Está en la página 1de 2

Estefany Ramírez Saldarriaga ID.

000410466
NRC 19653

La ética en los proyectos de intervención social.

Los proyectos de intervención social se encargan de “intervenir espacios en los


que se hayan presencias de fenómenos relacionados con la vulnerabilidad, la exclusión
y la desprotección, en el cual se busca otorgar un lugar de referencia a la reflexión en
el entorno” (Erauskin, S.F). Al hablar de intervención social se ha de tener en cuenta el
trabajo por, con y para con las personas de manera directa e indirectamente, lo cual
implica tener en cuenta en los objetivos una reflexión en cuanto a los principios éticos
tanto desde los derechos humanos y dignidad humana y la deontología profesional.

Si hablamos de hacer una reflexión de la ética se ha de tener en cuenta que esta


no se hará solo desde la deontología del profesional, en la cual se tiene en cuenta la
autonomía como medio de crecimiento de las personas y colectivos sociales, la
beneficencia al hacer el bien y se eficaz en la intervención, la no maleficencia al evitar
el mal o el no causar efectos secundarios que no se puedan manejar, la justicia social al
tratar a todos los participantes por igual, la confianza al mantener una buena base en la
relación profesional, también mantener la confidencialidad por seguridad de todos los
participantes y el autointerés razonable al cuidar de sí para poder trabajar en el cuidado
y protección del otro, ya estas están establecidas en el código deontológico del
psicólogo y suele hacer mayor referencia a el interventor más que a la intervención
como tal .

La intervención psicosocial está dirigida al ser humano en la cual se establece


una “guía” de tratamiento de lo que está bien o está mal, en la que prima el respeto
hacia el ser humano, a su moral e integridad física e intelectual; según de La Red,
como se citó en (Erauskin, S.F) “entendemos que la función de la ética es la de
reflexionar y sugerir valores y criterios que han de respetarse individual y socialmente”.
Estefany Ramírez Saldarriaga ID.000410466
NRC 19653

Haciendo referencia a lo anterior Alipio Sánchez, (2007) menciona el sistema


de valores sociales y comunitarios para tener en cuenta en las intervenciones, estas son
la justicia social como valor básico dedicado al cubrimiento de las necesidades básicas
y distribución equitativa del poder, el compromiso social al demostrar el interés por los
mas débiles y necesitados, el desarrollo humano, el empoderamiento como la capacidad
de poder que poseen las personas, el derecho a la diferencia como el reconocimiento a la
diversidad personal y social, la participación social al ejercer su capacidad de decidir, la
solidaridad como valor básico en cuanto a las relaciones con el otro, comunidad y
eficacia dándole a esta ultima la primacía a los resultados de la intervención y al uso de
métodos adecuados en esta.

Al tener en cuenta la integralidad de los dos aspectos éticos explicados


anteriormente, ósea, el código deontológico del psicólogo para el ejercicio del
profesional que va a intervenir, como los valores que se deben de tener en cuenta en el
tratamiento con las comunidades se lograra obtener una fuerte base para el
desenvolvimiento adecuado de los interventores en la comunidad, disminuir
consecuencias adversas, y tener mayor eficacia en el resultado de la intervención.

Referencias.

Colegio Colombiano de Psicologos. (2009). Deontología y bioetica del ejercicio de la psicología


en Colombia. Bogota : JAVEGRAF.

Erauskin, B. E. (Sin Fecha ). LOS VALORES ÉTICOS DE LA INTERVENCIÓN SOCIAL EN EL ESPACIO.


Departamento de Trabajo Social y Sociología, campus Donostia-San Sebastián, 1-10.

Vidal, A. S. (2007). Manual de psicología comunitaria: un enfoque integrado. Madrid : Ediciones


Piramide.