Está en la página 1de 2

EL CABALLERO DE LA CARRETA Y OTELO

Por una parte tenemos a “El caballero de la carreta” publicado en el año 1170 y escrito por
el poeta, escritor y novelista francés Chrétien de Troyes,y concluido por Godefroi de Leigni. Si bien
escasean los datos biográficos sobre Chrétien de Troyes, la novela se apega al esquema de la literatura
del medievo, es decir, encontramos rasgos característicos de la sociedad de entonces bien delimitados
al momento de leer la obra: el feudalismo y sus estamentos: a) La nobleza: grupo social con fuerza
política y militar, que ejerce su dominio sobre los vasallos, a quienes les presta protección y cede sus
tierras a cambio de mano de obra y tributos; b) el clero; y c) el pueblo llano: que conforma a los
estratos inferiores de la sociedad. Estas características son muy marcadas ni bien comienza la novela:
“Así que en una fiesta de la Ascensión había reunido el rey Arturo su corte, tan rica y hermosa como
le gustaba, tan espléndida como a un rey convenía… en tanto, Keu, que había dirigido el servicio de
mesas, comía con los condestables.

Esta novela se trata de una novela caballeresca como eran muy comunes en su época. Los
principales componentes de la novela son una estructura abierta y flexible: nada termina, todo puede
extenderse y puede tomar cuántos caminos quiera el autor. Los caballeros combaten para demostrar
su valía y habilidad con las armas.

Una de las principales características de la novela de caballería es que cuenta con una
estructura episódica donde el héroe pasa por distintas pruebas para conseguir alguna honra reservada
para el mejor caballero de su tiempo, casi siempre la motivación principal del caballero es el amor:
“Aquel que sólo y por su propia fuerza consiga levantar esta losa, liberaría a aquellos y aquellas que
yacen en cautividad en la tierra donde no sale nadie, ni siervo ni gentilhombre, una vez que ha
penetrado en ella”

Chrétien de Troyes le da a la pasión amorosa una gran influencia: la mayoría de las acciones
de los caballeros están motivadas por el amor o por la búsqueda del equilibrio amor/caballería. El
amor está por encima de la lealtad al rey, Lancelot ya está completamente entregado a la voluntad de
Ginebra. A su vez, se va haciendo evidente con el pasar de la historia que el amor hace a los caballeros
más fuertes y valerosos; la dama es importante para esforzar al caballero en medio de un combate.

En el caso de esta obra en particular, Lancelot tiene una interacción mayor con personajes
femeninos: damas y doncellas ya sean auxiliares o necesitadas.

Los caballeros retratados en esta obra son hombres refinados en todos los ámbitos: en los
encuentros armados, ante sus compañeros y ante sus superiores. Incluso mientras combate a muerte,
el caballero no pierde su educación y manera gentil.
Otra característica de los personajes protagonistas en la novela de caballería y que se hacen
evidentes en El caballero de la carreta, es la actitud de los caballeros guiada por el deseo de servir a
dios y obedecer las reglas ya impuestas por el clérigo. El caballero no busca la conquista de una dama,
sino disfrutar de una cercanía con Dios o garantizar su salvación después de morir.