Está en la página 1de 6

UNIVERSIDAD NACIONAL PEDRO RUIZ GALLO

FACULTAD DE CIENCIAS FÍSICAS Y MATEMÁTICAS


ESCUELA PROFESIONAL DE ESTADÍSTICA
I. Introduccion

Si bien es cierto que la Tasa de Mortalidad en la Niñez (menores de 5 años) es monitoreado a

nivel internacional, como indicador de avance en el descenso de la mortalidad en las niñas y niños,

la Tasa de Mortalidad Infantil-TMI sigue siendo un indicador considerado en la aplicación de políticas

de salud de la madre y niño, especialmente la referida a las vacunaciones que deben de recibir los

recién nacidos y durante el primer año de vida. El presente estudio toma como insumo los resultados

obtenidos de las Encuestas ENDES correspondientes a los años 2009 a 2015, y que forman parte de

la revisión de las estimaciones y proyecciones de población a nivel de departamento, en espera de

ser complementados con la información obtenida de los Censos Nacionales de Población y Vivienda

2017, y así confirmar o ajustar la tendencia de la tasa de mortalidad infantil en cada departamento,

insumo necesario para la elaboración de las tablas de mortalidad y las estimaciones y proyecciones

de población tanto a nivel nacional como departamental. Una sección importante del Cuestionario

Individual de Mujeres de la ENDES, es la Historia de Nacimientos, que permite obtener por método

directo la Tasa de Mortalidad Infantil correspondiente a los cinco últimos años anteriores a la

Encuesta para el nivel Nacional, y en el caso de los departamentos o regiones, la Tasa de Mortalidad

Infantil para los 10 últimos años anteriores a la encuesta. También, de esta sección se tabula el

número de hijos nacidos vivos y los hijos actualmente vivos, insumos para aplicar métodos

indirectos de estimación de la TMI.

Si bien es cierto, para el quinquenio 2010-2015 se ha estimado que la mortalidad infantil en el

país ha disminuido a 18 defunciones de menores de un año por cada mil nacidos vivos, esta tasa

representa el promedio nacional, detrás de ella dada la heterogeneidad geográfica del país, se

esconden tasas de mortalidad infantil más altas y más bajas, como es el caso, en el ámbito de los
departamentos. El análisis por departamento, muestra que las mayores tasas de mortalidad infantil

se encuentran en los departamentos de la Sierra Sur y Selva, las más bajas se ubican en algunos

departamentos de la Costa. Sin embargo, en todos los ámbitos es evidente el descenso de la

mortalidad infantil, que se debe en parte al mayor acceso de las madres gestantes y de los recién

nacidos a las políticas sobre salud implementadas por el Ministerio de Salud (MINSA) en las últimas

décadas y su sostenibilidad, como por ejemplo las campañas de vacunación desarrolladas a lo largo

y ancho del país. Todo ello ha contribuido a reducir significativamente la mortalidad infantil en el

país, cabe recordar que en la década de los 50 del siglo pasado, la tasa estaba en alrededor de 150

defunciones de menores de un año por mil nacidos vivos, pasó a 48 en la última década del mismo

siglo.

Esta mejora en la mortalidad infantil no implica necesariamente que la mortalidad post-infantil

descienda de igual forma, si bien ha mejorado la atención de los recién nacidos y menores de un

año, también se debe enfatizar en mejorar la atención de niñas y niños entre uno a cuatro años,

edades en las cuales, las infecciones respiratorias agudas, las enfermedades diarreicas agudas, la

anemia, desnutrición infantil, y otros males propios de la edad, son causantes de muertes post-

infantiles. Dentro de la mortalidad infantil se tiene el componente de la mortalidad neonatal, que

son las muertes de los menores de un mes de vida (estrictamente de menores de 28 días), debido a

causas exógenas (asfixia, sepsis, neumonía, enfermedades diarreicas, tétanos, entre otras) y causas

endógenas (nacimientos prematuros, anomalías congénitas, etc.) propias del recién nacido y las que

contrae de forma hereditaria, las cuales son difíciles de controlar por las propias condiciones

genéticas de los recién nacidos. En general, es cierto que desciende la mortalidad infantil, pero el

componente mortalidad neonatal se mantiene en alrededor de 10 muertes infantiles, siendo la

diferencia la mortalidad post-neonatal, la cual realmente va descendiendo, debido a la

implementación de las políticas de vacunación, entre otras políticas. En este contexto, el presente
estudio analiza los diferenciales de la tasa de mortalidad infantil a nivel de departamentos o

regiones del país.

Antecedentes

Yagui Moscoso M, GUATEMALA, 2011, en su estudio de mortalidad neonatal en el Perú y sus

departamentos: Las infecciones y la asfixia ocupan la segunda y tercera causa de muerte neonatal,

después de la prematuridad. Tecnologías de costo efectividad pueden disminuir efectivamente la

mortalidad neonatal de estas causas, como acceso a una cesárea, a reanimación neonatal básica,

lavado de manos, detección y tratamiento antibiótico precoz, etc.


Hospital Rodríguez Zambrano de la ciudad de Manta, 2015, se realizó el estudio de

investigación "Causas de Mortalidad Neonatal", donde se concluyó que la Prematuridad es un

factores predisponente de Mortalidad Neonatal. Así mismo también que la incidencia de Mortalidad

neonatal de los recién nacidos obtenidos por parto normal en el Hospital Rodríguez Zambrano es

mucho mayor que en los nacidos por cesárea < 3J). Los recién nacidos atendidos por parto en el HRZ

y con bajo peso al nacer tuvieron mayor incidencia que los atendidos por cesárea < 32). Concluye

que en cuanto a la mortalidad al ingreso de este grupo de pacientes de mayores cosos corresponden

a desprendimiento prematuro de placenta, ruptura prematura de membranas y preclamsia severa

0 9).

Puente Águeda J.M. Hernández García J. M (2014); En su Tesis Doctoral Mortalidad perinatal,

índices, etiología y factores que influyen sobre ella, concluyen que la mortalidad neonatal en los

neonatos con peso igual o superior a 100 g. En ella se aprecia las anomalías congénitas son la causa

más frecuente de muerte neonatal, oscilando en tomo al 40% del total de los casos. Le siguen la

enfermedad de la Membrana Hialina y otras complicaciones respiratorias, con casi el 20% del total

< 20).

Telma N(2013), en la tesis Factores de Riesgo Perinatales y Neonata1es para el desarrollo de

asfixia perinatal, concluyen que existen evidencias suficientes para aceptar que la presencia de cada

uno de los siguientes factores de riesgo durante el periodo perinatal; sufrimiento fetal agudo,

líquido amniótico meconial, trabajo de parto prolongado, presentación distócica y circular de

cordón, se asociaron significativamente con el desarrollo de asfixia neonatal

Bases Teóricas.

Muerte neonatal: Es la muerte del producto de la concepción entre la semana 22 de gestación

ó 500 gramos o más de peso hasta los siete días de nacido. Según la OMS, desde 1992
conceptualizan a neonato prematuro al "recién nacido de peso inferior a 2500 grs. y nacido antes

de 37 semanas de gestación" La OMS 2011 indicadores de salud materna y neonatal nos define a la

TMP como la proporción de defunciones perinatales en el total de nacimientos. Las defunciones

neonatales normalmente incluyen las defunciones de fetos de 28 semanas o más de Página 14

gestación (también conocidos como mortinatos u óbito fetal) y defunciones de nacidos vivos dentro

de los primeros 7 días de vida. El total de nacimientos incluye las defunciones fetales de 28 semanas

de gestación más el número de nacidos vivos, o sea, todos los nacimientos después de 28 semanas

de gestación (nacidos vivos más mortinatos). La OMS recomienda el uso de un límite de 22 semanas

o 500 gramos. Existen muchos indicadores para medir los riesgos perinatales, como el peso al nacer,

estado neurológico del niño, maduración psiconeurólogica en la primera infancia, etc. La tasa de

mortalidad sigue siendo el instrumento más utilizado.