Está en la página 1de 8

La importancia de la meliponicultura en México, con énfasis en la Península de Yucatán

Jorge A. González Acereto

Cuerpo Académico de Apicultura Tropical, Departamento de Apicultura, Campus de Ciencias Biológicas y


Agropecuarias – UADY.

Introducción elaborados dedicados a las abejas, no contaban


con un sistema estructurado que permitiera la
Un recurso de gran importancia en los trópicos concentración de nidos de abejas sin aguijón al
del mundo, son las abejas sin aguijón que repre- exterior de la selva, específicamente cerca de o
sentan “salud ambiental” para los ecosistemas dentro de poblaciones, como sucedió con las
donde habitan y equilibrio en la medida que par- culturas sedentarias avanzadas del trópico me-
ticipan activamente en los procesos de polini- soamericano.
zación de la mayoría de las plantas con flores.
Además, estas abejas son el soporte de la cadena En México y los países Centroamericanos actua-
alimentaria que le da sentido al complejo y frágil les, existen evidencias de todo un sistema cultu-
equilibrio de la vida en selvas y bosques tropica- ral relacionado con el aprovechamiento siste-
les y subtropicales. mático de las abejas nativas sin aguijón que ha
permitido, a través de técnicas de manejo, el
Las abejas sin aguijón tienen una distribución crecimiento del inventario original de las colo-
pantropical, pero el mayor número de especies nias de especies de abejas seleccionadas para su
se encuentra concentrado en el extenso territorio aprovechamiento y explotación racional, a cifras
sudamericano, donde está presente la mayor di- muy superiores seguramente al número de las
versidad de estos insectos (más de 300 especies) colonias que poblaban de forma natural las sel-
(Ayala 1999). En su interacción con el hombre, vas.
las abejas sin aguijón pueden considerarse un
equivalente de lo que han significado las abejas Algunos escritos de los conquistadores españo-
del género Apis en los continentes europeo, asiá- les y frailes llegaron, describieron, las grandes
tico y africano, que en muchos casos este, las ha reuniones de colonias de abejas del género
hecho parte importante de su alimentación y Melipona que encontraron durante su arribo a la
proveedoras de recursos básicos insustituibles en península de Yucatán. “En Chetumal hallaron
la medida que la miel y la cera de estos insectos mucha y muy buena miel y colmenares grandes
tuvieron, y aún tienen múltiples aplicaciones en de mil y dos mil colmenas en troncos de árboles
la vida doméstica y económica de las sociedades bien hechos” (Oviedo1851). Otro ejemplo fuera
humanas que conservan su cultura. de la Península de Yucatán, se encuentra en el
códice Mendocino en el que se asienta una larga
Meliponicultura precolombina lista de las cantidades de miel que tenían que
entregar los súbditos de tierras lejanas del em-
El manejo de las abejas nativas sin aguijón, en perador Moctezuma de Tenochtitlan para su uso
forma sistematizada, parece haber sido una prác- y consumo.
tica de las culturas prehispánicas avanzadas de
Mesoamérica. Las tribus indígenas de América El origen de la meliponicultura mesoamericana
del Sur, por sus características primitivas de re- como tal, sigue siendo un enigma, aunque se
colectores y cazadores nómadas, hasta donde se tiene un reciente hallazgo de un entierro de un
tiene noticia, fueron exclusivamente recolectores personaje maya en un sitio arqueológico del
de los nidos establecidos en el bosque para la Petén (Guatemala). Se trata de una ofrenda de
obtención de los productos de las abejas como una colmena tronco (jobón) de cerámica que
la miel, el polen, y el cerumen (cera), etc. Aún tiene una antigüedad de más de mil años (Sotelo
los Paí Kaivás de Paraguay, que tienen cantos 2011, inf. per.). Representaciones en cerámica

Vol. 5. No. 1
enero – junio de 2012 34 I Bioagrociencias
Tópicos de Interés

del Dios de la lluvia (Chaac) no dejan de llenar Meliponicultores indígenas de hoy


de asombro, pues el personaje lleva en el cuello
un collar con un jobón de Melipona beecheii de La historia de la meliponicultura en México, sal-
adorno (Fig.1). vo el conocimiento que se tiene de la Península
de Yucatán, mantiene a oscuras otras regiones
del país. Sin embargo, las evidencias actuales
señalan claramente la importancia significativa
que tuvo seguramente esta actividad en el pasa-
do, y la sigue teniendo hoy. La Sierra Norte de
Puebla (Cuetzalan), las Huastecas (sobre todo la
Potosina), el Totonacapan en Veracruz, son si-
tios donde aún florece esta práctica aun cuando
se aprovecha otra especie, distinta de la especie
de abeja que se maneja en la Península de Yuca-
tán. En todos estos sitios alejados de la región
peninsular, se ven y usan, en vez de troncos
ahuecados, como colmenas, ollas de cerámica o
tinajas hechas ex profeso para este propósito
(Fig. 3).
Figura 1. Efigie en barro del dios Chaac con un jobón
como collar al cuello (cortesía de Laura Sotelo). Otros sitios, como la Sierra de Atoyac en
Guerrero, en los que actualmente se ha desper-
La importancia que alcanzaron los productos de tado entre la gente campesina productora de
las abejas nativas sin aguijón se percibe viva- café, un gran interés por la meliponicultura mo-
mente en las ilustraciones del códice Tro Corte- derna, tienen un patrimonio cultural aparente-
siano de Madrid (Fig. 2) donde deidades mayas mente aún mas escaso debido probablemente a
como Chac están realizando prácticas racionales la falta de información, que seguramente quedó
meliponícolas, tal es el caso del manejo de las olvidada en el pasado. La cultura maya selec-
colmenas en jobón y la cosecha de miel. Tam- cionó una especie de abeja sin aguijón de las 17
bién están descritos algunos depredadores y que viven en forma natural en la Península de
amenazas a las que están expuestos los colme- Yucatán. La especie es Meli-pona beecheii,
nares muy gráficamente. Las abejas están repre- conocida en lengua maya yuca-teca actualmente
sentadas de manera extraordinaria en este docu- como Xunaan-Kab, Koolel-Kab o Pool-Kab
mento antiguo. (según la región peninsular). Esta misma especie
responde al nombre de Ajau-chab, y Suk-ajatié
entre los mayas choles, chontales y tzeltales de
Tabasco y Chiapas.

A B

Figura 2. Ilustración de un fragmento del códice Tro Figura 3. Colmenar yucateco, con colmenas tronco (A),
Cortesiano (www.ucm.es/BUCM/blogs/otraslecturas/584. colmenar huasteco, con colmenas tinaja (B), cortesía de
Museo de América). Claudio Manzo.

Vol. 5. No. 1
enero – junio de 2012 35 I Bioagrociencias
Tópicos de Interés

En la actualidad, se puede observar en las re- teca potosina. En la (Fig. 4) se puede observar la
gines del trópico mexicano señaladas antes distribución en el país de las principales zonas
(exceptuando a la Península de Yucatán), que la donde aún persiste la meliponicultura.
actividad meliponícola se ha estado realizando
con otro género de abeja, Scaptotrigona mexi-
cana, denominada en lengua nahua “Pisil Nek-
mej”, y en lengua totonaca “Táxkat. Entre los
meliponicultores de la huasteca recibe el nombre
de Yakeme (Manzo 2009). Esta tiene un nicho
productivo similar al ocupado por M. beecheii D
en la Península de Yucatán. Hay información
obtenida de las personas de esas localidades que
afirma, que sí trabajaron en el pasado con una A
abeja del género Melipona también, pero actual- B
mente quedan pocas evidencias, y esta práctica C
en particular con ese tipo de abeja, desapareció.

Otro caso interesante se encuentra en la costa


Figura 4. Regiones meliponícolas de México, Península de
chica de Guerrero donde la literatura cita la Yucatán (A), Tierras bajas costeras del Golfo (B), La
presencia de Melipona beecheii. Sin embargo, Cuenca del Río Balsas (C) y Tierras bajas de la costa del
las personas que se han consultado de esta Pacífico (D). Tomado de González et al. (2006).
región no recuerda a esta abeja en particular. En
el mismo sitio, en la Sierra de Atoyac de Álva- Ceremonias, rituales y prácticas sanadoras
rez, es del conocimiento de muchos que desde relacionadas con la meliponicultura que han
los 600 msnm, se encuentran Melipona, M. sobrevivido
fasciata, conocida especialmente como “Colme-
na Real” que actualmente está siendo cultivada. No hay mucha información sobre los remanentes
Ahí mismo se está aprovechando a la par, una cosmogónicos que envuelven las prácticas ritua-
abeja del género Scaptotrigona, S. hellwegerii, les dedicadas a las abejas sin aguijón en México,
a la que se denomina comúnmente como “Abeja excepto en la Península de Yucatán, en donde
bermeja” cuya producción de miel es muy acep- aún se realizan ceremonias rituales como el “U
table y de excelente calidad. Jaanli kab” (la comida de las abejas), y el “U
jeets luumil kab”(las condiciones ideales para la
La falta de información sobre nombres indígenas producción de miel), las cuales son primicias pa-
para estas abejas en esta región, puede estar rela- ra favorecer el buen tiempo y las buenas flora-
cionada con la pérdida cultural de las poblacio- ciones del campo para la siguiente temporada de
nes, principalmente mestizas, y es significativo cosecha de miel, aun cuando la invocación de
ver que el perfil técnico del meliponicultor, es indulgencias a los antiguos dioses mayas por
de hechura reciente. Son personas a las que se parte del J-Men (sacerdote maya) revisten actu-
les ha despertado el interés por el manejo de almente, un carácter sincrético (se invoca al
estos insectos probablemente por su participa- Dios prehispánico, protegido con la fachada de
ción en seminarios y congresos apícolas y meli- la deidad católica).
ponícolas.
La sobrevivencia cultural del uso de los produc-
En poblaciones que conservan un fuerte acervo tos de las abejas sin aguijón entre los mayas está
cultural indígena, las especies de abejas nativas firmemente apuntalada por su participación y
sin aguijón aún son identificadas por sus nom- manejo de la herbolaria indígena. Diversas fór-
bres originales como es el caso de la Península mulas hechas con productos naturales para sanar
de Yucatán, La Sierra Norte de Puebla, la Huas- o conservar la salud, además de provenir de

Vol. 5. No. 1
enero – junio de 2012 36 I Bioagrociencias
Tópicos de Interés

principios terapéuticos contenidos en las plantas simulando las paredes de una caverna, la figura
tropicales tienen un significativo componente de esculpida de cerumen del Alux, que es cubierta
miel y/o cerumen y propóleos. Existe un enorme con otra piedra plana (simulacro de tapa) que
recetario que se ha transmitido oralmente a tra- enseguida es enterrada. El sacerdote maya riega
vés de los siglos, y los depositarios de este cono- la tierra alrededor de la “morada artificial pre-
cimiento ancestral, son los curanderos mayas y parada” para el Alux con la bebida sagrada del
las parteras. Sakab (preparado de miel de Melipona mezclada
Las invocaciones en las ceremonias rituales a con una bebida a base de maíz), de esta forma
entes sobrenaturales como los Aluxes, para pedir “alimenta” el sitio donde reposa el Alux para
su protección, participación y ayuda en el cuida- activarlo, como se alimenta y activa la naciente
do y vigilancia de las milpas o la cacería, son plántula del maíz con el agua de la lluvia que
acompañadas con ofrendas de bebidas como el cae y le proporciona energía y vida al cultivo
“Sacaj” hechas a base de maíz y miel de M. (González Acereto et al. 2011).
beecheii, y el Báalche´ bebida fermentada prepa-
rada a base de miel de la misma abeja combi- Las parteras usan la miel de las abejas Xunáan
nada con la corteza del árbol que da nombre a la Kab, para combinar sus pociones con diversas
bebida (Lonchocarpus longystilus) (Bernard y hierbas que son usadas para vaporizar, sobar, o
Lozano, 2003). preparar bebidas cálidas, para las mujeres ges-
tantes. También preparan pócimas para las
Aún en la actualidad al Alux se le reconoce co- mujeres que presentan dificultades o imposibi-
mo parte de la realidad cotidiana en las comuni- lidad para concebir. En este último caso, inter-
dades. Cortés y Sauri (2007) y los campesinos viene un factor aparentemente ajeno, que es la
mayas afirman que las cavernas cenotes y vesti- carne o la piel del venado: kéej (Odocoileus
gios de sitios arqueológicos son los lugares don- virginianus) o del Yuc (Mazama americana) que
de usualmente habitan estos entes míticos. Es es quemada, y junto con la miel y el jugo de un
interesante que a una abeja sin aguijón deno- nopal de la región, el Tzacam (Opuntia spp)
minada en maya yucateco Tajkab o Ejool conforma una bebida que restaura la fertilidad,
(Cephalotrigona sexmeniae) se le asocie “ínti- esto de acuerdo a Olga Ríos partera tradicional
mamente” con estos personajes mágicos, y su de Sotuta. Es interesante que al venado los J-
cerumen sea utilizado con fines ceremoniales Menes y las parteras de las comunidades mayas
precisamente para invocar y “activar” su presen- conceden atributos especiales de fertilidad. Un
cia, en el marco de una ceremonia que es imple- ejemplo es que si un venado entra a una milpa
mentada por el “J Men”. Se usa para este propó- cuyas plantas de maíz aún están en proceso de
sito el cerumen exclusivamente de este insecto, crecimiento, y come algo de ese maíz naciente,
y no por ejemplo de la Xunaan Kab u otra abeja el dueño lo considera de buena suerte y con un
nativa. Analógicamente, la abeja Tajkab habita significado de augurio favorable, y por ende que
como el Alux, en cavidades subterráneas, y no el maíz ese año se “logrará” muy bien. Actual-
se puede evitar relacionar esta situación con la mente se sabe que los mayas prehispánicos sa-
creencia de los antiguos mayas que concebían a crificaban venados a los dioses en las cavernas
los cenotes cavernas y cavidades subterráneas para propiciar la fertilidad de la tierra. Se encu-
como puertas de ingreso al inframundo, morada entra de nuevo entes asociados con el infra-
de una buena parte de sus dioses. mundo, venado, Alux y el Tajkab (C. Sexme-
niae) abejas como ya se señaló, que anidan en
En la ceremonia, por ejemplo del Ka xiik bi: cuevas o sartenejas.
“amarre de los vientos”, que se realiza para dar
protección a la milpa (amarrar la milpa), el J- De alguna manera la práctica de curanderos
Men excava un hueco debajo del altar preparado herbolarios y parteras convergen en la aplicación
para la ceremonia y deposita en la cavidad y el ejercicio de sus oficios de apoyo a la comu-
(previamente recubierta con piedras planas) nidad. Los J-Menes son la válvula de escape de

Vol. 5. No. 1
enero – junio de 2012 37 I Bioagrociencias
Tópicos de Interés

los productores que ven amenazada su actividad, sus condiciones en algunos casos de endemismo,
por fenómenos naturales (sequías por ejemplo) y están asociados a estas variantes ecológicas de-
la participación altruista de las parteras en las terminantes y poco flexibles. La fisiografía de-
comunidades donde el recurso de salud es limi- termina en mucho la distribución de las especies
tado y poco accesible por su costo, cumple con de abejas sin aguijón presentes en México.
una función indispensable restaurando la tran- Ayala (1999), indica que la distribución de los
quilidad en las familias y en ambos casos las meliponinos en el país está dada en tres grupos:
abejas nativas sin aguijón tienen una activa rela- 1) con amplia distribución Tropical y Subtro-
ción como ya se ha señalado. pical, 2) distribución asociada al Bosque Peren-
nifolio y 3) especies endémicas.
Las abejas nativas en México, y particularmente
en la Península de Yucatán, tienen un rico Especies de abejas sin aguijón de la Península
inventario de especies, que fueron perfectamente de Yucatán
identificadas por los pobladores mesoamerica-
nos y han representado como se ha señalado an- La Península de Yucatán corresponde a la pro-
tes un valioso recurso aprovechable. vincia fisiográfica denominada planicie costera
del Golfo de México y se caracteriza por ser una
Especies de abejas nativas sin aguijón en superficie sensiblemente plana. Su uniformidad
México y características climáticas permiten que los
meliponinos presentes en esta correspondan a lo
En México, están presentes 11 géneros y 46 que Ayala (1999) denomina de “amplia distri-
especies de la Tribu Meliponini, los géneros que bución tropical y subtropical” de acuerdo al mis-
presentan mayor número de especies son mo autor, están presentes en este ambiente 17
Plebeia (12 spp), Trigona (9 spp), Melipona (7 especies de abejas nativas sin aguijón (Tabla1).
spp), y Trigonisca (5 spp) (Ayala 1999). Es
interesante observar que las especies que habitan Tabla 1. Nombres científicos y en lengua Maya de las
las montañas de México y Centro América tie- especies de abejas nativas de la Península de Yucatán.
nen límites altitudinales adaptativos precisos,
Especie Nombre Maya
como M. fasciata que vive desde los 600 msnm.
M. beecheii Bennett Xunaan-Kab, Colel-Kab
(salvo en los montes azules de la selva lacan-
y Pool-Kab
dona en Chiapas donde parece ocupar un nicho
M. yucatanica Tsets
ecológico de menor altitud) alcanzando hasta los
Cephalotrigona zexmeniae Tajkab, Ejool
3000 msnm. Sin embargo se ha visto, que si se
Lestrimelitta niitkib Niitkib, Limón kab
trasladan sus colonias a niveles más bajos, gene-
Partamona bilineata Chooch, Xnuk
ralmente no sobreviven. Un caso significativo es
Scaptotrigona pectoralis Kantsak
que los nidos de estas abejas, habitan la sierra de
Nannotrigona Mehenbol, Bol
Atoyac de Álvarez en Guerrero, cuando es tras-
perilampoides
ladada a la población del mismo nombre que
Trigona (Frieseomelitta) Sak Xik, Xic
está al nivel del mar no prospera (Meliponicultor nigra nigra
José Mejía Catalán de Paraíso Guerrero, com. T. (Trigona) fulviventris Muul Kab
per.). Lo mismo puede decirse de Scaptotrigona T. (Trigona) fuscipennis Kuris-Kab
mexicana en Veracruz, cuando se traslada a la T. (Trigona) corvina Kuris kab
costa (Margarita Medina, com.per.). Plebeia (Plebeia) frontalis Us kab, Yaaxich
P. (Plebeia) moureana Us kab, Yaaxich
Los Meliponini ubicados en los diferentes ni- P. (Plebeia) parkeri Us kab, Yaaxich
chos de esta parte del Neotrópico responden a P. (Plebeia) pulchra Us kab, Yaaxich
exigencias biológicas y adaptativas específicas, T. (Trigonisca) maya Puup, Chachem
en ocasiones de gran fragilidad. Quizá la riqueza T. (Trigonisca) pipioli Puup, Chachem
en especies de estas abejas mesoamericanas y

Vol. 5. No. 1
enero – junio de 2012 38 I Bioagrociencias
Tópicos de Interés

Especies de abejas sin aguijón conocidas que presencia de personas dedicadas a la misma
tienen un interés económico en la Península práctica.
de Yucatán y otras partes del trópico mexi-
cano A través de la ubicación de los productores y un
inventario de sus colmenas realizado por el
Como se ha señalado con anterioridad, de las 17 Departamento de Apicultura, CCBA-UADY, ha
especies presentes en el ámbito peninsular, los permitido tener un panorama real de la situación
mayas de Yucatán seleccionaron únicamente por la que cursa esta práctica en el estado de
una especie para darle un manejo racional en sus Yucatán. En base al censo de productores
huertos y solares. M. beecheii fueron las abejas obtenido y al inventario de colmenas realizado
específicas para esta actividad. El fraile Diego por dicho departamento durante los años 2002-
de Landa que llegó a Yucatán después de la 2004, se sabe que en ese tiempo se tenían
Conquista Española dice en su obra: “La Rela- alrededor de 400 meliponicultores con un total
ción de Las Cosas de Yucatán” lo siguiente con aproximado de 4,500 colmenas en troncos
respecto a este punto: “Hay dos castas de abejas (González-Acereto et al. 2006).
aquí en Yucatán, y ambas son mas pequeñas que
las nuestras. Las mayores crían en colmenas, no Una fuerte iniciativa promovida por investiga-
hacen panal sino que ciertas vejiguitas como dores de las diferentes instituciones educativas y
nueces de cera, todas juntas unas a otras, llenas de investigación a nivel sureste principalmente,
de miel. Para castrarlas no hacen más que abrir interesados en el rescate de las abejas nativas
la colmena y reventar con un palito estas sin aguijón, ha permitido la generación de cinco
vejiguitas y así corre la miel y sacan la cera Seminarios y dos Congresos con la participación
cuando les parece. Las demás crían en los mon- cada vez mayor de productores e investigado-
tes, en concavidades de árboles y piedras, y allí res a nivel nacional en internacional (un Semi-
les buscan la cera de la cual y de miel abunda nario se ha realizado en el Salvador, y otro en
esta tierra mucho”. Guatemala). Con esto se va generando una con-
ciencia en los meliponicultores mesoamerica-
La preferencia por el cultivo y explotación de M. nos (sin descartar a los de otros sitios) de que
beecheii es patente a través de los siglos ya que tienen un espacio propio para la presentación de
los descendientes de los mayas y actuales cam- sus experiencias y trabajos y lo mismo ha
pesinos yucatecos han continuado explotando sucedido con los investigadores dedicados al es-
domésticamente de la misma forma que sus an- tudio de las abejas nativas a nivel internacional.
cestros una única especie de abeja sin aguijón.
Sin embargo también se aprovechan los recursos La Universidad Autónoma de Yucatán en su
de las otras 16 especies de abejas directamente actual Campus de Ciencias Biológicas y Agro-
en los “montes” (selvas), en la mayoría de los pecuarias imparte en la actualidad una Asigna-
casos a través de la destrucción de los nidos y/o tura de Meliponicultura dos veces al año y que
extracción conservacionista (González-Acereto ha tenido una excelente aceptación por parte de
y De Araujo 2005). los alumnos de las licenciaturas de Medicina
Veterinaria, Agroecología, y Biología e incluso
La meliponicultura contemporánea, su reali- de estudiantes extranjeros de intercambio quie-
dad y sus expectativas para el futuro nes la han cursado.

La realidad de la meliponicultura actual, la pone El desarrollo de un paquete tecnológico para


en un sitio especial respecto a otras actividades mejorar el manejo de los productores ha sido
agropecuarias en la medida de que sus actores otro de los objetivos, que el Departamento de
son un grupo de productores marginados que es- Apicultura ha generado a través de más de 20
casamente hablan español, en la extrema pobre- años para apoyar a la actividad de una manera
za, y dispersos en la geografía estatal ajenos a la eficiente. Los trabajos realizados para incorporar

Vol. 5. No. 1
enero – junio de 2012 39 I Bioagrociencias
Tópicos de Interés

a estos insectos como polinizadores a la activi- irremediablemente se pierde.


dad de la producción de hortalizas en inverna- 7) Los seminarios y congresos que permiten
deros (Palma et al. 2008) representan un esfu- el contacto entre investigadores y pro-
erzo bien retribuido, que permite eliminar el uso ductores, deben ser fortalecidos para
de abejorros (Bombus impatiens) costosos y de continuar el esfuerzo de ofrecer opcio-
alto riesgo para el ambiente. nes de desarrollo y mejoría de la activi-
dad.
Perspectivas 8) El conocimiento de las abejas sin aguijón
y la tecnología moderna en la meliponi-
1) Los intentos actuales por dar a conocer la cultura incorporadas en forma de asigna-
existencia de estas abejas, su importancia tura en el Campus de Ciencias Bioló-
como polinizadores de los ecosistemas gicas y Agropecuarias de la Universidad
tropicales y las posibles ventajas de sus Autónoma de Yucatán (única a nivel na-
productos para la alimentación y la salud cional), seguirá formando estudiantes
humana lograrán que el mercado orgá- para brindar a los futuros profesionistas
nico nacional e internacional pongan ma- egresados una alternativa de trabajo y de
yor interés en estas abejas. desarrollo profesional.
2) La venta de la escasa miel que pueden
obtener los meliponicultores de su activi- Referencias
dad a precios muy elevados y especula-
tivos, no es un beneficio real, se requiere Ayala R. 1999. Revisión de las Abejas sin
que exista conexión entre productores y Aguijón de México (Hymenóptera:
un mercado justo. Apidae: Meliponini). Folia Entomológica
3) El reducido volumen de miel que el Mexicana. Número 106, Xalapa, Veracruz,
productor obtiene beneficia económica- México. Pp.128.
mente a unos cuantos intermediarios, es Bernard MAI, Lozano CM. 2003. Las Bebidas
importante que el comercio no incluya Sagradas Mayas: El Balché y el Saká.
este tipo de enlace. Publicado en “Sincronía”, Revista Elec-
4) La participación de las instancias de trónica de Estudios Culturales del
gobierno para promover el desarrollo de Departamento de Letras de la Universidad
la actividad meliponícola es esencial y se de Guadalajara.
debería apoyar la integración de su orga- Contreras EF y Becerra GJ. 1999. Caracteri-
nización para la creación de una sociedad zación del uso de las abejas nativas
constituida legalmente que tenga voz y (Meliponinae) en dos comunidades de la
capacidad de negociación (como en el Sierra de Manantlán, Jalisco. En:
caso de los apicultores), con el fin de Memorias de Primer Seminario Nacional
recibir apoyo e información que la bene- Sobre Abejas sin Aguijón, Boca del Río
ficien técnica y económicamente. Veracruz. Pp 17-21.
5) El desconocimiento de sitios en el país Cortez J y Sauri O. 2007. Aluxes. Magia, Maíz y
donde los productores pueden acudir pa- Sangre, Riviera Maya 307. http://www.
ra promocionar y vender sus productos 307rivieramaya.com/fusioncultural/aluxes/
es otro factor de responsabilidad que de- González-Acereto JA, De Araujo FCh. 2005.
be efectuarse. Manual de Meliponicultura Universidad
6) También debe vigilarse que la capacita- Autónoma de Yucatán, Facultad de
ción quede en manos de personal técnico Medicina Veterinaria y Zootecnia, Funda-
calificado y no de oportunistas que dete- ción Produce Guerrero A. C. Mexicana. 46
rioran aún mas la situación de la melipo- pp.
nicultura, al ofrecer material biológico González-Acereto JA, Quezada-Euán JJG,
(colmenas) parasitado y debilitado que Medina-Medina LA. 2006. New Perspec-

Vol. 5. No. 1
enero – junio de 2012 40 I Bioagrociencias
Tópicos de Interés

tives for Stingless Beekeeping in the


Yucatán: Results of an Integral Program to
Rescue and Promote the Activity. Journal
of Apicultural Research 45(3): 234-239.
González-Acereto, JA, De Araujo-Freitas Ch,
González-Freyre JA. 2011. Los produc-
tos de las abejas nativas, la salud, la vida
y la magia: Elementos asociados en la
realidad comunitaria entre los campe-
sinos mayas de la Península de Yucatán.
VII Seminario Mesoamericano sobre
Abejas Nativas, Puebla, México. pp. 18-
22.
Manzo C. 2009. Informe Final de Actividades
de la Huasteca. Módulo de Abejas sin
Aguijón (Scaptotrigona mexicana) Muni-
cipio de Cocoxtlán S.L.P.
Oviedo VG. (1851) Historia Natural de las In-
dias, primera edición, imprenta de la real
academia de la Historia O. Madrid, 1851-
1852.
Palma G, Quezada-Euán JJ, Meléndez RV,
Irigoyen JGR. Valdovino N y Rejón M.
2008. Comparative Efficiency of Nanno-
trigona perilampoides, Bombus impatiens-
/Hymenoptera–Apidae), and Mechanical
Vibration on Fruit Production of Enclosed
Habanero Pepper. J. Econ. Entomol. 10(1):
132.

Vol. 5. No. 1
enero – junio de 2012 41 I Bioagrociencias