Está en la página 1de 41

L

 I  N  G  Ü  Í  S  T  I  C  A  
Curso  académico  2010-­‐11  
 
 
TEMA  07  
SINTAXIS  
 
1.  Funciones  y  significantes  del  nivel  sintáctico.-­‐  2.  Funciones  sintácticas  y  funciones  
semánticas.-­‐   3.   Determinación   nominal   y   verbal.-­‐   4.  Funciones   informativas.-­‐   5.  
Funciones   proposicionales   e   ilocutivas.-­‐   6.  Configuración   sintagmática   de   las  
funciones  sintácticas  en  la  oración.-­‐  7.  Naturaleza  de  las  estructuras  sintagmáticas.    
 
 
 
1.  Funciones  y  significantes  del  nivel  sintáctico1  
 
Los  fenómenos  comúnmente  asociados  al  ámbito  de  la  sintaxis  remiten,  sobre  
todo,  a  dos  tipos  de  funciones  generales.    
 
a)   Por   un   lado,   la   unidad   que   puede   desempeñar   una   función   sintáctica   es   el  
sintagma,   que   puede   ser   mínimo   o   complejo.   Los   sintagmas   mínimos   que   pueden  
desempeñar  tal  función  son  las  palabras  prototípicas,  es  decir,  las  construcciones  que  
portan   contenido   léxico:   sustantivos,   adjetivos,   verbos   y   adverbios.   En   los   siguientes  
ejemplos,   las   funciones   oracionales   están   desempeñadas   por   sintagmas   constituidos  
por  una  sola  palabra2:  
 
Ven  aquí.  
¿Tienes  dinero?  
Nos  gusta  reír.  
Vosotros  compraréis  pan,  ¿verdad?  
 

1
  Para  la  elaboración  de  este  y  los  siguientes  apartados  de  estos  apuntes  nos  hemos  basado  fundamentalmente  en  
el  trabajo  de  S.  Gutiérrez  Ordóñez,  Principios  de  sintaxis  funcional,  Madrid:  Arco  Libros,  1997.  De  este  trabajo  son  la  
mayoría  de  los  ejemplos  utilizados,  muchas  de  las  definiciones  dadas  y  muchos  de  los  argumentos  aducidos.  Deberá  
tenerse  en  cuenta  que,  para  aliviar  la  redacción  del  texto,  no  hemos  diferenciado  sistemáticamente  las  citas  de  este  
autor  de  nuestras  propias  aportaciones.  Estos  extremos    serán  aclarados  en  los  comentarios  de  clase.  
 
2
  Que   la   palabra   (con   valor   lexemático)   es   la   unidad   mínima   de   la   sintaxis   lo   demuestra   el   hecho   de   que   las  
operaciones  sintácticas  no  pueden  acceder  a  su  interior,  no  pueden  operar  sobre  sus  componentes.  Por  ejemplo,  un  
pronombre   no   puede   referirse   a   un   sustantivo   que   forma   parte   de   una   palabra   derivada   o   de   una   palabra  
compuesta.   En   la   frase  El   maquinista   cogió   la   chaqueta   y   se   sentó   en   ella,   ‘ella   no   puede   referirse   a   la   noción   de  
“maquina”  incluida  en  la  palabra  maquinista.  Tampoco  puede  haber  sintagmas  con  determinantes  (artículo,  etc.)  en  
el  interior  de  una  palabra  compuesta:  Dame  el  *cortaestasuñas;  He  comprado  un  *sacalaspuntas.  Sólo  la  palabra  en  
su   conjunto   puede   asumir   funciones   sintácticas   de   núcleo   de   determinación   o   expresión   correferente   con   un  
pronombre.   Por   otra   parte,   ciertos   morfemas,   por   sí   mismos,   no   pueden   desempeñar   funciones   sintácticas  
(morfemas   derivativos   y   flexivos,   preposiciones,   conjunciones,   determinantes).   Para   insertarse   en   una   función  
sintáctica  deben  formar  parte  o  acompañar  a  una  palabra  con  un  núcleo  lexemático  (vid.  tema  5).  
Lingüística. Tema 7. Sintaxis.

Los   sintagmas   complejos   están   constituidos   por   varias   palabras   (prototípicas   y   no  


prototípicas),  como,  por  ejemplo:  
 
  gato  persa  de  pelo  blanco  
  del  salón  en  el  ángulo  oscuro  
  el  proceso  
 
  cantar  arias  de  Mozart  al  piano  
  con  las  manos  en  los  bolsillos  del  abrigo  
  corrió  al  baño  
 
Los   sintagmas   (mínimos   o   complejos)   tienen   la   capacidad   de   designar   de   forma  
autónoma  tipos  o  clases  de  objetos,  procesos,  propiedades  de  objetos  y  propiedades  
de   procesos,   así   como   la   capacidad   de   aludir   a   ejemplares   específicos   de   esos   tipos   de  
objetos  y  procesos  (sintagmas  nominales  determinados  y  verbos  finitos).  Por  ejemplo,  
para  designar  cosas  y  procesos  podemos  distinguir  entre  la  capacidad  de  denotar  tipos  
y   la   capacidad   de   denotar   casos,   ejemplares   concretos   de   esos   tipos.   En   la   tabla  
siguiente  se  muestran  algunos  ejemplos  en  relación  con  los  términos  perro  y  ladrar:  
 
  TIPOS     EJEMPLARES  
COSA  U  OBJETO   animal,  perro,  perro     un  animal,  el  perro,  tus  
callejero,  perro  pastor   perros,  ese  perro  pastor  
alemán,  etc.   alemán,  etc.  
PROCESO  O  SITUACIÓN   actuar,  ladrar,  ladrar  poco,     un  perro  pastor  alemán  
ladrar  mucho,   ladra  mucho,  ese  animal  
ladrar  mucho  un  perro,  etc.   está  ladrando,  etc.  
 
Adviértase  que  los  tipos  pueden  ser  más  genéricos  o  más  específicos  (animal,  
perro,   perro   callejero;   actuar,   ladrar,   ladrar   poco)   y   que   la   mayor   especificación   puede  
lograrse   mediante   la   creación   de   sintagmas   cada   vez   más   complejos:   perro   callejero,  
perro   pastor   callejero,   ladrar   poco,   ladrar   un   perro   callejero,   etc.   Adviértase   también  
que   los   ejemplares   son   designados   con   el   uso   de   instrumentos   como   los   artículos,  
demostrativos,   posesivos,   cuantificadores   e   indefinidos,   que   se   asocian   a   los  
sustantivos,   o   como   los   morfemas   de   tiempo,   persona   y   modo,   que   se   asocian   a   los  
verbos.  
 
b)  Por  otro  lado,  cierta  clase  de  funciones  que  tienen  que  ver  con  la  enunciación  
de   determinados   contenidos   proposicionales   y   de   ciertas   actitudes   ilocutivas   o  
comunicativas  (declarativa,  exhortativa,  interrogativa,  etc.),  o  de  cómo  se  suministra  la  
información   al   interlocutor   (tema/rema,   foco,   etc.)   sólo   puede   reconocerse   en   la  
oración   en   conjunto.   Por   ejemplo,   una   aseveración,   con   la   que   declaramos   cierto  
contenido   proposicional   que   queremos   compartir   con   el   interlocutor   y   con   cuya  
verdad   nos   comprometemos,   sólo   se   puede   llevar   a   cabo   mediante   una   estructura  
previa  organizada  en  torno  a  un  verbo  en  forma  personal,  independientemente  de  que  
dicho  verbo  se  haga  explícito  o  quede  implícito  o  elidido  por  economía  discursiva:  
 

2
Lingüística. Tema 7. Sintaxis.

Me  he  comprado  un  coche  [aseveración]  


 
˜  ¿Te  has  comprado  un  coche?  [pregunta]  
™  Sí  [me  he  comprado  un  coche].  [aseveración]  
 
Así  las  cosas,  desde  un  punto  de  vista  funcional,  la  Sintaxis  aborda,  por  un  lado,  
la  descripción  de  todos  aquellos  mecanismos  que,  de  una  u  otra  manera,  contribuyen  a  
la   configuración   de   sintagmas   o   frases   con   los   que   designamos,   a   través   de   diversos  
instrumentos  para  la  expansión,  tanto  tipos  de  cosas  y  de  procesos  como  ejemplares  
particulares   de   tales   tipos.   Por   otro   lado,   la   Sintaxis   intenta   dar   cuenta   de   los  
mecanismos  que  permiten  constituir  oraciones  que  cumplan  una  función  enunciativa:  
la   que   posibilita   que   se   exprese   cierto   contenido   proposicional   (representación   de   una  
situación   o   proceso   en   el   que   intervienen   ciertos   objetos)   y   se   expresen,   en   relación  
con  él,  ciertas  actitudes  ilocutivas  y  valores  discursivos.  
 
Para   el   resto   de   este   tema   hemos   de   tener   presente,   como   instrumento   de  
trabajo,  una  noción  de  oración  que  muestre  los  siguientes  aspectos:  
 
La  oración  es  una  estructura  sintáctica  
 
a) organizada   en   distintos   niveles   de   ensamblaje   y   caracterizada   por   una  
línea  entonativa  autónoma  propia;  
b) que   se   constituye   en   signo   complejo   con   el   que   expresamos   a   nuestro  
interlocutor   una   determinada   actitud   ilocutiva   sobre   determinados  
hechos;  
c) que   expresa   la   concepción   de   tales   hechos   en   relación   con   unas  
coordenadas   espacio-­‐temporales   epistémicamente   accesibles   a   los  
interlocutores;  
d) y  que  representa  tales  hechos  como  relaciones  entre  objetos  complejas  
y   dinámicas   (vistas   en   su   desarrollo   temporal),   las   cuales   son  
simbolizadas   con   formas   alternativas   según   el   punto   de   vista   desde   el  
que   se   las   concibe   y   en   virtud   de   las   diferentes   condiciones   pragmático-­‐
discursivas  en  las  que  se  integran.  
 
Veamos  un  ejemplo.  Para  la  frase  compleja  Te  digo  que  tu  padre  está  abriendo  
la  puerta,  tales  aspectos  se  muestran  del  modo  siguiente.  
En   relación   con   (a),   podemos   reconocer   la   siguiente   estructura   sintáctica  
(elaborada  a  partir  del  supuesto  de  que  el  núcleo  oracional  es  el  verbo):  

3
Lingüística. Tema 7. Sintaxis.

(V)
digo

(Suj) OSub.CD
Yo (CI)
te
(Conj.) O
que
(V)
está abriendo

Suj CD

(Det.) (N)
tu padre (Det.) (N)
la puerta

En  relación  con  (b),  los  hechos  a  los  que  hacemos  referencia  vienen  expresados  
en  la  oración  subordinada  que  tu  padre  está  abriendo  la  puerta  y  la  actitud  enunciativa  
por   la   estructura   oracional   principal   Te   digo,   un   determinado   contorno   entonativo  
propio  de  las  aseveraciones  y  el  orden  de  palabras  elegido.  
En   relación   con   (c),   los   objetos   y   personas   a   los   que   se   hace   referencia,   así  
como   los   procesos   o   situaciones   en   los   que   se   encuentran   implicados,   quedan  
localizados   tanto   en   relación   al   espacio   y   el   tiempo   que   ocupan   los   interlocutores   al  
realizar  el  acto  de  habla,  como  en  relación  a  los  distintos  ámbitos  de  la  realidad  a  los  
que  hablante  y  oyente  pueden  acceder  epistémicamente:  yo  remite  a  la  persona  que  
habla,   te   a   la   que   escucha;   en   digo   y   está   abriendo   reconocemos   una   alusión   a   la  
persona  que  habla  o  a  una  persona  distinta  a  la  que  habla  y  a  la  que  escucha,  y  otras  
alusiones  al  momento  de  la  elocución  (tiempo  presente)  y  a  la  relación  veritativa  del  
contenido  del  verbo  con  la  realidad  (modo  indicativo);  en  los  determinantes  posesivo  y  
definido  de  tu  padre  y  la  puerta  reconocemos  que  hablamos,  respectivamente,  de  la  
única  persona  susceptible  de  ser  caracterizada  como  ‘padre’  e  identificada  entre  todas  
las  demás  por  estar  vinculada  a  la  persona  que  escucha,  y  del  único  objeto  que,  para  
hablante   y   oyente,   es   identificable,   entre   todos   los   demás   objetos,   por   pertenecer   a   la  
categoría  ‘puerta’.  
En   relación   con   (d),   mediante   esta   oración   se   describe   una   relación,   la  
designada   con   el   verbo   está   abriendo,   como   un   proceso   que   mostramos   en   su  
dinamismo   temporal,   representándolo   en   su   desarrollo,   en   términos   de   relación  
compleja  que  captamos  en  algún  punto  intermedio  de  este  desarrollo  y  que  dará  lugar  
a   un   cambio   de   estado   que   afectará   a   la   puerta   y   que   es   inducido   por   tu   padre.  
Además,   en   oposición   a   otras   posibles   representaciones   de   los   mismos   hechos   (por  
ejemplo,   Yo   te   digo   que   la   puerta   la   está   abriendo   tu   padre;   La   puerta   está   siendo  
abierta   por   tu   padre,   etc.),   la   estructura   escogida   (voz   activa)   y   la   disposición   de   sus  
elementos   (tu   padre   al   principio   de   la   oración   subordinada   y   la   puerta   en   posición  
final)  se  corresponden  a  una  determinada  perspectiva  que  puede  estar  motivada  por  el  
contexto   discursivo   en   que   se   inserta.   Este   enunciado   podría   ser   una   respuesta   que  
corrige   una   afirmación   previa   como   Mi   padre   está   en   la   cocina.   Si   quisiéramos   aludir   a  
los  mismos  hechos,  pero  como  réplica  a  la  afirmación  previa  La  puerta  la  está  abriendo  

4
Lingüística. Tema 7. Sintaxis.

mi   hermano,   sería   más   probable   decir   Yo   te   digo   que   la   puerta   la   está   abriendo   tu  
padre:  
 
˜  Mi  padre  está  en  la  cocina.  
™  Yo  te  digo  que  tu  padre  está  abriendo  la  puerta.  
 
˜  La  puerta  la  está  abriendo  mi  hermano.  
™  Yo  te  digo  que  la  puerta  la  esta  abriendo  tu  padre.  
 
Como   puede   verse,   el   nivel   sintáctico   es   un   nivel   complejo,   en   el   sentido   de  
que,  haciéndose  uso  de  unos  mismos  recursos  significantes  (combinación  y  orden  de  
palabras,   mecanismos   prosódicos   –acentos   de   insistencia,   pausas,   líneas   entonativas–,  
concordancia   y   marcadores   morfológicos)   y   limitándose   al   ámbito   sintagmático   de   la  
oración   y   su   contorno   entonativo   autónomo,   aparecen   implicados   varios   tipos   de  
funciones.   En   el   funcionalismo   suelen   reconocerse   cuatro   tipos   de   funciones   (o  
estratos  funcionales)  propios  del  nivel  sintáctico:    
a) funciones   semánticas   (agente,   paciente,   beneficiario,   destinatario,   instru-­‐
mento,  tiempo,  lugar,  modo,  causa,  etc.);    
b) funciones   sintácticas   (sujeto,   complemento   directo,   suplemento,   comple-­‐
mento  indirecto,  complemento  circunstancial,  atributo,  etc.);    
c) funciones  informativas  (tema/  rema;  foco;  tópico/comentario),  y    
d) funciones   pragmáticas   (modalidad   proposicional   y   modalidad   ilocutiva   o  
pragmática).    
En   efecto,   como   veremos   con   algún   detalle   más   adelante,   en   el   esquema  
sintagmático   de   la   oración,   caracterizado   formalmente   por   poseer   autonomía  
entonativa   completa,   organizados   en   distintos   estratos   u   órbitas   relacionales,   se  
integran  las  funciones  semánticas,  las  funciones  sintácticas,  las  funciones  discursivas  y  
las  funciones  pragmáticas.  

2.  Funciones  sintácticas  y  funciones  semánticas  


 
2.1  Introducción  
 
  Entre   las   funciones   sintácticas   y   las   semánticas   media   una   relación   muy  
estrecha.  Aunque  son  independientes,  están  vinculadas  de  forma  solidaria,  ya  que,  en  
una   oración,   una   función   sintáctica   sólo   puede   corresponder   a   una   función   semántica;  
y  viceversa,  una  función  semántica  sólo  puede  desempeñar  una  sola  función  sintáctica.  
Esta  vinculación  viene  dada  por  el  hecho  de  que  ambas  funciones  están  relacionadas  
con   la   función   representativa   o   ideativa   del   lenguaje   en   primera   instancia.   No  
debemos,   sin   embargo,   olvidar   que   son   criterios   funcionales   independientes.  
Consideremos  los  siguientes  ejemplos  (tomados  de  Gutiérrez  Ordóñez,  1997):  
 
    Los  albañiles  levantaron  una  casa  (agente)  
    Una  casa  fue  levantada  por  los  albañiles  (paciente)  
    El  tornado  derribó  todo  el  barrio  (fuerza)  
El  rey  construyó  numerosos  edificios  civiles  (agentivo  o  causativo)  

5
Lingüística. Tema 7. Sintaxis.

    Los  ancianos  padecen  frecuentes  enfermedades  (experimentador)  


Un  hermoso  cuadro  colgaba  de  la  pared  de  la  habitación  (posicionado)  
El   martillo   que   blandía   aquella   bestia   podría   acabar   con   su   vida  
(instrumento)  
    Mi  amigo  recibió  un  aviso  importante  (receptor)  
 
En   todas   las   expresiones   destacadas   reconocemos   una   sola   función   sintáctica,   la   de  
sujeto,   pero   distintas   funciones   semánticas.   Igualmente,   en   las   expresiones   siguientes,  
en  la  función  de  adyacente  nominal  o  modificador  indirecto  del  nombre  reconocemos  
como  contrayentes  de  una  misma  función  sintáctica  distintas  funciones  semánticas:  
 
    El  envío  de  un  paquete  (paciente)  
    El  envío  de  tus  padres    (agente)  
    El  envío  de  tu  hijo/para  tu  hijo  (receptor,  objetivo)  
    La  gorra  de  tu  amigo  (poseedor)  
 
También  el  verbo,  que  desempeña  la  función  de  núcleo  del  predicado,  puede  asociarse  
a  distintas  categorías  semánticas,  como  son  las  de  estado,  acción  o  proceso:  
 
    El  chico  está  enfermo  (estado)  
    El  chico  ha  tomado  la  medicina  (acción)    
    El  chico  ha  enfermado  (proceso)  
     
Las   funciones   sintácticas   (como   sujeto,   complemento   directo   o   adyacente  
nominal)   son   invariantes   respecto   de   las   funciones   semánticas,   variantes,   que   las  
contraen.  
 
2.2  Diátesis  y  voz  
 
El  establecimiento  de  las  asociaciones  entre  funciones  semánticas  y  funciones  
sintácticas  depende  en  gran  medida  del  contenido  lexemático  de  las  palabras  que  se  
insertan  en  las  distintas  posiciones  de  un  esquema  sintáctico.  Los  núcleos  léxicos  de  los  
sintagmas  (muy  especialmente  los  del  sintagma  verbal,  los  verbos)  determinan,  según  
su   valor   semántico,   con   cuántos   elementos   deben   relacionarse   y   qué   funciones  
semánticas   y   sintácticas   tienen   éstos   que   asumir.   En   la   definición   del   verbo   dar,   por  
ejemplo,   vienen   especificadas   sus   posibilidades   relacionales   semánticas   y   sintácticas:  
se   trata   de   un   verbo   que   implica   un   agente,   un   paciente   y   un   receptor,   y   que  
representa  dichas  relaciones  sintácticamente  de  manera  que  el  sujeto  corresponderá  a  
la   función   semántica   de   agente,   el   complemento   directo   a   la   función   semántica   de  
paciente  y  el  complemento  indirecto  a  la  función  semántica  de  receptor.  Se  dice,  por  
ello,  que  es  un  verbo  de  valencia  3.  Por  su  parte,  el  verbo  recibir  podría  corresponder  a  
esta   otra   especificación   relacional:   exige   al   menos   la   satisfacción   de   dos   papeles   o  
funciones   semánticas   (valencia   2),   la   de   receptor   y   la   de   paciente;   además,   asigna   la  
función  de  sujeto  al  receptor  y  la  de  complemento  directo  al  paciente.  Por  otro  lado,  
vivir   posee   una   sola   valencia   semántica   (valencia   1),   la   que   se   identifica   con   el  
experimentador,  y  a  ella  asigna  la  función  de  sujeto.  

6
Lingüística. Tema 7. Sintaxis.

La   valencia   semántica   de   un   verbo   y   la   proyección   entre   funciones   sintácticas   y  


semánticas   que   la   caracteriza   por   defecto   constituyen   su   diátesis   básica.   Cada   verbo  
expresa,   así,   la   representación   esquemática   de   un   suceso   en   el   que   intervienen   ciertos  
actantes,  argumentos  o  participantes  (funciones  semánticas)  y  la  perspectiva  o  punto  
de  vista  desde  el  que  se  capta  la  escena  representada  (funciones  sintácticas).  En  cierto  
modo,   el   sujeto,   por   ejemplo,   identifica,   en   la   acción   designada   por   el   verbo,   al  
participante   que   se   erige   en   figura   sobre   el   fondo   conformado   por   el   resto   de   los  
elementos   de   la   escena,   o,   en   otros   términos,   establece   el   punto   de   vista   perceptivo   o  
representacional  con  el  que  se  describe  un  acontecimiento.  
Las   lenguas   suelen   disponer   de   recursos   sintácticos   variados   que   permiten  
cambiar   la   diátesis   básica   de   un   verbo,   esto   es,   representar   los   mismos   hechos  
variando   la   perspectiva   sintáctica   escogida,   incluso   modificando   sus   requerimientos  
valenciales.   A   los   recursos   morfosintácticos   que   expresan   esas   variaciones   de   la  
diátesis   básica   se   le   suele   llamar   voz.   Así,   el   verbo   romper,   que   en   su   diátesis   básica  
selecciona  a  un  agente  o  fuerza  como  sujeto  y  al  paciente  como  complemento  directo,  
puede  aparecer  en  la  llamada  voz  media  con  un  solo  participante,  el  paciente,  al  que  
asigna  la  función  de  sujeto:  
 
El   perro   rompió   el   jarrón   (diátesis   básica:   agente   sujeto   y   paciente   objeto  
directo)  
  El  jarrón  se  rompió  (voz  media:  paciente  sujeto)  
 
Igualmente,   en   la   llamada   voz   pasiva   encontramos   un   recurso   sintáctico   con   el   que  
variar  la  diátesis:  
 
El   chico   vendió   su   bicicleta   (diátesis   básica:   agente   sujeto   y   paciente   objeto  
directo)  
La   bicicleta   fue   vendida   por   el   chico   (voz   pasiva:   paciente   sujeto   y   agente  
complemento)  
 
Las   lenguas   varían   en   la   disponibilidad   y   el   alcance   de   sus   recursos   de   variación  
de  diátesis.  Hay  lenguas,  que  permiten  asignar  la  función  de  sujeto  no  sólo  al  primer  
argumento  o  participante  semántico  del  verbo  (agente,  fuerza,  causativo)  y  al  segundo  
de   esos   participantes   (paciente),   como   ocurre   en   español,   sino   también   a   otros  
participantes   (como   el   receptor   o   el   beneficiario).   Es   el   caso   del   inglés.   Si   bien   en  
español  tenemos  
 
  La  chica  dio  el  regalo  a  la  mujer  
  El  regalo  fue  dado  por  la  chica  a  la  mujer  
 
pero  no  
 
  *La  mujer  fue  dada  un  regalo  por  la  chica  
 
en  inglés  son  perfectamente  gramaticales  las  tres  posibilidades:  
 

7
Lingüística. Tema 7. Sintaxis.

  The  girl  gave  the  gift  to  the  woman  


  (diátesis:  agente  sujeto,  paciente  objeto  directo  y  receptor  objeto  indirecto)  
  The  gift  was  given  to  the  woman  by  the  girl  
(voz   pasiva:   paciente   sujeto,   receptor   objeto   indirecto   y   agente   complemento  
circunstancial)  
  The  woman  was  given  a  gift  by  the  girl  
  (sujeto  receptor,  paciente  objeto  directo  y  agente  complemento  circunstancial  
 
 
3. Funciones  en  la  construcción  de  sintagmas  nominales  y  verbales  
 
Gran   parte   de   las   estructuras   y   funciones   sintácticas   reconocibles   en   la  
construcción  de  sintagmas  están  relacionadas  funcionalmente  con  la  determinación  y  
la  modificación  de  los  signos.  
La  determinación  y  la  modificación  permiten  que  en  el  hablar  podamos  referirnos  
apropiadamente   a   los   objetos   mediante   signos   que,   virtualmente,   resultan   muy  
amplios   y   a   menudo   equívocos.   Gracias   a   ello,   la   amplitud   significativa   de   los   signos   se  
reduce  según  nuestras  necesidades.  
La   determinación   y   la   modificación   pueden   reconocerse   en   su   forma   más  
elaborada  y  prototípica  en  el  ámbito  de  los  sintagmas  nominales  y  verbales.  
 
3.1 Construcción  funcional  del  sintagma  nominal  
 
Siguiendo   en   parte   a   Coseriu,   desde   un   punto   de   vista   funcional   pueden  
destacarse  dos  grandes  clases  de  operaciones  en  la  construcción  del  sintagma  nominal:  
la  determinación  y  la  modificación.    
En  el  siguiente  cuadro  se  resumen  las  características  fundamentales  de  cada  una  
de  ellas  y  de  sus  principales  tipos:  
 
MODIFICACIÓN  Y  DETERMINACIÓN  EN  EL  SEINTAGMA  NOMINAL  
Operaciones  por  las  que  los  signos  pueden  hacer  referencia  a  objetos  sobre  los  que  poder  decir  cosas.  
Afectan  a  la  extensión  del  signo   Afectan  a  la  intensión  del  signo  
DETERMINACIÓN   MODIFICACIÓN  
Se  informa  de  qué  o  cuántos  objetos  pertenecientes  a  la  clase  que   Limita  o  precisa  las  posibilidades  designativas  del  signo  u  orienta  la  
representa  el  signo  son  denotados  por  éste.  Permite  que  los  signos   referencia  a  partes  o  aspectos  del  objeto  denotado.  
pasen  de  significar  tipos  o  categorías  abstractas,  como  en  ¿Es  esto  
papel?,  a  significar  cosas  en  el  discurso  
CUANTIFICACIÓN   SELECCIÓN   SITUACIÓN   EXPLICACIÓN   ESPECIALIZACIÓN   ESPECIFICACIÓN  
Establece  la   Referencia  a  un   Referencia  a  un  objeto   Acentúa  una   Orienta  la  referencia   Añade  notas  no  inherentes  
numerabilidad,  de   objeto  o  grupo  de   situándolo  en  relación   característica   a  una  parte  o  a  un   al  significado  de  un  signo  y  
forma  definida  o   objetos  en   con  las  personas  y  los   inherente  de  lo   aspecto  del  objeto   restringe  sus  posibilidades  
indefinida,  de  los   oposición  al  resto   espacios  propios  del   nombrado.   denotado.   designativas.  
objetos  denotados.   de  miembros  del   discurso.        
  conjunto  al  que          
  pertenecen.          
           
He  encontrado  ∅   Algunos  papeles   Estos  papeles  no  me   El  blanco  y   El  papel  como   Los  papeles  timbrados  
papel.   se  han  perdido.   interesan.   suave  papel.   tabula  rasa   están  en  el  segundo  cajón  
           
He  encontrado  ∅   Otros  papeles  sí  se   Tus  papeles  están  en   Este  papel,  que   El  papel  como   El  papel  de  esta  libreta  es  
papeles.   han  perdido   la  mesa.   es  muy  caro,   producto  de  la   muy  bueno.  
      debe  usarse  con   civilización.    
He  encontrado  varios   El  segundo  papel   El  papel  se  ha   moderaciónn   Necesito  papel  de  estraza.  
papeles.   está  manchado   manchado  
   
He  encontrado  tres    
papeles.    
 

8
Lingüística. Tema 7. Sintaxis.

Las   operaciones   de   determinación   (cuantificación,   selección   y   situación)   no  


modifican  las  posibilidades  designativas  del  signo,  es  decir,  no  afectan  a  su  intensión,  
no  añaden  o  subrayan  rasgos  del  conjunto  de  los  que  definen  la  clase  (o  subclase)  de  
objetos   a   la   que   queremos   hacer   referencia   (vid.   tema   6).   Las   operaciones   de  
determinación   se   presuponen   unas   a   otras:   la   situación   presupone   la   selección   y   la  
selección  presupone  la  cuantificación.  El  demostrativo  este  en  Este  chico  sitúa  a  chico  
en   el   espacio   del   hablante   y,   al   hacerlo,   implica   su   selección,   frente   a   los   que   no   están  
en  el  espacio  del  hablante,  a  la  vez  que  presupone  su  cuantificación  singular.  
Por   otro   lado,   las   operaciones   de   determinación   permiten   que   los   signos   hagan  
referencia   a   cosas   que   se   sitúan   en   el   plano   de   lo   particular   o   en   el   plano   de   lo  
genérico,   como   muestran   los   contrastes   Un   médico   se   ha   puesto   en   huelga   /   Un  
médico   no   debe/   puede   negar   la   asistencia   a   ningún   paciente;   El   papel   es   un   gran  
invento  /  El  papel  no  está  firmado.  
 
Las  operaciones  de  la  modificación  (explicación,  especialización  y  especificación),  
por  el  contrario,  pertenecen  a  una  fase  muy  distinta  del  proceso  determinativo,  puesto  
que  sí  afectan  a  la  capacidad  designativa  del  signo,  añadiendo  rasgos  al  conjunto  de  los  
que   definen   al   sustantivo   para   aludir   a   una   categoría   más   específica   (especificación),  
subrayando  rasgos  inherentes  a  lo  nombrado  (explicación)  u  orientando  la  referencia  
del   signo   a   un   aspecto   o   a   una   parte   de   la   cosa   denotada.   Las   formas   que   realizan  
operaciones   de   cuantificación   selección   o   situación   suelen   llamarse   determinantes  
(artículos,   cuantificadores,   indefinidos,   posesivos,   demostrativos);   las   formas   que  
realizan   operaciones   de   explicación,   especialización   y   especificación   suelen   llamarse  
modificadores.   La   modificación   es   propia   de   adjetivos   (la   vida   entera,   Nueva   York),  
sintagmas  preposicionales  (luna  de  agosto,  Santiago  de  Chile),  nombres  en  aposición,  
oraciones  de  relativo,  etc.  (Vid.  en  este  mismo  tema  el  apartado  7.2.4  para  profundizar  
en  la  función  de  modificación.)  
 
La   determinación   afecta   a   la   extensión   de   un   signo,   es   decir,   actúa   permitiendo  
identificar  qué  objeto  (o  conjunto  de  objetos)  de  todos  los  que  pueden  designarse  con  
un   signo,   o   qué   porción   de   la   extensión   de   una   sustancia,   es   aquello   a   lo   que   tenemos  
intención   de   hacer   referencia.   Consta   de   tres   operaciones   distintas,   que   a   su   vez  
remiten    a  otros  subtipos:  
 
a)   Cuantificación.   Establece   la   numerabilidad   de   los   objetos   de   forma   definida  
(dos,   seis,   una   docena   de,   etc.)   o   indefinida   (pocos,   muchos,   bastantes,   etc.).   La  
variación  gramatical  de  número  también  produce  una  cuantificación.  Según  Coseriu,  la  
cuantificación  es  una  discriminación  eventual  e  interna,  pues  no  opone  los  particulares  
cuantificados  a  otros  de  la  misma  clase.  
 
b)   Selección.   Esta   operación   sí   es   una   discriminación   real   y   externa.   Los  
seleccionadores  son  también  indefinidos  o  particularizadores  (alguno,  otro,  cualquiera,  
cada,   etc.),   o   bien   definidos   o   individualizadores   (el   mismo,   el   otro,   las   demás,   etc.).  
Cuando  el  objeto  ya  se  encuentra  previamente  individualizado  para  el  hablante  y  oyen-­‐
te,  el  artículo  determinado  es  suficiente  para  su  aparición  en  el  discurso.  Considérese  
la  diferencia  entre  Busco  al  médico  y  Busco  un  médico.  
 

9
Lingüística. Tema 7. Sintaxis.

c)  Situación.  Ubica  ciertos  objetos  en  relación  con  los  interlocutores  del  discurso.  
Las  relaciones  que  pueden  indicar  los  situadores  son  o  bien  posesiva  (mi,  suya,  vuestro,  
etc.)  o  bien  deíctica  (este,  aquella,  esos,  etc.).  
 
Desde  el  punto  de  vista  funcional,  las  operaciones  de  modificación  son  previas  a  
las  de  determinación.  Es  decir,  los  determinantes  afectan  al  conjunto  formado  por  el  
sustantivo  y  los  modificadores  que  inciden  en  él.  Así,  en  Esas  servilletas  sucias,  esas  no  
incide   sólo   en   el   sustantivo   servilletas   sino   en   el   grupo   formado   por   sustantivo   más  
adjetivo,   esto   es,   en   servilletas   sucias.   Esas   no   ayuda   a   identificar   tres   ejemplares  
situados   en   un   espacio   distinto   pero   próximo   al   hablante   pertenecientes   al   conjunto  
de   la   clase   servilleta,   sino   a   tres   ejemplares   pertenecientes   al   conjunto   de   la   clase  
servilleta   sucia.   Por   otro   lado,   en   la   aplicación   de   los   determinantes,   los  
cuantificadores  preceden  a  los  situadores.  Así  en  Esas  tres  mesas  grandes,  grandes  se  
aplica   a   mesas,   tres   se   aplica   a   mesas   grandes   y,   por   último,   esas   se   aplica   a   tres  
grandes   mesas.   Representando   el   alcance   de   cada   elemento   mediante   corchetes   la  
estructura  de  ese  sintagma  correspondería  a  [esas[tres[[mesas]grandes]]].  
 
3.2  Construcción  funcional  del  sintagma  verbal  
 
También  el  contenido  propio  de  una  raíz  verbal,  que  podemos  describir  como  
una   clase   de   proceso,   puede   recibir   determinaciones   y   modificaciones   de   distintos  
tipos.   También   pueden   reconocerse   funciones   relativas   a   la   extensión   del   signo.  
Pueden   considerarse   operaciones   de   determinación   de   carácter   cuantificativo   las  
indicaciones   aspectuales   (las   que   permiten   distinguir   procesos   incoativos,  
terminativos,   reiterativos,   progresivos,   puntuales,   etc.)   o   las   de   carácter   situacional  
asociadas   al   tiempo   verbal   (que   sitúa   un   proceso   en   relación   con   el   aquí   y   ahora   del  
acto   de   habla),   al   modo   (que   sitúa   el   proceso   en   relación   con   los   distintos   espacios  
epistémicos  accesibles  al  hablante)  o  a  la  persona  gramatical  (que  sitúa  el  proceso  en  
relación   con   los   interlocutores).   También   podemos   reconocer   en   la   especificación   de  
argumentos   (sujeto,   complemento   directo,   complemento   indirecto,   etc.)   y  
complementos  circunstanciales  del  verbo  (de  tiempo,  de  causa,  de  finalidad,  de  lugar,  
etc.)  funciones  de  modificación.  

3.3  Determinación  y  planos  o  espacios  de  actualización.  


 
  En   el   modelo   de   la   Gramática   cognitiva   desarrollada   por   R.   Langacker3   la  
determinación   y   la   modificación   se   abordan   como   la   aplicación   sucesiva,   en   distintos  
espacios   conceptuales,   de   distintas   clases   de   funciones   con   las   que   se   convierte   un  
sustantivo   o   un   verbo   en   un   sintagma   con   capacidad   referencial   o   predicativa  
proposicional   respectivamente.   En   esta   concepción,   en   primer   lugar,   se   aplican   las  
operaciones  de  modificación  a  los  términos  generales  que  designan  categorías  o  tipos  
para  que  pasen  a  designar,  ya  modificados,  subtipos.  En  segundo  lugar,  se  aplican  las  
operaciones  de  determinación  a  los  términos  modificados  para  que  pasen  a  designar  
ejemplares  pertenecientes  a  esos  tipos  y  subtipos.  La  diferencia  fundamental  entre  la  
relación   de   tipos   y   subtipos   y   la   relación   de   tipos   y   ejemplares   consiste   en   que   el  
espacio   de   extensión   referencial   en   el   caso   de   los   ejemplares   se   corresponde   con   el  
3
 Ver  Langacker  1987,  1991  y  2008.  

10
Lingüística. Tema 7. Sintaxis.

espacio   de   actualización   proposicional,   aquel   sobre   el   cual   los   interlocutores  


intercambian   y   valoran   información.   Esto   puede   observarse   gráficamente   en   la  
siguiente  figura:  

 
  Tipo:
Modificación Objeto
 
 
Subtipo:
  Objeto oscuro
Determinación y
  anclaje en el
  plano de
actualización de
  base.
 
  Ejemplar:
  Ese objeto oscuro
 
 
 
 
En  la  figura  anterior,  los  planos  representan  los  espacios  en  los  que  se  localizan  todos  
los   casos   que   constituyen   la   extensión   de   una   expresión.   Los   círculos   en   líneas  
punteadas   representan   objetos   a   los   que   un   signo   podría   designar   (flechas  
discontinuas)  pero  que  no  son  designados.  Los  círculos  en  línea  continua  y  más  gruesa,  
los   objetos   que   son   designados   (flecha   más   gruesa   continua),   entre   todos   los   que  
conforman   la   extensión   del   signo,   gracias   a   la   función   de   los   elementos   determinantes  
y   modificadores:   así,   por   ejemplo,   el   adjetivo   oscuro   restringe   la   designación   del  
término  genérico  objeto  y,  en  el  siguiente  plano,  el  demostrativo  ese  identifica,  entre  
todos   los   ejemplares   a   los   que   podríamos   designar   con   la   expresión   objeto   oscuro  
aquel   que   señala   el   interlocutor   como   presente   en   un   espacio   distinto   pero   próximo  
tanto  al  hablante  como  al  oyente.  
Usaremos   el   término   anclaje   (grounding   en   la   Gramática   Cognitiva)   para  
referirnos   a   la   determinación   que   conlleva   la   localización   de   un   ejemplar   o   caso   (o  
conjunto   de   casos),   entre   todos   los   que   corresponden   a   un   tipo,   en   el   ámbito   o  
dominio   epistémico   básico,   es   decir,   el   dominio   epistémico   (temporal,   espacial   o   de  
otra   naturaleza   conceptual)   que   se   define   en   relación   con   el   aquí   y   ahora   del   hablante  
y   respecto   del   cual   los   interlocutores   comparten   información.   Esa   es   la   función   que  
lleva   a   cabo   el   demostrativo   ese   en   ese   objeto   oscuro.   Según   esa   definición,   tienen  
carácter  de  “ancladores”  los  artículos,  los  posesivos  y  los  demostrativos  en  el  ámbito  
nominal  y  los  modos  indicativo  y  condicional  en  el  caso  del  sistema  verbal  del  español.  
El   recorrido   completo   que   lleva   desde   la   raíz   léxica   hasta   la   formación   de   un  
sintagma   nominal   con   capacidad   referencial   se   muestra,   en   el   siguiente   esquema   de  
Langacker4.   En   el   esquema,   los   componentes   de   las   estructuras   que   aparecen   en  
recuadros  con  línea  más  gruesa  se  consideran  núcleos  en  el  nivel  constitutivo  en  el  que  
se  encuentran,  puesto  que  imponen  su  categoría  al  conjunto  formado  por  ellos  y  otros  

4
 Cf.  Langacker  1991:  147.  

11
Lingüística. Tema 7. Sintaxis.

componentes  que  se  les  adjuntan.  Las  fases  de  composición  que  se  hallan  encima  del  
corchete  se  establecen  en  el  nivel  morfológico,  y  las  que  se  hallan  debajo,  en  el  nivel  
sintáctico.   En   este   nivel   interesa   destacar   que   la   especificación   que   llevan   a   cabo   los  
modificadores   y   determinantes   se   corresponde   con   funciones   distintas   en   el   caso   de  
los   cuantificadores   (tres),   que   afectan   al   conjunto   formado   por   sustantivo   más  
adjetivos  y  complementos  preposicionales;  el  de  los  determinantes  de  anclaje  (esos),  
que  afectan  al  conjunto  formado  por  el  sustantivo  modificado  y  cuantificado,  o  el  de  
los  modificadores  (que  son  preciosos)  del  sintagma  nominal  en  su  conjunto,  es  decir,  
del  nombre  modificado,  cuantificado  y  anclado:  el  nominal.  

Base Base Base Predicación


raíz derivada Base Base contable plural

Base no Base Base Base


derivada derivada compuesta plural

Especificación de tipo gatos


básica

Modificador Sustantivo núcleo. gatos negros


Especificación de tipo
básica

Modificador Tipo especificado de 2º gatos negros bajo la escalera


orden

Cuantificador absoluto Tipo especificado de 3º tres gatos negros bajo la escalera


orden

Determinante de Ejemplar cuantificado esos tres gatos negros bajo la escalera


anclaje

Nominal
 
 

12
Lingüística. Tema 7. Sintaxis.

Una  estructura  parecida  puede  reconocerse  en  el  caso  del  sintagma  verbal.  En  
el  siguiente  esquema  intentamos  mostrar  una  reconstrucción  parcial  y  simplificada  de  
los  distintos  niveles  de    determinación  que  afectan  a  un  verbo  en  el  caso  del  español:  

Verbo golpear
Especificación básica del
tipo de proceso.

Argumentos Núcleo verbal. golpear el tambor el niño

Modificadores o Verbo especificado golpear el tambor el niño mucho rato


circunstanciales de 2º orden

Aspecto progresivo Verbo especificado estar golpeando el tambor el niño mucho rato
de 3º orden

Aspecto perfectivo Verbo especificado y Haber estado golpeando el tambor el niño mucho rato
aspectualizado de
de 1º orden

Tiempo verbal y Verbo especificado y El niño haya estado golpeando el tambor mucho rato
persona gramatical aspectualizado de
de 2º orden

Modalización Verbo especificado, El niño ha estado golpeando el tambor mucho rato


aspectualizado y
actualizado de
de 1º orden
(temporalizado y
personalizado)

Verbo especificado,
aspectualizado y
actualizado de
de 2º orden (modalizado)

13
Lingüística. Tema 7. Sintaxis.

Igualmente,   de   forma   equivalente   a   como   se   representó   gráficamente   la  


determinación   nominal   en   distintos   planos   de   especificación,   podemos   representar  
ahora  la  del  verbo  (reducimos  esquemáticamente  la  configuración  semántica  propia  de  
un  verbo  a  la  línea  ondulada  zigzagueante):  
 
Tipo:
Cantar
Modificación

Subtipo:
Cantar
alegremente

Determinación y
anclaje en el
plano de Ejemplar:
actualización de Canta alegremente
base.

Adviértase   que,   en   el   ejemplo   de   la   figura,   alegremente,   al   combinarse   con   cantar  


permite  especificar  el  tipo  de  proceso  al  que  se  refiere  cantar,  de  manera  equivalente  
a   como   el   adjetivo   oscuro   lo   hacía   con   objeto,   permitiendo,   así,   designar   un   subtipo,  
entre   otros   posibles   (cantar   melancólicamente,   cantar   dramáticamente,   etc.),   en   el  
primer   plano   de   actualización.   A   su   vez,   la   terminación   de   presente   de   indicativo   de  
tercera   persona   de   singular   de   la   forma   cant-­‐a   funciona   como   anclaje   con   el   que   se  
localiza  un  caso  o  ejemplar,  entre  muchos  otros  posibles,  de  ese  tipo  de  proceso  que  
se  designa  con  cantar  alegremente.  
 
 
4.      Funciones  informativas  
 
4.1  Tema  (soporte)/rema  (aporte)  
 
Con  la  organización  sintáctico-­‐semántica  logramos  el  armazón  básico  con  el  que  
atendemos   a   la   representación   de   ciertos   acontecimientos.   Ahora   bien,   además   de  
representar,  el  hablante  también  se  propone  informar  a  su  interlocutor,  y  para  ello  se  
verá  obligado  a  ordenar  dicha  representación  lingüística  de  una  manera  u  otra  según  
las  necesidades  informativas  que  reconozca  en  el  oyente.  Considérense  los  siguientes  
ejemplos:  
    Luis  despertó  a  Pepa  esta  mañana  
    A  Pepa  la  despertó  esta  mañana  Luis  
    Esta  mañana  Luis  despertó  a  Pepa  
 
Reconocemos  la  misma  función  representativa  (las  relaciones  sintácticas  y  semánticas  
no  varían),  pero  diferente  función  informativa.  Significan  lo  mismo  pero  no  informan  
de   lo   mismo.   El   significado   está   en   relación   con   lo   que   se   representa,   con   el   estado   de  

14
Lingüística. Tema 7. Sintaxis.

cosas   que   se   describe,   pero   la   información   toma   en   cuenta   otro   factor:   lo   que   nuestro  
interlocutor  nos  pregunta  (lo  que  nosotros  creemos  que  necesita  saber).  En  efecto,  los  
tres   enunciados   anteriores   podrían   ser   respuestas   respectivamente   a   las   siguientes  
supuestas  preguntas:  
 
    ¿Cuándo  despertó  Luis  a  Pepa?  
    ¿Quién  despertó  a  Pepa  esta  mañana?  
    ¿A  quién  despertó  Luis  esta  mañana?  
 
  En   las   preguntas   se   advierten,   mejor   que   en   ningún   otro   tipo   de   enunciado,   las  
dos   funciones   básicas   informativas,   la   de   información   conocida   e   información   nueva:  
tema/rema   o   soporte/aporte,   según   los   autores.   Es   fácil   reconocer   los   dos  
constituyentes  informativos  de  una  pregunta,  sobre  todo  parcial.  Con  los  ejemplos  de  
Gutiérrez  Ordóñez:  
 
    Información  nueva   Información  conocida  
    ¿Quién       puso  la  llave  ayer  en  mi  mesa?  
¿Cuándo     puso  Andrés  la  llave  en  mi  mesa?  
    ¿Qué       puso  Andrés  ayer  en  mi  mesa?  
    ¿Qué       hizo  Andrés  ayer?  
    ¿Qué       pasó  ayer?  
    ¿Qué       pasó?  
 
Igualmente,   aunque   de   forma   menos   evidente,   en   los   enunciados   que   sirven   de  
respuesta  a  tales  preguntas  también  hallamos  la  misma  organización  informativa:  
 
    Información  conocida       Información  nueva  
    La  llave  la  puso  en  tu  mesa     Andrés  
    Andrés  puso  la  llave  en  tu  mesa   ayer  
    Andrés  puso  ayer  en  tu  mesa     la  llave  
    Ayer  Andrés         puso  la  llave  en  tu  mesa  
    Ayer           Andrés  puso  la  llave  en  tu  mesa  
      (Que)           Andrés  puso  ayer  la  llave  en  tu  mesa  
 
  Debemos  advertir  que,  en  realidad,  los  enunciados  en  que  aparecen  no  sólo  el  
aporte   o   rema   sino   el   tema   o   soporte5   no   son   respuestas   a   sus   correspondientes  
preguntas  explícitas,  ya  que  cuando  tales  preguntas  son  formuladas  explícitamente  la  
economía  discursiva  impone  como  opción  por  defecto  la  elipsis  del  tema:  
 
                                               m¿Quién  puso  la  llave  ayer  en  mi  mesa?  
    l  Andrés.  
 
m  ¿Cuándo  puso  Andrés  la  llave  en  mi  mesa?  
l  Ayer.  
 

5
 En  adelante  utilizaremos,  por  comodidad,  los  términos  tema  y  rema.  

15
Lingüística. Tema 7. Sintaxis.

    m  ¿Qué  puso  Andrés  ayer  en  mi  mesa?  


    l  La  llave.  
   
    m  ¿Qué  hizo  Andrés  ayer?  
    l  Puso  la  llave  en  tu  mesa.  
 
    m  ¿Qué  pasó  ayer?  
    l  Que  Andrés  puso  la  llave  en  tu  mesa.  
 
    m  ¿Qué  pasó?  
    l  Que  Andrés  puso  ayer  la  llave  en  tu  mesa.  
 
Las   supuestas   preguntas   para   las   que   todo   enunciado   aseverativo   puede   servir   de  
respuesta   adecuada   no   son   sino   una   plasmación   del   supuesto   teórico   que   establece  
que  todo  enunciado  se  origina  siempre  en  cierto  estado  de  información,  es  decir,  en  la  
dialéctica   que,   respecto   de   lo   conocido   y   lo   nuevo   y   en   un   momento   concreto,  
mantienen   hablante   y   oyente.   Las   distintas   disposiciones   que   adopta   la   secuencia   en  
cada  una  de  las  variantes  ejemplificadas  representan  el  orden  de  palabras  no  marcado  
o   por   defecto,   natural,   en   que   se   dispone   la   secuencia   sintáctica   en   cada   uno   de   los  
contextos   discursivos   configurados   a   partir   de   las   diferentes   preguntas   parciales.   No  
existe  un  orden  natural,  por  tanto,  sino  varios  órdenes  naturales  para  cada  variante  de  
la   distribución   de   las   funciones   tema/rema.   Tales   variantes   responden,   eso   sí,   a   una  
pauta   general:   la   tendencia   general   es   situar   el   tema   del   enunciado   en   la   posición  
inicial  y  el  rema  en  la  posición  final.  
Las   funciones   informativas   de   tema/rema   son   –insiste   Gutiérrez   Ordóñez–   de  
carácter   sintagmático,   contrastivo;   consisten   en   una   especie   de   atribución.   En   cierto  
modo,   la   información   nueva   se   predica,   se   comenta   de   la   información   conocida.  
Cuando   en   la   gramática   tradicional   se   decía   del   sujeto   que   era   aquella   parte   de   la  
oración  de  la  que  se  predicaba  o  comentaba  algo,  en  realidad  esta  caracterización  se  
basaba   en   la   identificación   del   sujeto   con   el   tema   de   la   oración,   coincidencia   que  
puede  tener  carácter  prototípico  pero  que,  como  puede  comprobarse  en  los  ejemplos  
anteriores,   no   es   la   única   posibilidad:   el   sujeto   oracional   puede   aportar   información  
remática.  El  hecho  de  que  el  sujeto  haya  sido  confundido  por  razones  de  prototipicidad  
con   el   tema   de   la   oración   está   en   el   origen   de   una   percepción   distorsionada   de   los  
hechos.   La   estructura   del   enunciado   que   resulta   de   su   segmentación   en   funciones  
informativas   es   bimembre,   pero,   como   subraya   Gutiérrez   Ordóñez,   según   la  
perspectiva   funcional   no   hay   razones   para   extrapolar   ese   binarismo   a   la   estructura  
sintáctica   de   la   oración.   Desde   el   punto   de   vista   sintáctico,   la   oración   no   es   una  
estructura  bimembre,  compuesta  por  un  sujeto  y  un  sintagma  verbal  que  contiene  al  
predicado  verbal  y  al  resto  de  los  constituyentes  de  la  oración.  La  oración,  más  bien,  
debe   entenderse   como   un   sintagma   verbal   cuyo   núcleo   es   el   verbo   y   alrededor   del  
cual   se   instauran   relaciones   de   dependencia   en   distintas   capas   u   órbitas   funcionales,  
desde  las  más  internas  y  directamente  relacionadas  con  el  lexema  verbal,  entre  ellas  el  
sujeto,   hasta   las   más   externas   o   periféricas.   Así   las   cosas,   si   llamamos   “sujeto”   a   cierto  
constituyente   de   una   oración   teniendo   en   mente   una   concepción   bimembre   de   esta  
estructura,  sólo  deberíamos  hacerlo  cuando  se  cumplan  dos  requisitos:  a)  se  segmenta  

16
Lingüística. Tema 7. Sintaxis.

la   oración   con   el   criterio   informativo   y   b)   la   función   temática   es   coextensiva   con   el  


sintagma  que  desempeña  la  función  sintáctica  de  sujeto.  
Otro  hecho  que  se  desprende  de  los  ejemplos  anteriores  es  que,  a  diferencia  de  
la   relación   existente   entre   funciones   sintácticas   y   semánticas   (dada   cierta   oración,   una  
función   sintáctica   sólo   puede   ser   contraída   por   una   función   semántica   y   una   función  
semántica  sólo  puede  desempeñar  una  función  sintáctica),  las  funciones  informativas  
no  son  necesariamente  coextensivas  con  las  funciones  sintácticas  y  semánticas.  
 
4.2  Foco  
 
Tal   y   como   propone   Gutiérrez   Ordóñez,   además   de   las   funciones   de   tema   y  
rema  se  reconoce  en  el  nivel  discursivo  una  nueva  función,  la  de  foco.  En  virtud  de  ella  
cierto  constituyente  de  la  oración  adquiere  un  relieve  especial  con  el  que  se  subraya  la  
oposición   entre   tal   constituyente   y   otros   elementos   de   su   paradigma   que   podrían  
ocupar  su  posición  en  el  esquema  sintagmático.  Si  las  funciones  de  tema/rema  tienen  
carácter   sintagmático   o   contrastivo,   la   función   foco   –propone   Gutiérrez   Ordóñez–  
tiene  primariamente  carácter  paradigmático  u  opositivo,  aunque  de  forma  secundaria  
pueda  reconocerse  contraste  con  el  resto  de  la  oración  no  marcada  por  ese  relieve.  
   
La  focalización  de  un  elemento  puede  realizarse  mediante  distintos  medios:  
 
a) Acento  de  insistencia  (emisión  sobresaliente  de  un  segmento;  este  hecho  se  
representa  convencionalmente  mediante  letras  mayúsculas):  
 
Se  lo  regaló  JUAN  (no  Javier)  
 
b) Acento   de   insistencia   y   orden   de   palabras   (el   elemento   focalizado   se   coloca  
al  comienzo  de  la  oración):  
 
JUAN  (no  Javier)  se  lo  regaló  
EL  AVIÓN  conduce  el  piloto  (no  el  coche)  
 
Adviértase   que   si   el   segmento   el   avión   se   antepone   sin   relieve   focal,   lo  
resultante  es:  
 
El  avión  lo  conduce  el  piloto  
 
Aquí   el   complemento   directo   (el   avión)   resulta   reduplicado   con   el  
pronombre   lo.   En   este   caso   el   avión   lo   conduce   es   el   constituyente  
temático   (información   conocida),   y   el   piloto,   el   remático   (información  
nueva).  
 
c) Medios   sintácticos   particulares:   estructuras   ecuacionales,   ecuandicionales,  
focalizadores  presuposicionales,  entre  otros:  
 

17
Lingüística. Tema 7. Sintaxis.

Ecuacionales:  
 
Juan  es  el  que  toca  el  piano  /  El  que  toca  el  piano  es  Juan/  Es  Juan  el  que  
toca  el  piano,  etc.    (frente  a  Juan  toca  el  piano  o  El  piano  lo  toca  Juan,  
etc.)  
 
Ecuandicionales:  
 
Si  alguien  toca  el  piano  es  Juan/  Si  algo  toca  Juan  es  el  piano  /  Si  Juan  
hace  algo  con  el  piano  es  tocarlo,  etc.  (frente  a  Juan  toca  el  piano,  El  
piano  lo  toca  Juan,  etc.)  
 
Focalizadores  presuposicionales:  
 
Hasta  (incluso)  Juan  toca  el  piano  (Juan  es  el  caso  límite  de  una  serie  de  
personas  que  también  tocan  el  piano)  
Los  ricos  también  lloran  (además  de  los  que  no  son  ricos)  
 
Si   bien   en   un   mismo   enunciado   no   puede   existir   más   que   una   función   temática  
y   otra   remática,   la   situación   cambia   respecto   de   los   focos,   pues   el   hablante   puede  
destacar  en  un  mismo  enunciado  más  de  un  constituyente:  
 
VIOLANTE   (no   Amarilis)   me   MANDA   (no   me   pide)   HACER   (no   leer)   un   SONETO  
(no  un  terceto)  
 
Hay  que  advertir  de  que  la  función  focal  y  la  remática  (información  nueva)  son  
independientes.  El  subrayado  focal  y  la  novedad  de  la  información  comparten  el  hecho  
de  ser  factores  relacionados  con  la  relevancia  informativa  de  los  segmentos  a  que  se  
aplican,   pero,   aunque   en   la   mayoría   de   las   ocasiones   coinciden,   también   pueden  
aparecer  disociadas,  como  ocurre,  por  ejemplo,  en  ciertas  preguntas  parciales:  
 
  ¿Dónde  has  puesto  EL  CUCHILLO?  
   
Es  posible,  por  tanto,  focalizar  elementos  temáticos  y  remáticos  (aunque  lo  general  es  
hacerlo  con  los  últimos).  
 
4.3  Tópico  y  comentario  
 
En  ocasiones  necesitamos  organizar  los  enunciados  según  una  tercera  clase  de  
función   informativa,   la   que   distingue   entre   tópico   y   comentario.   Se   trata   de   una  
función   que   permite   establecer   un   punto   de   referencia   discursivo   (el   tópico)   en  
relación  con  el  cual  se  acota  la  pertinencia  del  contenido  que  expresamos  en  el  resto  
del  enunciado  (el  comentario).  Según  la  definición  de  Gutiérrez  Ordóñez,  los  tópicos  (o  
circunstantes,   como   también   los   llama   este   autor)   tienen   por   finalidad   delimitar   el  
ámbito  de  validez  de  las  expresiones  referenciales  y  de  la  veracidad  de  un  enunciado.  
Esta  función,  al  igual  que  la  de  foco,  y  a  diferencia  de  la  de  tema  y  rema,  es  opcional  y,  
por   tanto,   no   está   presente   necesariamente   en   todos   los   enunciados.   El   tópico   se  

18
Lingüística. Tema 7. Sintaxis.

identifica  por  encontrarse  separado  mediante  una  pausa  del  resto  del  enunciado  y  por  
la   posibilidad   de   estar   introducido   por   locuciones   especializadas   en   cumplir   ese  
cometido:  
 
En  Madrid,  ¿tú  qué  haces?  
Y  tu  madre,  ¿cómo  se  encuentra  ahora?  
   
En  cuanto  a  la  subida  de  sueldo,  no  tengo  noticias  
En  relación  con    ese  asunto,  deberíamos  tomar  una  decisión  
Sobre  el  trabajo,  ¿qué  tenemos  que  hacer?  
 
El   tópico   suele   situarse   antes   del   enunciado   que   constituye   el   comentario  
propiamente   dicho   pero   esa   tendencia   icónica,   que   facilita   la   interpretación   del  
enunciado,  no  es  estricta:  
 
En  mi  opinión,  eso  es  una  tontería  
Eso  es  una  tontería,  en  mi  opinión  
 
Las   estructuras   llamadas   interordinadas   pueden   interpretarse   como   casos   de  
topicalización.  Así,  determinados  tipos  de  condicionales,  concesivas,  causales  o  finales  
pueden   entenderse   como   tópico   en   relación   con   el   cual   la   otra   oración   que   las  
acompaña  se  consideraría  comentario:  
 
Aunque  no  tengo  dinero,  me  iré  de  vacaciones  
Si   no   estás   disgustada   con   ellos,   ¿por   qué   no   llamas   a   tus   padres   más   a  
menudo?  
Para  que  no  te  quejes,  te  he  dejado  la  casa  ordenada  y  limpia  
 
Entre   otros,   son   circunstantes   los   tópicos   de   referencia   y   perspectiva   (En  
cuanto   al   dinero,   no   ando   mal;   Legalmente,   es   inocente)   y   las   frases   condicionales,  
concesivas   y   causales   adelantadas   a   la   posición   inicial   y   separadas   del   resto   de   la  
oración  por  un  inciso  (Puesto  que  hacía  frío,  no  salimos;  Si  me  adoras,  todo  esto  será  
tuyo;   Por   mucho   que   corra,   no   llegará   a   tiempo).   Pero   también   puede   funcionar   como  
circunstante   o   tópico   cualquier   constituyente   de   la   oración   que   es   adelantado   y  
separado,  por  un  inciso,  del  resto  de  la  oración.  
 
 
5.    Funciones  proposicionales  e  ilocutivas  
 
  Hemos  visto  hasta  ahora  que  en  la  estructura  sintagmática  oracional,  es  decir,  
la  que  se  articula  en  torno  al  núcleo  verbal,  se  reconocen  tres  tipos  de  funciones:  las  
sintácticas,  las  semánticas  y  las  informativas  de  tema/rema,  foco  y  tópico/comentario.    
Veamos   ahora   cómo   hay   otras   funciones   asociadas   al   esquema   sintagmático  
oracional  que  actúan  dentro  de  los  límites  impuestos  por  él.  En  efecto,  para  que  una  
predicación   pueda   desempeñar   su   cometido   de   modo   efectivo   en   la   comunicación,  
además   de   responder   a   las   necesidades   de   representación   (funciones   sintáctico-­‐
semánticas)  e  información  (funciones  informativas),  debe  revestirse  de  ciertos  valores  

19
Lingüística. Tema 7. Sintaxis.

proposicionales   e   ilocutivos.   Los   primeros   están   referidos   a   la   vertiente   veritativa   de   la  


predicación,   es   decir,   a   la   relación   de   ésta   con   la   realidad,   tal   y   como   la   presenta   el  
hablante.   Los   segundos   se   refieren   a   la   relación   que   la   predicación,   ya   revestida   de  
cierta   orientación   proposicional,   mantiene   con   las   intenciones   interpersonales   que   el  
interlocutor   abriga   al   proferir   un   enunciado.   La   manifestación   de   estas   funciones  
puede   realizarse   a   través   de   la   estratificación   sintagmática   (ver   epígrafe   siguiente),  
pero  también  se  da  por  medio  de  recursos  morfológicos  (morfemas  de  tiempo  y  modo)  
o  prosódicos  (líneas  de  entonación):  
 
    Tienes  miedo       [Constato  que  tienes  miedo.]  
¿Tienes  miedo?     [Te  pregunto  si  tienes  miedo.]  
    Tendrás  miedo     [Supongo  que  tienes  miedo.]  
    Ten  miedo     [Te  pido  que  tengas  miedo.]  

6.  Configuración  sintagmática  de  las  funciones  sintácticas  en  la  oración  


 
6.1    Órbitas  funcionales  en  torno  al  núcleo  verbal  
 
Gutiérrez  Ordóñez6,  siguiendo  las  líneas  de  la  escuela  funcionalista  de  Alarcos  
Llorach   y   de   otras   escuelas   funcionalistas   europeas   (escuela   de   Praga,   Gramática  
funcional  de  S.  C.  Dik),  concibe  la  oración,  frase  verbal  o  sintagma  oracional  con  una  
fisonomía  semejante  a  la  que  nos  ofrece  la  imagen  de  un  átomo.  Según  ella,  tenemos  
los  elementos  siguientes:  
 
a) Un   verbo   finito,   situado   en   el   centro   como   núcleo,   dotado   de   un   valor  
opositivo  y  de  una  valencia  combinatoria.  
 
b) La  periferia,  organizada  en  varios  estratos  concéntricos  en  los  que  giran  los  
satélites:  
 
i. En   el   primer   nivel   se   articulan   los   argumentos   o   complementos  
seleccionados   por   la   raíz   léxica   del   verbo   (sujeto,   objeto   directo,  
objeto  indirecto,  suplemento  y  atributos).    
ii. En   el   segundo   nivel   se   insertan   los   complementos   circunstanciales,  
tanto   los   que   afectan   al   verbo   como   los   que   afectan   a   la   unidad   que  
éste   forma   con   sus   argumentos   (instrumento,   compañía,   materia,  
fin,  causa,  tiempo,  lugar,  modo).    
iii. En   el   tercer   nivel   encontramos   el   ámbito   de   los   tópicos   o  
circunstantes,   que,   como   su   propio   nombre   indica,   manifiestan  
hechos   y   circunstancias   marcados   por   su   exterioridad   al   proceso  
designado   por   el   verbo   (circunstantes   o   tópicos   de   causalidad,   de  
referencia,   de   perspectiva,   locales   y   temporales)   y   poseen   un   claro  

6
 «La  determinación  de  los  niveles  oracionales»,  en  J.  A.  de  Molina  Redondo  y  J.  D.  Luque  Durán  (eds.),  
Estudios  de  lingüística  general  (I).  Granada:  Método  Ediciones,  1997;  págs.  23-­‐78.  

20
Lingüística. Tema 7. Sintaxis.

carácter   discursivo:   tienen   por   finalidad   acotar   el   ámbito   de  


pertinencia  y  de  veracidad  de  un  enunciado.    
iv. En   órbitas   aún   más   externas   a   los   circunstantes   o   tópicos,   se  
encuentran   los   atributos   de   modalidad   proposicional   (epistémica,  
deóntica  y  emotiva)  y,    
v. En   una   posición   más   externa,   los   complementos   de   modalidad  
pragmática  (complementos  de  verbo  enunciativo).  
 
  Los   niveles   orbitales   aludidos   pueden   ser   reconocidos   en   la   siguiente   oración   si  
la  analizamos  siguiendo  el  criterio  propuesto  por  Gutiérrez  Ordóñez:  
 
Por   si   acaso,   porque   nadie   como   yo   conoce   las   consecuencias,   afortunada-­‐
mente,   desde   un   punto   de   vista   técnico,   aunque   no   obre   en   poder   de   los  
distintos   miembros,   la   comisión   entregó   el   informe   a   la   junta   ayer   por   vía  
urgente  a  través  del  registro  de  la  Universidad.  
 
[SV1]  
  [SV1(la  comisión)  entregó  (el  informe)  (a  la  junta)  SV1]7  
 
[SV2]  
  [SV2  [SV1  la  comisión  entregó  el  informe  a  la  junta  SV1]  ayer  por  vía  urgente  
a  través  del  registro  de  la  Universidad  SV2]  
 
[SV3]  
  [SV3   desde   un   punto   de   vista   técnico,   aunque   no   obre   en   poder   de   los  
distintos  miembros,  [SV2  [SV1  la  comisión  entregó  el  informe  a  la  junta  SV1]  
ayer  por  vía  urgente  a  través  del  registro  de  la  Universidad  SV2]  SV3]  
 
[SV4]  ([SV3]  Mod.  Prop.)  
  [SV4   afortunadamente,   [SV3   desde   un   punto   de   vista   técnico,   aunque   no  
obre  en  poder  de  los  distintos  miembros,  [SV2   [SV1   la  comisión  entregó  el  
informe   a   la   junta   SV1]   ayer   por   vía   urgente   a   través   del   registro   de   la  
Universidad  SV2]  SV3]  SV4]  
 
A  partir  de  este  nivel,  y  para  dar  debida  cuenta  de  las  funciones  de  complementación  
pragmática,   se   acepta   el   supuesto   de   que,   en   todo   enunciado   lingüístico   efectivo,   el  
conjunto   formado   por   el   SV4   se   halla   inserto,   como   complemento   directo,   en   la  
estructura  de  un  SV  mayor  que  tiene  como  núcleo  a  un  verbo  de  lengua  o  enunciativo,  
explícito   o   no.   En   este   esquema   los   modalizadores   pragmáticos   funcionarían   como  
complementos  externos  que  afectarían  al  conjunto  formado  por  el  verbo  enunciativo  y  
sus  argumentos  (entre  ellos  el  objeto  directo  [SV4]).  Este  conjunto  se  correspondería  
con  el  enunciado  lingüístico:  

7
  En   esta   notación   los   corchetes   deben   entenderse   como   delimitadores   de   ámbitos   u   estratos  
funcionales.  A  diferencia  de  otras  notaciones,  lo  incluido  en  un  par  de  corchetes  debe  considerarse  un  
núcleo   que   recibe   la   complementación   de   lo   que   queda   fuera.   Los   paréntesis,   en   cambio,   indican   que   lo  
incluido   en   ellos   tiene   una   estructura   interna.   Para   facilitar   la   interpretación,   sólo   utilizaremos   los  
paréntesis  ocasionalmente.  

21
Lingüística. Tema 7. Sintaxis.

 
[SVE]  ([VEnun-­‐SV4-­‐Otros  argumentos]  Mod.  Prag.)  
  [SVE2   Por   si   acaso,   porque   nadie   como   yo   conoce   las   consecuencias,  
[SVE1os   informo   (de   que   [SV4   afortunadamente,   [SV3   desde   un   punto   de  
vista   técnico,   aunque   no   obre   en   poder   de   los   distintos   miembros,   [SV2  
[SV1la  comisión  entregó  el  informe  a  la  junta   SV1]  ayer  por  vía  urgente  a  
través  del  registro  de  la  universidad  SV2]  SV3]  SV4])  SVE1]  SVE2]  

6.2    Criterios  de  determinación  de  las  funciones  sintácticas  


 
Para   poder   demostrar   que   los   niveles   funcionales   propuestos   son   pertinentes  
lingüísticamente,   se   han   de   arbitrar   mecanismos   internos,   no   basados   en  
justificaciones   semánticas   meramente,   con   los   que   se   puedan   determinar   las  
diferentes   funciones.   Gutiérrez   Ordóñez   recoge,   entre   otros,   los   siguientes   criterios   de  
determinación   para   distinguir   las   órbitas   o   estratos   funcionales   de   los   argumentos,   los  
complementos  circunstanciales  y  los  circunstantes:  
 
  Criterio  de  determinación   Argumentos   C.  Circunst.   Circunstante  
1   Previsto  en  la  valencia  verbal   +   -­‐   -­‐  
2   Huella  formal  sobre  el  verbo   +   -­‐   -­‐  
3   Obligatoriedad  de  indefinido  en  ecuandicionales   +   -­‐   0  
4   Conmutación  por  hacer(lo)   +   -­‐   -­‐  
5   Objeto  de  interrogación  parcial   +   +   -­‐  
6   Conmutable  por  pronombres  tónicos   +   +   -­‐  
7   Focalizables  en  ecuacionales  o  ecuandicionales   +   +   -­‐  
8   Negación  adversativa  No  A  sino  B   +   +   -­‐  
9   Interrogación  disyuntiva  ¿A  o  B?   +   +   -­‐  
10   Modifican  infinitivos,  gerundios  y  participios   +   +   -­‐  
11   Elipsis  en  estructura  coordinada  y  comparativa   +   +   -­‐  
12   Inciso   -­‐   -­‐   +  
13   Externos  a  la  interrogación   -­‐   -­‐   +  
14   Modifican  a  enunciados  sin  verbo   -­‐   -­‐   +  
15   Externos  a  la  conmutación  de  sí/no   -­‐   -­‐   +  
 
Los   criterios   1-­‐4   sirven   para   trazar   la   frontera   entre   argumentos   y  
complementos   circunstanciales.   Los   criterios   1-­‐11   distinguen   positivamente   a  
argumentos  y  complementos  circunstanciales,  de  los  circunstantes.  Los  criterios  12-­‐15  
discriminan   positivamente   a   circunstantes   frente   a   argumentos   y   complementos  
circunstanciales.  Aunque  no  todas  las  funciones  pertenecientes  a  una  órbita  funcional  
cumplen  todos  los  criterios  que  le  son  propios,  la  respuesta  positiva  a  varios  de  ellos  
puede  ser  razón  discriminatoria  suficiente.  
Probablemente,   los   principales   criterios   para   distinguir   los   argumentos   de   los  
complementos  circunstanciales  sean  los  criterios  2,  3  y  4.  
Son   huellas   formales   sobre   el   verbo   (criterio   2)   la   concordancia   o   la  
incorporación   de   clíticos   pronominales.   De   esta   prueba   quedaría   excluido   el  
suplemento   (Habla   de   política)   y   argumentos   de   lugar   en   español   (Voy   a   Madrid),  
aunque  no  en  otras  lenguas:  
 

22
Lingüística. Tema 7. Sintaxis.

    El  chico  entregó  la  pistola  ayer  a  la  policía  >  


    Se  (a  la  policía)  la  (la  pistola)  entregó  (el  chico)  
 
    J’ai  du  bon  tabac.  Mais  je  n’en  (de  ello)  donne  qu’à  mes  amis  
    Est-­‐ce  que  tu  vas  à  Paris?/  Oui,  j’y  (allí)  vais.  
 
    Al  cinema  non  ci  (ahí)  sono  stata.  
   
Las   estructuras   ecuandicionales   (criterio   3)   son   estructuras   de   focalización  
como  las  siguientes:  
 
    Un  pirómano  incendió  el  bosque  ayer  por  venganza  >  
 
    Si  alguien  quemó  el  monte  ayer  por  venganza  fue  un  pirómano  
    Si  algo  incendió  el  pirómano  ayer  por  venganza  fue  un  bosque  
Si  en  algún  momento  el  pirómano  incendió  el  bosque  por  venganza  fue  
ayer  
Si   por   alguna   razón   el   pirómano   incendió   el   bosque   ayer   fue   por  
venganza  
 
Pueden  focalizar  argumentos  y  complementos  circunstanciales,  pero  el  indefinido  que  
corresponde   a   los   argumentos   focalizados   no   se   puede   elidir,   a   diferencia   del   de   los  
complementos  circunstanciales:  
 
    Si  el  pirómano  incendió  el  bosque  ayer  fue  por  venganza  
    Si  el  pirómano  incendió  el  bosque  por  venganza  fue  ayer  
    *Si  incendió  el  bosque  ayer  por  venganza  fue  el  pirómano  
    *Si  incendió  ayer  por  venganza  el  pirómano  fue  el  bosque  
 
A   excepción   del   sujeto8,   los   argumentos   pueden   ser   conmutados,   junto   al  
predicado,   por   la   proforma   hacer(lo)   (criterio   4).   Los   complementos   circunstanciales,  
en  cambio,  quedan  fuera  de  esta  sustitución:  
 
    Juan  dio  el  regalo  a  Pedro  en  el  jardín  y  María  lo  hizo  en  su  habitación  
 
En   cuanto   a   los   criterios   5-­‐11,   tanto   los   argumentos   y   complementos  
circunstanciales,  a  diferencia  de  los  circunstantes,  pueden  
a) ser  pronominalizados  con  interrogativos  en  preguntas  parciales  (criterio  5):    
¿Quíén  ha  llamado?  ¿A  quién  ha  llamado?  
¿Desde  dónde  ha  llamado?  ¿Cuándo  ha  llamado?,  etc.  
b) ser  sustituidos  por  pronombres  tónicos  (criterio  6):  
Ha  llamado  él.  Lo  ha  llamado  a  él.  Ha  llamado  con  él.  etc.  

8
  El   hecho   de   que   el   sujeto   no   sea   sustituido   por   “hacerlo”,   así   como   otras   características   que   lo  
distinguen   del   resto   de   los   argumentos   (posibilidad   de   ser   elidido,   caso   no   marcado,   prioridad   en   la  
concordancia   con   el   verbo,   etc.)   hacen   pensar   a   algunos   autores   que   podría   constituir   por   sí   solo   una  
órbita  funcional  propia,  que  en  el  modelo  que  se  presenta  se  uniría  al  sintagma  formado  por  verbo  y  los  
otros  argumentos  antes  de  que  se  integraran  los  aditamentos.  

23
Lingüística. Tema 7. Sintaxis.

c) ser  focalizados  por  estructuras  ecuacionales  y  ecuandicionales  (criterio  7):  


Fuiste   tú   quien   llamó   desde   Madrid;   Fue   desde   Madrid   desde   donde  
llamaste  
Si   alguien   llamó   desde   Madrid   fuiste   tú.   Si   desde   algún   sitio   llamaste   fue  
desde  Madrid.  
d) ser  focalizados  por  negación  adversativa  (criterio  8):  
No  llamó  Pedro  sino  tú;  No  llamó  a  tu  casa  sino  a  la  mía.  
e) ser  objeto  de  interrogación  disyuntiva  (criterio  9):  
¿Has  llamado  Tú  o  Pedro?  ¿Han  llamado  a  mi  casa  o  a  la  tuya?  
f) modificar  infinitivos,  gerundios  y  participios  (criterio  10):  
Debes  llamar  tú;  Debes   llamar  ahora;  Llamando  tú  se  soluciona;  Llamando  
ahora  se  soluciona,  etc.  
g) elididos  en  estructuras  comparativas  (criterio  11):  
Ha  comido  hoy  más  patatas  que  él  [ha  comido  hoy  más  patatas].  
 
Los  circunstantes  no  son  accesibles  a  esas  operaciones.  Son  externos  al  ámbito  
en  el  que  se  aplican  todas  esas  operaciones  sintácticas.  
 
Los   circunstantes   se   caracterizan   positivamente,   entre   otras   cosas,   por   el   inciso  
que   los   separa   del   resto   de   la   oración   (criterio   12);   por   modificar   a   enunciados   sin  
verbo  (criterio  14)  (Ya  que  no  me  haces  caso,   adiós.)  y  por  resultar  externos  no  sólo  a  
la  modalidad  enunciativa  sino  también  a  la  interrogación  y  a  la  admiración  (criterio  13):  
 
    Francamente,  me  has  decepcionado  
    Si  sigo  sus  consejos,  ¿viviré  más?  
    Lavadito,  ¡qué  guapo  estás!  
 
Asimismo,   no   son   conmutables   por   las   formas   sí   y   no   (son   externos   al   alcance   de   estas  
palabras)  (criterio  15):  
 
    ¿Me  invitas?     Si  vienes  conmigo,  sí  
    ¿Debo  callarme?   Puesto  que  nadie  lo  sabe,  sí  
    ¿Has  mejorado?   En  cuanto  a  la  economía,  no  
 
Sin   embargo,   cuando   no   pocos   de   estos   constituyentes   se   hayan   insertos   en   la  
predicación   como   complementos   circunstanciales   responden   de   otra   manera   a   estas  
pruebas:  
 
    (1)  Viene  porque  se  siente  obligado  
    (2)  Viene  si  lo  llamas  tú  
    (3)  Ha  trabajado  en  Madrid  
 
    (1a)  No  viene  porque  tenga  ganas  sino  porque  se  siente  obligado  
    (2a)  No  viene  si  lo  llamo  yo  sino  si  lo  llamas  tú  
    (3a)  No  ha  trabajado  en  Barcelona  sino  en  Madrid  
 
    (1b)  ¿Viene  porque  se  siente  obligado?  /  Sí  

24
Lingüística. Tema 7. Sintaxis.

    (2b)  ¿Viene  si  lo  llamas?  /  No  


    (3b)  ¿Ha  trabajado  en  Madrid?  /  Sí  
 
    (1c)  ¿Viene  porque  está  cansado  o  porque  se  siente  obligado?    
    (2c)  ¿Viene  si  lo  llamas  tú  o  si  lo  llamo  yo?  
    (3c)  ¿Ha  trabajado  en  Madrid  o  en  Barcelona?  
 
Debemos  insistir  en  que,  como  en  el  caso  de  las  funciones  semánticas  asociadas  
a   las   funciones   sintácticas   argumentales,   unas   mismas   funciones   semánticas   pueden  
localizarse  en  el  ámbito  de  las  funciones  sintácticas  de  complemento  circunstancial  o  
en   el   de   la   órbita   de   los   circunstantes.   Un   complemento   causal,   temporal   o   de   lugar  
puede   desempeñar,   como   se   ha   visto   en   los   ejemplos   anteriores,   función   de  
complemento   circunstancial   o   de   circunstante,   lo   cual   incide   en   la   necesidad   de  
mantener   separadas   las   especificaciones   sintácticas   de   las   semánticas.   Las   primeras  
son  invariantes  de  las  segundas  (las  segundas  se  realizan  en  las  primeras).    
La   función   de   circunstante   o   tópico   tiene,   como   hemos   podido   comprobar,  
clara   raigambre   discursiva.   Al   igual   que   el   enunciado   se   organiza   en   tema   y   rema   en  
respuesta   a   cierto   estado   informativo   supuesto   en   el   oyente,   el   tópico   delimita   el  
ámbito   contextual   (epistémico,   referencial,   discursivo)   en   relación   con   el   cual   debe  
interpretarse  el  resto  del  enunciado  para  que  resulte  pertinente.  

7.  Naturaleza  de  las  estructuras  sintagmáticas  


 
Hay   una   dimensión   estructural   en   la   sintaxis   que   viene   dada   por   el   carácter  
articulado   de   los   signos   lingüísticos.   Plasmado   en   el   orden   lineal   de   la   secuencia   existe  
un  orden  estructural  en  el  que  podemos  reconocer  relaciones  de  constitucionalidad  en  
distintos   niveles   jerárquicamente   organizados   y/o   relaciones   de   dependencia   de  
diferente  naturaleza  entre  los  distintos  constituyentes.  Se  ha  discutido  profusamente  y  
se   han   hecho   distintas   propuestas   sobre   la   naturaleza   de   tales   estructuras   según   las  
diferentes   escuelas.   Comentaremos   brevemente   algunos   de   los   conceptos   e  
instrumentos  teóricos  más  importantes  al  respecto.  
 
7.1.1  Análisis  en  constituyentes  inmediatos  
 
Las  relaciones  de  constitucionalidad,  que  caracterizan  los  trabajos  realizados  en  
la   tradición   estructural   americana   y   que   ha   heredado   el   generativismo,   se   refieren   a   la  
relación   de   composición   que   existe   entre   los   constituyentes   de   una   construcción   y   esa  
construcción.   Son   relaciones   de   parte   a   todo   en   las   que   no   se   tiene   en   cuenta   la  
naturaleza  de  la  relación  entre  dichos  constituyentes.  Para  reconocerlas,  se  establecen  
niveles   de   segmentación   en   constituyentes.   Tales   niveles   se   hallan   ordenados   y  
superpuestos   de   manera   que   un   constituyente   de   una   construcción   puede,   a   su   vez,  
segmentarse   en   sus   constituyentes.   Se   denominan   constituyentes   inmediatos   los  
constituyentes   situados   en   un   nivel   jerárquico   inmediatamente   inferior   a   la  
construcción   que   forjan.   Una   de   las   tareas   fundamentales   del   análisis   de  
constituyentes   es   realizar   una   segmentación   gradual   que   respete   el   orden   de  

25
Lingüística. Tema 7. Sintaxis.

superposición  de  los  niveles  de  constitución  de  las  estructuras.  Una  de  las  formas  de  
representar  el  resultado  del  análisis  es    mediante  las  denominadas  cajas  de  Hockett9:  
 
      casa   nueva  
    una   casa  nueva  
  alquilé   una  casa  nueva  
Yo   alquilé  una  casa  nueva  
yo  alquilé  una  casa  nueva  
 
El   análisis   sintagmático   generativista   sigue   las   pautas   del   análisis   en   constitu-­‐
yentes   inmediatos10.   Las   representaciones   arbóreas   son,   en   líneas   generales,   una  
adaptación  invertida  de  las  cajas  de  Hockett:  

SN SV

V SN

Art. SN

N Adj.

Yo alquilé una casa nueva

En  este  tipo  de  análisis  no  se  tienen  en  cuenta  las  funciones,  no  es  pertinente  la  
relación   de   dependencia   que   pueda   existir   entre   los   constituyentes   de   una  
construcción.  Las  categorías  se  asignan,  no  porque  los  elementos  que  formen  parte  de  
esa   categoría   puedan   desempeñar   cierta   función,   sino   porque   tienen   las   mismas  
posibilidades   de   distribución,   es   decir,   pueden   figurar   ocupando   las   mismas   posiciones  
constituyentes   en   la   secuencia.   El   núcleo   de   una   construcción   se   entiende   como   aquel  
constituyente   que   puede   figurar   en   los   mismos   contextos   distributivos   en   los   que  
puede  figurar  la  construcción  de  la  que  forma  parte.    
 
 
7.1.2  Estructuras  endocéntricas  y  exocéntricas  
 
  En  la  tradición  del  análisis  en  constituyentes  inmediatos  se  reconocen  dos  tipos  
de  estructuras  teniendo  en  cuenta  la  relación  entre  la  distribución  de  la  construcción  y  
la  distribución  de  sus  constituyentes.  Si  alguno  de  los  constituyentes  puede  figurar  en  
los  mismos  contextos  distributivos  que  la  construcción  se  entiende  que  la  construcción  
es   endocéntrica.   En   cambio,   si   ninguno   de   los   constituyentes   puede   figurar   con   la  
misma   distribución   que   la   construcción   de   la   que   forma   parte,   se   dice   que   dicha  
construcción   es   exocéntrica.   Así,   en   la   secuencia   El   novio   envió   urgentemente   rosas  
9
 Curso  de  lingüística  moderna.  Buenos  Aires:  Eudeba,  1971  [1958].  
10
  Para   una   introducción   a   la   teoría   sintáctica   generativista   hasta   el   modelo   de   la   rección   y   el   ligamiento  
pueden   consultarse   los   libros   introductorios   de   Riemsdijk   y   Williams   (1986),   Sells   (1985)   y   Radford   et   al.  
(1999).  

26
Lingüística. Tema 7. Sintaxis.

blancas   son   endocéntricas   las   combinaciones   envió   urgentemente   rosas   blancas,   envió  
urgentemente  y  rosas  blancas,  puesto  que  envió,  para  las  dos  primeras,  y  rosas  para  la  
tercera,  pueden  figurar  por  sí  solas  en  las  mismas  posiciones  sintagmáticas  en  las  que  
figura  la  construcción  de  la  que  forman  parte.  En  esta  tradición,  al  constituyente  de  las  
construcciones   endocéntricas   que   comparte   distribución   con   la   construcción   se   lo  
identifica   como   núcleo.   Por   otra   parte,   el   sintagma   preposicional   en   el   papel   en   Lo  
pegó  en  el  papel  tiene  carácter  exocéntrico,  puesto  que  ninguno  de  sus  constituyentes  
puede   figurar   en   la   misma   posición   sintagmática   en   la   que   figura   la   construcción   en  
conjunto.  Igualmente,  se  ha  defendido  que  la  oración  es  una  construcción  exocéntrica,  
si   con   ello   se   entiende   que   ninguno   de   sus   constituyentes   inmediatos   (sujeto   y  
sintagma  verbal)  puede  figurar  por  sí  solo  en  lugar  de  la  construcción  completa.  
  Una  de  las  innovaciones  más  llamativas  que  el  generativismo  ha  introducido    en  
el   análisis   sintáctico   mediante   el   desarrollo   de   la   teoría   sintagmática   de   la   X’,   es   la  
hipótesis   de   que   todas   las   construcciones   son   endocéntricas.     Según   esto,   los  
sintagmas  preposicionales  son  proyecciones  o  expansiones  de  la  preposición,  que  es  su  
núcleo,   y   la   oración   se   considera   expansión   de   un   núcleo   no   lexemático   que   es   la  
categoría   FLEX   (flexión).   Esto   permite   la   posibilidad   de   que   un   elemento   de   carácter  
relacional,   como   las   preposiciones,   o   con   un   significado   sumamente   abstracto,   como  
los  determinantes,  pueda  ser  núcleo  de  una  estructura.    

7.1.3  Núcleo  y  no  núcleo  


 
  La   determinación   del   núcleo   y   la   relación   que   contrae   con   sus   elementos  
adláteres   los   abordaremos   aquí   con   instrumentos   conceptuales   propios   de   la  
Gramática  cognitiva  (R.  W.  Langacker).  
  En   primer   lugar,   conviene   aclarar   que   para   la   Gramática   cognitiva   todo   en   la  
lengua   es   relación   simbólica,   es   decir,   asociación,   más   o   menos   estable,   de  
significantes   y   significados.   Los   significantes   pueden   ser   más   simples   (un   morfema  
como  el  de  plural  expresado  por  –s  en  mesas)  o  más  complejos  (la  estructura  sintáctica  
con  la  que  se  expresa  focalización  en  Fue  Armando  quien  me  lo  dijo);  los  significados  
pueden   ser   concretos   y   representables   de   forma   autónoma   (como   el   del   sustantivo  
naranja)   o   pueden   ser   abstractos   o   esquemáticos,   y   de   carácter   relacional   y  
dependiente  de  otros  significados  para  ser  representables  (como  el  de  la  preposición  
de).  
  Aunque  no  podemos  hacer  aquí  una  síntesis  completa  de  la  concepción  de  las  
relaciones   gramaticales   que   se   defiende   en   la   Gramática   cognitiva,   queremos  
comentar  algunas  distinciones  que  pueden  ayudar  a  comprender  dichas  relaciones.  
 
7.1.3.1  Categorías  lingüísticas,  perfil  y  base,  relaciones  valenciales  y  núcleo.  
 
  Para  Langacker11,  la  distinción  entre  distintas  categorías  lingüísticas  (sustantivo,  
adjetivo…)  se  basa  en  la  forma  en  que  los  mismos  conceptos  son  construidos  de  forma  
alternativa   con   configuraciones   perfil/base   distintas   (ver   tema   6).   En   Cuenca   y  
Hilferty12   se   ejemplifica   esta   posibilidad   con   los   términos   rodear,   redondo,   círculo,  

11
   (1987:  capítulos  5,  6  y  7)  
12
 (1999)  

27
Lingüística. Tema 7. Sintaxis.

alrededor.  En  todos  ellos  está  presente  la  noción  de  ‘círculo’,  pero  en  niveles  o  planos  
de  representación  distintos.  Observemos  las  figuras  correspondientes:  

Círculo Redondo

Alrededor de

Rodear

Con   el   sustantivo   círculo   designamos   (escogemos   como   perfil)   un   objeto,   la  


región  que,  en  relación  con  el  espacio  bidimensional  que  le  sirve  de  base,  se  define  o  
delimita  por  el  trazado  de  una  circunferencia.  Con  el  adjetivo  redondo  no  designamos  
un   objeto,   sino   la   relación   entre   un   objeto   y   la   forma   abstracta   circular   (circunferencia  
en  línea  discontinua).  En  otros  términos,  un  adjetivo  presupone  siempre  un  objeto  en  
el  que  se  reconoce  una  categoría,  aunque  ese  objeto  esté  solamente  representado  de  
forma   abstracta   y   esquemática.   Con   la   locución   preposicional   alrededor   de   también  
designa-­‐mos  una  relación,  la  que  existe  entre  un  objeto  y  la  localización  de  cierta  serie  
de   puntos   u   objetos   en   el   perímetro   circular   de   ese   objeto.   Esta   locución   también  
designa   dos   clases   de   objetos   entre   los   que   se   establece   cierta   relación   espacial,  
aunque   sólo   los   represente   de   forma   esquemática   e   imprecisa.   Por   último,   el   verbo  
rodear  designa  el  movimiento  visto  secuencialmente  (a  través  del  tiempo)  que  realiza  
un  objeto  a  través  del  perímetro  circular  trazado  alrededor  de  otro  objeto.  Adviértase  
que  las  categorías  lingüísticas  adjetivo,  preposición  y  verbo  tienen  carácter  relacional,  
no   designan   un   objeto,   sino   la   relación   entre   objetos,   mientras   que   la   categoría  
sustantivo   designa   un   objeto   y   no   una   relación,   aunque   la   relación   que   sirve   para  
definir  tal  objeto  esté  en  la  base  de  su  significado  (como  la  relación  entre  el  círculo  y  el  
espacio   bidimensional   en   relación   con   el   cual   se   define).   Consideremos   un   par   de  
ejemplos  más,  comentados  en  Langacker13.  En  los  siguientes  casos  se  representa  una  
palabra  con  una  estructura  morfológica  interna  (gone  ‘ido’,  participio  pasado  del  verbo  
go   ‘irse’)   o   una   construcción   sintáctica   formada   por   varias   palabras   (post-­‐climber  
‘escalador   de   postes’).   En   ellas   se   puede   observar   que   la   relación   entre   los  

13
 (1987:  283,  311).  

28
Lingüística. Tema 7. Sintaxis.

componentes   de   una   construcción   se   da   mediante   la   correspondencia   entre   los  


distintos  elementos  que  constituyen  el  significado  de  esas  expresiones:    

ido

Escalador de postes

En  el  caso  de  la  representación  de  ido  reconocemos  dos  componentes:  la  raíz  
del  verbo  irse,  que  designa  el  desplazamiento  de  un  objeto  desde  un  lugar  de  origen  
hasta   un   espacio   distinto,   y   el   morfema   de   participio   pasado   –do,   que   designa   el  
estado   en   que   se   encuentra   un   objeto   como   resultado   de   experimentar   un   proceso.  
Ese  proceso  está  presente  en  el  significado  del  morfema  de  participio  sólo  en  la  base  
de   su   significado,   puesto   que   el   morfema   designa   la   relación   entre   un   objeto   y   un  
estado   (no   considerado   en   su   vigencia   a   través   del   tiempo),   y   no   el   proceso   que   da  
lugar   a   ese   estado.   Por   otro   lado,   ese   proceso   sólo   está   expresado   en   términos   muy  
esquemáticos  o  abstractos,  puesto  que  puede  tratarse  de  un  movimiento  (bajado),  de    
una   acción   llevada   a   cabo   sobre   el   objeto   paciente   (roto),   un   cambio   interno   de   ese  
objeto  (emocionado),  etc.  Cuando  el  significado  de  irse  se  suma  al  significado  de  –do  
observamos  dos  aspectos  fundamentales.  En  primer  lugar,  la  configuración  del  proceso  
designado   por   irse,   de   carácter   más   concreto,   se   hace   corresponder   con   la  
configuración,   de   carácter   más   abstracto,   evocada   por   el   participio   (línea   curva  
punteada  que  liga  las  figuras  inferiores).  En  segundo  lugar,  la  estructura  composicional  
que  surge  de  la  unión  del  morfema  de  participio  con  la  raíz  del  verbo  irse,  designa  la  
relación   entre   un   objeto   y   el   estado   en   que   se   encuentra   dicho   objeto   como   resultado  
de  irse,  y  no  el  proceso  de  irse  como  tal.  Se  diría,  pues,  que  el  morfema  de  participio  
impone   su   perfil   al   conjunto,   lo   que,   en   términos   de   la   Gramática   cognitiva,   lo  

29
Lingüística. Tema 7. Sintaxis.

convierte   en   núcleo   de   esa   construcción.   Algo   parecido   ocurre   entre   las   expresiones  
pole  y  climber,  constitutivas  de  la  expresión  mayor  pole-­‐climber  (‘escalador  de  postes’),  
y  ello  no  sólo  en  el  nivel  morfológico  sino  también  en  el  sintáctico.  El  sufijo  –er  impone  
su  perfil  de  sustantivo  al  combinarse  con  el  verbo  climb,  y  climber,  a  su  vez,  impone  su  
perfil  al  combinarse  con  pole.  
A  partir  de  estos  ejemplos,  podemos  formular  una  definición,  sobre  la  base  de  
cómo  son  consideradas  en  el  marco  de  la  Gramática  cognitiva,  tanto  de  las  relaciones  
valenciales  como  de  la  noción  de  núcleo.  
Por   un   lado,   las   relaciones   sintácticas   se   llevan   a   cabo   mediante   relaciones  
valenciales,   es   decir,   a   través   de   la   correspondencia   entre   subestructuras   de   las  
expresiones   combinadas:   el   componente   más   esquemático   de   una   estructura  
semántica   es   elaborado   por   el   componente   más   concreto   o   específico   de   otra  
estructura.   Ésa   es   la   relación,   por   ejemplo,   entre   el   SN   sujeto   o   el   SN   complemento  
directo  y  las  funciones  sintáctico-­‐semánticas  especificadas  por  la  diátesis  de  un  verbo  
transitivo.  
Consideremos   el   siguiente   ejemplo,   comentado   por   Langacker   (1987,   317).  
Propone  este  autor  la  siguiente  configuración  semántica  simplificada  (no  se  considera  
el  significado  aportado  por  los  elementos  actualizadores  de  nombres  y  verbo)  para  la  
oración  The  arrow  hits  the  target  (‘La  flecha  alcanza  la  diana’):  

The arrow hits the target.


(‘La flecha alcanza la diana.’)

En   el   esquema   se   muestran   varios   aspectos   importantes   relacionados   con   la  


distinciones  a  las  que  nos  referimos.  En  primer  lugar  se  muestra  que  el  verbo  inglés  hit  
designa   la   relación   entre   un   objeto   que   se   mueve   (con   la   etiqueta   tr,   que   indica  
trajector)  y  otro  objeto  (con  la  etiqueta  lm,  que  indica  landmark  o  punto  de  referencia)  
que   recibe   el   impacto   del   anterior   cuando   éste   alcanza   a   aquel   en   su   trayectoria.   La  
flecha   horizontal   en   la   base   de   la   representación   de   hit,   con   un   trazo   grueso   que   la  
subraya,  expresa  que  la  relación  dinámica  y  compleja  entre  el  objeto  que  se  mueve  y  el  
objeto  que  es  golpeado  o  alcanzado  se  representa  en  su  dimensión  temporal,  es  decir  
en  la  representación  propia  de  los  verbos.  Por  otro  lado,  a  derecha  e  izquierda  de  la  
estructura   semántica   de   hit   se   representan   los   significados   de   flecha   y   diana.   Puesto  

30
Lingüística. Tema 7. Sintaxis.

que   se   trata   de   dos   sustantivos,   su   perfil   es   no   relacional:   designan   cosas.   Las   líneas  
punteadas   que   conectan   la   flecha   y   la   diana   con   el   trayector   y   el   landmark   de   hit  
indican  las  relaciones  de  correspondencia  entre  el  significado  de  los  sustantivos  y  los  
objetos   (el   que   se   mueve   y   el   que   es   alcanzado)   a   los   que   se   refiere   hit.   Estas  
correspondencias  son  equivalentes  a  las  relaciones  valenciales  que  definen  la  diátesis  
de  un  verbo  y  que  en  este  caso  indican  que  el  objeto  que  se  mueve  y  que  se  construye  
como  sujeto  o  trayector  del  verbo  hit  es  una  flecha  y  que  el  objeto  que  es  alcanzado  
por  el  trayector  y  que  se  construye  como  complemento  directo  o  landmark  del  verbo  
hit  es  una  diana.  De  la  integración  de  los  significados  de  flecha,  diana  y  hit  según  las  
correspondencias  valenciales  consideradas  surge  una  configuración  de  conjunto  en  la  
que   la   representación   esquemática   y   abstracta   de   hit   es   especificada   y   concretada   o  
enriquecida  con  el  contenido  aportado  por  los  sustantivos  flecha  y  diana,  de  modo  que  
el  significado  de  la  construcción  (The  arrow  hits  the  target)  también  designa  la  relación  
compleja  a  través  del  tiempo  de  dos  objetos,  como  hace  hit  pero  caracterizando  esos  
dos   objetos   de   forma   mucho   más   detallada   o   elaborada.   Se   diría,   por   tanto,   que   el  
núcleo   de   la   construcción   es   el   verbo,   puesto   que   el   conjunto   se   refiere   a   una   relación  
compleja   de   carácter   temporal   al   igual   que   lo   hace   el   verbo   por   sí   solo.   El   trazo   grueso  
del   cuadrado   que   rodea   el   significado   de   hit   indica   que   éste   es   el   núcleo   de   la  
composición.  Es  decir  se  considera  que  el  núcleo  de  una  estructura  sintáctica  es  aquel  
elemento  cuyo  perfil  es  heredado  por  la  estructura  compuesta.  
Así  pues,  el  núcleo  de  una  estructura  no  siempre  es  el  elemento  que  aporta  la  
mayor  cantidad  de  información  o  la  información  más  específica,  ni  el  que  tiene  mayor  
autonomía   semántica   o   muestra   menor   dependencia   de   otros   elementos,   ni   el   que  
impone  restricciones  semánticas  a  los  demás  elementos  de  la  estructura,  el  núcleo  es  
el  elemento  que  determina  la  categoría  sintáctico-­‐semántica  del  conjunto,  el  elemento  
que   designa   la   clase   de   entidad   de   la   que   al   estructura   en   conjunto   representa   un   tipo  
más  específico.  
 
7.2.4  Complementos  y  modificadores  
 
Una   distinción   que   puede   ser   clarificada   sobre   la   base   del   modelo   de   la  
Gramática   cognitiva   es   la   diferencia   entre   complemento   y   modificador.   Tal   y   como  
explica   Langacker14,   la   diferencia   entre   complementos   y   modificadores   depende   del  
tipo   de   relación   conceptual   que   contraigan   con   el   núcleo.   Cuando   el   contenido  
conceptual   del   núcleo   es   dependiente   del   de   otras   estructuras   subordinadas   (como  
ocurre   entre   el   contenido   del   sustantivo   de   un   sintagma   preposicional   y   el   de   la  
preposición,   o   entre   el   del   sintagma   nominal   que   ejerce   de   objeto   directo   de   un   verbo  
transitivo   y   el   del   propio   verbo   transitivo),   entonces   el   elemento   subordinado   es   un  
complemento.   Es   complemento   el   sintagma   nominal   las   gafas   en   Tengo   las   gafas,  
puesto  que  el  núcleo  de  la  frase  es  tengo,  que  resulta  conceptualmente  dependiente,  
por   su   sentido   extremadamente   relacional   y   transitivo,   del   objeto   que   se   posee,   las  
gafas.   Cuando   el   contenido   conceptual   del   núcleo   no   es   dependiente   del   de   otras  
estructuras   subordinadas,   entonces   el   elemento   subordinado   es   un   modificador.   Es  
modificador  el  adverbio  suavemente  en  Me  habló  suavemente,  o  el  adjetivo  vieja  en  el  
sintagma  Mi  vieja  casa,  puesto  que  ni  casa  ni  hablar  representan  ideas  dependientes  
conceptualmente  del  modo  en  que  se  habla  ni  de  la  antigüedad  de  la  casa.  
14
 (1987:  309)  

31
Lingüística. Tema 7. Sintaxis.

7.3  Recursividad  sintáctica  y  transposición  


 
  Una   de   las   características   más   interesantes   que   se   hace   patente   en   las  
estructuras  sintácticas  es  la  recursividad,  esto  es,  la  posibilidad  de  aplicar  una  regla  a  
sus   propios   productos   de   forma,   en   principio,   ilimitada.   Incorporados   en   sintagmas,  
encontramos   como   constituyentes   otros   sintagmas   del   mismo   tipo.   La   recursividad  
puede  presentarse  en  dos  moldes  relacionales:  la  coordinación  y  la  subordinación:  
 
    Mi  hermano  y  tu  padre  se  llevan  muy  bien.  
    El  técnico  arregló  la  lavadora,  el  frigorífico  y  el  microondas.  
El  ruso  que  ha    ganado  la  partida  que  se  ha  jugado  en  Linares  tiene  sólo  
18  años.  
La  hermana  de  la  amiga  de  la  vecina  trabaja  conmigo.  
 
Sin   duda,   el   tipo   de   recursividad   cuya   descripción   ha   conllevado   mayores  
consecuencias   en   la   construcción   de   teorías   sintácticas   es   el   de   la   recursividad  
concerniente   a   la   subordinación.   En   las   teorías   sintácticas   de   corte   formalista   la  
recursividad   es   rasgo   inherente   a   las   reglas   sintagmáticas,   puesto   que   las   distintas  
categorías   sintagmáticas   se   definen   por   poder   tener   entre   sus   formantes   a  
constituyentes   de   otras   categorías.   Por   ejemplo,   si   definimos   el   sintagma   nominal   (SN)  
como   una   estructura   constituida   por   un   nombre   (N)   y,   opcionalmente,   un  
determinante  (Det.),  un  adjetivo  (Adj.)  o  un  sintagma  preposicional  (SP);  o  si  definimos  
un  SP  como  una  estructura  constituida  por  una  preposición  (P)  y  por  un  SN,  un  Adj.  o  
un  adverbio  (Adv.),  podemos  entonces  generar  estructuras  en  las  que  un  SN  contenga  
un   SP   que,     a   su   vez,   contenga   otro   SN,   el   cual   podrá   contener   otro   SP,   y   así  
sucesivamente.  La  arquitectura  de  este  tipo  de  construcciones  se  genera  a  partir  de  un  
mismo   conjunto   coherente   de   reglas.   Nos   situamos,   por   tanto,   en   un   mismo   plano,  
nivel  o  componente  de  la  Gramática,  que  opera  uniformemente  montando  estructuras  
sobre  la  base  de  otras  mediante  la  aplicación  reiterada  de  un  mismo  patrón:  el  de  las  
estructuras  endocéntricas  que  se  definen  en  la  teoría  de  la  X’.  Así,  un  sintagma  como  
Las  novelas  policíacas  del  hijo  de  la  vecina  de  Pepe  se  podría  representar  así:  
 
[SN1[Det.  (las)]  +  [N’’’’[N’’’[N’’[N’[N  (novelas)]  +  [Adj.  (policíacas)]N’]  +    
[SP1[P  (de)]  +  [SN2[Det.  (el)]  +  [N  (hijo)]SN2]SP1]N’’]  +    
[SP2[P  (de)]  +  [SN3  [Det.  (la)]  +  [N  (vecina)]SN3]SP2]N’’’]  +    
[SP3[P  (de)]  +  [SN4  [N  (Pepe)]SN4]SP3]N’’’’]SN1]  
 
  Hay,   sin   embargo,   una   visión   alternativa   de   esta   realidad   si   adoptamos   un  
enfoque   funcional,   en   el   que   la   recursividad   es   abordada   con   la   noción   de  
transposición   sintáctica.   La   transposición   consiste   en   el   proceso   por   el   que   un  
elemento   de   cierta   categoría   queda   adscrito   a   una   nueva   categoría   y   resulta  
capacitado,  por  ello,  para  desempeñar  funciones  sintácticas  que  no  podía  contraer  en  
su  categoría  originaria.    
Gutiérrez  Ordóñez  subraya  que  la  transposición  no  debe  confundirse  ni  con  el  
cambio   de   función   ni   con   el   cambio   de   clase.   Hay   cambio   de   función   de   los   campos   en  
En  invierno  araba  los  campos  (objeto  directo)  y  en  En  invierno  se  araban  los  campos  

32
Lingüística. Tema 7. Sintaxis.

(sujeto),  pero  no  de  categoría:  en  ambos  casos  se  trata  de  un  sustantivo.  Por  otro  lado,  
un  elemento  puede  cambiar  de  clase  quedando  en  la  misma  categoría.  En  el  par  Educa  
a  los  niños/Se  educa  a  los  niños,  el  verbo  cambia  de  la  clase  de  los  verbos  personales  a  
la  de  los  impersonales,  pero  en  ambos  casos  sigue  siendo  verbo.  La  transposición  debe  
entenderse,  por  tanto,  como  transcategorización.  
La   transposición   sintáctica15   puede   ser   reconocida,   por   ejemplo,   en   los  
sintagmas   preposicionales   que   permiten   que   un   sustantivo   desempeñe   función   de  
adyacente   nominal   transponiéndolo   previamente   a   la   categoría   de   adjetivo.   Existe  
transposición,  igualmente,  en  las  oraciones  de  relativo,  por  las  que  una  oración  resulta  
transpuesta  a  la  categoría  de  adjetivo  para  poder  desempeñar  la  función  de  adyacente  
de  un  nombre.  Como  señala  Gutiérrez  Ordóñez,  el  mecanismo  transpositor  es  una  de  
las   manifestaciones   más   notables   de   la   ley   de   economía.   Una   lengua   dispone,  
pongamos  por  caso,  de  unos  centenares  de  adjetivos,  pero  gracias  a  la  transposición,  
está  capacitada  para  hacer  que  miles  y  miles  de  elementos  se  comporten  como  tales:  
 
    La  actuación  policial  
    La  actuación  de  la  policía  
    La  actuación  de  los  astronautas  
    La  actuación  que  llevó  a  cabo  la  policía  
    La  actuación  que  completaron  los  astronautas  
    …  
 
Si   la   lengua   no   dispusiera   de   este   mecanismo   transpositor,   no   tendría   la   misma  
potencialidad   comunicativa   (a   no   ser   que   introdujera   en   su   diccionario   miles   de  
adjetivos,  miles  de  sustantivos,  etc.).  Carecería  de  la  enorme  flexibilidad  creativa  que  la  
caracteriza.   Por   medio   de   la   transposición   el   usuario   está   capacitado   para   crear  
constantemente   nuevos   adjetivos,   sustantivos   o   adverbios   a   partir   de   elementos   de  
otras  categorías.    
Todo  sintagma  que  sea  producto  de  transposición  es  un  sintagma  transpuesto,  
en   el   que   hallamos   un   elemento   transpositor   (el   agente   de   la   transposición:  
preposición,   conjunción,   artículo,   relativo,   etc.)   y   un   elemento   transponendo   (el  
elemento   que   sufre   la   transposición).   Así,   por   ejemplo,   en   Esperan   que   el   presidente  
los   visite   la   construcción   que   el   presidente   los   visite   es   un   sintagma   transpuesto   a   la  
categoría  de  sustantivo  (objeto  directo  de  esperan)  que  contiene  el  transpositor  que  y  

15
  La   transposición   se   da   en   los   ámbitos   morfológico   y   sintáctico.   Algunos   casos   de   transposición  
morfológica  son  los  siguientes  (vid.  tema  5):  
   
{sensibil-­‐}ADJ.  (<{sensible})  +  {-­‐idad}AF.  SUST.  →  sensibilidadSUST.  
{sensibil-­‐}ADJ.  (<{sensible})  +  {-­‐izar}AF.  VER.  →  sensibilizarVERBO  
{vend-­‐}VERBO  (<{vender})  +  {-­‐ible}AF.  ADJ.  →  vendibleADJ.  
{mar-­‐}SUST.  (<{mar})  +  {-­‐in-­‐}AF.  ADJ.  →  marin-­‐(o)ADJ.  
 
Como  se  ve,  en  estos  ejemplos  los  afijos  cambian  la  categoría  de  la  raíz  a  la  que  se  aplican,  y  la  palabra  
resultante   se   adscribe   a   la   categoría   impuesta   por   ellos.   Así,   por   ejemplo,   vemos   cómo   el   afijo  
sustantivador  {-­‐idad},  al  unirse  al  morfema  radical  {sensibil-­‐},  lo  transcategoriza  y  hace  que  la  palabra  
resultante  (sensibilidad)  sea  un  sustantivo.  

33
Lingüística. Tema 7. Sintaxis.

el   término   transponendo   el   presidente   los   visite   (oración).   Todo   ello   podría  


representarse  así:  
 
Esperan  [que  {el  presidente  los  visite}OR.]SUST.  
 
Gutiérrez   Ordóñez   aduce,   como   pruebas   de   que   los   elementos   transpuestos  
adoptan   un   nuevo   valor   categorial,   el   que   conmuten   y   se   coordinen   con   elementos   de  
la  nueva  categoría  y  el  que,  para  conmutar  y  coordinar  con  elementos  de  su  antigua  
categoría,  tengan  que  volver  a  someterse  a  transposición:  
 
i) Conmutación  con  elementos  de  la  nueva  categoría:  
 
      Pide  [que  lo  liberen]SUST.  >  Pide  [libertad]SUST.  
      Muchacho  [de  gran  altura]ADJ.  >  Muchacho  [muy  alto]ADJ.  
 
ii) Coordinación  con  elementos  de  la  nueva  categoría:  
 
      Un  libro  [viejo]ADJ.  y  [de  pastas  gastadas]ADJ.  
      Hablaba  de  [la  guerra]SUST.  y  de  [cómo  lo  apresaron]SUST.  
      Lo  hizo  [hábilmente]ADV.  y  [con  valentía]ADV.  
 
iii)   Conmutación  con  elementos  de  la  antigua  categoría:  
 
 [goma]SUST.  >  [de  goma]ADJ.  
 
Si   hay   que   conmutar   [de   goma]ADJ.   por   un   elemento   de   la   categoría  
originaria,   un   sustantivo   en   este   caso   (goma),   es   necesario   transponer  
esa  expresión  a  tal  categoría:  >  [el  de  goma]SUST.  
 
iv)   Coordinación  con  elementos  de  la  antigua  categoría:  
 
Si,   por   ejemplo,   hay   que   coordinar   la   expresión   [blanco]ADJ.   a   la  
expresión  [el  rojo]SUST.,  entonces  esta  última  expresión  tiene  que  volver  a  
ser   adjetivo:   [blanco]ADJ.   y   [rojo]ADJ.,   ya   que   resulta   agramatical   la  
expresión  *[blanco]ADJ.  y  [el    rojo]SUST.:  La  bandera  de  Japón  es  blanca  y  
roja  /  *La  bandera  de  Japón  es  blanca  y  la  roja.  
 
La  recursividad  quedaría  explicada  por  la  posibilidad  de  incluir  un  sintagma  en  
otro   sintagma   de   su   mismo   tipo   siempre   que   el   primero   haya   sido   transpuesto  
previamente  a  otra  categoría  que  puede  contraer  función  con  el  segundo.  
 
 

34
Lingüística. Tema 7. Sintaxis.

 
BIBLIOGRAFÍA  
 
COSERIU,   E.   (1962),   “Determinación   y   entorno”,   en   Teoría   del   lenguaje   y   lingüística  
general.  Cinco  estudios.  Madrid:  Editorial  Gredos.  
CUENCA,   M.   J.   y   J.   HILFERTY   (1999),   Introducción   a   la   lingüística   cognitiva.   Ariel:  
Barcelona.  
DIK,   S.   C.   et   al   (1997),   The   Theory   of   functional   grammar   (2   volúmenes).   Berlín:  
Mouton  de  Gruyter.  
GUTIÉRREZ   ORDÓÑEZ,   S.   (1997),   «La   determinación   de   los   niveles   oracionales»,   en  
José  Andrés  de  Molina  Redondo  y  Juan  de  Dios  Luque  Durán  (eds.),  Estudios  de  
lingüística  general  (I).  Granada:  Método  Ediciones;  págs.  23-­‐78.  
GUTIÉRREZ  ORDÓÑEZ,  S.  (1997),  Principios  de  sintaxis  funcional.  Madrid:  Arco/Libros.  
HJELMSLEV,  L.  (1943),  Prolegómenos  a  una  teoría  del  lenguaje.  Madrid:  Gredos,  1971.  
HOCKETT,  Ch.  F.  (1958),  Curso  de  lingüística  moderna.  Buenos  Aires:  EUDEBA,  1971.  
LANGACKER,   R.   (1987),   Foundations   of   cognitive   Grammar.   Vol.   I:   Theoretical  
Prerequisites.  Stanford  (CA.).  Stanford  University  Press.  
LANGACKER,   R.   (1991),   Foundations   of   cognitive   Grammar.   Vol.   II:   Descriptive  
Application.  Stanford  (CA.).  Stanford  University  Press.  
LANGACKER,   R.   (2008),   Cognitive   Grammar.   A   Basic   Introduction.   Oxford  :   Oxford  
Univesity  Press.  
LÓPEZ   GARCÍA,   A.   (1996),   Gramática   del   español.   Vol.   II:   La   oración   simple.   Madrid:  
Arco/Libros.  
MALDONADO,   R.   (1999),   A   media   voz.   Problemas   conceptuales   del   clítico   se.   México:  
Universidad  Nacional  Autónoma  de  México.    
MAIRAL  USÓN,  R.  (1997),  «La  Gramática    Funcional  de  S.  C.  Dik»,  en  J.  D.  Luque  Durán  y  
A.   Pamies   Bertrán   (eds.),   Panorama   de   la   lingüística   actual.   Granada:   Método  
Ediciones;  págs.:  99-­‐151.  
RADFORD,   A.,   ATKINSON,   M.,   BRITAIN,   D.,   CLAHSEN,   H.,   SPENCER,   A.   (1999),  
Linguistics.   An   introduction.   [Tercera   parte.   Las   oraciones]   (Trad.   esp.:  
Introducción  a  la  lingüística.  Madrid:  Cambridge  University  Press.  2000.)  
RIEMSDIJK,  H.  V.  y  E.  WILLIAMS  (1986),  Introducción  a  la  teoría  gramatical.  Madrid:  Cáte-­‐
dra,  1990.  
SELLS,  P.  (1985),  Teorías  sintácticas  actuales.  Barcelona:  Teide,  1989.  
TESNIÈRE,  L.  (1959),  Elementos  de  sintaxis  estructural.  Madrid:  Gredos,  1994.  
TRNKA,   B.,   J.   VACHEK,   N.   S.   TRUBETZKOY,   V.   MATHESIUS   y   R.   JAKOBSON   (1971),   El  
Círculo  de  Praga.  Barcelona:  Anagrama.  
 
 

35
Lingüística. Tema 7. Sintaxis.

 
EJERCICIOS  
 
1  
Compara   los   siguientes   enunciados   y   determina   en   qué   nivel   se   establecen   las  
diferencias:  
 
a) El  ejército  reclutó  a  Roberto./Roberto  fue  reclutado  por  el  ejército.  
b) Enviaron   una   bomba   por   correo/El   envío   de   una   bomba   por   correo/Una  
bomba  enviada  por  correo  
 
2  
A  partir  de  los  siguientes  ejemplos,  razona  por  qué  es  necesario  diferenciar  un  nivel  
de  funciones  sintácticas  formales  y  un  nivel  de  funciones  semánticas:  
 
a) Luisa  cosió  unos  zapatos.  
b) Luisa  duerme  la  siesta.  
c) Luisa  sufre  insomnio.  
 
d) Decisión  presidencial  
e) Consejero  presidencial  
f) Candidato  presidencial  
g) Elección  presidencial  
 
3  
Determina  las  funciones  sintácticas  y  semánticas  que  desempeñan  los  componentes  
resaltados  en  las  siguientes  oraciones.  Se  da  resuelta,  como  ejemplo,  la  oración  (0).  
 
0) Beethoven  compuso  nueve  sinfonías.  
[‘Beethoven’   es   sujeto   y   agente;   ‘nueve   sinfonías’   es   objeto   directo   y  
paciente.]  
 
1) Le  robaron  el  reloj  y  la  cartera.  
2) Luis  se  durmió  en  el  concierto.  
3) Nuria  no  recibió  el  sms  que  le  enviaste.  
4) La  ventana  se  cerró  con  el  viento.  
5) Este  cuchillo  corta  muy  bien  el  queso.  
6) La  devolución  de  los  libros  a  la  editorial  ha  sido  muy  complicada.  
7) Este  palacio  lo  construyó  Carlos  V.  
8) Los  delicuentes  fueron  detenidos  por  la  policía.  
9) La  lluvia  impidió  el  repliegue  de  las  tropas.  
10) Su  abuelo  se  afeitaba  en  la  barbería  todas  las  mañanas.  
11) Ellos  nunca  hablaban  de  política.  
12) La  tala  de  esos  árboles  es  una  vergüenza.  
 

36
Lingüística. Tema 7. Sintaxis.

4  
¿Qué   información   proporcionaríamos   si   especificáramos   la   diátesis   de   los   verbos  
vender,  comprar,  costar,  pagar  y  cobrar?  
 
5  
Decide  si  hay  determinación  o  modificación  (o  ninguna  de  las  dos)  asociada  a  la  parte  
resaltada  de  los  ejemplos  y,  si  la  hay,  de  qué  tipo.    
 
1. Necesito   un   camarero   que   hable   inglés.   /   Necesito   a   un   camarero   que   habla  
inglés.  /  Necesito  al  camarero  que  habla  inglés.  
2. Aquel  día  hacía  frío.  
3. ¿Te  acuerdas  de  nuestra  vieja  escuela?  /  La  escuela  vieja  está  en  el  centro  y  la  
nueva  en  las  afueras.  
4. El  niño,  que  estaba  cansado,  no  quiso  comer.  /  El  niño  que  estaba  cansado  no  
quiso  comer.  
5. ¿Dónde  van  los  demás  invitados?  
6. Ha   llamado   tu   amigo.   /   Ha   llamado   un   amigo   tuyo.   /   Ha   llamado   ese   amigo  
tuyo.  
7. Le  han  operado  los  dos  dedos.  /  Le  han  operado  dos  dedos.  
8. El  siguiente  atraco  será  en  un  banco.  
9. He  comprado  esa  mesa  de  madera.  
10. Esta  es  la  misma  historia  de  antes.  
11. Alberto  es  soldado.  /  Alberto  es  el  soldado  /Enviaron  soldados.  
12. No  hemos  recibido  la  segunda  versión.  
13. Han  recibido  trescientas  cartas.  
14. Pidieron  comida  italiana.  
15. Prefiero  la  Italia  meridional  a  la  Italia  septentrional.  
16. Su  coche  está  roto.  
17. Fueron  muchos  invitados.  
18. Sobre  el  frío  suelo  se  posaba  la  blanca  nieve.  
19. Todos  los  niños  son  así.  /  Todo  el  universo  es  así.  
20. No  hablo  de  la  mujer  como  madre  sino  de  la  mujer  como  trabajadora.  
 
6  
Señala  qué  elemento  representa  la  información  nueva  en  las  siguientes  preguntas:  
 
a) ¿Quién  lo  ha  dicho?  
b) ¿Quién  te  obliga  a  qué  y  por  qué?  
c) ¿Cómo  lo  sabes?  
 
7  
Reconstruye  la  pregunta  que  subyace  a  los  siguientes  enunciados:  
 
a) Pepe  recoge  la  manzana  de  sidra  en  septiembre.  
b) Pepe  recoge  en  septiembre  la  manzana  de  sidra.  
c) La  manzana  de  sidra  la  recoge  en  septiembre  Pepe.  
 

37
Lingüística. Tema 7. Sintaxis.

8  
Señala   si   en   los   siguientes   pares   de   enunciados   la   respuesta   es   natural   o   resulta  
extraña:  
 
a) ¿Quién  dice  esas  cosas?/-­‐María  dice  esas  cosas.  
b) ¿Cuánto  cuesta  el  libro?  /  -­‐El  libro  cuesta  mil  pesetas.  
c) ¿A  qué  hora  fue  el  accidente?  /  -­‐A  las  tres  fue  el  accidente.  
 
¿Por  qué  pueden  resultar  inadecuadas  las  siguientes  secuencias?  
 
a) Manuel  encargó  no  en  abril  sino  en  enero  ese  libro.  
b) ¿Beethoven  compuso  en  Bonn  o  en  Viena  esa  sonata?  
 
9  
¿Existe  alguna  diferencia  informativa  entre  los  siguientes  pares  de  secuencias?  
 
a) Francisco  me  invitó.  /  Francisco  me  invitó  a  mí.  
b) Tú  eres  el  culpable.  /  El  culpable  eres  tú.  
 
10  
¿Cuáles  serían  las  estructuras  informativas  posibles  en  los  siguientes  enunciados?  
 
a) Domingo  ha  grabado  un  nuevo  disco.  
b) El  organista  tocaba  unos  acordes  de  Bach.  
 
11  
Enfatiza   por   medio   de   estructuras   ecuacionales   los   componentes   resaltados   de   las  
siguientes  secuencias:  
 
a) La  primavera  aportó  nuevas  tonalidades  al  paisaje.  
b) La  radio  transmitió  con  insistencia  ayer  esa  noticia.  
 
12  
Realza   por   medio   de   la   estructura   ecuandicional   los   mismos   constituyentes   de   los  
ejemplos  precedentes.  
 
13  
Señala   las   diferencias   informativas   (tema/rema,   foco)   que   veas   en   los   pares   de  
ejemplos:  
 
a) Rosa  tuvo  meningitis.  /  ROSA  tuvo  meningitis.  
b) A  esos  niños  los  castigarás  tú  /  ¡A  esos  niños  castigarás  tú!  
 

38
Lingüística. Tema 7. Sintaxis.

14  
En  los  siguientes  ejemplos  señala  el  tópico,  el  tema  y  el  rema:  
 
a) En  cuanto  a  la  revista,  ¿cuándo  nombraréis  director?  
b) Referente  a  esos  jóvenes,  ¿quién  no  ha  sido  alguna  vez  romántico?  
c) Respecto  a  los  alumnos,  el  secretario  les  comunicará  las  notas.  
d) Sobre  lo  que  dices,  no  estamos  de  acuerdo.  
 
15  
Señala  las  diferencias  informativas  que  halles  en  las  siguientes  secuencias:  
 
a) ¿Quién  castigó  a  Javi?  
b) A  Javi,  ¿quién  lo  castigó?  
 
16  
Distingue  en  los  siguientes  ejemplos  entre  argumentos  y  complementos:  
 
a) Ese  futbolista  procede  del  Milán.  
b) La  nave  Viking  II  se  dirige  al  espacio  interestelar  a  toda  velocidad.  
c) ¿Dónde    pusiste  ayer  el  paraguas?  
d) Esta  mañana  hemos  tomado  el  desayuno  en  la  terraza.  
 
17  
Teniendo  en  cuenta  la  estructura  orbital  de  la  oración,  determine  qué  componentes  
son  los  que  conforman  las  oraciones  siguientes.  Para  ello,  tenga  sólo  en  cuenta  los  
niveles  SV1,  SV2,  SV3  y  SV4.  Se  da  resuelta,  como  ejemplo,  la  oración  (0).  
 
0. Juan  come  uvas.  
[‘come’  es  el  núcleo  verbal;  ‘Juan’  y  ‘uvas’  son  sus  argumentos;  ‘Juan’  es  sujeto  y  
agente;  ‘uvas’  es  objeto  directo  y  paciente;  el  conjunto  de  estos  tres  elementos  
forma  un  SV1.]  
 
1. Está  lloviendo.  
2. El  jurado  les  concedió  el  premio.  
3. Según  los  zoólogos,  las  cigüeñas  no  saben  lingüística.  
4. La  maestra  les  puso  muchos  deberes  para  el  lunes.  
5. Francamente,  no  te  perdonaré  esta  broma  nunca.  
6. A  pesar  de  todo,  vinieron  en  autobús.  
 
18  
Explica  las  diferencias  de  comportamiento  de  las  expresiones  segregadas  en  el  inicio  
de  los  siguientes  decursos:  
 
a) Honradamente,  técnicamente,  esto  es  hoy  por  hoy  imposible.  
b) Sinceramente,  desde  un  punto  de  vista  moral,  eso  es  inadmisible.  
c) Con  franqueza,  psicológicamente,  aquellos  internados  eran  duros.  
 

39
Lingüística. Tema 7. Sintaxis.

19  
Explica  la  singularidad  de  las  siguientes  oraciones:  
 
a) Al  enemigo,  ni  agua.  
b) En  esas  condiciones,  ¡leña  al  mono!  
c) Con  ese  equipo,  ¡ni  un  descuido!  
d) Humanamente,  un  guiñapo.  
 
20  
Señala   en   los   siguientes   ejemplos   si   los   tópicos   son   correferenciales   con  
constituyentes  de  la  oración  o  no:  
 
a) Al  violador  del  chándal,  ¿cuándo  lo  detuvieron?  
b) Esta  mañana,  ¿qué  has  hecho?  
c) De  Franco,  ya    pocos  se  acuerdan.  
 
21  
¿Por  qué  son  anómalos  los  siguientes  enunciados?  
 
a) De  algunos  amigos,  en  el  patio  se  reían  de  los  profesores.  
b) Con  barro,  se  moldea  más  fácilmente  con  plastilina.  
c) Científicamente,  ese  experimento  es  humanamente  controvertido.  
 
22  
¿Cuál  es  la  diferencia  en  el  funcionamiento  de  las  oraciones  causales  siguientes?  
 
a) Se  casará  por  la  iglesia  porque  es  creyente.  
b) Se  casará  por  la  iglesia,  porque  es  creyente.  
 
23  
Identifica  tema  y  rema,  y,  en  su  caso,  foco  y  tópico  en  los  siguientes  enunciados.  Se  
da  resuelto,  como  ejemplo,  el  enunciado  (0).  
 
0. No  se  lo  dijeron  a  JUAN.  
[‘no   se   lo   dijeron’   es   tema;   ‘a   JUAN’   es   rema   y   foco;   no   hay   tópico   ni,   por   tanto,  
comentario  en  este  enunciado.]  
 
1. A  Ramón,  ¿quién  le  dijo  que  viniera?  
2. Si  no  vienes,  el  paquete  se  lo  llevaré  a  tus  padres.  
3. EL  COCHE  arreglaron  los  mecánicos.  
4. Si  alguien  puede  ayudarte  es  Amalia.  
5. En  cuanto  a  cómo  me  enteré,  la  que  me  avisó  fue  Encarnita.  
 

40
Lingüística. Tema 7. Sintaxis.

24  
Efectúa  un  análisis  en  constituyentes  inmediatos  de  la  siguiente  oración:  
 
Los  niños  que  viven  en  verano  en  la  urbanización  de  los  vecinos  echaron  agua  en  
el  depósito  de  gasolina.  
 
25  
¿Dónde  hay  transposición  en  los  siguientes  ejemplos?  Identifica  el  transpositor  y  el  
transponendo  en  cada  caso:  
 
1. Invita  a  la  chica  que  quieras.  
2. Espera  que  lo  llames  cuanto  antes.  
3. Nos  hemos  quedado  sin  electricidad.  
4. Es  un  vehículo  de  granjero.  
5. El  bueno  es  mío.  
6. Echó  agua  a  las  flores  amarillas  y  cambió  el  tiesto  de  las  de  la  jardinera.  
 
26  
¿Cómo   puede   describirse   la   estructura   de   la   oración   de   relativo   en   el   siguiente  
ejemplo  según  la  teoría  de  la  transposición?  
 
  Entrégale  la  carta  al  que  te  encuentres  en  el  despacho.  
 

41