARA PONER EN LIBERTAD A
LOS OPRIMIDOS; PARA PROCLAMAR EL AÑO FAVORABLE DEL SEÑOR."

En esta corriente, se mantiene que si el poder de Jesús en el evangelio no toca estructuras sociales,
no es el evangelio de veras. Al nivel mundial, esta corte de evangelicalismo ha encontrada su
expresión más amplia en el Consejo Mundial de Iglesias. Este año ha sido un gran año para ambos
lados de este esquema moderno, con el festejo de los 100 años de la primera conferencia misionera
en Edimburgo en 1910 con las conferencias Edimburgo 2010 y Lausana 2010.

El hecho de que existen diferencias de por si no es malo. Está bastante eficiente dividir nuestros
esfuerzos parar poder lograr el resultado lógico y pleno de la misión de Jesús. El problema no es la
existencia de marcos diferentes. El problema es el desencuentro que ha caracterizado estos dos
grupos el uno con respecto al otro.

Si teológicamente compartieran los dos grupos la misma orientación acerca de la Biblia, acerca de
Jesús, acerca de la Salvación, tal vez no existiría una brecha tan grande entre corrientes colectivistas
y corrientes individualistas en la iglesia. Al entender la razón de la brecha, entendemos mejor porque
está tan difícil tener una visión compartida en este tema hoy.

La Brecha ha sido Grande


Si vuelven a pasar por sus mentes los nombres que mencioné antes, se darán cuenta que estas
diferencias no son meramente teológicas o utilitarias. Son emocionales también. De tal forma que
los más liberales tienden a etiquetar a los hermanos más conservadores y individualistas como “esos
fundamentalistas,” desasociándose de esa parte de la familia. También, los más conservadores
tienden a referirse a los “protestantes históricos de corte liberal,” con un tono que implica que hay
5
pocas diferencias entre ellos y la población atea .

Ahora, estoy hablando en extremos, exagerando en algunos casos, por énfasis. Pero todos que
hemos caminado en el Señor sabemos que los casos de animosidad existen, y que en algunos casos
no están sin fundamento.

Mis preguntas son estas.


¿Cómo llegamos aquí? ¿Cuáles son las bases de esta diferencia histórica? ¿Heredamos esta brecha
entre la evangelización individualista y el impacto social evangélico? ¿Realmente es una cuestión
nuestra? ¿Y dado el estado del mundo hoy, entonces, cómo encaramos el presente y el futuro
inmediato?

POLEMICA TEOLOGICA-HISTORICA

¿Cómo llegamos a esta división?


Hay dos factores principales que nos ayudaron a llegar a dónde estamos hoy en día. Si remontamos
a los siglos XVIII y XIX, no vemos un movimiento evangélico que separa las barras horizontales y
verticales de la cruz—lo social de lo espiritual, lo horizontal de lo vertical. Tenemos a William
WILBERFORCE y el movimiento de la abolición de esclavitud fue mayormente evangélico. Tenemos
a los movimientos de derechos de mujeres. Lord Shaftesbury y el movimiento de protección de
obreros durante la Revolución Industrial. El comienzo de la educación universal con enfoque en los
pobres. Todos tuvieron su origen como aplicaciones prácticas de un evangelio integral que lo
consideraba ridículo la bifurcación de aspectos sociales, espirituales, y políticos.

Entonces, ¿qué paso?

Factor uno: La Controversía Modernista-Fundamentalista

5
Vuelvo a recordarnos del “desastre” que menciona Stott

3
Entre los grandes cambios del Siglo XIX al Siglo XX fue la revolución filosófica del Modernismo. Un
autor ha definido el modernismo como “una tendencia de pensar socialmente progresista que afirma
el poder del ser humano de crear, mejorar, y reformular su ambiente, con la ayuda de
6
experimentación práctica, conocimiento científico, y tecnología.”

Al final del sigo XIX, la iglesia evangélica tenía que decidir qué hacer con el Darwinismo, y si eso no
fuera suficiente, del modernismo y el racionalismo nació la hermenéutica de la Alta Crítica Alemana,
en la cual se empezó a desmenuzar todos los textos bíblicos, sacando todo lo que no encajaba en un
cuadro de referencia modernista, progresista, y naturalista.

Como consecuencia, sectores grandes de la Iglesias, por más que se mantuvieron socialmente
conservadores, perdieron su fe en la confiabilidad de la Biblia, y en la realidad histórica de la mayor
parte de sus milagros, hasta y inclusive un nacimiento virginal y la muerte y resurrección de Jesús.
No es poca cosa.

Dentro de esos sectores de las iglesias evangélicas hoy en día se encuentran no solamente
personas que son teológicamente liberales, sino un gran porcentaje que son teológicamente
conservadores, pero que ponen más énfasis en la ortopráxis que el la ortodoxia. Prefieren quedar
afiliados con una iglesia unida y hacer la lucha desde adentro.

No es un salto muy grande para ver como este sector de la iglesia evangélica podía dejar de tener
una énfasis tan fuerte en la conversión individual. Más bien, si se interpreta el mensaje de la cruz
forma mítica y metafórica, provee un fuerte ímpetu para seguir con la misión de la redención social y
de la resurrección de cualquier grupo de seres humanos que están siendo oprimidos por poderes
socio-cultural-espirituales. Si la opresión es económica, política, social, sexual, la metáfora de triunfo
del amor da esperanza para aquellos cualesquiera que se sientan oprimidos en este mundo.

Como reacción, se galvaniza el movimiento fundamentalista, que llegó a ser la madre del movimiento
actual evangélico. Este movimiento se auto-concibió como los protectores y defensores de los
fundamentales de la fe cristiana. Trazaron una línea en la arena y dividieron el mundo evangélico en
dos. Los verdaderos cristianos, y los apostatas. Los cinco fundamentos que definieron la fe eran:

• La inspiración de la Biblia por parte del Espíritu Santo y la inerrancia de las Escrituras como
resultado.
• El nacimiento virginal de Cristo.
• La creencia en la muerte de Cristo como propiciación del pecado.
• La resurrección corporal de Cristo.
7
• La realidad histórica de los milagros de Cristo.

Lo más triste de esta evolución no era tanto que un grupo de evangélicos se pararon muy firmes para
defender la esencia de la fe cristiana, sino que socialmente, culturalmente, y intelectualmente se
aislaron de cualquier cosa que olía a un evangelicalismo progresista. Defender la importancia de
estas ideas, y ganar la lucha contra el “enemigo apóstata” a todo costo significaba la pérdida de toda
la dimensión social que era el legado que pertenecía a ambas partes en esta guerra eclesiástica, que
iba empezando en la segunda parte del siglo XIX y que llegó a su apogea para 1930.

Si uno ahora mira históricamente al comienzo de misiones protestantes en Uruguay, se puede desde
ya darse cuenta de que una guerra ya existía de antemano en los evangélicos que no tenía origen en
la Tierra Púrpura de la Banda Oriental Católico-Masónico-Ateo-Agnóstica.

Y tal como la Guerra Fria entre el Block Capitalista guiado por EEUU y el Block Comunista guiado por
la URSS llevaba a cabo guerras de proximidad, involucrando a millones de ciudadanos del mundo en

6
Berman, Marshall, All That Is Solid Melts Into Air: The Experience of Modernity. Second ed. London: Penguin,
1988., p 16
7
Noll, Mark A. (1992). A History of Christianity in the United States and Canada. Grand Rapids, Mich: W.B.
Eerdmans.

4
luchas de poder sobre asuntos que no eran autóctonos a la región, la historia del evangelicalismo en
América Latina ha hecho algo de lo mismo.

Entonces, la confluencia de dos cambios en el espíritu de los tiempos--el adviento de la revolución


científica darviniana por un lado y la corriente filosófica del modernismo por el otro--dio lugar a un
suceso histórico que logró separar a los evangélicos en dos campos.

Factor Dos: “La certeza” y el orgullo como legado del Modernismo


Un segundo factor histórico que ha mantenido separado las corrientes, es la certeza científica misma
propia del modernismo.

El hombre moderno encara el mundo de una perspectiva del científico que puede fríamente medir,
diseccionar, analizar, observar, formular teorías y comprobarlas, acerca de la realidad actual de lo
observado. Vive de una seguridad tremenda de la certeza de todo lo que se concluye. La verdad
luego se reduce en conjuntos de proposiciones lógicas que define lo correcto y lo incorrecto. No se
permiten múltiples vías de explicaciones, y no se toman en cuenta factores que están afuera del
rango de percepción de la persona o del grupo que está estudiando y analizando el objeto de interés.

Tanto en los grupos progresistas como en los grupos conservadores, una cosmovisión modernista
promovía el endurecimiento de posturas, bloqueaba el deseo o la capacidad de diálogo, o y cegaba
el reconocimiento de puntos de vista alternativas o de otras modalidades de ver el mundo. Como
resultado, llegaba una fosilización de puntos de vista entre sectores de la iglesia que estancaba el
desarrollo y el proceso natural de corrección de los extremos de las posturas progresistas tanto como
8
las posturas conservadoras.

Esperanza: Los fundamentalistas aflojan y nace el evangelicalismo contemporáneo.

Mientras la iglesia evangélica progresista pasaba a experimentar con la liberación económica,


política, económica y en los últimos años, liberación de género, y de sexualidad y derechos
9
reproductivos , la corriente conservadora ha desarrollado cada vez más una sensibilidad a las
implicancias sociales y estructurales del evangelio.

En la década de los ʼ40 en los EEUU, el pastor Carl F. H. Henry y otros lideres reconocían la
importancia de doctrinas fundamentales de la fe cristiana, pero rechazaban la postura anti-intelectual
10
y anti-cultural de los fundamentalistas . Fundaron la Asociación Nacional de Evangélicos. El
comienzo de varios seminarios teológicos, universidades cristianas, y bíblicos y otras asociaciones,
vio un renacimiento de un evangelicalismo que tenía prioridades intelectuales, culturales, sociales, y
más que nada, evangelisticos.

En el contexto de los “neo-evangelicos”, florece la pasión evangelística de Billy Graham, las cruzadas
internacionales, y la globalización de la iglesia evangélico eran precursores obvios por un encuentro
masivo mundial de evangélicos enfocados en la necesidad de la evangelización del mundo entero.
En las declaraciones de Lausana de 1974, y de los congresos de 1989 y del año actual, se ve cada
vez más una renovación en la iglesia evangélica de una conciencia social que fluye de una
percepción clara del la dimensión humana del evangelio de Cristo. Desde aquel entonces, los
sectores evangélicos conservadores están siendo continuamente invitados a reflexionar y actuar
sobre las implicancias sociales del evangelio. Lamentablemente, nos falta mucho camino a recorrer.
Muchas veces, como los fundamentalistas del antaño, por miedo a ser asociado con los liberales, se
evita cualquier énfasis en la acción social.

8
El libro Ortodoxia Generosa, escrito por Brian McLaren, abre con un ensayo escrito por John R. Franke, D.Phil,
en el que Franke explica no solamente los factores que distinguieron un grupo del otro, sino los factores que
compartieron, como el fundacionalismo filosófico.
9
reference for metropolitan community church or church defending womanʼs right to have an abortion
10
El libro de Carl F. H. Henry, The Uneasy Conscience of Modern Fundamentalism (1947) demostraba el interés
de parte de los evangélicos conservadores estadounidenses de tomar parte una vez más en la sociedad que les
rodeaba.

5
La época pos-moderna y una nueva-vieja manera de concebir la misión evangélica.

Antes de concluir hoy, me gustaría mencionar una palabra que muchos evangélicos vemos con el
gran cuco de los tiempos. La pos-modernidad.

El entender popular de la pos-modernidad es que no existe la verdad absoluta. Cada cual tiene la
libertad de construir su propia verdad, su propia ética, y su propio sistema de valores. El
cristianismo, como cualquier otra ideología, es solamente una narrativa, una ficción desarrollada para
dar cierta coherencia al mundo en que vive uno.

Si damos a mirada más académica al posmodernismo, encontramos otras perspectivas menos


diabólicas. De hecho, hay un punto particularmente positivo que hay que tomar en cuenta de esta
perspectiva filosófica que predomina al nivel académico y popular en el mundo occidental hoy en día.
Franke dice, “es importante recordar que la teoría posmoderna no es compatible con el rechazo de la
racionalidad, sino más bien apoya el replanteamiento de la racionalidad en la estela de la
11
modernidad ”
12
El pos-modernismo es, en su forma menos agresiva, fiel compañero de la humildad . Nos obliga a
dudar algunas de nuestras certezas y también nuestra dudas. El modernismo, como tenía la Lógica y
La Certeza Científica como ídolos, nos empujaba hacia la fosilización y polemización.

Para el cristiano en el mundo pos-moderno, no tenemos que echar nuestros sistemas de creencias.
Pero si las tenemos que cuestionar, y nos pide a reconocer que la verdad es un bicho muy, pero muy
complicado, a muchas veces, perspectivas diferentes iluminan las nuestras si bajamos las defensas
para escuchar y dialogar

La expresión que caracteriza al cristiano de la época moderna, que sea liberal o conservador, sería
“Yo tengo la Verdad.” Se apremia la certeza. Una expresión, tal vez más humilde, y más relacional,
y que más caracteriza al cristiano de la época pos-moderna, sería “La Verdad me tiene.” Relación.
Está bien no tener todas las respuestas, si tengo la certeza de ser sostenido por la Respuesta, que
es Jesús.

¿Por qué es tan importante esta explicación parentética de la pos-modernidad? Importa porque nos
ayuda a entender y apreciar el acercamiento actual que se está llevando acabo entre los entornos
tradicionalmente considerados “liberales” y “conservadores” en el movimiento evangélico, y sus
implicancias para el activismo cristiano social.

Tal es el acercamiento que hoy en día en los países con fuertes corrientes evangélicos históricos se
está hablando de una época “pos-liberal” y “pos-evangélico” en el cual los liberales están
abandonando posturas modernistas y están volviendo a encontrar la vitalidad del Cristo histórico
resucitado. Los evangélicos conservadores están viendo la importancia de la restauración del medio
ambiente y de las inequidades de estructuras socio-políticas. Ron Sider, activista cristiano y fundador
de la organización Evangélicos Para la Acción Social, dice que “la dura batalla entre los cristianos
conservadores que hacen hincapié en el evangelismo y los cristianos liberales que enfatizan la
acción social que debilitó a la iglesia para la mayor parte de este siglo ha terminado en gran medida.
Cada vez más, la mayoría está de acuerdo en que los cristianos deben combinar las buenas noticias
13
con las buenas obras e imitar especial preocupación de Jesús por los pobres.”

Esta perspectiva se refleja aún este año en dos conferencias misioneras históricas, en la Conferencia
de Edimburgo 2010 y de Lausana 2010 que acaba de terminar. Edimburgo 1910 fue la primera
conferencia mundial de misiones, que tomó lugar antes de la gran rotura Modernista-

11
McLaren, p. 10
12
Franke dice que ofrece, “una visión más inherentemente auto-crítica de los conocimientos de la modernidad”
p. 10
13
Ronald J. Sider, Just Generosity: A New Vision for Overcoming Poverty in America (Grand Rapids, MI.:
Baker, 1999), 217.

6
Fundamentalista. 100 años después de guerras internas, se vio la representatividad conservadora de
14
la Alianza Evangélica Mundial del Comité de Lausana . Si bien la agenda no era resolver las
diferencias teológicas, sino de celebrar y reconocer los puntos que tenemos en común, y dejar de
demonizarnos y intentar a apreciarnos más. Si bien, se reconoció que no podemos compartir una
ALIANZA juntos, sí podemos reconocer que somos una familia. La presencia del Secretario General
del Consejo Mundial de Iglesias dando un saludo a La Conferencia Lausana también fue un momento
15
histórico .

Por primera vez en cien años, los cristianos evangélicos nos estamos acercando, no en búsqueda de
una hegemonía de unidad cristiana, sino que estamos buscando cada vez más a Cristo en un mundo
que está siendo invadido por fuerzas cada vez más hostiles a la misión de Cristo en su mundo.

II. Otra perspectiva: ¿a dónde vamos?


Entonces, hoy en día, en Uruguay, año 2010, ¿dónde estamos parados?

Creo que estamos en una postura muy positiva, si bien, tentativa, en la que podemos aprender
mucho si no nos rendimos a fuerzas de miedo y inseguridad a raíz de tener una identidad tan frágil
como evangélicos al nivel nacional.

Quiero sugerir que está naciendo una nueva-vieja manera de entender lo que ha sido hasta hoy una
polémica polarizada entre la evangelización verbal apuntando a un cambio espiritual personal y un
activismo cristiano apuntado a cambios sociales. Nueva, porque es algo que ninguno de nosotros
reunidos aquí hemos vivenciado de forma significativa. Vieja, porque remonta a la época en que
luchar por los derechos de los esclavos no se concebía como actividad ajena de la evangelización.

¿Qué pasaría si en vez de pensar en los términos del “evangelismo” por un lado y la “la acción social”
por otro, pensáramos en términos del “activismo evangélico”? La iglesia cristiana durante casi 2,000
años de historia no ha distinguido entre “evangelización” y “acción social.” La distinción, cuando se
hacía una, siempre venía entre la “vida activa” y la “vida contemplativa.” Entre Marta por un lado y
María por otro. Entre “labora et ora”.

El diagrama que miramos antes presentaba la oposición de dos elementos.

Acción Social,
Evangelio Social, Evangelización
y conversion individual
Activismo politico-
estructural Activismo politico-
conductual/moral

A diferencia de esa perspectiva, lo que estamos volviendo a descubrir hoy es el redescubrimiento de


lo que históricamente se llama la “misio dei”, o la mision de Dios. Pastor Paul B. Y. Cho de la Union
Biblical Seminary y Dr. Lee Jong Yun, cátedra de la Comisión Lausana de Asia, notan el potencial de
una alianza entre el Comité Lausana y el Consejo Mundial de Iglesias a base de este concepto

14
El discurso completo del se encuentra en
http://www.worldevangelicals.org/news/article.htm?id=2928&cat=main. La revista en línea, Christian Today
Australia, hizo un informe que se puede leer en http://au.christiantoday.com/article/wea-international-director-
issues-fresh-call-for-authentic-christian-mission-at-edinburgh-2010/8413.htm , accedido el 20/11/2010.
15
El texto de este saludo se encuentra en http://www.oikoumene.org/en/resources/documents/general-
secretary/speeches/greetings-to-the-3rd-lausanne-congress-for-world-evangelization.html, accedido el
25/11/2010.

7
16
teológico La misio Dei nos invita a contar una historia más grande que reune estos dos elementos
en una historia interrelacionada. ¿Por qué pensar la evangelización “o” la acción social, cuando
podemos estar todos dando prioridad a la misión de Dios, que no reconoce la distinción?

Si ajustamos el otro modelo a este nuevo modelo, vemos algo así

Notamos varias cosas.

1. La misión de Dios es multi-faceta, pero unida.


2. El Hijo del Hombre buscar a salvar “lo que fue perdido” no a “los perdidos”.
3. En todo, mantenemos la cruz en el medio.
4. Reconocemos que la misión de Dios es mucho más de la mera proclamación verbal o de
cualquier acción social.
5. Reconocemos que cualquier activismo que se hace sin la cruz en el centro está vacío.
Podemos evangelizar con motivos de engrandecimiento personal. Podemos ministrar a
necesidades humanas, protestar contra el gobierno, o buscar nuevas legislaciones, y la cruz
de Jesús no es central, no estamos activamente participando en la misión de Dios.

Misio Dei

Activismo espiritual

Activismo social- Activismo moral


estructural

“El Hijo del Hombre


vino a buscar y salvar
lo que se habia
perdido”

Al cerrar, quisiera destacar realidades uruguayas que son positivas en cuanto al desarrollo de un
evangelicalismo uruguayo íntegro que se aferra a la misio Dei y que se niega a entrar en las
polarizaciones tradicionales heredadas de contextos ajenos.

Primero, podemos ver en la declaración de la CREU, de corte más conservador, salido el año pasado
en cuanto a las elecciones políticas, la sensibilidad horizontal de la cruz.

Por su tarea para el Hombre Integral no escapa a su compromiso Social y deberá


comprometerse en todas las acciones posible… …y todos aquellos que viven en nuestro
país, fieles a los mandamientos del Cristianismo auténtico, deben sentir y tener un profundo
17
compromiso con todas las realidades de sus prójimos.

16
J. Y. Lee & B. Y. Cho*, Towards a partner relationship between wcc and Lausanne,
http://www.edinburgh2010.org/en/resources/related-studies.html
17
Comunicado de prensa de la CREU de 15/4/2009 relacionado a las elecciones nacionales, accedido en
http://www.rtmuruguay.org/2009/04/evangelicos-en-politica-declaracion-de-cre.html

8
El segundo, un ejemplo más concreto, es la postura que los cristianos uruguayos que han encontrado
una expresión satisfactoria de esta misio Dei en el encuadre de la Alianza Evangélica Mundial, que
dio impulso a la Red Miqueas y al Desafío Miqueas. Dentro de esta organización, se está trabajando
el concepto de misión integral.

La misión integral es tal vez la concepción más bíblica y más pertinente que hemos visto en los
últimos 100 años. La misión integral como concepto se entiende como ningún otra cosa que la misio
dei misma, tal como la hemos explicado aquí. Se rehusa a someterse a una concepción de la
18
realidad que separa lo físico y lo espiritual . Al nivel mundial, y cada vez más en sectores
tradicionalmente conservadores y tradicionalmente liberales, nos estamos encontrando con iglesias y
otras instituciones que se animan a unirse con Cristo en su misión integral de buscar y a salvar lo que
19
fue perdido .

La invitación a los del corte conservador es de no tener miedo a abarcar la misio Dei en su totalidad,
por más liberal que se pueda llegar a aparecer. La invitación a los hermanos más progresistas es
que en esta época pos-moderna, no se sorprendan si todos los milagros de la Biblia son reales, si
Dios realmente ha inspirado plenamente la Biblia, y si las exigencias morales del Reino realmente
son sanos y positivos para nuestra sociedad. Y por Dios, que empecemos a encarar este camino
juntos en todos los aspectos que podamos. Que Dios nos conserve y nos prospere en nuestra lucha
de ser fiel en unirnos a Su misión.

18
La Red Miqueas ofrece esta como definción completa del concepto de la “mission integral”, "...la proclamación
y la demostración del Evangelio. No es simplemente que la evangelización y la participación social tengan que
desarrollarse juntos. Más bien, en la misión integral nuestra proclamación tiene consecuencias sociales desde
que llamamos a la gente a que ame y se arrepienta en todas las áreas de su vida. Y nuestra participación social
tiene consecuencias evangelísticas cuando damos testimonio de la gracia transformadora de Jesucristo. Si
hacemos caso omiso del mundo, traicionamos la palabra de Dios, cuando ésta nos demanda que sirvamos en el
mundo. Si cerramos los ojos a la palabra de Dios, no tenemos nada que ofrecer al mundo. La justicia y la
justificación por la fe, la adoración y la acción política, el cambio espiritual y material, el cambio personal y el
cambio estructural van de la mano. Ser, hacer y decir pertenecen al corazón mismo de nuestra tarea integral".
De http://www.micahnetwork.org/es/page/misi%C3%B3n-integral, accedido 25/11/2010
19
Ver Robert Webber, The Younger Evangelicals: Facing the Challenges of the New World, Baker Books, 2002