Está en la página 1de 3

Las Indias Orientales Neerlandesas en un Mundial

Probablemente el conjunto de las Indias Orientales Neerlandesas (Indonesia en la


actualidad) sea uno de los equipos más extravagantes que hayan jugado una Copa del
Mundo junto con Zaire y Haití en 1974 o Jamaica en 1998.

Iniciaron su andadura como combinado nacional en 1934, cuando todavía eran una
colonia de los Países Bajos. Sus primeros partidos tuvieron lugar en los Juegos del Lejano
Oriente con sede en Manila donde perdieron los duelos ante China y Filipinas y arrasaron
a Japón por un sonrojante 7-1. Cuatro años más tarde participaron con éxito en la fase
de clasificación para el Mundial de Francia 1938. Quedaron emparejados con Japón y
obtuvieron el billete tras la renuncia de los nipones, no llegándose a celebrar ningún
choque entre ellos. La FIFA consciente del bajo nivel del cuadro asiático propuso a
Estados Unidos un partido entre ellos, ya en tierras francesas, que otorgase la plaza
definitiva en el torneo, algo que los norteamericanos rechazaron.

Las Indias Orientales Neerlandesas en 1938

Unas semanas antes del comienzo de la Copa del Mundo la delegación neerlandesa
emprendió el viaje hacía Europa a bordo del barco Baloeran. Desembarcaron en Le
Havre y jugaron algunos partidos amistosos que les sirvieron como preparación para la
cita mundialista.
El técnico de la selección era un holandés llamado Johannes van Mastenbroek que
además ocupaba el cargo de vicepresidente del Comité Olímpico de las Indias Orientales
Neerlandesas. Para el Mundial convocó a 17 jugadores que militaban en equipos del país
asiático, siendo el HBS Soerabaja el conjunto que más internacionales aportaba con
cuatro. En la escuadra había una gran mescolanza de futbolistas holandeses, otros con
descendencia china y unos pocos nativos de las Indias. Sus estrellas eran Frans Meeng,
Sutan Anwar y el capitán Achmad Nawir aunque el principal estandarte del fútbol de su
país Tan Malaka se quedó sin acudir a Francia.

En el sorteo mundialista que se realizó en Paris el 5 de Marzo de 1938 les tocó como rival
la poderosa Hungría en primera ronda. El partido tuvo como sede el Vélodrome de Reims
el 5 de Junio con una asistencia de 9.000 espectadores. Los magiares que poco después
fueron subcampeones saltaron al campo con un once formado por Jozsef Hada, Lajos
Koranyi, Sandor Biro, Gyula Lazar, Jozsef Turay, Istvan Balogh, Ferenc Sas, Gyula
Zsengeller, Gyorgi Sarosi, Geza Toldi y Vilmos Kohut. Mientras que la alineación histórica
de la selección de las Indias Orientales Neerlandesas estuvo integrada por Bing Mo Heng,
Jack Sanniels, Frans Hu Kon, Achmad Nawir, Frans Meeng, Sutan Anwar, Henk Sommers,
Suwarte Soedarmandji, Tan Hong Djien, Tjaak Pattiwael y Hans Taihuttu. La curiosa
anécdota antes de empezar el choque la protagonizó el arquero asiático Bing Mo Heng
que saltó con un muñeco que utilizaba como amuleto de la suerte.

La contienda en sí no tuvo demasiada historia y pronto se vio que para Hungría sería un
entrenamiento con público. A la media hora ya vencían por 4-0 y a partir de ese instante
decidieron bajar el pistón. En el descanso se rumoreó que el entrenador de las Indias
hizo un par de sustituciones aprovechando el gran parecido entre sus jugadores, pero es
algo que nunca se ha podido confirmar. En la segunda parte los ases húngaros Sarosi y
Zsengeller que ya llevaban un gol en su cuenta particular, marcaron otra diana cada uno
firmando un contundente triunfo por 6-0. Las Indias Orientales Neerlandesas se
despedían así de la Copa del Mundo, aunque su nombre ya quedaba inscrito en la historia
de la competición futbolística más importante.

Posteriormente, ya como selección de Indonesia, la ocasión en que más cerca han estado
de volver a un Mundial fue en 1986, cuando quedaron apeados por Corea del Sur en la
penúltima ronda de la fase de clasificación asiática.
Hungría-Indias Orientales Neerlandesas en el Velódromo Municipal de Reims