Está en la página 1de 52

Casi todas las iglesias de la cristiandad enseñan que YHWH Elohim (para ellos, Dios) es una

Trinidad. The Catholic Encyclopedia dice que la enseñanza de la Trinidad es ͞la doctrina central de
la religión cristiana͟ y la define así:

͞En la unidad de la Divinidad hay Tres Personas: el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, y estas Tres
Personas son verdaderamente distintas una de otra. Así, en las palabras del Credo de Atanasio: ͚el
Padre es Dios, el Hijo es Dios, y el Espíritu Santo es Dios, y sin embargo no hay tres Dioses, sino un
solo Dios͛. [...] Las Personas son coeternas y coiguales: todas son igualmente increadas y
omnipotentes͟ (1).

The Baptist Encyclopedia da una definición parecida. Dice:

͞[Jesús] es [...] el eterno Jehová [...] El Espíritu Santo es Jehová [...] Se pone al Hijo y al Espíritu en
exacta igualdad con el Padre. Si él es Jehová, ellos también lo son͟ (2).

Anatemas pronunciados contra los opositores

En 325 E.C. un concilio de obispos reunido en Nicea (Asia Menor) formuló un credo que declaró
que el Hijo de Dios era ͞verdadero Dios͟, tal como el Padre era ͞verdadero Dios͟. Parte de ese
credo decía:

͞Mas a los que afirman: Hubo un tiempo en que [el Hijo] no fué y que antes de ser engendrado no
fué, y que fué hecho de la nada, o los que dicen que es de otra hipóstasis o de otra sustancia o que
el Hijo de Dios es cambiable o mudable, los anatematiza la Iglesia Católica͟ (3).

De modo que a cualquiera que creyera que el Hijo de YHWH Elohim no era coeterno con el Padre o
que el Hijo había sido creado se le entregaba a la condenación eterna. Uno puede imaginarse
cuánto presionaría aquello a la mayoría de los creyentes comunes para que se amoldaran a
aquellas ideas.
En el año 381 E.C. se convocó otro concilio en Constantinopla, y este declaró que había que adorar
y glorificar al espíritu de santidad tal como al Padre y al Hijo. Un año después Ͷen 382 E.C.Ͷ otro
sínodo se reunió en Constantinopla y sostuvo la divinidad plena del espíritu de santidad (4). Aquel
mismo año, ante un concilio celebrado en Roma, el papa Dámaso presentó una serie de
enseñanzas que la iglesia había de condenar. El documento, llamado el Tomo de Dámaso, incluía
las declaraciones que a continuación se citan.

͞Si alguno no dijere que el Padre es siempre, que el Hijo es siempre y que el Espíritu Santo es
siempre, es hereje.͟

͞Si alguno no dijere verdadero Dios al Hijo de Dios, como verdadero Dios a [su] Padre [y] que todo
lo puede y que todo lo sabe y que es igual al Padre, es hereje.͟

͞Si alguno no dijere que el Espíritu Santo [...] es [...] verdadero Dios, [...] lo puede todo y todo lo
sabe [...], es hereje.͟

͞Si alguno no dijere ser tres personas verdaderas: la del Padre, la del Hijo y la del Espíritu Santo,
iguales, siempre vivientes, que todo lo contienen, lo visible y lo invisible, que todo lo pueden, [...]
es hereje.͟

͞Si alguno dijere que [el Hijo] constituído en la carne cuando estaba en la tierra, no estaba en los
cielos con el Padre, es hereje.͟

͞Si alguno, al llamar Dios al Padre, Dios al Hijo de Aquél, y Dios al Espíritu Santo, los llama dioses
[...] y no [...] una sola divinidad [...], es hereje͟ (5).

Varios eruditos jesuitas, en su traducción del tomo del latín al inglés, añadieron el comentario:

͞Parece que el papa San Celestino I (422-432) consideró ley esos cánones; estos pueden
considerarse definiciones de fe͟ (6). Y el erudito Edmund J. Fortman afirma que el tomo
representa una ͞doctrina trinitaria bien fundada y poderosa͟ (7).
Si usted es miembro de una iglesia que acepta la enseñanza de la Trinidad, ¿definen esas
declaraciones su fe? ¿Se da cuenta de que el creer en la doctrina de la Trinidad según la enseñan
las iglesias cristianas requiere que usted crea que Yahoshúa el Mesías estaba en el cielo al mismo
tiempo que estaba en la Tierra? Esta enseñanza es parecida a lo que declaró Atanasio, eclesiástico
del siglo IV, en su libro ͞La encarnación del verbo͟:

͞Él [el Verbo, Jesús] no estaba encerrado en el cuerpo, ni estaba en el cuerpo sin estar en otra
parte. Ni él movía a aquél, mientras el universo estaba vacío de su energía y providencia. [...] Daba
vida igualmente a todas las cosas y a la vez nacía en todos y estaba fuera de todos͟ (8).

Trinidad y Triunidad

Lo que significa la doctrina de la Trinidad

Algunos han concluido que es (¡simplemente!) atribuir deidad o divinidad a Yahoshúa nuestro
Mesías todo lo que significa la enseñanza de la Trinidad. Para otros, creer en la Trinidad significa
sencillamente creer en el Padre, el Hijo y el espíritu de santidad.

No obstante, un examen detallado de los credos de la cristiandad expone lo lamentablemente


inadecuadas que son esas ideas con relación a la doctrina formal. Las definiciones oficiales dejan
claro que la doctrina de la Trinidad no es una idea sencilla. En vez de eso, es un conjunto complejo
de distintas ideas que han sido juntadas durante largo tiempo y entrelazadas unas con otras.

Basándonos en la descripción de la doctrina de la Trinidad que se presentó después del Concilio de


Constantinopla en 381 E.C., en el Tomo de Dámaso de 382 E.C., en el Credo de Atanasio que vino
algún tiempo después, y en otros documentos, podemos determinar con claridad lo que quiere
decir la cristiandad con la doctrina de la Trinidad. Abarca las siguientes ideas específicas:

1. Se dice que hay tres personas divinas Ͷel Padre, el Hijo y el espíritu de santidadͶ en la
Divinidad.
2. Se dice que cada una de estas personas distintas es eterna, que ninguna viene antes ni después
de las otras en el tiempo.

3. Se dice que cada una es todopoderosa, que ninguna es mayor ni menor que las otras.

4. Se dice que cada una es omnisciente, que todo lo sabe.

5. Se dice que cada una es verdadero Dios.

6. Con todo, se dice que no hay tres Dioses, sino un solo Dios.

Está claro que la doctrina de la Trinidad es un conjunto complejo de ideas que abarca por lo menos
los elementos esenciales ya indicados e implica otros, como revela un examen de los detalles. Pero
si consideramos solo las ideas básicas ya enumeradas es patente que, si se elimina alguna de ellas,
lo que resta ya no es la Trinidad de la cristiandad. Para tener el cuadro completo, todas esas partes
tienen que estar presentes.

Ahora que entendemos mejor el término ͞Trinidad͟, podemos preguntar: ¿La enseñaron
Yahoshúa y sus discípulos? Si fue así, dicha doctrina debe haber aparecido en forma completa en
el primer siglo de nuestra era común. Y puesto que lo que ellos enseñaron se encuentra en la
Biblia, entonces la doctrina de la Trinidad o es una enseñanza bíblica o no lo es. Si lo es, debería
enseñarse claramente en la Biblia.

No es razonable pensar que Yahoshúa el Mesías y sus discípulos enseñaran a la gente acerca de
YHWH Elohim y sin embargo no le dijeran quién es YHWH Elohim, especialmente si se requería
que algunos creyentes hasta dieran la vida por YHWH Elohim. Por lo tanto, Yahoshúa y sus
discípulos deberían haber dado prioridad a enseñar a otros esta doctrina esencial.

Examinando las Escrituras


En el capítulo 17 de Hechos, versículo 11, se dice que ciertas personas eran ͚de disposición noble͛
porque ͞examinaban con cuidado las Escrituras diariamente en cuanto a si estas cosas [cosas que
enseñaba el apóstol Pablo] eran así͟. Y vemos como se las animó a usar las Escrituras Sagradas
para confirmar las enseñanzas hasta de un apóstol. Usted debería hacer lo mismo.

Tenga presente que las Escrituras son ͚inspiradas por Elohim͛ (2 Timoteo 3:16, 17.) De modo que
está completa en lo referente a asuntos doctrinales. Si la doctrina de la Trinidad es verdadera,
debe estar en ella.

Invitamos al lector a buscar en la Biblia, especialmente en los 27 libros de los Escritos Apostólicos
(conocidos por los cristianos como Nuevo Testamento), para ver por sí mismo si Yahoshúa y sus
discípulos enseñaron una Trinidad. Mientras lo busca, pregúntese:

1. ¿Puedo hallar algún texto bíblico que mencione la ͞Trinidad͟?

2. ¿Puedo encontrar algún texto bíblico que diga que Elohim se compone de tres personas
distintas: Padre, Hijo y espíritu de santidad, pero que las tres son un solo "Dios"?

3. ¿Puedo hallar algún texto bíblico que diga que el Padre, el Hijo y el espíritu de santidad son
iguales en todo aspecto, como en eternidad, poder, posición y sabiduría?

Por más que busque, no encontrará ningún texto bíblico que use la palabra Trinidad o Triunidad, ni
hallará uno que diga que el Padre, el Hijo y el espíritu de santidad son iguales en todo aspecto,
como en eternidad, poder, posición y sabiduría. Ni siquiera encontrará un texto bíblico que diga
que el Hijo sea igual al Padre en cualquiera de esos aspectos.

Lo que dicen muchos eruditos


Muchos eruditos, incluso trinitarios, reconocen que la Biblia no contiene la doctrina misma de una
Trinidad. Por ejemplo, The Encyclopedia of Religion declara:

͞Exegetas y teólogos hoy concuerdan en que la Biblia hebrea no contiene una doctrina de la
Trinidad [...] Aunque la Biblia hebrea describe a Dios como el padre de Israel y emplea
personificaciones de Dios, tales como Palabra (davar), Espíritu (ruah), Sabiduría (hokhmah) y
Presencia (shekhinah), el correlacionar estos conceptos con la doctrina trinitaria posterior iría más
allá de la intención y el espíritu del Antiguo Testamento.

͟Además, exegetas y teólogos reconocen que el Nuevo Testamento tampoco contiene una
doctrina explícita de la Trinidad. Dios Padre es fuente de todo lo que existe (Pantokrator) y
también el padre de Jesucristo; ͚Padre͛ no es un título para la primera persona de la Trinidad, sino
un sinónimo de Dios. [...]

͟En el Nuevo Testamento no hay ninguna conciencia reflexiva de la naturaleza metafísica de Dios
(͚trinidad inmanente͛) ni contiene el Nuevo Testamento el lenguaje técnico de la doctrina
posterior (hupostasis, ousia, substantia, subsistentia, prosopon, persona). [...] Es indiscutible que
la doctrina no puede establecerse sobre pruebas bíblicas solamente͟ (9).

Respecto a los hechos históricos de esta cuestión, The New Encyclopedia Britannica dice:

͞Ni la palabra Trinidad ni la doctrina explícita aparecen en el Nuevo Testamento [...]

͟La doctrina se desarrolló gradualmente en el transcurso de varios siglos y en medio de muchas


controversias. [...]

͟No fue sino hasta el siglo IV cuando la distinción de las tres y su unidad fueron juntadas en una
sola doctrina ortodoxa de una esencia y tres personas͟ (10).

La New Catholic Encyclopedia hace una declaración parecida respecto al origen de la Trinidad:
͞Exegetas y teólogos bíblicos, entre ellos una cantidad constantemente creciente de católicos
romanos, reconocen que no se debe hablar de trinitarismo en el Nuevo Testamento sin seria
reserva. En estrecho paralelo, historiadores del dogma y teólogos sistemáticos también reconocen
que cuando se habla de trinitarismo pleno se pasa del período de los orígenes del cristianismo a,
digamos, la última cuarta parte del siglo IV. Fue solo entonces cuando lo que pudiera llamarse el
dogma trinitario definitivo de ͚un solo Dios en tres Personas͛ llegó a asimilarse por completo en la
vida y el pensamiento cristianos. [...]

͟La fórmula misma no refleja la conciencia inmediata del período de los orígenes; fue producto de
tres siglos de desarrollo doctrinal͟ (11).

Pero ¿Se ͞da a entender͟?

Quizás los trinitarios le digan que la Biblia ͞da a entender͟ una Trinidad. Pero esa alegación se
hace mucho después de haberse escrito la Biblia. Es un intento de atribuir a la Biblia lo que los
clérigos de tiempos posteriores decidieron arbitrariamente que debería ser doctrina.

Pregúntese: ¿Por qué debería ser que la Biblia solo ͚diera a entender͛ su enseñanza más
importante: quién es YHWH Elohim?

La razón por la cual la Biblia no enseña claramente la doctrina de la Trinidad es sencilla: porque no
es una enseñanza bíblica. Si YHWH Elohim fuera una Trinidad, sin duda lo habría dado a conocer
claramente, de modo que Yahoshúa y sus discípulos pudieran enseñarlo a otros. Y esa información
esencial se habría incluido en la Palabra inspirada de YHWH Elohim. No se habría dejado para que
fuera objeto de contienda entre hombres imperfectos siglos después.

Cuando examinamos los textos bíblicos que los trinitarios presentan como prueba de que la Biblia
͞da a entender͟ una Trinidad, ¿qué hallamos? Una evaluación honrada revela que los textos que
se presentan no tratan de la Trinidad de la cristiandad. En vez de eso, ciertos teólogos tratan de
forzar en los textos sus ideas preconcebidas de una Trinidad. Pero esas ideas no están en los
textos bíblicos. De hecho, esas ideas trinitarias están en pugna con el testimonio claro de la Biblia
en conjunto.
Un ejemplo de ese tipo de textos es Mateo 28:19-20. Ahí se mencionan juntos al Padre, el Hijo y el
espíritu de santidad. Algunos afirman que eso da a entender una Trinidad. Pero lea los versículos
usted mismo. ¿Hay algo en esos textos que diga que los tres son un solo "Dios", iguales en
eternidad, poder, posición y sabiduría? No, no lo hay. Lo mismo pasa en el caso de otros textos
que mencionan a los tres juntos.

En cuanto a los que creen que el uso de ͞nombre͟ en singular al aludir al Padre, el Hijo y el espíritu
de santidad en Mateo 28:19-20 da a entender una Trinidad, sírvase comparar con eso el uso de
͞nombre͟, en singular, al aludir a Abrahán e Isaac en Génesis 48:16 (Reina-Valera, 1977).

Los trinitarios también señalan diferentes versiones de Juan 1:1, donde se dice que ͞el Verbo͟
estaba ͞con Dios͟ y era ͞Dios͟. Pero otras traducciones de la Biblia dicen que el Verbo era ͞un
dios͟ o era ͞divino͟, sin querer decir necesariamente Dios, sino alguien poderoso. Además, ese
versículo bíblico dice que ͞el Verbo͟ estaba ͞con͟ Dios. (Por cierto, la palabra griega ͞logos͟ no
significa ͞Verbo͟ sino ͞palabra͟. Así que desde ahí hay un grave error gramatical.) Eso
razonablemente lo excluiría de ser ese mismo Dios. ͞La Palabra͟ (o ͞el Verbo͟) en Juan 1:1 solo se
menciona con Dios, es decir: solo hay dos personas, no tres. Una y otra vez, cuanto texto se usa
para tratar de apoyar la doctrina de la Trinidad fracasa completamente en cuanto a ello cuando se
examina honradamente.

Otro factor que debe considerarse es este: Si Yahoshúa y sus discípulos hubieran enseñado la
doctrina de la Trinidad, entonces sin duda eclesiásticos destacados que existieron inmediatamente
después de ellos también la habrían enseñado. Pero ¿enseñaron aquellos hombres Ͷllamados hoy
padres apostólicosͶ la doctrina de la Trinidad?

El dilema de Juan 1:1

Tal como aparece traducido en las Biblias tradicionales, Juan 1:1 no sólo resulta en una
contradicción de términos sino que además no representa fielmente lo que en realidad dice el
texto griego, el cual a su vez representa un original hebreo que fue vertido fielmente al griego.
Quiero que me acompañen en un recorrido por este texto tan controvertido y tan poco
comprendido en muchos círculos cristianos. Aunque no existe hasta ahora un original hebreo del
libro de Juan, el erudito judío Doctor Franz Delitzsch hizo una traducción del griego al hebreo, la
cual se supone que representa lo que debió de haber sido el texto original de Juan en hebreo.
Veamos:

(Pongo los textos en imágenes para que todos los puedan leer sin necesitad de tener fuentes
hebreas y griegas instaladas)

Aquí tenemos el texto hebreo como debió de haber sido el original, según el Dr. Delitzsch:

(Transliterado):

BERESHÍT HAYÁH HADAVÁR WEHADAVÁR HAYÁH ET HAELOHÍM

WELOHÍM HAYÁH HADAVÁR.

(Traducido):
En un principio era el Verbo y el Verbo era con el Poderoso

y poderoso era el Verbo.

Aquí está el texto como se vertió al griego, ya sea del hebreo o del arameo:

(Transliterado):

En arjé en ho lógos, kai ho lógos en prós ton theón, kai

theós en ho lógos.

(Traducido):

En un principio era el Verbo, y el Verbo era con el Divino, y

divino era el Verbo.


Ahora bien, noten que en hebreo la palabra elohim, y en griego la palabra theós, aparece dos
veces: la primera vez aparece con artículo definido y la segunda vez aparece sin artículo definido
(pues ni el hebreo ni el griego tienen artículo indefinido).

La gramática griega de Dana y Mantey enseña que cuando el sustantivo griego theós se emplea
con artículo definido representa personalidad (o sea es un título), pero cuando se emplea sin
artículo definido representa cualidad (o sea es un adjetivo).

Este principio lo plasma fielmente en su traducción del Nuevo Testamento el Dr. Goodspeed, cuya
versión fue galardonada una vez como la mejor traducción del NT en inglés. Él traduce:

«In the beginning was the Word, and the Word was with God, and The Word was divine»

(En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era divino.)

¿Por qué el erudito Dr. Goodspeed vertió ho theós como «Dios» mientras que vertió theós como
«divino»? Porque evidentemente el Dr. Goodspeed era muy consciente del principio enunciado
por Dana y Mantey de que si el término theós se emplea sin artículo representa cualidad y por lo
tanto la manera más apropiada de traducirlo es como adjetivo, en este caso «divino».

El mismo principio se puede aplicar a la construcción hebrea cuando en la misma oración se


emplea primero haelohim con artículo definido y luego se emplea elohim sin artículo.

Este exquisito «fine tuning» o ajuste del significado se destruye totalmente si en una traducción se
se emplea el término Elohim dos veces de la misma manera, sin artículo, como desgraciadamente
hacen algunas versiones mesiánicas. O peor aún si se emplea el término «Dios» dos veces sin
ninguna distinción, como desgraciadamente hacen casi todas las traducciones cristianas, con
excepción de la del Dr. Goodspeed, la Traducción del Nuevo Mundo, y algunas otras que casi nadie
conoce.
Cuando se traduce respetando esas diferencias que hacen tanto el griego como el hebreo, este
pasaje nos dice que aquí se trata de dos personajes, el primero y el segundo; y que el segundo está
junto al primero; y que el segundo comparte una cualidad con el primero: su divinidad, o su poder.
Al primero se lo identifica como haelohím (el Poderoso) y ho theós (el Divino), y al segundo se lo
identifica como elohim (Poderoso) y theós (Divino). Lo primero es un título y lo segundo es un
adjetivo. El primero es obviamente el Padre y el segundo es obviamente el Hijo. El primero es
evidentemente YHWH y el segundo es evidentemente nuestro Mashíaj - el Mesías (en su
preexistencia, independientemente de lo que esto signifique).

Por eso es que este pasaje no se puede usar legítimamente para enseñar que Yahoshúa «es Dios»
como dicen muchos cristianos, y menos aún para enseñar que el Mesías «es YHWH» como dicen
algunos yahwistas semi-trinitarios. Y por eso es que los traductores bíblicos, por muy doctos que
sean, le hacen un flaco servicio al estudiante de las Escrituras cuando traducen: «y el verbo estaba
con Dios, y el Verbo era Dios», sin hacer ninguna distinción como la que hace el texto griego; o
sea, que son infieles al griego.

Precisamente esa traducción deficiente es lo que ha traído tanta confusión entre muchos
cristianos, al punto de que ahora muchos creen que el Padre y el Hijo son la misma persona,
contradicción colosal que se basa en parte en este pasaje así traducido. Entendida la cosa de esa
manera, esa afirmación es totalmente contraria a la fe de la comunidad mesiánica primitiva, que
quedó plasmada en aquel olvidado pasaje de Pablo: «...pero para nosotros no hay más que un sólo
Elohím (Poderoso, o Dios): el Padre. Y un solo Adón (amo, maestro, o señor), Yahoshúa, nuestro
Mashíaj».

En resumen, Juan 1:1 debería ser vertido, tal como hace la Versión Israelita Nazarena, de la
siguiente manera:

En el principio existía el Verbo, y el Verbo estaba con el Poderoso, y el Verbo era poderoso.

Consideramos que esta es la traducción más literal y exacta del texto griego; ya que la primera vez
que aparece la palabra "theós" está acompañada de un artículo definido, lo que indica
personalidad: Sin embargo, la segunda vez que aparece la palabra "theós" se encuentra sin
artículo, lo que indica cualidad, o sea, que es un adjetivo (Véase la versión del Dr. Goodspeed). Si
se vierte "theós" aquí como "elohim" se da la impresión errónea de que esto es un nombre,
cuando es un título.
Introducción y Orígenes de la Trinidad - Triunidad

La trinidad y la triunidad son consideradas como «misterios», pues no se las puede concebir
totalmente con nuestra mente finita. En realidad resulta muy difícil comprender cómo tres
personas o partes divinas y distintas puedan constituir un solo Dios verdadero. Escapa a cualquier
lógica y razonamiento humano. En realidad, millones de trinitarios y triunitarios en todo el mundo
han aceptado ese dogma por «fe» más que por la fuerza de la razón misma. No obstante, la fe y la
razón deben ir de la mano. La fe debe estar sustentada en la razón, pues sino sería una fe ciega.

Por ejemplo: «Tenemos fe en que YHWH Ha'Elohim existe porque pensamos que alguien tuvo que
haber creado este enorme cronómetro que es el universo regido por leyes exactas. Las leyes
implican un Legislador, y ese Legislador, por la razón misma, creemos que es YHWH».

Lo verdaderamente cierto es que ni el Mesías ni sus discípulos (hasta el siglo IV) creyeron en la
trinidad ni en la triunidad. Para ellos «Dios no era un Dios de confusión sino de paz» (1 Corintios
14:33). El Dios trino es un Dios confuso que trae discordias y disputas.

En toda la Biblia no encontraremos por ningún lado la palabra trinidad o triunidad (simplemente
porque no existen), y tampoco se encuentra ningún texto canónico que diga que el Padre, el Hijo,
y el Espíritu Santo son un solo Dios. El único texto que podría probar esa creencia
trinitaria/triunitaria es 1 Juan 5:7, texto que es sabido que fue interpolado siglos después, y en
consecuencia se le reconoce como espúreo por los eruditos bíblicos.

No se puede concebir a un hebreo que crea que su Creador es un hombre, o tenga figura humana,
o que piense que el Ungido del Creador sea el mismo Creador hecho hombre o dividido en varias
partes o personas, o que el Creador mienta diciendo que tiene un 'Hijo', y dicho 'Hijo' sea El
mismo, o que el Creador tenga padres. Por eso en este escrito, todas las preguntas están dirigidas
básicamente a los Trinitarios, Triunitarios, y a los que crean en doctrinas parecidas. Dichas
doctrinas están fuera de Israel, fuera de lo que el Eterno ha establecido desde el principio y para
siempre.
Es de suma importancia entender que tanto Iehoshúa el Mesías, como sus discípulos y como sus
emisarios, en un principio todos eran hebreos y tenían un entendimiento hebreo del Tanaj
(«A.T.»); por eso sería absurdo leer y entender lo que ellos escribieron desde/con una perspectiva
que no sea hebrea. Es necesario saber como pensaba un hebreo del primer siglo, saber que
cuando se originó la Iglesia Cristiana (mucho después de la muerte y resurrección de Iehoshúa) ya
no era dirigida por hebreos, saber que la filosofía griega y el neoplatonismo son contrarios a los
conceptos hebreos, y saber, entre otras muchas cosas, que cuando la Iglesia Cristiana interpretó
las Escrituras desde una perspectiva griega los errores fueron numerosos; y hoy es el día en que la
Iglesia Cristiana sigue enseñando como doctrina, filosofía griega.

Y es que cuando alguien desde muy pequeño (o desde joven) aprende todas las enseñanzas que
rodean a la Trinidad/Triunidad (por ejemplo: «la Santa Trinidad», «la madre de Dios», «Jesús es
Dios», «Jesús se hizo Dios», «Dios en tres personas», «el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo»,
«¿1+1+1=3? y ¿3=1?», etc.) y no solamente las aprende sino que cree en esas enseñanzas;
entonces lo que ocurre es que siempre que esa persona lea las Escrituras las verá y entenderá
desde esa errónea perspectiva que aprendió.

Actualmente hay muchas formas de ver esta idea de un dios en tres (personas o partes), y aunque
se le cambia la palabra de Trinidad a Triunidad, etc..., en el fondo la idea sigue siendo originada en
el paganismo. En otras palabras, si usted cree que Iehoshúa es Elohim, o la primera, segunda o
tercera persona o parte de Elohim, entonces eso significa, por ejemplo, que Miriam la madre de
Iehoshúa es la madre de Elohim; lo cual es inconcebible.

Ahora veremos, brevemente, como vinieron estas doctrinas paganas a los gentiles que creyeron
que Iehoshúa era el Mesías de el Eterno. Aunque para muchos ya es sabido que esta doctrina se
originó entre los paganos, y fue presentada en el Concilio de Nicea, siempre es bueno recordarlo; y
saber que nunca ningún hebreo ha tenido ni tendrá dicha doctrina, pues las Escrituras no hacen
referencia alguna a la trinidad, ni a la triunidad, ni de cualquier idea que se le parezca.

Origen de la Trinidad:

La Trinidad fue desconocida para los creyentes durante un espacio de casi 400 años (hasta el siglo
IV) desde el nacimiento de Cristo, y sólo fue formulada, inicialmente, en los Concilios de Nicea
(325 d.C) y de Constantinopla (381 d.C).
Fue en el Concilio de Nicea (supervisado por el emperador pagano Constantino quien adoraba al
sol y pensaba de sí mismo que era un dios encarnado), donde Atanasio formuló lo que se llama la
«semi-trinidad», es decir, se llegó a la conclusión que el Hijo era igualmente «Dios» con el Padre,
de su misma substancia y esencia. Es importante aclarar que en este Concilio no se habló nada
acerca del Espíritu, sino, solamente, de Elohim y el Mesías como siendo una misma «persona».

Así en la Enciclopedia Británica podemos leer: «El mismo emperador Constantino presidía
activamente guiando las discusiones y personalmente propuso la fórmula crucial expresando la
relación de Cristo con Dios en la creencia dada por él "de la naturaleza del Padre".»

Después de que se llevaran a cabo varios concilios con el propósito de aclarar estas ideas,
finalmente fue el emperador Teodosio quien convocó el Concilio de Constantinopla (381 d.C) en
donde se incluyeron frases en el credo por las cuales se afirmaba que el Espíritu Santo debería de
ser adorado y glorificado junto con el Padre, afirmándose que él procedía del Padre, y que era él
quien hacía la revelación. Posteriormente, en el Concilio de Calcedonia (451 d.C) se hizo más
explícita la declaración hecha en el Concilio de Constantinopla. Así la trinidad se hizo ley, tanto
para la iglesia romana como para el imperio.

El acuerdo tomado en el concilio de Calcedonia (451 e.c.) fue el siguiente: «Por lo tanto, siguiendo
a los Padres santos, nosotros todos en un acuerdo enseñamos al hombre a reconocer uno y el
mismo Hijo, nuestro Señor Jesucristo, siempre siendo completa deidad y completa en naturaleza
humana, ciertamente Dios y ciertamente hombre, consistiendo también en un alma y cuerpo
razonable; de una naturaleza con el Padre como observando su deidad, y al mismo tiempo de una
naturaleza con nosotros observando su naturaleza humana; como nosotros en todos los aspectos,
aparte del pecado, en relación a su deidad, engendrado del Padre antes de la era, más sin
embargo, observando su naturaleza humana, soporte, uno y el mismo Cristo, Hijo, Unigénito,
reconocido en dos naturalezas, sin confusión, sin cargo, sin división, sin separación; La distinción
de naturalezas no siendo en ninguna forma anulada por la unión, sino que las características de
cada naturaleza han sido preservadas, llegando a formar juntas una persona y existencia, no
aparte ni separada en dos personas, uno y el mismo Hijo, Sólo-Unigénito, Dios el Verbo, Señor
Jesucristo, aunque los profetas de los tiempos primitivos hablaron de él, y el mismo Señor
Jesucristo nos enseñó, y la creencia de los padres que se nos ha transmitido.»

Existen múltiples citas, a propósito de este tema, que se pueden encontrar en diferentes
bibliotecas; citaremos aquí unas pocas de manera muy breve:
* La «Nueva Enciclopedia Católica» (1967) dice de la "trinidad": «(...) la fórmula dogmática «Un
Dios en tres Personas» (...) fue el producto de tres siglos de desarrollo doctrinal».

* Mientras que en el libro «La Iglesia de los Primeros Siglos» podemos leer las siguientes frases:
«La Doctrina de la Trinidad fue de una formación gradual y comparativamente tardía. Tenía su
origen en una fuente enteramente ajena a las escrituras judías y cristianas. Creció, y fue inspirado
en la cristiandad a través de las manos de los padres Platónicos» y «(...) La moderna doctrina de la
trinidad no se haya en ningún documento o reliquia perteneciente a la Iglesia de los primeros tres
siglos...»

* El teólogo católico romano Thomas Hart escribe: «De acuerdo con el Concilio de Calcedonia»:
Jesús es completamente Dios, y completamente hombre. Jesús es llamado "hombre" en el sentido
genérico, pero "no es un hombre". Él tiene una naturaleza humana, pero no es una persona
humana. La persona en él es la segunda persona de la Trinidad Sagrada. Jesús no tiene un centro
personal humano. Así es como el Concilio le da la vuelta al posible problema de una personalidad
dividida.»

* El líder Protestante, Oliver Quick escribe: «Si afirmamos que Jesús fue una persona humana,
estamos siendo llevados a una concepción imposible de doble personalidad en el encarnado Hijo
de Dios.»

* En «La Enciclopedia Americana» podemos leer: «El trinitiarismo del siglo cuarto no reflejaba con
exactitud la naturaleza de Dios en las enseñanzas primitivas cristianas; Al contrario, era una
desviación de estas enseñanzas.»

* En el «Diccionario de Conocimiento Religioso» podemos leer: «Muchos dicen que la Trinidad es


una corrupción prestada de la religión pagana, e injertada en la fe cristiana.»

* En el libro «El Paganismo en Nuestra Cristiandad» podemos leer: «El origen de la trinidad es
enteramente pagano.»
* En la obra «La Nueva Enciclopedia de Chaff-Herzog de Conocimiento Religioso» podemos leer:
«Las doctrinas de los Logos y de la Trinidad recibieron forma de los padres griegos, quienes fueron
muy influenciados, directamente o indirectamente, por la filosofía Platónica. Que se filtraron en la
iglesia errores y corrupciones de esta fuente, no puede ser negado.»

* En «Bosquejos de la Historia de Dogma» podemos leer: «La Doctrina de la iglesia hizo raíz en la
tierra del helenismo (un pensamiento pagano griego). Y por ahí vino el misterio a la gran mayoría
de cristianos.»

* E. Gibbon dice, en el prefacio de su libro «Historia del Cristianismo»: «Sí el paganismo fue
conquistado por el cristianismo, es igualmente cierto que el cristianismo fue corrompido por el
paganismo. El Deísmo puro de los primeros cristianos (...) fue cambiado, por la iglesia de Roma,
por el incomprensible dogma de la trinidad. Muchos de los dogmas paganos, inventados por los
egipcios e idealizados por Platón fueron retenidos, por la iglesia de Roma, como merecedores de
ser creídos.»

* Además, H.G. Wells en su «Perfil de la Historia», pág. 421 dice: «Veremos cómo, después, toda la
cristiandad se volvió a las disputas sobre la trinidad. No hay una clara evidencia de que los
apóstoles de Jesús aceptaran esa doctrina.»

Pero, sin embargo, la idea de la trinidad es reconocida en las religiones antiguas de las naciones
paganas. En las mitologías de los griegos, persas, egipcios, hindúes, babilonios, chinos, islándicos,
fenicios, y japoneses hallamos triadas de dioses, o dioses trinos. La trinidad hindú estaba
conformada por los dioses Brahma, Vishnú y Shiva. La trinidad griega estaba conformada por los
dioses zeus, athena, y apolo. Decían sus creyentes que los tres «concordaban en uno». La trinidad
romana eran sus dioses júpiter, mercurio, y venus. Estos dioses trinos se fueron asimilando dentro
de las naciones conquistadas.

En este punto, recordemos que Shaúl (Pablo), emisario del Mesías escribió: «Mirad que nadie os
engañe por medio de filosofías y huecas sutilezas, según las tradiciones de los hombres, conforme
a los elementos del mundo, y no según Mashiaj» (Colosenses 2:8).
Antecedentes iniciales

Existen evidencias de que los primeros gentiles cristianos, convertidos del paganismo, introducían
conceptos trinitarios tan temprano como en la última parte del siglo primero. La incorporación
gradual de ideologías paganas en la doctrina y práctica cristiana se produjo, principalmente, por la
interacción de las siguientes tres circunstancias históricas:

1. Los apóstoles, que fueron sólidos en su conocimiento y aplicación de la Palabra de YHWH


Ha'Elohim, habían muerto. Su apego a las doctrinas originales de YHWH Ha'Elohim ya no eran un
ejemplo para los seguidores gentiles.

2. La anticipación del "rápido" regreso del Mesías en las mentes de muchos cristianos decayó con
el correr del tiempo.

3. Muchos paganos que se convirtieron al cristianismo siguieron manteniendo algunas de sus


creencias y prácticas anteriores. Así, la doctrina pura original se corrompió rápidamente con esas
creencias y prácticas paganas.

Incluso Shaúl de Tarso (Pablo), mientras estaba vivo predicando el evangelio, tuvo que hacer
frente a creyentes que querían modificar la Palabra de YHWH Ha'Elohim a su satisfacción o
capricho. Tomemos nota de que la apostasía de la iglesia comenzó poco después de la mitad del
primer siglo de la era común, hacia el final del ministerio de Pablo. En esta época, dos sectas
apóstatas, los ebionitas y los gnósticos hicieron su aparición.

Los ebionitas eran creyentes judeo-cristianos que rechazaban a Shaúl (Pablo) en sus ideas de
seguir guardando la ley y obedeciendo el Tanakh (Antiguo Testamento). Creían que el Mesías no
era YHWH Ha'Elohim ni Hijo de YHWH Ha'Elohim por naturaleza, sino un hombre justo elevado a la
dignidad divina en función de un ministerio. En cuanto a la concepcion de Yahoshúa unos
enseñaban acerca de su concepción sobrenatural y otros enseñaban que Yahoshúa era un hombre
común nacido de la unión de Yosef (José) y de Myriam (María). Por último pensaban que Yahoshúa
había llegado a ser el Mesías cuando fue ungido por el Rúaj HaKódesh en su bautismo.
Los gnósticos como secta tenían sus raíces en la filosofía griega y en sus ideas religiosas. Ellos
creían que el Mesías era una deidad, y que su cuerpo físico era una apariencia o algo que él había
tomado prestado temporalmente. Es decir, pensaban que Yahoshúa nunca había sido humano,
sino que había sido un espíritu puro disfrazado de humano.

El docetismo apareció en la última mitad del siglo segundo de nuestra era. De hecho, sólo fue otra
forma de gnosticismo. Con la idea de separar al autor de todo bien del contacto con la materia,
que los docetistas consideraban maligna, buscaron la ayuda de la filosofía oriental con la idea de
poblar el espacio entre YHWH Ha'Elohim y la materia con una vasta sucesión de seres super
humanos como mediadores entre YHWH Ha'Elohim y el mundo. Éstos, emanando de la deidad,
fueron llamados aeones; entre éstos el de mayor rango era, supuestamente, el Mesías. Muchos de
ellos imaginaron que Yahoshúa fue un mero hombre, y mantuvieron que el aeon Cristo descendió
sobre el hombre Yahoshúa en su bautismo, y que después lo dejó inmediatamente antes de su
crucifixión, de modo que el Mesías no fue, sujeto a dolor y muerte; en tanto que otros sostuvieron
que el cuerpo, con el cual el Mesías pareció estar investido, no era realmente humano y
transmisible, sino insubstancial o etéreo, o, al menos inmaterial: Estos últimos fueron llamados
docetistas. Aquí nos presentan a un Mesías preexistente fuera del mundo que baja a la tierra para
obrar en Yahoshúa. Imaginémonos que clase de Yahoshúa tendríamos con la mezcla del
gnosticismo y el docetismo. ¡Obviamente un "Yahoshúa-Dios" preexistente antes de su nacimiento
humano!

De acuerdo a las fuentes seculares, el Apóstol Yojanán (Juan) fue el único apóstol que vivió a
finales del siglo primero de nuestra era, y durante el cual él escribió sus epístolas y su Evangelio. El
Evangelio de Yojanán sirvió para esclarecer que el Mesías es el Hijo de YHWH Elohim y el Hijo del
Hombre. Por tanto el Evangelio de Yojanán establece la verdad de la Palabra de YHWH de que el
Mesías es el Hijo de Elohim no «YHWH el Hijo» o «YHWH Ha'Elohim Mismo». Se puede afirmar
que sus escritos combaten el concepto gnóstico de un Yahoshúa Dios, no humano. En su Primera
Epístola, Yojanán contraataca ese pensamiento gnóstico en el capítulo 4 y versículo 3: «Y todo
espíritu que no confiese que Yahoshúa ha venido en carne, no es de YHWH; y éste es el espíritu del
anticristo, el cual vosotros habéis oído que viene, y que ahora ya está en el mundo.»

También Shaúl (Pablo) afirmó que en sus días ya estaba en acción «El misterio de iniquidad» (2 Ts.
2:7). Y también Shaúl aconseja a Timoteo: «Oh Timoteo, guarda lo que se te ha encomendado,
evitando las palabrerías profanas sobre cosas vanas, y los argumentos de la falsamente llamada
ciencia (gr. gnosis)» (1 Ti. 6:20). Aquí Shaúl hace una clara alusión al gnosticismo de su época.
Con el surgimiento de estas sectas, la sencilla verdad de la Palabra de YHWH Ha'Elohim vino a ser
«contaminada» por la adoración idolátrica y por las teorías erróneas. Los cristianos gradualmente
aceptaron los elementos foráneos introducidos en sus enseñanzas.

La trinidad se originó inicialmente en la filosofía de Platón, el filósofo griego que vivió unos 400
años antes de Cristo. Un erudito inglés ha observado que «el germen de todas las ideas, incluso de
muchas del cristianismo, se puden encontrar en Platón.» (G. S. Sloyan, «Las Tres Personas en un
Dios», p.31). Por cierto, volvemos a recordar que ya antes de Platón había habido triadas en los
pueblos antiguos de Egipto, Babilonia, China, India, etc.

Hans Küng, el reconocido teólogo católico de origen alemán, afirma: «Si tomamos el Nuevo
Testamento como un criterio, no podemos negar que el Concilio de Nicea ciertamente mantuvo el
mensaje del Nuevo Testamento y no lo helenizó totalmente. Pero es igualmente fuera de toda
disputa que el concilio permaneció enteramente aprisionado en conceptos, nociones, y modelos
helenísticos los cuales hubieran sido totalmente desconocidos para el judío Jesús de Nazaret y la
comunidad más antigua (de creyentes)...» («Cristianismo: Esencia, Historia y Futuro», pág. 182).

También Hans Küng culpa al dogma de la trinidad por el poco avance del cristianismo en el mundo
musulmán. Para los islámicos, la creencia en un solo Elohim "Aláh" es fundamental. Aláh no es un
Elohim trino como lo es el Dios de muchos cristianos trinitarios. Por eso los musulmanes ven con
horror cómo la cristiandad ha aceptado un Dios trino, lo cual no va en armonía con su creencia
monoteísta.

Los cristianos cuentan con la Biblia a fin de documentarse sobre la persona del Hijo de Elohim. Es
lógico concluir que si el Mesías era el Elohim verdadero, él mismo debió enseñarlo a sus apóstoles,
y éstos a sus discípulos. Pero: ¿Dijo Yahoshúa que él era Elohim como Su Padre es Elohim? ¿Dijo él
que el Espíritu de Santidad era también Elohim? A continuación vamos a reseñar los pasajes más
importantes de los Escritos Nazarenos (Nuevo Testamento) en donde se presenta a Yahoshúa
como el Hijo de Elohim, y no, como muchos creen, como Elohim el Hijo.

El Testimonio de Yahoshúa HaMashíaj


Creo que por encima de los concilios y las opiniones de los hombres, está el claro y legítimo
testimonio de Yahoshúa ha Mashíaj. Él es el más indicado o autorizado para decirnos si él es el
Elohim Único y Verdadero. Para ello es importante leer la Biblia, y en particular, los Escritos
Apostólicos, en donde están registradas sus palabras.

Yahoshúa reconoció que sólo Su Padre es el Único Elohim Verdadero:

Aunque parezca increíble, Yahoshúa mismo contradice a los trinitarios enseñando el monoteísmo
puro. Por ejemplo, en Yojanán 17:3 él dice de su Padre y Elohim: «Y esta es la vida eterna: que te
conozcan a ti (Padre), el único Elohim verdadero, y a Yahoshúa como el Mashiaj, que tú has
enviado». Este pasaje debe ser leído con cuidado, y es más, debe ser escudriñado profundamente
por el investigador sincero e inteligente. Note que Yahoshúa dice que la vida eterna consiste en
conocer a dos personas:

1. Al Padre, quien es el único Elohim verdadero.

2. A Yahoshúa, como el enviado de Elohim.

Yahoshúa no dice que el Padre y él sean ambos El Elohim verdadero, sino sólo Su Padre. No
obstante, los trinitarios tuercen esta doctrina de Yahoshúa diciendo que el Hijo es también el
Elohim verdadero. ¡Pero Yahoshúa nunca dijo ser el Elohim verdadero¡ Este texto es contundente,
y no obstante, es pasado por alto por los trinitarios. En realidad, no saben qué decir de él.

En otra ocasión Yahoshúa les dice a sus discípulos que su Padre es mayor que él (Jn. 14:28). Esta
declaración de Yahoshúa lo coloca a él como menor que el Padre definitivamente. Como réplica,
los trinitarios dicen que Yahoshúa estaba hablando como hombre, y en esa condición era menor
que el Padre. Pero, ¿no deberíamos esperar que todo hombre sea menor que el Padre? ¿Qué
novedad estaría diciendo el Mesías con eso? ¿No es algo evidente que cualquier hombre es menor
que Elohim?. Sin embargo, en ese pasuk (versículo) Yahoshúa HaMashiaj estaba hablando de algo
más transcendental, y esto es que el Mesías, el Hijo de Elohim, es menor o "de menor rango" que
el Padre ayer, hoy, y siempre.
Jamás encontraremos en la Biblia la frase «Elohim el Hijo». Al contrario, Yahoshúa enseña que él
mismo tiene su Elohim. En Yojanán 20:17 Yahoshúa les dice a sus discípulos: «... subo a mi Padre y
a vuestro Padre, a mi Elohim, y a vuestro Elohim». En el madero de ejecucción, Yahoshúa exclamó
a Elohim: «¡Elí, Elí! ¿Lemá shebakhtáni?»* (que significa: Elohim mío, Elohim mío, ¿por qué me has
desamparado?) (Matityah (Mateo) 27:46).

Otro texto significativo y muy revelador es hallado en Revelación (Jazón) 3:12. En este pasaje, el
Mesías, ya glorificado y entronizado en el cielo dice: «Al que venciere, yo lo haré columna en el
templo de mi Elohim, y nunca más saldrá de allí; y escribiré sobre él el nombre de mi Elohim, y el
nombre de la ciudad de mi Elohim, la nueva Jerusalén, la cual desciende del cielo de mi Elohim, y
mi nombre nuevo». La pregunta lógica que surge es: ¿Por qué Yahoshúa sigue refiriéndose al
Padre como «mi Elohim» en cuatro ocasiones, si ya dejó de ser un hombre en el cielo? Pero lo
cierto es que aún en el cielo Yahoshúa sigue teniendo su Elohim.

PasiónSi el Mesías es Elohim como el Padre, entonces ¿por qué Yahoshúa desconoce el día y la
hora de su propia venida y del «fin del mundo»?. Él dijo claramente a sus discípulos: «Pero de
aquel día y de la hora nadie lo sabe, ni aún los ángeles que están en el cielo, ni el Hijo, sino el
Padre». (Mc. 13:32; Hch. 1:6,7). Sí, Yahoshúa no sabe cuándo será la fecha de su retorno. Pero los
trinitarios o triunitarios dirán nuevamente que Yahoshúa hablaba como hombre. Pero, ¿no es de
esperar que todo hombre ignore la fecha del fin del mundo? ¿Qué de nuevo estaría diciéndonos
Yahoshúa? Nuevamente insisto en el hecho que Yahoshúa hablaba como Hijo de Elohim y como
hombre. ¡El Hijo de Elohim no lo sabe todo! Y si no lo sabe todo es porque no es el Elohim
Omnisapiente y Omnisciente.

En una ocasión un hombre le dijo a Yahoshúa: «(...) Maestro bueno, ¿qué haré para heredar la vida
eterna? Yahoshúa le respondió: ¿Por qué me llamas bueno? Ninguno es bueno, sino sólo Elohim»
(Lc. 18:18.19). Aquí se suscita otra pregunta: Si el Mesías es Elohim, y Elohim es el único bueno,
¿por qué rechazó Yahoshúa la confesión de que era bueno? En Matityah (Mateo) 5:8 Yahoshúa
mismo dice: «Bienaventurados los de limpio corazón porque ellos verán a Elohim». Aquí surge otra
pregunta, si el Mesías era Elohim, ¿por qué dice que sólo los de limpio corazón verán a Elohim? Si
el Mesías era Elohim, entonces no sólo los de limpio corazón estaban viendo a Elohim, sino
también los pecadores impenitentes. Recordemos que al Mesías muchos le vieron y no se
arrepintieron de su sucio corazón. Por tanto, Yahoshúa HaMashiaj no podría ser Elohim.

En Yojanán 10:29 Yahoshúa dice: «Mi Padre que me las dio, es mayor (más poderoso) que todos
...» Este texto, junto con el de Yojanán 14:28: «(...) porque voy a regresar a donde está mi Padre y
Él es mayor que yo», confirma el hecho de que Yahoshúa HaMashiaj no es igual que Elohim el
Padre. Y en Yojanán 5:19 Yahoshúa dice: «De cierto, de cierto os digo: No puede el Hijo hacer nada
por si mismo, sino lo que ve hacer al Padre; porque todo lo que el Padre hace, también lo hace el
Hijo igualmente». Esta sería una extraña declaración de Yahoshúa si creyésemos que él es Elohim
como Su Padre. Nótese que el Mesías imita a su Padre y no a la inversa. Yahoshúa no puede hacer
nada por sí mismo, sino que lo que hace su Padre eso hace él. Obviamente el Mesías está sujeto a
Su Padre, y hace lo que Él le enseña.

En Yojanán 5:17, Yahoshúa dice: «Mi Padre nunca deja de trabajar, ni yo tampoco». ¿Ve usted en
este pasaje a un trabajador o a dos?. En Yojanán 6:37, Yahoshúa dice: «Todos los que el Padre me
da vienen a mí; y a los que vienen a mí, no los echaré fuera. Porque yo no he venido del cielo para
hacer mi propia voluntad, sino para hacer la voluntad de mi Padre, que me ha enviado» y en el
pasuk 57 podemos leer: «El Padre que me ha enviado tiene vida, y yo vivo por Él; De la misma
manera, el que se alimenta de mí vivirá por mí». ¿Ha comprendido? Está muy claro que el Hijo
recibe la vida del Padre. Es por eso que uno es el Padre y otro es el Hijo, sino la relación no tendría
ningún sentido. Yahoshúa nunca habló de su poder y autoridad como posesiones inherentemente
suyas; por el contrario dejó claro que su poder y autoridad le fueron dados por su Padre, nuestro
Elohim YHWH.

Más adelante, en Yojanán 10:14-15 podemos leer: «(...) Así como mi Padre me conoce a mí, y yo
conozco a mi Padre (...)». Claramente podemos ver que Yahoshúa se refiere reiteradamente a dos
partes claramente diferenciadas.

Por último, en Marcos 10:40 Yahoshúa dice: «Pero el sentaros a mi derecha y a mi izquierda, no es
mio darlo, sino para aquellos a quienes está preparado». En el reino del Mesías habrá puestos de
autoridad que sólo Elohim ha destinado para sus hijos. Yahoshúa HaMashiaj afirma que a él no le
corresponde señalar los lugares o posiciones de autoridad.

El Testimonio de los Apóstoles

A continuación veremos que los Apóstoles, como Judíos que eran, mantenían su creencia en un
solo Elohim. Ellos sabían, por ejemplo, por Deuteronomio 6:4, que YHWH es uno (ejad) y que solo
Él es el Elyón (Supremo) sobre toda la tierra (Salmos 83:18). Ellos jamás pensaron que YHWH
estaba compuesto por tres partes, o bien, por tres personas distintas que formaban un solo Elohim
verdadero.
A continuación veremos las declaraciones apostólicas, que pondrán claramente de manifiesto sus
creencias sobre Elohim el Padre, su Hijo y el Espíritu de Santidad.

1.- Shaúl (Pablo): Fue el apóstol que predicó primero a los gentiles y con mayor insistencia fuera
de Israel. Su misión era dar a conocer el evangelio de Yahoshúa ha Mashiaj, y al Poderoso
desconocido (por los gentiles). (Hechos 17:23)

Cuando Shaúl había visitado Corinto en su segundo viaje, esa ciudad era un importante centro
cosmopolita de comercio del antiguo mundo, y también era reconocida como un centro de
libertinaje y desenfreno. El propósito Shaúl era corregirlos de su desviación moral y doctrinal, que
amenazaban la vida de la comunidad creyente. Se habían formado divisiones que se
transformaron en facciones hostiles. Además había inmoralidad sexual en ella. En 1 Corintios 8:4-6
Shaúl admite que hay dioses en el cielo, seguramente refiriéndose a Elohim y a sus ángeles
(elohim). Ahora bien, Shaúl luego pasa a decir: «... sin embargo, para nosotros no hay más que un
solo Elohim, el Padre, de quien proceden todas las cosas, y para quien vivimos; y un solo
Soberano, Yahoshúa el Mashíaj, mediante el cual existen todas las cosas, y por medio de quien
vivimos también nosotros.».

Al analizar objetivamente sus palabras, comprendemos que lo que Shaúl está revelando es que
sólo el Padre de Yahoshúa es el Único Elohim Verdadero. Aquí Shaúl no está incluyendo al Hijo, y
menos, al Espíritu de YHWH. De Yahoshúa, Shaúl dice claramente que es nuestro Soberano.
¿Quién puede deducir el dogma de la trinidad de estas declaraciones de Shaúl? ¡Nadie! Y de paso,
Shaúl estaba oponiéndose al gnosticismo de la época.

Y también a los corintios Shaúl les seguirá diciendo sobre YHWH y su Hijo, lo siguiente: «Pero
quiero que entiendan que el Mashíaj es la cabeza de todo hombre, y el hombre es la cabeza de la
mujer, y Elohim es la cabeza de Mashíaj.» (1 Corintios 11:3), y además: «(...) y ustedes del Mashíaj,
y el Mashíaj de Elohim.» (1 Corintios 3:23). Y además les dice: «Pero cuando le hayan puesto en
sujeción todas las cosas, entonces el Hijo mismo también se sujetará a Aquel que le sujetó todas
las cosas, para que YHWH sea el todo en todos.». (1 Corintios 15:28).

Es algo claro que para Shaúl, Yahoshúa no es igual a Elohim, pues afirma que la cabeza del Mesías
es Elohim... y que Yahoshúa es de Elohim. Shaúl afirma, además, que en la Eternidad el mismo Hijo
estará sujeto al Padre, el cual será Elohim sobre todos. ¿Puede alguien creer que Shaúl era
Trinitario?
Otras citas significativas de la clara diferencia entre el Padre y el Hijo pueden ser: Romanos 1:9.
«Porque Elohim, a quien sirvo en mi espíritu en la buena nueva de su Hijo, me es testigo de que sin
cesar me acuerdo de ustedes siempre en mis oraciones...» o Romanos 15:6. «para que unánimes y
a una sola voz glorifiquen a Elohim y Padre de nuestro Maestro Yahoshúa el Mashíaj.»

Cuando Shaúl les escribe a los hermanos en Efeso, les dice lo siguiente: «Pido que el Elohim de
nuestro Maestro Yahoshúa el Mashíaj, el Padre de la gloria, les dé espíritu de sabiduría y de
revelación en el pleno conocimiento de él;» (Efesios 1:17). Aquí Shaúl está diciendo que el Padre
es el Elohim de Yahoshúa HaMashiaj. Sí, Shaúl creía que Yahoshúa tenía Su Elohim, eso destruye el
dogma de la trinidad. Para los trinitarios, el Mesías es Elohim como lo es el Padre, y el Espíritu de
Santidad. Pero: ¿Puede Elohim tener Su Elohim?

Además, jamás leeremos en la Biblia que el Padre tenga Su Elohim, lo cual si ocurre con el Hijo. De
la misma opinión es Kefa (Pedro) cuando escribe su primera epístola: "Bendito sea el Elohim y
Padre de nuestro Maestro Yahoshúa el Mashíaj..." (1 Kefa (Pedro) 1:3).

Y para finalizar con Shaúl, él le escribió a Timoteo lo siguiente: «Porque hay un solo Elohim y un
solo mediador entre Elohim y los hombres, Yahoshúa el Mashíaj hombre...» (1 Timoteo 2:5). Aquí
Shaúl claramente sostiene que sólo hay un Elohim, y también que hay un solo mediador, entre ese
único Elohim y los hombres: Yahoshúa hombre. Yahoshúa, por tanto, no es Elohim sino el
mediador entre Elohim (Padre) y los hombres. Shaúl finalmente sostiene que ese Mesías mediador
es hombre... ¡no Elohim!

Por si alguien piensa que quizá lo que quiere decir Shaúl es algo diferente, deberían releer de
nuevo 2 Corintios 1:13 en donde se dice: «Porque no les escribimos otras cosas que las que leen y
también comprenden; y espero que hasta el fin las comprenderán...»

Ahora sería bueno que, en este momento, el lector revise los siguientes textos, en dónde Shaúl
hace una distinción entre YHWH y Yahoshúa HaMashiaj:

* Romanos 16:27
* 1 Corintios 1:3

* 2 Corintios 13:14

* Gálatas 1:1,3

* Efesios 1:2

* Efesios 6:23

* Filipenses 1:2,11

* Colosenses 2:2; 3

* 2 Tesalonisenses 3:5

* 1 Timoteo 1:2; 5:21; 6:13

* 2 Timoteo 4:1

* Tito 1:4

2.- Yojanán (Juan): Fue el apóstol al que más amó Yahoshúa, y quien estuvo más unido a él.
Yojanán jamás creyó que Yahoshúa fuera Elohim como el Padre es Elohim. Los siguientes textos
son muy claros:
En su Primera epístola, Yojanán dice que el Mesías es el Hijo de Elohim, no Elohim el Hijo. Sus
palabras son como siguen: «...para esto apareció el Hijo de Elohim, para deshacer las obras del
diablo» (1 Juan 3:8).

En su Segunda Epístola Yojanán hace una diferenciación entre ͞Elohim el Padre͟ y ͞Yahoshúa el
Mesías͟. Usted verá que Yojanán no dice «Elohim el Hijo», como lo hace con el Padre al decir
«Elohim el Padre». Yojanán dice: «... la misericordia y la paz de parte de Elohim el Padre y de
Yahoshúa el Mashíaj, el Hijo del Padre...» (2 Juan 3). Nótese que Yojanán no dice que el Hijo sea
Elohim, sino «Mashíaj» (compárese con 1 Corintios 8:6).

Y lo más interesante es que en Yojanán 1:18 el apóstol dice: «A YHWH nadie lo ha visto jamás; el
unigénito de Elohim, que está en el regazo del Padre, él lo ha dado a conocer...». Esta revelación
de Yojanán nos hace ver que el Mesías no es YHWH. Y es que el Mesías (El Hijo) fue visto por
Yojanán, los demás apóstoles, y el pueblo israelita, por una espacio de más de 3 años. No
obstante, Yojanán dice que nadie ha visto a YHWH. ¿Cómo podría ser verdad lo que dice Yojanán,
si presuponemos que Yahoshúa era YHWH, el único Elohim verdadero? Es claro que Yojanán no
sabía nada de una Deidad del Hijo, y menos, de una trinidad o de una triunidad.

Además, Yojanán como escritor del Apocalipsis (Jazón), empieza diciendo: «Revelación de
Yahoshúa el Mashíaj, que Elohim le dio...» (Apocalipsis 1:1). Observe que Yojanán dice que Elohim
le dio a Yahoshúa ha Mashiaj Su revelación. Esto es muy interesante, pues el Mesías ya estaba en
el cielo cuando le revela a Yojanán el Apocalipsis, y sin embargo, este Mesías entronizado sigue
recibiendo de su Elohim nuevas verdades que desconocía. Y en el capítulo 3 y versículo 12, el Hijo
entronizado y glorificado en el cielo habla del Padre como: «Mi Elohim», ¡4 veces!. Claramente
Yojanán sabía que el Mesías glorificado seguía teniendo su Elohim en el cielo. Y Shaúl concuerda
con Yojanán cuando dice que el Mesías «está sentado ahora a la diestra de YHWH»(Colosenses
3:1).

Notemos que Pablo no dice que Elohim Hijo está sentado a la diestra de Elohim Padre. Lo que
verdaderamente dice es que Yahoshúa (el Hijo), sin ningún título de «Elohim», está sentado a la
diestra de YHWH ¡El único Elohim verdadero! (Juan 17:3).

3.- Kefa (Pedro): Este apóstol fue el evangelizador de los judíos. En sus epístolas no se encuentra
ningún rastro de una Divinidad trinitaria o triunitaria, compuesta por un Padre, un Hijo, y un
Espíritu Santo. Al contrario, Kefa creía que Yahoshúa era sólo el Hijo de Elohim, y el Mesías.
Además creyó que el Hijo de YHWH tenía Su Elohim. Él escribió en su primera Epístola así:
«Bendito sea el Elohim y Padre de nuestro Maestro Yahoshúa el Mashíaj...» (1 Pedro 1:3).

Y en su Segunda Epístola, Pedro distingue a Elohim de Su Hijo Yahoshúa el Mashiaj. Él escribió así:
«(...) en el conocimiento de Elohim y de nuestro Maestro Yahohúa» (2 Kefa 1:2). Notemos que él
no dice: «(...) en el conocimiento de Elohim Padre y de nuestro Elohim Hijo». Lo que él dice es que
sólo el Padre es Elohim.

4.- Judas: Según la tradición, era el hermano de Yahoshúa. Él escribió: «(...) amados en YHWH el
Padre y guardados en Yahoshúa el Mashíaj...» (Judas 1). Luego dirá: «(...) consérvense en el amor
de Elohim, aguardando con esperanza la misericordia de nuestro Maestro Yahoshúa el Mashíaj
para vida eterna.» (Judas 21).

De estos dos pasajes se pueden deducir la creencia de Judas sobre YHWH el Padre y su Hijo. En
primer término, jamás Judas llama al Mesías como «YHWH Hijo». Para él sólo el Padre es YHWH
Elohim, y Yahoshúa es el Mesías.

5.- Yaaqov (Santiago): Se acepta que el escritor del libro bíblico de Yaaqov es hijo de Yosef (José) y
Miryam (María), y hermano del Mesías. En uno de sus versículos él escribe: «... porque a Elohim no
lo tienta el mal» (Jacobo 1:13). Estas palabras de Jacobo parecerían extrañas si creyéramos que el
Mesías es Elohim. ¡Y es que Yahoshúa el Mashiaj fue tentado como cualquier otro de nosotros!
(Hebreos 4:15). Por tanto, si fue tentado, ¡él no podía ser Elohim!. También en la apertura de su
carta, Santiago el justo, comienza diciendo: «Yaaqov, siervo de YHWH y del Maestro Yahoshúa el
Mashíaj...» (Santiago 1:1). Es obvio que Santiago, que conocía bien a su hermano, supo que
Yahoshúa no era YHWH Elohim. Él no escribió diciendo algo así como: «Yaaqov, siervo del Padre, y
del Maestro Yahoshúa el Mashiaj, Elohim verdadero.» o «Yaaqov, siervo de Elohim Padre y del
Maestro Elohim Yahoshúa el Mashiaj». Jamás Santiago le concedió al Mesías el título de «Elohim»
como lo hizo con el Padre.

A propósito del Espíritu de Santidad:


En cuanto al Espíritu de Santidad, es oportuno señalar que jamás encontraremos en la Biblia que
se le llame «Elohim Espíritu Santo» sino más bien: «El Espíritu de Santidad de Elohim». En Efesios
4:30 leemos: «Y no contristéis al Espíritu de Santidad de Elohim (...)». Y Shaúl (Pablo) habla del
Espíritu de Santidad como perteneciendo al Padre: «(...) sino al Elohim que les da su Espíritu de
Santidad» (1 Tesalonisenses 4:8).

Por otro lado, es curioso que el Espíritu de Santidad no aparezca con el Padre y el Hijo en los
siguientes textos:

* Romanos 16:27

* 1 Corintios 1:3,9; 8:6

* 2 Corintios 1:2

* Gálatas 1:3; 3:26

* Efesios 1:2; 3:19; 5:5,20; 6:23

* Filipenses 1:2

* Colosenses 1:2; 2:2

* 1 Tesalonisenses 1:1

* 2 Tesalonisenses 1:1,2
* 1 Timoteo 1:2

* 2 Timoteo 1:2

* Tito 1:4

* Filemón 3

* 1 Juan 1:3 y 2:22

* 2 Juan 3

* Judas 1:1

También es curioso que al Espíritu de Santidad jamás se le ve entronizado junto con el Padre y el
Hijo. (véase Apocalipsis 7:10, 22:3). Tampoco ninguna oración es dirigida al Espíritu de Santidad.
Sin embargo, al Espíritu de Santidad se le describe como el Poder de Elohim en los siguientes
versículos:

* Hechos 1:8, 10:38

* Lucas 1:35, 4:14, 5:17

* Romanos 8:11, 15:13,19

* Miqueas 3:8
* 1 Corintios 2:4, 6:14

* 1 Tesalonisenses 1:5

El Testimonio de los Padres Apostólicos

La denominación ͞Padres Apostólicos͟ se utiliza para referirse a los eclesiásticos que escribieron
sobre el primitivo movimiento nazareno a finales del primer siglo y principios del segundo de
nuestra era común. Entre ellos estuvieron Clemente de Roma, Ignacio, Policarpo, Hermas y Papías.

Se dice de ellos que fueron contemporáneos de algunos de los apóstoles. Según eso, debían haber
estado familiarizados con las enseñanzas apostólicas. Respecto a lo que escribieron estos
hombres, The New Encyclopedia Britannica dice:

͞Considerados en conjunto, los escritos de los Padres Apostólicos son históricamente más valiosos
que toda otra literatura cristiana fuera del Nuevo Testamento͟ (1).

Si los apóstoles enseñaron la doctrina de la Trinidad, entonces estos padres apostólicos deberían
haberla enseñado también. Esa doctrina debe haberse destacado en su enseñanza, pues nada era
más importante que mostrar a la gente quién era YHWH Elohim. Entonces, ¿enseñaron ellos la
doctrina de la Trinidad?

Clemente de Roma

Clemente de Roma, de quien se dice que fue ͞obispo͟ de esa ciudad, es otra fuente temprana de
escritos sobre el movimiento nazareno. Se cree que murió alrededor de 100 E.C. En el material que
supuestamente escribió, él no menciona una Trinidad, ni directa ni indirectamente. La Carta
primera de San Clemente a los Corintios declara:
͞Que la gracia y la paz se multipliquen entre vosotros de parte de Dios omnipotente por mediación
de Jesucristo͟.

͞Los Apóstoles nos predicaron el Evangelio de parte del Señor Jesucristo; Jesucristo fué enviado de
Dios. En resumen, Cristo de parte de Dios, y los Apóstoles de parte de Cristo͟.

͞Por lo demás, el Dios que todo lo ve, el Dueño de los espíritus y Señor de toda carne, el que
escogió al Señor Jesucristo y a nosotros por Él para pueblo peculiar suyo, conceda a toda alma que
invoca su magnífico y santo nombre, fe, amor, paz, paciencia, longanimidad͟ (2).

Clemente no dice que Yahoshúa el Mesías ni el espíritu de santidad sean iguales a YHWH Elohim.
Presenta al Elohim que todo lo puede (no lo llama solo ͞Padre͟) como un ser diferente del Hijo.
Alude a Elohim como superior, puesto que el Mesías es ͞enviado͟ de Elohim, y Elohim ͞escogió͟ a
Yahoshúa. Clemente muestra que YHWH y Yahoshúa son dos personajes distintos y desiguales, al
decir:

͞Con constante oración y súplica pediremos al Hacedor de todas las cosas, conserve íntegro el
número contado de sus escogidos en todo el mundo, por su amado Hijo y Siervo, Jesucristo [...]
Para conocerte a Ti [Dios], el solo Altísimo en las alturas [...] Tú sólo eres el bienhechor de los
espíritus y Dios de toda carne͟.

͞Conozcan todos los pueblos que Tú eres el solo Dios, y Jesucristo tu Hijo y Siervo͟ (3).

Clemente llama a Elohim ͞Altísimo͟ (no solo ͞Padre͟), y se refiere a Yahoshúa como el ͞Hijo͟ de
Elohim. También señala en lo tocante a Yahoshúa: ͞Él, que, siendo el esplendor de su grandeza, es
tanto mayor que los ángeles cuanto ha heredado nombre más excelente͟ (4). Yahoshúa refleja el
esplendor de Elohim, pero no lo iguala; tal como nuestra luna refleja la luz solar, pero no iguala a
la fuente de esa luz: el sol.

Si el Hijo de Elohim fuera igual a Elohim Ͷquien es el Padre celestialͶ, habría sido innecesario
que Clemente dijera que Yahoshúa era mayor que los ángeles, ya que eso habría sido obvio. Y sus
palabras muestran que reconoce que aunque el Hijo es mayor que los ángeles es inferior a YHWH
Elohim que todo lo puede.
El punto de vista de Clemente es muy claro: El Hijo es inferior al Padre y está en posición
secundaria respecto a él. Clemente nunca vio a Yahoshúa como parte de una divinidad con el
Padre. Muestra que el Hijo depende del Padre, es decir, de Elohim, y dice claramente que el Padre
es ͚el solo Elohim͛, que no comparte Su posición con nadie. Y en ningún lugar iguala Clemente el
espíritu de santidad a Elohim. Por consiguiente, no hay ninguna Trinidad en los escritos de
Clemente.

Ignacio

Ignacio, fue un obispo de Antioquía, que vivió desde mediados del siglo I E.C. hasta principios del
siglo II E.C. Si suponemos que todos los escritos que se le atribuyen son auténticos, en ninguno de
ellos hay igualdad entre el Padre, el Hijo y el espíritu de santidad.

Aunque Ignacio hubiera dicho que el Hijo era igual al Padre en eternidad, poder, posición y
sabiduría, todavía no habría una Trinidad, pues no dijo en ningún lugar que el espíritu de santidad
fuera igual a Elohim en esos aspectos. Pero Ignacio no dijo que el Hijo fuera igual a YHWH el Padre
de esas maneras ni de ninguna otra. En vez de eso, mostró que el Hijo está sujeto a Aquel que es
superior, YHWH el Elohim Todopoderoso.

Ignacio llama al Elohim Todopoderoso ͞el único Dios verdadero, el no engendrado e inaccesible, el
Señor de todo, el Padre y Engendrador del Hijo unigénito͟, lo cual indica la distinción entre Elohim
y Su Hijo (5). Habla del ͞Dios Padre y [...] Jesucristo͟ (6). Y declara: ͞Existe un único Dios, el cual se
ha manifestado por medio de su Hijo Jesucristo͟ (7).

Ignacio señala que el Hijo no era eterno como persona, sino que había sido creado, pues pone
estas palabras en boca del Hijo: ͞El Señor [Dios Todopoderoso] me creó principio de sus caminos͟
(8). También Ignacio dijo: ͞Uno solo es el Dios del universo, el Padre de Cristo, de quien todo
procede; uno nuestro Señor Jesucristo, el Unigénito hijo de Dios, Señor de todas las cosas, por el
cual todo ha sido hecho͟ (9). También escribe: ͞El Señor también nos anunció las cosas que recibió
del Padre. Pues, dice Él, ͚la palabra que ustedes oyen no es Mía, sino del Padre, quien Me envió͛͟
(10).
͞Hay un solo Dios, el cual se manifestó a sí mismo por medio de Jesucristo, su hijo, que es Palabra
suya, que procedió del silencio, y de todo en todo agradó a Aquel [Dios] que le había enviado. [...]
Jesucristo está sometido [...] a su Padre͟ (11).

Es cierto que Ignacio llama al Hijo ͞el Dios Verbo͟ pero ¿se aceptan como auténticas las 15 cartas
que se atribuyen a Ignacio? En ͞The Ante-Nicene Fathers, tomo I͟, los editores Alexander Roberts
y James Donaldson declaran:

͞Ahora la opinión general de los críticos es que las primeras ocho de estas supuestas cartas
ignacianas son espureas. Contienen en sí pruebas indudables de que son producto de una época
posterior [...] y ahora se descartan de común acuerdo como falsificaciones͟.

͞De las siete Epístolas que reconoce Eusebio [...], tenemos dos recensiones griegas (una corta y
una larga). [...] Aunque la forma corta [...] se había aceptado generalmente y preferido a la larga,
todavía había entre los eruditos la opinión bastante extendida de que ni siquiera esa podía
considerarse absolutamente libre de interpolaciones, o que fuera de autenticidad indudable͟ (12).

Si aceptamos como genuina la versión corta de sus escritos, ésta elimina algunas frases (de la
versión larga) que muestran que Yahoshúa ha Mashíaj está subordinado a YHWH, pero lo que
queda en la versión corta todavía no muestra una Trinidad. Y prescindiendo de cuáles de sus
escritos sean genuinos, lo más que nos muestran es que Ignacio creyó en una dualidad de Dios y
su Hijo. Esa de ninguna manera sería una dualidad de iguales, pues al Hijo siempre se le presenta
como inferior al Padre y subordinado a Él. Por lo tanto, prescindiendo de cómo vea uno los
escritos ignacianos, en ellos no se halla una doctrina de la Trinidad.

Policarpo

Policarpo de Esmirna nació en el último tercio del primer siglo de nuestra era y murió a mediados
del segundo. Se dice que estuvo en comunicación con el apóstol Yojanán (Juan) y que escribió la
Carta de Policarpo a los Filipenses.
¿Hay algo en el escrito de Policarpo que señalara a una Trinidad? No; no hay ninguna mención de
ella. En realidad lo que él dice concuerda con lo que enseñaron Yahoshúa, sus discípulos y sus
apóstoles. Por ejemplo, Policarpo dijo en su Carta:

͞Que el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, y el mismo [...] Hijo de Dios, Jesucristo, os
edifique en la fe, en la verdad͟ (13).

Note que, al igual que Clemente, Policarpo no habla de una relación trinitaria del ͞Padre͟ y el
͞Hijo͟ como iguales en una divinidad. En vez de eso, habla sobre ͞el Elohim y Padre͟ de Yahoshúa,
no solo del ͚Padre de Yahoshúa͛. Así que distingue entre Elohim y Yahoshúa, tal como lo hacen
muchas veces los escritores de la Escritura Sagrada en general y de los Escritos Nazarnos en
particular. Pablo dice en 2 Corintios 1:3: ͞Bendito sea el Elohim y Padre de nuestro Maestro
Yahoshúa el Mesías͟. No dice sencillamente: ͚Bendito sea el Padre de Yahoshúa͛, sino: ͞Bendito
sea el Elohim y Padre͟ de Yahoshúa.

Además, Policarpo dice: ͞Paz de Dios todopoderoso y de Jesucristo nuestro Salvador͟ (14). Ahí de
nuevo Yahoshúa es diferente del Elohim que todo lo puede, no una persona de una Divinidad trina
y una con igualdad establecida.

Hermas y Papías

Otro de los padres apostólicos es Hermas, quien escribió en la primera parte del siglo segundo. En
su obra El Pastor, ¿dice algo que llevara a uno a creer que para él Dios fuera una Trinidad? Nótese
algunos ejemplos de lo que dijo:

͞Ni cuando algún hombre desee que hable, habla el espíritu santo; sino que entonces habla
cuando Dios quiere que hable. [...] Dios plantó la viña, a saber, creó al pueblo y lo entregó a su
Hijo. El Hijo, a su vez, puso a sus ángeles sobre ellos, para que los conservasen͟ (15).
͞El Hijo de Dios es seguramente anterior a toda su creación͟ (16).

Aquí Hermas dice que cuando YHWH Elohim (no simplemente el Padre) desea que el espíritu
hable, este habla, lo cual revela que Elohim es superior al espíritu. Y dice que YHWH Elohim
entregó la viña a su Hijo, lo cual indica que YHWH Elohim es superior al Hijo. También declara que
el Hijo de Elohim es anterior a sus criaturas Ͷlas del HijoͶ, es decir: las que el Hijo de Elohim creó
como el Obrero Maestro de Elohim: ͞porque por medio de él fueron creadas todas las cosas que
están en el cielo y en la tierra͟. (Col. 1:15, 16.) La realidad es que el Hijo no es eterno. Fue creado
como una criatura celestial de alto rango antes que las demás criaturas celestiales Ͷcomo los
ángelesͶ que fueron creadas por medio de él.

J. N. D. Kelly, en su libro Early Christian Doctrines (Doctrinas cristianas primitivas), escribe acerca
del punto de vista de Hermas sobre el Hijo de Elohim: ͞En varios pasajes leemos sobre un ángel
que es superior a los seis ángeles que componen el consejo central de Dios, y a quien se describe
regularmente como ͚muy venerable͛, ͚santo͛ y ͚glorioso͛. Este ángel recibe el nombre de Miguel, y
es difícil eludir la conclusión de que Hermas vio en él al Hijo de Dios y lo igualó al arcángel Miguel͟.

͞También hay prueba [...] de que trató de representar a Cristo como un tipo de ángel supremo [...]
Respecto a una doctrina de la Trinidad en el sentido estricto, desde luego no hay ninguna señal͟
(17).

También de Papías se dice que conoció al apóstol Yojanán. Es probable que él escribiera a
principios del siglo segundo, pero hoy día solo existen fragmentos de sus escritos. En ellos no dice
nada de una doctrina de la Trinidad.

Enseñanza consecuente

En cuanto a la supremacía de YHWH Elohim y su relación con Yahoshúa, la enseñanza de los


padres apostólicos es razonablemente consecuente con la enseñanza de Yahoshúa ha Mashíaj, los
discípulos y los apóstoles, según se registra en los Escritos Nazarenos. Ninguno de ellos dice que
YHWH Elohim sea una Trinidad; más bien, todos se refieren a él como un Ser distinto, eterno,
todopoderoso, omnisapiente. Y hablan del Hijo de YHWH como una criatura celestial distinta,
inferior y subordinada a quien YHWH creó para que Le sirviera para llevar a cabo Su voluntad. Y en
ningún lugar se iguala el espíritu de santidad a YHWH Elohim.

Por lo tanto, en esos escritos de los padres apostólicos que datan de fines del primer siglo y
principios del segundo no hay apoyo para la deidad trinitaria de la cristiandad. Ellos hablaron de
YHWH Elohim, Yahoshúa y el espíritu de santidad tal como lo hace los Escritos Nazarenos. Vea, por
ejemplo, Hechos 7:55, 56: ͞Él [Esteban], lleno del Espíritu Santo, miró fijamente al cielo y vio la
gloria de Dios y a Jesús que estaba en pie a la diestra de Dios; y dijo: ͚Estoy viendo los cielos
abiertos y al Hijo del hombre que está en pie a la diestra de Dios͛͟ (Biblia de Jerusalén, católica).

Esteban recibió una visión de Elohim en el cielo y vio a Yahoshúa de pie al lado de YHWH Elohim. El
Hijo estaba de pie al lado de Aquel a quien no se califica solo de ͞Padre͟, sino de ͞Elohim͟, alguien
de identidad completamente diferente a la de Yahoshúa. Y no hubo ninguna tercera persona
implicada en lo que vio Esteban. No vio al espíritu de santidad en el cielo con Yahoshúa y su
Elohim.

Eso se parece a lo que describe Revelación 1:1, que declara: ͞Revelación de Jesucristo, que Dios le
comunicó͟ (Cantera-Iglesias, católica). De nuevo se muestra que el Mesías resucitado en el cielo es
totalmente distinto de Elohim, y no se menciona al espíritu de santidad. Si Yahoshúa fuera la
segunda persona de una Trinidad y lo supiera todo, ¿cómo se le podría ͚comunicar͛ una
revelación?

Textos bíblicos como esos demuestran claramente que no existe ninguna Trinidad. Y en ninguna
parte de la Escritura Sagrada hay un texto que diga que YHWH Elohim sea una Trinidad. Los
escritos de los padres apostólicos reflejaron eso. No cabe duda de que no enseñaron la deidad
trinitaria de la cristiandad.

El siguiente grupo importante de escritos sobre el cristianismo vino posteriormente en el siglo


segundo. Estos escritos son las obras de eclesiásticos conocidos como apologistas.

Referencias:
(1) The New Encyclopedia Britannica, 15.a edición, 1985, Micropedia, tomo 1, página 488.

(2) Padres Apostólicos, páginas 177, 216, 237.

(3) Documentos de la Iglesia primitiva. Los Padres Apostólicos, ediciones Desclée, de Brouwer,
Buenos Aires, 1949, páginas 156-158; versión, introducciones y notas de Sigfrido Huber.

(4) Padres Apostólicos, página 211.

(5) The Ante-Nicene Fathers, Alexander Roberts y James Donaldson, editores, reimpresión
estadounidense de la edición de Edimburgo, 1885, tomo I, página 52.

(6) Padres Apostólicos, página 459.

(7) Fuentes Patrísticas, editorial Ciudad Nueva, Madrid, 1991, tomo 1, página 133; introducción,
traducción y notas de Juan José Ayán Calvo.

(8) Padres Apostólicos, página 522.

(9) Ibíd., página 526.

(10) The Ante-Nicene Fathers, página 53.

(11) Padres Apostólicos, páginas 463, 466.


(12) The Ante-Nicene Fathers, tomo I, páginas 46, 47; Cyclopedia of Biblical, Theological, and
Ecclesiastical Literature, por John McClintock y James Strong, reimpresa por Baker Book House Co.,
1981, tomo IV, páginas 490-493; The Catholic Encyclopedia, 1910, tomo VII, páginas 644-647.

(13) Fuentes Patrísticas, tomo 1, página 227.

(14) Ibíd., página 213.

(15) Documentos de la Iglesia primitiva. Los Padres Apostólicos, páginas 428, 444, 445.

(16) Ibíd., página 476.

(17) Early Christian Doctrines, por J. N. D. Kelly, segunda edición, 1960, páginas 94, 95.

El Testimonio de los Padres Apostólicos - Citas

A continuación se citan una significativa recopilación de citas de diferentes escritos de los


primeros autores post-apostólicos, también conocidos en occidente como los Padres de la Iglesia;
los cuales demuestran que ellos jamás creyeron que el Mesías era el Eterno Elohim Todopoderoso.
Sus escritos claramente señalan al Padre como superior al Hijo, y como Su engendrador. Y lo más
interesante, nada dicen acerca de que el Espíritu de Santidad sea Elohim.

* Clemente de Roma: De acuerdo con muchos escritores cristianos antenicenos, él es el Clemente


de Filipenses 4:3. Se piensa que él nacio alrededor del año 30 d.C y murió después del año 100 d.C;
llegando a ser un Anciano de la Iglesia de Roma entre los años 92-101 d.C. En su Epístola a los
Corintios, él escribió: «Conocemos que Tú solo eras Altísimo entre los Altísimos... Tú has escogido
a aquellos que te aman a través de Jesucristo, Tú amado Hijo, a través de quien Tú nos has
instruido, santificado, y honrado... Que todas las naciones sepan que Tú eres el único Dios, que
Jesucristo es Tú Hijo y que nosotros somos Tu pueblo.» (A los Corintios, capítulo 59, versículos 3 y
4).
* Ignacio de Antioquía: Su seudónimo era «Teóforo», debido a su naturaleza gentil y amable. Él
fue un Obispo de la congregación de Asiria y Antioquía, y fue discípulo del Apóstol Juan. Nació
alrededor del año 50 d.C, realizando sus escritos alrededor del año 110 d.C; fue martirizado en el
año 116 d.C. Él escribió: «Hay un Dios, quien se manifestó a sí mismo por medio de Jesucristo, Su
Hijo, quien siendo Su Palabra, salió del silencio al mundo y ganó plena aprobación de Él, de quien
era Su embajador.» (A los Magnesianos, capítulo 8, versículo 2). «...quien también resucitó de
entre los muertos, debido a que Su padre lo resucitó, Su Padre quien igualmente nos resucitará, a
quienes creemos en él a través de Jesucristo, fuera de quien no tenemos verdadera vida (A los
Trallanos, capítulo 9, versículo 2).

«Ustedes están bien fundamentados en el amor a través de la Sangre de Cristo y firmemente


creen en nuestro Señor. Él es realmente de la línea de David de acuerdo a la carne y el Hijo de Dios
por la voluntad y el poder de Dios.» (A los Esmirnianos, capítulo 1 versículo 1).

* Policarpo: Nació alrededor del año 69 d.C, y fue discípulo del Apóstol Juan, e igualmente un
amigo íntimo de Ignacio de Antioquía. Él fue un obispo de la iglesia de Esmirna, en Asia Menor, y
escribió su Epístola a los Filipenses antes del año 140 d.C. Él fue quemado en una estaca el 23 de
febrero, del año 155 d.C. Él escribió lo siguiente: «Ahora, que el Dios y Padre de nuestro Señor
Jesucristo, y él mismo, el Sacerdote Eterno, Jesucristo, el Hijo de Dios, los edifique en la fe y en la
verdad.» (A los Filipenses, capítulo 12, versículo 2). «...a Él quien es capaz de traernos a todos en
Su gracia y generosidad, a su Reino Celestial, por su Unico Hijo engendrado, Jesucristo, sea la
gloria, honor, poder, y majestad para siempre.» (Martirio, capítulo 20, versículo 2).

* Justino: Fue llamado «Mártir» debido a su martirio en el año 166 d.C. Él nació en Roma en el año
107 d.C. Él fue un filósofo pagano convertido al cristianismo alrededor del año 130 d.C. Él realizó
sus escritos entre el año 135 d.C hasta justo antes de su decapitación. Su primera obra «Diálogo
con Trypo» fue escrita en el año 135 d.C. Trypo era un Judío que escapó de Jerusalén después de
la revuelta de Bar Kochba. Él escribió: «Dios engendró antes que todas las criaturas un Principio
que era un cierto poder racional procedente de Él, quien es llamado por el Espíritu Santo ahora "La
Gloria Del Señor", ahora "El Hijo", nuevamente "Sabiduría", nuevamente "un Ángel", luego "Dios",
luego "Señor" y "Logos", y en otra ocasión él se llama a sí mismo "Capitán".» (Diálogo con Trypo,
capítulo 61). También él escribió: «Nosotros seguimos al único Dios no engendrado a través de Su
Hijo.» (Primera Apología, capítulo 14).

* Tatiano: Nació en Asiria cerca del año 110 d.C, fue un estudiante de Justino Mártir. Él escribió el
comentario a los cuatro evangelios más antiguo que existe. Antes había pertenecido a una secta
Encratita gnóstica como líder. A pesar de esto, sus escritos aportan una regular visión de las
doctrinas cristianas. Él escribió entre el año 161 y el año 170 d.C, y murió alrededor del año 172
d.C. Escribió: «El Señor del Universo, Quien Él Mismo es el fundamento necesario de todo ser,
puesto que como sea que no había aún ninguna criatura en existencia, estaba Solo... Y por Su
sencilla voluntad el Logos brincó fuera; y el Logos, no habiendo salido fuera en vano se convierte
en la primera obra engendrada del Padre y fue el comienzo del mundo.» (A Los Griegos, capítulo
5).

* Melitón: Nacido cerca del año 110 d.C, fue obispo en Sardis, Asia menor, alrededor del año 160-
170 d.C y un amigo de Ignacio de Antioquía cuando era un muchacho joven. Él escribió entre los
años 165-170 d.C y fue martirizado en el año 177 d.C. Sólo existen pequeños fragmentos de sus
escritos. Él escribió: «Existe Aquel que realmente existe y es llamado Dios... Este Ser no es hecho
en ningún sentido, ni tampoco vino a la existencia, sino que ha existido por la eternidad.»
(Apología 1: A Antonio César). «Jesucristo... es la Razón perfecta. La Palabra de Dios, él que fue
engendrado antes que la luz, él quien es Creador junto con el Padre.» Apología 4: Sobre la Fe.

* Teófilo de Antioquía: Nació alrededor del año 130 d.C. Fue un obispo en Antioquía, Siria, entre
los años 170-180 d.C. Él escribió antes del año 175 d.C y murió en el año 181 d.C. Escribió: «Dios,
entonces, teniendo su propia Palabra interna dentro de Su propio vientre la engendró,
emitiéndola junto con Su propia Sabiduría antes que todas las cosas. Él tuvo a esta Palabra como
su ayudante en las cosas que fueron creadas por Él, y por ella Él creó todas las cosas.» (A Autólico,
Cap. 10).

* Ireneo: Fue uno de los más reconocidos de los cristianos primitivos. Nació en el año 140 d.C y era
un discípulo de Policarpo. Él fue un Anciano de la iglesia en Lyons (Francia), desde el año 178 d.C.
Él era bien conocido en todo el mundo occidental de la época. Él murió en Francia en el año 202
d.C. Sus escritos pueden ser fechados alrededor del año 180 d.C. Él escribió: «Si alguno, por tanto,
nos dice, "¿cómo entonces, fue el Hijo producido por el padre?" nosotros les respondemos, que
ninguno entiende esa producción, o generación... no hay poderes que posean este conocimiento
sino sólo el Padre quien engendró y el Hijo quien fue engendrado.» (Contra las Herejías, Libro 2,
capítulo. 28, versículo 6).

* Clemente de Alejandría: Nacido como Tito Flavio Clemens, en el año 150 d.C. Llegó a ser un
obispo en Alejandría, Egipto. Él escribió entre los años 190-195 d.C. y murió alrededor del año 220
d.C. Sus escritos son valiosos porque una vez que se convirtió, viajó por todo el Imperio Romano
para aprender el cristianismo puro de los más antiguos y respetados cristianos vivientes. Él
escribió: «La mejor cosa en la tierra es lo más pío: el hombre perfecto; y la mejor cosa en el cielo,
el siguiente y más puro en el lugar, es un ángel, el portador de la vida eterna bendita. Pero la
naturaleza del Hijo, quien es próximo a Él quien es el solo Altísimo, es el más perfecto.»
(Miscelanias, Libro 7, capítulo 2).

Queda demostrado, con esta pequeña pero significativa recopilación de escritos, que los primeros
autores post-apostólicos, también conocidos en occidente como los Padres de la Iglesia jamás
creyeron que el Mesías era el Eterno Dios Todopoderoso. Sus escritos claramente señalan al Padre
como superior al Hijo, y como su Engendrador. Y lo más interesante, nada dicen acerca de que el
Espíritu de Santidad sea un tercera parte de Elohim. La doctrina de la Trinidad/Triunidad tal como
hoy es entendida les era totalmente desconocida.

Un poco de historia sobre la doctrina de la trinidad

¿Cómo y cuando se formalizó la doctrina pagana de la trinidad?

La trinidad pagana se remonta a muchos siglos antes de la actual época cristiana. Nuestro Elohim,
el Elohim de Abraham, Yitsjaq y Yaaqov, nos declaro directamente en la Torah y luego repitio por
medio de los Profetas el no aceptar ningún otro dios fuera de El, ni ninguna de las religiones o
prácticas de los pueblos idólatras.

«... sin mezclarse con esas naciones que quedan entre ustedes. No pronuncien los nombres de sus
deidades ni juren por ellos; no les sirvan ni se inclinen ante ellos...» (Yahoshúa [Josué] 23:7)

La trinidad pagana fue paulatinamente adentrándose en la cristiandad a través de los años hasta
nuestros días. La primera vez que es oficialmente reconocida fue durante el 325 E.C. en Nicea. Es
en el Concilio de Nicea donde ésta doctrina hace de un hombre un dios y toma fuerza cuando es
expuesta por Atanasius, quien fue supervisado por el emperador Constantino, el fundador de la
Iglesia Universal (católica), que adoraba al sol, y pensaba de si mismo ser un dios encarnado.
Más tarde, en el concilio de Calcedonia (451 E.C.), la Iglesia Universal fundada por Constantino, se
pone de acuerdo en establecer la herejía de ͞reconocer uno y el mismo Hijo, nuestro Señor
Jesucristo, siempre siendo completa deidad y completa en naturaleza humana, ciertamente Dios y
ciertamente hombre, consistiendo también en un alma y cuerpo razonable; de una naturaleza con
el Padre como observando su deidad, y al mismo tiempo de una naturaleza con nosotros
observando su naturaleza humana͟

Fue en el Concilio de Nicea en donde se declaro la ͞divinidad͟ del llamado Jesús. Esta ͞divinidad͟
del Mesías no fue declarada por un concilio de Judíos sino por idolatras, mitrados, que se habían
unido para establecer la macro Iglesia Universal que ha regido al mundo por tantos siglos hasta
nuestros días. Hay que tener claro entonces que la divinidad de Jesús no es una doctrina hebrea. El
aceptar que Jesús es divino (Dios) es ir en contra de las mismas Escrituras Cristianas.

Definitivamente, no se puede ser hebreo y aceptar que Jesús es divino (Dios). Este asunto de
divinidad de Jesús fue introducido por Constantino como pagano que era y se creía el mismo un
dios. Esta fue la razón por la cual siglos después se estableció la Inquisición en Sefarad (España).
Esta fue la razón por la cual muchos de nuestros hermanos Judíos fueron puestos en cárceles,
exiliados o muertos durante dicha Inquisición. Todo esta persecución contra los Judíos ha sido
producto de esta doctrina nefasta y pagana establecida por un rey pagano y apoyada por
sacerdotes de la Iglesia Universal. mitrados, y en nuestros días por los líderes de las iglesias
protestantes.

Es en nuestros días, en la Encíclica del Papa Pío XII (12) en el Concilio de Calcedonia, Septiembre
8,1951 donde se le da fuerza contra cualquier variación de la doctrina trinitaria estableciendo:
(Párrafo 29). ͞Hay otro enemigo de la fe de Calcedonia, que se ha extendido públicamente fuera
de la religión católica. Esta es una opinión por la cual imprudentemente y falsamente entendieron
de la epístola de Pablo a los Filipenses (2:7), ofrece una base y una forma. Esto es llamado la
Doctrina Kenosis, y de acuerdo con esto, ellos se imaginan que la divinidad fue quitada de Cristo.
Esto es una invención perversa, igualmente condenada con la Doctrina de los Doce que es opuesta
a ésta͟.

No podemos tener por cosa inocente y sin importancia este asunto de la trinidad y de la divinidad
de Jesús; pues cuando las autoridades eclesiásticas toman fuerza y control de una nación, el
resultado es persecución y muerte contra los hebreos que no aceptamos tal herejía. El espíritu
antisemita aumenta en nuestros días cuando aún se enfatiza la ͞muerte y sufrimientos de Jesús͟
como causada por los Judíos, sin tomar en cuenta lo que realmente sucedió y culpando a
generaciones judías por toda la historia como causantes de la muerte del conocido por los
cristianos como Jesucristo.

Tengamos claros varios puntos sobre la vida y muerte del conocido por los cristianos como Jesús.
Primero Jesús era un Judío. Segundo fueron cientos los Judíos que fueron crucificados por los
soldados del Imperio Romano. Estos Judíos eran muertos y expuestos en forma publica para
atemorizar al pueblo Judío a no atentar contra el Imperio Romano. La muerte de todos estos
Judíos no es cosa de chiste sino un asunto serio que hay que tomar en cuenta. Cuarto punto,
nosotros como Judíos no podemos alegrarnos por la muerte y ejecución de otro Judío,
especialmente si este es inocente de culpa. Aunque la pena de muerte es aceptada como castigo
de un malvado o criminal esta se tiene que administrar en forma rápida y no extendiendo su vida
en sufrimiento como era la crucifixión.

Solo una persona que presta una verdadera atención a estos detalles es la que puede detectar que
el argumento del cristianismo no tiene completa veracidad y que el verdadero intento es
perpetuar el dominio sobre las mentes de sus feligreses y mantenerse como un poder político
sobre las naciones.

Algunas teorías cristianas sobre la trinidad

1. Como se interpreta Génesis 1:26 ͞Y dijo Elohim: Hagamos un hombre a nuestra imagen,
conforme a nuestra semejanza͟. El Midrash comenta que Elohim estaba hablando con los
(mensajeros) ángeles (Job 38:7). También en la antigüedad era costumbre de los reyes y grandes
personalidades emplear el plural al hablar de si mismos. Pensemos que si Elohim fuese una
triunidad/trinidad y se estuviera hablando a sí mismo, entonces nosotros que somos creados a su
imagen y semejanza, ¿estaríamos hablándonos a nosotros mismos, con 3 partes/personas,
diciendo vamos a caminar, vamos a comer, dándonos gracias a nosotros mismos, etc.?

Elohim͛ no significa un plural de ͞divinidad͟; Elohim es una palabra que se utiliza como plural o
singular sin cambiarla, así como Shamaim (cielo/cielos), Panim (cara/caras) o Jaim (vida/vidas).
2. Si Elohim fuese una trinidad o triunidad y estuviera en plural, entonces: ¿Donde está el plural en
el Nombre de las 4 letras ͚YHWH͛? tampoco encontramos el plural en las siguientes citas bíblicas:

* Isaías 44:24: ͞Así ha dicho YHWH, tu Redentor; el que te formó en el vientre: «Fui yo, YHWH, el
que lo hizo todo. Yo solo desplegué los cielos y sin ayuda de nadie extendí la tierra...͟

* Isaías 45:11-12: ͞Así ha dicho YHWH, el Santo de Yisrael y su Hacedor: «¿Me van a cuestionar
sobre el destino de mis hijos, me van a dar instrucciones respecto a la obra de mis manos? Yo fui
quien hice la tierra y creé al hombre sobre ella; mis propias manos desplegaron los cielos, y yo he
dado órdenes a todo su ejército...͟

* Salmo 110:1-4: ͞YHWH dijo a mi amo (Mashíaj): ͞Siéntate a mi diestra, hasta que ponga a tus
enemigos por tarima de tus pies.͟ YHWH enviará desde Tsiyón tu poderoso cetro; ¡domina en
medio de tus enemigos! Tu pueblo se te ofrecerá voluntariamente en el día de tu batalla. En
santidad majestuosa, desde el vientre, desde la aurora, tú eras el rocío de la juventud. YHWH ha
jurado y no se retractará: ͞Tú eres sacerdote para siempre, según el orden de Malki-Tsédek.͟"͙
͞Tú eres sacerdote para siempre según el orden de Melquisedec.͟; aquí no dice que Mashíaj es
Elohim.

En definitiva, en ninguna parte del Tanaj ni de los Escritos Nazarenos se refleja un concepto
trinitario de la Divinidad. Cuando determinados pasajes de los Escritos Nazarenos dicen que todo
fue creado a través del Mesías, no significa que el Mesías haya creado algo o fuera conducto, sino
más bien que el Mesías es el motivo o el propósito de la Creación. Todo es cuestión de malas
traducciones y malas interpretaciones. Según el Diccionario Griego de Strong ͞a través͟ en griego
significa ͞con motivo de͟

3. ¿Porque sabemos que hay manipulación en las Escrituras Cristianas de Juan 1:1?

Porque en este texto (Juan 1:1) en griego: "logos" (la palabra) no tiene la primera letra en
mayúscula como aparece en la traducción en español de Reina Valera. También podemos apreciar
en otros textos que se traduce en minúscula la misma palabra: "logos", p.e.: 2 Timoteo 2:8-9, "la
palabra" y 1 Juan 2:7, "la palabra".

También la Kabaláh explica que el sonido del Verbo (Davar/Palabra) fue el principio de la
materialización del vacío, siendo el origen de la creación. Todo preexistía antes de la creación
como Pensamiento; pero su creación, es decir, su materialización, no se produce hasta ser
expresado por el Verbo (Davar/Palabra).

4. ¿Representa el verso de Mateo 28:19 - "Bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del
Espíritu de Santidad" la trinidad?

Aún en el verso de Mateo 28:19 no se hace referencia a la Trinidad/Triunidad. La frase en Mateo


28:19, "bautizándolos en el nombre" indicaría que la persona bautizada estaba atada a, o llego a
ser propiedad de la persona en cuyo nombre estaba siendo "bautizado." El Nombre representa la
autoridad, el carácter,expresando atributos. Los discípulos nunca, bautizaron en el ͞nombre del
Padre, del Hijo, y del Espíritu de Santidad͟. Esto lo podemos ver a lo largo de todos los demás
escritos, ellos solo bautizaron en el nombre (autoridad) de su maestro. Véalo Ud. mismo en
Hechos 8:16 y Hechos 19:5.

Este mismo verso (Mt. 28:19-20) traducido del Mateo Hebreo de Shem Tov (un manuscrito
nazareno muy antiguo preservado por Shem tov) no muestra la fórmula que dice ͞Vayan pues y
hágan discípulos de todas las naciones y sumérjanlos en el nombre del Padre y del Hijo y del
espíritu de santidad͟. La instrucción que aparece es más breve (͞Vayan y enséñenles a guardar
todas las cosas que yo les he mandado para siempre͟) y parece ser la original porque, según el
libro de los Hechos, los Emisarios (Apóstoles) realizaban la ceremonia de inmersión en el nombre
de Yahoshúa, no con la fórmula citada como trinitaria, lo que indica que la fórmula trinitaria era
desconocida para ellos en el siglo primero. En el Mateo Hebreo de DuTillet este pasaje dice:
͞..sumergiéndolos en mi nombre...͟ Esto concuerda con la manera en que los discípulos habrían
entendido una encomienda como esa, pues en el libro de los Hechos se informa varias veces que
ellos sumergían a los conversos ͞en el nombre de Yahoshúa͟.

Estos dos puntos son importantes: primero todo parece indicar que este ultimo sector del libro de
Mateo haya sido insertado (interpolado) mas tarde por la Iglesia Universal para tratar de justificar
su teología y segundo en el contexto hebreo no se bautiza, sino que se purifica ʹ esto es prueba de
otra mala traducción e ignorancia de la cultura Hebrea.

5. ¿Es correcto el verso 2 Pedro 1:1- ͞Por la justicia de nuestro Dios y Salvador Jesucristo͟?
No es correcto, una traducción genuína (interlineal) vierte: ͞...por la justicia de nuestro Elohim y
del Salvador Yahoshúa el Mashíaj...͟ Fíjese también como el mismo Pedro, en otra carta de sus
epístolas (1 Pedro 1:3) escribe: ͞Bendito sea el Elohim y Padre de nuestro Maestro Yahoshúa el
Mashíaj͟, haciendo diferencia entre los dos. Finalmente fijese como el próximo versículo (2 Pedro
1:2) dice: ͞Que el favor y la paz se les multipliquen en el conocimiento de Elohim y de nuestro
Maestro Yahoshúa͟ diferenciando, una vez mas, a ambos.

6. Muchos trinitarios dicen que ͞El ángel del Señor͟ que se presenta en el Tanaj (mal llamado
͞Antiguo Testamento͟) es Jesús. ¿Sera eso cierto?

La verdad es que Yahoshúa nunca fue llamado ͞ángel del Señor͟ en los Escritos Nazarenos. Todo lo
contrario, en la carta a los Hebreos 1:4 se dice que el es llamado ͞superior a los mensajeros͟.
Tenemos que entender que ͞ángel͟ no existe en el concepto hebreo; lo que mal llaman ángel es
un Mensajero (en hebreo Málaj) por lo que en el contexto hebreo es común referirse al Mensajero
del Eterno, como si fuese el Eterno mismo. No olvidemos dos puntos: 1)que los que escribieron las
Tanaj eran todos Hebreos, y nunca ningún hebreo ha creído ni creerá que el Mesías sea el mismo
Padre. 2) Los reescritores o traductores de los Escritos Nazarenos eran helenísticos y escribieron
en griego con una mente griega contaminada con la mitología de su tiempo.

Conclusiones

La Shemá nos enseña que el Eterno es Uno, ésto es declarado por la Torah (Dt. 6:4) y aún
enfatizado por el mismo Yahoshúa, en Marcos 12:28-30, cuando se le preguntó cual era el gran
mandamiento respondió como todo judío: ͞El principal es: ͚Oye, Yisrael: YHWH nuestro Elohim,
YHWH uno es. Y amarás a YHWH tu Elohim con todo tu corazón, con todo tu ser, con toda tu
mente y con todas tus fuerzas͛.͟ Fijese que Yahoshúa dijo ͞nuestro Elohim͟ declarando,
claramente como Judío que era, que YHWH es su Elohim también, al igual que lo repitió en Juan
20:17.

Por lo tanto, no puede quedar ninguna duda en ningún hebreo en conceptuar que Yahoshúa sea el
mismo YHWH o parte de una trinidad divina, o el pensar que el Eterno nuestro Elohim, este
dividido en partes, sean estas dos o tres. Este asunto de la trinidad o triunidad no es doctrina
hebrea y nunca lo ha sido. El que enseñe tal mentira no es hebreo y lo que fomenta (aunque no lo
entienda o lo acepte) es la destrucción de nuestro pueblo al igual que los mismos griegos
(helenísticos) cuando dominaron sobre Israel. El hebreo que le da oídos al asunto de la trinidad y
lo fomenta como una obligación (dogma) el tal es un hereje de la fe hebrea y como tal se convierte
enemigo de su propio pueblo necesitado de arrepentirse y hacer teshuva para salvación de su
propia alma.

Repetimos, la deidad de Yahoshúa no es una doctrina hebrea. El aceptar que Yahoshúa es el


mismo Elohim es ir en contra de los mismos Escritos Nazarenos. No se puede ser israelita y aceptar
que Yahoshúa sea el mismo YHWH. Este asunto de la deidad de Yahoshúa fue introducido por el
Emperador Constantino como pagano que era y que se creía el mismo un dios. Esta fue la razón
por la que se estableció la Inquisición en Sefarad. Esta fue la razón por la cual muchos de nuestros
hermanos Judíos fueron puestos en cárceles, exiliados o muertos durante la Inquisición.

Por esta razón y cientos de otras más declaramos: ͞Shemá Yisrael YHWH Eloheinu YHWH Ejad͟.

El Shemá versus la trinidad pagana

Algunas iglesias cristianas, en la actualidad, se atreven a afirmar (sin ningún tipo de rubor) en sus
declaraciones de creencias que la Shemá apoya y afirma su creencia trinitaria o triunitaria. Esta
"descabellada" afirmación sólo sirve para mostrar lo falso de su mensaje, de sus creencias y de su
estructura.

Shemá Yisrael YHWH Eloheinu YHWH Ejad.

Oye, Yisrael: YHWH es nuestro Elohim, YHWH solamente.

Introducción

El Shemá es una afirmación del pueblo israelita y una declaración de fe en un único Elohim. La
obligación de recitar la Shemá esta separada de la obligación de orar y un hebreo está obligado a
recitar la Shemá en la mañana y en la noche. (Dt. 6:7). Es la primera oración que se le enseña a un
niño hebreo y son las últimas palabras que dice un hebreo antes de morir.
En este artículo estudiaremos la importancia y diferentes aspectos de la Shemá, incluyendo las
respectivas Leyes de las Bendiciones de la Shemá israelí y la falsedad de la trinidad helenística.

Detalles del Shemá

La primera línea de la Shemá "Oye, Yisrael: YHWH es nuestro Elohim, YHWH solamente." (Shema
Yisrael YHWH Elojeinu YHWH ejad) es repetida varias veces durante los servicios de oración. Se
dice en las mañanas en las bendiciones del shajarit en la musaf Amidáh del Shabat y los días
sagrados, cuando la Torah se saca del Arca en los Shabats y en los días festivos, y como una
oración al dormir en la cama y en otras ocasiones de confesiones.

El mandamiento de recitar la Shemá es cumplido cuando se recita en el Shajarit y en los servicios


de Arbit. La Shemá hay que decirla mas audible que la Amidá. Dado que la Shemá reafirma los
puntos básicos de la fe hebrea, es importante escucharla claramente cuando uno la recita. La
Shemá se puede decir mientras uno está sentado o parado. Los Judíos de Israel lo hacen de pie
para mostrar la importancia de la Shemá y para demostrar que recitar la Shemá es un acto de
testimonio en el Eterno (un testimonio en una corte Judía siempre es dicho de pie).

En el siglo nueve (E.C.), la secta de los Karaitas practicó el recitar la Shemá solo de pie por que
según ellos solo la Shemá era de origen divino en la Torah, así que los líderes Judíos decidieron no
pararse. Hoy algunas Congregaciones Judías Reformadas y Conservadoras se ponen de pie en
respeto de la Shemá. Algunas Congregaciones Ortodoxas se sientan dado que los pasajes de la
Torah son parte del estudio de la Torah y cuando uno los recita es parte del estudio y el estudio de
la Torah se hace sentado.

La Lectura del Shemá Yisrael (p. 47 Maimónides, Mishna Torah)

¿Cómo se recita la Shemá Yisrael?


Al recitar la Shemá debemos representar la supremacía exclusiva de Elohim en los cielos, sobre la
tierra y en los cuatro puntos cardinales. Debemos sujetar todo nuestro ser a 'El, con sumisión
absoluta a Sus mandamientos, aun sacrificándole nuestra persona. Es así que santificamos Su
Nombre.

Es costumbre de los adoradores vestir el talit y sostener las cuatro esquinas en la mano izquierda
mientras se recita la Shemá. En el tercer párrafo de la Shemá, cuando la palabra "tzitzit" es dicha
tres veces y cuando la palabra "emet" es dicha al final, es costumbre el besar las "filacterias" como
símbolo de afección por los mandamientos.

Cuando la persona esta orando sola, se comienza la Shemá con la frase "'El, Rey Fiel" (El melekh
ne'eman) para traer el numero de palabra de la Shemá hasta 248, el numero de partes del cuerpo
humano. Esto indica que el adorador dedica su cuerpo completo a servir al Eterno. Cuando hay
minyan (10 varones) el chazzan (cantor) repite el final de la Shemá dado que esta frase no es
necesaria.

La Ley Judía requiere una gran medida de concentración en el primer verso de la Shemá en
comparación del resto de la oración. Este versículo se dice en voz alta, tapándose la vista con la
mano, con el fin de no ver nada que pueda distraer. Esta forma elimina cada distracción y ayuda a
la concentración en el significado de las palabras. La ultima palabra, ejád, puede ser prolongada y
enfatizada. Muchas veces, la primera palabra y la ultima palabra del verso de la Shemá son
escritos en letras grandes en el sidur.

En el primer versículo, hay que pronunciar juntas las palabras de las siguientes frases:

1. "Shema Yisrael" - Escucha Israel;

2. "YHWH Elojeinu" - YHWH es nuestro Elohim

3. "YHWH ejad" - YHWH es Uno y Único.

El Shema Yisrael de la mañana hay que recitarlo con los tefilin puestos. Si no lo hace parecería
como si la persona dijese una falsedad sobre si mismo, ya que se dice en el ͞veahabta͟ (luego de la
Shemá) con respecto a los tefilin ͞Ukshartam leot al-yadeja͟ (Las atarás por signo sobre tu mano) y
no lo está cumpliendo. Sin embargo, si por causa de fuerza mayor la persona no dispone de tefilin,
le estará permitido decir la Shema' Yisrael sin ellos. Solo que cuando, más tarde, disponga de
tefilin deberá colocarselos y recitarlo.

El que recita la Shemá, al terminar el primer versículo, debe intercalar en voz baja esta oración:
͞Bendito sea el nombre de su Gloriosa Majestad, por siempre jamas͟ (͞Baruk shem kebod leolam
baed͟) Luego ha de seguir recitando el texto de la Shemá, que continua ͞Amaras a YHWH tu
Elohim͟ hasta terminar.

¿Porque se recita así la Shemá?

Hemos aprendido por tradición que cuando el patriarca Yaaqov (Jacob) reunió a sus hijos en
Mitsráyim (Egipto) antes de morir, los exhortó a creer siempre en la unicidad de YHWH y a
marchar por el camino de YHWH, por donde habían transitado Abraham y su padre Yitsjaq (Isaac).
Entonces les pregunto: ͞Hijos míos, ¿acaso hay alguna impureza entre ustedes, alguno que no este
conmigo en sostener la unicidad de YHWH?͟ - Todos ellos respondieron y le dijeron: ͞Oye, Yisrael:
YHWH es nuestro Elohim, YHWH solamente͟, es decir: ͞Oye lo que te decimos, Israel, padre
nuestro: el Eterno es nuestro Elohim, el Eterno es Uno͟. Entonces respondió el anciano: ͞Bendito
sea el Nombre de su Gloriosa Majestad por siempre jamas͟. Es por eso que todo el pueblo de
Israel adopto la costumbre de repetir la alabanza pronunciada por el anciano Israel después de
aquel versículo.

Contenido del Shema en el Sidur

El Shemá consiste en 3 secciones de la Torah. Primera sección: desde Shemá hasta ͞Uvishareja͟
que es la aceptación del yugo de la supremacía Divina, obligación del estudio de la Torah y de su
transmisión, y el precepto de ponerse Tefilin y colocar Mezuza. Segunda sección: desde ͞Vehaya
Im Shamoa͟ hasta ͞Kime Hashamayim Al Haretz͟ o la aceptación de los mandamientos en general.
y la última ͞Vayomer͟ hasta ͞Ani Ado-nay Elo-hejem͟: que es el precepto de los Tsitsit.

¿Cuando se recita la Shemá?


Se puede recitar la Shemá de la mañana a partir del momento en que existe suficiente claridad
para distinguir a una persona que no conocemos. El momento mas apropiado para recitar la
Shemá es poco antes de la salida del sol, de tal forma que se empiece la Amidáh con la salida del
sol. La Mitsváh (mandamiento) así efectuada tiene su máximo valor y aquel que puede hacerlo
recibe inmensa recompensa.

El Shema vs la trinidad.

No importa como lo quieran llamar: binidad, trinidad o triunidad; o cuantas excusas teológicas,
mitológicas o de mala aritmética (1+1+1=1) se quieran exponer en respaldo a la doctrina de la
trinidad; la doctrina de la trinidad es idolatría, es falsa y no es Hebrea. Nunca esa palabra ha
figurado dentro del Tanaj ni aún dentro de los Escritos Nazarenos. Nunca fue expuesta por
ninguno de nuestros patriarcas, Abraham, Yitsjaq o Yaaqov, ni por ninguno de nuestros profetas,
ni por ninguno de nuestros rabinos. ¡Nunca! El creer en la trinidad es creer en la mitología de los
pueblos paganos antiguos. El creer en la trinidad es la negación de que el Eterno es UNO y es
colocar otro dios en frente de El; cosa prohibida en el mandamiento del Eterno que leemos en
Exodo 20:2-3: «Yo YHWH soy tu Elohim que te sacó de la tierra de Mitsráyim, la casa de
servidumbre: No tendrás otros elohim aparte de mí.»

Shemá Yisrael YHWH Eloheinu YHWH Ejad͟.