Está en la página 1de 16

NARCOTRAFICO- Operan cinco carteles

mexicanos en Perú
Fecha: 24/07/2006
Página Web: http://www.offnews.info/verArticulo.php?
contenidoID=5230

El cartel de Tijuana repuntó en Lima esta semana, tras el asesinato de un juez (1) que

procesaba a 25 narcotraficantes mexicanos, colombianos y peruanos miembros de este

cartel.

En el Perú operan cinco carteles mexicanos que se llevan del país miles de toneladas

de clorhidrato de cocaína, informó el Director Antidrogas de la Policía, general Carlos

Olivo.

``En estos once años, la policía antidrogas y las instituciones que combatimos el

narcotráfico hemos descubierto una veintena de casos que nos muestran a cinco

carteles mexicanos trabajando en el Perú: Tijuana, Guadalajara, Sinaloa, Guanajuato y

Juárez'', manifestó Olivo en declaraciones publicadas el domingo por el diario La

República del Perú ( 2 ) .

El cartel de Tijuana salió nuevamente a la luz debido a que el miércoles fue asesinado

en un restaurante de Lima el juez Hernán Saturno Vergara, que procesaba a 25

narcotraficantes mexicanos, colombianos y peruanos miembros de este cartel.

El presidente electo Alan García opinó el sábado sobre el caso y dijo que dichos

procesados deben ser juzgados en sus países de origen.


Estas personas fueron detenidas el 2002 por un cargamento de 1,7 toneladas de

cocaína que, según la policía, iba destinada a México para posteriormente llegar a

Estados Unidos.

Olivo afirmó que el Perú se ha convertido en uno de los abastecedores de este grupo

de narcotraficantes.

``Un 55 a 60% de la droga que va a México sale de Colombia. Perú aporta del 30 al

32%, unas 70 u 80.000 toneladas de clorhidrato de cocaína, la mayor parte de la

producción nacional. El resto lo provee Bolivia'', indicó.

El jefe policial precisó que se ha ``destruido parte de estas organizaciones y

decomisado gran cantidad de droga, lo que habla del trabajo policial, pero, cierto,

indica un incremento de la actividad de los carteles mexicanos''.

Manifestó que la ayuda externa ``es vital'' para la lucha contra el narcotráfico, pero

señaló que el apoyo, que proviene de Estados Unidos, Inglaterra y Alemania, ha ido

decreciendo.

``En el 2004 (la ayuda) fue de alrededor de 200 millones de dólares y el año pasado

sólo de 110 millones de dólares'', señaló.

El presidente de la comisión antidrogas Devida, Nils Ericsson, dijo el sábado que el

Perú requiere 300 millones de dólares para erradicar los cultivos ilegales de hoja de

coca en un plazo de cinco años.


Los capos: Benjamín Arellano Félix (cartel de Tijuana), Joaquín Guzmán Loera (cartel

de Sinaloa), Osiel Cárdenas Guillén (cartel del Golfo), Rafael Caro Quinteros (cartel de

Guadalajara) y Ricardo García Urquiza (cartel de Juárez).

(1) - Diario La República, Perú, viernes 21 de julio de 2006

Juicio a narcos tendrá que empezar de nuevo

SOSPECHOSOS COMUNES • Miembros de la filial peruana del cartel de Tijuana

aparecen como los principales "beneficiarios" de la ejecución del magistrado • El doctor

Saturno Vergara intervenía en 61 procesos, de los cuales 19 tendrán que ser

reiniciados.

Las autoridades aún no descartan ninguna posibilidad, pero por la modalidad del

crimen y las consecuencias que genera, el cartel de Tijuana se presenta como el

principal sospechoso del asesinato del vocal superior Hernán Saturno Vergara.

La presidenta de la Corte Superior de Lima, María Zavala Valladares, informó que el

magistrado Saturno intervenía en 61 procesos judiciales, de los cuales 19 tendrán que

comenzar de nuevo, incluido el caso del cartel de Tijuana.

La mayoría de estos procesos están relacionados con el narcotrafico y en más de uno

aparece implicada la peligrosa organización mexicana de las drogas.

Al tener que volver a repetirse el juicio público, los 34 integrantes del cartel de Tijuana

encarcelados en el Perú tienen la oportunidad de ser liberados en los próximos meses

por exceso de detención sin sentencia. El juicio continuará, pero ellos lo afrontarían

probablemente con arresto domiciliario, lo que les daría la posibilidad de fugar del país.
Además, el asesinato de Saturno presenta las características propias de las ejecuciones

del cartel de Tijuana. Hace unos meses, Jesús Blancornelas, codirector de la revista

Zeta, publicada en Tijuana, comentó a un periodista de La República que cuando los

hermanos Arellano Félix empiezan a ser juzgados por sus crímenes en algunas de las

zonas donde operan, "suelen matar a un juez para infundir temor. Luego atacan a los

periodistas", aseveró.

"Si las autoridades y la sociedad no hacen nada para enfrentar decididamente a los

narcotraficantes en ese primer momento, si muestran dudas, después será más difícil

llevarlos ante la justicia", señaló Blancornelas.

Era el más vulnerable

¿Sabía el magistrado Hernán Saturno Vergara que su vida estaba en peligro? Parece

que no, lo que explica por qué pidió al policía que lo resguardaba que se retirara a su

domicilio para luego él continuar con su rutina diaria.

Saturno salió de la sede judicial de la Av. Abancay junto a su primo Hugo Miguel

Vergara y un amigo fiscal, caminando, entre bromas y comentarios de las actividades

del día.

Lo hacía desde hace dos años. “Tengo la impresión de que lo han ‘reglado’ (estudiado

sus movimientos). De los tres vocales que juzgan al cartel de Tijuana, era el más

vulnerable por su rutina y podía ser atacado en cualquier momento”, comentó un

abogado y amigo del magistrado que pidió no ser identificado.

Los magistrados de la Primera Sala Penal de Reos en Cárcel, donde trabajaba Hernán

Saturno, dicen que no habló de amenazas contra su vida y comparten la opinión del

abogado antes mencionado. Lo mismo indican la presidenta de la Sala del caso


Tijuana, Carmen Rojassi Pella, y el vocal Carlos Escobar Antezana, quienes junto a

Saturno procesaban a los narcotraficantes.

Lo único que ahora llama la atención es que esa tarde, horas antes del asesinato, se

despidió con abrazos y besos del personal femenino de la Sala, diciéndoles que se iba

de viaje, pero que regresaría pronto y con regalos para todas.

Hernán Saturno era un magistrado de carrera. Fue una de las víctimas de la purga

judicial de 1992 que ejecutó el dictador Alberto Fujimori, cuando Saturno se

desempeñaba como juez de primera instancia en el 39º Juzgado Penal de Lima.

El dos de enero del 2001 reingresó al Poder Judicial, hasta el 28 de agosto del 2002,

fecha en que no fue ratificado en el cargo por el Consejo Nacional de la Magistratura.

El 27 de octubre del 2004 volvió a ser reincorporado mediante un hábeas corpus, y en

enero del 2005 lo promovieron a vocal superior.

Vieja modalidad

El cartel de Tijuana es una de las organizaciones de narcotraficantes más importantes

del mundo, luego de la desaparición de los carteles colombianos. Casi toda la

marihuana, mucha de la cocaína y parte de las metanfetaminas que compran los

consumidores estadounidenses es proveída por este grupo.

Enemigos jurados

La organización es dirigida por los hermanos Arellano Félix. Ellos utilizan las enormes

ganancias del negocio de las drogas para sobornar a policías, magistrados y

autoridades políticas, y cuando eso no es posible actúan sus sicarios, reclutados entre

ex militares guatemaltecos y pandilleros de la Mara Salvatrucha. La violencia es el


mecanismo de control preferido por los Arellano Félix para mantener a raya a posibles

competidores, autoridades y periodistas.

Según reportes de la policía, el cartel de Tijuana empezó a operar en el Perú desde

1982, en los valles del Huallaga, Monzón, Apurímac y Ene, desde donde trasladaban la

droga a la costa para transportarla por barco.

El ocho de junio del 2002, la policía incautó en Chimbote un cargamento de 1,760 kilos

de cocaína que iba a ser enviado por mar a México. En las semanas siguientes se

estableció que detrás de ese embarque se encontraba el cartel de Tijuana.

Por ese hecho fueron detenidas 54 personas, de las cuales hoy 26 están en cárcel,

siete afrontan juicio en libertad y los 21 restantes están prófugos.Las investigaciones y

el proceso judicial han avanzado lentamente. Los narcotraficantes han buscado obtener

su libertad antes de llegar a proceso judicial.

En abril del 2005, el fiscal superior Pablo Livias formuló acusación contra 48

integrantes del cartel de Tijuana en el Perú, entre ellos los presuntos cabecillas Helbert

Salinas Suárez, Nelson Paredes Ortiz, Marco Cano González, Libardo Montealegre y

Miguel Morales Morales. Livias solicitó para los principales implicados la pena máxima

de 35 años de prisión.

En junio del 2005, estuvieron a punto de lograr su libertad, pero los vocales Carlos

Escobar, Saturno Vergara y Aldo Figueroa les impidieron alcanzar su objetivo. Estos

magistrados decidieron que por ser un peligro para la sociedad, la detención

preventiva debía ampliarse hasta febrero del 2007. En setiembre pasado, el vocal

Figueroa fue reemplazado por Carmen Rojassi Pella, que desde esa fecha dirige el

juicio.
Zavala Valladares anunció que el tribunal de tres magistrados será completado con la

vocal Pilar Carbonel. Al reconstituirse el tribunal, el próximo martes darán por

quebrado el juicio y en los siguientes días fijarán nueva fecha para comenzar todo de

nuevo. “Por el papeleo que hay que hacer, el juicio podría estar recomenzando a fines

de agosto o en la primera semana de setiembre”, afirmó Carmen Rojassi, quien dirigirá

el nuevo juicio al peligroso cartel de Tijuana.

“Repudiamos y protestamos por este hecho de sangre que terminó con la vida del

doctor Hernán Vergara, pero que sepa la sociedad que no nos vamos a asustar, que

seguiremos administrando justicia”, afirmaron Zavala y Rojassi.

Suegro de vocal afirma que sí recibió amenazas

El vocal superior Hernán Saturno Vergara había recibido amenazas de muerte, aseguró

su suegro Máximo Huertas. “Él tenía la seguridad de que lo perseguían. Estaba

asustado cuando me dijo que lo iban a matar”, insistió el acongojado familiar del

extinto magistrado.

“Recibió varias llamadas esta semana, se le veía muy preocupado”, agregó el anciano

en el velatorio del vocal de la Primera Sala Penal de Reos en Cárcel. Poco después del

crimen, Ana María Huertas también afirmó que su esposo recibió varias llamadas

telefónicas intimidatorias.

Sin embargo, el coronel Máximo Gadea, jefe de la División de Seguridad de

Dignatarios, puso en duda estas versiones brindadas por la familia del vocal victimado.

Explicó que Hernán Saturno actuó con mucha tranquilidad y confianza al pedir a su

agente de seguridad que se retirara a su base porque tenía que reunirse con un

familiar y un fiscal en un restaurante del centro de Lima.


“Presumimos que el doctor no recibió amenaza alguna porque si soy magistrado y veo

que mi vida peligra, tengo que adoptar mis medidas de precaución y hacer conocer a

los custodios para que estén alertas”, señaló Gadea.

El suboficial PNP, Ricardo Dulanto Palsa, asignado a la seguridad del vocal Hernán

Saturno, fue interrogado en la División de Homicidios, hasta las 3:00 de la madrugada.

También declaró el suboficial superior Martín Vílchez Moreno, otro de los encargados

de la custodia.

El coronel Máximo Gadea informó que esta unidad dispone de 310 agentes para dar

protección a 131 jueces y fiscales que ocupan cargos de responsabilidad y riesgo, en

diferentes dependencias judiciales.

Sicarios

Mortal. El vocal Hernán Saturno Vergara recibió cuatro disparos en el tórax, abdomen,

mentón y el hombro derecho. El crimen fue cometido con una pistola de calibre 7.65

milímetros con silenciador.

Coincidencias. Los asesinos fugaron en una motocicleta de color negro. La policía

observó que el crimen tiene las mismas características del asesinato de Jesús Flores

Matías, el sicario testigo en el juicio al empresario Fernando Zevallos.

(a) Han amenazado a dos fiscales

La fiscal de la Nación, Adelaída Bolívar, informó que dos fiscales, uno del área de

antiterrorismo y otro del sistema anticorrupción, han recibido amenazas contra su vida

en los últimos meses por las investigaciones que están realizando.


Bolívar no indicó los nombres de los magistrados amedrentados. Solo precisó que

recibió en su despacho ambas denuncias y que las derivó al Ministerio del Interior para

las indagaciones respectivas.

La fiscal de la Nación lamentó el asesinato del vocal superior Hernán Saturno Vergara e

invocó al Ministerio del Interior aumentar la seguridad de los fiscales y jueces que

tienen a su cargo casos de corrupción, narcotráfico en la modalidad de bandas

organizadas y terrorismo.

“Los riesgos los asumimos como parte de nuestro trabajo, pero hay que dotar de

seguridad a los magistrados para que puedan desarrollar su función con toda

tranquilidad”, manifestó Adelaida Bolívar.

La fiscal también precisó que ya se iniciaron las investigaciones del asesinato del vocal

Saturno Vergara.

( 2 ) - Diario La República, Perú, domingo 23 de julio de 2006

"Cinco carteles mexicanos de la droga operan en el Perú"

Entrevista al Gral. Carlos Olivo • Insólito e increíble, pero la Policía Antidrogas, la

principal entidad operativa para el combate contra el narcotráfico, no puede intervenir

en los puertos del Perú que hoy son la principal vía de salida de la droga que se

produce en los valles del Huallaga, el Ene y el Apurímac.

–Desde la captura de la banda de “Los Norteños” en Paita (1995), hasta la intervención

de la nave “Linda Rocío” en alta mar (febrero último), se han destapado diversas

remesas de droga con destino a México, ¿cómo explica, general Carlos Olivo, esta

persistente actividad de los carteles mexicanos en nuestro país?


–En estos once años, la policía antidrogas y las instituciones que combatimos el

narcotráfico hemos descubierto una veintena de casos que nos muestran a cinco

carteles mexicanos trabajando en el Perú: Tijuana, Guadalajara, Sinaloa, Guanajuato y

Juárez. Hemos destruido parte de estas organizaciones y decomisado gran cantidad de

droga. Lo que habla del trabajo policial, pero, cierto, indica un incremento de la

actividad de los carteles mexicanos.

–Esa “gran cantidad de droga decomisada” de que usted habla, ¿qué porcentaje

representa del total producido en Perú?

–El año pasado decomisamos cerca de 20 toneladas. Este año vamos por las 11 mil

toneladas (Naciones Unidas estimó una producción de 140 toneladas de cocaína para

Perú el 2005). Hay que incluir la droga que no llega a ser droga, sea por la

erradicación de cultivos –el año pasado erradicamos 10 mil hectáreas– o por la

destrucción de laboratorios clandestinos y pozas de maceración o requisa de insumos

químicos. Contando todo esto, estamos en un 20 a 23 por ciento del potencial de

droga retenida por decomiso o interdicción. En agosto del año pasado encontré 10 por

ciento.

–Pese a este avance, estamos hablando de un 80 por ciento de droga que va al

narcotráfico, y que, según se sabe, sale principalmente por el mar. ¿Qué facultades

tiene la policía antidrogas para intervenir en los puertos?

–Sólo tenemos acceso a un solo puerto: Callao, y en ese puerto, a un solo almacén, el

número once. Y esto, gracias a un convenio con aduanas que viene de hace más de

diez años. No existe convenio para ninguno de los demás puertos, y son veinte. No hay

presencia policial ni en Chimbote, ni en Paita, ni en Salaverry, ni en Ilo.

–¿La Policía no revisa los contenedores en los puertos?


–Eso no es permitido a la Policía Nacional, solo al personal de aduanas. Y los de

aduanas tampoco revisan todo, solo un 30 por ciento de los contenedores. El 70 por

ciento restante, no.

–¿Y la Dirandro se ha quedado con las manos cruzadas?

–No, señor. El año pasado hemos elaborado un anteproyecto de ley y lo he elevado a

mi comando y al ministro del Interior para que sea presentado al Congreso. Pedimos

que se autorice la presencia de la policía en todos los puertos y aeropuertos sin

necesidad de convenios. Una copia he entregado a la Comisión de Transferencia del

sector del próximo gobierno.

–¿Está la Marina –actualmente a cargo de los puertos–, capacitada para combatir el

narcotráfico?

–El tema no es de capacitación sino de coordinación. Tenemos reuniones constantes

con la Dirección General de Capitanías de Puertos (DICAPI) de la Marina de Guerra,

con el Ministerio Público y Relaciones Exteriores. Una de las más recientes, para ver el

caso “Linda Rocío” (nave peruana capturada el 8 de febrero último por guardacostas

norteamericanos 800 millas náuticas al oeste del puerto de Paita, llevaba 3 toneladas

de cocaína). Allí conocimos los requisitos, pautas y criterios para la intervención de la

droga en alta mar.

–¿Las autoridades peruanas detectaron este caso?

–No. Lo detectó la DEA y ésta dio aviso y solicitó autorización a la DICAPI para

intervenir la nave. Pero la embarcación fue hundida.

–¿”Linda Rocío” se dirigía con droga a México?


–No. “Linda Rocío” era una intermediaria. Había zarpado de Chimbote e iba a dar

alcance en alta mar a una “nave nodriza” para entregarle el cargamento de droga.

Otras embarcaciones hicieron lo propio desde diferentes puertos, no solo del Perú sino

de otros países del norte, inclusive de América Central. La “nave nodriza” recogía la

droga y la transportaba a aguas internacionales donde esperaban otras naves que a su

vez la transportarían a otros destinos.

–¿Perú es el principal abastecedor de los carteles mexicanos?

–Un 55 a 60 por ciento de la droga que va a México sale de Colombia. Perú aporta del

30 al 32 por ciento (unas 70-80 mil toneladas de clorhidrato de cocaína, la mayor

parte de la producción nacional). El resto lo provee Bolivia. Ahora, también están

interesadas en la droga peruana organizaciones de Holanda, Sudáfrica, Medio Oriente,

Rusia, Afganistán. Ellos escogen otra vía que no es México sino Chile y Argentina,

luego atraviesan el Atlántico o vuelan a España, y de España a otros países.

–¿Qué tipo de droga se ex-porta?

–Cien por ciento cocaína, o sea, clorhidrato de cocaína. Ahora, en las mismas zonas de

producción se han montado laboratorios rústicos para la transformación de la pasta

básica de cocaína a clorhidrato de cocaína. Pero también los hay en Lima. En la costa

los laboratorios son más sofisticados y es más fácil sacar la mercancía por los puertos.

En lo que va del año, hemos destruido más de 250 laboratorios en las zonas de

producción, en los valles del Huallaga, Ene y Apurímac. Gracias a la detección del

sistema de inteligencia policial.

–¿De la Dirandro?
–No solo de la Dirandro, sino de toda la inteligencia policial y la Dirección de

Inteligencia del Ministerio del Interior (Digimín). También el equipo de inteligencia de

la DEA y de Gran Bretaña.

–¿Cuán importantes son los recursos que el Estado destina para combatir el

narcotráfico?

–Yo sólo puedo responder por lo que recibe la Policía Nacional para combatir el

narcotráfico. Es un equivalente al 2 por ciento del Presupuesto de la Policía Nacional

que es un subpliego del Ministerio del Interior. Hay otros estamentos del mismo sector

como Digimín que reciben sus propias partidas. Aparte hay otros entes estatales que

participan en esta labor: el Ministerio Público, Relaciones Exteriores y otras que son

centralizadas en Devida.

–¿Cuán importante es la ayuda externa?

–Es vital. Sin embargo, de un tiempo a esta parte, la ayuda externa ha ido

decreciendo. En el 2004 fue de alrededor de 200 millones de dólares y el año pasado

sólo de 110 millones de dólares.

–¿Cuánto le toca a Dirandro?

–Si del Estado recibimos el 2 por ciento del Presupuesto de la PNP, diremos que la

ayuda externa es equivalente a un 30-40 por ciento de ese mismo presupuesto. No

solo recibimos ayuda de los norteamericanos sino de los británicos y alemanes.

–¿Qué es lo más útil y lo que más necesitan?

–Transporte aéreo. Los Estados Unidos nos proporcionan 24 helicópteros H-2, flota que

es administrado por ellos, pero las naves son manejadas por pilotos peruanos. Son
muy útiles para las labores de interdicción y de erradicación. Lo que requerimos con

urgencia son unidades móviles para el transporte por tierra en la selva. Las camionetas

cuatro por cuatro con que contamos son abiertas, somos un blanco fácil. Necesitamos

vehículos blindados, doblemente protegidos, como los que se usan en Lima para

trasladar dinero.

(a) Perfil -Carlos Olivo Valenzuela. General de la Policía Nacional. Director Antidrogas,

desde agosto del 2005.

Policía y médico. Es médico gineco-obstetra y magíster en Medicina Legal y Ciencias

Forenses.

Amenazado. En setiembre del año pasado, a un mes de asumir la jefatura de la

DIRANDRO, fue abaleado presuntamente por sicarios del narcotráfico.

La mafia al ataque. También el personal de Dirandro ha sido objeto de amenazas y de

incursiones en sus domicilios.

(b) Lupa a hoteles, casinos y farmacias

–Hoy, Perú es el tercer destino para las inversiones mexicanas en Sudamérica,

después de Argentina y Brasil. Preguntamos al jefe de la Dirandro: ¿qué ha detectado

tras este "boom" la División de Investigación Financiera de la Policía Antidrogas?

–Hemos encontrado un crecimiento curioso de tres tipos de empresas: casinos,

farmacias y hoteles. De la noche a la mañana, en un corto tiempo, en un caso en dos

años, la cantidad de establecimientos de estos tres tipos han proliferado en Lima y en

todo el Perú. Se ha incrementado el número de locales y la magnitud de sus

movimientos económicos. Estamos en plena investigación. La hipótesis es que podría


tratarse de negocios de fachada para el lavado de dinero proveniente del tráfico ilícito

de drogas.

–¿Cómo afronta el problema de la corrupción en un área tan expuesta a las

tentaciones?

–Para investigar y sancionar este tipo de delitos y faltas, la Policía Nacional cuenta con

una Dirección Anticorrupción. Actuamos preventivamente. Fomentamos programas de

bienestar e incentivos, los que –de paso, reconozco– han contado con el apoyo del

director general de la PBNP y del ministro del Interior. Organizamos programas de

salud y de bienestar para el personal policial y sus familiares, compensamos el buen

desempeño con permisos y otros beneficios. Le damos especial importancia a la

motivación.
Fuentes: Milenio y La República

Offnews.info (Argentina)